Istorioak

  • HELDUAK

    Amets egiten

    Amets egiten

    Txikitatik jakin izan dut: ama izan nahi dut. Horrexegatik, oso adi egon nintzen zikoinako ipuina kontatu zidatenean lehendabiziko aldiz, “Gure gorputza” izeneko liburua oparitu zidatenean ondoren, eta azkenik eskolako anatomiako saioetan. Dena prest, beraz. Momentua iritsiko zenean, jakingo nuke zer eta nola egin.

    Urte ugari ondoren, momentua iritsi da. Bikotekide maitakorra eta egonkorra aurkitu dut eta saiatu egin gara. Ez dugu lehenengo saiakeran lortu, bistan da. Berriz saiatu gara, eta ezer ez. Berriz ere saiatu, berriz ere huts egin. Hilabeteak pasa orduko, ginekologoenera noa, kezkaturik. Badator zaplastekoa: ez naiz hain emakume emankorra.

    Frogak hasi dira. Odol, gernu, hormona, zelula eta DNA analisiak. Anatomiako liburuetan agertzen ez ziren hitzak ikasi behar izan ditut: ekografia, zitologia, histeroskopia, erresonantzia, biopsia, histerosalpingografia, laparoscopia. Pijama urdindunek nire gorputza miatzen dute, ni ohetilan etzanda. Xiringen, orratzen eta kamaren festibal horretan, laginak hartu eta aztertzera bidaltzen dituzte. Gizakia ala laborategiko sagua al naiz? Jarraitzeko, diagnostikoen turrusta: hormonen desoreka, endometriosia, hidrosalpinx. Agian erreserba obariko baxua ere bai. Diagnostiko bakarra nahikoa ez balitz bezala.

    “Lasai egon, tratamenduak badaude”, diote bata zuridunek. Bikotekideari begietara begira, ez dakigu ea ongi ulertu dugun. Hala ere, aurrera. PCR negatibo eman, tratamenduari ekin. Ebakuntza-gela hotz eta esterilizatuan sartu eta “Aupa neska, bikain ari zara” diote pijama urdindun eta arrosadunek. Berriz ohatilan, erdi biluzik, bakarrik. Berriz orratzez eta xiringaz josita. Lokartzen naute. Esnatzerakoan, ez zait iruditzen bikain ari naizenik. Mina dut, gorputzan ebakuntzagatik, eta bihotzean beste arrazoi batengatik: antzua naiz, behin betiko. Ezin izango dut haurdun egon batadunen laguntzarik gabe.

    “Ebakuntza bikain atera da. Obarioen estimulazioarekin has gaitezke”. Berri on bat, azkenean. Ala ez hain berri txarra, hobeto esanda. “Tratamendu hormonalarekin hasiko gara, talde multidiziplinar baten laguntzarekin”. Endokrinologo, nutrizionista eta psikologoari buruz ari da. Berri ona, ezta? Bakar bakarrik sentitzen naiz eta.

    “Tratamendua ongi doa, obarioak prest daude. Egindako esfortzuak nabari dira. Orain obulo-ateratzearekin jarraitu dezakegu, eta in-vitroari ekin”. PCR negatibo eman, obuloak atera. In-vitroa martxan dago, eta enbrioiak azkenean prest. Ebakuntza-gela hotz eta esterilizatuan sartu. Xiringen festibala berriz. “Dena ongi joan da”, dio pijama berdedunak, baina begiekin kezka mezua bidaltzen dio pijama urdindunari. Zer gertatzen da oraingoan? Zergatik ez dit inork ezer esaten? Pijama urdinduna ohartu da ohartu naizela, eta bihotzetik ateratzen zaion ahots gozoenarekin botatzen dit belarrira: “Lasai egon, ez dira atera espero genuen bezain beste enbrioi bideragarri, baina ez du inporta; bakarrik enbrioi on bat lortzearekin, nahikoa da”. Itxaropenez betetako hitz horiei eusten diet negargura kontzen dudan bitartean.

    Egunak itxaron. Haurdunaldi froga etxean egin. Hiru minutu luze. Pultso neuronalek argiaren abiadurarekin zeharkatzen dute garuna eta bihotzen taupadek saihetsak apurtzeko saiakera egiten ari dira. Bakarrik enbrioi on bat lortzearekin, nahikoa da. Erlojua begiratu, hiru minutu azkenean. Negatiboa. Ez ez, PCR-a da negatibo eman behar duen froga. Froga hau ez! Ez da posible… Dena egin dut ondo, bikain ibili naiz. Esan didaten guztia egin dut. Ez dut ezer ulertzen.

    Egunak igaro dira eta hutsunea baino ez dut sentitzen. Dolua egin behar dudala esan didate gertukoek, baina nebulosa batean nago, ez dut ongi ulertzen esaten didatena. Bikotekidea ni animatzen saiatzen da, nahiz eta berak ere nik sentitzen dudana sentitu. Elkarrekin itzuli gara ginekologoaren kontsultara. Itxaron gelan gaudela, pentsatzen hasten naiz. Ez dakit zer esango digun. Agian zerbait hobe egin nezakeela leporatuko dit? Ez, hori nik neuk leporatzen diot nire buruari. Beldurrak irentsi eta kontsultan sartzen gara. Gorputzan gelditzen zaidan indar apurrarekin, bata zuridunaren begietara begiratzen ausartzen naiz. Begirada bat, milioi bat hitz. Hurbiltzen zaigu, ezer esan gabe, eta bere besoetan jasotzen gaitu. Une horretan COVID-19ak ez du axola eta estutu egiten gaitu. Orduan konturatzen naiz berak ere guk senan dugun sentimentu latza bera garatu duela. Malkoak ere badaude, auskalo norenak. Denonak. Besarkada askatzen dugu eta esertzen gara. “Oraindik aukerak badaude; nahi izanez gero, prozesua errepikatu dezakezue”. Etxera goaz, lorik ez, eta goizean erabakia hartzen dugu: aurrera.

    Berriz hasten dugu zikloa. Zikloa baino, espirala ematen du. Bertan beherantz, iluntasunerantz noa, umerik gabe ematen dudan egun bakoitzean sakonago. Nire inguruko jendea ohartu egiten da, langile batadun eta pijamadunak ere bai. Estimulazio hormonalarekin hasterakoan, ginegologoa eta psikologoa hurbildu egiten zaizkit: “Egon lasai. Hemen gaude, zu eusteko”.

    In-vitro fekundazioa, bigarren aldiz. Oraingoan ez dut etxeko haurdunaldi frogarik egin nahi, ez dut sinisten haurdun egon naitekeenik. Horren triste nago non gorputza gaixotzen hasten zaidan. Txikitan bezala, arimako minarekin batera, tripa ere kexaka. Egunero nauseak okerrago... Egunero nauseak okerrago?

    Ginekologoarenera goaz. Ohetilan etzanda nagoela, denak ekografoari so, medikuaren eta erizainen irrifarreak erraldoiak dira. “Enbrioi on bat lortzearekin nahikoa izan da!”.
    Bata eta pijama koloredunen taldearen laguntza ere bai. Ez dut zalantzarik: beraiena bezain gurea izango da gure Amets.

    BASERRIA 2200

    BASERRIA 2200

    Azkenik iritsi zen arroza biltzeko traktore berria, bizi osoa neraman baserrian lanean baina sekula ez nuen horrelako tramankulu arrarorik ikusi. Nire anaia oso gustura zegoen, aste oso bat eman zuen traktorearen saltzailearekin hizketan: modeloa, maneiua, eta sekula entzun ez nuen hitza… sinkronizazioa.

    Kanpotik traktore bikaina zirudien, aurrekoa baino handiago eta saltzailearen arabera, bi aldiz efizienteagoa. Baina traktore hark, ez zeukan bolanterik, ezta azeleregailurik, ez bestelako gidatzeko gailurik. Aurreko aldean, soilik bi eskularru sentsorial zeuzkan… barneanldea kable sinaptiko finez beteriko eskularru beltzak ziren. Saltzailearen arabera, “gizakia eta makinaren arteko sinkronizazio optimoa eskaintzen zuen gidatzeko modu berria” zen.

    Nire anaia irrikaz sartu zen traktore berrian eta bi eskularruak jantzi zituen, eskularru hauek hatzetako nerbio amaierarekin batzen ziren harizpi digitalak omen zituzten, hatzen mugimendu txikiekin traktore osoaren kontrola ematen zuena, nere anaiaren esanetan, gidatzean traktorea sentitzeko gai zen eta lanaren osteko nekearen arazorik gabe, honela ordu gehiagoz lan egin ahal zuen.

    Lehen frogak egin genituen eta harrigarria zen, nere anaia, traktoreak zapaltzen zituen harri eta zulo guztiak nabaritzeko gai zen bere eskuetan, uzta bilketan jasotzen zituen pisuak traktoreari lotutako betaurreko batzuetan agertzen ziren eta traktoreak zituen arazo mekanikoak "sentitzeko" gai zen, bere esanetan, min moduko bat sentitzen omen zuen. Arraroa zen, oso arraroa.

    Asteak pasa ahala, nire anaiaren maneiua gero eta hobea zen, gure arroz ekoizpena bikoiztu egin zen, baina gure bizimodua erabat aldatu zen. Anaiak egun osoa ematen zuen traktorearen barruan lan eta lan irrifarre inozo batekin eta nekearen arrastorik gabe. Nik jada ez nuen uzta bilketan laguntzen, anaia eta bere traktorea nahikoa ziren horretarako, eguna fakturak prestatzen eta lehiotik traktorearen gora beherak ikusten igarotzen nuen. Ondo zijoan gure ekoizpena, baina urtebetera arazoak etorri ziren.

    Gure baserri txikian bigarren inbertsio bat egiteko prest geunden urte horretan, eta traktore berriak eman zigun emaitza onak ikusita, bigarren belaunaldiko traktore bat ekartzea erabaki genuen.

    Aurrekoa arraroa bazen, honek ez zeukan deskribatzeko hitzik. Sei gurpileko traktorea zen, olagarro besoen moduko uzta bilketarako gailuekin hornituta. Traktore bikaina, baina ezinegona ematen zidan… gidaria esertzeko ez zeukan lekurik. Uurrutiko kontrolekoa zela pentsatu nuen hasieran, baina ez, gidaria beharrezkoa zen eta berarentzat lekua bat zegoen aurrekaldean, “murgilketa bidezko maneiua” deitzen zitzaion eta piszina esferiko itxi bat zen.

    Nire anaiak, irrikitan, arropa guztiak kendu zituen eta tanke bateko gidari moduan, esferaren goiko lehiatila bat ireki eta urez goraino betetako piszina erraldoi hartara sartu zen, gero oxigeno tutua ahoan ipini, murgildu eta goiko tapa itxi zuen guztiz.

    Bigarren belaunaldiko traktore hauek, gidaria esfera hartako ur epel eta goxo batean zeramaten. Likido ura nano robot eta nano-zuntzez beterik zegoen, eta gidariaren hatz, begi, bizkar hezur eta gorputzeko puntu ezberdinetako nerbio amaieretan lotzen ziren, suge fin batzuk bailiren, azalean eta nerbio sistema zentralean zehar barneratuz… gidariaren eta traktorearen zentzumen guztiak lortuz, gidaria eta traktorea, bat eginez.

    Horrez gain, gidariak ahots kordetara zijoazten nano-zuntzen bidez hitzegin ahal zuen, beharrezko hitzak esan eta traktorearen albo batean zegoen bozgorailu batetik erreproduzitzen ziren bere hitzak, metalezko ahots arraro batekin. Bazirudien traktore hura bizirik zegoela.

    Hilabeteak pasa ziren, nire anaiak jada ez zuen jaten. Egun osoa traktorean murgilduta eramaten zuen, lana amaitu ostean pasio luzeak ematen zituen traktorearen barruan eta gauean garajean sarztean traktoretik irten, lehortu, eta glukosazko hiru tutu injektatzen zituen afalritarako, bi ordu lo egin eta berriro traktorean murgiltzen zen gau osoan zehar. Nire ohetik traktorearen run-runa entzuten nuen, nire anaiaren arnasarekin erritmo berean zijoan.

    Gau batean garajeko zaratek esnatu ninduten, anaia ez zegoen bere ohean. Garajera jaitsi nintzen nire eskopeta hartuta. Garajea hutsik zegoen, traktorea falta zen. Gau euritsua zen eta erraz atzeman nituen traktorearen arrastoak garajetik basorantz urruntzen. Linterna bat hartu eta arrastoak jarraitu nituen.

    Basoaren soilune batera iritsi nintzen, lau traktore ikusi nituen zirkuluan bilera baten moduan, gure traktorea hantxe zegoen, barruan nire anaia zuela noski. Jarraian, bileraren erdira gizon bat sartu zen, eskuetan traktore-oilo poto bat zuelarik. Gizona tunika zuri baten moduko batekin goitik behera estalia zegoen, erritual bat zen. Oliotan hatza sartu eta traktore bakoitzari marrazkiak egin zizkien, behin eta berriz hau errepikatzen zuelarik: “Haragia ahula da, burdina betirako da”. “Gaur zuen haragizko gorputza utzi eta burdinezko izakiak izango zarete!!!” eta soldadurazko gailu eramangarri batekin, banan-banan, traktoreen gidariaren sarrera lehilatilak soldatu zituen betirako. Ostean guztiak batera alde egin zuten.

    Bi egun geroago, komisaldegian bi polizia elkarrekin hizketan zeuden.

    - Eta garaje handi hartako atea ireki genuenean... hantxe topatu genituen traktore haiek geldirik.
    - Eta zoroa?
    - Bertan zegoen. Argala, tunika zuri zikin batekin traktore haien artean ukenduak igurtzitzen, gurpilak puztutzen, hitz goxoak esaten bere kumetxoak bailiren. Hartu eta hospitalean sartu zuten zuzenean.
    - Egia al da traktorearen bakoitzaren barrenean gorpu bat zegoela?
    - Bai. Gizarajo haiei batenbatek gidariaren sarrera soldatu zien, zoroa izango zen. Hantxe hil ziren, ezin ateraz eta jan-edanik gabe. A ze kiratsa soldadura kendu eta esfera haiek ireki genituenean!
    - Hildakoek familiarik ez al zuten?
    - Soilik batek, anaia bat, inguruko arroz ekoizpen bat zuten elkarrekin, baina ez dago anaiaren berirrik, baserria aspaldian utzirik omen dago.

    Itsas zaldian trostaka

    Itsas zaldian trostaka

    100.000 milioetako bat naiz ni. Bihurri eta jostaria, beti elkarri kitzikatzen egoten garen horietako bat naiz ni. 100.000 ahizpekin batera, itsasoko likitsa eta olatuen joan-etorri etengabea maite dugu eta, horregatik, itsas-zaldiaren brankiatan bizi gara. Denak lo daudenean, arnasa hartu eta igerian egiten dut nik eta besteak. Batez ere atzerantz igeri egitea gustatzen zaigu: gibelera, urrunera, behera, sakonera igeri egitea: gorputz atal denak atzera luzatuz, atzean dagoen hori harrapatu nahiko bagenu bezala. Ez da hori, hain justu, zuek gizakiek azkenaldian egiten duzuena (akaso inoiz begiratu al duzue gehiegi sakoneran?), urrun eta sakon begiratu, atzean utzitakoa harrapatzen saiatu; jendeak nahiago du aurrera begiratu, gelditu gabe aurrera jo, aitzinera so, abantzura segi… Finean, gehiegi pentsatu gabe progresuaren uretan murgildu, nahasmendurik eta minik ekarriko ez duen ur gardenetan murgildu. Oraindik ez dut ulertzen zer dela eta nahiago duzuen aurrera igeri egitea atzera baino, goxo-goxo egoten da-eta guregana zatozenean! Itsasoan buruz behera jartzean bezala, gorputza solte, edonora iritsiko zarenaren sentsazioak hartzen zaituenean bezalaxe...

