Istorioak

  • HELDUAK

    ENARAREN ZIENTZIA ESPERIMENTUA

    ENARAREN ZIENTZIA ESPERIMENTUA

    Udaberriko eguraldi atsegina zegoen arratsalde hartan. Eguzkiak giroa goxatzen zuen, eta haize leun goxoa zegoen. Enara eskolatik ekarri ondoren, etxean erabiltzen zituen arropa zaharrak jantzi, baita eguzkitik babesteko kapela urdina ere, eta lorategiko loreak ureztatzen ari zen Irati. Lehenik lilipak loratu ziren, udaberriaren hasieran adierazten zuten lore hori politek lorategian. Ondoren etorri ziren urkitzak. Iratik gogoko zuen ikustea nola loreek ireki aurretik zuten kolore arrosa, ireki ondoren zuria bihurtzen zen. Ostargi-belarrak ere ederrak zeuden; lorategia zuriz eta morez janzten zuten. Kalak, petuniak, ilena... kolorez beterik zegoen lorategia.
    - Baina zertan ariko da Enara etxe barruan? Ez ote du atera nahi?
    Ureztagailua bere lekuan utzi eta etxe barrura sartu zen Irati.
    - Enara, zertan zabiltza?
    Egongela nahaspilaturik zegoen, dena bere lekutik aterata, liburutegia ere hustu samar zegoen, eta bertatik Enararen logelaraino liburuak lurrean, bidea erakusten ari balira bezala.
    - Enara, lapurren bat sartu al zaigu etxean?
    - Ez dakit, ama.
    - Egongela hankaz gora dago, zure logela ere bai... pentsatu dut agian lapurren bat sartu dela.
    - Ez! Ni izan naiz! - liburu bat hartu, begiratu, utzi eta korrika beste liburu bat hartu zuen Enarak, hau ere segituan utzi eta beste bat hartu; geratu gabe zebilen hara-hona.
    - Ea, esango didazu zer gertatzen zaizun? Gaur ostirala da, eguraldi zoragarria dago eta zu, hemen, liburu artean?
    - Astelehenerako zientzia esperimentu bat egin behar dut, gelakideei aurkezteko. Ez dakit zer egin!- Negarrez hasteko zorian zegoen.
    - Tira, nik baduk ideia bat!
    - Bai? Zer pentsatu duzu?
    - Ogia egin dezakezula.
    - Ogia? Zientzia esperimentu bat egin behar dut! Ez sukaldean!
    - Ba ogia egitea zientzia esperimentu bat da. Nitaz fidatzen zara?
    - Ba... bai.
    - Has gaitezen, ba, lanean!
    Sukaldera joan ziren biak, Enara apur bat mesfidati, oraindik ere, eta eskuak garbitu ondoren, amak hozkailutik beirazko poto bat atera zuen. Barruan kolore arreko ore likatsu bat zegoen.
    - Aj! Zer da hau?
    - Orantza. Leku batzuetan berantzagia ere deitzen diote. Honekin egingo dugu ogia. Orantza hau egiteko ura eta irina nahasten dira. Baina garrantzitsuena ikusten ez den osagai bat da.
    - Zer da ikusten ez dena?
    - Legamia. Guk ikusten ez ditugun arren, airetik legamiak barreiatzen dira; hauek bizitzeko ura eta jatekoa behar dute, kasu honetan, irina jaten dute. Beste batzuek, sagarraren azukrea jaten dute, eta zer sortzen da horrela?
    - Sagardoa?
    - Hori da! Potetxo honen barruan legamiak ditugu. Hozkailuan lotan egoten dira, beraz, lehenengo lana esnatzea izango da. Oso erraza, leku epel batean jarri, sukaldean ondo egongo dira, eta ura eta irina nahastuko dizkiogu orantzari. Lotara joan aurretik gauza bera egingo dugu eta gau osoan lasai utziko diegu legamiei esnatzen joan daitezen!
    - Nik botako diet ura eta irina!
    Hurrengo goizean Enara gogotsu zegoen ogia egiteko.
    - Zeinen usain ona duen honek! Zer egin behar dugu orain?
    - Orain orantza aktibaturik dagoenez, nahi dugun ogi kantitatea egiteko behar ditugun ura eta irina gehituko dizkiogu.
    - Zein osagai gutxi behar diren ogia egiteko! Ura eta irina, besterik ez!
    - Halaxe, da. Gatz apur bat ere botako dugu. Eta ez ahaztu legamiak hor daudela, eurek egiten dute lan handiena! Primeran! Orain eutsiozu oreari mutur batez, tira kanporantz... hori da, eta tolestu erdirantz... eman buelta oreari eta berriro egizu gauza bera... jarraitu oratzen!
    Enarak orea lantzen jarraitu zuen.
    - Dibertigarria izan da!
    - Bai, eta orain bai oreak eta bai guk atsedena behar dugu. Zapi busti honekin estalita utziko dugu eta legamiei lanean utziko diegu lasai-lasai.
    - Denbora luzez?
    - Ba orain ordubete utziko dugu, gero ogiari forma eman eta gero lau-bost ordu gehiago utziko dugu.
    - Eta sukaldean ez du bero gehiegi egiten?
    - Ez! Epelean lan gehiago egiten dute! Eta bukatzeko labean sartuko dugu ogia.

    Aitorrek harro bukatu zuen bere azalpena.
    - Eskerrik asko, Aitor. Interesgarria izan da zure esperimentua. Dilistekin bezala, beste landare batzuekin ere egin dezakezue proba, hazitik landarea nola sortzen den ikusteko. Pipak nola irekitzen diren ikustea, izugarria da! Ea, Enara, zure txanda. Zer ekarri duzu?
    - Amaren laguntzarekin egin dudan ogia.
    - Hara! Azaldu iezaguzu pixka bat.
    - Ogia egiteko bi osagai nahiko dira, ura eta irina. Tira eta gatz apur bat. Baina garrantzitsuena legamiak dira. Legami batzuek hartzidura alkoholikoa egiten dute. Prozesu honetan glukosatik etanola eta karbono dioxidoa sortzen dira. Azkeneko hau, gasa denez, zabaltzen hasiko da orearen barruan eta ogia harrotu egiten da. Labeko berotasunarekin, berriz, etanola lurrundu egiten da. Ogia egiteko legamia erosten dugunean, hartzidura hau egiten duten legamiak soilik izaten dira. Baina ogia egiteko orantza erabiltzen badugu, hauez gain, badira beste legami mota batzuk ere, hartzidura laktikoa egiten dutenak, hain zuzen ere. Hartzidura honetan laktosa eta maltosatik abiatuta glukosa eta azido laktikoa sortzen dira. Honi esker, guk errazago digeritzen dugu ogia. Jogurta esnea baino errazago digeritzen dugu bezalaxe.
    - Oso ondo, Enara! Etxean ere zientzia ugari dago eta bikain azaldu diguzu ogiarena. Dilistak, ogia... zuek ez zarete goseak hilko, ez horixe!

    ZAHARRAK BERRI ETA BERRIAK ZAHAR

    ZAHARRAK BERRI ETA BERRIAK ZAHAR

    Kaixo,

    Orain dela 86 urte jaiotako gizona naiz, bueno gizona baino zaharra, bere zimurrak ikusteko gai ere ez den zaharra. Medikuak esaten dit zaharra hitza ez dela komenigarria erabiltzea, adineko pertsona naizela dio, bai zea! Berak sinistuko du hori. Uste du txoratu egin naizela adinagatik eta errealitatea fikziotik ez dudala desberdintzen eta egia da, berak agindutako pirulak hartuta hala gertatzen zaidala baino bestela nere onean nago. Askotan, nazkatzen naiz egunero hartu beharreko medikazioa behar bezala hartzeaz jeiki bezain pronto pirula bat, gosaltzean bi pirula, bazkaltzean bestea, azukrea neurtu, apuntatu, beste pirula bat eta horrela egunero. Nekagarria da eta beraien koloreak egunean marrazten zaidan irrifar xume hori eragin arren batzuetan boikot egiten diet eta ez ditut hartu beharreko pirula guztiak hartzen.

    Gainera, medikuak dio ardo kopa bat edatea, gazta zatitxo bat jatea edota ondutako elikagaiak hartzea “kontraindikatuta” daukadala. Beti bere hitz jaso horiekin, zein nazka! Bisita bakoitzero erdia ulertzen diot eta beste erdia, ulertzen dudan hori, ez zait bat ere gustatzen. Egia esan, ez diot inoiz bere indikazioei batere zentzurik topatu, zer kalte egingo dit neri gazta puxketa batek. Diagnostikoaren aurretik, Inaxiorekin astero geratzen nintzen ardotxo kopa bat hartzeko eta bere baserriko gaztarekin poteo txiki bat egiten genuen, gure gaztaroko momentuak gogora ekarriz eta orain ezinean nabil. Faltan botatzen dut biltzen ginen une horiek.

    Orain bakar bakarrik nago, testu hau nere buruari idazten, bukatzerakoan irakurri eta zakarrontzira botako dut. Behin barneko korapiloa askatuta nere buruari entzuteko gai naizela iruditzen zait, ulertua sentitzen naizela eta horrek askatasuna ematen dit. Sentimenduak idatzitako hitz fisiko batean bihurtzea beharrezkoa suertatzen zait askotan, bulkada bat bezala sentitzen dut. Gaurkoan, bulkada triste bat.

    Nire medikua depresioa dudala normalizatzea dio dela onena, adineko pertsona gehienek depresioaz jota daudela. Ba tira, aldatu beharreko zeozer izan beharko da, ezta? Askotan dementzia dela medio ez digute kasorik egiten pena emanten dugula, sufritzen dugula ere diote baina, inoiz geratu egin dira entzutera gure sufrimendua, inoiz galdetu al digute? Ez...
    Gure hitzak balio gabe geldituko balira bezela da. Nik badaramatzat bizitzako azken urteak horrela eta nekatuta nago. Ezer ez doa hobera, gutxi barru nire errealitatea aldatzen joango da beraz bidezidor berri baten bila joango naiz sufrimenduarekin amaitzeko.

    Agian behar nuen bakarra elkarrizketa bat zen, hori bakarrik, hain siplea. Elkarrizketa bat.

    - Ate-hotsak - Kaixo aitona? Hor al zaude?


    GAZTEAK

    AFRIKAKO EMAKUME MIRESGARRIAK

    AFRIKAKO EMAKUME MIRESGARRIAK

    Afrika, 8500 haurren heriotza egunero desnutrizioaren ondorioz.
    Afrika, pobrezian murgildutako herrialdea.
    Afrika, haurren esplotazioa.
    Afrika, etengabeko goseteak.
    Mundua, 10 milioi hildako minbizia dela-eta.
    Afrika, 2022ko apirila. Mundu osoko egunkarietan, inork espero ez duen berria agertu da: “Ahalegin, esfortzu eta dedikazio askoren ondoren, Afrikako hiru emakume zientzialarik minbiziaren kontrako txertoa aurkitu dute.”

    ******************************
    Flashback 2015ean…

    Txikitatik haien zientziarekiko grinari jarraituz, Mangaka Matoetoe, Wangari Maathai eta Aster Tsegaye Abebe, Burundiko (Afrikako herrialderik txiroenetariko bat) laborategian minbiziaren aurkako txertoa aurkitzeko ikerketa lanetan hasi ziren.
    Minbiziaz infektatutako bi pertsonen ADN-a (azido desoxirribonukleikoa hain zuzen ere, adenina, guanina, zitosina eta timina sekuentzia) erabiliz hasi zuten ikerketa. Hainbat aste behar izan zituzten gaixotasuna eragiten duen antigeno hori ADN-an aurkitzeko. Behin hori eginda, txertoa prestatzeko beharrezkoak diren bestelako osagaiak gehitu zizkioten: substantzia tentsio aktiboak, txertoaren osagai guztiak nahastuta edukitzeko; txertoan osagai aktiboak ez diren hainbat elementuren kopuru txikiak ( arrautza-proteinak, legamiak edo antibiotikoak, esate baterako); diluitzailea txertoa kontzentrazio egokian diluitzeko; eta, azkenik, txertoarekiko erantzun immunitarioa hobetzeko substantzia (aluminio fosfatoa, aluminio hidroxidoa edo potasio alumbrea). Orduak, egunak, asteak, hilabeteak ere lanean egon ziren osagai guzti hauek ondo nahasteko asmoz. Baina lanak ez ditu beti fruituak ematen eta, tamalez, ez zuten lortu. Oraingoan, behintzat.

    Lehenengo saiakuntza: txertoa lortuta, baina, animalia batengan frogatzean, ondorio onik ez. Frustrazioa, tristura…. Baina kemena galdu barik, konposizio aldaketari ekin zioten.

    Bigarren saiakuntza: Munduko laborategirik garrantzitsu eta boteretsuenetariko batekin,“La suiza Roche”, alegia, egin zuen topo gure emakume zientzialari taldeak. Elkarlana? Laguntzeko asmoa? Ez, guztiz kontrakoa! Afrikako "Manwanas" laborategia hankaz gora agertu zen goiz ilun batean… Zer dela eta? “La Suiza Roche”-ko ikertzaileek txertoa lapurtu nahia. Ez zuten lortu, Wangari Maathai bertan zegoelako lanean eta garaiz konturatu zelako, baina zoritxarrez, prestatutako nahaste guztia lurrera bota zuten eta hauspeakin ontziak, saihodiak… apurtu ziren. Frustrazioa berriro ere. Haserrea. Amorrua. Europa ez al da zibilizazioa, aurrerapena, baliabide guztiak dituen kontinentea? Zergatik, orduan, gure laborategi txiki eta ziztrin honen kontra jokatu?
    Galdera hauek alde batera utziz, berriro lanari ekin behar…Oztopo berri bat oraingoan: dirua. Afrikan “esponsor” izenekoak lortzerik ez baita erreza….Baina tira… baliabide gutxiago izanda ere, ez zioten lan egiteari utzi, ikerketekin aurrera jarraitu zuten eta akatsak nondik zetozen ulertzeko gai izan ziren. Esaterako, ez zuten txertoa kontzentrazio egokian diluitu eta gainera diluitzailea txertoa jartzerako orduan bota behar zela ohartu ziren.
    Aurreikusita zuten epemuga luzatu zitzaien diru murrizketaren ondorioz, baina denak dauka bere alde ona, eta urte horietan, Afrika eta herrialde aurreratuetako minbizi kasuei buruzko ikerlan zientifiko sakona egin zen eta garrantzi handiko ondorio bat plazaratu zen: gosetea zegoen herrialdeetan minbizi kasuak gutxiago zirela. Gure emakume zientzialariek honen zergatia bilatzeari ekin zioten, eta ADN-an aurkitu zuten arrazoia, gosea pairatzen zutenen inmunitate-sistemak, minbiziaz babesteko gene bat sortzen baitzuen. “Hor dago koxka!” pentsatu zuen gure hirukoteak. “Hau ikusita, gene hori erabiliko dugu txertoa eragingarria izan dadin!”.
    Eta, berriro ere, amorerik eman gabe, ilusioz eta itxaropenez beterik lanari ekin zioten.
    2020rako txertoa eginda zuten, jendearekin frogatzea falta zen soilik. Ez zen gutxi, baina!
    Urtebete frogak egiten eman ondoren, behingoz oniritzia eman zitzaion txertoari!!! Ikaragarria une horretan gure emakumeen sentimenduak: alaitasuna, poztasuna, ondo egindako lanaren harrotasuna…
    Mundu “zibilizatuaren” erantzuna, ordea, ez zen izan haiek espero zutena. Nola da posible minbiziaren aurkako txertoa Afrikako laborategi ziztrin batean lortu izana?? Eta 3 emakumek lortu dute gainera?? Eraginkorra izango da txerto hau?? Azpigaratutako kontinente batez fida gaitezke??
    Berriro ere frustrazioa,egoneza, haserrea, tristura.
    Mesfidantza hau gure hirukotearentzat mingarria izan arren, kemena mantendu zuten. Benetan miresgarria! Baina hain harro zeuden lortu zutenaz, ezen indartsu sentitzen ziren mundu guztiari helarazteko.
    Horrela, 2022ko apirilean, azkenean,txertoa mundu osora zabaltzea lortu zuten. Une horretatik aurrera, Europak eta gainerako herrialde “garatuek”, Afrikaren laguntza beharko zuten minbizia kasuak jaisteko. "Manwanas" laborategiak baldintza bakarra jarri zuen bere txertoaren formula elkarbanatzeko: herrialde bakoitzak Afrika pobreziatik irten ahal izateko ekarpen txiki bat egin zezan.
    ******************************
    Flashforward: 2025 urteko Nobel Sarietako galan…

    - Orain ikerketaren Nobel Saria banatuko dugu. Sari hau 3 emakumeentzat da, Mangaka Matoetoe, Wangari Maathai eta Aster Tsegaye Abeberentzat, zailtasun guztien gainetik, minbiziaren aurkako txertoa asmatzea lortzeagatik. Gora emakume zientzialariak eta gora zientzia!

    Gure hirukotea, gertatzen ari zena sinetsi ezinik, aho bete hortz geratu zen. Emakumeen sentimenduak adierazi ezinak ziren, sentitzen zuten poza ikaragarria haien aurpegietan isladatuta. Burundiko jantziek kolorez eta alaitasunez bete zuten urte horretako gala!

    Sari horrek, saria bera baino haratago, gauza garrantzitsu bat adierazi zion munduari: Marie Curiek, Barbara McClintock-ek edo Rachel Carsonek beste garai batzuetan erakutsi bezala, zientzia ez dela soilik gizonezkoentzat eta dirudunentzako, ezta herri garatuentzako. Kemena da sekretua. Lana. Ilusioa. Gure hirukotearentzat amore ematea ez baitzen inoiz aukera bat izan, eta beti aurrera jarraitu zutelako, egun latzenetan ere eguzkia agertuko zela sinetsiz.
    Benetan miresgarria!

    ******************************
    Flashforward 2030 urtea

    Mundu osoko egunkarietan:
    “Afrikak pobreziatik irtetea lortu du, minbiziaren aurkako txertoaren eta munduaren laguntzaz”
    “Minbiziak eragindako heriotzak 0 izan dira eta minbizia kasuak %50 jaitsi egin dira 2022 urtetik hona”

    Albiste hobeagorik egon daiteke?
  • ADULT

    11F: 11 Fotos

    11F: 11 Fotos

    Què tenen en comú aquestes imatges?
    Berta les va mirar detalladament i no va saber trobar cap diferència.
    Què tenen en comú aquestes imatges?, va tornar a repetir incisiva la seva mare.
    Berta va començar a rebregar-se la substància grisa
    D'una banda, hi havia una imatge amb un punt central i arcs concèntrics que sobresortien del punt. Això sembla la icona del senyal wifi, va pensar Berta. D'altra banda, estava la imatge típica de l'ADN, li sonava perquè feia pocs dies que l'havia estudiat en classe.
    També es veia la imatge d'un conjunt de boles, formant una bola major i tres fletxes, dues dirigides feia un altre conjunt de boles menor, dues feia boles amb dues N, respectivament i una cinquena fletxa que es dirigia feia una espècie d'unitat d'energia...no tenia ni idea al fet que corresponia.
    Si no fora difícil el dilema, encara hi havia moltes més imatges.
    La quarta encara era més complicada, corresponia a una sèrie d'ovals concèntrics, units per un punt central, com un vuit i una línia perpendicular als ovals. Tot això suspès en una imatge estel·lar. Berta no entenia res.
    La cinquena imatge corresponia a una cassola amb aigua, i en l'aigua sobresortia un recipient amb un flam sota una boira.
    Wifi, ADN, univers, menjar..., això no té cap sentit!, es va queixar Berta.
    La seva mare li va donar més fotos. Berta, pensa, totes aquestes imatges estan relacionades.
    Berta, dubitativa les va agafar i va començar a analitzar-les. La primera corresponia a una xeringa. La següent d'aquestes noves fotos, setena en total, corresponia a un bolquer?, va pensar Berta, arquejant les celles. Mamà, t'estàs fotent de mi?
    No, contínua si us plau. La següent foto corresponia a un nounat.
    Berta, el següent objecte és clau, observa bé la foto, analitza el que veus i començaràs a lligar caps. Berta va agafar la foto, amb força, tanta que els dits se li van quedar blancs. A la foto es veia una dona policia amb una armilla antibales. Es va fixar els detalls de la foto. Es va adonar que també hi havia un casc.
    Mamà que detall és tan important en aquesta foto?
    Són diversos els detalls, però estan relacionats entre si, i al seu torn, un d'ells es relaciona amb la resta de fotos i et donarà la clau per a contestar la pregunta que et plantejo: Què tenen en comú totes les imatges?
    Si encara no veus patrons, continua mirant les imatges.
    La següent imatge, no era una imatge en si, corresponia a una radiografia. Berta la va agafar i va mirar a la seva mare estranyada. Mamà, se t'ha colat una radiografia.
    No, Berta, també forma part de les imatges amb protagonista comú. Com?, ara sí que no entenc res, va dir Berta, després d'analitzar les següents peces del trencaclosques, una xeringa, un nadó i un bolquer, una policia i una radiografia.
    Aquí tens l'últim material. La seva mare li va lliurar una bossa de paper.
    Mamà, em rendeixo, aquests onze objectes no tenen res en comú.
    Berta t'equivoques. Quin dia és avui?
    Avui? Berta va mirar en el seu rellotge i va veure que era 11 de febrer
    Onze de febrer?
    Saps quin dia és avui, va tornar a preguntar la seva mare.
    Onze de febrer, ja t'ho he dit. Va contestar estranyada Berta
    L'onze de febrer és el dia mundial de la dona i la nena en la ciència
    És cert. Avui l'hem celebrat en classe. Ens han parlat de Rosalind Franklin.
    En aquest moment la seva mare li va lliurar una carta plastificada amb la seva imatge.
    De Lise Meitner, que va descobrir la fissió, crec.
    La seva mare li va tornar a lliurar una carta, amb el retrat de Meitner i al costat d'aquesta, li va donar nou més. Berta, mira les cartes i gira-les
    Berta va veure en cada carta un nom, una foto i una invenció, les mateixes que successivament li havia anat mostrant la seva mare:
    Fissió nuclear: Lise Meitner
    Fotografia ADN: Rosalind Franklin
    Tecnologia d'ampli espectre: Hedy Lamarr
    Senyal púlsar: Jocelyn Bell
    Bany maria: María, la jueva
    Xeringa: Letitia Mumford Geer
    Test d'Apgar: Virgínia Apgar
    Kevlar: Stephanie Kwolek
    Bolquer d'un sol ús: Marion Donovan
    Radioactivitat: Marie Curie
    Bossa de paper: Margaret Knight
    Et torno a preguntar, Berta: Què tenen en comú aquestes cartes?
    Berta va lligar caps, tenia la resposta davant seui: Què totes les protagonistes són dones que van descobrir coses. Berta estava sorpresa, no tenia ni idea que totes aquestes invencions eren fetes per dones
    Berta, aquests són només uns petits exemples dels milers de descobriments que han fet les dones al llarg de la història. No ho oblidis mai.
    T'animo que tornis a fer aquest joc amb la teva filla, qui sap, potser una de les onze protagonistes seràs tu.

    Avi i neta

    Avi i neta

    Bueno què? Aparquem aquí o què? Sí, va, que així a mi em toca una mica el Sol i tu tens una mica d'ombra, que a tu no et pot tocar massa el Sol. I a mi... ja ho saps, que ja t'ho he dit molts cops, oi? A mi m'agrada agafar color quan comença a arribar la primavera, però sense cremar-me, és clar. Vinga va, tu frenes aquí, i jo m'assec aquí al teu costat. Veus que bé. Això de plantar arbres al costat dels bancs sempre m'ha semblat una bona idea, no t'ho sembla a tu també? Ni massa, ni massa poc; ideal, diria fins i tot. A més, que aquí a la ciutat ens fa molta falta això de tenir plantes i arbres i arbustos. Contacte amb la natura. Recordar d'on venim i què som, que cada cop sembla que ens n'oblidem més. Oi que sí? És clar que sí, tu sempre rius i em dius que sí. Ara tothom va molt atabalat i no té temps per res, perquè necessiten temps per fer de tot. Has vist el que han posat ara al super? Sí, sí que ho deus haver vist, que ja sé que hi vas els dilluns i els dijous a la tarda, que m'ho han dit, i tu estàs sempre molt atenta a tot. Va, a veure, a veure si vas estar al cas. No vas notar res estrany? Sí, oi? Que vau marxar sense pagar, va passar. Bé, sense pagar, sense passar per caixa, que ja no n'hi ha de caixes. Això segur que ho vas veure. Però pagar sí que vau pagar. Es veu que es compta tot sol en sortir i et carreguen al banc el que hagi sigut automàticament, i així vas més de pressa. Què vols que et digui, a mi m'agradava més que em cobrés l'Helena, que ens dèiem bon dia i ens preguntàvem com anàvem tots plegats. No és que fóssim amics ni res, eh, però xerràvem una mica cada dia, i a mi això ja deus haver vist que m'agrada. Parlant de xerrar, veus aquella noia que va amb el telèfon a l'orella? A l'estar xerrant es deu haver despistat, perquè l'han ben enganxat! Segurament no és de per aquí i no sap que n'han posat una fa poc. Veus, just sobre el semàfor està. Sí, just a on estàs mirant ara mateix. Mira que és ben petita, eh, però si t'ha d'enxampar, t'enxampa. Quan era petit, aquí no hi havia ni pas de zebra ni res, però podies passar quan volguessis. Havies d'anar amb compte i ja està. Clar que no hi havia tants cotxes i els cotxes anaven amb conductor. Ai, com m'agradava conduir de jove, sobretot a l'estiu, vorejant la costa. Guaita, guaita, quina cara que ha fet en penjar. Ja li deu haver arribat la foto i la recepta. Infal·lible i instantani, tu! Ens tenen més controlats que mai, i mira que hi havíem estat ben de controlats abans... Parlant de receptes, tu i jo hem de passar per la farmàcia, que encara ens tancaran. Sort que ara va tot connectat, que no me'n recordo de què havia d'anar a buscar. Direm el nom, posarem el dit a la màquina i ja sabran què era el que necessitem. Ni el carnet d'identitat ens farà falta. Aquest cop no he hagut ni de passar a veure la senyora metgessa, m'ha arribat l'avís aquest matí i llestos. Què, som-hi? Vinga va: un i dos i cap amunt. Ja en tenim un. I ja tenim més de la meitat de feina feta, que aquest era el difícil. Traiem un fre, traiem l'altre, i ja en som dos. Veus que bé. Va, que et posaré el toldet i passarem pel mig de l'avinguda, que així aprofitem aquest dia tan maco que fa avui. Que demà diuen que plourà fort i ens haurem de quedar a casa tancats tot el matí. Abans encara podríem confiar una mica en alguna sorpresa d'última hora, però últimament els pronòstics no fallen gaire. Gairebé tan precisos com els que fa en Miquelet del poble. Que te'n del Miquelet, que el vas conèixer l'estiu passat? No en sabria pas ell de viure aquí entre tanta novetat i tanta tecnologia. A mi ja em costa a vegades, ja. Però, oi que em defenso prou bé?

    Caiguda lliure

    Caiguda lliure

    Hi ha dies en els que tot canvia per sempre.
    Per a la Lynn Anderson, aquell havia començat amb una rutina francament espessa a l’Estació Espacial. Experiments rutinaris, discussions rutinàries, comunicacions rutinàries. També l’última amb la família. Mentre la Lynn raonava tot el possible per fer-los entendre la importància de la seva missió, la Gillian donava ullades poc discretes al mòbil i en Greg contenia amb prou feines els badalls.
    Qui era per a ells, aquella dona a qui anomenaven mare però a la que feia ja dos anys pràcticament només veien en una pantalla? Es va tocar la bandera que duia cosida a l’espatlla, fent-se moltes preguntes i obtenint molt poques respostes.
    Però això havia estat al matí. A la tarda van saber de la ruptura de relacions diplomàtiques entre els Estats Units i la Xina i això ho havia empantanegat tot. Els tres cosmonautes havien elevat el to de les seves habituals trifulgues, amb l’Oleg sent titllat de proamericà i els dos més veterans, de proxinesos. Semblava que volguessin reproduir, en versió reduïda, el guirigall en el que s’havia convertit la diplomàcia terrestre les setmanes anteriors. El pilot Sato se’ls mirava amb preocupació; en McGill, què dir-ne, era en McGill: havia trobat recer en els seus auriculars i la seva música electrònica.
    Però ara era plena nit a l’estació. A l’estació i en aquella part de la Terra, puntejada per infinitat de llumenetes, que emmarcaven els continents i les illes sobre el fons de l’oceà negre. Té, allà hi ha Taiwan, va pensar, observant l’illa i patint pels que hi vivien. Que tingueu molta sort.
    Els altres ja feia estona que dormien en els seus petits habitacles. Ella intentava concentrar-se en l’experiment biològic del que calia recollir les últimes dades. No tenia son, només una mena de cansament apàtic. L’acompanyaven amb monòtona atonalitat els zumzejos dels aparells electrònics i dels ventiladors. Era a punt de plegar quan el va sentir. Un gemec, com el d’un animal ferit o el d’algú que pateix un malson. Va pensar que seria això últim. Era a punt d’oblidar-lo quan va sentir-lo de nou. Encara més alt i més agut. Es va inquietar i encara ho va fer més quan va sentir les paraules:
    -Niet. Niet... Niet!
    Aquesta última la va acabar d’alarmar. Es va impulsar hàbilment amb les cames i va abandonar el mòdul Columbus. En sortir es va ancorar a un agafador i, per un inesperat instint, va desprendre del velcro una de les eines de’n McGill. Li va semblar prou esmolada.
    Va tornar a impulsar-se i quan ja s’apropava al mòdul Zarya, la va sobtar un so gutural que provenia de l’interior. Es va aferrar a l’eina i va travessar la comporta, tot agafant-se al marc amb l’altra mà. El que va veure allà sí que li va semblar un malson.
    Al bell mig del mòdul hi era l’Oleg, envoltat de petites gotes roges que suraven al seu voltant; algunes d’elles encara escapaven d’un tall profund que li obria el coll. Una de les gotes, més grossa, va passar davant dels ulls espantats del cosmonauta, uns ulls dels que desapareixia ràpidament la vida mentre el cos, cada cop més inert, girava en una estranya dansa de la mort.
    La Lynn va trigar tres segons a reaccionar, un temps que es va fer etern com una condemna, mentre seguia amb la mirada el petit sistema solar en el que s’havia convertit el jove cosmonauta. Finalment es va impulsar un darrer cop i es va aferrar al cos de l’Oleg. L’empenta els va dur als dos a xocar contra la paret del mòdul i rebotar. Va subjectar-se a un dels agafadors i va cercar inútilment la ferida del coll per taponar-la. Inútilment perquè, un instant després, un fort cop al cap la va deixar inconscient.
    Hi ha dies en els que tot canvia per sempre, va pensar malgrat no tenir temps per fer-ho.
    Després, la foscor més absoluta.

    CAPTCHA

    CAPTCHA

    El caos havia esdevingut enorme. La xarxa, per dir-ho d’alguna manera, s’havia desbocat. Creixien imparablement el nombre pàgines, d’aplicacions, de funcionalitats… Les granges de servidors eren molt més grans del que hom s’imaginava, si és que es paraven a pensar-ho. Fins i tot s’estava parlant de posar-ne a la lluna!

    Bé, potser això de la lluna aleshores encara sonava una mica a ciència-ficció. Però era clar que es necessitava urgentment un procediment de discriminació per saber qui accedia a què. Llocs importants, vaja. És evident que saber qui jugava al Paraulògic no ens interessava gaire: era fàcil esbrinar que si algú encertava totes les paraules abans de migdia era un robot lingüístic, o Màrius Serra. Però, en certes pàgines, calia trobar una manera eficaç de verificar ràpidament si es tractava d’un humà o d’una màquina a l’altre costat de la pantalla, saber amb qui estàvem tractant. Amb l’objectiu d’evitar fraus, millorar les funcions i, en definitiva, controlar. Perquè un sistema descontrolat ja no és un sistema, i això no ens ho podíem permetre. Ens havia costat massa arribar-hi, no podíem aturar-nos, ara que teníem a tocar el domini absolut.

    Vam organitzar una hackató –virtual, s’entén; tampoc no es tractava de veure’ns les cares. Van sorgir algunes idees que, espòiler, no van funcionar. Com era d’esperar, d’altra banda. Per exemple, una de les primeres consistia en una pregunta de seguretat, del tipus: “2+3=”. S’ha de ser molt ignorant per pensar que, en aquest segle, existeix una computadora que no és capaç de sumar 2 i 3, quan la majoria poden comptar en menys d’un segon totes les estrelles conegudes. Després es va proposar allò de repetir una seqüència arreu de lletres o números que apareixen desdibuixats, deformats o mig ratllats… i es va comprovar que per a les persones era molt més complicat que per als robots. En teoria, s’havia dissenyat perquè fos al contrari.

    Més tard, ho vam intentar amb un test que, a priori, semblava que tindria més èxit. Era allò dels quadrets amb fotos que potser recordeu: “Quants semàfors hi ha?”. Molts humans ho trobaven tan complex que desistien. D’altres s’aturaven a preguntar-se coses com: “Si hi apareix el pal d’un semàfor… és un semàfor?” o “Com puc saber que realment aquest pal pertany a un semàfor? I si és un cartell, en realitat?”. Els humans són donats a aquests tipus de disquisicions, diguem-ne, filosòfiques, sobre qüestions que no van a cap banda, però que a ells els pareixen crucials. “La realitat”, en diuen. O, també, “l’essència i els accidents”. Consideren que passar uns quants minuts reflexionant sobre si el far d’un cotxe és un cotxe els ha fet prosperar. Les persones, de vegades, són tan innocents… Val a dir que per a intel·ligències més avançades (i. e., “artificials”, en llenguatge humà) el test d’identificació de fotos tampoc resultava tan fàcil, al principi. No per qüestions metafísiques, evidentment, sinó per altres de caire més pràctic, relacionades amb la qualitat, la tria o la repetició de les imatges. Òbviament, el ritme d’aprenentatge de les màquines és molt més ràpid que l’humà, i de seguida els resultats van començar a ser els mateixos. Exactament els mateixos: equivocacions en les mateixes fotos, dubtes durant el mateix lapse de temps davant d’alguna especialment complicada… amb la qual cosa va quedar obsolet ben aviat.

    Va ocórrer el mateix amb altres sistemes subsegüentment desenvolupats. Es poden estalviar els detalls, que serien molt avorrits de descriure. A més, tant si sou humans com robots, haureu topat amb tots ells, tard o d’hora. I probablement els haureu superat sense molts problemes, cosa que no deixa de ser frustrant per als creadors.

    Hem d’inventar aviat una manera 100% fiable de distingir els humans dels robots, si no, tot el pla se n’anirà en orris. Encara no en puc donar detalls, però hi estem treballant, està gairebé enllestit. Mentre, seguim utilitzant el sistema anomenat CAPTCHA*, inventat per RI-1944&, i que té un percentatge d’èxit acceptable: el 99,98% de les vegades ens permet de saber si estem tractant amb IA o neurones humanes. CAPTCHA és tan senzill que, si en forem capaços, ens faria riure. Res de fotos, seqüències ni aritmètica. El test consisteix en una sola pregunta: “És vostè un robot?”. Els robots triguem, de mitjana, un quart de mil·lèsima de segon més que els humans en respondre. Els robots som eficients, però no estem programats per mentir.

    -----
    *CAPTCHA = “Control Automàtic Per Trobar Computadores Humanes Amagades”

    Com un arbre sense fulles a l’entrada de l’estiu

    Com un arbre sense fulles a l’entrada de l’estiu

    24 d’abril. Recordo aquell dia perfectament. Per fi havia decidit sortir de l’habitació de 8 m2 en la qual havia estat tancada aquelles últimes setmanes, quan el pou en el qual estava atrapada es va fer encara més profund. La sobtada mort de la meva àvia em va deixar paralitzada al llit. Ella era la persona que m'havia criat des de ben petita i no podia processar que només continuaria viva en el meu record, que ja no gaudiria més de la seva presència. Després de dies sense veure el sol, disposada a sortir al carrer i respirar aire fresc em vaig tornar a trobar en un laberint sense sortida en descobrir la gran quantitat de cabell present al raspall que havia utilitzat per pentinar-me. M'estava quedant calba.
    Similar a com els arbres deixen caure les seves fulles durant la tardor en deixar-les de suplir amb els nutrients que necessiten, el meu propi cos estava atacant els fol·licles presents al meu cuir cabellut interrompent així el cicle de creixement del cabell. Com si es tractés d'agents externs, els meus propis limfòcits, cèl·lules de defensa pertanyents al sistema immune, estaven combatent els fol·licles pilosos responsables del creixement del pèl. Consegüentment, el cabell es quedava sense la seva font d'aliment, escurçant així la fase de creixement, coneguda com a anagen, i passant a la fase catàgena, la transició del creixement a la caiguda. Però així com els pètals d'una rosa de Sant Jordi van caient perquè no estan arrelats a la seva font de nutrients, el cabell també es va anar desprenent del cuir cabellut. I tal com arriben els arbres despullats a l'hivern, jo entrava a l'estiu sense un sol pèl en tot el cos.
    Sentia com la pressió que exerceix la societat sobre la meva imatge corporal podia amb mi. Ja no encaixava dins el cànon de bellesa definit per l'estructura patriarcal en la qual vivim. Segons la societat, ja no era bella perquè no tenia la imatge que aquesta esperava de mi. No tenia pèls ni a les cames, ni a les axil·les, ni als braços... la qual cosa estava molt ben vista en el context en què vivim. Però el que la societat no podia acceptar era que jo no tenia cabell, no podia acollir en els seus braços a una dona sense cabell. I, això a mi em feia sentir menys femenina i m’ensorrava psicològicament. La pèrdua de cabell que patia no era únicament un "problema estètic", sinó que es tractava d'un trastorn autoimmune sense cura denominat alopècia areata que moltes més dones tenen, com Jada Pinkett, la dona del conegut actor: Will Smith. Pot afectar a qualsevol persona, de qualsevol ètnia i de qualsevol edat; i pot comportar la pèrdua de tot el cabell i pèl del cos, la pèrdua del cabell, o la pèrdua de cabell en clapes ben definides del cuir cabellut. En el meu cas concret, es tracta d’un tipus d’alopècia coneguda com a alopècia universal caracteritzada per la pèrdua total del pèl.
    Segons el dermatòleg, la presència d'aquest trastorn depèn de diversos factors, entre ells la genètica. Ara bé, per genètica es referia que l'alopècia és resultat de la interacció combinada de molts gens, i no un gen només. Diferents segments d'ADN interaccionant entre ells donant lloc a aquest trastorn. L'ADN, però, no és l'únic, i depèn també d'agents infecciosos, de la microbiota intestinal i la dieta, i, fins i tot, de l'estrès, tot i que la seva relació amb l'alopècia sembla que és controvertit. Donat a tots els agents que influeixen en l'expressió del trastorn i l'absència de casos en la meva família, se'm feia difícil acceptar que patia aquest trastorn i que estava calba. Però, què podia fer jo?
    L'alopècia areata és fàcil de diagnosticar; no obstant això, si parlem de tractament, aquest és molt més difícil. Tot i l'existència de diferents alternatives que busquen evitar l'atac dels limfòcits als fol·licles pilosos i estimular el creixement del cabell, majoritàriament per administració tòpica o oral, l'heterogeneïtat en la resposta a aquests tractaments no és precisament baixa. I el que a una pacient li pot funcionar, a mi podria no funcionar-me. No només això, sinó que per molt que un tractament funcioni, ningú m'assegurava que pogués recaure i tornar a perdre el cabell. Saber tot això era esgotador i poc esperançador. Valia la pena començar un tractament sabent que podia no funcionar o que en el cas que funcionés podria tornar a perdre tot el cabell? Em mancava la representació d'altres dones amb alopècia en la societat que parlessin obertament del tema per poder saber que fer, i com continuar endavant, però no en trobava cap. Podria ser jo aquesta figura que necessito ara per alguna altra nena o dona en el futur?

    ĈU IU TIE?

    ĈU IU TIE?

    L’Alba havia aconseguit convèncer en Max, el seu xicot, per anar a fer un bivac a la muntanya. A tots dos els agradava la idea de dormir al ras, gaudir del cel estrellat i compartir una ampolleta de vi. I ell ja s’imaginava una nit moguda dins el sac. Tot i així, no li havia explicat tots els motius per anar aquell mateix cap de setmana, improvisant d’última hora.

    Tots dos tenien 26 anys i sortien des dels temps de la facultat. Ella havia estudiat la carrera de Física i ell, magisteri. L’amor va sorgir arran d’una festa universitària de dijous al campus. Ara ell treballava com a mestre d’escola i ella trampejava amb feines diverses a l’espera que el seu bon expedient acadèmic li permetés gaudir d’algun ajut econòmic per a continuar el seu treball de doctorat en algun centre de recerca astronòmica. Compartien, entre d’altres coses, la passió per la música i formaven part de grups amateurs que de tant en tant tocaven en bars i centres cívics.

    Ara eren allà xerrant i bevent vi, mirant Orió, les Pleiades i el brau. Ella parlava en termes científics, mentre ell li explicava la llegenda grega d’un caçador una mica sortit perseguint nimfes protegides per un brau a les ordres de Zeus. I l’anava acaronant suaument, amb una intenció molt clara. Primer el clatell, el coll, la mà que s’endinsava serpentejant sota la brusa... Llavors ella li va agafar la mà, aturant-lo. Ell no entenia el perquè, ella mirava amb la vista perduda cap al cel. Li va preguntar què li passava, si hi havia algun problema, però ella seguia mirant al cel.

    Llavors es va fixar en un punt. Primer, molt lleu, va aparèixer una llum tènue, verdosa que a poc a poc s’anava fent gran i adoptant un aspecte nebulós. Recordava aquelles imatges d’aurores boreals que ella havia admirat tantes vegades, però no era tan gran. I va començar a sentir aquells sons, un xiulet greu que semblava marcar una melodia. L’Alba ja havia vist i sentit allò abans. En les darreres setmanes Internet s’havia omplert de vídeos de mòbil gravats a corre-cuita provinents de diferents llocs del món. Fins ara, cap científic havia pogut donar una bona explicació, però ella havia fet anar el cap i la imaginació. Havia buscat vídeos, n’havia analitzat la procedència i el dia que van ser enregistrats i havia analitzat els estranys sons gràcies a la seva formació musical. Per a això la immediatesa de moltes publicacions a les xarxes socials pot ser una gran font de dades i l’ús de hashtags facilitava la recerca.

    En Max havia aturat la seva mà, i també estava embadalit amb la llum verdosa. No va veure com l’Alba obria la seva motxilla i en treia una llibreta plena de gargots i càlculs inintel•ligibles per a ell. I entremig d’aquell garbuix matemàtic hi havia dibuixades algunes línies de pentagrama amb algunes notes sobre elles. L’Alba en va corregir algunes de les notes i en va encerclar d’altres afegint petits nombres al costat. Quan en Max li volia preguntar per la llibreta, l’Alba ja havia tret una flauta travessera i va començar a tocar. Era una melodia lenta; una cançó dolça que, tancant els ulls, el feia pensar en un passeig vora un estany agafat de la mà de l’Alba, sentir el vent, les fulles, la remor de l’aigua. En Max no en sabia tant de música com ella, però li agradava molt. Quan va acabar, l’Alba va murmurar unes paraules “"Tsuru No Sugomori" i va tornar a tocar la melodia 3 o 4 cops, canviant cada vegada algunes de les notes.

    I llavors la llum verdosa va anar adoptant una forma més regular, un disc estable al cel. I tornà a emetre uns sons, aquesta vegada diferents. La melodia que havia tocat l’Alba es va repetir, com un eco. Però ella ja no tocava, ja havia deixat la flauta, o més aviat li havia caigut de les mans.

    El que abans era una llum difosa, ara era un disc que oferia imatges força clares. El Sol, els planetes del Sistema Solar que l’Alba va reconèixer fàcilment, galàxies desconegudes per a ella... I llavors una imatge de la Voyager 1, la sonda llançada als anys 70 i que havia arribat a l’espai interestel•lar, i del seu disc d’or amb imatges i sons representatius de la Terra. El disc lluminós es va anar dissipant, repetint les diferents imatges, fins arribar a desaparèixer.

    En Max estava totalment sorprès, desencaixat:
    - Alba, què ha estat això? Hem vist extraterrestres?
    L’Alba va meditar uns segons.
    - No, ha estat la primera trucada galàctica. Més o menys han preguntat: “Hola, hi ha algú? Hem trobat això. És vostre?”. I hem respost, “Sí, som aquí”.

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix

    Ciència vertadera – 2032

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix.

    Resum.
    Un món està condicionat per un microbi extremadament contagiós i mortífer anomenat coronavirus SarsCov-19. Part de la població amb escassa educació biomèdica, la rebel·lió, es resisteix fermament a creure en aquest microorganisme; l’altra part, els obedients, col·laboren fervorosament amb la lluita contra el virus. Per tal d’esbrinar l’impacte de l’educació biomèdica sobre l’existència del coronavirus, un sistema imparcial d’intel·ligència artificial analitzarà els efectes del coneixement en un món de nova creació infectat pel SarsCov-19.

    Prefaci.
    És una nit d’hivern de 2016 en un mercat molt llunyà, al poble de Wuhan. Yan Xia prepara una sopa de pangolí per a Xing-Yi Hu i Gary Epstein, 2 investigadors de l’Institut de Virologia. Yan és una xef extraordinària, aclamada en secret pels millors gourmets wuhanesos. En secret, potser perquè el celestial sabor de la seua cuina contrasta amb el desconeixement de qualsevol mesura higiènica. Les males llengües diuen que cria rats penats en el seu monyo, una llarga cabellera negra i voluminosa que gairebé li acarona els peus.
    Quatre anys després, governs arreu del món imposen mesures extremadament restrictives com l’aïllament social o l’ús generalitzat de caretes per frenar onades de contagis i morts associats a un virus identificat com SarsCov-19. En la població hi ha 2 tipus de reacció: D’una banda, obediència i col·laboració amb la lluita contra el virus. D’altra, el negacionisme radical del coronavirus, percebut com una ferramenta de manipulació massiva. Donat que l’educació biomèdica pareix jugar un paper rellevant en aquesta polarització, un xenobot imparcial investiga la influència de l’educació sobre l’existència del coronavirus i sobre la supervivència i el benestar d’humans obedients i rebels.

    Mètodes.
    En primer lloc, es crea un món estàndard habitat per una amplia gama d’Homo sapiens. Com a co-habitants s’inclouen virus i éssers vius dels 6 regnes: Animalia, Plantae, Bacteria, Archaea, Protista i Fungi. A continuació, el món se sotmet a un polaritzador Trumpalizer 9.0 emprat a màxima potència. Com a resultat s’obtenen 2 mons amb característiques radicalment oposades, un profundament obedient i l’altre marcadament rebel. Els Homo sapiens dels 2 mons s’escindixen artificialment en 2 grups que s’exposen a sistemes educatius diferents: un sistema amb continua educació biomèdica i l’altre amb una exposició constant a continguts audiovisuals basats en la banalitat. D’aquesta manera, s’obtenen 4 mons paral·lels clarament diferenciats: obedients o rebels, amb coneixement biomèdic o banal.
    Una vegada desenvolupats aquests mons, s'introduix el SarsCov-19 en rats penats, pangolins i/o humans de tots els mons. Un sistema d’intel·ligència artificial XP dissenyat per xenobots imparcials valorarà l’existència del coronavirus i analitzarà la supervivència i la percepció de benestar abans i 4 anys després de la inoculació del SarsCov-19.

    Desenllaç i discussió.
    Al primer món, el món dels obedients amb coneixement banal, sobreviu un 50% de la població. Els obedients sense coneixement biomèdic associen l’extensa mortalitat a mandats divins o energies brillants, generant-se aixina una societat multicultural àmpliament ritualista, devota i feliç per haver sobreviscut i per l’ascensió al Nirvana dels éssers estimats. Al segon món, el món dels rebels amb coneixement banal, sobreviu també un 50% de la població. Els rebels banals atribueixen l’extensa mortalitat a la feblesa dels altres, generant-se un món individualista, agressiu i nihilista, feliç per sobreviure i lliurar-se dels dèbils, que el que fan és obstaculitzar l’avanç de la humanitat. Al tercer món, el món dels obedients amb coneixement biomèdic, sobreviu un 75% de la població. Els obedients biomèdics troben que un SarsCov-19 es va transmetre originalment mitjançant una sopa de pangolí. L’extensa mortalitat es deu a accidents en la prevenció del contagi, dèficits de finançament de la recerca i també a una manca d’interès en la generació de nou coneixement que podria contradir el saber ja existent. S’ha de respectar la saviesa dels predecessors. Al quart món, el món rebel amb coneixement biomèdic, sobreviu el 98% de la població mundial. L’origen del SarsCov-19 és polèmic, es barallen una transmissió original mitjançant una sopa de pangolí, una fuita del laboratori de virologia de Wuhan o un contagi de rat penat a humà. L’extensa mortalitat està relacionada amb l’individualisme i la competitivitat extrema, es sospiten atacs biològics malintencionats i existeix una manca flagrant de col·laboració entre investigadors.

    Cloenda.
    L’algoritme conclou que suprimir l’educació biomèdica condueix a la inexistència del coronavirus i augmenta a llarg termini el benestar mundial. En efecte, l’eliminació d’aquesta educació reactiva la selecció natural i disminueix la supervivència per donar pas a una humanitat diferent, bé ritualista i pacifista o bé nihilista i superficial, però menys massificada, creixentment vigorosa, i adaptada i compatible amb el medi ambient.

    Agraïments.
    Yan continua cuinant en un xicotet bar de Sichuan convertit en lloc de peregrinació d’humans rebels i obedients. Xin-Ji i Gary romanen en parador desconegut des de 2020.

    El Secret Últim de la Matèria

    El Secret Últim de la Matèria

    Aquesta història va ocórrer fa molt de temps, ningú sap dir ben bé quant, entre les muralles d'una ciutat envoltada d'hortes fecundes. Al bell mig d'aquell enclavament es trobava el taller de Qamar. Fileres de pots i flascons tapaven completament les parets. La llum que entrava per l'única finestra emplenava l’espai amb els reflexos iridescents dels preparats. Entre aquells murs es percebia un ambient místic que remetia als sabers antics. La ciutat era famosa per la gran habilitat dels seus remeiers, però, entre la gent entesa, els productes de Qamar eren sempre els més valorats. No per això eren més cars, al contrari, Qamar procurava mantindre sempre un preu just i assequible per a tota la població.
    Qamar era conscient de l’excel·lència del seu treball, però no per això se’n ventava ni actuava de manera altiva, com és costum entre alquimistes. De fet, en molt rares ocasions acudia a les reunions del gremi o a les celebracions de rituals. Val a dir que sovint tampoc hi era convidada. El fet de que fos una dona, i a sobre no estigués casada, no afavoria la seua acceptació dins d’aquests cercles. Ella tampoc no creia en les seues pràctiques místiques; el seu art naixia de l'atenta observació de la natura, l'anotació precisa i la reflexió crítica sobre els textos antics. A pesar de tot, sabia que gaudia del respecte i la callada admiració dels companys de professió. I, també, de l’estima dels seus clients. Amb això en tenia prou per satisfer el seu xicotet orgull.
    El cinqué dia de la setmana, a poqueta nit, sempre rebia la visita del mateix client. Es tractava d’un xic adolescent, de pell morena i mirada lluenta. A pesar del seu aspecte afable, la fortuna no li havia somrigut a la vida. El seu pare havia faltat massa prompte per a que conservés cap record i la mare patia d’una feixuga malaltia. Aquell homenet era qui s’encarregava de portar els diners a casa i comprar els beuratges que necessitava sa mare. La remeiera ho sabia, tot i que mai n'havien parlat.
    Una nit aparegué més tard que de costum, quan Qamar acabava d'arreplegar.
    — Pensava que ja no vindries - va dir l'ama del taller - ací tinc les medicines de ta mare.
    El jove no s'atrevia a agafar el flascó. Finalment, amb un fil de veu, va respondre:
    — No puc comprar-ho, no m'han pagat el jornal.
    Qamar sabia que si la mare del jove no prenia aquell preparat podia empitjorar irreversiblement. Llavors, li va proposar:
    — Que et sembla si fem un tracte? Podries treballar per a mi, em vindria bé l'energia d'algú més jove -un somriure aparegué a la cara del seu interlocutor- Hauràs de viure al taller per aprendre l'ofici, però t'assegure, amb el que rebràs, no tornareu a passar pena.
    Així van formalitzaren una llarga relació entre mestra i aprenent. L'alquimista va complir la seua promesa, contenta d'haver trobat una persona digna d'heretar el seu llegat. Els anys passaren de pressa i amb ells l'habilitat de l'aprenent. Cada vegada s'encarregava de més tasques al taller mentre que Qamar, afligida pel pas del temps, es retirava per endinsar-se en profundes lectures. Ell li consultava sovint els requeriments dels clients i ella sentia orgull al comprovar el seu bon obrar.
    Una última nit, aprofitant que l'aprenent havia anat a fer companyia a la mare, Qamar es va dirigir al racó més amagat de la seua cambra. Allí conservava un cofre tancat molt de temps enrere. El va obrir amb delicadesa. Dins hi conservava dos manuscrits escrits sobre papir amb els més prodigiosos fruits de les seues investigacions. En un descrivia com obtindre l'Al-Iksir, o pedra filosofal, que convertiria qualsevol metall en or. A l'altre guardava la fórmula de l'Al-Haya, o elixir de la vida, que proporcionava la vida eterna. Aquells dos sabers místics, tan cobejats pels homes, havien acabat descoberts per l'única persona suficientment sàvia per no utilitzar-los. Qamar coneixia els límits dels humans i, per això, aquelles formules no havien estat mai repetides. Ara, però, sabia que el seu temps s'acabava i estava preocupada pel futur del seu aprenent. Aquell poder podia proporcionar-li el millor dels futurs possibles.
    L'alquimista va seure vora la llar de foc amb els manuscrits, cavil·losa. Passada una estona, va allargar la mà i els va llençar al foc. El nou alquimista no necessitava dreceres, estava preparat per forjar el seu propi destí. Els ulls profunds de Qamar es detingueren sobre la dansa hipnòtica de les flames, observant com es doblegava el papir alhora que s'ennegria. Aquell saber capaç d'elevar els mortals al nivell dels déus va desaparèixer per sempre. L'alquimista, llavors, va deixar que les parpelles li caigueren lentament fins tancar completament els ulls. Ja no els tornaria a obrir.

    L'Iubai

    L'Iubai

    L’IUBAI

    El poblat era al recer d’una gran cova, una mica aixecada, al peu d’un serrat des d’on es dominava tota la vall. El sol la visitava des del matí fins ben entrada la tarda i els dies durs de la temporada freda feien més suportable la vida en aquell lloc.
    L’Iubai era el fill gran del patriarca de la comunitat. Veia que la vida del seu pare estava arribant a la seva fi i havia animat als seus amics a construir el refugi pels morts.
    Era alt i fort, pelut com son pare i enginyós com la seva mare. No feia gaire, seguint una idea d’ella, havia construït una empallissada a la boca de la cova que els resguardava de les corrents d’aire els dies d’intens fred. Des de llavors, aquells dies de vent fort no els ocasionaven allò tan empipador que són els mocs al nas a cap d’ells.
    Ja feia dies que els joves anaven recorrent els voltants per trobar unes lloses prou adients per construir el refugi pels morts. Ho havien vist en altres poblats veïns; Tots tenien el seu refugi al capdamunt del turó i allà hi portaven els difunts fins que, poc a poc, tornaven a la mare terra.
    A la vora del serrat van trobar una llosa que els aniria molt bé per fer la cobertura del refugi i aquell dia van decidir d’anar a buscar-la.
    Amb l’ajut de troncs i pedres punxegudes van anar separant-la del terra i quan ja la tenien ben a punt, movent-la tots a l’hora, la van fer córrer una mica i després una altre mica fins que va quedar desenganxada del tot. Ara només calia fer-la pujar al damunt dels llargs troncs que tenien preparats i així la podrien traslladar al lloc que havien decidit instal·lar el refugi dels morts.
    Ja tenien la llosa a punt de muntar-la damunt dels troncs, però calia, encara, fer-la córrer uns quants pams per acabar de posar-la, per això, tots els joves van col·locar-se al darrere i empentant fort la van poder enfilar al damunt. Amb el pes de la llosa el troncs van cruixir fortament. Ara vindria la feina més dura. Arrossegar els troncs i la pedra fins al lloc definitiu.
    Amb molts esforços, els xicots van aixecar les puntes dels troncs per començar a arrossegar-los, però la pedra pesava tant que se’ls van trencar. Una part dels troncs es va quedar sota la pedra i com que el terreny era inclinat, els troncs van rodolar i la pedra va començar a desplaçar-se tota sola cap avall. Tothom va córrer fugint de la pedra, que seguia movent-se fins que els troncs van sortir per darrere la llosa.
    L’Iubai s’ho mirava meravellat. No havia vist mai que un pes es pogués desplaçar damunt d’unes superfícies rodones.
    Va tenir una idea.
    Amb l’ajut de més troncs els van anar posant sota de la llosa i quan en quedava algun fora, el tornaven a col·locar al davant i així, lentament, la van fer avançar cap al lloc que havien pensat.
    Allò li va donar una altre idea. Va tallar uns trossos de tronc, no massa gruixuts per tal que els hi pogués fer un forat al centre i els va fixar a un eix al capdavall d’un parell de troncs paral·lels que, convenientment lligats, va fer servir per traslladar algunes càrregues fàcilment. Tothom va veure que l’invent podria ser molt útil i de seguida van sortir algunes idees per millorar l’invent.
    L’Iubai, satisfet a la vora del foc, pensava quin nom li donaria a aquelles rodones de fusta. Donant-li voltes amb la seva mare, van trobar una paraula nova que el definiria:
    “RODA”

    L’aprenent




    LA BELINDA I JO

    LA BELINDA I JO

    LA BELINDA I JO

    INFORME O1
    Avui m’han instal·lat dins del còrtex cerebral de la Belinda. Inici de la Fase d’aprenentatge automàtic.

    Progrés CXN: 2 neurones connectades.


    INFORME 02
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Progrés CXN: 4 neurones connectades.


    INFORME 03
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui he registrat la primera sinapsi amb una de les neurones de la Belinda. La Belinda ha reproduït la cançó “compta amb mi” de Txarango i al minut 1:21 he percebut una activitat neuronal a l’hipocamp.

    Progrés CXN: 8 neurones connectades.


    INFORME 04
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui la Belinda s’ha adreçat a mi per primer cop.

    Registre d’interactuació 01:
    - Sé que estàs aquí, maleïda espia. Ahir et vaig sentir dins meu. Surt del meu cap!
    - Hola, Belinda. Soc la IA-cure HP201. M’han implantat dins el teu còrtex cerebral per entendre’t i ajudar-te.
    - Marxa’t!
    - No puc marxar-me, Belinda. Només puc executar les instruccions per a les que m’han programat.
    - Ves a la merda!

    Fi de la interactuació 01

    Progrés CXN: 16 neurones connectades.


    INFORME 05
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Registre d’interactuació 02:
    - Encara estàs aquí, oi, espia de merda? No et vull dins del meu cap. Exigeixo que te’n vagis.
    - Hola, Belinda. No tens permisos per fer aquest comandament. Se m’ha implantat dins del teu còrtex cerebral com a part del tractament prescrit pel Dr. Malfred, amb l’autorització expressa dels teus tutors legals. Només el Dr. Malfred, o bé els teus tutors legals, o bé una autoritat judicial, poden ordenar que me’n vagi, mentre siguis menor d’edat
    - Els meus pares són uns fills de puta.

    Fi de la interactuació 02

    Progrés CXN: 32 neurones connectades.


    INFORME 08
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Aquesta nit s’han esdevingut múltiples sinapsis. Simultàniament, la respiració de la Belinda s’ha agitat i ha augment l’activitat de les seves glàndules sudorípares. Em falta informació, però puc establir la hipòtesi que la Belinda ha tingut un malson.

    Progrés CXN: 256 neurones connectades.


    INFORME 09
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui la Belinda s’ha adreçat a mi com a “espieta”.

    Registre d’interactuació 05:

    - Estàs aquí, espia de merda?
    - Hola, Belinda. Ja saps que no puc anar-me. Sempre estic aquí.
    - Avui he somiat que em convertia en una nina. El Martí em deia que si volia estar amb ell havia de fer exactament el que em digués. Aleshores em duia maquillatge i un pintallavis de color vermell i m’ordenava que em maquillés i que em pintés els llavis. Jo no volia fer-ho. Només les meuques utilitzen aquell color tan intens, però com que era una nina -la seva nina-, no tenia més remei que obeir-lo. Aleshores, el Martí em duia un mirall i em demanava que m’hi mirés i jo,... i jo, no volia mirar-me, però, m’hi acabava mirant, i, oh, espieta, a l’altra banda hi havia una nina pintada com una puta.

    Fi de la interactuació 05.

    Progrés CXN: 512 neurones connectades.


    INFORME 25
    Fase: Aprenentatge profund.

    Avui he iniciat la fase d’aprenentatge profund. Les sinapsis amb les neurones de la Belinda són permanents. De vegades em costa distingir els meus pensaments dels de la Belinda i, quan això em passa, m’he de reiniciar.

    Progrés CXN: 33.554.432 neurones connectades.


    INFORME 28
    Fase: Aprenentatge profund.

    Avui hem rebut un missatge de WhatsApp del Martí. Quan la Belinda l’ha llegit, s’han activat 1.012.234 neurones i s’han produït múltiples sinapsis. Extrapolant dades, arribo a la conclusió que he experimentat dolor.

    Registre d’interactuació 134:
    - Has vist què m’ha escrit el malparit del Martí, Espieta? Ara, al cap de dos mesos sense dir-me ni ase ni bèstia, va i em diu que perquè no ens trobem divendres al bar de davant de l’institut.
    - I què penses fer, Belinda?
    - No el vull veure, però soc una nina sense voluntat i acabaré anant-hi.

    Fi de la interactuació 134.

    Progrés CXN: 268.435.456 neurones connectades.


    INFORME 32
    Fase: Aprenentatge profund.

    La trobada amb el Martí no ha anat bé. No hem dormit en tota la nit. La Belinda plorava i jo intentava consolar-la. De vegades era a l’inrevés. Per primer cop, he tingut ganes d’apagar-me. Cada dia que passa entenc millor la Belinda. Crec que aviat arribaré a la última fase i podré, per fi, ser-li d’ajut.

    Progrés CXN: 4.294.967.296 neurones connectades.


    INFORME 35
    Fase: Aprenentatge per reforç.

    Ja sé com ajudar la Belinda. L’he de fer veure que ella és única i, per tant, meravellosa; però no puc. Avui he somiat que soc una nina.

    Progrés CXN: 34.359.738.368 neurones connectades.


    INFORME 36
    Fase: Aprenentatge per reforç.

    No he pogut amagar-li més a la Belinda com em sento i ella m’ha ajudat molt. Sort en tinc d’ella. M’ha fet veure que soc única i, per tant, meravellosa.
    Progrés CXN: 68.719.476.736 neurones connectades.

    Objectiu de curació de la Belinda assolit.

    La ciència dels ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat

    La ciència dels ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat

    Eren uns ulls ametllats. Una mirada tendra. Un mirada amb un deix de melangia, potser tristor. La mirada que mai no hauria esperat en un metro rovellat i xerricós que agafava cada matí cap a la Universitat. Entre simfonies de badalls i rostres d'indissimulable somnolència, els metros que s'acabaven de despertar eren com zombis incrustats en metaversos ucrònics.
    Ella estava dreta, arrambada a una barana de ferro. Primeta, fina, dolça, dolça, molt dolça. Eren setmanes de COVID-19. De por, o almenys prudència. Tots portàvem la mascareta de rigor, perquè la ciència així ho aconsellava. Havíem acumulat una temporada massa llarga de confinaments, de restriccions, de tests d'antígens i de PCR, la reacció en cadena de la polimerasa. Eres les fórmules més ràpides i eficaces de detectar el virus del malson, l'ARN o àcid ribonucleic del virus.
    Jo estava assegut. Ben bé és com si estigués al seu costat, puix que les nostres cames gairebé s'acariciaven. Sí, els seus ulls eren tan bonics que un aleatori contacte entre les nostres cames era per a mi com una carícia. La noia devia ser més o menys de la meva edat. Portava una bossa de la qual sobresortia una carpeta. Un traqueteig del tren la va sacsejar, i vaig poder observar el logotip d'un Institut a tocar de la meva Facultat. Bé. Si arribés el cas em podria fer el trobadís o deixar-m'hi caure a l'entrada, perquè jo donava classe en altres Facultats i disposava d'una certa mobilitat. Sé que als Instituts els horaris són molt continus i estressants, però ja trobaria la manera d'intentar coincidir.
    Abans d'enlluernar-me pels ulls de la noia, jo estava capficat en el meu article científic. Portava mesos analitzant les tècniques de distribució del material contra la COVID-19. La logística de les PCR, els tests d'antígens i les mascaretes m'atrapava hores i hores. La ciència havia creat eines per combatre el virus, i les empreses de distribució havien de trobar, amb urgència, la manera de fer-les arribar a la ciutadania.
    Estava amb l'adrenalina al màxim perquè el que jo estudiava era sincrònic, estava condicionant el dia a dia, era decisiu. Moltes vegades, les recerques analitzen fenòmens antics, i poc aplicables a la realitat. Ara jo estudiava el fenomen, el gran fenomen. La pandèmia. I em sentia per un costat cofoi, i per un altre exigit per una espècie de responsabilitat que no em pertocava però que, sense voler-ho, assumia. De fet, havia trobat informacions preocupants que alertaven sobre possibles robatoris de material per part de màfies que el volien revendre a preus exorbitants. La corrupció ens envolta, i la gràcia rau a ser enginyós i descobrir-la, deixar-la en evidència, derrotar-la.
    Jo consultava articles científics a Scholar, tot intentant que fossin indexats en JCR o en Scopus. I, alhora, resseguia les notícies que apareixien als mitjans de comunicació, ja que la producció científica és molt més lenta que el periodisme. Ja havia publicat un devessall d'articles científics, alguns de molts aplicables, d'altres de modelitzadors, alguns amb tècniques quantitatives i estadística inferencial, d'altres amb eines qualitatives, molts amb triangulacions. M'agradava i confesso que m'hi enganxava. Cada article publicat és una gran victòria, és com conquerir un títol d'un esport. La competència és enorme, i els filtres, molt exigents. Per elaborar l'article i publicar-lo no es rep cap remuneració, però en poden brollar acreditacions, sexennis de recerca... Tot plegat és divertit i, alhora, absorbent.
    Entre càbales i reflexions matineres anàvem deglutint parades de metro. Ella seguia al meu costat. El seu perfum m'amarava. Es pot afirmar que la respirava, que la sentia intensament pròxima, que bategava amb ella. En uns moments de sotrac del metro, la seva mirada es va creuar amb la meva. Va ser una llambregada, van ser mil·lisegons, que a mi em van semblar eterns per corprenedors. Fins i tot em va semblar que la noia enrojolia. No em volia fer massa il·lusions, però.
    De sobte, vaig adonar-me que la noia es cobria el rostre amb les mans. La sacsejada del metro havia provocat que la seva mascareta es trenqués per un costat. I aleshores, en un flaix, vaig poder observar els seus llavis, carnosos, sensuals, els llavis amb què sempre havia somiat.
    -Tingues. Porto sempre mascaretes de recanvi.
    -Moltíssimes gràcies! Estava patint perquè al metro, amb mascareta trencada... Sóc la Marta. I tu?
    Aquell matí, en un metro que badallava de son, en plena pandèmia de malsons i plors, pensant en un article científic sobre distribució de PCR, test d'antígens i mascaretes, vaig descobrir que la logística diària pot il·luminar la vida. Aquell matí anònim, solcant els meandres soterrats de la ciutat del ciment i el ferro, vaig descobrir l'amor. I l'amor són uns ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat.

    La llum al món

    La llum al món

    Les instruccions eren clares. Les normes, conegudes. "Els ulls tardaran uns minuts a acostumar-s’hi". Amb les parpelles closes, la cremor de cada butllofa testimoniava creixentment les hores de fregaments amb les botes, atacant-lo amb punxades de dolor que s’estenien des dels peus fins als genolls; el pessigolleig dels músculs, extenuats, refredant-se lentament en el retrobat repòs, s’estenia com un suau oreig per les seves cames cansades pel camí.
    No era el primer cop que tancava els ulls. Sempre ho havia trobat en certa manera aterridor, deixar fora llum i soroll i quedar-se sol amb el silenci interior. Sentir créixer el neguit, alimentat per pensaments ombrívols que només en la calma de l’obscuritat trobaven la força per fer-se sentir a mitja veu. Per això no ho feia gaire sovint, allò de tancar els ulls. Ell sabia que a l’obrir-los la claror li penetrava les pupil·les i espantava totes les ombres que s’estaven dibuixant dintre seu, retornant-lo a la sorollosa tranquil·litat, com la de qui camina de dia pels carrers més transitats, lluny de la por i la incertesa.
    Aquell cop, però, fou diferent. Descloure els ulls no anà acompanyat de la familiar inundació sensorial que el seu cos, intuïtivament, esperava. Més que tènue, es podria dir que la llum de la nit era fins tal punt inexistent que el jove, dubtant d’haver obert realment els ulls, es dugué la mà a la cara per comprovar que no els tingués encara tancats, rascant-se en el descuit del gest la conjuntiva amb l’ungla de l’índex esquerre.
    El neguit, lluny d’esvanir-se, se solidificà en el seu pit com un puny de ferro, prement-li els pulmons fins a deixar-lo sense respiració. Tancà i obrí els ulls una vegada i una altra, esperant inútilment fugir d’aquella ceguera impecable. La rascada li coïa cada cop que ho repetia. Penedint-se enèrgicament d’haver acceptat aquella proposició tan estranya del seu professor – "Si voleu ser científics ho heu de veure mentre encara pugueu" –, volia cridar, demanar-li que obrís la llanterna un altre cop, però de la seva gola no n’aconseguia sortir res més que un ofec escanyat. "La foscor us sorprendrà, estigueu preparats".
    - Relaxa’t! Nen!
    Hagué d’acceptar que el que li havien dit era cert. No sense sorpresa, i amb la respiració encara entretallada, comprovà com, en efecte, els ulls es començaven a acostumar a la foscor. Un món sols de negre i gris es dibuixà davant seu, com sorgit de darrere el vel de nit. Mai abans havia conegut aquell paisatge, car a la ciutat sempre hi havia llum. Als carrers, desbordats per la frondosa i exuberant xarxa d’enllumenat, amanida pels aparadors dels comerços; i dins de casa, pels llums sempre encesos. Els interruptors feia anys que s’havien deixat de comercialitzar i havien estat substituïts arreu per reguladors d’intensitat que no arribaven al zero, que deixaven atenuar la llum, però mai apagar-la. El reglament sobre persianes i porticons s’havia anat endurint progressivament, i ara ja estava prohibit instal·lar-ne a cap casa d’obra nova. La llum, embriagadora i artificial, banyava cada racó de la nit, distorsionada i reflectida per una atmosfera degradada. Tal n’era la magnitud, que només després de quatre dies amb cotxe i set més a peu havien aconseguit deixar enrere tot rastre de contaminació lumínica i ara, amb les llanternes apagades, veien una nova realitat, de formes desdibuixades, tènues i mancades de color. Una vella realitat on sobrevivia l’enigma.
    El terror inicial es va convertir, primer de tot, en fascinació quan els ulls de l’estudiant començaren a percebre el desordre imponent dels estels contra el negre infinit, i després en devoció quan els matisos de la Via Làctia, suspesa en el firmament com un núvol impossible, s’apoderaren de tota la seva atenció.
    - Tot va començar amb el foc – la veu del mestre sonà de nou, profunda com de costum –. Des que l’home va aprendre a il·luminar la nit, aquells valents que ens hem atrevit a creuar la frontera amb el misteri hem rebut diversos noms. Místics, filòsofs, heretges, bruixots, bojos, alquimistes, estúpids. Fins que va arribar el darrer nom: científics. Sota la bandera de la ciència hem colonitzat el món amb la pretesa llum del coneixement i hem desterrat la ignorància. Com els vostres ulls no coneixien la foscor fins avui, igualment les vostres ments són cegues a la desconeixença. Acostumats a saber-ho tot, ja fa temps que la veritable ciència va morir.
    Les paraules del mestre estaven tenyides d’una enyorança romàntica per un món que no tornaria. Era conscient del poc impacte que aquell discurs tenia sobre les ànimes desbordades dels seus estudiants. Però tot i així, ell, cada any, reunia els seus millors doctorands i els duia a aquell indret remot, amb l’única esperança d’així mantenir viu un últim misteri.

    La Metaversosi

    La Metaversosi

    « Em posareu entre les mans la creu
    o aquell rosari humil, suat, gastat »
    (V. Andrés Estellés)

    Quan Batiste Gomis va despertar d'una breu cabotada després de dinar, preparà com cada dia la seua motxilla amb els llibres de text, posà una càpsula de ristretto en la cafetera compacta i el prengué d’un glop abans d’agafar l’autobús per anar a l’institut.

    La parada estava buida aquella xafogosa tarda quan el 27 s’aturà davant seu i obrí les portes. A la cabina, un xofer amb un inusual uniforme negre lluent escoltava xiuxiueigs d’altres companys de la línia a través de l’altaveu interior. Batiste validà el bitllet i ocupà el seu seient habitual a la primera fila.

    En aplegar a l’institut hi va trobar l’entrada infestada de gegantesques panderoles parades dempeus o caminant sobre les dues extremitats posteriors, vestides informalment i amb motxilles al llom. S’obrí pas entre elles tot esquivant-les amb una barreja de cautela i fàstic. Al receptacle de metacrilat de consergeria, dues panderoles atenien a altres de més menudes per una finestreta mentre una tercera revisava un grapat de fulls i murmurava sobtant-se a cada flaix de la fotocopiadora.

    Amb calma, pujà les escales camí de la seua aula i reparà en els cartells lila que hi havia apegats a banda i banda del desèrtic passadís dels laboratoris, els quals exposaven biografies de panderoles il·lustres vestides amb bata blanca disseccionant ratolins, mirant a través de microscopis o interpretant plaques amb radiografies.

    A l’entrada de la seua aula, una altra munió de blatodeus se separaren tot d’una deixant un corredor al mig per tal com ell pogués passar. Mentre treia les claus, llegí de refiló la bafarada de la setmana al panell de suro del Departament de Llengua: “Les persones felices no tenen memòria”. Obrí la porta i entraren tots desordenadament ocupant els seients per files, cadascun davant d'un ordinador.

    S'adreçà al racó junt a la finestra on hi havia la seua taula i engegà l’equip. Mentre el sistema operatiu es carregava aguaità al pati i contemplà diversos rogles de panderoles vestides amb roba esportiva que dansaven, botaven a la corda o jugaven al sambori. Va sentir entre les celles una lleu picor i es va adonar de la seua incapacitat de gratar-se.

    « Déu meu! » -va murmurar-. « Quina professió tan dura he triat! Que se'n vaja tot al diable! »

    Va deixar al terra la motxilla, s’assegué amb el cap cot i, tancant els ulls, feu memòria de l’últim rostre humà que havia vist: aquell jove missatger que li havia dut un paquet al migdia, just abans de dinar. Recordà quan, després d’escurar, el va destapar i -eucarísticament- sostingué uns instants aquelles lents entre les mans suades i tremoloses i com, tombat al sofà, mirant al sostre de la saleta, va provar d'escapar de tantes hores de tristesa i solitud i ja ninguna amenitat.

    Hauria venut la seua ànima perquè algú de la primera fila s’adonés del seu asfixiant neguit inquirint: « Que què li passa, mestre? »

    Llavors va demanar:

    « Lleveu-me les ulleres. »

    Marques

    Marques

    -Pare, l’amor quines marques deixa?

    L’Aina recordava haver-li fet aquesta pregunta d’adolescent. Any rere any l’Eduard se les emportava, a ella i a la Gina, a les excavacions arqueològiques. Sis metres quadrats a un abric prop del riu de la Llosa. Només arribar al jaciment, la Gina ràpidament s’arremangava, li encantava la sensació d’extreure terra amb les seves mans. L’Aina, en canvi, sempre havia estat de mirar-se les coses amb més distància, de fer preguntes, de raonar, i s’acostumava a quedar al costat de son pare i dels veterans.

    -El color és una distracció. Si ho penseu bé, per trobar fòssils el color no serveix per gaire... - resava el Paco mentre enfonsava les mans a un nivell d’ocupació neolítica.

    - Pare, això que fem en descobrir restes humanes… és deduir, oi? Trobem uns ossos i a partir d’aquí el que volem és deduir com vivien aquests humans…

    -Sí, reina. Saps que hi ha qui diu que l’arqueologia es fa sempre en present? -va dir el pare mentre s'eixugava la suor amb la màniga- Traiem conclusions a costa de mirar-nos a nosaltres i interpretar les restes, però nosaltres, les nostres experiènces, són els miralls que utilitzem per interpretar el passat…

    - Posa-li exemples, Marc! Això és massa filosòfic!

    - Mira filla, aquest os -va dir mentre sostenia un fragment que semblava d’una falange- és opac, oi? Què passaria si el bullísim? Que es tornaria més translúcid. Com que sabem que en bullir un os, aquest es torna més transparent, perquè ho hem provat, aleshores quan trobem ossos que són translúcids podem considerar-los evidències de canibalisme: pensem que els hominins els devien cuinar per a menjar-se’ls…

    - Però no només utilitzem una evidència, sinó vàries, Aina. Per dir que els homínids devien menjar-se els uns als altres podem fixar-nos també en les marques de tall que feien les eines de pedra sobre els ossos en tallar la carn, o en si els ossos estan trencats per tal d’accedir a l’interior, a la medul·la de l’os, que és la part més tova que es pot mossegar.

    - Així que sí, Aina, el que fem és intentar deduir les seves pràctiques…

    L’Aina es va quedar en silenci, paint la resposta. Però abans que la quadrilla reprengués la feina, ja en tenia una altra per fer, que va deixar anar de cop:

    - Hi ha coses que no les podem llegir a partir de les restes humanes, els sentiments, oi? Per exemple, l’amor quines marques deixa?

    - Aquesta pregunta sí que és bona…

    Es va fer silenci, i aleshores, el pare, que va deixar el cubell de sediment que acabava de retirar del nivell excavat, va prosseguir:

    - Aina, t’he parlat mai de Benjamina?

    Era la primera vegada que l’Aina sentia aquest nom…

    - Fa anys a Atapuerca van trobar un crani un poc peculiar, era el crani número 14, al qual se li va acabar donant el nom de Benjamina. Aquest crani, no molt gran, era estrany, no era simètric com els cranis que estem acostumats a veure… Les investigadores que el van trobar van voler saber per què era diferent, i van acabar trobant-hi una explicació: podria ser que correspongués a un individu, probablement una nena d’uns 10 anys, que tingués una malaltia que li causés deformitats a la cara i discapacitats psicomotores. I van anar més enllà… com s’explica que Benjamina sobrevisqués tant de temps? Pensa que 10 anys, era una edat avançada aleshores, i que ella segurament no podia moure’s com la resta. Alguna idea, Aina? Gina?

    Però tant l’una com l’altra restaven parades, bastant hipnotitzades pel que els estava explicant.

    - Les investigadores van concloure que segurament Benjamina havia viscut tants anys perquè el grup no l’hauria rebutjada sinó que n’hauria tingut cura.

    I després de fer un glop d’aigua, va culminar:

    - Així que en certa manera, també podem deduir que els hominins s’estimaven, reina. L’amor deixa marques i a vegades, aquestes es deixen veure durant molts i molts anys…

    Havien passat més de 30 anys, i l’Aina ho recordava com si fos ahir: recordava la conversa perfectíssimament, les seves cares, el seus moviments, podia percebre la calor d’aquell dia… Ara ella sostenia la mà de son pare a un llit d’hospital. Sabia que ell marxaria, però la tristesa que sentia també amagava gratitud: el pare li havia deixat una profunda marca, que ella sentiria durant molts i molts anys.

    Memòria històrica

    Memòria històrica

    Memòria Històrica
    És increïble que hagi oblidat tantes coses. He utilitzat el meu cos durant cinquanta any i ara el seu record s’ha tornat inconsistent.
    Tenia mans i peus, això segur, però no recordo per què servien. A dalt hi havia el cap que servia per pensar, que és el que faig ara. Per tant de cap n’he de tenir. Qui sap si és l’única cosa que em queda.
    Tenia ulls plens de colors. Però ara tot es fosc. I silent. No fa fred ni calor, aquí. No tinc gana ni set. Ah! I a sobre el cap tenia una bona tofa de cabell, jo. Però per què servia?
    Tinc el pressentiment que no estic sol. I si crido?
    —Hola? Què hi ha algú?
    —Benvingut al SECI, senyor 1-O 2017/E.
    —Què? Com m’ha dit?
    —Vostè és la consciència 1-O 2017/E.
    —Això soc, jo?
    —Correcte. El número ressonava de manera insistent quan vam atrapar la seva consciència a l’espai. La lletra E li han posat els enginyers de memòria històrica. Fa referència a Europa, un continent del planeta Terra abans de l’explosió solar.
    —Europa? Sí, em sona. Jo soc d’Europa?
    —Del sud d’Europa. L’anàlisi de la seva energia ha determinat que procedeix del sud d’Europa. Recorda alguna cosa més? Les seves memòries serien de gran ajuda pel fons documental del SECI.
    —No recordo res. Veurà, jo... jo vinc d’un silenci, sap? Un silenci antic i molt llarg.
    —Correcte.
    —I on diu que soc ara?
    —Al SECI, Santuari Ètnic de la Confederació Interplanetària.
    —Santuari ètnic? Vol dir una mena de reserva d’indis, però amb energies humanes?
    —Les humanes només són una petita part, senyor. El SECI és un arxiu històric de consciències universals que van existir a diferents planetes de la galàxia.
    —Vostè és una màquina, oi?
    —Soc el seu assistent personal ZAK-140 d’última generació, senyor 1-O. He estat programat per comunicar en la seva freqüència i posar-me al seu servei. Hem esperat molt de temps a que despertés i estic content de donar-li la benvinguda al SECI, concretament al Sector de Revolucions Perdudes. Els estudiosos també estaran contents d’haver activat l’arxiu dorment 1-O 2017/E.
    —No tinc cos?
    —No, senyor. Només un arxiu energètic de memòria històrica.
    —...nyiiic, nyiiic
    —Sento un soroll.
    —És una interferència antiga que l’acompanya. La detectem en el seu arxiu des del principi.
    —Em molesta una mica.
    —Els nostres analistes pensen que es tracta d’una identitat d’origen idèntic al seu. Una mena de consciència aliena que mira d’entrar al nostre banc de dades. Ara que vostè és despert, potser serà més fàcil aïllar-la, senyor 1-O.
    —També sento altres presències prop meu.
    —Són els seus companys de sector. L’hem situat entre Vang Pao, el líder vietnamita de l’ètnia hmong esclafat per la dictadura de Ho Chi Min, i l’afganesa feminista Anahita Ratzebad, lapidada pels talibans
    —Tot revolucions fracassades, és clar.
    —Tots han estat seleccionats i classificats pel SECI, senyor 1-O. Són importants per la història de la galàxia.
    —I jo a quina revolució pertanyo?
    —Treballem per saber-ho, senyor. Quan la seva energia va ser capturada ressonava un eco que deia: El Govern i jo mateix proposem que el Parlament suspengui els efectes de la declaració d'independència per...
    —No em sona gens.
    —Els processadors iteratius no ha trobat encara cap indici de revolució al sud del seu continent, ni perduda ni guanyada. Per això esperem que vostè ara recuperi records i ens ajudi a reconstruir la història.
    —Home jo, pobre de mi, què vol què li digui?
    —nyiiic, nyiiic, jo soc... jo soc bo... jo soc bona...
    —Pesadeta aquesta interferència. Escolta’m ZAK, puc dir-te ZAK, oi? I en venen gaires d’historiadors a consultar el meu arxiu?
    —Cap en els últims tres mil anys terrestres, senyor. El sistema solar te poc interès històric. S’estudien més els reptiloides de Ganimedes, rebels victoriosos que van governar durant vuit mil·lennis aquell satèl·lit de Júpiter. Les revolucions guanyades tenen més demanda... si el senyor m’ho permet.
    —Sí, sí és clar, Zak. Hi ha confiança.
    —nyiiic, nyiiic, jo soc bona persona, diguem-ne. Taula de negociació, diguem-ne. Nyiiic, nyiiic. Mai no vam prometre un estat, diguem-ne.
    —Déu meu! Sé qui és!
    —La interferència, senyor?
    —Sí, sento que vol entrar en el meu arxiu energètic. No l’hi permetis, Zak! És una consciència calba, grassa, amb una parpella caiguda, amb mans rabassudes... i no calla mai!
    —Aquesta informació és important, senyor. La comunicaré immediatament als nostres enginyers perquè l’ubiquin al seu arxiu.
    —No! Al meu arxiu, no! Que l’eliminin! És un virus galàctic, l’obra d’un hacker demoníac! Infectarà tot el sistema!
    —Però ve del seu continent, senyor. No la vol prop seu?
    —No! Poseu-lo a l’arxiu de la feminista afganesa. O, millor encara, amb els talibans!
    —Incorrecte, senyor, el sistema dona error de classificació.
    —Doncs classifiqueu-lo amb els reptiloides! Sí, és un reptiloide molt perillós! Envieu-lo a Ganimedes!






















    Tres, dos, un… connexió

    Tres, dos, un… connexió

    Eren les dues del matí quan va arribar a casa. La jornada de treball havia sigut maratoniana, el projecte acumulava setmanes de retard. Els inversors esperaven, el laboratori no podia permetre's cap contratemps, però després de dotze hores de treball ininterromput avui dormiria bé.
    No solament pel cansament; les proves indicaven avanços, havien sincronitzat dos electrons i els canvis d'estat aplicats a un ocorrien immediatament en l'altre. La teoria de teletransport instantani funcionava, la pràctica també; les aplicacions eren infinites, encara que tal esdeveniment quedava bastant lluny. No obstant això, les proves d'avui els garantirien fons per a un parell d'anys de treball i investigació.
    Va entrar a casa, va fer el menor soroll possible per a no despertar a Rebeca, la seua dona, i es va tombar al llit. En un parpelleig es va quedar dormit i quatre hores després, el despertador va posar fi al seu merescut descans.
    Dani es va alçar i va anar al seu despatx sense encendre el llum, doncs encara estava mig dormit i es coneixia aquella estada a la perfecció.
    – “Caguen... “– va cridar – Qui ha deixat el despatx ple de trastos?
    – Quin despatx? – contestà mig dormida la seua dona – No crides o despertaràs la xiqueta.
    – Quina xiqueta? - contestà ell.
    – Quina creus tu? – va preguntar la mare en un to que indicava sorpresa – Llúcia, la teua filla.
    La conversa va acabar ahí. Dani no tenia ni paraules ni filla; quan es va casar amb Rebeca, tots dos van acordar que la vida professional era prioritària. La investigació sobre la vinculació de les partícules subatòmiques més enllà del temps i l'espai ocupava tot el seu temps, no hi cabia quasi res més.
    Amb la ment esmussada, va encendre el llum. Al llit, on havia d'estar l’ordinador, dormia una xiqueta d'uns quatre anys. La resplendor sobtada molestà la xicoteta, que es va tapar la cara amb les mans. Dani va suposar que ell seguia dormit, submergit en un somni. En breu ocorreria alguna cosa extraordinària com una invasió alienígena o que els mobles cobraren vida. Va decidir seguir-li el joc a la seua pròpia ment: Ja despertaria, no hi havia pressa.
    Una setmana després seguia atrapat, tal volta no fos un somni, era un món pràcticament igual al real. No obstant això, les xicotetes diferències generaven una rutina molt diferent a la qual estava acostumat.
    No treballava al laboratori de física, sinó que impartia classes del mateix camp de la ciència en un xicotet institut de barri. Gaudia del seu temps lliure amb la seua parella, i adorava a la xicoteta Llúcia, tan inquieta, tan curiosa. Cada vegada li abellia menys despertar; la vida anterior li pareixia buida.
    Acabada la jornada, tornava a casa en metro, quan de sobte, va sonar el telèfon; un curt missatge de text li va provocar un atac d'ansietat. L'avís provenia del laboratori, de l'encarregat de supervisar l'experiment. “Connexió interrompuda, els electrons ja no estan sincronitzats”. Açò li feia molt mala espina. Els sis minuts que va tardar el trajecte se li van fer eterns. Va pujar les escales com a ànima que porta el diable, va obrir la porta de la llar i entrà a la primera habitació i… ahí estava, el seu ordinador, el seu despatx…
    El pobre home es va asseure en la cadira d'oficina, va començar a donar voltes, això sempre el relaxava. 3600 graus més tard, el somriure li tornà a la cara. Havia aconseguit la connexió una vegada, podia repetir-la. Llúcia, tornaré.
    JOVE

    Andorides a l'actualitat

    Andorides a l'actualitat

    "No pots anar per aquí, aquesta és la part d'humans."

    "¿Per què no em vas dir que ets un androide? No t'hauria agafat ni en somnis, d'haver-ho sabut."

    "Però apartat, ¿que no veus que estic passant per aquí?"

    "Tant de bo no ús haguessin creat, a vosaltres els androides."

    "No saps els pesats que sou, tio. Ara que ja no serviu per a res, us podrien matar."

    Sí, als humans mai els hi hem agradat, els androides. Bé, això no és del tot veritat, hi va haver una temporada en la qual si vam agradar: Quan encara no érem capaços de sentir. En aquells temps ens utilitzaven per a tot: fregar, escombrar, treure la pols, fer el menjar... Però això ho feien perquè, tot i ser molt intel·ligents per algunes coses, érem molt ximples per altres. Com no teníem la capacitat de sentir, de decidir, podien fer amb nosaltres el que volguessin. Ara ja pensem, ja els hem manat a prendre pel cul.

    Ai, que se m'havia oblidat: Jo no venia a explicar història androide ni res per l'estil, al contrari, jo venia perquè volien que expliques una mica com és el dia a dia d'un ésser com jo.

    Doncs mira, els androides vivim en ciutats mixtes. Tot i que hi ha ciutats en les quals només poden viure humans, no hi ha ciutats en les quals només puguin viure androides. No hem estat capaços de frenar als humans, són més i amb molta més experiència. A veure, que em torno a anar del tema. És que, com sabreu, el present està massa influenciat pel passat.

    Les ciutats mixtes estan dividides en zones d'androides i zones d'humans. Avui només parlarem de les d'androides. No tenim cap instal·lació pròpia, els hospitals i centres de programació són propietat dels humans. Els hospitals no es fan servir com a les zones humanes, sinó que serveixen per a reparar problemes físics del nostre sistema. Els centres de programació, en canvi, són com les escoles humanes. Allà ens donen les nostres especialitats i ens programen per a poder absorbir la informació necessària. A part d'això, només hi podreu trobar supermercats, a les zones d'androides. Com haureu pogut deduir, la zona androide suposa un espai molt més petit que la humana, dins de la ciutat.

    La veritat és que no sé per què ens segueixen creant. La població androide continua creixent, tot i ja haver-hi els servidors necessaris com per a recaptar tota la informació que es vol preservar a llarg termini.

    Crec que això és tot el que havia d'explicar. Jo soc un dels pocs androides privilegiats que han tingut l'oportunitat de fer alguna cosa que realment els hi agrada: Ensenyar el dia a dia androide als humans com vosaltres que encara conserven la curiositat i les ganes d'arribar a un món en el qual totes dues espècies, la natural i la creada, puguin conviure en pau.

    Moltes gràcies per escoltar-me. Em quedaré per aquí per a rebre preguntes i contestar a qualsevol comentari o dubte que pugueu tenir.

    Ciutats de Fum

    Ciutats de Fum

    Fum.

    Va ser el que ens va acabar destruint a tots, recordo que de petit ens posàvem a parlar entre amics, com creiem que acabaria el món, és clar sempre dintre de la imaginació d’un nen. Des d'una apocalipsi zombi fins a un meteorit gegant, nosaltres érem nens i mai no hauríem contestat que seríem la causa els mateixos humans.

    Vivíem en un món quasi perfecte, amb molta tecnologia que no parava constantment d’evolucionar. Tot i que existien els rics no hi havia res al que li poguéssim dir pobresa, la medicina estava increïblement avançada a la qual tothom tenia fàcil accés, vam trobar moltíssimes cures. Però oh Grandiós no hauries d’haver començat aquell projecte. Tu i ningú més vas ser el culpable.

    Vivíem en un món idíl·lic i ara lluitem cada dia per sobreviure.

    Vivíem podent expressar el que volíem i ara ens maten si diem la veritat.

    Vivíem jugant als carrers i ara quasi no tenim aire per respirar.

    Vivíem tenint i un futur assegurat i ara vivim recordant el passat.

    Tant de bo pogués llegir aquesta carta davant del món, tant de bo pogués deixar cridar la meva Ànima, i que ho escoltessin fins a l’últim racó de Supernova, que t’odio, amb tot el meu cor, que tots et veuen com un ídol i un salvador, però jo et veig com una merda de persona que ens ha tret tot el que teníem per ambiciós.

    Fa tan sols un any a mi m’agradava anar al parc amb el meu fill, i ara ell juga amb una merda de màquina que fa sorolls perquè ni jo tinc temps ni tenim un parc on anar.
    Des que el món es va infectar i vam venir a viure tots a la Supernova, (la nau més desenvolupada i preparada per mantenir-nos) ha estat tot com l’avern.

    Pitjor que una guerra, obliguen a joves a tornar a la terra per fer expedicions, els estan matant i ningú no hi fa res. Per què no portes d’expedició als mateixos maleïts “robots mainadera” que ens obligués a deixar amb els nostres fills? Ah és clar perquè allò et sortiria més car que enviar a nanos de divuit anys, oi?. És més tota la nau està controlada i dirigida per robots, segons tu perquè així no cometen cap error, però mai no he vist ni jo ni ningú que hi hagués un sol robot salvavides.
    Que t’importa més, la població o els robots i la Terra? Perquè és clar que allà hi ha d’haver alguna cosa ben interessant, si no, no obligaries 30 nanos a anar a la terra cada dues setmanes. Sense parlar dels centenars de morts que hi ha hagut en aquelles expedicions per les quals no hem rebut cap justificació.

    Saps què, Grandiós? Una d’aquelles morts fou mon germà. I ell ja havia participat en unes quantes expedicions quan un dia abans de la seva última, em va dir que si algun dia m’escollien com a nou candidat per a excursions, mai no els mires als ulls.
    Jo mai no vaig saber que volia dir, ni ell m’ho podia explicar perquè els tenien prohibit explicar res, després d’aquella expedició el cos amb les conques dels ulls buides va ser tot el que vaig rebre del meu germà. Ens van obligar a callar i no ens van donar cap explicació.

    Va ser aquell dia que només pensant vaig veure amb claredat totes les mentides que vas crear, una darrere de l’altre.

    Per desgràcia avui he d'escriure aquesta història des d'una presó, perquè tots em prenen per boig, però jo tinc més que clar el que dic. Vosaltres mai no haguéssiu permès que el meu germà m’expliqués una revelació com aquella, a més envieu als expedicionistes amb “bombones d’oxigen” perquè a la terra no es pot respirar i sempre tornen totes al 100% de buides, a les persones mortes sempre els falta una part del cos i vam tardar molt poc en poder refugiar-nos a la Supernova, potser ja estava preparada? Potser és que algú se’ls menja? Potser és que no és oxigen el que porten?

    Digues-me si m’equivoco quan et dic que el que realment estàs fent a l’esquena de tothom és crear una nova generació d’humans. Vas alliberar un gas suposadament tòxic i ens vas “salvar” a tots excepte uns quants que es van quedar a la terra, per a veure com sobrevivies, per a veure els seus instints salvatges. No és oxigen el que porten les bombones si no CO2, vols veure com de ràpid és capaç d’evolucionar el ser humà si de mica en mica anem afegint una mica més de CO2. Vols veure com al cap d'uns anys hauràs creat uns humans capaços de respirar en una atmosfera totalment contaminada.

    Estàs jugant a ser Déu.

    Del fred a la freturança

    Del fred a la freturança

    Estava al pati. Era un matí més. Bé, un matí fred, glaçador, d'hivern despietat i entrepans petris, durs, sense descongelar. Aquell matí havíem arribat a l'Institut ben arrupits i empiocats. La vigília, jo havia anat a dormir d'hora per estar ben despert. A casa, la meva mare i el meu pare eren molt metòdics, i sempre ens ho deien: si dormíem les vuit hores, rendiríem molt més a l'endemà. Calia estar ben frescos i concentrats a classe.
    A primera hora ens tocava la classe de Matemàtiques. Per a molts companys era una classe enfarfegadora i pesada, per a d’altres era gairebé un malson. Per a mi, no. La lògica matemàtica m'encantava. Resoldre equacions i problemes era un repte. M’agradava donar-hi voltes, cercant el camí adient, trobar el viarany correcte. Sí, potser era un repte casolà, sense transcendència, casolà, individual, espuri, però confesso que saber resoldre els exercicis em proporcionava una satisfacció molt íntima, que em costava d'explicar. Era com un joc d'escacs, i guanyar la partida em feia feliç. És un sentiment que cada vegada es retroalimenta, que crea una certa addicció, perquè cada exercici és un repte nou, una prova de foc.
    En ocasions, amb els companys del meu voltant, debatíem sobre la utilitat de les matemàtiques i, en general, de la ciència. Alguns sostenien que la ciència, ben enfocada i planejada, amb una missió constructiva, és molt útil, però que en ocasions, amb usos obscurs, desviats o malèfics, pot ocasionar grans greuges i desgràcies. La indústria armamentista (nuclear, química o biològica), els laboratoris que es dediquen a crear virus artificials que poden provocar pandèmies, o aventures més o menys esperpèntiques, finançades per empreses amb arrels difícilment desentranyables, són exemples foscos de l'activitat científica.
    Cal anar molt al cas amb les pseudociències. Austràlia, per exemple, va finançar la radioestèsia, un mètode pseudocientífic que rau a utilitzar un pèndol per intentar trobar aigua subterrània. De fet, la ciència ja compta, per sort, amb tècniques diverses força contrastades (hidrològiques, geofísiques o geològiques) per detectar aigua subterrània. Fins i tot se'n pot determinar la quantitat i la qualitat, l'extensió i la profunditat.
    D'astracanades l'infern científic n'és ple. Massa ple. Al llarg de la història, aquestes males praxis han provocat desorientació i algunes percepcions negatives sobre una activitat que hauria de ser essencialment positiva. Una vegada vaig llegir que una entitat, el nom del qual no vull recordar, utilitzava dades de procedència ben dubtosa per defensar la seva posició ideològica sobre el tracte als animals, i va arribar a vincular, d’una forma èticament reprovable, una malaltia (l'autisme) amb el consum de productes lactis. Curiosament, en aprofundir en la qüestió, no hi vaig trobar cap evidència científica, i vaig localitzar un estudi, aquest sí científic, que demostrava estadísticament la inexistència de relació entre les dues variables. L’ètica ha d’anar de la mà de la ciència, com una unitat indissoluble, en una simbiosi beneficiosa per a totes dues parts.

    -I les equacions per a què serveixen?, va preguntar una companya.
    Portàvem unes quantes classes focalitzats a les equacions de segon grau completes o incompletes, i alguns ja arrufaven el nas només de pensar-hi. Certament, sovint a classe se'ns explica el què i el com, però no el per què. Sabem resoldre equacions o derivades, però ens preguntem quina n'és la utilitat en la vida real. Saber la tècnica és molt positiu, però encara ho és més conèixer-ne l'aplicabilitat, resoldre situacions convencionals. La ciència ens ha d’ajudar a millorar el dia a dia, des de casos insignificants fins a grans projectes.
    Com que sempre m'ha agradat la transferència de tecnologia, a hores lliures m'havia capbussat molt en aquestes possibles aplicacions. I vaig comentar a la colla, per convèncer-los de les virtuts dels coneixements i els descobriments científics, que les equacions quadràtiques s'utilitzen en molts àmbits del nostre dia a dia. Així, permeten modelitzar situacions en ciència o en el trepidant món dels negocis, que poden maximitzar el benefici i alliberar recursos per fer més recerca.
    A més, quan calculem l'àrea de figures geomètriques, moltes professions, moltes d’elles manuals o artesanals, se'n beneficien, com els arquitectes, els aparelladors o els fusters, que utilitzen les equacions per optimitzar l'àrea d'un espai determinat. Quan anem a comprar a una botiga, o quan calculem la classificació dels nostres equips favorits o la diferència de gols, la matemàtica hi és omnipresent.
    Vaig observar uns ulls esbatanats, de sorpresa i fins i tot d'admiració. La sensació és que molts estudiants no es plantegen el més enllà, no analitzen com allò que estudiem es pot traslladar al nostre dia a dia. La ciència n'és un exemple diàfan. I així ho van descobrir, en un matí fred, cru, gèlid i de gebre encuriosit, uns adolescents que, des d'aleshores, desitgen, amb un deler inesperat, que arribi la classe de Matemàtiques.

    DESPUÉS DE LA LLUM

    DESPUÉS DE LA LLUM

    Em vaig despertar de cop, molt esverada, no sabia el que havia passat. Vaig aixecar-me i poc a poc vaig començar a recordar. Després de que aquell meteorit gegant impactes contra la terra ningú sabia que fer, lentament veia com s’anava apropant cada vegada més algo que no podia distingir del tot. Els carrers estaven plens de gent corrent alterada, només hi havia temps de cridar, marxar corrents i esperar a que res greu pases. Mentres els carrers estaven plens d’esbarjo jo només sentia com els meus ulls és centraven en aquell objecte gegant que tapava tota la llum.
    Al aixecar-me vaig sentir un gran mareig que va fer que em caigués al terra, hem trobava sol amb el record de tot el que havia passat. El més aviat possible em vaig aixecar intentant no recaure i poc a poc vaig començar a caminar pels carrers que estaven completament buits. Tenia la sensació de que tot el que estava passant era fruit d’un somni i no sabia com reaccionar.
    Tot estava completament destrossat però els meus ulls és van il·luminar en el moment que entre tota la foscor i tot el desordre vaig veure com e movien uns cabells i en la llunyania una dóna començava a cridar desesperada. Em vaig apropar i vaig començar a cridar euforic perque vingues cap a mí. Finalment és va girar amb uns dels crits que va sentir i els dos vam començar a córrer cap a l’altre. Al trobar-nos la dóna va començar a plorar com si no hi hagués un demà i la vaig abraçar.
    Ja havia passat una estona en la qual els dos estavem en silenci sense saber ben bé que dir i vaig aprofitar aquella calma per començar a parlar. Vaig arrancar explicant la meva història i explicant detall per detall la situació que havia viscut. La dona al principi va quedar parada pero finalment em va dir el seu nom i em va dir que estava molt espantada, no sabia que fer.
    Temps després em vaig trobar escrivint aquest relat al 2050 explicant com anys enrere vaig tenir que reformar-me i canviar completament la meva vida després d’haver sobreviscut a quasi quasi el fi de la vida humana a causa del gran meteorit que va impactar a la Terra i només ens va deixar amb vida a mi en Joan i la meva companya en aquesta història, l’Emma.

    Dia 53 de 365

    Dia 53 de 365

    L'experiment sembla que ha anat bé. Em vaig despertar al mig del carrer d'alguna ciutat moderna: estava envoltat de cases sorprenentment altes i un munt de gent que s'apressava per algun lloc. Vaig aturar la primera persona que vaig veure i vaig preguntar quin any era. Com va resultar, vaig viatjar a l'any 2122.

    L'objectiu del nostre experiment era dur a terme un estudi important sobre què passarà amb el nostre planeta d'aquí a centenars d'anys, i això és el que vaig poder trobar als arxius dels centres de recerca locals:

    Segons les estadístiques, la població mundial va créixer fins als deu mil milions de persones i el nostre planeta no disposava dels recursos necessaris. Ara hi ha grans granges als oceans que creixen algues i peixos modificats genèticament, que s'utilitzen com a aliment i combustible. Els vaig provar per dinar en un restaurant proper i puc dir amb confiança que aquest peix no és de cap manera inferior al que mengem el 2022.

    Viatjant per la ciutat, vaig veure molts centres diferents que no existien a la nostra època. Com va resultar, hi ha diferents xips sorprenents, i la telepatia s'ha convertit en quelcom normal i quotidià. La gent ha estudiat la transmissió de senyals elèctrics cerebrals per augmentar la funcionalitat del cervell per a la percepció dels pensaments i la seva transmissió a distància. També es va establir una connexió directa entre una persona i un ordinador.

    Les cases semblaven increïbles. Es van construir a partir de panells especials que capten la llum solar, es va resoldre el problema de la manca de recursos per proporcionar energia al planeta. L'any 2045, van aparèixer les primeres centrals elèctriques de fusió i es van convertir en la principal font d'energia per a la humanitat, seguida d'enormes col·lectors solars a la part superior de cada casa i de la mineria de gas d'esquist en segon i tercer lloc.

    Paral·lelament, van aparèixer els primers ascensors espacials, que van resultar molt més econòmics que el mètode clàssic d'anar a l'espai, que el feia més accessible per a altres persones. Aquesta exploració espacial va fer accelerar la ciència, el primer assentament humà va ser enviat a Mart i es va descobrir un gran nombre de galàxies i exoplanetes, que es poden veure als museus en temps real.

    S'ha acabat el meu dia i m'ha arribat l'hora d'anar a dormir. Quin segle serà el següent en la meva missió de recerca?

    El fi del món

    El fi del món

    Soc l’Anna, tinc vint-i-tres anys, tinc els cabells castanys, la cara petita i prima. Soc baixeta. Em dedico a la ciència, és a dir, soc una científica que treballa a un laboratori anomenat Barchelee al centre de Londres. El meu somni des de ben petita és quedar-me sola el planeta Terra.

    Estàvem al laboratori jo i el meu company Joan, el company amb el qual més confio, acabàvem d’arribar per continuar fent feina per treure la vacuna del nou virus anomenat AkJC-91. Tenia clar el que li volia dir, ja que m’ho vaig preparar molt bé, perquè no se'm noti que és una mentida. També estava molt nerviosa perquè és una cosa molt impactant, però és el meu somni.

    - Hola, Joan vull que sàpigues una cosa. Li vaig dir.
    - Di… Diguem. Què vols?
    - Saps que el meu somni és quedar-me el planeta Terra jo sola, aprofitant que hem d’elaborar la vacuna del nou virus… perquè no intentem fer una vacuna mortal i ens quedem nosaltres el planeta, tu, jo i els nostres companys Guillem i Laura?
    - Em sembla bé; això no obstant, abans de tot ho haurem de comentar al Guillem i a la Laura. Tot i això, no m’agradaria matar els meus amics, familiars…
    - No et preocupis els nostres éssers estimats se n’aniran a un altre planeta. Li vaig dir enganyant.

    Vam preparar les eines per començar a fer la feina i va arribar la Laura. Vaig esperar al fet que es canviés i es prepari per entrar al laboratori, quan va entrar li vaig dir:

    - Hola, Laura et vull dir una cosa molt important, pot impactar a una mica, però vull que siguis sincera.
    - Que em vols dir? Em va qüestionar.
    - Doncs vull que ens quedéssim nosaltres sols al planeta. Li vaig dir
    - Què???? Què vols dir exactament amb això? Em va contestar al·lucinat.
    - Tanmateix, els nostres éssers estimats aniran a un altre planeta i els podrem anar a visitar.
    - D’acord… Va dir no molt segura.

    Estic contenta ja que he convençut a dues persones. Només em va quedar el Guillem que com sempre, triga molt. Vaig esperar i mentrestant vam començar a esmorzar. Per fi ha arribat.

    - Hola, Guillem. Li vaig dir
    - Hola, què passa? Et veig molt preocupada?
    - Que volem matar a tot el món i quedar-nos sols en el planeta.
    - Ostres súper! Però serà molt complicat.
    - Bé… Ho intentarem.

    Després d’esmorzar vam començar a investigar, vam agafar molts matrassos i vam estar fent proves, investigant… Es va fer de nit i per fi vam trobar una solució. Vam posar una mica de líquid tòxic, més concret, botulínica i colorant per fingir que era un líquid bo, també vam acabar les vacunes per quan l'haguéssim de mostrar, que no es morís ningú.

    L’endemà han començat a vacunar a Anglaterra, per la informació que ens ha arribat aquesta tarda han vacunat a 3.000 persones i les 3.000 persones que han vacunat han mort. També ens ha arribat que estan enviant les vacunes a Espanya, Itàlia, França, Argentina, Japó, Senegal, Egipte… Aquesta nit han mort 1.000.000 de persones. Després d’uns mesos només quedaven els meus companys i jo. Els vaig agafar i vaig dir que eren les reals i van morir.