    100.000 milio baino gehiagoko familia osatzen dugu, bai, baina bakoitza berera doa hemen. Soilik egun handitan elkartzen gara eta ene, hau festa denak dantzan eta igerian eta solasean hastean… Egun handi horietako bakoitzean, familia handiko familia txikiagoek azaldu egiten duten zertan ibili diren azkenaldian, zerk kezkatzen dituen, zer gogoratzen duten. Adibidez, gutako batzuek maite dute txikitan aitona-amonen etxeak zuen usaina gorde eta gogoratzea, edo ekaitza egin berritan sortzen zen usaina atxiki eta gerora gogoratzea: ongi gordetzen dituzte itsas-zaldiaren ertz batean, eta, halako egun handietan, berreskuratu egiten dituzte usainok zuentzat. Gutako beste batzuek maite dugu entzutea, txikitan izkin batean egindako negar-zotina, udako kontzertuko musika edota gauetan, herrian, hontzak egiten duen ulua. Gutako beste batzuek gogoratzen dituzte azal iluneko lagunaren laztana, gabonetako jantziaren ehundura, joan zitzaigun Txikiren ilearen orrazkera… Eta horrela gertatu zaizkigun gauza guztiekin: guk gordetzen eta sailkatzen ditugu gero zuek, familia osoa elkartzen garen egunetan (zeinek bat egiten duten malenkoniatsu jartzen zareten egunekin), gogora ditzazuen: usainak gogoratzen dituzten ahizpak beretik jartzen dute, soinuak gogoratzen dituztenek beretik, eta horrela ahizpa guztiek zatika gogoratzen dutena bateratu eta zuek izango duzuen oroitzapena berreraikitzen dugu, iraganean gertatutako horrekin ahalik eta antza handiena izan eta ahalik eta gertuen izan dezazuen oroitzapena.

    Baina kontuz, jostariak bezain iruzurgileak baikara gu, zeren igeri egitea maite dugu ito-pasadak egitea bezainbeste, egia bezainbeste maite dugulako iruzurra: ikusten duguna zoko honetan, entzuten duguna beste horretan, ukitzen duguna urruneko zoko hartan: disekatu egiten ditugu oroitzapenak, eta gero, berreraiki egiten ditugu zuk osotasunean gogoratzeko. Baina baliteke gutako batek akats egitea (batzuetan nahita, besteetan nahigabe) eta data okerra gogoratzea, edo emozio okerra gogoratzea, edo lagun okerra gogoratzea: eta ez izatea zu txakurra laztantzen duena, edo usaina ez izan aitona-amonera, edo txikitako musu hori ez izatea zuk imajina bezain miragarria, edo are! Ahaztu izana nagusiaren errieta hura… Bai, guri esker egin dezakezu igeri memoriaren itsasoan. Hala ere, batzuetan itsaso horrek basamortu itxura hartzen du, eta basamortuetan nola, oasi lasaigarriak direla uste dugun horiek ez dira ispilatze hutsa baino.

    Agian nahiago duzu kontatzen dizudan hau betirako ahaztea eta itsas-zaldia den hipokanpoan gauden neuronen jolas apetatsuaz disfrutatzen jarraitzea, batzuetan tranpa egiten dugula ahaztuz… Beraz, ez dut inon gordeko testu hau irakurri duzunaren oroitzapena ;)

    Marketing

    Marketing

    Bizkarrak min ematen zion, azken urteetan bezala. Adinak ez zuen barkatzen, eta goizero gogora zekarkion gero eta denbora gutxiago geratzen zitzaiola. Soluzio bat behar zuen, bere arazo nagusienari irtenbidea emango zion zerbait.
    –Zerbait lortu al duzu? –galdetu zion Thomas-i. Bera bezain nagusia zen arren, oraindik Tim deitzen zion, akaso bere nagusitasun mentala azpimarratzeko-edo.
    –Ideia berri bat dut, Isaac...
    –Tim!
    –Barkatu! Ideia berri bat dut, sir Isaac...
    –Horrela hobeto. Horrenbeste urte batera eta oraindik halakoak ahazteak ez du barkamenik!
    –Bai, bai, arrazoi... Kontua da ideia honi bueltaka nabilela, eta bestelakoak ahazten zaizkidala. Uste dut honekin bete-betean asmatuko dugula!
    –Ea behingoz zuzen zabiltzan. Bota.
    Isaac eseri egin zen bere zerbitzariaren istorioaren zain. Honek prestatutako gosaria dastatuko zuen bitartean, nahiz eta aldi berean beldur zen, entzungo zuenak dastamena urratuko ez ote zion beldur. “Ezin zerbitzari eta langile hauengan itxaropenik jarri” pentsatu zuen berekiko, “azkenean dena nik egin behar”.
    Tim zutik mantendu zen, bere istorioari garrantzi gehiago eman nahian.
    –Duela gutxi berriak heldu dira Afrikatik –hasi zen–. Namibiako iparraldetik, hain zuzen ere. Han elefanteak ehizatzen dituzten gizonek eman diguten informazioak piztu dit ideia hau. Antza, elefante zaharrak aurkitzea espero zuten ehiztari hauek, zaharrak eta hildakoak. Adarrak modu erraz batean lortuko zituztela espero zuten...
    –Tim, arren! Elefanteek ez dute adarrik! Letaginak dira!
    –Arrazoi duzu! Barkatu, sir Isaac, nire errua izan da!
    –Jarraitu.
    –A-ados... Kontua da, ez omen dutela gorpurik aurkitu. Animali helduak desagertu egiten dira, eta ezin inon aurkitu. Bertakoek ez dituzte akabatzen ezta jaten ere ez, beraz gure ehiztariek ez zekiten nora zihoazen animali eder hauek beraien bizitzaren azken urteetan.
    –Tim... Zer zerikusi du honek nire arazoarekin?!?
    –Orain heltzen da horren soluzioa, sir. Nagusi egiten direnean, elefanteek ezin dute beraien tronpa gaztetan bezala mugitu, indarra falta zaie. Ondorioz, ura edatera joaten direnean, lakuen ertzetik ezin dute edan, beraien tronpa luzatuz; lakuaren barrenera egin behar dute, zuzenean ahoarekin edateko. Eta han lurrak zingiratsuak dira, hondarrezkoak sarri, eta beraien pisuak hondoratu egiten ditu animaliak. Laku eta ibai sakonetan hiltzen dira elefanteak, eta horregatik ez dituzte haien gorpuak aurkitzen. Grabitateak hiltzen ditu, sir! Grabitatearen efektu ageriko eta argi bat da!! Sir, elefanteen istorio hau erabili dezakezu zure teoria publikoarengana helarazteko! Oso gertaera erraza da, edonork ulertzeko modukoa!!
    Isaac isilik geratu zen. Begiak itxi zituen, hatzamarrak sudur eta bekainen arteko puntuan jarri, eta arnasa sakon hartu zuen.
    –Tim... –esan zuen gero, lasaitasuna ahal zuen moduan mantenduz–. Tim, zelan arraio azalduko dut grabitatearen teoria elefante bat erabiliz?!? Akaso zuk ikusi al duzu inoiz elefanteren bat? Akaso uste duzu kaleko jendeak, langileak, etxeko andreek, politikoek, egunkariak idazten dituztenek, grabitatea beraien gertuko zerbait bezala sentituko dutela elefanteen istorio batengatik?!?!? Mesedez! Gertuko zerbait behar dut, eguneroko zerbait! Nire teoria itzela da, mundua eta bizitza aldatuko ditu; baina Historiara pasatzeko eguneroko zerbait behar dut, publikoak erraz identifikatuko duen zerbait!! Ez ditut ekuazio zailak eta ulertezinak behar, baina ezta Afrikako kontuak, beraien eguneroko bizitzako zerbait baizik! Betirako oroitu nazaten, nire teoria gertuko modu batean aurkeztu behar dut!
    Tim isilik geratu zen, burumakur, bere nagusiaren ohiko haserrearen beldur.
    Isaac, bitartean, sagar bat jateari ekin zion.

    Rosy

    Rosy

    Gustuko ez duzun izena, txutxu-mutxuka. Iskina guztietan barrena. Egun eta gau. Ezker eta eskuin.

    Zientzietako historian ahaztutako emakume aitzindaria.

    ADN kate egituraren aurkitzaileetako bat. Meritu gutxi jasota ordea. Izkutuan, isilpean, inork jakin gabe.

    Beste garai batetako emakume trebea. Ahalmentsua biologia, kimika eta fisikaren arloan.

    Jokalari ausarta, haren jokaldia mehatxatuta egon arren.

    Jakinduriaz esku beteta, eskuak lotuta ordea. Lankideen eskupetik.

    ADNaren bigarren mailako egituraren eta adenina (A), guanina (G), zitosina (C) eta timina (T) letra zopa salsaren erdian, baina era berean, salsatik baztertuta.

    Haren lana eskuz esku joanda, baina berarentzat esku hutsik.

    X izpien difrakzio-metodoa erabilita, helize bikoitzaren eta beraz, DNAren egituraren bizkarrezurra sumatu, 51. argazki famatuari esker.

    Jakinduria eskutik eramanda, baina lankideengandik bizkarretik erasoa jasota.

    Watson, Crick eta Wilkinsek aurrea hartu zioten. Onarpenik gabe eta eskuak garbituta.

    Mende okerrean jaio izan zenekoa, gaur egun Nobel saria esku tartean izango zuena haren bizitza hain motza izan ez balitz.

    ADNak beraz, emakume izena izan beharko luke. Burdina gorian eskuetan hartu eta Rosy ez, barkatu. Lau haizeetara eta bihotza eskuan. Rosalind da. Rosalind Franklin.

    ...

    1962ko abenduaren 10ean.

    Jaun-andereok. Lehenik eta behin, eskerrak eman nahi dizkiot Karolinska institutoari, Wilkins doktorearekin batera fisiologia eta medikuntza arloko Nobel saria jasotzeagatik.

    Hala ere badira beste hainbat jakitun aurkikuntza honetan parte hartu izan dutenak. Horixe dela eta nire esker onak eman nahi dizkiet bihotz-bihotzez; Chargaff, Watson, Crick eta Gosling zientzialariei hain zuzen ere. Haien aurkikuntzak nire lanaren oinarri garrantzitsuak izan baitira. Nire oinarrizko ikerketetan, bakoitzak era desberdinean lagundu izan baitu nire ikerlanen puntu garrantzitsu askoren iradoki izateko.

    Nire brindisa beraz, zientzietako gizon eta emakumeen arteko senidetasunarengatik izango da.

    R. Franklin













    GAZTEAK

    112

    112

    Munduan beste asko bezala, betidanik gustatu izan zait jendea laguntzea, beti gustatu izan zaizkit medikuarekin zerikusia duten filmak ikustea. Ez dakit badakizuen baina, nire izena Miren da eta Zumaian bizi naiz. Lehenengo batxilergoan nago eta batxilergoa bukatzean medikua izatea da nire nahia, irakasleak esaten digu medikuntzan atal asko daudela baina nik, neurologo nahi dut izan. Udara honetan, bihartik hasita lehen sorospenetako titulua aterako dut edo hobe esan da ateratzen saiatuko naiz.

    Gaur nire lehen eguna da udaleku hauetan, oso urduri nago. Gau osoan ez dut lorik egin, gainera Pcr bat egin digute eta hor “ondorioeztazina” eman dut. Horrek asko urduritu nau baina zortekoa ni, berriro egin didate eta “negatibo” eman dut, eskerrak!! Udaleku hauek Zarautzen egin behar ditut, horregatik goizero goizero trenean joan behar naiz nire lagun Enekorekin batera. Enekok ni baino gehiago dakiela uste dut, baina elkar lagunduko gara.

    Atetik sartu naizenean ikusi dut Mikel zegoela. Mikel gure eskolara Lehen sorospenak ematera etortzen den irakaslea da. Jatorra da, baina batzuetan beldurra ematen dit. Gaur esan diguna eskolan emandakoaren berdina ez esateko, antzekoa zen. BAE112S, hau da, Babestu, Abisatu, Ebaluatu, 112, Sorostu. Gaurko klasea nahiko erreza eta lagungarria egin zait. Ea biharkoa nola izango den. Mikelek esan du aste honetako klaseak teoria izango direla eta gero hasiko garela praktikoarekin. Etxera iritsi naizen bezalaxe hondartzara joan naiz Eneko eta Maddirekin. Uretatik nahiko urruti eseri gara horrela, distantziak hobeto mantendu ditzakegulako. Gugandik gertu neska bat dago eta Maddik esan du bere nebaren klasean zegoela pasa den urtean eta bulimia, Ane dela esan du. Oso argala dago, gehiegi agian. Nik uste bere gurasoekin hitz egin beharko genukeela baina Maddik esan du bere gurasoak ere oso arduratuta daudela eta astean bi aldiz psikologoa ikustera joaten dela Ane.

    Iada, 2 aste goaz etortzen trenez udalekuetara. Oso pozik joaten naiz egunero zerbait berria ikasten dudalako, gogoko dut. Gaur ez dakizue zer gertatu zaidan: 13:30-ak ziren eta udalekuetatik etxera joateko ordua zela esan digu Mikelek. Eneko eta biok trenera joan gara poz-pozik gaur zer gauza ikasi ditugun esaten elkarri. Trena Zumaian geratu denean, Ane ikusi dugu, eta bere ondoan bizikleta bat zegoen. Eneko eta biok korrika joan gara bera laguntzera, Enekok Mikelek esandakoa praktikan jarri du: BAE112S. Bitartean ni neu, ingurua eta biktima zaindu ditut. Oso urduri jarri naiz, aldiz Eneko oso lasai ikusi dut. 112ra deitu dut. Enekok esan dit iktusaren sintomak dituela, hau da, hitz-egiteko zailtasunak, buruko-min handia, indar falta, orduan nik hauek esan dizkiot harremanetan jarri naizen medikuari.

    Istripua gertatu zenetik, azkenaldian, urduritasunarekin ez dut lorik egin. Gaur larunbata da, zorionez, eta hondartzara joateko plana egin dugu. Gaur ere, Eneko, Maddi eta ni geratu gara, gure beste lagun guztiak oporretara joan direlako. Maddiri zer gertatu zitzaigun azaldu diogu eta esan digu iktusa izan zuela Anek. Enekok galdetu dio ea ba al dakien hobeto dagoen eta esan digu unitate intentsiboan dagoela eta medikuek esan diotela itxura ona duela eta aurrera jarraituko duela, zorionez.


    Gaur eskolan hasi gara eta Ane guregana etorri da eskerrak ematera, ongi atera delako dena. Oso eskertuta zegoen eta gu bera horrela ikustean asko poztu gara. Gainera esan digu gaur egun, jaten duena ez duela botatzen eta bulimia gainditzen ari dela!!

    Ahaztu zait esatea: Enekok eta nik titulua atera dugu!!

    Australia 2094

    Australia 2094

    Australia 2094

    Jada bidai askoren saiakera egin da ilargira eta batzuk ondo atera dira. Nik eta nire inbestigatzaile taldeak frogatu nahi duguna da ilargian bizitzea posiblea izango zen ala ez. Nire empresak, ¨SpaceTechnology¨-k, planteatutako fibrazko jantzi espezialekin.

    Atzo ofizinetara sartu nintzen eta bero asko egiten zuen eta denak beraien tokietatik mugitzen ari ziren jira eta bueltaka lehio baten bila. Nire alaba, Samantha Maguire, etorri zen proiektuari buruz hitz egitera. Berak ez zuen posible ikusten ilargian bizitzeko ahalmena dugunik, ez dagoelako grabitaterik eta eta arnasa hartzea problema larri bat izango zelako trajea hautsiz gero; gainera ez zekien zein igoko zen, ez nuen boluntariorik eta ordun nere alabari esan nion:
    -Ni neu joango naiz ordun.
    -Zer esaten hari zara, burutik jota al zaude?-esan zidan modu oso basatian.
    -Berdin dit zer esaten didazun, inork ez badu nahi egin ni neu joango naiz.
    -Zergatik ez duzu bertan bera usten proiektua eta beste batekin hasi, inorri ez zaio inporta ea ilargian bizi daiteken baio edo ez.
    -Ez dut inoiz lagako proiektu hau bertan bera, txikia nintzenetik eduki dut ideia hau buruan eta aurrera jarraituko dut proiektuarekin bai edo bai.

    Enpresako guztiei galdetu nien ea prest egongo ziren ilargira joateko eta denek ezezkoa esan zidaten eta guztiei esan nien ni joango nintzela, guztiek ea burutik jota nengoen galdetu zidaten eta nik nere txikitako ametsa zela esan nien eta joan egin nintzen. Hurrengo egunean esnatu nintzenean enpresako guztiek esan zidaten lagundu egingo zidatela eta poza eman zidan hori entzutea.

    3 hilabeteko lan gogorra izan zen trajeekin pruebak egiten eta ilargira joateko garraioa prestatzen. Garraioa prestatzea oso zaila izan zen ilargiko presioari aurre egin beharko ziolako eta bitartez ezin zuelako izan oso astuna.

    Iritsi zen eguna 2094ko apirilaren 4a, Australia (Sidney), lehenengo aldia izango zen horrelako bidai bat egiten dudana eta espero dut ez izatea azkena. Trajea jantzita nuen eta aurrean nuen erabiliko nuen garraioa. Nire alaba nirena etorri zen eta lehengoko liskarrarengatik barkatzeko esan zidan ez zuela ulertzen nik ilargira joan nahi izatea, baina orain ulertzen duela esan dit. Goizeko 11:23 ziren eta 12:00etan abiatu behar ginen denei agur bat eman nien eta espazio-ontzian sartu nintzen. Ilargirako bidean negoen, ez nuen sinisten, dena ikusten nuen alboan nuen lehio txiki batetik eta bat-batean zorabiatu egin nintzen. Esnatu nintzenerako ilargian nengoen eta behetik nire enpresako teknikoak nirekin hitzegiten ari ziren planeten arteko mugikorrarekin; planeten arteko mugikorra nire enpresak asmatu zuen planeta batetik bestera hitz egiteko balio zuen. Ilargian oinez negoen eta ez nuen sinisten, ilargi guztia esploratu nuen ikusi nuen ea bizitzeko gai izango ginen hor. Ikusten nuenez ahalko zen bizi ni nengoen bezala, trajearekin eta garraio berezi batekin. Orduan nire enpresakoei esaten saiatu nintzen mugikorretik, baina inork ez zuen erantzuten eta pantaila itzalia zuen, konpontzen saiatu nintzen baina ezinezkoa zen. Bakarrik geratu nintzen ilargia nola bueltatu jakin gabe, nik jada uste nuen hori zela nire amaiera ez nuela lortuko Lurrera berriz iristea baina horrelako gauzak pentsatzen jardun beharrean plan bat pentsatzen jardun nintzen. Pentsatu nuen ea zer zegoen ilargian eta segituan etorri zitzaidan satelitea burura, laguntza idazte banuen ilargiaren lurrazalean sateliteren batek ikusiko zuen eta etorriko zen norbait nire bila edo ori espero nuen.

    Ilargiaren gainazalean idaztea oso zaila zen, ez zen nik espero nuen bezalako errexa, harri oso gogorra zen eta nire nabearen metal zati batekin saiatu nintzen egiten eta ez nuen lortzen. Ordun pentsatu nuen ilargian gauzak gutxiago pitsatzen dutela baina lurrazalean ahalko nuela idatzi. Orduan, soka bat lotu nion nire espaziontziari eta berarekin hasi nintzen idazten; HELP idatzi nuen baina kontu handiarekin ibili behar nintzen ez ezabatzea. Orain itxarotea baina ez zen gelditzen, baina kontu handiz ibili behar nintzen ez nuelako ezer jateko ezta edateko.

    Hurrengo egunean jada gosez eta egarriz nengoen eta zorabiatu egin nintzen, hor geratuko nintzela uste nuen baina handik 3 minutura mugikorra entzun nuen. Ez nituen indarrak erantzuteko eta ¨Help¨ hitza esan nien. Handik ordu betera beraiek etorri ziren beste espazio-ontzi batean eta lurrera iritsi ginenerako ni berriz zorabiatu nintzen eta esnatzerako medikuan nengoen nire alabarekin ondoan eta janaria nire aurrean itxaroten zegoela. Baina nik frogatu nahi nuena frogatu nuen eta horrekin gustora nengoen, posiblea zen ilargian bizitzea eta nire enpresak asmatu zuenez hori arrakasta handia lortu genuen eta nik nire bizitzako bidaia egin nuen.

    AZKEN ARNASA

    AZKEN ARNASA

    Ane naiz eta 19 urte ditut. Euskal Herrian bizi naiz, Zarautz izeneko herri txiki batean. Nire gurasoak hamar urte nituela hil ziren auto istripu batean, beraz, nire aitona eta amonarekin bizi naiz. Txikitatik amestu dut zientzialaria izatearekin, eta aurten karreran sartuko naiz, irrikitan nago.

    Orain dela urte bat eta lau hilabete hasi zen COVID-19a, eta nire amonak asma duenez, kontu handia eduki behar dut. COVID-19 amaitzea nahi dut, baina zer egin dezaket? Gustatuko zitzaidan zientzialaria izatea, baina oraindik ez naiz eta egin dezakedan gauza bakarra prebentzio neurriak jarraitzea da. Beraz, txertoa jartzeko deitu zidatenean oso pozik jarri nintzen.

    Gaur 2021ko ekainaren 10a da eta 13:30etan dut txertoaren txanda. Oso urduri nago, orain arte ez dira erantzun txarrak egon baina oraindik ez dakit fidagarrian den. Txertoak dituen zelulak ikertzen egon naiz, eta gobernuak egia esaten badu, fidagarriak dira eta hemendik urte batera ez omen da Covid-19a egongo.

    Iada badut txertoa. Oraingoz ondo nago, buruko min pixka bat dut eta oso nekatuta nago baina txertoa jarri didanak esan dit normala dela egun batzuetan nekea sentitzea.

    2021/07/20
    Udara da eta nire lagunekin hondartzara joateko geratu naiz. Dagoeneko Zarautz guztiak hartu du txertoa, beraz, ez dugu maskara eraman behar eta hondartzan ez dago afororik.
    Nire aitona eta amona ondo daude eta ni lasaiago nago jakinda txertoa dutela eta ez daudela arriskuan. Udara hau hoberena izango da!

    2021/11/09
    Gaur telebistan eta egunkari guztietan atera da txertoak efekto sekundarioak dituela. Zenbait pertsonek ikusmena, entzumena eta daztamena galdu dute. Beste batzuk ezin dira mugitu edo beraien gorputzeko atal batzuetan mugikortasuna galdu dute. Baina badaude efekto sekundario okerragoak eta arriskutsuagoak, adib: konbultsioak, botaka egitea eta odala botatzea, organoak desintegratzea, eta abar. Eta arrazoi hauen ondorioz jendea hil egiten da.
    Larrituta nago. Ez dakit zer gertatuko zaien nire aitona eta amonari, beraiek dira nire famili bakarra eta ez dut nahi nire familia galdu. Ez dut nahi berriz bakarrik geratu. Sentzazio hori gorroto dut.

    2022/03/14
    Badakigu zer gertatu den. Gobernuak gurekin esperimentatu du.
    Efekto sekundarioak ateratzen hasi zirenean, zientzialari batzuk inbestigatzen hasi ziren, eta konturatu dira, txertoan dauden zelula batzuk ez zirela egon beharko. Beraiek ziotenez, bakuna jartzean, zure gorputzak S proteina kopiatzen du eta gero inmunitate sistemak antigorputzak sortzen ditu. Baina gobernuak beste zelula batzuk sartu zituen, gizaki bizidunak kontrolatzeko zelulak. Beraien helburua, gizaki bizidunen gorputzak kontrolatzea zen. Baina dirudienez, gaizki atera zaie eta orain jendea hiltzen ari da.
    Medikuek ez dakite zer egin eta zientzialariak beste txerto bat bilatzen ari dira hau dana geratzeko, baina zeinek nahiko du beste txerto bat jakinda zer gertatu den aurrenengoarekin?
    Espero dut hau dena laister bukatzea, baina egia esanda, nire ustez, orain okerreka dator.

    2026/09/18
    COVID-19 bukatzen ari da. Amaiera ikusten dut. Orain dela urte bat konpondu zuten txertoen asuntoa eta txerto on bat atera zuten. Lehenengo txertoaren sorreran parte hartu zuten pertsonak kartzelera bidali zuten eta orain agintari berria dago. Bigarrengo txertoaren emaitzak onak izan dira eta COVID-19a dagoeneko gaixotasun arrunt bat da, gripea bezalako bat. Zoritxarrez, nire aitona hil egin zen. Medikuek ezin izan zuten ezer egin bere bizitza salbatzeko, bere organoak desintegratzen hasi ziren eta. Nire amona berriz salbatu egin zen, baina orain ez dago oso egoera onetan eta medikuak esan digu gutxi falta zaiola hiltzeko, baina lasai nago, nik bera lasai eta pozik ikusten dudalako. Berak esaten du ondo dagoela eta gaixo egon arren, bera ez dela gaixo sentitzen, eta niri horrek asko lasaitzen dit. Bera ondo sentitzen denez, eta nik hala ikusten dudanez, betidanik amestu dugun bidaia egingo dugu, Tailandiara joango gara.

    Bizitzak salbatzen

    Bizitzak salbatzen

    Europar Batasuneko eta Estatu Batuetako gobernuak nira atzetik dabiltza. Aurkituko ez nauten leku batean ezkutatuta nago, edo hori espero dut. Ezin naiz denbora asko egon eta ihes egin behar dut. Herrialdeen arteko gatazkak areagotu ditut eta nire bizitza arriskuan dago. Ni Ander Mendizabal naiz eta ez dut nahi nire istorioa ahaztea, jarraian kontatuko dizuedana.

    Dena 1986 an hasi zen, Frantzian. Herrialde boteretsuenek energia iturri berri bat sortzeko asmoa zeukaten, oso eraginkorra eta hondakin gutxi uzten zituena: fusio nuklearra. ITER proiektua jaio zen.

    Hasieran ITER-en garapena bide onean zihoan, baina proiektuan barne hartzen zuten herrialdeak gatazketan sartu ziren, batez ere CIA-k SARS-CoV-2 birusa laborategi txinatar batean sortu zela aurkitu zuenean. Ondorioz, Europar Batasunak eta Estatu Batuak Txinarekin zituzten harreman guztiak moztu ziren eta ITER proiektutik kanporatua izan zen. Txinaren alde zeuden herrialdeak, Errusia eta India, proiektutik ere atera ziren.

    Ezusteko batean zientzialari asko Saint-Paul-lès-Durance herrira bidali ziren, horien artean ni, ITER ahalik eta azkarren garatzeko eta martxan jartzeko. Oso pozik joan nintzen Frantziara lan asko egitera, baina oso arraroa izan zen. Izan ere, krisialdi sakon batean ginen eta aurrekontuak zientziako arlo guztietan murriztu ziren, ITER-en izan ezik.

    Eraikuntza ilun handi batera eraman ninduten eta proiektua amaitu arte ezingo nintzen hortik atera. Ni zientzilari azkarrenetakoa nintzenez kargu garrantzitsu bat izan nuen eta ITER-en atzetik sortu zen plan maltzurrataz ohartu nintzen: orain helburua ez zen energia iturri berri bat sortzea, baizik eta fusio nuklearra erabiliz arma berriak sortzea.

    Txina lehen mundu potentzia bihurtu zen Covid-19-aren pandemia eta gero, krisialdiak eragin ez ziolako. Erraldoi asiarrakEstatu Batua guztiz zapaldu zuen eta honek bere hegemonia berreskuratzeko gerrara jo nahi zuen, horrela Txina guztiz akabatzeko. Baina Txina gero eta armada boteretsuagoa sortzen ari zenez arma eraginkorrago batzuk sortu behar zituen, eta ITER-en aukera ezin hobea ikusi zuen.

    Zientzilariok behartuta geunden lan egitera eta ezin genuen gure senide eta lagunekin hitz egin, informazioa atera ez zedin. Hala ere, proiektuaren amaieran, diru kantitate izugarria jasoko genuen. Egunero 14 ordu lan eta 8 lo egiteko ziren.

    Nik banekien hasieratik hortik ihes egin behar nuela, baina nire buruan bertan geratzeko ideia eduki nuen, bertatik atera eta gero lortutako diru mordoarengatik. Hala ere uste dut nik egin nuena ideiarik hoberena izan zela.

    Gau oso bat lanean aritzeko eskatu nuen eta ezkutuan proiektua salatzeko balio zidan datu guztiak USB batean sartzea lortu nuen. Komunera joateko baimena eskatu nuen eta nire solairukoa itxita zegoela esan nuen. Orduan behekora joan nintzen, sarreratik gertu zegoena. Zer ordutan joan behar nintzen kalkulatuta neukan eta zain egon nintzen atean zeuden polizien ordu-aldaketak iritsi arte. Orduan, nire bizitzan korrika gehien egin nuen momentua iritsi zen. Segituan txirrina bat jotzen hasi zen eta hesi bat pasa behar nuen, oso arriskutsua. Baina momentua ezin nuen galdu eta zuzenean salto egin eta pasa egin nuen.

    Ni aurkitzeko ahalik eta biderik zailena egin nuen, zuhaitzen artetik zihoana, herrira iritsi arte. Ondoren etxe batean sartu nintzen eta zorte handia izan nuen etxekoek ni onartu izanagatik, bestela nire amaiera izango zen. Nire helburua jasotako datu guztiak sare sozialetan zabaltzea zen, jendearen artean benetan zer gertatzen ari zen ezagutzeko.

    Mugikor bat lapurtu eta nire datuak Twitter, Facebook eta beste sare sozialetan banatu nituen eta hainbat pertsona famatuekin partekatu nuen. Segituan informazio oso birala bihurtu zen eta denek honi buruz hitz egiten jarri ziren. Txina eta bere aldeko herrialdeak honi buruz konturatu ziren baina AEB-k oraindik ez zeukanez Txinak bezain armada boteretsua ezin izan zuen gerrara jo. Azkenean ITER proiektua itxi egin zen eta AEB-ak bakea sinatzea behartua izan zen. Proiektuan barne zeuden buruzagiak gogor zigortuak izan ziren baina uste dut oraindik ez dela hau dena amaitu.

    Norbait atea jotzen ari da, oraindik nire bizitza salbatu behar dut. Baina nire eginbeharra beteta dago. Hitz hauek utziko ditut norbaitek noizbait irakurriko dituen itxaropenarekin.

    Gutuna

    Gutuna

    Egunak, asteak, hilabeteak igaro ziren. Ez zen egon erantzunik. Bat batean, txirrina entzun nuen. Atea irekitzera joan nintzenean harrituta geratu nintzen nire aurrean neukanarekin. Ez nituen ezagutzen bi gizon horiek baina oso bitxiak ziruditen.

    - Einstein jauna?- galdetu zidan haietako batek.
    - Ni neu. Nork galdetzen du?- erantzun nien, oraindik harrituta nire unibertsitateko bulegoan agertu zirelako.
    - Estatu Batuetako Etxe Zuritik gatoz, Franklin D. Roosvelt presidentearen izenean. Zuk bidalitako gutunaz hitz egin nahiko genuke.

    Gustura hartu zuten eskeini nien kafea eta nire bulegoan zeuden besaulkietan eseri ginen hitz egitera.

    - Zuk emandako informazioaz baliatuta proiektu bat abiaraziko dugu. Manhattan proiektua deiturikoa. Beste zientzialari batzuk egongo dira eta zuk ere parte hartzea nahi dugu.
    - Ez dakit ba... Zertan datza zehazki?
    - Gutunean agertzen den bezala, bigarren mundu gerrari amaiera emango dion arma nuklearra garatzeko aukera dugu uranioa erabiliz.
    - Ez dut parte hartuko-. Ez nuen parte hartu nahi hain beste suntsiketa sortuko zuen proiektu batean. Arma horrek ez zuen bakarrik bigarren mundu gerrarekin amaituko, familia askorekin baita.

    Proiektuarekin aurrera jarraitu zuten, Bohr, Feyman eta Oppenheimerrek parte hartu zutelarik. Lise Meitnerrek, nik bezala, ez zuen parte hartu nahi izan. Berarekin lan egiten zuenak, berriz, Otto Hankek , parte hartu egin zuen.
    Manhattan proiektuan garatu zuten bonbak Hiroshima eta Nagasaki hirien gainean bota zituztenean, abustuaren 6 eta 9an, min handia hartu nuen. Irratitik entzun nuen, ezin nuen sinetsi egin zutena. Hainbeste bizitza hutsera botata, hainbeste familia galdu eta hainbeste hildako haur... aldatu ezin den datu historikoa da.

    Bonbak eragindako suntsiketa atmosferatik ikusi ahal zen eta tenperatura eguzkiaren gainazalekoa baino altuagoa izan zen. Ezin dut ezta imajinatu Hiroshima eta Nagasakiko biztanleek jasan behar izan zutena. Gainera, horietako batek bizirauteko gai izango balitz, ez luke asko iraungo, erradiazioak poliki-poliki hilko zuelako, heriotz motela eta mingarria sortuz.

    Albistea entzun ondoren, gertatutakoa berraztertu nuen, gutuna Roosvelt-i bidali ezean, zarrazki hau gertatuko litzake?