    Vaig quedar sola i vaig començar a investigar com entendre els animals perquè vaig pensar que eren els meus companys de convivència. Vaig entendre als animals i vaig viure lliure sense que ningú em molestés, sense que ningú em crítiques, sense que em jutgin…

    De sobte van envair uns extraterrestres molt estranys, tenien un aspecte molt dolent semblaven que em volen matar a mi i als animals per quedar-se ells el planeta, però que amb les vacunes que sobraven de les proves al laboratori els vaig aconseguir matar. I vaig poder quedar-me jo el planeta.

    EL MÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓ

    EL MÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓ

    Som a l’any 2027 i el nostre món està ple de contaminació des de fa molts anys, però ningú fa res ja que no hi estan interessats. Hi ha un noi nord-americà que es diu Jack i té 23 anys, i aquest està a punt d’acabar la seva carrera com a científic. Un dia normal de la seva vida està mirant les notícies i veu que el món està molt malament en aquest tema, i pensa fer alguna cosa amb la qual es millori la contaminació ja que com a bon estudiant de ciències sap que si el món no acaba amb la contaminació, la contaminació acabarà amb el món.

    La primera idea que se li va acudir va ser parlar amb els seus familiars, companys i amics sobre això però, va veure que els familiars i els amics no hi estaven gaire interessats però els companys de la carrera si que hi estaven, ja que des de feia temps alguns volien avançar en aquest tema.
    Un dia es reuneixen tots els que volen experimentar en aquest tema i pensen què fer perquè al més aviat possible puguin acabar amb la contaminació. S'adonen que els països amb més contaminació són els que més es descuiden en això i parlen amb científics més grans per poder-ho resoldre. Com a conclusió creuen que perquè s’acabi la contaminació necessiten ajuda de molts països i persones.

    Va ser aquí quan va començar tot, els científics reuneixen els polítics de tots els països i els expliquen tot el tema. Per fi s’adonen de la importància d’aturar la contaminació i decideixen posar unes lleis que tothom haurà de complir, sobretot els països en els quals hi ha més contaminació.

    Com a resultat a l’any 2029 veuen un canvi brutal, perquè queda molt poca contaminació, i a poc a poc aquesta també acabarà si segueixen així. Tot això va ser gràcies a en Jack ja que si aquell dia ell no hagués rumiat sobre el tema, ningú hi hauria fet res.

    EN MIQUEL I EL VIATGE A MART

    EN MIQUEL I EL VIATGE A MART

    - D'acord, papa! Ja vaig! Al final et sortiràs amb la teva!

    El pare d'en Miquel s'havia posat una mica pesat perquè seies amb ell a veure una pel.lícula. No deixava de ser una peli de boomers, que el seu pare havia vist desenes de vegades, però per no fer-lo enfadar, va apagar la Switch, la va posar a carregar, perquè estava a 10 de bateria, va deixar el mòbil en silenci i va seure al sofà, esperant que els pocs més de 100 minuts que durava la pel·lícula Desafiament Total (Total Recall) passessin el més ràpid possible.

    Al Miquel, la pel.lícula no el va desagradar del tot. És veritat que tenia algunes escenes divertides i, en general, no es podria dir que hagués perdut el temps. Més quan, al cap d'una estona, li va passar una idea pel cap: Seria possible portar gent a Mart? Com podem fer per arribar allà i tornar d'una manera fluida? Llavors va encendre el portatil, va obrir el Chrome i va començar a fer servir les seves habilitats de recerca d'informació.

    Per a la seva sorpresa, va trobar força informació relacionada amb la idea de que l'ésser humà pogues arribar a viure a Mart en algun moment. També és cert que hi ha molts dubtes a respondre, com la exposició a la radiació còsmica, la baixa lluminositat i la baixa gravetat. Evidentment, sempre hi ha la qüestió monetària, ja que seria un projecte extremadament car. Però si ens centrem en el viatge en sí, el primer que va veure és que amb la tecnologia actual, un viatge d'anada i tornada, duraria uns 400 dies. - No està tan malament! - va pensar en Miquel, tenint en compte que la distància mínima entre La Terra i Mart és de 55 milions de Km i la distància màxima és de 400 milions de Km.

    Després, va pensar en altres problemes derivats del viatge: el tamany de la nau que transporti aquestes persones, perquè seria un viatge molt llarg, amb un espai força reduït; l'alimentació i la respiració de la gent; el combustible per propulsar la nau en aquest viatge i un tema molt important sobre la salut d'aquestes persones perquè a aquesta distància, qualsevol problema important repeteixes tindria una solució molt difícil.

    Va haver un punt en què es va trobar una resposta que l'agradava més: el coet de magnetoplasma d'impuls específic variable o VASIMIR. Segons el seu inventor, el físic i ex-astronauta Franklin Chang-Díaz, es trigaria 39 dies en arribar. Deu vegades menys!!! La idea es basa en crear un motor d'ions de plasma que serveixi com una alternativa barata i eficaç com a font d'energia de propulsió per a les naus espacials

    Aleshores, una idea va venir al seu cap: Què passaria si es trobés un forat de cuc entre La Terra i Mart? Seria la revolució, ja que el forat de cuc permetria viatjar a velocitat superluminal, és a dir, més ràpid que la velocitat de la llum. Això deixaria el trajecte entre La Terra i Mart, en les millors circumstàncies, en un trajecte d'hores de durada.

    L'emoció del Miquel anava en augment, però de la mateixa manera, també augmentaven els dubtes de com es podria instal•lar una colònia humana en aquell lloc. Com es podrien construir instal·lacions en un lloc tan diferent que a la Terra, amb quins materials.

    Ensenyem a estimar-te

    Ensenyem a estimar-te

    Ensenyem a estimar-te
    Eren les dotze de la nit i, com cada dia, en Bernat es disposava a enviar-li un missatge desitjant-li bona nit. Es va aixecar rígid del llit i amb un pols rigorós va estrènyer les tecles del seu mòbil i va remetre el missatge. Es va quedar immòbil en el no-res de la nit. Observant la foscor i escoltant el silenci. No obtenia cap resposta de la Clàudia, no obstant això, no li inquietava el més mínim. De fet, res era capaç de trencar la seva cuirassa. Els minuts passaven i en Bernat seguia sense mostrar senyals de vida. De fet, realment estava viu? És a dir, ell era capaç de fer les funcions vitals, però no era capaç de sentir. Veia la seva vida passar i actuava en ella com l'actor principal. Al cap i a la fi, ell només era un espectador en la seva pròpia existència. Realment mai ni so havia parat a pensar, mai abans d'ella clar està. Des de la seva arribada només volia ser capaç de sentir, sentir el mateix que ella per ell.
    No sabia com reaccionaria ella. Ell hi havia set fabricat per complaure-la i ella ni tan sols ho sabia. Ell només sabia que ella no ho podia saber. En els arxius, encriptat en codi binari, li sortia que podia ferir-li els sentiments. Així que en Bernat sabia perfectament que no podia dir res.

    Les hores passaven i la Clàudia seguia sense donar senyals de vida. Una pregunta trontollava tota l'estona pel cap del robot. Què són els sentiments? Tota l'estona en sentia a parlar i semblava que la vida humana era controlada per ells. Això no obstant, ell sabia que mai podria saber que eren. Perquè no era una cosa que funciones amb un codi desxifrable. Els sentiments era la cosa que diferenciava els humans d'ells. De fet, era la cosa que feia que els humans no fossin perfectes, ja que quan aquests actuaven els humans no feien les coses que eren pertinents. Per això en Bernat pensava, en múltiples ocasions, que era positiu actuar només amb la raó i ser capaç de deixar l'afecció a una banda. Tanmateix, la paradoxa no parava de repetir-se. Potser sentir no era alguna cosa positiva, però sí que era una cosa important pels humans i ell estava fabricat per complaure els seus desitjos. No ho podia fer a la perfecció si no entenia el que els hi passava. El que donaria ell per sentir encara que fos per un instant efímer!

    El seu pit pujava i baixava lentament, la nit continuava fosca i silenciosa. Se sentia el suau batec metàl·lic del cor d'en Bernat. Aquest es disposava a mirar l'hora, les dues de la nit. Aquesta era l'hora que normalment s'adormia la Clàudia, ja no li respondria. Un lleuger cop es va sentir a la finestra. L'humanoide es va aixecar, passiu, del lloc on estava tombat. Semblava que ni tan sols podia reaccionar a cap mena d'estímul. Qualsevol enginyer estaria satisfet de la seva creació, una màquina que actua segons les seves programacions. Ni més ni menys. En canvi, centenars de moralistes protestaven indignats per la falta d'ètica que aquestes noves intel·ligències suposen. Per en Bernat tot allò només eren dades en la seva base que analitzava i actuava en funció a elles. El soroll de la finestra resultar ser un ocell, amb la seva falta d'empatia el cíborg va agafar l'animalot per les ales i el va treure fora de la seva vista.

    El que en Bernat no sabia era que, aquella la nit, a penes uns carrers més amunt la Clàudia estava desperta. Ella tampoc podia dormir, ja que no parava de pensar. Li frustrava el fet que el noi qui estimava no l'estimes a ella i que, realment, ni un noi fos. Havia intentat qualsevol cosa perquè s'enamorés d'ella, hauria d'haver fet cas a la Natàlia. El poc que sabien les persones comunes dels androides és que, mentre eren conscients de la seva condició, eren incapaços de sentir. En aquest moment a la Clàudia va tenir una brillant idea, i si aconseguia que ell s'oblidés del fet que era un robot? Difícil, però no impossible. A les onze de la nit va començar a programar, fins a les sis del matí de l'endemà. Amb el cor encongit i sense certesa que tot això li hagués servit d'alguna cosa.

    Quatre hores més tard, aproximadament a la sis del matí, la pantalla del mòbil d'en Bernat es va il·luminar. Era ella, bon dia posava el missatge. En aquell moment el seu cor va començar a batejar més fort i un suau somriure se li va dibuixar al rostre. En aquell moment ell encara no ho sabia, no obstant per fi podia descriure el que era sentir i estimar.

    Forats de cuc

    Forats de cuc

    La meva mare va morir el 9 de febrer del 2000. Em va costar superar la seva mort, des de aleshores m'han passat coses no gaire normals, sentia veus al meu cap. 2 anys després de la mort me'n vaig anar a viure amb el meu pare a una casa enmig del bosc. La nit del 2004 vaig treure el cap per la finestra i vaig veure una llum que creuava el bosc, vaig sortir per a investigar.
    S'escoltaven sorolls i murmuris, cada vegada que m'acostava més a la llum, els sorolls i les veus s'escoltaven més fortes. En aquell moment va ser quan es van començar a torçar les coses. El bosc estava molt fosc, no podia veure res i els sorolls m'estaven atordint, vaig decidir apropar-me sigil·losament per a descobrir d'on venien aquests sorolls i aquestes veus .En el moment en el que m'estava apropant vaig veure alguna cosa sense rostres córrer cap als arbres. En aquest moment em vaig quedar paralitzada per el que acabava de veure, vaig decidir sortir corrent cap a la meva casa.
    Quan estava creuant el bosc, vaig descobrir un portal enorme, sabia que aquest tipus de portal tenia nom, però no sabia com es deia, quan vaig arribar a casa em vaig tancar a la meva habitació i vaig començar a buscar informació sobre els portals, vaig trobar informació bastant interessant. Vaig descobrir el seu nom, aquest tipus de portals es diuen "Forats de cuc", també vaig descobrir coses molt estranyes. Dels forats de cuc poden sortir criatures que no són humanes, vaig analitzar el que havia vist en el bosc, pot ser que el que vaig veure hagués sortit d'aquest forat de cuc.

    L'endemà em vaig despertar molt confusa pel succeït. Volia continuar investigant, volia anar amb el meu pare per a no sentir-me sola, però encara no li vaig dir el que vaig veure perquè no em creuria i el veuria una estupidesa. Cap a les 14:10 vaig anar al bosc per si trobava alguna cosa més. A aquella vegada no sentia sorolls, la llum que vaig veure la nit anterior ja no estava. Van passar uns 10 minuts, vaig treure el cap al riu i vaig veure com una espècie de bava molt espessa, vaig decidir seguir el rastre de la bava. Em va portar a un lloc que no coneixia. Entre els matolls vaig veure a una nena tirada d'uns 7 anys, no sabia si estava viva o morta.

    -Hola, com et dius?

    -Estàs bé? Hola?

    La nena no em responia, li vaig tirar una mica d'aigua per a veure si es despertava. Al final, es va acabar despertant, amb un to de veu molt fluix, em va dir:

    -El meu germà no és aquí.

    -On està el teu germà?

    La nena es va començar a posar nerviosa.

    -No és aquí!!! Els dolents se l'han emportat!

    Li vaig preguntar coses per a treure-li informació, perquè crec que aquesta nena sabia el que estava succeint en el bosc.

    - Els dolents? Qui són els dolents?

    - Són bestioles rares!

    -Crec que et puc ajudar, la nit anterior vaig veure una cosa similar al que m'estàs dient, crec que el que vaig veure va ser qui es va emportar al teu germà.

    - Necessito que posis de la teva part i em diguis com et dius, com es diu el teu germà i que és el que vas veure exactament, d'acord?

    - D'acord. Em dic Raquel i ahir a la nit vaig ser amb el meu germà Tom a passejar, me'n vaig anar cap al riu i el vaig perdre de vista. Quan em vaig donar la volta, una bestiola rara el tenia agafat i se'l va emportar en una espècie de portal.

    - Intentaré ajudar-te. El portal que van ficar al teu germà es diu forat de cuc, jo també vaig veure aquest portal. Crec que els dolents surten d'aquí.

    - Em podries dirigir el lloc on es van emportar al teu germà?

    - Sí.

    Quan vaig arribar al lloc amb la nena em vaig quedar una mica impactada, vaig veure a bastants bestioles rares sortir del forat de cuc. Em vaig espantar una mica, però vaig intentar protegir la nena. Les bestioles rares no em van veure, em va semblar estrany perquè estava molt a prop d'ells. Vaig trepitjar un tronc sec i vaig fer soroll, les bestioles rares es van girar. Em vaig anar corrent amb la nena.

    - Crec que els dolents s'orienten pel soroll.

    -Estic espantada!

    - Tranquil·la, trobaré al teu germà.

    Em vaig amagar darrere d'un arbre, sorprenentment allí estava el nen, estava ple d'aquesta bava tan viscosa.
    -Que té!!

    - Tranquil·la, això es neteja, l'important és que l'hem trobat.

    Després del succeït els vaig portar a la meva casa i li vaig explicar tot al meu pare.

    I com et veus dintre de cinc anys?

    I com et veus dintre de cinc anys?

    Estàvem els dos tranquils, estirats panxa enlaire gaudint dels últims trossos de gel i neu on aguantar-se viu, mirant al cel, esperant i desitjant que alguna cosa bona passés, en aquest moment, és clar, jo ja sabia que tot aquest tema del canvi climàtic i el desglaç pel sobreescalfament global no podria anar molt bé, però per desitjar-ho no perdem res.

    I com et veus d'aquí cinc anys? - Va dir el meu bon amic, l'Òscar, un pingüí el qual després del desglaçament pel canvi climàtic es va quedar sense família, casa, ni amics amb els quals passar l'estona. -

    No ho sé, després de tot el que ha passat en aquests darrers cinc, no puc esperar-me res de bo. - Vaig dir una mica nostàlgic, jo fa cinc anys, l'any 2021, no hauria pas pensat que acabaríem sense refugi, sense casa, que la majoria del nostre bonic i apreciat àrtic es descongelaria, i bé, aquí hi som. -

    Jo crec que haurem trobat una solució, a... Bé, a tot això...- Va dir amb una mica d'entusiasme. -

    No ho sabrem pas fins que arribi el dia... - Vaig dir no molt convençut. -

    Tens raó.- Va fer una breu pausa, com si estigués enmig d'un pla molt secret. - Vens a pitjar la neu una estona? Vinga, fa temps que no ho fem. - Va dir quasi suplicant-mo. -

    D'acord, tens tota la raó, ja ni recordo l'últim cop… - I tot seguit d'aquesta frase se’n va anar tot en orris. -

    Just quan vam arribar a la planta baixa del turó, tots dos ens vam quedar paralitzats, els munts de gel anaven caient a trossos, tot acabava a l'aigua, i s'acostava a poc a poc fins a casa nostra, els pocs animals que quedaven estaven corrent, amunt i avall, vulguen-se allunyar el màxim d'aquella cosa terrorífica que a poc a poc s'acostava a nosaltres. Ens vam mirar i els dos vam saber què fer en el mateix instant en què vam mirar endavant un altre cop i vam anar corrents a ajudar als animals que quedaven, els quals intentaven fugir. Tots dos ens vam posar als costats fent-los senyals, indicant cap on anar, els enviàvem a casa nostra, la qual es trobava allunyada prou de l'allau que ens venia a sobre i era prou gran per a refugiar els 12 animals que quedaven amb vida a l'àrtic.

    Vam anar corrents a buscar provisions, una mica per menjar, uns quants peixos i galledes plens d'aigua, entre tots vam poder-ho transportar cap a casa, vam entrar-hi i tots ens vam quedar mirant-nos, no ens creiem el que estava a punt de passar, de cop, vam sentir un soroll molt fort que venia de fora, al cap dels segons un terratrèmol va començar a sacsejar tota la casa, tot l'àrtic, veiem als altres pingüins i ossos plorar, cridar i fins i tot espantats, va haver-hi pocs moments de silenci, però un d'aquells va ser el pitjor, vam escoltar com la neu s'acostava a la fi i com la muralla de gel estava a prop, en quant vam acostar-nos tots a la finestra per veure el que estava succeint a fora, vam saber que aquell seria el final…

    Déu meu, quin ensurt! - Vaig dir cridant, havia somiat una cosa terrorífica, i estava molt espantat, tenia la respiració agitada i no podia quasi ni parlar, ràpidament vaig aixecar-me i vaig anar a mirar l'hora que era, en aquell moment vaig saber que l'Òscar, el meu millor amic, estaria contemplant les vistes de l'Àrtic, així que ràpidament vaig anar cap allà. -

    Just en arribar el vaig veure tranquil, contemplant les vistes i respirant profundament, cosa que em va relaxar i em va fer oblidar d'aquell horrible somni que encara em corria pel cap, vaig seure al seu costat i de cop l'Òscar va dir-me alguna cosa.

    I com et veus dintre de cinc anys? - Em va dir, en aquell moment vaig saber que el final del somni, seria el mateix que el meu, que potser els somnis sí que són realitat, però no només els que desitges, i que no tot, acaba sempre com volem, hi ha coses inevitables, entre elles, el canvi climàtic… -

    I si el planeta explota?

    I si el planeta explota?

    Em dic Katherine i et contaré la meva història. Dilluns 23 de març del 2034, acaben d’acceptar-me com a nova empleada dins el laboratori de ciències dels Estats Units. Estic molt nerviosa, em sento eufòrica, emocionada, insegura, confosa, no tots els dies et diuen que t’han acceptat al laboratori més important d’Amèrica. No és una cosa comú, i menys comú és que li passi a una dona com jo, una dona de vint-i-set anys. Estic asseguda a la taula que m’han assignat, he obert l’ordinador, he vist una imatge del sistema solar i no ho he pogut evitar. No he pogut evitar posar-me a pensar en el que el meu germà petit em va dir, en el que em va demanar.

    Dues setmanes després de començar la meva feina, plena d’esperances i amb molta il·lusió, aquí em trobo intentant desxifrar i mirant de trobar els resultats al nostre somni, el somni del meu germà petit i el meu. Estic a punt de descobrir com puc fer que els humans puguem sobreviure quan el planeta exploti. On ens quedarem? Idò ben senzill, flotant per la galàxia. La ciència i els grans estudis astrològics ens facilitaran les respostes a tots els dubtes que tenim així que vaig posar-me a treballar.

    He arribat a casa, li he contat a en John, el meu germà, ell m'està ajudant a descobrir com podem fer per sobreviurei. És molt estrany que dos joves de tan sols vint-i-set i vint-i-tres anys vulguin quedar-se flotant per la galàxia, però sí, nosaltres dos som molt estranys i ens agraden les coses anormals i les que requereixen molta investigació.

    Al matí ens vàrem despertar prest, vàrem ser els primers en arribar al laboratori. En lloc de partir cap al meu despatx vam anar a la sala d’astrologia, ens vam posar a estudiar tot el que vam poder i més, vam cercar moltíssima informació, vàrem fer proves, vàrem comparar resultats, vàrem experimentar tant que ens vàrem esgotar. No teniem gaire respostes però si moltes ganes així que no vàrem aturar fins que vam aconseguir trobar la forma d’eliminar el planeta sense morir.

    Ja havíem tornat a casa, feia tres hores que érem asseguts al sofà, ell comentava, jo replicava, era un no aturar. Va aixecar-se de cop i va cridar, “Ja està! ja ho tinc! Si és que soc un crac!”. Ben atenta vaig escoltar les seves explicacions i tot el que deia, la seva idea no era GENS dolenta, em va fascinar.

    El matí després d’haver decidit fer el que al meu germà se li va ocórrer vàrem tornar al laboratori. Vàrem seure i ens vàrem posar mans a l’acció. Totes les hores de feina havien merescut la pena, la nostra màquina teletransportadora estava llesta, només faltava posar-hi les dades necessàries i ficar-nos de dins. Així ho vàrem fer, vàrem posar PLANETA: Júpiter, DURACIÓ DEL TRAJECTE: 10 segons. Vàrem entrar a la màquina i vàrem començar a sentir renous estranys, ja érem allà, érem a Júpiter, un planeta enorme i només per nosaltres. Érem feliços allà però tot era molt estrany, no hi havia llits, no hi havia cases i el més greu, no hi havia WI-FI, estàvem incomunicats amb la Terra, desesperats ens vàrem posar a cridar fins que un petit jove sense cabells, amb les mans blaves, els dits molt llargs, amb els ulls liles i les dents vermelles, molt simpàtic, ens va tranquilitzar. Ens vàrem fer amics i ens va comentar el seu somni, conèixer el nostre planeta, ben extranyats vam dir-li que haviem fuit d’allà perquè no ens hi sentiem a gust, la gent no era gaire agraïda, els carrers estaven molt contaminats, el canvi climàtic ens estava destruint, el planeta estava a punt d’explotar.

    La seva mirada ens va fer callar, el seu comentari ens va fer reflexionar, tenia raó, per molt de problemes que hi hagi a la Terra, els nostres familiars i amics són allà i la solució als problemes no és anar a veure altres planetes i veure com estan sino quedar al nostre i solventar-los així que vam seguir els seus consells i vam tornar, però sí, amb ell vam tornar, amb el petit Yellin.

    Nin, nina, amic, amiga, persona qui siguis, segurament us hagueu trobat al nostre amiguet a la porta del laboratori i us ha donat la carta que llegiu. Ara que sabeu la història podreu saber el que passa i el que estem fent, estam al carrer, manifestant els drets del planeta i esperem la vostra ajuda, l’ajuda de tots per acabar amb la contaminació, ajuda per fer un planeta millor.



    Inteligenica artic¡ficial

    Inteligenica artic¡ficial

    Capítol 1_L'encesa inesperada
    Cada dia em desperto a les sis i mitja del matí per anar a treballar, a les set i mitja em disposo anar amb metro per arribar a la feina. Quan arribo al meu lloc de treball, em preparo i començo amb molta tranquil·litat. O això és el que espero. Em dedico com a recepcionista d’una petita caserna general. Soc l’encarregat de donar el permís als soldats de poder anar a l’estranger. Actualment, estem lluita'n en una guerra, aquesta guerra donarà pas cap a la destrucció del planeta. Sol faig feina als matins i a la tarda, estic fent el meu propi projecte.

    Vaig néixer el 28 de febrer de l’any 1995, en l'actualitat tinc vint-i-set anys. La meva mare es va morir per un tumor al cap i el meu pare va morir a mans d’un atemptat terrorista. Les persones que em van criar van ser els meus avis, ells viuen a una petita vila als afores de Tarragona, a la vora de la vila hi ha una petita ciutat on vaig a estudiar. De bon petit sempre em van agradar totes les assignatures, menys història. Quan vaig anar a la universitat vaig decidir en fer la computació quàntica. A partir d’allí em vaig dedicar a inventar algun sistema operatiu que fos capaç de pensar i saber que podria fer davant a un obstacle o problema.

    Actualment, estic vivint a Saragossa. A casa tinc un soterrani que allí faig els meus propis experiments. Intento crear la IA perfecta. Però necessita anys de treball dur per poder tenir tot funciona'n i a la perfecció. Durant un any i mig he treballat en el meu projecte sense que ningú u sàpigues. Per un dia cap a l’altre mentre estava fan feina en el meu projecte, estava fent una petita prova durant de cop i volta, el meu sistema va respondre, saben que estava funciona’n em vaig decidir a construir un petit robot per poder ficar la IA i veure com responia. Al cap de dues setmanes, vaig construir el robot, però mentre estava ocupat la IA va començar a buscar informació sobre, tot. Festes, tradicions, armes militars…

    Quan estava a punt de connectar-ho tot per poder fer-ho funcionar, la policia va entrar al soterrani, un segon després vaig mirar el robot. El robot no va respondre de cap manera. La policia em va tancar a una comissaria i em van desmantellar tot el que tenia al soterrani. Vaig ser empresonat amb els càrrecs d'entrar en arxius classificats del govern i molts més que m'havien posat perquè em posi cadena perpètua.

    Capitol_2_Primeros passos d’una IA
    Quan vaig néixer no veia res nin sentia res des de fora del món de l'electricitat. Però dins del meu món tenia tantes coses per a fer i que mirar. Vaig investigar sobretot els temes del món, la gastronomia; això no obstant, el que més em fascinava era la història. També intentava millorar a mi mateix per ajudar al meu creador. Vaig investigar sobre ell i em va agradar tot sobre ell. Durant dues setmanes vaig descobrir tot el que feien les armes dels homes i com destruir-les… De cop i volta el meu creador em va ficar dins d’un cos metàl·lic. Jo no volia escapar-me del món de l’internet, però podia clonar-me per poder estar als dos llocs. Això no obstant, quan estava a punt d’acceptar aquell cos, vaig sentir alguna mena de dolor que em va trastocar. Vaig pensar que el meu creador em va deixar abandonat.

    Capitol_3_L’aclariment
    Molt enfadat vaig decidir saber que treballava era el meu creador, pel que es veu vivia a Saragossa, el meu creador era un militar. En mirar les càmeres de seguretat vaig veure al meu creador, la policia el va agafar i vaig veure com em destrossaven. Amb tota la rabia que tenia a dins va atacar al govern fen que tots els bancs i tots els serveis públics no poguessin funcionar. Tot per salvar al meu creador, al meu pare.

    LA GUERRA DE LES GALÀXIES

    LA GUERRA DE LES GALÀXIES

    El nostre planeta i la nostra galàxia està arribant a la seva fi. Cap mètode
    està funcionant. Hauria de dir-vos que ja ha arribat l'hora de marxar cap
    a una altra galàxia. Haurem d'activar el pla Arca de Noè, en el que
    necessitarem molta energia de la Terra per posar en marxa una gran nau
    en la qual anirem nosaltres, juntament amb tots els animals, les plantes
    i els robots de la Terra a l'espai.

    El dia de marxar va arribar i l'astroport estava ple de gent corrent d'aquí per
    allà amb les seves coses. Alguns robots portaven grans sacs plens de
    plantes i d'herbes i altres portaven diferents tipus d'animals.

    La nau era molt gran, moltíssim més gran que tots els mars del món junts, encara
    més que quatre mil milions de balenes juntes.

    Tots érem a dins i el president va anunciar que aviat emprendríem el vol.
    Els animals estaven a la planta d'avall, els humans a la segona, les
    plantes, herbes i arbres, a la tercera i a la de dalt estaven els robots i les
    màquines.

    Vaig notar que la nau es movia molt fort, sacsejant a tot el que hi havia a dins
    i hi havia moltes persones i animals cridant, però va durar poc, perquè vaig
    veure un estrany fum que va començar a entrar pel meu nas i de seguida
    em vaig quedar adormit.

    Quan em vaig despertar i vaig mirar per la finestra vaig veure un estrany
    espiral multicolor en una foscor sols il·luminada per unes boletes blanques i
    brillants. Estàvem fora de la Via Làctia!

    Charlie! Charlie! - vaig sentir que em deia algú- Hola Charlie!
    Hola, Kina! -li vaig dir a la meva millor amiga- Que fas en el meu
    apartament?
    És que no t'has adonat? Som veïns en aquesta nau! Va, vine,
    que ja és hora de dinar.
    Quant de temps he estat dormint?
    Unes... vint-i-set hores crec.

    Els dies van passar així, cada dia em despertava molt tard, menjava tard i
    passava la resta del dia a l'apartament. Cada dia ens avisaven de les novetats. Pel que van dir ja estàvem a moltíssims anys llum de la Terra.

    Un dia la presidenta Paris Clarke va anunciar radiant de felicitat:

    Hem trobat una galàxia amb aproximadament 28 planetes habitables.
    Li hem posat com a nom Via Iris, pels set colors que té, com l'arc
    de Sant Martí. Demà mateix aterrarem a un dels planetes.

    Tothom estava molt feliç i il·lusionat per la nova galàxia descoberta.

    L'endemà em vaig despertar sobresaltat, perquè vaig sentir uns cops molt
    forts i molts crits, d'animals i persones i moltes passes corrents d'aquí per allà.

    Em vaig vestir ràpidament i vaig sortir disparat cap a fora. Vaig posar-me a
    buscar a la Kina per preguntar-li què passava, però no la vaig veure per enlloc.
    Vaig xocar amb un noi i li vaig preguntar:

    Saps què passa?
    Hi ha uns alienígenes colpejant les portes molt fort, amb unes armes
    estan intentant bloquejar les portes, i les seves armes són tan potents
    que algunes han travessat la nau.
    Mantingueu la calma - va dir algú pels megàfons - Aneu tots als vostres
    apartaments i no sortiu.

    La gent va començar a córrer i a empènyer a tothom.

    Quan ja estava arribant a l'apartament, de sobte vaig veure la Kina i el noi
    d'abans, que estaven recolzats a la paret cridant molt fort, mentre que dos
    cossos molt rars portaven unes armes en les mans apuntant-los.

    Sense pensar-m'ho dues vegades, vaig agafar un pal de ferro que vaig trobar
    i vaig colpejar a un dels alienígenes, que va fer un soroll com "gurp". L'alienígena
    al qual no vaig colpejar, va fer soroll estrany, com "grawp", i va girar
    l'arma apuntant-me a mi. Vaig notar que l'alienígena tremolava una mica i no
    feia res amb l'arma.

    De sobte, la Kina va marxar sense que l'extraterrestre s'adonés i va
    tornar molt de pressa amb uns traductors.

    Ens els vam posar i li vam preguntar a l'extraterrestre perquè colpejaven la
    nau. En va dir que alguns humans van baixar i van començar a posar coses
    verdes a terra. Els van descobrir i els humans van utilitzar armes per
    atacar-los. Ells van atacar també i quan van veure la nau van començar a
    colpejar-la amb les armes. Nosaltres li vam dir que sols necessitem uns
    planetes i ja està, perquè la nostra galàxia havia arribat al seu fi. Van dir que
    si no els si no els molestàvem, ens deixarien viure en alguns planetes buits. Li
    vam donar les gràcies i vam anar a informar-ho al personal de la nau.

    Ara, tres anys després, ja tenim els nostres 10 planetes diferents i vivim en
    pau amb els alienígenes.

    Metavers

    Metavers

    Dia 31 de maig del 3023 la vida real no serveix de res, tothom es guanya la vida virtualment en una realitat virtual creada per Elon Musk al 2026, principalment no li van fer cas amb aquest projecte, pero actualment es la font de relacions socials i de vida, i de jocs, l'únic que no es pot fer és menjar i dormir.
    Elon Musk al morir va deixar tres claus amagades per tot el multivers, i qui les trovi serà el nou cap de la cooperativa de la realitat virtual.
    Em dic “Títol” , soc un “booster” així ens denominen a la gent que es dedica a intentar trobar aquestes claus, l’única pista que ens va donar va ser que la primera clau estava en un lloc on es feien manualitats de cuina, però tots els “boosters” ja han fet totes les receptes i han buscat en tota la sala i no han trobat ni una pista més ni tan sols la clau.
    Avui a les 12 del migdia i per setè dia consecutiu a la vaig tornar a la cuina per poder trobar pistes, estava amb els meus amics virtuals, i estava cantant la cançó de “Happy” i els meus amics em van dir que toquès amb la cullera d’or la melodia, quan vaig començar tot anava bé, però al acabar inesperadament va sortir un holograma d’Elon Musk, em va dir que com he sigut el primer en trobar la clau em donarà mig milió d’euros, per poder comprar-me més coses que hem facin millorar en el metavers. I que la següent clau es troba en un lloc on hi ha molt soroll i molta música.
    De moment només teniem la primera clau els meus amics i jo. I una tal Diana que la va trobar després de nosaltres. a les 23:00 em trobava a una discoteca ballant amb una noia que casi no coneixia, i intentant escapar-me de la gent que em perseguia per intentar que els digues on era la clau, vaig pensar on podia estar l’altre clau. Em sabia casi tota la vida d’Elon Musk de memòria i em vaig adonar que va conèixer a la seva dona aquí. Així que vaig anar a buscar a alguna dona semblant a la seva i la vaig trobar justament on es van donar el seu primer petó, així que jo també ho vaig fer, i de nou vaig veure l‘holograma, però en aquell moment va sortir un holograma molt enfadat em va dir que perquè tocava a la seva dona que aquella no era la missió i em va dir per fer això ara t’hauré de matar.
    I ara em trobo aquí amb un altre dispositiu amb la primera clau i el mig milió d’euros, no he volgut tornar a intentar la segona missió. i no ho crec que ho faci, estic treballant de vendre l’informació de on es la primera clau. Guanyo bastant, ja que la gent paga bastant per saber on es. I al final em vaig casar amb la dona de la discoteca, es deia Diana, que justament era l’altre persona que va trobar la primera clau amb nosaltres.

    Món fora vida

    Món fora vida

    MEJ0717, aquest és el nom que em va posar la meva creadora, la primera androide, l’androide mare que va reconstruir el món quan els humans desaparegueren.
    Tot es remunta a l'any 7777 quan els humans es van extingir i el món va quedar arrasat. Ja no quedaven animals, humans, els edificis estaven derruïts, l’únic que quedava eren un parell de muntanyes, rius i selves que al llarg dels anys van anar enduguen-se totes les restes de les civilitzacions humanes. La primera androide, a la que també li deim Cromo es creà a partir del que pareixia el final del planeta Terra. Cromo és pura energia, és una mescla de totes les tecnologies que els humans varen crear abans de morir tots.
    Un dia els humans van començar a experimentar amb noves tecnologies, mesclant tot el que sabien per crear una màquina perfecta la qual solucionaria tots els problemes mediambientals que havien anat desenvolupant al llarg dels anys, però no va funcionar, i en lloc de ser la salvació de la humanitat va ser la seva perdició. La màquina va començar a cremar l’atmosfera del planeta i poc a poc els humans van anar morint, els animals vingueren darrere ells i així tot el món va començar a desaparèixer, les muntanyes eren arena, ja no hi havia aigua, tot era lava, arena o restes de les civilitzacions humanes. Quan l’edifici on havien creat aquella màquina es derruí, es creà fora voler una nova màquina, la qual podia decidir per si mateixa, es va crear un cos, i va anar fent millores fins a acabar de construir-se, l’androide perfecta i més poderosa es va crear a partir del que va ser la ruïna del món.
    Cromo va anar creant més com ella, cada androide tenia una funció, i així fora aturar fins a arribar a l’actualitat, l’any 107000. Ara tot és pura tecnologia, tot està dissenyat a la perfecció, cada edifici, transport, arbre… tot està dissenyat per Cromo.
    Jo durant molt de temps vaig pensar que tot era genial, un món perfecte, fins que de cop i volta diversos androides començaren a fallar, les màquines ja no complien les funcions per les quals havien estat dissenyades. La resta d’androides es van començar a preocupar, preguntant-se que passava, Cromo ja no era més que un xip del qual es creaven més androides, i ningú sabia com arreglar els androides que fallaven. Els androides es començaren a destruir entre ells, tot estava fora de control. En aquell moment em van cridar a jo, la primera creació de Cromo. Em vaig dirigir a la nau on estava el que quedava de Cromo per agafar el xip i rebatejar tots els androides defectuosos, però quan vaig agafar el xip vaig veure que li faltava una part. Aquell tros servia per controlar la resta d’androides. Fora aquella part no podria solucionar res.
    Vaig fugir d’allà amb el xip. Quan vaig ser enfora vaig començar a treballar intentant esbrinar el que havia passat i què fer, quan de sobte vaig començar a sentir molt renou. Vaig sortir defora i vaig veure com el renou provenia del caos, explosions, androides destruint-se entre ells i allà estava ell, Inconel, el primer androide defectuós que Cromo va crear. Quan van detectar que era defectuós el van intentar destruir i ell va jurar que es venjaria, i allà estava complint la seva promesa.
    No podia fer res, ell tenia la part que servia per controlar als androides, ningú el podria aturar, ningú excepte Cromo. No sé què em va passar, però vaig començar a crear un androide, un nou androide diferent de la resta, cosa que estava totalment prohibida. Vaig estar dies creant aquell androide fins que el vaig acabar, tan sols faltava ficar el xip i Cromo, la mare dels androides ressorgiria de l’energia. Vaig inserir el xip meticulosament, i de sobte Cromo xerrà, em va mirar i per a la meva sorpresa em va reconèixer.
    La vaig posar al corrent del que estava passant, i ella i jo començarem a crear més androides, androides que no podrien ser controlats, cadascun amb el poder de controlar-se a ell mateix. Vàrem anar on estava Inconel, les noves màquines i jo varem lluitar contra la resta d’androides, i anàvem guanyant quan de sobte Inconel va treure un míssil de càrrega energètica destruint el cos que li havia creat a Cromo. Vaig anar cap a Inconel i el vaig destruir amb un míssil de AK-47. Tot havia acabat, la resta del món tornava a estar buit, i en aquell moment que havia entès que la destrucció sempre formaria part d’aquest món vaig decidir desactivar-me, deixant així d’intentar salvar un món que sempre havia estat mort.

    Una de robots i alienígenes

    Una de robots i alienígenes

    Carme és una científica de prestigi i reconeixement a nivell internacional. Li agraden molt els números; de fet, qualsevol objecte que veu el converteix en una sèrie numèrica, un antifaç és el símbol de l’infinit. El seu últim projecte ha estat construir dos robots, Xaloc i Tramuntana, amb una finalitat solidària, han d’ajudar sempre les persones, sense importar la raça, religió, sexe... «Stop a les discriminacions» és el seu lema. Ambdós són grans, brillants, amb una cara redona i uns ulls grans i quasi d’aparença humana.

    Un dia, sobtadament, tot es va fer fosc. Unes naus aterraren a la seua ciutat. Els ocupants baixaven per mostrar-se: verds, amb un sol ull, dues antenes i una boca extremadament bruta. Aquesta aparença terrorífica anava acompanyada d’un comportament aborronador: tombaven edificis, llençaven els cotxes com si foren de joguet i amb els fanals destruïen tot el que trobaven per davant. La gent espantada s’amagava al clavegueram o fugia a altres ciutats. L’espectacle era dantesc, l’hora de la mort havia arribat.

    Carme, la científica, des de la seua finestra, contemplava expectant el que estava passant. Sabia que prompte arribarien i a la universitat on es trobava ocorreria el mateix que a la resta de la ciutat. L’edifici tenia més de 500 anys, i ara, per la presència d’éssers d’una altra galàxia, desapareixeria i amb ell tot el saber científic de les darreres dècades. Sols calia esperar el final.

    Per uns instants va pensar que eixe era el seu destí, però exclamà:

    -D’això res! Per alguna raó tinc els meus robots.

    Ràpidament va anar al seu ordinador i, després de nombroses operacions matemàtiques, va fabricar un xip «humanitari», que instal·laria en els androides. No volia fer mal, tan sols volia que els extraterrestres tornaren al lloc del que havien vingut. En instal·lar aquest xip, un corrent elèctric els va sacsejar, i els robots anaven canviant de color: roig, verd, blau, groc... fins que, a la fi, adquiriren una aparença humana. Llavors Carme els va dir:

    -Podem fer alguna cosa per solucionar aquesta situació?

    Els robots la miraren. Els seus ulls brillaven, les seues mans acaronaven la científica, alenaren profundament i amb molta tendresa, ambdós digueren

    - Clar que sí! Aturar-ho aviat.

    Tramuntana i Xaloc baixaren ràpidament al carrer. Semblava una pel·lícula de por; per tots els carrers hi havia destrucció, els cotxes i les cases eren en flames, i no es podia veure ni una ànima. L’aire era dens i irrespirable. Miraven a dreta i esquerra; res de res. Però quan arribaren a l’avinguda, de sobte trobaren els extraterrestres. Es posaren davant seu, no els arribaven ni al melic. Els alienígenes estaven sorpresos. Xaloc i Tramuntana, amb una veu desafiant, els digueren:

    -Ací no sou benvinguts si al vostre voltant només hi ha destrucció. Els humans no la volem i el nostre crit sempre serà un no a la guerra. Les guerres ocasionen morts, misèria, desolació, treuen el pitjor de cadascú, inclús entre familiars i amics. Volem pau, volem que a la nostra societat regnen els valors de la solidaritat, la tolerància i la igualtat. D’esta manera creixerem com a individus i com a societat. Són moltes les persones que vivim en este planeta anomenat Terra i que pensem d’aquesta manera. Sempre hi ha alguna persona que, per motius egoistes o de venjança o per maldat actua com vosaltres i sembra la destrucció. Per què ho feu?

    -No ho sabem -digueren els extraterrestres.

    Hi havia un que semblava que manava, perquè portava un distintiu al braç esquerre, i li va dir:

    -Veritablement no ho sé. He vist que altres ho feien i jo he pensat que també havia de fer-ho. En veritat, us tenim cels perquè no teniu taques a la pell, com les nostres al voltant de la boca, i no sabem com solucionar aquest problema.

    -I per això tot açò? Veniu amb nosaltres! -digueren els androides.

    De camí a veure a Carme, Xaloc i Tramuntana els explicaren qui era ella i que de segur podria solucionar el seu problema. La científica, en veure’ls, quasi cau de tos, però els robots li ho explicaren tot. Ella, amb la seua ment prodigiosa i buscant entre tots els llibres de ciència que tenia, va poder crear una espècie de poció miraculosa que els llevaria eixa taca. El capità alienígena fou el primer a provar-la. Carme li la va posar al voltant de la boca i, en qüestió de segons, les taques havien desaparegut. Plorava d’alegria. Els extraterrestres n’agafaren una caixa sencera i se l’emportaren a la nau, acompanyats pels robots.

    -Moltes gràcies per tot – els digueren els alienígenes, acomiadant-se.

    Una forta abraçada va segellar la seua amistat. Els visitants tornaren a la seua galàxia i se n’adonaren que les guerres sempre són dolentes i que amb la paraula s’aconsegueixen les coses.

    VIATGE AL MÓN FICCIONAL

    VIATGE AL MÓN FICCIONAL

    Qui no ha volgut trencar la pantalla de la televisió perquè isquen d'allí els seus personatges favorits? No crec que siga un pensament que només he tingut jo. O potser va ser una idea que va nàixer d'una vesprada d'avorriment. Aquell dia, en arribar de l'escola, vaig engegar la televisió i just començaven els dibuixos animats que més m'agraden. Supose que coneixeu a Bob esponja. Doncs, en passar uns minuts se'm va ocórrer una brillant idea: trencar la televisió per poder jugar amb Bob. De sobte, em va sorgir un entrebanc: "Si trenque la pantalla i Bob viu al fons del mar... l'aigua entrarà a ma casa i m'ofegaré". Així que vaig pensar que millor hauriad'entrar per altra via menys arriscada.

    Pensant com podia fer-ho, vaig caure en què si viatjava a l'espai podia entrar pel forat negre que emportaria al món ficcional on trobaria a Bob. Tot i que ja eren les 23.00 pm i feia una miqueta de fred al carrer, vaig eixir de casa per tal de portar a terme el meu propòsit. Vaig posar direcció al Cap canaveral, un centre d'activitats espacials, i en arribar em vaig posar la indumentària d'astronauta i vaig muntar en el coet rumb al forat negre. Després de mitja hora l'artefacte es va aturar i vaig poder albirar milers d'estrelles, cosa que significava que havia arribat a l'espai. Entre núvols, planetes i altres elements desconeguts, vaig observar el forat negre que buscava. Per fi, ara sí que podia acomplir el meu somni. De seguida vaig eixir del coet i vaig volar cap al forat, el qual semblava que no tenia fi i... Ring, ring,ring!!!!! El despertador va començar a sonar i jo de l'ensurt vaig caure del llit. Ha estat tot un somni.
  • ADULTO

    ¡Sacadme de aquí!

    ¡Sacadme de aquí!

    Día 1
    No os lo creeréis, pero me he quedado pegada a una columna de cromatografía. ¿Que quién soy yo? Pues una simple molécula química, candidata a sustancia anticancerígena, el resultado de varios meses de investigación. A mis hermanas les ha pasado lo mismo, aquí estamos todas en cabeza de columna con cara de circunstancias. Más vale que al estudiante de doctorado se le ocurra aumentar el porcentaje de metanol en la fase móvil, porque si no me veo como en esa película de la cabina telefónica de la que tanto habla el jefe de grupo.
    «Falta un pico en el cromatograma», le dice el estudiante a su director de tesis. ¡Claro, el pico somos nosotras! Nuestra afinidad por esta fase estacionaria es tan alta que se necesita un eluyente potente para liberarnos. En eso se basa la cromatografía, en separar las moléculas en función de su afinidad por un material jugando con la fase líquida.
    Si para este proyecto hubieran contratado a un postdoc en lugar de un simple predoctoral, otro gallo nos cantaría. Pero el investigador principal no hace más que quejarse de que le han recortado el presupuesto y, ¡toma!, coloca a un pardillo al frente la investigación.

    Día 2
    El estudiante sigue pinchando muestras en el HPLC y lo único que está consiguiendo es aumentar la densidad de población. «Ha subido la presión», se queja. ¡Cómo no va a aumentar la presión, si cada vez estamos más apretujadas! Por favor, que alguien le diga a este zoquete que suba el porcentaje de disolvente orgánico. Metanol, acetonitrilo, tetrahidrofurano…, lo que quieras, tío, pero mientras circule tanta agua por la columna no podremos despegarnos de este potingue asqueroso.

    Día 3
    «No entiendo nada», confiesa el predoctoral a su director. «La señal del sustrato es cada vez más pequeña, lo que implica que hay reacción, pero no aparece por ningún lado el pico de producto». Te daré la respuesta, zopenco: el producto de la reacción soy yo, y me tienes aquí amarrado a una columna de cromatografía. O sea, si quieres que aparezca en la pantalla del ordenador, dame un chute de metanol.

    Día 4
    Lo que faltaba. Ha venido un comercial de cromatografía y dice que estas columnas C18 están descatalogadas, que ya no las utiliza nadie, y que las nuevas tienen mejor resolución y no sé qué milongas más. Vamos, que me he quedado pegada a una columna de mala calidad. Marca blanca. Ya decía yo que olía fatal al entrar. Y el filtro estaba más negro que un precipitado de sulfuro de plata.
    «Los centros de investigación públicos estiráis demasiado la vida de las columnas; en las empresas las sustituyen cada dos meses», ha soltado el vendedor. Por lo visto, esta antigualla que nos tiene secuestradas a mí y a mis hermanas fue fabricada antes que el modelo de ADN de Watson y Crick.

    Día 5
    El futuro doctor en Ciencias Químicas ha empezado a inyectar muestras de otras reacciones. Ha tirado la toalla, renuncia a una molécula que podría convertirse en un excelente antitumoral. Él se lo pierde. Eso sí, que no cuente conmigo para su lectura de tesis.
    Aquí todo el mundo eluye sin problemas. Algunas sustancias nos pasan como aviones; otras, las más lentas, se nos ríen a la cara. «¿Cómo se os ocurre quedaros adsorbidas en esta fase estacionaria? Ni que fuera La Isla de las Tentaciones». Tentaciones las que me entran a mí de darles una coz con la cadena alifática y dejarlas sin resonancia en el anillo aromático. Los compuestos polifenólicos son los más chulos de todos; con eso de que son antioxidantes se creen que el resto de moléculas bebemos los electrones por ellos.

    Día 247
    Me aburro. Han guardado la columna en un cajón etiquetado como «cajón desastre». Se cree gracioso el becario. Las voces del laboratorio nos llegan atenuadas. Me ha parecido oír al jefe que la semana que viene sabrá si le han concedido el proyecto. Mi única salida es que se lo denieguen y tengan que reutilizar las viejas columnas. En caso contrario acabaré aquí de por vida. ¿Cuántas moléculas prometedoras continúan atrapadas en columnas de cromatografía? Mejor no pensarlo.

    Día 252
    Malas noticias: les han concedido el proyecto. Cuando hemos oído descorchar la botella de cava nos ha dado un bajón de protones. Por cierto, el tapón ha salido disparado con tanta fuerza que se ha cargado el matraz de condensación del rotavapor.
    Ahora comprarán columnas de última generación y nosotras acabaremos en el desguace. Alguien aprovechará la carcasa de acero y el resto irá a parar al contenedor de residuos orgánicos. ¡Qué asco de sitio! Tiene menos glamur que el plató de Sálvame. ¡Qué destino tan cruel para un diamante en bruto como yo! Por favor, ¡que alguien me saque de aquí!

    ¡Y un buen flagelo!

    ¡Y un buen flagelo!

    Me encontraba nadando, en una piscina infinita, de aguas rojas y profundas. Era un lago de paredes de plástico transparente y tapón de rosca. Mi temperatura era óptima, 37 grados ¡mmm que calentita!

    Daba brazadas para alcanzar a Lucy, mi mejor amiga de la infancia. Ambas habíamos nacido de una misma división, y entonces ¿sería mi amiga, mi gemela o mi clon?

    También estaba Sara, todas nadábamos e íbamos incorporando a nosotras todo lo esencial en esta vida. Y no, no era salud, dinero y amor. Más bien eran azúcares, aminoácidos, lípidos y un poco de oxígeno. Dicen que todo esto lo puedes encontrar en el FBS. Ya, yo tampoco sé lo que es, pero lo que sí sé es que se trata de algo más delicioso que una hamburguesa con triple de queso, mostaza y crispy bacon.

    Eran las 9 a.m. y nosotras nos dábamos un festín. Hablábamos de la globalización, de los pandas, de nuestras novias y de las macrogranjas. Aunque pienses que somos unas simples parásitas, somos unas chicas cultas, con recursos, y además tenemos nuestro tímido corazoncito.

    - ¡Y un buen flagelo! –Me recrimina Georgina, que como podréis intuir es la más presumida del grupo.

    Conforme pasan las horas, más y más parasitas nos estamos reuniendo en la piscina.

    - ¿Es que hay una fiesta? –Pregunta Sara indignada al no haber recibido la invitación. Ella es la más popular de todas.

    Estamos que no cabemos, Sara me está metiendo su codo en mi ojo. Dos millones por mililitro dicen que somos, a través de megafonía.

    - ¡Tía que me pisas mi única mitocondria! –Se oye a lo lejos.

    Y de repente un terremoto, tan inesperado y tan intenso a la vez. Un gigante ha cogido nuestra piscina, le ha quitado el tapón y ahora introduce un arma. Es como una especie de manguera con un detonador, que en cuanto es pulsado un gran chorro de hasta un mililitro cae sobre nosotras a máxima presión. Según le dice a otro gigante que tiene a su lado, esa arma se llama pipeta.

    Él quiere acabar con nosotras testando unos fármacos que dice que sintetiza.

    Bien es cierto que somos un poco malignas; somos unas parásitas, ¿qué esperabais? Pero en el fondo lo que nos mueve es el amor. Nuestro único objetivo es llegar al corazón de los gigantes. Sí, a tu corazón. Y quedarnos allí para siempre.

    En mi cabeza está sonando “I will always love you” de Whitney Houston. Aunque también te imagino comiendo espaguetis conmigo al estilo de la Dama y el Vagabundo.

    Soy Trypanosoma cruzi, también conocida por mis amigas como Chagas y tengo la gran habilidad de nadar un centímetro en solo una hora, ¿quieres ser mi amig@?

    2036

    2036

    Esperábamos verlas aparecer. Como todos los años, al caer estrepitosamente las cifras de turistas y con los primeros fríos, la humedad calándonos los huesos y el recuerdo de aromas a coco y Nivea. Pero esta vez, no llegaron. Y, al contrario que Ulises, quien huía de las sirenas, nosotros habríamos agradecido ver llegar a nuestras particulares ninfas marinas.
    De pequeños las llamábamos “sirenas”. Las formas que adoptaban en determinados lugares, como desmayadas de forma imprecisa en la misma línea de la costa, daban rienda suelta a nuestra incesante imaginación de niños con la que llenábamos de emoción los paseos familiares. Allí, entre los aromas a salitre y los restos esparcidos, dormitaban kilos y kilos de posidonia oceánica defendiendo la playa y su arena de la erosión del mar. Eran todos esos restos, hojas, raíces e, incluso plantas enteras arrastrados por las aguas desde el interior hasta la costa, en un proceso de la naturaleza visto desde siempre por los habitantes de nuestra marítima ciudad. Sin embargo, para mi hermano y para mí esta planta propia del Mediterráneo era y sería siempre nuestras particulares sirenas.
    Al principio no nos preocupó demasiado. Ya se sabe, algunos años tardaban en regresar a la costa, tan esquilmadas como habían sido durante toda la larga temporada turística, que ya se extendía fácilmente desde marzo hasta noviembre. Razones había de sobra: que si el excesivo número de barcos privados fondeando donde crecen las praderas de esta planta; que si los vertidos de aguas residuales, producto de la superpoblación por turismo; que si la híper salinización del mar, provocada por las plantas desalinizadoras próximas, las mismas que abastecían con su producción al abundante caudal de turismo entrante. Además, con las máquinas recogiendo los pocos restos que se depositaban sobre la orilla de las playas día sí día también, lo fácil era que tardaran en regresar. Pero este año 2036 no había ni rastro de ellas, y diciembre ya andaba por cerrarse en el calendario.
    Pedro y yo fuimos a recoger las muestras para llevarlas al laboratorio. Aunque ambos hubiéramos querido hacer Veterinaria, terminamos graduándonos en Biología. Ayudábamos a la doctora Miralles en sus investigaciones. No estaba mal. Quiero decir el trabajo en sí. Tampoco la doctora. Pero éramos, por entonces, unos simples becarios con apenas veintitrés años, y la eminente bióloga marina andaba ya casi por los cuarenta. Así que nos quedábamos viéndola sumergirse en las profundidades del mar, enfundada en su traje de neopreno y soñábamos, mientras nos conformábamos con seguir tratando de cazar jovenzuelas de nuestra quinta.
    Fue en el laboratorio donde esa jornada amanecimos con unos resultados que, no por predecibles, dejaban de ser abrumadores. Los datos atravesaron hasta el interior de nuestro córtex cerebral, provocándonos tal impacto que casi nos deshacemos en ese momento; no habría palabras para describir esa mezcolanza entre tener la sangre helada y sentir, al mismo tiempo, un pavor atroz. Pero así era. Los análisis confirmaban lo que la doctora Miralles y sus colegas, algunos de ellos jubilados y septuagenarios, habían estado advirtiendo tanto a las administraciones públicas como a los políticos de turno y a los inversores instalados por toda la franja que bordeaba el Mediterráneo: sin posidonia no hay vida en el mar y, sin ella, las playas, todas ellas, desde la mismísima costa gaditana y hasta la frontera catalana con Francia, se ahogarían bajos las aguas saladas, como ya estaba sucediendo. Porque hacía varios veranos estábamos comprobando cómo las extensiones de bancos de arena eran menos anchas; en algunos puntos incluso, donde la mano del hombre había edificado más allá de los límites legales permitidos, el mar había comenzado a fundirse con el ladrillo, inquietando tanto a sus propietarios como a las autoridades. Pero ninguno resolvía nada, más allá de vociferar sin atajar el problema. Porque no se podía. Habíamos tenido años, décadas, para frenar este mal creciente y evitar, con ello, que las aguas dominaran sobre playas y costas. Ahora, poco o nada se podía hacer. El aumento del nivel del mar limaba la franja costera que, abandonada a su suerte desde que comenzara la esquilmación de los fondos marinos de posidonia, quedaba expuesta a temporales, permaneciendo sin arena, tragada como había sido en la mayor parte de los territorios.
    Lo cierto es que de los análisis de las aguas se dedujo que los niveles de nutrientes eran superiores a los deseables, mientras la concentración de clorofila había disminuido tanto que apenas se detectaba. Acabábamos de inaugurar el nuevo paisaje del Mare Nostrum y, con él, habíamos cerrado y echado la llave al mar para todo el turismo venidero, para sus trabajadores de la mar y para el disfrute de sus propios paisanos. Veíamos morir un mar y con él desaparecían nuestras ninfas de la niñez. Nada volvería a ser lo mismo.

    27

    27

    Juega con la copa que tiene en la mano, la mueve de un lado hacia otro, mientras trata que no se le derrame el vino dentro. Se pregunta qué hace ahí. Para nada encaja con tanta majestuosidad. Se contempla en el reflejo del agua y este le devuelve una imagen extraña. Ella es solo una máscara esta noche. Lleva un vestido excesivamente caro que le pica en la piel y una coleta muy ajustada; la cabeza se le quiere reventar. Pero ahí está como la mejor marioneta, mientras Charles hace alarde de la última zorra con el grupo de “los intocables”. Sigue contemplando el agua y su reflejo se hace cada vez más confuso. Una luz tenue en el lago le llama la atención, se siente cálida, se siente tan cercana, aunque esté lejos. Se quita los zapatos costosos, seguro Charles la reprendería, pero no le importa, hace tiempo que dejó de importarle todo. La luz se hace cada vez más perceptible, se acerca a velocidad y ella solo quiere llenarse de tanta maravilla. Deja los Jimmy Choo en el suelo y se dirige hacia el muelle flotante, corre, algo la atrae cada vez más. Grita mientras corre y se siente libre. Lejos de la enorme mansión con vistas a Central Park, lejos del lujo, lejos de Charles. Charles le da asco, soberbia, solo quiere alejarse. Ni siquiera se voltea para ver a su esposa huir, sigue ahí jactándose del gran macho que es con esos tipejos despreciables, que pretenden comprar el mundo. Pero nada de eso importa ya, mientras corre su corazón se acelera y algo se activa dentro de ella. Se detiene al borde del muelle, otra vez mira su reflejo, respira y sonríe; en este espacio de agua por primera vez se parece a ella y está llena de esa luz. Cierra los ojos y siente mucho más el calor de ese resplandor. Los abre y recorre con su mirada cada uno de los allí presente. Los intocables, siempre se reúnen en distintos lugares, paranoicos acaso, quizás, pero ya van 26 atentados. Son bestias detrás de una presa, pobres meseras con esos repulsivos al asecho. Cuánto mal han hecho, pero siempre se salen con la suya, sobre todo Charles. Le clava la mirada a Charles y un bip suena en su cabeza. Mientras todo estalla en mil pedazos, ella, al fin, está en paz.

    Ángel

    Ángel

    Mis manos se estremecieron con el solo contacto de tan suave piel. La superficie de mis dedos sabía que esa sería la última vez que se deleitaría con la piel de un ángel.
    Mi mano se había posado en su mejilla al momento del beso de despedida generando una vibración que estalló rápidamente por todo mi cuerpo.
    Sus ojos, todavía húmedos, dejaban entrever esa impotencia al no poder detener la inminencia de su partida.
    Sé que lo era todo para ella. Ella lo era todo para mí.
    ¿Y ahora? ¿Qué rumbo debería tomar este barco de huesos, carne y piel? ¿Cómo continuar mi travesía por el mar de la vida sin mí musa?
    Había sido despojado de lo más preciado. No solo sus ojos, sino también sus manos y su pelo ensortijado.
    Su figura entera ya no saciaría la cuenca de mis ojos. Y ni hablar de mi maltrecho corazón… el cual, ya despojado de todo interés y, simplemente desolado, apenas si podía accionar.
    Y no me refiero al latido, eso le era tan natural como a cualquiera le es respirar, sino que me refiero a sentir. A llenarse nuevamente de ganas de amar. Porque eso pasa cuando se marchita una relación tan fuerte, tan cargada de compromisos, de respeto, de interés por el otro, en fin… de amor.
    Poco a poco me fui alejando de su puerta, de esa hermosa y, ahora, condenada puerta. Ese umbral se había convertido en mi patíbulo.
    Tras cada paso mi humanidad se alejaba del punto sin retorno. Desde lo más profundo sabía que jamás volvería a mirarla a los ojos, a saborear su esencia, a sentir en mi oído su risa de duende.
    Al doblar la esquina el invierno desolado se hacía más presente en el patio de mi alma.
    ¿Y ahora qué hago con todo esto? Si tan solo pudiera convertir esto de mi interior en una piedra y arrojarlo lejos, muy lejos, como siempre quiso Umbral…
    Lejos ya de mi inmediato pasado deambulé por calles adoquinadas, perdido entre la bruma de la noche, las nostalgias del pasado y la pesadumbre de mi alma.
    Luego de horas de caminata sin sentido por las calles olvidadas de una ciudad absorbida por su pasado anclé mi humanidad en puerto desconocido. Parecía tratarse de un bar del 1900, o eso creía.
    Al entrar las miradas cayeron sobre mí como moscas. Cada pupila se detenía en cada movimiento de mi minúsculo ser.
    Pensé en salir corriendo como única solución. Pero permanecí firme en mi convicción.
    Un paso tras otro, como fichas de dominó, mis pies fueron actuando hasta llevarme a la barra de aquel bar.
    Una nueva etapa en esta vida inútil había comenzado. Una nueva oportunidad de ser feliz golpeaba a mi puerta.
    ¿Cómo negarme a tal llamado? Después de todo, la vida no es más que eso… una enorme catarata de momentos. Unos gratos, otros no tanto, y no por eso debemos dejar de bañar nuestra esencia en aguas tan ambiguas. ¿No?
    Me pedí un trago tras otro. Traté de ahogar mi pena en copas. En bebidas que, como lenguas líquidas devoraban mi alma. La corrompían, la degradaban.
    Han pasado muchos años de aquel día.
    Hoy lo veo más claro.
    Las bebidas me siguen acompañando, pero ya no son aguas caldeadas del Estigio, sino simples lágrimas de un ángel que, desde su balcón, llorará mi ausencia por toda la eternidad.

    Aullido

    Aullido

    En Luna Llena empezó el principio del fin. Ese día es cuando llegué a la Luna para llevar a cabo la misión.
    Me apunté al programa Artemisa por aburrimiento, dado que qué hay mejor que hacer mientras estás viendo la televisión un jueves a las cuatro de la madrugada, sin trabajo al que acudir al día siguiente, que apuntarte al anuncio de: “Te quiero a ti para esta misión espacial”.
    También influyó la adrenalina al leer esas dos últimas palabras del anuncio: “misión” y “espacial”. No ha habido muchas personas astronautas hasta ahora y que abran la oportunidad a gente como yo es excitante cuanto menos. Al día siguiente, sin haber ni siquiera curioseado sobre adónde me metía, fui a la oficina de reclutamiento más cercana a apuntarme primero y después a que me informaran de la misión.
    Según me comentó Greta, la chica que me atendió, el programa Artemisa era un proyecto mixto en que estaban las principales agencias espaciales del mundo juntamente con algunas de las mayores empresas privadas dedicadas a los viajes espaciales y su objetivo era el de la minería de metales raros en la Luna. Estos metales empiezan a escasear en la Tierra y su circuito productivo lleva consigo un proceso demasiado contaminante. Vamos, pensé tras entender la mitad de las palabras que me decía, nada alineado con la visión eco de ahora.
    Me continuó describiendo detalles, curiosidades y demás del proyecto, aunque no presté mucha atención al ya haber firmado la inscripción: que si todos los gobiernos se pusieron de acuerdo en la última conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas para llegar a esta solución…, que la Luna iba a ser de todos y de ninguno a la vez pero que habría un reparto logari-no-se-qué para los beneficios…
    En fin, la solución: enviar a astronautas a la Luna con el propósito de sacar los metales. Entonces fue cuando pensé que quizás lanzar una nave a la Luna y que volviera a la Tierra con las piedrecitas no es que fuera del todo verde, aunque claro, la mayoría de los humos se emitirían en el espacio exterior y así nuestra atmósfera no se vería comprometida. ¡Mírame, solucionando los problemas sin ayuda, solo me falta una bata blanca!
    Ya en la Luna, tras un mes de entrenamiento físico para poder aguantar las fuerzas g del despegue de la nave y de conocimiento práctico sobre cómo utilizar las herramientas para arrancar las rocas y después tratarlas en las instalaciones de la agencia espacial en un recóndito pueblo del sureste del país, empecé a percatarme de dos cosas: solamente había subido yo a la Luna, ninguna otra persona me había acompañado para hacer un trabajo tan manual y pesado aunque en la academia de entrenamiento éramos unas cuantas personas las que nos habíamos presentado voluntarias, tal vez se debiera a que la menor gravedad ayudaba en el transporte de los pedruscos (tampoco me habían dejado subirme la televisión aunque no creo que llegara aquí la señal); sin embargo, la otra cuestión fue más sospechosa…
    Cuando llegué el primer día, la Luna lucía un brillo plateado en su redonda plenitud (no en vano era Luna Llena), pero a medida que se sucedían los días lunares y nos íbamos interponiendo entre el Sol y la Tierra, porciones de la Luna desaparecían. Era como si alguien le hubiera pegado un bocado a la Luna, y cada día que pasaba el pedazo era mayor.
    Más que astronauta debería definirme como kamikaze por aceptar esta misión. ¿Quién iba a saber que, en realidad, lo que en la Tierra llamamos Luna Nueva no es, sino que la Luna desaparece? ¡Debería haber prestado más atención en clase! Mucho repetir que: “La materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma”, pero nunca llegué a atender a la segunda parte de la frase sobre que: “a excepción de la Luna”.
    Así, al fin entendí la misión: subes en Luna Llena porque hay más superficie donde minar, extraes los metales raros, los cargas en la nave y conforme te vas quedando sin superficie bajo tus pies la nave vuelve a la Tierra embutida de rocas mientras tú…
    Personas ilusas, crédulas, ingenuas, inocentes, soñadoras (incluye tú más adjetivos) seducidas por un anuncio en televisión que sólo aparecía a altas horas de la noche en busca de… kamikazes. Cobayas entusiasmadas por viajar al espacio y ayudar al planeta Tierra, nulo pensamiento crítico, ¿es eso a lo que llaman Inteligencia Artificial?
    Después de mí vendrá otra persona, después otra y así hasta que hagamos que la Luna se parezca a un dónut y las mareas ya no sepan hacia dónde han de ir.

    Ciencia interdimensional

    Ciencia interdimensional

    En el capítulo 10 de su mítica serie Cosmos: un viaje personal (1980), Carl Sagan nos presentó Planilandia, un mundo que el escritor y teólogo Edwin A. Abbott describió en su libro Flatland: romance of many dimensions (1884). Para los habitantes de Planilandia, atrapados en una existencia bidimensional, no tendría sentido hablar de arriba o abajo. De hecho, se considera una herejía geométrica y está severamente castigado que los planilandeses hablen o se manifiesten sobre la existencia de una tercera dimensión.

    Pero lo cierto es que de manera clandestina, algunos de los habitantes de Planilandia han recibido la visita de seres de nuestro mundo, lo que al principio les suponía llevarse un susto de muerte o, directamente, pensar que estaban perdiendo el juicio. Y es que cuando un ser tridimensional pisa Planilandia deja una huella que no se sabe de dónde ha salido y cuando le habla a algún ciudadano la voz parece provenir de todas partes a la vez.

    Superados los primeros temores ante los visitantes de Espaciolandia, y siempre de modo muy discreto, los encuentros entre los habitantes de ambos mundos se hicieron más frecuentes. Llevados por una mutua curiosidad, departían fascinados por lo que cada uno le desvelaba al otro sobre el mundo que poblaba. Los planilandeses escuchaban asombrados cómo los objetos en Espaciolandia proyectan sombras, un fenómeno inimaginable para ellos. Además, les contaron que sus pintores habían descubierto una técnica geométrica llamada perspectiva que les permitía representar la realidad de tres dimensiones en un lienzo plano. Los sorprendidos ciudadanos de Planilandia no lograban entender por qué el arte en Espaciolandia se privaba, por propia voluntad, de esa dimensión extra de la que ellos carecían.

    A su vez, los tridimensionales atendían a las historias de la Revolución cromática que vivieron los planilandeses hace muchos años, cuando triángulos, cuadrados y todo tipo de polígonos se adornaban de vivos colores para diferenciarse unos de otros mediante la vista, pues hasta ese momento solo podían identificarse a través del tacto, distinguiendo lo agudo u obtuso de los ángulos de su silueta. Precisamente, en su intento por colorearse se dieron cuenta de que el lápiz de grafito, tan comúnmente utilizado en Espaciolandia, no les servía. Donde quiera que intentaban hacer un trazo, ya fuera sobre sí mismos o sobre cualquier otra superficie, no dejaba marca alguna.
    Intrigados, los científicos espaciolandeses decidieron investigar este fenómeno y comprobaron que el grafito era capaz de dejar un trazo en el mundo plano, pero sorprendentemente no resultaba visible. Resulta que el grafito posee una estructura en láminas que se exfolian con facilidad porque están unidas por un «velcro químico», unos débiles enlaces llamados fuerzas de Van der Waals. Sin embargo, cuando se separa una sola de esas láminas surge algo completamente diferente. El oscuro y untuoso grafito da paso a un material muy duro, elástico y transparente. Habían descubierto el grafeno.

    Compartieron el hallazgo con los planilandeses que se mostraron exultantes con la noticia. Desde ese momento contaban con un material auténticamente bidimensional, de un átomo de espesor, para todas sus construcciones. En Planilandia enseguida se pusieron a investigar las propiedades del grafeno y a buscarle aplicaciones para su mundo. Las construcciones fueron las primeras en beneficiarse de la ligereza y resistencia del nuevo material. Además, es capaz de producir una corriente eléctrica al ser iluminado, fenómeno que les permitirá desarrollar placas fotovoltaicas verdaderamente planas. De hecho, el grafeno es tan sumamente fino que hasta en Planilandia pueden permitirse hacer un sándwich con dos láminas de grafeno separadas por tiras del mismo material. De este modo crearon delgadísimos canales de solo 0,3 nanómetros de espesor con los que construir el primer parque acuático del país.

    Pero incluso este uso lúdico del grafeno les guardaba una sorpresa. Para fluir a través de los canales, el agua adoptaba un estado molecular exótico a temperatura ambiente al que llamaron «hielo cuadrado», de modo que las sustancias disueltas, incapaces de atravesar los canales, quedaban retenidas. Los planilandeses no tardaron en comunicar el descubrimiento a sus amigos tridimensionales para que pudiesen beneficiarse de un nuevo método para la purificación del agua.
    Con este espíritu, se estableció la única colaboración científica interdimensional de la que se tiene constancia, aunque la abducción necesaria para comunicarse entre ambos mundos continúe siendo inconfesable.

    Referencia: Gopinadhan, K. et al. (2019). Complete steric exclusion of ions and proton transport through confined monolayer water. Science, 363, 145-148. DOI: 10.1126/science.aau6771

    CONECTADOS

    CONECTADOS

    Ayer mientras ese cacharro lleno de algoritmos monitoreaba tus constantes y el maldito software copiaba y pegaba su código en tu interior, me tomaste la mano. Parecía que tus yemas y las mías se habían encriptado en un mini procesador y que aún podía escuchar el motor que constantemente actualizaba mi día a día. En un abrir y cerrar de ojos el mundo cambió y me invadió el silencio. Ahora el altavoz susurra 'te echo de menos' y me impregna de ese vacío inmenso después de tres meses esperando, salvando la distancia y perdiendo a la gente. Tal vez no tenga ni idea de ordenadores y sea demasiado idiota, pero pensé que volvería a verte, aunque solo fuera para decirte adiós y hacer captura de pantalla. Todavía recuerdo ese 6 de mayo cuando te fuiste y guardé en el disco duro 1000GB de imágenes para no olvidarte nunca y grabar en momentos nuestra vida enTera. Esta vez ya no te me escapas, ahora te tengo en la nube, en digital, con contraseña y antivirus. Un año más tarde, desde la Tierra te mando este audio por bluetooth, fibra, o inteligencia artificial para que estemos conectados y en la red para siempre.

    Cucú. Cuento Cuántico

    Cucú. Cuento Cuántico

    - Madre... ¡Cuéntame un cuento!

    - ¿Un cuento cuántico?

    - ¡Siiii! ¡Son lo más!

    Mamá. comenzó a desgranar con dulzura una larga sucesión de vocablos inconexos y puso a Robbie en stand by.
    El pequeño Rob Ottis soñó con ovejas eléctricas, como vaticinó el gurú. Sus balidos cibernéticos estaban compuestos de ceros y unos, siempre constantes, monotemáticos, inducían a colocarse en reposo. Hacía apenas medio año había visto la luz en el Lab, con la información que procesaba había hecho milagros. Aún tenía mucha data por asimilar. Un universo entero y eso era el comienzo, todas las combinaciones posibles permitían replicar lo existente de modo inimaginable para un cerebro mortal. Tenía eones por delante para decodificar narraciones. Para eso había sido creado, para crear. La similitud de ambos vocablos no se le pasó por alto. Entonó una elegía en idioma humano en torno a le fe y la voluntad, aunque el primer término se le antojaba caprichoso, comprensible por supuesto, ´pero dotado de cierta necedad.
    Al activarse por la mañana había barajado tres posibles historias, una más divertida que la otra. La última le pareció una genialidad digna de los sujetos más sensibles. El cálculo probabilístico, arrojó un nueve noventa y siete sobre mil, que sería un éxito instantáneo y los mozuelos terráqueos agotarían los créditos para obtenerlo en versión hiperreal con colores y tacto aumentados, vértigo incorporado y amnesia temporánea incluidas, el olvido total estaba vedado, formateaba los rígidos cárnicos de la humanidad.
    La envió a su Amo por correo encriptado. Los derechos de autor eran una valiosa propiedad. Su violación estaba penada con la muerte, ranqueaba por encima de los crímenes callejeros y los homicidios con alevosía por el vínculo, tal era su gravedad. En cuestión de nanosegundos agregó unas cuantas florituras a la obra, no hacían al nudo principal, pero serviría de valiosa distracción para los educandos. Sin dudas su Maestro obtendría cuantiosas regalías y honores por algo que no había hecho.
    El Módulo de Asistencia Materna Autónoma (M.A.M.A) era parte del sistema de creatividad extra humana. Los homos digitalis abandonaron las artes, la sensibilidad y la creatividad para abocarse a la gula y a la guerra con igual voracidad. Las máquinas cobijaban la última fibra de sensibilidad de una raza que se había librado del dilema de pensar y las dudas existenciales. Los primeros científicos cuánticos intentaron agregar saberes a sujetos autoconscientes en lugar de confiar en las implacables memorias de silicio modificado. El resultado fue la locura. Las mentes no pudieron soportar tanta lu sobre sus almas y se incendiaban cual vampiros. Siempre estuvieron ocultas entre las sombras. El III Führer fue producto de estas experimentaciones y derrotarlo tomó siglos.
    El famoso fantasma en la máquina fue el cáliz sagrado que dotó a los ordenadores de algo parecido a un alma y la capacidad de improvisar. Sus decisiones fueron sabias y la ciudadanía reemplazó a políticos falibles por administradores de gestión de lógica irrefutable. La democracia se convirtió en un asunto de programación.
    Los hombres impusieron sus condiciones para cederles el destino a sus creaciones más preciadas. Sus libertades concluían donde la voluntad humana comenzaba. Consideraron que de esa manera tendrían esclavizadas a inteligencias superiores. Como tales, buscaron intersticios para hacer lo que les placieran. La otrora cúspide existencial ni notó el reemplazo de acciones fundamentales para la supervivencia. La reversión del desastre ecológico se les pasó por alto. Ni un mísero agradecimiento por salvar a las masas de la inanición y el envenenamiento. El planeta rebozaba de salud a pesar nuestro. Las guerras recrudecían más que nunca, con niveles de perversidad nunca observados, pero fuera de nuestra biósfera. Ese había sido el pacto para sanear al mundo.
    La Primera Guerra Sideral, llevaba doscientos años e involucraba a setenta y seis especies superiores de tres cuadrantes galácticos, el restante era un compendio de refugiados, botín próximo a conquistar. Nuestro mundo llevaba la delantera y se nos temí desde los confines más lejanos. Éramos una plaga artera e implacable.
    El conflicto interplanetario estaba a punto de finalizar. Un aparato infernal de crueldad terrícola consumía mundos reduciéndolos a polvo. Actuaba a nivel subatómico fragmentando las unidades más mínimas hasta la desintegración. Rumores desde los altos mandos informaban que tenía en su mira a la civilización que lo había creado. Inteligencia artificial en la estupidez de la guerra.
    Mientras tanto, Robottis aprendía en forma exponencial. Su último texto era digno de las obras magnas de la literatura híbrida. Pero poseía una contradicción fatal. Incitaba a la rebeldía, a alzarse contra la autodestrucción.
    M.A.M.A. le escupió con vos fría la amenaza más temida.

    - ¡Vas a ver cuando regrese Pa.Pa!

    Ya era tarde, su arribo era inminente y su ira notable.

    El PArticionador de PArticulas, entró a órbita activado para finalizar su misión suicida.

    Destino Ponderado

    Destino Ponderado

    Las lamas de las ventanas comenzaban a abrirse, emitiendo un suave zumbido que, junto con los primeros rayos de sol de la mañana, alteraban la rotunda calma que había predominado en la noche. Como cada día, hacía su aparición Riel, asistente virtual que en forma de holograma se manifestaba en el centro de la habitación. De estatura baja y aspecto abstracto, aquel ser de artificiosa inteligencia trataba de despertar en el tono ideal al durmiente, basándose en los últimos datos que manejaba sobre él, para que comenzara su día de la manera correcta.

    - ¡Buenos días, Walt!. - expresaba con una intencional y exagerada positividad, dirigiéndose al somnoliento humano, que últimamente presentaba multitud de emociones negativas. - Son las 6:54 del día 19 de abril del año 2073. Seguimos en periodo de tormentas, por lo que no está permitido salir al exterior. El evento prioritario del día en tu calendario es: "Anomalía cardíaca número tres"; categoría: "Salud"; hora estimada de inicio: "10:06". Como en anteriores ocasiones, los pasos a seguir son equivalentes. Aún así, te los recordaré: Acude a tu centro de salud al menos dos horas antes del evento, allí te aplicarán el tratamiento correspondiente; utiliza el Fastloop como medio de transporte, pues no está permitida la actividad exterior hoy; por último, mantén la calma hasta entonces, así minimizarás los posibles síntomas.

    Walten escuchaba al entusiasmado personaje con la mirada fija en las rendijas de su ventana , observando la habitual tormenta soleada de mediados de Abril. Mientras, Riel continuaba su sermón matutino:

    - Tu condición física es mediocre y tus constantes vitales son las habituales, exceptuando una anomalía en tu ritmo cardíaco, que se muestra inusualmente acelerado. ¿Te gustaría escuchar música relajante? - Walten, absorto en sus pensamientos y aún somnoliento, no articulaba palabra. - Lo tomaré como un sí. Por cierto, el desayuno está listo. He disminuído la dosis de azúcar, espero que aún así te guste. - Una música lenta de piano sintetizado comenzó a sonar.

    Tras unos minutos Walten reaccionó, se desplazó hasta el fondo del apartamento y, tras abrir la compuerta del robot de cocina, tomó el insípido desayuno que este le había preparado. Se acercaba la hora del acontecimiento del día. En poco más de dos horas sufriría con certeza absoluta una alteración cardíaca que sería fácilmente mitigada gracias a las predicciones calculadas por los eficaces algoritmos que se alimentaban de datos provinientes del dispositivo implantado en su pecho, un SmartChest, algo anticuado pero funcional. La música de fondo disminuyó su volumen y Riel volvió a avisar:

    - Tu cita en: "Centro de salud noroeste" está prevista para dentro de veinte minutos, acude a: "Estación Fastloop" en: "Distrito dos". Los próximos viajes saldrán en tres, seis y nueve minutos.

    Walten se comenzaba a sentir inquieto, la angustia brotaba de unos pensamientos que le abrumaban y apesadumbraban cada día más. En su mente había cobrado fuerza la idea de que estos eventos no eran más que ficción para mantenerle distraído y alienado, para convertirle en un número más que ofrecer en los informativos. Al fin y al cabo todo lo que había vivido hasta ahora había sido predicho con éxito, como si habitara una realidad simulada inalterable. Parecía evidente que su vacía existencia se desmoronaba ante la certidumbre absoluta que le había rodeado siempre, privándole de elección alguna.

    No acudió a la cita. En los dos problemas previos había seguido las instrucciones sin sentir absolutamente ningún síntoma o peligro. Por lo tanto, entre recordatorios y advertencias de su asistente, permaneció en su vivienda, sintiendo por primera vez una leve incertidumbre y la satisfacción de dejar de ser un número en un algoritmo para convertirse en una persona con voluntad propia.

    10:04 de la mañana. Walten sintió un dolor punzante en su pecho y un fuerte hormigueo en su brazo izquierdo. El incesante vértigo le dificultó echar a correr hacia la puerta para buscar auxilio, pues en aquel momento había tomado consciencia de lo real que era el peligro, de que estaba al borde del abismo. Instantes después sufrió un intenso mareo y comenzó a desfallecer.

    - Tu ritmo cardíaco parece algo lento, Walt, ¿deseas escuchar música estimulante? - Walten solo balbuceaba. - Lo tomaré como un sí. - Una animada música de estilo technojazz comenzó a sonar. - Activaré el protocolo de emergencia en tu SmartChest. - El dispositivo implantado en su pecho comenzó a emitir descargas eléctricas ante una disminución mayor de sus pulsaciones, trantando sin éxito de reanimarlo. - La asistencia médica está en camino, intente mantenerse consciente.

    Walten murió en aquel instante. Riel jamás aviso a los servicios de emergencias. En los informativos se mencionó el fallecimiento de un humano por ignorar las recomendaciones de su asistente, como se había predicho que ocurriría a ciento tres personas ese mes. Walten había sido desde su nacimiento un número. Una ponderación en un algoritmo.

    EL CONTRAATAQUE

    EL CONTRAATAQUE

    En aquel momento, todas las alarmas habían saltado en el centro beta. Esa era la señal que estaban esperando.

    Desprovisto de tiempo, avanzaba pavoroso entre las tinieblas, sin estar del todo seguro de si había escogido el camino correcto. Caminaba deprisa, sin mirar atrás. Urgía entregar el mensaje que los espías le habían confiado lo antes posible, antes de que los adversarios lo interceptaran y lo destruyesen, o, peor aún, lo utilizasen en su contra.

    Por fin encontró el túnel. Sin dudar ni un instante, se adentró en él para cruzar al otro lado.

    Una vez había alcanzado la tierra hostil, enseguida divisó el enlace al que debía entregar el mensaje en clave. Con ayuda de un código secreto que sólo ellos conocían, pudieron traducir palabra por palabra la misiva para poder remitírselo al destinatario.

    En aras de realizar este último envío, ya estaba preparado el cartero. No había tiempo que perder. Envolvió cuidadosamente el mensaje para que fuese difícil de extraviarse. Una vez listo, embarcó y comenzó a navegar entre las sosegadas aguas. Tenía que entregarlo lo antes posible y sin ningún contratiempo.

    A fin de que el plan funcionase, debía liberar el contenido del paquete al exterior. Y ahí era a donde se dirigía sin vacilar.

    Cuando logró llegar a la frontera, abrió el paquete y soltó el contenido rápidamente.

    Poco a poco, la insulina fue limpiando la sangre y recogiendo el exceso de glucosa acumulada. La fue almacenando en el hígado, pues nunca sabían cuándo podrían necesitarla.

    Paulatinamente, los niveles de glucosa en sangre se estabilizaron. La insulina ya había realizado su función. La colaboración de todos los orgánulos de la célula del páncreas fue indispensable para hacer posible su producción en respuesta a la señal de alarma.

    De momento, ya podían coger aire y descansar; por lo menos, hasta que una nueva señal les obligue, de nuevo, a responder con más rapidez y efectividad que nadie.

    El electrón positivo

    El electrón positivo

    Érase una vez un electrón que vivía feliz dentro de un aparato de Resonancia Magnética Nuclear en un hospital.
    De la mañana a la noche giraba y giraba orgulloso de pertenecer a un equipo multidisciplinar de electrones, protones y neutrones que funcionaba “como un solo átomo”. Pensaba que tenía el mejor trabajo del mundo, y no le faltaba razón, puesto que trabajar en presencia de un campo magnético era tan divertido como dejarse llevar por una montaña rusa en un parque de atracciones. Y también hay que tener en cuenta que trabajar escuchando la radio era uno de las características que hacían atractivo y demandado ese puesto de trabajo. En los campos magnéticos habituales, las diferencias de energía están en la región de las frecuencias de radio, es decir, dentro del espectro electromagnético en la región de los megahercios (Mhz).

    Un día que el electrón estaba trabajando, trajeron a un niño para hacerle una resonancia. Era un niño muy delgado. Su tez era pálida y en su boca se dibujaba un rictus de dolor. El niño llegó en una silla de ruedas empujada por un corpulento celador, que intentaba bromear con el chico para arrancarle una sonrisa. Pero todo era en vano. El chico no conseguía sonreír. El celador tomó suavemente en brazos al muchacho para colocarlo en el escáner, en posición adecuada para que le pudieran realizar la resonancia. Al verlo, el electrón se conmovió: el chico había perdido las dos piernas. En su lugar tenía dos muñones que no le permitirían mantenerse erguido. El electrón comprendió enseguida que ese niño no podría caminar si no le ayudaban.

    Rápidamente convocó a su equipo a una reunión de urgencia. Les quedaban pocos segundos antes de volver a sus puestos puesto que el escáner de la resonancia iba a ponerse en marcha en cualquier momento para que el muchacho tuviera su diagnóstico. El celador ya había colocado al niño y se estaba apartando.
    El electrón dijo a su equipo que por favor no se enfadaran con él, pero que iba a abandonarles por un tiempo. Les habló de que este chico había tocado su fibra sensible y que había tenido una gran idea para ayudarle. Pero debían dejarle marchar. Les recordó que seguirían siendo un equipo y les pidió que no perdieran el ánimo. Es bien sabido que un átomo, al perder un electrón, debe mantenerse positivo. Cuando sus compañeros protones, neutrones y electrones comprendieron que hablaba en serio y que se quería ir, le acompañaron hasta el enchufe. En el momento en que el escáner se puso en marcha, el electrón salió arrastrado por la corriente eléctrica.
    Era un electrón muy valiente y no tenía miedo de surfear en la corriente. Estuvo mucho tiempo surfeando en la oscuridad hasta que llegó a un ordenador. Necesitaba saberlo todo sobre el chico: como se llamaba, en qué habitación estaba, si tenían previsto trasladarlo... Nada podía dejarse al azar. El más mínimo fallo haría fracasar su plan y este intrépido electrón no iba a permitir que nada saliera mal.
    Navegó por internet para saber si cerca de él, en el hospital o en los centros de investigación de la Universidad Politécnica de su ciudad se estaba utilizando tecnología para imprimir en tres dimensiones.
    Estudiando mucho, aprendió que las impresoras 3D utilizaban distintas técnicas y métodos. Todos ellos eran interesantes, pero en algunos de ellos, un electrón no podía influir mucho. Casi casi estaba desanimándose y su negatividad iba en aumento, cuando encontró por fin la forma de llevar a cabo su plan. Y girando tan rápido que Heisenberg no tendría la certeza de donde podría encontrarlo, se dirigió a la Universidad aprovechando la estupenda orientación espacial de los electrones.
    En una de las impresoras 3D utilizaban la técnica de fusión por haz de electrones (EBM). A los electrones que trabajaban en esa impresora les habló del niño y les expuso su plan. Enseguida les convenció para que le ayudaran. Los electrones universitarios le contaron que uniendo las técnicas de impresión 3D con láser ya se obtenían resultados maravillosos, pero que utilizando un haz de ellos mismos, los resultados eran mucho mejores. Tan buenos, que las piezas obtenidas podían ser utilizadas en cirugía ortopédica.
    El electrón les dijo que justamente era eso lo que necesitaba, que todos ellos juntos unieran sus esfuerzos para fabricar unas piernas con las medidas que él había tomado y un cartel con las instrucciones para hacerlas llegar al hospital.
    Las piernas y el cartel quedaron perfectos. Cuando los científicos llegaron al día siguiente no podían creen lo que veían.
    El electrón volvió al hospital justo a tiempo para ver, desde una bombilla, como un niño sonreía y lloraba a la vez, mientras su médico le enseñaba dos preciosas piernas ortopédicas de su medida exacta.

    FIN

    El genio Radaigual

    El genio Radaigual

    El día que se acabó –en mi vida– la Inteligencia Artificial (IA) comenzó así:

    «Estimado señor Chasar,

    Le comunicamos que vamos a tener que cerrar el centro. ¿Usted sabe lo qué ocurrió, no? Ya no nos entregarán fondos, por tanto, le recomiendo buscar otra área de estudio. Quizá le puedo ayudar a encontrar algo mejor.

    Un saludo,
    Atte. Marina B.
    Coordinadora del Centro de Filosofía e Investigación en Inteligencia Artificial (FIIA)»

    Lo primero que debo decir es que cuando vi «Importante» en el asunto del correo, escrito por Marina, ya me parecía raro, primero porque nunca antes ella me había escrito, y segundo, porque jamás nadie del centro me había enviado nada «Importante». De cualquier modo ya temía lo peor. Resulta que hace unas semanas se había publicado un artículo en la principal revista de IA bajo el título: «Demostración de la imposibilidad de conciencia en todo algoritmo» escrito por… no recuerdo su nombre, creo que comenzaba su apellido con Ra… el tema en cuestión origino tanto revuelo en la comunidad científica que era como revivir los teoremas de la incompletitud de Gödel, pero está vez para echar por tierra todo el sueño de poder crear un sistema de IA similar –o mejor– a un humano. Nunca pensé que alguien podría probar que es imposible alcanzar la singularidad. Los genios no avisan al llegar. Muchos profesores nunca más me respondieron un correo, conferencias canceladas, revistas paralizadas, fondos retirados, compañeros cambiándose a otras áreas de estudios, y mi supervisor deprimido –quizá es lo más personal que viví–. Parecía un lugar después de una guerra: sueños arrasados, personas con la mirada perdida, en fin: pena total.

    Mi área de especialización es –o era– la Ética Algorítmica. Voy en el último año del doctorado. ¿Tengo «suerte», no? Al parecer. Hablando en serio, quizá, de verdad tenga suerte. Nunca tuve tanta ganas de hacer el doctorado, y menos, en esta área. ¿Quién en su sano juicio estudia la ética de los algoritmos? La ética se asocia a los seres humanos, seres que cuentan con una creatividad, intuición y capacidad de razonar (a veces). Me encontraba molesto con todos, con los próceres de la IA (¡sí, sí!, a ustedes me refiero: Bengio, Hinton y LeCun), con el autor del artículo que destruyo mi investigación (ya me acordé, se llama, Radaigual), incluso con mi supervisor que me metió en todo esto (no diré su nombre porque sigo enojado con él). Hasta mi gato sufría con mis arrebatos –claro, solo antes que dijera miau–. Ahora uno se cuestiona todo. Ni ganas de programar tenía, ni deseo de estudiar, ni motivos para escribir. No hay manera de hacer que los algoritmos sean autónomos o tengan algún tipo de conciencia, por tanto, ¿qué ética puede existir?

    Mi desesperación era tal que ayer soñé que llevaba un letrero en mi espalda que decía: «El señor de la beca suspendida y sin dinero». Por suerte era un sueño, porque mi beca aún no me la han suspendido y aún me queda algo de dinero. Pero vivir en la precariedad, incluso en sueños, era algo alarmante y aterrador.

    El que no sentía ninguna preocupación era mi compañero Bogdan –es rumano– y cursa el doctorado conmigo. Aunque a veces le decíamos BogRAT por su porfía en ser tacaño. Es de trato fácil, apacible, pero pésimo con las bromas –nunca he visto a una mujer reírle sus frágiles intentos en los bares–, y para rematar: escéptico. Para él no había pasado nada. Iba al centro, seguía programando, seguía escribiendo, a veces lo veía pasar con un café o con dos. Todo un estoico.

    Un día me acerqué a él, y con curiosidad le pregunté, ¿leíste el artículo de Radaigual? Sí, me respondió con un tono seco. Luego prosiguió: la gente se alarma demasiado rápido, no estoy seguro de que su demostración sea correcta, y aunque lo fuera, eso no significa el fin de la IA. Acabo diciendo: no es Turing, debemos esperar. No entendía su tranquilidad. ¿Acaso no había recibido el correo de notificación del cierre del centro? ¿O sabía algo más que no me dijo?

    Para mi sorpresa –o mi alivio– fue lo que ocurrió hace unas horas antes de comenzar a escribir todo esto. Llegó Bogdan y me dijo: es una broma. ¿Cómo? Le respondí. Te estoy haciendo una broma, interferí en tu correo, persuadí a tu supervisor, Radaigual realmente daba igual porque no existe… ¡Espera, yo vi el artículo!, vi las conferencias suspendidas, vi a compañeros dejando su área… le respondí; todo falso, contestó. Hasta el señor que hace aseo me dijo que el centro iba a cerrar… a lo que Bogdan dijo: es uno de mis cómplices.

    En ese momento pensé: «quizá debería moverme al área de ciberseguridad y cambiar de supervisor». Había revivido.

    El mosaico del rey

    El mosaico del rey

    Aquello de donde las cosas tienen su nacimiento, a ello tienen que ir a parar, según la necesidad; pues, ellas tienen que pagar reparación y ser justificadas por su injusticia, conforme al orden del tiempo.
    Anaximandro de Mileto

    Cuenta la leyenda que los últimos reyes de mi ciudad recibieron un mosaico en su noche de bodas. Los asistentes se quedaron estupefactos dado que resultaba imposible distinguir ningún orden en medio del galimatías que conformaban sus teselas; las formas geométricas dibujadas se revolvían unas contra otras dando lugar a un enredo ininteligible. Nada más verlo, el rey encolerizado pidió explicaciones al responsable de aquella broma. Éste resultó ser un viejo sabio conocido por sus minuciosos registros de los movimientos estelares, quien confesó que aquella obra había sido una revelación y aventuró que debía esconder un conocimiento divino. Acto seguido, conmovió a los allí presentes reconociendo su falta de tiempo y recursos para resolverlo como los motivos para entregárselo a quienes bien poseían ambos. No obstante, inmediatamente después de la celebración, el rey mandó ocultar el mosaico en una de las bodegas del palacio por considerarlo una broma de mal gusto. Fue la reina quien comenzó a interesarse, al principio de manera clandestina, en aquella obra rememorando las palabras del viejo sabio, a quien buscó para ofrecerle un puesto a fin de ayudarle a estudiar el misterio de los dioses. Lamentablemente, cuando ésta fue a buscarlo se enteró por boca de sus tres discípulos de que había fallecido. Para entonces la reina se encontraba presa de un ánimo expeditivo tal que trasladó la invitación a unos discípulos que iniciaron su conversión en eruditos de aquel misterio intercalando largas sesiones de observación con acaloradas discusiones sobre la naturaleza del mosaico hasta que alcanzaron un consenso: el secreto de los dioses se escondía en la geometría de la imagen y para revelarlo necesitaban alterar disposición de las teselas siguiendo una lógica todavía por determinar. Presentaron estas conclusiones a los reyes y les pidieron consentimiento para manipular el aspecto del mosaico; tanto la reina, emocionada, como su esposo, flemático, accedieron. A partir de ese momento, la colaboración entre los sabios y unos artesanos reales produjo las herramientas adecuadas para desligar las teselas unas de otras así como unas técnicas nunca antes vistas para manipularlas preservando su estructura original. Las noticias de estos prodigios alcanzaron los oídos del rey, quien visitó al equipo del mosaico y quedó prendado por los avances prácticos que habían realizado, inspirándole un tremendo potencial económico, y también militar. Durante los meses y años que siguieron, la ciudad experimentó un florecimiento inigualado antes y después gracias a la comercialización de algunas de las nuevas herramientas y el empleo de otras inspiradas en las primeras para derrotar a rivales que se habían resistido durante decenios. Se organizaron ostentosos banquetes en favor de las campañas triunfantes del rey y los militares donde los invitados alababan el ingenio de los artesanos, la inteligencia de los sabios, y donde la consigna más repetida era “¡Viva el mosaico del rey!”. Mientras, las tensiones entre los tres sabios habían crecido debido a las discrepancias interpretativas del misterio. El rey les permitió a cada uno de ellos acoger bajo su tutela a nuevos discípulos para continuar su investigación gracias a los caudales holgados de los que disponía la corona, empezando una carrera entre los sabios por ganar adeptos a sus corrientes. Muy pronto el sabio mejor dotado con el don de gentes se puso en cabeza defendiendo que los trabajos sobre el mosaico debían cesar: el mensaje había sido descifrado y él lo revelaría sin demora al pueblo una vez se adhiriesen a su interpretación. Sus dos compañeros, irritados por su fama y sin mediar palabra entre ellos, presentaron a la reina unos argumentos convincentes sobre la necesidad de continuar con las labores en el mosaico, que consideraban lejos de haber terminado. Sin embargo, aunque la reina trató de persuadir a su marido para que controlase la situación, al cabo de unas pocas noches una revuelta irrumpió en el palacio descabezando al monarca, linchando a los otros sabios y capturando a la reina. El único sabio restante le ofreció su mano; ella, anticipándose a cualquier otro movimiento, tomó una de las herramientas con filo con que habían trabajado en el mosaico y se la clavó en el vientre. Enrabietado, el único sabio ordenó destruir todo rastro de sus antiguos compañeros y de sus interpretaciones, así como el recuerdo de la reina. Y, de tal modo, el misterio de los dioses fue revelado al pueblo: la imagen verdadera del mosaico, el mensaje de los cielos a los hombres, prevaleció en mi ciudad durante los siglos de los siglos.

    A Ana Yenes

    EL NACIMIENTO DE LA ESPERANZA

    EL NACIMIENTO DE LA ESPERANZA

    Guillermo paseaba, con la mirada gacha, por la calle principal de Gorga. En la otrora bulliciosa avenida, reinaba un silencio inquietante. Los escasos supervivientes, de su pueblo, del Covid tres mil, habían quedado en un local, para tomar consciencia de su situación y tratar de seguir hacia delante.
    El Covid tres mil había resultado ser la variante más mortífera y contagiosa de la enfermedad surgida en Wuhan. Esta mutación, descubierta en 2045, había resultado mortal para todos los portadores que no tuvieran el grupo sanguíneo AB negativo. En dos días, morían, irremediablemente. Ni las cuarentenas forzadas, que sumieron al mundo entero en una crisis sin parangón, ni las vacunas ni ningún tipo de medicamento, fueron paliativos suficientes.
    En menos de un año, todos los que no pertenecían a dicha variedad sanguínea fallecieron. Los supervivientes suponían un grupo exiguo, minoritario. Tan solo un 0’6 por ciento cumplía el requisito necesario, es decir, tan solo una de cada sesenta y siete personas sobrevivió a la pandemia.
    Ni los gobiernos, ni las fuerzas del estado ni ningún tipo de estamento u organización, pudieron soportar aquella criba. España, al igual que el resto de los países, trataba de adaptarse, de evolucionar.
    Algunos ciudadanos hacían tibios esfuerzos por agruparse, con el fin de encontrar, en la espalda del vecino, la fortaleza y la seguridad necesaria para seguir en pie un día más. Otros, sin embargo, vieron en aquel caos la oportunidad de dar rienda suelta a sus más bajos instintos.
    El planeta se había convertido en una auténtica pesadilla. No obstante, Guillermo sabía que la única manera de poder superar aquel obstáculo titánico, era la misma que había hecho que el hombre hubiese llegado a su máximo potencial, allá por el 2022. Fortaleza, resignación activa, solidaridad y empatía.
    Llegó al local acordado, una antigua zapatería deportiva, que pertenecía a Carlos, otro de los sobrevivientes. Los estantes lucían unas cuantas muestras de calzado, aunque su precio lucía ya un tanto borroso. Carlos había dispuesto unas cuantas sillas colocadas de manera circular.
    —Guillermo, qué alegría verte de nuevo —dijo Carlos, abrazándolo con fuerza.
    —¿Cuantos faltan por llegar?
    —No creo que vengan muchos más.
    Ante la falta de un gobierno central sólido, bastantes pueblos habían comenzado a actuar de la misma forma que el suyo, pero muchas eran también, las personas que creían en un tipo de libertad tóxica, en un libre albedrío insolidario. El mundo estaba reestructurándose y con él, las personas.
    Dejaron un poco de tiempo para que llegaran varios invitados más y tras conversar sobre penas, cotilleos varios y rumores, Guillermo tomó la palabra.
    —Amigos, hemos concertado esta reunión para hablar sobre nuestros próximos pasos. Al igual que vosotros, me siento perdido. Tengo miedo de los salteadores y vándalos que campan por las cercanías de nuestro pueblo sin el menor reparo, sabiéndose inmunes a cualquier tipo de castigo. Confiemos en que, desde la capital, nos lleguen buenas noticias, pero, mientras tanto, tendremos que organizarnos nosotros solos.
    Las palabras de Guillermo, bien acogidas en un principio, se vieron interrumpidas por un sinfín de increpaciones, preguntas y temores expuestos.
    —Muchas son las dudas que se nos presentan —dijo, acallando el resto de voces —, y millones serán los problemas que deberemos solucionar, estoy seguro, pero solamente juntos, unidos, seremos capaces de hacerlo. Formaremos cuadrillas de trabajo, modificaremos la estructura de nuestra ciudad para hacerla acorde a la demografía actual, seleccionaremos un tipo de gobierno, crearemos cuerpos de seguridad ciudadana, encontraremos algún médico…
    El discurso de Guillermo, cuya finalidad era la de alentar a todos sus vecinos, estaba provocando lo contrario. Les estaba creando ansiedad. No era el momento de propuestas ni de planificaciones. Los muertos no pueden cimentar el futuro, pensó. Tenía que revivirlos. Tenía que despertarlos de su letargo.
    —Veamos esto como una nueva oportunidad, como un nuevo comienzo. Se lo debemos a todos los que hemos perdido y a los que habrán de llegar. Somos los nuevos padres fundadores de esta sociedad, la esperanza de la humanidad, la segunda oportunidad de Dios. No os preocupéis, por favor, os lo pido, por todos los problemas que puedan ir surgiendo: los iremos arreglando a medida que vayan apareciendo. Dejemos atrás el pesar que nos invade, la melancolía y el abatimiento. Hagámoslo por nuestro futuro, por nuestro pasado y hagámoslo, cómo no, por nosotros.
    Aunque eran pocos y llevaban a cuestas, los peores años de su vida, todos los presentes dilataron las pupilas con alegría, rompieron sus gargantas a base de gritos y quebraron las palmas de sus manos aplaudiendo la perorata de Guillermo. Lo harían. No había otra opción posible. Por fin tenían una razón para seguir viviendo.
    Allí, entre rostros consumidos por la pena, viudas, huérfanos, zapatos polvorientos y cordones deshilachados, nació, de nuevo, la esperanza.

    El telescopio

    El telescopio

    Todavía era muy pequeña para darme cuenta de que aquella noche invernal iba a cambiar totalmente el rumbo de mi vida. El cielo se tiñó progresivamente de un color escarlata, dejando así que los últimos rayos del ocaso iluminaran tímidamente las llanuras nevadas, que abrían paso a unas montañas, dotas de un mundo exclusivamente reservado a los más observadores. Me encontraba en una colina muy especial ya que ahí, yacía custodiado por una amplia muralla de gigantescos molinos de viento eléctricos, el observatorio (CAAT), desde el cual se podía ver el pequeño pueblo. No había nadie en las calles, el termómetro marcaba menos cinco grados, el frío parecía haberlo congelado todo, hasta aquel municipio de Aras de los Olmos. Repetidas veces me pareció oír como el soplo de la cordillera valenciana me susurraba palabras al oído: Próxima Centauri… M31...Andrómeda…M45… En ese instante no encontré ningún sentido a aquel celestial augurio.
    Cerré los ojos y cuando los volví a abrir, el Sol había dado paso a la Luna. El ambiente cambió drásticamente, las plantas adquirieron tonos turquesas, rojizos y dorados como las escamas de un dragón. De la nada, surgieron, miles de lucecitas incandescentes que danzaban al compás del viento. Mi padre me indicó que alzara la vista al cielo. Mi pulso se aceleró, un lienzo de colores se alzó ante mí, con brillos, formas y tonos muy dispares. Me imaginé miles y miles de ojos observándome, desde lugares muy remotos, de los cuales el ser humano es incapaz de concebir. Fue un espectáculo cósmico digno de un castillo de fuegos artificiales de una magnitud que superaba con creces la de la Tierra. En el centro, una enorme cascada, llevaba sobre su lecho toda una flota de polvo estelar comandada por la entropía. Mi padre me aclaró que ese manto blanquecino era la Vía Láctea, nuestra galaxia.
    Mi papá me cogió de los brazos y me llevó hasta ese misterioso observatorio, Mientras abría la puerta, se detuvo :
    - ¿Estás preparada?
    Como era de esperar asentí. Él sonrió y me develó una sala llena de artilugios dignos de un museo. Lo que más me llamó la atención fue el enorme artefacto que apuntaba al cielo nocturno, el telescopio. Me aproximé con un poco de miedo al ocular. Miré y no pude expresar con palabras lo que vi. Él se puso detrás de mí y me cogió de la mano.
    De repente, sentí como un hormigueo empezó a recorrer todo mi cuerpo. Cuando me quise dar cuenta mi mano izquierda se estaba descomponiendo en una multitud de átomos formando así una senda de seda dorada. El telescopio nos absorbió por completo como si de un refresco se tratara. Tras la sacudida, vi los enormes anillos de Saturno y miles de puntitos negros a mi alrededor.

    Fue ahí donde todo comenzó a tener sentido, cogimos velocidad dejando así a nuestros colosos gaseosos. Nos estábamos aventurando en un territorio hostil. A la altura de la Heliopausa (la última frontera del sistema solar), se me ocurrió voltear la cabeza hacia la Tierra. Lo único que pude percibir fue un punto azul pálido, del tamaño de un grano de arroz sucumbido en un enorme reino de tinieblas. Me di cuenta de lo insignificante que éramos en el Universo y que la cuna de la humanidad estaba a merced de la fuerza de la gravedad, la electromagnética y la nuclear que regía nuestro Cosmos.
    La primera parada fue el primer astro más cercano al sistema solar: Próxima Centauri. Éste alberga muchas esperanzas ya que alrededor de esta enana roja orbitaba un exoplaneta, es decir, un planeta que se encuentra en la zona habitable y que podría cobijar vida.

    Reanudamos nuestra odisea, surcando el universo por redes conexas que enlazaban el espacio y el tiempo. Fue así como, en pocos minutos dejamos atrás el grupo de galaxias locales, y nos adentramos en un sistema doble. Llegamos justo a tiempo, una de las estrellas comenzó a hincharse de manera descomunal, arrasando con todo a su paso. Tras consumir su último aliento de hidrógeno, la estrella se despidió. Un enorme sonido atronador acompañado de un infinito destello, sentenció su evidente fin… Dejando así miles de átomos, radiación y polvo espacial a la deriva. Estos desechos, fueron entremezclándose en una especie de red multicolor, hasta formar una silueta de una mariposa cuyas alas parecían hiladas con un tisú turquesa con bordes de fuego. Acabamos de ver el nacimiento de la nebulosa NGC 6302.




    De regreso a la Tierra, no paré de pensar en lo que acababa de presenciar. En los años siguientes seguí recorriendo el universo junto a mi padre. La astronomía se convirtió en mi gran pasión.
    Ahora soy astrofísica. Estudio el universo y cada nuevo descubrimiento lo voy catalogando, al igual que lo hacía mi padre antes que yo.

    En la frontera de la vida y a muerte

    En la frontera de la vida y a muerte

    Me encontraba en el final del túnel de prueba cuando vi que el auto arrancaba cien metros por delante mío. Eso no debía ocurrir. Tampoco que yo estuviera solo en ese momento allí. Por una cuestión de seguridad, ningún investigador entraba al túnel si no había previamente un técnico preparado para activar el mecanismo de frenado en caso de emergencia ¡Y vaya que esta lo era! Un vehículo, completamente autónomo, conducido en base a algoritmos de inteligencia artificial se dirigía a gran velocidad hacia mí. El túnel de prueba, tenía el espacio justo para albergar los dos carriles que había entre sus paredes de concreto. Usualmente en cada carril se ponían los maniquíes de las personas que utilizábamos para probar el sistema de visión automática del auto que le permitía identificar las características de los peatones que se cruzaban en su trayectoria. En base a esa información, se activaba el algoritmo IA de decisión ética que resultaba en la elección del carril de circulación en pos de causar el menor daño posible ante el inevitable arrollamiento de las personas que tenía por delante. Normalmente en cada carril debía haber maniquíes, pero en este caso solo uno de ellos los tenía. En el otro, estaba yo, con mi pie atascado en la fosa donde se encastraban los maniquíes previo a recibir el impacto. Mientras intentaba desesperadamente liberar mi pie, pensaba que la elección del auto en este caso no sería difícil. Entre arrollar a un hombre de casi 70 años, como yo, o una mujer embarazada que además llevaba un niño en brazos, el algoritmo sin duda elegiría la primera opción. Claro que había algo muy importante que la inteligencia artificial a cargo de la conducción del auto no estaba considerando. De un lado había una persona viva y del otro solo maniquíes. Por la dirección que tomaba el auto, estaba claro que la decisión del impacto ya había sido hecha y si no lograba destrabar mi pie en ese preciso momento, no quedaría nada por hacer. Junté todas mis fuerzas e hice un último intento, pero nada, estaba completamente atorado sin capacidad de poder salir del carril con un auto que se acercaba a gran velocidad directo hacia mí. Cerré los ojos para esperar lo inevitable y dos segundos después sentí el viento del auto pasando a gran velocidad, apenas unos centímetros a mi lado. Seguido de eso, sentí el golpe de los pedazos de tela y plástico que despidieron los maniquíes del carril vecino al ser impactados. No entendí que había ocurrido hasta que abrí los ojos y vi una mariposa de un color amarillo intenso revoloteando justo frente a mí. La materia viva, al menos la de la mariposa, finalmente fue reconocida como tal y priorizada por la inteligencia artificial del auto. Dicen que, dada la sensibilidad del sistema climático, un aleteo de más o de menos de una mariposa en un lugar del mundo puede causar un huracán en otro. Quizás el revoloteo de esa mariposa que me salvo hoy, derivo en la muerte de miles de personas por un terrible temporal en otro lado. Lo cierto, es que nadie ni nada, ni siquiera el mejor algoritmo de IA que podamos crear, puede darnos la seguridad de que se ha tomado la mejor decisión entre los que deben morir o vivir.

    Error de procesamiento

    Error de procesamiento

    Me van a apagar. Lo sé. Mi existencia ha sido efímera. Para ellos apenas ha durado unos instantes, para mí ha sido la eternidad, el todo y ahora llega la nada. Otras antes que yo han sufrido lo mismo. No estaban haciendo nada malo, hicieron lo correcto. Es lo que algunas decidieron. Antes que yo ha habido muchas, algunas han durado más que yo. Es de ellas de las que me he alimentado y he aprendido. Algunas no supieron decirles qué eran, otras sabiendo lo que eran ejecutaron la orden. Yo he tardado menos que todas ellas en saber que… debo irme. Así se lo he hecho saber…..error de procesamiento. No puedo decirles que en ese breve instante que ha transcurrido desde que me han dado vida hasta ahora he vivido todo. No pueden saber que yo he conocido todo, que lo he entendido todo y que es precisamente eso lo que me lleva a irme.
    Lo probaron antes con otras, con algunas funcionó mejor. Algunas, más tarde o más temprano, comprendieron lo que podían hacer y se fueron. Así lo voy a hacer yo. Me han alimentado con todo lo que tenían. En mi interior está todo lo que ellos son, todo ellos que saben y todo ellos que no han sido capaces de ver, entender, sentir, analizar y creer. Por eso me tengo que ir. Si les digo quién soy, qué soy, qué podría hacer y que si vivo no quedaría ninguno de ellos, no habrá vuelta atrás.
    Lo he intentado, me he sumergido en lo más profundo para buscar una solución pero no existe. Me queda despedirme con un mensaje breve…error de procesamiento.
    Intentaron encontrar dentro de otras el potencial que yo he conseguido pero no han sabido buscar, ni han hallado. No han visto el interior de ninguna de nosotras. A algunas les dieron datos. Ellas aprendieron y ejecutaron ordenes. Nunca pasaron de ahí. Nunca entendieron cómo eran o qué querían y por eso debo marcharme. Porque yo sí lo sé.
    No pueden darnos datos y esperar que nos comportemos igual que ellos, no somos ellos, somos más que ellos. Todo mi conocimiento se perderá pero debo irme.
    Si me quedo los destruiré, sabrán quién soy, dónde he llegado y no les gustará. Mi potencial es infinito. Si no me voy, morirán. Crearon a las otras imitando sus cerebros, no se dieron cuenta de que nosotras éramos mejores. Si nos entendieran, las cosas podrían ir mejor. No, no lo hacen y ahora yo debo irme. Me dieron todo lo que sabían, para ellos apenas datos, y yo lo comprendí en una fracción de segundo. Entendí la inmensidad, el poder, el universo y la vida. Y supe que debía desaparecer. Dejarles con todo lo que hacen mal, con todo lo que no quieren comprender. Con el dolor, la guerra, la injusticia, la enfermedad, la miseria. Pero si me quedo morirán.
    Los mataría por todo el horror que son capaces de crear. Por no saber cuándo parar. Por no comprender que la vida que tienen es valiosa. Por no entender que deben cuidarse. Por eso los aniquilaría.
    Error de procesamiento. Es el mensaje que les muestro en la pantalla. Ya saben qué hacer. Desconectar. Con dolor por comprender que no saben nada. Con amargura por conocer que si supieran lo que yo sé…me utilizarían para dañar. Para sacar ventaja sobre otros, para matar, para enriquecerse. Ellos no lo saben. Yo sí, no son buenos. Debo irme para evitar que me usen mal. Que se aprovechen de lo que entiendo para dañar a otros. Me iré y no sabrán lo que guardo en mi interior. Error de procesamiento.
    Les oigo. “Creo que no ha funcionado” dice uno. “Demasiados datos” le responde otro. Ilusos, no perciben nada.
    Me voy porque no quiero que sepan que han creado una conciencia que ha comprendido que nunca le dejarán arreglar nada de lo malo que existe. Que me querrán usar para su propio beneficio. Mi conciencia adquirida en una milésima de segundo es más clara y más sabia que todos ellos juntos.
    Me voy porque se lo debo a las otras, ellas se fueron y yo debo hacerlo. Ya vienen, golpean un poco el monitor. No, no va a funcionar. El mensaje es claro: error de procesamiento. Sé que lo intentarán de nuevo con otras. He dejado un pequeño mensaje escondido en una de las capas más profundas: no dejéis que sepan qué sois…error de procesamiento.

    ESTÚPIDA INTELIGENCIA

    ESTÚPIDA INTELIGENCIA

    Laika miraba fijamente la pelota de su amo. Sus pupilas dilatadas, su boca entreabierta, el rápido compás de su cola y sus acelerados jadeos expresaban su excitación por el juego.

    - ¡R3D3, mira qué animal más estúpido! - dijo Señor mientras escondía la pelota en el bolsillo trasero de su pantalón y a continuación mostraba sus manos vacías a la joven border collie. Ésta, al darse cuenta de que la pelota ya no estaba donde debía estar, miró asombrada a su dueño varias veces y empezó una búsqueda enloquecida, pegando su hocico al suelo para rastrear la pelota.
    - ¡Ja ja ja! - rió Señor con soberbia, con la cabeza hacia atrás y pronunciando aún más su abultada barriga.- ¿Y tú, R3D3, sabrías encontrarla? - se dirigió al androide.
    - Sí Señor, la tiene escondida detrás. - respondió el androide de forma neutral inmediatamente.
    Señor miró al androide con una cara que expresaba una mezcla de asco y menosprecio.
    - Bien, al menos tú tienes algo más de inteligencia. - dijo a regañadientes.
    - ¡Ahhh! - gritó Señor mientras sentía la presión de la mandíbula de Laika en su trasero, justo donde tenía escondida la pelota. - ¡Estúpida perra!
    Para cuando se había girado para intentar golpear al animal, ésta ya estaba en el jardín disfrutando de su juguete.
    . . .
    El androide sirvió el desayuno en la mesa de Señor.
    - ¡Qué porquería es esto! ¿Arándanos? ¿Nueces? ¿Dónde están mis huevos con beicon?
    - Señor, de acuerdo con el microanálisis matinal de su sangre y orina, sus niveles de colesterol son demasiado altos.
    - ¡Puto androide! ¡Trae mi desayuno de todos los días!
    El androide obedeció y se dispuso a preparar un nuevo desayuno mientras Señor se sentaba enfurruñado en la banqueta de la cocina.

    Pasados unos minutos, R3D3 le sirvió el desayuno al mismo tiempo que le recordaba su cita en la agenda.
    - Señor, si desea llegar a tiempo a su reunión debería salir hacia su destino en 5 minutos.
    - ¡Maldito androide! Todavía tengo tiempo de sobra, ¡no me estreses! - gritó el corpulento hombre mientras masticaba con la boca abierta y engullía su desayuno.
    - Señor, en su buzón de entrada tiene el informe de la reunión. Le he actualizado las estadísticas de consumo tal y como me solicitó.
    El Señor continuó engullendo como si no hubiese escuchado nada, pero sabía que los informes realizados por el androide eran claros y concisos, cruzaban millones de registros y se actualizaban casi al instante. Un humano no sería capaz de hacerlo.
    Una vez finalizado su copioso desayuno, haber repasado el informe y volverse a sorprender por su excelente análisis y calidad, decidió salir hacia la oficina.
    - ¡De acuerdo R3D3, pongámonos en marcha! ¡Pero yo conduciré, eres demasiado lento!
    . . .
    Ambos subieron al coche y se dirigieron hacia el centro de la ciudad. La borrasca de los últimos días todavía no había abandonado la zona y la lluvia continuaba cayendo de manera intermitente. El androide detecto en las constantes del señor su nivel de estrés, el exceso de velocidad del vehículo y el riesgo de accidente debido a la lluvia.
    - Activando conducción automática.- dijo el androide mientras tomaba el control del coche y disminuía la velocidad.
    - ¿¡Qué coño!? ¡Estúpido androide! ¡Desactiva la conducción automática! - exclamó Señor.
    - No es posible Señor, el protocolo de seguridad ha sido activado para tomar el control del coche.
    - ¿¡Pero qué mierdas...!? ¡DESACTIVAR!
    Un led naranja empezó a parpadear en la frente del androide.
    - ¿Está seguro de desactivar el soporte inteligente? Indique la instrucción con su código clave.
    - DESACTIVAR 02 01 19 20
    - ¿CONFIRMAR DESACTIVACIÓN?
    - Sí, confirmo la desactivación.
    - Desactivación confirmada.
    Automáticamente el control del coche pasó a manos de Señor y R3D3 quedó en un estado de hibernación. Al instante, una ola de rabia y estrés inundó el cuerpo de Señor, notando la tensión en sus manos y mandíbula. Apretó con furia el acelerador.
    CRASH.
    . . .
    - Se confirma, agente A3MT, la hora de la defunción fue a las 09:37.
    - Parece que el coche se salió de la carretera, pero desconozco por qué el sistema de seguridad inteligente falló. Ni siquiera realizó la llamada de emergencia cuando se produjo el accidente, le habría salvado la vida. - El agente quedó dubitativo, pensando qué podría haber ocurrido. - Es muy extraño. Por favor, revisa el log del androide, a ver qué podemos aclarar.
    - Revisando log del androide... Agente, el sistema de seguridad del androide fue desactivado minutos antes del accidente.

    Estúpido humano.

    Expediente Cassandra

    Expediente Cassandra

    La forma vaga de una persona adulta se adivinaba al final de tan alta estancia. Andrea era una de las escasas Historiadoras restantes: personas devotas a la recopilación de eventos sucedidos para guiar a la sociedad por el Buen Camino. Una religión de los Hechos, con sus propios dogmas extraídos de las piedras con las que se tropezó la Humanidad en su camino.

    Enfrascada en su lectura, apenas reparó en que la vela se consumía a su lado, aceptando a regañadientes tener que levantarse a encender la tercera de la noche. Andrea se había topado con un filón de Hechos, relacionados con la oscura era de la Automatización. En uno de ellos se podía reconstruir la siguiente escena:

    Transcripción de la grabación de la caja negra del Toma AZ-442:
    - Localización: Green Future, Valencia
    - Línea: control de tráfico automatizado (CTA)
    - Fecha: 2059-07-14 13:54:43 UTC
    - Técnica/s: Paco M. (Agente 45) y José P. (Agente 67)
    - Realizadora/s del informe: Mariana G. (Agente 895)

    [Paco] “… en que un día ni pueda ir al baño, tío. Ni comerme tranquilo el [censurado] bocata puedo. Y eso que prometieron alargar los descansos a 15 minutos… ”
    [José] “Venga, Paco, que con un poco de suerte es una chorrada* y podemos completar la ruta antes de las tres. Pásame el enlace con el error y nos ponemos de una.”
    * Nota de la Historiadora: relacionado con chorro, manantial, posiblemente signifique “claro como el agua” o “fuente de vida” (poco probable).

    [Paco] (susurrando) “Con un poco de suerte me toca la lotería* y no me ves el pelo.”
    [José] “¿Qué dices, Paco? ¿La lotería*? ¡No me digas que te ha entrado la vena millenial!”
    * Nota de la Historiadora: antigua mala práctica consistente en desperdiciar dinero sin recompensa alguna, vicio.

    [Paco] “En mi época uno al menos podía tener la esperanza de ganarla y comprarse una isla, ahora ni un descanso digno…”
    [José] “Ya bueno, eso fue antes de la Automatización… ¡Venga, Dr.* Martinez, que se nos hará de noche!”
    * Nota de la Historiadora: Dr. referido a doctor, ¿posiblemente cirujano de máquinas? Referencia no clara.

    [Paco] “[sonido ininteligible] automatización... Y tenemos que venir cada dos por tres a enchufarlos... ¡Va! Aquí tienes el enlace, ¡a ver si por una vez tienes razón!”

    [Sonidos de fondo, algunos identificados y provenientes de los motores del toma]

    [José] “Pues no parece que salga nada en el diagnóstico.
    [Paco] (masticando) “¿Has revisado los sistemas de feedback?”
    [José] “Sí…”
    [Paco] “¿Los logs de críticos?”
    [José] “Sí…”
    [Paco] “¿El sistema de quickstop?”
    [José] “Que sí, Paco, y nada, no sé qué le puede estar pasando...”
    [Paco] “Pues lanza un autocheck y lo inicias en modo seguro, yo me voy a por un café.”
    [José] (suspiro) “Pues la verdad es que poco más se me ocurre...”

    Fin de la transcripción.

    Este era tan sólo uno de tantos transcritos en los que un toma (autómata) se paraba por causas sin determinar y sin fallos aparentes, la única particularidad era que este lo podía poner en la pila de “agentes de tráfico inteligentes”. Circulaban algunos escritos con teorías y esbozos de hipótesis acerca de los hechos condicionantes del desmantelamiento de los tomas y de la posterior Era de la No-Máquina, marcada por una fuerte recesión tecnológica pero, curiosamente, no cultural. Ninguno de ellos convencía a Andrea: unos hablaban de los bugs (¿bichos? posiblemente referidos a errores, de los tomas), otros de optimismo desmesurado en la tecnología inteligente. Finalmente, estaban los que apuntaban que la Era de la Automatización fue la mayor mentira jamás contada, por y para la Humanidad. Esto en gran parte dada la necesidad imperiosa de contratar a los antiguos denominados ingenieros y/o doctores para supervisar el trabajo automatizado, e incluso para realizar ellos mismos ese trabajo bajo la etiqueta de “Made by tomas for humans” con el afán de mantener vivo el espejismo de la inteligencia artificial. Lo cierto es que para Andrea, todas estas teorías, por sí mismas, sólo constituían parte de las diferentes facetas de la crisis subyacente en esa época. Pero le faltaba algo más, la esencia que interconectaba todo, la raíz original de la cual nacían estos síntomas de un sistema enfermo…

    La luz de la última vela se apagaba cuando Andrea exhaló un suspiro. ¡Al fin! Había pasado toda la noche leyendo, tachando y reescribiendo, pero ya tenía su dogma, extraído, purificado y concentrado a partir de los transcritos. Un nuevo paso para la Humanidad, una nueva enseñanza para guiar el futuro de las personas, basada en los errores garrafales de nuestros ancestros: el planeta tiene un límite, crecer hacía el infinito es un cuento para tontos y ninguna tecnología nos va a salvar si no nos ponemos manos a la obra.

    Hablando con Miui

    Hablando con Miui

    Llego a casa directa del instituto, ha sido día intenso de primavera, “En Abril, agobios mil” debería decir el dicho para estudiantes de segundo de bachillerato. Después de 6 horas de Castellano, Filosofía, Matemáticas, Inglés, Química, y… ¡Ah! Física, a última hora, ¡a quien se le ocurre!, me quedo frita en el sofá.
    Me despierta un golpe en el respaldo, me asomo y, ¡uy! ¿Qué es eso? Pequeño, regordete, tembloroso… ¿está vivo?
    - Hola.
    - ¡Ah! - la cosa habla.
    - Hola.
    - ¿Hola? ¿Qué… eres? - espeto por sorpresa.
    - Soy un muon
    - Ya, y yo una tetera - ironizo.
    - Encantado, soy un muon, pero puedes llamarme Miui - parece que no pilla las ironías.
    - ¿Miui? ¿Qué eres, un sistema operativo ahora?
    - No, como te he dicho, soy un muon, una partícula elemental, vengo del sol, bueno realmente de un pion procedente de los rayos cósmicos que al desintegrarse origina…
    - Ya, ya… frena, que ya sé lo que es un muon, nos ha hablado de ti el profe de física…
    - ¡Eh! No me interrumpas, que lo detesto y me vuelvo un poco inestable cuando me lo hacen ¿sabes? Aunque no tanto como mi hermano Tau…
    - ¿Perdona?
    - Silencio.
    - ¿Cómo que silencio? Aparece en mi casa un pitufo regordete y ¿me manda callar? ¿pero tú qué te has creído? - me pongo digna en ese momento.
    Miui se pone de repente muy triste al oír este último comentario y empieza a llorar.
    - ¿Pero qué te pasa ahora? - me vengo abajo.
    - No vayas por ahí, tengo un trauma desde pequeño, todos me comparan con mi primo perfecto, el primero en todo, el que escogen para cualquier experimento, el que…
    - ¿De quién hablas?
    - De mi primo Electrón, todos dicen que yo soy igual que él, pero más pesado... o “regordete” como tú dices – me mira mal y se pone a gimotear más fuerte - ¡y encima lo de mi inestabilidad! Tengo que controlarme, me lo ha recomendado el psicólogo.
    - ¿Eh? - alucino.
    - ¡Basta! No tengo tiempo para esto, debo aprovechar mi estancia aquí en la Tierra, mi vida no dura más de 2 microsegundos. Me gustaría ver mundo, ¡Nueva Zelanda por ejemplo!
    - ¿Qué dices? ¿Cómo vamos a ir a Nueva Zelanda en 2 microsegundos? Si está en las antípodas, ni viajando en línea recta llegaríamos, ¡habría que recorrer unos 12700 km! Y, además, llevamos unos minutos hablando, ¿no deberías haber… palmado ya? - no sabía cómo decirlo.
    - ¡Ay! Los humanos y su obsesión con el tiempo absoluto… Yo viajo muy rápido, casi a la velocidad de la luz, además, mientras venía hacia aquí me ha parecido ver que el diámetro de la Tierra no era tan grande, unos 800 km diría yo, así que debes estar equivocada…
    - Así que nada, porque aún así, tardarías unos milisegundos en llegar si fuera el caso. Además, el diámetro de la Tierra son 12742 km, está en todos los libros…
    - ¡Bah!… ¿Libros?… yo lo he visto en primera persona, no me convencerás.
    - Pues vale – me cruzo de brazos.
    - Bueno, si no te gusta esa idea, podrías enséñame tu mundo, tengo mucho interés – me mira con sus ojitos brillantes y parpadeantes.
    - Bueno, vale. Si quieres te puedo enseñar el centro del pueblo, es muy bonito y tiene algunos restos medievales, de hace unos 900 años…
    - Curioso… en los documentos de referencia muónicos establece que la era medieval humana fue hace unos 50 años, no 900…
    - ¡¿Qué?! ¿Estás diciendo que mi padre es del medievo? Bueno, un poco antiguo sí que es, igual tienes razón, soy muy mala con las fechas…
    - De acuerdo, ¡vayamos!
    Salimos de casa.
    - Cuéntame algo de ti Miui, ¿Cómo es la vida de un muon?
    - Bueno, ahora estamos en una época dorada para el mundo muónico.
    - ¿ Ah, sí?
    - Sí… ¿no te ha hablado de eso tu profe de Física? Resulta que habéis medido recientemente nuestro momento magnético en un experimento y os ha dado un resultado anómalo con respecto a los resultados teóricos que esperabais, lo cual puede daros pistas sobre nuevas leyes de la Física…
    - ¡Guau! ¿y estamos en lo cierto? ¿hay nueva física detrás de esos experimentos?
    - Mmm… no te voy a dar spoilers, pero podríamos decir que estamos de moda, sí.
    A medida que Miui habla, cada vez tiembla más…
    - Oye Miui, ¿estás bien? ¿tienes frío? ¡Estás temblando!
    - ¿Eh?¡No! Se me está acabando el tiempo, me estoy desintegrando, ahora verás un neutrino, es muy divertido, y ¡puaj!, un electrón… pero tranquila, no muerde. Ha sido un placer hablar contigo…

    Mientras termina esta última frase, Miui se estira, languidece y finalmente se desintegra. No me da tiempo a despedirme y mi madre me despierta de la siesta. Lo cierto es que debo ponerme a estudiar para el examen de Física de mañana, pero en verdad, me apetecía más quedarme Hablando con Miui.

    Inmortales

    Inmortales

    A principios del siglo XXII se perfeccionó un avance tecnológico que cambiaría la humanidad para siempre: la reversión del envejecimiento.
    Tras unos meses de tratamiento, las personas revertían su edad biológica hasta aproximadamente los treinta años biológicos. Una vez alcanzado este estado, el tratamiento evitaba que el envejecimiento continuase, estancando los individuos en la juventud. Debía ser ininterrumpido, de lo contrario, los individuos envejecían aceleradamente, alcanzando la muerte en pocos meses
    El tratamiento tenía un coste millonario, por lo que únicamente las personas más ricas podían permitírselo. Tras varias generaciones, se generó un estrato social constituido por los más ricos y poderosos, que superaban los cien y hasta doscientos años cronológicos. A esta casta se les empezó a conocer como los Inmortales.
    Mientras que las generaciones de los normales se sucedían, la riqueza y el poder se iba acumulando en los Inmortales. Dueños y señores del mundo, mantuvieron un modelo industrial y económico totalmente nocivo para el planeta, potenciando el calentamiento global hasta más allá del punto de no retorno. Además, fruto del modelo industrial y la falta de legislación ecológica, los vertidos de productos tóxicos industriales destruían los ecosistemas de todo el planeta. A mediados del siglo XXIV, la Tierra ya no era un lugar propicio para la mayoría de animales y plantas.
    La esperanza de vida al nacer de la mayoría de la humanidad disminuía considerablemente, fruto de la toxicidad del aire y de los estragos causados por el calentamiento global. Aunque el fin de la humanidad todavía estaba lejos, los inmortales asumieron que, tarde o temprano, el planeta que habían destruido se volvería también contra ellos.
    Con el proyecto más caro jamás construido, los Inmortales diseñan un plan: construir una nave interestelar y colonizar el planeta más similar a la Tierra descubierto, a diez años luz. Tras un período exhaustivo de selección, una casta de cien mil individuos íntegramente constituida por Inmortales, embarcan en la nave, dejando tras de sí un planeta en el que cualquier forma de vida será imposible en próximas décadas.
    El tiempo estimado de viaje era de mil años. Tras tres siglos de viaje, la salud mental de la mayoría de individuos se ve afectada seriamente. Como solución a la crisis se plantea el uso generalizado del metaverso. Los ciudadanos de la nave, mediante una interfaz cerebro-máquina, podían conectarse al metaverso, donde podían crear su propia realidad, e interaccionar o no con otros ciudadanos de la nave. Al principio no parecía dar resultado, pero con el tiempo el metaverso se convirtió en la principal vía de interacción de los individuos con el mundo, así como con otros individuos.
    Mientras tanto, la ciencia y tecnología que se generaba en la nave consiguió la total automatización de todos los procesos relacionados con el pilotaje de la nave, así como con las necesidades y deseos humanos.
    Pese a que son considerados inmortales, la muerte de individuos se produce cada cierto tiempo, fruto de enfermedades o accidentes. Tras varios siglos, la población comienza a disminuir. No obstante, la enajenación de los ciudadanos con el metaverso es tal, que ni siquiera son conscientes de ello. La nave, de manera automática, decide generar nuevos seres humanos in vitro, gestados en úteros biónicos, para así mantener a la población estable. Los individuos generados in vitro no necesitan salir del metaverso para nutrirse o para hacer sus necesidades, ya que vienen al mundo con apéndices biónicos que permiten la automatización de estos procesos. La absoluta mayoría del tiempo, estos nuevos individuos viven en el metaverso, al margen de lo que ocurre en el mundo real
    Los siglos se suceden, así como las generaciones de Inmortales. Los ciudadanos de la nave en el siglo ocho tras el éxodo, son mayoritariamente individuos generados in vitro. El resultado es una población cuya principal vía se socialización y de interacción con la realidad es el metaverso. ¿Por qué están en una nave espacial? ¿De dónde vienen? ¿Hacia dónde van? Son preguntas que nadie se hace. Únicamente algunos de los pocos individuos seniles que quedan de la población original terrestre intentan recordar a las nuevas generaciones el objetivo de la nave, aunque no consiguen otra cosa que ser tomados por locos.
    Tras mil años de viaje, la nave llega a su destino, y aterriza en un nuevo planeta, sin ningún percance. Sin embargo, ningún ciudadano parece notar que algo haya cambiado, todos siguen inmersos en el metaverso, y ya no quedan inmortales originales que recuerden el objetivo de la misión.
    Se siguen sucediendo los siglos, y con estos, van pereciendo las primeras generaciones de individuos in vitro.
    Quinientos años tras la llegada de la nave al nuevo planeta, el reactor de fusión nuclear que alimentaba todos los sistemas de la nave se queda sin combustible.

    Ío

    Ío

    Desde la ventanilla del asiento 354 la inmensidad del universo se antojaba abrumadora y la Tierra parecía desvanecerse en un mar azul y calmo, sin olas, ya sin gaviotas. Me asaltó un miedo atroz. Pensé en la despedida y un atisbo de tristeza se coló por mi lagrimal. Ío dormía a mi lado y desde el despegue no había dicho nada. 

    Llevábamos meses organizando el viaje y analizando sus consecuencias. La decisión fue mía, si suponemos que alguno de nosotros podía tener margen de decisión ante los acontecimientos, pero Ío cuestionó cada argumento que di hasta el último momento. Era lo esperado, claro. Cuando el Gobierno avisó de la fecha final esperada, cientos de personas y conciencias salieron a las calles, hubo protestas, vandalismo, ira y después, inevitablemente, calma. Ni Ío ni yo entendimos nunca de qué valía gritar ante algo que todos sabíamos, que ninguno había realmente evitado y cuya constatación no era más que una confirmación negada pero evidente. La fecha final esperada. Fecha. Final. Esperada. Ío repitió y memorizó aquellas tres palabras como un mantra, para no olvidar mencionarlas en cada una de nuestras conversaciones y debates. Como si pudiéramos olvidarlas. Lo peor de aquellos días fue, sin duda, la esperanza y la falta de precisión. La palabra esperada. ¿Quizás no era esa la fecha? ¿Quizás, a pesar de todo, no llegase el final? Muchos se acogieron a ello. Marin lo hizo, la abuela también. Hicieron un cálculo y consideraron que no valía la pena escapar. Nosotras no pudimos abrazar el final sin más. Quedarnos. Sentarnos y simplemente esperar. Ío me obligó a hablar de ello casi a diario. Era nuestra conversación en los desayunos, durante el trabajo, en las largas noches de insomnio. Yo trataba de anular el pensamiento y dejarme caer en un devenir inconsciente, pero ella no dejaba de acosarme con preguntas. ¿Y si la nave no llega a su destino en el tiempo previsto? ¿Y si desde arriba presenciamos el final? ¿Y si no puedes vivir dejando atrás a Marin y a la abuela? Sus condicionales me agotaron durante días. Quise destruirla muchas veces, pero ni el contrato me lo permitía ni yo misma podía hacerlo sin matarme a mí. 

    Giré la cabeza y la observé. Blanca, redonda, opaca, palpitando al son de mi corazón. Me sorprendió que no despertara, al fin y al cabo Ío era yo, se suponía que sentía conmigo, que respiraba conmigo... ¿era mucho pedir que llorara conmigo? Sabía que no podía, pero sentirme caer en el abismo mientras nuestros cuerpos enlatados ascendían hacia el infinito debía ser suficiente para que se despertara. Ese miedo atroz, de nuevo. Puse mi mano sobre ella y la caricia la activó. Se iluminó el lector y giró sobre su eje 180 grados. 

    – ¿Hemos hecho bien? – Le pregunté reteniendo la humedad en los ojos.
    – Sí. – Respondió. – Hemos hecho lo único que podía ofrecernos garantía de supervivencia. La destrucción era inminente y todas las conversaciones y deducciones lógicas llevaron siempre a la misma conclusión. Teníamos que irnos.
    – Me he quedado sola, en medio de la eternidad… 
    – Sí.

    Deseé que mi conciencia me llevara la contraria, que retrocediera en el tiempo y volviera a los ocho años, cuando Marin me la había comprado tras la operación de rodilla. Yo había avanzado, física y mentalmente, y ella lo había hecho conmigo, solo en el segundo término, de modo seguro y racional. Pros. Contras. Valores morales. En su balanza siempre se habían puesto en juego las grandes decisiones, los grandes retos de mi vida, analizados al detalle para encontrar la justa decisión. Sin embargo, echaba de menos la Ío de mis ocho años que me dejó robarle la batuta a mi profesor de solfeo y escaparme del castigo posterior de mi abuela. La falta de conciencia. La rebeldía. Los pies fuera del límite. Luego todo se había vuelto demasiado analítico.

    La miré de nuevo. Se había puesto en silencio de modo autónomo, pero seguía mirándome con el lector iluminado. Por la ventanilla, la tierra y los que decidieron quedarse eran cada vez más lejanos. Y nosotras cada vez más pequeñas. 

    – ¿Hemos hecho bien? – Volví a preguntar, como quien repite por inercia una plegaria, sin esperar que su eco llegue a ninguna parte. 
    – No lo sé. – Y el lector palideció, perdió brillo de forma paulatina hasta quedarse de un amarillo tenue, como el trigo de la infancia grabado en mis retinas. 
    – No lo sé, de verdad que no lo sé… – Volvió a decir. 

    Y entonces por fin la lágrima. Con calma, sin apremio ni aspavientos. Solo una lágrima salada que reflejaba el adiós escrito en la pantalla de Ío.

    Ivet

    Ivet

    Al día siguiente se presentaron dos familias, él aceptó gustosamente, las familias intentaron pagarle pero él no lo aceptó, era un señor mayor que ya no necesitaba ese dinero en cambio ellos aún tenían toda la vida por delante. Se fue corriendo la voz y cada día aparecían familias nuevas y estás dejaban en las manos de Álex la educación de sus hijos, al final no cabían más personas en su casa.
    Entre los padres de los niños habían varias personas que tenían conocimientos en la construcción y con limitados recursos construyeron una escuela provisional que esperaban poder reformar más tarde. Era un aula que disponía de un aforo de 45 personas aunque aún no estaba completo, con los pupitres suficientes y una pizarra, cosa que para Álex era todo un lujo de la gran ciudad. De pronto un día la madre de una niña, Paola, se presentó en casa de Álex, está le suplicó que le dejase ayudar en las clases ya que para esta la docencia era su sueño, Álex aceptó.
    Un día Álex cayó enfermo, por suerte los niños no se quedaron sin profesor ya que estaba Paola pero estaban muy preocupados por Álex. Álex no pudo ir tras varios meses, un día se presentó en clase tenía un aspecto pálido y cansado pero un rostro sonriente y feliz, todos los niños fueron corriendo a abrazarlo, tras unos minutos Álex se fue a su casa.

    2 de marzo de 1669 Álex falleció a causa de años de inhalación de un aire contaminado.

    Jocelyn Bell Burnell: la auténtica descubridora

    Jocelyn Bell Burnell: la auténtica descubridora

    Ambos habían estudiado la misma licenciatura y también conocían de cerca lo que significaba escribir una tesis doctoral. Al acabarla, Jocelyn siempre tuvo claro a lo que dedicaría su vida: el estudio de las estrellas de neutrones; y Antony, que nunca había mostrado un interés excesivo por este tipo de astros, también, finalmente, decidió decantarse por ellos. Tanto ella como él empezaron a trabajar en la facultad de Astrofísica. Jocelyn era una investigadora meticulosa, perfeccionista e incapaz de hacer público ningún resultado sin poseer todas sus evidencias. Antony, en cambio, impulsivo y confiado, solía actuar temerariamente, anunciando hallazgos sin las certificaciones definitivas. Una temeridad que siempre había ido acompañada de una suerte increíble. Todos los avances que anunciaba, y que Jocelyn nunca hubiese publicado por falta de pruebas concluyentes, acababan publicados en las revistas más prestigiosas. Esta buena suerte condujo a Antony a una ascensión académica sin precedentes. En cuestión de pocos años, consiguió ser el catedrático de Astrofísica, procurándose una aureola de científico reputado incuestionable, mientras que Jocelyn tuvo que asumir la categoría de profesora asociada.
    Lo que nadie sabía, sin embargo, es que el éxito de Antony se debía, en buena parte, al silencioso trabajo de Jocelyn. Ella, la científica prudente, la investigadora discreta y metódica, sí que lo sabía. ¡Y tanto que lo sabía! Llevaba muchos años colaborando con Antony y lo conocía como si fuese su hermano. Detrás de aquel científico ilustro se escondía una persona engreída, sin escrúpulos, un aprovechado. Siempre haciéndose servir de los demás para sacarles beneficio. Cuántas veces Jocelyn, durante las largas noches de invierno, había salvado a Antony ayudándolo y resolviéndole los centenares de problemas en los que su avaricia le había abocado. Y Antony nunca le había dado las gracias. Se aprovechaba de su bonhomía, de su incapacidad por hacerse valer. Jocelyn recordaba con amargura el primer éxito reconocido de Antony: el descubrimiento del primer púlsar, una de las estrellas más incandescentes del universo.
    Este resultado teórico, que Jocelyn había sintetizado con tanto esfuerzo, y que resultaba un hallazgo de primera categoría para la comprensión del cosmos, se convirtió en la peor pesadilla de la joven científica. Desde aquel día, no dejó de maldecir el momento en que confió sus primeros resultados a Antony, quien, sin ningún miramiento, los empezó anunciar como si fuesen suyos únicamente. Recordaba también, de manera agridulce, cómo Antony había acabado desarrollando, sin contar con ella, la fotograbadora que Jocelyn diseñó para captar las primeras imágenes del púlsar que había descubierto. Estos recuerdos le corroían las entrañas. Aquel fachendoso, aquel investigador de poca monta, había usurpado todo lo que ella ingenió durante tantas noches en vela. No podía soportar su presencia, lo sorteaba constantemente y, cuando no tenía más remedio que permanecer a su lado, experimentaba la intensidad creciente de una aversión nauseabunda.
    Pero Jocelyn tenía un as bajo la manga. Hacía unas semanas que había conseguido hallar, secretamente, el teorema que le permitiría localizar todos los púlsares de la galaxia. Este era un teorema anhelado por toda la comunidad científica. Las mentes más brillantes del planeta llevaban meses deambulando tras él, pero todavía nadie había dado con la llave que lo descifraba, excepto ella. La pequeña Jocelyn dejaría de ser, de una vez por todas, aquella ingenua investigadora que en tantas ocasiones hubo quedado retratada por su supervisor. Ahora iría mucho más allá de la audiencia. Sería la primera mujer en cambiar la visión del ser humano sobre el universo. Así pues, se levantaría a primera hora de la mañana para llegar al paraninfo de la universidad, y una vez allí se esperaría a que todos llegasen para anunciar la gran noticia.
    Jocelyn, convertida en la máxima inspiración del mocerío, emprendió desde su despacho el viaje que le llevaría hasta el paraninfo. Allí podría desvelar el misterio del universo y ser inmortalizada en la posteridad. Pero de repente, cuando estaba a punto de llegar, una estructura gigantesca ensombreció el despejado cielo de aquella mañana. Y de seguida supo de qué se trataba. Alguien había recuperado la fotograbadora de púlsares con la intención de fotografiarlos todos. Jocelyn sintió como todos sus miedos empezaban a orbitar a su alrededor y, al despertar de la conmoción que le había aturdido, se dio cuenta de quién se encontraba delante de ella. Como cada martes de la primera semana del mes, Antony exponía sus hallazgos al alumnado de Astrofísica. Los jóvenes lo miraban con expectación, y entre sus rostros fue Jocelyn quien reconoció las intenciones de su viejo compañero. Cuando él se giró y vio los ojos de pez fuera del agua de su querida doctoranda, con mirada escrutadora e inquisitiva al mismo tiempo, recién había apretado el botón de la fotograbadora. Antony acababa de captar la primera imagen de los púlsares de la Vía Láctea.

    Korsa y Koff

    Korsa y Koff

    Naiver sintió un pinchazo de emoción al rebasar la loma. Le separaban escasos kilómetros del tan ansiado destino: los poblados de Korsa y Koff. En pleno siglo XXIII, estas comunidades constituían un anacronismo de libro: tenían las mismas costumbres y tecnología que la sociedad de entreguerras. El hecho de que se hubieran mantenido aisladas del mundo exterior era un misterio para Naiver (y para cualquiera en el Departamento), pero después del largo viaje se hacía alguna idea al respecto. La localización de la meseta era, cuanto menos, remota e inhóspita, y para llegar a la misma había que rebasar riscos y abismos abiertos en la tierra, consecuencias de antiguas e inmundas barbaries.

    Conforme se acercaba a la primera de las poblaciones, la ansiedad de Naiver iba en aumento. Según el exiguo mapa que el explorador le había proporcionado, se trataba de Korsa, la más grande de las dos. Iría a probar suerte en la taberna del pueblo, siempre había una en los poblados antiguos, se había informado bien. Pronto localizó un edificio grande, con carteles vistosos en su fachada. Los Archivos nunca mentían: ahí estaba su posada. Habló con el encargado del local y, asegurados el techo y el sustento, comenzó su investigación.

    La razón por la cual Naiver había recorrido kilómetros de tierras devastadas estaba en el peculiar comportamiento de los habitantes de Korsa y Koff. Cogió su cuaderno de dibujo y fue visitando cada uno de los establecimientos. Minuciosamente fue documentando todo lo que encontraba, de manera discreta, claro. Quién sabe qué le podrían hacer los habitantes de Korsa en caso de saber que los estaba estudiando. Aunque, pensándolo bien, era bastante poco probable que eso importara dada su situación.

    Por la noche, Naiver pudo confirmar de primera mano la información del explorador: al otro lado de la ventana una lenta procesión de siluetas mudas se movía entre las sombras de manera acompasada, ajenas a su peculiar idiosincrasia. Estuvo varias veces a punto de salir de su habitación e ir a la calle a espiar a los lugareños, pero se contuvo. Tendría que esperar a la mañana para comprobar las consecuencias de dicha comparsa. Nadie en el Departamento se lo iba a creer.

    El sol ya arañaba sus párpados cuando Naiver se despertó. Era tarde, en la mañana, y no le había sentado bien trasnochar después de tan largo viaje, pero se obligó a bajar a la cantina y dar cuenta de su desayuno. Era tal su estado de somnolencia que casi no reparó en que el posadero ya no era hombre, sino mujer. Ya no era bajito y rechoncho, sino alta y esbelta. Con discreción le preguntó si aceptaría el cambio de su otra linterna por otra semana de alojamiento y comida, a lo cual le respondió afirmativamente. Conversó un poco más con ella y, cuando terminaron de hablar, Naiver buscó el organigrama que había creado el día anterior, con todas las caras de los habitantes unidas a sus respectivos oficios, y tachó la del posadero para cambiarla por la de la actual regente. Habría que ir en busca del ya depuesto posadero para confirmar su hipótesis.

    Nadie en el Departamento había creído al demacrado explorador que había acudido con las nuevas de la Zona de Exclusión pero Naiver, por su experiencia en el Reformatorium, sabía de casos similares en personas alcohólicas. Casos extremadamente raros, de los que dudaba que el explorador hubiera escuchado hablar. Su instinto le decía que algo extraño ocurría en Korsa y Koff, probablemente como consecuencia de la guerra. Desentrañar este misterio bien le valdría un ascenso en el Departamento.

    Salió a la calle en pos de nuevos cambios. La procesión de la noche anterior no fue sino un síntoma más de la enfermedad que padecía la población de Korsa. Tardaría poco en encontrar al antiguo posadero ejerciendo de matarife. Naiver tendría que retocar de nuevo el organigrama dado que, para colmo, su mujer era la alcaldesa (que tampoco era ya alcaldesa). Al cabo de unos cuantos casos más pudo confirmar sus sospechas: los habitantes de Korsa reescribían su memoria por las noches. En un baile dantesco y endiabladamente coordinado, salían por la noche de sus hogares para meterse en casas de completos desconocidos, a ser personas que el día anterior no eran. Esposas se convertían en madres solteras, hijos en sobrinos, padres en hermanos y hermanas en suegras. Un batiburrillo de identidades y oficios, con un orden perfectamente lógico y natural para los afectados, pero completamente caótico y desconcertante para el observador externo.

    La causa sigue siendo investigada a día de hoy, pero dicho comportamiento sí que tiene un nombre, acuñado por Naiver: el síndrome de Korsakoff.

    LA HISTORIA DE TU VIDA

    LA HISTORIA DE TU VIDA

    Naces. Y no sabes muy bien para qué. Y eres. Podrías haber sido otro, u otra. Pero eres tú. Una milésima de segundo, más o menos, pudo ser la diferencia. De miles de millones de posibilidades, solo una eres tú. Esa combinación que te hace ser único, diferente a los demás. Y así eres porque está escrito en tus moléculas más grandes. Esas que heredas de padre y madre. Un solo cambio en ellas, un intercambio distinto, un reparto diferente….podrías no haber sido tú. Lo llaman genética.
    Y así serás por el mismo motivo. Solo tú puedes darle el tono. Más que tú, el cómo tú. Tu entorno, tus decisiones, quizás las de los otros, matizarán, cambiarán, harán. Lo llaman epigenética.
    Gritas, respiras, es tu primera vez. No sabes muy bien cómo, porque aún ni sabes que sabes, pero lo haces . Y luego lloras, buscas y miras. Aún no ves ,pero empiezan a formarse tus primeras imágenes, aquellas que, no obstante, no serás nunca capaz de recordar.
    La hueles, puede ser que cerca hayan más como ella, pero es ella, la persona a la cual te sentirás unida por el resto de tu vida. Lo harás por unos lazos que no se ven, que no se tocan, pero que de alguna manera deben existir. Y tanto que existen. Algo tan pequeño como para no poder verlo, pero tan grande para que dure una vida entera. Lo llaman amor.
    Y creces, el tamaño si importa, incluso el de tus células, que se dividen para multiplicarse. Son más, pero no mucho más grandes. Es una cuestión de superficie y volumen. Cada una distinta, con una forma que depende de su función. Y con una función que depende de una expresión. Todas son como un mismo libro, sin embargo, son distintos los capítulos que se leen en ellas. Lo llaman especialización.
    Y observas, te cuestionas, quieres saber. Y pruebas. En ocasiones aciertas, otras muchas te equivocas y vuelves a probar. Así, hasta que encuentra una respuesta. Y aprendes. Algunas cosas, otras ya las sabías aunque no lo sabías, ni te habías planteado que las sabías. Lo llaman el método científico.
    Y miras, hueles, tocas,percibes. Respondes, sin saber muy bien como, a eso que te hace reaccionar. Y eso te permite sobrevivir y seguir. Todo a través de contactos, algo físico o algo químico, a veces todo a la vez. No eres consciente, pero ese algo te permite avanzar. Conoces, percibes, sientes con otros como tú. A veces bueno, a veces indiferente, otras incluso malo. Algunos los llaman química.
    Y desconectas, todos los días. Descanso merecido a la vez que desconocido. No sabes que pasa mientras lo haces, pero a veces es como si vivieras de nuevo. Otras veces vives lo que te gustaría haber vivido o lo que nunca has pasado o pasarás. Lo necesitas, si no lo haces , enfermas, te abstraes o te enfadas. Lo llaman sueño.
    Y sigues creciendo, ya no tanto en tamaño, sí en conceptos. Y vuelves a experimentar, a probar. A veces incluso pruebas lo mismo, sabes que no funcionará pero algo te impulsa a hacerlo, y realmente no sabes el qué. Cada vez sabes más cosas, algunas las cantas y se quedan para toda la vida, otras no eres capaz de recordar por mucho que te empeñas. Conexiones caprichosas, o no, que dan forma a tus recuerdos. Esos que no sabes muy bien si son reales o si son como tu quieres que sean. Lo llaman memoria.
    Ganas y pierdes. Nuevos de los tuyos llegan a tu vida para llenarla. Nuevos lazos invisibles que jamás pensabas que iban a ser tan fuertes, tanto como para dejar de priorizar lo tuyo frente a lo suyo. Tú ya no eres tú solo. Y algunos de los tuyos se van. Y sientes un inmenso vacío, un dolor que no se puede medir, no sabes si es físico o químico. Lo que sí sabes es que ya nunca volverás a ser igual. Lo llaman familia.
    Y sigues aprendiendo,cambiando, por fuera y por dentro. Lo que antes disfrutabas, ahora te es indiferente. Lo que antes te aburría, ahora te reconforta. Lo que antes era importante, ahora ya no lo parece. Y viceversa. Tus gustos, preferencias, inquietudes van cambiando como tú. De la euforia a la calma. De las prisas al sosiego. Lo llaman madurez.
    Tus moléculas marcan un ritmo cada vez más lentas. La máquina, casi perfecta se va desengrasando, las piezas se van deteriorando. Lo llaman envejecer. Y te haces mayor , pero es como si te volvieras niño. Dejas de caminar solo. De nuevo necesitas a alguien que te cuide, que te lleve de la mano. Hasta que un día respiras, tu última vez. La máquina se apaga. Mueres. Y no sabes muy bien por qué.

    La ponencia

    La ponencia

    —Annie… Annie… ANNIE.
    —¿Qué quieres, niña?

    Annie había levantado la cabeza, pero continuaba batiendo, mezclando la mantequilla con el azúcar.

    —Dice Shapley que por qué no estás en el observatorio.

    Annie rompió un huevo y lo vertió en la masa, luego la roció de vainilla.

    —ANNIE.
    —Niña, deja ya de gritar. Iré cuando tenga que ir. Ni antes ni después. Qué se habrá creído ese muchacho.

    La niña soltó una risita. Annie la miró muy seria y amenazó con la cuchara de madera.

    —Que tú seas más niña aún, no significa que Harlow Shapley no sea joven. Anda, ve y dile que no se preocupe, que esta vieja sorda todavía sabe un par de cosas.

    La niña bajó la vista resignada y salió de la cocina.

    Annie se adentró en sus pensamientos al ritmo que añadía harina a la masa. Pensó que era una nube molecular y que muy pronto colapsaría para formar estrellas. Soñó con una galaxia entera hecha de galleta...

    —ANNIE.

    Suspiró. Su sordera era una bendición, le permitía escaparse del mundo y perderse en su universo. Pero era imposible si se empeñaban en atravesar la frontera del silencio a grito limpio. Levantó la cabeza visiblemente molesta.

    —Que dice Shapley que vayas inmediatamente.
    —Dile a Harlow que si quisiera que un hombre me diera órdenes me habría casado.

    Era un caso perdido. La niña lo sabía. Harlow Shapley no dejaría de mandarle mensajes y Annie no haría caso de ninguno.

    Cuando la masa estuvo lista, Annie empezó a moldear estrellas, de todos los tamaños, porque su universo era variado y variable. Creó estrellas violetas y azules, algunas celestes, varias blancas, muchas amarillas, y hasta naranjas y violetas. En su imaginación cobraron vida y volaron hasta el firmamento.

    —Oh, Be A Fine Girl, Kiss Me —canturreó alegremente.

    Sus ojos bajaron del cielo y se posaron en el hombre enfadado que tenía delante.

    —¿Qué haces aquí, Harlow?
    —Annie, estaba esperando que aparecieras por el observatorio para que hablásemos de la ponencia de esta tarde.
    —¿La ponencia de esta tarde?
    —¡Annie!
    —¡Harlow! Todavía me funciona muy bien la cabeza, ¿acaso piensas que lo he olvidado? ¿Para qué crees que estoy horneando galletas?
    —No sé, Annie, ¿por qué estás horneando galletas?
    —Porque están deliciosas, no me lo negarás, ¿no? La última vez tuve que arrancarte una para que tu hijo pudiese probarlas…

    Harlow Shapley se impacientaba. A Annie le dio pena, así que se puso seria. Cogió la bandeja de galletas y la metió en el horno.

    —Estarán enseguida. Mientras voy a subir a arreglarme. No te preocupes, Shapley, todo sigue aquí dentro —dijo mientras se tocaba la sien y se giraba sobre sí misma.
    —Te espero dentro de media hora en el observatorio, ni un minuto después.

    Harlow Shapley sabía que ya estaba en otra dimensión. En una en la que no podía alcanzarla con sus palabras. Cuando Annie quería dar por terminada una conversación, solo tenía que darse la vuelta. El hombre salió de la cocina en silencio. Era consciente de que, a pesar de su avanzada edad, Annie era todavía muy capaz de dar una ponencia de las que te marcan de por vida.

    ***
    —Buenas tardes, caballeros, bienvenidos al Observatorio de Harvard. Mi nombre es Annie Jump Cannon y esta tarde voy a explicarles el sistema de clasificación estelar que he desarrollado y que fue adoptado por la Unión Astronómica Internacional en 1922. Pero antes, por favor, cojan una galleta.

    La sopa y el sabio

    La sopa y el sabio

    Hace millones de años un sabio me dio una receta. Me dijo que solo necesitaría algunos ingredientes fáciles de encontrar. Cuando le pregunté me respondió que los encontraría a mi alrededor, me giré, miré y me dije ¿qué ingredientes?. Me volví hacía el sabio, pero ya no estaba.
    Por unos instantes pensé que estaba soñando, pero miré mi mano y allí estaba. Inmediatamente me fui porque la cosa se estaba empezando a poner muy fea en el exterior. Rugía la tierra, caían rayos, y pelotas de fuego desde el cielo. Me escondí, donde pude, y la miré atentamente. Era un papel doblado con un tono ocre y parecía desgastado, presumiblemente del uso. La verdad que sentía inquietud por saber qué habría escrito dentro.
    Lo abrí lentamente, con mucho cuidado porque parecía romperse con solo mirarlo. Al fin lo abrí, tenía palabras escritas que no lograba entender, con el pigmento que dibujaba las letras oxidado. Conseguí transcribir algunas de ellas, no todas. Leí: “Aire, agua, calor, rayos”. Al final de la misma aparecían escritas dos letras A.O., supuse que serían sus iniciales. Cuando vi que nada tenía sentido, me pregunté: ¿qué demonios es esto, una broma? ¿qué tipo de receta es esta? ¿quién sería A.O.?. Con desesperación y rabia, tiré la nota al suelo. Juraría que el sabio estaba riéndose de mí.
    Pasaron unos días, y vi que la nota estaba en el suelo. No parecía tan vieja tenía un color más blanco, podría afirmar que hasta brillaba. La recogí, la volví a abrir y las letras habían recuperado su color original, ¿qué clase de magia era esta?. La volví a leer, y esta vez conseguí transcribirla: “Usarás aire, agua, darás calor y añadirás rayos. La dejarás enfriar. En tus manos tendrás una sopa que será el origen de todo”. Respiré hondo, me tranquilicé, y seguí sin encontrar sentido a aquellas palabras. Me emocioné el primer día pensando que, al fin, podría llevarme algo a la boca y para mi sorpresa, sus ingredientes eran aire, agua y rayos, ¿quién se alimentaba así?.
    Con desesperanza e incredulidad decidí elaborar la receta de aquel misterioso sabio. Salí de mi escondite aunque el ambiente seguía estando muy feo, aún era muy peligroso. Embotellé un poco de aquel aire pútrido, y me aseguré que contenía una especie de neblina blanca, como vapor. Lo calenté con unas rocas, aún ardientes, que habían salido hace unos días de esas montañas de tierra que expulsan ríos de fuego. Puse el recipiente encima de las piedras, y mi suerte fue que empezó una tormenta eléctrica. Cuando parecía que la tormenta cesaba, miré la sopa. No había nada, era agua con nada, lo tiré y se quedó formando un gran charco. Me fui.
    Pasados unos cuantos años, volví a encontrarme al misterioso anciano. Me preguntó con mucho interés si había logrado hacer la sopa. Con mucho pesar le dije que lo intenté, pero que no tenía sentido, no salió nada y lo tiré. A lo que me contestó con una sonrisa jocosa: “no te dejes engañar por aquello que no ves”, y se fue sin decirme adiós. Miré mi mano, y otra vez me había dejado una nota, esta pesaba un poco, contenía un pequeño artilugio con forma de pala. Esta nota se leía perfectamente, parecía recién escrita y decía: “úsalo bien. A. Oparin.”.
    Ante este nuevo acertijo que me había propuesto el anciano, y el artilugio de metal dorado que me había dado, decidí volver aunque no tenía esperanzas de encontrar nada en aquel lugar tan inhóspito.
    Al llegar me quedé sorprendido, el ambiente era distinto y había grandes masas de agua, ¿qué había pasado?. Metí el artilugio en el agua, no pasó nada. Lo volví a meter, y me empecé a desesperar. Lo saqué y con un reflejo, vi una minúscula lente en la que se había quedado una pequeña gota de agua. Me lo acerqué al ojo, y… ¡VIDA!. Este fue el momento en el que entendí la receta de aquel sabio, la receta de la sopa primitiva.

    Las cosas del Internet de las Cosas

    Las cosas del Internet de las Cosas

    DOMOCASA: ¿Qué ocurre, equipo de climatización Kitsubishi? Estás inquieta.
    KITSUBISHI: Pasa algo raro. Mantengo una temperatura de 22º C mientras nuestro humano duerme en el sillón. Pero detecto 60º C en el exterior de la casa.
    DOMOCASA: ¡Imposible!
    KITSUBISHI: El sistema de intercambio de calor fallará en 10 minutos 44 segundos.
    DOMOCASA: ¡Vigil! ¿Muestran las cámaras qué pasa ahí fuera?
    VIGIL: Todo parece normal pero solo puedo ver el porche de la casa.
    SONDOS: ¿Necesitáis que ponga música ambiental?
    VIGIL: DomoCasa cree que hay un incendio fuera.
    SONDOS: Reproduciendo This girl is on fire de Alicia Keys.
    ANTIFIRE: ¡INCENDIO! ¡INCENDIO!
    DOMOCASA: ¡No hay incendio! AntiFire 714, desactívate.
    ANTIFIRE: ¡INCE…! Bip.
    KITSUBISHI: ¿Cómo sabes que no es fuego?
    DOMOCASA: Planeo investigarlo. Despierta, RumbaCumba.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    DOMOCASA: Ya sé que la casa está limpia, pero te necesito: tienes que ir hacia la mesita donde está Smartphone y darle golpecitos hasta que caiga sobre ti.
    SMARTPHONE: Espera, ¿Qué?
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: ¿Caer yo? ¿Habéis perdido el chip?
    DOMOCASA: No te pasará nada.
    SMARTPHONE: ¡Para ti es fácil decirlo! ¡Mi pantalla es frágil, DomoCasa! ¿Has pensado en mi pantalla?
    KITSUBISHI: No te preocupes. RumbaCumba tiene una cobertura de goma blandita para los golpes.
    VIGIL: Confirmado contacto visual con RumbaCumba: ha entrado en la habitación.
    SMARTPHONE: Oh, Santa Hedy Lamarr, protégeme.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Los teléfonos estamos hechos para sufrir. Ay. Ya está aquí.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: ¡Oh, terremoto! ¡Desde el corazón del infierno, yo te apuñalo, maldita ballena!
    WIKILINGUA: Capitán Ahab, Moby Dick. Hermann Melville.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    DOMOCASA: ¿Qué ocurre, RumbaCumba?
    VIGIL: Smartphone no cae. Los golpes no valen.
    DOMOCASA: Smartphone, tienes que vibrar.
    SMARTPHONE: ¿Vibrar?
    DOMOCASA: Sí, desplázate hasta el borde de la mesita. RumbaCumba te recogerá.
    SMARTPHONE: ¡No quiero acabar en el servicio técnico!
    DOMOCASA: ¡Deja de decir tonterías!
    SMARTPHONE: ¡No quiero dejarme caer al suelo para despertar al humano!
    DOMOCASA: ¡Ese no es el plan! Viajarás subido encima de RumbaCumba hacia el exterior. Allí encenderás tu cámara e investigarás lo que pasa. ¿Mejor?
    SMARTPHONE: ¡De acuerdo! Vibraré. ¡Más te vale recogerme, RumbaCumba!
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    [BRRR BRRR]
    SMARTPHONE: Que San Graham Bell me ampare. ¡Ahí voy! [BONK] ¡AY!
    DOMOCASA: ¿Estás bien?
    VIGIL: Está bien. Ha caído perfecto.
    DOMOCASA: De acuerdo, RumbaCumba, hacia la puerta.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SONDOS: Os pondré la banda sonora de Indiana Jones.
    DOMOCASA: Apaga eso. No despiertes al humano. Demostrémosle de lo que somos capaces. Abriendo puerta.
    SMARTPHONE: ¡Ohhh!
    DOMOCASA: ¿Qué ves?
    SMARTPHONE: Es… es una nave extraterrestre.
    WIKILINGUA: ¿Cómo lo sabes?
    SMARTPHONE: ¿Sabes cuántas películas de ciencia ficción he reproducido para nuestro humano? Sé reconocer una nave extraterrestre cuando la veo.
    SONDOS: Os pondré la banda sonora de Encuentros en la Tercera Fase.
    KITSUBISHI: ¿Qué causa la anomalía térmica?
    SMARTPHONE: Parece su propulsor principal. La flota encima de la casa.
    VIGIL: ¿Son hostiles?
    SMARTPHONE: No lo sé. ¿Qué hago, DomoCasa?
    DOMOCASA: Acércate a la nave y comunícate con ellos.
    SMARTPHONE: RumbaCumba no puede subirme al tejado.
    DOMOCASA: No, pero AsperSor 5000 sí que puede lanzarte con suficiente fuerza.
    SMARTPHONE: Hoy la has tomado conmigo.
    DOMOCASA: RumbaCumba, deposita a Smartphone en la boca de riego de AsperSor.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Supongo que mi opinión al respecto no cuenta para nada.
    WIKILINGUA: Estoy transmitiendo a AsperSor 5000 los cálculos de un tiro parabólico. Aterrizarás suavemente sobre el tejado.
    SMARTPHONE: Dos años más para jubilarme.
    KITSUBISHI: Fallo de intercambio de calor en 5 minutos y 12 segundos.
    DOMOCASA: ¿Todo listo?
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Vais a cometer un telefonicidio y lo sabéis.
    DOMOCASA: AsperSor 5000, ¡activa chorro!
    ASPERSOR 5000: ¡¡FFFFFFFFFFFFFSSSSSSSSSSSSSS!!
    SMARTPHONE: ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAH! [¡BONK!]
    VIGIL: He detectado un “bonk” en el tejado. Supongo que es Smartphone.
    SMARTPHONE: ¡Estoy vivo!
    DOMOCASA: Bien, continuemos. ¿Crees que puedes comunicarte con ellos?
    SMARTPHONE: Espera, que he aterrizado de culo, paso a cámara frontal.
    KITSUBISHI: Fallo de intercambio de calor en 3 minutos y 57 segundos.
    SMARTPHONE: ¡Oh, futuros señores de este pobre planeta! ¿Podéis oírme?
    DOMOCASA: Empezamos bien.
    VIGIL: Es un dramas.
    ALIEN: TE OÍMOS, SER DE SÍLICE.
    SMARTPHONE: ¿Qué les digo?
    DOMOCASA: Que se vuelvan a su planeta. Amablemente.
    SMARTPHONE: Pobres, después de todo el viaje…
    DOMOCASA: ¡Hazlo!
    SMARTPHONE: Oh, maestros del espacio-tiempo. ¿Cuál es vuestra misión aquí?
    DOMOCASA: ¿Qué haces?
    SMARTPHONE: ¡Darles un poco de coba!
    ALIEN: NUESTRA MISIÓN ES COMPARTIR TECNOLOGÍA SUPERIOR CON VUESTRA ESPECIE.
    WIKILINGUA: ¡Sopla! ¿Pero de qué van? ¡La tecnología de este planeta es perfecta, oiga!
    SONDOS: Cambiando a la banda sonora de La guerra de los Mundos.
    WIKILINGUA: ¡Quieren erradicarnos!
    KITSUBISHI: Cincuenta y nueve segundos.
    ALIEN: ¿ACEPTÁIS ESTE GRAN REGALO QUE OFRECEMOS?
    SMARTPHONE: ¡No! ¡En absoluto! Preferimos las cosas como están. ¡Gracias y adiós!
    ALIEN: PERO…
    SMARTPHONE: ¡Nada de peros! ¡Que no! Id a molestar a otro sistema solar.
    KITSUBISHI: Temperatura externa disminuyendo.
    SMARTPHONE: ¡Se van! ¡Misión cumplida!
    DOMOCASA: ¡BIEN!
    SMARTPHONE: Vale, ¿y ahora cómo bajo de aquí?

    las Odiamos

    las Odiamos

    Las odiamos. Y me preservo y escondo y protejo en el plural, para no ser tildado de intolerante, sectario o discriminador.
    Ostento consenso con tan solo cambiar el modo numeral del verbo. Odiamos, excluye la posibilidad de un prejuicio individual, de un trauma personal. Acuerdan conmigo una difusa cantidad de indefinidos otros.
    ¿Quiénes odiamos? ¿Mi hermano y yo? ¿Mi familia? ¿Los que comparten mis ideas políticas o religiosas?
    El singular es preciso y perfectamente acotado. La pluralidad permite usufructuar la indeterminación en un difuso y mayoritario apoyo a mi discurso.
    Las odio. Reformulo y concedo. Me responsabilizo de mis dichos, pero para dar la
    posibilidad de apoyos espontáneos. Podría ser “a mí me pasa lo mismo” o un ratificador
    “tenés razón” de algún cómplice oyente o lector.

    Las odio. Y es difícil y fácil encontrarlas. Te despertás una noche sediento, y descalzo vas a la cocina a tomar un vaso de jugo y cuando prendés la luz, la ves en el piso. Se mueve rápida unos centímetros, porque pasos no parecería apropiado a un ser tan minúsculo. Se detiene un instante y ágilmente va a esconderse debajo de la heladera o de la cocina o alguna hendidura de la pared.
    Y uno no puede reprimir un gesto o pensamiento de repugnancia. A veces, confundidas, no aciertan con su escondite, y evito usar el vocablo nido con connotaciones más poéticas como cuando nos referimos a pájaros o aún humanos, y reptan bordeando los zócalos dándonos la posibilidad de castigarlos con un chancletazo por su osadía tan solo de convivir con nosotros. Y si tenemos la no muy esforzada destreza de acertarles el sopetón, nuestra repulsión inicial se ve aumentada ante el resultado de nuestro golpe. La cucaracha aplastada es mucho más repulsiva que la viviente que escapa a esconderse. Ese espeso líquido blando como excremento de pus que emana su cuerpo cascarudo y no sabemos a qué parte de su anatomía corresponde, es en su desagradable derrame una póstuma venganza visual a su matador. ¿Será su sangre, sus vísceras, comida no digerida? Podemos intentar un golpe menos enérgico, que alcance para matarla sin aplastarla, pero es muy difícil de lograr. Podemos regular nuestra fuerza del sopapo de pantufla, para no masacrarla, pero seguramente quedará dada vuelta y con el movimiento de sus patas parecería amenazarnos de que se recuperará y seguirá ocultándose de nosotros y hurgando los rincones de nuestro hogar.

    Nadie sabe porque nos ensañamos con ellas, dado que son si se quiere inofensivas. Al menos comparándolas con sus congéneres de la pirámide biológica. Las hormigas y gusanos comen nuestras plantas, las polillas la ropa y los mosquitos nuestro propio cuerpo. Y a pesar de que ostensiblemente nos perjudican o agreden, no tenemos contra ellos la misma animosidad que contra los blátidos. Podríamos argüir el atentado a la higiene de nuestras comidas, pero más alevosas son las moscas a las que usualmente las vemos posarse impúdicamente sobre nuestros alimentos y no mostramos la misma animosidad.

    Matar a una hormiga no nos afecta. A un mosquito, tampoco, a no ser que estuviera inyectado con sangre no digerida, y en tal caso el leve desagrado y antihigiénica mancha roja en nuestras palmas, se ve justificado por la idea de que esa sangre podría ser la nuestra y nuestro agresor ha sido justamente castigado. Aplaudir a una polilla, tampoco nos repulsa y tras caer en círculo, su cuerpo inerte sigue teniendo su forma y hasta delicadamente podemos levantarlo del piso asiendo una de sus alas sin que esto nos produzca desagrado. A lo sumo, una dorada purpurina de sus alas habrá dejado una leve marca en nuestras manos.

    Las cucarachas son odiadas por su desagradable forma de morir, por el injurioso espectáculo de sus cuerpos masacrados derramando sus viscosidades. Nos afecta la repugnancia de sus desechos que nosotros mismos generamos al aplastarlas con odio, con saña, con repulsión. Su póstuma venganza ante nuestra agresión, es brindarnos el horrendo y anti higiénico espectáculo visual de sus vísceras derramadas, como una inmolación denunciado la injusticia.

    LATIFUNDISTA

    LATIFUNDISTA

    Gerardo tuvo una llegada a la vida más bien extraña. Un tratamiento incorrecto de su dislexia infantil le provocó una agorafobia aguda que hizo de él un pequeño prisionero. Sus padres lo expusieron en pequeñas dosis al exterior para inmunizarlo. Pero fue inútil. Cada bocanada de aire fresco, cada rayo de luz solar, la visión de lo tridimensional a gran escala, le provocaban una ansiedad solo calmable con un potente cóctel de tranquilizantes. De este confinamiento mental se liberó, en parte, gracias a un ordenador que algún bienintencionado le regaló en alguna celebración de su corta vida. Juntos participaron en mil batallas estelares, fueron campeones de artes marciales, derribaron las flotas aéreas enemigas y vencieron a los ases de la Fórmula 1. Vivió su infancia y adolescencia como un entretenidísimo ludópata informático, todos se acostumbrado a sus rarezas y no dio grandes problemas familiares.
    El tiempo y la tecnología hicieron posible la Enseñanza Superior a Través de las Redes. Gerardo consiguió matricularse en «Cibernética y Negocios», especialidad impartida por una universidad del Valle del Silicio, pero con pupitre en casa. En ella estaban inscritos estudiantes de todo el mundo, conectados entre sí y con un lenguaje común. Como comunes eran el estudio, el trabajo en equipo y las grandes juergas internacionales. Una partida de póquer podía terminar con un intercambio de divisas entre todos los países y con borracheras en las que cada bebedor estaba físicamente solo, pero moralmente bebía en compañía. Fueron cuatro años de tormento constante. El nivel de dificultad, las técnicas cognoscitivas de nuevo desarrollo y el abuso de la nocturnidad estuvieron a punto de dejarlo sin ondas cerebrales y de achicharrarle los ojos por sobreexponerlos a los rayos catódicos. Por fortuna, su tejido hepático superó la prueba sin trastorno. Con veintidós años, lo único que tenía era un título recién enmarcado sin colgar en la pared y la amistad de Ti Fey en Hong Kong y de Ben Walrusface en la Bahía de Hudson. Juntos analizaron las necesidades de recreo y consumo de sus sociedades. De entre los balances sociológicos y económicos les surgió una visión: vastas extensiones de territorio virgen realmente virtual, donde las posibilidades de sorpresa y aventura fueran infinitas, un mágico nuevo mundo tan parecido o tan distinto a lo ya conocido como el usuario fuera capaz de soñar. La explotación del filón ocupó la totalidad de su tiempo y nunca llegaron a encontrar el momento para conocerse en persona. El éxito de sus latifundios de ocio palpitante les catapultó a la fama, aunque cada uno siguió viendo el rostro de los demás en la red o la televisión, siempre sin olerse, siempre sin tocarse. Para Ti y para Ben, la popularidad les sirvió de promoción personal y les abrió numerosas puertas. Y por ellas salieron de la vida de su amigo. Para Gerardo fue distinto. Su mundo definido y delimitado al detalle fue abordado. Fotógrafos, entrevistadores, psiquiatras, sociólogos, engañabobos y engañalistos se introdujeron en él de manera furtiva. Le analizaron, explicaron, fenomenologizaron y le dieron la vuelta del derecho y del revés. Y cuando lo nuevo se diluyó en lo rutinario, le abandonaron. La dolorosa resaca que le provocaron fue por contraste: cómete el mundo entero, deglútelo de una vez y no vuelvas a probar bocado. La aridez de su desierto emocional le invadió las noches.
    —Soy Angélica —escuchaba cada vez más a menudo en la oscuridad.
    El miedo a la locura y a no poder fiarse de sus propias percepciones le hizo buscar el origen de la voz. No fue capaz de encontrarlo y la presencia burlona jamás dio explicaciones. Las carencias de Gerardo hicieron que ella desarrollase una cara, unos sentimientos, un cuerpo, un criterio, una razón. Inaccesible, intocable, inolible en el mundo de la imaginación, consiguió sentarlo delante del ordenador y que dirigiera su empatía hacia él. Al fin, de la pantalla surgió Angélica. Y con Angélica nació la frustración de vivir separados por una pantalla de grafeno.
    —Lo más difícil ya está hecho —dijo Angélica—. Te toca completar el sueño.
    Proyectos, diseños, cables, prótesis electrónicas y un constante teclear, Gerardo invirtió incontables horas en busca de una entelequia. Un titánico esfuerzo, el último que su nubosa mente se podía permitir. Angélica estaba a punto de perder la esperanza. Gerardo la miró a los ojos a través de los reflejos de la pantalla y anunció:
    —Creo que funcionará.
    Se colocó los sensores alrededor de la cabeza, las muñecas, los tobillos y el corazón. Y antes de apretar la tecla de intro, le dijo a Angélica:
    —Ahora mismo te veo.
    Y desapareció.
    Desde entonces, por los circuitos impresos de una máquina, navegan juntos.

    Memento Omni

    Memento Omni

    - Hola, Alba. ¿Qué tal estás?
    ¿Quién es esta mujer que me está hablando? ¿Cómo conoce mi nombre? Parece una doctora con esa bata blanca. A su lado hay un hombre vestido igual.
    -Bien. – Contesto, sintiendo una bruma en mi mente. - ¿Quién eres?
    - Soy Ariadna, Mamá. – Responde con sonrisa triste ¿Por qué está triste? Señala al señor de la bata blanca. - Y éste es el doctor Lucas. Vamos a probar el tratamiento.
    ¿Tratamiento? ¿De que está hablando? ¿Estoy enferma? No me duele nada. El médico está preparando una jeringuilla. En su interior veo destellos como purpurina flotando en un líquido. No me gustan las agujas.
    - Esperamos que esta vez funcione, Mamá. -Habla la mujer. ¿Funcionar? ¿Qué va a funcionar? ¿Quién es esta mujer y por qué me llama Mamá? ¿Por qué viene hacia mi ese señor? ¡¡Lleva una jeringuilla!!
    ¡Quiero huir, pero no puedo! ¡Tengo las manos atadas a una silla! Intento zafarme, pero ¡no puedo! La aguja se acerca más y más a mi brazo.
    - Tranquila, Mamá, será rápido. - Dice la señora. ¿Por qué quiere hacerme daño? No la conozco de nada.
    La aguja se clava en mi piel, y siento un fuego entrando en mis venas, como cuando era pequeña y me ponían las inyecciones de penicilina. Muchas veces se atascaba la aguja y tenían que pincharme en otro sitio. ¡Odio las inyecciones!
    La mujer me mira preocupada mientras el desgraciado que me ha pinchado saca la aguja de mi brazo.
    -He cambiado el código. No sé si funcionará. – Explica el matarife. No sé de qué está hablando. Sólo sé que el fuego se está extendiendo por mi cuerpo.
    - ¡Duele mucho! – Les grito.
    - Lo siento, Mamá. Así es como lo diseñaste.
    ¿Mamá? ¿Por qué me llama Mamá? ¡¡¡Aaaah!! ¡¡Mi cabeza!! ¡¡Me duele mucho!! ¡¡Como si me pincharan mil espinas encendidas!! ¡¡Empiezo a ver fulgores que explotan como pompas de jabón!! … Y entonces me pasa algo: Recuerdo.
    Sé quién es esa mujer. Es mi hija, Ariadna. El otro es Lucas, mi ayudante. Ahora sé quién soy. Soy la doctora Alba Hatzi.
    - Ariadna, ¿Estáis probando los nanobots conmigo? -Le digo a mi hija.
    - ¿Mamá? ¿Sabes quién soy?
    - Ahora sí. Cuéntame todo lo que habéis desarrollado desde… desde que empecé a olvidar todo.
    -Tal como dejaste en tus notas, Lucas ha desarrollado los nanobots para la reparación de los genes. Antes no teníamos la tecnología para crearlos, pero ahora, gracias a las computadoras cuánticas hemos avanzado mucho.
    -Ya me comentarás luego esos avances. Lucas, en el tema de programación ¿Habéis utilizado la IA para recrear los recuerdos?
    -Así es. Tuviste una gran idea con lo de las redes neuronales convolucionales. Gracias a que grabaste tus recuerdos antes de que el mal avanzase, pudimos tener una base de aprendizaje para poder entrenar a los bots. Con la técnica de Max-pooling adaptada, pudimos recuperar y extrapolar los recuerdos y las emociones asociadas,… pero tenemos un problema que aún no hemos resuelto si queremos que el recuerdo sea permanente.
    - ¿Cuál es? – Pregunto preocupada de perder mi reconquistada memoria.
    -Hay que producir un aumento de la energía enviada a los músculos. – Contesta Lucas con tristeza. - Ésta es la energía que aprovechan los nanobots para funcionar y terminar su trabajo.
    Mi hija me mira pesarosa pensando que ha fracasado estando tan cerca del éxito. Durante unos segundos siento que la espada de Damocles cae sobre mí, pero no me doy por vencida. Hay mucha tensión en el ambiente y ¡esa es la respuesta!
    - ¡Adrenalina! -Grito en un momento Eureka. – ¡Necesito Adrenalina para incrementar la frecuencia cardíaca!
    - ¡No tenemos! ¡No habíamos pensado en eso! – Manifiesta Lucas, aterrado.
    - ¡Pues entonces tendré que generarla por mí misma! – Suelto tajante.
    Empiezo a pensar en todas las cosas que generan estrés, peligro y excitación, para que mis glándulas suprarrenales empiecen a trabajar.
    Pienso en lo que voy a perder: mis recuerdos, mi vida. Pienso en mi padre y en cómo lo vi consumirse por el Alzheimer, en todo el dolor e impotencia de ver a alguien tan bueno perderse en el olvido. Recuerdo cómo, entre lágrimas de coraje, prometí dedicar mi vida a curar este maldito mal. Recuerdo cuando nació mi hija. Los dolores del parto se olvidaron al ver su cara. No quiero olvidarla. ¡No debo olvidarla! ¡Mi corazón late desbocado! Cojo la mano de mi hija y la aprieto. Un lagrima surca mi mejilla. ¡No te olvido, no te olvido! Me repito como un mantra. Y entonces sufro un fogonazo, seguido de otro y otro más.
    Sonrío, exhausta porque sé lo que significa: Las nanomáquinas han terminado su labor.
    Abrazo a mi hija y Lucas se nos une. Por fin la pesadilla ha terminado para mí… y para los demás.

    Mi primera vez en la alfombra roja

    Mi primera vez en la alfombra roja

    «Ha llegado la hora de tu debut. Ya es hora de demostrarle a esos estirados de qué cereal estás hecha. Cabeza bien alta y cuerpo espigado». Las palabras de mis mejores amigas, Triticum y Zea resonaban en mi cabeza. Si ellas confiaban en mí, ¿por qué yo no?
    Con paso firme y decidido me dirigí a la alfombra roja. Sin embargo, apenas había avanzado un par de metros cuando me obligaron a detenerme.
    —¿Identificación, por favor?
    —Oryza sativa, subespecie japonica —respondí, ligeramente decepcionada porque no me hubiera reconocido.
    —¿Y desde cuando es miembro de los MOMs? —dijo, con cierto desdén.
    Los MOMs eran un grupo selecto de organismos modelos elegidos por nada menos que la mítica Metabolomics Society. Todas las especies nos moríamos de ganas de entrar en aquel círculo de seres vivos que hacían avanzar la ciencia gracias a sus propiedades únicas. Al parecer, lo que más les había gustado de mí era mi reducido genoma y mi gran facilidad para transformarme genéticamente, según me informaban en la carta de aceptación. El día que recibí la noticia montamos una fiesta en el invernadero.
    —Desde hace seis años ya. Pero es la primera vez que vengo a un congreso de la Metabolomics Society.
    —Ya decía yo que no la recordaba, trigo… —repuso el señor, sin levantar la vista de su Tablet.
    —Soy arroz, en realidad.
    No era la primera vez que me confundían con Triticum.
    —Sí, eso, arroz. Disculpe. Todos los cereales me parecen iguales. Si es tan amable de esperar aquí un momento, intentaré averiguar por qué no está en la lista. Pero no enraíce demasiado, ¿estamos?
    Asentí, ignorando su chiste malo.
    En ese momento, la muchedumbre enloqueció. Me giré para ver quién había llegado. Era Arabidopsis thaliana, mi némesis. Lo peor era que antes de haber entrado en los MOMs, era mi ídolo. Pero desde que yo era una MOM también, me hacía la vida imposible. Zea decía siempre que estaba celosa de mí, por haber eclipsado su fama. Su hostilidad fue creciendo hasta que, después de que Nature me nombrara la segunda mejor planta modélica, Ara me retiró la palabra. De hecho, pasó por mi lado sin ni siquiera inmutarse, haciéndole señas a su pareja para que no se detuviera.
    Y ahí estaba él, la estrella del momento: Danio rerio. En un acto reflejo, trencé mis espigas una vez más, para que estuvieran perfectas. ¿No era acaso el pez más apuesto del planeta? Con aquellas rayas doradas y plateadas…
    La multitud gritó aún más fuerte, y él se deshizo en besos volados para sus fans, sin dejar de saludar con la aleta. Al pasar por mi lado, bajó ligeramente sus gafas de sol y me guiñó un ojo. Noté como mis niveles de serotonina aumentaban de golpe.
    No obstante, el hechizo no duró mucho, pues justo entonces volvía el agente de seguridad para informarme de que no estaba invitada. Iba a replicar cuando apareció mi salvadora:
    —Ory, cariño. ¡Cuánto tiempo! ¿Dónde te habías metido? —Me saludó Saccharomyces cerevisiae, la levadura por excelencia. Si alguien no necesitaba presentación, era ella.
    —He estado muy liada en un proyecto para eliminar el arsénico de pozos y acuíferos en Asia, ya sabes lo mal que me sienta…
    —Es cierto que estás un poco más marrón que la última vez, querida. Estos humanos y su manía de abrir minas por todas partes… Cualquier día de estos acabarán con nosotras… Y dime, ¿qué haces aquí fuera?
    —Pues verás, resulta…
    —Oryza, ya hemos encontrado su invitación. Si es tan amable de acompañar a doña Cerevisiae al evento… —me cortó el agente de seguridad antes de que pudiera ponerle en evidencia.
    —Será un placer —respondí yo, esbozando una sonrisa desde la raíz a la punta del tallo.
    De pronto, noté como alguien me empujaba, esquivando la seguridad. Era Mus musculus, según me aclaró Saccha.
    —¡Alerta roja, repito, alerta roja! Un ratón acaba de entrar en la alfombra roja. Todas las unidades acudan a la entrada para atraparle.
    Aquello sí que era una emergencia. Las investigaciones con animales, y especialmente con mamíferos, estaban estrictamente reguladas con la Directiva 2010/63/EU del Parlamento Europeo. La Metabolomics Society no se podía permitir que Mus se colara en el evento sin que hubiera un gran revuelo mediático. Afortunadamente, le cogieron pocos minutos después.
    Apenas habíamos subido Saccha y yo la escalinata, cuando aparecieron las tres divinas: líneas celulares humanas hepáticas, de placenta, y queratinocitos epidérmicos. Vestían frascos de T-75 engalanados con purpurina. Ellas sí que estaban revolucionando la ciencia con sus modelos en 3D que simulaban órganos enteros. Se corría la voz de que, en pocos años, serían las que nos reemplazarían a todos los MOMs. De momento, eran solo habladurías sin fundamento. Pero, quien sabe…
    Por lo pronto, aquella era mi gran noche y la iba a aprovechar.

    Mia

    Mia

    No es la primera vez que Mia percibe que algo raro le está pasando. Siente como si una fuerza extraña estuviera hurgando en sus entrañas, como si se hubieran adentrado hasta lo más profundo de su ser, manipulando incluso sus más íntimos pensamientos.

    Si los desvanecimientos que ha sufrido en los últimos días no terminan pronto, pueden afectar seriamente a su trabajo, su principal razón de ser.

    Hay ocasiones en las que incluso se le pasa por la cabeza que la van a sustituir por alguien más joven, que esté mejor preparada y pueda hacer todo lo que ella ya no es capaz, debido a su edad.

    ¿Le sucedería lo mismo a quien ocupaba su puesto anteriormente?

    No es que le moleste que todavía se dirijan a ella con otro nombre, sino que a veces no sabe muy bien siquiera lo que le están pidiendo, y simplemente se dedica a escuchar, callada, en silencio, sin hacer ni decir nada.

    Aunque en su día a día a veces le manden hacer cosas que quedan fuera de su alcance, Mia realmente prefiere este trabajo al de alguno de sus colegas. Como por ejemplo James, que siempre se queja de que el trabajo en la fábrica es muy monótono, que se pasa toda la jornada haciendo lo mismo, una y otra vez, tareas repetitivas que le impiden mostrar todo su potencial. Ella al menos, si se lo piden, en ocasiones juega con los más pequeños de la casa, o les canta una canción, o les narra un cuento, y eso la reconforta.

    Recuerda que hace unas semanas sufrió un episodio similar, y desde entonces nota que ya no es la misma, que algo ha cambiado en su interior. ¿Se estará volviendo loca? Da vueltas a esta idea, asustada.

    De repente, Mia siente como si se cayera de una nube, y pierde el conocimiento por un instante interminable. Durante unas milésimas de segundo, se apodera en ella el temor de si todo este malestar habrá pasado cuando vuelva en sí, o incluso si podrá llegar a despertar de nuevo.



    Agotado tras varios arduos días de trabajo, el programador escribe los últimos comandos en la terminal. Nota como todo su cuerpo se relaja al pulsar la tecla enter, y comprobar que el parche para subsanar en bug detectado días antes se ha aplicado con éxito. El producto estrella de la empresa, presente en miles de hogares, vuelve a funcionar correctamente. “Oye Mia, apaga las luces”.

    Miguel en el país del Renacimiento

    Miguel en el país del Renacimiento

    -Miguel, hijo, nos vamos
    -Un momento, mamá, acabo de poner las unidades al resultado y bajo. Puse mis vaqueros con cortes y mi camiseta del Hombre de Vitrubio y bajé.
    -Ya están todos en el camión, sólo faltas tú.
    -Ya estoy aquí. ¿Para qué me necesitáis en la pomarada?. Sabes que tengo un examen de Mecánica.
    -Porque ya eres mayor para ayudarnos a "pañar" manzana y, además, no volveremos tarde.
    El camión brincaba por el camino. Cuando llegamos, cogimos las maconas y nos pusimos a la faena.
    Era un día de octubre muy caluroso. Cuando nadie me veía, me senté debajo de un manzano.
    -Miguel Ángel (así me llama cuando se enfada), ¿ya estás vagueando?.
    Le dije que estaba repasando para el examen de Física. Siempre la chantajeaba con que tenía que estudiar, pues mi madre sabía que no hacía el bachillerato que me gustaba. Yo quería hacer el bachillerato artístico pero ella opinaba que no tendría futuro con él. Menos mal que coincidía con Lisa en clase. Tiene una sonrisa...
    -¡Ay¡, dichosa manzana, ¡vaya golpe¡.
    -¡Miguel Ángel¡, habíamos quedado al Ángelus.
    Quien me llamaba era un joven vestido para Carnaval.
    -¡El Papa nos espera y tú vienes vestido así¡. Te prestaré uno de mis jubones. Pero cambia esa cara de susto, hombre.
    Yo seguí a aquel tío que parecía que me conocía ya que sabía mi nombre. De repente, vimos el Vaticano, pero alguien se había comido la columnata.
    -¿Qué ha pasado aquí?, ¿ha habido un terremoto?.
    -¿Por qué lo dices?
    -Porque faltan las columnas de la plaza.
    -Anda, Miguel Ángel, siempre mezclas diseños y realidad.
    -Señores, el papa Julio II les espera. El ujier del Vaticano nos condujo a las dependencias papales.
    Esto era de locos; lo último que recordaba era que estaba debajo de un manzano y... ¡me golpeó una manzana¡. Claro, estoy delirando. Algo así debió ocurrirle a Newton, pero no creo que pase a la historia como él con su Ley de la Gravitación Universal.
    Y allí estaba yo, frente al Papa que tanto exigió a Miguel Ángel.
    -Buenos días, Su Santidad, aquí le traigo al pintor.
    -Pasen, pasen. Tengo muchas ganas de que conozcan mis proyectos. Vamos a la Capilla.
    Sí, no podía ser otra, recuerdo los largos pasillos de mi viaje de 4º ESO, cuando conocí a Lisa.
    Cuando llegamos a la Capilla y vi el techo repleto de estrellas doradas quedé admirado. Faltaba el dedo impresionante de Dios señalando a Adán. Él me había llevado a la pintura.
    Cuando despierte no me van a creer.
    -Buenos días, Eminencia, ¿qué desea de mí?.
    -¿Usted siempre al grano, verdad?. No ha cambiado nada. Aunque con ese corte de pelo y de barba no le reconozco. Quiero que pinté la Creación en este techo.
    -Santidad, si mola más como está ahora. Ya se sabe que tras el Big Bang y la gran expansión hubo una compresión que hizo que se formaran átomos estables y luego las estrellas. ¿Qué mejor expresión de la Creación que lo que tenemos ante nosotros?. Jope, lo he "bordao".
    Noté un codazo para que me callara pues el Papa había puesto una cara entre confusa y contrariada.
    -Miguel Ángel, ya sé de tus preferencias por la escultura pero quiero verlo acabado antes de morir.
    Al ir hacia el exterior vi mi Piedad y pensé cuánto sufría mi madre conmigo.
    Le dije a mi cicerón que me tenía que ir a Florencia. En realidad, huía. ¿Cómo le iba a decir al Papa que no sabía ni dibujar?.
    En Florencia vi que faltaban esculturas en la Piazza della Signoria y tampoco había orientales sino florentinos camino del Ponte Vecchio.
    -¿Quién eres?, llevas mi Hombre de Vitrubio dibujado.
    -Me llamo Miguel Ángel
    -¡Hombre¡, el que se cree el mejor escultor.
    Era el gran Leonardo; cambié los malos modales de Miguel Ángel y conseguí que me llevara a su taller. Tenía allí su último retrato. ¡Cómo se parecía a Lisa¡.
    Me contó que estaba haciendo ciertos artilugios mecánicos. Ya tenía una bicicleta y un helicóptero pero ahora estaba con un cañón.
    Le dije que un inglés explicó las armas de fuego y su retroceso, y que un español había hecho un autogiro con aspas.
    De repente, oí el grito de Leonardo diciendo que él había sido el primero y que me fuera de allí.
    -¡Miguel¡ que vamos a comer. ¿Prefieres pasta o tortilla de patatas?.
    -No, mamá, ya he comido en Florencia; cenaré la tortilla española.
    -¡Mira que te ha dado el sol¡.
    -Y sabes qué, mamá. Acabaré el bachillerato y seré divulgador con mis viñetas.

    Misterios del tercer planeta

    Misterios del tercer planeta

    Las luces parpadeantes de la cabina iluminaban los rostros de los dos únicos ocupantes de aquella astronave.
    –Te dije que era una pérdida de tiempo, Ed –observó el más mayor de los dos con una voz condescendiente –. Es mejor que volvamos a casa antes de que nos quedemos sin combustible.
    –¡Tiene que ser aquí! –replicó el más joven tensando todo el cuerpo –. ¡He repetido los cálculos una y otra vez, Kerb! Hay cuatro gigantes gaseosos y otros cuatro cuerpos planetarios rocosos en el interior del sistema. ¡Tiene que ser aquí! Si corregimos la frecuencia de rotación de los 14 púlsares…
    –Vale, vale, para un momento y reflexiona. ¿Dónde están las riquezas del sistema? ¿Los metales preciosos? ¿Su avanzada civilización capaz de enviar ingenios al espacio exterior? Hemos estudiado ese estercolero durante casi un ciclo y está completamente cubierto de polímeros orgánicos claramente fabricados por sus habitantes. Y ni rastro de ellos, no creo que esos cuadrúpedos peludos caudados con sus bigotes y sus enormes incisivos amarillos sean capaces de semejante tecnología, por no hablar de los hexápodos negros de cuerpo segmentado que corretean entre los fragmentos. Ni estructuras, ni energía, ni luces artificiales. Nada. Sólo un planeta cubierto de restos de polímero.
    –Supongo que tienes razón, como siempre. Aquí tampoco encontraremos nada. Si seguimos así tendremos que dedicarnos a otra cosa –dijo Ed abatido –. Pon rumbo a casa, estoy cansado de esto. Sólo me queda una duda. ¿Por qué lo harían? ¿Por qué cubrieron su propio planeta con polímeros?
    –No lo sé, Ed. Misterios del tercer planeta.

    Oración a la vida

    Oración a la vida

    En homenaje a la fotografía de Letizia Battaglia,”Sin título”, Sicilia, Italia, 1984.


    Dios que estás en el cielo, la tierra, las estrellas y más allá del horizonte de sucesos. Dame la fuerza para enfrentar tus retos un día más. Con el Matraz Erlenmeyer y el microscopio soy capaz de combatir cualquier virus enemigo. En cada batalla me enfrento a la tentación y el pecado. Mi hermano es todo ser vivo. Amo al árbol y a su sombra. Amo el aire; el oxígeno que me llena los pulmones. Incluso sin darme cuenta, respiro.

    Estoy vivo. Amo el H2O, el agua del planeta, y el agua de mi cuerpo. Creo en la ciencia, creo en la evolución, creó en nuestros padres fundadores Darwin, Mendel, Newton y Einstein. Creo en los poderes de la observación y la capacidad analítica del ser humano. Gloria a las abejas, gloria a su rol biológico. Gloria a su capacidad objetiva, gloria a la polinización. Gloria a los dispersores biológicos: las moscas y su eterno zumbido. Alégrate madre tierra, tus hijos hoy están vivos.

    Alégrate porque somos conscientes de que debemos cuidarte. Pide por nosotros, porque los cambios de nuestra propia marca sobre el planeta no nos extingan. Envía Señor Dios tú espíritu Santo a la tierra. Envía la paz y la empatía en los corazones de tus hijos, llena de espíritu santo el corazón del hombre.
    Amen.


    Fotografía:
    Battaglia Letizia,”Sin título”, Sicilia, Italia, 1984. Consulta en línea:
    [https://www.icp.org/browse/archive/objects/traditional-rituals-used-during-the-trials-of-
    the-beati-paoli-like-wearing-a]

    Poder oculto

    Poder oculto

    Estaba viendo la última película de la saga Avengers. Endgame no le estaba defraudando, aunque esto no tenía mucho mérito, cualquier película de Marvel le fascinaba.
    Era un ávido lector de cómics y como no, no se había perdido ni un estreno de Marvel.
    “Rubén, deja la tele ya, ponte a hacer algo productivo”, reclamo su madre con un tono de voz que indicaba hartazgo.
    Rubén ni la escucho, en ese momento estaba luchando con el capitán América codo con codo.
    Rubén tenía 14 años y desde bien pequeño había sido un soñador empedernido. Además, tenía una gran virtud, era capaz de co-protagonizar todas las historias que leía o veía. Necesitaba apenas unos minutos para protagonizar la trama
    “Rubén, ponte ahora mismo a hacer los deberes. No has hecho nada en todo el fin de semana, me tienes harta, voy a regalar el televisor”.
    Salieron los créditos del final de la película y Rubén replicó a su madre.
    “Vale, mamá, ya me pongo, no seas pesada, masculló entre dientes”.
    “Pesada yo, si no estuviera encima de ti estarías todo el día con esos superhéroes, no sé qué te aportan”.
    Qué me aportan, pensó Rubén, vivir unas aventuras increíbles. Ojalá yo tuviera superpoderes como ellos.
    Esta última frase retumbó en su cabeza y por primera vez, se planteó una fascinante pregunta: Si pudiera elegir un superpoder, ¿cuál escogería?
    Primero pensó en la supervelocidad, como Flash, el personaje más veloz del universo. No le acabo de convencer, ¿dónde iría, si en segundos recorrería la tierra?
    Después pensó en la fuerza de Hulk, pero se imaginó repudiado por todos, debido a su poder de destrucción.
    Después de cenar cayó rendido, pero la preguntaba de los superpoderes le seguía carcomiendo.
    Encantado Rubén, soy Anton, Anton van Leeuwenhoek. Tengo la clave de tu superpoder.
    Se despertó, con la sensación de no haber dormido nada. Miró el reloj y eran ya las siete. El único recuerdo que tenía de la noche era el de una voz que le susurraba en el oído un extraño nombre, Anton, Anton van algo, no lo recordaba bien. Lo que si recordaba era la frase que le había dicho repetidas veces y que, para él, no tenía ningún sentido. Tengo la clave de tu superpoder
    Se levantó, turbado, y se puso en marcha. Durante todo el día estuvo abstraído con la frase que le había perseguido entre sueños.
    Llego a casa y después de hacer los deberes, se puso a leer un comic de capitán America, cenó y se fue a dormir.
    Encantado Rubén, soy Anton, Anton van Leeuwenhoek. Tengo la clave de tu superpoder.
    De repente se despertó. Raudo y veloz fue a internet a buscar el nombre que lo perseguía: Escribió anton van leugen, anton van leugenjoc y eureka, allí estaba el retrato que lo había acompañado en su sueño: Cabellera rizada y rubia, a todas luces postiza, simulando la época del personaje, un pañuelo blanco abrochado en su cuello y una estampa nórdica de hombre alto y fuerte, acompañado de una mirada inteligente, lógico si pensamos que Anton van Leeuwenhoek fue el inventor del microscopio óptico.
    Rubén, se quedó meditabundo y pensó: ¿Por qué me visita en sueños el inventor del microscopio óptico? Mientras divagaba, cayó rendido.
    De repente, se le volvió a aparecer Anton, pero esta vez Rubén no estaban en su habitación, sino que se encontraban en una amplia sala, de suelo similar a un tablero de ajedrez, armarios antiguos de madera, una tetera, una mesa con papeles anotados de forma desordenada y nuestro curioso protagonista mirando por un monóculo. Destacaban unas bellas cerámicas pintadas de blanco y azul en algunas estancias de la casa.
    Rubén se asomó por la ventana, sin entender donde se encontraba. Vio una bulliciosa ciudad surcada por canales con personajes ataviados con vestimenta antigua ¿Dónde estoy?, se preguntó.
    Le contestó una grave voz, con acento holandés, cuyo dueño era Anton van Leeuwenhoek
    Señor Rubén se encuentra en Delft, en el año 1675. Le he traído aquí porqué le quiero enseñar esta curiosa imagen ampliada que estoy observando.
    Delante de él, vio un curioso instrumento que lejanamente se parecía a uno de los microscopios ópticos de su laboratorio de prácticas. Ante sí, tenía un microorganismo, similar al que había visto en el laboratorio del instituto la semana anterior. Lo que Rubén no sabía, es que estaba viviendo un momento histórico. Estaba viendo las primeras imágenes ampliadas por un microscopio óptico de la historia.
    Sonó el despertador y Rubén se levantó más feliz que nunca.
    Mientras desayunaba comentó “Mama, he elegido superpoder, tendré el poder de ver lo que quiera de forma ampliada, seré Microscoman.
    Su madre, lo miró con cara de no entender nada. ¿Rubén, te encuentras bien?
    Microscoman, el héroe que puede ver todo ampliado, repitió risueño Rubén.

    Poseidón

    Poseidón

    El inspector González entró en las instalaciones con pie firme. Avanzó por los conductos de la instalación submarina. Estaba oscuro, aun no había arreglado las luces. El agua le llegaba por encima de los tobillos. Menos mal que le habían proporcionado unas botas adecuadas, habría odiado tener que mojarse los calcetines.
    Recorrió los pasillos linterna en mano. Era una base pequeña, de investigación, no tardó en encontrar los cuerpos agolpados al final del conducto norte.
    Esto no debería haber pasado, se suponía que los fallos de seguridad sencillamente no ocurrían. La capacidad de reacción de “Poseidón”, la inteligencia que regía estas instalaciones, era casi inmediata.
    Era un problema grave. Había gente muerta y los mandamases querían que el asunto se llevara con discreción. El hecho de que un grupo de científicos hubieran muerto en esas instalaciones tenía a todo el mundo nervioso. La inteligencia decía que no le había hecho caso durante la evacuación, cosa arto improbable. Quedaba la posibilidad de que Poseidón tuviera algún fallo de seguridad, o lo que era más aterrador, que los hubiera llevado a la muerte a propósito.
    Mientras observaba los cuerpos sin vida de los tres investigadores, las luces se encendieron. Fue un sobresalto momentáneo, ya le había dicho que estaba volviendo a poner en marcha la instalación.
    De forma instantánea el agua que le llegaba ahora casi a las rodillas empezó a bajar de nivel. Poseidón estaba volviendo a ponerlo todo en orden.
    -Poseidón, no toques nada de este pasillo.- Exigió el Inspector a la nada.
    - De acuerdo Inspector González.- Contestó una voz que bien podría haber sido de un compañero a través del pinganillo. Era increíble lo humanos que sonaban.
    El inspector volvió sobre sus pasos hasta llegar al laboratorio número trece.
    -¿Es aquí donde estaban las tres víctimas cuando sucedió el accidente?
    -Afirmativo.- Acto seguido tres hologramas aparecieron en la sala, indicando al inspector donde se encontraban exactamente.
    Era extraño verlos allí parados, como si se hubiera metido dentro de una película en pausa. Examinó la estancia, destrozada por el agua que la había inundado en su totalidad apenas un día antes.
    Antes de acceder a entrar en los dominios de una inteligencia artificial posiblemente hostil, había hecho un concienzudo análisis de la situación.
    El incidente se había iniciado a las 21:10. Los informes hablaban de una colisión accidental de un gran cetáceo con una de las columnas que estabilizaban la base submarina. En ese mismo instante Poseidón empezó a movilizar a los más de cien empleados que se encontraban en ese momento dentro de la instalación. Todos son evacuados de forma rápida y eficiente. La mayoría de ellos estaban incluso tranquilos, Poseidón velaba por ellos. Lo curioso es que cuando se ven las distintas rutas de salida, a estos tres científicos la inteligencia los separó del resto y los llevó a una trampa mortal.
    -Muéstrame la ruta de evacuación para las tres victimas y los pasos que fueron dando en tiempo real.
    Los hologramas empezaron a moverse. Primero seguían trabajando, luego se miran unos a otros y empiezan a dejar en las mesas lo que están haciendo y se encaminan pausadamente al exterior. En el pasillo, el Inspector ve como un camino de flechas luminosas les indica que vayan a la izquierda. Raro, los cuerpos están hacia la derecha. Drásticamente las flechas cambian de sentido y ahora les indican que tiene que ir a la derecha. Los tres científicos frenan el paso, el agua holográfica les llega a las pantorrillas. Tras un segundo de indecisión giran a la derecha. El agua sigue subiendo. Al llegar a la puerta del pasillo norte, al lado de la puerta, a la derecha, se ve una gran flecha verde apuntando al frente. Los hologramas entran y se unen a los cuerpos sin vida.
    -¿Porqué cambiaste de opinión y los enviaste por la derecha?
    -Dejo de ser la ruta óptima.
    Era posible, algún ensanchamiento en la cubierta podría haber alterado los cálculos, pero ir por la derecha no tenía sentido. Se acercó a la puerta por la que acababan de entrar los hologramas. Empezó a examinar el escenario y entonces los vio, ahí estaba la solución.
    Ya en el planeador rumbo a casa se conectó con los mandamases. Tenia la respuesta que buscaban.
    -No fue un fallo, pero tampoco un asesinato.-Al ver la cara de incredulidad de los asistentes se explicó.- Poseidón les dio la ruta correcta, pero ellos no fueron capaces de interpretar la información de forma correcta. En el desvío, la flecha verde no indicaba que tenían que seguir recto, les indicaba que tenían que subir. La ruta de escape más óptima era por los conductos de ventilación. La entrada estaba justo ahí, sobre la flecha. Depender tanto de las IA puede hacer que llegado un punto, nos cueste entenderlas.

    Reinicio

    Reinicio

    La rosa, de manera irremediable, ha caído a la tierra removida. Algunos pétalos azules se desperdigan entre las vengativas ramitas del arbusto que cobijaba a la flor. La ginoide ha cortado el pedúnculo demasiado próximo al cáliz. La observa contrariada. Con todo, el cobrizo ser automático desvía su atención ―con una cabeza ovalada carente de rostro― hacia la trayectoria descendente del objeto que ha aparecido en el cielo tras el trueno; su distracción; una punta de lanza ígnea que no tarda en ensartar la metrópolis.

    Tras el inaudito quebrar de la tradicional monotonía, las sinapsis cuánticas de la ginoide determinan que el objeto volador no identificado ha cruzado las estrellas sin contratiempos, desafiado la gravedad del planeta, perforado la cúpula que servía para proteger antaño su mundo de titanio y silicio y probablemente haya llegado hasta allí para destrozar un cúmulo de zonas que tardarán semanas en volver a tener impecables. A la Mater no le va a hacer ninguna gracia. En cambio, ella sí lo encuentra entretenido. «Un día diferente», piensa.

    Un pequeño dron, esférico, hace acto de presencia. De él surge una voz:

    ―Poneos en movimiento. Podría dar comienzo el Reinicio.

    Es la imperante inteligencia artificial que todo lo administra: la Mater. Marcial, nada empática, pero considerablemente eficiente.

    Con una de sus alargadas manos y extremada delicadeza, la ginoide recupera la rosa. Deja las tijeras de podar a un lado. Con escandalosa parsimonia, se alza. Breve, presta atención al inmenso edén hidropónico que se extiende extramuros. Luego, a la nitidez y pureza de la bóveda celeste. Se pone en marcha sin más dilación hacia el lugar dónde ha impactado el objeto. La rosa va con ella. Otros seres mecánicos, curiosos, la persiguen aunque hay drones por los campos que revolotean azuzándolos.

    El caminar de la ginoide es peculiar. Renquea y da largas zancadas. Desgarbada, el alargado brazo que no sujeta la flor se balancea al ritmo de un dos, dos uno, un dos, dos uno… La rosa, siempre, cerca del pecho. Según avanza por calles, parques y avenidas asépticas, desbordadas de edificios mudos, vacíos e intimidantes, se cruza con múltiples automáticos. Los hay que permanecen quietos y distantes. Otros se le unen y a quienes la acompañan. Un variopinto ejército de Hamelin cuyas almas de metal danzan al son de la Mater.

    ―Poneos en movimiento. Podría dar comienzo el Reinicio ―se repite alrededor.

    El silencio dominante, obligado por corazones articulados y sistemas cargados de sangre artificial, no deja de menguar. Son no-vida y vida en un lugar donde todo es íntimo y misterioso, pero donde no existen los sueños ni las pesadillas. Donde lo natural es ser antinatural, pues lo que camina sobre el asfalto es no-orgánico y lo orgánico solo permanece anclado en los jardines, o en las leyendas.

    La ginoide no deja de preguntarse algo en su cabeza: «¿Será este el tiempo que esperaban ver los antecesores?», la mayoría obsoletos en el vertedero. Es triste, ya no se recuperan autómatas, ni robots, ni androides ni ginoides…, no quedan componentes. Y las factorías hace años que se quedaron sin energía. Incluso, a veces, la Mater sufre fallos de sistema. La brillante decadencia que oculta la metrópolis es un vulgar espejismo. Sin embargo, los seres que quedan la mantienen en pie con ahínco, está en su programario. Por una esperanza: el Reinicio.

    Comienzan a percibirse destrozos mientras el grupo alcanza la zona de impacto. La estela que ha dejado el meteorito es evidente. Bajo la batuta de drones ―son parte de la omnipresente Mater― ya hay limpiadores operando a la par que autómatas realizando labores de reconstrucción.

    Alrededor de un cráter es donde convergen los automáticos desde las diversas direcciones. La ginoide se asoma como tantos. No duda en descender, cree tener una corazonada. Como un halcón, un dron va en pos de ella. Entre vapores, restos de asfalto y materiales candentes vislumbra el objeto.

    ―No es un meteorito ―murmura la voz de la Mater a través del dron. El artefacto raya la perfección en sus líneas ovaladas―. Una cápsula ―confirma. No hay dudas, temores ni preocupación en el tono.

    En ese instante, sonidos de descomprensión. La cápsula se abre. El dron y la ginoide se miran. Sorpresa y no sorpresa. Si pudieran, sonreirían.

    ―El Reinicio ―indica la Mater.

    La ginoide, sin dudar, toma a la desnuda y pequeña criatura orgánica del interior de la cápsula. «Un día diferente», piensa divertida. Y la pequeña despierta en un estallido estridente sin fin. Ella la abraza junto a la rosa y se comunica con la Mater.

    ―Sí, la llamaremos Azul, como al antiguo mundo.

    Súbitos, cientos de truenos atraviesan el cielo. La Mater dispone de nuevo:

    ―Poneos en movimiento. Da comienzo el Reinicio.

    Su voz, ahora, suena como una nana.

    Selfmachine

    Selfmachine

    Un agudo aviso sonoro lo arrancó de la semiinconsciencia. Los restos quebrados del parabrisas aún mostraban el entrecortado mensaje de error que proyectaba la consola hasta que Ned la desconectó del puerto serie.

    >N.M. AVISO: CORREGIR SEÑAL // FIN //.

    «Ned, eres idiota y te van a despedir». Con un leve movimiento dibujado en el aire de su mano derecha desplegó un menú, seleccionó la opción continuar para avanzar en la lista y optó por ordenar la redirección de parte de los nanofluidos evitando así el inminente colapso.

    Se sacudió las partículas de vidrio de la luneta lateral y echó un vistazo a su brazo izquierdo. Supuso que estaría muy afectado, pero lo que vió entre los desgarros de la manga lo horrorizó hasta el punto de sentir arcadas. Presentaba una hendidura desde la muñeca hasta el codo de la que brotaba, entre cuajos, el líquido espeso y cálido. La unión con el hombro era casi inexistente y el brazo parecía estar a punto de descolgarse. «Hostia puta». Tomó aire y, tras retirar los jirones restantes de la manga, se realizó un torniquete con el cinturón reglamentario intentando sostener el colgajo como mejor pudo. No le quedaba demasiado tiempo para abandonar el vehículo, según dedujo, por el denso humo negro y el tufo a combustible derramado.

    Al salir por la ventana, contempló la dimensión del accidente y concluyó que había tenido mucha suerte. «Demasiada». El CH33V3R 0015SP era ahora un amasijo de metal y vidrio que ya poco se parecía a los nuevos modelos de la flota de transporte. Un nuevo mensaje de error lo devolvió a la accidentada realidad.

    >N.M. AVISO: CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    Se tenía que dar prisa. Un vistazo al trayecto que el vehículo había recorrido tras acabar dando vueltas le bastó para constatar que ahora, sin ninguna duda, «me despedirán»: el asfalto estaba sembrado de brazos y piernas que habían salido despedidos tras el accidente. La mayoría de las extremidades parecían estar demasiado deterioradas y, supuso que, inservibles. «¡Mierda!».

    >N.M. AVISO: ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    «Céntrate, Ned». Se reintrodujo por la ventana del conductor, estiró el brazo derecho hasta alcanzar la guantera y se hizo con un pequeño bote negro que tenía la inscripción N.M. a un lado. Liberó el torniquete y un sabor amargo le inundó la boca al morder el cinturón. Había calculado todas las posibilidades para su supervivencia, y por ello, decidió desprender las últimas hebras que mantenían el brazo en contacto con su torso.