    Nire ametsa betetzeko prest

    Nire ametsa betetzeko prest

    Nahia naiz, 27 urte ditut eta nire istorioa kontatuko dizuet. Txikitatik medikuntza gustatu izan zait. 5 urte nituela nire pelutxeak hartu eta gaixoak bezala zaintzen nituen. Batzuetan, istripu baten bidez zati bat puskatzen zitzaien eta orduan nik josi eta tirita bat jartzen nien. Beste batzuetan, tenperatura oso altua izaten zuten eta izotza jartzen nien.
    Orduan, ez genuen diru arazorik eta oso zoriontsu ginen aita, ama eta ni. Bai ondo irakurri duzun bezala “oso zoriontsu ginen”. Nire ama, nik 7 urte nituela, hil zen auto istripu batean. Nire aita oso gaizki pasatzen ari zen eta nik ezin nuen ezer egin bera animatzeko. 14 urterekin nire aita oso gaizki jarri eta hospitalera joan zen. Minbizia zuela esatean bihotza erori zitzaidan. Nik ez nekien zer egin. Urte hartan ez nintzen oso ondo ibili eskolan, baina hala ere aurrera pasatzea lortu nuen. Ia egunero joaten nintzen aita bisitatzera.
    Zer ikasi nahi nuen galdetzean irakasleek, pentsatu gabe medikua izan nahi nuela esaten nien. Oso gustoko nituen zientziarekin erlazionatzen ziren gaiak. Zientzia proiektuetan beti 10ak ateratzen nituen.

    Batxilergoko azkeneko urtea, nota haiekin nik nahi nuen unibertsitatera sartzeko aukera izango nuen. Kurtso hartan ez nintzen aita bisitatzera joan. Egunak ikasten eta lanean pasatzen nintuen. Lana egin beharra neukan nire ikasketak eta aitaren tratamenduak ordaintzeko. Oso justu ibiltzen nintzen diruarekin, nola gastatu pentsatu beharra neukan beti. 5 urtetatik ari nintzen dirua aurrezten nire ametsa betetzeko, medikua izatea. Horretarako unibertsitate on batera joan behar nintzen eta diru asko behar zen bertara sartzeko.
    Egun batean, hospitaletik deitu zidaten eta oso arraroa iruditu zitzaidan. Telefonoa hartu eta lehenengo hitza entzun ahala negarrez hasi nintzen. “Sentitzen dut, zure aita gaur gauean hil da”, esan zidan hospitaleakoak. Telefonoa lurrera bota nuen eta negarrez hasi nintzen.
    Lanera joatea utzi nion eta eskolara ere bai. Oso gaizki pasatzen ari nintzen eta diru gabe nengoen. Nire apartamendua ordaindu beharra neukan eta ez nuen dirurik. Ez neukan familiakorik inguruan, ezta lagunik bere etxera joateko. Ezin nintzen kalean gelditu, orduan txikitatik gordetako dirua neukala gogoratu nintzen. Ez nuen diru hori gastatu nahi, baina egin beharra neukan lo egiteko toki bat nahi banuen. Itxulapikoa ireki eta bi hilabetetarako dirua neukala ikusi nuen. Orduan pixkat lasaitu nintzen. Hurrengo egunean ordaindu nuen. Nire aupegia ispilu aurrean begiratzean pena eman zidan. Nire buruak pena ematen zidan. Begiak gorrituta, begi poltsa izugarriak nituen eta oso zikina nengoen. Ia bi aste nijoan etxetik atera gabe. Orduan, pentsatu nuen “baina zer ari naiz egiten? Momentu hau hala ere helduko zen”, dutxatu egin nintzen, zerbait jan eta kalera atera nintzen paseatzera.
    Ondo egin zidan haize freskoa hartzeak. Eserleku batean eseri nintzen, bertan txoriak ikusi nituen txio-txioka eta hegan. Zerura begiratu, eta nire aita bertan gustora egongo zela pentsatu nuen. Nire aita dagoeneko nere bizitzatik joan zen eta nire bizitzak aurrera segitzen zuen, ezin nuen horrela jarraitu eta lanean eta ikasten jarraitzeko motibazioa bueltatu zitzaidan. Hurrengo astean lanean hasi nintzen berriro eta zor guztiak kendu nituen. Gainera, ez nuen aitaren medikamenturik ordaindu behar eta diru gehiago aurrezteko aukera neukan. Azterketa guztiak berreskuratu nituen (ez zen lan erreza izan). Unibertsitatera joateko dirua aurreztu eta nahi nuen Unibertsitatera sartu nintzen. Oso nota onak atera nituen, asko gustatzen zitzaizkidan gaiak zirelako. Graduatu eta urte batera ospitale batean hartu zidaten.

    Orain bertan nago eta oso gustura nago. Umeak, helduak… nola sendatzen diren ikusten ditut, naiz eta beste batzuetan ez diren sendatzen, baina gehienetan sendatzen dira. Nire aita ezin izan nuenez sendatu, beste pertsona batzuk sendatzen saiatzen naiz nik pasa nuen momentu berdinetik ez pasatzeko.

    ZIENTZIALARIEN SOINKETA

    ZIENTZIALARIEN SOINKETA

    2025/04/25
    Oregon-en bizi naiz, Amerikako Estatu Batuetan, 17 urte eta erdi ditut, eta nerabe guztiek bezala atera, festak egin, lagun asko, eta neska-laguna eduki beharko nuke, ba ez, nik etxean gelditzea nahiago dut, eroso sentitzen naizen lekuan, librea naizen lekuan… Beti eduki dut jende berria ezagutzeko nahia baina ez naiz gai ateratzeko hemendik, institutora joateko bakarrik irteten naiz. Institutoa bukatzean ez dut batere ziur zer ikasiko dudan ezta unibertsitatera joango naizen ere, oraintxe nire bizitza etxean egotea da. Gutxiago aspertzeko gabonetan oparitutako diruarekin eguneroko bat erosi dut, ea erabiltzen dudan.

    2025/04/26
    Ostirala da, institutotik bueltan, 2 ordu ezer egiten egon eta gero, ideia bat eduki dut, etxetik nuen kamera zahar bat hartu dut eta ordenagailura konektatu dut. Ondoren bideo batean ikusitako webgune batean sartu naiz, bertan ezezagunekin hitzagin dezakezu txata eta kameraren bitartez, ezezagunak automatikoki atera eta nahi dituzunean eseki ditzakezu beste bat bilatzeko. Lehenengo 34 txatetan, gutxi gorabehera nire adineko jendea atera zait, baina 35.a bata txuri batekin jantzitako gizon altua eta oso txuria atera zait. Fondoan laborategi oso handi bat ikusi dut. Garrantzitsuena, gizonak bata zuriaren alde batean odol marka bat eta pelikuletako gas-maskara bat jantzita dauka. Ez du hitzik ere esan, geldi-geldirik dago. Goian bombilla txiki bat dago, itzaltzen eta pizten denbora guztian, era bat puskatuta. Gehiago fijatu naiz eta zur eta lur gelditu naiz: gizonaren atzean, alde batean, gorpu bat dago, ahoaldea guztiz odolez beteta eta era bat deformatua. Segituan “Saltar” botoiari eman diot eta web gunetik atera naiz.

    2025/04/27
    Zientifiko moduko horrekin amestu dut. Berehala esnatu naiz, oran goizeko bosterdiak dira. Laborategiko argiak beti errepikatzen zuten ordenean bakarrik pentastu dezaket, hizkera sekretu bat izan zitekeela pentsatuz. Google-en bilatu dut, Morse kodigoa, denbora askoan gauza batez eduki dudan interes handiena da, ezin dut utzi. Kamera konektatu eta berriro sartu naiz “conocidos recientes” atalean sartu eta izen Errusiar bat ikusi dut, “hori izan behar da” pentsatu du. Konektatuta dagoela atera zait, deialdian sartu naiz, pertsona berdina, arropa berdina, laborategi berdina, sentsazio berdina. Zerbait idatzi diot, mugimendu arraro bat egin du, grabaketa bat ez dela konfirmatu dut. Argi.seinaleak aztertzen hasi naiz, hau da lortu dudan mensajea bera deskonektatu aurretik:: “Gobernuaren akats batek miliokia bizitza kostatuko ditu”.

    2025/05/04

    Aste bat pasatu da, ez dut berriro konektatuta ikusi. Gosaldu eta zuzenean ordenagailua piztu dut, konektatuta dago, berehala sartu, google-en traduktorea jarri eta Errusiarrez zenbait gauza esan dizkiot. Bonbillaren argiaren ordena aldatu da. Ordu bat ondoren hau lortu dut: “Txertoa dut, Washington-eko laborategia, 25/05/24”. Washington-eko laborategira joan behar dut 21 egun barru. Ematen duenez bertan ari zen lanean eta gaixotasunaren kontrako txertoa aurkitu du. Oraindik mundua salbatu dezaket.

    2025/05/24

    Gurasoei Washington-eko museora institutoarekin joango naizela esan diet, ez zait gustatzen gezurrik esatea baina arazo honek benetan kezkatzen eta entretenitzen nau.
    Autobusean iritsi naiz, arratsaldeko lauak dira, ez dut laborategia aurkitu. Beste egun bat geratzea erabki dut. Kalean egin beharko dut lo, gurasoei bertako lagun baten etxean geratuko naizela esan diet. Gaua hotza, oso hotza, nire ohea etsipenez oraitu dut.

    2025/05/25
    Laborategia aurkitu dut, kanpotik era bat puskatuta zegoen.. Barrura sartu naiz. Hutsa. Gorpuak ikusi ditut, ordenagailuko gizonarena ere bai, txertoak puskatuta ikusi ditut lurrean, sendagaia galdu dut. Korrika tokitik atera naiz, beldurra neukan. Gelditzen zitzaidan diruarekin autobusa hartu eta itzuli egin naiz.



    2030/07/23

    Berriro aurkitu dut egunerokoa. Bost urte pasatu dira. Gaixotasuna gorputzean sartu eta 3-4 orduetan biziduna hiltzen du. Gaixotasunak ia mundu guztiarekin bukatu du.

    Bakarrik nago, eraikinak puskatuta, ez dut janaririk, ez dakit zeinek sortu zuen gaixotasun hau ezta zergatik ere. Galduta nago…

    Gaur gauean nire buruaz beste egingo dut, hau dena nire erru delaren pentsamendua ezin dut burutik kendu…


    Zurikeria

    Zurikeria

    "Mundua ondo al dago? Galdera ona! Erantzuna sinplea da; bai mundua ondo dago. Ondo dago eta egongo da, Naira hemen dagoelako. Mundu honetatik, ez unibertsotik pasa den pertsona hoberena da. Bere kantak, argazkiak... Itzelak dira!" Horrelako gauzak entzun izan ditut baina benetan ergelkeriak dira. Benetan ona da bere lanean baina hortxe geratzen da dena.
    - Hortan ados nago.
    - Badakit, badakit... Aizu!! Zer moduz daramazu kontu guztia?
    - Nahiko ondo.
    - Pozten naiz edozer gauza dela eta, badakizu.
    Gauzak hartu eta joan egin nintzen. Pandemia madarikatu honeki ez gaituzte bakean uzten. Ez dut denborarik lehenago egiten nituen gauzak egiteko, laborategian denbora eta diru guztia COVID-19ari dedikatzen zaio.
    Pandemia jende asko uzten ari da arazo psikologikoekin. Baina berdin du! Fisikoa ez den bitartean ez ditugu baliabide asko emango. Uf... Batzuetan gobernuak eta jende askok horrela pentsatzen dutela ematen du. Ni hor egoten naiz nere burua hiltzen laborategian sendagaial ateratzen, jendeak erabili egiten ditu, dena ezkutatzen dute eta denak "ondo" daudelako ez dio inorrek behar beste garrantzi ematen.

    Hanbait egun pasa dira azkeneko aldiz ikusi dudanetik, berez, berarekin denhora gehiago pasa beharko nuke sendagaiak eduki ditzazken efektuak ikusteko, baina lan gehiegi du. Nik bezala. Laborategian, virusa gelditu dezaketen gauzak aurkitxen saiatxen ari gara, eta horretarako arratoiak erabiltzen.

    *flash* *click*...
    - Oso ondo gaurkoz nahiko da.
    - Eskerrak...
    - Argazki bikainak atera dira, Naira.
    - Mila esker, gero begiratuko ditut orain ez naiz oso ondo sentitzen.
    Esan eta banoa, hala ere hor dago betiko jendea... *zer arrazoi edukiko du berak gaixki sentitzeko, bere bizitza perfektua da! Esker txarreko neska hau...* Hori bai, gero beraiekin hitz egiten dudanean beti ondo erantzuten didate baina nere bizkarrean... Bueno, etxera.


    Nairaren etxera etortzea erabaki dut, azkenean, nik sortu ditut pastilla horiek lan asko egin ondoren eta ea ondo dagoen jakin nahiko nuke. Denbora gehiegi noa itxaroten... Hemen egon beharko luke...
    *Clack*
    - Ah!! Hemen zaude!!
    - Irene?...
    *Plaff*
    - Naira, Naira!!! Zer gertatzen zaizu??
    Korrika batean ohera eraman dut, eta bere egoera aztertu dut. Baina... Ez da posible... Zergatik??? Dena nire pastillen errua da???

    - Azkenean esnatu zara... Zer gertatu zen atzo??
    - Egun on, Irene. Zer esan nahi duzu??
    - Ez zaitez ergela izan! Badakit atzo egoera horretan nire pastillengatik bukatu zenuela, zer gertatu zen?
    - Egia esateko, ez naiz ezertaz gogoratzen.
    - Bai zera! Begira, laborategira joango naiz eta gehiago aztertuko ditut. Zuk ahal duzun esfortzu gutxiena egin eta esan lanean gaizki zaudela.
    - Zuk esan bezala.
    *Clack*
    Berriz bakarrik nago. Beti bezala. Zer egingk dut nik orain... Lanean denak haserre egongo dira, baina nire aurrean ez didate ezer ez esango. Sare sozialak erabiltzea debekatua dut, "stalker" batengatik, eta telebista... Horrek ez nau batere lagunduko. Gogoratzean, bat batean gaizki sentitzen naiz. Ezin dut ondo pentsatu, begiak malkoz betetzen zaizkit eta ezin dut lasaitu. Pastillak behar ditut... Benetan hobeto sentiarazten didate.

    Egun batzuk pasa dira istriputik. Gaur, beti bezala, ondo jantzita eta irribarre batekin noa nire elkarrizketara. Ez dut ondo pasatzen horrelako gauzak egiten baina beharrezkoak dira nire bizitzan. Hastera doa, aurrera. Grabazio lekura sartzen naiz eta dena ondo dago, bai. Kantatu egin behar dudan momentua iristen da, altxatzen naiz, prestatzen naiz, baina ezin dut ezer ez ikusi... *Plaff*

    -Non nago???
    Begiak irekitzean jendea ikusten dut nire inguruan.
    - Ospitalean, oso ahul zinen.
    Hori entzundakoan berriz lo hartzen dut. Esnatzean jendea entzuten dut hitz egiten.
    - Duen bizitza onarekin ez dut ulertzen nola egiten duen jende beragatik horrenbeste arduratzea. Nik bere bizitza erdia edukiko banu ez nioke inorri arazorik sortuko.
    - Ados nago.
    Ez dira konturatu esna nagoela... Pixkanaka altxatzen hasten naiz, kontura daitezen.
    - Hara!! Esnatu zara.
    - Ondo da. Orduan bakean utziko zaitugu.
    Denak horrela dira eta ezin dut jasan. Gaur etxera joango naiz.
    Etxera iristean sare sozialak begiratzen ditut jarraitzaleei erantzuteko. Baina... Zergatik dira denak kritikak... Zergatik daude denak haserre?? Zerbait gaizki egin ahal dut??? Ireneri deitzen diot baina ez dida dela erantzuten. Ezin dut horrela jarraitu. Ezin dut hobetu... Iranek pastillak eta dena kendu dizkit. Agian berak ere gorroto nau eta gaizki pasatzea nahi du?? Ez, ez... Ez dut horrela jarraitu nahi!!! *Ding dong* Atea entzuten dut. Stalkerrak dira. Ezin dut gehiago ez dut horrela jarraitu nahi!!!!! Betirako, agur.

    Horiek izan ziren Nairaren azken momentua, labana bularrean sartu baina lehen. Denek errua stalkerrei botatzen die eta beraretaz ondo hitz egiten dute, baina ez da egia. Bera oso gaizki zegoen jendearen erruagatik. Zergatik egin zioten hori nire lagunari, zergatik??? Ez dut uste inoiz erabili beharko nuenik, baina horrelako jendeak ez du bizitza merezi, nik bezalaxe. Sortu berria den heriotza-serumarekin joango gara denak infernura pertsona bat horrela sufriarazteagatik. Banekien nik noizbait nire zientzia Naiz ari laguntzeko erabiliko nuela. Dena den, oso oker nengoen... Zientzia aurreratzen jardun dut nire bizitza guztian, baina zertarako?? Gero horrelako jende ergel eta krudelak ez daki aprobetxatzen. Hurrengo batean gizartea aurreratzen saiatuko naiz. Momentu hortara arte, agur. Nairarekin bilduko naiz, beste hainbat pertsonak egingo duten bezala. Hasieran esaten den kontrakoa da, mundua ez dago batere ondo eta hau ez du zientziak konponduko.
  • ADULT

    A berenar!

    A berenar!

    Cli-cli-click, cli-cli-click.
    S'encenen els llums al meu costat. Com cada matí. Comença l'agitació. Uns cap amunt i uns cap avall. Tot es mou. Saben que comença un nou dia i ja estàn nirviosos, saben que d'aquí no res toca berenar.
    - És com la campaneta de Pavlov! - S'afanya a dir el meu fill.
    Jo ni me n'havia adonat. Com pot ser què el conductisme funcioni amb els peixos, si tenen un cervell tan poc desenvolupat? Porser sigui així per totes les coses vives del planeta, una teranyina d'estimuls i respostes que es tradueix en complexes interaccions amb el nostre voltant.
    - Molt bé, fill.
    Agafa el pot de menjar i n'aboca una mica a dins l'aquari. Només té cinc anys i el miro bocabadat. Quants esdeveniments li queden per descobrir si jo ho segueixo fent, fins i tot, a través del seus ulls?

    aigua fonda

    aigua fonda

    Tot va anar molt de pressa. Era un matí assolellat de finals de febrer. Feia un vent fort i força fred. En un obrir i tancar d'ulls les varen separar. L'Antònia, tornant-se invisible i molt lleugera, va emprendre el vol i es va anar allunyant d'aquell mar on havia estat vivint els darrers anys al costat de la Maria, i moltes altres companyes de viatge. El vent se l'enduia lluny d'on s'havien separat. La Maria, en canvi, es va sentir més feixuga i va enfonsar-se dins un mar cada vegada més fosc. Al cap de tres dies de la separació, la Maria es trobava a les fosques però molt més relaxada, després del frenètic viatge cap a les profunditats. La pressió era enorme, la foscor total, però no feia gaire fred. De fet, potser menys que quan era a ple sol. Aquella situació, la pressió, la foscor, li recordava una època molt llunyana però més comfortable, car llavors feia molt més fred. En certa manera era una situació nova.

    Tot això havia passat molts anys enrere. Era abans d'haver vist la llum i començar a notar l'escalfor del sol, en un dia molt gris. De fet, malgrat la llum, mirant cap amunt no s’hi veia gaire més que mirant cap avall, d'on venia. Al cap d’unes hores, o potser d'uns dies; fa de mal recordar, per fi va poder veure la immensitat d'aquell mar, sota un cel totalment blau. Després varen venir mesos de calma, i cada dia una calor més intensa. Només algun petit daltabaix de tant en tant, sense gaire transcendència. Un bon dia, però, sense cap avís, va trobar-se en una situació que recordava la de l'Antònia just ara fa tres dies. Invisible i cap amunt... I quina temporada de no parar! Poques hores a dalt, amb molt fred, i altra vegada avall. Durant més d’un any, la situació s'anava repetint però cada vegada que queia, el mar era més mogut i fred, fins un dia en què, després d’una caiguda llarga i molt suau, la calma va ser absoluta. Res no es movia. Només es podia dormir. De tant en tant arribaven noves companyes que també s'adormien i que, poc a poc, li varen anar tapant la llum. Cada vegada era més fosc i feia molt fred! Varen passar anys i anys fins que, tot d'una es va començar a bellugar. Al cap de poc ja estava saltant d’un lloc a un altre. També feia menys fred però encara era força fosc, sota una ombra d’un verd intens que mai no havia vist. Això no va durar gaire, poc a poc es va anar calmant. L'ombra ja havia desapapregut i el cel es veia bé. Semblava com abans d'emprendre el vol però ara viatjava molt més de pressa fins que pocs dies més tard, va tornar a oscil·lar. Ara sí que havia tornat, i és on va conèixer l'Antònia.

    L'Antònia, durant els primers dies després de la separació, no havia parat de moure's. Primer, va pujar molt amunt però, hores després, quan ja semblava que havia tornat la calma, i després de sentir una gran fredor, va començar una caiguda lliure fins una certa alçada, i tornada cap amunt, com si res. I així dia rere dia. De fet, era un anar amunt i avall, com abans d'emprendre el vol, però ara molt més violent. Molt més que els dies més moguts que havia viscut com, per exemple, aquell en què es va separar de la Maria. Ara, a més, els canvis de temperatura eren molt més forts del què mai no hauria gosat pensar. I tot això, quan semblava que no havia d'haver-hi cap daltabaix, després de tants anys de viatge tranquil, amb tanta claredat i una temperatura tan suau. Semblava aquella història que li havia explicat la Maria quan es varen conèixer, i que mai no s'havia acabat de creure. Potser algun dia tornarien a trobar-se i li ho explicaria, però diuen les cròniques que va per llarg.

    Amb lluna nova

    Amb lluna nova

    Finalment vam arribar a la clariana que s’obria al final de la sendera. El camí no havia estat especialment tortuós, però havent-hi lluna nova no hauríem arribat massa lluny sense els frontals. Seguint el que havíem pactat, els nois carregàvem els estris fins allà, però les noies muntaven el telescopi. Així que el Quim li va passar el trípode i la muntura a la Núria, i jo l’òptica a la Marta. Van buscar casi a les palpentes un terreny pla i sense massa vegetació i la Marta va començar a explicar-li a la Núria tot el procediment. Com que el Quim era més gran i ja ho havia fet abans, es va quedar amb mi. Nosaltres vam buscar un espai on estendre la manta. Ens hi vam esllenegar a sobre, amb les mans rere el cap fent de coixí, i ens vam quedar embadalits mirant la nit.
    —Mareja una mica, ¿no? —va dir el Quim sense apartar la vista del cel.
    —El què? —vaig respondre jo una mica distret.
    —Mirar la nit. Prendre consciència de la immensitat de l’univers.
    —I tant! —vaig respondre—. I això que no n’acabem de ser conscients…
    —Què vols dir? — va dir girant el cap lleugerament per mirar-me tot i no veure’m en la foscor.
    —Doncs que és encara més gran del que acostumem a creure.
    Després d’una estona barrinant, vaig afegir:
    —Per exemple. Pensa en la distància entre la Terra i la Lluna. Més de 380 mil quilòmetres. Una barbaritat. —Vaig fer una pausa tècnica per donar-li temps a assimilar la dada—. Ara imagina que aquesta distància és la que hi ha entre les ninetes dels teus ulls. A l’ull esquerra tens la Terra i a l’ull dret la Lluna. —I imitant la veu dels seu professor de matemàtiques de l’institut, vaig preguntar-li—: On creus que es trobaria Pròxima Centauri, que és l’estrella més propera a nosaltres deixant de banda el nostre Sol?
    El Quim va fer sorolls de pensar. Al cap d’una estona va aixecar el cap lleugerament i es va mirar les botes.
    —A la punta d’un peu? —va dir finalment.
    Jo vaig somriure davant la ingenuïtat de la resposta, d’altra banda esperada. Amb entusiasme el vaig treure del seu error:
    —A Nova York!
    Ell no va reaccionar. Jo, sense pietat, encara vaig afegir més llenya al foc:
    —I si volguessis anar, no ja a l’estrella més propera, sinó a la galàxia veïna d’Andròmeda, hauries de recórrer aquesta mateixa distància 600 mil vegades més!
    De nou, es va quedar una bona estona callat. Era un noi llest per la seva edat, però com tot adolescent tendia al dramatisme. Quan per fi va parlar tenia un to de veu descolorit.
    —Uf! Llavors nosaltres som petits com formigues... —A mitja frase s’ho va repensar—. No! Som més aviat com la floridura verda d’una mandarina, però 600 mil, o un milió, o mil milions de vegades encara més insignificants! No valem res!
    Davant el seu atac de nihilisme primer em va venir el riure, però de seguida el vaig ofegar perquè em va semblar que es posava seriós.
    —T’equivoques de ple —vaig replicar—. Durant 1.000 milions d’anys la Terra ha estat una roca erma donant voltes al voltant del Sol. Després, uns 1.500 milions d’anys perquè la vida fos alguna cosa més que simples bactèries, i 1.500 milions d’anys més per aconseguir sortir de l’aigua. I més tard, extincions massives, glaciacions, terratrèmols, erupcions, inundacions... Fins arribar a la nostra història. I llavors guerres, plagues, invasions, epidèmies, sequeres, revolucions, migracions... I durant tot aquest període han hagut de coincidir les persones justes i exactes per arribar fins on ets tu ara. Pensa-ho. Si cada persona té dos progenitors, i aquests uns altres dos, i cadascuna d’aquestes quatre persones en té uns altres dos, i així successivament, només en els darrers mil anys s’han hagut de produir aproximadament 500.000 milions d’interaccions sexuals que finalment han portat fins a tu. En cadascuna d’aquestes interaccions, un precís espermatozou ha hagut de guanyar una carrera contra uns 200 milions de competidors. Només que una d’aquestes persones implicades hagués mort abans d’hora, no s’hagués creuat amb la seva parella o senzillament el dia clau no hagués estat d’humor com per tenir relacions, cap de nosaltres seria ara aquí. Així que si ho penses bé, la teva vida i cadascuna de les vides sobre la Terra suposa una grandiosa, absoluta, increïble, fabulosa, inaudita, sorprenent, fantàstica, inconcebible, extraordinària, insòlita, portentosa, deliciosa, al·lucinant, gloriosa, impossible, magnífica, esplèndida i meravellosa casualitat.
    Em vaig girar per mirar al Quim. Tot i la foscor, em va semblar que a la boca hi dibuixava un somriure tranquil. De sobte, la veu animada de la Núria ens va fer tornar al món:
    —Nois, veniu! He trobat Artur jo sola!

    Amor en temps de guerra

    Amor en temps de guerra

    Aquest conte està escrit perquè el pugueu gaudir tant menuts com grans: podreu aprofundir llegint les anotacions.

    De sobte, va sonar l’alarma avisant que quelcom aliè, potencialment perillós, havia aconseguit entrar. La Brunilda va començar a escalfar, notant un pessigolleig de nervis del nucli a la membrana. El seu entorn estava ple de partícules, fragments, molècules... Intruses per tot arreu! Començà la lluita, però la Brunilda havia d’esperar a les condicions perfectes per poder-hi posar cullerada.

    La Brunilda formava part dels cavallers que diuen SI. Els cavallers protegien a la Criatura, una nena de dotze anys energètica, riallera i aventurera, de l’enemic (1). La Criatura no era conscient de tots els possibles perills dels quals les seves cèl·lules la protegien constantment. La Brunilda jugaria un rol essencial; ella i les seves companyes havien d’identificar i marcar l’enemic (2).

    A la superfície de la Brunilda s’agafaven ben fort unes peces de trencaclosques anomenades Afrodites. Les Afrodites eren somiatruites amb la ment sempre perduda entre els núvols. Anhelaven el moment de l’encaix perfecte amb la seva mitja taronja. Aquelles qui les complementarien s’anomenaven Antonietes. També elles eren peces de trencaclosques buscant una connexió especial. Però la seva història no era senzilla, un motiu tràgic les feia diferents, i és que les Antonietes es trobaven ni més ni menys que a la superfície de l’enemic (3). Formaven part de bàndols oposats. Era un amor prohibit. Però per ara, les Afrodites esperaven, ancorades a la superfície de la Brunilda, sospirant, ignorant que el seu amor succeiria en temps de guerra.

    Tot d’una, es va sentir un clic. La Brunilda va mirar el seu voltant, i quina sorpresa va ser la seva en veure que eren les seves Afrodites les qui havien encaixat. Els següents passos van anar tan ràpidament… Cèl·lules van córrer a: felicitar la Brunilda, ajudar-la a continuar i estudiar l’enemic capturat. Mentrestant, les Afrodites seguien en el seu món paral·lel de somnis, dolços i purpurina.

    La Brunilda estava emocionada: per fi podia ajudar en la guerra! Amb un somriure d’orella a orella, va començar a dividir-se creant clons per tot arreu. De fet, no eren pas idèntics, ja que cada nova Brunilda s’arriscava i canviava una miqueta les seves Afrodites. Això ho feien per aconseguir que les noves Afrodites poguessin encaixar encara millor amb l’Antonieta que ho havia començat tot; perquè el seu amor a primera vista fos encara més fort (4). Algunes Brunildes van decidir no embolicar més la troca i es van esperar a un racó, a un segon pla. Si la mateixa intrusa o una de ben similar intentava tornar a entrar, elles ja estarien a punt per despertar, amb les Afrodites recordant perfectament com era la seva amant(5).

    Altres Brunildes, amb ganes d’acció, van desenganxar les Afrodites de la superfície i les van alliberar. De seguida n’hi havia passejant amunt i avall, amb els braços oberts, buscant la seva Antonieta. Però no totes les històries d’amor tenen un final feliç. I és que el que no sabien les Afrodites és que la seva unió també suposaria la fi de la seva estimada. Un cop havien encaixat, cavallers apareixien del no-res i acabaven amb l’enemic, sense compassió i, amb ell, s’enduien les Antonietes.

    Les Afrodites havien estat dissenyades per la Brunilda amb l’objectiu de trobar les intruses. La connexió entre les dues enamorades era la manera de marcar l’enemic. No era una història d’amor enmig de la guerra sinó que elles eren les armes utilitzades per protegir la Criatura. Les Afrodites desconeixien tot això, però encara que ho haguessin sabut no els hauria llevat la son. Elles havien fet realitat el seu somni. Havien tingut el seu moment de felicitat absoluta tot gaudint d’aquell màgic encaix. Poques molècules podien dir que havien viscut una història d’amor tan bonica, tan intensa, tan emocionant, i tan tràgica, com elles.


    1.Els cavallers que diuen SI són el nostre Sistema Immunitari (SI) que ens protegeix dels perills.
    2.Les Brunildes són cèl·lules B. Aquestes formen part de la resposta específica, és a dir, han de ser activades en condicions específiques per poder contribuir.
    3.Les Afrodites són ni més ni menys que antígens: molècules que tenen els patògens i els quals els anticossos, les Afrodites, poden reconèixer i unir-s’hi.
    4.Un cop la cèl·lula B és activada (amb la unió anticòs-antigen), aquesta comença un procés de clonació i també hipermutació somàtica. Això el que vol dir és que cada nova cèl·lula muta els seus anticossos perquè siguin lleugerament diferents amb l’esperança que alguns presentaran més afinitat per l’antigen i així el reconeixeran més de pressa.
    5.En el conte hem vist la resposta primària; el primer encontre amb aquesta intrusa desconeguda. Ara la Criatura tindrà cèl·lules B de memòria amb anticossos específics preparats així que, si hi ha una segona infecció, la resposta serà molt més ràpida.