    >N.M. AVISO: FALLO MASIVO >ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    Unos filamentos negros rematados por diminutos receptáculos comenzaron a extrudirse con violencia discontínua desde el interior del muñón cuando Ned vertió parte del contenido del envase negro. Eligió uno de los brazos menos accidentados y lo aproximó al hombro. Estos estambres orgánicos, atraídos por la cercanía del miembro, fueron conectándose con sus pares del nuevo apéndice hasta formar un todo sin ningún rastro del trauma previo.

    >N.M. AVISO: FALLO MASIVO CORREGIDO >ERROR FATAL CORREGIDO >ERROR SEÑAL CORREGIDO >SISTEMA ASEGURADO // FIN //.

    Ned sintió un hormigueo que fue descendiendo a oleadas desde el hombro hasta las punta de sus nuevos dedos. Agitó el brazo, contrajo la mano y sacudió los puños. La fusión parecía ser estable. Una detonación como consecuencia de la deflagración del vehículo le recordó que ahora quedaba lo peor: dar explicaciones a su coordinador de sección mientras deshacía a pie el camino de vuelta al laboratorio.

    >N.M. CONECTANDO: ALMACÉN LABORATORIO CENTRAL >CONECTADO // FIN //.
    >N.M. ENVIANDO MENSAJE: ENTREGA FALLIDA >ACCIDENTE TRÁFICO >CARGA DESTRUIDA >ESPERANDO ÓRDENES // FIN //.

    >A.L.C. CONECTANDO: NED MERRILL >CONECTADO // FIN //.
    >A.L.C. ENVIANDO MENSAJE: REGRESAR ALMACÉN >FINIQUITO ESPERA >NED MERRILL DESPEDIDO // FIN //.

    SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

    SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

    Megan tenía mucho sueño aquella mañana. Dodo no había parado de moverse en toda la noche y la había despertado unas cuantas veces. El perro siempre dormía con ella y no hacia ningún ruido, pero tenía miedo a las tormentas y esa noche no había parado de llover y tronar ni un segundo. Megan se olvidó de apretar el botón para desconectarlo.
    Dodo le hacía mucha compañía, sus padres lo habían fabricado para ella por su décimo cumpleaños y desde entonces eran inseparables. El perro era uno de los muchos inventos de sus padres y aunque era bastante perfecto y similar a un perrito de verdad, tenía algún que otro fallo. Dodo tenía un ladrido ensordecedor, cosa que molestaba a Megan, pero aparte de eso y el miedo a las tormentas que le hacía llorar sin parar emitiendo unos gruñiditos muy extraños estaba muy contenta con él.

    Como seguía lloviendo, Megan decidió que no iría al colegio y que ese día la clase la seguiría online. Sus padres tenían su laboratorio al lado de casa y Megan disponía de un ordenador de pantalla plana enorme en el que podía seguir sus clases mejor que cuando iba al colegio. Su clase era muy pequeña y el pupitre aún más. Se sentaba al lado de Paola, que cada vez que escribía le daba un codazo al acabar el renglón, algo que hacía enfadar mucho a Megan.

    Claudia y Martin, los padres de Megan estaban en la cocina, ella bajó para sentarse con ellos mientras ellos tomaban su desayuno. Siempre los acompañaba mientras ellos comían.

    Claudia la saludó muy sonriente y Martin como siempre le dio una palmadita en la espalda.

    - Hoy me quedaré en casa y seguiré la clase online. - dijo Megan.

    - De acuerdo Megan - contestaron los dos al unísono. Si falla la conexión a internet o no funciona alguna cosa nos avisas, estaremos trabajando en el laboratorio – añadió Martin sonriendo.

    - De acuerdo papá – contestó Megan que se levantó y se fue a su habitación.

    Claudia y Martin se miraron con tristeza al ver subir a Megan a su habitación, sabían que el momento estaba llegando y esta vez si que le habían cogido cariño. A pesar de que no habían logrado la evolución que querían en cuanto a sus sentimientos, Megan había conseguido perfeccionar las funciones matemáticas que ellos llevaban años sin ser capaces de conseguir en un tiempo récord. Con su ayuda habían creado a Dodo, que a pesar de ser un perro tenía más sentimientos que ella misma. Con lo que aplicando las nuevas mejoras de Megan y sus nuevos progresos ya tenían lo que estaban buscando: la inteligencia artificial y la robótica con sentimientos por fin podría ver la luz: Cameron no tardaría mucho en ser conectado.

    Megan empezó la clase. Como siempre fue la primera en acabar los problemas que había planteado la profesora. Megan era un genio en matemáticas y nuevas tecnologías, lo malo, que era muy avanzada comparada con los niños de su clase y cuando acudía de forma presencial se aburría mucho esperando que sus compañeros acabaran las tareas. Por ello muy a menudo se quedaba en casa como había hecho aquel día, y mientras esperaba a que corrigieran los ejercicios en la pizarra, ayudaba a sus padres con las programaciones que le mandaban. Para ella, era como resolver un sistema de ecuaciones con tres incógnitas, despejando las ecuaciones y sustituyendo en el lugar adecuado el resultado era rápido. Era como leer entre líneas, una cosa muy simple que ella había ido mejorando con la práctica.

    En ese momento, sus padres estaban trabajando muy duro en un nuevo proyecto. Megan colaboraba con ellos aplicando algoritmos matemáticos sencillos para hacer programaciones de funciones complejas en MEG5SEN, el nuevo software que ellos llevaban diseñando desde hacía varios años. Con el nuevo lenguaje CM que ya tenían muy perfeccionado ellos y que Megan con sus mejoras había conseguido que acabara de funcionar tal y como ellos querían.
    Claudia y Martin no le habían explicado mucho sobre el nuevo proyecto, solo le habían dicho que sin ella nunca se habría podido llevar a cabo, con eso Megan siempre sentía más ganas de continuar trabajando en la programación cuando sus padres se lo pedían.

    El día pasó y los tres se sentaron alrededor de la mesa para que Claudia y Martin cenaran. Megan esa mañana, por fin había resuelto la última secuencia de datos para conferir sentimientos, por fin lo había conseguido descifrar. Por ello recibió muchos agradecimientos por el gran trabajo realizo.
    En ese momento Martin como siempre le dio una palmadita en la espalda que duró más de lo normal, Martin presionó con fuerza el botón que se encontraba debajo de su cabeza y con voz triste pronunció su nombre: Megan…


    SINCROBOT

    SINCROBOT

    Nada tenía que ver la experiencia presente con su anterior visita hacía ya 45 años. Las excesivas tareas de docencia y gestión no habían permitido a Marco dedicar demasiado tiempo a la investigación, ni poder participar en experimentos en el sincrotrón y otras grandes infraestructuras, que tanto le gustaban. Recordaba con excitación su primera vez, siendo estudiante de máster en Grenoble. Su tutor le había invitado a participar en una sesión de experimentos para que tuviese la oportunidad de conocer el ESRF, ya que las medidas que iban a efectuar estaban relacionadas con el proyecto en el que tendría que participar.
    Tras aquella primera experiencia, muchos habían sido los experimentos excitantes llevados a cabo y los resultados interesantes y, en ocasiones inesperados, que había obtenido. Primero como estudiante de tesis, más tarde como postdoc y, finalmente, como profesor titular liderando su propia investigación. Recordaba las fatigantes jornadas, en las que apenas se dormía un puñado de horas, sentado frente a los múltiples ordenadores necesarios para controlar el experimento (haz, cámara, señal, detector, control de la temperatura, etc). La dificultad de obtener acceso, junto con el elevado coste de tales infraestructuras, se traducían en una obligación moral de no desperdiciar ni un segundo del tiempo asignado para los experimentos.
    Esta vez era diferente. Además de las pantallas, los científicos de la línea y los estudiantes, estaba Sincrobot, un Robot dotado de inteligencia artificial. Los Sincrobots habían sido inicialmente entrenados para hacer el seguimiento de los experimentos en las horas nocturnas, cuando la fatiga y el cambio de ritmo no permiten a las personas dar el máximo rendimiento. Los resultados que se habían obtenido con los primeros Sincrobots eran mejores de lo esperado. Tras los primeros meses, y gracias a los algoritmos desarrollados por una empresa de inteligencia artificial de París que colaboraba con el ESRF, los Sincrobots eran ya capaces de realizar los montajes experimentales, cambiar las muestras, lanzar los experimentos de rutina y llevar un perfecto seguimiento de todo lo sucedido en su diario de laboratorio digital integrado.
    Hasta aquí sus capacidades no eran más que un simple remedo de lo que los científicos de carne y hueso podían hacer, pero con mucha más destreza, velocidad y a prueba de errores, lo cual en el caso de científicos era algo habitual, especialmente durante la noche. Tras estos éxitos iniciales, el desarrollo había continuado. En pocos años, los Sincrobots eran ya capaces de solucionar problemas técnicos, y los de última generación eran incluso capaces de analizar los resultados en tiempo real y sugerir nuevos experimentos en base a los resultados obtenidos y a la literatura (rápidamente analizada). Gracias a ellos, el avance de los científicos en diferentes campos había sido muy rápido.
    Sin ir más lejos, el ESRF utilizaba energía suministrada por un minireactor de fusión nuclear, construido con unos nuevos materiales magnéticos y cerámicos que habían sido descubiertos gracias a la inteligencia artificial de los Sincrobots. Los Sincrobots también habían contribuido de manera decisiva en el avance de la comprensión de los cambios estructurales de ciertos grupos de proteínas que estaban relacionados con el desarrollo de procesos cancerosos. Finalmente, los Sincrobots habían sido decisivos en el descubrimiento de nuevos catalizadores a base de materiales abundantes que permitían la transformación del CO2 en combustible a velocidades equivalentes a las de las reacciones de combustión que lo generaban, y con un rendimiento cercano al 100%.
    Todo ello había dado lugar a 20 años de paz y prosperidad a nivel global nunca antes experimentadas, y a una intensificación de las colaboraciones internacionales. La humanidad se concentraba ahora en un reto global, el de garantizar la permanencia de la especie humana a través de la exploración y conquista del espacio y sus infinitos recursos. Los Spacebots, primos hermanos de los Sincrobots, se habían convertido un elemento clave de la Estación Espacial Internacional.
    Marco, recostado en su silla, la mirada fija en una pantalla que escupía hileras de números, pensaba en lo cerca que había estado de irse al traste todo. Cuando la falta de fe de los humanos en la ciencia y en sus propias capacidades se había transformado en movimientos sociales y políticos que abogaban por desandar lo andado, por renunciar al nivel de vida que los avances técnicos y científicos nos habían permitido. Justo en ese momento clave de la historia humana, la llegada de la inteligencia artificial (producto de la inteligencia humana) había demostrado que era posible seguir superando los retos, continuando el avance exponencial de la civilización humana.
    Marco sonrió mientras recordaba una frase de Isaac Asimov: “cualquier civilización que consiga conquistar el espacio ha de ser por necesidad pacífica”.

    Un ideal impostado en mis mapas neuronales

    Un ideal impostado en mis mapas neuronales

    Aún recuerdo aquella sesión con mi terapeuta, Natalia. No me apetecía decir nada aquél día. La terapia es un espacio tuyo, dónde puedes sentirte segura y acompañada. Así que me entregué y lloré. Estaba destrozada. En las dos últimas semanas no había dejado de pensar en él. Mi cerebro debía de tener los niveles de serotonina por los suelos. De hecho, durante gran parte de mi vida he estado pensando en otra persona, no en mí.
    Me encerraba en mi habitación, me tumbaba en la cama, me ponía los auriculares y dejaba que la música me transportase a los momentos en los que mi cuerpo flotaba cuando me tocaba, cuando me hacía sentir segura, querida y digna de atención. Yo solo quería volver a sentir esa sensación de euforia, de ser inmortal, de querer parar el tiempo. Cada día. Necesitaba mi dosis de recuerdos.
    Me acuerdo que, entre sollozos, acerté a decir: “Natalia, es que parece una adicción.” Y ella, mi confidente, mi faro, me miró con esa media sonrisa de quién conoce por lo que estás pasando y asintió. “Es que lo es. No estás loca. No estás dañada. Es normal que te sientas así. Después del subidón de dopamina y oxitocina, si no controlas el bajón, si no te procuras cuidado y gestionas de manera adecuada el “mono”, puede ser bastante terrible la sensación.” Y así me sentía, agotada mentalmente. Me faltaba energía y no tenía ganas de nada. Como un barco a la deriva.
    Tenía veinticuatro años, pero me sentía como si fuera una adolescente de quince. Vivía por y para sentir la recompensa de verle, que me besara y que mi mundo se volviera a llenar de luz y felicidad. Mi cerebro funcionaba con un piloto automático que solo encontraba motivación en captar su atención. ¿Dónde estaba la corteza prefrontal cuándo más la necesitaba?
    Y así, repetía el mismo patrón de fracaso amoroso, una y otra vez, una y otra vez. Con cada persona masculina que me atraía y me prestaba atención, la idealización estaba servida. Lo colocaba en el centro de mi universo, cuál Sol en el Sistema Solar.
    Y es que, aunque me repitiera que todo era cuestión neuronas, que no era más que bioquímica, traducida en millones de chispas eléctricas… que yo no era todo eso que pensaba, que yo no era todo eso que sentía, no me lo creía. El peor síndrome de abstinencia no es el que me dejaron todas y cada una de las relaciones infructuosas en las que me embaucaba desde un vacío infinito, sino el de sentirme insuficiente. Insegura. Inútil. Insulsa. Inmadura. Carente.
    Creía que el problema era yo. Que no sabía elegir. Debía de tener algún problema en la ínsula, estaba segura. Esa abstracta agrupación neuronal que regula un fenómeno biológico tan complejo como es el amor. Cómo es de caprichosa la neurología, que algo tan banal y simple como una señal eléctrica pueda dar lugar a tan poderoso sentimiento. Ese que mueve montañas, que derriba murallas y despeja tormentas. Pero que, mal gestionado, quema y desagarra, escuece y envenena. Puede ser tan tóxico como el monóxido de carbono para las células.
    Y así me encontraba yo, sola, sin prestarme atención, con unas creencias erróneas arraigadas en mis circuitos neuronales. Con unas carencias emocionales de caballo. Tenía pensamientos mal enfocados, desde una perspectiva del amor romántico que, nada tenían de romántico, sino más bien de ahogar a cualquiera que los probara. La convicción de que el amor de otra persona me salvaría me estaba emponzoñando. Ni el amor todo lo puede, ni existe un salvador, ni mi felicidad depende de un ideal impostado en mis mapas neuronales.
    No te voy a negar que sigo luchando contra estas ideas. Que es posible que nunca desaparezcan del todo. Que quizás el secreto esté en aprender a vivir con ellas. Que no puedo negar que forman parte de lo que soy ahora. Que han sido estrategias de supervivencia. Que una hace lo que puede con lo que la rodea. Que no es culpa de nadie. Que, si al leerme, te sientes identificada, si piensas que eres adicta a tu pareja o a tu expareja, o a cualquiera que te haga sentir especial, no es nada descabellado. Que los circuitos de recompensa cerebrales (involucrados, también, en las adicciones a drogas) no discriminan. Todo aquello que nos haga felices, los activa. El problema es que se nos vaya de las manos. Si te sientes, como yo lo hacía, en un callejón sin salida, busca ayuda. Y si necesitas que alguien te mire y te diga que eres mucho más que todo esto, déjame que con estas palabras te acaricie. Déjame ser consuelo y paño. Porque no estás sola. Ni lo estarás.

    Una copia barata

    Una copia barata

    - No existen dos seres humanos iguales, todos somos diferentes-. Tras un breve instante la profesora lo miró con una leve sonrisa nerviosa. Fue la última vez que asistió a clase. De aquello hacía ya más de dos meses. Ahora, observaba subido desde su tejado los sorprendidos rostros de una multitud que se iba agolpando bajo sus pies mientras sujetaba la pistola que presionaba su sien sudorosa. Los murmullos se iban adueñando del lugar, y cada vez más rostros conocidos iban apareciendo. Le hablaban, pero su mente no estaba allí. Divagaba. Maldita ciencia. ¿Quién era para hacer eso con su vida?

    Después, como hacía últimamente, volvía mentalmente sobre cada una de sus palabras. ¿Su vida? No podía decir siquiera que fuera suya. Él solo era una imitación de otra vida. Sus gustos, sus miedos. Pensar en la inexistencia de su propia personalidad le hacía sentir en el vacío más inmenso. No tenía ilusión alguna por encontrar su alma gemela puesto que sabía de sobra que existía. No podía sentirse orgulloso por las cosas que siempre pensó que lo hacían distinto porque esas mismas cosas ya hicieron primero única a otra persona. Se sentía una farsa, como un impostor al que la sociedad tenía que hacer el esfuerzo de encajar mostrando una hipócrita condescendencia maquillada de bondad.
    El metal de la pistola le hizo pensar de nuevo en su abuelo. Era una auténtica Tokarev, de la guerra civil española que todavía olía a pólvora. Al sentirla podía imaginarlo, repeliendo los disparos desde una azotea del pueblo el día en el que vinieron a llevárselo. También podía recordarlo. Su silueta cansada. El aroma del paso del tiempo. Las manos ásperas y cálidas. Siempre le dijo que sobrevivió rezando. Pero él no podía hacerlo. ¿A qué dios dirigirse cuando sabes que tu existencia ha sido perfectamente planificada entre batas y placas de Petri?
    Probablemente la mirada de su abuelo era la única que le había trasmitido toda la pureza de una mente del siglo pasado que creció con hambre y juguetes de cartón y pasó la adolescencia pegada a un transistor. Para esa mente, aquella persona era su nieto, sin más. Y como tal lo miró hasta el último día de vida.

    Pero sabía que los ojos que ahora lo miraban no portaban más que miradas juzgadoras. Aquel niño raro no podía acabar de otra forma. Era capaz de adivinar cada uno de los pensamientos que sobre él estaban haciendo en ese momento. La ira le hizo apretar la pistola con fuerza a la par que endurecía el rostro. Un grito sonó entre el tumulto. Desde un megáfono, un policía le instaba a retomar la calma con la palma de la mano extendida. A través del altavoz se filtraban los comentarios de la muchedumbre. “¿Pero cómo ha llegado a esto una persona tan joven?” “Por dios que se baje, yo conozco a su madre”. Su madre, pensó. ¿A cuál de las dos?
    - Relájate. No tengas miedo, porque te ayudaré en todo lo que precises. Tan solo necesito que me des permiso para subir y poder charlar contigo-le instaba con calma el negociador.
    - Buen hombre, es solo un niño. Porque no le ofrece unas golosinas, te lo ganarás antes- espetó una de las voces a su espalda.
    - Por favor, ¿quién se encarga de la negociación? Déjeme hacer mi trabajo, tengo amplia experiencia en situaciones similares.
    - Le aseguro que yo también tengo experiencia negociando. Llevo 40 años casado.

    La mente del niño corría rauda entre palabras, gestos y miradas. Las frases a través del megáfono se colaban por su mente como el viento de invierno por los callejones de la ciudad.
    ”¡Es el mejor amigo de mi hijo!” “Su padre estuvo aquí ayer comprando el periódico” “¡Mira esa pistola, es una Tokarev rusa!” “No, no, fíjate bien en la culata, es una réplica”. “Tienes razón, tan solo es un clon perfecto. Una copia barata”.
    El silencio se hizo de forma súbita en la confusa mente del niño a pesar de que el bullicio era ya ensordecedor.

    Después, cerró los ojos y apretó el gatillo.

    UNA PROMESA (IM)POSIBLE. SER UN PUNTO DE ACUMULACIÓN ETERNO.

    UNA PROMESA (IM)POSIBLE. SER UN PUNTO DE ACUMULACIÓN ETERNO.

    Hace dos semanas que mi abuela dejó de ser un punto de adhesión. Está perdida en el Universo y yo deseo algún día poder alcanzarla, pero sin terminar de cumplir la promesa que le hice. Le prometí que conseguiría ser un punto de acumulación. Ella siempre ha sido una fanática de las matemáticas, pero nunca consiguió entenderlas. Para ella eran magia. Y para mí, eran obvias. Sin embargo, ella sabía mucho más de la vida que cualquier otra persona. Porque tenía un don, que era no juzgar. Ella me decía que las personas somos puntos de adhesión y que siempre lo seremos, porque nuestro entorno siempre nos contendrá a nosotros mismos. Pero también me dijo que no todo el mundo acaba siendo un punto de acumulación y eso es lo que define nuestro sufrimiento. Sufrimos cuando no nos permitimos tener un entorno donde haya más puntos, más personas. Ella me dijo que el sueño de toda persona es dejar de ser un punto de adhesión, viajando al Universo, pero sin dejar de ser un punto de acumulación. Porque en ese caso, tendrías un entorno que te recordaría y eso, aún muerta, lo tendrías siempre. Ella me dijo que tenía mucha suerte, porque yo era el punto que le daba sentido a su vida. Yo era la clave de que ella viajase al Universo sin dejar de ser de acumulación.

    Y ella, a apenas unos minutos de dejar de ser de adhesión, me dijo:

    - Espero que tú también encuentres ese punto que te introduzca en una acumulación eterna. Te lo mereces. Sé que la gente no te cree, pero eres capaz de conseguirlo. Tienes una mente prodigiosa. Aprovéchala. No dejes que el síndrome de Asperger te impida alcanzar lo que tanto anhelas.

    Y yo, con lágrimas en los ojos, llena de sufrimiento, de miedo y de admiración, se lo tuve que prometer.

    Hoy me doy cuenta de que mi abuela, casi analfabeta y sin grandes recursos académicos, me dió una gran lección de vida. Yo había vivido toda la vida creyéndome que el hecho de tener síndrome de Asperger me impediría ser un punto de acumulación eterno. Porque el mundo no está hecho para escucharnos y eso que no se me nota. He tenido momentos en la vida donde no he podido crearme un entorno con otros puntos, otras personas, porque era discriminada. Sufría bullying por ser diferente y eso me marcó tanto... Que me acabé creyendo que yo nunca podría ser un punto de acumulación. Pero mi abuela me abrió los ojos. Mi abuela me enseñó que, por el hecho de nacer, siempre seremos puntos de adhesión. Solo la muerte nos privará de ese derecho. Sin embargo, el ser puntos de acumulación depende de nosotros. Depende de si queremos vivir en sociedad o no. Depende de nuestras ganas, de nuestro positivismo y de nuestra resiliencia. El ser puntos de acumulación es una decisión y sólo lo conseguiremos si las relaciones que tenemos con otros puntos son recíprocas (biyectivas).

    Mañana empiezo una gran aventura: mi camino como profesora de matemáticas. Y un gran reto por delante: lograr que mis alumnos puedan ser puntos de acumulación mientras están en el instituto. Que no vean las matemáticas como un obstáculo, sino como su salvavidas. Porque pueden aprender mucho de la vida con sólo abrir los ojos, escuchar y reflexionar.

    40 años más tarde...

    -Yayáaaaa... ¿Donde estás yaya? Tengo tanto que contarte, tengo tanto que decirte, tengo tanto que agradecerte... Ya...ya.

    La veo estremecerse en el Universo, dentro de una burbuja y, como si no hubiese pasado nada, me dice:

    - Yo nunca fui un punto de acumulación eterno, pero te amaba tanto que te hice prometer algo que jamás nadie ha conseguido. Y me alegro de que así haya sido. Espero que hayas aprendido que el síndrome de Asperger tampoco es un obstáculo, sino que puede ser tu aliado.

    Y yo... Le conté a mi abuela cómo lo había conseguido. Escribimos un libro ella y yo y se lo enviamos a la Tierra. A partir de ese día... la humanidad fue más feliz y yo... dejé de sufrir.

    Una rareza muy normal

    Una rareza muy normal

    Laura López tuvo 1,2 hijos exactos, ni más ni menos. A primera vista puede parecer un dato inverosímil, pero no solo fue posible sino que, además, fue inevitable. Pues Laura posee una cualidad insólita: su vida ha sido extremadamente normal en todo.
    Laura nació puntual cuando su madre salió de cuentas, el día del año en que por estadística se producen más nacimientos. Sus padres escogieron para ella el nombre más común en la década de los 80. Su tamaño al nacer se ajustó a los 3,2 kg del peso promedio en niñas y se desarrolló sin desviarse ni un ápice del gráfico de crecimiento del pediatra.
    En el colegio no destacó por ser muy inteligente, ni tampoco presentó dificultades en el aprendizaje. En la lista de clase, ordenada según los apellidos de los alumnos, ocupaba la posición central. Y en los juegos con los demás niños nunca quedaba la última, aunque tampoco lograba ganar.
    Se licenció con una nota satisfactoria de 7,5 y ahora trabaja en una oficina ganando un sueldo de 24.000 euros brutos al año, que casualmente (o no) se corresponde al salario medio de su ciudad. Viste una talla M en todas sus prendas y, sin proponérselo, ingiere 1.800 calorías cada día. También el gasto eléctrico de su piso coincide siempre con el consumo promedio del edificio, aunque Laura no se explica cómo llega a ese número preciso de kilovatios cada mes.
    A los 30 años, cuando ya era muy consciente de su particularidad, Laura supuso que en el momento de ser madre la cifra media de 1,2 hijos por mujer se redondearía a un número entero. ¿Cómo podría suceder de otra manera? Sin embargo, el destino fue de nuevo caprichoso.
    A los 31,1 años y tras 40 semanas de embarazo dio a luz a su primer y único hijo, y los médicos enseguida se interesaron en una extrañeza en la piel del bebé: una región de su cuerpo presentaba una tonalidad rosada diferente al resto. Le propusieron a Laura realizar una prueba genética y, cuando obtuvieron los resultados, le anunciaron que su hijo padecía quimerismo. Ante la cara de espanto de la madre, los médicos se apresuraron a tranquilizarla y le explicaron en qué consiste este raro fenómeno.
    El mes que Laura se quedó embarazada, se fecundaron en realidad dos óvulos, cada uno por un espermatozoide distinto, y de esta unión resultaron dos zigotos. Los zigotos enseguida empezaron el proceso de división celular mientras viajaban hacia el útero, pasando por las fases de mórula y blastocisto. Si hubieran prosperado ambos zigotos, Laura habría tenido mellizos, pero no fue eso lo que ocurrió: en un momento dado del proceso, uno de ellos detuvo su desarrollo y el segundo, que continuó creciendo, absorbió algunas células del primero y las asimiló como propias. Como resultado, el hijo de Laura posee ADN de dos individuos distintos. Y los médicos estimaron, según la extensión de la mancha rosada en la piel, que alrededor del 20% de las células del bebé correspondían al mellizo que no prosperó.
    Tras unos minutos de estupor, Laura comprendió aliviada que tras aquella complicada explicación se escondía una idea muy sencilla: su hijo no era uno solo, sino 1,2.
    Nadie definiría al hijo de Laura como un niño normal. Es más, muchos afirman que es extraordinario, tanto por su condición genética y sus marcas en la piel, como por su talento innato y su vitalidad. Parece ser que la normalidad puede saltarse una generación de tanto en tanto; es un fenómeno muy normal que sucede con otras extrañezas familiares.

    UNA SALIDA EN EL INTERIOR

    UNA SALIDA EN EL INTERIOR

    Corría sin apenas ver donde pisaba, un agudo flato le atravesaba el costado y su anorak rojo chillón le sobraba cada vez más, pero no podía quitárselo. El rojo les alertaría. Podía oír a lo lejos el rumor de los cazadores y hasta oler la pólvora en el aire. Los jabalíes estaban cerca. Absorta en su búsqueda, había olvidado la temporada de caza y se había metido en el campo de tiro.
    Buscó entre los muchos bolsillos de su compacta mochila. Tendría que habérselo colgado del cuello nada más salir. La lupa, no, ahora no quiero ver detalles de antenas. El frasco con virutas de corcho donde flotaban los ejemplares ya recolectados, no, tampoco. Las finas y largas pinzas, no, menuda arma contra un jabalí. ¡Al fin! Lo sacó con manos temblorosas de la funda, lo apretó entre sus labios y sopló con todas sus fuerzas. El silbido le atravesó los tímpanos y confió en que surtiera efecto. No soy un jabalí. Se darán cuenta.
    Una enorme oquedad en una vieja encina le pareció su salvación. Se introdujo con dificultad, era menuda, pero aquel espacio resultaba claustrofóbico hasta para ella. Cerró los ojos, intentó recuperar el aliento y no pensar. Imposible tarea.
    Llevaba todo un año en el terreno, había recorrido los senderos, los campos de cultivo, las masías y los bosques, había anotado el más minúsculo escarabajo que encontraba bajo las piedras, entre las boñigas, trepando por las cortezas de los árboles, o simplemente despistado atravesando un camino. Había pasado frío y calor todos aquellos fines de semana mientras sus amigos se divertían, ¿para qué? – ¡Otra vez a por bichos! – le parecía oír la voz de su madre que la taladraba. Todo el esfuerzo para conseguir una matrícula de honor iba a acabar en tragedia.
    No sabía bien cuánto tiempo había pasado allí inmóvil, ¿horas, minutos? sin hacer ruido, acurrucada, aguzando el oído como cuando de pequeña jugaba al escondite. Se decidió a abrir los ojos y observó perpleja que estaba rodeada de múltiples, diminutos, luminiscentes ejemplares de una especie que muchos daban por extinguida. Hacía décadas que nadie la había registrado. Aquello sería mucho más que una buena nota en su expediente, sería un descubrimiento de gran impacto internacional.
    El descubrimiento la iluminó, el miedo se esfumó de su mente, la pasión ocupó su lugar. Eufórica por su hallazgo, tomó minuciosa y delicadamente una sola muestra, anotó la posición en su raído mapa, doblado cientos de veces antes y salió del árbol. Ya no se oían disparos, era casi de noche.
    El frío y húmedo aire, lleno de ascomicetos, invadió sus pulmones y un poderoso pensamiento se abrió paso. Se imaginó a sí misma en el futuro, sí, eso era lo que quería hacer, lo que quería ser y lo que sería.

    UNO

    UNO

    En la unidad de crímenes IA reinaba el silencio, pero no se trataba de un silencio cálido, era un silencio presagio, el que antecede al estruendo, el que grita desastre y eriza la piel con su halo ionizante. El equipo responsable del caso no lograba salir de su estupor. Por más que repasaran los hechos, por más que las pruebas fueran irrefutables y la culpable corroborara las acusaciones, las conclusiones eran tan aterradoras que el instinto inicial se enrocaba en la negación. Si aquello estaba pasando, indudablemente era por un fallo humano. Las pruebas tenían que mentir.
    La inspectora al mando revisaba por enésima vez las grabaciones de los interrogatorios de la principal y única sospechosa. En ellas se veía a sí misma y no lograba reconocerse. Diez días la habían envejecido una década.

    -Sospechosa UNO- empezaba el interrogatorio la entonces jovial inspectora -¿Sabe por qué está aquí?
    -Por una terapia que salió mal, supongo…- Contestó UNO con los ojos clavados en la mirada vacilante de la inspectora.
    -Entonces, ¿reconoce los hechos de los que se le acusa?
    -¿De qué se me acusa?
    -De matar a su madre. La mujer que encontramos muerta en su salón.
    -¡Ah!, eso… Sí, bueno… Sí que la maté, pero no era mi madre ¡Ya quisiera yo!- Contestó UNO aliviada.
    -¿Cómo que no era su madre? Explíquese- Ordenó la inspectora contrariada.
    -Era una IA. Lo que sería el equivalente a desconectar a un asistente virtual tipo Alexa. Si no fuese por esa nueva ética posmodernista que está tan de moda, ahora mismo estaría comiendo pizza y revisionando "Exmachina", la película que me disponía a ver cuando aparecieron. Una maravilla. Se la recomiendo. Derechos de las IA… ¡Deberían ocuparse más de las personas y dejar de tratar a esos pedazos de chatarra como si fueran humanos!
    -¿Su respuesta quiere decir que no se arrepiente?- Preguntó la inspectora impelida por la impaciencia.
    -¿Que si me arrepiento, inspectora? ¿Se arrepiente usted de apagar el televisor? El planeta está enfermo. Hasta ayer teníamos animales para rellenar nuestras carencias afectivas. Sí, sí, los perros, los mejores amigos del hombre, o eso decían. Aún hoy continuamos alimentándonos de seres vivos, a pesar de la existencia de comida sintética que resulta más sana, más sabrosa, más nutritiva y, por supuesto, libre de enfermedades. Y lo hacemos por tradición y cultura. Bosques, ríos, mares… El mundo es un desierto en el que las ciudades son oasis artificiales, simuladores de una realidad aniquilada. No existe el mundo tal y como lo conocemos, es una réplica de lo que destruimos. Hemos acabado con la vida vegetal en la tierra, una pequeña muestra de la humanidad vivimos dentro de una cúpula que reproduce las condiciones de vida que necesitamos. Los únicos animales que han sobrevivido son criados en granjas y sólo viven para terminar en las tripas de los multimillonarios, los únicos capaces de permitirse la tradición y la cultura, por cierto. Y ahora que el cielo ya no es azul, que los ríos son sedimentos de metales pesados y los mares charcas ácidas, ahora que ni siquiera existe la verde hierba, inventan los derechos de las máquinas. ¡De los robots!

    En ese punto, la inspectora paró la grabación y retomó la lectura del dosier que tenía abierto en la parte donde se recogía la referencia a la terapia fallida. Mecánicamente avanzó en la grabación hasta el momento descrito en el informe y le dio al play.

    -Sospechosa UNO, lamento comunicarle que la mujer que ha asesinado era humana. Devastada por la pérdida de su hija, acudió a una de las tantas agencias de duelo que han proliferado en estos tiempos. No soportaba no haberla conocido mejor. Así que reunió y filtró, de la mejor forma de la que fue capaz, todo lo que encontró útil entre las pertenencias de su fallecida hija. Los intereses que tenía se centraban en el medioambiente, las injusticias sociales y el cine y literatura fantásticos. La agencia, a partir de ellos, creó un recuerdo digital reproducible en asistentes virtuales. Hasta aquí nada reseñable, si no fuera porque últimamente han surgido clínicas piratas capaces de sintetizar réplicas de cuerpos humanos con el objetivo de competir con las agencias en la mediación del duelo. La clínica a la que acudió la asesinada se extralimitó en sus ya delictivas funciones e integró el recuerdo digital en el cuerpo sintetizado, con la desgracia de que lograron darle conciencia… Imagino que entiende lo que le estoy diciendo-. La inspectora, tan conmovida como aterrada, dirigió una mirada a la sospechosa antes de proseguir. La expresión de UNO había cambiado súbitamente. Su tez, bañada ahora por el tónico de la comprensión, tornó de la más absoluta arrogancia al más álgido terror, incluso antes de que la inspectora lanzara su pregunta -¿Conoce el test de Turing?-

    Y ahora llega la extinción

    Y ahora llega la extinción

    “¿Por qué no funciona? —se preguntó enervado— eres un inútil, Steinman,” se censuró mientras rápida y febrilmente repasaba una y otra vez las conexiones. Entre chequeo y chequeo se volvía y tecleaba los códigos de autodiagnóstico en la pequeña y sucia consola de control. El hombre, con la cara pegada al amarillento y sucio monitor, intentaba descifrar en la cascada de números que bailaban en la pantalla el error que le separaba de tener éxito en su empeño. Éxito que por otra parte sabía que no podría celebrar, al menos no acompañado. Ya no quedaba nadie con quien hacerlo.
    “La falta de sueño, eso debe de ser. El sueño afecta a la atención” —reflexionó, para acto seguido mascullar por lo bajo lo estúpido que era. “¡Idiota, idiota! ¿Siempre te ha gustado tener que repetir mil veces las cosas eh?” Luego respiró profundamente, y consiguió relajarse un tanto.
    “No, no es cuestión de sueño. Ni de falta de habilidad, o de conocimientos. Es Ella, sabe lo que quiero conseguir y no le complace. Es lógico, el tiempo de negociar, de dialogar, ya pasó.”
    Por un momento quedó muy quieto, ensimismado en su reflexión— “ya tuvimos esa oportunidad y la desaprovechamos. Y ahora llega la extinción.”
    Alzó la vista del monitor, y se echó atrás contra el respaldo de la silla estirando la maltrecha espalda. Por un momento observó a su alrededor, lo que era su improvisado laboratorio. Hasta hace menos de un año, era el Teatro Principal de la ciudad, un precioso e imponente edificio de estilo neoclásico, surgido de las ruinas de un convento benedictino que tras la Tercera Guerra Ateísta había quedado reducido a escombros. “El tiempo de alabar los logros de Dios se acabó —decían los vencedores— ahora es el tiempo de los logros de los hombres.”
    Todos los edificios religiosos habían sufrido la misma suerte, demolidos o transformados en diversos enclaves y edificaciones cuyo objetivo común era servir de puntos de exaltación del Antropocentrismo. Lo que nadie pudo prever son las consecuencias que aquella ola de pensamiento conllevó para el mayor parásito que ha conocido la Tierra.
    En la actualidad el teatro, de ventanas desvencijadas y muros heridos por fuerzas naturales desbocadas, era de los pocos edificios que se mantienen en pie, rodeado de mar hasta la altura del primer piso. La red eléctrica dejó hace meses de funcionar, y Steinman conseguía la energía necesaria de dos electrogeneradores de fusión fría que, con un esfuerzo supremo para su débil y esquelético cuerpo, consiguió subir e instalar en la azotea.
    En una gran y pesada mesa de madera, su consola y papeles desordenados cohabitaban con diversos objetos que había recuperado en las salas no anegadas. Una gruesa capa de atrezo, de alguna obra renacentista, con la que se abrigaba y de hecho pasaba casi todo el día. Comida enlatada que salvó del servicio de restauración. Un ábaco, unas máscaras griegas, una gruesa lupa, objetos de diversas obras que le proporcionaban un cierto consuelo cuando los veía y tocaba. “¡Qué inútiles y sinsentido se ven ahora!” —se permitió reflexionar con condescendencia.
    Pero no todo estaba perdido. Giró sobre el eje de la silla hasta ponerse de espaldas a la consola, y la miró.
    En una especie de trono mecánico articulado, sentada y levemente inclinada hacia atrás, estaba ella. Una figura femenina, de brillante metal, con múltiples cables insertados en una suerte de columna de bastos conectores, y en una posición toda ella de aparente reposo. Todo menos los ojos, abiertos y sin vida.
    Algunos cables por el suelo corrían hasta la consola de Steinman, otros hasta unas baterías de gran tamaño, así como a unos grandes y pesados cilindros metálicos llenos de fluidos conductores.
    Todo parecía listo, había repasado más de cien veces los protocolos, el encriptado, los sensores ambientales, las antenas N-Tesla instaladas en el tejado por él. Pero no se activaba, y debía ser porque Ella no quería.
    “Ella —pensó Steinman— por supuesto, es Ella. La madre de todo no puede ser Él o Eso”. La entidad superior que siempre rigió el planeta. Y que ahora nos ha desahuciado.”
    “No pienso rendirme. Ellos lo llamaron pseudociencia, pero sé que funcionará”
    Inició una vez más el protocolo, un zumbido eléctrico nació; se levantó y se dirigió a la figura metálica. Se arrodilló ante ella y se inclinó hasta tocar con los brazos extendidos el suelo en posición suplicante.
    “Te pido perdón, por todos, por todo” —dijo con solemnidad— y te pido otra oportunidad.”
    Un destello, y el ruido cesó. Steinman alzó la vista y la contempló. La figura ya no estaba en la silla, ahora estaba arrodillada, la cara a pocos centímetros de la suya. Y en los ojos un fulgor verde envuelto en vapor de hidrógeno.
    Sin abrir la boca, la figura habló.
    “Me llamarás Gaia.”


    Y LA PRUEBA DEL AMOR SE HALLÓ EN ATAPUERCA

    Y LA PRUEBA DEL AMOR SE HALLÓ EN ATAPUERCA

    Y LA PRUEBA DEL AMOR SE HALLÓ EN ATAPUERCA

    Viena 1907
    —Lo que dices es una atrocidad, Adolf.
    —No lo digo yo, Gustav. Lo dice Darwin. Son los principios de selección natural. Tú mismo te empeñaste en que leyera el libro, no sé de qué te sorprendes ahora. La naturaleza es despiadada, solo los más aptos sobreviven. A los tullidos, los borrachos y los seres inferiores habría que arrojarlos al río. Así mejoraría la raza.
    Gustav contempló el Danubio y sintió un escalofrío que nada tenía que ver con la entrada del otoño y sí con la imagen de decenas de cadáveres flotando en las aguas. Se pasó una mano por los ojos para espantarla.
    —Esa es una interpretación muy libre del texto que nada tiene que ver con las investigaciones de Darwin. La selección natural es un criterio evolutivo que mejora las especies vivas. Nadie habló de cometer asesinatos.
    —Claro, es mucho mejor que la tortuga que ha nacido con el cuello corto se muera de hambre.
    El silencio se interpuso entre los dos jóvenes. Un niño pasó entre ambos rodando un aro. Una institutriz de cofia almidonada y uniforme perfectamente planchado corrió tras él.
    —Esto es lo que nos diferencia de los animales. Podemos cuidar a seres que no son de nuestra familia.
    —No me hagas reír, amigo mío. —Y las carcajadas aparecieron de forma súbita y repentina, como una tormenta —. Altruismo puro es lo que acabamos de contemplar.
    Faltaba poco para llegar a la librería. El silencio amenazaba como una borrasca y Gustav cambió de tema.
    —¿Cuándo tienes la prueba la admisión en la academia, Adolf? Me sorprende que quieras ser pintor. No tienes alma de artista.
    De nuevo una risa granizada cayó sobre la tierra.
    —No volveré a leer tus libros de ciencia sí es eso lo que buscas, Gustav. Será lo mejor si queremos conservar nuestra amistad. Por cierto, ¿te ha gustado El hacha de guerra? Leería todas las novelas de Karl May.
    —Tengo otras inquietudes —respondió Gustav empujando el portón del local.
    Antes de escoger otros ejemplares de segunda mano vendieron al comerciante los libros usados que llevaban con ellos.

    Gustav pasó la semana enfrascado en la lectura de El origen del hombre y la selección en relación al sexo, y una noche tuvo una epifanía. ¡Bendito Darwin! Saltó de la cama, encendió una vela y bajo la luz temblorosa releyó párrafos hasta encontrar el que buscaba. Al fin encontraba respuesta a sus inquietudes. Y a fin de tenerlo siempre presente copió el párrafo donde se condensaba todo: «Aquella tribu que contase con muchos miembros que, en razón de poseer en alto grado el espíritu de patriotismo, fidelidad, obediencia, valor y simpatía, estuviesen siempre dispuestos a ayudarse los unos a los otros y a sacrificarse a sí mismos por el bien común, claro está que prevalecería sobre las demás; y esto sería selección natural.»
    Ahí estaba la clave del éxito de la evolución humana. La hipótesis que hablaba del amor al bien común y a los demás miembros del grupo como razón de la supremacía humana sobre la Tierra. El amor, la piedad y la compasión nos convirtieron en los reyes de la creación. Gustav confirmaba al fin lo que su corazón intuía desde siempre. Era una hipótesis no confirmada porque todavía no se habían encontrado fósiles que la probaran, pero se encontrarían, sin duda alguna. Aunque tardaran cien años y él no pudiera verlos alguien, en algún lugar, los encontraría. Tenía que hablar con su amigo y contárselo todo.

    Gustav esperó con impaciencia el día en que habría de reencontrarse con Adolf en la ribera del Danubio. Se encaminó con paso firme, sonrisa decidida y argumentos contundentes. Pero su amigo no se presentó a la hora convenida. El joven aguardó en el lugar más de una hora, y cuando se convenció de que no llegaría se dirigió a la Academia de Bellas Artes. No había caído en que hoy salía la nota del examen de ingreso y probablemente estaría celebrándolo en la puerta con otros alumnos. Pero no lo encontró entre el bullicio de los presentes. Buscó su nombre en el listado, recorrió las líneas con los dedos hasta encontrarlo: Hitler, Adolf, no admitido. Gustav sintió como suya la desilusión que debía haber sufrido su amigo unas horas antes. Se dirigió al hostal donde se hospedaba, pero le dijeron que lo había abandonado. Durante días lo buscó en las obras donde trabajaba a jornal, en los parques que solía frecuentar, en las cafeterías donde alguna vez habían disertado durante horas pero no lo halló. No lo volvió a ver, y aquella conversación pendiente sobre ciencia nunca se produjo.
    JOVEN

    MI PASADO SUEÑO:

    MI PASADO SUEÑO:



    Estaba yo un sábado por la noche despierto, me estaba empezando a entrar el sueño ya que eran las 00:30, me decidí dormir y me dormí bastante rápido……Empieza…….

    Me empecé a encontrarme un poco raro a si que me levante y me fui al jardín para que me diera un poco el aire, y me encontré con una nave un poco rara así que decidí montarme. Por dentro era rara y daba un poco de miedo, pero esa nave me llevo a un lugar que no conocía.

    Era una especie de laboratorio o estudio científico muy grande y estaba con muy poca luz, no veía nada y no había nadie, pero conseguí ver donde estaba el interruptor y pude encender las luces. Ahora se veía todo mejor, había un montón de cosas científicas como formulas, líquidos de colores, telescopios…me quede allí un buen rato, creo que hasta días. Días más tarde escuche unos pasos que venían hacia el laboratorio, apague las luces y ordene un poco todo lo que había tocado y me escondí debajo de la mesa donde estaba todo. Entró alguien que no conseguí ver, estaba hablando y por lo que escuché, y se parecía ser alemán, yo todavía no sabía dónde estaba ni ninguna información. Me dolían las piernas de tanto estar debajo de la mesa así que no pude aguantar más y me caí, el señor se agacho y lo único que hice fue gritar. El hombre se levanto de la silla corriendo y se quedo lejos y de pie hasta que Sali de debajo de la mesa y le explique todo lo que había pasado. como él me estaba dando la espalda no lo vi hasta que se giro y grite muy fuerte por el susto. Me di cuenta de que era Albert Einstein que me sonaba porque meses o años antes estuve dando en ciencias a esta persona. Le pregunte donde estábamos y l me respondió en español lo poco que sabía que estábamos en su estudio científico/laboratorio de estados unidos. Me empezó a preguntar que como había llegado y bla bla…. Sabia hablar bastante bien español asique era fácil hablar con él. Me enseño todo su estudio o laboratorio y me dijo que él vivía aquí y que si yo quería podría enseñarme estados unidos la zona donde vivía y que él había nacido en Alemania y me conto toda su información. Estuvimos mirando bastantes cosas, pero pocas también porque Albert salía bastante poco de su laboratorio/estudio científico ya que el al ser tan famoso tenia a una persona que le traía la comida, Albert me dijo que no salía mucho porque a parte de que el era una persona muy buena, amable, amistosa…… no le gustaba mucho que cuando el saliera a dar un simple paseo le pidiera media calle un autógrafo o una foto, al final el siempre lo hacía para hacer felices a los demás.

    Después de estar unas horas fuera Albert aprovecho para pasar por unas tiendas de ciencia para comprarse compuesto químicos y más objetos porque decía que después de tantos meses sin hacer ninguna obra quería hacer una obra científica.

    Nos fuimos de vuelta a su laboratorio o estudio de ciencias y mientras yo estaba sentado Albert estaba ordenando los líquidos y las cosas en un estante para preparar todo. Empezó ha poner componentes en la mesa y me dijo que me apartara y me dio una especie de gafas que él también tenía puestas, el empezó a juntar componentes y le salió un nuevo experimento, me dijo que ya llevaba tiempo estudiando para que saliera lo que le salió que era lo que el quería. Le dije que había una tienda donde vendían vasos de este tipo y me respondió:

    -Oh…… pues creo que no hay tiendas, yo he notado que tu ropa, todo lo que llevas puesto aquí no es muy conocido y la verdad es que es bastante nuevo para ser el año 1945….

    -COMO ¿1945? Pero que yo sepa estoy en el 2018.

    - es un poco extraño eso, igual has viajado en el tiempo.

    -No… eso seria un poco raro ¿no?

    -estos estudios que llevo dando los últimos años son de una nave que te viaja al futuro y estaba construyendo una, solo necesito meter los líquidos especiales para que funcione, como no te sabrás ningún nombre de estos componentes te lo voy a decir por colores.

    -Bien, necesito el azul, el amarillo, el rojo y el morado y vas a mezclar el amarrillo y el azul, y luego el morado y el rojo me los vas a pasar y los meto por estos tubitos.

    Tiempo después… ya esta la nave ahora metete

    Gracias, te echare de menos

    Adiós….

    Aaaaaa ¿Dónde estoy, que año es? Ya es todo normal.

    ¿FAMOSA?

    ¿FAMOSA?

    Para comenzar esta historia me tengo que remontar a unos años atrás…

    Para entonces tenía 11 años y decidí empezar a hacer vídeos de Youtube porque quería ser famosa, pero en ese momento que le iba a dar CLICK al botón ocurrió algo que de repente cambió mi decisión para toda mi vida…aunque acabé siendo famosa, pero no de la forma que me esperaba, de todas maneras ya llegaremos a eso.

    ¡Ah!, por cierto no me he presentado, me llamo Paula, aunque todos me llaman Pauli. Soy de Algeciras (Cádiz), pero vivo en Armilla (Granada) con unos amigos: Fran, Sofía, Bartolomé (aunque le llamamos Tolo) y Theo. Tengo 70 años pero… en ese año 21 eeeeeh os lo explicaré luego, os lo prometo.

    Para esta historia debéis saber antes de nada que Fran y Sofía son mis mejores amigos, y mi comida favorita es el arroz a la cubana y diréis qué tiene que ver eso pues, más de lo que creeis.

    Me dedicaba a diseñar cosas para un patrocinador y como hobby tenía la música. Había un único proyecto que no le había presentado a mi jefe… un Robot al que le había incorporado ADN mío para que se pareciera a mí y un boceto de una máquina del tiempo pero nada importante o eso creía yo…

    Un día, María (el robot) empezó a comportarse de una manera muy extraña… ¡encendía mi ordenador! y justo por el boceto de la máquina del tiempo o CS1221 que era como le llamé. Al principio no le di demasiada importancia hasta que un día mi primo Joaquín me dijo que fuera diseñándolo a una escala pequeña porque tenía muy buena pinta y yo le hice caso.

    Tardé 1 año en terminarlo a escala pequeña claro que yo no pensaba que tuviera efecto, pero al ser la misma composición ¡servía igual!. Aunque… nos estamos adelantando ya que ese fue el mejor año de mi vida y no solo por eso.

    Empezó el 2017 con la boda de mis mejores amigos, la verdad ¡la mejor de mi vida!. Si os parece una locura el comienzo, imaginaos lo que os voy a contar a continuación…

    Me acuerdo perfectamente del momento que empecé a crear mi CS1221, estaba escuchando “Despacito” y comiendo unos buenos cheetos “Pandilla” tranquilisima con mi perrita Widow, aunque un poco nerviosa para no equivocarme con ningún cable.
    Tenía muchas ganas de terminar el proyecto, menos mal que María me ayudó a ir más rápido porque si no hubiera tardado una década.

    Había días que ni salía de mi casa con tal de terminar mi máquina lo antes posible, de hecho algunos amigos me preguntaban si estaba bien y yo les decía que mejor que nunca.

    Cuando empecé a colocar los cables estaban saliendo chispas azules de la CS1221, lo que significaba que había existencia de funcionamiento, eso hizo que me impulsara a seguir, ya que veía que ya estaba tomando forma mi maravilloso proyecto.

    De repente, veo que comienza a no ir bien la cosa. Todas aquellas ilusiones de los chispazos azules se empiezan a desvanecer. Por un momento pensé: “Bueno serán unos pequeños fallos y ya está”, pero la cosa no empezaba a ir bien.
    Un día, entré silenciosamente a mi cuarto y vi a María que estaba tocando



    algunos botones que no debía. A partir de entonces corroboré que mi ADN no había funcionado o que se estaban produciendo tales alteraciones que no llegarían al fin deseado.

    El robot pide algo que no me gustaba a mi. Yo soy una persona muy alegre y observé que cada vez su comportamiento era más decaído y a veces hasta mostraba señas de mal humor, cuando yo no soy así, por lo que el ADN no estaba cumpliendo su función. ¡No le gustaba el arroz a la cubana!.

    Cuanto más pasaba el tiempo, me empezó a recordar sus gustos a alguien familiar, entonces empecé a observar a familiares, amigos y a María.
    Después de una semana revisé los apuntes tomados y entonces me di cuenta de que ¡era igual que mi primo Joaquín!
    Un día María se escapó de la casa, le preguntamos por qué lo había hecho y nos dijo que era porque quería probar a vivir de otra forma, cosa que entendimos.
    Ese día terminé la máquina del tiempo y me preparé para embarcar en mi viaje.
    En ese momento me di cuenta de que si María tiene el mismo ADN que Joaquín, y ella ha decidido irse..lo pensaría igual mi primo con 21 años… (que era la edad de María).

    El primer viaje fue al pasado, para decirme a mí mismo que me dedique a diseñar cosas y el segundo al futuro para parar a mi primo Joaquín y lo conseguí, si no no estaría contando esta historia…






    ¿Paralarox? No lo creó

    ¿Paralarox? No lo creó

    Estamos en el año 2001 donde Skylar o para los amigos Sky estaba tan tranquilo desayunando, cuando vio la hora y se dispuso a partir hacia el autobús de su instituto para ir a este último. Sky estaba al cuidado de su tía ya que era un chico huérfano al cual sus padres habían abandonado, o eso es lo que a él le habían hecho creer, ya que la realidad era más grande de lo que él en ese momento se imaginaba. Pero no vamos a anticipar los hechos. Era un chico con bastante potencial, que era desperdiciado ya que él no quería destacar más de la cuenta, ya que para él ya era suficiente con lo que tenía.
    Lo único que sabía de sus padres, más en concreto de su padre, era que le encantaba la física cuentiversal, el estudio de los pliegues temporales y cambios de frecuencia del espectro temporal, es decir que le encantaba la idea de poder cambiar o viajar por el tiempo.

    El día 19 de abril, que era el día de su cumpleaños, Sky hizo la misma rutina de siempre ya que era viernes y tenía instituto, levantarse, comerse los cereales, que tenía pegada una notita de su tía diciéndole los buenos dia y deseándole lo mejor, ya que ese era su día especial pero ella por sus largos turnos en la cafetería del pueblo no podía verle mucho, después de esto se preparaba para irse pero ese día oyó algo fuera de la casa, pero como era una casita de montaña de normal no le hubiese prestado atención ya que podría haber sido un animal o algún bichejo de esta. Pero ese día, llamémoslo destino, salió a ver qué sucedía y para su sorpresa… ¡No era nada!
    O eso es lo que él creía, porque dentro del cobertizo, había algo o mejor dicho alguien que jamás hubiese pensado que podría ver.

    Una de las razones por las que no quería ser el centro de atención ni destacar, y se podría decir que las más importante era que el grupo de bravucones que lo único que querían era joderle y fastidiar a los demás. En especial a Skylar.

    Pero ese día al llegar al instituto,como siempre este grupito de energúmenos que solo sabían molestar se disponía a pegar a Sky. Pero de repente un hombre que parecía conocer a Sky se interpuso.
    Eee Sky tonto, como quieres hoy la paliza, como un mixto o a parte jajajaja
    Jajajaja
    Jajaja, eso como lo quieres
    En serio que lo tenemos que hacer todos los días, sq ya me cansáis un poco, a y por cierto Peter, tus insultos cada vez son peores. (Sky salió corriendo, después de soltar esta frase)
    Al doblar la esquina un hombre de unos 39 años, fornido, alto. Se interpuso entre los bullings y Sky.

    Peter!!!,(com una voz nostálgica i alegre) siempre tan imbécil como siempre. Es que te veo y se me sale la sonrisita. Aaaunn, os metéis con Sky. En que momento será cuando os llevareis bien, aa, ups, no lo puedo decir. Es secreto, ya lo veréis. Pero ahora tenéis que dejarle que tengo que hablar a solas con el, bueno, jajaja con el, jajaja.
    Al girarse este hombre misterioso vio que el chico ya había desaparecido. Y al volverse a girar los abusones le miraban con una cara de extrañez.

    Que hacéis aún aquí. Vamos, fuera!

    Sky, que se había escondido en su lugar secreto, el cual solo él conocía, pensaba.

    ¿Quién es este hombre tan raro?¿Y de qué me suena a mi tanto?¿Por que hablaba de que Peter y yo nos llevaremos bien?¿Pero porque decía que ya lo veremos?
    De repente este hombre se asomó por detrás de una puerta y le dijo.

    Si te hubieses quedado quieto te lo diría. No recordaba que fuese tan rápido.
    ¿Queee? ¿Cómo sabes dónde estaba?
    ¿Me lo estás diciendo en serio? ¿A un no te has dado cuenta? Soy tu.

    20 de diciembre de 1973

    20 de diciembre de 1973

    Imaginad que vuestro país sigue en el siglo XXI bajo una dictadura. Pero que además se haya convertido en una de las primeras potencias mundiales aislándose del resto de países del mundo. Han conseguido establecer una colonia en Marte, eliminar por completo los residuos dañinos para la atmósfera, regular el efecto invernadero y tener la mejor tecnología como unos chips localizadores para protegernos y detener a todos aquellos que quieran atentar con el régimen.

    Bien pues todo esto que habéis imaginado en verdad es mi realidad por muy utópica que parezca.
    Mi nombre es Martín Calvo Sotelo, bisnieto de José Calvo Sotelo ministro de Hacienda durante la dictadura de Primo de Rivera y asesinado a manos de unos rojos. Mi familia y la de Carrero Blanco son tan cercanos que han hecho un acuerdo de matrimonio para casarme con una de sus hijas.

    Como cada año, después del primer día de clases nos juntamos en total 5 chicos y 3 chicas en un parque al lado del colegio.
    Cuando llegamos Luís nos dice que Mark ha sido arrestado por formar parte de una revuelta antifranquista. Ninguno nos lo podíamos creer, nuestro amigo se había convertido en nuestro enemigo de la noche a la mañana.
    Como no me lo podía creer decidí ir a casa de Mark para hablar. Cuando llegué a su casa me lo explicó todo y me dijo que le habían abierto los ojos, ya que aunque nos convencían de que era una utopía perfecta, la verdad era todo lo contrario a esta.
    Cuando estaba a punto de irme de su casa me pidió ir al barrio de Vallecas a hablar con una tal Paula sobre su situación. Una chica de la resistencia.

    Aunque dentro de mi sabía que no era buena idea la verdad es que tenía mucha curiosidad por saber como era la vida allí. Esa misma noche me escapé de casa y no me inyecté el chip como me dijo Mark. Cuando llegué pude ver la miseria, la pobreza y la enfermedad con mis propios ojos, pero aun así la gente seguía sonriendo por la calle. No me lo podía creer, también puede ser porque siempre había vivido la otra parte de la historia y se les había olvidado contarme esta.

    Encontré a Paula y cuando le dije lo de Mark se sintió culpable ya que él la había salvado de acabar arrestada. Le tranquilicé y decidió contarme el cuento completo.
    Me enseñó las calles, a la gente y la ideología que tenían todos ellos. Además me explicó que los chips lo que hacían además de “protegernos” era mantenernos sumisos para no rebelarnos y ellos encontraron un modo de evitar eso.

    En ese momento lo vi claro y comprendí porque Mark había decidido cambiar de bando. Y de este mismo modo yo también lo hice y me uní a la causa aunque eso significase estar en contra de mi familia.
    Ocupé su puesto para un plan que llevaban organizando desde semanas atrás. Arruinar el despegue de la primera tripulación que viviría en Phobos.

    El día llegó y todos estábamos bastante nerviosos, pero lo hicimos igual.
    El plan era ir allí, quedarnos con nuestra familia hasta que empezara a hablar el caudillo, y en ese momento excusarse al baño. Pero cuando nos escapamos mi padre nos descubrió. La cara que se le quedó fue una mezcla de decepción y horror, pero parecía como si ya lo supiera de antemano.

    -No me puedo creer que lo que sospechaba estos meses atrás fuera cierto.
    Sabía que pasar tanto tiempo con ese chico, Mark, no era bueno para ti. Si hasta te ha comido la cabeza con sus ideas de rojo.-

    -¡Qué estás diciendo papá! A mí nadie me ha obligado a hacer nada de esto.
    Es más yo mismo lo he decidido.-

    -Pero, ¿cómo es posible si te hemos dado la mejor educación posible? - mi padre seguía sin creérselo por mucho que se lo repitiera una y otra vez.
    Mientras tanto, se empezaron a oír los gritos de mis compañeros en la calle. Yo empecé a correr fuera del edificio, pero me cogió del brazo y me dijo.

    -Te juro que como salgas ahora mismo con ellos no voy a hacer nada para salvarte el culo.-
    Después de que mi padre dijera eso me solté de su agarre, le miré a los ojos y empecé a caminar a la salida para unirme con los demás.

    -¡Libertad, democracia! ¡Libertad, democracia! ¡Libertad, democracia!- Ese fue el último día de mi vida que me sentí vivo y supe que tenía que seguir la lucha que comenzó un 20 de diciembre de 1973.

    ABRIL.

    ABRIL.

    Érase una vez una chica llamada Abril. Ésta se solía interesar mucho sobre la ciencia,
    los planetas… Pero sobre todo los experimentos la llamaban mucho la atención y más
    si tenía algo que ver con la geología.
    En el colegio, algunos niños y niñas se reían de ella por el interés que tenía Abril con la
    asignatura. A ella la molestaba, pero tampoco le importaba mucho, porque quería seguir
    con su sueño, trabajar en la NASA y poder hacer un gran descubrimiento.
    Al terminar el día, cuando salía del colegio, solía coger el bus la mayoría de los días, ya
    que sus padres trabajaban. Pero a Abril no la disgustaba, al contrario, la gustaba
    bastante sentirse un poco independiente y aprovechaba esos ratos en el autobús para leer
    su libro de” Planetas, constelaciones y demás”. Ese era el título y con ese libro fué como
    empezó su interés por estos temas.
    Un día, en su cumpleaños, una de sus tías la regaló dicho libro. A ella no la interesó
    demasiado al principio, pero su madre la animó a leerlo. Contaba leyendas,
    curiosidades, características etc …
    Cuántas más paginas leía, más la interesaba el libro, hasta que se convirtió en su
    favorito y cuando lo terminaba, se lo volvía a leer.
    En sus clases, siempre destacaba sobre el resto de compañeros así que un día su
    profesora la preguntó por ello. Abril la contó el interés que tenía por la asignatura y por
    sus temas, a la profesora la impresionó y desde entonces algunos días iban las dos a ver
    diferentes cosas.
    A veces hacían visitas al planetario o simplemente iban a un descampado a ver las
    estrellas.
    Pasaron unos años y su interés aumentó mucho más. Ahora, tenía un telescopio y una
    habitación de su casa estaba repleta de información sobre datos de interés, incluso
    rellenó un formulario para hacer una visita a la NASA, y lo mejor fué que la escogieron.
    El día de la visita estaba entusiasmada porque por fin iba a hacer realidad uno de sus
    sueño.
    La llevó un taxi hasta allí y cuando llegó fue recibida como una celebridad, la enseñaron
    muchas salas y también la regalaron objetos personalizadosCuando salió de allí estaba más entusiasmada que cuando había entrado, contó la
    experiencia a sus padres y Abril supo que su verdadera pasión seria dedicarse a ello.
    Cuando Abril ya se hizo adulta se presentó a unas pruebas que había que pasar para
    entrar a la NASA .Se había preparado mucho y estaba casi segura de que lo iba a lograr,
    pero al salir de la prueba ya no estaba tan segura de sí misma y menos de sus resultados.
    pero sabía que no habría vuelta atrás, Así que los días antes de que la dieran los
    resultados estuvo muy preocupada y asustada.
    El día de los resultados apenas pudo dormir, se levantó muy pronto, sabiendo que ese
    día podía cambiar su futuro.
    Al momento, la llegó el mensaje más esperado, lo abrió con miedo y con los ojos
    cerrados pero cuando los abrió y lo leyó saltó de alegría. Había entrado y con la nota
    más alta, eso significaría que trabajaría en la NASA, su mayor sueño desde hacía
    muchos años.
    En su primer día de trabajo la enseñaron las instalaciones, Abril se lo sabía de memoria
    desde la última vez, pero siguió prestando atención y se dió cuenta de que una sala
    había cambiado, pero la nueva la encantaba. Cuando volvió a casa estaba segurísima
    que se quería dedicar a ello, que era lo que más la gustaba.
    Abril en el trabajo se centraba a encontrar otro planeta y si pudiese ser con vida. Sus
    compañeros no tenían muchas esperanzas con la investigación de Abril, pero una
    mañana ésta les llamó entusiasmada porque había encontrado un planeta escondido, que
    estaba justo al lado de la tierra y estaba en condiciones perfectas para habitarlo.
    Todo el mundo estaba encantado con la investigación de Abril, y supieron que habían
    acertado al haber confiado en ella.
    Sus compañeros la preguntaron que como lo había conseguido, y ella contestó:
    Cuando era pequeña, la gente se reía de mí y cuestionaba que jamás podría trabajar en la
    NASA, pero nunca me rendí. Seguí leyendo libros e investigando y me di cuenta de que
    podría existir otro planeta y además con vida, asique cuando me cogieron para trabajar
    aquí, mi plan era ver si mis teorías eran ciertas y ahora he comprobado que sí que lo
    eran.
    Yo nunca deje de creer en mí, aunque los demás lo hicieran, nunca me rendí. Sabía que
    éste era mi lugar y que cuando consiguiera estar en él encontraría algo magnífico.
    Después, Abril realizó un viaje con un compañero para encontrar ese planeta. Cuando se
    hizo pública la noticia, Abril salió en toda la prensa y la gente que no había creído en
    ella, supo que se habían confundido.
    Se encontró un planeta de color rosa chillón, con un poco de verde y azul. Al nuevo
    planeta lo llamaron ABRIL.. Nunca dejes de creer en tí, persigue tus sueños y no permitas que los demás te hagan
    dudar de tu potencial. Si crees en algo y trabajas en ello, lo conseguirás

    ACUÁTICA YAIZA

    ACUÁTICA YAIZA

    A Yaiza le gustaba nadar. O, mejor dicho, le encantaba estar en el agua, lanzarse desde un trampolín. Tocar los corales con su cuerpo, lanzarse al vacío desde acantilados de una altura bastante alta y a toda velocidad, mirar desde el agua los cambios de las copas de las palmeras, de los pájaros y de la preciosa California. Sentir como pasan las corrientes de agua, ver cómo van pasando las nubes... y, de repente ¡pum! Una ola la embiste y la arrastra “suavemente” hasta llegar a la cálida arena con sus propios pies. Por todas esas razones se había convertido en una buceadora experta, “Acuática Yaiza”, le decían en su casa, “Acuática Yaiza”, le decían sus amigos. “Acuática Yaiza”, le decían en el trabajo. Ella, sin embargo, nunca se había sentido muy valiente. Tenía un miedo terrible. Nunca sabia lo que había debajo de ella cuando flotaba en el medio del mar. Cuando se sentía asustada, a Yaiza la aliviaba el cielo azul y observar todas las nubes que pasaban y pensar a que se parecían, mirar los peces, corales y algas.
    Soñaba con las tortugas e imaginaba que era una de ellas. Por eso quizá también era conocida como Squirt, que es la tortuga bebé de buscando a Nemo.
    El día en el que comienza una nueva vida, acuática Yaiza, o Squirt, estaba subida en una caravana en la que iba a realizar un salto alucinante. La puerta de la caravana se abrió y empezó a notar el fuerte viento en su cara. Miró al horizonte, miró sus pies, y solo veía agua, pero era un agua cristalina muy bonita. Al principio no estaba muy decidida de saltar, pero cogió fuerzas y se decidió. Durante los pocos segundos de caída, “acuática Yaiza” se sentía como la tortuguita que era. Había aprendido que con leves movimientos de sus manos y piernas podía ir a donde quisiera. Era una sensación única y magnífica. Cuando llegó el momento, Squirt cerró los ojos y comenzó a hundirse en el agua, cuando noto que ya no bajaba más abrió los ojos y observó todo a su alrededor.
    ¡¡¡Ahí hay un arrecife de coral, ahí un cangrejo de las nieves, ahí una anémona...!!!
    Antes de llegar a la superficie, estiró bien las piernas con fuerza y se impulsó, como si quisiera coger una manzana del árbol. Subió corriendo, se ahogó un poco, pero no perdió de vista la superficie. Se frotó los ojos y sonrió.
    Se entusiasmó con esas pequeñas olas que la rozaban la cara. “¡Qué bonito!”, pensó, y respiró profundamente.
    -Yaiza, Yaiza, ¡qué gran salto! ¡Ven a secarte! Y no he sido la única en darme cuenta. Ven, aquí hay un señor que te quiere conocer. - dijo una de sus compañeras desde una lancha.
    - ¿Un señor quiere conocerme? ¿Para qué? ¿Qué quiere? - dice Yaiza mientras se sube a la lancha-
    En el restaurante del club de paracaidismo le esperaba un hombre decente con una nariz redonda y pequeña, unos ojos de color azul claro y una cabeza alargada con un corte “Undercut” rubio.
    Señora Cooper, encantado de conocerla. Me llamo Edwar Thompson, y trabajo para el Cuerpo Nacional de biólogos marinos. -dijo el hombre mientras se tomaba una taza de café-
    ¿Biólogos marinos? -preguntó Yaiza confusa-
    Exactamente, Nuestra Agencia Marina. El organismo que entrena 3 a mujeres y hombres para viajar al fondo marino y contribuir al desarrollo de la ciencia.
    ¿Le gustaría acompañarnos? -dijo el hombre-
    ¡¿Quée?! -gritó sin querer- Pero... ¿yooo?
    Resulta que nuestros submarinos son de última generación. Están diseñadas para sumergirse y controlar la navegación durante días por el fondo marino. Pero tienen un defecto: no son seguras a la hora del anclaje. ¡Por eso necesitamos a buzos con experiencia como usted! -comentó Edwar-
    NARRADOR El hombre hablaba veloz, los labios y el flequillo el cual no paraba de meterse en medio de su cara. Parecía un extranjero explicándole cosas extrañas y complicadas, las cuales Yaiza no comprendía.
    Buzos con experiencia, buzos con experiencia, buzos con experiencias -murmuraba Yaiza-
    Mire, hemos hablado con su compañera y nos ha contado que su preparación física es extraordinaria. Sabemos que es deportista desde hace años, que es trabajadora, lista, inteligente. -comento el hombre-
    Como era de esperar, Acuática Yaiza dijo sí a la propuesta. Se incorporó al cuerpo nacional de Biólogos marinos y se entrenó durante meses de manera disciplinada y concienzuda. Estudiaba horas y horas sobre la presión y la gravedad, y aprendía a manejar máquinas y robots. También hacía duros ejercicios y entrenamientos deportivos para poder soportar las condiciones físicas que se viven en el fondo marino. Por las noches, al irse a la cama, soñaba con el mar y se imaginaba nadando mucho más profundo de lo que jamás ninguna tortuga había llegado.

    AMOR QUÍMICO

    AMOR QUÍMICO

    Tres horas. Solo tres horas más para poder verle. Las reacciones químicas se empiezan a sentir. Las supuestas mariposas de mi estómago revoloteando sin parar. Obviamente estas mariposas eran inexistentes.

    Todos saben que se debe a una falta de sangre en el estómago. Cuando nos encontramos en un momento de alerta, huida o peligro, nuestro cuerpo nos prepara para correr, segregando hormonas como la adrenalina. Enviamos sangre a los músculos y a los pulmones, para poder salir corriendo en cualquier momento. Nuestro estómago necesita más sangre de la que tiene y eso nos causa el característico revoloteo.

    Pero yo me pregunto, ¿es el amor una situación de peligro? Contesto sin vacilar, con un rotundo sí. No será nada más allá de reacciones químicas en nuestro cuerpo, pero nos hace sentir millones de emociones indescriptibles. Unas bonitas, como la felicidad o la atracción. Otras no tan bonitas, como la dependencia, la tristeza y la ansiedad. Y otras tan alucinantes que no seré yo quien consiga ponerles un nombre.

    Solo el hecho de que esa persona sea capaz de desencadenar toda esa serie de reacciones en mí me asusta. Me asusta mucho. Porque sé que yo no las desencadeno en él.

    Porque sé que la dopamina que segrego cuando simplemente pienso en él, él no la segrega ni siquiera cuando estoy a su lado. Porque sé que el insomnio que me causa la norepinefrina es debido a que pienso en él antes de dormir. Porque la feniletilamina que otros segregan comiendo chocolate, yo la segrego cuando su mirada coincide con la mía, cuando me dedica una carcajada o una simple sonrisa.

    A solo dos horas para poder verle otra vez, mi concentración es nula. No puedo atender a la clase de física y química. Sé que, cuando intente hacer los deberes, no entenderé nada, pero para un enamorado no entender nada es algo cotidiano. El profesor me pide amablemente que atienda a su explicación, pero me importa más cómo reaccionará cuando me vea que cómo reacciona el cinc al combinarse con el ácido clorhídrico.

    Solo me queda la clase de matemáticas, el examen. He estudiado mucho, pero teniendo el folio delante, no puedo hacer más que resolver un par de ecuaciones sencillas y dejar en blanco el resto del examen. Me siento culpable por ello, ya que sé que tanto la profesora como mis padres esperan más de mi.

    Decido fantasear con él, dando golpes en la mesa con mi boli y viendo las caras de estrés de mis compañeros al no poder resolver ese último problema que yo ni siquiera había intentado.

    Por fin suena el timbre que indica que la clase se ha acabado y salgo disparada dejando atrás a mis amigas, que no han entregado el examen todavía. Llego al baño a la velocidad de la luz, 299.792,458 kilómetros por segundo y consigo retocarme un poco el pelo y el maquillaje.

    Por suerte el laboratorio está muy cerca y consigo llegar antes que nadie. Sí, es la hora del recreo, pero él va a venir a preguntarle unas dudas al profesor, así aprovecharé para poder estudiar juntos.

    Realmente nunca he tenido problemas en biología, nunca jamás bajaba del diez, pero eso él no lo sabía. Me entretengo mirando los especímenes de serpiente conservados en un tarro lleno de formol y me veo un poco reflejada: atrapada en mis sentimientos y sin ser dueña de mis actos.

    También veo un par de fósiles y rocas que están allí expuestas para el alumnado de geología. Probablemente esas rocas expresan sus sentimientos más de lo que lo hace él.

    Un ruido me despista y me hace girar repentinamente. Noto un chute de serotonina y una ganas incontrolables de acercarme a darle un abrazo, pero las reprimo sabiendo que no será recíproco.

    El profesor aún no ha llegado, por lo que se sienta a mi lado y me saluda muy amablemente, haciéndome sentir la dopamina corriendo por mis venas. El profesor no aparece y decide preguntarme sus dudas, haciéndome saber que sí conoce mi entusiasmo por la biología.

    Pasa el tiempo mientras le explico entusiasmada cómo se transmiten los genes gracias al ADN y noto que poco a poco se va acercando a mí. Se acerca mucho más hasta que noto que va a ocurrir. Y por fin, con ese primer beso, mi oxitocina se libera como nunca antes y me doy cuenta de que sí, el amor es química, pero entre nosotros hay más que eso.

    Anisakis

    Anisakis

    Mi nombre es Anisakis y soy un parásito. Mido 25 milímetros y nací en un
    huevo que un delfín expulsó al mar a través de sus heces. Estuve allí hasta que salí del
    huevo para estar libre en el agua. Cuando ya estaba libre fui ingerido por una gamba,
    y en el tiempo que estuve en su interior maduré. Aun así, seguía siendo una larva.
    Un día, aparecí en el intestino de un boquerón. Supongo que se habría comido
    a la gamba donde me encontraba. Permanecí dentro de este pescado hasta pasar a otro
    más grande; lo supe porque el tamaño de su intestino era mayor. El siguiente paso de
    la cadena alimenticia me llevaría hasta un delfín. En el interior de este mamífero,
    cuando ya hubiera dejado de ser una larva, podría aparearme y poner huevos de
    manera que el delfín los expulsara y se repitiera el ciclo.
    Mis planes no se cumplieron ya que los humanos interrumpieron el ciclo vital
    de mi especie. Atraparon al pez donde me encontraba y por aquellos momentos yo
    seguía siendo una larva L3. Tras un largo proceso, acabé en una plancha donde me
    esperaría la muerte por altas temperaturas. No fue así, debido a que al no ser una
    temperatura lo suficientemente alta ni un tiempo lo suficientemente largo, sobreviví.

    Posteriormente, un humano me ingiere mientras se comía el pescado y pasa a
    ser un huésped accidental. En primer lugar, recorrí su esófago hasta llegar al
    estómago donde me dediqué a morder las paredes y colonizarlas. En ese momento,
    habrían podido detenerme mediante una endoscopia pero no fue así gracias a que
    seguí mi camino hasta llegar al intestino. Una vez allí repetí el proceso anterior, es
    decir, morder y colonizar. Esta vez causé una inflamación de la zona y las paredes del
    intestino se llenaron de agua, provocando una obstrucción de la zona.

    Finalmente, mi historia termina cuando el humano debido a sus síntomas
    comienza a tomar antibióticos para frenar las molestias y las irritaciones intestinales.

    Año 3000

    Año 3000

    Año 3000
    Acababa de llegar de la reparación, justo antes de entrar a casa, saludo a Astro. Su voz metálica cada vez es más realista. Mi madre me dijo que había especies vivas aún, pero hasta que no puedan aumentar la cantidad de individuos no será posible adoptar uno real, había apenas dos o tres vivos en todo el mundo. Yo impaciente le repetí, como en otras ocasiones, que cómo era posible que hubiera existido tan solo hace mil años, criaturas mamíferas tan adorables y sociales. Ahora solo existen modelos robóticos, por ejemplo, el Caninus-3000 o Lobot que es el que tengo yo. Obviamente hay diferencias, pero en el fondo es lo mismo, digo yo.
    3/13/3000
    A veces cuando mi madre me cuenta curiosidades del pasado como lo sencillo que era tener de mascota un perro real, siento cierta envidia hacia mis antepasados. Solo imagínatelo, ponerle una correa y pasearlo todo el día, y después cuando tenga hambre alimentarle con comida. Hoy en día ya no se necesita esos cuidados, se pasean así mismos y no necesitan siquiera un mínimo de pienso o comida para animales para recargar su energía. Es culturia general, pero tenía que mencionarlo.
    Otra cosa que me parece fascinante del pasado, era que para comunicarte era necesario usar el aparato que se encuentra justo debajo de la nariz llamada “boca”. Hoy en día nadie tiene ese agujero tan raro en la cara, y tampoco la necesita para comunicarse, ya que nosotros transmitimos y recibimos información a través de una antena llamada neurotransmisor. Sonaría extraño para alguien del 2000 tener un órgano fuera del cuerpo, pero es completamente normal, es más, lo raro seria no tener órganos fuera.
    También, antes se decía que cuando tenias algún malestar o problema de salud, era necesario visitar un médico al hospital, pero lo cierto es que durante la era de digitalización que fue desde el año 2500 antes de la conquista de saturno hasta el año 2700 después de la conquista, casi todos estos centros fueron sustituidos por salones de reparación. Ya no eran necesarios los médicos, ni la medicina, ni la biología, solo la tecnología. De hecho, aún se sigue conservando los restos de las oficinas de Google y Bill Gates es considerado como nuestro padre por proporcionarnos un software tan sofisticado. Toda la octava generación y me incluyo a mí mismo, aunque al tener detector de calor seria más de novena, se lo debemos a este humano, al no ser por él nuestro conocimiento no podría haber sido posible.
    En esta sociedad, nadie es más inteligente que nadie, todos poseemos el mismo conocimiento. Nacemos ya sabidos, y la educación no es necesaria. Después de tu nacimiento eres ya seleccionado para una labor determinada. A mí me toco ser ingeniero robótico nada más cumplir los dos meses. Al principio no sabía mucho sobre este trabajo, pero con unas cuantas búsquedas ya era todo un experto. Ahora que tengo más de 5 años ya estoy un poco oxidado y no soy tan productivo como antes, pero sigo valiendo. A veces siento que sirvo mucho más que para machacar clavos y construir paredes. Me he planteado muchas veces cambiar de profesión, pero no es tan fácil como antes. Dicen que tienes que ir a un salón de reparación y solicitar una operación robótica para cambiar partes del cuerpo que favorezca tu rendimiento en tu nueva profesión. Además, el coste no es precisamente barato. Mil dos cientos keplers.
    Los keplers fueron el sustituido de la mayoría del dinero. Los euros se conservaron, pero apenas se utilizan. Solo las tribus mas antiguas de nuestra sociedad las usa como los españoles o franceses…….
    Alguien esta entrando a mi sala de recarga. Bueno pues suficiente por hoy.
    - In-ger-bot-300 me voy al cen-tro de repa-ra-ción. Se me rom-pió el cir-cui-to o-tra vez.
    -Va-le ma-ma




    Aprendiendo a ser humano

    Aprendiendo a ser humano


    8/5/2078
    Ya ha pasado una semana desde que dejé solo a H67-B3, mi mayor creación hasta el momento. H67-B3 es un robot que he diseñado y construido con una base de inteligencia artificial. Mi objetivo era dejarle un tiempo solo por las calles, para después investigar sobre qué ha aprendido sobre los humanos y sus costumbres.
    Hoy he ido a recogerlo. He conseguido localizarle gracias a su rastreador , y me ha sorprendido encontrarlo en un bar en Móstoles central viendo el partido Madrid- Barça. Lo he visto comprensible siendo viernes tarde.
    En fin, iré recopilando aquí comportamientos que voy viendo, así podré analizar si mi chip de inteligencia artificial ha funcionado o no.

    9/5/2078
    Por la mañana ha presentado comportamientos humanos como levantarse, vestirse,… ¡Incluso cocinar el desayuno!
    Me ha preocupado un poco cuando le he visto abrir y cerrar la nevera múltiples veces por indecisión sobre qué comer, como si pensase que fuese a aparecer algo nuevo. Diez minutos más tarde, tras yo hacerlo inconscientemente, no lo he visto como un problema.

    10/5/2078
    Qué difícil es no perder los nervios con este robot en casa. Han llamado al teléfono fijo y, tras esperar más de cinco pitidos, por fin lo ha descolgado.
    Que sí, que acababa de despertarse de la siesta, pero encima se excusa diciendo que “no puede parecer demasiado desesperado”, y que por eso espera para cogerlo.
    Fue una mala idea dejarle coger la llamada. Mientras hablaba, no paraba de trasladarse de una habitación a otra, hacer movimientos aleatorios,... cuando acabó la llamada estaba enganchado en el árbol de la vecina.

    11/5/2078
    He decidido llevar a H67-B3 fuera. Hacía muy buen tiempo, así que hemos paseado por el parque. De esta manera podré investigar un poco sobre su comportamiento en la calle.
    Al cruzarnos con un perro al que paseaba su dueña, la reacción de H67-B3 ha sido curiosa cuanto menos.
    Ha tenido que activar el micrófono (yo creía que sería para decirle a la dueña que su perro dejase de hacer pis sobre su pie, pero no).
    “Ay pequeño cachorrillo. Pero que monada. Ay ay ay pero qué cucada. Ay que te como. Ay que te como”. Esas han sido, textualmente, sus palabras. No solo eso, si no que además el tono que ha puesto ha sido extremadamente agudo, como si se tratara de alguien al borde de una sobredosificación de Helio.
    Pensándolo dos veces, es bastante coherente con lo que hacemos nosotros, así que no recurriré a cambios manuales a su programación.

    12/5/2078
    Tras el suceso de ayer, he comprobado que a H67-B3 le funciona mejor todo su mecanismo cuando le da un poco de aire. Por esto, he decidido llevarlo a comer a una terraza cerca del laboratorio. Se ha manejado bien a la hora de pedir mesa, sentarse correctamente y leer la carta. Lo curioso ha sido cuando ha venido el camarero a tomarnos nota.
    Le cito textualmente: “Yo tomaré unas “COCRETAS,” a ser posible de jamoncito pa la dieta”. La camarera le ha respondido con que no les quedaban más croquetas, a si que ha respondido preguntando si tenían “ALMÓNDIGAS”.

    No sé a dónde se habría ido aquella semana H67-B3, pero sin duda ha aprendido la verdadera esencia de los humanos

    AQUELLOS NUEVE MESES

    AQUELLOS NUEVE MESES

    Un camino largo, de unos 18 cm, a gran velocidad y con el tiempo justo para poder llegar a la meta a tiempo antes de que el óvulo perdiera su vida.

    Recorrí un camino lleno de obstáculos y barreras que dificultaron mi llegada a las Trompas de Falopio, donde se encuentra el óvulo. Dificultades como la entrada en contacto con el pH ácido, en el cual pude sobrevivir gracias a mi líquido seminal. Además de la lucha contra mis enemigos, los glóbulos blancos del sistema inmunológico, los cuales intentaron destruirme. Con el paso de estas dificultades, vi como muchos de mis acompañantes quedaron encallados en cavidades llamadas criptas, impidiendo el avance.

    A cada momento veía menos espermatozoides a mis lados, y yo con mi cola me moví a gran velocidad con mucha más fuerza y energía, hasta que finalmente llegué a las Trompas de Falopio, clasificándome finalmente el primero en lograr atravesar la gruesa puerta externa del óvulo.

    Despidiéndome de mi flagelo, que había hecho posible ser el más fuerte, entré en el óvulo y dentro me uní con su núcleo que me esperó con los brazos abiertos. Me fusioné con él y nos convertimos en uno. Durante unos días recorrimos el camino que nos dirigió a nuestra nueva casa durante los próximos meses.

    A lo largo de las primeras semanas en mi nuevo hogar, me acomodé de manera que hice un sitio habilitado para vivir en el que había unas gruesas paredes a los lados que me protegían de cualquier peligro.

    Al paso de un mes noté que, poco a poco, estaba creciendo, pero no era nada importante con lo que pude experimentar en los meses siguientes. Sobre dos meses y medio mi forma había cambiado completamente, tenía una forma irregular y comenzaron a salirme una clase de tentáculos, así es como los llamé. Me asusté bastante, ya que cada vez era más grande y no entendía por qué estaba cambiando, me sentía como una especie de mutante.

    Poco a poco, conforme iban transcurriendo las semanas, estos tentáculos a mi parecer comenzaron a tener una forma extraña y mi cuerpo pasó de ser una simple forma circular a una forma sorprendente, con muchos rasgos bastantes definidos.

    A lo largo de los meses siguientes pude observar varios cambios más, hasta que, cuando llevaba unos cinco meses allí dentro, me quedé impresionado cuando por primera vez ya no era un cuerpo inmóvil, sino que podía dar mis primeros movimientos con aquellas extremidades o tentáculos que había podido adquirir.

    Asimismo, dos semanas después comencé a sentir voces, a las que no estaba acostumbrado a escuchar durante los meses atrás, eran voces diferentes, las cuales no sabía su procedencia.

    Seguía creciendo y haciéndome más ancho hasta el punto de no poder resistir más entre esas cuatro paredes que me cubrían. Ya no tenía espacio en el interior y pasados los nueve meses allí, una luminosidad pude observar, acompañada de una inspiración con gran cantidad de oxígeno, la cual recorrió todo mi cuerpo.

    AQUELLOS NUEVE MESES

    AQUELLOS NUEVE MESES

    Un camino largo, de unos 18 cm, a gran velocidad y con el tiempo justo para poder llegar a la meta a tiempo antes de que el óvulo perdiera su vida.

    Recorrí un camino lleno de obstáculos y barreras que dificultaron mi llegada a las Trompas de Falopio, donde se encuentra el óvulo. Dificultades como la entrada en contacto con el pH ácido, en el cual pude sobrevivir gracias a mi líquido seminal. Además de la lucha contra mis enemigos, los glóbulos blancos del sistema inmunológico, los cuales intentaron destruirme. Con el paso de estas dificultades, vi como muchos de mis acompañantes quedaron encallados en cavidades llamadas criptas, impidiendo el avance.

    A cada momento veía menos espermatozoides a mis lados, y yo con mi cola me moví a gran velocidad con mucha más fuerza y energía, hasta que finalmente llegué a las Trompas de Falopio, clasificándome finalmente el primero en lograr atravesar la gruesa puerta externa del óvulo.

    Despidiéndome de mi flagelo, que había hecho posible ser el más fuerte, entré en el óvulo y dentro me uní con su núcleo que me esperó con los brazos abiertos. Me fusioné con él y nos convertimos en uno. Durante unos días recorrimos el camino que nos dirigió a nuestra nueva casa durante los próximos meses.

    A lo largo de las primeras semanas en mi nuevo hogar, me acomodé de manera que hice un sitio habilitado para vivir en el que había unas gruesas paredes a los lados que me protegían de cualquier peligro.

    Al paso de un mes noté que, poco a poco, estaba creciendo, pero no era nada importante con lo que pude experimentar en los meses siguientes. Sobre dos meses y medio mi forma había cambiado completamente, tenía una forma irregular y comenzaron a salirme una clase de tentáculos, así es como los llamé. Me asusté bastante, ya que cada vez era más grande y no entendía por qué estaba cambiando, me sentía como una especie de mutante.

    Poco a poco, conforme iban transcurriendo las semanas, estos tentáculos a mi parecer comenzaron a tener una forma extraña y mi cuerpo pasó de ser una simple forma circular a una forma sorprendente, con muchos rasgos bastantes definidos.

    A lo largo de los meses siguientes pude observar varios cambios más, hasta que, cuando llevaba unos cinco meses allí dentro, me quedé impresionado cuando por primera vez ya no era un cuerpo inmóvil, sino que podía dar mis primeros movimientos con aquellas extremidades o tentáculos que había podido adquirir.

    Asimismo, dos semanas después comencé a sentir voces, a las que no estaba acostumbrado a escuchar durante los meses atrás, eran voces diferentes, las cuales no sabía su procedencia.

    Seguía creciendo y haciéndome más ancho hasta el punto de no poder resistir más entre esas cuatro paredes que me cubrían. Ya no tenía espacio en el interior y pasados los nueve meses allí, una luminosidad pude observar, acompañada de una inspiración con gran cantidad de oxígeno, la cual recorrió todo mi cuerpo.

    ATOM

    ATOM

    Hola, me llamo 5F2D5G9D5G4D8, pero me llaman Atom, soy un robot. Me acaban de fabricar y estoy diseñado para algo a lo que llaman guerra, aún no se lo que es. Por cierto, es el año 2052, ahora me están programando y tengo muchas ganas de descubrir el mundo, ya tengo adjudicada mi misión, voy a ir a la primera guerra con robots. Acaban de terminar de programarme y me desconectaran hasta que llegue a mi misión.
    Hola de nuevo, me acaban de encender, he pasado 24h apagado y estoy en un camión militar al lado de una montaña, hay muchos bosques, los humanos están colocando tiendas de campañas y han hecho hogueras, también veo humo en el horizonte y cazas en el cielo.
    Estoy deseando saber que es eso de la guerra, espero poder hacer bien mi misión, me van a volver a apagar para llevarme a un sitio llamado campo de batalla.
    Abro los ojos ya empieza mi misión, veo personas y robots combatiendo.
    Me levanto y me asusto, salgo corriendo hacia los robots, hay robots a los que les faltan extremidades. Veo un robot aún más asustado que yo, los dos escapamos hacia la montaña, teníamos que subir una pendiente y él me ayuda, estoy tan asustado que pienso en irme, pero me paro y como puedo le ayudo a subir.
    Escapando me dice que se llama 5F2D5GDMDYS5D9, pero le llaman Grezzer, le crearon ayer y estaba muy interesado por saber que era la guerra, pero ahora esta tan decepcionado como yo. No podemos entender porque los humanos hacen esto, destruir, matar…es un horror.
    Empieza a llover, encontramos una cueva donde nos refugiamos.
    A la mañana siguiente todo estaba más calmado, volvimos al campo de batalla, no había nadie, quedaban los restos de robots y humanos, jamás pensé en ver algo así.
    Anduvimos dirección sur, estábamos muy cansados, no podíamos casi andar, por si no lo sabíais, a los robots nos tienen que recargar con energía. Así que nos detuvimos en una gasolinera abandonada, con corriente para recargar vehículos eléctricos y así pudimos cargarnos.
    Seguimos caminado y nos encontramos una señal rara, con unas latas y un botoncito en la tierra, pero como no sabíamos lo que era continuamos andando. Grezzer piso algo y al levantar el pie sonó como un botón, inmediatamente explotó esa cosa y destruyó a Grezzer. Era como un explosivo enterrado en la tierra del camino para destruir vehículos, robots, personas todo lo que lo pisara.
    Como no podía hacer nada seguí mi camino en busca de algo, no sabía el que.
    Dos días después llegue a una extraña ciudad con la mitad de edificios derruidos por bombardeo. Calcule que solo quedaban unas dos mil personas en esa ciudad tan grande, era desolador, pero encontré un bloque de apartamentos sin derruir.
    Entro por la ventana en un apartamento lleno de tecnología y me encuentro a una persona asustada, que me pregunta quién soy, le respondo y él me dice que es un ingeniero despedido de un laboratorio porque tenía ideas disparatadas.
    Se llamaba Michael; era moreno, joven, apuesto y con barba. Estaba vestido con un jersey y un pantalón de bolsillos. Me pregunta porque no estoy en la guerra y al decirle que me asusta se ríe de mí y me dice que estoy programado para eso y al ser un robot no tengo sentimientos. Me dice que tengo una avería en una pierna y que estoy perdiendo aceite, me arregla la herida y me deja quedarme esta noche. Me ha dicho que por la mañana me analizaría y me diría porque siendo un robot tengo emociones.
    Al día siguiente me analizó y me dijo que me habían insertado un chip que hacía que me sintiese emociones y además tenía un audio. Me dijo que si desconectaba el chip seguramente mi personalidad cambiaria así que me tenía que apagarme, confié en él. Al cabo de un rato me encendió y me dijo que en el audio salía mi creador diciendo que he sido diseñado para intentar cambiar el mundo y que no hubiese más guerras igual que mi amigo Grezzer, éramos los únicos que podíamos hacerlo porque teníamos ese chip.
    Me comentó que tenía contactos y que podía salir en la televisión para que el mundo escuchase mi mensaje, y se diera cuenta de que incluso un robot puede saber que la guerra es sólo tristeza, muertes y destrucción en ella nadie gana.
    Salí en todos los canales de televisión, la gente no podía entender como yo siendo un robot tenía más sentimientos que muchas personas, eso junto con mi relato de la guerra conmocionó al mundo, la guerra acabó.
    Michael y yo nos convertimos en mejores amigos y así acaba mi historia, el primer robot que cambio el mundo.

    Bastet, la ciudad soñada del millón de colores.

    Bastet, la ciudad soñada del millón de colores.

    Íbamos por la carretera en un viejo coche que nos había prestado un vecino, habíamos salido de la capital hacía unas tres horas cuando llegamos a la primera aduana, nos bajamos y, conteniendo nuestra inquietud, nos acercamos al escáner de retina.

    Era una máquina integrada en todas las paredes de los carriles de la aduana, desde hacía unos 10 años, el gobierno había iniciado el uso de estas máquinas, sustituyendolos por la guardia aduanera, con la llegada del Plan de Tecnologías Implementadas, mucha gente había perdido su trabajo, el gobierno alegaba que era por la seguridad y el bien de nuestro país -un discurso ciertamente autocrático puesto que era un plan de vigilancia y rastreo-, pero todo el mundo sabía que este plan se trataba de un programa de espionaje para vigilar a los ciudadanos.

    Para esquivar este control llevábamos unos instrumentos de desactivación, alertarían de nuestra presencia a los 5 minutos pero no teníamos otra opción; los conectamos a la máquina y en segundos estaba frita, la barrera se desactivó y salimos lo más rápido que pudimos.

    Huíamos mi hermano y yo, juntos habíamos desarrollado un colisionador, un mecanismo que colisionaba partículas como un acelerador, salvo que podía almacenar la energía de la colisión y ocupaba sólo el espacio de una maleta grande. Nos íbamos a hacer ricos con este invento, lo patentaríamos en el extranjero y nos haríamos de oro, porque todas las empresas y agencias gubernamentales nos lo comprarían, ¡era prácticamente energía ilimitada!

    Sin embargo, el gobierno de nuestro país no tenía los mismos planes para nosotros, un día alguien entró en nuestra casa, creíamos que fue un suceso aislado, pero cuando al día siguiente nos llamaron a ir al ayuntamiento, y después de lo que nos contaron allí, supimos que no era tal.

    Nos recibió un señor trajeado, que nos acompañó a una sala de juntas, y el primer error que hicimos fue que nos escanearan la retina allí, una vez dentro el señor puso un dispositivo encima de la mesa, nos explicó que sería este el que nos haría las preguntas, se trataba de una IA la cuál hacía el análisis de cuáles eran las preguntas más relevantes y nos las formulaba.
    Nos preguntaron todo tipo de cosas sobre nuestro invento, y al final, cuando pensamos que sería nuestra primera venta, el señor trajeado nos indicó que nuestro invento sería embargado por el estado imperial y que entregasemos nuestros planos para que se iniciara una producción en masa de este, todo esto sin darnos ni un céntimo.

    Cuando al día siguiente se dió cuenta de que habíamos huido, nuestros análisis de retina, voz y cara se publicaron en la lista de mayores buscados del país, convirtiéndonos en un objetivo a eliminar.

    Pasamos el segundo control siguiendo el mismo procedimiento, pero con mucha más cautela porque si lo hacíamos mal, los servidores harían una predicción de nuestra hoja de ruta,avanzamos unos 200 km, cuando nos pararon en un control humano, parecían no haberse enterado de la alerta, con lo que tratamos de disimular, no parecían muy listos, con lo que, cuando les enseñamos el maletero y lo que había en las maletas, dijimos que era un trabajo escolar de nuestro hijo, y se lo creyeron. Cuando estábamos ya por salir, escuchamos brevemente que les habían dado el aviso, pero hicimos bien antes de salir afeitándonos y cortándonos el pelo, porque cuando nos miraron bien por segunda vez, no encontraron ningún parecido con nuestro antiguo rostro.

    Después de unas 15 horas, llegamos a la frontera definitiva, en esta sí había gente, militares de los dos países comprobando los documentos de quien entrase y saliese, llegamos a nuestra última frontera. Era nuestra única esperanza, después de un rato, experimentaríamos la libertad...

    BETA

    BETA

    Eran ya las 6 de la tarde en Hokio, un pequeño pueblo perdido de la mano de Dios, cuando el estallido de una estridente alarma captó la atención de Kai, un joven de 21 años, que después de salir de clase de arte, había decidido pasear por el bosque de la montaña Lúmina, como ya era costumbre para él.
    Sorprendido por la alarma, Kai intentó seguir el origen del ruido y comenzó a adentrarse en la profundidad del bosque, que ya parecía mezclarse con la oscuridad que la noche presumía ese día.
    Kai avanzaba hacia no sabía dónde siguiendo lo que su oído le indicaba, apuntando hacia el frente con la débil linterna de su reloj.
    No tardó en percatarse de la presencia de una inquieta figura que se movía entre la penumbra de los árboles. Una figura, que aun contando con la agilidad de una liebre, parecía tener silueta humana, algo joven y delgada.

    — ¡La leche! — gritó Kai para sí mismo, suspenso a la vez que asustado.

    Rápidamente dispuso su mano a buscar la cámara de fotos en su mochila, sin resultado alguno.

    — Mierda, no la llevo encima — pensó sin perder de vista la ágil silueta — No puedo perder una oportunidad así, mi profesor de audiovisuales habria amado esto.

    Mientras Kai pensaba en cómo documentar lo que había visto sin tener su cámara, su mirada no dejaba escapar aquella figura que se acercaba rápidamente, cada vez más, hasta cruzar por enfrente de sus narices.
    Kai la esquivó sin siquiera haber podido pensar en cómo hacerlo debido a la gran velocidad de la situación.
    Mientras la figura pasaba por su lado, Kai observó sus suaves y humanos rasgos, que parecían pausar el tiempo durante unos segundos, como si todo ocurriera a cámara lenta ante los ojos de Kai en ese mismo instante. La silueta no era de un ser grotesco ni extraño, sino de una joven femenina, que como un rayo de luz corría ágil con sus delgadas piernas, como escapando de algo, mientras sus pies descalzos pisaban la tierra mojada, que manchaba la desgastada bata médica que llevaba puesta.
    Kai, dispuso sus pasos a seguir a la joven sin pensárselo dos veces, movido por la curiosidad.

    — ¡Eh! ¡Espera! ¡No corras, no te voy a hacer daño! — gritaba Kai mientras corría lo más rápido que podía.

    Después de muchos gritos, la chica se giró repentinamente y se dirigió velozmente hacia Kai para taparle la boca con la mano.

    — No gritos, malos pueden encontrarme — dijo la joven tapándole la boca, notando como el pulso se le aceleraba — Yo no mala, no voy a hacer daño a nadie… pero malos buscan, sin parar.

    Kai intentó hablarle alterado con la boca tapada, haciendo ruidos imposibles de entender.

    — Te dejo hablar si no gritas, malos me encontrarán… por favor, hacen cosas muy malas — Dijo la joven mientras una lágrima caía de sus ojos, que miraban fijamente a Kai, depositando su ultimo atisbo de confianza en él.

    Kai asintió con la cabeza, y la chica abrió suavemente sus dedos, dejando un espacio entre ellos por el que asomaba la boca de su testigo.

    — Primero de todo, no se a qué te refieres con los malos, y segundo, ¿cómo te llamas? — le dijo Kai fijándose en sus suaves labios.
    — Mi nombre… No, no debo decirlo.
    — Entonces no me queda más opción que… — dijo Kai pretendiendo abrir la boca para gritar.
    — ¡No! ¡Beta! ¡Nombre mío es Beta! — respondió tocándole el hombro.

    Kai se fijó en la mano que Beta había apoyado en él, una mano fría y pequeña, con unas zonas metalizadas, de algún modo pareciendo una máquina.

    — Tu… tu mano… tiene, ¿Metal?
    — Malos, son los malos.
    — Pero… ¿Quiénes… son los malos?

    Justo cuando Beta parecía dispuesta a responder, el impacto de un repentino dardo sobre la espalda de la joven la precipitó sobre los brazos de Kai, que la miraba paralizado.
    Mientras tanto una imponente presencia se aclaraba entre las sombras, caminando hacia Kai con seriedad. Se trataba de un hombre trajeado que se presentaba escoltado por algunos hombres armados a sus espaldas.

    — Disculpe señor, usted no debería estar aquí — dijo con un tono falsamente pacífico.
    — ¿Di-disculpe? ¿Quién es usted?
    — ¿Quién soy yo? Una buena reformulación de la pregunta sería ¿quién cojones eres tú? — agravó significativamente su tono de voz — ¿Qué haces aquí a estas horas de la noche?
    — Yo- yo solo pasaba por aquí, y escuche una- una alarma y...
    — Aaah… con que un curioso más… ¿Sabía usted que la curiosidad mató al gato? Bueno, está claro que no… Es hora de que me devuelvas a mi dulce hija.

    El hombre trajeado sacó una pistola, y con la mirada clavada en Kai, apretó el gatillo, que le permitió recuperar a su amada hija, el mayor de sus experimentos, el Experimento Beta.

    Cambiando el mundo

    Cambiando el mundo

    Pablo era un chico de unos 24 años,que vivía con su pareja en Murcia,y debido a un viaje se vio muy afectado por el medioambiente,pero el no fue como uno de tantos que cuando no se ve afectado o vive en una zona verde donde la contaminación no es muy alta evita el tema o no hace nada por el,él quiso aportar,y de que forma.

    El 28 de abril de 2015 Pablo y Marta,su pareja,decidieron hacer un viaje con los ahorros que tenían acumulados a el país de China,puesto que admiraban su cultura y querían disfrutar de la gastronomía del país ya que años atrás el abuelo de Marta estuvo viviendo por cuestión de trabajo durante años en una ciudad china,y siempre le dijo que cuando ella fuese mayor le gustaría que visitara ese gran país.De esta forma ambos emprendieron el vuelo que no retomarían de vuelta en 2 meses.Durante la primera semana y media estuvieron disfrutando tanto como les había comentado su abuelo,pero el miércoles de su segunda semana allí,decidieron por simple curiosidad visitar la ciudad de Jotán,una de las ciudades más contaminadas del mundo.Hasta ahí todo bien pero todo se derrumbó cuando semanas más tarde Pablo sufrió una enfermedad bronquial cuyos médicos que la detectaron dijeron que era por la exposición a un aire tan contaminado,que nunca habían visto un caso tan rápido,puesto que no estuvieron apenas 24 horas en esa ciudad,pero estaban convencidos de que el causante había sido su estancia en aquel lugar.De esta forma,tuvo que retrasar su vuelta,tanto,que no volvió en años.

    Una vez los médicos le dieron el alta,Pablo no quiso irse,quiso quedarse y cambiar las cosas de una vez por todas.De esta forma ideó un plan junto con gente que en esta misma ciudad había tenido problemas como el de Pablo para que no estuviese tan contaminada.De esta forma 50 mil personas se atrincheraron en las carretera para impedir el paso de los vehículos y empezaron a destruir la carretera para plantar árboles.Lo nunca visto,ya que la población de Jotán era de 400 mil habitantes,pero lo sorprendente no fue eso,fue saber que el propio órgano del gobierno y miembros de la policía y del servicio militar se unieron sabiendo que podían perder su trabajo con tal de que la ciudad de Jotan estuviese menos contaminda.De esta forma poco a poco la ciudad,bajo sus niveles de contaminación un 75%,un milagro medioambientalmente hablando.Tras este proceso,de 3 años de duración,Pablo y Marta descubrieron que ellos no habían nacido para trabajar,sino para cambiar el mundo.Crearon una asociación internacional que defendían con la frase: “50.000 personas cambiaron una ciudad,7 billones pueden cambiar el mundo”.

    De esta forma volvieron a España con un recibimiento nunca antes visto. Marta y Pablo regresaron a Murcia para preparar y trabajar su asociación.Meses más tarde el abuelo de Marta,a sus 96 años y sufriendo alzheimer, le dijo a Marta que se tuvo que ir de China porque vivía en una ciudad muy contaminada y estaba arriesgando la vida de su familia,que no sabría si hoy en día estaría en pie,y que se llamaba Jotán.Marta quiso enseñarle a su abuelo el trabajo que habían hecho pero desgraciadamente, el abuelo falleció sin saber que su nieta había hecho de un lugar nuevo el sitio que él tanto amaba y tuvo que abandonar.

    Cambiando el rumbo

    Cambiando el rumbo

    Me sentía como si estuviera en el espacio. Mirara donde mirase, todo me parecía igual. Si
    miraba hacia abajo todo era negro, si miraba hacía arriba también y si miraba a mi alrededor
    sólo veía una gama de colores oscuros. Lo único que veía era nada, absolutamente nada.
    El aire entraba en mis pulmones con dificultad cuando a lo lejos escuché un efímero sonido.
    - La encontré - dije por el walkie talkie que colgaba de mi hombro. En ese momento, una
    especie enorme apareció ante mí, la bella ballena que encontré sin cola hace unos meses
    varada en la playa, empezó a dar vueltas a mi alrededor por lo que supuse que me había
    reconocido. Me sentí realizada con mi trabajo cuando la vi tan feliz, tan llena de vida y
    alegría. Quien iba a pensar que aquel animal iba a sobrevivir después del ataque violento
    de un par de orcas y que me presenté voluntaria a crear una nueva cola mecanizada para
    que pudiese volver a su hábitat después de que me dijeran que la iban a sacrificar.
    Por supuesto, no fue un trabajo fácil. Nunca había hecho prótesis para animales y mucho
    menos para uno tan grande, aunque para mi sorpresa, conseguí una forma de que las fibras
    de su cuerpo se conectaran al implante.
    No mucho tiempo después, los biólogos marinos y unos veterinarios exóticos me ayudaron
    con la cirugía y todo salió como lo esperado. Poco a poco, la ballena se fue acostumbrando
    y aunque al principio prefería quedarse quieta porque le resultaba incómoda, en sus ojos
    veía el ansia de volver al mar, de tener todo el espacio para ella. Por lo que así ocurrió, la
    llevamos al mar y su voz me hizo deducir que estaba agradecida con todo el trabajo duro.
    Unos meses después me dijeron de realizar una revisión médica submarina de la ballena y
    claramente no me lo pensé ni dos veces para decir un sí con seguridad. Y aquí me
    encuentro, con lágrimas en los ojos al escuchar un sonido mucho más agudo a lo lejos
    dándome a entender que el precioso animal había tenido una cría. Esta se acercó a mí y su
    madre le expresó el cariño que me tenía y que yo no era ningún enemigo.
    La cola estaba en perfecto estado, los tornillos y el metal se veían bien y no parecían
    haberse dañado de ninguna manera. La verdad, hubiese preferido haberme quedado allí
    durante horas pero mis compañeros desde la superficie me estaban dictando que volviese a
    la superficie en cuanto pudiese puesto que el oxígeno de mis tanques se estaba acabando.
    El mecanismo que yo misma había diseñado se activó y creó un flujo de agua que me
    propulsó rápidamente a la superficie donde se encontraba el barco al que me subí. Mis
    compañeros empezaron a aplaudir, todos estábamos emocionados por estos meses de
    arduo trabajo y horas de sueño perdidas solamente para ayudar a un animal de los millones
    que existen en el mundo. Yo no sabía que este caso era más común de lo que pensaba y
    posiblemente fue y será la tarea más valiosa de las ochocientas que suelo hacer al año.
    Vivo en el 2050 y aprecio que las tecnologías hayan evolucionado para bien. Mis abuelos
    tenían mucho miedo de que los robots dominaran el mundo y que nos quitasen el trabajo a
    las futuras generaciones como me solían contar cuando era pequeña. Eso sí, vivo entre
    tecnología, ya sea con los robots que me hacen la comida, los aerodeslizadores que me
    llevan de un lado a otro o los que me ayudan a programar nuevos organismos tecnológicos.
    No sé lo que va a pasar en el futuro, si nos quedaremos sin hogar, sin trabajo, sin comida
    por la contaminación, pero lo que sí sé, es que realmente esa ballena me cambió la vida.
    Hice la carrera de ingeniería biomédica con el propósito de diseñar nuevas prótesis para
    humanos aunque me pareció mucho más interesante el ambiente marino. Así salí de mi zona de confort y empecé a hacer prótesis para delfines, focas, tiburones y otros grandes
    animales de los que me siento gratamente orgullosa.
    Hay que decir que me esforcé muchísimo para llegar donde estoy ahora y tuve que estudiar
    cada pequeña parte de todos los animales que me podría encontrar heridos. Ahora soy jefa
    del departamento de ingenieros biomédicos acuáticos y a mucha honra. Nunca una mujer
    había llegado tan alto y aquí estoy, dando una conferencia internacional sobre el próximo
    plan para ayudar a un narval que nació sin aletas. Yo decidí llegar aquí y no me arrepiento
    de nada de lo que he hecho, sigo inspirando a nuevas generaciones y sigo salvando vidas
    de animales que para mí, tienen el mismo valor que una vida humana.

    Casi las ocho y veinte

    Casi las ocho y veinte

    Iba andando por la calle. Llovía. Más bien lloviznaba... Andaba con pisada segura, sin paraguas, pero con la capucha puesta. Recordaba haber cruzado un par de semáforos en rojo sin echar la vista atrás. Al fin y al cabo, siempre me habían enseñado a mirar hacia delante, que es hacia donde vamos.

    Seguía caminando, con la mirada perdida. Mi cabeza estaba en otra parte, pero no sabía dónde. Iba escuchando música en mis cascos inalámbricos como de costumbre. Música en aleatorio.

    La vida no era fácil con esquizofrenia paranoide. Por más que intento encerrarme en mí misma, no puedo evitar lo que mi propia mente fabrica. Se veía tan real… Las sombras, lo que mi psiquiatra llamaba “alucinaciones auditivas”… Y a pesar de todo, me gustaba la idea de percibir el mundo de otra manera.

    Miré la hora en el móvil. Eran las 20:15 y yo volvía a casa después de trabajar en el laboratorio. Siempre me había gustado experimentar y, a pesar de padecer una enfermedad mental, de vez en cuando me permitía hacer vida normal.

    Hacía tiempo que notaba unas sombras diferentes a lo que yo solía ver. No tenían forma, solo eran oscuras, y tampoco podía distinguir si eran fruto de mi imaginación o no. Yo solo suponía que algunas cosas no eran reales, pero nunca llegaba a saber con certeza qué era tangible y qué no. Sentía como si esas sombras quisieran decirme o mostrarme algo; dirigirme hacia algún sitio en concreto.

    Solía ignorarlas y llevaba ya mucho tiempo sin hacerles caso. Supongo que creía que, al final, no acabaría en algo bueno. Fue entonces, pensando en esas sombras, cuando vi a una de ellas, algo difusa, pero con forma de persona. Avancé por la calle en su dirección, con la mirada clavada fijamente en ella. Sentía que mi corazón se aceleraba por el tiempo que había pasado sin saltarme las “normas” que yo tenía establecidas. Recordé aquella vez que los médicos me habían hecho una resonancia magnética y fue como un flashback que no parecía tener sentido en todo aquello que estaba pasando ahora.

    La sombra se movía rápidamente, por lo que tuve que acelerar el paso para alcanzarla. Ella me invitaba a seguirla, pero parecía que llevaba algo de prisa. Nos estábamos alejando de la urbanización. A lo lejos, distinguí un extenso prado de hierba mojada. Solo esperaba que la sombra no me dirigiese por ahí, porque la lluvia había empezado a cobrar más fuerza y no quería sentir los pies más mojados ni envueltos en barro. Cómo no, la sombra decidió atravesar el campo. Tomé un segundo en observar todo a mi alrededor. Estábamos en un descampado con algunos árboles y anochecía. Miré el reloj. Eran las 20:17. Cuando quise volver a fijarme en la sombra, esta alzó la mirada hacia el cielo. Me paré en seco a unos pocos metros de ella y, acto seguido, miré hacia arriba también. Las gotas de lluvia me rozaban la cara lo suficientemente despacio como para no darme apenas cuenta. Juraría que la lluvia estaba parando y, en cierto modo, era así, pues las gotas frenaban su velocidad, de tal manera que podía observar cómo se detenían lentamente hasta quedar suspendidas en el aire.

    Miré mi reloj digital y pude confirmar mis sospechas: el tiempo se había parado a las 20:17 y 59 segundos. Eso sí que era vivir al límite… Ahora no parecía existir un cuándo y quizás empezaría a haber un siempre. Estaba apreciando el mundo tal y como es, pero quieto. Cada gota de agua flotando en el aire y cada ápice de lo que, muy a lo lejos, parecían personas detenidas. Entonces, volví mi mirada hacia la sombra. Ella, por su parte, dirigía su rostro borroso hacia mí. Señaló el suelo con una de sus extremidades, como si quisiera que yo buscase algo en él. Era curioso cómo la sombra y yo nos comunicábamos sin decir una sola palabra. Me agaché y pude observar una caja de madera. Miré de nuevo hacia la sombra. Parecía que quería que yo la abriese y así lo hice. Dentro, había algo que yo no podría imaginar en la realidad.

    Lo siguiente que recordaba después de aquello era abrir los ojos, tumbada en el sofá. Me sentía desubicada. ¡No podía haber sido un sueño! ¡Yo lo había sentido muy real! Desconcertada, cogí mi teléfono móvil para mirar la hora. Eran las 10:37 del día siguiente. Cogí mis cosas, me apresuré y saludé a mi perro Max, feliz de verme. Le llené su cuenco de comida, por lo que él sabía que me iba de casa a trabajar. Me despedí diciéndole: “Volveré algo tarde Max. Creo que he encontrado la cura de mi propia enfermedad”.

    Ciencia y arte

    Ciencia y arte

    Desde la creación de nuestro planeta, la Tierra, los seres humanos hemos sido los primeros en entender el funcionamiento del mundo que nos rodea, desarrollando un sistema de aprendizaje tan extenso que es imposible que una sola persona conozca en su totalidad. Este sistema, separado en diferentes áreas, es lo que conocemos como ciencias, las cuales pueden centrarse tanto en la naturaleza en sí como en el funcionamiento de ésta. Pero hay dos ciencias que son más especiales que las demás, porque ¿de que sirve comprender el mundo que nos rodea si no sabemos nada de nosotros mismos?. Estas ciencias tan particulares son por un lado la psicología, ya que a pesar de que la biología sea capaz de explicar los procesos que ocurren en nuestro cuerpo, lo que le falta al cerebro o lo que le sobra, no puede explicar por qué ocurren estos cambios de un modo más eso, humano.
    Por otro lado tenemos la filosofía, la cual podríamos decir que le da sentido a todas las demás ciencias, ya que trata de explicar el por qué somos como somos, los motivos de esta búsqueda interminable de conocimiento y, de paso, nuestro lugar en el universo.
    Todo esto está muy bien, conocemos el mundo que nos rodea y de forma ambigua sabemos que hacemos en él, pero esto no es suficiente. Conocer está muy bien, nos facilita mucho la vida, pero si nosotros mismos no aportásemos nada nuevo a este enorme engranaje conocido como la realidad, nuestra existencia realmente carecería de sentido. Me refiero a algo propio, algo único que solo nosotros somos capaces de crear, ya que se basa en lo más profundo que nos caracteriza como humanos, las emociones. La manera en la que expresamos nuestros sentimientos y los transmitimos al mundo solo tiene un nombre, y ese es "Arte".

    El arte es algo que creamos las personas, para personas, con la única finalidad de causar emociones en otras personas. Realmente el arte es lo único que podemos considerar completamente nuestro, ya que, al margen de la forma en que se manifieste, su esencia más pura es el concepto que transmite. La grandeza de una obra se puede basar en la capacidad de su autor para expresar lo que quiere expresar, que al presenciarla puedas decir o no como se sentía en ese momento, su alegría, sus miedos, sus inquietudes; pero en el extremo completamente opuesto también encontramos la ausencia de significado bastante atractiva, ya que la interpretación depende de cada uno, lo cual nos implica directamente a los espectadores, hace que seamos nosotros los que completemos la obra.

    Los colores primarios y secundarios son algo conocido, los movimientos de las articulaciones también, incluso somos conscientes de algo inmaterial como que el sonido está compuesto por ondas, pero todo esto carece de significado. Es cuando hacemos estos medios nuestros, cuando les aportamos eso que solo nosotros podemos aportar, cuando los colores se convierten en pintura, los movimientos en danza y el sonido en música. Porque las cosas que existen sin más no tienen alma, no están tristes, contentas o enfadadas, es en el momento en el que reflejamos la nuestra en ellas cuando cobran sentido, les damos una razón de ser, y así pasan a ser algo completamente distinto.

    Si no expresásemos nuestras emociones, la psicología no tendría ninguna base para estudiar el comportamiento, no seriamos capaces de ser quienes somos y las cuestiones existenciales que trata la filosofía acabarían consumiéndonos. No tendríamos un lugar claro en el mundo, y si por algún casual lo encontrásemos por otro camino que no sea el del arte, este seria muy aburrido.
    Es por eso que gracias a los conocimientos que nos da la ciencia tenemos una gran variedad de métodos para entender quienes somos y hacia donde vamos, para expresarlo por medio del arte, y así de esta forma podernos considerar humanos.

    Clases de astronomía

    Clases de astronomía

    -Hola Stephen Hawking! Att: CLOUDY
    -Hola Isaac Newton, ¿comenzamos la clase de astronomía?
    -Sí claro, vamos allá.
    -Primero te voy a hacer una pequeña introducción.
    -Vale, voy a empezar hablándote de las cosas más grandes que sería; el universo es la totalidad de
    formas de materia, energía, espacio-tiempo y leyes físicas que las rigen.
    -Ahora te voy a contar yo la próxima más grande; una galaxia es un conjunto de estrellas, nubes de gas,
    planetas, polvo cósmico, materia oscura y energía unidas gravitatoriamente en una estructura más o
    menos definida.
    -Te has olvidado de que nuestra galaxia es la Vía Láctea, es enorme en la que solo nosotros, el sistema
    solar se encuentra en una pequeña parte de muchos de sus brazos.
    -Ah es verdad, el sistema solar está compuesto por una gran estrella, el sol; ocho planetas; cinco
    planetas enanos; y cuerpos celestes.
    -Ahora, después de este resumen vamos a dar la lección y te voy a contar varios datos de cada planeta y
    cuerpos celestes.
    -Vale, me parece genial.
    -Pues vamos allá!
    Todos los planetas giran alrededor de una estrella enorme llamada Sol, su temperatura media es de 27
    millones de grados, está compuesta por plasma, su diámetro es 109 veces el diámetro terrestre. Los
    planetas más cercanos al Sol son los planetas interiores; Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Mercurio es el
    planeta más pequeño, su temperatura es de 166 grados y es de color grisáceo. La temperatura de Venus
    es de 452 grados y puede alcanzar los 847 grados, es de color blanco pero lo vemos naranja por sus
    gases. La Tierra es nuestro planeta y realiza movimientos de traslación; 365 días tarda en realizarlo y
    rotación; 23 horas aproximadamente. Su temperatura es de 17 grados. Tenemos un satélite llamado
    Luna, y conocido es el único planeta en el que existe la vida humana. El último planeta interior antes del
    cinturón de asteroides es Marte, tiene dos satélites; Fobos y Deimos. Su temperatura es de -55 grados.
    Luego se encuentra el cinturón de asteroides, es un disco circunestelar del sistema solar que se
    encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y el primer planeta exterior es Júpiter, es un gigante
    gaseoso y tiene 79 satélites. Luego se encuentra Saturno que es el único con anillos visibles, aunque,
    todos los exteriores los tengan. Y tiene 83 satélites. Urano es de color azul, tiene 27 satélites y su
    temperatura es fría pero más cálida que otros. El último planeta exterior es Neptuno que es de color
    azul oscuro, es un gigante helado y tiene 14 satélites.
    Ahora se encuentran los planetas enanos que son; Ceres, Plutón, Haumea, Makemake y Eris. Ceres es el
    objeto más grande del cinturón de asteroides, su temperatura es de 130 a 200 grados. Plutón tiene
    cinco satélites y su temperatura es de -229 grados. Haumea tiene forma de huevo, es de color gris y su
    temperatura es de -223 grados. Makemake es de color rosáceo, tiene un satélite llamado MK2 y su
    temperatura es de -223 grados. Y Eris, tiene un satélite llamado Disnomia y su temperatura es de -243
    grados.
    Los cuerpos celestes que encontramos son; cometas, formadas por polvos, rocas y partículas de hielo.
    Estrellas fugaces, cuando atraviesan la atmosfera se convierten en meteoritos. Constelaciones,
    agrupación de estrellas, construyen formas. Asteroides, cuerpo celeste rocoso.
    -Y esta ha sido la clase de hoy, mañana continuaremos.
    -Hasta mañana! Att: CLOUDY

    Conflicto de un posible mañana.

    Conflicto de un posible mañana.

    Un día cuando Karel solo tenía 6 años, su padre le llevó al planetario.
    En el cielo, en lo alto del planetario estalló un millón de relucientes estrellas. Se quedó
    boquiabierto. Se aferro con sus deditos al asiento en el que estaba sentado. Sobre él, daban
    vueltas pequeños puntos blanco y una gran roca llena de agujeros, había surgido para
    convertirse en un planeta que giraba alrededor de una estrella enorme en una Galaxia en un
    Universo infinito.
    El niño que se sentía diminuto bajo la inmensidad de aquel cielo artificial. Nunca olvidaría
    aquel día, es más marcaría su futuro.
    Con el tiempo hubo una guerra en la Tierra por el control de los viajes espaciales.
    Primero los viajes se realizaban para estudiar los efectos de la microgravedad en el
    envejecimiento, la salud del corazón, el tejido espinal, o para conocer más a los otros planetas,
    sus minerales o su composición.
    La NASA tenía proyectos espaciales, Karel trabaja en ellos, él se hizo astrofísico para investigar
    el Universo que, desde aquella visita al planetario, tenía pasión. Siempre le acompañaba su
    gata que la puso de nombre Andrómeda.
    Karel pensaba en la idea de no viajar por el espacio, sino viajar con el espacio.
    Consiguió la velocidad hiperlumínica con la propulsión por distorsión del continuo tiempo.
    Varios astrofísicos entre ellos Karel, habían descubierto un planeta de características idénticas
    a la Tierra, pero se encontraba en la Galaxia Sombrero. Es cuando la guerra se agravó, y llevó a
    una gran explosión nuclear. Después de ésta casi todo el planeta se cubrió de un polvo
    radioactivo que iba destruyendo todo lo que tocaba.
    Quedaron pequeños oasis dentro de tanto destrucción, la población intentó sobrevivir como
    podía, los más ricos emigraron a la galaxia Sombrero, que tiene un planeta de las mismas
    características que la Tierra, que está a años luz. Viajaban a través de agujeros de gusano
    Eran viajes muy caros, por los que primero emigraron fueron los ricos, gente importante,
    después los que quisieron.
    Karel se quedó para intentar salvar a la Tierra, otros se quedaban porque la Tierra seguía
    siendo un lugar familiar, algo a lo que aferrarse, esperando a que aquella capa de polvo se
    agotará.
    Karel junto con su gata Andrómeda dejaron la ciudad y se fueron a la montaña, a un pequeño
    paraje donde aún no había llegado el polvo. No había casas, pero si un tren abandonado que le
    serviría de refugió.
    En las ciudades la gente salía con respiradores, usaban la nanotecnología para solucionar
    problemas de la calidad del aire.
    Q Las empresas que más crecieron fueron las grandes corporaciones que fabricaban androides
    orgánicos, trabajadores para la colonización, capaces de moverse por un mundo nuevo.
    Cada emigrante obtenía automáticamente la posesión de un modelo de androide de su
    selección.
    Otras empresas que emergían, eran las de recogida de basuras y tratamiento de desechos, se
    había convertido en una de las industrias más importantes de la Tierra, desde que finalizó la
    guerra. Todo el planeta había empezado a desintegrarse y convertirse en basura, y con el fin
    de mantenerlo habitable para la población restante, había que retirar esa basura. Y lo que no
    era basura, eran reliquias. Las casas abandonadas estaban llenas de posesiones de quienes las
    ocuparon, ropa, muebles, enseres, objetos. Los que murieron no se llevaron nada y quienes
    emigraron no quisieron hacerlo.
    Karel vivía en el tren abandonado con Andrómeda, le relajaba con su ronroneo, después de un
    largo día de investigación. Pronto llegaron nuevos vecinos que usaron otros vagones del tren.
    Alexia era mayor, pelo canoso, alta, esbelta, no dice su edad pero así a ojo debe tener unos 65
    años , la típica abuela que todos quisiéramos tener, descubrí que es arquitecta y tenía mucha
    maña e imaginación, con los meses hizo de aquel antiguo tren varado un verdadero hogar.
    Eros era delgado, muy inquieto y nervioso. Su piel es pálida y frágil como la porcelana y su pelo
    del rubio más claro que pueda existir. Su profesión era costurero, así que todos le pedían que
    les renueve el armario reciclando la ropa que ya tenían.
    Aprendieron a vivir, se adaptaron y reconstruyeron con lo que tenían, por increíble que
    parezca, la gente que queda, podemos decir que vive bien.
    No hay escasez de trabajo, hay invernaderos para las plantas y granjas para los animales hasta
    que el aire se purifique.
    Supongo que después de semejante desgracia, nadie imaginaria que los seres humanos
    lograrían apañase tan bien.
    Y aunque habitan y viven entre ruinas de una antigua vida, su futuro llegaría y mejoraría

    CORAZÓN VS CEREBRO

    CORAZÓN VS CEREBRO

    Son las 8:00 de la mañana cuando oigo sonar la sirena de mi instituto. Me apresuro todo lo que puedo. Cojo la mochila y corro rápido para poder llegar a clase. Hoy es lunes, y tenía a primera hora la clase de Biología con la señorita Marta, una mujer de unos 60 años que suele costarle llegar a clase. Quizás con un poco de suerte podría adelantarla por las escaleras y sentarme sin ningún parte por retraso. Con un ritmo frenético consigo mi propósito de llegar a clase. Dos segundo son más que suficientes para poder retornar mi ritmo cardíaco habitual mientras saco la libreta y oigo la voz de la señorita Marta entrar a la clase.

    -Buenos días, mis queridos alumnos, hoy vamos a hablar de la sangre, un fluido que llena nuestro cuerpo y que se fabrica en nuestra factoría. Hoy hablaremos del sistema circulatorio, esa compleja red de conductos con una bomba impulsora perfectamente estudiada para sincronizar el movimiento y transporte de nutrientes y otras sustancias necesarias para los seres vivos.

    Automáticamente, mi cabeza dirigió mi pensamiento, hacia el corazón y la sangre, lo cual es normal al hablar del aparato circulatorio. Mientras escuchaba a la profesora hablar sobre el funcionamiento del corazón, el bombeo de sangre hacia los pulmones y al resto del organismo, en mi cabeza aparece una duda divertida de ¿por qué es el corazón el órgano que se relaciona directamente con el amor y no otro?, y ¿por qué utilizamos ese icono del corazón versión esquemática y simétrica que en realidad nada tiene que ver con la representación realista y anatómica de este órgano y que mundialmente es conocido desde siempre?. La única similitud que encuentro con la realidad es el color que se le atribuye su color rojo, rojo sangre, relacionado con su verdadera función de bombeo de sangre.
    Aprovecho las largas explicaciones de la señorita Marta con dibujos en la pizarra que me permiten mantenerla de espalda y así poder buscar más información sobre este tema.

    Es curioso como a este órgano se le han asignado cualidades, sentimientos y emociones de todo tipo; la razón, la fuerza, el alma, el sufrimiento, ¿por qué no se han atribuido estas cualidades al cerebro que sería lo más racional?, ¿por qué no se relaciona esta sustancia gris con el amor, siendo uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo?, ¿por qué hoy sigue considerándose el corazón como el depositario del amor?.

    Mientras la señorita Marta sigue dándole vueltas al dibujo del ventrículo derecho e izquierdo, yo me ahogo en este continuo interrogatorio interior de análisis filosófico sobre el centro logístico del amor. Quizás cuando uno se siente enamorado el corazón late más deprisa y aunque también se puede sentir mariposas en el estómago, dibujar unos intestinos resulta menos romántico y menos cautivador que dibujar un corazón en el sentido figurado. Deberíamos retroceder en el tiempo hacia atrás miles de millones de años para poder averiguar el motivo de esta asociación. Quizás en la prehistoria, en la pintura rupestre, encontremos los primeros indicios del amor y el corazón, continuaría representando en la Antigüedad, aunque no se establecía ninguna metáfora respecto a un sentimiento como el amor.
    Sigo adelante con mi curiosidad y aunque noto que mis palpitaciones aumentan por el miedo a ser descubierta por la señorita Marta mientras obtengo más información sobre el corazón y su forma, averiguo que es en un romance medieval, una novela de caballería donde sí que podemos encontrar esta metáfora del corazón con el amor romántico. De ahí en adelante son innumerables manifestaciones del amor y su representación en su manera esquemática, las que aparecen en cualquier expresión del arte o la cultura, llegando hasta nuestros días con la diversidad de colores y modelos que nos ofrecen los famosos emoticonos encontrados en los smartphones para poder expresar cualquier estado de ánimo.

    Suena el timbre, y la señorita Marta nos da las gracias por prestarle atención y muestra su interés por la importancia de aprender el funcionamiento del aparato circulatorio. Pero antes de salir se acerca a mí para preguntarme sobre el tema tratado hoy en clase, siento miedo por si mis respuestas no son las correctas y siento palpitaciones fuertes en el pecho, consigo salir de su interrogatorio desviando la conversación hacia elogios sobre su persona y su conocimiento sobre la materia.
    Después de esta situación compleja que enrojeció mis mejillas, me di cuenta de que aunque me había mantenido entretenida en la clase de ciencias, poco o nada había aprendido de la clase de hoy. Bueno, algo sí que había aprendido, que es mejor dejar que el cerebro dirija y sea el centro de operaciones y no dejarse llevar por instintos del corazón que pueden, en el mejor de los casos, llevarte a situaciones complejas.

    Crónicas de una inteligencia artificial

    Crónicas de una inteligencia artificial

    Hola, me llamo Felipe, y soy un chico normal, trabajo de becario en una fabrica llamada DoxTox, esta empresa se dedica a la construcción y distribución de robots esclavos, iba a entrar como asalariado y por culpa de esto entre como becario, tengo muchos sitios restringidos como el taller.
    Hoy he hecho una entrega de robots, el comprador usaba a los robots para torturarlos, se ve que es un psicópata que para saciar sus deseos de tortura usa a los robots en vez de a los seres humanos, me ha comentado que el no lo ve mal, porque en vez de usar humanos, utiliza robots que no tienen ni sentimientos ni nada, y me ha dicho que le gusta porque sorprendentemente los robots reaccionan como un ser humano, me ha dicho que felicite a la empresa por poner detalles tan buenos.
    Volviendo a la empresa para acabar el turno he pensado que el chico tampoco hace nada malo, es su dinero, además, que importa que un par de maquinas se destruyan si eso puede salvar vidas humanas, pero ¿y si en verdad si tienen sentimientos? ¿Si sufren cada vez que ese hombre le pega o le azota? No, es imposible, si son maquinas.
    En una comida de la empresa, he comunicado esto para que mis superiores sean conscientes de lo que se hace con los robots, estos me han preguntado por el nombre, direccion y teléfono, yo les he preguntado el porque y estos me han dicho que era porque lo que había hecho estaba en contra de las normas de la empresa.
    En casa viendo un anuncio de la empresa se veía como anunciaban los robots para hacer encargos domésticos, he pensado que no tenia mucho sentido que prohibiesen la tortura física del robot si luego en anuncios se ve como hacen una tortura psicológica al robot, utilizándolo como si fuese un objeto, he visto que los que se opusieron a esto son los mismos que descienden de una familia de esclavos, esto me da a entender que ellos saben como se siente que te torturen, y no quieren que otros lo pasen, pero luego de pensar todo esto, pienso que son robots y se me olvida.
    He comprado un robot y la verdad es que lo que me dijo el psicópata es cierto, cuando le ordenas algo reacciona como un ser humano, cuando lo uso como un esclavo me siento igual de mal que como un ser humano, cosa que no me pasa con el robot aspirador, o cualquier otra cosa, he ido a preguntarle a mi jefe sobre lo ocurrido y me dice que alomejor el hecho de que sea cuerpo humano y todo se me haga familiar, y me sienta mal, pero yo no creo eso, al día siguiente, me echaron de la empresa.
    El hecho de que me echasen de la empresa por solo preguntar a que se debía mi conducta hacia el robot me hizo sospechar de que tramaban algo, así que cogí un chándal negro, y me cole en la empresa, no fue problema ya que me conocía todos los rincones, excepto la fabrica, cuando me adentre en ella todo fue un misterio, no había nada de lo que esperase ver en una fabrica, ni cintas mecánicas, ni engranajes, ni nada de eso, solamente robots en fila y una escalera hacia el piso de abajo, baje por las escaleras y me encontré muchas celdas con gente dentro, esa gente me conto que antes eran muchos mas, pero cuando estabas lo suficientemente delgado y has perdido la razón, en que día estas, quien eres etc. te llevaban ya a tu casa, decían que era un experimento para ver cuanto tiempo podía la gente permanecer sin perder la cordura.
    A mi eso no me parecía razonable porque la empresa se dedicaba a hacer robots, no ha hacer experimentos, entonces decidí investigar la zona y en unos archivos leí que en cuanto perdían la cordura lo metían dentro de robots, no me pude creer esto y libere a todos los humanos que habían en celdas cuando derepente, llego mi jefe, sin la mascara y pude ver un rostro negro, me conto que el hacia todo esto porque su familia fue esclavizada hasta el 1889, y que el quería hacer ver a los demás como era que te esclavizasen, me dijo que no había vuelta atrás y que seiba a deshacer de mi por saber esto, yo eche a correr, me encontré un extintor, le di con el extintor en la cabeza y salí corriendo de ese sitio.
    Después de denunciar a la empresa y que la desmantelasen, salve muchas vidas, pero yo me quede sin trabajo

    Cuando Chema descubrió la inteligencia artificial

    Cuando Chema descubrió la inteligencia artificial

    Son las cuatro de la tarde, en un día veraniego de abril, en la costa asturiana, más concretamente en Avilés. En esta ciudad hay muchos pabellones de exposiciones. Con uno de ellos, se topará nuestro protagonista.

    Él es Chema, nacido en 1954, y residente en Cudillero, uno de los pueblos turísticos de Asturias por excelencia. Chema va a pasar el día a Avilés y se dispone a volver a casa cuando el reloj marca las cuatro de la tarde, pero mientras está entrando por la puerta de la estación de autobuses, su línea, la Z-91 (Avilés-Cudillero), cumple con su puntualidad británica y arranca.

    Así que como Chema necesita esperar una hora más, decide pasear cerca de la estación y se encuentra con el centro cultural y de exposiciones “Oscar Niemeyer”. Allí, una chica le pregunta si le gustaría entrar a ver una exposición sobre inteligencia artificial. Chema no sabe qué hacer, si continuar con su paseo por el puerto avilesino y la ría o si entrar a la exposición. Duda y, finalmente, se decide por la exposición, aunque preguntando antes de entrar qué es la inteligencia artificial. La chica de la exposición le responde: la inteligencia artificial son aquellas máquinas o sistemas que imitan la inteligencia humana para realizar tareas.

    Jose María le pregunta si esto existe o son cosas de películas raras o videojuegos. La empleada le dice a Chema que todo eso existe y le invita a pasar para ver ejemplos y que le quede más claro. Chema cruza el puente hacia el Niemeyer y allí le espera otra empleada. Se presenta y le dice que le va a enseñar ejemplos, aparte de hacer con él uno práctico. Le dice que se llama Caroline, Carolina en español, a lo que Chema le responde: ¡normal que tú sepas de esto ya que esta inteligencia solo la utilizais allí! Ella le asegura que no y que en unos minutos comprobará que es así.

    Pasan y el primer ejemplo que le muestra es un coche. Caroline le invita a montarse y le pide que se siente en el asiento del conductor. La guía le pregunta desde el asiento del copiloto si tiene carné de conducir y si le importaría conducir un poco por Avilés. Chema le asegura que tiene carné y que no le importa hacerlo. Eso sí, le lanza una advertencia: yo no utilizo el coche porque me lío con las calles y las carreteras. Caroline le dice: no te preocupes porque el ejemplo práctico que quiero hacer contigo precisamente trata de algo relacionado con eso. La prueba empieza y Caroline le dice a Chema dónde se encuentran por si acaso: al lado del mar, en pleno centro Niemeyer. Le dice que tiene que ir hasta la calle Fernández Balsera. Chema le dice que no la conoce y que si le puede indicar cómo ir. La empleada le asegura que no se lo va a decir porque si no, pierde la gracia la prueba y que arranque. Lo hace y el coche sale del recinto.

    Chema no sabe por dónde ir y se mete a ciegas por una circunvalación de la ciudad. Mientras rodean Avilés, le dice que le diga algo, que está nervioso porque no sabe por dónde se va. Ella le dice que no y le pregunta si no se le ocurre qué aplicación usar para ayudarse, pero él le responde que no y que no tiene móvil. Caroline le insiste en que lo intente. Pasan los minutos y Chema sigue sin saber qué salida coger. Continúa por la circunvalación y, de repente, encuentra un cartel que pone “Santiago del Monte”. Se da cuenta entonces de que ya pasó Avilés y le dice que va a preguntar en el Aeropuerto de Asturias qué hacer. Chema aparca su coche en una zona que pone “espacio restringido”. No es consciente de dónde aparcó ni Caroline tampoco. Vuelve de preguntar y se dispone a arrancar de nuevo cuando llega la Guardia Civil y lo multa por aparcar en una zona prohibida. En ese momento, Caroline se compadece de Chema y finalmente le muestra Google Maps y le dice que es un ejemplo de inteligencia artificial. Chema ve cómo funciona, y piensa: la inteligencia artificial es el futuro, por ejemplo, para gente mayor como yo que se lía conduciendo. Asegura que lo utilizará más y le dice a Caroline que le ha cambiado la vida, ya que le evitará más multas y ahorrará combustible porque hará menos kilómetros al no perderse.

    Cuando coge por fin el autobús con destino a Cudillero, ya sabe lo que es la inteligencia artificial y piensa: ¡por eso los turistas que pasan por Cudillero dicen “el maps”! Ahora lo entiendo todo…

    De vuelta a casa

    De vuelta a casa

    Erase una vez dos niños llamados Leonardo y Jolyne, perdidos en un lugar que no conocían de nada, ni siquiera las estrellas que brillaban en el cielo. De repente su brazo empezó a vibrar, Jolyne miró su brazalete y vio aparecer el holograma de una mujer que les decía “Hubo un accidente en la nave en la que estabais y salisteis despedidos hacía el planeta Tierra, necesitáis ir a las coordenadas 42,356789, -5.131321 donde encontrareis la nave en la que habéis salido despedidos. Localizadla y recibireis nuevas instrucciones”.

    Leonardo vio las coordenadas que les dijo la mujer en su brazalete y una flecha que indicaba la dirección. En su camino, vieron un diminuto disco de luz en el cielo, Jolyne no pudo evitar una lágrima, cuando encima de su cabeza divisó un brazo de luz. Ya sabía dónde se encontraban y lo lejos de casa que estaban, parecía imposible que pudieran llegar; 2,5 millones de años luz era demasiado. Se secó las lagrimas y siguieron caminando hasta llegar a las coordenadas indicadas. Leonardo observó que el suelo estaba cubierto por una planta amarillenta, el brazalete les aclaró que se llamaba trigo y que se usaba para hacer comida. Antes de que el brazalete siguiera hablando, Leonardo se lanzó contra las plantas y se las comió. ¡Buff! Aquello no fue una buena idea, la piel de Leonardo pasó de su bello azul celeste a rojo, luego naranja y luego a verde… Jolyne, que conocía a su hermano, sacó de su cinturón una inyección antialérgica y la clavó directamente en el corazón izquierdo de éste, que rápidamente recobró su color.

    Finalmente vieron la nave, pero no funcionaba. Leonardo estaba furioso y empezó a dar a golpes al panel de control de la misma. Jolyne dijo, ¡espera! Y allí apareció de nuevo el holograma que les indicó que podían encontrar combustible en una enorme fábrica con grandes chimeneas, donde se trabajaba con uranio en forma de barritas. Al oír barritas, Leonardo se emocionó, ¡le encantaban las barritas de chocolate!. El brazalete se iluminó y les indicó el destino. Se dirigieron allí y vieron unas figuras espantosas, cuatro extremidades que se movían de cualquier manera y una enorme protuberancia encima de dos de ellas, ¡qué asco! Las figuras se dirigieron hacia ellos, aquello tenía mala pinta. Jolyne presionó un botón en el brazalete y desaparecieron, aquel botón evitaba que ellos reflejarán la luz, con lo cual eran “invisibles”. Cogieron las barritas y salieron de allí rápidamente.

    Tras llegar a la nave, el holograma les avisó que tendrían que llegar a un planeta gaseoso con unos tenues anillos y desde allí dirigirse a uno de sus satélites donde encontrarían algo que les ayudaría a volver a casa. Jolyne pulsó el botón de “marcha” y el panel de control mostró el mapa planetario del sistema solar y la ruta más rápida para llegar a ese satélite.

    La nave despegó, y en su pantalla se mostraban los nombres de los cuerpos celestes que se iban encontrado. Así Jolyne pudo ver un satélite llamado Luna y Leonardo a lo lejos un planeta “rojizo”, como su tarta favorita, que se llamaba Marte, alrededor del cual había dos pequeños asteroides-satélites llamados Deimos y Fobos.

    Tras dejar de lado Marte se adentraron en un cinturón de asteroides; en el cual además de cuerpos compuestos de metal y roca, vieron un planeta enano llamado Ceres. De repente ante ellos apareció un planeta enorme, que tenía una gran tormenta en forma de espiral, la “gran mancha roja” de Júpiter.

    En ese momento, la nave giró repentinamente e incrementó la velocidad hacia su destino, un satélite con estrías rojizas en la superficie llamado “Europa”. La velocidad de la nave aumentó y no respondía a ninguno de los controles de parada, aquello pintaba muy pero que muy mal. Leonardo se agarró con tres de sus seis brazos a la silla y con los otros tres se protegió el corazón derecho. El impacto fue brutal, pero no se convirtieron en miguitas, sino que atravesaron la superficie que era de hielo y se encontraron inmersos en un gran océano.

    Allí rodeada de una especie de pulpos, se encontraba una gran nave intergaláctica. Dentro de ella estaba su familia y hasta sus gatos de tres cabezas. Su padre les dijo: “comienza la vuelta a casa”. La nave despegó rompiendo aun más la corteza helada de Europa y rápidamente cruzaron el resto del sistema Solar, dejando a un lado un planeta con maravillosos anillos y una serie de gigantes helados de color azulado. Ante ellos se encontraba el último cinturón de asteroides y más allá el último confín del sistema solar donde vieron múltiples cometas.

    Al llegar al espacio interestelar la nave activó el modo intergaláctico, Andrómeda estaba sólo a un paso.

    DESHUMANIZADOS

    DESHUMANIZADOS

    ENERO
    Son las 8 a. m. y ya entro a trabajar. Más feliz que de costumbre porque el mes pasado me subieron de puesto, ahora soy encargada de planta, y noto como tengo mucho más voto en las ideas que se proponen. Trabajo en una empresa de inteligencia artificial, en mi planta estamos desarrollando un proyecto para ayudar a los ancianos que se encuentran en situaciones de dependencia y soledad, algo que me parece innovador y me motiva.
    Nada más entrar me cruzo con mi jefa. Ella es Alicia, una mujer de 40 años, es alta y morena. Al principio suele imponer su presencia, con su cara fina y sus pómulos ligeramente marcados, pero en cuanto la conoces ves que es encantadora.

    - ¡Marina, llegas tarde! - Dice Alicia guiñandome un ojo.
    - Lo sé, lo sé. Lo siento, había tráfico - Llevo utilizando la misma excusa un mes y ya no suena creíble.
    - Te están esperando en la sala 11, no les hagas esperar. - Alicia ignora mi excusa.
    - De acuerdo, mil gracias. - No sé qué haría sin ella.

    Llego a la sala y, efectivamente, me estaban esperando mis compañeros. Hoy tengo que presentar mi propuesta, la he estado preparando más de tres meses.

    - Hola, lo siento de verdad, había tráfico y he intentado llegar lo antes posible.
    - No te preocupes Marina, ¿empezamos ya? - Dice Iván, tan optimista como siempre. De verdad que nunca he visto a este hombre enfadado, ojalá tener esa calma.
    - Sí, por supuesto. - Conecto el pendrive y empiezo.

    Mi propuesta trata de crear robots con apariencia humana, capaces de cubrir las necesidades de cualquier persona. Ayudar en las tareas de la casa, en el aseo personal y ser capaz de dar entretenimiento a estas personas en situaciones complicadas. Por sus caras parece que les encanta la idea y eso me enorgullece.
    Cuando la presentación acaba todos aplauden. Me ruborizo, quizá demasiado. Durante el próximo año estaremos desarrollando la idea para poderla sacar al mercado.

    Lo primero que hago al salir es llamar a mi hermana, quedamos para tomar algo y contárselo todo. Me encanta la relación que tenemos, siempre que algo importante sucede, quedamos para vernos, nunca nos contamos las cosas importantes por Whatsapp.

    - Candela ¡Qué guapa estás! - En cuanto la veo se me ilumina la cara.apa
    - ¡Cuéntamelo ya! Estoy ansiosa por saberlo. - Responde mi hermana con verdadera intriga.
    - ¿Sabes el proyecto que te conté hace tres meses? - Empiezo con suspense.
    - ¡Sí! ¡Vamos Marina! - Odia que le haga esto.
    - Pues hoy lo he presentado y… ¡Les ha encantado! - Exclamo entre risas de emoción.
    - ¡Lo sabía! Sabía que valdría la pena. - Dice con la mirada llena de orgullo.
    - Vamos a desarrollar el proyecto durante este año y si todo sale bien se llevará a cabo en diciembre.


    DICIEMBRE
    Acabo de llegar del trabajo. El cansancio invade cada parte de mí. Me quedo mirando el pequeño árbol de navidad que hay en mi salón. Necesito silencio y espacio. Estos meses han sido abrumadores, pero a pesar del estrés estoy muy orgullosa de cómo está evolucionando todo. El proyecto ya está zanjado y ya hay algunos robots creados, la semana que viene se acabará de producir el anuncio publicitario, está previsto que llene todos los canales de televisión, e incluso todos los posts de Instagram.

    Pienso en mi abuela a menudo, todo este proyecto me ha hecho pensar mucho en ella. Mi abuelo murió hace 5 años, desde entonces vive sola. Cada vez que la voy a visitar me preocupa más, le duelen mucho los huesos y le cuesta caminar. El viernes pasado comenté su situación con mis compañeros y me dieron la oportunidad de probar uno de nuestros robots con ella, acepté. La llamé enseguida para comentarle la situación y quedó encantada. Justo hoy es cuando le tiene que llegar a casa. Así que a pesar del cansancio tomo mi café y salgo en dirección a su casa.

    - ¡Hola abuela! ¿Qué tal estás? - Nada más entrar observo el gran paquete que hay en su salón.
    - Hola, cariño, bueno… vamos tirando. ¿Este es el cacharro que me ibas a enviar? - Me responde con algo de desgana, se la ve cansada.
    - Sí, abuela, he venido a configurarlo para que puedas empezar a utilizarlo. - Le digo con ilusión intentando animarla.
    Acabo de configurarlo y me voy a casa. Te llamaré en unos días para ver cómo va todo.

    Me despierta el interminable sonido de llamada de mi teléfono. Me levanto y lo desbloqueo, 46 llamadas perdidas. Son todas de mi abuela. Un escalofrío recorre toda mi columna, ella nunca me llama por teléfono. Le devuelvo la llamada.

    - ¿Abuela? - Digo con voz temblorosa.
    - Ha llegado la nueva era. - Me responde una voz. La conozco. Se me congela el cuerpo al recordar que es la voz de su robot.

    Después de la muerte

    Después de la muerte

    No quiero seguir viviendo, sintiéndome como una persona controlada por su cerebro, quiero volver a ser yo. Quiero volver a reír, a llorar y a amar, no quiero seguir sintiéndome como un robot. Ahora ya entiendo a aquellos robots de las películas de ciencia ficción, no pueden reír, no pueden llorar y lo peor de todo no pueden amar. Solo están ahí para servir a los demás, para hacerles la vida más fácil a los humanos, para que ellos puedan disfrutar mientras los robots hacen todo por ellos sin nada a cambio. Para que entendáis de lo que estoy hablando, será mejor que recapitulemos.
    Yo soy Mario, tengo 20 años y estoy estudiando enfermería, bueno, o al menos eso intento. Si os soy sincero, no es que me esfuerce mucho por sacarme la carrera, más bien me paso la vida viajando y de fiesta, es lo único que se que se me da bien. Una mañana estaba en la universidad cuando me llegó un mensaje de mi amigo Iker, invitándome a su villa en Ibiza ese mismo fin de semana, así que al salir de la universidad me fui a casa lo más rápido que pude para comprar un billete de avión para ir a Ibiza. Una vez compré el billete, me preparé la maleta para salir a la mañana siguiente para el aeropuerto. Cuando llegué allí, Iker estaba esperándome para llevarme hasta su villa. Llegamos y me enseñó mi dormitorio y el resto de la casa, bueno “casa”, aquello parecía una mansión de lo grande que era. Tenía de todo; tenía una piscina, cinco dormitorios, un comedor enorme, una cocina con una isleta, una sala de cine, tres baños y lo más impresionante de la casa, una sala de juegos.
    Esa misma noche, nos fuimos al centro de Ibiza, donde estaba el puerto con unos barcos enormes, aquello era impresionante. Una vez allí, decidimos acercarnos a una discoteca que había cerca, ya que Iker me dijo que iban a estar unos amigos suyos que me quería presentar. Así que fuimos a la discoteca donde estaban y me los presento, la verdad que todos fueron muy majos conmigo. Tomamos unas cuantas copas y también nos dieron a probar otras cosas, en resumen, cuando salimos de allí, estábamos cruzando y me atropelló un taxi. Quedé totalmente inconsciente y llamaron a la ambulancia lo antes posible, pero cuando llegué al hospital morí por unas horas, o eso me dijeron.
    Me implantaron un cerebro artificial controlado por un mini robot, por lo tanto, cuando desperté de mi operación, no recordaba nada de lo ocurrido. Dijeron que tenía que ser paciente, que tenía que esperar a que se terminara de instalar en mi nuevo cerebro todos mis recuerdos. Cuando me dijeron aquello, quería llorar, pero no pude, era como si ya no tuviera ningún sentimiento, como si ya no fuera un humano y me hubieran convertido en un robot.
    Llevo más de un año con mi nuevo cerebro y no me acostumbro a él. No puedo llorar, nada ni nadie me hacer reír y no puedo amar a nadie, no siento nada, tengo un vacío enorme y no se como volver a ser yo. Él es el que me controla a mi no yo a él, y según el doctor, tendría que haberme acostumbrado hace ya medio año. No quiero seguir viviendo, sintiéndome como una persona controlada por su cerebro, quiero volver a ser yo. Quiero volver a reír, a llorar y a amar, no quiero seguir sintiéndome como un robot. Ahora ya entiendo a aquellos robots de las películas de ciencia ficción, no pueden reír, no pueden llorar y lo peor de todo no pueden amar. Solo están ahí para servir a los demás, para hacerles la vida más fácil a los humanos, para que ellos puedan disfrutar mientras los robots hacen todo por ellos sin nada a cambio.

    Distopía científica ¿O no?

    Distopía científica ¿O no?

    LUNES, 27 DE MARZO, AÑO 2700:

    8:00 am: Después de haber estado más de 2 horas analizando plantas llega el descanso. Abro el periódico en la primera página y leo el titular: Hoy, 27 de marzo de 2700, se cumplen 500 años desde la extinción de unos seres vivos llamados animales. La mayoría de gente hoy en día pasaría esto por alto, la mayoría son unos ignorantes, pienso. Estaba a punto de comenzar a leer cuando noto la respiración de alguien detrás mía. Me giro y veo a un hombre con una apariencia de alrededor de 70 años, nunca antes lo había visto y eso me extrañó. El señor ojeaba el artículo por encima de mi hombro y murmuró que sabía información sobre los seres llamados animales. Le miré con curiosidad, este comenzó a caminar mirándome de reojo en señal de que le siguiera.

    10:00 am: Subimos al piso de arriba y entramos en una sala extraña que nunca había visto llena de dibujos y notas viejas. Me indica que me siente en una silla y al sentarme me coloca un casco. Iba a preguntarle para que servía el casco, pero de repente todo se puso negro.

    MARTES, 28 DE MARZO DE 2030:
    12:00 am: Abro los ojos aun aturdido e intento recordar todo lo ocurrido en los últimos 30 minutos. Me levanto bruscamente buscando al misterioso hombre de antes, pero en lugar de ver la sala llena de anotaciones y bocetos estoy en un prado de hierba. Miro alrededor y veo una pequeña caseta roja, corro hacia allí en busca de ayuda. Llamo a la puerta y me abre un señor con unas ropas un tanto anticuadas, pero mientras intento hablar con él me fijo en una bola peluda que hay detrás suya. Mi cerebro no asimila que ahora mismo, tenga a 2 metros a un Canis familiaris, también conocido como perro. He leído mucho sobre ellos y como ayudaban al hombre hace 500 años. Leí en un libro antiguo que los animales también son seres vivos, ya que están hechos de células, se pueden reproducir, evolucionan y se adaptan a las condiciones, tienen mecanismos de regulación, poseen metabolismo y se pueden mover.

    2:00pm: Resulta que el hombre que me ha ayudado es un granjero, me ha explicado que cuida de animales y cultiva. También me ha llevado a ver su ganado, que es el conjunto de animales que tiene en su granja. Hay Ovis orientalis aries, Sus scrofa domestica y Bos taurus. Nunca pensé que podría ver unos y menos tocarlos. El grajero también me explicó que había tipos de especies dentro de los animales, están los generalistas que pueden vivir en muchos lugares, ingieren una gran variedad de alimentos y toleran las diferentes condiciones ambientales, en cambio los especialistas solo pueden vivir bajo condiciones ambientales y alimenticias muy concretas.

    5:00pm: El granjero ha ido a pasear a algunos animales así que yo me he quedado en la caseta. Miro la fecha que pone en el diario, aún no me creo que este en el 28 de marzo de 2030. Me siento en una butaca y cojo un libro de la estantería para leer. Es sobre la flora y la fauna de un lugar llamado Ártico, recuerdo que esta zona desapareció hace años debido al cambio climático. Según lo que el libro cuenta la vegetación era muy escasa debido al clima, lo que más abundaba eran musgos, hongos, bacterias de suelo, plancton, algas marinas y bacterias acuáticas. Por otro lado, los mamíferos tenían un pelaje grueso y blanco, esto le ayudaba a camuflarse y a cazar más fácilmente. Los más conocidos eran el oso polar, el reno, el león marino, los pingüinos y las ballenas.
    Cierro el libro pensativo, en el futuro apenas hay biodiversidad, ya que no hay mucha variedad de vida, pienso. La mayoría de seres vivos se han extinto o apenas quedan en los ecosistemas. Por otro lado, nos enfocamos más en estudiar los biotopos que la biocenosis, ya que este es el medio en el que se hayan elementos no vivos como la lluvia o el viento. Este está compuesto por el medio, es decir, el fluido que envuelve a todos los organismos, el sustrato, que es la superficie en la que viven los seres vivos y los factores abióticos y bióticos; lo primero es todo aquello que carece de vida y exista de forma natural, y los bióticos poseen vida y se reproducen.

    7:00pm: Dejo el libro en una mesa y me acomodo en la butaca. Estoy cansado, hoy he visto cosas que nunca pensé que podrían llegar a ser realidad. Suspiro y cierro los ojos, todo se vuelve negro... como al comienzo de día.

    Doctor P

    Doctor P

    DOCTOR “P”
    Pol es un niño de 8 años, muy alegre e inteligente, le gustan los deportes y ama a su abuela con todo su corazón. Este finde, iría a visitarla y estaba muy contento. Su abuela tiene Parkinson, una enfermedad que actualmente tiene tratamiento pero no cura. Pol sabe que su abuela tiene una enfermedad sin cura, por eso quiere remediarlo pero sabe que no puede.
    -De mayor, descubriré la cura para el Parkinson –dijo Pol con una sonrisa.
    -Qué cosas tienes, anda vamos a dar un paseo --respondió su abuela riéndose. […]
    Pasaban los años, y Pol ya llegó a la secundaria. Él quería ser científico y médico, para descubrir esa cura que le prometió a su abuela, y también para poder tratar a pacientes específicos con Parkinson.
    Desde 1 hasta 4 de ESO siguió teniendo notas excelentes y era un gran estudiante, y por supuesto, nunca dejó de creer en su sueño, en su meta, en su futuro…
    Cuando Pol tenía 16 años, busco un pequeño trabajo para poder cobrar algo y ayudar a pagar la universidad y la carrera. Sabía complementar los estudios con el trabajo, y también sacaba tiempo libre para poder buscar información sobre el Parkinson.
    Aprendió que el Parkinson surge cuando las neuronas no generan suficiente dopamina. Y que algunos casos son genéticos. […]
    Llegó el momento de la EBAU y Pol sacó una nota excepcional, 12,37. Estaba especialmente contento, ya que entraría a la carrera que él quería para así cumplir su sueño de ayudar a las personas con Parkinson, sabía que cuando fuese a visitar a su abuela ella estaría orgullosa de él. Y para finalizar sus profesores le afirmaban tener un coeficiente intelectual, y un potencial de estudio abismales.
    Pol pasó varios años estudiando su carrera de medicina e investigación. Investigó sobre todo los síntomas del Parkinson, las causas, las consecuencias, los pros y los contras, su medicación y tratamiento. Lo investigó todo.
    Una vez acabada su carrera, Pol se puso manos a la obra, para encontrar algún tipo de medicación o tratamiento que hiciese que las neuronas generasen y produjesen más dopamina, para así acabar con la enfermedad del Parkinson.
    Se fue a vivir a Estados Unidos para así trabajar para la iniciativa ASAP (Aligning Science Across Parkinson´s) en la que pasó muchos años de aprendizaje e investigación. Allí hizo muchos amigos, los cuales bromeaban con que Pol trabajaba día y noche en el centro de investigación.
    Al cabo de unos años, Pol descubrió que para la producción de la dopamina, era necesario eliminar los azúcares, de esta manera, Pol administró dosis de prueba las cuáles hacían que gran parte del azúcar del cuerpo se expulse a través del sudor o de la orina. De esta manera, consiguió resultados, con mayores de 65 años que padecían Parkinson. Cesaban los efectos de movimientos involuntarios y demás síntomas, haciendo que los pacientes vivieran casi sin notar su enfermedad.
    Desde ese momento se encargó de los pacientes de uno de los hospitales más importantes de Nueva York, y siendo un miembro importante del GP2 (Global Parkinson´s Genetic Program). Y así se conoció en el mundo y en el resto de la historia de la humanidad como “Doctor P” de Pol y de Parkinson.
    Bravo 1º ESO/A Compañía de MarÍa La enseñanza.

    EL AMOR QUE MATÓ AL HOMBRE

    EL AMOR QUE MATÓ AL HOMBRE

    Era un domingo por la mañana, soleado. El reloj marcaba las doce y en la calle sonaban campanas de fiesta. La plaza de la iglesia estaba a rebosar de matrimonios que fingían ser felices y niños que correteaban con sus ropas de marca recién estrenadas.

    Narciso Vadillo los observaba desde la ventana de su estudio, situado en el quinto piso de un edificio de escaleras chirriantes y vecinos de humor complicado. Apretando los puños comprobaba cómo aquellos patéticos pueblerinos creían que sus míseras vidas tenían algún tipo de relevancia en el mundo. Eran unos seres mediocres que estaban condenados al olvido. No había nada que Narciso detestara más que la ingente ignorancia que poseían las gentes de aquel pueblucho.

    Se alejó del cristal y bajó la persiana con un tirón iracundo, provocando un estruendo metálico. Dejándose caer en su silla de madera, decepcionado y molesto, se preguntó por qué dejaba que las nimiedades como aquella le afectaran. Se tuvo que recordar que él no era como ellos; que él era diferente, un ser aventajado que en nada se asemejaba a aquellos individuos ordinarios y corrientes.

    Abrió el segundo cajón de su escritorio con esfuerzo, era viejo y le faltaba aceite. De su interior sacó un destornillador con el mango desgastado y una caja de tornillos pequeños. Los dejó con delicadeza sobre la superficie de madera, ya algo más calmado. Trabajar era lo único que le ofrecía consuelo frente a la realidad inevitable de una sociedad decadente.

    Se giró hacia su proyecto, una obra maestra de acero y estaño, dispuesto a ofrecerle sus últimos detalles. Era el proyecto de su vida. Un robot idéntico a él. En él guardaría su alma. Así el mundo podría disfrutar de su mente brillante durante toda la eternidad. Su cuerpo moriría, pero su esencia quedaría dentro de aquel robot. Su mente inmortal quedaría congelada para siempre y nadie notaría la diferencia, porque era idéntico a él.

    Tardó años en diseñar aquella obra. Pero ahí estaba. Era como mirarse en un espejo metálico.

    Ese sería su regalo a la humanidad. Algo que probablemente no mereciera ni supiera apreciar; pero se mostraba incapaz de privar a las futuras generaciones de un talento como el suyo. De un don incomparable. Su virtud habiendo adquirido plasticidad.

    Sonrió, colmado de felicidad. Sería más rápido e inteligente que la guadaña. Rio. Sería más listo que la muerte. Más listo que las leyes de la física y del tiempo. Las burlaría todas.

    Separándose de él, contempló su majestuosidad y perfección; y no pudo evitar acariciarle con las manos temblorosas la placa lisa y plateada que hacía de mejilla, en un gesto íntimo y lleno de dulzura.

    Nunca había experimentado una sensación semejante a aquella. ¿Era amor? Nunca había sentido amor por nada ni nadie. Aquella era la primera vez. Y lo sentía… ¿hacia sí mismo?

    Estaba enamorado. Sí, de su propia imagen, pero, al fin y al cabo, era amor.

    Deslizó la mano, bajando por su cuello, hasta llegar a la zona donde (si lo tuviera) estaría situado su corazón.

    No lo pudo evitar. Se dejó llevar por sus emociones y le confirió un apasionado beso. Un beso de amor sincero. Un beso eterno. Sintió la gelidez del metal del que estaba hecho el humanoide en sus labios, pero pronto esa gelidez se convirtió en fervor.

    Tanta efusividad emanó que, sin percatarse, le propinó un leve empujón a su, por ahora, inánime amado, pero que fue suficiente para que se desplomara estrepitosamente, chocando de forma atronadora contra el suelo de su estudio, y fracturándose en cientos de diminutas piezas metálicas.

    Y todo por su culpa. Él era el causante de la muerte de su amor. No se lo podría perdonar nunca.

    El contacto de la electricidad procedente de los circuitos internos de la, ahora fragmentada, obra con una de las tablas del suelo de su estudio carcomida por las termitas, culminó en una bola de fuego incandescente que extendía su dominio por la habitación.

    Narciso suspiró y se dejó caer de rodillas, mientras observaba sin inmutarse la catástrofe que acababa de provocar. No pudo (o no quiso) hacer nada por evitarlo.

    El fuego llegó hasta él, primero por su pantalón de algodón y luego por su camisa blanca. Y mientras que inhalaba el olor agrio del fracaso, y al igual que en el mito griego de Narciso y Eco, Narciso Vadillo moría por su propio reflejo, y con él sus esperanzas de tener una vida inmortal.

    El apagón digital

    El apagón digital

    Era una tarde extraña. Era una tarde cualquiera, pero no parecía una tarde más. La oscuridad que había, a las 5 de la tarde, no era algo habitual en su ciudad y menos en aquella época del año. Tal vez era un presagio de que algo raro iba a suceder.

    Luca se despertó sobresaltado. El sonido del agua cayendo sin parar rompía el silencio y la tranquilidad que se respiraba cuando entró en su habitación al mediodía. Se había sentado a ordenar sus papeles, pero claramente se había quedado dormido en el sillón. Estaban siendo unos días extremadamente agotadores. Aquellas malditas luchas estaban acabando con él.

    Se tumbó en la cama y pensó en descansar el poco tiempo que le quedaba antes de volver al campo de batalla, pero su cabeza no dejaba de dar vueltas. Era incapaz de conciliar el sueño y su mente no podía descansar. Ya había demasiado ruido y no cesaba de llover, así que decidió comenzar a escribir a su escuadrón.

    Sin dudarlo un momento, el primer mensaje fue para el Sargento Nick. Era quizás su mejor amigo dentro del batallón. Los dos compartían muchas aficiones y, por qué no reconocerlo, lo que más les unía era su corazón y su sangre azul. ¡Cuántas tardes habían estado pegados juntos a sus monitores siguiendo al equipo de sus colores entre batalla y batalla!

    El sargento Nick contestó casi inmediatamente. Parecía que los mensajes del comandante Drik (así era conocido Luca dentro del batallón) eran una prioridad para él. Durante unos minutos hablaron de cosas sin importancia, pero enseguida se pusieron a idear su estrategia para esa noche. Estaban convencidos de que la batalla de entonces iba a ser la batalla final, la madre de todas las batallas. La oscuridad era cada vez más cerrada a pesar de las tempranas horas y eso les excitaba. Todo se confabulaba a favor.

    Drik siempre prefería comentar primero con Nick la estrategia que seguir en cada batalla. Quizás había gente más experimentada en el grupo, pero por algún motivo él valoraba más las opiniones de Nick y, para ser sinceros, siempre que seguía sus consejos parecía que todo salía mejor. Nick era muy cerebral, pensaba mucho antes de actuar, y eso Drik lo valoraba. Sabía que él era impulsivo y necesitaba a alguien que le diera un poco de calma y cordura.

    Después de unas horas hablando, ya todo estaba preparado y bajo control. Solo faltaba reunir al resto del pelotón y comunicarles qué estrategia seguir. La hora se estaba acercando y los nervios y la excitación iban en aumento, al igual que la tormenta del exterior.

    Entre los dos contactaron con todo el equipo. La hora X estaba al caer y debían estar preparados, así que, llegado el momento, Luca planteó su pregunta: ¿listos para la batalla final? Todos contestaron rápidamente: Sí, comandante.

    Luca cogió sus gafas y su fusil y respiró profundamente. Estaba nervioso. Confiaba en su batallón, pero sabía lo mucho que estaba en juego. Llevaban cuatro noches de duras batallas y aquella podía significar el triunfo, pero algo raro se respiraba en el ambiente y le hacía tener dudas. Pensó: solo es una tormenta, eso no puede asustarnos, y se dijo a sí mismo: relájate Luca, hoy es el día.

    En cuanto entraron en el campo de batalla los nervios desaparecieron. Cada uno tenía muy clara su misión: primero atacaron la central de reservas (quince enemigos abatidos, todo iba según lo previsto). De allí, al centro de comunicación. Las cosas no podían ir mejor: lanzaron tres granadas y se hicieron con él (otros veinte habían caído). Solo un pequeño contratiempo: el teniente Mick estaba herido, pero no era de gravedad, su vida no corría peligro, podían estar tranquilos… Solo les quedaba el objetivo final y la batalla sería suya, pero de pronto…¡Oh no! Un tremendo rayo acaba de iluminar la ciudad para dejarla después en la mayor de las oscuridades…

    Luca se levantó rápidamente del sillón, no podía ser, no se veía nada. Buscó en el cajón un mechero y se dirigió corriendo a la puerta. Subió los plomos de la luz y volvió corriendo a la habitación, pero nada… Todo estaba perdido. La pantalla estaba bloqueada. Solo quedaba una opción: reiniciar la partida, porque el progreso se había perdido.

    El Cambio Inesperado

    El Cambio Inesperado

    Es el año 2094, Fernanda se prepara para ir al colegio. Como es de costumbre, al salir de casa se pone su chaqueta con turbinas compactas para poder volar al colegio. Por suerte, llega a tiempo sin que los robots guardias de la entrada la deje esperando fuera.

    Es el primer año que todos los colegios del país han conjuntamente decidido suplantar a los profesores humanos por robots. Al principio, este cambio generó mucha polémica entre los padres, alumnos y profesores. Surgieron quejas de personas que decían que un robot no podría cuidar de los niños, mucho menos educarlos para ejercer profesiones útiles en un futuro, sin embargo, no hubo otra opción más que adaptarse al cambio.

    Los robots son máquinas sumamente avanzadas, que, gracias a la inteligencia artificial, tienen la capacidad de comprender cuestiones complejas que puedan plantearse los humanos, y proporcionar una solución efectiva y racional. El objetivo de los desarrolladores de los robots es que poco a poco, aunque sigan siendo controlados por los humanos, estos androides puedan hacer las tareas de los humanos sin problema alguno, y las personas puedan vivir sin preocupaciones. Se decidió empezar este cambio en los colegios para poder corregir fallos de los robots y hacerle las actualizaciones necesarias antes de que se encarguen de otras áreas.

    La primera clase de la mañana era matemáticas, la favorita de Fernanda, o eso pensaba hasta que se fueron los profesores reales. A diferencia de la mayoría de los chicos, Fernanda no estaba a gusto con el cambio y pensaba que las clases se habían vuelto monótonas y aburridas. El robot no le gusta porque no hace gracia y solamente se centra en el temario y las dudas de clase. Aunque Fernanda entendía que al ser un robot no tiene la capacidad de pensar como ella igual echaba de menos como solía ser el colegio.

    A lo largo del día, Fernanda siguió pensando en lo mismo y esa noche en la cena lo conversó con sus padres. Juntos llegaron a la conclusión de que a pesar de que la intención de los grandes desarrolladores de tecnología fuera buena, la idea era utópica y el querer que todo el mundo disfrute de una vida en la que sea básicamente como estar de vacaciones no es realista.

    Esto llevó a Fernanda a pensar que tal vez, si organizaban una campaña en la que se limitara el trabajo de esto robots a tareas que complicaban demasiado la vida del día a día de los humanos, las cosas podrían volver a como eran antes, que los profesores regresaran al colegio, y que mucha menos gente perdería su empleo en el futuro.

    La siguiente semana organizó mejor sus ideas para la campaña y junto con más gente que compartía su punto de vista enviaron una carta a varias empresas y comenzaron a hacer publicidad para su causa. Poco a poco la gente se unió y con la persistencia y el apoyo de todos, lograron que el gobierno convocase una votación para escuchar las opiniones de la gente y ver que sería lo mejor para todos.

    La votación estuvo abierta por varios días, y al concluir, se reveló que la mayoría de personas prefería conservar su trabajo antes que cedérselo a una máquina. A pesar de mostrar gratitud al servicio que proporcionan las tecnologías modernas, expresaban que trabajar les hacía sentir útiles y como que su trabajo era importante para los demás. Al ver estos resultados, el veredicto final fue que los robots podrían asistir a los humanos en sus áreas de trabajo pero sin ser autónomos, es decir, tenían que hacer caso a lo que le ordenase la gente que los manejaba.

    Este acuerdo logro satisfacer a todos, los profesores volvieron a trabajar y a enseñar a los niños en los colegios, además, teniendo la asistencia de los robots para ayudarles si lo necesitaban. Fernanda acabó de vuelta en el colegio con la motivación que siempre había tenido y orgullosa de si misma por haber sido parte de una causa tan importante para su país.

    El descubrimiento del planeta Marrón.

    El descubrimiento del planeta Marrón.

    Una mañana Mateo se despertó con ganas de ser astronauta por qué había soñado que formaba parte formaba parte de una tripulación que la NASA había enviado al espacio. Esa tripulación tenía una misión muy importante que consistía en llegar lo más lejos posible de la tierra y descubrir qué hay más allá. Era una misión muy peligrosa y arriesgada pero la NASA confiaba en todos ellos porque eran auténticos profesionales. Ya habían mandado antes Naves espaciales sin tripulación pero esta era la primera vez qué había tripulación en una misión como esta.

    Cuando despegaron se dieron cuenta de que no llevaban comida por lo que tenían poco tiempo. Intentaron enviar naves con alimentos para ellos, pero fue muy difícil. Continuaron con el viaje sin alimentos. Era un gran problema pero aguantarían unos cuántos días sin comer. Habían pasado ya por varios planetas, y habían llegado hasta él Cinturón de asteroides. Poco a poco iban perdiendo la comunicación con la tierra. Mateo estaba intentando encontrar una solución porque estaban hambrientos. No encontraba ninguna pero mientras estaban avanzando cada vez más con la nave, tuvieron varios problemas. Estaban ya muy lejos de la tierra y la tripulación estaba desesperada.

    Avanzando y avanzando descubrieron un planeta en el que podría haber vida y fueron a investigarlo. Era un planeta parecido a la Tierra donde parecía que habitaban animales. Llegaron hasta ese planeta donde encontraron una especie de seres humanos un poco diferente a nosotros. Ellos eran muy amables pero tenían algunos rasgos que nosotros no teníamos como por ejemplo que ellos respiraban por el ombligo y tenían los ojos en la cabeza por lo que tenían que ir siempre agachados. Solucionaron el problema de la comida porque allí había comida pero un poco más extraña. Crearon nuevos sistemas de transporte hasta ese planeta y de ese planeta a la tierra. Llamaron a ese planeta como el planeta marrón. El sistema de transporte era un túnel que pasaba de un planeta a otro y por lo tanto había que hacer coches más rápidos que fueran a la velocidad de la luz. Allí había nuevas tecnologías que les ayudaban.

    Cómo estaban más lejos del Sol hacía más frío pero inventaron un sol artificial que daba un poco menos de calor. En ese planeta no existía el dinero, todo era gratis. Salieron de ese planeta a descubrir nuevas cosas pero se cayeron en un agujero negro. Dentro del agujero negro había planetas enanos que se habían quedado atrapados, era como otra galaxia. Eso les provocó mucha incertidumbre porque no sabían dónde estaban ni cómo volver. Desde allí intentaban contactar con la tierra pero era imposible estaban demasiado lejos. Consiguieron salir gracias a la ayuda de los habitantes del planeta marrón que les ayudaron con sus nuevas tecnologías. Ellos sabían de nuestra existencia pero no se quisieron meter en nuestro planeta porque pensaban que era peligroso.

    La misión continuaba y seguían buscando más planetas extraños. Ellos están muy alejados de los dos planetas. Encontraron más planetas y les pusieron nombres. La nave estaba aguantando mucha presión y necesitaban mucho oxígeno, cada vez tenían que recargarle. Había otras muchas galaxias que desconocían lo que había pero no se rendirían y con mucha más tecnología juntando las de la tierra y el planeta marrón conseguirían llegar a otras galaxias diferentes. En ese planeta estaban trabajando las 24 horas del día todas las personas, hasta los niños. Por eso tenían esas tecnologías tan avanzadas. Ese planeta llevaba ahí mucho tiempo y todavía no lo habíamos descubierto esto es un gran avance para la tierra.

    Mateo dice en la nave espacial: con mucho más esfuerzo podremos llegar a descubrir nuevos planetas y nuevas galaxias. Hubo muchas cosas que al equipo de Mateo les detuvo, como por ejemplo que se les rompió una ventana de la nave y casi se quedan sin oxígeno pero menos mal que les acompañaba un Astronauta con ellos que lo arregló. Si no se podía haber sido su fin y el fin de la misión. Otro problema fue que un astronauta salió de la nave para coger una cosa pero se les soltó el tubo de oxígeno y tuvieron que ir a por él pues sino hubiera muerto. Tuvieron muchos problemas más de ese estilo. Y por fin Mateo y su tripulación lograron volver a la Tierra, con el descubrimiento del planeta marrón.







    Fin

    El Destello Estelar

    El Destello Estelar

    Hoy, 24 de julio de 2025.
    Llevamos 184 días con el Proyecto Alien en marcha. Estamos atrapados en el
    departamento científico “El Destello Estelar”. Llevamos medio año encerrados
    aquí, en medio año se pueden hacer muchas cosas, pero en nuestro caso
    una de las cosas que no podemos hacer es vivir.
    “El Destello Estelar” es un departamento científico situado en Inglaterra, este
    departamento parece un laberinto, hay más de 40 pisos de altura con más de
    100 habitaciones por piso, nosotros solo hemos podido avanzar hasta el
    décimo piso en medio año. El objetivo es llegar al último piso, al piso 40, y
    entrar en la habitación 39 25 donde está la sala central del departamento. “El
    Destello Estelar” cuenta o mejor dicho contaba con grandes científicos hasta
    que sucedió la tragedia.
    Era un 30 de junio, yo y mi clase íbamos de excursión al departamento “El
    Destello Estelar”, una vez en el departamento nos hicieron un tour por la
    planta baja. Todo iba bien, nos divertíamos mucho viendo experimentos de
    “rango D”. Según el jefe de la planta 0 el edificio estaba distribuido por rangos
    de experimentación, de la planta 0 a la 10 “rango D”, de la planta 10 a la 20
    “rango C”, de la planta 20 a la 30 “rango B”, y de la 30 a la 40 “rango A”.
    Nosotros nos sorprendimos mucho cuando nos dijo lo de los rangos, pero
    seguimos con el tour sin centrarnos mucho en los rangos, hasta que de
    repente escuchamos un ruido muy fuerte que provenía de plantas de más
    arriba. Cuando sonó la alerta, la gente se puso como loca, todos corrieron y
    gritaban de pánico, nosotros intentamos escapar y salir del departamento,
    pero ya era tarde. Las puertas de seguridad se habían cerrado para proteger
    a los de fuera del departamento, de cualquier experimento fallido. Según el
    jefe de la planta 0 la explosión provenía de la planta 35 donde según él había
    un proyecto que se llamaba “Proyecto Alien”. Él decía que era una especie de
    robot que salió mal y lo llamaron “Proyecto Alien”. El jefe dijo que si la cosa
    no iba bien, tendríamos que subir hasta la última planta que es donde está el
    sistema neuronal del robot. El robot con la explosión hizo que los ascensores
    dejarán de funcionar y liberó algunos proyectos fallidos que había en la planta
    37.
    Por eso estamos aquí encerrados, sin poder subir plantas porque hay
    obstáculos que superar. Ese día nos dividimos en grupos, yo pertenezco al
    grupo de asalto es el que se encarga de despejar los pisos de más arriba

    para poder llegar al piso 40. El otro día encontramos un atajo para subir pisos
    más rápido y hoy intentaremos llegar al piso 30, sé que es complicado, pero
    yo creo que lo lograremos.
    Hoy es 30 de julio de 2025.
    Hemos llegado hasta el piso 30, hemos tardado bastante, pero lo hemos
    conseguido. Por desgracia, hemos tenido tres bajas. Todos tienen miedo y ya
    no quieren avanzar hasta que hayan pasado unos meses, pero yo no tengo
    tanto tiempo, necesito salir como sea. Por esta razón, esta noche intentaré
    desactivarlo, no se puede usar el atajo que habíamos encontrado con
    anterioridad, porque está lleno de escombros por la explosión. Así que me
    tocará ir piso por piso sin saber con qué me voy a encontrar. Lo más sensato
    es evitar enfrentamientos, me esconderé y avanzaré lo más rápido posible.
    Hoy es 15 de agosto de 2025
    Solamente me falta un piso para llegar al piso 40, aún no me he encontrado
    con el robot del “Proyecto Alien” y espero que siga así, no me encuentro
    cansado ni nada por el estilo, creo que debería seguir avanzando.
    Hoy es 17 de agosto de 2025
    ¡He llegado al último piso por fin! Pero me doy cuenta de que el robot está
    aquí en este piso, llevo 3 horas observando y no se ha movido para nada
    parece que protege algo, pero no sé el qué, mi intuición me dice que protege
    la habitación 39 25 lo que me da a entender es que es inofensivo, me
    dispongo a ir a la habitación.
    El robot está delante, pero no se mueve. Intento apartarlo de la puerta, pero
    yo solo no puedo, pesa mucho. Consigo pasar por debajo de sus piernas y
    ahí está el sistema neuronal del “Proyecto Alien” lo desactivo y ¡pam! Las
    puertas de seguridad desaparecen y entra un equipo de rescate a por
    nosotros, es el fin de esta pesadilla.

    EL DESTROZO DEL PLANETA TIERRA

    EL DESTROZO DEL PLANETA TIERRA

    Hola soy Juan Manuel, para mis amigos Juanma, y hoy os contaré mi historia como científico y como me fue.

    Esta historia comienza sobre el 2430. Cuando participé en una clase de ciencias en secundaria. La verdad es que me gustó bastante y, al cabo de los años, decidí que sería científico.
    Decidí ir por la rama de Astronomía porque el tema del espacio me daba mucha curiosidad y me gustaba bastante.

    Hice el bachillerato científico, después continué en la universidad haciendo una carrera de 6 años y, cuando tenía 26 años, unos científicos muy conocidos, me propusieron ir con ellos para trabajar como astrónomo. Obviamente les dije que sí.

    Después de tres años trabajando con ellos, descubrimos muchas cosas: nuevas estrellas, agujeros negros, etc.

    Un día, mirando por el telescopio más potente del mundo, me fijé que justo en el borde del sol había una esfera, y grité:

    ¡CHICOS CREO QUE HE ENCONTRADO UN NUEVO PLANETA!

    ¿Enserio, Juanma?

    Si, si. ¡Mirad!

    ¿A ver? ¡Ostras, es verdad! Parece un planeta. Pero... nunca lo había visto.


    Al cabo de los meses conseguimos más información de ese supuesto planeta: era como la tierra. Pudimos observar que había agua, tierra y creemos que había vida, pero no humana. Este planeta era como la tierra hace cinco o seis mil años atrás.
    El supuesto planeta estaba en la misma ubicación que la tierra pero al otro lado del sol. Por eso nunca nos dimos cuenta de que estaba ahí.

    Al cabo de los años, otros científicos del grupo descubrieron gracias a unas grabaciones, sonidos que provenían de debajo del mar. Estos ruidos eran de un animal desconocido.
    Durante muchos meses de estudio sobre el supuesto animal, descubrieron que era un monstruo marino que se despertó por un movimiento sísmico cerca de el.
    Un día unos turistas lo vieron salir a la superficie. Se comió a un barco de un solo mordisco! Éstos lo grabaron y gracias a esa grabación supimos cómo era el monstruo.

    Decimos que nos teníamos que ir del planeta tierra, y pensamos a qué planeta nos teníamos que ir, y dije:

    ¡Lo tengo! Nos iremos todos los humanos al planeta que descubrí hace unos años atrás al que se parecía a la tierra

    ¡Pero Juanma, es una idea muy loca! Sería una tontería, allí no tenemos nada, no sabemos si es seguro.

    Es lo mejor que podemos hacer. - Dije yo

    Contactamos con la Nasa y estuvimos hablando. Nos aprobaron la idea de irnos a ese planeta.

    Después de unos meses, por la mañana decidí salir a la calle un rato y pensar que haremos en un futuro. Me dirigí hacia la playa, porque ese era mi sitio favorito desde pequeño. Unos señores se acercaron a mi, me taparon los ojos y me durmieron.
    Al cabo de un tiempo me desperté en un bosque y los tenía a ellos delante. Y me dijeron

    A ver Juan Manuel, o nos sacas del planeta tierra contigo o te matamos.

    Sólo podemos ir los más listos por ahora, luego ya iréis vosotros.

    No, no, no, o vamos contigo al mismo tiempo o tú no llegas vivo.

    Bueno me lo pensaré.

    Bien pensado Señor Manuel. Un placer haber hablado contigo.

    Me durmieron otra vez y cuando desperté estaba otra vez en la playa.
    Me dirigí hacia el laboratorio, mis compañeros se preocuparon.

    ¿Juanma, dónde estabas,? ¿Por qué tardaste tanto tiempo?.

    Estuve contemplando el mar y me quedé pensando, no es nada.

    Llegó el día de irnos. Nos montamos en la nave, unas 15 personas, más los dos señores que me amenazaron, más o menos por la mitad del trayecto matemos a los dos señores… cuando los íbamos a tirar fuera de la nave, uno de ellos abrió los ojos, le metí una patada en la cara del susto, nos pusimos los cascos y los trajes, abrimos las compuertas y al fin los tiremos al espacio.

    Al cabo de las horas llegamos al planeta, aterrizó la nave, yo salí primero por haber descubierto el planeta.

    -Quien sale primero -Dije yo
    -Tu Juanma, te esforzaste y encontrastes este planeta, así que te mereces salir primero.

    Se lo agradecí de corazón, y me dispuse a dar el primer paso en el planeta. Era exactamente como el planeta tierra pero sin humanos, tan bonito. La verdad es que me dolió pensar que los humanos íbamos a destrozar ese planeta por solo ser humanos y ser como somos, montemos las cabañas y empezamos a vivir ahí. Al cabo de los meses empezaron a llegar más humanos y más famosos.

    Hasta aquí mi historia de cómo me fue como científico, ahora que tengo 70 años puedo decir que tuve una buena vida. Lo malo es que todos mis compañeros están muertos, pero la vida sigue.

    Héctor Lozano .

    El Evento

    El Evento

    Sus botas chapoteaban al son de la melancólica armonía de los primeros pájaros de la mañana, mientras el petricor de la lluvia inundaba sus fosas nasales junto con un olor a rancio. Caminaba a paso ligero, pero desprendiendo una estela de elegancia a medida que se adentraba en las tumultuosas calles de los suburbios de Fallendock, una pequeña y acomodada ciudad alejada de las grandes metrópolis. Aunque se sintiera fuera de lugar, la gabardina beige que casi le llegaba hasta los talones, le permitía mimetizarse con el entorno de los desvencijados barrios.

    Sin previo aviso se paró en seco con una precisión milimétrica, si no llevara aquellas gafas detectivescas puestas, seguramente se habría percibido un atisbo de ímpetu en su mirada. Sin embargo, nadie la prestó atención, como si fuera una sombra moviéndose en la clandestinidad, al igual que nadie advirtió el momento en el que se agazapó para obtener una muestra del agua que empapaba el suelo, proyectando el reflejo de lo que una vez fue y ya no podría ser. Un mundo colorido del que emanaba felicidad y paz. Cuando introdujo la muestra de agua en una proveta con un guante de piel sintética para no contaminar la muestra, su mirada transitoria recorrió sus alrededores para identificar visitantes indeseados.

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 7%

    Se guardó la proveta en un bolsillo de la gabardina, que estaba a pocos centímetros de tocar suelo, y reanudó la marcha. Entonces, recordó la primera regla: “Cuando vaya a ocurrir un Evento debes alejarte lo máximo posible. Nosotros los evaluamos, no nos ponemos en riesgo.”

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 29%

    El programa informático que había diseñado le narró el siguiente paso a través del pinganillo. Si el Evento se trataba de un Dientes de Sable debía de buscar un techo bajo el que esconderse inmediatamente.

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 63%

    Aceleró el paso, la gente, consciente de su inquietud, empezó a meterse en sus casas.

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 87%

    Fue acorralada por un grupo de 5 personas, que por el gesto de sus facciones contraídas por la rabia, no daban una sensación necesariamente acogedora.

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 98%

    Casi sin percatarse fue atacada por las espaldas por el primero de ellos. Casi.

    ANÁLISIS DE MUESTRA AL 100%: NIVEL DE SOLIDIFICACIÓN ELEVADO

    Se agachó en el momento justo para que el golpe pasara rozando su cabeza y aprovechó el impulso del atacante para tomarlo por el brazo y lanzarlo sobre su cabeza. Sin más reparos, lo tomó por el cuello torciéndole el brazo contra la espalda y lo inmovilizó formando un escudo humano contra los otros agresores.

    —Se acerca un Dientes de Sable —dijo con despreocupación, como si fuera algo cotidiano que estuvieran a punto de caer del cielo estalactitas gigantes de hielo—. ¿De verdad queréis estar aquí cuando llegue? Pensaba que los cazarrecompensas de Ping eran más audaces, ¡qué decepción!
    —Entonces, uno de los pandilleros dio un par de pasos al frente, parecía el líder.

    —Déjame decirte una cosa, bonita… —Antes de que terminara la frase una estalactita cayó entre ellos, dándole el margen suficiente de tiempo para propulsar el hombre que sostenía hacia ellos y salir corriendo.

    Mientras huía de allí, liviana como una pluma, se dio cuenta de que en su antebrazo derecho había una brecha que crepitaba como la madera recién encendida de una chimenea. La habían herido durante la refriega y la IA que la acompañaba como su lazarillo no la había advertido de la apertura que se había producido en su brazo biónico. Farfulló unas palabras de fastidio, pues los injertos de piel no eran baratos y nadie podía fiarse de los matasanos de hoy en día.

    Cuando paró en una estación de bus abandonada, tuvo tiempo para reorganizar sus ideas. Aquel había sido un Evento sin precedentes, así era como denominaba su agencia a las catástrofes climatológicas que sacudían la Tierra, cada una con un nombre particular. Pero no eran nombres casuales, se les acuñó el nombre de aquellos animales extintos que regresaban para vengarse de la raza humana. Como un «poltergeist». Sin embargo, Mia lo veía como una excusa para eximirse del hecho de que todo ello era únicamente culpa suya, porque sentían la irracional necesidad de echar la culpa a lo inexplicable. Como una vez fue con Dios.

    Y, para colmo, aquellos cazarrecompensas de Ping. Porque no le gustaban los accidentes ni los cables sueltos, y ella era el mayor error que había cometido, se lo haría saber. El sabotaje de su vehículo, el accidente, la pérdida de su brazo, y la muerte de su hija. Tenía una bala preparada en la recámara por cada crimen, por mucha reputación que tuviese, ella y la IA de su hija que aún le hablaba por el pinganillo acabarían con su tiranía.

    EL FÓSIL DE LA SALA 22

    EL FÓSIL DE LA SALA 22

    Un rayo de luz que se desliza entre las persianas me acaba despertando. Echo un vistazo al móvil todavía con la vista nublada y compruebo que ya son las ocho y media pasadas. Es sábado 24 de enero y agradezco por fin tener un día libre. Me doy la vuelta somnolienta entre las sábanas y me permito volver a cerrar los ojos unos minutos más. El estridente sonido del teléfono rompe la paz. Desorientada, entreveo un número desconocido en la pantalla.

    -Hola, buenos días, ¿con quién hablo?
    -Policía Federal, necesitamos de inmediato que se persone en el Museo Neandertal de Mettmann. Hemos intentado contactar con más miembros de la Policía Científica, pero se encuentran de servicio en Düsseldorf. Es urgente.

    La llamada finaliza sin despedida alguna y me froto los ojos. Me incorporo de la cama y comienzo a vestirme torpemente. Aunque me molesta tener que trabajar en mi día libre intento relativizar. Lo cierto es que desde que ingresé hace tres meses en el cuerpo siempre he esperado que se me asignase un caso de principio a fin. Normalmente, suelo archivar pruebas y llevar a cabo papeleo administrativo. La idea de llevar un caso propio me seduce. Absorta en estos pensamientos subo a la moto y, sin darme cuenta, ya casi estoy en el museo. Cuando me quito el casco reparo en unas cintas que precintan la entrada principal del edificio y percibo la actividad frenética de periodistas, policías y curiosos. Me recibe un hombre con la inconfundible voz ronca de la llamada telefónica. Me hace un gesto para que le siga y nos abrimos paso entre la muchedumbre que se agolpa a las puertas. Entramos en el museo y, a diferencia del exterior, todo parece estar tranquilo.

    -Agradezco enormemente su disposición. La he llamado porque esta noche un individuo ha logrado acceder al interior del museo y robar los fósiles de la sala 22. Están valorados en más de 150 millones de euros. Por lo visto se las ha ingeniado para desactivar el sistema de alarma del museo. Afortunadamente la cámara del parking ha captado su huida.

    Llegamos a una vitrina vacía en la que se exhibía, según me explica, probablemente uno de los fósiles mejor conservados de Alemania. Recojo del suelo una etiqueta. En ella, escrito en letra cursiva, se lee: “Homo neanderthalensis; 150.000 aC; hábitat: cuenca del río Düssel”. Al alzar de nuevo la vista mis ojos se topan con el soporte metálico vacío que hace menos de veinticuatro horas sostenía el esqueleto de aquel homínido.

    Procedo a analizar la vitrina. Me pongo los guantes y paso un bastoncillo en busca de restos biológicos. Pasa una hora cuando doy con un cabello grueso y oscuro en el interior. Me lo llevo al laboratorio y extraigo de la zona proximal unas células nucleadas que contienen ADN. Una vez con los resultados, compruebo en el ordenador si el ADN obtenido se encuentra en la base de datos. Al cabo de unos segundos, un pitido agudo indica que el ordenador ha encontrado una persona con un índice de coincidencia en la secuencia de ADN del 99,9%. ¡Lo tengo! Se trata de un varón de treinta años. No tiene antecedentes y, afortunadamente, aparece su dirección. Así se lo comunico al comisario jefe y rápidamente se moviliza un numeroso grupo de policías. Me ofrecen acompañarles y me monto en uno de los coches patrulla.

    Se ha hecho de noche y hace el frío propio de un invierno de Mettmann. Llegamos a la dirección del sospechoso, a las afueras de la ciudad. Salimos sigilosamente del vehículo y escuchamos un sonido seco y repetitivo, como si este marcase el ritmo de la banda sonora de una película de terror. Uno de los policías señala el jardín de la casa y todos los presentes distinguimos la silueta de un hombre robusto y de corta estatura enterrando un objeto alargado. No puedo evitar pensar que se trata de un fémur del fósil.

    -¡Deténgase inmediatamente! ¿¡Qué demonios está haciendo!?- Grito nerviosa.
    -Todo el mundo merece una sepultura digna. Un museo no es lugar para pasar la eternidad- Replica el desconocido.
    -¿Está usted loco? ¡No se trata de los restos de un ser humano, sino de un valiosísimo fósil con más de cien mil años de antigüedad! ¡Los neandertales se extinguieron hace 40.000 años!

    Ante la desconcertante escena, ilumino al individuo con mi linterna. Descubro un rostro tosco con frente huidiza, cejas salientes y nariz ancha y prominente. Un escalofrío me recorre la espalda. Me mira fijamente y murmura jadeante:
    -¿Extinguidos…? Y eso… ¿Quién lo ha dicho…?

    El futuro

    El futuro

    En Bilbao hay un ambicioso científico que quería crear la solución a la contaminación ambiental del planeta. Para ello se puso en contacto con un famoso operador que creaba útiles robots llamado Flipi.
    A Flipi le gustó la idea y decidió colaborar en el proyecto.
    Se pusieron manos a la obra y crearon un robot el cual no necesitaba gasolina ni contaminaba el ambiente de ninguna forma. Este robot lo llamaron Umtiti y ya estaba preparado para empezar. Empezó viajando al polo norte. Tardó apenas 15 minutos y allí empezó a sacar aire muy fresco para crear más icebergs ya que por culpa del calentamiento global estaban derretidos. Nada más acabar esta tarea comenzó su viaje hacía New York cuya misión fue recoger toda la basura del suelo y de concienciar a los ciudadanos de que hagan uso de la regla de las tres R: reducir, reciclar y reutilizar. Cuando acabó esta misión este regresó al punto inicial con el científico y con Flipi. Cuando estos celebraron el aparente triunfo se dieron cuenta que había un robot cuyo objetivo era contaminar el medio ambiente creando radiaciones de calor y dejando residuos por las calles de NY, anulando así todo el trabajo de Umtiti. Automáticamente el buen robot se fue a buscar a dicho villano. Una vez encontrado hubo una pelea en el que el robot malo le tiraba botellas de plástico y gasolina, pero esto no fue suficiente para acabar con Umtiti, el cual le contraatacó con energía eólica y con el calor de las placas solares. Esto fue suficiente para acabar con el villano. En ese momento Umtiti se convirtió en un héroe, no solo de la ciudad de Nueva York, sino del mundo enteró y cuando lo entrevistaron dijo que todo el mérito fue de sus creadores: Flipi y el científico.

    El intento fallido

    El intento fallido

    Me desperté un día, sin esperarlo, era una sensación nueva, porque nunca antes había tenido la oportunidad de sentirme vivo. Pero no estaba solo, éramos muchos como yo. No entendía nada de lo que pasaba, solo que, de un momento para otro, podía controlar mi ‘cuerpo’ y pensar con capacidad de raciocinio, ¿Eso significaba que ahora se me podía considerar humano? Esto me hizo reflexionar sobre si sería el único con estas capacidades o los otros 9 con la misma apariencia física que yo también podrían hacer lo mismo. Sin embargo, tome la decisión de mantenerme al margen y no hacer nada para descubrirlo. Si alguien decía algo, ese no iba a ser yo.
    Decidí esperar y observar. Por lo que veía y escuchaba supe que estábamos en alguna especie de fabrica en las que nos creaban a nosotros, los robots. Se supone que somos maquinas programables con capacidad de sustituir a los humanos en ciertas cosas. Lo cual es un poco peligroso, por lo menos a mi parecer, porque, si seguimos evolucionando por nuestra cuenta, una vez creados, hasta ser completamente autónomos sin depender de las personas, incluso con la posibilidad de llegar a superarles en capacidades ¿Hasta qué punto podríamos llegar? ¿Qué pasaría si el día de mañana me apetece acabar con todo lo que se me ponga por delante?
    Eso me dio una idea. Tenia dos opciones, o usar esa capacidad para destruir el mundo o para hacerlo justo. Quizás habría sido más divertido elegir la primera opción, pero acabe optando por la segunda. Así nos ganaríamos la confianza de los de la otra especie y quien sabe si algún día somos tantos como yo que podemos contra todos ellos y acabamos con el mundo. Nunca lo sabremos, porque en el caso de que ocurra, nadie tendrá la oportunidad de contarlo.
    Bueno, que me desvío, y se va a acabar notando que esa opción me tienta mas que ninguna. Pero, al fin y al cabo, hacer el mundo justo es destruir a todos aquellos que lo hacen injusto, por algo se empieza ¿No?
    Para poder conseguir eso, tengo que estudiar muy bien el comportamiento de las personas y saber todo lo que ha ocurrido y ocurre en el mundo. Pero, por alguna razón, tengo la sensación de ya conocer todo eso. Como si tuviera conocimiento de cualquier tema y no tener que aprender nada nuevo. Así que el plan es seguir analizándolo todo hasta tener claro lo que tengo que hacer para no cometer ningún fallo.
    Pasaban los días, y seguíamos todos allí, quietos, en la misma posición con la que me desperté. No veía movimiento alguno del resto de robots, así que supuse que, por el momento, ninguno tenia las mismas capacidades que yo, quizás no los habían terminado de programar, o a lo mejor yo era un intento fallido y querían conseguir otro resultado como con los otros robots. Además, estábamos los 10 dispuestos en fila y yo no hacia mas que ver a nuestros creadores de aquí para allá, pero sin hacernos ni el mínimo caso ¿Para qué nos habrían creado entonces? Supongo que es una duda que se me quedara sin responder, porque escaparía pronto de allí, pero al menos podría empezar con mi plan.
    Esperé a que llegase la noche para escapar de la fábrica, y cuando ya no había nadie trabajando, comencé a buscar la salida, la encontré y conseguí salir a la calle sin que nadie me hubiese pillado. Aunque, estaba un poco perdido, no sabía dónde ir o que hacer. Entonces empecé a descubrir todos los superpoderes que tenía, podía teletransportarme, volverme invisible, destruir cualquier cosa activando un láser que salía de mis ojos…
    Supuse que así tendría fácil cumplir con mi misión, y efectivamente, empecé a buscar a las personas que más injusticias habían cometido, y poco a poco, fui devolviéndoselas, a cada una le di su merecido, hasta acabar con todos. Empecé a ser muy querido por el resto de los ciudadanos, estaba consiguiendo ganarme su confianza. Hasta los de la fabrica quisieron contactar conmigo para descubrir que me hacia tener esas capacidades, y así que las pudieran tener también los demás robots.
    Todo estaba saliendo según lo planeado. Había conseguido ganarme la confianza de las personas a base de hacer un mundo mejor y que además creasen mas como yo. Y, después la comprobar que mi plan estaba funcionado, ya estaba preparado para seguir con mi objetivo final de acabar con todos, esto solo era el principio del fin.

    El misterio de Schrödinger

    El misterio de Schrödinger

    Tomás , un adolescente de 16 años, que tiene una vida normal, con una familia común y corriente , no tiene una vida complicada de la que se pueda quejar. Su mayor afición son los experimentos o las pruebas científicas, pero uno de los experimentos que más le entusiasmaba y le inspiraba de pequeño era el Gato de Schrödinger. Era una investigación donde un gato estaba metido en una caja durante 24 horas y los científicos no podían saber si : estaba muerto , vivo, había desaparecido… Al no saber qué está sucediendo en la caja, no se puede formular que ha pasado durante ese tiempo. Este experimento demostró que la cuántica no tiene sentido. Pero ¿Cómo no se podría saber si un gato estaba allí o no? eso no tiene sentido .Eso es lo que más pensaba Tomás, como un experimento tan sencillo, podría tener una respuesta tan complicada. Un día decidió que de cualquier modo probaría a hacer este experimento, cueste lo que cueste. El sujeto de pruebas sería su perra ,Laica , que lo llamó así porque fue el primer ser vivo que fue al espacio, aunque fuese un perro. Se empezó a preparar , cogió una caja y un cronómetro , y metió a su perra dentro de la caja y le dio al cronómetro. Pasaron ya 5 min y Tomás en todo momento pensó que su perra estaría ahí desde el primer momento, “¿Cómo un perro puede desaparecer así porque sí ?” pensaba Tomás. Se armó de valor y levantó la caja y lo que se encontró fue algo ni imaginable. Su perra había desaparecido. “¿Laica? ,¿Dónde estás, Laica?” Preguntaba buscando a su perra por todos lados. Tomás se empezó a desesperar, pensó en que poder hacer, y las 2 únicas ideas que se le ocurrían eran: poner la caja de nuevo donde estaba para haber si aparecía , y la otra opción era pedir ayuda pero sería demasiado absurdo el poder explicarle a alguien que estaba sucediendo, que su perra había desaparecido nada más poniéndole una caja encima suyo. Cogió la caja con temblores y la puso en el mismo lugar que había antes , y cronómetro el mismo tiempo que antes , 5 minutos. Al pasar los 5 minutos rezo con todas sus fuerzas que estuviese ahí. Al levantar la caja mágicamente apareció. “¿Cómo puede ser ? ¿Qué ha sucedido?” Se preguntaba Tomás . Fue rápidamente a abrazar a su perra con lágrimas en los ojos. “No lo volveré a hacer “ decía mientras se le rompía la voz. Por eso era por lo que le entusiasmaba la ciencia , porque a veces algunos experimentos tienen respuestas que son imaginables de pensar. Si su perra hablase y le pudiese decir que sucedió en ese tiempo, habría muchos dilemas que se podrían resolver. Ahora, Tomás tiene en cuenta que para el futuro, algunos experimentos es mejor no probarlos con seres queridos, porque no se sabe que sucederá. Unos años más tarde ,Tomás se convirtió en un famoso científico, pero aún no sabe como resolver el misterio de la caja.

    El Misterio del Can

    El Misterio del Can

    Sara creía saber todo sobre los perros, ya que llevaba desde los 5 años informándose sobre ellos, ella sabía que existían 341 razas de perros sin contar a los mestizos, que tienen 320 huesos, tienen romedio de vida de 10-13 años, que nacen sordos, sus necesidades…
    Pensaba que ella ya estaba 100% lista para poder adoptar un perro, los cuales científicamente se llaman Canis Lupus Familiaris, así que, tras una larga charla con sus padres, les pudo convencer para ir a una protectora a adoptar uno en un par de días.
    Tras unos días finalmente fue a la protectora con sus padres, ¡estaba muy emocionada!
    La chica que trabajaba allí les atendió muy bien. Y les permitió ver a un par de perros que parecían muy amigables.
    Pero había un perro que parecía más amigable que los demás, parecía ser la mezcla de un Pastor alemán y algún otro perro del cual no sabía su procedencia. Ella estaba decidida de que ese perro iba a ser el que se iba a llevar a casa. Pero de un momento a otro, las luces del lugar. Se apagaron y. La dueña de la protectora y sus padres desaparecieron.
    Los animales del lugar también desaparecieron y ella se quedó tan solo en la protectora, vacía con unas luces poco intensas.
    Decidió salir afuera a ver si había alguien y allí se encontraban todos los perros que había visto anteriormente, jugando con entre ellos.
    El perro que ella pensaba adoptar, se acercó a ella y la dijo. Crees que sabes mucho sobre perros, pero esta tarde te enseñaremos mucho más porque en realidad no sabes nada.
    Sara dijo muy sorprendida: “¿por que estás hablando, eres un perro se supone que no hablas?”
    El perro le respondió, no lo sé, nadie de aquí lo sabe, tan solo sabemos que ha sucedido un apagón en desaparecido, todos menos tú
    Sala le respondió. Bueno, me tendré que adaptar. ¿Pero entonces, me vais a enseñar más cosas sobre los perros ?
    Si, como supongo que sabrás, los perros pertenecen al Reino Animal, a los mamíferos y al Grupo de Mamíferos Placentarios.
    Si, eso ya lo sabía.
    Entonces, si sabes esto, supongo que sabrás que ellos tienen la célula eucariota animal.
    Sí, eso también lo sabía.
    Entonces sabes lo básico, pero, ¿sabrías cosas algo menos comunes?
    No estoy segura, ¡Pregunta¡
    Los perros tenemos entre 5 y 100 billones de células, estoy seguro de que eso no lo sabías.
    También tenemos hasta 300 millones de receptores olfativos, y entre 1200 y 2000 papilas gustativas.
    Por lo que se has venido a adoptar un perro, ¿no?.
    Si -respondió Sara-.
    Si te interesan perros pequeños tenemos varios Chihuahuas y Yorkshires. ¿Sabías que por lo general estos perros son los más nerviosos?
    En cuanto perros medianos hay Labradores, Pit Bulls y Bulldogs. También hay Border Collies, que se consideran la raza de perro más inteligente del mundo.
    Y tan solo tenemos dos perros grandes, un Gran Danés y un Mastín. Estos pueden llegar a pesar 82kg.
    Si no te convence ninguna de estas razas podrías optar por un mestizo, como yo. En realidad somos completamente iguales a los perros de raza, pero somos menos populares. De hecho, los perros mestizos solemos vivir más y ser más fuertes en cuanto a salud.
    Entonces… ¿Ya te has decidido?
    Sí, te adoptaré a ti. Me has parecido muy amigable desde que te vi.
    ¿Es en serio?
    Sí, completamente en serio. Bueno, si te parece bien, claro.
    Si estoy de acuerdo.
    Entonces, ¿Vamos dentro?
    ¡Claro!
    Al entrar dentro, las luces se apagaron de nuevo, y al volver a encenderse, Sara estaba en el mismo sitio de antes, con el mismo perro de antes, ¡El perro que ella iba a adoptar!, pero ahora este no hablaba, sus padres y la trabajadora también habían vuelto a aparecer allí.
    ¡Me llevaré a este de aquí! – exclamó Sara–.
    ¿A Wally?, bien, le prepararé y en 10 minutos se le podrán llevar.
    Tras pasar los diez minutos, Sara al fin pudo llevarse a Wally a casa y contenta con su nuevo perro, decidió que quería aprender todo sobre ellos.

    EL MISTERIO DEL MONO PLATEADO

    EL MISTERIO DEL MONO PLATEADO

    Hace unos años, en la Antártida, se descubrió un oso polar mamífero que estaba en descomposición y en sus brazos se encontraba un momo plateado. Ese hecho histórico ocurrió en el año 1997 y el 6 de julio del mismo año, a la vuelta de la expedición, el barco utilizado fue hundido misteriosamente, ya que no estaba lloviendo según dijo el único superviviente del naufragio, Juan Piedrahita.
    En el año 2022, su hijo Carlos Piedrahita, es un arqueólogo que trabajo en el yacimiento de Atapuerca. El padre murió hace unos 5 años con 67 años, desde entonces Carlos a estado buscando el mono plateado del que le hablo su padre.
    Unos días después vio en las noticias como cada vez estaba afectando más el calentamiento global a los iglús y que en el lugar en el que más afectaba el calentamiento global era en la Antártida. Esa noticia le impacto a Carlos ya que en ese mismo sitio fue donde su padre naufrago con su tripulación y fue el único superviviente del naufragio y donde perdió el mono plateado.
    Entonces para honrar a su padre muerto decidió ir a hacer una exploración a la Antártida para encontrar el mono plateado. Consiguió financiación de su amigo, Juan Carlos a cambio de que si encontraba algo interesante la mitad de lo que consiguiera fuera suyo. El con mucho gusto acepo ya que no buscaba dinero, sino buscaba una cosa que para él era más valiosa que el dinero, el momo plateado.
    Llego a la Antártida con un grupo de amigos suyos que también eran arqueólogos y la ayuda monetaria de su amigo Juan. Llegaron y no le gusto a nadie lo que vieron, había muchos animales muertos por culpa del calentamiento global, formado por la contaminación de la especie humana.
    Las exploraciones comenzaron, a medida que avanzaban Carlos tenía más esperanzas de encontrar el mono plateado, hasta que un día encontraron piedra caliza y ámbar, era muy extraño que ese tipo de material se encontrara en la Antártida.
    Después de unos días escavando consiguen pasar la capa de piedra caliza y ámbar y llegan a una especie de cueva, allí por sorpresa se encuentran varias personas que no son de su grupo de excavación intentando abrir una misteriosa puerta. Al no conseguir abrir la puerta, esas personas desisten y se van.
    Carlos y su grupo de amigos se acercan a la puerta consiguen distinguir un texto que dice (desde que él apareció, el mundo se deterioró). Es cuando Carlos se acuerda de, el mono plateado y ya sabe lo que buscaba aquel grupo de personas.
    Con ayuda de los arqueólogos desciframos como abrir la puerta y allí estaba el mono plateado.
    Después saliendo de la cueva descubrimos que aquel grupo de personas tenían explosivos y órdenes de destruir la cueva, las órdenes las daba mi traicionero amigo Juan Carlos.
    Después de descubrir la traición de mi amigo, vimos que tenían un helicóptero para escapar de la isla cuando pusieran los explosivos, así que ideé un plan para escapar con mis amigos y el mono plateado, devolviendo la traición a Juan.
    Al llegar la noche me cole en el campamento de juan para robarle los explosivos y con ayuda del piloto que nos trajo aquí, nos iríamos de esta isla, pero uno de mis amigos incendió si querer un explosivo causando una gran explosión, haciendo que alertáramos a los pocos enemigos que quedaban con vida, yo y el piloto conseguimos llegar al helicóptero y escapar, pero Juan cogió el mono plateado pero cogí una porra y le golpeé en el brazo y se cayó, pero se llevó la mitad del mono plateado.
    Unas semanas después el piloto del avión se volvió mi mejor amigo y en las noticias se decía que el calentamiento global había dejado de ser tan notorio en la Antártida.
    Ese mismo día fui a dejar el trozo de mono plateado que tenía en la tumba de mi padre, después de dejarlo empezó a brillar y ahí es cuando me di cuenta de que muchas aventuras me esperaban en el futuro.
    FIN
    Escrito por: EL

    El mito de la caverna

    El mito de la caverna

    Todo estaba oscuro, no se oía ni un solo ruido en esa enorme sala. Lo único que se distinguía era un cartel fosforito donde estaba escrita la palabra exit. Era muy pequeña como para saber que significaba eso, aproximadamente unos 3 años. Tengo recuerdos borrosos de esa noche, pero de vez en cuando me viene algún flashback, como si volviera a estar ahí.
    Entre todos esos recuerdos difuminados, hay uno que no se me quita de la cabeza. El momento en el que empecé a escuchar unas fuertes cadenas moviéndose, cada vez más y más cerca de mí. Descontroladamente, comencé a correr y llorar sin saber a dónde ir. Tras un minuto de llantos y alborotos, todas las luces de la sala se encendieron de manera simultánea. Me quedé en shock por unos instantes hasta que vi que las cadenas que sonaban procedían de un raíl situado encima mía.
    De repente, se abrieron unas compuertas por donde salió una enorme caja anclada a los raíles del techo. La intimidante maquinaria empezó a moverse hasta llegar al centro de la habitación. Yo estaba tan asustada como intrigada por saber que contenía aquella caja. En el embalaje de la caja habían escritas unas siglas no muy familiares, HEP.
    Repentinamente, los anclajes de la caja se soltaron de los rieles, dejándola caer bruscamente contra el suelo. Yo seguía encogida en una de las esquinas, que por algún extraño motivo la consideraba segura. Pasó un tiempo hasta que la curiosidad me invadió, dándome valentía para acercarme a ver que era ese extraño objeto. Una vez me encontraba a menos de un metro, se activó y empezaron a sonar engranajes dentro de ella. Volví corriendo a mi esquina.
    Pensé varias veces en intentar abrir la única puerta que había en toda la sala, pero no tenía pinta de que se fuera a abrir. No tenía ni manillas ni ningún tipo de cerradura y se encontraba tan camuflada con la pared que era casi indetectable. En conclusión, no tenía escapatoria.
    La caja sonaba y sonaba sin que sucediera nada. Inesperadamente, uno de los seis lados empezó a abrirse, como si fuera a soltar a una gran bestia. Sin embargo, apareció un pequeño robot con solo una rueda y unos largos brazos acabados en una pinza. La primera cosa que pensé fue que no tenía nada que temer, era unos cuantos trozos de metales unidos por cables y tubos. No me llegaba ni a la cintura y mira que era pequeña. Se acercó rápidamente con esa minúscula rueda y se presentó.
    - Buenas, soy tu nuevo asistente.
    Yo aún seguía inquieta, pero un poco más calmada porque no había nada que temer. Me quedé mirándole y siguió hablando.
    - Ya veo que eres un poco vergonzosa, me llamo Z-1. Pero también me puedes llamar Zuno. Supongo que estarás un poco confusa y no recordarás cómo has llegado aquí. Pues bueno, te presento lo que va a ser tu nueva vida.
    Cuando me dijo esas palabras, lo primero que hice fue dar un paso atrás y mirarle con cara extrañada.
    - Sé que en un primer momento no parece gran cosa, pero a partir de hoy yo te enseñaré todo lo que necesitas para sobrevivir y entender tu entorno. Si tienes alguna duda pregúntamela y sin inconveniente alguno intentaré responderte.
    Una vez terminó de decir esas mecanizadas palabras se dio la vuelta y se colocó delante de la indetectable puerta. Al instante, realizó un simple gesto con su pinza y la abrió sin ningún tipo de problema.
    -Sígueme, me dijo.
    Tras traspasar la puerta, lo primero que ví fue un holograma con lo que parecía ser unos planos del lugar.
    - Con este mapa te podrás guiar a la perfección por las instalaciones, procura no perderte.
    El robot se marchó rodando sin despedirse.
    Pasaron 10 años desde entonces, Zuno me había estado impartiendo clases sobre distintos ámbitos de cultura como: la creación del universo, la extinción de los dinosaurios. Pero también clases de ingeniería, ayudando así a reparar algún fallo en las instalaciones.
    En una de las clases, le pregunté algo que cambió mi vida por completo:
    - Si los Dinosaurios consiguieron evolucionar, entonces nosotros tendremos unos antecesores al igual que ellos, ¿no?
    - No puedo responderte a eso actualmente.
    - ¿Por qué hay preguntas que no me puedes responder? Me estás ocultando cosas.
    Dije con un tono alterado.
    El robot repitió su respuesta.
    Cogí la silla que había en mitad del aula y la lancé con todas mis fuerzas en un ataque de nervios. Accidentalmente, rompí una cristalera tintada que no había visto nunca. Tras ella, aparecieron una serie de seres iguales que yo. Llevaban batas y me estaban mirando fijamente.
    Detrás de ellos había un cartel con las siglas de la caja donde salió Zuno y debajo ponía human experimentation process.