    Amor i Caos

    Amor i Caos

    Una calorosa tarda d'estiu, com qualsevol altra, es troben un pare i el seu fill a la vora d’El Mar Mediterrani contemplant les ones i la gent.
    Fill, estava confús i dolgut doncs, acaba de patir el seu primer desengany amorós, la Lucia li havia deixat sense raó aparent després de gairebé tres anys de relació. Ja cansant d'intentar entendre els motius, començava a qüestionar-se si el seu havia sigut amor d’aquells de veritat o no. A conseqüència d’una de les seves profundes reflexions va decidir preguntar-li a Pare com pot un mateix concepte fer feliç a unes persones i extremadament miserable a unes altres, i, per què la gent justifica els seus actes més impulsius a conseqüència de l'amor. En definitiva, com pot entendre què és l'amor.
    Pare, un científic de la vella escola i amb més aviat poca, si no cap, habilitat social, li va respondre: l'amor, si ho analitzem des d'un marc purament conceptual, és un sentiment d'afecte, resultant i productor d'una sèrie d'actituds, emocions i experiències que són, al meu entendre, irracionals en la majoria dels casos. L’amor és una virtut que no tots tenen i que representa, en la seva forma més primitiva, la bondat i la compassió de l'ésser humà.
    Ara bé, si em preguntes per la meva interpretació personal, et diré que aquesta només és la definició bonica i utòpica d'amor. Per a mi, l'amor no és més que un estat evolucionat del primitiu instint de supervivència que mantenia els éssers humans units davant les amenaces externes i que facilitava la continuació de l'espècie mitjançant la reproducció. És a dir, la seva manifestació no és més que el producte de les expressions dels nostres processos cerebrals detonats per diferents factors externs, i, atès que no podem controlar aquests factors, intentar entendre que és l'amor, és una pèrdua de temps.
    A més a més, des d'una perspectiva purament científica, aquest concepte no pot ser explicat d'una manera determinista i racional, ja que no es pot predir. L'amor constitueix per tant, un sistema purament caòtic sobre el qual treballen una gran infinitat de forces externes, cadascuna de les quals interactua amb les altres d'una manera tan intensa i complexa, que la més petita variació en la magnitud d'una d'elles suposa grans diferències d'actuació humana. I això fill meu, és el que dota l'amor d'una component purament passional, provocant tendresa i odi, felicitat i tristesa, pau i guerra.
    Fill, encara més desesperançat i trist va contestar a Pare: Quin sentiment tan horrible és l'amor! Som penells bressolades per aquest sentiment i ni tan sols puguem entendre-ho. Llavors, podem usar-lo per justificar els nostres actes, és a dir, podem culpar als factors externs per fer-nos sentir miserables o feliços, alliberant-nos de tota responsabilitat.
    Pare, no satisfet amb la conclusió del seu fill va afegir: més enllà de definir-se com un sentiment humà, l’amor es defineix, com ja t’he dit avanç, com un sistema altament caòtic, confús i complex. Podem entendre’l parcialment mitjançant la teoria del caos. Aquesta teoria va ser postulada per Edward Lorenz el 1963 i constitueix una branca de les matemàtiques i de la física que tracta certs tipus de sistemes complexos i dinàmics no lineals, aquesta teoria al costat de la mecànica quàntica i la teoria de la relativitat, es considera la tercera gran teoria del segle XX.
    Deixa’m aclarir-te, per tant, que no tot està perdut doncs, ja que un element fonamental d'aquesta teoria són els atractors. Els atractors s'utilitzen per representar l'evolució en un sistema dinàmic, i, extrapolant això a les relacions amoroses, l'atractor es pot comparar amb la nostra parella o amb un bon amic o amiga, doncs, si ets prou intel·ligent i afortunat, trobaràs un atractor que et dirigeixi en la direcció de la felicitat i la plenitud i, que t’ensenyi a gaudir de l’amor.
    En conclusió, no podem explicar de manera racional la majoria de les decisions que es prenen per amor, o que diuen ser preses per amor, però, sí que hi ha una cosa que podem afirmar sobre elles, per norma general no són preses en perjudici de l'espècie humana.
    Els éssers humans fingim ser racionals quan en realitat som animals, conduïts per les nostres emocions i sentiments així que, fill meu, no lluitis contra la teva naturalesa més primitiva, i, en lloc d'invertir el teu temps intentant tractar d'entendre que és l'amor i justificar les teves accions i els teus sentiments, ix al carrer i assegura't d'unir-te a l'atractor correcte.
    Passarien anys, un parell de relacions amoroses, i unes quantes trencades de cor més, fins que Fill entengués, el concepte explicat per Pare, i també que els éssers humans som l’únic animal que ensopega dues vegades (si només) amb la mateixa pedra, i si no la mateixa, una altra molt pareguda.

    Fi

    Autoauscultació. Estudi personal.

    Autoauscultació. Estudi personal.

    Transcripció del registre sonor efectuat en un rang de freqüència d'1:12.000 µdB d'ampliació fonendoscòpica.

    Per quantes rèpliques vas? Vuit-centes, més o menys; i tu? Jo n'hauré fet unes dotze mil; bé, amb aquesta... ooops-ahhh! dotze mil una; ha, ha. Dotze mil??! Però, quina edat tens? Gairebé cinc hores; i tu? Hora i quart. Oh; vaja, sembles més gran. Ja, és que sortir de l'organisme... ooops-ahhh! desgasta molt, m'he hagut de passar vint minuts en una tecla d'ascensor. Uf, ho sento; has d'haver patit una mala estona. Sí, pensava que el meu cicle s'acabava allà mateix; sort que... ooops-ahhh! que ha pujat el tipus aquest que escriu. Doncs no et preocupis, amb vuit-centes rèpliques vas bé. Sí? Podré recuperar? Sí, tranquil, és... ooops-ahhh! és una bona mitjana; jo en els meus primers trenta minuts també voltava per aquestes xifres. Gràcies pels ànims; és que m'agradaria arribar a les... ooops-ahhh! mítiques cent mil que òptimament ens corresponen a cadascun de nosaltres. Ui, en aquesta laringe no podràs, el... ooops-ahhh! el sistema immunitari reaccionarà aviat. Com ho saps? Per la saliva, s'está tornant molt àcida. Ah; llavors caldrà replicar i... ooops-ahhh! estar alerta per quan acudeixin els anticossos. Els anticossos? Però... tan jove com ets, vols dir que els has vist mai? Ehem... no, en realitat no; és que m'han dit que... ooops-ahhh! que els macròfags fan molta por. Bé, sí, impressionen, però quan arriben es forma un caos considerable; tens... ooops-ahhh! bastantes possibilitats d'escapolir-te i sortir expulsat de la boca quan comenci a tossir. Ah nonono; la meva experiència a l'exterior ha estat angoixant, vull... ooops-ahhh! finalitzar el meu cicle aquí en eh, eh, no empenyeu! Collons amb les noves generacions; rebenten una cèl·lula i surten avassallant... què estava dient? Que vols quedar... ooops-ahhh! quedar-te en aquest cos. Ah, sí; i tu què faràs? Doncs jo ja he passat per tres hostes; el risc és excitant, ho reconec, però em sembla... ooops-ahhh! que el meu temps d'aventures s'ha acabat; i ja que parlem d'això... has patit cap mutació en el teu ARN? No; per? Jo tampoc; si vols, podríem... ooops-ahhh! recombinar els nostres segments. Amb aquesta diferència d'edat? No seràs un pervertit, oi? No! No, ho juro per sant Microbi, no; és que, quan ets adolescent... ooops-ahhh! només vas a la teva bola, infectar!, infectar!, com si no existís res més; en fer-te gran vas veient que l'individualisme no du... ooops-ahhh! no du enlloc; i de sobte penses, tot això segueix un pla? Hum, una reflexió interessant; em fa recordar el meu avi... ooops-ahhh! que es passava les hores parlant del seu recontra-giga-tera-besavi i la grip del 19; «allò sí que va ser una matança», explicava orgullós; i jo el qüestionava; és a dir, els virus... ooops-ahhh! necessitem que el nostre hoste visqui, no? Aleshores, quin sentit té aniquilar cinquanta milions... ooops-ahhh! d'humans? Bé, no ho sé, però el fet és que estem al servei de la Natura i de la seva... ooops-ahhh! lluita constant per mantenir l'equilibri. M'estàs dient que la humanitat és una aberració? Això sembla; pel que he sentit... ooops-ahhh! com més aviat desaparegui, millor per l'ecosistema; d'aquí ve la meva proposta: amb la recombinació genètica fem que els nostres descendents siguin... ooops-ahhh! resistents a les vacunes de cara a l'onada de l'any que ve. Ja veig per on vas; i on tenies pensat... ooops-ahhh! acabar el teu cicle? En els pulmons. Directament? Vols... saltar-te la tràquea? Exacte. Uau, per a mi seria un somni. Què me'n dius, doncs? Recombinem i ens llancem daltabaix en la següent inspiració?

    Ball de màscares

    Ball de màscares

    ***En algun indret del segle XXI***
    A trenc d'alba, l'ensordidora alarma i la seva maleïda melodia em treuen d'una nit que em deixa amb més mal de cap que no pas amb descans. Pego una manotada i la faig callar: silenci. De bocaterrosa al llit, mig endormiscat mig abaltit encara per la setmana que porto al damunt, no trigo gaire a pensar en què ha fet que el metabolisme de les benzodiazepines d'anit no hagi sortit efecte. Sembla com si el fàrmac no hagués ballat al mateix compàs que el GABA, aquest neurotransmissor que activa tot un vals de processos neurològics.

    Vint minuts després, un cop les molècules d'aigua de la dutxa m'han deixondit de debò, el brunzir de la cafetera dona el senyal al cos perquè s'activi. Alhora que la cafeïna s'endinsa pel torrent circulatori, els quimioreceptors de la llengua acaben de confirmar-me que aquestes noves càpsules de cafè correspondrien, sent generosos..., al quart quartil dels «Journals» del món cafeter. No exagero... al supermercat l'oferta em semblava massa temptadora... i més encara per a la butxaca d'un científic precari. Però, creieu-me, l'insuls cafè recolat que prenia el Max Estrella a l'època de les «Llums de Bohèmia» tenia un factor d'impacte més gros que no pas aquella bestiesa que m'estava empassant!

    L'epíleg de la font d’energia matinera conclou amb unes torrades untades amb mantega i melmelada de maduixa: ben carregades de lípids i carbohidrats perquè comenci el cicle de Krebs i obtenir així com més molècules d'ATP, millor. Mentre, aprofito per fer-hi una última ullada als papers de la carpeta i als «papers» científics (aquests sí que són de Q1, i no com el cafè...). El meu tarannà fa que intenti automotivar-me: els nous experiments sortiran bé, si més no, fins que arribi al laboratori i sigui testimoni, com sol ser costum en aquests mons, de la meva ingenuïtat.


    ***A la Venècia del segle XVII***
    Ja era nit fosca quan el gondoler travessava el Pont dels Sospirs i atansava l'embarcació al moll. El fanal il·luminava les ogives gòtiques del Palau Ducal i li conferia al majestuós carbonat càlcic una tonalitat vermellosa. Un cop al palau, el marqués d'Aurum i la comtessa d'Argent s'apressaren per arribar a la sala central de la tercera planta. L'estança vessava opulència pertot arreu: el duc volia celebrar amb desmesurat luxe el banquet que oferia per inaugurar els jovials carnavals.

    Dues hores més tard, la melodia del vals d'obertura començà a sonar i els nobles iniciaren el ball de màscares. Engalanades amb lluentons, les màscares venecianes es movien per tota la cambra ostentoses i festives. N'hi havia amb tota mena de dissenys que posaven de manifest la riquesa del seus portadors.

    La música i, més aviat, les copes de vi..., havien acalorat la comtessa d'Argent, així que aquesta s'assegué una estona al divan que hi havia sota el finestral. Al carrer la gent festejava també el carnestoltes. Molts d'ells portaven màscares, tot i que bastant més senzilles. A la comtessa, però, li'n cridà l'atenció una: un home portava una màscara del color de la lluna amb un pic llarg i punxegut. Anys i segles enrere, els doctors havien emprat aquesta mena de màscares per atendre els malalts de pesta negra. La foscor d'aquelles màscares que ballaven tragèdies, ara esdevenia la llum de festejos. La comtessa recuperà l'alè, i amb els records d'aquelles èpoques passades, tornà a unir-se al ball de màscares venecianes del duc.


    ***En algun indret del segle XXI***
    Tot just acabo de desdejunar-me, em calço les esportives i dono els darrers retocs a alguns brins revoltosos del cabell. El mirall del rebedor em retorna una bona imatge. Només em resta un detall per marxar: trec del calaix la mascareta amb el logotip de l'Institut Científic, me l'ajusto perquè em senti bé i amb això completo la indumentària. Ara sí, ja puc sortir i bellugar el cos cap al transport públic.

    Dues voltes de clau al pany i sóc al carrer. L'avinguda és plena de gom a gom, plena de sorolls que fan dansar la gent. Tothom porta la seva màscara. Fa anys que aquella pandèmia vírica de què parlen els avis i pares es va acabar. Ara, però, les mascaretes ens serveixen per protegir-nos dels alts nivells de diòxid de carboni i altres agents contaminants a l'atmosfera.

    Al capdavall, la vida no és sinó un ball de màscares... Un ball del qual tots som partícips, on belluguem el cos amb un ritme característic. Ens movem amb el compàs d'un vals engalanats amb màscares venecianes que, d'una manera o d'una altra, ens recorden temps passats. El ball de màscares, però, no entén, del temps... perquè sempre va acompanyat d'un «Da Capo».

    Cap als estels (part III: trobada)

    Cap als estels (part III: trobada)

    - És l’any 2534, acabem de travessar el pont d’Einstein-Rosen generat al límit exterior del sistema solar, i ens trobem a les coordenades 19h 35m 0.00s, +21° 54′ 00.0″, al magnetar SGR 1935+215. Els objectius de la nostra missió són estudiar el canvi d’intensitat, longitud d’ona i freqüència que va sofrir a l’any 2271 la senyal FRB 200428, i reportar qualsevol indici de vida extrasolar, emmarcats en la cerca de planetes o satèl·lits potencialment habitables per a la humanitat – va dir l’ordinador de bord (OBC, per les seves sigles en anglès, a qui els tripulants coneixien amistosament com Obis).
    - Confirmo, Obis – va dir Evelyn, la capitana de la nau i de la missió.
    Atès que el propi pont distorsionava les senyals electromagnètiques a través d’ell i no es podia controlar remotament cap tipus de sonda, la primera missió humana que travessava un forat de cuc era també una missió tripulada, i l’avís, en aparença arbitrari, era el protocol per assegurar que el pas no hagués desorientat als tripulants.
    - Quina ha estat la duració del pas pel pont, Obis? – va preguntar la capitana mentre la resta de l’equip confirmava també que es trobaven llests. Al cap i a la fi, l’únic efecte que sofrien els tripulants era la desorientació temporal sobre la durada del pas pel pont Lorentzià.
    - La penetració i sortida pel pont d’Einstein-Rosen s’ha complert en un temps de la nau de 5 minuts i 33 segons – va dir Obis.

    Vlad, el metge de bord, va realitzar les revisions mèdiques pertinents a tots el tripulants, no sense dificultats, ja que la visió va apropar-los cap a les escotilles de forma immediata; en especial a Jana, l’exobiòloga, considerant que davant d’ells no solament es podia divisar el magnetar (la visió del qual era per si mateixa una imatge totalment impactant), si no també una gegantesca nau, fosca, com una ombra retallada front a la freda llum del magnetar. Allà es trobava l’origen de la senyal, la primera prova de vida intel·ligent fora de la Terra.

    Varen tancar el pont, ja que mantenir-ho obert hauria consumit les seves reserves energètiques en qüestió de dies, i varen iniciar d’immediat l’enregistrament i presa de dades tant del magnetar com de la nau, motivats per la incalculable excitació de l’equip.

    Després de varies setmanes d’investigació i aparent inactivitat de la nau, varen decidir explorar-la més a prop. La nau, formada per un aliatge completament desconegut per l’ésser humà, tenia varies obertures en el casc, però cap suficientment gran com per a què la sonda d’exploració pogués entrar. Finalment, la curiositat va imposar-se sobre un possible perill desconegut. No havien viatjat aproximadament 30000 anys llum fins a la constel·lació de Vulpecula (més el insignificant viatge cap a l’exterior del sistema solar on varen crear el forat de cuc Lorentzià, però que els va comportar més de 6 mesos) per a quedar-se a les portes del major descobriment de la humanitat i de la seva possible salvació. La humanitat cercava indrets habitables en tot l’univers des de l’esdeveniment d’extinció massiva que va succeir als albors del tercer mil·lenni i era una de les principals causes de que estiguessin allà.

    Inexorablement, la missió es dirigia cap a una activitat extravehicular (EVA, per les seves sigles en anglès) i a l’entrada de l’ésser humà en una nau extraterrestre per primera vegada en la seva història. Jana, l’exobiòloga, i Markus, el segon de bord, i varen ser els encarregats d’apropar-se amb uns dels vehicles d’exploració tripulats, de sincronitzar el seu moviment amb la nau extraterrestre, i d’introduir-se per una de les petites obertures del casc. Aquesta tenia 10 metres de fons i estava en el costat fosc de la nau (respecte al magnetar) així que precisaren de la il·luminació integrada en els seus vestits espacials. El final de l’obertura era semiesfèric i no reflectia cap entrada, cap resclosa, cap angle entre diferents panells... igual que la resta del casc de la nau. Markus i Jana havien abandonat tota esperança de poder entrar a la nau per aquella via, quan, molt lentament, la semiesfera es va obrir cap a dins, recolzant-se sobre un eixos invisibles a simple vista i descobrint l’interior de la nau aliena.