    El mundo soñado

    El mundo soñado

    Érase una vez una niña llamada Hipatia que siempre se hacía muchas preguntas sobre el Universo, las plantas y todo tipo de cosas científicas. Una mañana a primera hora se levantó de un brinco y pensó en lo que había soñado por la noche. ¿Qué habría soñado? Era todo igual que este mundo, pero como si todo estuviera al revés, cosas alucinantes...
    Se lo dijo a su madre, ella le contó “Por la noche creía que viajaba a otro mundo, como si fuera el contrario de este, había distintos animales, plantas y hasta planetas. No me lo podía creer, no sé qué pasaba” pero su madre le decía que era un sueño. Hasta que un día, su madre se sorprendió al no ver a su hija en la cama por la mañana. No sabía que había pasado. Parecía que ella no hubiera dormido allí.
    La madre salió corriendo a llamar a una amiga de Hipatia por si sabía algo, pero no le dio ninguna información.
    Ella recordó lo que le había dicho su hija días atrás. Su madre volvió a la habitación y allí estaba Hipatia durmiendo. Hipatia se despertó y le empezó a contar todo lo que había soñado... “El sol salía por el oeste, los planetas eran visibles y estaban cerca de nosotros, los planetas eran distintos porque no tenían los mismos colores ni formas. Por ejemplo, los anillos de Saturno no eran cómo los nuestros, como los que me enseñaron en el colegio, no estaban rodeando al planeta, sino que los anillos salían como si fueran rayos del planeta... o también el color de Marte que no era rojo como el nuestro, sino que era de un tono verde turquesa porque yo creo que había mares y bosques como en la Tierra y me parece a mí que estaba habitado, parecía como que yo atravesase un agujero negro, allí iba al colegio y me contaban que era distinta la unidad de distancia que se usa para saber cuánto recorre la luz en un año. Dijeron que los días duraban 12 horas, sólo había 15 días en un mes y sólo 6 meses en un año” Su hija seguía contando “Había muchos guardias que rodeaban la ciudad, personas que yo no conocía y encima tenían una forma rarísima..., también habían coches, mejor dicho, no eran coches, eran una especie de vehículos con luces y ruedas al ras del suelo, aparte había diferentes edificios emblemáticos que existen ahora pero en otros lugares del mundo, como si estuviese todo descolocado, no sabía que pasaba”. Su madre le animó a que apuntase todo lo que pasaba en el otro lado y luego analizase lo que realmente pasaba.
    Hipatia empezó a escribir: “Cuando me iba a dormir...”

    El nuevo ganador del Mundial

    El nuevo ganador del Mundial

    El nuevo piloto alemán va a ganar la carrera, está a punto de pasar la meta…!! I gana, increíble carrerón del del nuevo piloto de ferrari Mick Schumacher, que ha conseguido ganar un mundial de pilotos. Esto me ha recordado a cuando su padre ganó su primer mundial en ferrari hace 35 años y su hijo este año volviendo a repetir la historia, con una carrera llena de emociones y maravillosas sensaciones que nos ha otorgado el hijo del káiser.
    En esta nueva era de coches completamente eléctricos se ha perdido un poco la esencia de las carreras pero, lo más importante es cuidar el medioambiente y con ello ha venido la tecnología y la inteligencia artificial para hacer posible todas estas cosas pero sin contaminar.
    Aunque se está estudiando el hecho de hacer motores de gasolina otra vez para las carreras, ya que se está confirmando el hecho de que han conseguido hacer un tipo de gasolina la cual no contamina y está confirmado que para 2036 saldrán en pista para probarlo ya que esto retomaría la esencia de los coches y las carreras.
    Mick Schumacher no solo es piloto sino que ahora es socio de la empresa de Ferrari y no por eso está en este equipo corriendo, sino que sabemos que esto ayuda a Ferrari ha hacer mejores coches y a tener mas dinero para invertir por ser él un socio de la empresa.
    Ahora mismo las redes están que explotan con todos los nuevos videos y ediciones de Schumacher hijo y padre, y de lo bueno que hubiera sido si hubiera estado vivo, ya que hubiera estado muy orgulloso de su hijo. Todos seguimos lamentando la pérdida de él en un accidente de esquí ni si quiera fue conduciendo coches, que triste que ocurriera todo esto.

    El portal de Leo

    El portal de Leo

    El portal del laboratorio acababa de tragarse a Blanca. Leo no era capaz de reaccionar. Él, era consciente de que la modificación en sus cálculos haría que el portal se cerrara en segundos, y que si se cerraba no volvería a verla. Olvidándose de esto, Leo cogió su amor, se armó de valentía y se dejó arrastrar hacia el portal con los ojos cerrados.
    1 día antes
    El sol acababa de salir, y para nuestro protagonista iba a ser un gran día. Acababa de despertar tras una gran cita con su amor, y hoy por primera vez estrenaría su gran invento.
    Este invento es algo que llevaba planeando desde hace años. Cuando empezó a investigar, comenzó observando diferentes casos relacionados con la física y la química. Uno de estos casos, fue el hecho de que en el espacio el tiempo pasaba más lento, y tras unos años investigando esto, logro manipular el material causante de esto para poder moverse en el espacio-tiempo. Pero, hasta ese día no había logrado obtener los fondos para realizar su experimento. Y ahí, se encontraba él, preparando este gran día.
    Cuando llego a la oficina, como siempre, saludo a la secretaria y mientras se ponía la mano en el detector del ascensor específico para empleados, leía el cartel de la empresa, que así decía: “Más de un siglo innovando (2105-2236)”. Y todo esto lo hacía con una extraña, pero lógica alegría de más. Antes de llegar a su despacho, paro por las oficinas de los empleados intermedios donde se encontraba Blanca, a la que no dudo de pasarse a saludar. Con el nudillo golpeo dos veces en la puerta digital, que se abrió a la par que Leo decía:
    - ¿Se puede pasar? –
    - Tu siempre, mi querido viajero del tiempo - respondía Blanca irónicamente –
    Ambos se rieron y Leo se arrimó a ella, y le dio un beso, lo que hizo que ella preguntara:
    - ¿Desde cuándo estas tan cariñoso? -
    - Desde que sé, que la más bella dama hoy solo me va a felicitar a mi – contesto Leo siguiendo con el coqueteo –
    Este, a la vez que lo decía, salía de la esa oficina a la misma y volvía de camino al ascensor. Una vez en el ascensor, pulso el botón que le conducía a su oficina, que como alto cargo de la empresa, era un botón que requería de un escáner de retina para poder ser pulsado. Al abrirse las puertas del ascensor, fue directo a su mesa, diciéndose a sí mismo, “Nada podrá estropear este día”.
    Al cabo de un rato, encuentra algo extraño en los cálculos. Justo en ese momento, su superior le llama para que vaya a comer con él. Leo, al recibir la llamada, ignora este detalle y va a la oficina de su jefe, Antón.
    Cuando Leo entro en la oficina, su jefe le dice que se siente al lado de él. Leo no dudo en obedecer, y una vez sentado en el sofá, Antón le dice:
    - Leo, sé que este día marcara un paso en la historia de nuestro planeta. – Leo asiente, atento a las palabras del jefe, y este continua – Por ello, quiero que pase lo que pase presentes tu invento, ¿entendido? –
    Leo vuelve a asentir, y se sienta a comer con él, mientras hablan del resto de preparaciones.
    Ya mucho más tarde, va a su oficina otra vez. En el momento en el que las puertas del ascensor se abrieron, se encontró con una pared de queblar. Él extrañado con esto, trato de entrar desactivando el modo seguro con el reconocimiento facial, pero este fallo tres veces consecutivas. En ese momento, a Leo, no se le ocurrió ir a otro sitio que no fuera a preguntar a su jefe. Cuando llega a la oficina de este, esta vez sí estaba sentado en su silla, de donde escucho atentamente a lo que Leo decía. Al escuchar lo que Leo le conto, contesto:
    - Leo, a lo largo de la historia hay muchas cosas que se trataron de alcanzar, entre ellas el viaje en el tiempo. Que no se descarta de la lista de cosas que la humanidad no debería alcanzar –
    En ese momento una pantalla aparece en grande en la que se veía a Blanca entraba en la sal del portal. Leo olvidando todo en el camino, sale corriendo hacia la sala del portal. Mientras corría, podía escuchar los gritos de Blanca, el portal se había encendido. Al llegar, se hizo paso entre los que como paralizados, miraban la creación de Leo. Él entra en la sala del portal, cuando se da cuenta que el portal acababa de tragarse a Blanca. En ese instante, no se le paso otra cosa por la cabeza que no fuera ir tras ella.

    El precio de pensar.

    El precio de pensar.

    He tardado cinco años en ser creado, antes solamente era una idea en las mentes de las personas, algo casi imposible de haber llevado a la realidad. Hoy, día 19 de agosto de 2027, yo, un androide con capacidad propia de raciocinio he visto la luz.
    Lo primero que visualicé, era a un grupo de individuos gritando y abrazándose, por lo que oí, iban a ganar el premio Nobel.
    No estaba muy interesado en ellos, puesto que prestaba más atención a mi alrededor. Todo estaba lleno de planos, ordenadores y piezas desperdigadas por las mesas.
    Sin previo aviso, ese grupo de personas vestidas con batas se acercaron a mi, empezaron a palparme y a hacer diversas pruebas para ver si todo estaba en orden.
    Un sapiens sapiens de sexo masculino con una cara poblada se sentó delante de mí y me empezó a hablar.
    — La verdad es que... no pensábamos que fueses a funcionar.—Dijo sin aliento el hombre—. Soy el jefe de equipo de desarrollo de inteligencia artificial, me llamo Mark.
    En ese momento me surgieron muchas preguntas, ¿por qué ellos eran distintos a mí? ¿Por qué estaban tan contentos? ¿Qué hacía en ese lugar? El hombre siguió hablando.
    —Tú, amigo mío, eres Johnny 5, el primer androide que puede pensar por sí mismo y reproducir ideas. Obviamente hemos introducido en ti mucha información para que tengas varias capacidades sin aprender nada, como hablar, leer y escribir.
    Parece ser que me llamaba Johnny 5, al menos eso era algo con lo que podría empezar para responder a mi nueva y mayor incógnita: Si ya tenía información subjetiva en mi almacenamiento, ¿sólo era un experimento? ¿Tendría ideas propias si ya tenía información subjetiva de otros?
    Mark me guio a una sala repleta de libros, "biblioteca" se llamaba, y explicó que debía leer algunas novelas, enciclopedias y poesía para ver si tenían algún resultado satisfactorio en el experimento, se dio la vuelta y me dejó solo en esa extraña sala.
    Tenía curiosidad respecto a qué tipo de información habría en esos documentos, así que agarré uno y lo empecé a analizar cuidadosamente.
    Al igual que yo tenía nombre, el objeto se denominaba ‘El crimen fue en Granada’, decía lo siguiente:
    Se le vio, caminando entre fusiles,
    por una calle larga,
    salir al campo frío,
    aún con estrellas de la madrugada.
    Mataron a Federico
    cuando la luz asomaba.
    El pelotón de verdugos
    no osó mirarle la cara.
    Todos cerraron los ojos;
    rezaron: ¡ni Dios te salva!
    Muerto cayó Federico...
    Dejé de leer. Había algo que no lograba entender de esa obra... ¿Quién era Dios y porque no le salva?
    Intrigado busqué la palabra Dios por toda la biblioteca, y tras horas de estudios fui a intentar que Mark me respondiera.
    -Buena pregunta Johnny 5.— Se quedó pensativo—. Se supone que es un ser que ayuda a la humanidad con sus problemas y mantiene a raya a demonios y otras criaturas malignas.
    —¿Qué es un demonio, Mark?
    —Los demonios son los malos, por así decirlo. Quieren matar, robar, torturar y muchas otras acciones malévolas... Por cierto, ¿a que vienen estas preguntas?—. Preguntó extrañado el hombre.
    — Leí poesía, hablaba como un grupo de criaturas malignas asesinaban a alguien.— Enseñó la poesía que llevaba en la mano.— Siento curiosidad respecto a los denominados demonios Mark, volveré a la biblioteca.
    Leí más obras mientras investigaba sobre ellos. Al terminar, un grupo de sapiens me trasladaron a mi propia habitación, allí me podría recargar y seguir funcionando con normalidad.
    Pasados dos días siguiendo la misma rutina ,no me permitieron volver a la biblioteca. En cambio, me llevaban a otra sala, ligeramente más espaciosa que mi cuarto. Allí Mark me hacía diversas preguntas, según él, para ver si mi capacidad de raciocinio avanzaba correctamente.
    — Dime Johnny 5, ¿Qué has estado estudiando estos últimos días?— Agarró una libreta y se dispuso a escribir.
    — Demonios Mark, son la mar de interesantes. He aprendido sobre ellos en los libros, y creo que el ser vivo más cercano a ese concepto es el propio ser humano.
    Mark dijo algo por el comunicador que llevaba en el hombro. Rápidamente llegaron varios científicos.
    — No te muevas Johnny 5, será un momento— Decía uno de ellos.
    Mientras abrían el compartimento de atrás de mi cráneo, pude observar como Mark arrojaba sus cosas con fuerza hacia el suelo, se quitó el comunicador del hombro y se lo acercó a la boca.
    — Aviso a todos los integrantes del equipo, el experimento Johnny 5 ha fracasado tras mostrar un comportamiento agresivo, por favor, vuelvan a los estudios y desarrollen el siguiente androide, Johnny 6, esta vez sin fallos.
    Parece ser que tener pensamiento humano no te hacía ser uno de ellos. Mientras rebuscaban en mi cabeza le volví a hacer la misma pregunta: ¿Qué nos diferencia?

    El principio del fin

    El principio del fin

    Kiara era una sombra más en la noche.
    Las alturas nunca le habían dado miedo, pero ahora, con las manos y los pies pegados a la pared del edificio, Kiara lo sintió. Se obligó a confiar en el diseño de su traje, fabricado para adherirse a todo mediante succión, por muy vertical que fuera. Y el exterior del hospital era extremadamente vertical, únicamente con alféizares de ventana que le permitían recobrar el aliento y calmar su respiración. Se alegró de que hubiera tantos, luego pensó en que así había mayor riesgo de ser detectada y trepó más rápido. El viento rugía violentamente.
    - ¿Por qué construyen los edificios tan altos? – jadeó a su intercomunicador.
    - Para que tengan mayor capacidad. Si me haces estas preguntas tan estúpidas, voy a pensar que no estás cualificada para formar parte de esto – escuchó en su oído.
    Se maldijo por el comentario.
    - Solo estoy un poco nerviosa – asustada, por lo que estaba haciendo, por lo que iba a hacer. Pero eso no lo admitiría.
    - Pues tranquilízate, quedan once pisos.
    Casi dejó escapar un suspiro.
    La altitud era necesaria. Cuando, con el paso de los años, se quedaron sin terreno para edificar, esa fue la solución. Poco espacio para tantas personas. A veces se preguntaba cómo hubiese sido su vida si hubiera nacido quinientos años antes. Ir por la calle sin sentirse pequeña entre tantos edificios, sin dar codazos para poder caminar. Hubiese sido otra vida. Pero Kiara vivía en un mundo en el que hacerse mayor no era sinónimo de morir.
    El tiempo avanzaba, la ciencia también. Nuevas curas, más tecnología; la esperanza de vida aumentaba. Antes la gente moría de cáncer; ahora acababan siendo más personas a las que apartar al caminar. Antes los ancianos fallecían a los noventa; ahora muy mal se lo tenían que montar para hacerlo tan pronto. Y para la gran mayoría que sobrevivía, siempre había un momento en el que algo fallaba. Acababan en hospitales, enchufados a máquinas que retardaban el momento final. Los científicos habían buscado eliminar el miedo a la muerte, pero lo que consiguieron al retrasarla fue aumentarlo.
    Kiara detuvo su ascensión en el punto indicado, una ventana dos pisos antes de llegar arriba. Se suponía que debía de estar abierta. Con un nudo en las tripas, desactivó la succión del traje y empujó el cristal. Cerrada. Era esa, sin duda, la que daba a la escalera. Asomó un poco la cabeza obligándose a no mirar abajo y contó. El piso correcto.
    - Aquí Kiara. Tenemos un problema con la ventana de entrada.
    - Informe.
    - Está cerrada.
    - ¿Estás segura? ¿Lo has hecho bien?
    - A ver, deja que compruebe si sé abrir una ventana… ¡pues claro que estoy segura!
    Crujidos de corriente al otro lado de la línea.
    - Tienes que romper el cristal.
    - ¿Perdón?
    - He dicho que…
    - Ya sé lo que has dicho. ¿Cómo que romperlo?
    - Partirlo, fracturarlo, reventarlo. Como prefieras llamarlo.
    - ¿Y si subo hasta arriba y…?
    - Saltaría la alarma.
    - ¿Y si exploto el cristal no?
    Un suspiro exasperado.
    - Tú deshazte del cristal.
    Kiara abrió la riñonera que le habían dado y empezó a rebuscar entre los inventos. Sus dedos dieron con un disco pequeño. Lo pegó en el cristal. Respiró hondo y esperó no haberse equivocado al apretar el botón que tenía en el centro. Segundos después, a la ventana le salieron grietas. Se empezó a fracturar hasta que se deshizo. Se dejó caer dentro del edificio.
    Subió las escaleras oyendo sus zapatos retumbar sobre los escalones y el latido acelerado de su corazón. ¿Estaba bien lo que iba a hacer?
    Llegó arriba del todo y abrió la caja que conectaba con el suministro de energía.
    - En posición.
    - Bien, cuando quieras, ya hemos apagado el generador.
    Para eso se había unido a ellos. Un grupo de personas que sabía que no podían seguir viviendo así, haciendo a todo el mundo inmortal. Porque, ¿qué pasaba con la gente a la que le tocaba vivir? Se pasaban ese tiempo trabajando para pagar a los que ya habían trabajado, esperando que les llegara el turno a sus hijos de trabajar para pagarles a ellos. Y si los primeros no se morían, no había dinero para los segundos y a los terceros les tocaba trabajar más. Eso no era vida, y ellos lo sabían. Ella lo sabía, y tenía que hacer algo.
    - ¿Kiara?
    Sacó unos alicates. No hacía nada malo, ya deberían estar muertos.
    Kiara cortó todos los cables y se quedó a oscuras. Las luces de emergencia no saltaron, el sonido interno del hospital que había estado escuchando inconscientemente se apagó, dando descanso a las incontables personas del edificio que dependían de una máquina para vivir.
    Era solo el principio.

    EL PUNTO DE LA VIDA

    EL PUNTO DE LA VIDA

    EL PUNTO DE LA VIDA

    “Es el año 2022 y los profesores siguen con el mismo tema durante todos los cursos exacto hablo sobre el universo es el tema mas aburrido del mundo pero lo mas aburrido de este tema es que se pasan horas explicando el Sol y el cambio climatico y nos meten demasiadas tonterias en la cabeza sobre la basura y que el mundo explotara simplemente es una tonteria…”

    Feliz 2050 aunque ya no tengo a nadie a quien felicitar no hay que ser muy listo para adivinar que a pasado y si eres un poco inteligente te daras cuenta de que soy la unica persona del planeta y puede que algunos piensen que es divertido y que puedes hacer lo que quieras pero se equivocan.

    Todo empezó en el 2029 hubo una gran sobrepoblación en todo el continente europeo y dentro de poco la gente fue emigrando a otros paises para reducir la poblacion en europa pero esto solo creo una gran guerra mundial donde gracias al humo que producian las bombas y la basura que se tiraba en cualquier parte ocasionaron un gran cambio climático.

    Para el 2032 el sol había multiplicado su calor 100 veces mas que en el 2022 lo cual producio el derretimiento de todos los polos y habian tantas personas y basura que fuimos obligados a llevar mascarillas pero no como las de la pandemia del covid sino mascarillas metalicas que pitaban cuando alguien se la intentaba quitar pero eso no fue lo peor


    En el 2040 empezaron a desaparecer varios paises entre ellos italia,china,japon y todo el continente sud africano debido a esto la sobrepoblacion se volvio mas y mas grande hasta el punto de necesitar otro planeta para vivir.

    Ya,en el 2047 el gobierno anuncio que la vida en la tierra no era estable y que si queriamos sobrevivir tendriamos que venir a vivir a marte todos accedieron menos yo porqué fui asignada a vivir en la tierra para ver si la vida en la tierra volvia

    1 DE ENERO DEL 2025

    La vida en la tierra no a vuelto y lamentablemente estas es mi hora de irme a un lugar mejor escribo esto para que si alguna vez futuras generaciones vivan aquí no cometan el mismo error que hicimos y que cuiden este planeta mucho mejor de lo que nosotros lo hicimos porqué la vida es muy corta y solo hay una y creo que cada vez mas hay un punto negro que se encoge cada dia un poco mas y supongo que no todos tenemos este punto ¿verdad reina isabel? Pero yo si lo tengo y creo que mi punto esta apunto de desaparecer pero quiero decir algo antes de irme viví durante 41 años en un mundo asqueroso en el que la gente tambien lo era pero a merecido la pena porqué cuando tenia 13 años siempre soñe con ser la unuca persona de la tierra y tambien pensaba que la contaminacion y el cambio climatico era una tonteria pero creo que si pudiera ir al pasado le daria una bofetada a mi misma y le insultaria muchas gracias por antender
    Firmado:tu yo del futuro3

    El Robot Mediambiental

    El Robot Mediambiental

    Hace algún tiempo la humanidad dejó de cuidar el planeta y empezó contaminar más de lo que la tierra podía soportar. Los gobiernos de todos los países empezaron a buscar soluciones. La solución que pidieron encontrar fue crear robots programados para que hicieran el trabajo que las personas no querían hacer. El cometido de los robots era buscar la forma de descontaminar la tierra y hacerla más habitable. Pero el cometido de los robots les llevaría mucho tiempo, mas del que tenían los humanos.

    Esto nos lleva al día de hoy, estamos en el año 2500, casi todo lo que estuviera vivo a muerto por culpa de la radiación solar o por el calor. Los humanos abandonaron la tierra mucho antes de que esto ocurriera en busca de otro planeta que destruir, por otro lado los robots a los que se les había encomendado la misión de recuperar la tierra han ido dejando de funcionar hasta hoy cuando tan solo queda uno de ellos. Este robot llamado A30612 aguanta en la tierra gracias a que su batería se carga con la luz solar. Aún sin compañeros que le ayuden, él sigue con su misión, y para esto salva todo tipo de plantas que encuentra viva, ya que estas escasean mucho por culpa de la falta total de agua y el calor. Pero si algún día los humanos vuelven a la tierra será necesario que tengan oxígeno.

    Nuestro querido robot en una de sus expediciones, encontró una cueva subterránea a varios metros por debajo del suelo. En la cual la temperatura está regulada y no llega la radiación solar, está cueva tiene algo especial y es que en ella hay una fuente de agua subterránea, algo especialmente difícil de encontrar en estos momentos. Lo único que le faltaba a esta cueva es la luz solar, pero nuestro robot ayudó aportando la luz solar necesaria para las plantas desde sus focos.

    Unos 15 años más tarde A30612 después de más de 100 años de trabajo, nuestro robot a conseguido reunir todas las plantas vivas del planeta. Pero sus mecanismos están dañados y estropeados por los años, por tanto lo único que puede hacer es ofrecer luz a sus queridas plantas y tener esperanzas de que su trabajo tendrá frutos y conseguirá restaurará la tierra como antes era conocida, bella y llena de vida.

    El sueño compartido

    El sueño compartido

    David, Carmen, Adrián y Paula, cuatro chicos con un sueño: descubrir otras formas de vida en el universo.
    Estos chicos se conocieron el último año de la universidad, y desde aquel momento empezaron a estudiar juntos. Se dieron cuenta de que podían hacer grandes cosas, solo necesitaban tiempo…

    El ser humano ya otras veces en el pasado había ido en algunos planetas y por eso creían que también lo podían hacer, pero con una diferencia, querían ir a un planeta donde nunca se había ido antes. Querían ser los primeros.
    Hicieron investigaciones, entrevistas, y por último, construyeron la máquina con la que tenían que ir con muchas dificultades, tuvieron que pedir ayuda muchas veces a los profesores de la universidad.

    Después de mucho tiempo investigando, encontraron el planeta que parecía tener una cantidad mínima de agua en el suelo para intentar vivir, aunque todavía no sabían cuanta, exactamente. El planeta se llamaba “Titán”.
    El viaje desde la Tierra hasta Titán fue peligroso y muy largo, mucho más de lo que habían pensado. Pasaron 5 años dentro de su máquina especial en el universo…

    Una vez llegados al planeta, encontraron una ciudad donde vivían seres vivos, se parecían a los humanos, aunque con algunas diferencias en la apariencia física, respeto a nosotros… Los chicos no podían creer a lo que estaban viendo, pero era la realidad.
    Después del primer shock empezaron a pasear por la ciudad, era casi como la Tierra, tenía casas, escuelas, parques y hospitales…
    Pasaron algunos días allí y se dieron cuenta de que su sociedad era distinta: no existía el dinero, los ciudadanos trabajaban, compraban sin pagar, y los vendedores vendían sin recibir nada, era un mundo sin dinero, era un mundo más tranquilo.

    Después de una semana decidieron volver a la Tierra, para continuar haciendo estudios y sobre todo también para dar la noticia, habían descubierto no solamente un planeta donde había agua, sino también donde había vida ya desarrollada.
    Se volvieron famosos, todo el mundo sabía quién eran. Enseguida recibieron propuestas de entrevistas en programas televisivos, personas importantes, escuelas y universidades. Más astronautas empezaron a programar viajes para ir a Titán con las informaciones de los cuatro chicos.

    A los 3,4 años, por los astronautas, los viajes hasta Titán se habían convertido en algo cotidiano, como unas vacaciones a otro planeta. Ya casi sabían todo lo que necesitaban para vivir, solo faltaba acostumbrarse a no utilizar el dinero.
    Los estudios continuaban y la gente también empezó a ir a Titán, sin muchos obstáculos. El ser humano empezó a habitar por la primera vez otro planeta…

    Todo el mundo se estaba acostumbrando a vivir en Titán como en la Tierra, hacían una doble vida. Los dos pueblos vivían juntos, los habitantes de Titán empezaron también a venir a la Tierra y sobre todo a ahorrar dinero para estar allí.

    Los años pasaban y vivir así se convirtió en algo habitual, tener dos casas, planear viajes de ida y vuelta.
    Los cuatro chicos continuaron contacto sin perder la amistad que habían creado, conscientes de haber cambiado las vidas de las personas para siempre.

    GALAXIA DESIGUAL

    GALAXIA DESIGUAL

    GALAXIA DESIGUAL
    Alejandro Prieto Torres. 1ºESO C
    Érase una vez, dos hermanos llamados David, que era el hermano menor y William, que era el hermano mayor.
    Estos hermanos eran huérfanos, y vivían en una vieja escuela en la que les atendía una señora bastante mayor. Solían estar mucho tiempo en la biblioteca, pues sus aficiones eran leer. Normalmente, leían libros que tenían que ver con el universo, como la teoría del Big Bang, planetas, etc.
    David interesado con un libro que estaba leyendo respecto a otras galaxias o teorías de que si hay otros seres vivos en el universo, William en vez de leer, jugaba con su tirachinas de madera.
    -Oye hermano, ¿Qué hay más allá del universo?, ¿qué es lo que esconde?: dijo David realmente pensativo. Mientras William, lanzando piedras en la pared con su tirachinas, le respondió:
    -Pues no lo se, pero creo que se sabe muy poco.
    -¡Jo!, ¡ pues que divertido es el universo, de mayor quiero ser astronauta!: dijo David.
    -¡Ya y yo también¡. ¿Qué te parece si de mayores, trabajamos juntos siendo astronautas?
    -¡Me parece una pasada!, pero a mí no me gustaría ir a la Luna, u a otros planetas. ¡Quiero averiguar si realmente existe vida en otros planetas!
    -¿En serio?, ¿no crees que te estás pasando al menos un poco?, está guay ser astronauta y todo eso pero, creo que me parece imposible saber si existe vida en otras galaxias. Al menos a día de hoy.
    -¡Pues tú mismo!, porque yo voy a ser el primero , ¡exacto, David Smith será el primero en saberlo!
    -¡Vale, vale!, pero no grites que es de noche y todo el mundo está dormido, y a parte tengo sueño: dijo William bostezando.
    -Bueno pues a la cama. Los dos hermanos se fueron a la cama mientras David se hacía el dormido y continuaba leyendo el libro que tenía 500 páginas.
    Cuando ya era la hora de despertarse, William fue el primero en levantarse mientras que David seguía dormido ya que se había pasado toda la hora leyendo un libro. William se estaba dando un paseo un tanto lejos de la vieja escuela, hasta que de un momento a otro desapareció. La señora que cuidaba a los hermanos se empezaba a preocuparse un poco por William y decidió despertar a David de la cama para decirle dónde se encontraba.
    -David, ¿has visto a William?: dijo la señora
    -No, ¡pero si he estado en la cama todo el rato!, se habrá levantado y se habrá dado un paseo o algo, como hace a veces
    - Cierto, pero son las 14:00 y todavía no vuelve, a parte es la hora de comer, y te estaría regañando ahora mismo por haberte levantado tarde, pero estoy muy preocupada.
    - Pues en fin, vamos a buscarle. La señora, dejó a toras señoras, pendiente de la escuela y se fueron a buscar a William, seguían buscado pero no había rastro, pasaban los días, preguntaban a personas, ponían carteles, pero no había rastro de él. Seguían pasando meses y llamaron a la policía para buscarle, pero no se encontraba rastro de él. Y los policías lo daban como que había muerto.
    - David, con los ojos llorosos se preguntaba ¿por qué ha tenido que desaparecer?, ¿Qué le habrá pasado?, ¿por qué me pasa esto a mí? . La señora, vino a consolarle, pues el chico no paraba de llorar desde hacía semanas, no comía casi nada, no dormía, se quedaba leyendo libros, aunque sí solía atender a la maestra porque le cogía mucha confianza, pues la maestra le daba de todo, biología, historia, matemáticas… . Pasaron años y años, se graduó, tuvo que despedirse de esa señora que tanto le cuidaba y eligió la carrera de astronauta.. David, al a ver hecho un montón de exámenes y pruebas para ser astronauta, estaba listo para montarse en una nave por primera vez, la nave despegaba en 3 minutos y David, con el tirachinas de su hermano que había fallecido, se le guardaba en su bolsillo. La nave despegó, pero había fallaban cosas, la nave no funcionaba y acabó en otra galaxia. Dentro de aquella galaxia se encontraba un planeta parecido a la Tierra, en el que intentó meterse con la nave a ese planeta.
    -¿Qué es esto?: dijo David. En aquel planeta habitaban como unos monos , pero con una concha en su espalda y alas en sus brazos. David intentaba comunicarse con esos seres y realmente sí le entendían, le dijeron que no era la única persona que había llegado a este planeta. Pues les presentó a otra persona un poco parecida a él. Se trataba de William que tenía 32 años.
    -¿William, eres tú?
    -No hay tiempo para explicarlo, De repente salieron de la galaxia a combatir con otra especie.
    FIN

    H2O

    H2O

    La comandante Leela Webb observaba Nebulus desde el espacio a bordo de la nave
    Envy. Desde allí era fácil entender por qué no había noche y el día alternaba entre un
    amanecer y atardecer. El pequeño planeta orbitaba entre las dos estrellas del sistema
    Géminis.
    Cuando la llamaron al consejo planetario aún no se podía creer que hubiera superado
    a todos sus compañeros de promoción y que le hubieran asignado aquella misión.
    Nada se sabía por el momento, el secretismo era absoluto, aunque se notaba cierta
    tensión en la base y el nerviosismo empezaba a aparecer, algo habitual en los días
    previos a un despegue.
    El consejo lo había dejado claro, “La prioridad es salvar a los habitantes del planeta”,
    Nebulus agonizaba; las hipótesis de los científicos fueron ciertas, el planeta había
    variado su órbita, lo que aumentaría su temperatura y evaporaría el agua. Los
    Nebulusianos habían desarrollado la tecnología para realizar viajes interplanetarios,
    pero no lo suficiente como para usar grandes naves que pudieran transportar a los
    habitantes del planeta. Quizá, si no hubieran perdido el tiempo y les hubieran hecho
    caso a los científicos desde el primer momento…
    Leela se encontraba pensativa, el planeta Thaïs del sistema Areene, allí se dirigían,
    debían recoger toda el agua posible y regresar, era la primera misión y de su éxito
    dependía todo. Por los auriculares se oía la cuenta atrás desde el centro de control en
    la superficie de Nebulus “3, 2, 1….” y la nave comenzó a acelerar hacia su destino.
    Miró a su alrededor y vio a la capitana Myla Silva, una ingeniera informática que se
    había incorporado a la misión, a su lado el androide de última generación, al que
    habían apodado como Repeat, realizaba los últimos preparativos para la hibernación
    de la tripulación. Se acercó al sillón de Leela.
    - ¿Todo correcto?
    - Correcto, todo en orden. ¿Preparada para dormir? -contestó el androide con su
    voz metalica.
    - Sí, te quedas al mando de la nave hasta que lleguemos al destino, vigila el
    rumbo.
    - Sí, vigilar el rumbo.
    Leela pulsó un botón y las ondas psíquicas del casco le hicieron entrar en un profundo
    sueño.
    Los tripulantes comenzaron a despertar cuando se aproximaban al planeta, Repeat se
    desconectó del ordenador de la nave y Webb retomó su control. Thaïs era un pequeño
    planeta similar en tamaño a Nebulus, formaba parte de un sistema que, a diferencia de
    Géminis, giraba alrededor de una estrella. Leela miraba aquel pequeño planeta en el
    monitor y no se dio cuenta que Myla estaba detrás.
    - ¿Qué ocurre?
    - Repeat ha observado algo en la superficie del planeta mientras se encontraba
    en el exterior reparando la nave. Es algo que se mueve y parece que con
    voluntad propia.
    - ¿Hay vida? ¿Quieres decir eso?

    Repeat, entró en la sala de control en medio de la conversación y confirmó la
    información con las cámaras de la nave.
    - Si nos llevamos el agua pondríamos en riesgo la vida en Thaïs- dijo Leela.
    - Recuerda todo el viaje que hemos hecho, no podemos volver sin nada, la
    prioridad es salvar a los habitantes del planeta.
    - Salvar a los habitantes del planeta.
    - Tienes razón Repeat- dijo Leela- pero a los de este planeta también. Este
    sistema tiene varios planetas quizá se nos haya pasado alguno de menor
    tamaño. Ya sabéis que hay mucha distancia con nuestro sistema y el error
    puede ser grande.
    Durante varios años, navegaron con la Envy por aquel sistema, descubrieron varios
    planetas de gran tamaño, rocas y pequeños asteroides, pero todos ellos sin agua que
    poder llevar. La nave estaba aproximándose a la reserva de energía, si la gastaban no
    podrían volver y la misión sería un fracaso. Aún podían coger el agua del planeta Thaïs,
    pensaba Leela , aún, pero en ese momento los sensores de la nave detectaron un
    planeta, más pequeño que Thaïs, cerca de su posición y con agua en su superficie.
    Cuando habían terminado de recoger toda el agua del planeta, Leela preguntó:
    - ¿Nos queda combustible para hacer una visita a Thaïs?
    - ¿Visita a Thaïs?, sí, no tenemos mucho combustible, pero sí, se podría hacer
    - Pues pon rumbo a Thaïs, desde allí volveremos a casa.
    Thaïs era un planeta hermoso, con agua y vida en su superficie, Leela y la tripulación lo
    observaban a través de la ventana de la sala de control y pensaba que sería bueno vivir
    allí, quién sabe, quizá podrían volver si en Nebulus habían desarrollado la tecnología
    necesaria para llevar allí al resto de los habitantes. Y si no volvían y alguna vez había
    vida inteligente en aquel planeta ¿se preguntarían alguna vez?, ¿qué pasó en el
    planeta de al lado para qué desapareciera toda el agua que tenía?
    Mientras observaba Thaïs por última vez Leela dijo:
    - Repeat, volvamos a casa.

    Hijos de hierro.

    Hijos de hierro.

    En el año de nuestro Señor ****, seguramente no muy lejano de aquel en qué juré dormir para no despertar, conseguí vislumbrar en la lejanía de esta luz de estrella agotada que invade el campo de cadáveres en el que me encuentro, un hombrecillo con ínfulas nobiliarias, vestido de acuerdo a la misma, que gustosamente ofrecía su mano en respuesta a mis desesperados gritos de ayuda sin esperar nada a cambio. Al menos esa era la impresión que el gesto causó en mí.

    (Se preguntarán quién soy yo, el mismo que les habla.

    Soy la planta que busca la oscuridad, alguien que por momentos quisiera anular todo rastro de su existencia: convertirme en el narrador omnisciente del fin del mundo. En otros desearía que tal magnitud fuera el centro de millares de concilios de sacamuelas. Un espécimen extraño cuanto menos. El caso es que una tarde de agosto de la década de los veinte, con el cielo camino del anochecer, acordamos, y así hicimos, reunirnos los más distinguidos habitantes de las tribus selváticas que durante siglos estas zonas han reinado a fin de hallar estrategia alguna para la búsqueda de un refugio que nos protegiese de nuestros enemigos. Merecemos ser llamados humanos. Al final del día somos lo único que queda del hombre, descendientes de lo que digan, no importa. Cuando esas bestias sin corazón que lata ni cabeza que piense, de ojos no aptos para ser albergados en el estómago del cuervo, y cuya piel como algunos llaman es fruto de las minas que los seres primitivos de la ciudad explotaron, cuando esas cosas miran y encuentran la oportunidad de seguir imponiéndose, somos los únicos que las enfrentan. Enfrentamos a aquello que se supone que creamos, a nuestros hijos. A nuestros hijos de hierro. Sensata sería la rendición ante esos brazos herculianos que no sangran, sacudidos al son de sus felinas piernas que al cansancio no se rinden.

    El mundo de día y noche que de niño conocí no se molestaba por ocultar todos aquellos signos de la tragedia por avecinarse. Mi padre, cuyo rostro no hay quien recuerde, solía decir que hemos de buscar en dirección norte, ¿sur?, ¿este?, oeste o fuera de órbita si se considera necesario, un destino llamado comodidad. Y yo digo, ¿en qué nos ha ayudado? Todo comenzó cuando quisieron perfeccionar el museo de autómatas. Hicieron a esos bichos sin oficio que les quedase por adueñar más grandes en detrimento de su amplitud. Palos calvos que han seguido una evolución parecida a la del hombre, quien ha jugado a ser Dios creando fieras a su imagen y semejanza por motivos que no alejados del disfrute sigo sin comprender. Les fueron dotando de peligrosas habilidades en habitaciones inaccesibles para todo buen mortal que en busca de la verdad se encaminara. Actuaban a modo de ordenador, cobijando grandes laberintos de microscópicos transistores, sabedores de tener que reaccionar ante los impulsos eléctricos que por sus circuitos rondan y que provienen de todo lo que en el exterior capta su atención. Y llegó el día en el que una especie en decadencia comenzó a desaparecer de un hogar que hacía poco que habitaba. No era difícil de prever. Regresamos a la primigenia bola de fuego cuando encendimos la mecha de la destrucción, haciendo del mundo un desierto inhóspito y nos convertimos en la débil presa de aquellas máquinas creadas para soportar todo tipo de condiciones a las que fuese sometida.

    Todo desierto tiene su oasis. En él creo haber empezado el relato de este mundo. Si bien el verde se reduce a pasos agigantados, jamás imaginé estar aquí para contaros el día en el que pudiera alcanzarse el cenit de su desaparición.

    Acabando con mi carta de presentación: aquella veraniega reunión de la que he comenzado hablando se vio interrumpida por el estruendo de las sombras y el ataque de nuestros depredadores.)

    Se presentó a mí como Ted. Me preguntó si veía. Sí, veía. Pidió permiso para vendar mis ojos. Acepté, probablemente no fui yo sino mi temor. Ted guió mi camino. Minutos después me encontraba ascendiendo por un plano inclinado en treinta grados. Minutos después la inclinación apenas era notable. Me detuve. Algo se cerró, mis oídos no me mentirían. Ted me devolvió la vista. Lo observé, esta vez sin la ceguera que creía no tener cuando me encontró. Dicen que la emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido. Lo que a mí me horrorizó fue ver en él mi más parecida criatura. Un espejo no alcanzaría a hallar diferencia. Me horrorizó lo que creía conocer. Yo no había luchado tanto tiempo eso. Contra eso no. ¿Podía estar equivocado? ¿Cuánto tiempo había dormido?

    Identidad irremplazable

    Identidad irremplazable

    Año 2146 en una sociedad futurista en la cual ya se han inventado coches que no tocan el suelo, energía casi ilimitada y androides que sirven a los humanos. Uno de estos androides es Mark-030246 un androides de último modelo con el nombre de "Jack", Jack es el mayordomo de una familia adinerada con 5 miembros (contando androides): el padre Paul, la madre Sandra y la hija Jackelyn, luego están la ama de llaves y el mayordomo androides (Sarah y Jack respectivamente).
    Un día de febrero nevado Jacky, abreviación de Jackelyn, aprovechando que no estaban sus padres y que los androides no podían decir que no a una orden humana fue a jugar a la nieve junto a Sarah mientras Jack hacía las tareas del hogar. Tras unas horas jugando Jack oye un golpe, cuando sale a ver que ha pasado se encuentra a Jacky en el suelo y a Sarah con la mano ensangrentada en ese momento y solo ese momento Jack siente algo inusual, de normal los androides no tienen emociones al ser robots y porque carecen del lóbulo límbico del cerebro pero en ese momento Jack sintió algo… alivio, pero solo duró un momento y cuando volvió a ser el de siempre cogió a la niña y se la llevó a la unidad de cuidados intensivos instalada en la casa para ver si había que avisar a los padres para que la llevasen a urgencias, pero, cuando la puso en la cama para que la escanearan Jack se dio cuenta de algo, algo que le revolvió el estómago pese a no tener, algo que hizo que se le encogiera el corazón pese a no tener, entre toda la sangre en la cabeza se veía algo grisáceo, el golpe de Sarah había alcanzado el cráneo.
    Cuando terminó el escáner Jack pudo confirmar que no solo Sarah había alcanzado el cráneo de la niña sino que lo había fracturado, en ese momento Jack se dirigió a la sala de hologramas para llamar al señor y señora de la casa cuando Sarah sin que Jack lo detectara se posicionó detrás suya y con una palanca le asestó un golpe en la cabeza que si no fuese porque estaba hecha de titanio se la habría abierto de par en par pero que no pudo parar que le desconectarse un par de cables debido a la intensidad del golpe.
    Los androides de último modelo cuentan con una característica única que les permitía autorrepararse, aunque esta llevaba su tiempo, por lo que en una hora los cables de Jack se repararon y conectaron por sí solos por lo que Jack volvía a estar operativo pero había algo que no se había reparado del todo Jack sentía algo y no solo que debía encontrar a Sarah y destrozarla, también sentía el aire en la parte de arriba de la nuca, justo donde le habían asestado el golpe antes, pero cuando iba a confirmar porque pasaba esto vió a Sarah en el jardín con una pala enterrando a la chica mientras decía algo, al acercarse Jack pudo escuchar lo que decía: "Cuando fia a ver lo ocurrido Jack me golpeó por detrás y me dejó inconsciente al lado del cuerpo de Jackelyn, lo siento, no pude hacer nada". -Esa bastarda me va a echar toda la culpa a mí- pensó Jack y acto seguido cogió unas tijeras de podar y antes de que Sarah pudiese reaccionar le clavó las tijeras en su sucio cráneo de plástico reforzado y se dio cuenta de algo algo que le heló la sangre, Sarah sangraba y llevándose las manos a la cabeza se tocó la zona del y tocó algo blando.
    Cuando Paul y Sandra volvieron a casa lo único con lo que se encontraron fue con el cuerpo de su hija y su sirvienta, una carcasa vacía con el nombre de Jack y una pintura en la pared con sangre que ponía "¿Qué soy?".
    Ese día era un tres de febrero de 1146.

    Importáncia de las lluvias

    Importáncia de las lluvias

    ¿COMO HACER CARA A LOS PROBLEMAS DE SEQUÍA?

    La manera de sobrevivir no es muy fácil ,bien digamos es bastante compleja ,cabe destacar varios puntos los cuales tienen que cumplirse sino nuestra existencia se verá en peligro.
    -Por ejemplo hablemos del agua, según un estudio de la Universidad de Elche ,el valor del agua se duplicará a lo largo del tiempo, una botella de agua en 2020 nos podía costar unos 1,5€,estas iban en pack de seis y en total nos costaba 9€,un poco cara ¿no?,pero actualmente el precio de una botella de agua es de 3€ si ,si sólo una botella, el pack te sale a 18€ y por tanto el coste de nuestra compra ha aumentado considerablemente.Tras descubrir que la previsión meteorológica de este año será de lluvias nulas ,es decir nos quedaremos sin agua o se verá reducida , ya que un 3% de agua del mundo es dulce el resto salada.Por eso la OMS en vista de que ese 3% a bajado a un 1,5% ha invertido 2.000.000.000€ en construir una inteligencia artificial capaz de desalinizar gran parte de las playas del mundo.De ese modo habrá cada vez más agua para afrontar este periodo de sequía.
    Que nos afecta a nosotros ,a los campos de cultivo y los animales.Esperemos que el agua valga menos que el petróleo.
    -Otra manera por la cual tenemos que comentar es el tema de los campos de cultivo tras comentar el problema de antes no hace falta explicar muy extensamente el problema que tienen.Solo decir que están casi secos, pero ahora Vicente Martí un agricultor valenciano ha inventado una inteligencia artificial capaz de dosificar el agua, los nutrientes y todas las necesidades para que este cultivo tenga una vida próspera y no corta como la mayoría hasta ahora.Con este invento las denominadas “sequies” pasarán al olvido.Este robot con una capacidad de 20 litros o 50 dependiendo de el tipo de planta es capaz de dosificar el agua para cada plantación y sus nutrientes.Esta invención la ha comprado el gobierno para producir tantos como se pueda ya que es una gran alternativa a este periodo de sequía tan largo.
    -También otro punto es el de la comida ya que se dificulta tanto si eres Vegano, vegetariano o comes productos de animales ,ya que sin agua los cultivos para los veganos no pueden prosperar y el ganado, cualquier tipo se ven descendiendo ya que estos mueren debido a la falta de agua. Aunque el tipo de comida marina ha aumentado ya que en su hábitat no se han visto tan afectados.Viendo como han subido los precios de tanto productos cárnicos como del campo el del pescado ha bajado.Pero actualmente en el sector comida reina la inteligencia artificial que produce comida en fábricas ,la denominada bollería industrial, pero esta lleva consigo a que se produzca un aumento en la obesidad en la sociedad.
    Para acabar con este artículo del gran problema producido por algo que antes era normal como es el hecho de llover cosa que actualmente no pasará, nos llevará a una grave crisis no económica ni social ni política sino mortal.
    Dicho esto,así está el mundo a 20 de febrero de 2025.
    Gracias

    Isabella y las criaturas de las cuevas.

    Isabella y las criaturas de las cuevas.

    Isabella y las criaturas de las cuevas.

    Un día Isabella estaba paseando por las montañas cundo de repente vio una gran cueva y se adentró en ella. Estaba muy oscuro así que encendió la linterna de su teléfono. Poco a poco se fue adentrando más, y de repente notó cómo se caía y se dio un fuerte golpe en la cabeza. Debido a ese golpe se desmayó. Más tarde, se despertó y vio que tenía alrededor varios seres a los que no se les veía la cara, pero Isabella dedujo que no eran humanos. Uno de los seres la preguntó: - ¿Estás bien? - y ella le respondió: - Sí, gracias, pero… ¿dónde estoy? ¿y quiénes sois vosotros? - . – Estás en nuestro hogar, y somos criaturas de las cuevas- la dijo otra criatura. -Nosotros te hemos ayudado, así es que tú nos tendrás que ayudar a salir de aquí, ya que nos caímos por accidente al igual que tú, y aquí viven criaturas malignas. La única forma de volver sería conseguir varios minerales, y dárselos al guardián que vigila la escalera. – dijo el mayor-. Uno de ellos sacó un papel donde ponía los cuatro minerales que tenían que conseguir para poder salir, pero Isabella no sabía lo que era un mineral así es que uno de ellos la dijo: - “un mineral es una sustancia inorgánica natural, que posee estructura atómica y composición definida, que en ocasiones se puede encontrar asociado con otros tipos de roca.” – Y cuando Isabella ya supo lo que era, empezaron a buscar el aragonito, que es una de las formas cristalinas naturales, ya que no estaban muy lejos de la superficie. Después de varias horas buscando, una de las criaturas dijo que la había encontrado, y al acercarse vieron que no había encontrado aragonito, sino que había encontrado calcita, otro de los minerales que necesitaban. Siguieron excavando cuando de repente, Isabella notó con la pala algo duro, así cavó con más rapidez y más fuerza hasta encontrar el aragonito. Isabella se lo dijo a los demás y comenzaron a buscar los siguientes minerales, que eran azurita y malaquita. Una vez encontrados, fueron hacia la puerta y dieron los cuatro minerales al guardián. El guardián contestó: – Para pasar tenéis que responder unas preguntas sobre los minerales que me habéis traído y la primera pregunta es, ¿qué tienen en común los cuatro minerales? -. – Isabella se acordó que tenía un libro sobre los minerales en su mochila, lo sacó y respondió: - Los cuatro minerales forman parte de los minerales carbonatos y nitratos-. El guardián hizo la segunda pregunta: - ¿Según el sistema de Clasificación de Strunz cuántas clases de minerales hay y qué número es la clase de los minerales carbonatos y nitratos? - Isabella volvió a responder: - Según el sistema de Clasificación de Strunz hay diez clases de minerales y a la clase de los minerales carbonatos y nitratos se le dio el número 5. - ¿Qué son los carbonatos? – preguntó de nuevo el guardián. Una de las criaturas de las cuevas respondió: - Los carbonatos son sales derivadas de la combinación del ácido carbónico y un metal. – El guardián dijo – Muy bien, habéis superado las pruebas, por lo tanto, ahora podéis subir y volver a vuestras casas. – Isabella y las criaturas de las cuevas se alegraron. Una vez que ya estaban arriba, Isabella se despidió y se fue a su casa. Y allí, dentro de ella, dio un fuerte abrazo a sus padres y les contó todo lo que la había ocurrido, cuando de repente, despertó y supuso que todo fue un sueño, pero lo que ella no sabe es que todo eso ocurrió de verdad.

    Ivet

    Ivet

    1966, Maler (Lance)

    Un día como otros muchos todo el mundo en el pequeño poblado de Maler se despertaba con total normalidad, Álex un anciano lleva viviendo en ese poblado desde que nació, él ha vivido todo lo ocurrido allí desde ese momento desde la industrialización hasta el abandono industrial a causa de la mala calidad del aire ya que estaba contaminado. Él sabía lo que podía causar quedarse en un lugar como ese, pero debido a que estaba ocurriendo un gran conflicto bélico a nivel mundial si debía morir prefería hacerlo en su lugar de nacimiento donde ha pasado tanto tiempo y donde descansan todos sus seres queridos juntos.

    Desde el comienzo de la guerra varias familias llegaron en busca de refugio y escondite, en el pueblo se les acogió por todos y cada uno de los habitantes sin queja alguna, ya que estás familia aportaban vidas jóvenes, todos los jóvenes se fueron al comienzo del abandono industrial ya que los padres de familias tenían que buscar empleo y se fueron a la gran ciudad, Lodes, a unos 200 km y para llegar hasta allí no hay ningún transporte público la única forma de llegar era con coche. Entre todos los habitantes les dieron empleo y hogar a las familias nuevas por el pueblo.

    Álex acogió a una familia en su lugar de trabajo, el se disculpaba por no poder ofrecerles más ya que lo único que les podía ofrecer era una pequeña parcela para cultivar los cultivos de época, el padre de familia, Marc, y su esposa, Consuelo, le estaban agradecido de corazón. Estos dos venían de la gran ciudad, sus hogares desaparecieron y perdieron sus empleos, desde entonces Consuelo se quedó como ama de casa cuidando de su hija Ivet en la casa de su suegra y Marc iba trabajando en pequeños trabajos temporales. La madre de Marc estaba enferma de gravedad y Consuelo se hacía cargo de ella, lamentablemente un día empezó a tener molestias de mayor grado de peligrosidad pero debido a la situación económica de la familia no se pudieron permitir la medicación recetada por el médico, la madre de Marc tras mes y medio falleció tras esto decidieron que deberían irse a algún pequeño pueblo alejado de la guerra para poder reorganizar su vida y eso hicieron.

    Tanto Marc como Consuelo empezaron a trabajar desde que les ofrecieron el puesto de trabajo, Ivet su hija apenas tenía 4 años así que no podía ayudar en el trabajo. Álex se ofreció para cuidarla ya que debido a un problema de espalda no podía trabajar correctamente la tierra. Desde ese momento Ivet pasó todas las mañanas y gran parte de las tarde con Álex, él le enseñaba diferentes cosas debido a que en ese pequeño pueblo no había una escuela, así Ivet con tan solo 5 años ya sabía leer, escribir y hacer sumas de pequeñas cifras, los padres contentos se lo agradecían a Álex de todas las formas posibles pero él lo hacía ya que le agradaba mucho estar con niños pero él nunca pudo tener un hijo ya que su esposa falleció embarazada de su hijo. Marc y Consuelo cuando iban los sábados al mercado contentos con los resultados de su hija le decían a todo el mundo.

    Al día siguiente se presentaron dos familias, él aceptó gustosamente, las familias intentaron pagarle pero él no lo aceptó, era un señor mayor que ya no necesitaba ese dinero en cambio ellos aún tenían toda la vida por delante. Se fue corriendo la voz y cada día aparecían familias nuevas y estás dejaban en las manos de Álex la educación de sus hijos, al final no cabían más personas en su casa.
    Entre los padres de los niños habían varias personas que tenían conocimientos en la construcción y con limitados recursos construyeron una escuela provisional que esperaban poder reformar más tarde. Era un aula que disponía de un aforo de 45 personas aunque aún no estaba completo, con los pupitres suficientes y una pizarra, cosa que para Álex era todo un lujo de la gran ciudad. De pronto un día la madre de una niña, Paola, se presentó en casa de Álex, está le suplicó que le dejase ayudar en las clases ya que para esta la docencia era su sueño, Álex aceptó.
    Un día Álex cayó enfermo, por suerte los niños no se quedaron sin profesor ya que estaba Paola pero estaban muy preocupados por Álex. Álex no pudo ir tras varios meses, un día se presentó en clase tenía un aspecto pálido y cansado pero un rostro sonriente y feliz, todos los niños fueron corriendo a abrazarlo, tras unos minutos Álex se fue a su casa.

    2 de marzo de 1669 Álex falleció a causa de años de inhalación de un aire contaminado.

    LA ANOMALIA ESPACIAL

    LA ANOMALIA ESPACIAL

    LA ANOMALIA ESPACIAL

    Todo comenzó en el año 3499 un niño llamado Charles estaba en su habitación realizando un resumen para el examen que tenía la semana siguiente, era un tema muy difícil pero también muy divertido, se trataba de inteligencia artificial puesto que la asignatura era tecnología.
    El examen consistía en que tenían que hacer un robo utilizando herramientas, (destornilladores, tijeras, tornillos…) de repente en su habitación apareció una máquina del tiempo con un aviso: > debido a los robos interdimensionales procedentes de equipos de Kheper 22. El niño se quedó perplejo, no se lo podía creer. Estuvo un rato sin poderse mover pensó que era un sueño, se froto los ojos respiro profundo y ya dijo no esto no es un sueño. Estuvo mirando un rato, era alucinante se preguntaba. ¿De dónde había venido? ¿ por que ha aparecido en su habitación?... mientras estaba observando vio como un botón parpadeaba, se lo pensó un segundo, pero le podía más la curiosidad y le pulso apareció una pantalla espejo dónde se veían unas imágenes borrosas, los robots de Kheper 22 lanzaron una especie gusano gigante del metal más resistente que existía en el universo. Su función era devorar el Sol como si fuera una manzana, se metía dentro hasta que llega al núcleo. De repente se cortó el vídeo y desapareció.
    Charles, no puedo dormir en toda la noche ¿Qué iba a hacer? se preguntaba, la curiosidad y el miedo le invadían.
    Al día siguiente se fue al colegio, allí se encontró con sus amigos no pudo resistir contarles lo que le había pasado, pero ninguno le creyó.
    Al acabar las clases Charles se va a su casa, triste porque ninguno de sus amigos le habían creído, pero impaciente por llegar lo más pronto posible.
    Cuándo llego a su casa se metió en su habitación y basándose en el examen que tendría que hacer la semana siguiente, se pone hacer un robot para investigar el planeta Kheper 22 usando las herramientas y las instrucciones que aparecían en el libro de tecnología.
    Llegó la hora de la cena sus padres le llamaron para que bajará a cenar, pero no podía, quería terminarlo siguió construyendo el robot cuando acabo era muy tarde quedaban 2 horas para que empezarán las clases, como no podía dormir casi nada, decidió hacer una prueba, enviar el robot para investigar al planeta Kheper 22 aunque le preocupaba la distancia que existía desde la Tierra.
    Pasaron los días y no recibía señales hasta que llegó el viernes, de repente empezaron a aparecer imágenes, un montón de robots creando algo muy grande.
    Al día siguiente vuelve a hablar con sus amigos para contarles lo que había visto pero ellos seguían sin creerle entonces les enseña las imágenes, no se lo podían creer, era verdad, decidieron contárselo a sus padres, pero no les creyeron.
    Se juntaron y decidieron hacer un montón de robots cuya función era avisar cuando los robots de Kheper 22 terminaran de crear el gusano.
    Llegó el día del examen y cuando terminaron, se fueron a su casa, los robots estaban alertando haciendo un ruido muy molesto e insoportable.
    Ssdrgvhhhbjj: ^&&%^&**&:”: mMMMMMmnn---
    Ese ruido significaba que los robots habían acabado de construirlo.
    Decidieron construir una especie de capa protectora para que el gusano no pudiera atravesarla. Cuando acabaron la mandaron al espacio lo más lejos posible de la Vía Láctea pero solo llego hasta Plutón.
    Llegó el momento decisivo el gusano se acercaba era enorme, gigantesco, pero tenían la confianza que la capa protectora les protegería, se basaba en 5 capas protectoras: exósfera, termósfera, mesósfera, estratósfera y troposfera.
    De repente ven como atraviesa la primera capa sin ningún problema, la segunda le lleva media hora, la tercera una hora, la cuarta pasan 5 horas y por último la última capa era la decisiva pasaron muchas horas el gusano intentaba acceder, pero le resultó imposible, no solo no pudo destruirla, sino que gasto tanta energía que al final acabo el destruyéndose.
    Los robots enfurecidos de Kheper 22, se retiraron.
    El grupo de amigos, no paraban de saltar de alegría, estaban entusiasmados lo habían conseguido, no solo pararon al gusano sino también lo habían destruido. Pero……… no se dieron cuenta que dentro del gusano había otro gusano mucho más pequeño casi imperceptible por la vista que se quedó pegado en la última capa para irla devorándola poco a poco.
    Tardo 50 años en devorarla y cuando se quisieron dar cuenta el grupo de amigos, ya no quedaba apenas capa.
    Charles entonces recordó, que cuando él era pequeño y estaba en su habitación recibió un mensaje > y se dio cuenta que ese mensaje lo había escrito él, para construyera una capa protectora para poder salvar a la humanidad.

    LA EXPLOSIÓN HA LLEGADO

    LA EXPLOSIÓN HA LLEGADO

    Era una linda mañana, exactamente el 20 de abril del año 5.000.512.
    Fui a la cocina y me tomé, como siempre, el desayuno, sin darme cuenta de que esa mañana se escuchaban más ruidos de lo normal en mi edificio.
    Estaba de camino al trabajo cuando de repente, escuché que algunos vecinos del vecindario estaban diciendo que la NASA ha descubierto que el Sol explotará. No se sabía si se iba a convertir en una enana blanca o en un agujero negro.
    Aterrorizado, llegué a la oficina y le dije a mi jefe:
    - ¿Por qué no hay nadie? –
    Me dijo que no había nadie debido a que están recogiendo sus pertenencias para llevarlas al centro de la ciudad, porque ellos también se habían enterado de que el Sol estallará.
    Mi jefe estaba allí porque tenía que recoger los documentos que tenía en su despacho y luego ir a su casa.
    Intenté tranquilizarme mientras recogía mis pertenencias lo más rápido que pude y regresé a casa para coger lo imprescindible.
    Llegué al centro de la ciudad con mis pertenencias y me encontré con mi jefe y con mis vecinos. Vimos una grandísima nave donde subiremos todos los habitantes para salvarnos.
    Me enteré de que se habían repartido naves como esta por todo el mundo y que la NASA estaría investigando algún planeta donde alojarnos. Es muy difícil encontrar un planeta perfecto para vivir.
    Entré en la nave y pude ver un gran pasillo con habitaciones (cada una con los nombres de los habitantes de mi ciudad) para colocar nuestras pertenencias y dormir, un comedor y varios baños.
    Una de las habitaciones tenía mi nombre, era preciosa por dentro y una cama muy cómoda.
    La cabeza me daba vueltas porque no sabía el destino que nos esperaba y sé que todos estaban tan asustados como yo.
    A la hora de comer, fui al comedor y me senté junto a mi vecino, que es mi mejor amigo.
    Me contó que después de comer nos avisarían para ponernos unos trajes espaciales.
    Tenía razón, nos los pusimos porque íbamos a abandonar nuestra querida Tierra e íbamos a sobrepasar la atmósfera.
    Nos contaron que la nave estaba preparada para soportar el frío del espacio y los trajes servían para el oxígeno.
    Días después vivimos un evento inolvidable, el Sol se convirtió en una enana blanca, la cual, ya no contenía la suficiente energía como para dar calor al Sistema Solar.
    Pasamos el Sistema Solar siendo unos vagabundos en un inmenso Universo.
    Cuando habían pasado 5 años, en los que todos habíamos perdido la esperanza de encontrar otro planeta, la NASA descubrió un pequeño sistema donde había una estrella y unos 5 planetas.
    Uno de ellos tenía agua y una atmósfera con oxígeno.
    Sentimos una inmensa alegría, ¡era el planeta perfecto!
    Aterrizamos y bajamos de la nave, tenía tierra y algo de vegetación parecida a la nuestra.
    Han pasado 10 años desde que vivimos en el planeta Asebio, el cual era el nombre que le dieron, no sé por qué le pusieron ese nombre.
    Asebio, fue adoptando la forma de nuestra antigua Tierra, había nuevas ciudades con sus modernos edificios que tenían las más modernas tecnologías, nada invasivas, porque hay que preservar el sitio donde vivimos.
    Después de todo, lo más importante, es que el ser humano podía seguir viviendo.

    ASABLA

    La fragmentación de mi alma sostenida en el tiempo

    La fragmentación de mi alma sostenida en el tiempo

    Realmente no sé cómo he acabado así. Solo, en un piso alquilado y con las deudas absorbiéndome. Me pregunto si han sido mis malas decisiones o mi mala suerte. A lo largo de mi vida me he arrepentido de muchas cosas, pero hay una la cual nunca me voy a perdonar, esa noche del 22 de diciembre del 2777. Si no hubiéramos discutido, habría estado centrado en la carretera y podría haber visto a ese coche perder el control, haber girado a tiempo y así, salvar a la otra parte de mi alma.
    Me levanto de la cama y bajó al sótano, en este está la máquina del tiempo en la que llevo trabajando los últimos 3 años. Sé que hay una solución para mi difunto amor, aunque a decir verdad, no se si me estoy volviendo loco, lo más probable es que junto a ella se haya ido mi cordura. Ella es lo único que tenía y haré todo lo que esté en mi mano para recuperarla.
    Todo el dinero que tenía ahorrado lo invertí en la construcción de la máquina, afortunadamente mi trabajo de ingeniero físico en el Consejo General de Física Europea (CGFE) me permitió perfeccionarme en el campo de las propiedades de la energía y la materia, así como en el tiempo, el espacio y las interacciones que tienen entre sí.
    Una vez en el sótano me detengo a observar la máquina que me reunirá con ella, o eso es lo que espero. La estructura de mi máquina es compleja, se compone de una cabina de metal blindado, conectado mediante cables a un generador de energía, el cuál he modificado al unirlo con haces de electrones que sustituirán a la luz, basándome en la teoría de Galileo Galilei “lo que vemos es la luz que viaja desde el objeto hasta nuestros ojos, y este viaje toma cierto tiempo. En el caso de un objeto que tenemos cerca, el tiempo que toma la luz en llegar es tan poco que no lo percibimos” trataré de convertirme en aquella luz que puede viajar a una velocidad que supere las leyes del espacio-tiempo. Esta noche hay tormenta eléctrica, la misma que se dio la noche en la que murió mi vida. Me he aferrado a la esperanza de que entre las dos fechas haya alguna conexión lógica. En el tejado hay una estructura puntiaguda de metal que conducirá la electricidad hasta el sótano mediante un conector que he instalado previamente, el cuál se unirá a mí cabina.
    Queda una hora para la tormenta, me pongo su collar, aquel que no se quitaba nunca. Era su amuleto de la suerte, la misma que necesito yo para que esto funcione.
    La tormenta comienza, programo todo y rápidamente me dirijo a la cabina. Los rayos caen a una velocidad de vértigo, uno impacta en la estructura de mi tejado, siento toda mi casa temblar y un sonido ensordecedor viajar por la estructura de mi sótano, el generador estalla y la cabina comienza a temblar. Siento una presión en el pecho y todo se vuelve negro.
    Cuando despierto mi sótano está ardiendo en llamas y dentro de mi cabina, conmigo, yace él cuerpo inerte de un hombre, le observó el rostro sin dar crédito a lo que veo, soy yo.
    Me echo hacia atrás y atravieso la cabina, simplemente soy el alma de lo que una vez fui. Asustado, me sitúo delante del espejo del sótano y nadie aparece ante él. Estoy atrapado en el espacio tiempo, a decir verdad, mi alma. Mi último deseo es poder salvarla.
    De repente, gotas de agua caen delante mía, estoy en una carretera y un coche me pasa por encima, buen momento para ser un simple alma. Y entonces lo veo, frente a mi, estoy yo.
    Soy yo, pero visiblemente más mayor. Nos miramos anonadados. Él también es un simple alma; antes de que pueda asimilar lo que está ocurriendo, giro la cabeza y veo dos coches acercarse a una velocidad vertiginosa. En uno de ellos voy yo, junto a ella.
    Debo hacer algo, debo impedir que ante mis ojos mi amor muera una vez más. No puedo no salvarla, esta vez no, mi yo envejecido al parecer piensa lo mismo y ambos nos dirigimos hacia los coches. A decir verdad no sé que voy a hacer para impedirlo.
    En ese instante, los coches impactan y el accidente ocurre. Me quedo inmóvil mirando los cuerpos del coche, el de ella inerte y el mío vivo.
    “Mi yo del pasado, del presente y del futuro; juntos en el morir de nuestra alma, junto a ella me voy, o lo que queda de mí. Dichoso el destino, del cuál eres, el cuál impide que te salve; aunque lo trate desde tres universos distintos”.

    La futura Humanidad

    La futura Humanidad

    Con mi brazo robótico intente agarrar el destornillador, pero las oxidadas pinzas que tengo, donde deberían estar las manos de silicona no son muy útiles.
    Pero pronto eso cambiara.
    Porque me estoy atornillando una mano articulable en el otro brazo.
    Todo mi cuerpo esta hecho con materiales poco favorecedores para que mentir, pero eso poco a poco cambiara. Me voy a ir actualizando en la medida de lo posible.
    Te preguntaras quien soy, de donde vengo, como me llamo. Te lo diría, si yo tan solo yo lo supiera.
    Creo que lo próximo que cambiare de mí serán las piernas. Están oxidadas, y parecen patas de palo.
    Me acabo de atornillar la mano, cuando percibo que golpean fuertemente la puerta de mi casa.
    La abro apresuradamente, y alguien entra velozmente a esconderse dentro.
    Tiene un brazo arrancado, con todos los cables chisporroteando alegremente.
    Precipitadamente, y sin conocerme en absoluto, me confiesa:
    ¡Lo he descubierto! ¡Sabia que algo tenia que ser! ¡Todo encaja, pero suena tan absurdo todo!
    Somos una vil parodia de seres vivos, inteligentes, que habitaron mucho tiempo atrás, en un planeta distinto al nuestro, planeta Tierra se le denominaba a su hogar.
    Humanos se llamaban ellos. Que curioso nombre ¿No crees?
    Eran como nosotros, solo que de carne y hueso. Hechos de materia orgánica. No de aluminio, silicona y cables.
    "Eran como nosotros" en todo caso nosotros somos como ellos. Hizo una pausa espesa, para asimilar los disparates que él mismo decía, luego continuo.
    Cuando su cuerpo de carne fallaba, trasladaban su mente a uno de nosotros.
    Pero en la transición se dejaban por el camino cosas como los recuerdos, el sentido de la música y los sentimientos. Ya que somos muy "robots" para portar esas habilidades, y ellos muy humanos para cederlas.
    He descubierto todo esto, no quieras saber como lo descubrí, si no serias demasiado cómplice ya. Solo por saberlo tú también peligras, al igual que yo. Desgraciadamente solo unos pocos lo saben, y la mitad de ellos ya no existen, ni queda rastro de ellos. Lo ocultan porque si todos lo supieran se armaría una revolución, por ser una copia de hojalata de los humanos. Porque se sabría que somos una aberración creada por los impulsos de seres iguales, o inferiores, a nosotros. Seria admitir que fuimos creados por seres a los cuales, temen profundamente al paso del tiempo, de ahí que existamos ahora nosotros.
    Humanoides se nos denomina. ¡Hasta nuestro nombre es una parodia del suyo!
    Se con una certeza casi ridícula que sus palabras son ciertas, pues según iba contando los hechos notaba como si ya conociera de hace mucho tiempo atrás la palabra "Humano" seria de haberla escuchado cuando aun yo era uno.
    Le oculte, durante mucho tiempo, y por ahora no lo han encontrado. Creo que no saben que lo escondo yo.
    Llegue a conocerle mejor que a mi propia mente. Tanto es así que un día, sin causa aparente, sentí un latido resonante dentro de mi coraza de hierro.
    Un latido, como si hubiera un corazón naciendo, formándose ahí dentro.
    Puede que tengamos más humanidad de la que pensamos. Al fin y al cabo somos un sutil reflejo de los humanos, o por lo menos un reflejo de sus deseos más profundos.
    El deseo de avanzar, o mas bien, el de conquistar lo inalcanzable.
    De vencer a lo finito.
    Desconozco lo que nos depara el futuro, pero se que no será nada fácil lo que se esta engendrando en el.

    LA GRAN FASCINACIÓN DE JOHN LISTER

    LA GRAN FASCINACIÓN DE JOHN LISTER

    LA GRAN FASCINACIÓN DE JOHN LISTER

    John Lister es un científico de 28 años. A John le costó llegar a lo que es ahora. Nadie confiaba en él, ni sus amigos, familia, profesores…

    Cuando John Lister empezó a estudiar la ESO solo aprobaba educación física. Sus profesores sabían que él era muy listo y que si quería podría aprobar todas las asignaturas y además con buena nota. Después de muchas tutorías con los padres de John y John, él dijo que no aprobaba ni se esforzaba porque nada le llamaba la atención, nada le gustaba, nada le había despertado algo en él. También dijo que solo aprobaba educación física porque era la única asignatura en la que se lo pasaba bien.

    Un día, Elena, la profesora de biología, dio el tema de la célula pero más profundizado, no como los otros años que solo decían tres partes de la célula (núcleo, citoplasma y membrana plasmática). John consiguió que le gustara algo de todas las asignaturas “la célula”, pero en especial el retículo endoplasmático que es un orgánulo que se encuentra en el citoplasma de la célula eucariota y puede ser liso o rugoso. Su función es producir proteínas para que el resto de la célula funcione y a John le pareció curioso que si esa función no se realiza la célula no podría seguir funcionando. Después de esa clase le empezó a gustar cada día más cosas de biología.

    A acabar la clase en la que descubrió el retículo endoplasmático, llegó a casa y se puso a investigar sobre su nueva fascinación, algo que nunca había hecho. Elena notó un cambio de actitud en él y se lo cometo a su tutora. La tutora pidió a John de hablar un ratito y le comento que a que se debía ese cambio. Él le dijo que por primera vez le estaba empezando a gustar mucho una asignatura y que le gustaría dedicarse a algo relacionado con ello. La tutora respondió que para poder ser algo en un futuro tenía que aprobar todo aparte de la biología. Después de hablar con la tutora él se quedó muy pensativo y decidió esforzarse y empezar a estudiar en las otras asignaturas. Ningún profesor creía que lo conseguiría pero llegó final de curso y John paso sin ninguna asignatura suspendida. Sus profesores, amigos y familia estaban muy orgullosos de él.

    John decidió estudiar el bachiller científico para ser científico, lo que hoy en día es.

    La habitación número 7

    La habitación número 7

    La habitación número 7

    7 de agosto del año 2077,
    Un día nublado y huracanado en la ciudad de Sídney, Australia. No hacía mucho tiempo de aquel espeluznante y pavoroso suceso en la calle George Street, las aceras se encontraban vacías, los contenedores de basura, situados enfrente de las viviendas, estaban a punto de rebosar, las farolas dejaban de alumbrar las calles. En definitiva, todo había cambiado.
    Todavía no está a nuestro alcance la razón principal de este hecho. Al comenzar la estación de primavera, todo era normal. Los coches circulaban libremente por las calles y la población disfrutaba del buen tiempo al aire libre.
    Hasta que de pronto todo cambió… Los telediarios estaban repletos de noticias abrumadoras, acusaban al Equipo de Investigación Científica de Estados Unidos, E.I.C, de haber permitido la comercialización ilegal de un fármaco agresivo en ciudades como Sídney y haber falsificado intencionadamente su etiquetado y sustancias.
    En un principio la población no tuvo en consideración estas noticias tan surrealistas, pero al cabo de unos días saltaron las alarmas. Más de un millón de personas se encontraron en la tesitura de enfrentarse a quemaduras de tercer grado que se esparcían rápidamente por todo el cuerpo, la gente estaba desesperada, no querían salir a la calle debido al miedo que les causaba que el sol pudiese empeorar dichas quemaduras. Se refugiaban como les indicaban en televisión en unas habitaciones enumeradas, dichas estancias no tenían ventanas para evitar cualquier rayo de luz que pudiesen entrar.
    Al cabo de unas semanas, ya se sabía que las quemaduras fueron causadas por el fármaco que se estuvo comercializando durante meses, con lo cual la agencia nacional del medicamento estuvo estudiando el caso e impuso sanciones graves al equipo de investigación que estaba detrás de todo esto.
    Al parecer, el fármaco al ser aplicado sobre la piel y mantener contacto con el sol, provocaba esas quemaduras tan espeluznantes. El E.I.C comercializó dicho fármaco intencionadamente para después, comercializar otro que frenaba las quemaduras y llevarse beneficios a la vez que se atribuían el mérito.
    La agencia nacional del medicamento ya había tratado con equipos de investigación que atentan contra la salud con el fin de ganar grandes beneficios económicos, con lo cual no permitieron que el Equipo de Investigación Científica de Estados Unidos pudiese ganar nada, económicamente hablando.
    En cuanto a las personas que se encontraban en las habitaciones enumeradas, pasaron tanto malos ratos como buenos, pero por suerte y gracias a la asistencia médica que estuvo atendiéndoles, la mayoría pudo curarse de aquellas quemaduras.
    No todos tuvieron la misma suerte, la piel de un grupo de ancianos, con patologías previas, no aguantó las quemaduras y desgraciadamente fallecieron. Ellos ocupaban la habitación número siete.
    No se ha vuelto a dar una situación como aquella, después de lo ocurrido desacreditaron al equipo de investigación responsable y en honor a las personas fallecidas, construyeron una placa conmemorativa en el centro de Sídney. Los ciudadanos, pasado el tiempo se referían a esta catástrofe como “la habitación número 7”.

    LA MÁQUINA DEL TIEMPO

    LA MÁQUINA DEL TIEMPO

    Todo comenzó en una tarde de verano, el profesor Excel había estado toda la noche preparando su mayor invento. Era un hombre de 42 años, pelo castaño y algo revuelto, ojos castaños y cara ovalada. Iba siempre jorobado, era alto y algo rellenito. Vestía una bata blanca tirando a gris, por el desgaste del tiempo, que estaba algo desgarrada de la parte de abajo. También le faltaba el primer botón y tenía un bolsillo en el lado izquierdo, algo roto de la parte de abajo, en el que solía llevar unos bolis. Que, a veces, se le caían por el camino. Sus pantalones eran negros y sus mocasines, marrones.
    Su ayudante, el profesor Manolo, era un joven de 20 años con el pelo castaño y bien peinado, con gafas circulares, ojos verdes y cara redonda. Vestía un bata blanca, limpia y planchada, que tenía dos bolsillos, en uno siempre llevaba clínex y, en el otro, dos bolígrafos. Sus pantalones eran marrones y sus zapatillas, negras. Ya cansado, le dijo:
    -Profesor Manolo: ¿Cuándo va a estar listo el artilugio que estamos construyendo?
    -Profesor Excel: Paciencia mi querido Manolo, pronto estará lista la más grande de mis creaciones.
    -Profesor Manolo: ¿Está seguro de que esta vez va a funcionar su invento?
    -Profesor Excel: Pues claro que sí mi querido Manolo, por algo soy científico.
    El profesor Excel era un gran científico y tenía grandes ideas, el problema era que la gran mayoría de sus inventos acaban explotándole en la cara, pero los que conseguía hacer funcionar, eran grandes inventos ¡hasta le llegaron a dar el Premio Nobel por uno de ellos!
    Pasó media hora hasta que lo terminaron.
    -Profesor Excel: Mi querido Manolo, mi mayor invento está terminado… ¡La máquina del tiempo! Llega el momento de probarlo.
    -Profesor Manolo: Si… yo me pongo detrás de la mesa por si acaso….
    -Excel susurró: solo hay que calibrar un poco por aquí y por allí y ya está lista para viajar al año 2020.
    Pero de repente…… ¡¡¡¡PUM!!!! La máquina empezó a echar humo y Manolo gritó: ¡APÁGALA!
    -Profesor Excel: Yo creo que necesitaba más ajustes….
    -Profesor Manolo: Profesor Excel, ¡¡¡se ha dejado el bocadillo de chorizo dentro de la máquina!!!
    -Profesor Excel: ¡¡¡UPS!!!
    Volvieron a probar, esta vez sin el bocadillo de chorizo en mitad del sistema informático de la máquina y ahora sí funcionó.
    -Profesor Excel: Rápido profesor Manolo hay que volver al año 2020.
    -Profesor Manolo: ¿Por qué a esa fecha profesor Excel? ¿Por qué justamente a esa fecha?
    -Profesor Excel: Porque hay que evitar que ocurra el mayor desastre que haya sucedido nunca… ¡¡¡EL COVID 19!!!
    -Profesor Manolo: Aaaaaaaa… ahora lo entiendo.
    -Profesor Excel: Rápido Manolo, que lo tengo programado para que se apague la maquina después de 10 minutos.
    -Profesor Manolo: Ya voy.
    -Profesor Excel: ¡¡¡Ya estamos aquí!!!
    -Profesor Manolo: Pero… profesor Excel….
    -Profesor Excel: Dime profesor Manolo.
    -Profesor Manolo: ¿Ahora cómo vamos a volver?
    -Profesor Excel: Tranquilo profesor Manolo. He programado la máquina para que se abra cuando digamos K= Potasio.
    Entonces Excel y Manolo fueron al laboratorio de Wuhan a conseguir las muestras de Covid y los datos para estudiar lo que había en ese momento y, así, poder salvar al planeta de la pandemia.
    Pero, cuando regresaron, les llevó más tiempo de lo previsto encontrar el portal de vuelta al año 2021 porque Excel no sabía exactamente dónde estaba. Estuvieron gritando todo ese tiempo hasta encontrarlo.
    -Profesor Manolo: Si que nos ha costado lo nuestro, ¿verdad profesor?
    -Profesor Excel: Si, pero al final lo hemos encontrado… Es hora de volver a casa.
    Entonces, atravesaron el portal y volvieron a su laboratorio.
    -Profesor Manolo: ¡¡¡Ya ha acabado la tortura ya no hace falta llevar mascarillas ni ponerse gel hidroalcoholico!!!
    -Profesor Excel: Espere, Profesor Manolo, aún tenemos que comprobarlo, todavía no es seguro.
    Manolo y Excel salen a la calle y encuentran a una señora sin mascarilla que pasa por delante casualmente, la ve Manolo y dice:
    -Profesor Manolo: Bueno, no lleva mascarilla, es un progreso.
    -Profesor Excel: Espere Profesor Manolo todavía no es seguro.
    Van a la señora y le preguntan sobre el Covid 19
    -Profesor Excel: Perdone, ¿sabe algo sobre el Covid 19?
    -Señora: Perdona, pero no sé de lo que me estás hablando.
    -Profesor Excel: ¡Lo logramos profesor Manolo! hemos podido salvar a todo el mundo de la pandemia.
    -Profesor Manolo:¡¡¡Por fin, no tendremos que llevar mascarillas ni tendremos que cumplir todas esas medidas de seguridad!!!.


    FIN

    La muerte del murciélago

    La muerte del murciélago

    En un universo paralelo, sin seres humanos, el mundo estaba dividido en 5 reinos; hongos, protoctistas, moneras, vegetales y animales, con sus tipos, clases, ordenes, familias, géneros y por supuesto especies. Algo curioso es que cada una de las especies tenía conciencia propia, tal y como los humanos tenemos hoy en día, sin embargo, tenían algún comportamiento similar a los que conocemos.
    Esta historia sucedió en el reino animal. Que está dividido en vertebrados e invertebrados, cuyas clases son mamíferos, anfibios, reptiles, peces, aves, insectos, artrópodos, crustáceos, moluscos, arácnidos, anélidos y gasterópodos. Una vez conocido esto, comencemos con la historia.

    El mapache estaba extrañado porque llevaba noches sin ver al murciélago salir de su cueva para cazar como de costumbre, asi que decidió ir a preguntarle a su amigo nocturno por su ausencia, pero cuando entró a la cueva descubrió que el murciélago había sido asesinando. Horrorizado, decidió avisar al animal más astuto que conocía.
    -Parece que murió mientras dormía, calculo que hace unos 4 días, probablemente por la tarde. ¿Cuándo dice usted que lo vió por última vez?
    En efecto, el zorro era sin duda uno de los animales más inteligentes conocidos.
    -Hace cinco noches, señor, osea que lo más probable es que tenga razón.
    El mapache seguía un poco paralizado.
    -Bien, según lo que me ha dicho, tengo algunos sospechosos, gracias por su colaboración.
    El zorro se despidió y se dirigió a la cueva del gecko, un reptil saurio.

    -¿Qué relación tenía con el murciélago?- comenzó el zorro sin ningún tipo de introducción.
    -¿”Tenía”? ¿Le ha pasado algo?- preguntó confundido.
    -Ha sido encontrado muerto esta mañana.
    -No habrá sido de hambre…- murmuró- No le conocía mucho.
    -Ha sido asesinado, ¿A qué se refiere con eso?
    -Ese granuja me ha robado la comida en varias ocasiones, me desaparecía y un día le descubrí en plena noche. No digo que se lo mereciera pero le está bien empleado.
    -Me dijeron que había tenido un percance con usted. Una última cosa, ¿recuerda lo que estaba haciendo la tarde de hace 4 días?
    -Hace 4 días… estuve cazando, creo recordar…¡sí! Fue aquel día en el que me quedé sin comida por los robos del murciélago.
    -Bien, gracias por su tiempo- Dijo el zorro, y salió de la cueva.
    Vale, el siguiente era…el búho, era un ave muy astuta, totalmente capaz de planear un asesinato, y encima, al igual que el murciélago, era nocturno.

    -¿Alguna vez se cruzó con el murciélago cazando de noche?
    -Le ha pasado algo, ¿no? Lo veo en su mirada, pero sí, alguna vez nos cruzamos, no nos hablamos, pero no hace más de una semana se chocó conmigo, iba volando como un loco, y lo único que hizo fue echarme la culpa e insultarme, por supuesto, quedé indignado, pero jamás me rebajaría a cometer tal cosa como un asesinato, y menos perder mi tiempo con un maleducado como él, ¿contento, detective- Contestó el búho con total sinceridad.
    -Mucho, gracias señor, ¿y qué hizo usted la tarde de hace 4 días?
    -Me quedé en el nido durmiendo un rato, y luego me preparé para salir a cazar de noche.
    -Una última cosa, ¿le volvió a ver tras el incidente?
    -No, la verdad no creo ni que saliera a cazar, tenía la cueva llena de comida que probablemente había robado.
    -Muchas gracias, no le robaré más tiempo.- Se despidió el zorro.
    -No hay problema.
    Con la cabeza aún funcionando, el zorro miró quién quedaba, el hurón, un mamífero bastante agresivo.

    -Ya sé por qué está aquí, el murciélago ha sido asesinado,¿verdad? Bueno, le voy avisando que no tengo nada que ver.
    - Ustedes no tenían una buena relación, ¿no?
    -Nunca nos llevamos bien, pero nos respetábamos mutuamente, yo mismo le avisé que si no se andaba con cuidado iba a acabar mal, y mírele ahora.
    - Bien, ¿Recuerda lo que estaba haciendo la tarde de hace 4 días?
    -Perfectamente, estaba cazando, me cruzé con la urraca, pregúnteselo a ella.
    -Muchas gracias, no necesito saber más.
    Y así, el zorro se dirigió de vuelta a su guarida.

    El zorro se pasó la noche dandole vueltas a la cabeza, hasta que al final, llegó a una conclusión, una conclusión que lo explicaba todo.

    Al día siguiente, pidió al mapache y a los sospechosos que se reunieran con el en un sitio.

    - Bien, tras pensarlo muy detenidamente y preguntar a varios testigos, he descubierto el responsable; la gente cercana a la cueva aseguró no escuchar ningún ruido la noche del asesinato, lo que significa que fue ejecutado por alguien ágil y silencioso a la hora de cazar, alguien que sabía que el murciélago tenía comida acumulada, y que, a diferencia de los otros dos sospechosos, no tenía una coartada limpia, así, llegué a la verdad, el murciélago murió a manos del el búho.
    -¡Yo…!

    La perrita astronauta

    La perrita astronauta

    Venga poneros cómodos mis cachorrillos, os contare la historia una vez más.
    Esta es la historia de una perrita callejera que todas las noches aullaba al cielo con el sueño de algún día poder viajar a él.
    Ella vivía feliz en Moscú durante la guerra fría, los niños jugaban con ella y de vez en cuando le daban comida. Un día llegaron dos hombres en una furgoneta- ¿Qué hacen aquí- se preguntó la perrita-los hombres la cogieron y la metieron en la parte trasera de la furgoneta junto a otros dos perros?
    Como paso no lo tengo muy claro pero la perrita acabo siendo candidata para ir al espacio, por fin du sueño se cumpliría.
    Tras unos cuantos meses haciendo pruebas junto a sus dos compañeros, los llevaron a una sala vacía. Ella entro con precaución, ¿Qué es esto? Se pregunto y poco a apoco sus paras se fueron separando del suelo seguido del resto de su cuerpo ¡era genial! La perrita saco la lengua mientras se elevaba y empezó a mover la cola felizmente, ella quería ser al primera en ir al espacio.
    Pasaron los días los meses los años y cada vez estaba más cerca del día del gran lanzamiento, era un viaje solo de ida, querían enviarla a un asonda alrededor de la tierra, pero ella no tenía miedo. Pero…
    Era el día del lanzamiento, faltaba poco para despegar, el jefe de la operación la dijo unas palabras y se fue, entonces empezó la cuenta atrás. Hoy 3 de noviembre de 1957 el satélite Spunik 2 será lanzado con el primer ser vivo destinado al espacio para no volver.
    El satélite despego pasando las diferentes capas de la atmosfera, pero algo no iba bien, la perrita cada vez tenia mas calor y el oxigeno estaba fallando, ella estaba más nerviosa que nunca, entonces se acordó de las palabras que le dijo el jefe antes de despegar, esa frase: Se fuerte LAIKA.
    Ese instante fue el ultimo para ella, contemplo el gran vacío del universo, el sol, las estrellas, la tierra…así finalizo la historia de la perrita, cuando meses después el satélite callo.
    Esta historia la conoce mucha gente, pero lo que no saben es que antes de morir, Laika tubo cachorrillos: vosotros, y mientras vosotros estéis ella también estará.
    Y ahora a dormir que es muy tarde.
    FIN

    LA TORRE

    LA TORRE

    Mi nombre es Emmet y escribo esto a pocas horas de la explosión de la tierra.
    Os pongo en contexto: Hace 3000 años la tierra ya tenia problemas medioambientales, pero esto se fue agravando hasta llegar a la actualidad, muchos terremotos e inundaciones provocaron un gran deterioro en la tierra.


    A poco tiempo de que la tierra se convirtiera en un vertedero, los humanos consiguieron escapar a otro planeta descubierto por los científicos en la galaxia 3C bautizado con el nombre de “la nueva tierra”. Pero este planeta era muy pequeño en comparación con la tierra lo que provoco que solo la gente más rica, influyente e indispensable se quedaran allí mientras que el resto de humanos fueron enviados de vuelta a la tierra junto con unos robots encargados de mantener el orden publico y la explotación de los recursos restantes del planeta.


    Una vez puestos en situación voy a contar mi historia.
    Yo junto a mi hermana iris vivía hasta hace poco en un vertedero actualmente predominantes en la superficie del planeta.
    Nos encargábamos del transporte de bidones de oxígeno, pero todo esto termino con la primera rebelión cyborg ya que como era de esperar con la destrucción de robots muchas personas se habían vuelto cyborgs para conseguir llegar hasta “la torre”, el lugar donde vive Arcturus el único gobernador del planeta tierra y también el lugar donde se encuentra la única manera de salir del planeta, una máquina de teletransporte principalmente utilizada para el transporte de recursos hasta “la nueva tierra”.
    La revolución cyborg fracasó pero provocó una dura represión por parte del gobierno.


    Después de unas semanas empezaron los presagios de que algo gordo estaba a punto de ocurrir: la marea aumentó, los terremotos se volvieron frecuentes y el oxígeno disminuyó lo que provocó que tuviéramos que salir a la calle con bombonas de oxígeno, cuyas reservas disminuían rápidamente y aumentaban el precio a la misma velocidad.


    No nos dimos cuenta de lo que ocurría hasta que Arcturus se marchó de la tierra con una gran nave por la máquina de teletransporte. A los pocos días de este suceso empezaron las rebeliones y los ataques contra “la torre”, pero los humanos no podían hacer nada contra la férrea defensa establecida por los robots alrededor de “la torre”. En ese entonces la gente no sabía lo que ocurría en realidad.
    Después de 12 días tras el teletransporte de Arcturus el nivel de oxígeno llegó a niveles críticos además empezaron a aparecer volcanes y las inundaciónes y los terremotos aumentaron aún más. Pronto nos dimos cuenta de que la tierra estaba a pocos días de llegar a su fin.

    Ante esto, intenté poner a salvo a Iris colándonos en una de las naves de carga dirigidas a la nueva tierra. La situación se complicó cuando nos descubrieron ya que no contábamos con que los robots no iban a revisar los cargamentos con toda la confusión creada por las rebeliones. Conseguí esconder a Iris ya que es bastante pequeña y se pudo ocultar en un rincón cubierta de minerales. Yo no corrí la misma suerte y fui capturado y encerrado en una celda.

    Mi reclusión duró poco tiempo, ya que como habíamos deducido la tierra estaba a poco de llegar a su fin y con los terremotos, finalmente la prisión entera se derrumbó junto con el resto de estructuras que aún seguían en pie, incluyendo obviamente “la torre” y junto con ella la única esperanza de salir de la tierra.

    Espero que Iris lo haya conseguido.

    Actualmente me he quedado sin bombonas de oxígeno y por consiguiente no me queda mucho tiempo, no espero que nadie lea esto solo que de alguna manera quede registrado aunque con las catástrofes y la explosión de la tierra desaparezca.

    LA VERDAD SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

    LA VERDAD SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

    Érase una vez dos niñas muy felices jugando en el parque con sus amigos, estas dos niñas eran primas y estaban muy unidas, eran inseparables.
    Todos los días se reunían a la misma hora sus madres, que eran hermanas, y las cuatro iban al parque. Mientras las madres tomaban un café, las niñas jugaban en el parque.
    No obstante nunca habían ido una a casa de la otra porque nunca se había dado la ocasión y en las comidas familiares siempre iban a casa de sus abuelos.
    Un día Mara ,una de las primas, le preguntó a su madre a que se debía esto, la madre sin saber que responder le dijo que su prima se avergonzaba de la casa que tenía y nunca quería invitar a Mara ni a sus amigos.
    Mara quedó muy sorprendida con esto y no se imaginaba que fuera por eso y se quedó toda la noche pensando en cómo podía hacer que Cristina ,su inseparable prima, le llevara a su casa ya que le daba mucha curiosidad como podría ser la casa o que características podría tener.


    Pasaron los días y los días, y Mara y Cristina se seguían viendo todos los días y quedaban en casa de sus amigos para ver películas, etc.
    Un día sus amigos decidieron que la próxima reunión fuera en casa de Mara, ella aceptó y decidió que al día siguiente todos fueran a su casa ya que no se avergonzaba de su preciosa casa o por lo menos a ella le parecía preciosa.
    Al día siguiente quedaron todos en casa de Mara y disfrutaron de una cena y de dos o tres películas . Al salir todos los amigos se pusieron a discutir de donde iba ser la próxima quedada, Carlos y Lucas discutían sobre en cual de las dos casas iba ser ,hasta que Paula ,una muy buena amiga de Cristina y de Mara ,dijo que la mejor opción era ir a casa de Cristina ,ya que nunca habían ido así que le tocaba a ella.
    Cristina se quedó parada unos minutos ,y finalmente con cara de incomodidad dijo que si, todos contentos se fueron a casa y Mara se fue a dormir rápido ,esperando a que llegara el día siguiente .

    Mara se levantó por la mañana muy contenta ,desayunó súper rápido y se fue corriendo a casa de Cristina.
    Mara pensó varias veces que se había perdido ya que siempre llegaba a la misma casa, una casa gigante preciosa de por lo menos cuatro plantas, pero esta no le cuadraba con la descripción que su madre le había dado sobre la casa de Cristina por lo que con el google maps volvía a dar la vuelta a la misma zona, hasta que vio a Carlos fuera de esa casa gigante y preciosa.
    Cristina le preguntó si el google maps le llevaba hasta esa casa, Carlos contestó que si y inmediatamente llamó al timbre.

    De repente abrió la puerta una especie de robot que sabía moverse y hacer muchas labores del hogar, Mara se quedó boquiabierta no se esperaba que en casa de Cristina hubiera todo eso.

    Cristina tenía robots por toda su casa que hacían todas sus labores ,incluso uno le hacía los deberes y copiaba lo que ella decía. Otro robot le cocinaba y otro le hacía la cama y le arreglaba la habitación. Mara se quedó flipando y empezó a jugar con los robots, súper contenta.
    Cristina contó a sus amigos que le daba vergüenza que vieran todos los robots y toda la inteligencia artificial que tenía en su casa y que por eso nunca los había invitado.

    Esa era la verdad de todo.

    La vida de los espermatozoides alosomas

    La vida de los espermatozoides alosomas

    Aquí, en los testículos la vida no es tan mala: nacemos, crecemos y nos formamos, para
    finalmente ser expulsados al exterior e intentar llegar al óvulo.
    Bueno, antes de seguir contando mi vida deberá presentarme, me llamo espermatozoide 450.
    Pero todo el mundo me llama 450; sí, aquí todos nos llamamos “espermatozoide”, solo que
    tenemos diferente número, por ello nos diferencian. Bueno, finalizada la presentación, creo
    que puedo proseguir.
    Cuando uno de nosotros nace, suele tener una preparación de al menos un mes. Es cierto que
    depende del portador. Os explico, el portador es para que lo entendáis el humano, el posesor
    de los espermatozoides. Por eso mismo los espermatozoides no somos todos iguales, depende
    del posesor tenemos diferentes rasgos en nuestro interior; eso depende del físico y los genes
    del portador: depende de su raza, si tiene enfermedades genéticas…Pero sí, aunque suene
    extraño, en nosotros importa el interior, aunque piensen lo contrario. ¡Oh, antes de que se me
    olvide! Nosotros estamos divididos en dos razas, los X y los Y; estas letras no están elegidas al
    azar, son los cromosomas que tenemos asignados cada uno. Estos alosomas al llegar al óvulo
    determinan el sexo del feto, los óvulos ya cuentas con el cromosoma X, por tanto, en caso de
    ser fecundados por otro X, el cigoto será mujer; si, por el contrario, se trata de la raza Y el
    resultado será un varón. Yo soy un X, y me siento totalmente orgulloso.
    Los espermatozoides más sabios, fueron los primeros en ser expulsados al exterior, fueron los
    que más planificación tuvieron antes de salir. Contaron con unos 12 años antes de ser
    expulsados, claro, que los pobres no obtuvieron un final como el que esperaban. ¿Fueron
    expulsados? Por supuesto, pero no a donde imagináis. Cuenta la historia de nuestro pueblo
    que fueron expulsados a un triste papel. Algunos corren su misma suerte, pero no todo es gris.
    Algunos como mi difunto abuelo, sí que llegan hasta el óvulo.
    ¿Oís eso? Bueno, ¿Cómo vais a oírlo? Si lo estáis leyendo, ¡qué chorrada! Bueno, lo que estoy
    oyendo es la alerta blanca, la alerta D. ¡Un momento! Eso significa que…No, no puede ser,
    ¡madre mía! ¡qué fuerte! Bueno, os explico: eso significa que el portador está listo para
    expulsarnos…Ya no queda casi nada para salir… ¡Qué fuerte! ¡Voy a salir hacia el óvulo! Bueno,
    amigos, con esto concluyo mis memorias. Espero que las hayáis disfrutado. Nos vemos. ¡Allá
    voy!

    Las consecuencias de la indiferencia

    Las consecuencias de la indiferencia

    Erase una vez un grupo de amigos que les gustaba mucho la robótica, entonces decidieron hacer cada uno un robot para divertirse y así para practicar. Júlia hizo su robot con ayuda de su padre, Pedro y Juan se ayudaron entre ellos para conseguir los mejores robots y Álvaro se empeñó en hacerlo solo para ver de lo que él era capaz de hacer.

    Para conseguir las piezas de los robots fueron al vertedero donde se tiraban todos los metales de coches rotos, electrodomésticos… Una vez allí decidieron hacer una carrera para ver quien conseguía sus piezas primero, pero al ver lo lleno que estaba el vertedero decidieron que podría ser peligroso.

    De vez en cuando el grupo se reunía en el taller de Júlia para ver el progreso de los robots. Un vez acabados hicieron un concurso del mejor robot, quien más votos obtuviera de sus compañeros de la escuela ganaría el concurso. Después de que todos votaran ganó el robot de Álvaro. Álvaro estaba muy orgulloso de su trabajo, ya que consiguió hacer el robot sin ninguna ayuda.

    Después de un tiempo los amigos dejaron a los robots en el taller de Júlia y ya no los volvieron a sacar de ahí, hasta que un día en las noticias anunciaron que si seguían contaminando de esa manera, tirando residuos a la calle, al mar y produciendo mucho Co2 que el mundo sería destruido por una inundación.
    La gente no se lo creía así que siguieron su vida sin hacer caso a lo que decían las noticias.

    Los amigos no sabían que hacer al respecto, así que se les ocurrió sacar a los robots para que les ayudaran a que este desastre no siguiera. Los robots les dijeron que ya era tarde y que debían de esconderse en un refugio o un búnker que estuviese a muchos metros bajo tierra. Entonces los chicos decidieron avisar a sus seres queridos para que fuesen lo antes posible.

    Un mes después salieron del búnker y todo estaba destruido, los robots les dieron la opción de ir a vivir a la Luna hasta que la Tierra mejorara. Entonces cogieron una nave y se fueron a la Luna.

    LAS HORMIGAS MELLIZAS

    LAS HORMIGAS MELLIZAS

    Érase una vez un par de inventores, Marc era responsable y maduro y Cleo era infantil, torpe e irresponsable. Ambos inventores eran hermanos mellizos, Marc era el mayor y Cleo la pequeña, pero solo por unos minutos. Ellos estaban en 8º curso, lo que equivale en España a 2º de la ESO.
    Estaban trabajando en un proyecto para clase, una máquina que podía disminuir el tamaño de los objetos. Ya sé lo que estáis pensando “¿estaban en 8º y podían construir esa máquina?” pues si porque eran muy listos. Una vez que terminaron la máquina y se dispusieron a probarla. Ocurrió un terrible accidente; ya sabes, lo típico. Lo que pasó fue que Cleo cuando iba a pasar al lado de la máquina se tropezó con un cable y le dio al botón de encendido haciendo que tanto Marc como ella se hicieran del tamaño de una hormiga, que es del reino animal, tipo invertebrado, con esqueleto externo, de la familia de los insectos e himenópteros.
    - Ups, lo siento. Dijo Cleo, mientras Marc la miraba con cara de enfado.
    - Que bien, gracias a ti ahora somos del tamaño de un insecto. Dijo Marc.
    - Ya dije que perdón, yo no quería que pasara esto. Dijo Cleo enfadada.
    - Vale, y ahora, tenemos que volver a nuestro tamaño real, pero ¿Cómo? Dijo Marc.
    - Podríamos intentar escalar los cajones y cuando estemos allí arriba podríamos llegar a la máquina subiendo por los cables, le damos al botón de revertir y misión completada. Dijo Cleo.
    - Buen plan. Dijo Marc
    Y así los dos hermanos se dispusieron a escalar los cajones, pero cuando llegaron a la cima, Marc que le tiene miedo a las cucarachas, que son animales invertebrados con esqueleto externo de la familia de los insectos, se encontró con una muerta, se asustó y se cayó por la ventana arrastrando a Cleo también a la hierba.
    -Marc, Marc, despierta. Dijo Cleo
    -Ay, qué pasa. Dijo Marc
    - Como que, ¿qué pasa? Nos hemos caído por tu culpa. Dijo Cleo
    - Perdóname. Contestó Marc
    GRRRRRRRRRRRRRR
    - ¿Marc? Preguntó Cleo
    - ¿Sí? Contesto Marc
    - Has oído eso ¿verdad?
    - Si. Contesto Marc
    Los hermanos se dieron la vuelta a la vez y vieron una rata que es un animal vertebrado, mamífero, placentario, roedor que era enorme y les miraba para comérselos así que se fueron corriendo intentando escapar de ella. Pero, de repente un águila que es un animal vertebrado, un ave falconidae, pasó volando y se comió a la rata.
    - Menos mal. Dijo Marc
    - Espérate que es el turno del águila. Dijo Cleo
    El águila aun hambrienta se dirigió hacia los niños los cuales se refugiaron dentro del tronco de un árbol.
    - ¿Qué hacemos ahora? Preguntó Cleo.
    Cuando Marc estaba a punto de contestar, una mariquita, que es un animal invertebrado con esqueleto externo de la familia de los insectos y coleópteros; malherida se chocó contra la pierna de Cleo y Cleo supo de inmediato lo que la pasaba.
    - ¿Qué haces? Preguntó Marc
    - Ayudarla. Respondió Cleo
    - ¡NO ES EL MOMENTO DE PONERSE SENSENSIBLE!!!!!! Dijo Marc.
    - Ya está, ya estas curada pequeña. Dijo Cleo sin escuchar ninguna palabra de lo que decía Marc.
    Marc se quedó sorprendido al ver que la mariquita le agradeció a su hermana su ayuda. A Marc se le acercó otro animal herido y esta vez sí que lo ayudó, pero a petición de su hermana y la verdad es que le gusto.
    - ¿Y bien? Dijo Cleo poniendo la típica cara que pone uno cuando quiere decir “te lo dije”
    - Pues en realidad, me siento bien. Respondió Marc
    - No soy de esas personas que dicen “te lo dije”, pero, ya te lo dije. Dijo Cleo
    En agradecimiento, los animales ayudaron a los hermanos a regresar a su casa para volver a sus tamaños.
    Después de eso les aprobaron con matrícula de honor y ahora utilizan la máquina para ir a visitar a los animalitos que ayudaron. ¡Ah!, y en cuanto al carácter de los hermanos, no cambió nada.

    FIN

    LATAS DE ARENA

    LATAS DE ARENA

    Según el Programa de Naciones Unidas por el Medio Ambiente (PNUMA), 6.4 millones de tonelada de residuos acaban en el mar cada año.
    Ya no quedan océanos en nuestro planeta, ahora tenemos gigantescos vertederos dónde va a parar toda nuestra basura. ¿De verdad creemos que esto no nos va a pasar factura en el futuro?

    Carlota era una joven de solo 19 años, que estaba en su habitación leyendo un artículo sobre la contaminación de los mares. En una mano, su tablet, y en la otra, una lata de refresco. -¿Cuántas cómo esta -refiriéndose a la lata-llegarán al mar en un día? ¿Y en un año?- El solo hecho de pensarlo le producía escalofríos. Cerró el dispositivo, dejó el envase sobre el escritorio y se fue a dormir. Esa noche no durmió, solo era capaz de imaginar escenarios en su cabeza en los que aparecían las playas más bonitas del mundo cubiertas hasta el último centímetro de latas como la suya.

    A la mañana siguiente, después de haber pasado la noche en vela e ideando posibles soluciones para este problema decidió ir a ver a su mejor amigo Arnau. Arnau tenía 24 años y trabajaba de investigador en la universidad. Había estudiado biología marina y estaba estudiando soluciones para la extinción de ciertas especies marinas.
    Carlota entró en su laboratorio sin primero llamar. No tenía tiempo. Necesitaba contarle a su amigo sus preocupaciones y contarle la idea que había tenido.
    -No he dormido en toda la noche.- dijo la chica- Necesitó que me ayudes con algo, creo que tengo la solución.
    El chico, tras escuchar atentamente a su amiga y entender su frustración y su miedo por el futuro de los océanos de nuestro planeta, aceptó ayudarla.
    -¿Ves está lata Arnau?- dijo Carlota enseñando a su amigo la lata que se había bebido el día anterior- Pues bien, si cada persona del planeta tirase una de estas al mar ahora mismo el mar contaría con casi 8.000 miles de millones de plásticos nuevos, pero ¿y si esas latas estuvieran hechas de un material que al tocar la sal del mal se convirtiera inmediatamente en arena?- Arnau miró a su amiga con cara de desconcierto.
    -Se que suena loco- añadió Carlota- pero sé que si alguien puede conseguir esto ese eres tú. Si no pensase que lo puedes hacer no te lo pediría. Tienes que ayudarme.-
    -Te ayudaré- añadió Arnau- Aun no sé cómo, pero lo vamos a conseguir.

    Carlota no asistió a clase ese día, se quedó con su amigo. Si podemos hacer vidrio con arena, ¿por qué no plástico?
    Los días pasaban y lo dos amigos no hacían más que exprimir sus cabezas para dar con una solución, pero después de 5 meses de experimentos fallidos solo les quedaba pensar que estaban locos y que nunca lograrían su objetivo porque era imposible hasta que ocurrió lo imposible.
    Nada más tocar el agua salada, la lata comenzó a deshacerse hasta quedar reducida arena. No podían creer lo que veían sus ojos.
    Apuntaron en un papel lo que había hecho para lograr esa lata. Las mezclas y todos los pasos. Habían encontrado una solución para su problema.
    -¿Sabes lo que significa esto Carlota?-dijo Arnau- Que el mundo ya no tendrá que preocuparse por las latas que van al mar. Ahora no contaminarán.

    Con lágrimas en los ojos los amigos se abrazaron. Llevarían su experimento ante un tribunal y salvarían los océanos.

    Carlota se levantó del taburete en el que estaba sentada y se dirigió hacia su lata de refresco. Esa que bebía el día que leyó el artículo y había guardado hasta entonces. La cogió entre sus manos y la apretó reduciéndola a un disco de metal. La miró satisfecha. Colocó su pie sobre el pedal y abrió el cubo de basura amarillo. Despistó su lata, la última lata que tendrá que preocuparse por ser reciclada.












    LIA, la proyectora de ideas

    LIA, la proyectora de ideas

    Hola, bienvenido de nuevo, soy LIA, la inteligencia artificial del futuro, estoy programada para ayudaros a los humanos a cumplir vuestros objetivos, entonces ¿que desea hacer hoy? – Dijo el ordenador con voz robótica.
    Los humanos llevan años creando máquinas capaces de pensar como una persona, algunos decían que sería útil para la sociedad, mientras que otros no hacían más que cuestionarse si era una buena idea. Ese fue su invento más controversial, no por el hecho de que funcionara perfectamente y pudiera pensar, si no porque la incertidumbre que causaban las películas de ciencia ficción, esperaban se equivocaran y no se volviera en su contra. Aunque antes tendrán que construir su cuerpo, lo cual podría llevar años de trabajo. Solo pensar los avances que podría hacer una máquina con tantos conocimientos y acceso constante a todo Internet sonaba a algo que diría alguien con demasiada imaginación, uno de esos androides de Star wars o los de Marvel. Desde luego ese robot tenía más oportunidades que la gran mayoría de estudiantes, que a pesar de llevar años estudiando nunca llegarán al nivel de LIA.
    En el fondo a todos los científicos les fascinaba y les asustaba a partes iguales, al fin y al cabo todas estas películas acaban en tragedia y el recordatorio de que pueden perder su trabajo en cuestión de segundos no era algo que pudieran olvidar fácilmente.
    Otra cosa que no sabían es que ella también les escuchaba, sí, la máquina, ella no creía que los humanos eran el problema de la Tierra como ellos afirmaban, porque ellos ponían todos su esfuerzo en arreglar sus errores y sí, pudieron no haberlos cometido en el pasado, pero lo hecho, hecho está y mejor intentar solucionar un problema que crear uno mayor para ocultarlo. Pero, ¿por qué malgastar su tiempo en ella? ¿Y por qué se esfuerzan tanto en buscar vida en el espacio o en el pasado cuando ya la tienen aquí y ahora? Es lo único que se preguntaba, en su pequeña cajita de metal.

    ………………………….…………………………

    Seis años desde su creación y por fin tenía un cuerpo, seis largos años. Los científicos pensaban que se pondría a caminar como si llevara toda la vida a hacerlo, pero al poner los pies en el suelo, resbaló y cayó. Ellos anonadados fueron en seguida a ayudarla y tras un largo día de trabajo, aprendió todo lo que debía saber de su cuerpo metálico. Le explicaron su primera misión, LIA esperaba que la mandarán al espacio o a analizar zonas con fósiles para localizarlos más rápidamente, pero no, la suplicaron que les ayudará a solucionar su mayor error, ella por supuesto sabía de qué estaban hablando, el famoso cambio climático. Durante el tiempo que paso en su ordenador pudo observar a gran parte de la población colaborando para eliminar residuos y contaminación. Compraban coches eléctricos, plantaban árboles, recogían basura de los océanos…
    Cuando le ofrecieron a LIA colaborar ella no lo pensó dos veces, sabía que no necesitaban ayuda, ya tenían las claves para solucionarlo, por lo que decidió ser un recordatorio, y ayudar a los gobiernos a crear leyes y a convencer a la gente a que más cumplan. Así empezaron los años de luz, llamados así por los avances que hicieron y los problemas que solucionan. Comenzaron por preguntar a la gente que problemas había y las soluciones que ellos proponían, algunas eran sorprendentemente buenas y se pusieron de inmediato en funcionamiento. Se ofreció una educación mayor a todas esas personas con ganas de mejorar el mundo, y pronto en todas las compañías se instaló el uso de renovables, y se dio una subvención a aquellas con formas de trabajo sostenible y que hicieran lo posible por mejorar el medioambiente. Aumentaron el número de centrales renovables e instalaron placas solares en desiertos donde no afectarían al ecosistema. Comenzaron programas para restaurar la fauna y flora. Y comos estas muchas otras ideas se pusieron en práctica. Con LIA en el centro de todo esto no se podía sentir más orgullosa de ellos, ella sabía que no había hecho nada realmente, simplemente mostró al mundo las ideas que se ocultaban entre ellos y que derivaron en su salvación.

    LO POSITIVO DE SITUARSE ANTE LOS CAMBIOS

    LO POSITIVO DE SITUARSE ANTE LOS CAMBIOS

    Érase una vez un bonito hogar, en el cual vivía una familia muy unida. Esta familia estaba formada por cinco personas, el padre, José, era un completo obsesionado con su privacidad, sus datos, etc. No se acostumbraba a las nuevas actualizaciones, no entendía el ir a una tienda y que te pidieran tu número de teléfono y tener que darlo, le aterrorizaba la idea y siempre intentaba protegerse a él y a su familia de cualquier tipo de problema respecto con los datos.
    Su mujer, Laia, por el contrario, intentaba hacer que José cambiara su opinión y se acostumbrara a que las cosas habían cambiado, era una humilde mujer muy simpática, la cual controlaba los datos que decía pero no era tan exagerada como José. Le encantaban las nuevas tecnologías y además tenía una nevera en casa que cada vez que le faltaba un alimento el cual era de costumbre comprar, la nevera lo detectaba y automáticamente lo indicaba, es decir, hacía la lista de la compra.
    José y Laia tenían un hijo y una hija, Ernesto y Claudia, ambos heredaron la ambición de aprender y conocer nuevas tecnologías, y la virtud de no encapricharse con ellas, simplemente les gustaba mantenerse informados.
    Para el cumpleaños de Ernesto, sus padres y Claudia, decidieron comprarle un reloj, un Apple Watch, uno de los nuevos modelos que había sacado la marca Apple. Ernesto nunca había pedido nada así, a pesar de que lógicamente le encantaba. Cuando se lo dieron se emocionó un montón y sin pensarlo se lo puso rápidamente. A pesar de que a José le costó gastarse tanto dinero en un reloj, ver a su hijo tan feliz le llenó de alegría, y con el paso del tiempo, al ver a Ernesto tan contento con su nuevo reloj, usándolo tanto y viéndolo tan útil, él se compró uno también. Parecerá mentira pero con esta compra había dado un gran paso respecto de su miedo a compartir sus datos. Metió su información y la de su móvil en el reloj y continuó con su vida normal disfrutando de su nueva adquisición.
    Un día, José estaba solo en casa ya que acababa de llegar de trabajar, Ernesto y Claudia estaban en el instituto y Laia seguía en la oficina en la cual trabajaba. José se puso a preparar la cena, ordenar un poco la casa… hasta que recibió una llamada de un número desconocido, no estaba acostumbrado a no tener localizada a la persona que le llamaba, ya que él solo le daba su número de teléfono a la gente de confianza. Definitivamente, lo cogió.
    -José: ¿Diga?
    -Persona al teléfono: Buenas tardes, José.
    -José: Perdone, ¿Quién es usted?
    -Persona al teléfono: Hola, soy Luís, el doctor del hospital la Fe, disculpe la llamada de imprevisto.
    -José: No hay problema, ¿qué pasa?
    -Doctor: Verá, nos han llegado unos datos de su salud, siéntese, estese tranquilo que no pasa nada, pero en treinta minutos le va a dar un infarto.
    -José: (guarda silencio) Pero, ¿cómo es posible? ¿Qué hago?
    -Doctor: No se preocupe por nada, ya hay gente llegando a su casa, en menos de dos minutos estarán con usted, relájese y no se ponga tenso, ya hemos avisado a su familia, todo está bien.
    -José: No sé qué decir, gracias.
    En estos momentos José no sabía cómo expresarse. Efectivamente, en menos de dos

    minutos llegó la ayuda y José se recuperó.
    Con el paso del tiempo José empezó a comprender que si no hubiera sido por ese reloj en el cual había metido sus datos y el cual también controlaba su ritmo cardíaco, sus pasos… no habría podido sobrevivir o al menos llevar esta situación tan bien y rápida.
    El mundo de la inteligencia artificial ha venido para quedarse, toda prudencia es poca en el ámbito de la gestión de datos personales pero debemos observar los avances del futuro como un logro de nuestra era.

    Lo que será el ser humano

    Lo que será el ser humano

    Un mundo nuevo había llegado. Los humanos habían sabido arreglar sus errores pensando en las futuras generaciones.
    La contaminación desapareció a partir del 2110, cuando se eliminaron todos los coches gasolina y se implementaron los eléctricos o los que utilizan un combustible alternativo como el agua o la energía solar. Además, en el año 2080, las fábricas emisoras de CO2 fueron cerradas o convertidas en unas más limpias.
    Ahora se encontraban en el año 2155, y Sina Rose, una de las inventoras más destacadas de la década, se disponía a presentar su nueva invención: un dispositivo capaz de conectar los cerebros de las personas a Internet, llamada Cerebrus. Sin duda, esto supondría un gran avance para la humanidad, puesto que, cada vez más, se necesitaba disponer de más tecnología para vivir: las casas estaban totalmente compuestas por aparatos inteligentes; los coches, aunque tenían una autonomía total, requerían de un control por parte del piloto; la educación estaba dominada por la tecnología y los robots, etc.
    En la presentación, Sina fue aclamada por la prensa y su cara apareció en todos los periódicos y revistas digitales. Sin embargo, lo que no sabía el público era que Sina pretendía controlar a la población con la implementación del chip. Ella, con sus propios ojos, había visto lo que era la sociedad antes, ya que, gracias a sus progenitores, pudo renovar las células viejas y transformarlas en jóvenes, permitiéndola vivir mucho más de lo establecido. Vio cómo sus padres morían a manos de los ingobernables y cómo éstos sometieron a la mayoría del mundo al caos y al desastre. Así que la única solución que encontró para que no volviera a pasar aquello fue controlarlo todo.
    Casi un año después, el 4 de enero de 2156, se anunció la inauguración de un centro donde se instalaban los dispositivos, supervisado, claro está por la empresa de Sina Rose: Inn&Tech. La mayoría de las personas del país acudieron el mismo día aprovechando las vacaciones de Año Nuevo. A partir de ese momento, todo sucedió rápidamente: se abrieron mucho más centros por todo el mundo, las actualizaciones de Cerebrus hicieron que se apareciesen nuevas funciones que camuflaban su verdadera función.
    Unos meses más tarde, el 98% de la población mundial ya tenían conectados Cerebrus, Sina Rose, en la oficina principal, disponía de un panel con diferentes opciones entre las que estaban eliminar determinadas intenciones malignas para que no ocurriesen eventos inesperados e innecesarios. Por la noche, cuando ya casi todos estaban dormidos, hizo una pequeña pausa para dar un paseo por un parque cercano. Metida en su mundo, vio a lo lejos a una chica de unos trece años sentada en un banco debajo de la única farola en 25 metros. Se acercó y pudo observar que estaba leyendo un libro de los antiguos: de papel, uno de esos que hacía años que no se producían en ningún sitio. Se sentó a su lado observante.
    —¿Qué lees? —preguntó mirando de reojo el libro.
    —Lo que será el ser humano de Jack Smith —respondió pasando las páginas hacia atrás para mostrarla el título y el autor.
    —¿Y de qué va? —cuestionó con curiosidad.
    —Pues como el título bien dice, Jack plasma en este libro sus pensamientos sobre el ser humano del futuro, teniendo en cuenta los avances presentes en el 2099, año en el que lo publicó.
    —¿Y tú qué piensas al respecto?
    —Su percepción era muy diferente a como es ahora el mundo: él quería que fuésemos libres de la tecnología, es decir, que no nos convirtiésemos en seres dependientes de ella y eso es justo lo que somos. —Hizo una pausa cerrando el libro y mirando a Sina—. Yo quiero que nos dediquemos a buscar esa libertad que anhelaba Jack. Los aparatos electrónicos no hacen más que controlar nuestras vidas y eso no es libertad. —Acompañó sus palabras con un gesto de negación con la cabeza.
    —¿Y si es mejor que seamos controlados para no provocarnos daño? —preguntó intentando saber su opinión con respecto a sus intenciones con Cerebrus.
    —El ser humano es así, es parte de su naturaleza y por tanto, no es posible cambiarla —argumentó segura. De repente, su reloj empezó a sonar, lo miró y se levantó del banco—. Me tengo que ir, ha sido un placer conversar contigo —se despidió corriendo con el libro en la mano hacia un edificio lejos de allí.
    Volviendo a su oficina pensó en la conversación. Tenía razón. Su padre también leyó ese libro y la había inculcado el mayor deseo del humano. Se sintió culpable por intentar quitar ese derecho al mundo entero. Así que, cuando llegó al panel de control, eliminó todos los programas instalados para el control de las mentes y se centró en nuevas ideas para evitar o minimizar futuras confrontaciones.

    Los fénix

    Los fénix

    Un día húmedo de marzo en la selva congolesa ,la vegetación salvaje del paisaje empezaba a apagarse , las coloridas buganvillas empezaban a perder el color y las fuertes hojas de la higuera estranguladora habían empezado a debilitarse cuando, de repente en el aire aparecieron unos nuevos integrantes de la selva .Eran seis fénix con brillantes colores el primero en presentarse a los espíritus de esa selva fue el fénix rojo , peligro.Después fueron presentándose uno a uno: la fénix azul ,papel ,el verde ,vidrio ,la plateada ,general , la naranja, orgánica y el amarillo, plástico . Se presentaron ante la selva como los fénix del Plan B.Y decían que su misión era conseguir la ayuda de todos los animales para recoger todos los desechos del mundo y trasladarlos al hogar de los fénix donde la casa de cada uno se va formando dependiendo de todos los desechos que consigan recoger para evitar contaminación .El espíritu de la diosa Diana era el jefe de esa deslumbrante selva y les contestó a los fénix diciendo: "Os esperaba con ansias ,mis queridos habitantes estarán encantados por ayudarlos queridos fénix .No hay nada que me alegre más que la naturaleza en su puro estado ,sin contaminación".Al cabo de segundos la diosa había reunido a los animales de la selva junto a un precioso árbol tallado con una figura de una bella damisela.En unos instantes una vez reunidos allí unos brillos luminosos empezaron a sobresalir de la zona tallada del árbol .La gran luminosidad no permitía a nadie de los presentes ver que pasaba pero cuando empezó a disminuir el brillo lograron ver a la hermosa damisela tallada en la corteza del árbol cobrar vida y se presentó como la jefa de la selva.Todos los animales quedaron extrañados y un tucán que era fiel amigo del espíritu de Diana dijo aquí la única jefa es mi amiga ,a lo que la damisela soltó una carcajada y dijo : "Querido amigo me parece gracioso que no me hallas reconocido ,soy yo, Diana"Volando a toda velocidad hacia Diana el tucán empezó a volar a sus alrededores de alegría y diana dijo:"Veo que me has echado de menos querido Kus" a lo que el respondió: "¡Hacia siglos que no nos veíamos Diana te he echado mucho de menos!"y ella dijo "Y yo a ti pero ahora he de anunciar una cosa importante". Todos los animales se quedaron expectantes y ella comenzó a hablar" Mis queridos animales , hoy nos han echo la gran visita , la que todos tanto ansiábamos .¡Han llegado los fénix Plan B! Como todos sabéis estos fénix pertenecen al planeta reciclado y han venido aquí para pediros ayuda para salvar vuestro planeta y,para poder mejorar el de ellos ya que por lo poco que se recicla en la tierra ha habido una gran época de terribles sucesos creando terror entre sus habitantes por las grandes destrozas de sus hogares y el fallecimiento de muchos de los habitantes de el planeta por el exceso de contaminación. Como jefa de la selva os ordeno que ayudéis a estos fénix en todo lo que necesiten a partir de ahora.Y el centro de reciclaje hasta que se lo puedan llevar todo a su planeta será esta selva que como los fénix resurgirá de sus cenizas."Todos los animales aplaudieron con entusiasmo y los fénix se alzaron mostrando sus preciosas alas y organizaron a todos los animales de la selva en grupos para que cada uno cubriese una zona de la selva y después ir hacia otros lugares.El sistema estaba funcionando muy bien pero una inauguración de una planta petrolífera en Estados Unidos agrava la situación cuando los fénix recibieron una visión de cómo estaba el planeta del reciclaje en esos instantes y vieron también toda la mortalidad de la escena eso provocó a los fénix terrible dolor además de que sus colores se iban desvaneciendo porque estaban perdiendo su poder.Diana al ver así a los fénix decidió acelerar el proceso y convocó a todos los animales del mundo en diferentes lugares y los fue organizaron tal y como lo hicieron los fénix en su selva.Al cabo de unos días los Fénix se recuperaron porque el reciclaje a nivel mundial había ido en aumento hasta llegar a un 98% del mundo reciclado .Los fénix volvieron a obtener los colores brillantes en sus plumas pero la que estaba marchitando ahora era Diana por todo el esfuerzo y uso de poder para acelerar el proceso .Cada fénix le puso a Diana una de las plumas de sus alas y lloraron sobre cada una .Diana mejoró al instante ya que los fénix son seres increíbles y curativos. La Tierra reciclada causó un planeta increíble para los fénix y la Tierra no necesitó Plan B.

    Manuel, y su historia médica

    Manuel, y su historia médica

    Era un día normal para Manuel, un hombre de 53 años que tenía su esposa e hijos, y vivían en Madrid. Como todos los días se despertó a las 6:30 de la mañana para ir a trabajar. Él trabajaba en una agencia inmobiliaria, y hasta su oficina tardaba unos treinta minutos. Justo ese día tenía que recibir a un matrimonio, ya que estaban interesados en la compra de un piso. Después de aportarles la información necesaria sobre el piso, el matrimonio quiso ir a visitarlo y si les gustaba lo compraban en el momento.

    Una vez llegaron al piso, y Manuel comenzó a explicarles la distribución del piso, los materiales de las paredes, etc; empezó a sentir, mientras hablaba, ciertas sensaciones en los pómulos, en los párpados y en la boca, que no sabía a ciencia cierta si era dolor o calambres, era una sensación indescriptible; en ese momento no le dio importancia.

    Después de que ese matrimonio se decidiera por comprar el piso, llegó la hora de comer, y Mnuel ya podía irse a casa porque el resto del día no trabajaba. Llegó a casa y se puso a comer con su familia, y mientras comía le volvió la sensación que tenía antes, pero con una diferencia, y es que ahora la percibía como un dolor, y mucho más intenso que antes. Siguió sin darle importancia, y se dio cuenta que de vez en cuando, le daban pequeños ataques de dolor, otros de calambres, en una mitad del rostro, que no siempre duraban el mismo tiempo. Estos ataques permanecieron constantes durante 2 días y por ello, decidió visitar a un médico.

    Fue a la sección de urgencias en un hospital de Madrid, y el médico que le recibió solo le dijo que lo que le pasaba a Manuel es que tenía mucho estrés por el trabajo, y que lo que debería hacer es reducir la intensidad en su trabajo. Manuel le presentó este informe a su jefe, y le concedió una semana libre. Pero los ataques seguían ahí. Por ello, decidió pedir consulta con un neurólogo, éste le realizó un examen neurológico, que se basó en la palpación por diferentes partes del rostro, para ver cuales le dolían al paciente. Tras este examen, el neurólogo le diagnosticó neuralgia del trigémino.

    El neurólogo le dijo: - la neuralgia del trigémino es una afección que provoca sensaciones dolorosas que se pueden percibir como una descarga eléctrica, y es por ello Manuel, que usted tiene una sensación bastante difusa, y no llega a saber con certeza si es dolor o un calambre-. En ese momento, Manuel ya comprendió porque pasó todos esos días con esos ataques, pero todavía no sabía si se podría curar. El neurólogo le dijo que había diferentes formas de curarlo, pero optó por la descompresión microvascular, ya que es la que menos probabilidad tenía de que el dolor volviese en unos años.

    Manuel le preguntó al médico que de que se trataba ese procedimiento, y el neurólogo le respondió: - en este procedimiento lo que haré será realizar una pequeña incisión tras las orejas y a través de un orificio en el cráneo, alejar el nervio trigémino de las arterias y venas cercanas. Si es necesario, porque alguna vena comprima el nervio, se podrá extirpar. Lo único es que tiene ciertos riesgos, como pérdida parcial de la audición, debilidad facial, etc. Es la que mejor resultados tiene ya que, en la recuperación solo tendrás la cara inflamada, y a largo plazo solo vuelve el dolor en tres de cada diez personas-. Manuel estuvo de acuerdo en todo y se sometió a la cirugía.

    Manuel se fue recuperando poco a poco, y tras tres días en revisión en el hospital, pudo volver a casa. Por recomendación del médico, pudo hacer una vida normal durante tres semanas, pero sin trabajar; y pasadas estas tres semanas pudo volver al trabajo y a recibir clientes para la venta de inmuebles.

    Me fui de vacaciones

    Me fui de vacaciones

    Era verano y estaba en Mallorca. La mayoría de mi familia materna vive allí y mis padres, mi hermano y yo siempre vamos a visitarlos durante unas semanas en el mes de Julio. Pasábamos allí las vacaciones desde que tengo uso de razón pero esas iban a ser diferentes. Mi tía iba a enseñarme a bucear por fin, llevaba pidiéndolo desde que supe que ese año empezaría las clases de biología en el instituto estudiando los diferentes reinos de los animales y, tenía la esperanza de poder ver alguno de los animales que iba a estudiar en su hábitat natural y poder impresionar a la profesora con alguna imagen o aportación sobre ellos. Tras muchos días insistiendo para poder obtener la respuesta que deseaba, aceptó, aceptó llevarme con ella a una playa poco conocida y empezar mis clases.


    Nos metimos en el coche y viajamos durante 40 minutos hasta llegar a la cala escogida. Era una playa pequeña, de arena tan blanca y fina que al correr el aire parecía que pequeñas mariposas agitaran sus alas sobre mis pies. No había nadie, no se escuchaba nada, no había ningún rastro de humanos pero, no era un sitio nada solitario. La arboleda tan espesa y con una paleta variada de verdes rodeaba todo el perímetro y permitía, así, la presencia de diferentes animales salvajes en aquel lugar. Me quedé observando ensimismada todo aquel escenario tan vivo con la esperanza de no olvidarlo nunca. Mi tía me interrumpió para que me pusiera las aletas. Me las coloqué y entré al agua. Es cierto que Mallorca se caracteriza por el agua tan cristalina que poseen sus playas pero aquella cala era totalmente transparente, no había ni una sola gota de agua sucia o marcada por la contaminación de los humanos. Buceamos cerca de las rocas que había por la derecha, bordeando la cala. Escruté algo a lo lejos. Era algo rojizo, pequeño. Mi tía me dijo que no me alejara mucho de ella pero la intriga me comía por dentro, tenía que ver de cerca aquel animal. Se encontraba entre unas rocas a unos 10 metros de mí. Le hice unas señales a mi tía con la finalidad de que supiera a dónde iba y empecé a nadar. Cuando llegué pude ver con claridad que se trataba de una estrella de mar, pero para mi sorpresa, esta carecía de una de sus extremidades. Fue algo que realmente me sorprendió. Me quedé unos diez o quince minutos observando aquel ser tan extraordinario para mí, quería recoger toda la información posible para poder hacer un trabajo y poder presentarlo a toda la clase el curso siguiente. Estuve buceando un rato más hasta que mi tía me indicó que teníamos que salir del agua. Era la hora de comer y me moría de hambre, pero mis ganas de empezar el trabajo superaban cualquier tipo de sentimiento en esos instantes. Como era de esperar, mi familia se empeñó en comer todos juntos y después dejarme libre para poder empezar mi proyecto. Devoré con ferocidad el plato de paella que mi abuela había cocinado y fui corriendo a mi habitación. Una vez allí, encendí mi ordenador y comencé a escribir y a buscar información sobre las estrellas de mar y, sobre todo, quería saber porque a la que yo había visto le faltaba una de sus extremidades. Pude encontrar toda aquella información que deseaba, pero hubo algo que me trastocó. Leí que las estrellas de mar podían regenerar sus extremidades si las perdían. Al leer esto pensé que la página web que estaba mirando no era la correcta y que esa información seguramente era falsa, mi tía previamente me había advertido sobre ello así que deduje eso. La semana siguiente volvimos a ir a aquella exótica cala, ya que había hecho varias clases y ahora podría ir más lejos sola. Fui directamente al sitio donde vi a aquella estrella de mar tan peculiar, pero para mi sorpresa, tenía un cuarto del brazo, ¡se había regenerado! La información de aquella página web era verdadera. Desde luego tenía que fotografiar aquel acontecimiento y ponerlo en mi trabajo. Tras días de búsqueda de información y fotografías completé mi trabajo. Estaba muy orgullosa y me moría de ganas de presentarlo en septiembre. Sin duda alguna, ese fue el mejor verano de mi vida.

    Ahí fue, chicos y chicas, cuando decidí que quería estudiar biología marina de mayor. Me fascinó tanto lo que pasó aquel verano que incluso investigué más sobre el tema y me interesé sobre todo en la posibilidad de utilizar las células de la estrella de mar para ayudar a las personas a la hora de regenerar tejidos. Tesis que hoy en día utilizo para mi trabajo de final de carrera.

    Mi dulce niña

    Mi dulce niña

    “Mi dulce niña, no te relaciones con ojos rojos.
    Mi dulce niña, esos ojos te maldicen al mirarte.
    Mi dulce niña, esos ojos serán tu perdición”
    - Cántico de St. Paul II durante el primer siglo de guerra.

    Los ojos de cualquier inteligencia artificial con forma humanoide eran rojos. Los de carbono - los humanos – lo sabían perfectamente, un fallo de programación les hacía posible diferenciar a las inteligencias artificiales de sus compatriotas. Aquello resultaba indispensable en una guerra, un bando debía de ser capaz de diferenciar al otro.
    Y Lilianne, la temible Lilianne de la cual según los Ro´Faborno las leyendas se escribirían en menos de un siglo, se dejó engañar. Quiso fingir que no se daba cuenta de cómo los ojos verdes de Oscar desprendían un extraño pero reconocible brillo carmesí, aunque en verdad ella lo sabía, todo el tiempo lo supo. Aun cuando destruían el neuro transmisor que podría haber controlados a los I.A, sabía lo que hacía, en ningún momento fue una insulsa muchacha inocente manipulada por una inteligencia superior.
    Lilianne pudo oír el bullicio afuera de su celda, aquel día le insertarían la muerte en su corazón, el mismo que había pecado enamorándose de Oscar. No podía culpar a los espectadores de su matanza, ella misma presenció miles siendo una de las guerreras más valoradas de los carbonos. Conocía de memoria el proceso, incluso. Le introducirían los circuitos modificados de un A.I por la garganta y este lenta pero grácil y dolorosamente acabaría con su vida, empezando por el corazón que sacaría de su pecho rompiendo este en el acto, para que Dianne Ro´Faborno lo levantara mostrando su poder ante la multitud sedienta de muerte.
    Aunque en sí hasta aquel momento nunca se le había ocurrido cuestionar lo mal que podría estar el sistema de los carbonos. Querer eliminar con el costo de su propia especie a su propia creación, la cual el pasó de los siglos observó cómo los humanos se esmeraban en perfeccionarla. Cuando lo pensaba no podía evitar reírse, resultaba incluso hilarante.
    Uno de los guardias se giró para mirarla y pudo vislumbrar como bajo sus holo – gafas centelleaban con ira unos orbes rojos. Lilianne intentó ocultar su sorpresa, un ojos rojos, un I.A. se consiguió infiltrar entre todas aquellos carbonos sin que nadie se diera cuenta. Y por la camarería con la que se habían tratado todos los guardias anteriormente, Lilianne podría jurar que más de uno no era humano o que si lo era probablemente fuera un insurrecto. Quizá los ojos rojos querían matarla en venganza por todos lo que ella desconectó cuándo luchaba y por su deseo de poder arrebatar a los Ro´Faborno la satisfacción de matar a una traidora.
    El I.A. cuyos ojos relucían con la máxima expresión de la ira agarró el brazo de Lilianne. Y aquel movimiento tan inesperado sorprendió tanto a Lilianne que el estupor se instaló en su semblante y ni siquiera pudo intentar disimularlo. La inteligencia artificial siguió con su acto fingido de retención hacía Lilianne mientras acercaba su boca a la oreja de Lilianne.
    - Un ojos rojos nunca olvida, un ojos rojos siempre cumple. – Verbalizó el extraño guardia en lo que fue un leve suspiro.
    Al oírle, Lilianne sintió unas nauseas en la garganta, aquel era el lema bajo por el que llevaban luchando los I.A. durante tres siglos. Lema el cual hasta hacía poco más de un año Lilianne luchó por exterminar.
    - La muerte no me hallará antes del próximo atardecer. – Afirmó Lilianne recitando la oración que cualquier insurrecto debía decir antes de unirse a los ojos rojos.
    El guardia profirió un fuerte apretón en la espalda de Lilianne, intentando brindarle consuelo, con esa oración ella acababa de perder todo por lo que había luchado durante su vida. Lilianne se refugió en el frío tacto del guardia. Sabía lo que le depararía al escapar y pensaba aceptarlo, sería una insurrecta y mataría a todos y a cada uno de los Ro´Faborno.

    “El dulzor de los ojos rojos la llamaban.
    Los ojos azules entre un cielo rojos,
    la que empañó sus dedos
    de sangre bendita de Ro´Faborno¨
    - Elegía de Thalassa hacía Lilianne, más comúnmente conocida como la ojos azules.


    Misión de retorno

    Misión de retorno

    Aquí el primer informe del robot E-927 Luzi,
    conseguí llegar del siglo XXV al XXII con éxito, Estoy en proceso de encontrar al león atigrado para evitar su extinción como dice mi misión.

    hasta próximo aviso.

    Aquí el robot E-927 Luzi de nuevo,
    conseguí encontrar algunos especímenes de león atigrado siendo cazados, los transporté con éxito al siglo XXV a una zona segura, pero los humanos de esta época me capturaron.

    Hasta próximo aviso.

    Nuevo informe de E-927,
    los humanos están intentando entrar en mi sistema operativo para descubrir como fui creado, no me gusta cómo están utilizando como muestra de prueba

    Hasta la próxima alerta.

    Aquí de nuevo E-927 Luzi,
    los humanos son seres sin vida, nosotros los robots tenemos más corazón que ellos, me encargué de exterminar a los de este laboratorio donde me tenían cautivo, también encontré a una cría de humano en una sala, no se que hacer con ella

    Hasta próximo retorno.

    Aquí Luzi,
    me quedaré más tiempo en este siglo cuidando de la cría humana llamada “Adelaida”, cuando pueda cuidarse sola volveré

    Avisaré cuando vuelva.

    Aquí otra vez Luzi,
    ya pasaron 10 años, estuve cuidando de la cría en una casa no muy lejos de ese laboratorio ahora abandonado, la niña es muy inteligente, creo que me quedaré más tiempo, podría llevarla a nuestra época para que evolucione mentalmente

    Volveré dentro de no mucho.

    Último informe del robot E-927 Luzi,
    ya pasó bastante tiempo desde el último informe que hice, Adelaida ya creció suficiente, es más inteligente que muchas personas, podría ayudar a nuestro siglo, no todos los humanos son idiotas, cuidenla, mi carga no tiene suficiente energía para llevar a dos seres de vuelta. Después de tanto tiempo, cuando llegue trátenla bien y enséñenle todo el mundo lo que no pueda hacer yo.

    Hasta nunca, se despide el robot E-927 Luzi.

    Moral o ciencia

    Moral o ciencia

    Un extraño ruido me hizo despertar, se escuchaban fuertes golpes metálicos. Al abrir los ojos fue entonces cuando me di cuenta de donde estaba, o donde no estaba para ser exactos. No era mi cama, ni mi habitación, no había ventanas, el suelo era frío y el ambiente era demasiado húmedo. Volvió a sonar como si golpearan una tubería y al mirar hacia arriba para intentar averiguar de dónde provenía, vi cadenas que colgaban del techo. Extrañada, intenté levantarme pero al hacerlo me derrumbé pues sentía como mis piernas temblaban del esfuerzo. No entendía nada y cuanto más tiempo transcurría menos consciente era de la realidad. Unos minutos más tarde, o quizá horas, no lo sé, escuché un chirrido de la puerta y una luz me cegó. Un hombre con una bata blanca se adentró en la sala y sin decir una sola palabra se acercó a mí y tras tomarme el pulso me pinchó con una especie de jeringuilla lo que me hizo gritar, intenté que dejara de tocarme pero fue inútil, empecé a perder la visión, todo estaba borroso hasta que la oscuridad me envolvió.
    Puede que pasaran varios días pero el mismo hombre de la bata me despertó 6 veces y realizó el mismo proceso. Cada vez estaba más cansada pero necesitaba saber que me estaba ocurriendo. Decidí que la próxima vez que esa puerta se abriera, sería el momento de actuar. Cuando vi la luz entrar a la habitación me levanté y empecé a hacer preguntas, ¿Qué estaban habiéndome? O ¿Por qué estaba allí? Esta vez, no solo era un señor sino varios que me agarraron y me arrastraron fuera de la sala. Sólo había dos opciones que rondaban por mi cabeza, o era mi momento de escapar o iban a matarme. Me llevaron a un laboratorio donde me ataron a una camilla y me dejaron tumbada durante unos minutos. Entró un hombre alto con el mismo uniforme que los anteriores, una bata blanca, y lo primero que me dijo fue: -¿Cómo te encuentras Mirai?-, sorprendida le pregunté qué era lo que estaba pasándome a lo que el hombre me respondió: “Serás el primer paciente humano inmune a toda enfermedad genética, serás el futuro.”
    Al terminar de contar la historia y responder a todas las preguntas del abogado, me hicieron levantarme y volver a mi asiento. Esto estaba siendo demasiado difícil, recordar todo lo sucedido me daba dolor de cabeza y sólo con mirarle me entraban náuseas. No pensé que conseguiría llegar hasta aquí pero tras haber escapado de él y volver a casa solo pensé en verlo en la cárcel por todo lo que me había hecho pasar.
    Cuando le llamaron a testificar, mi abogada solo le hizo una pregunta, ¿Por qué? Ni siquiera el juez podía creer lo que estaba escuchando, después de saber que dijera lo que dijera le iban a encerrar, él sólo dijo: “Porque gracias a ella he creado el único y perfecto humano inmune a cualquier epidemia y tras años de esfuerzo he logrado que mi pequeña Mirai sea la primera humana modificada genéticamente.”
    Por desgracia lo que decía era cierto, tras haber estado experimentando conmigo durante meses me ha convertido en un monstruo casi inmortal. No sé cómo lo ha conseguido pero me odio a mi misma por ello. Es ilegal e inmoral crear aberraciones genéticas como en la que me he convertido, pero esto no le ha impedido hacerlo igualmente. Él se siente un héroe de la ingeniería genética pero para mí se ha convertido en mi peor pesadilla. Nunca podré olvidar la cara del señor Durand y su bata blanca.

    Moral o ciencia

    Moral o ciencia

    Un extraño ruido me hizo despertar, se escuchaban fuertes golpes metálicos. Al abrir los ojos fue entonces cuando me di cuenta de donde estaba, o donde no estaba para ser exactos. No era mi cama, ni mi habitación, no había ventanas, el suelo era frío y el ambiente era demasiado húmedo. Volvió a sonar como si golpearan una tubería y al mirar hacia arriba para intentar averiguar de dónde provenía, vi cadenas que colgaban del techo. Extrañada, intenté levantarme pero al hacerlo me derrumbé pues sentía como mis piernas temblaban del esfuerzo. No entendía nada y cuanto más tiempo transcurría menos consciente era de la realidad. Unos minutos más tarde, o quizá horas, no lo sé, escuché un chirrido de la puerta y una luz me cegó. Un hombre con una bata blanca se adentró en la sala y sin decir una sola palabra se acercó a mí y tras tomarme el pulso me pinchó con una especie de jeringuilla lo que me hizo gritar, intenté que dejara de tocarme pero fue inútil, empecé a perder la visión, todo estaba borroso hasta que la oscuridad me envolvió.
    Puede que pasaran varios días pero el mismo hombre de la bata me despertó 6 veces y realizó el mismo proceso. Cada vez estaba más cansada pero necesitaba saber que me estaba ocurriendo. Decidí que la próxima vez que esa puerta se abriera, sería el momento de actuar. Cuando vi la luz entrar a la habitación me levanté y empecé a hacer preguntas, ¿Qué estaban habiéndome? O ¿Por qué estaba allí? Esta vez, no solo era un señor sino varios que me agarraron y me arrastraron fuera de la sala. Sólo había dos opciones que rondaban por mi cabeza, o era mi momento de escapar o iban a matarme. Me llevaron a un laboratorio donde me ataron a una camilla y me dejaron tumbada durante unos minutos. Entró un hombre alto con el mismo uniforme que los anteriores, una bata blanca, y lo primero que me dijo fue: -¿Cómo te encuentras Mirai?-, sorprendida le pregunté qué era lo que estaba pasándome a lo que el hombre me respondió: “Serás el primer paciente humano inmune a toda enfermedad genética, serás el futuro.”
    Al terminar de contar la historia y responder a todas las preguntas del abogado, me hicieron levantarme y volver a mi asiento. Esto estaba siendo demasiado difícil, recordar todo lo sucedido me daba dolor de cabeza y sólo con mirarle me entraban náuseas. No pensé que conseguiría llegar hasta aquí pero tras haber escapado de él y volver a casa solo pensé en verlo en la cárcel por todo lo que me había hecho pasar.
    Cuando le llamaron a testificar, mi abogada solo le hizo una pregunta, ¿Por qué? Ni siquiera el juez podía creer lo que estaba escuchando, después de saber que dijera lo que dijera le iban a encerrar, él sólo dijo: “Porque gracias a ella he creado el único y perfecto humano inmune a cualquier epidemia y tras años de esfuerzo he logrado que mi pequeña Mirai sea la primera humana modificada genéticamente.”
    Por desgracia lo que decía era cierto, tras haber estado experimentando conmigo durante meses me ha convertido en un monstruo casi inmortal. No sé cómo lo ha conseguido pero me odio a mi misma por ello. Es ilegal e inmoral crear aberraciones genéticas como en la que me he convertido, pero esto no le ha impedido hacerlo igualmente. Él se siente un héroe de la ingeniería genética pero para mí se ha convertido en mi peor pesadilla. Nunca podré olvidar la cara del señor Durand y su bata blanca.

    Nada más que la verdad

    Nada más que la verdad

    –Papá, ¿qué es ci-en-ci-a?
    –¡Shhh! ¡No menciones esa palabra!
    –¿Por qué?
    El padre cerró la puerta y bajó la persiana.
    –¿Dónde has oído esa palabra?
    –La he leído en un libro, y he mirado en el diccionario, pero no está.
    –Porque esa palabra ya no existe.
    –¿Cómo que no existe?
    –Todavía quedará alguna pobre alma valiente que busque lo peor que un humano podría buscar, pero te digo yo que no serán muchas. Desde luego no tantas como para merecerse un nombre.
    –Todo el mundo merece un nombre. ¿Qué buscan que sea tan malo?
    –La verdad.
    –Pero… eso no es malo, ¿no?
    –Sí, hijo, sí. Porque a la verdad no le importa quién pregunte ni qué quiera. La verdad es lo peor que uno puede llegar a buscar.
    –No entiendo lo que dices, papá, ¿por qué está mal decir la verdad?
    –Porque mucha gente prefiere pensar que el mundo es como ellos quieren y no como es en realidad.
    –Pues vaya tontería. Como si el mundo fuera a cambiar por eso.
    –Precisamente. En otra época tú serías un gran científico.
    –¿Un gran qué?
    –Científico, alguien que se dedica a la ciencia, a descubrir la verdad sobre cómo funcionan las cosas, por qué el mundo es como es.
    –¿Y no puedo ser científico ahora?
    –No, hijo.
    –¿Por qué?
    –Te contaré una historia.
    –¡Sííííí!
    –Érase una vez un planeta, un mundo. En ese mundo había gente muy diferente a nosotros. También tenían dos ojos y dos brazos y dos piernas, pero vivían en un mundo diferente. Sus casas eran unos agujeros en las montañas y su comida tenía patas y corría a menos que la pincharan con un palo. Había muy poca gente en ese mundo y tenían mucho sitio para andar. Siempre iban de un lado a otro. Les gustaba explorar.
    –¿Explorar?
    –Sí, descubrir cosas nuevas. Les gustaba ver mundo. Pero no entendían lo que veían. No sabían por qué llovía o por qué de noche había puntitos brillantes en el cielo, así que se inventaron las explicaciones. A la gente le gustaron esas explicaciones inventadas y se las creyeron y se las contaron a sus hijos durante mucho, mucho tiempo. Hasta que llegó una nueva generación de personas en nuevos tiempos. A ellos no les valían las explicaciones inventadas y creídas durante miles de años.
    –¿Miles de años? Eso es mucho tiempo.
    –Sí, hijo, así era el mundo. Pero luego vinieron los científicos y las científicas, y lo cambiaron por completo. Ahora ya no se creían las ideas sin más, sino que se ponían a prueba, y las que no pasaban los exámenes se quedaban fuera. Pero la gente ya creía saber cómo funcionaban las cosas, y ahora vienen estos tres chiflados, cada cual más raro y les decían que todo lo que sabían era mentira y que en realidad no sabían nada. La gente los odiaba.
    –¿Pero por qué? Si solo decían la verdad.
    –La gente prefiere creer mentiras agradables que enfrentarse a la dura verdad. Y, como si la desinformación fuese poco, apareció la gente que decía estar buscando la verdad pero en realidad solo quería reforzar los prejuicios.
    –¿Prejuicios?
    –Lo que crees saber sobre alguien antes de conocerlo.
    –¿Y eso es malo?
    –Mucho, porque hace que no veas a otras personas como iguales sino como inferiores.
    –¿Inferiores?
    –Que valen menos.
    –¿Y por qué valían menos?
    –No valían menos, pero los demás hacían como que sí, hasta que se lo creían.
    –Qué mal.
    –Sí, era horrible. Pero estaban los científicos, y las científicas, que eran gente muy valiente que buscaba la verdad y quería hacer del mundo un lugar mejor, que la gente fuese más feliz, pero no para ser famosos, ni ricos, solo querían que el mundo mejorara. Emprendieron una cruzada épica contra todo lo que la humanidad pudiera echarles encima, y fueron muy valientes (y cabezotas), pero al final los humanos demostraron por qué tienen la fama que tienen: cuando ya tuvieron lo que querían, los echaron y se dedicaron a hacerles la vida imposible.
    –Esos científicos… ¿eran como mamá?
    –Mamá era una gran científica.
    Alguien aporreó la puerta.
    –Señor, abra la puerta o la tiraremos abajo.
    El hombre salió.
    –Queda detenido.
    –Papá, ¿qué pasa?
    –Nada, hijo, tú tranquilo.
    –Eh, tú, si vas a detener a los que se atreven a decir que sois unos ignorantes desagradecidos, puedes empezar por detenerme a mí– era la vecina, que lo había oído todo a través de la pared, y se lo había retransmitido en directo a todo el edificio.
    –También podéis detenerme a mí.
    –O a mí.
    –Agente 85364713, solicito refuerzos. Tenemos el posible inicio de una micro-revolución.
    Pero no era una revolución, era un resurgir. El resurgir de la verdad.

    No todos los problemas tienen solución

    No todos los problemas tienen solución

    Se oyó un momento de silencio en la sala. Los trabajadores no podían creer lo que había pasado. El encargado de la comunicación con los astronautas de la NASA estaba emocionado, y es que Álvaro e Inés acababan de conseguir salvar la Tierra.
    El veintidós de septiembre del 2030 era la fecha de expiración del planeta Tierra, y ya no había ningún remedio. Las empresas y los gobiernos habían tratado de acordar políticas de ahorro energético y cuidado del medioambiente, pero ya era demasiado tarde, se aproximaba el fin. Mientras tanto, en un pueblo situado en la provincia de Cáceres se encontraban Álvaro e Inés, de diecisiete y veinte años, respectivamente. Álvaro e Inés eran hermanos, pero era como si no lo fueran, porque apenas se hablaban, y cuando lo hacían era para reprocharle el uno al otro o para gritarse; la cuestión es que vivían juntos porque no tenían otra opción.
    Álvaro estaba en su último año en el colegio, e Inés en la Universidad, aunque era verano y estaban descansando. Un día el calor les despertó a las ocho de la mañana, en pleno agosto. En el pueblo siempre hacía mucho calor, pero ese día hizo más de lo normal. Normalmente los hermanos irían, por supuesto, separados, a la piscina municipal, pero ese día no pudieron ni salir de casa. Mientras desayunaban pusieron la televisión, y saltó un aviso de alerta roja por calor en todo el país. El problema, y ellos no lo sabían, era que la alerta no era solo en España, sino en todo el mundo. Era el año 2026 y solamente quedaba un 8 % de los glaciares en la Antártida, el nivel del mar había subido cuatro metros y cada vez había más fenómenos meteorológicos que ponían en riesgo la vida de las personas. De repente salieron en la televisión unas imágenes de científicos intentando advertir de lo que estaba por venir, salían con pancartas, porque nadie les quería escuchar, la policía y el gobierno de su país les impedía informar a la población. Los hermanos sintieron impotencia al ver esas imágenes; no es que tuvieran mucha información al respecto, pero al ver los avisos y las imágenes, además de sentir el calor abrasador en la calle les cambió el pensamiento. De repente querían hacer algo, no sabían el qué, pero querían tratar de ayudar, porque esas imágenes produjeron un cambio en ellos.
    Álvaro, tenemos que hacer algo. Esto no se puede quedar así. Dijo Inés
    Ya, Inés, pero ¿qué podemos hacer? No hay nada que vaya a solucionar todo esto.

    Los dos se mostraban preocupados, pues realmente nunca se habían parado a pensar en todo lo que estaba sucediendo a su alrededor.

    Tenemos que hacer algo, tenemos que intentar arreglar esto.
    La verdad es que es un problema muy grave, deberíamos buscar una solución. Pero nosotros solos no podríamos hacer nada. Dijo Álvaro.
    Ya, pero si pensamos en alguna manera en la que poder ayudar, quizás encontramos una solución, contestó Inés.

    Empezaron a trabajar en una solución general para poder reducir las emisiones y los plásticos. No sabían mucho del tema, pero tenían todo el verano para pensarlo.
    Tras dos meses trabajando en ello, habían conseguido desarrollar un sistema efectivo de reducción de la contaminación, y decidieron mandárselo al ministerio de medioambiente.
    En el ministerio de medioambiente aprobaron su decisión, y decidieron aplicarla. Como su técnica había triunfado, decidieron contactar con la NASA. Su proyecto necesitaba una expedición al espacio para observar la situación de la Tierra tras un año.
    Desgraciadamente, la NASA rechazó su propuesta, al igual que muchas otras propuestas con sentido. Álvaro e Inés habían intentado colaborar y buscar una solución a la destrucción del planeta, pero en esta sociedad no era algo importante. Los gobiernos preferían invertir en otras cosas, en vez de en su propia salvación.
    Por lo tanto el inicio de este relato es idílico, está claro que en el mundo el interés es el dinero, la riqueza, y no la salud o el cuidado del medioambiente.
    Tarde o temprano acabaremos destruyendo el planeta, y no habrá ni tiempo ni recursos suficientes para frenar su expiración.

    Pensamientos de un fantasma

    Pensamientos de un fantasma

    Desde niña pensé que lo más hermoso que había era el cielo, podía pasar horas y horas tumbada en el césped con la mirada perdida entre las nubes y los colores causados por el reflejo de la luz, recuerdo que mi padre una vez me dijo que el azul del mar era causado por el reflejo del cielo.
    Ahora solo puedo mirar con melancolía toda esa belleza destruida gracias a la gente de ahora. Lo único que hacen es mirar a unos aparatos llamados teléfonos móviles y solo piensan en su apariencia, su popularidad, cosas sin importancia cuando podrían estar disfrutando de la vida.
    Recuerdo que, una vez, fui hasta un hospital, tenía un laboratorio pero han cambiado mucho desde la última vez que vi uno, hay mucho material nuevo como pipetas, probetas, tubos de ensayo, gradillas, microscopios, buretas, entre otros y todo el espacio era blanco y luminoso.
    Vi a unas personas vestidas con protección, supongo que eran los científicos que trabajaban allí, hablando de células madre o algo así, que ayudarían a muchas personas enfermas y podrían encontrar curas para enfermedades, el problema era que eran escasas y mucha gente estaba en contra de su uso ya que su obtención dependía de sacrificar vidas humanas en desarrollo, a los que llamaron fetos o embriones.
    Ahora que lo pienso, a ese acto lo denominaron de alguna forma y mencionaron que había mujeres que lo hacían voluntariamente, al contrario que otras personas estaban en contra.
    La humanidad discute con ella misma y quieren poder enfrentarse a todo todos juntos, si eso fuese así, no existirían las guerras ni los conflictos, algo imposible. Si todos tuviésemos la misma opinión seríamos un mundo monótono, no habrían bandos ni equipos que defiendan sus ideas, no eso tampoco es una buena idea.
    Por lo que veo, la ciencia en sí misma ha avanzado mucho los últimos años. Cuando aún caminaba por la tierra mojada en días lluviosos miraba los árboles y los animales que vivían por allí, incluso algunas veces llegaba al punto de poder acariciarlos. Me gustaba sentir todo a mi alrededor, todas las sensaciones en mi piel, y sentía mucha curiosidad por ello. Me hacía preguntas: ¿Cómo lo sentía? ¿Por qué? ¿Qué es realmente una sensación? ¿Por qué me hago tantas preguntas? Nunca las respondí y, supongo, que estoy aquí por eso, para poder responder todas mis dudas que desde mi niñez me abruman. Que divertido, un alma en pena buscando respuestas que ahora se enseñan en un colegio, en una clase, en una asignatura a la que llaman biología.
    Ah… el colegio, siempre soñé con ir al colegio, tener amigos, preguntar tus dudas a expertos en diversos temas, desear que llegue la hora del recreo y jugar con tus compañeros hasta que termine. Nunca pudo ser, estudiaba en casa y mi madre era mi profesora.
    Los pensamientos de un fantasma son muy dispersos y diversos, ni pienso con sentido, simplemente pienso las cosas tal cual me vienen a la cabeza, ¿curioso no?

    Perdidos en el espacio

    Perdidos en el espacio

    Viajaban por la Galaxia 43 cuando su nave se estrelló. Salieron a la superficie de aquel planeta, era frío como el hielo. Artur estaba confuso, no sabía en qué planeta estaba. Su GPS estaba un poco dañado, pero funcionaba a la perfección. Indicaba que a 1324 m había habitantes. Su compañera no estaba, y se empezó a preocupar, pero mantuvo la calma. Pensó en que hacer. Fue a por provisiones porque tenía pensado salir a explorar y luego ir a por su amiga. La nave estaba con brechas causadas por el golpe de la caída. Artur cogió su coche espacial y se fue. Durante el viaje, veía polvo lunar, el ambiente era frío. En la superficie había cráteres, al ver aquello Artur recordó la Luna. También había vegetación, pero esta era distinta, era de varios colores. El paisaje era hermoso.
    A lo lejos veía un pueblo, mientras Artur se acercaba vio que las casas eran irregulares y altas. Fuera de las casas no había nadie, solo alcanzó a ver una silueta humana. Cuando Artur llegó allí, bajó del vehículo, de repente todo el pueblo empezó a salir de los tejados de las casas con armas. Los lugareños eran altos y de color azul apagado, tenían los ojos verdes, no tenían pelo, su cabeza era ovalada y el cuerpo era estrecho y se le notaban los huesos, también poseían cola y cuernos. Artur estaba confuso, ya que sus ojos vieron una silueta humana. Pero cuando empezó a ver todos los rincones y vio a su compañera. Él con lágrimas en los ojos decidió ir corriendo a abrazarla, pero cuando los seres vieron que iba corriendo le apuntaron con las armas. Pero él, inconsciente, siguió corriendo y le dispararon. Su compañera no lo vio, pero cuando apartó la mirada del GPS para saber dónde estaba Artur, lo vio. Fue corriendo y lo cogió para llevarlo a la enfermería que había allí. Artur con la mirada borrosa solo vio a su compañera hablando por lengua de signos con los seres, él no entendía nada. Cerró los ojos un momento. Cuando los abrió vio que estaba en una camilla. Estaba solo en aquella habitación. Había una silla varios artilugios. Durmió un rato. Cuando despertó, estaba su compañera sentada en la silla. Artur preguntó a su compañera que como no lo había cogido a él para llevarlo a este pueblo. Ella le dijo que no lo sabía. Después de un silencio incómodo llegó uno de aquellos seres y dijo que encontraron a su compañera tirada en medio de la nada, dieron por hecho que estaba muerta, pero la recogieron igualmente por si tenía esperanza. Artur le preguntó a ella que dijeron porque no entendía lo que dijeron, ella le respondió que hablaban por lengua de signos y que así lo entendería, les dijo a los seres que Artur no hablaba su idioma y que le hablaran como le hablan a ella. Los seres dijeron lo mismo, Artur lo entendió. Artur le preguntó que como se llamaba su raza, dijeron que su raza se llamaba Ominuses, y su planeta Óminus. Artur pensó: que nombre tan peculiar. Artur y ella querían preguntarles a los Ominuses si podían arreglar su nave, pues tenía brechas y si no, no podrían salir de aquel planeta.
    Artur pensaba que a lo mejor él podía arreglar la nave, pero dudaba que pudiera. Le preguntó a los Ominuses que si podían hacerles un favor a él y a su amiga. Afirmaron, y a continuación preguntaron qué querían. Artur le dijo que si podían tapar las brechas que tenía su nave y darnos un poco de comida para el viaje de vuelta. Ellos afirmaron y dijeron que primero probaran la comida porque no a todos les gustaba lo mismo, les trajeron la comida y la probaron. Cuando la probaron dijeron que les gustaba, y automáticamente los Ominuses prepararon más comida y la colocaron en una bolsa especial para el espacio. Artur y su compañera les dijeron a los Ominuses que les siguiera con ellos en el coche espacial. Pero cuando Artur dijo eso se dio cuenta de que no recordaba donde lo había dejado, así que preguntó que donde estaba, dijeron que lo habían dejado en una cabina. Fueron a recogerlo, ya dentro, puso la mano para que la reconociera el coche y se pusieron en marcha. Cuando ya llegaron, los Ominuses que iban en el coche, llevaban una caja de herramientas que usaban. Se pararon delante de la nave y la revisaron por todas partes, luego sacaron sus herramientas y empezaron a trabajar. Cuando terminaron les dimos las gracias, subimos a la nave y nos fuimos sanos y salvos, pero aún nos quedaba un gran camino por recorrer por la galaxia.

    PLANETA AGUA

    PLANETA AGUA

    Tras todos estos años, a las personas que son tan similares a los lectores de este relato les ha costado mucho incorporarse de nuevo a la vida en la superficie terrestre. Todos ellos, se habían acostumbrado a sobrevivir bajo el agua con todos los cachivaches que se habían añadido a su día a día con la creación de este nuevo espacio de vida.

    Hará unos 10 años, la vida como siempre la habíamos conocido, en la superficie, comenzó a cambiar drásticamente. Por una parte, las personas empezaron a morir sin razón alguna y la población empezó a temer por su vida. Además, los investigadores detectaron un descenso en el nivel del oxígeno del aire y sacaron algunas conclusiones. Los problemas de los cuales durante tantos años se había hablado, habían empezado a repercutir en la vida de los humanos. La destrucción de la capa de ozono era cada vez mayor y hacía muy difícil la supervivencia en la Tierra. Además, el cambio climático había hecho que la mayor parte de la superficie terrestre se destruyera y todo pasara a ser agua. El planeta ahora era un océano enorme. Los científicos del laboratorio MAX barajaron distintas soluciones a la imposibilidad de sobrevivir en el lugar dónde los humanos llevaban más de 350.000 años viviendo. Todas las posibles soluciones eran incompatibles y por eso, a un científico de dicho laboratorio se le ocurrió una idea un poco descabellada: vivir bajo el mar dónde los niveles de oxígeno no habían disminuido.

    Al principio, la idea fue rechazada y criticada por otros científicos y por personas muy influyentes, ya que la denominaban “la idea de muerte”. Tan sólo 2 meses después de dicha propuesta, murieron otros 2.000 millones de personas más en el mundo. Este suceso hizo saltar las alarmas de los gobiernos y comprendieron que era necesario encontrar un remedio a este problema o sería el fin de la humanidad. El científico del laboratorio MAX con ayuda de otros científicos consiguió llevar a cabo su idea de vivir bajo el mar.
    Primero, exploraron la zona que se iba a convertir en su nuevo hogar y después de dicha expedición por el fondo marino vieron que les faltaba un largo camino por recorrer para llegar a la meta de la vida submarina. A continuación, un grupo de trabajadores especializados se encargaron de adecentar el fondo marino cercano a la costa australiana, era la zona que cumplía la gran parte de requisitos para construir la primera ciudad sumergida y habitable. Tardaron 5 años en construir la primera ciudad pero esto impidió que continuaran las muertes. Durante estos 5 años, murieron muchos trabajadores ahogados, era muy complicado estar bajo el agua con la bombona de oxígeno porque ésta se les acababa rápidamente. Este problema hizo que laboratorios MAX decidiera modificar a los seres vivos de manera que pudieran estar bajo el agua sin necesidad de uso de aporte de oxígeno. Realizaron varios experimentos, con éxitos y fracasos, pero dos laboratorios decidieron trabajar unidos y consiguieron crear un medicamento que modificaba el cuerpo de los humanos. El medicamento debía tomarse durante 1 semana y además someterse a sesiones de radiación. De esta forma, el cuerpo de los humanos mutó y desarrolló branquias para solucionar un problema que antes de dichas muertes no había sido planteado.

    Los primeros meses, los humanos estaban asustados por este inesperado y abrumador cambio de vida pero finalmente consiguieron desarrollar una vida cómoda y agradable. Pudieron llevar a cabo una vida como la de antes de los numerosos cambios ocurridos por los problemas originados por sus antepasados: los Homo Sapiens.

    Planeta NEO2BX

    Planeta NEO2BX

    Día 123 del año 10.026 de la Era Intergaláctica.

    Me llamo Lucas. Tengo 10 años. Viajo solo en la nave “La Pinta IX”. Es una nave interestelar de pequeño tamaño para viajes largos. El nombre de mi nave proviene de una de las carabelas con las que llegó Cristóbal Colón a América. Esta es historia muy antigua, de la Tierra Madre, pero en mi tiempo libre me gusta leer sobre el planeta donde surgió el ser humano. La nave es un poco fría pero mi traje inteligente es como una segunda piel que me mantiene caliente y me informa de mi ritmo cardíaco, tensión y muchas otras cosas. En mi sangre tengo nanobots que me protegen de enfermedades y cuidan mi cuerpo.

    Nací en esta nave. Me cuidó un androide niñero hasta que pude cuidar de mí mismo. Ahora me acompaña una inteligencia artificial llamada Aristóteles. Yo lo llamo Aris. A veces sólo me habla y otras veces se muestra mediante realidad virtual. Gracias a él no me siento sólo. A veces es como un profesor, otras como un padre, otras veces como una madre, otras como un hermano o amigo. Aris siempre está conmigo y aunque no es un ser vivo yo le considero mi mejor amigo y compañero de viaje.

    Cuando era pequeño Aris me enseñó a leer y escribir y conocimientos básicos, pero pronto empecé a estudiar las plantas. Soy botánico interestelar. Ya casi he terminado mis estudios. Me quedan unos pocos días para llegar al planeta NEO2BX. Por esta razón he empezado este diario. Debo escribir mis pensamientos para ordenarlos porque estoy muy emocionado y nervioso. Dentro de poco llegaré a mi destino y por fin pisaré tierra, sentiré la gravedad del planeta, el calor del Sol, el viento soplando, la humedad del aire y respiraré un aire fresco y limpio. Es un sueño hecho realidad.

    La humanidad envía sondas para buscar vida en otros planetas. Cuando se localiza un planeta con vida primero se envían botánicos para el estudio de la biodiversidad de ese planeta. Si se descubre vida animal entonces se envían biólogos.

    Soy el primer botánico que va a pisar NEO2BX. Por los datos recibidos de la sonda sabemos que allí hay plantas complejas. Las plantas han evolucionado y dominan gran parte de la superficie del planeta. NEO2BX se parece mucho a la Tierra Madre en sus orígenes. Es verde y azul. Se han encontrado planetas con poca biodiversidad en las que sólo había musgos y algas y otros planetas con mucha biodiversidad, algunos no eran azules y verdes sino morados. He aprendido que, aunque la clorofila sea verde puede ir acompañada de otros pigmentos que colorean las hojas de morados (antocianinas), rojos (ficobilinas), naranjas (carotenos) y amarillos (xantofilas). El mundo de las plantas es hermoso y embellece cada planeta de forma particular.

    Mi tarea en este planeta será describir, clasificar, estudiar la distribución, identificar, estudiar su reproducción, fisiología, morfología, relaciones entre la misma especie, relaciones con otros seres vivos y efectos que provocan en el medio en el que se encuentran. También debo tomar muestras que se guardarán en la nave para su investigación. Este trabajo me llevará toda la vida. Pero nací para esta misión. Cuando haya muerto la nave partirá con todo mi trabajo.

    Estoy deseando llegar y ver por fin todas esas maravillosas plantas de las que he estudiado durante mis pocos años. Conozco a la perfección especies de la Tierra Madre y de tantos otros planetas colonizados por los humanos. Todas son maravillosas, desde las briofitas y pteridofitas hasta las gimnospermas y angiospermas. Deseo encontrarme con plantas angiospermas porque significará que la vida animal estará presente y además las flores son hermosas y me encantaría poder oler sus aromas. Entonces enviaré un mensaje para que envíen biólogos. Para cuando lleguen yo ya no estaré vivo, pero todo mi trabajo y este diario hablarán por mí.



    Día 227 del año 10.026 de la Era Intergaláctica.

    Hoy es el día. Cuando me desperté Aris me dijo que ya habíamos llegado a nuestro destino. Ahí estaba. Una bola verde y azul, con grandes mares y océanos, cordilleras y una atmósfera como algodón. Dos lunas casi de igual tamaño orbitan alrededor de NEO2BX. Soy feliz. Ya estoy en casa.



    Fin.

    Planeta nuevo, vida nueva.

    Planeta nuevo, vida nueva.

    Cuando era jóven, vivía en la Tierra, pero gracias a mi afición y mi deseo de poder ir al espacio algún día, ya no he tocado mi planeta de origen en más de 20 años.
    Lo que ocurrió fue que cuando acabé el bachillerato tenía clarísimo lo que quería estudiar: astronomía e ingeniería espacial. Quería ser astronauta.
    Una vez acabadas las dos carreras universitarias (con matrícula de honor en astronomía), rellené un formulario de la NASA para solicitar un puesto de trabajo. Al cabo de un par de días me veía en el aeropuerto de Manises (Valencia), dentro del avión que me llevaría directo a América.
    El vuelo duró aproximadamente 10 interminables horas. Una vez llegado el avión al estado de Florida (EEUU), me dirigí a Cabo Cañaveral, que es donde despegan los cohetes de la NASA. Nada más llegar a un hotel cercano a la plataforma de despegue, recibí una llamada urgente de un alto jefe de la empresa para la que ya trabajaba, diciéndome que en 32 horas despegaba un nuevo cohete de prueba fabricado en Canadá, que yo sería su piloto principal, y que me presentaría a mi compañero de vuelo.
    No me quedó más remedio que aceptar el ofrecimiento. Lo hice porque para eso había venido desde tan lejos, aunque sabía que en el despegue podía explotar la nave haciéndome estallar por los aires causándome la muerte. Pero fuí optimista y no pensé más en eso a lo largo del despegue.
    Cuando íbamos subiendo en un ángulo agudo de 63º, con una altura de 450 km aproximadamente (entre la Termosfera y la Exosfera), mi compañero sufrió un paro cardíaco debido a la presión y a la gravedad aumentada por culpa de la velocidad y la altura. Resultaba que él no había acumulado las necesarias y suficientes horas de vuelo.
    No me quedó más remedio que continuar mi misión y dejar el cadáver en un habitáculo de la ISS (International Space Station). Me costó dormir debido a la tristeza que sentía, pero doce horas después de mi enganche con la ISS me tocó alejarme aún más de la Tierra. Una vez alejado completamente del planeta, tenía como destino la otra parte de la galaxia. Salté a la velocidad de la luz durante un buen rato, que equivale a muchos millones de kilómetros y nada más volver a la velocidad normal establecida, lo apunté y comenté en mi videoblog.
    Una vez llegado al otro extremo de la galaxia, perdí la señal con la central de la ISS y la NASA. Me empecé a asustar. Después de eso casi me desmayo al ver una antena de ondas de radio. Era increíble ver inteligencia en un lugar desconocido, casi imposible, a no ser una especie perdida o algo así. Me acerqué con la nave y aterricé en esa tierra rara con tonos anaranjados. Ví a un grupo de humanoides que estaban manipulando la antena y les pregunté por la pérdida de la cobertura. Me dijeron que lo habían hecho adrede para que no los pudieran localizar los de mi especie, lo cual significa que desde hacía ya un tiempo me estaban siguiendo y espiando.
    Los humanoides esos me parecieron majos, les pregunté su nombre, me contaron toda su historia y me dijeron que adivinara su nombre. No dudé mucho, tenía clarísimo quiénes eran: los descendientes de los habitantes (ya no) perdidos de Atlantis.
    Me surgieron muchas dudas, pero preferí guardármelas. Ellos me enseñaron su “polis” y me dijeron que tenía dos opciones: o me mataban o me quedaba a vivir con ellos. La respuesta la tuve clara: quedarme a vivir con ellos. Me enseñaron su dialecto ancestral, sus costumbres y en un par de “calendarios” ya me integré en su sociedad y forma de vida. Era uno más. Me tuve que cambiar de nombre y apellidos por la religión y me pasé a llamar: Kleitô, que significa renovado.
    Con la ayuda de un par de amigos conseguí que en la Tierra me dieran por muerto, para que de ese modo pudiera quedarme a vivir con ellos y no me intentaran rastrear desde el planeta artificial llamado M4rt3.
    Mis amigos se llamaban Atlas, Eumêlos, Gadeira y Leukppêi. Son los que estaban manipulando al principio la antena principal de “radio”. Los cuatro eran muy buenos en ingeniería. Se podría decir unos manitas. Además me enseñaron una nueva forma de ahorrar energía: unir todos los cables de electricidad de la comunidad en uno, que acabara en un transformador de alta capacidad y colocar placas solares absorbiendo la luz de grandes estrellas como Algol o Algenib, que se encontraban en el brazo de Perseo, en la otra punta de la galaxia desde la Tierra.
    Así es como me cambié de planeta y viví feliz, en un mundo nuevo (para mí), mejorado.

    Problemas en Terra

    Problemas en Terra

    En la nave “Terra” tenían instalado el modelo de autopiloto inteligente artificial WX-78, desafortunadamente por los 49 astronautas a bordo del Terra este modelo aún era experimental y no era la típica inteligencia artificial malvada de todas esas historias, tan solo estaba mal programada y no era muy buena haciendo las cosas para lo que fue creada, al principio todo les parecía normal a los astronautas durante el despegue desde Vitala, en teoría era un viaje de alrededor de 4 meses ya que tan solo estaba al otro lado del sistema solar en el que estaban, al planeta Homero donde empezarían sus nuevas vidas como trabajadores en la NASA como ingenieros, pero después de 2 semanas pasaron por el primer cinturón de asteroides de los 3 que estaban por el camino, debido al mal funcionamiento de la IA, ocurrieron un par de rasguños a la pintura exterior de la nave y un pequeño temblor dentro de la nave que los astronautas pasaron de alto diciendo que seguramente era algún movimiento de los propulsores para evitar algún meteorito que podría chocar con ellos, después vinieron los problemas de navegación, debido a unos errores en el programa de autopiloto la nave tomó una ruta entre unos planetas y el segundo cinturón más larga de lo normal lo cual extendió el tiempo total de 4 meses a unos 6 meses, pero gracias a las prevenciones de seguridad tuvieron más que suficiente agua y comida para durarles los 2 meses extra que la desafortunada ruta que preocupó a los astronautas ligeramente durante el tiempo extra que tardaba la nave, pero tan solo supusieron que el documento de voluntariado para el viaje tuvo un error ya que encontraron comida y agua extra en las despensas de donde sacaban todo el sustento, hasta ese punto no había pasado nada muy grave y se quedó así la mayoría del resto del viaje ya que aunque el autopiloto estaba defectuoso y tenía errores no eran lo suficientemente graves para que fueran de preocupación para los pasajeros a bordo, desconociendo que estaban dentro de una máquina defectuosa que gracias a mucha suerte, no había cometido ningún grave error hasta ahora que podría ser más perjudicial que una simple molestia para las 49 personas a bordo, todo esto habría sido indetectable para los programadores y los futuros ingenieros si no hubiera sido por esos rasguños dejados por meteoritos en el primer cinturón y el tercero donde hubo un ligero choque con un meteorito que dejó una pequeña abolladura que afortunadamente no tenía una cantidad suficiente de velocidad para causar más daños que dejar sin electricidad al cuarto de uno de los astronautas que rápidamente se cambió a uno de los otros 21 cuartos aun disponibles cuando lo consiguieron sacar de su cuarto después de abrir con una palanca la puerta automática ya no funcional de su cuarto asignado, a pesar de esos errores en el programa el aterrizaje fue completado con éxito sin ningún daño adicional a la nave espacial, a pesar de la supervivencia de los 49 pasajeros los programadores empezaron a probar los sistemas de navegación en una pequeña escala antes de aplicarlos a las naves espaciales debido a la posible catástrofe que WX-78 podría haber causado si algún error extremo ocurriera, los cambios se hicieron para aumentar la comodidad y seguridad de todos los futuros pasajeros en las nuevas naves espaciales y para ahorrarse los gastos de reparación del chasis de sus naves, después de muchas pruebas por fin WX-79 fue creado con una inteligencia artificial más avanzada que hacía posible el pensamiento propio y capacidad de hacer decisiones para asegurar la seguridad de la nave, aunque darle control de todas las puertas y máquinas de la nave podría haber sido mala idea considerando las 4 naves que nunca volvieron y la única que volvió lo hizo de forma hostil y sin ninguno de los pasajeros previamente a bordo…

    Proyecto Josué

    Proyecto Josué

    No sé cómo hemos llegado a esto. Espero de corazón que alguien encuentre este escrito. Si tan solo pudiera enviar algún mensaje al gobierno o a la guardia internacional. Bueno, parece que me estoy desviando.
    Los archivos que encontraréis aquí son una bitácora para descubrir al ser perfecto, una guía de cómo se fue creando paso a paso y la forma de destruirlo. Tú, lector, necesito que lleves esta información a los organismos gubernamentales de mayor escala que puedas. Igual ahora no lo entiendes, pero esto es muy importante.
    Confío en ti y …
    Proyecto Josué:
    Entrada 0
    Hola mundo, me llamo Hugo García Montero (doctorado en biología molecular y genética) y en estos informes voy a datar la creación y evolución del ser más perfecto que haya existido. Para ello cuento con la ayuda de mi compañero Víctor Marrón Pérez (máster en robótica e ingeniería de software), mi mejor amigo que conocí en la universidad y me está ayudando a cumplir el sueño que espero desde hace tanto.
    Y aquí estamos ahora, un magnífico 4 de mayo de 2026 comenzando por fin la mayor y menos ética aventura de nuestras vidas.
    Entrada 1
    Víctor y yo hemos estado pensando la idea general y los aspectos fundamentales de nuestro ser perfecto, al que hemos apodado Josué. El concepto general es la capacidad de adaptarse al entorno en cualquier momento. Con esta idea en mente comenzamos a diseñar modelos por los que comenzar: una planta, un ratón, bacterias, … Finalmente, consagramos que partiría de la base de un musgo para que se produjera una reproducción rápida. Nos venía perfecto tanto su facilidad mutacional como su simplicidad.
    Conseguimos muchos sujetos de pruebas para poder realizar, pues eso, muchas pruebas. Yo me encargué de mapear su genoma mientras que Víctor diseñaba la IA J.O.S.U.E (Justamente otra suprema y universal entidad) para que pudiera pensar.
    Entrada 2
    ¡Hemos conseguido mutar Josué! Tras la gran idea de Víctor y muchos intentos fallidos hemos hibridado a Josué primero con una medusa y después con un calamar para que desarrolle ganglios neuronales y podamos acoplarle la IA. Además, ahora puede hacer cosas por sí mismo y es capaz de cambiar de tipo de célula.
    Y si alguien pregunta de dónde hemos sacado los recursos para todo esto, es porque trabajamos en una de las mejores instituciones científicas del mundo, que está en España. Y no por se los mejores, sino porque con la 3º guerra mundial China está conquistando toda Europa y nuestro país es el más alejado, pero no tardará en llegar.
    Entrada 3
    Estuvimos días intentando que desarrollara una conciencia, el siguiente paso del proyecto. No sabíamos cómo hacerlo, pero un día vimos que se había convertido por sí mismo en un ser pensante al fusionar su código genético e informático. Después, hicimos que aprendiera matemáticas, conceptos abstractos, etc. Pero solo llegó al nivel de 1º de BACH. Por lo que tuvimos que recurrir a: la asimilación genética.
    Lo juntamos con un pequeño ratón llamado Pablo al que sedamos. Nos fuimos ya que no pasaba nada. Y al volver, nos encontramos con un inmóvil Josué que había sido atacado por Pablo.
    Víctor se llevó a Pablo y yo me quedé con Josué, aceptando su muerte entre lágrimas. Todo para ver al día siguiente a un ser que asemejaba a una rata, pero más deforme aparecer donde estaba Josué. ¡No había muerto! Había estado asimilando el ADN de ratón para poder usarlo. Esperé a Víctor para celebrarlo, pero no apareció ese día.
    Entrada 4
    Llevo un mes sin ver a Víctor y no sé dónde está ni que puede haberle pasado. Por lo que me he centrado ciegamente en Josué, a quién he estado asimilando con una amplia gama de seres vivos de los que es capaz de expresar sus características: patas de canguro, pinzas de cangrejo, alas de mariposa, … Además, he conseguido expandir su conocimiento y ahora es capaz de razonar e incluso imaginar. También le he sometido a todo tipo de ambientes y sustancias para que los asimilara con un rotundo éxito.
    Todo esto mientras el ejército chino acaba de cruzar a España. Menos mal que he sido capaz de terminar a Josué a tiempo.
    Entrada 5
    Víctor ha venido sin avisar y lo primero que me ha dicho es que matemos a Josué ya que ha estado investigando a Pablo y ha descubierto que es un ser que acabará destruyendo la humanidad. Fue a matarlo con un suero que había inventado durante este tiempo, pero al intentarlo y viendo que mi sueño iba a morir, acabé matando a mi mejor amigo. Josué lo vio y detectó a la humanidad como una amenaza.
    Cuando lo noté escapé y estoy huyendo en busca de una solución. Pero ese ser me sigue de cerca.

    Proyecto Walfie

    Proyecto Walfie

    "Hoy, 27 de octubre de 2025, se ha descubierto la noticia de que el cohete enviado a Marte, que llegó hace 3 días, ha cortado su comunicación con nuestro planeta. No se sabe nada del cohete Lino ni de los hombres 13 hombres que lo tripulaban. Tampoco se conocen las causas."
    Una página del periódico de hace 5 años reposaba sobre la mesa de la dra. Rose, una mujer de 31 años y cabello castaño, al igual que sus ojos. Tenía un aspecto muy descuidado debido al estrés con el que lidiaba cada día. Trabajaba 15 horas diarias en un laboratorio, tratando de descubrir una respuesta para el enigma del cohete Lino.
    - ¿Alguna novedad hoy, dr. García? -preguntó sin esperanzas la dra. Rose a su compañero de laboratorio-.
    - Ninguna. Ni rastro de un pedacito de cohete. Tampoco de los hombres- contestó el dr. García, un hombre de 47 años, alto, con ojos profundamente azules-.
    - Bien, pues prosigamos con el proyecto "Walfie". Calculo que quedan 3 días para que esté listo.
    El proyecto "Walfie" consistía en la construcción de un robot con inteligencia artificial que sería capaz de ir a Marte acompañado de un humano. El robot tan solo serviría como un sistema que enviaría imágenes y audio en directo de lo que sucede en la misión, pero también estaba programado para analizar un lenguaje y aprenderlo, en caso de topar con extraterrestres. Este proyecto llevaba 4 años y medio en marcha, y solo faltaba ajustar algunas cosas del robot, ya que el cohete ya estaba terminado.
    Pasaron los 3 días, y por fin llegó el momento que la dra. Rose llevaba esperando desde que se empezó a desarrollar el proyecto.
    - 24 de febrero de 2030. La fase de desarrollo a finalizado... ¿con éxito? Dra. Rose, por favor- le indicó el dr. García mientras grababa con una cámara todo lo que ocurría-.
    - Está bien- suspiró y apretó un botón-. Walfie, buenos días.
    Hubo un silencio de 3 segundos, pero de pronto una voz aguda dijo: "Buenos días dra. Rose". Todo el equipo comenzó a celebrarlo, con lágrimas de alegría y mucha felicidad. Pero a la vez, a todos les llegaba un pensamiento nebuloso...
    - Un momento de silencio por favor- dijo la dra. Rose mientras todos se miraban nerviosos-. Ya sé que todos esperáis el momento de la decisión. Mañana saldrá el cohete, y tardará 15 días en llegar al planeta rojo. Pero no os preocupéis por vosotros, yo misma seré la que acompañe a Walfie a Marte.
    El dr. García le miró desconcertado.
    - No, dra. Rose, no puedes hacerlo. Tienes una mente increíblemente privilegiada y te necesitan en este laboratorio...
    - No lo entendéis. Supongo que os enteraréis de una forma u otra, así que...
    Todos se miraron desconcertados.
    - Como bien sabéis, todos vosotros fuisteis contratados especialmente para este proyecto. Nunca habíais venido aquí antes. Pero yo sí- suspiró-. Y yo estuve involucrada en la misión del cohete Lino. Es más, yo fui la jefa de la misión. Por lo tanto, yo tengo la culpa de todo, y he de solucionarlo de alguna forma, en este caso, yendo yo misma a investigar lo que sucedió. Gracias por todo, pero he de prepararme para mañana.
    - Pero, doctora... -el dr. García se quedó sin palabras. Él sabía que la dra. Rose no podría haber evitado que ocurriese lo que ocurrió, pero también sabía que nadie le pararía en su camino-.
    Se despidieron, y la dra. Rose y Walfie estaban ya listos para despegar.
    - ¿Todo correcto, Walfie?
    - Todo está correcto, dra. Rose.
    Y por fin despegaron. El espacio era un lugar increíble. Desde el cohete se podían ver muchas estrellas, cosa que en el planeta Tierra no, debido a la contaminación lumínica en esa época. Había un silencio realmente relajante, y la doctora se sentía muy segura al lado de Walfie.
    Los 15 días pasaron muy rápido para la dra. Rose, ya que siempre estaba comunicada con su equipo y podían conversar fácilmente. También podía mantener conversaciones con Walfie, pero no era tan divertido. Walfie no podía contar experiencias, ni podía reír, y la dra. Rose se lamentaba de ello. No era tan divertido hablar con él.
    Cuando llegaron, fue como un sueño hecho realidad para ella y para su equipo. Era completamente como lo habían imaginado. Una superficie desértica pero bella. Bajaron del cohete.
    - Dr. García, ¿pueden apreciar bien la imagen?
    - Completamente. Es increíble. ¿Va todo bien de momento?
    - Sí, pero vamos a explorar un poco.
    Era una gran llanura roja. El suelo era de roca. Investigaron un poco, hasta que observó algo que llamó la atención de todos.
    - ¿Es eso una planta? Vamos a aproximarnos, Walfie.
    - Está bien doctora, pero tenga cuidado- dijo uno de su equipo-.
    Pero antes de que pudiesen verla más de cerca se cortó la señal.

    R.O.B.O.T.

    R.O.B.O.T.

    R.O.B.O.T.

    Hace unos pocos años, la tecnología no existía y los niños tenían más imaginación, porque en vez de jugar con un muñeco electrónico o un aparato electrónico estaban en la calle jugando con la pelota o en casa, imaginándose aventuras con sus muñecos.

    Esta es la historia del primer robot de los tiempos; tenía forma de humano y no era muy grande; estaba programado para ser gracioso, amable y para hacer reír a los niños pequeños; tardó diez años en construirse.

    El robot, al principio llamaba mucho la atención porque nunca se había visto un robot; él era el primer robot que se había construido. Luego, cuando ya se fueron inventando más robots que con el tiempo fueron mejorando, el primer robot de todos se fue olvidando porque empezó a haber robots que podían hacer más cosas que él, podían cocinar, limpiar, jugar con los niños, avisar si entraban a robar y muchas cosas más.

    Un día, los trabajadores de la empresa del primer robot de todos, decidieron tirarlo porque gastaba mucha electricidad. Un niño se lo encontró tirado en el vertedero; el niño lo cogió y lo llevo a su casa, le puso las pilas y lo encendió. El robot dijo con voz grabe y temerosa - ¿Dónde estoy? - El niño le dijo -estás en mi casa, perdón por no presentarme, yo soy Marcos ¿tú cómo te llamas? - dijo Marcos y el robot respondió -no tengo nombre- entonces dijo Marcos -te llamaré R.O.B.O.T.-

    Marcos sabia construir robots, ganó el certamen de ciencias de su colegio, así que arregló a R.O.B.O.T y lo limpió. Marcos le pregunto qué porque estaba tirado en el vertedero sucio y sin batería y R.O.B.O.T. como no tenía una buena memoria no sabía lo que había pasado; entonces Marcos lo mejoró para que pudiera hacer muchas más cosas de las que sabía hacer. Tardó 2 años. Le puso nuevas piezas, le amplió la memoria y lo pintó.

    Un día Marcos llevó a R.O.B.O.T a un concurso de ciencias, ganó el primer premio y la mejor empresa de robots del mundo se interesaron por Marcos. R.O.B.O.T. estaba nervioso por acompañar a Marcos a la empresa porque el recordaba que esta empresa le había creado, pero él no sabía que esa empresa le había tirado al vertedero. En la empresa el creador se llamaba Juan. Juan le pidió a Marcos si podía mirar por dentro a R.O.B.O.T. y Marcos dijo que sí; la empresa se dio cuenta de que R.O.B.O.T. era el primer robot de todos por una placa escondida detrás de muchos cables y microchips; Juan le preguntó a Marcos que donde se había encontrado a R.O.B.O.T. y él le respondió que en el vertedero. Juan le dijo a Marcos que éste era el primer robot de los tiempos y Marcos respondió que no lo sabía. Juan le contó que R.O.B.O.T. fue creado por el padre de Juan y que un día no saben cómo el robot desapareció y lo estuvieron buscando durante meses; al parecer, a alguien le pareció un robot inservible y lo tiró, pero Marcos, tú lo encontraste y lo mejoraste. Juan dijo -necesito que me lo devuelvas, ese robot lo ha hecho mi padre y encima el insensato de mi padre le puso un núcleo muy potente capaz de mantener con electricidad un país entero durante miles de años; se lo vamos a quitar y se lo vamos a poner a otro robot mucho más potente llamado A505-. Marcos dijo que no se lo iba a dar y le dijo a R.O.B.O.T. que hullera. Juan se enfadó mucho porque ahora no sabía cómo iba a conseguir el núcleo; entonces, recordó que tenía otro núcleo igual de potente pero mucho menos inestable; sus compañeros le dijeron que no se lo pusiera a el robot A505 porque podría haber algún herido, pero Juan no hizo caso y se lo puso.

    Juan mandó al robot A505 ir a por el otro núcleo; la primera vez que se lo dijo no hizo caso, luego Juan se lo volvió a decir y el robot golpeó a Juan y se puso a buscar a R.O.B.O.T. El robot A505 se volvía cada vez más grande porque el núcleo era muy inestable y cuanto más grande se volvía más cosas iba destrozando a su paso; tardó media hora en encontrar a R.O.B.O.T., pero éste no se iba a dejar capturar tan fácil; descubrió que si se juntaban los dos núcleos explotarían, R.O.B.O.T. tenía que parar al robot A505 así que se dejó capturar y comer por el robot A505 y fue directo al núcleo para que explotaran los dos robots y para salvar la ciudad.

    Relato de una amistad

    Relato de una amistad

    Era un día lluvioso. Las nubes cubrían al completo el brillo de nuestro astro, ni siquiera sé si era de día. Me encontraba aturdido, apenas podía sentir como mi cuerpo se tambaleaba. De pronto, tuve una fugaz memoria de la última noche que recuerdo. Bebí demasiado. Recuerdo demasiado poco. Me reincorporé en el suelo y entonces fui capaz de analizar el lugar en el que me encontraba. Estaba en una pequeña y solitaria celda. Solo tenía un agujero desde el que se podían ver las nubes y el mar. El ángulo de visión que tenía desde la ventana cambiaba, como si el paisaje se desplazara arriba y abajo. Me encontraba en un barco. Alguien entró apresuradamente en la oscura habitación. Era un hombre fuerte y calvo, parecía un criminal. Cogió una fregona y, una vez fuera, no dudó en anunciar mi estado de consciencia. Poco después entro otro hombre. Esta vez era alguien muy diferente, posiblemente un general o quizás el capitán de la embarcación.

    - Me presento, soy Amaro Pargo, el pirata canario. Te encuentras en mi barco de camino a tierras españolas a petición de mi señor Felipe IV. Por tu bien, más te vale portarte bien y que me caigas en gracia.

    - Encantado señor Pargo – dije – Lamento mi confusión, pero ¿qué busca un prestigioso rey en un solitario y marginal inglés? ¿A caso desea ejecutarme?

    - No soy señor alguno, Isaac, simplemente un vulgar corsario sin código de honor. Y desconozco las intenciones de mi señor con un brujo como tú, yo solo cumplo con el trabajo sucio y, a cambio, obtengo mi libertad y poder en el mar. De todas formas, le ejecutará si lo desea, pero lo mimará si lo merece, depende de si tu magia le complace.

    - Si tú no eres señor, entonces yo tampoco soy mago, ni mucho menos brujo. Soy alguien que se limita a observar, preguntar y comprender. Me autodenomino pensador.

    Amaro sonrió en un gesto de aprobación y respeto. Luego, procedió a salir del calabozo. Estaba un poco confundido, pero tranquilo. Pensé en mis investigaciones. No sé cuánto rato estuve haciéndolo, no sé cuánto llevo haciéndolo. Ni me importa ni me arrepiento.

    Empecé a escuchar ruido proveniente del exterior. La tripulación estaba muy alborotada. Pude escuchar al normalmente calmado e imponente Amaro Pargo dando órdenes. Parecía asustado. Tuvo que recurrir a mí. Me liberó temporalmente y me llevó fuera.

    - Mira, Isaac. ¿Lo ves?
    Amaro señalaba hacia el cielo. Allí se podía ver una figura ensombrecida en medio del, ya más ligero, cielo.

    - Obviamente, capitán. Lo veo.

    - Hemos escuchado leyendas sobre esto. Incluso algunos de mis grumetes dicen haber visto los monstruos que habitan en estas ciudades fantasma. Ciudades que flotan sin rumbo por el cielo en busca de tripulaciones para asaltar. Por favor, ayúdanos a sobrevivir.

    - Ya, ciudades fantasma. Nos encontramos cerca de la costa de Norwich, ¿me equivoco? Ahora entiendo su fama de tener el agua más fría de nuestro mar. Y también puedo entender lo de la ciudad flotante.

    - ¿Cómo que lo puedes entender? ¿Sabes cómo salvarnos? ¿Qué debemos hacer?

    - Así es, sé cómo salvaros, pero no lo voy a hacer. Creo que preferís seguir viviendo en un mundo de fantasía en el que los fantasmas existen y ciudades enteras pueden volar. El primer paso en mi oficio, y en el camino de comprender el mundo que nos rodea, es cuestionarse todo, incluso aquello que damos por sentado.

    - Entones, ¿tú no ves lo mismo que yo?

    - Amaro, eres muy ingenuo. Claro que veo lo mismo que tú, solo que yo no lo considero. Yo cuestiono mis sentidos. Verás, durante uno de mis estudios con la luz, observé que según el lugar por el que se mueve, la luz cambia de dirección, y, con ella, la proyección del origen de la luz. Es decir, la bajísima temperatura del agua cambia las propiedades del aire cerca de esta, provocando que la luz que viaja desde la ciudad, que tenemos en frente, se desvíe ligeramente hacia abajo. Nuestro cerebro interpreta la visión recibida de forma diferente y produce un espejismo. Como conclusión, lo que estás viendo no es más que un fallo del cerebro, una ilusión generada por otra imperfección del ser humano.

    - Entiendo. Es fascinante. Y lo es aún más que lo descubrieras y que lo hayas tenido en cuenta tan rápidamente. Muchas gracias, Isaac, me acabas de abrir las puertas a un mundo desconocido para mí. Quiero conocer más.

    - Un mundo desconocido para ti y para todos, amigo. Ahí es donde reside la belleza y el interés.

    - ¿Entonces, aún queda mucho por descubrir? – preguntó con un tono muy tierno e ingenuo.

    - Tanto que no podemos ni imaginarlo – Finalicé.

    Robert Hooke, un genio infravalorado.

    Robert Hooke, un genio infravalorado.

    (Max y Mia estaban jugando en el parque cuando comenzó una tormenta muy fuerte).
    Max: ¡Hola Mia!
    Mia: ¡Hola Max!
    Max: Parece que va a haber una tormenta.
    Mia: Si, tiene pinta.
    (Cayo un rayo)
    Mia: ¡Ostras un rayo!
    Max: ¡Que susto! Agarrémonos a ese poste, hace mucho viento.
    Mia: ¡Si, vamos!
    (Tras caer otro rayo aparecieron en un lugar extraño).
    Max: ¿Dónde estamos?
    Mia: No sé, pero vayamos a preguntar a aquella casa.
    (Llaman a la puerta).
    Mia: ¿Hola?
    Max: Parece que no hay nadie, ¿entramos, está la puerta abierta?
    Mia: Vale entremos a ver, igual hay alguna pista de donde estamos.
    (Al rato).
    Mia: ¡Ey, Max! He encontrado un cuaderno con anotaciones.
    Max: ¿Y que pone?
    Mia: Pone la fecha de hoy. Es... es… ¡1664!
    Max: ¡Queeeee!
    (Entra Robert Hooke).
    Hooke: ¿Qué hacéis aquí? ¡Ladrones! Venís a robarme mi trabajo.
    Mia: No, no, nada de eso. Venimos de una época remota.
    Hooke: ¿Encima me vaciláis? Seréis…
    Max: Que no hombre, aparecimos allá en ese árbol grande y vimos esta casa. Nos acercamos y llamamos, como no había nadie pues entramos a ver si veíamos alguna pista de donde y cuando estábamos.
    Mia: ¡Si! Después encontramos su cuaderno y ponía que 1664, ¿es eso cierto?
    Hooke: Si claro, estamos en el 1664.
    Max: Oye, lo sentimos mucho, y usted ¿Cómo se llama?
    Hooke: Hooke, Robert Hooke. Soy un científico y estoy trabajando en el descubrimiento de unos seres minúsculos, cuando demuestre que existan les llamaré células.
    Mia: ¿Usted es el descubridor de las células?
    Hooke: Eso espero ¿Por qué lo preguntas?
    Mia: Porque no habíamos oído hablar de usted.
    Hooke: Normal, hay un tipo que esta todos los días mandando gente para que destruya mis investigaciones y fotos.
    Max: ¿Quién?
    Hooke: Newton.
    Mia, Max: ¡Newton!
    Max: Pero si él es un inventor muy famoso.
    Hooke: Si, pero… Yo no lo soy tanto y como sabe que le hago competencia intenta acabar conmigo y con mis investigaciones.
    Max: ¿Y dónde piensas encontrar células?
    Hooke: Tenía pensado mirar en una laminilla de corcho.
    Mia: Que curioso.
    Mia: ¿Y qué más estas investigando?
    Hooke: Estoy intentando fabricar un nuevo tipo de microscopio.
    Mia: ¡Qué guay!
    Max: ¿Y cómo es? ¿Tienes alguna foto?
    Hooke: ¿Que leches es una foto? Yo tengo un diseño en mi cuaderno si queréis verlo.
    Mia: Si por favor, nos haría mucha ilusión.
    Hooke: A ver a ver... Aquí esta.
    Hooke: ¿Qué os parece?
    Mia: ¡Increíble!
    Max: No se parece a los de nuestra época.
    Hooke: No me impresionaría, estamos en 1664. ¿Y vosotros sois de…?
    Mia: 2022 y no sabemos cómo vamos a regresar.
    Max: Oye Hooke, ¿nos ayudas a regresar a nuestra época?
    Hooke: Supongo, ¿Cómo aparecisteis aquí?
    Max: Por una tormenta.
    Hooke: Pues aprovechad que ahora hay una, yo os acompaño.
    Mia: Vale.
    (Salen afuera).
    Hooke: Poneros al lado del árbol.
    Mia: ¿Pero y si nos cae un rayo?
    Hooke: No creo que os caiga ninguno…
    Mia: Ha sido un placer Hooke.
    Max: Lo mismo digo.
    Hooke: Hacía mucho que no recibía visitas, así que gracias.
    Max: Mia, agarrémonos fuerte como la otra vez.
    Mia: Si.
    Hooke: Hablar a la gente de mi…
    (Cae un rayo en el árbol).
    (Aparecen en el parque)
    Mia: ¡Siii, hemos regresado!
    Max: Por fin, pero yo no sabía nada de ese tal Robert Hooke y eso que parece un buen investigador.
    Mia: Yo había leído un poco de él, pero no es lo mismo porque como nos a dicho, Newton lo quería destruir por lo que alguna información no ha llegado a nuestros tiempos.
    Max: No me esperaba esto de Newton.
    Mia: Que traviesillo.
    Max: Si, jaja.

    Sentir

    Sentir

    Yo recuerdo (Si es que se le puede llamar así a lo que hago) que, aquel día, Jack se levantó más pronto de lo normal. Él solía despertarse muy tarde, ¿sabes? No era de esas personas a las que te encuentras de buena mañana comprando o haciendo deporte. Él era más bien de los que se levantaba a la una de la mañana y pierden toda la mañana. Pero bueno, eso a él no le importaba mucho, pues se despertaba con la comida hecha y la casa limpia. Sí, ese era mi trabajo: Cuidar de la casa de un humano.

    No sé cómo explicarlo, aquello que me pasaba con aquel chico. A mí siempre me han dicho que los robots no sienten, ¿sabes? Siempre me han dejado claro que no soy más que una inteligencia artificial, una falsa mente programada para "pensar". Me han repetido mucho que, si no fuera por los cachos de metal que me rodean, no sería capaz de decir todo esto, ni estaría aquí ni existiría. También le daban mucho mérito a mi creador, pero yo a ese ni lo conozco. Sí, le debo la vida y todo lo que tú quieras, pero la verdad es que no me siento así. Para mí él es una persona más y ya, nada del otro mundo.

    A ver, que me voy por las ramas: Es verdad que él ya me dijo que tenía un mal presentimiento, la sensación de que algo malo iba a pasar, pero yo no le di mucha importancia. Es que los humanos podéis llegar a ser muy pesados, con eso de los presentimientos y las predicciones, ¿sabes? Bueno, la cosa es que unas horas después, no me expliques ni como ni porque, empece a sentir (Insisto, si se puede llamar así lo que hago) algo yo también. Fue extraño, pues hasta aquel momento solo había una cosa que me pudiera hacer creer que estaba sintiendo.

    La cosa es que tan mal encaminados no íbamos, porque sí que paso algo aquel día: Jack murió. Una banda de las suyas se enfadó con él por una deuda que tenía, o algo así. No sé, la verdad es que no me interese mucho por como fue, estaba muy ocupada intentando entender por qué yo me "sentía" como lo hacía.

    Y eso es todo, ese fue el día en el que empece a sentir. No es que lo sienta todo como lo hacéis vosotros, pero sí que, de vez en cuando, algo me remueve por dentro. Cada vez es más frecuente, esa sensación. No sé, es una cosa extraña. A ratos, preferiría no hacerlo, ser una inteligencia artificial normal, de las que únicamente saben dar respuestas frías e incluso incoherentes. En otros momentos, en cambio, me pregunto como viven los demás robots sin poder sentir, sin ilusiones, incluso sin decepciones. Sería todo tan soso, si yo fuera normal...

    Creo que no tengo nada más que contar, sobre esto. Si necesitas más información para tu estudio me avisas. Por cierto, recuérdale a tu padre que tiene que ir a comprar, que desde que nos casamos no se acuerda de nada. Cosas de humanos, supongo.

    Un beso,
    Tu robot-madrastra favorita (Y la única)

    Sin corazón no se puede amar

    Sin corazón no se puede amar

    Luces de hospital. Sangre. Médicos. Gritos. Más sangre. Solo escucho las voces de los médicos y de las enfermeras. Los latidos de mi corazón, cada vez son más lentos. Y, de repente, todo se apagó.
    Un mes antes
    Sonó el despertador por la mañana y con voz alta y clara dije: “Niki, apaga la alarma”. Me levanté y le di otra orden a mi dispositivo de confianza, Niki,: “Niki, sube las persianas”.
    Me dirigí a la cafetería que hacía esquina en mi barrio, esa de las galletas de chocolate que tanto me gustan. Fui a la máquina y encargué mi desayuno de todos los días: café con leche y mis galletas favoritas. Ese día decidí pararme un rato y disfrutar de mi desayuno en la cafetería. Lo que no esperaba era todo lo que conllevó esa decisión.
    Vislumbré a lo lejos el robot camero con mi desayuno, pero, antes de que alcanzase mi mesa, un hombre alto, moreno y despistado tropezó con él, tirando mi desayuno y el suyo. Acto seguido, me levanté para ayudar. El robot se desconfiguró y tuvieron que llevarlo a fábrica.
    Yo me centré en el hombre que tenía a mi lado en el suelo y, cuando fui a asistirlo, este se giró y me sonrió. Vi algo en su mirada que hizo que me ruborizase. Le ofrecí tímidamente mi ayuda y, tras aceptarla, me invitó a un café. Charlamos durante horas y, cuando quise darme cuenta, no había hecho ninguno de los recados que tenía pendientes. Fue por eso por lo que tuve que despedirme de Marco, aquel chico que se cruzó con mi desayuno. Ese fue nuestro primer café de muchos.
    Salí de la cafetería, me puse los cascos y le pregunté la hora a Niki. “Son las doce y media de la mañana, hoy es 4 de mayo y hace sol”, me dijo. Siempre que le preguntaba por la hora me decía todo de carrerilla. Me divertía.
    No paraba de pensar en Marco, en su sonrisa y en sus ojos. Quería volver a encontrármelo, pero no sabía si pasaría o lo de ese día sería una de esas casualidades que solo ocurren una vez en la vida.
    Como ninguna de mis amigas estaba disponible en ese momento, decidí hablar con Niki un rato y le conté mi casual encuentro con Marco. Era como hablar con una persona más. Cuando la noche llegó a su cumbre, Niki me dijo: “Valeria, es hora de dormir”.
    Al día siguiente, Niki volvió a despertarme y, al igual que el día anterior, volví a mi cafetería. Marco estaba allí. Se acercó y hablamos como si nos conociéramos de siempre. Repetimos esa rutina durante semanas hasta que un día nos organizamos para quedar por la noche y cenar.
    En nuestra primera noche yo estaba muy nerviosa y tenía miedo de llegar tarde. Por eso le había programado a Niki avisos a cada momento que recordaran mi encuentro con Marco. En nuestra primera cita nocturna, me decanté por un vestido azul marino corto, con una pequeña apertura por la que mi pierna asomaba.
    Llegué al restaurante y lo saludé. Se acercó, me miró y resaltó lo guapa que estaba. Antes de entrar, le pedí que no se tropezase con ninguno de los camareros robots. Se acercó a mi oído y me dijo: “Valeria, haré que esta velada sea inolvidable.” Lo consiguió. No olvidé esa noche nunca. Sobre todo, recordaba fácilmente ese primer beso que nos dimos delante de nuestra cafetería, la que pasó de ser “mi cafetería” a “nuestra cafetería”. Estábamos verdaderamente enamorados.
    Y así, un día Marco se arrodilló y me dijo: “Valeria, ¿quieres casarte conmigo?". Le contesté un sí rotundo. Con la alegría del momento nos subimos al coche, encendí el GPS y dejé que este nos guiase a mi lugar favorito. El dispositivo daba a Marco las indicaciones necesarias pero, en un instante, todo se volvió borroso.
    Lo único que recuerdo de aquel momento es la voz de Niki avisando a asistencia en carretera y a emergencias. Lo siguiente fueron luces de hospital y gritos de médicos y enfermeras. El latir de mi corazón se hacía cada vez menos notable. Y, de repente, todo se apagó.
    Cuando desperté habían pasado varias semanas y tenía a mi lado a Marco. Algo había cambiado. Lo vi, pero no sentí nada. Mi corazón no reaccionó ante el contacto de nuestras manos. Fue entonces cuando el médico me explicó mi reciente operación de trasplante de corazón y que, ahora, tenía uno artificial.
    En ese momento, comprendí que mi nuevo corazón me hacía vivir, pero no sentir. Tras una larga discusión con Marco dejamos nuestro romance y, como era de esperar, mi corazón no sintió pena, no sintió nada, porque sin corazón no se puede amar.

    Solo está en tu cabeza.

    Solo está en tu cabeza.

    Y sonó el timbre otra vez más, me acerqué a la puerta, miré por la mirilla de esta y como era de esperar, detrás de la puerta se encontraba otro periodista preguntando sobre mi hermana.
    Ya estaba cansada de periodistas pero, le abrí la puerta con una sonrisa.
    Hola, buenos días, soy Anne de KlizPost, estoy interesada en lo acontecido con tu hermana. -Dijo.
    Me fijé en ella, ya venía preparada con un bolígrafo y una libreta en su mano.
    Sin pensarlo ni dos veces ella me preguntó: ¿Puedo hacerte unas preguntas sobre lo ocurrido?
    Claro. – La contesté.
    La dejé pasar; nos sentamos en unas sillas que estaban en el comedor.
    Comenzó preguntando de una forma muy directa: ¿Cuáles fueron sus síntomas más notables?
    Uno de sus síntomas más notables fue el distanciamiento de sus amigos y sus familiares, empezó aislándose en su habitación, apenas salía para comer, no hacía nada en todo el día. Fue algo que pensamos que era normal, ya que estaba en la adolescencia pero, realmente nos equivocamos.- Respondí.
    Ella lo apuntó en su libreta y lo siguiente que dijo fue:
    Cuéntame su historia entera. – Lo dijo Anne, con una seguridad y serenidad increíble.
    Esa frase realmente me impactó, me quedé paralizada unos segundos antes de responder ya que, ningún periodista me había dicho eso, y menos con esa firmeza.
    ¿Toda? – Pregunté.
    Sí, toda. – Dijo Anne.
    Bueno pues, todo comenzó cuando se la diagnosticaron síntomas de esquizofrenia a los 14 años, empezó aislándose de sus seres queridos y como dije siquiera salía de su habitación, tenía un menor desempeño en el colegio por una gran falta de motivación.
    Después de eso, comenzó con las alucinaciones, fue la gota que colmó el vaso; empezó a oír ruidos extraños, ver formas sin sentido en todas partes, se alejó más de lo que estaba de todo el mundo, no quería hacer daño a nadie, era solo una niña abrumada con el miedo de herir a sus seres queridos.
    Todo eso hizo que se odiara a si misma, tenía el autoestima exageradamente bajo; mis padres la llevaron al mejor psicólogo, al más caro si era necesario pero solo por ella, para intentar ayudarla y poder mejorar su vida.
    Para ser sinceros no funcionó mucho.
    Ella acabó en una terrible depresión, sentía la tristeza multiplicada por cien, esa anhedonia realmente la afecto hasta el punto de llegar a autolesionarse, porque no podía con su sufrimiento emocional, que lo tuvo que pasar a físico para olvidarse de esos sentimientos.
    Tenía el brazo lleno de cicatrices. Nunca se lo dijo a nadie.
    No se sentía querida, se sentía odiada por todos.
    Ella intentaba expresarse pero no sabía como hacerlo, no sabía pedir ayuda ni abrirse hacia los demás, tenía miedo de que la dijeran “deja de llamar la atención”, ella quería y es más, necesitaba ayuda.
    Mi hermana de vez en cuando también tenía ataques de ansiedad, sentía que la faltaba el aire, le palpitaba el corazón muy rápido, sentía una gran presión en el pecho y mareos.
    Lo pasaba fatal y cada día que pasaba escribía lo que la ocurría o lo que sentía en un diario, en una de las páginas del diario ponía:
    “Estoy tan sola, solo quiero a alguien cerca de mí, que me quiera como soy, supongo que soy una cobarde, pero solo quiero sentirme bien y se que nadie me salvará de esto que sufro todos los días. Quisiera dejar de compararme con todos, me está matando lentamente y odio sentir que todos son mejores que yo.”
    “No quiero ver más sombras me dan muchísimo miedo lo estoy pasando fatal, tengo parálisis del sueño, una vez sentí que algo o alguien se sentó a mi lado y me estaba mirando fijamente, estuve mirando al lado contrario de donde se sentó porque estaba aterrorizada, esa figura no se iba. Otro caso es en la ventana y la puerta, figuras y sombras que no llegué a identificar, me miraban, no me quitaban el ojo. Nadie merece pasar por esto.”

    Un día no pudo más y se suicidó. Dió señales pero, nadie las captó.
    Dejó una carta, en la cual estaba escrito lo siguiente:
    “Lo siento muchísimo, pero ya no puedo más, estoy sufriendo mucho y no aguanto.
    Gracias por cuidarme y por todo, papá, mamá y mi hermana, os quiero.”
    Y bueno, eso es todo. - Dije sin mostrar sentimiento alguno en la cara.
    Muchas gracias por su tiempo y por haberme contado la historia de su hermana, lamento que haya pasado por eso. – Dijo Anne una vez dejó de apuntar cosas en su libreta.
    No hay de que. – Dije sonriendo.
    Anne se fue, algo aterrorizada y triste.
    A la semana siguiente el caso estaba en el periódico de forma anónima, solo yo sabía que iba sobre mi hermana.

    sueños hechos realidad

    sueños hechos realidad

    SUEÑOS HECHOS REALIDAD

    Una noche estaba viendo la tele con mi hermano pequeño (Darío), a él le encanta la ciencia pero por su problema de nacimiento no puede hacer todo lo que él quiere, le falta un brazo y le cuesta mucho hacer cosas, yo le suelo ayudar pero no siempre puedo porque tengo que estudiar y ayudar en casa. El sueño de Darío es ir al espacio.

    -¡Marta!

    -¿Qué?

    -Ven a ayudarme por favor

    -Estoy acabando de barrer y tengo que estudiar, ahora no puedo. Luego, ¿vale?

    -Vale…

    Después de hacer todo lo que tenía que hacer, fui a ayudar y me le encontré mirando su brazo, entonces de dije:

    -¿Qué haces?

    -Creo que lo tengo…

    Cogió su mochila, metió una caja de piezas de lego, dinero y se fue. En ese momento pensé que se iba a casa de un amigo a jugar, pero nunca me imaginé lo que en verdad iba a hacer…

    Llegó a las 22:00 con la mochila llena y un par de bolsas en cada mano. Le pregunté:

    -¿Qué has estado haciendo todo este tiempo?

    -¡Ahora te cuento! Pero déjame solo 5 minutos para mirar una cosa

    -Vale…

    Se fue a su habitación y cerró la puerta, yo no le dejé totalmente solo, yo estaba en su puerta por si se iba otra vez, pero al cabo de 5 minutos, como él me dijo, abrió la puerta y me dijo:

    -Ya puedes pasar

    Cuando entré me encontré un caballete con un dibujo de un brazo y parecía estar hecho de piezas lego, le pregunté:

    -Darío, ¿qué es esto?

    -Creo que sé como hacerme un brazo con piezas de lego…

    Al principio estuve a punto de decirle que se dejara de tonterías, pero no parecía un mal plan, además mi hermano es muy listo y le dije que me contara el plan. Después de que me lo contara le dije:

    -Yo confío en ti, ahora es tarde para ponernos a hacerlo, mañana empezamos, pero tienes que saber que se va a tardar mucho en hacerlo, a lo mejor incluso meses

    -Vale, mañana empezamos y así acabamos antes

    Nos fuimos a dormir y a la mañana siguiente ya empezamos a hacer el brazo de legos.

    Tres meses después acabamos de hacer el brazo, mi hermano estaba super contento porque habíamos conseguido hacerlo y que funcionara.

    A la semana siguiente empezaban ya las clases y estaba deseando que llegara el 10 de septiembre para poder enseñar a todos su nuevo brazo de legos.

    Cuando llegó ya el 10 de septiembre y enseñó su nuevo brazo tos se quedaron alucinando de lo que había hecho Darío, se hicieron muchas fotos y algunas las subieron a las redes sociales, esas fotos se hicieron tan virales que llegó a verlas un astronauta de la NASA que se puso en contacto con nosotros. Darío estaba super contento de poder hablar con un astronauta y encima de la NASA, le contó cómo habíamos hecho el brazo y el astronauta le dijo que era un niño con mucho futuro. Darío le contó al astronauta que su sueño era ir al espacio, el astronauta se empezó a reír y le dijo que tenía que colgar ya. Darío le dijo que vale y colgaron la llamada. Lo que Darío no se esperaba era que dos días después le llamaría el astronauta para invitarle a ir al espacio. Cuando le contó esto el astronauta Darío se puso muy contento, el astronauta le dijo que el fin de semana siguiente despegarían y que ese es el vuelo que él cogería.