    S’endinsaren pels passadissos foscos, buits, freds, sense cap indici de vida... sense adonar-se que, de mica en mica, lleugers angles es podien divisar en els extrems del corredors, que imperceptibles llums i ombres començaven a aparèixer en les parets, que aquella nau començava a despertar de la seva hivernació. Havien arribat, sense adonar-se, a un ampli vestíbul, ja àmpliament il·luminat per llums ataronjades, on descansava, impertorbable, davant una consola de comandament, el que podia ser el primer ésser d’una espècie extraterrestre, el que era, per la pròpia existència de si mateix, una mera esperança de supervivència pel futur de la humanitat.

    Colp de mà

    Colp de mà

    Paquita nota una picor en el dors de la mà esquerra, en la part entre el dit gros i l’índex. En el punt. Es rasca suaument i sent alleujament. Però, al cap de pocs segons la picor torna més forta. Es passa de nou les ungles de l’altra mà, més insistentment. El malestar continua. Es rasca amb totes les forces fins que la pell comença a estar irritada, però la molèstia no desapareix. De fet, va en augment. Ja és una cremor. Paquita comprén que només n’hi ha una forma de què pare: traure el xip. Amb un ganivet, es fa un tall. La sang comença a eixir, però encara no veu el dispositiu i la cremor ja és insuportable. Furga amb el ganivet en la carn i el forat es fa més gran. Ha de traure’l com siga i fer que allò pare...
    Es desperta sobresaltada. Està suant i li costa situar-se. El primer que fa és tocar-se el dors de la mà esquerra. Està intacte. Ni picor, ni forat, ni xip. Mira el rellotge. Les cinc del matí. Massa prompte per parlar amb Tonyi. Intenta adormir-se de nou, però no pot deixar de pegar-li voltes al que farà la seua amiga en unes hores i no ho aconsegueix.
    A les set, farta de pegar voltes en el llit, es posa la bata d’estar per casa i les plantofes, creua el replà i toca el timbre de la porta de davant amb aquell ritme habitual. Tonyi, qui segurament estava gitada encara, tarda un minut a obrir.
    —Paquita! Ha passat alguna cosa?
    —És una bogeria el que vas a fer —li llança.
    —Ja estàs de nou amb això? Ho hem parlat moltes voltes i ja està decidit. Me’l posaré jo a soles!
    Tonyi ja veu que, si tornen a raonar sobre el tema del xip per pagar, la conversa anirà per a llarg, així que convida a Paquita a passar. I mentre prepara unes torrades i un parell de sucs de taronja, escolta a l’amiga de fons:
    —Però que necessitat tens de ficar-te un xip electrònic en el cos? Total, per a pagar. Com si nosaltres, amb la pensió que tenim, comprarem moltes coses. Això no pot ser bo, no és natural. El teu cos no està preparat. A més, a saber què fan ells —remarca aquesta paraula— amb eixe xip.
    —Paquita! Ara estàs amb eixes? —Tonyi ja no es pot contenir—. No sigues com aquells conspiranoics que fa uns anys durant la pandèmia deien que amb la vacuna et posaven un xip per controlar-te.
    —No, no. Sé que això són bajanades. Però ficar coses alienes al cos no pot ser bo.
    —Doncs bé que deies, quan a Rosa li van posar l’implant de titani al maluc, que era una meravella la tecnologia. Però no vull entrar de nou en aquesta discussió —diu mentre porta a la taula el desdejuni—, perquè ja està més que parlat. El xip per pagar no és nou. Ja el porten milions de persones al món i ha demostrat no molestar a més de ser la forma més còmoda i segura per pagar. Saps quan patisc eixes voltes que vaig al súper i se m’ha oblidat el moneder? Ho faig per tranquil·litat, que ja tenim una edat.
    Paquita menja les torrades en silenci i amb la mirada perduda. Una part d’ella sap que Tonyi té raó, que eixe minúscul xip és indolor i segur, però no pot evitar recordar el somni i que se li regire l'estómac de pensar que tindria dins aquell objecte alié. Açò no pot acabar bé, pensa.
    Acaben el desdejuni, es vesteixen de carrer i es posen en marxa. Paquita, de camí, gasta els últims cartutxos que només fan Tonyi arribe més convençuda i empipada. Anestèsia local, tall d’un centímetre de llarg, però poc profund al dors de la mà esquerra, xip inserit, tireta de grapes i, apa, dispositiu implantant. Quan el puc gastar? Des de ja, però compte amb la ferida uns dies.
    De tornada a casa, paren a fer-se una infusió, a veure si Paquita, que s’ha posat més nerviosa que Tonyi, recupera el color de cara. I Tonyi decideix fer la primera prova. Apropa la mà al datàfon per pagar i, pum, la mà cau a terra. El pànic fa que Paquita comence a cridar i mira alternativament la mà caiguda i la seua amiga, que, després d’un moment, comença a riure. Amb el cor encara desbocat, Paquita veu com Tonyi trau la mà real de la màniga i replega la de goma del pis.
    —M’has obligat! —li diu encara rient-se—. Espere que ara ja no et parega tan greu l’implant. Va, anem, que has tingut massa emocions per hui.
    Ara sí, amb un colp de mà, fa el pagament i se’n van a casa.

    Com la meva mare

    Com la meva mare

    Aquell era un dia molt especial per a la Marta. Per fi, havia aconseguit el seu primer contracte laboral com a biòloga molecular. Enrere quedaven anys d’estudi, d’esforç, de sacrifici... Però havia valgut la pena. Havia assolit el seu objectiu.
    Davant la porta de l’empresa, a punt d’entrar, va veure passar per la seva ment, a gran velocitat, algunes de les vivències que més l’havien marcat.

    A l’escola, gairebé tot l’alumnat s’alegrava quan havien de fer algun treball manual o dur a terme algun experiment. A casa, sempre era el pare qui els ajudava. El de la Marta era comptable i els càlculs no li anaven gens malament, però, encara que ho havia intentat, aviat havia quedat palès que no tenia gaire traça amb les tasques manuals.
    La Marta era l’única de la classe a qui ajudava la mare. Va recordar com havia gaudit fent sortir lava d’un volcà en miniatura, com havia construït una rèplica amb escuradents de la Torre Eiffel, com havia extret ADN a la cuina de casa de manera molt senzilla... I tot ho havia fet amb la mare, qui feia molts anys que treballava en un laboratori de química orgànica. Havien resultat unes experiències força enriquidores, que les havia unit d’allò més.

    Uns quants anys més tard, no només s’havia fet realitat el seu somni, sinó que, alhora, s’havia complert el pronòstic, més aviat desig, que ella mateixa havia formulat de petita.

    Quan tenia vuit anys, la senyoreta Helena, la mestra, havia fet sortir tot l’alumnat, un a un, per ordre alfabètic de cognom, davant la pissarra, al costat de la seva taula, per fer-los la mateixa pregunta. Les respostes havien estat variades, encara que algunes s’havien repetit més que d’altres. La de la Marta havia estat única.
    Recordava amb total precisió, com si el temps no hagués passat, què havia contestat i que ho havia fet sense dubtar ni un instant, convençuda de poder aconseguir-ho. Tal havia estat la convicció mostrada, que uns anys després la mestra encara tenia ben present l’escena.
    I la profecia s’havia complert.
    —Què vols ser de gran, Marta? —li havia preguntat la mestra.
    —Científica, com la meva mare.

    Coral red

    Coral red

    El pintallavis llisca pel meu llavi inferior, tenyint la meva pell d'un color que necessito per no sentir-me despullada: coral red, li diuen. El meu pitjor malson és que un dia deixin de comercialitzar aquest to exacte; per això guardo desenes de pintallavis idèntics al meu calaix del lavabo.
    El timbre m’espanta i gairebé em pinto les dents. Travesso el passadís a correcuita i contesto a l’intèrfon. És ella.
    ―Ara baixo ―li dic. Agafo la jaqueta i acabo de pintar-me a l’ascensor. Estic nerviosa, però intento que no se’m noti. Quan arribo al portal la trobo arreglant-se el serrell mirant el seu reflex al vidre de l’entrada. Porta el cabell vermell i curt, i el seu nas, a diferència del meu, és increïblement recte; tan recte que fa mal. La gent diu que els nassos aguilencs com el meu són interessants, però jo no ho tinc tan clar. Si l’Ari i jo tenim res en comú són els nostres ulls verds i la neurociència.
    Obro la porta i ens saludem. És la quarta vegada que quedem, però no tinc clar si es tracta de cites romàntiques o no. Ens vam conèixer quan ens vam xocar al carrer. Ho sé, potser no hauria de mirar el mòbil mentre camino.
    El sopar no és gran cosa, però la conversa és estimulant. Em parla de la seva investigació sobre la consciència humana. És un tema que sempre m’ha apassionat, però mai he pogut trobar un grup d’investigació adient. A quin lloc del cervell es genera la consciència? Què són els records? Es podria copiar la consciència d’una persona en un cervell diferent? Divaguem sobre el tema fins que un cambrer ens diu que han de tancar el restaurant.
    Mentre caminem pels humits carrers de la ciutat li confesso que m’agrada. Ella sembla espantar-se. S’acomiada i torno a casa tota sola. L'endemà em truca i em convida al seu pis. Què voldrà? Sento la clau girar al pany, neguitosa. La porta s’obre i em sorprenc quan la veig somrient. M’atreu cap a ella i em fa un petó als llavis.
    ―Què t’ha fet canviar d’opinió?
    ―No ho sé ―diu, i es mossega el llavi inferior tacat del meu pintallavis.
    Em fa entrar i passem tarda i nit a la seva habitació. Al matí m’aixeco ben d’hora. No és el meu llit i em sento estranya. Vaig al lavabo i, encara que sé que no està bé, obro els calaixos i xafardejo les seves coses. El contingut del segon calaix em talla la respiració: està ple de pintallavis coral red. Els remeno per veure si en trobo algun d’un altre color, però no: tots són iguals. Per què en vol tants si no els utilitza? O, almenys, jo no l’he vista amb aquest color. Tanco el calaix i surto. L’Ari s’ha aixecat i està al menjador, teclejant al seu portàtil. Espero que no m’hagi sentit regirant les seves coses. Em mira i somriu mentre tanca l’ordinador.
    ―Feina? ―li pregunto.
    ―Sí ―contesta―. Un experiment…
    Prenem cafè juntes. Els mesos passen i ens continuem veient. Estic il•lusionada, però hi ha algunes qüestions que m’inquieten. Passa les nits teclejant al seu ordinador i ha buidat el calaix de pintallavis des d’aquell dia. El més pertorbador és que quan li vaig parlar de la meva obsessió pel coral red va fingir que no sabia què era.
    Un dia, mentre es banya, aprofito per obrir el seu portàtil. Sorprenentment, reconeix la meva empremta dactilar. Busco a la carpeta d’informes, obro el document més recent i, amb el cor bategant ansiosament, llegeixo:
    "La clon número 10 és la versió més realista de replicació de consciència que he creat. Descartar la número 9 després que trobés les meves fotos d'abans de la cirurgia va ser una llàstima, però veient la número 10 puc dir que ha valgut la pena. El seu cos és 100% natural i continua amb la meva antiga vida des del 17 de juny. Ni tan sols la meva mare ha notat la diferència. L'únic problema és que és tan narcisista que sembla que s’ha enamorat de mi".
    ―Però què fas? ―crida l’Ari, des de la porta del lavabo.
    ―Res... ―m’excuso. Tanco el portàtil i m’aixeco.
    Ella corre cap a la cuina, obre la nevera i torna amb una xeringa. Crido i m’amago darrere de la taula. S’apropa i lluitem. Passa molt ràpidament. L’empenyo i cau a terra. El cantó del moble està ple de sang i ella no es mou. Penso automàticament que hauria d’eliminar tot rastre del meu ADN d’aquesta casa, però després m’adono que no fa falta.
    Li trec la xeringa de la mà i corro cap a la porta. Em giro abans de tancar i veig com un toll de sang s’estén sota el seu cap, tenyint la catifa de color coral red.

    Defi-ciència

    Defi-ciència

    Per capricis del destí la Tàlia va néixer fora de lloc. Ho va fer en una família on generacions d’editors, copistes, correctors, taquígrafs, estenotipistes, caixistes, enquadernadors, mecanògrafs, traductors, literats es remuntaven fins l’infinit. Tothom tenia relació amb les lletres. Tots menjaven i vivien gràcies a les paraules. Fins i tot el cràpula de l’oncle, l’ovella negra de la família, feia rètols i un cosí llunyà, que no havia acabat els estudis, treballava de repartidor de diaris.
    A ella, ja de ben petita, les grafies no feien ni fred ni calor. Va descobrir que la seva passió eren els números i les ciències. Va començar a comptar abans que a parlar. Un àbac tronat, que un veí li va donar, va ser la joguina preferida. Al parvulari, va experimentar que barrejant pintures de diferents colors, n’obtenia d’altres, era màgic! Quan la mare li llegia un conte abans d’anar a dormir, ella imaginava la trajectòria que feia la veu des de les cordes vocals, fins que li arribava a les orelles, calculava els metres cúbics de l’habitació, els milions d’àtoms que componien aquell espai o meditava si la matèria era buida. Qualsevol cosa era més interessant que l’argument de la caputxeta vermella. A no ser que llavors fes càbales i li vinguessin preguntes com: “Els personatges usen el sistema mètric decimal?”. O bé jugava a refer la narració com si fos un problema:
    “Una nena, surt d’un punt A en direcció a casa l’àvia a una velocitat aproximada d’un metre per segon, ja que cull flors. Es troba a un canis lupus que li proposa una competició. Tot i que sabem que els llops són mamífers no racionals i gens interessats en les nenes, resolt aquestes dues qüestions:
    1-Qui arribarà abans a casa l’anciana tenint en compte que hi ha dos corriols un de llarg i un de curt i que el cànid l’enganyarà?
    2-Calcula la velocitat dels personatges segons la següent fórmula:
    Velocitat=Distància/Temps = V=D/T

    La Tàlia, cada any per Reis, demanava una calculadora, un microscopi, un joc d’experiments, un robot hidràulic, una pantalla interactiva i una bata blanca.
    Però ses Majestats li portaven una caixa registradora, un calidoscopi, una cuineta, una nina, un guinyol, disfresses i, com no, contes.
    Anava creixent i va descobrir que l’única ciència que era benvinguda a casa era la ciència-ficció. D’aquesta manera llegia la literatura carregada de futur i conceptes tècnics davant dels pares. Ells, cofois però enganyats, deien:
    —Li encanta la lectura!
    Però després, en la intimitat i d’amagat d’ells, gaudia dels llibres que li prestaven a l’escola de paradoxes matemàtiques, problemes de tir parabòlic, química orgànica, física quàntica o harmonia acústica.
    A mida que creixia, va deixar d’acompanyar als pares al teatre, cinema, trobades poètiques, presentacions de llibres, performances etc...
    —La Tàlia se’ns fa gran. —sospiraven.
    Mentre ella pensava:
    —Com explicar-los la veritat? Algun dia hauré de sortir de l’armari.
    Però el lloc on pitjor ho passava era a la biblioteca.
    Primer només es manifestava amb una lleugera picor al nas. Després els símptomes es van anar fent més evidents: un atac d’esternuts, pruïja, erupció cutània i inflor als ulls.
    —Te al·lèrgia a la pols dels llibres. —deien els pares excusant aquella conducta errant.
    Però cada cop anava a més, fins un dia que la llengua se li va començar a inflar i la van haver de portar a urgències amb indicis d’un xoc anafilàctic.
    —La Tàlia s’ha de quedar ingressada. —van dir els metges.
    Després d’uns dies d’estar a l’hospital envoltada de bates blanques, mascaretes, injeccions, sèrums fisiològics, equipament mèdic, provetes i profilaxi, va millorar. En aquell espai ella era feliç. Tot estava controlat, mesurat i administrat.
    El Doctor Experiència, va reunir als pares i a la noia per prescriure el diagnòstic.
    —Es tractava d’un cas molt rar. No existien antecedents però els he de donar una notícia, i coneixent-los, potser no els agradarà. Sense més dilacions, després d’infinitat de proves que li hem fet a la Tàlia, podem assegurar que té una hipersensibilitat a una cosa tan intangible com son les lletres. O sigui, té una al·lèrgia de deu sobre deu a les paraules.
    Els pares es van quedar gelats. Què volia dir aquell home amb allò?
    —Aquest cop ha tingut sort, però a partir d’ara, han de mantenir-la a distància de tota grafia, el que significa: literatura escrita, parlada, interpretada. Lluny d’espais com biblioteques, arxius, teatres. El dia de sant Jordi, per exemple, marxin fora o clausurin-se al CaixaForum. Cap poema, epitafi, paràbola, rodolí o embarbussament, res de cal·ligrafia. Si la volen veure sana i contenta canviïn de vida. Vagin a museus de disciplina científica, resolguin problemes matemàtics i visitin un laboratori per vacances. Per últim els dono un consell de collita pròpia. Canviïn-li el nom per Urània, musa de les ciències exactes.
    —Gràcies —va sospirar alleugerida la noieta.