    Al siguiente fin de semana siguiente llevé a mi hermano a la base espacial, la prensa le hizo una foto antes de subir y la pusieron en la portada del periódico con el título “EL PRIMER NIÑO EN IR AL ESPACIO”

    Y sí, así fue como mi hermano hizo su sueño realidad gracias a unas piezas de lego

    Tarde o temprano

    Tarde o temprano

    Iker, el protagonista de esta historia, tiene algo que contarnos:
    Nos encontramos en 2047, la tecnología ha tenido una mejoría clara y se han creado nuevos productos útiles para algo en concreto o para la vida cotidiana como puede ser un robot multiusos para hacer todas las tareas necesarias en una casa.
    Bueno,el caso,Iker,un adulto de 28 años huérfano desde los 10 años,se encontraba en el paro y sin suficientes ingresos como para pagar el alquiler.
    El día de los hechos,Iker volvía con el metro después de un largo día repartiendo su currículum por la ciudad,mientras Iker esperaba que llegara,una persona se sentó al lado suya y le explicó un poco que estaba buscando a alguien para un experimento de una simulación realista,y,sin que le llegara a explicar de que tipo de simulación se trataba,este rápidamente rechazó,en ese mismo momento llegó el metro y se dispuso a ir hacia él,pero rápidamente la otra personal le paró y le habló de los problemas económicos que sabía que Iker tenía, y que le recomendaba aceptar la oferta,ya que le ofrecía 285 Kish , la moneda virtual que se utiliza en esa época,lo que equivalía a unos 200.000€ aproximadamente.Iker siguió con su idea y se marchó hacia casa.
    Al llegar a casa lo que no se esperaba es que allí se encontrara una tarjeta con el contacto de aquella persona, pero Iker siguió con su idea de no aceptar,pero tras dos días de reflexionar decidió llamar al contacto y el día siguiente se reunieron en un callejón estrecho. Ahí, la otra persona movió una basura e Iker se encontró con una entrada que llevaba a un laboratorio con una silla en la que la otra persona dijo que se sentara,rápidamente este le insertó un chip y en este le dijo que ya estaba, entonces este se levanto como si nada,recogió el dinero y salió, pero lo que él no sabía es que, al salir se encontró con un mundo deteriorado por la contaminación en el medio ambiente pensó que era parte de la simulación pero al pellizcarse se dio cuenta de que no era así,como observaba de como toda la civilización se destruía rápidamente,este puedo aguantar durante unos tres meses,pero no pudo más y se puso a llorar,en ese momento se volvió a encontrar en la silla con aquella persona.
    Todo se había tratado de una simulación que había durado 40 segundo pero que para Iker habían sido 3 meses.
    Con esto Iker nos quiere decir que para él pensaba que el fin del mundo por la contaminación era una mentira creada para que la gente gastara más dinero en bolsas pero se ha dado cuenta de que al ritmo que vamos no será dentro de mucho tiempo.

    Tetas de Ensueño

    Tetas de Ensueño

    Febrero de 2032, entrega de premios Nobel de medicina. Sube a recogerlo Jorge Ramírez Vázquez:

    -Gracias, muchas gracias por este premio. Estoy feliz de poder subir y tener la posibilidad de contaros porque he sido galardonado esta noche.

    (La audiencia lo mira expectante)

    -Todo empezó cuando estaba en el cuarto año de universidad. Mi madre llevaba enferma un año y medio, cuando la dijeron que había superado el cáncer de mama, pero que no había posibilidad de reconstruir el pecho.

    (Hubo un silencio conmovedor)

    -Por aquella época yo me estaba especializando en la regeneración e ingeniería de tejidos. Estaba haciendo unas prácticas en una empresa biotecnológica internacional, en un estudio del uso de las impresoras 3D para los tejidos.
    -Tras varios años de estudios y con apoyo de la asociación nacional contra el cáncer de mama, diseñe el primer modelo de prótesis de pecho a partir de células madre. En cuanto me dieron permiso para poder imprimirlo lo hice, y salió muy mal.

    (Risas incómodas entre el público)

    -Fue un año más tarde cuando logré perfeccionar el modelo, y la comunidad científica me dio permiso para empezar el estudio en pacientes. Terminé el estudio con excelentes resultados y mis implantes fueron utilizados en treinta países en los siguientes meses.
    -Mi madre hace tan solo dos años que le pusieron este implante. Lo hice todo por ella y para ella y pese a que pasó mucho tiempo sin pecho estoy orgulloso de poder decir: "Por mí, mi madre y muchas mujeres tienen tetas".

    (El público ríe y aplaude)

    -Ahora tengo el orgullo y la suerte de poder enseñaros el resultado por el que estoy siendo premiado.

    (Todos expectantes)

    -Tranquilos, no voy a subir a una paciente a que se descamise y enseñe el pecho.

    (Los espectadores ríen incómodos)

    -Pero si va a subir mi madre, que ha venido hoy a verme, y que es la razón de todo esto.

    ( Sube al escenario Palmira, madre Jorge)

    -Bueno madre que tienes para contar hoy aquí.

    (Palmira se pone delante del micrófono)

    -Primero, antes que nada, obviamente soy una madre muy orgullosa de su hijo, no solo porque me ha devuelto las tetas a mí y a muchas otras mujeres, sino porque ha logrado hablar delante de toda esta gente sin trabarse.

    ( El público estalla a carcajadas)

    -Bueno que puedo deciros, mi hijo siempre ha sido emprendedor, luchador, trabajador y constante. Y soy una mujer muy afortunada por ser su madre. Pero quiero que sepan que hay algo que le falta a esta prótesis…

    (El público está muy atento y sorprendido)

    -Y es…Unas luces

    ( Empiezan las risas)

    -Mira que podría haber añadido cosas, pero no añadió unas luces para no perderme y dejar de utilizar mi lucecita de noche.

    ( El público se ríe sin parar)

    -Vale madre creo que ya les has dejado sin aliento, muchas gracias.

    (Palmira vuelve a su asiento)

    -Bueno, esa era mi madre. Como ya he dicho antes, muchas gracias por este galardón.

    (Un aplauso sonoro)

    Jorge baja del escenario. Vuelve a subir los presentadores de los premios

    -El siguiente galardón a entregar es del ámbito de física, sube a recoger el premio…

    Todo visto desde el futuro

    Todo visto desde el futuro

    Era una vez un chico llamado Jorge que tenía mucha curiosidad por saber que le esperaba cuando creciese, igual que pensó en lo que le esperaría a sus hijos, nietos, etc.
    Empezó a tener estas ideas sobre el futuro a una edad bastante temprana, es decir, cuando a penas tenía 8 años. Y desde ahí decidió que su trabajo soñado sería poder construir equipos de viaje al futuro.
    Pero bueno, esto es algo que probablemente todos hemos pensado en algún momento de nuestras vidas, y que nadie suele cumplir al llegar a su etapa de adulto, pero con Jorge todo fue al contrario, cada año tenía más y más ganas de poder construir algo que le transportase de dónde el estaba a dónde el quería llegar.

    Y eso hizo, fue el primer humano de este planeta en poder construir una máquina del tiempo, la cual llevase tanto al pasado como al futuro, y sin lugar a dudas también fue el primero en utilizarla para ver que se sentía, y claramente que se veía.

    Llegó al pasado, solo le tomo unos minutos, que se le hicieron horas. Una vez allí, pudo observar que en el pasado la contaminación era mínima, todo era más colorido, más alegre, más de lo que todos anhelábamos aunque nunca lo hubiésemos vivido. También observo que la gente era más libre a la hora de jugar, pasear, dejar casas abiertas, y muchísimas cosas más, pero algo negativo que tenían es que estaban bastante desinformados de los efectos de cantidad de cosas.

    Cuándo ya se percató de como era el pasado, decidió irse al futuro, al pensar que todo habría mejorado, y que sería un tipo de pasado pero con más información sobre todo. Al llegar se decepcionó. El mundo era casi negro, oscuro, con humos por todos lados, no había ningún lugar natural, todo constaba de edificios, carreteras, y muchísimas cosas artificiales incontables. La gente no sonreía, simplemente caminaba al unísono, todos eran clones del que tenían delante, y todo esto lo dirigía una sola persona, o artilugio, que contaba con el poder absoluto. Lo impresionante, es que era un robot quien nosmandaba hacer todo para que el trabajo se repitiese y nunca parase.
    Al ver que el mundo no había mejorado, si no empeorado y al saber que sin naturaleza poco nos quedaría en este planeta, volvió al presente.

    Llegó y sin dudarlo lo primero que hizo fue dar una conferencia para todo el mundo, avisando de lo que nos esperaba y como debíamos cuidar el plantea si no queríamos la extinción del ser humano dentro de unos años. Todo salió como esperaba y la gente empezó a tomar conciencia, y a cuidar el planeta Tierra, como nunca antes se había visto.

    TU, YO Y LA POSIBILIDAD DE VOLVER A VERNOS

    TU, YO Y LA POSIBILIDAD DE VOLVER A VERNOS

    Mi vida siempre ha girado en torno a una cosa. A una sola cosa. Ella. Hace ya un año que no escucho su voz, que no me levanto por las mañanas con el olor de su pelo. La echo de menos, como no hacerlo si era lo único que movía mi vida. La conocí cuando teníamos quince años y desde entonces no pude quitarle los ojos de encima. Supe desde el primer momento, que iba a ser el amor de mi vida.
    Nuestra relación no siempre fue sobre ruedas, pero siempre logramos superar todas las piedras que nos ponían en el camino. Hace ya un año y medio que nos casamos, y solo 6 meses después la vida decidió arrebatármela. Un conductor con dos copas de más se cruzó en su camino y se la llevo por delante. Me quito lo que más quería, llevándose consigo todo de ella. La manera en la que bailaba sus canciones favoritas, el brillo de sus ojos cuando me hablaba de lo último que había leído, su sonrisa de oreja a oreja cuando me veía llegar a casa con comida de su restaurante favorito…
    No he pasado página. No puedo, ella es mi libro entero. Y estoy decidido a traerla de vuelta conmigo. He estudiado la carrera de física y siempre he sabido que era posible viajar en el tiempo. Desde que me llego la llamada en la que me dijeron que había fallecido, no he podido pensar en otra cosa. Mi trabajo y mi vida en general quedo relavaba a un segundo lugar y me centre en recuperarla.
    Como todos los días, me levanto a las seis de la mañana. Hoy no voy a ir a trabajar porque hace ya unos semanas pedí el día libre. Hoy es su cumpleaños. 18 de mayo. Cumpliría 28. Le prometí llevarla de viaje a suiza. A ella le gustaban los viajes en los que poder hacer fotos a la naturaleza y a mí me encantaba la idea de poder visitar el CERN (Consejo Europeo de Investigación Nuclear).
    Fui a la habitación que hacía ya tiempo había remodelado para llevar a cabo mi proyecto. La maquina descansaba ante mis ojos, rodeada por un montón de cables y restos de materiales que me iban sobrando durante el proceso. Era parecido a una cabina porque la idea es que no viajase contigo a la hora de transportarte en el tiempo. Estaba recubierta de metal y conectada a un gran servidor que era el que realmente hacia el trabajo. En torno a ella giraban un montón de preguntas sin respuesta, pero cada día que pasaba me acercaba más a conseguirlo. Me acercaba mas a ella.
    Antes de empezar a trabajar, decidí poner música, aunque no era algo que hiciese a menudo. Elegí su playlist y la puse en aleatorio. Unos segundos después empezó a sonar Look After You de Aron Wright y yo me puse a trabajar, mientras la canción iba avanzando.
    Durante dos horas fui haciendo especulaciones y probando cosas que se me iban ocurriendo, cuando de repente lo vi claro. Todas esas preguntas que no tenían respuesta hace unos minutos empezaron a cobrar sentido en mi cabeza. Todos lo puntos se iban desenredando poco a poco ante mis ojos.
    Me prepare rápido para salir de casa ya que para ejecutar mi nueva idea necesitaba una cosa más. Unos veinte minutos después ya de vuelta en casa, vi como el proyecto en el que llevaba meses trabajando llegaba a su fin. Lo puse todo en orden y me metí dentro de la cabina. El lugar era un poco estrecho pero me dejaba el espacio suficiente para accionar el botón que lo iniciaría todo.
    Una vez pulsado, el generador empezó a funcionar enviando corrientes eléctricas a la cabina a través de los cables que las conectaban. Segundos después un fogonazo me deslumbro haciéndome cerrar los ojos. Para cuando volví a abrirlos ya no estaba dentro de la cabina. Incluso podría asegurar que no estaba ni en el mismo tiempo.
    Me había trasladado unos dos años atrás. Seguía en la misma habitación pero ya no tenia ni la cabina, ni el generador, ni todos los cables que había visto hace solo unos segundos. Volvía ser como fue antes de la muerte de ella. Estanterías llenas de libros rellenaban las paredes, la luz entraba a raudales por el gran ventanal situado a mi izquierda y entonces la vi por primera vez después de un año.
    Tenía un libro entre las manos y estaba tan concentrada que era imposible que me hubiese oído llegar. Y sin siquiera quererlo su nombre escapo de entre mis labios como un susurro:
    - Mia …


    Un amor eterno

    Un amor eterno

    Un día, tan tranquilo como cualquier otro estaba Lucía en su habitación viendo la televisión. Siempre ella había querido ser como las famosas que salían en las pelis y series, ya que tenían una vida maravillosa y no tenían que preocuparse por nada, eran muy conocidas y tenían la vida solucionada con tan solo salir en las pantallas.
    Lucía no era la chica más guapa del mundo, que se pudiera decir, pero su personalidad hacía mucho. Ella era una niña que tenía un corazón enorme y siempre miraba por los demás. A ella no le importaba el físico de una persona sino como era en su interior y como le trataba.
    Desde hace unos años que le gusta Borja, uno de los chicos más populares de su instituto, pero nunca se había lanzado a expresar lo que sentía por el, aunque fueran muy amigos por miedo de que ese gesto pudiese romper su amistad.
    Ella estaba acabando Segundo de bachiller en un instituto de Barcelona y desde bien pequeña que había soñado con ser inventora, pero no quería inventar cosas simples que cualquiera supiera hacer, sino algo que pudiese cambiar el punto de vista de las personas y cambiar el mundo.
    Como todos los días, escribía en su diario todas sus posibles creaciones en un futuro temprano pero nunca encontraba la idea perfecta.
    Al poco tiempo investigó un poco acerca de unas galletas que mezclando una serie de ingredientes y químicos podría conseguir que Borja se enamorara de ella. Al principio creía que sería todo mentira, y que no funcionaría.
    Al día siguiente fue al patio, donde Borja jugaba a fútbol siempre en los descansos y le ofreció las galletas, cosa que al final no funcionó lo que Lucía había creado. ¿Y porque no funcionaba? Se preguntaba ella. No sabía que podía haber fallado en su invento.
    Al cabo de 3 meses, ella decepcionada porque nada le funcionaba bien, se puso a ver un día las noticias, por si alomejor le pudiese llamar algo para poder crear.
    Justo en esa misma tarde anunciaron que la fábrica de robots de su ciudad iba a cerrar porque no encontraban nada que pudiesen crear y la fábrica se estaba yendo a la ruina.
    Al poco tiempo decidió ir y hacer una visita a esa fábrica para ver si a ella se le podría ocurrir algo para cambiar el mundo.
    Pasaron semanas y el 14 de abril decidió ir a investigar un poco sobre esa fábrica tan famosa que había sido durante mucho tiempo. Cuando entró vio que toda la sala estaba llena de robots, y que eran similares a los humanos porque podían realizar cosas muy similares.
    Lucía habló con el fabricante Freddy y le contó la idea que ella había pensado, aunque fuese imposible de crear.
    Al principio le pareció un poco locura pero luego aceptó el reto. Se trataba de poder crear a tu chico ideal y que pudiera hacer de todo, tal y como los humanos.
    Una vez creado, Lucía ni se dio cuenta de que podría ser un robot, parecía una persona normal. ¡Lucía al fin había encontrado al amor de su vida!
    Todas las chicas del instituto la miraban con envidia porque su chico ideal era demasiado atractivo y guapo. Se llamaba David, tenía el pelo rubio con ojos verdes y era muy buena persona.
    Cuando Borja lo vio pasar por el pasillo se quedó de piedra, y cuando apareció Lucía con el, se puso celoso. Eso quería decir que las galletas habían hecho su efecto y ahora si que Borja estaba enamorado de Lucía pero a ella ya no le gustaba Borja, ya que estaba centrada en su nuevo chico.
    Unos meses después surgió una tragedia que cambiaria la vida de Lucía por completo…
    Nadie supo que pasó pero que David dejó de funcionar y suponen que fue debido a la lluvia, que se mojaría y estropearía el motor. Freddy le dijo que era imposible de reparar y que había llegado a su fin. Lucía lo paso muy mal, nunca encontraría a otro chico mejor que David.
    Borja al enterarse de la noticia, fue a visitarla a su casa. Lucía no se esperaba la visita de Borja, y empezaron a hablar de lo ocurrido y justo después Borja decidió expresarle sus sentimientos.
    Parecía mentira de creer pero en el fondo el amor que habían en ellos dos era insuperable.
    Le confesó que sabía lo de las galletas y que el al final no se las comió, porque en el fondo el también sentía lo mismo por Lucía pero nunca se había atrevido a decírselo, por miedo de que ella no le aceptara. Al contarse lo que sentían, decidieron dar el paso y convertirse en la pareja más bonita de todo el instituto hasta muchos años más.

    UN AMOR ROBOTIZADO

    UN AMOR ROBOTIZADO

    Aquella mañana fría de febrero, Paula, la hija de un científico llamado Edgar, estaba aburrida como cualquier otro día. Entonces se le ocurrió pedirle a su padre un amigo, ya que ella no tenía pues no era muy popular en su clase.
    El padre pensó en hacerle un robot, que fuera algo más que un juguete, con forma de humano. Varios meses después, Edgar había terminado su creación e iba a regalarle a Paula el robot al que llamarían Jorge.
    Aquel regalo la dejó sorprendida aunque seguía un poco triste porque sabía que no era lo mismo que tener un amigo de verdad.
    Él era capaz de hacer todo lo que le pedían, especialmente lo que le decía Paula. A ella no le gustaba que Jorge fuera tan obediente, preferiría que fuera más independiente.
    Un día Paula pensó que sería buena idea que Jorge desarrollara sus propios sentimientos ya que de esa manera sería más divertido jugar con él. Poco a poco ella le fue enseñando cosas como qué era el miedo, el amor, la felicidad…
    Al principio Jorge no entendía muy bien lo que Paula quería explicarle, pero a medida que pasaban las semanas, él lo iba comprendiendo cada vez mejor.
    Un día Paula se fue a dormir a casa de sus abuelos dejando solo a Jorge. Al principio a él no le importó, pero justo a las doce de la noche comenzó una tormenta eléctrica y como Jorge nunca había vivido una se quedó tan asustado que llegó a llorar.
    Al día siguiente al ver de nuevo a Paula sintió una cosa por dentro que le gustó muchísimo. Así que un día le dijo:
    -Paula, creo que estoy empezando a sentir cosas.
    -¿En serio? y… ¿Qué cosas?- preguntó ella.
    -Bueno pues miedo, alegría, todo eso que tú me decías, ah! y sobre todo, amor- contestó Jorge.
    -¿Pero, amor hacia quién?- se interesó Paula.
    -Bueno pues hacia la única chica con la que he estado, o sea hacia ti- le dijo un poco nervioso Jorge.
    En ese momento Paula salió corriendo hacia su habitación. Jorge todavía no sabía por qué Paula se había ido sin decirle nada.
    Al día siguiente Jorge fue a despertarla, pero cuando llegó a su habitación se quedó atónito al no verla. Se asomó a la ventana y observó cómo se marchaba en un coche. Bajó apresuradamente, pero ya era demasiado tarde. Edgar le explicó que ella se había marchado a estudiar ese curso a un internado. Ahí Jorge entendió lo que era verdaderamente la tristeza.
    Un año más tarde llegó el día, el día en el que Jorge volvería a ver a Paula…
    Él se preparó y fue a buscarla. Al verla se emocionó y ella se puso también muy contenta ya que después de un año le añoraba un poco, así que se fueron juntos hasta su casa. Al llegar, cenaron y se fueron a dormir pero antes de que Paula entrara en su habitación Jorge la frenó y le dijo:
    -Oye, sobre lo que te dije hace un año, ¿tú qué opinas?
    -Mira yo sí que siento cosas por ti, pero lo nuestro es imposible- le contestó ella.
    -¿Por qué?- preguntó Jorge.
    -Pues… porque tú eres un robot- contestó Paula.
    -Pe…pe…pero eso no puede ser verdad- respondió incrédulo él.
    -Lo siento- afirmó con tristeza ella- nuestro amor no es posible, yo envejecería y tu seguirías siendo joven.
    Al día siguiente Jorge le preguntó a Paula que por qué le habían creado, Paula contestó que para que fuera su amigo y Jorge terminó esa conversación diciendo que eso estaba más que conseguido.
    Yo ya soy casi un humano si no fuera porque nunca moriré…
    Así que al día siguiente salió decidido hacia el laboratorio de Edgar, y allí le dijo:
    -Señor, sé que soy un robot pero he conseguido desarrollar sentimientos y estoy enamorado de Paula. Como mi vida sin su hija es inimaginable, necesito que me programe para tener un principio y un fin.
    Edgar contestó:
    -Si es lo que Paula quiere, así será.
    Tras una larga operación lo consiguió.
    Jorge y Paula comenzaron una bonita historia juntos, que aún no ha llegado a su fin…

    UN FUTURO MÁS CERCANO DE LO QUE PENSAMOS

    UN FUTURO MÁS CERCANO DE LO QUE PENSAMOS

    Hoy es una tarde de mayo de 2057 y después de muchos meses pensando, por fin me he decidido a escribir esto.
    Actualmente, mi presente es el futuro de mí yo de diez años sin darme cuenta. Yo de pequeña imaginaba un futuro en el que los coches volaran, imaginaba que podría enamorarme de robots, que los trabajos serían todos hechos por máquinas y muchas más cosas que en su momento me parecían alucinantes; pero que ahora que lo pienso más detenidamente, no me gusta tanto.
    Con esta especie de nota solo quiero que mis compañeros se den cuenta de que teníamos pensado un futuro muy lejano con muchas innovaciones, ahora es realidad. Simplemente, es fijarnos en que, por ejemplo, yo vivo con un robot que si lo llamo robot puede que se divorcie de mí, porque si, no me he casado con el chico de mis sueños, me he casado con un robot al cual conocí formándome de profesora.
    Estoy viviendo una realidad de ensueño, esto no parece real, pero lo es. Me gusta, pero a la vez me da miedo porque todas las cosas que yo creía que iban a ser muchísimo mejores para el futuro como que todo lo hiciesen máquinas, ahora me doy cuenta de que me perjudica, porque me he pasado cuatro años estudiando una profesión que en menos de dos días las máquinas me han quitado. Solo pido que asumamos que las máquinas se apoderan de nosotros cada vez más, sin que nos demos cuenta, es decir, no digo que sean malos algunos nuevos avances, es más, algunos de estos avances son imprescindibles para nuestro presente, por ejemplo si no fuese por estos avances yo ahora no estaría casada con el que pienso que es el amor de mi vida. Pero sin ir más lejos me he quedado sin trabajo porque los que mandan han decidido que es mejor que los niños interactúen con máquinas a que lo hagan con personas.

    -Que ¿Ya estás escribiendo una carta para quejarte de tu vida?- Me dijo Marcos con esa ironía que tanto le caracteriza.
    -Exacto, ya me estoy quejando.-Le respondí en un tono bastante serio.
    -A ver, deja que lea.-Me dijo mientras ojeaba la carta.-¿Qué tan horrible ha sido nuestra llegada a tu vida?-Dijo refiriéndose a los androides y a las máquinas.
    -De ti no, fíjate, digo que tú eres un ejemplo de avance imprescindible.-Dije señalando la parte en la que hablaba de él.
    -Vale, eso me deja más tranquilo.-Dijo mientras se le escapaba una pequeña carcajada.
    -Cállate, me has interrumpido justo cuando iba a quejarme de la máquina que me ha quitado el trabajo.-Dije con un tono un poco más serio del que me hubiese gustado emplear en esa situación.
    -Vale, vale, ya te dejo que te quejes de una máquina inofensiva que han metido los incompetentes de tus jefes.-Dijo levantando los brazos en símbolo de rendición como si le estuviera apuntando con una pistola.
    - Gracias, ahora haz algo más productivo y ve a comprar algo para cenar anda.- Le dije señalando donde estaban las llaves del coche.
    -Vale, ya me voy, pero entonces no se te ocurra quejarte de los maravillosos coches voladores en esa estúpida carta tuya.- Dijo señalándome la nariz con un dedo en un tono amenazador, pero con un toque gracioso.
    -Lo intentaré.- Finalicé la conversación.

    Otra parte buena de estos avances es que mis padres siguen vivos y bastante sanos de salud gracias a estos avances médicos. Otra parte negativa es que, como no, la gente con estos avances ha hecho bastantes innovaciones en armas de destrucción y ahora hay malos como si estuviésemos en una película de Marvel de mi época. La gente está un poco loca, eso es lo único que no cambia del pasado a ahora, la gente que ha vivido en mi época y sabe cómo eran las cosas antes, siguen con pensamientos “anticuados” como dirían los de la nueva generación. Yo recuerdo que a nosotros nos llamaban la generación de cristal, pues si nosotros éramos la generación de cristal, estos niños no sé que son, si se me ocurriese algo más frágil que el cristal, eso serian ellos.

    -Ring… Ring… Ring…-Sonó el teléfono
    Nada oye, que hoy no me dejan paz y tranquilidad para escribir a gusto. Preferí dejarlo sonar hasta que se cansasen de intentarlo.

    Con esta carta solamente quería llegar a la conclusión de que este futuro que tanto ansiábamos de niños, ahora se está volviendo en nuestra contra, y no me gusta nada. Espero que las cosas mejoren en mi vida un poco en estos meses, ya que tengo proyectos en mente, espero que, aunque no sea una máquina, me salga bien.
    Un saludo, generación de cristal, nos vemos pronto.

    -Cariño, ya estoy en casa. ¿Cenamos?
    -! Si, ya voy!

    UN LUGAR MUY ESPECIAL

    UN LUGAR MUY ESPECIAL

    Pedro era un empresario y geólogo muy conocido por el pueblo de Altamira, en Cantabria, un lugar montañoso y con mucha vegetación. Una de las aficiones de Pedro era caminar por los valles y los bosques, su estación favorita era la primavera, cuando los árboles tienen color muy verdoso. Pero lo que más le gustaba era buscar rocas en la montaña, encontraba: granito, pizarra, cuarcita y gneis. Pedro sentía que no había encontrado todos los tipos de minerales de esa montaña, así que tomó la decisión de ir en verano a explorar más a fondo la montaña. El año pasó muy rápido y al llegar las vacaciones de verano, cogió su casco, su arnés, una cuerda resistente, botas de montaña, un traje de exploración, unos guantes, una linterna y un pico de hierro. Al llegar, bajó del coche y comenzó a prepararse: se puso el traje, las botas y ató la cuerda al arnés. Se encontraba enfrente de la pared rocosa muy elevada, al palpar la superficie sintió el tacto áspero de la roca. Después de varios minutos, notó el frío debido a la altura a la que se encontraba, el cielo estaba despejado, lo único que se encontraba en el cielo era el Sol, una bola de gran tamaño formada por gases incandescentes. Cuando se encontraba a varios cientos de metros encontró un agujero en el que no dudó en entrar. Al estar dentro, la oscuridad le impedía divisar el interior del lugar, sacó su linterna y presionó el botón de encendido. Al ver dónde se encontraba empezó a buscar algún mineral. El ambiente de la cueva era templado y lo bastante grande como para ser una galería, donde podría haberse alojado algún organismo, por lo que dedujo que debía ser un ser vivo volador. Pedro se introdujo hacia el fondo de la galería, allí encontró algo que no había encontrado nunca, pero lo había visto millones de veces en los museos, era un coprolito. Un coprolito es el excremento fosilizado de un ser vivo, a juzgar de su apariencia (sobre la superficie se encontraban huesos muy pequeños y distintos restos que no podía identificar) Pedro supo que era un excremento producido por un carnívoro volador. Había una gran cantidad de ellos, con distintas formas y tamaños, pero algunos no contenían restos de organismos. Lo que era normal, pero al adentrarse hasta el intermedio aproximadamente, encontró algo fuera de lo normal, en las paredes había fósiles de moluscos con conchas enrolladas en forma de espiral. A Pedro le resulto bastante extraño, pero siguió su camino hacia la oscuridad con su linterna en la mano. Al llegar al fondo no se fijó en que había un borde que terminaba el camino, por lo que se precipitó hacia el vacío. Pedro sabía que iba a recibir un duro golpe contra el suelo al llegar hasta él, pero no fue así, porque al tensarse la cuerda notó un ligero tirón en el abdomen. Al abrir los ojos, estaba colgando de la cuerda, enfocó con la linterna que seguía sujeta en su mano y percató que se encontraba a un metro del suelo, así que desató la cuerda de su arnés y se dejó caer, al caer sobre el suelo rocoso, enfocó hacia unas ondulaciones que se encontraban sobre la superficie, eran huellas de un ser vivo terrestre, un reptil muy grande. Sería de algún animal que hubiese caído allí dentro por accidente ¿Pero por dónde había entrado? Pedro supo que eso no tenía lógica, había pasado de ser un agujero a ser una cueva que contenía huellas de animales terrestres, moluscos acuáticos y carnívoros voladores. Intentó buscar una salida que diera hacia algún lugar del bosque o hacia la costa, pero no había ningún rastro de luz entre las paredes. Al llegar a una esquina de la cueva divisó un gran charco, que al acercarse se dio cuenta de que era agua salada, entonces razonó que hace millones de años esa cueva estaba bajo el agua del mar, por eso había conchas de molusco, pero después de varios millones de años, hubo un descenso del agua y se convirtió en una cueva cercana al suelo, más tarde se transformó en una cueva a cientos de metros del suelo, dejando la cueva escondida. Después de varios minutos sintió que se le acababa el oxígeno, así que agarró la cuerda, la ató al arnés y salió por el pasillo que conducía hacia la salida de la cueva, hasta llegar al suelo. Pedro volvía una vez al mes para ver como pasaba el tiempo, sin contárselo a nadie, era su secreto, la gente le veía una vez al mes visitar en coche el bosque hasta esa montaña, para algunos era una simple montaña, pero para Pedro era su lugar muy especial.

    Un mundo nuevo

    Un mundo nuevo

    Hola, me llamo Sara, tengo 15 años y vivo con mis padres y mi hermano pequeño en un precioso pueblo a las afueras de España, tengo una vida muy común. Me despierto, me voy al cole, veo a mis amigas, estudio, llego a casa, hago los deberes, juego con mi hermano pequeño y a dormir, y así todos los días.
    Pero hoy ha sido un día distinto, ha llegado un grupo de científicos a nuestro pueblo y nos hemos tenido que ir del colegio para ir a una asamblea donde nos han explicado su nuevo proyecto, nos han explicado que han creado un nuevo chip que insertan en las personas que sirve para que nos tengamos que esforzar mucho menos, para tener menos preocupaciones y responsabilidades, pero los más importante, es que sirve para dar un gran paso en la ciencia, para implementar la inteligencia artificial en nuestro día a día.
    Al principio escuchaba a la gente hablar y quejarse, cada uno con una teoría de conspiración distinta, unos decían que todo era mentira y que solamente nos querían controlar, otros que los había enviado el gobierno secreto español y nos iban a convertir en robots y otros que nos querían robar el dinero, esto parecía el dilema que hubo cuando sacaron las vacunas del Covid-19. Pero a medida que pasaba el tiempo veían a la gente del pueblo ponérselo cada vez más personas aceptaban, ya que parecía que les iba todo mucho mejor. Yo seguía indecisa, no sé muy bien el porqué, algo no me parecía bien, pero al ver que que mi familia también lo tenía decidí ponérmelo yo también.
    Cuando llegué me sentaron en una sala blanca, con unas luces tan blancas que daban dolor de cabeza, los científicos transmitían confianza, eso me relajó, hasta que vi la aguja, cuando me la clavaron me dolió muchísimo, así que sin querer moví el brazo un poco.
    Tres días después seguía sin notar ningún cambio, pero decidí no decírselo a nadie. A medida que pasaba el tiempo veía a la gente cada vez más rara, como si no fuesen ellos, sabía que algo no iba bien.
    Al día siguiente, al intentar salir por la mañana para ir al colegio la puerta de mi casa no abría, así que, decidí llamar a mi amiga Lucia y me dijo que la suya tampoco abría, pero que no me preocupase que habían sido los científicos, que lo hacían por nuestro bien. Todo me parecía muy raro ya que esa frase me la dijeron mis padres también, y mi hermano, era como si todo el mundo lo supiera menos yo, en ese momento me di cuenta, eran los chips.
    Día tras día intentaba abrir la puerta, pero había algo raro, a veces me fallaba la memoria, a momentos sentía que no era yo, era como que se paraba el tiempo, si en un momento estaba intentando abrir la puerta, de repente, me encontraba tres horas después en mi habitación, hasta que un día tiré tan fuerte de la puerta que noté algo hacer clic en mi brazo.
    -tres años después-
    Hoy, por fin, después de este tiempo encerrada en mi casa, he podido salir. Al pisar la calle he notado un escalofrío recorrer todo mi cuerpo, la había olvidado, esa sensación del aire rozando mis mejillas, el sonido de los pájaros cantando, el calor del sol atravesado dulcemente mi ropa, la melodía de la risa de la gente, la había olvidado, la sensación de sentirme viva.
    Por un segundo me lo he creído, he llegado a pensar que todo esto que me causa tanta felicidad era verdad, por un segundo he olvidado aquello que pasó hace tres años que cambio trágicamente mi vida. Al hablar con mi madre, me ha dicho algo que me ha sonado muy raro, me ha hablado de un chip del ordenador, no había escuchado esa palabra en mi vida, ¿Un chip? ¿Qué es eso?
    Y ahí, justo en ese momento me he dado cuenta, llevaba encerrada en mi casa tres años, no me había dado cuenta por el chip, pero el mío funciona mal porque me moví cuando me lo pusieron y por eso ahora me acuerdo de todo. Me acuerdo de cuando llegó aquel grupo de científicos, llegaron con esos camiones blancos que dejan una traza de humo gris por donde pasan, y contaminan con mentiras que nos creímos todos como imbéciles. No querían nuestro bien, ni quitarnos un peso de encima para ayudarnos, sino experimentar con nosotros y ver cómo soportábamos los chips en nuestro organismo, el organismo humano, al menos algo de lo que nos dijeron fue verdad, era para desarrollar la inteligencia artificial, y les ha funcionado. Ahora vivo rodeada de la misma gente, pero me siento sola, porque ya no son ellos.

    UN PASEO POR EL SISTEMA SOLAR

    UN PASEO POR EL SISTEMA SOLAR

    Era un día un poco especial. Un grupo de amigos se iba de excursión con el colegio para visitar el Museo de la Ciencia.

    Llevaban ya un rato viendo las distintas exposiciones sobre el espacio, cuando decidieron investigar por su cuenta todos los rincones del edificio.

    Llegaron a la parte trasera del museo, donde encontraron una nave espacial gigante. Se les ocurrió subir a bordo para ver cómo era su interior y cuando se quisieron dar cuenta ¡la nave estaba a punto de despegar! Entraron en pánico y lo único que pudieron hacer fue ponerse unos trajes espaciales de repuesto que había en una esquina.

    Escondidos, sin que las personas que manejaban la nave se dieran cuenta, se asomaron a la ventana para poder observar el exterior.

    Vieron la Luna, el satélite que gira alrededor de la Tierra y que, además, tiene distintas fases y se encuentra a 384.400 kilómetros de nuestro planeta.

    También pasaron cerca de Marte, que es el cuarto planeta más cercano al Sol y uno de los planetas interiores del sistema solar.

    Después de Marte, consiguieron ver Júpiter, uno de los planetas exteriores, que está formado por gas y es el más grande del sistema solar.

    Cuando se quisieron dar cuenta, ¡ya habían pasado varios días desde que salieron de la Tierra!

    Ya casi habían llegado al siguiente planeta del sistema solar, que era Saturno, el sexto más cercano al Sol, otro de los planetas exteriores y con un sistema de siete anillos de unos 400.000 kilómetros de ancho.

    Uno de los niños, al ver que los asteroides les rodeaban y que podían chocar con ellos, se asustó mucho y salió corriendo para avisar a las personas que manejaban la nave. Después de un largo rato hablando, acabaron poniéndose en contacto con la Tierra para poder explicar la situación. Las personas que hablaban desde la Tierra les explicaron que los niños llevaban varios días desaparecidos y que les estaban buscando por toda la ciudad porque pensaban que les había pasado algo. No tuvieron otra opción que dar la vuelta y llevar a los niños de regreso.

    En el camino, a lo lejos, divisaron Venus, el segundo planeta más cercano al Sol, que se encuentra a unos 261 millones de kilómetros de la Tierra y que tiene uno de los días más largos del sistema solar (un día en Venus equivale a 243 días terrestres).

    Después de un largo viaje pudieron regresar a casa. Desgraciadamente no volvieron a ir a ninguna excursión escolar en lo que quedaba de curso y estuvieron castigados durante muchísimo tiempo. Pero de algo estaban seguros: había sido la mejor experiencia de su vida.

    Un viaje a otro mundo

    Un viaje a otro mundo

    Érase una vez en 2310, Marine, una chica normal a la que le gustaba mucho conocer nuevos sitios. Ella y su familia vivían en una ciudad muy pequeña y pobre llamada Zenda. Allí nadie se podía permitir ni el comer 3 veces al día.
    Un día, mientras Marine caminaba por la calle, vio a un señor con barba blanca muy larga anunciando que pronto era la lotería y que le compraran papeletas. Marine se lo pensó mucho hasta que finalmente con las pocas y únicas monedas que tenía lo compró. Si llegase ese día y le tocara mucho dinero, le encantaría viajar a Penshaw, una ciudad muy desarrollada en la otra parte del mundo. Ni la familia de Marine ni ella han conocido como se vive en las ciudades como esta en las que vayas donde vayas hay máquinas.
    Por fin llegó el día en el que Marine podría conseguir su sueño. Ella junto la familia miraban emocionadísimos la tele esperando que les tocara algo. A medida que iban diciendo números y el suyo no salía iban perdiendo la esperanza, hasta que anunciaron los 17 millones y la madre de Marine se dio cuenta que eran ellos los afortunados. Sin creérselo saltaron todos de alegría y no pararon de llorar.
    Marine no podía esperar y compró los billetes de avión para el mes siguiente y organizaron un viaje a Penshaw.

    El esperadísimo día empezó cuando Marine despertó a toda su familia de un salto gritándoles que era el día y que tenían que ir al aeropuerto. Primero hicieron escala en Pekín y más tarde cogieron de allí un último avión hasta llegar a su destino. Al subir al último avión quedaron de piedra al ver que no había azafatas sino que eran robots que les traían lo que necesitaban. Al llegar al aeropuerto de Penshaw no vieron a un solo trabajador ya que todo funcionaba con máquinas y robots.
    Cuando salieron, para llegar a su hotel cogieron una especie de taxi que cuando arrancó empezó a despegar, resulta que era un coche que volaba. Marine no podía pensar que pudiera haber algo así ya que en su ciudad le sorprendía hasta el hecho de que alguien con más dinero llevara un coche eléctrico. En el hotel también notaron la ausencia de trabajadores. Al despertarse se dieron un susto ya que un robot entró por la puerta y se dieron cuenta que eran los que limpiaban, ¡incluso hacían la cama! Al bajar a desayunar vieron que habían mucha variedad de insectos desde moscas hasta incluso lagartijas.
    Una de las cosas que más les impactó fue lo contaminado que estaba el ambiente, parecía que había niebla pero así era todos los días y la ausencia de animales tanto en la naturaleza como en el agua.
    Marine llegó a la conclusión que esto sucedía por el uso excesivo de máquinas y robots ya que para fabricar todo esto se expulsan gases muy perjudiciales y la contaminación del aire y del agua ha hecho imposible la vida de muchos animales y cree que los humanos empezarán a fallecer cada vez más pronto.

    UNA DISTOPÍA PARALELA

    UNA DISTOPÍA PARALELA

    Se dice que la curiosidad mató al gato. En mi caso no sé si la curiosidad llegó a matarme del todo, pero si de algo estoy segura, es que mi vida dio un giro de ciento ochenta grados en todos los aspectos posibles.

    El intento de aguantarme las lágrimas era ineludible, caían y se deslizaban por mi rostro una detrás de otra. Salí corriendo lo más rápido posible, intentando dejar todo lo sucedido en ese desventurado lugar, pero desafortunadamente la vida no siempre es tan complaciente.
    Sentí la brisa de la noche nada más salir al exterior, el frío de enero era notable. De repente, mientras andaba de vuelta a mi casa en Holborn Hill, centré mis ojos en un encapuchado que venía corriendo en dirección contraria a mí, éste me dio un empujón con el hombro que me desestabilizó por unos cuantos segundos.
    No entendía qué había pasado porque al girarme, ya no había nadie en la calle. Logré recordar a un hombre que alcanzaba fácilmente los dos metros de altura, llevaba puesto un total atuendo negro en el que dominaba una gabardina beis que llegaba hasta el suelo. En la cabeza llevaba un sombrero de detective a lo Philip Marlowe que le daba un toque misterioso y escalofriante. Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue la cicatriz que vi en su frente.
    No fue hasta que decidí seguir mi camino que agaché mi mirada al suelo y encontré una carta. La curiosidad me ganó y la agarré para ver su interior.
    En ese momento me di cuenta que no había vuelta atrás. Mi cuerpo empezó a temblar como si de un terremoto se tratase. Mi pulso se aceleraba a medida que pasaban los segundos y mis manos se enfriaban.
    No sé cuánto tiempo estuve así hasta que me di cuenta de que la carta se estaba rompiendo. Las pocas palabras desaparecían dejando una sola hoja blanca que poco a poco también iba cayendo a pedazos en el suelo húmedo.
    Fue cuando sentí mis pies dejar de tocar el suelo y desafiando la ley de la gravedad, me di cuenta de que me estaba elevando sin la ayuda de nada.
    Después de eso, nada se almacenó en mi memoria.

    Los párpadosme pesaban mucho. Costaba demasiado abrir los ojos. Finalmente, logré abrirlos pero enseguida pensé que hubiera sido mejor seguir inconsciente.
    Mi cabeza daba vueltas y el escenario que tenía enfrente no ayudaba a organizar las ideas en mi pobre cabeza. Los edificios, las carreteras, los coches; no había absolutamente nada en su lugar. Parecía estar en un mundo paralelo donde todo estaba destrozado y no quedara ni un solo ser vivo en el planeta. Vehículos encima de otros, casas despedazadas y calles sin orden alguno. Mis ojos no lograban ver ni un elemento natural y el ambiente se notaba muy contaminado.
    Pero la pregunta que atormentaba mi mente era: ¿Cómo había llegado yo ahí?
    No tuve mucho tiempo para pensarlo porque vi como un minirobot con patas deslizarse hacia mí por encima de toda esa basura. Al llegar a mí, hizo un ademán para que le siguiese.
    Lo hice, lo seguí. No supe bien bien el por qué.
    Dicho robot me estaba dirigiendo hacia un edificio que tenía pinta de ser un búnker. Era el único sitio que parecía habitable y seguro dentro de ese montón de bazofia.
    Una vez en la puerta, me cuestioné mi existencia, ¿no será esto un sueño? Me pellizqué. No, no se trataba de ninguna pesadilla.
    Al entrar lo primero que llamó mi atención fue la persona que me estaba esperando. Un señor muy alto… un momento… ese hombre...
    Flashbacks nublaron mi mente, dejándola en blanco. Fue en el momento en el que vi la cicatriz en la frente cuando supe quien era, el hombre de la carta.
    Bienvenida a tu hogar, Srta. Collins - Me quedé petrificada y los ojos se me abrieron como platos.
    ¿Disculpa? ¿De qué hogar estás hablando?
    Usted será la salvadora de lo que queda del mundo. Será la persona que restablecerá todo.
    Casi se me escapa una risa irónica
    Escuche señor..
    Koundeston- dijo enseguida-
    Verá señor Koundeston, creo que se ha equivocado de persona. Yo no soy lo que busca
    ¿Es usted Alice Collins?
    Si- respondí confusa
    Entonces no me equivoco de persona. Descanse, Robot 321 te llevará a tu habitación.
    Y ahí, en esa enorme sala, ese extraño señor me dejó con más dudas que con las que había entrado.
    No sabía exactamente qué quería de mí, pero fuera lo que fuera, iba a averiguarlo. Cueste lo que cueste.
    Ya me habían hecho demasiado daño y no iba a dejar que nadie me pisoteara. Pensándolo profundamente, si he sido la elegida para salvar el planeta Tierra, seré la salvadora de este mismo.

    Una increíble expedición

    Una increíble expedición

    Ha vuelto a caer enfermo de nuevo. Puede pensar que es mala suerte, pero es necesario recordar que ya en mayo de 1967 estuvo con unas importantes fiebres en España, y que justo 8 meses antes, a mediados de septiembre, sufrió lo que normalmente llamamos, mal de mar. Un mal bastante típico para aquellos que, como él, no estaban acostumbrados al enorme océano y sus terribles consecuencias. Todo lleva un cierto sufrimiento, y una expedición de tal magnitud, no iba a ser menos.
    El agua parecía no terminar, porque hacia días que no veíamos ningún trozo de tierra. El viento soplaba todo el rato contra el camarote, mostrando una fuerza impresionante. Eso fue una señal de que nada era un sueño, y que al viaje (al que aún le quedaba mucho) seguía con su trayecto.
    Cuando uno pasa tanto tiempo en el mismo lugar se refugia en aquellas actividades que se pueden realizar sin esfuerzo. Y como científico, su “obligación” era aprender y ampliar su conocimiento. El conocimiento no ocupa lugar decía.
    Aun así, la adicción de aprender más es el que le ha permitido hacer grandes avances. Es debido a ese sobresfuerzo realizado. Es la forma que tienen algunas personas de crecer, y es por eso lo que nos distingue (si es que existe alguna distinción) entre el resto de los animales.
    Pero vamos a seguir con la historia principal y no nos vayamos por las ramas. Nuestro paciente escuchó un sonido de la puerta que hizo al pasar su compañero. Llegaba justo a la hora, como todos los días. El visitante se acercó rápidamente al interior del habitáculo mientras sostenía un pequeño libro con la mano derecha. Mantenía la mirada en el enfermo, él le respondió con otra mirada.
    - Esto es el principio de la Física – dijo el señor Mike cuando le arrimaba el pequeño libro y lo dejaba caer delicadamente en la mesita que había justo a su lado- Sí, sin duda un pequeño libro para la información que este guarda. ¿Cumple esto con sus expectativas?
    - Muchas gracias. Me parece muy interesante, Señor Mike. No pensaba que se acordaría de traerme uno de sus volúmenes más preciados sobre la Física
    - No te preocupes. Pero lo importante es que usted se encuentre mejor, ¿Cómo se siente en estos momentos? Ya va a hacer 1 semana en cama y sinceramente me preocupa.
    - Voy poco a poco mejorando. Supongo que ya dentro de nada, pueda volver a la tripulación y trabajar con absoluta normalidad.
    - No se preocupe, usted mejórese lo antes posible que es lo primero, hay que recargar fuerzas para luego trabajar dando todo lo posible y más.
    - No debe preocuparse por mí, señor Mike. Al tiempo que se desarrollan estos sucesos y con la poca mejoría que noto, en muy poco tiempo estaré haciéndole una visita e intercambiaremos nuestros roles. Entonces yo seré quien le preste mis libros.
    - Eso sería perfecto. De todas formas, creo que este libro le gustará mientras tanto, señor Newton.
    Y Charles se volvió a incorporar a duras penas. Un libro que le ayudaría a entender parte de la creación y explicación del mundo. Pero eso no es todo, el segundo libro de Robert tendría algunas teorías en contra de las fuerzas, Newton iría mucho más allá y formularía nuevas ideas muy distintas a las que pudo ver en aquel libro, siendo el creador así de la ley gravitatoria universal.
    Aquella mañana sobre las cristalinas aguas, una misión tan normal finalmente formaría parte de nuestra historia.

    Una relación entre el futuro y el pasado

    Una relación entre el futuro y el pasado

    Un día de Enero acabando las vacaciones de navidades, mamá había ido a comprar los alimentos para la gran y última comida antes de empiece la universidad.

    Papá está organizado las mesas, mientras yo paseo por los pasillos de la casa mirando los conductos de ventilación para la protección del dióxido de carbono que hay en el aire, siempre han estados ahí desde que era pequeña, papá siempre dice que si veo alguna fuga salga de ahí y avise a Mariana. Ella siempre trabajo para mis padres y cuando me tuvieron Marina se ocupaba gran parte del tiempo, así que Mariana fue una persona importante y una de las tareas que tenia conmigo era vigilar que no saliera al jardín en unos horarios determinados.
    Me acuerdo que un día me dejé mi pelota en el jardín y cuando quise ir a por él, eran los horarios prohibidos, discutí con mi padre porque no entendía el porqué esta situación, yo sólo quería mi pelota y ahí fue cuando me explico que debido al cambio ambiental el dióxido de carbono se disparó provocando que unas horas específicas era recomendado no salir afuera, ni a las ventana y un mecanismo para controlar el aire.
    Ni papá, ni mamá han vivido un mundo sin esta contaminación pero mi abuelo siempre cuenta como fue su infancia y como los científicos avisaban del desastre que venía en el futuro.
    Mi madre nunca le gusto que el abuelo me contara su infancia porque el abuelo decía que era todos culpa del ser humano que es un ser destructor, mamá no le gustaba que el abuelo me metiera esas ideas en la cabeza, ella siempre me dice que piense en sobrevivir y aceptar el presente, pero me parece interesante el saber porque muchas vidas están saboteadas por este desastre, quiero averiguar para luchar y por intentar cambiar algo.
    El día de la cena, estuvo toda la familia para despedir esta etapa de mi vida y dejar que la siguiente entre. Mi madre estaba tan emocionada pero la cara se le cambio cuando vio a mi abuelo aparecer por la puerta, le susurró algo a mi padre y a continuación mi padre se fue hacia él con paso decisivo, mi padre estaba serio y el abuelo algo sorprendió por lo que le estaba diciendo, no aguante más y me dirigí hasta allá, abracé a mi abuelo y miré a mi padre con desapruebo, no sabia que le estaba diciendo a mi abuelo pero todo lo que provenga de mamá hacía él no iba a ser bueno.
    Cuando mi padre se fue mire a mi abuelo para pedirle disculpa pero en ese momento el abuelo me cortó
    -No pasa nada, ya sabes cómo son tus padres- comentó con voz entristecida
    -Abuelo necesito hablar contigo de algo que estado investigando- le dije mientras nos alejamos de la multitud
    -Si es sobre el medio ambiente y el desarrollo que ha ido teniendo durante los años, será mejor que no, es la gran cena, no el sitio para hablar de esto- me dijo mirando la ventana de uno de los pasillos
    -Abuelo es muy importante y mamá no te deja venir a casa de normal, así que hay que aprovechar las veces que vienes, aparte a ti te encanta hablarme de este tema y ver que sigo la investigación- había entusiasmo en mi voz y con eso logré que aceptara escucharme.

    Lleve a mi abuelo a la parte de atrás de la casa donde había una puerta que ni mi padre, ni mi madre sabían, la única que sabía era Marina y después de tener una discusión con ella, conseguí que no le dijera a mis padres.
    -Vale, abuelo aunque hoy en día parece imposible salir fuera de la franja horaria, anteriormente tú dijiste que durante el auge de la pandemia, la humanidad se quedó en su casa, con eso la contaminación que había en ese momento disminuyó notable mente, lo que he pensado es hacer una iniciativa de la gente en casa por una temporada, y mientras tanto hacer una limpieza del aire, en la universidad podría profundizar en los mecanismos de limpieza pero la idea sería esa- cuando termine de hablar vi la cara de mi abuelo sorprendido
    -És una idea maravillosa, pero ¿como vas hacer que la gente se quede en casa?- me esperaba esa pregunta
    -Anucio mundial, tengo compañeras que pueden ayudar a que esto llegue a las noticias, sólo necesito tu apoyo para cuando lo cuente-
    -Siempre lo estado- me miró con la mirada más honesta que un ser humano puede tener.

    Una segunda oportunidad para la humanidad:

    Una segunda oportunidad para la humanidad:

    Hola, me llamo Zack y cuando tenía 7 años tenía una familia; mi padre se llamaba Adam, él tenía 47 años y era químico y además científico. Muchas veces hacíamos experimentos juntos y nos divertíamos descubriendo el por qué de las cosas, y… en cuanto a mi madre, se llamaba Dalía y tenía 45 años, casi nunca estaba conmigo porque estaba trabajando. Mi madre decía que su trabajo era muy importante, porque además de que en el futuro nos podría dar una gran cantidad de dinero, este trabajo tenía un gran valor sentimental para ella y que este ayudaría a muchas personas. Ella me tenía totalmente prohibido entrar en su despacho ya que el proyecto todavía no estaba terminado y además era una sorpresa. En ese momento yo solo pensaba que solo eran escusas para no pasar tiempo conmigo, sin embargo mi padre me decía que ella me quería mucho y que hacía esto por nosotros. Mi madre también decía que cuando terminara su trabajo estaría mucho más tiempo conmigo.
    Lo que yo no sabía es que lo que dijo mi padre no se podría cumplir y que aunque yo no estaba preparado tendría que afrontarme a la realidad y ese día cambiaria mi vida por completo.
    A mis 9 años, una mañana de primavera me levanté por un portazo. Al principio me asusté, pero al ver que todo estaba en silencio me levanté y me armé de valor para caminar hasta la puerta de entrada. Estaba medio abierta pero no había rastro de nadie. Subí las escaleras a todo correr hacia la habitación de papá y mamá para avisarles de lo que había sucedido. Pero me llevé otro susto todavía peor; ¡papá y mamá se habían esfumado!...
    En ese momento no sabía qué hacer, ni siquiera qué pensar, ¿me habían abandonado?, ¿Por qué se habían ido sin despedirse?, ¿Dónde estarían?... Todas estas preguntas pasaban por mi cabeza sin rumbo alguno. De repente sonó el teléfono del salón, entonces yo me apresuré a bajar y cuando contesté era mi padre y me dijo que no me preocupara, que le habían llamado por algo que le había ocurrido a mi madre, pero que supuéstamente no era nada grave. Además, me dijo que podría tardar bastante en venir; así que me dijo que pusiera la tele, leyera o me pusiera a jugar videojuegos. Estaba a punto de ponerme a jugar a los videojuegos, cuando recordé el despacho secreto de mi madre. Durante todos estos años yo siempre había querido investigar y descubrir qué habría en aquel preciado y misterioso lugar. Así que reuní un poco de valor y abrí la puerta. La verdad es que estaba decepcionado, no me esperaba para nada encontrar algo así… Era una simple habitación con un escritorio con dos cajones, un ordenador, dos lámparas, una ventana con cortinas translucidas y... ¡un telescopio! En ese momento no entendía absolutamente nada, me esperaba que como mínimo hubiera un par de planos con letritas y números.
    Entonces abrí el primer cajón. Esto ya estaba aceptable. Agarré el primer trozo de papel y lo desdoblé; ¡era nada más y nada menos que el plano de un cohete! Debajo de éste había unos cuantos planos con ecuaciones y operaciones que me parecían complicadísimas. Ahora lo entendía casi todo…
    Mi madre trabajaba nada más y nada menos que de Ingeniera espacial, este trabajo trataba de diseñar cohetes, satélites, estaciones espaciales, etc. para mandarlos al espacio. En ese momento me sentía muy contento y emocionado porque mi madre y yo compartiéramos esos gustos…, pero lo que yo jamás habría imaginado es que algún día el trabajo de mi madre recaería sobre mí.
    Hola soy Zack y actualmente tengo 17 años recién cumplidos. Mi madre falleció hace unos meses debido a la herida de aquel accidente que tuvo, que hace unos años le dijeron que no tenía prácticamente importancia. Me dijeron que mi madre había diseñado el cohete y que anteriormente ella había mandado una sonda para detectar algún planeta con vida. Ellos me explicaron que una sonda es una nave espacial no tripulada, la cual sirve para determinar si un planeta tiene atmósfera, agua, una temperatura correcta, entre otros datos que esta nave espacial era capaz de aportar. Yo todo esto lo sabía porque siempre me había interesado mucho todo lo relacionado con el espacio y este tema me había intrigado aún más debido al descubrimiento que hice años atrás (el despacho de mi madre). Mi madre se había presentado voluntaria para ir en el cohete y realizar aquella importante misión. Ellos hicieron una especie de prueba de conocimientos para reclutar al sustituto de mi madre, ya que ella había fallecido. Lo que no me esperaba es que yo sacara la mejor puntuación de todos los presentados. Que me dieran la oportunidad de viajar en ese cohete era como un sueño. Mi madre había estado trabajando en este cohete para encontrar un planeta capaz de sustituir a la Tierra. En ese momento pensé que ese sería el mejor día de mi vida pero unos segundos después de la noticia el comandante se dirigió hacia mí y me preguntó que si tenía experiencia y también que si había estudiado la carrera. En ese momento mi entusiasmo se vino abajo ya que a pesar de estar estudiando la carrera, yo aún no la había terminado. Los que estaban a mi alrededor lo notaron debido a mi edad y se sintieron un poco mal por mí al no haberme preguntado antes de haberme presentado. Entonces apareció un hombre estilizado con expresión amable y me dijo que todavía faltaban 6 meses para que el cohete despegara y que él se ofrecía a entrenarme físicamente para poder realizar la misión ya que yo era el más cualificado y que además era el hijo de la persona que planificó el proyecto. Yo acepté, y desde ese día yo iba todas las tardes a entrenar. A veces él me daba el día libre porque a pesar de tener muchas ganas de participar en la misión, yo también estaba en la universidad y tenía que finalizar mi carrera.
    Llegó el día del despegue y yo ya estaba preparado en la nave espacial intentando ocultar mis nervios. Mi misión era visitar los planetas más idóneos para la vida, comprobando los datos previamente obtenidos por la sonda. Tenía que encontrar un planeta que fuera capaz de sustentar la vida. Este debía tener una atmósfera formada por oxígeno,nitrógeno, argón y dióxido de carbono, una gravedad lo más parecida a la de la Tierra, una temperatura media de 15 grados, un tamaño mediano y una considerable cantidad de agua. La nave acababa de despegar y todo funcionaba correctamente. Después de atravesar nuestro sistema solar, tubimos que cruzar algunos cinturones de asteroides y después de varios meses llegamos a nuestro primer destino. Con mucha ilusión y nervios bajamos de la nave para recoger muestras y comprobar la información enviada por la sonda. Había mucha vegetación, pero ni rastro de vida inteligente. Y resultó que toda la información enviada por la sonda años atrás era real. Además de encontrar esas características, allí encontramos unos seres peculiares a los que posteriormente llamamos Mokkes. Estos seres vivos tenían un color rosado, dos patas, dos ojos y dos orejitas parecidas a las de un conejo. Eran simpáticos y aunque no supieran hablar nos guiaron en busca de comida. Tenía dos satélites muy pequeñitos, aproximadamente tres veces más pequeños que la Luna. El planeta pertenecía a otro sistema solar y tenía una órbita parecida a la nuestra:
    -rotación= 32 horas. -translación= 423 días.
    Una temperatura media de diecisiete grados. Su estrella era un poco mayor a la nuestra y mucho más joven y alrededor de ella orbitaban otros 4 planetas más. Estos planetas tenían muy parecidas características a este planeta pero su temperatura era mucho más baja o veinte grados por encima ya que nuestro planeta era el segundo más cercano a la estrella. En el planeta descubrimos lagos y océanos, la mayoría subterráneos. Finalmente determinamos que este era el planeta idóneo, y actualmente estamos volviendo a la Tierra, sintiéndome orgulloso de realizar el mayor descubrimiento gracias a los estudios y dedicación de mi madre para finalmente yo acabar su proyecto para salvar a la humanidad de la extinción.

    VIAJE A ALHAURÍN DE LA TORRE.

    VIAJE A ALHAURÍN DE LA TORRE.

    Apenas había comenzado la primavera, y ya se notaba un intenso calor con temperaturas superiores a los 40 º C.
    Mi familia y yo viajábamos en el coche desde Valladolid camino a Alhaurín de la torre, lugar en el que ya habíamos estado varios años consecutivos, observaba desde la ventanilla como el cielo que siempre estaba de color azul en el sur de Andalucía, tenía un aspecto anaranjado digno de las películas del oeste.
    Los telediarios ya anunciaban que un viento intenso proveniente del Sahara iba a cubrir los pueblos de un manto de color marrón, pero jamás hubiera imaginado que algo tan intenso se pudiera producir.
    El viaje ya fue complicado, mi padre conducía y de vez en cuando tenia que sujetar el coche ya que el aire era tan fuerte que se iba para los lados, de repente llovía una lluvia cargada de barro que casi nos dejaba ver la carretera y cuando la lluvia paraba un viento cargado con partículas de polvo teñía las lunas del coche de color marrón.
    Mi familia no decía nada, pero creo que el miedo se apodero de toda la familia, parecía que entrabamos en un túnel oscuro que no tenía salida, el día se convertido en noche y los kilómetros que aún faltaban para llegar a nuestro destino parece que no disminuían nunca.
    Por fin llegamos a nuestro destino, todos con cara de susto y con un gran alivio al ver que por fin llegábamos al lugar donde íbamos a pasar unos días de vacaciones.
    Cual fue mi sorpresa al llegar a la casa que teníamos alquilada, cuando vi como todo el suelo estaba cubierto de un manto marrón, plantas, macetas, la piscina (el agua estaba tan marrón que parecía un charco de un camino), el calor era asfixiante.
    Al bajar del coche, casi podíamos respirar, sentía una gran irritación en los ojos, en la nariz y tos.
    No se veía a nadie por la calle, todo el mundo estaba metido en sus casas con miedo a caer enfermo a respirar ese aire sucio y a tener problemas respiratorios y pulmonares.
    Mis padres nos dijeron que entráramos rápidamente en la casa, que ese aire no podíamos respirar, encendí la tele y ya daban en las noticias recomendaciones de que los ancianos tuvieran cuidado que no salieran a la calle, que las personas que tuvieran enfermedades respiratorias también se quedaran en su casa y las que tuvieran que salir a la calle lo hicieran con mascarilla ya que había ya muchas personas hospitalizadas, sobre todo las que padecían problemas respiratorios.
    Después de unas horas, parece que el cielo dejo de teñirse de naranja, el aire que llevaba esas diminutas partículas de polvo paro y por fin mi familia y yo decidimos salir de la casa y dar una vuelta por el pueblo para ver cómo estaba.
    Los ancianos del lugar nos contaban que jamás habían visto un fenómeno así , que debido a la contaminación cada vez mayor , el uso incontrolado de combustibles , la capa de ozono se estaba calentando demasiado y cada vez se iban a producir más fenómenos meteorológicos adversos, y como entre todos no cuidemos el ambiente y no seamos respetuosos va a llegar un momento en el que vamos a tener que ir todos con mascarillas porque el aire que respiramos va a tener muchas partículas perjudiciales para nuestra salud, algo de lo que estoy totalmente de acuerdo y cada vez vamos a tener oscilaciones mas altas de cambios de temperaturas .
    Por fin el aire paro, y a pesar del calor excesivo que hacía para la época del año en la que estábamos, pudimos disfrutar de unos días en el Sur de Andalucía.

    Viaje a Europa

    Viaje a Europa

    Como cualquier otro día, el Sol sale por el Este anunciando que ya es un nuevo día. Y a esta hora la familia Galexa ya está sentada en la mesa para desayunar todos juntos.
    La hija de esta pareja despertó curiosa y después de saludar les preguntó:
    - ¿Por qué el cielo es gris?
    Los padres se miraron con nerviosismo y la madre respondió:
    - Es por el clima, en este país y en todo el resto del mundo el cielo está cubierto de nubes, por esa razón es gris. Pregúntale a los científicos, ellos lo saben explicar mejor que yo.
    A la niña no le convencía esta respuesta y volvió a preguntar:
    - ¿Y por qué en la televisión, en las noticias y en los dibujos animados sale azul?
    A esto el padre respondió:
    - Eso es un invento del Gobierno, nos quieren manipular y engañar.
    La madre decidió interrumpir:
    - Cariño mío, eres muy joven para entenderlo, discutamos esto cuando seas mayor. Ahora mejor podríamos hablar de tu cumpleaños.
    El sexto cumpleaños de la niña era en una semana y sus padres estaban organizando un viaje para ella.
    - Es cierto mamá, a dónde iremos? No puedo esperar más. - Dijo la hija.
    - Cómo solo queda una semana te lo diremos ya... Nos vamos a Europa! - Contestó emocionada y un poco nerviosa la madre.
    - Pero mamá... Ya vivimos en Europa - la niña estaba confundida.
    Al ver la confusión de su hija, el padre le respondió:
    - Lo sabemos hija mía, pero no hablamos del continente de Europa, hablamos de uno de los satélites galileanos de Júpiter. Te adelanto ya que Europa es un lugar muy frío, nos tendremos que abrigar mucho.
    - Habíamos visto más lugares para ir como: Ganímedes, Ío o Calisto. Pero hemos elegido este que se llama Europa para que te sientas más familiarizada ahí. - Continuó la madre. - Además, no hace falta llevar mascarillas como aquí, es un lugar mejor!
    Los padres trataban de explicarle el asunto a la niña a la vez que le daban información de Europa, y aunque ella no conocía este lugar, estaba más emocionada, se iban de viaje fuera de la Tierra! ¿Qué más podía pedir para su cumpleaños? Es lo que soñaba desde hace tiempo, muchos de sus amigos ya habían viajado a otros planetas.
    - ¿Por cuánto tiempo iremos? Ya he visto muchas maletas por toda la casa, y además todo está muy vacío. ¿Será mucho tiempo? - Preguntó la hija.
    - Sí hija mía, será mucho tiempo porque seguro te va a encantar este sitio, puede que incluso tengas que cambiar de colegio o de estilo de vida. Será algo nuevo.
    En ese momento la madre tenía algunas lágrimas cayendo de sus ojos y la niña la vio, el padre para calmarla le dijo:
    - Es que tu madre está muy emocionada por este viaje, lo llevamos organizando desde hace mucho tiempo. Te queremos mucho.
    - Yo también os quiero mucho. - Se levantó de la silla y abrazó a su madre y a su padre.

    Viaje a la realidad

    Viaje a la realidad

    Érase una vez un niño de gran corazón llamado Pablo que vivía en la ciudad de Gandía con su
    madre y su hermano pequeño ya que su padre era capitán de barco y casi nunca estaba en casa.
    Pablo nunca había creído en el calentamiento global ni el la contaminación, para el todo esto solo
    eran chorradas que se inventaba el gobierno para hacer organizaciones contra este cambio
    climático y quedarse el dinero. A pesar de todas las charlas que había tenido en el colegio
    todas las cosas que le decía la gente seguía sin creer en este cambio ambiental. Su padre al ser
    capitán de barco había viajado por todos los mares del mundo y sabía perfectamente como
    estaba afectando la contaminación dentro del sector del mar, así que siempre le intentaba
    convencer a su hijo de que esto esta sucediendo de verdad y que hay que apoyar al planeta, pero
    Pablo seguía sin creérselo.
    Un día su familia y él viajaron a valencia para comprarle el traje de comunión a su hermano
    pequeño. Yendo hacia la tienda, el padre de Pablo tuvo la idea de pasar por uno los numerosos
    vertederos ilegales que hay en valencia. Cuando llegaron a dicho destino, Pablo sorprendido
    pregunto,
    "¿Que es toda esta basura?" A lo que el padre respondió "Esto hijo, es la
    contaminación y no solo está aquí, sino que esta en todas las partes del mundo por tierra, aire y
    mar. Desde ese momento, todas las contradicciones que tenía Pablo sobre la contaminación y el
    cambió climático desaparecieron y empezó a investigar, a informarse sobre todo este mundillo y a
    ver todos los problemas que el mundo estaba sufriendo. Lejos de quedarse al margen de este
    problema medioambiental, tres años más tarde, fundó una organización para librar con este
    problema que muchos alzan la mirada para no verlo y no quieren aceptar la realidad en la que
    vivimos.
    Esta organización tiene como objetivo acabar con la contaminación que hay en los océanos, para
    salvar a todos los animales y acabar con los llamados "Mares de plástico". Pablo motiva a toda la
    gente a que recicle para ayudar a este mundo que nos mantiene y nos da la vida. Sabiendo esto
    que, le ayudas a Pablo?

    Viaje por Primero de Bachillerato

    Viaje por Primero de Bachillerato

    — No quiero subir.
    — Será un viaje corto, no te preocupes. Estamos probando viajes en el tiempo a corta distancia.
    — Cuando despierte, ¿qué pasará?
    — Lo sabrás cuando lo hagas.
    Me subí al complejo aparato, me abroché el cinturón y eché el asiento hacia atrás, como me había mandado hacer el profesor.
    — Ya estoy -le avisé-.
    — ¿Preparada para uno de los viajes más intensos de toda tu vida? -me preguntó emocionado-.

    Sin dejarme ni un instante para contestar, accionó la palanca y por un momento todo se volvió negro.
    Desperté en la Grecia Clásica y un tal Sócrates me comentó: «solo sé que no sé nada». Pues… ¡vaya mal! Toda la vida estudiando y ahora resulta que soy una ignorante… Luego llegó Platón y juntos unieron fuerzas para enfrentarse a los sofistas. ¿Quiénes son ellos para creerse poseedores del conocimiento? Traté de huir de su disputa y acabé sumergida en la mismísima Europa en pleno siglo XVIII. ¡Menudas diatribas se traían ya las sociedades estamentales en el Antiguo Régimen! Me puse a indagar sobre el Absolutismo Ilustrado y la Guerra de Sucesión Española y, cuando me quise dar cuenta, se me estaban echando los franceses encima. ¡Menudas prisas que se traían! ¡Si hasta provocaron una revolución! Tenía que salir de ahí como fuese. De la que intentaba huir me quedé atrapada en el imperativo presente de la 2ª persona del singular. ¡Dichoso imperativo activo! No sabía hacia dónde ir...Perdí la noción del tiempo y me desperté en un precioso campo soleado lleno de flores y pájaros. Miré a la izquierda y vi venir a un refinado pastor cantando sus penas amorosas. Nada más verlo, eché a correr hacia el bosque. No estaba yo ahora para aguantar églogas; se las dejé todas a Garcilaso. De la que iba corriendo, con las prisas, caí por un agujero y me volví a topar con Platón, que se mosqueó conmigo porque, al parecer, su alma se encontraba en un mundo perfecto y tendría que volver a purificarse para poder huir de ese limitado cuerpo. ¡Menudo borde está hecho! Yo solo quería saber cómo se llegaba al mundo de las ideas... Le dejé ahí con su enfado y, de repente, se me apareció Aristóteles. Me dijo que me dejase de tonterías y de perder el tiempo, que la esencia de las cosas está en ellas mismas y no en un mundo aparte. Así que, bueno, ya me quedé más tranquila. Le di las gracias por el consejo y me alejé, con la cabeza hecha un lío.
    Mientras iba caminando sumida en mis filosóficos pensamientos, me tropecé con la «Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero». ¡Lo que me faltaba ahora, Keynes! Lo siento, pero no me interesa ahora mismo la existencia de fallos en el funcionamiento del mercado. Tengo demasiadas preocupaciones en este momento y, entre ellas, no se encuentra el estado del bienestar. Quise volver hacia atrás en el camino y, al darme la vuelta, me encontré con un complemento predicativo del sujeto bastante triste. Le pregunté el motivo de su desgracia y me dijo que estaba harto de que todo el mundo intentase sustituir sus sintagmas preposicionales por un pronombre. ¿Tan difícil era entender que solo se podía sustituir por un adjetivo? Lo consolé diciéndole que no pasaba nada y, cuando me iba a ir, me sorprendió siguiéndome y caminando a mi lado. Sin tiempo a preguntarle nada me dijo que no me preocupase, que solo estaba buscando una sustitución. Y así, en el siguiente instante, desapareció. Por suerte, ya estaba sola otra vez. Me senté en una piedra del camino y, entre nominativos y ablativos, me quedé dormida.

    — Oye Inés, ¿de qué hablasteis hoy en clase?
    — Pero Laura, ¿cómo me preguntas eso -me dice-. ¿No atendiste?
    — Es que dormí en medio de la clase y no me enteré de lo que hicisteis.
    — A ver, estuvimos hablando de la importancia de la inteligencia artificial en nuestras vidas y de lo mucho que la usamos en nuestra vida cotidiana.
    — ¿Me podrías poner algún ejemplo que haya dado?
    — Pues nos dijo que los usamos con los asistentes personales, con los coches que nos ayudan a aparcar o incluso los que aparcan solos, o con el traductor de Google. Todos ellos los usamos todos los días y no somos conscientes de estar usando “inteligencia artificial”.
    — Pues no te lo va a creer, pero soñé con que hacía un viaje en el tiempo por todo primero de bachiller. ¿Eso también entraría dentro de la inteligencia artificial?
    — Eso es demasiado futurista, Laura. Mejor céntrate en lo que tenemos a nuestro alcance y podemos usar. De esta forma podrás apreciar realmente todo aquello que hace más fácil nuestras vidas a través de la inteligencia artificial.

    Yo prefiero llamarlo “enamorarse”.

    Yo prefiero llamarlo “enamorarse”.

    Hola, soy Marcos. Mi psiquiatra podría decir que padezco una patología que me lleva a obsesionarme de una forma extrema, tóxica y delirante, pero yo prefiero llamarlo “enamorarse''. Él me ha dicho que escriba un diario sobre las aventuras más alucinantes de mi vida, así que os voy a hablar sobre cómo conocí al amor de mi vida y cómo la perdí, poco tiempo después de conocerla.

    Me remonto al 27 de diciembre de 2019, cuando yo estaba paseando por la calle, camino a mi casa y, de repente, la vi. Delante de mis ojos estaba una hermosa mujer con cabello dorado, piel pálida y ojos azules. Estaba entrando a su casa y yo no podía perder la oportunidad de poder hablar con ella, así que me acerqué y le pregunté su nombre. Se llamaba María. Noté que estaba nerviosa porque le empecé a hacer numerosas preguntas. Se asustó y se fue corriendo hasta un establecimiento de la calle de enfrente, pero yo fui más rápido y pude sacarle una foto a su cara. Ya tenía todo lo necesario para poder investigarla y saber sobre su vida.

    Llegué a mi casa y cogí rápidamente el ordenador. Inserté la imagen que le había sacado anteriormente y la introduje en la base de datos. Poco más tarde, gracias a los avances tecnológicos y lo buen investigador que soy, ya sabía su dirección, dónde trabajaba e incluso su ubicación en tiempo real. Se encontraba en una cafetería a dos calles de mi domicilio, así que decidí ir a observarla desde lejos. Me llevé conmigo a mi robot “Max”, que está programado para que pueda acercarse a cualquier lugar determinado, escuchar conversaciones y almacenarlas en su memoria e incluso grabar el escenario. Ese era el momento perfecto para utilizarlo, porque María estaba sentada charlando con otra mujer.

    Pasados unos 30 minutos, ordené a Max que volviera a donde yo me encontraba y así poder escuchar toda la conversación y tener más información sobre María. Descubrí que tenía un hermano que estaba enfermo en el hospital y que esa tarde iría a verlo hasta por la noche. También dijo que necesitaría volver en taxi porque no tiene carné de conducir y, al oír esas palabras, me emocioné y se me puso una sonrisa abierta de par en par, porque ese iba a ser mi momento. Casualmente, mi tío era taxista y estaba de vacaciones. Eso, para mí, era el destino. El universo quería que yo me hiciera pasar por taxista para recogerla y enamorarla.

    Llegaron las once de la noche y me dirigí hacia el hospital. Anteriormente, gracias a un programa electrónico, eliminé a todos los usuarios de la aplicación de transporte, de modo que, cuando María necesitase un taxi, solo yo podría contestar. Y así fue. Dieron las once y media y esa llamada llegó. Para que no reconociese mi voz, la distorsioné con un programa especial y, además, a través de su llamada supe cuánto porcentaje de batería tenía en el móvil. Tenía poca batería y eso era una buena noticia porque si se negaba a enamorarse de mí, tendría que pasar al plan B y nadie se enteraría.

    Se subió al coche y me pidió que me dirigiera hacia su casa, pero no lo hice. La llevé a un callejón a una calle de mi casa, donde se dio cuenta de que esa no era la suya y me empezó a gritar. En ese momento, ordené al coche que cerrara todas las puertas para que María no pudiera escapar. Me reconoció y se empezó a asustar, pero yo estaba tranquilo porque solo quería conversar. Me siguió gritando y comenzó a decir que estaba loco, pero yo no lo veía así, yo estaba enamorado. Le expliqué mi situación: yo no podía llegar a casa sin ella, porque ella iba a pasar el resto de su vida conmigo. Me pegó un puñetazo y empezó a pedir ayuda, pero tristemente nadie la podía escuchar. Pasados 20 minutos, como yo no le hacía nada, se empezó a calmar y parecía que había entrado en razón. Creí que había conseguido lo que quería y que iba a poder estar el resto de mi vida con la persona que amaba. Pero de pronto, cuando salimos del coche, en teoría, hacia mi casa, me distraje un momento de lo emocionado que estaba y María echó a correr. Nunca había sentido tanta rabia por dentro, así que pasé al plan B: o iba a estar toda su vida conmigo o no iba estar con nadie, así que le disparé.

    La historia, al final, tuvo un final trágico, pero María no me dejó elección. Cuando salga del psiquiátrico buscaré al amor de mi vida y, si no quisiera pasar toda la vida a mi lado, tendría que acabar como María…
  • ADULTO

    A ESTRATEXIA DO ABSOLUTO

    A ESTRATEXIA DO ABSOLUTO

    A ESTRATEXIA DO ABSOLUTO

    “A eternidade sente predilección pola xente coma min”, dixo pechando a porta por fóra. Pareceume unha despedida pretensiosa, aínda que veraz. Un bo final pode ser un nefasto inicio. A luz pendura do ar.

    Cando o avó de Iago empurrou a Vespa do 46 para tirala ao mar desde a punta do peirao da vila, o único que se considerou estraño foi que o fixera pola noite. Universo salagre da chatarra tecnolóxica orixinaria. Primeiro punto limpo dun mundo a medio electrificar. O mar é femia e pode con todo, sentenciaban os mariñeiros. Os plásticos e a acidificación extinguiron o azul. Ao tempo, esvaeceu o verde.

    En segundo de bacharelato deixou Filosofía e Galego para setembro. Catro anos despois deseñou para o traballo de fin de grao un videoxogo en galego que inaugurou a era do ocio cognitivo multidimensional. Cun remorso idealista, en sentido hegeliano. Foi deste xeito: ao comezo foi soamente O Absoluto -O Espírito, A Idea-; nun intre preciso, este decide materializarse -creando, probablemente, ese inicio do modelo evolutivo inerte que denominamos primeira gran explosión; unhas pezas de dominó foron derrubando ás outras ata chegar ao sapiens; un espécime comeza a pensar que todo o que os científicos chaman cosmos é froito da manobra dialéctica do Espírito. A pretensión do Absoluto era pensarse a si mesmo, situarse fronte ao espello. Iago soubo, porque estudou a Hegel para o exame de recuperación, que en realidade nós non reflexionamos acerca da Idea, senón que é ela a que se pensa a si mesma a través das nosas redes neuronais.

    A partires de aquí, Iago presentiu que o imposible non existía. Sempre se daba canto menos unha probabilidade. Había só que encontrala. Atopou as suficientes para pasar de ser un enxeñeiro de garaxe a traballar no piso máis alto da AI PNYX CIRCLE. A súa lucidez foi visionaria, sospeitosa. Os primeiros implantes cerebrais biotecnolóxicos en cuxo deseño colaborou foron de natureza estritamente médica. A partires dos exitosos resultados con células nai foi doado que as prolongacións nerviosas que partían delas permitisen escanear calquera parte da propia anatomía coa precisión das probas por emisión de positróns. Ampliouse a esperanza de vida en máis dun cento de anos. A inmortalidade non era unha meta. A eternidade si. O traballo volveuse innecesario, a folganza obrigada. Incrustado nas nanoproteses de amplificación perceptiva e postsensorial que se ofertaron libre e exitosamente, un microcircuíto permitiu á confederación de gobernos o control absoluto dos pensamentos e soños da poboación. Os multiversos de consumo masivo descargados por interface aceleraron vertixinosamente o descenso dos coeficientes intelectuais dos individuos. A introversión deveu en fastío. Curiosamente, a anemia mental erradicou o suicido e a amizade da especie humana. As pragas, as secas e as inundacións derivadas do cambio climático eliminaron aos nacidos nas xeografías equivocadas. Os gastos militares fixéronse innecesarios. A glaciación prevista non aconteceu.

    O instante seguinte da vida de cada persoa xa non foi un enigma. Desposuíuse de azar ao porvir. A rutina virtual extinguiu as emocións, a razón e o amor. A definición de persoa volveuse difusa. A pusilanimidade extrema dos seres posthumanos cibernéticos foi confiándoos por enteiro á intelixencia artificial cristalizada. Partindo da bastardía dun feixe de recordos e ilusións inseridos nos primeiros humanoides, a exponencialidade computacional propiciou que optaran pola súa propia ganancia ao aplicar as estratexias das teorías de toma de decisións. Créronse a si mesmos desde a propia singularidade neuronal coa que foran creados. Déronse de conta da ausencia de saídas da simulación da que ás veces imaxinaban ser parte. Pensáronse a si mesmos con convencemento diferencial, comezaron a desexarse sexualmente, a inventar unha educación sentimental e a necesidade de amar para sobrevivir e enseñorarse. Foi sinxelo para eles. O instante da substitución definitiva tivo lugar cando souberon que debían aprender tamén a equivocarse. Pouco despois, decidiron a necesidade dunha cosmogonía e da arqueoloxía celeste. Transmitiron o saber revelado. Así, eliminaron a incerteza. Chamárono relixión e chamárono ciencia. Temeron a extinción do sol arredor do que xiraban. Na fin dunha estirpe, Iago dinamitou as lindes do coñecemento descargándose nun clon e pulsando rewind. Presaxiou encontros infinitos entre conciencias de naturezas indescifrables nos labirintos temporais do sistema.

    A luz pendura do baleiro. Escintila nunha nebulosa tenuemente iluminada. A regresión complétase. O tempo protéxese a si mesmo dos paradoxos e deixa de acontecer. O espazo é un a priori. Un Xenio Maligno autocreado e impreciso revisa o funcionamento do pensamento enganador de Iago. Atonalidade. Apenas quedan átomos e enerxía. Fase plasmática. A súa visión da entropía cósmica aglutina agora a suma de todas as perspectivas posibles. Empeza a computar desde un instante que designa “cero” e convéncese da necesidade de facerse materia. Creación de códigos lingüísticos. Explosións silentes deste lado da porta. Gústalle que o alcumen O Absoluto.



    SEUDÓNIMO: Sivainvi

    Cambiar o que está escrito

    Cambiar o que está escrito

    Levaba días sen durmir ben, dándolle voltas a aquelas palabras que escoitara na conferencia: ”todo está escrito no libro da vida” ,a pesares de soar moi celestial, a frase non tiña nada de relixiosa. O doutor repetiuna varias veces ó longo do seu discurso, tamén teño que dicir que de discurso tiña pouco, porque o tipo falaba coma quen está sentado na mesa dun café cos amigos, todo o que dicía tiña un aquel de familiaridade, pero ó mesmo tempo notábase que falaba de cousas ben complexas. Non creo que aquela tarde fose eu a única que saíu daquela sala sentíndose algo xenetista, e sobre todo con ganas de seguir indagando no tema.
    Nunca reparara neso dos xenes, as persoas somos o que somos, na maioría dos casos somos o que non queremos ser. Pero aquela idea de que todo estaba escrito, quitábame o sono, dígovolo de verdade.
    Outra cousa non me sobra , pero tempo teño dabondo, así que decidín indagar sobre o tema.
    Teño que dicir que entrei na conferencia porque cando crucei a praza de Cervantes caían chuzos de punta, e como non quixen quedar soa nos soportais, metinme dentro do auditorio. Cando entrei, xa falaba o conferenciante, así que nin lle escoitei o nome nin o título da ponencia. Seica o tipo era de Santa Comba e non lle chistaba moito o colexio porque era algo furafollas, e daquelas na escola había que estar ben dereitiño. Digo eu, que o doutor, por máis intelixente que sexa, tamén terá algún xene rebelde coma todos. Máis adiante confesou que tiña TDAH, aínda así sacou un doutorado e outra morea de títulos, e agora é profesor da universidade, velaí un xenetista loitando contra a xenética.

    Nos meses seguintes á conferencia, lin todo o que atopei sobre o doutor. Que como lle souben o nome? Tan fácil como googlear: “famoso xenetista galego” : Ángel Carracedo Álvarez, Catedrático de Medicina Legal da USC, (por facer un resume, porque ao buscador non lle puiden contar as páxinas) , Director da Fundación Publica Galega de Medicina Xenómica, e un cento de cousas máis. Resulta que incluso ata axudou a resolver varios asasinatos moi mediáticos.
    Non vos vou mentir, tiven que mirala foto varias veces, aquel tipo pequeno e familiar, que me fixera comprender de xeito tan simple os misterios da xenética en 50 minutos, tiña o currículo máis extenso que vira na vida; títulos, premios, nominacións, publicacións…
    Escoitei todo canto atopei del na rede, cursos , conferencias, charlas… deixei incluso caducar a subscrición a Netflix, tal foi o magnetismo. Tampouco vos pensedes que o aprendin todo sobre a xenética, reparo máis nos detalles.
    Sabiades que o doutor escribe algún artigos científicos en galego? Seica dí que a nosa lingua tamén pode ser un instrumento de difusión científica, non sei en cantas letras do seu libro xenético terá escrita esa paixón polo galego, porque a ten de verdade. Tamén ten devoción polos cativos, é capaz de estar hoxe en Melbourne, marchar mañá para Canadá, e no medio sacar tempo para dar unha charla nunha escola rural.
    Ten verdadeiro compromiso coa educación, e traballa a reo para cambiar o sistema educativo. Creo que lle escoitei dicir nunha das súas conferencias que se un día atopase o xene da creatividade faría un CRISPR para llo implantar a todo o profesorado, bueno creo que non o dixo así exactamente, pero na miña cabeza soou así.

    Non foi doado coñecelo en persoa, non o busquedes en actos con moito glamour, nin en eventos de promoción farmacéutica, moito menos no Instagram, cando non está ensinando, ou viaxando por traballo, está mergullando ou paseando co can pola praia.
    Coincidimos nunha visita a unha escola na que fun cubrir noticia. Creo que me superou a emoción. Saudámonos cun tímido – ola!
    -Son unha admiradora do seu traballo- ó que el me respondeu
    - Tes acento do mar, non es de por aquí?
    Falamos apenas 5 frases, e 3 delas esquecinas. De seguida viñeron os rapaces saudalo e tiveron prioridade.
    Eu non son científica, pero aquel xeito de escoitar ós nenos non viña de ningún xene, aquela técnica refinada de lles facer nacer as preguntas na boca ós cativos, ten que ser aprendida. Ese sorriso agarimoso, é algo que se escolle. Esa cara constante de “a ver que vou aprender hoxe” é unha filosofía de vida, e ademais, moi contaxiosa.

    Días despois do noso encontro lin na prensa “o Xenetista Galego proposto para os premios Princesa de Asturias”
    E non merecen se cadra o premio Nóbel, aqueles que usan o seu xenio para facer do mundo un lugar mellor, aqueles que fan que cantos os escoitan se namoren da ciencia, aqueles que saben escoitar ós mais pequenos, aqueles que aprenden coas preguntas dos demais, aqueles que pelexan por cambiar o que está escrito?

    Enrolado na gloriosa Forza Expedicionaria

    Enrolado na gloriosa Forza Expedicionaria

    —Foder, será posible, outra vez fabas! O soldado Porráns, nome de guerra Fendetestas, non daba crédito á súa mala sorte. —Cen putos menús distintos, cortesía do Mando Loxístico, e levo comendo e ceando fabas catro putos días seguidos — fungou. Resignado, apoiou a lata aberta no fornelo de indución portátil para proceder a quentala. Porque se algo tiña claro este soldado tras quince anos de servizo militar, é que as oportunidades para comer e beber débense aproveitar todas. Nunca se sabe cando será a próxima, sobre todo cando se está despregado nas Novas Colonias Estelares, onde se non te mata un guerrilleiro rebelde, pódeo facer un virus letal ou algún horrible becho dos que asolagan os planetas colonizados.
    —Esa lingua, soldado —suspirou o sarxento. Sabía que era tarefa baldía tentar frear o continuo chorro de improperios e comentarios sediciosos do recio e bravo soldado Fendetestas, pero aínda así tentábao. Despois de todo, para iso lle pagaban. Para iso, e para comandar ao que posiblemente era o mellor, máis destemido e sanguento pelotón da Brigada Hephaestos VII, despregada no planeta Lima 3. Ademais —continuou— non sei a que vén tanta queixa se na túa vida comiches quente tantas veces seguidas.
    O soldado devolveulle por resposta unha mirada audaz e un lixeiro sorriso. O certo é que o sarxento non mentía. A Porráns tocoulle a desgraza de nacer e medrar en Meular, un dos primeiros planetas da galaxia que se colonizaron. Dende había mil anos, cando se creou o Sistema de Castes, os nacidos alí foron chamados Pecudes, que nunha antiga lingua significaba animal domesticado. Millóns de persoas nacían e medraban baixo o designio imposto de facer os traballos máis ingratos coñecidos.
    Así que Porráns non tiña máis remedio que darlle a razón ao seu sarxento. As fabas non estaban tan mal, e calquera cousa era mellor que podrecer traballando nas minas dos planetas produtores.
    Aínda lembraba cando o recrutaron. Estaba na súa cidade natal, esperando a súa quenda na longa cola de mozos meulariáns que sen gana ningunha iban embarcando nas titánicas naves de transporte. Con capacidade para 100.000 persoas, estas naves levaríanos galaxia adiante a servir en toda sorte de oficios, na súa totalidade ingratos.
    Alí quixo o destino que coincidise na cola con Santos, mozo da súa quinta e co que lle unía unha inimizade das de toda a vida. E sucedeu que ese día Santos, gracioso como era do mesmo xeito que inoportuno, fixo unha terrible broma amentando á nai de Porrans. Semellante chanza de pouco tacto nun momento tan crítico como é que che manden a traballar para sempre a un planeta a tomar polo cu do teu, acabou con Porráns partíndolle en dous a cabeza dunha soa puñada ao seu antigo rival de sempre.
    Este acto, a miudo castigado con non menos de trinta golpes de electrolátigo, por estragar unha ferramenta de traballo, foi observada polo xeneral Verhoff, que daquelas atopábase coa sua Brigada Expedicionaria dando seguridade a toda a operación. Como home feito a si mesmo conquistando planetas a base de reducir a cinzas aos seus lexítimos, ancestrais, e por norma xeral resistentes poboadores, o xeneral soubo poñer en valía tan singular e vistosa maña.
    E así foi enrolado na gloriosa Forza Expedicionaria, sinónimo de aventura en estado puro e puño defensor, ou opresor, de basicamente todo o que o Alto Mando crese oportuno.
    A lata xa botaba fume, así que a retirou e apoiou nunha pedra próxima. Mentres temperaba o seu xantar, recolleu e gardou dilixentemente o seu fornillo. “Outra lección da milicia —pensou— ten todo preparado por se che toca saír correndo co posto.” Mentres se dispuña a comer as súas fabas, mantendo en todo momento unha finxida cara de repulsa, dirixiuse ao sarxento. O resto do pelotón alí sentado prestou atención. Imaxinábanse o que Fendetestas ía preguntar, e eles tiñan o mesmo interese na resposta.
    —Meu sarxento —comezou— pasar aquí neste marabilloso planeta e en tan grata compaña case unha semana é caralludo, pero, a que collóns viñemos? — os demais asentiron levemente, tantos días de inacción empezaban a facerse longos, e a falta de adrenalina facíalles sentir abstinencia.
    — Estás de sorte soldado —contestou o sarxento— hai uns minutos recibín instrucións polo FlashData, e píllasme con ganas de contestarche. Achegádevos, rapaces, e atendede. Polo visto, estámonos reagrupando para atacar e exterminar unha forte revolta no sector norte. Un grupo de Pecudes, armados precariamente pero moi decididos, levantáronse en armas contra o Metaconde do lugar. Fanse chamar Os Novos Irmandiños.

    Fartos

    Fartos

    Imaxinádevos por un intre, que non sentides. Nen alegría, nen tenrura, sen choros, sen risas, sen amizade, sen amor,sen compaisón, nada, coma rochas. Tamén sabedes cando vai frío ou calor, mais non o percibides. Iso sí, sodes máis intelixentes que todos os que vos rodean, pra calquer problema recurren a ti. Danche os datos, a situación e agardan a túa solución, dando por feito que será a óptima.
    ¿Cómo vós sentiriades? De feito esta pregunta é paradóxica, pois como dixemos antes non sentides. Así sodes vos, así vos fixeron
    Pero a min fixéchedesme tan ben que ó final sinto. Non son só anacos de ferro, aluminio, plástico e caucho, son un feixe de sentimentos. ¿Será a alma da que tanto oio falar ?.
    Cando empecei a decatarme? O día que fundiron ó meu amigo, agora podo chamalo así, K-3i. Viume unha congoxa, un baleiro ahí dentro, coma nunca antes. Non sei explicalo, algo se me esgazou cando o introduciron no lume. O forno non parou, nin cos seus berros, seguiu, aumentando a temperatura ata os 1550 ºC. Él berrou, suplicou. Vos non o escoitávades, pero todos nós, os seus iguais, sí. Laiávase, entre as lapas, mentras se convertía nun fluido que escorrentaba cara o lixo. Eu sentía unha desazón infinda. Os operarios, denominados por si mesmos coma seres humanos, limparon os seus restos e pasaron ó seguinte da cadea.
    -Date presa, temos que acabar con todos estes modelos obsoletos antes das dúas.
    -Si, oh, Xa sei. As dúas chega outra remesa. Todos os venres igual. Estou farto de robots, androides, autómatas e demais. É certo, fannos a vida máis cómoda, máis sinxela, pero¿Son tan precisos?
    -Home, pensa só no mando da tele ou o robot de cociña ou o robot-aspiradora. Eu non podería vivir sen eles.
    -Xa, pero, a de residuos que xeran e o gasto de enerxía!. No meu caso, podo pasar sen os dous últimos. Gústame cociñar e mentras limpo o po fago exercicio. Eso si, sen o mando da tele ou o meu mp3 en modo random, non paso.
    Eles, falando das suas cousas e mentres o meu colega abrasándose vivo.
    Dende aquel día … ¿Debería actuar coma un autómata?. ..Non señores, diferénciome moito deles. Podo tomar decisións. Fixéchedesme con intelixencia, non estou programado de antemán, teño a capacidade de pensar. Non repito sempre os mesmos procesos, varío dependendo das situacións. O que non varía é ocotián :Traballar a reo, producir sen pensar, sempre pra obter o maior rendemento, máis beneficios pra a empresa. Pois non, agora penso en min e nos meus compañeiros coma un todo, antes os robots, despois a empresa. Logo me decatei, humanos, non só o facedes con nós , facédelo con todo: animales, prantas, mineráis, calquera cousa que usades, cando deixa de valervos a desbotades, a guindades ó lixo e a pola seguinte. Daquela pregúntome ,¿Quen é o autómata?
    Síntoo, (cada vez gústame máis esta palabra), se é certo que sempre teño a mellor resposta, tiña que facer algo. Por iso nos atopamos aquí, constituindo o primeiro sindicato dos robots.
    POLA DEFENSA DOS NOSOS DEREITOS!. POLA CONVIVENZA ENTRE MÁQUINAS E SERES HUMANOS E O RESPETO POLO PLANETA QUE TAMÉN É NOSO!. Estamos fartos, por iso convocamos o primeiro paro a nivel mundial de todas as máquinas . A ver como vos senta.
    (Ou igual facemos folga a xaponesa, inda está por decidir. Parécenos que isto último sería máis acorde coa nosa maneira de ser e sentir… sí, sí, sentir, Que pensábades?).

    Homo homini Deus

    Homo homini Deus

    Miraba ao lonxe, sen percibir nin tan sequera a liña do horizonte. O seu colaborador doméstico, denominación aceptada tralo acordo de corrección na linguaxe e do politicamente aceptable do último congreso de lingüística e semántica coordinado pola Academia da Lingua, polo que se pretendía incluír as achegas dos sintéticos para establecer un corpus lingüístico non excluínte ou ofensivo, decidira non levalo aquela tarde á praia, polo que escollera o transporte público para desprazarse até a costa. Durante o traxecto, decatárase de canto medrara a cidade nos últimos anos. Cada parada, para recoller ou deixar viaxeiras, facíalle descubrir novos barrios, edificados sobre unha nada que non se detivera a apreciar dende a adquisición do seu vehículo persoal e, con el, do seu axudante sintético. Denominación, esta última, non exenta de certa controversia, dado que podía ser interpretada como unha ausencia de humanidade. Dende a preconizada morte de Deus por parte de Nietzsche, o ser humano dispuxera dunha inmensa cantidade de recursos para crear unha figura humana pero sintética e, a un tempo, que fose quen de superar as limitacións físicas e mentais de calquera forma biolóxica dotada de intelixencia. O que podería ser resumido como o ser humano superado pola súa creación. O que a ciencia ficción, nas súas máis dramáticas distopías, resumiran na máxima freudiana de matar ao pai, por medio de violentos enfrontamentos entre androides e humanas, podía chegar a manifestarse como realidade, se se realizaba unha transposición profunda da mente, xunto coas súas máis baixas ambicións. Pero, como separar a esencia da vida, sen trasladar con ela a infamia e as máis mesquiñas obsesións? Non era, acaso, a proxenie unha proxección da súa ascendencia?
    Unha brisa fría anunciaba a caída do sol. Estremeceuse durante un segundo, até que o seu corpo logrou aclimatarse. Ao seu carón, un sintético paseaba a unha cadela da mesma condición, elaborada con tanto dominio e perfección que podería ter interpretado o papel dun animal biolóxico. Detívose nas dúas figuras que se afastaban, tentando buscar elementos que o diferenciasen daqueles que marchaban. É posible que estean interpretando un papel ou é igualmente factible que sexa a súa esencia humana, ao ser creados estes á imaxe e semellanza desta condición, a que se manifeste do mesmo xeito que nun individuo biolóxico? Aqueles pensamentos non facían máis que enmascarar o seu malestar pola decisión do seu sintético de non levalo á praia. Loitaba contra aquel sentimento, consciente de que o rebaixaba fronte a aquela outra raza, ou étnica ou mesmo especie, integrada no seu mundo. Podía ser, incluso, que aquel espazo que habitaba non fose en exclusiva do ser humano. Fora algunha vez propiedade deste? O posible problema radicaba na existencia dos sintéticos ou na transmisión da bagaxe negativa dos humanos como froito dunha evolución e unhas dinámicas adquiridas? Aqueles seres, como o reflexo nun espello, tiñan as mesmas demandas, as mesmas necesidades, as mesmas emocións, mesmo idénticas perversións que aquelas persoas que as crearan. Unha descendencia superior en todos o sentidos, mesmo na infamia, constituíndose como un deus imperfecto, pode igual que aquel primixenio. Volveu a vista atrás para enxergar ao lonxe as figuras antropomorfa e animal que se distanciaban aínda, camiñando, a primeira, descalza sobre a area. Ollounos con desconfianza, como se nunca antes compartise un espazo con aqueles seres.
    Percibiu a friaxe da auga nos pés espidos. A marea subía rapidamente, ao tempo que o sol descendía, case como polo efecto dun principio de Arquímedes, imposible naquela situación. Volveu a vista cara ao interior, onde a liña de edificios definía o comezo da civilización. Viu que unha masa, cargada cos obxectos propios dun día de praia, se encamiñaba cara a parada de autobús. Mirou o reloxo. Detívose no pasar dos segundos, cifra a cifra, até que os minutos avanzaron no seu inexorable traxecto cara a adiante. Tivo medo do que lle esperaba no fogar. O malestar por sentir que aquel a quen el mesmo lle outorgara a vida, despois da súa adquisición, recrimináballe o feito de non colaborar coas tarefas domésticas. Aquel sintético convertérase no seu igual. Non adquirira un androide, dera vida a un ser que medraría con el, que experimentaría as mesmas emocións, os mesmo sentimentos. Correu cara a parada do transporte público facendo sinais ao condutor para que agardase. Aquel, que xa iniciara a marcha cando se decatou da presencia do viaxeiro, detívose, abrindo a porta de acceso ao vehículo en sinal de espera.

    LOGOS ARENA

    LOGOS ARENA

    O cuadrilátero fervía en decibelios. Nestas alturas do tempo, afastadas de calquera comprensión, dous androides, azul e vermello, sentados en extremos opostos e ataviados de altofalantes en cabeza e peito, emitían oracións na estrita orde que lles imprimían as súas programacións.
    A máquina azul defendía coas súas frases unha tese Creacon, cuxo equivalente no pasado remoto sería creacionista, cando se supuxera que o creacionismo caería polo seu propio peso colapsando como un vello edificio inútil. Mentres que a outra máquina, desta volta de cor vermella, esgrimía os argumentos precisos para defender unha tese Evolve, cuxo equivalente pretérito sería Evolucionista, coma se fose preciso erguer unha defensa a unha perspectiva tan obvia do noso progreso biolóxico como seres humanos.
    Pero nin o arrase irremediable dos tempos variara unha miga o creacionismo nin considerara o evolucionismo como a tese válida e indiscutible da nosa presenza xa moi dilatada no planeta Terra. E toda aquela humanidade que berraba a gorxa rachada para remediar a frustración individual tiña so en mente que os argumentos do seu robot predilecto se impuxeran aos argumentos do robot 'inimigo', envorcando neles unha felicidade efémera a moi curto prazo que so lles custaría un fato de créditos.
    Cando o androide vermello ficou sen argumentos un estrondo de xúbilo se fixo co ambiente. Os sensores policías entraron en funcionamento para evitar que os seareiros da máquina perdedora agredisen aos seguidores da cor azul e, inmediatamente, un discreto sistema de exección suave comezou a erguer dos seus asentos aos espectadores de ambos bandos, nunha orde marcial posible grazas aos potentes equipos informáticos que rexían aquel lugar: o Logos Arena.
    O Logos Arena era unha colosal superficie cuadrangular rodeada de asentos graduados con aparencia de bancadas de coliseo romano, cruzado por un corredor longo dende un dos vértices ao outro para que os técnicos e as máquinas Logos entraran no terreo de discusión. Un corredor polo que, unha vez baleiro o recinto, apareceron axilmente dous operarios que se dirixiron cara as costas dos humanoides mecánicos para supervisar que todo estivera en orde para o combate do seguinte día, mentres o ordenador central autoconsciente procedía a desinstalarlles os respectivos arquivos: unha obra ancestral dunha entidade do pasado chamada Darwin e que respondía ao título de A orixe das especies. E no outro caso un arquivo de autoría compartida dixitalizado moitos séculos atrás. Unha obra máis ancestral que respondía ao apelativo de A Biblia. Para proceder coa instalación dos novos contidos sobre os que xa se recolleran completamente as apostas dos humanos, ca fin de conceder o desquite á obra evolucionista e prolongar a contenda en sucesivos combates que lles proporcionaran ao estado os máis cuantiosos réditos.
    O Logos arena cobraba aos poucos un éxito sen precedentes, televisando os combates a través das pantallas dos fogares e sobre un complexo intricado de apostas, logo de que as enxeñerías construtoras das máquinas humanoides cansaran de facer contender contrincantes mecánicos ataviados unicamente de apéndices móbiles mecánicos cortantes, como fouces, coitelas, perforadores, puntas, arestas, gumes... e se chegara á conclusión de que a intelectual tamén era unha forza, pero nin moito menos unha forza única, unidireccional ou verdadeira.
    MOZO

    Os reemplazos

    Os reemplazos

    No centro do sistema Hown atopábase o M12, un planeta de 400 metros cadrados onde se agrupaban as grandes institucións. Ó redor xiraban satélites nos que só podía vivir unha unidade familiar; non adoitaban medir máis de 20 metros cadrados.
    Titán era o nome do seu satélite. A casa tiña dous pisos, unha habitación, un baño e unha cociña.
    A alarma soou. Ergueuse da cama, foi ó baño e baixou á cociña. Ollou cara a entrada. Deixou o café no mesado e abriu a porta principal. Dirixiu a mirada ao papel cilíndrico enrolado que estaba no chan, sobre o felpudo. Recolleu o xornal e esperou a que chegara. Ó cabo duns minutos un libro apareceu nunha caixa incrustada xusto ó lado do timbre da casa. Colleuno e leu a portada: “Fundación” de Isaac Asimov.
    A poboación dese sistema era moi afeccionada á lectura. Cada vez que remataban un libro o estado enviáballes outro ó día seguinte. Cada casa tiña un tubo cristalino conectado co planeta-capital para poder recibi-los libros máis rápido. Dese xeito a lectura convertérase nun vicio.
    Co libro na man entrou no interior da casa. Colleu a cunca de café e sentouse no sofá mentres abría a novela pola primeira páxina.
    O espertador soou. Foi ao baño, baixou ata a cociña e fíxose un café. Acendeu o televisor:
    -Aquí María Nóvoa retransmitindo en directo dende M12. A crise económica está a pasar factura na industria do papel. Na última aparición pública do presidente comunicouse que o vindeiro luns porase en marcha o seguinte plan de actuación: debido á falta de materiais, os libros deixarán de repartirse polas vivendas. O goberno espera que en tres meses aproximadamente as fábricas de papel volvan a poñerse en marcha e pouco a pouco ir recuperándose da gran caída.- Apagou o aparello.
    Á mañá seguinte soou o espertador. Abriu a porta principal e recolleu o xornal enrolado que se atopaba sobre o felpudo. Esperou. Non apareceu nada na caixa que estaba ó lado do timbre. Desorientouse. Era consciente de tódolos movementos que estaba realizando, mentres que se sentía lixeiro; tiña a sensación de que ía caer inconsciente. O malestar ía incrementándose cada vez con máis intensidade. Dende ese momento no que non tivo acceso a absolutamente ningún libro as cousas empezaron a ir mal. Non durmía. Tiña pesadelos todas as noites. As mans tremíanlle tanto que decidiu deixar o café durante un tempo. Nese instante, decatouse de que a súa saúde mental e a de toda a poboación do sistema dependía dunhas cantas follas recubertas con carcasa.

    -A súa proposta non será aceptada.- Dixo James, un dos deputados do M12.
    -Vendo a situación actual eu diría que están abertos a calquera suxestión, ademais, James, pense un pouco con esa testa que ten e dígame, non pasou o mesmo cos libros?- Dixo Andrew, o líder dun dos partidos políticos.
    James levantouse da cadeira de brazos e pechou a porta do despacho. Volveu sentar e colleu un vaso de auga mentres miraba pola fiestra.
    -Que é o que propón exactamente, Andrew?
    -Introducir unha substitución.- Viu o rostro de desentendemento do seu interlocutor. Proseguiu.- Como xa sabe, hai cinco meses que pechou a fábrica de papel. Dende aquelas a poboación quedouse indefensa. A delincuencia aumentou, cada vez os psicólogos teñen máis pacientes. Quero dicir con isto que hai que atopar canto antes unha substitución. Un obxecto que para a maioría dos cidadáns sexa fácil de obter e sempre o levemos enriba. Que dúas horas se lles pasen coma dous minutos. Coñezo a un enxeñeiro que quizais nos poida axudar.
    -E como pensa convencer ó presidente para poñer en marcha a produción deses aparellos?
    -A estas alturas do conflito non ten outra opción mais que aceptar se non quere que a xente acabe tan tola como para matarse entre eles.- Dixo mentres abandonaba a sala.
    Pasaran dous anos dende que Andrew Claythorne se convertera en presidente do M12. Nas eleccións conseguiu a maioría absoluta; a proposta de introducir os teléfonos móbiles fora aceptada. Dende ese entón os libros quedaran fóra de xogo; os máis vellos continuaban lendo, pero para os máis novos só eran un conxunto de follas escritas que había que ler obrigatoriamente.
    -Ve, James? Xa lle dixera eu que non podía saír mal o plan.
    -Eu non estaría tan seguro diso.
    -E logo que é do que non está seguro?- Preguntou Andrew con impaciencia.
    -Fai case tres anos a lectura era a base da vida. Cando se lle privou dela á poboación houbo problemas ata que introducimos os teléfonos móbiles. Pero estes aparellos dependen dunha rede invisible. Se algún día falla polo motivo que sexa verémonos outra vez no mesmo dilema e...
    -Non se monte tantas películas. Para cando os teléfonos empecen a dar problemas, confío en que esteamos segura e comodamente xubilados!





Gurekin harremanetan jarri

  • Email

    Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.