    El lego intel.ligent

    El lego intel.ligent


    - Eureka! - Va cridar Magda.

    Fèia anys que investigava sobre materials intel·ligents. Els treballs dels seus antecessors havien consistit en aconseguir materials que canviaven una de les seues propietatats al ser induïts per un canvi exterior. Així s’havien descobert materials que variaven el seu magnetisme depenent del camp elèctric a què eren sotmesos, uns altres canviaven la seua transparència, és a dir, passaven de transparent a opac depenent de la pressió. Ja des del principi s’endevinava el gran futur que esdevindrien els materials intel·ligents.

    El següent avanç es produí quan s’obtingueren els primers materials que podien modificar moltes de les seues propietats: duresa, flexibilitat, transparència, conductivitat, magnetisme i fer-ho en amples rangs. L’estructura d’aquestos materials s’assimilava a les cèl.lules de la matèria orgànica. Cadascuna de les unitats podia funcionar independentment, encara que es relacionava amb les dels costats intercambiant informació. La informació de com es devien comportar introduida per l’enginyer, circulava d’unes a altres comunicant a cadascuna d’elles com es devien comportar. Així es podia aconseguir no només materials homogenis, sinò materials amb propietats canviants al llarg de la seua estructura. D’aquesta manera es podia fer el motle d’unes ulleres amb aquest material intel·ligent i només havien de programar on volíem que fóra transparent, on volíem que fóra resistent o flexible, etc. 

    Tots aquests canvis havien sigut uns canvis molt revolucionaris als darrers anys, però els descobriments de Magda impulsaven encara més la tecnologia d’aquestos materials. Ella havia aconseguit que aquestes peces s’orientaren unes respecte a les altres amb la voluntat de l’enginyer. Açò es traduïa en que es podia programar ,no tan sols les propietats del material, sinò també la construcció de diferents estructures. Al principi, Magda, solament aconseguí formar objectes geomètrics senzills a partir del material dispersat, però a mesura que anava perfeccionant el sistema, aconseguia formes més i més complexes i en temps més reduïts. La nova generació de materials impulsada per Magda consistia en materials que funcionaven com una impresora 3D, però que podien canviar la seua forma, una i altra vegada, infinitament. Ja no fèia falta un motle per donar forma als materials, ells mateixos es donaven forma.

    Magda havia aconseguit una gran fita, tanmateix ella no es conformava, volia més. I ja tenia clar com seria la seua aportació en la següent generació de materials. El nou repte era reduir el temps entre que es pensava la peça i la seua transformació en objecte. Actualment s’havia d’introduir la informació de l’objecte en què es volia que el material intel·ligent es transformara. Un procés que necessitava d’un enginyer com a intermediari per donar les instruccions pertinents, el que comportava prou de treball i temps. Magda sabia que la nova generació passava per aconseguir que els materials prengueren forma a partir de les visualitzacions mentals d’objectes de la gent.       Les aplicacions esdevindrien gairebé infinites. Les persones podrien construir, a voluntat, el que desitjaren. I a més a més, quan estigueren cansats d’un article podrien transformar-lo en qualsevol altra cosa ràpidament. Així, estarien davant del material reciclable per excel·lència.

    Transcorreguts uns mesos de treball intens, arribaren els primers resultats. Així doncs, aconseguí reproduir objectes sezills com regles, bolígrafs, gomes que prenien forma davant d’ella després de visualitzar-les al seu cervell. Tot açò, gràcies a un casc que arreplegava les senyals d’eixes visualitzacions i un programari que transformava en ordres de construcció eixes mateixes senyals.

    Les emocions estaven sent intenses i l'estrès cada vegada era major degut a les moltes hores de treball sense parar dels darrers mesos. Tot anava d’aquesta manera, fins que un dia tota obsessionada com estava en el seu treball, Magda es va dormir amb el casc posat. Més tard, a mitjanit quan Magda va començar a somniar, el sistema estava en funcionament. 

    Magda estava molt involucrada en el seu treball d’investigació i desenvolupament de nous materials intel·ligents, però no sempre havia sigut d’aquesta manera. Ella enyorava els temps compartits amb Marc, potser el perdre aquella relació és el que l’havia espentat a una vida de treball dur com a refugi. Aquella nit, va somniar amb Marc i li va paréixer que el somni era més real del normal, que podia sentir de veritat les seues carícies. En aquests records tan tendres es submergí  més i més en un son profund. Però la història amb Marc no havia sigut una història ideal, per això mateix acabaren deixant-ho. Magda va acabar per recordar també aquells moments roïns.

    De sobte, es despertà amb un fort dolor a la galta. Només obrir els ulls no podia creure-ho davant d’ella es trobava Marc guaitant-la tot furiós. De seguida, va copsar la situació i pensà en un osset de peluix.

    El després

    El després

    Avui he aclucat els ulls després de mesos d’intenses baralles externes i, sobretot, internes. Les meves parpelles ja s’havien retrobat en moltes ocasions abans, però mai d’una manera tan relaxada. Ja no estaven mullades per la suor, ni tremolaven nerviosament quan la meva ment reflexionava sobre el que estava passant allà a fora.

    Tot havia canviat. No hi havia cap vida que no s’hagués vist afectada per la situació. Famílies, ciutats i països van veure’s afrontades a la més extrema de les lleis de la naturalesa: la mort.
    Malgrat tot, una cosa era certa: la unificació de continents per combatre un mateix mal emmarcava una proesa que fins llavors no havia estat assolida per la nostra espècie. Com que el malalt mitjà trigava un mes a patir la fallida multiorgànica fatal des de la contracció del patogen, els metges tenien 30 dies de marge per curar a cada pacient. En una fita que superava tota expectació, van ser capaços de curar a les 100 milions de persones que es trobaven afectades al moment de l’aparició de l’anhelat tractament. Havíem acabat amb el perill microscòpic, sí, però tocava afrontar un perill major: nosaltres mateixos. Poc temps va ocórrer fins adonar-nos que les persones que havien estat salvades per la intervenció farmacològica eren incapaces de morir per causes naturals. Els governs i institucions van intentar ocultar-ho de primeres, però era impossible d’amagar tal excepcionalitat, i encara més quan aquests es van adonar del que eren: éssers immortals. La resta de nosaltres, els quals no havíem estat infectats, vam passar a ser marionetes a les seves mans. La malaltia que ho havia promogut tot va passar ràpidament a ser un record difús en la memòria general.

    El caos va ser palès en els científics, i això va condemnar la ment col·lectiva. El que no havia destruït la malaltia en sí va acabar-ho d’ensorrar el que havia de ser la nostra salvació. Al veure que eren incapaços de donar una resposta homogènia i acurada no tan sols de la solució i com afrontar-la, sinó del que estava ocorrent i perquè, el pànic va passar a ser el llenguatge primari de la població.

    Qui m’ho aniria a dir a mi que enmig de tot plegat et trobés, en una cua de racionament, escrutant amb la mirada cada peça de fruita.
    Mentre tu i jo anàvem aprenent l’un sobre l’altre fins a convertir-nos en experts, a fora tot s’anava a norris. Qui ho anava a dir que el tractament d’una infecció donaria la solució a un problema que pensàvem que ni tan sols n’era un: l’envelliment. Ningú havia pensat en ell com una malaltia, simplement era quelcom que ocorria de forma impertorbable en tot ésser viu. Doncs un petit microorganisme el material genètic del qual no ocupava més que un full de Word combinat amb una apressada medicació van ser la clau per fer que la mort fos quelcom del passat. Aquesta aberrant mescla va causar una activitat telomèrica il·limitada dins dels seus cromosomes, i curiosament el seu exacerbat sistema immunològic era capaç de mantenir a ratlla qualsevol creixement cel·lular neoplàsic. Els humans estaven subjugats a la voluntat dels qui no perien i el pitjor és que no ho sabien. Pocs quedàvem que volíem canviar les coses.

    Recordo perfectament el dia que t’ho van proposar. Vas arribar a casa tan radiant com sempre, però una ullada al teu llenguatge no verbal em va alarmar que estava passant alguna cosa. No volia creure’m que t’haguessin plantejat treballar per acabar amb la immortalitat. Els dos sabíem que no t’hi podies negar, i que això significava viure una vida de persecució. Els immortals s’havien fet molt perillosos pel progrés de la humanitat, eren molts i tenien una cosa que nosaltres no: temps.

    Avui no sé si maleir o celebrar que trobessis com revertir els efectes de la immortalitat. Havies anat en contra de tot el que durant tants anys vas considerar com a invariable per fer que la mort tornés a ser el pa de cada dia per tothom.
    Separar el genoma víric del compost medicamentós que havien pres 100 milions de persones havia estat el teu somni durant tot aquell temps i quan per fi ho vas aconseguir els dos vam ser molt feliços... durant un temps. El mateix temps que vam trigar a adonar-nos que les arrugues i cabells blancs que a mi em començaven a sortir, en tu ni gosaven fer acte de presència. El fet de treballar sense descans amb mostres innòcues del microorganisme i amb versions metilades del seu fàrmac va convertir-te en una d’ells...

    Poc a poc em vaig adormint, em ganes de retrobar-te, si tinc sort. I si no en tinc, almenys no hauré permès que la meva flama s’hagi apagat del tot.


    El gran astre

    El gran astre

    Observo per la finestra com el meu veí descarrega la compra del monovolum. Porta una camisa pulcra i ben planxada, amb una corbata que combina amb l’americana. Em sorprèn la seva força de voluntat. Tot i tornar d’un llarg dia de feina, va a comprar i tot seguit l’escolto jugar amb els seus fills.

    Aquesta descripció encaixa amb allò que podríem anomenar “pare de família modèlic”. Però no es tracta un home normal... No sé explicar-ho d’una manera que soni bé... Forma part d’un grup de persones defectuoses, amb una espècie de discapacitat. Molt desagradable tot plegat.

    Fa aproximadament mig segle que van començar a néixer nadons amb aquesta “condició” i ningú no n’ha trobat encara el motiu. A la tele diuen que deu ser un tema genètic.

    Són calbs, tenen malformacions a la cara, la pell fosca i molt dura, i d’altres característiques complicades que no us sabria descriure. Segurament és per aquest motiu que vulgarment se’ls anomena “paneroles”. Solen viure en guetos als extraradis de les grans ciutats. De tant en tant, n’hi ha algun que aconsegueix una feina amb contracte i pot permetre’s el luxe de llogar o comprar un pis al nucli d’alguna ciutat.

    No és que m’importi que una família de paneroles s’hagi mudat just a la porta del davant. Simplement, no vull problemes. A la comunitat de veïns es comenta que tenir gent d’aquest tipus a l’edifici no dona bona imatge. Si, per exemple, ara mateix volgués vendre el pis, de ben segur que el valor se’n veuria devaluat per la presència d’aquesta família.

    A més, em sembla d’una crueltat intolerable que se’ls hagi acudit tenir fills. Ja fa anys que diuen que aquests defectes s’hereten. De tota manera, entenc que un cop feta la desgràcia un es plantegi donar la millor vida possible als seus fills, i la zona on visc és la més bonica de la ciutat amb diferència.

    Tot i que normalment tinc molta cura de no coincidir amb l’home panerola, alguna vegada ens hem trobat a l’ascensor. Sempre es mostra amable i intenta conversar amb mi, però jo responc amb monosíl·labs i procuro marxar ràpidament.

    Ara estic a punt d’entrar a casa després de la feina. Veig el meu entregat veí baixant la compra del cotxe, va més de pressa que de costum. Sembla que té la intenció de dir-me alguna cosa, però accelero la marxa abans que ho pugui fer.

    Haver de saludar-lo es converteix en el més petit dels meus problemes quan, de cop, noto que la pell i els ulls em cremen. Abans de perdre el coneixement, em sembla veure l’home panerola corrent cap a mi i sento el seu cos cobrint el meu.

    Em desperto, tot em fa mal, no veig res. Noto gases fredes i humides a sobre de la pell que em bull.
    ─On soc? Quina hora és? ─pregunto.
    ─És de nit, t’hem portat a casa nostra ─em respon una veu masculina, la de l’home panerola.
    ─Tot em fa mal i no veig res... ─gemego.
    ─Estàs molt dèbil, però a l’hospital no et poden atendre. La majoria de gent ha... vull dir... que no hi queda gaire gent i no funciona cap aparell electrònic ─m’explica.
    ─Mira, pare, quines llums més boniques que hi ha al cel! ─escolto que diu una veu infantil. Deu ser la seva filla.
    ─Llums al cel? ─pregunto.
    ─Sí, han aparegut una espècie d’aurores boreals ─respon l’home.

    Intento fer alguna pregunta més, però no em surten les paraules. L’home em parla, però estic massa cansat. Només entenc coses inconnexes. “Ho he sentit a la radio abans que tot s’espatllés”, “flux de partícules”, “vent solar”, “protons d’alta energia”, “rajos ultraviolats”. Mare meva... el meu cos si que n’està d’ultra violat ha! ha!, dec estar mig delirant, tanco els ulls.

    Em desperto. No sé quantes hores hauran passat. L’home panerola segueix al meu costat.
    ─A tu no t’afecta el que està passant? ─pregunto.
    ─No. La meva família i jo ens trobem bé, de moment. Només un lleuger mal de cap.
    ─No t’ofenguis. però no se suposa que en aquesta història el que sobreviu és el fort? ─ric.
    ─No m’ofenc, amic, no sempre és el més fort el que s’adapta a un nou medi ─respon amb to compassiu.

    Té raó. Sota quin criteri considerem un ésser més “fort” o “superior” que un altre? Segons la seva complexitat? Segons el seu grau de semblança amb un ideal platònic de nosaltres mateixos?
    M’aixeca suaument el cap. Em dona aigua. He de ser sincer, jo mai no hauria fet el mateix per ell, ni per ningú de la seva família, ni tan sols pels seus mini paneroles.

    En aquest moment m’adono que jo moriré i l’home panerola viurà.

    El nanopoemaland

    El nanopoemaland

    No ho vaig veure
    Ja era tard
    Queia pel negre forat
    Amb velocitat vertiginosa

    La por, la incertesa
    Es van regirar en sorpresa
    Notava els canvis de mida
    Variava la llum, el so, tot
    Al vòrtex d'una experiència única.

    Les ones sonores eren llegants
    em desplaçaven per l'aire
    m'estava transformant completament.

    De sobte,
    Apropant-se CAP a mi
    Venia una formiga gegant, elefantina
    Q passava?

    Vaig saltar no sé com ni a on,
    però per sorpresa meva
    arrencava imparable
    una altra caiguda descontrolada

    La llum va desaparèixer
    l'ambient es va enfosquir,
    aturat de nou a un espai ferme,
    vaig iniciar la marxa
    ho vaig fer lentament
    a quatre grapes
    fins a topar amb unes ulleres estranyes.

    En tocar-les
    es va revelar el món que m envoltava
    Ho vaig entendre de cop
    M'estava fent petit

    Al fons, molt llunyana
    veia una muntanya gegant
    era la formiga!
    no donava crèdit
    Estava estabornit, seria possible?
    Una formiga amb la mida d'una muntanya?

    L'aventura continuava
    em movia compulsivament,
    vaig veure com estava assegut sobre una mena de cavall
    Seria un cavallet de mar?

    Tenia forma de barra...
    al cap de poc em vaig adonar...
    no era una barra,
    ni un cavallet de mar,
    ni un cavall,
    Estava muntat sobre un bacteri,
    Era l'scherichia coli.

    Llavors vaig entendre tota la transformació
    la meva mida inicial de l'ordre dels metres s'hi havia reduït un milió de vegades.

    El meu cos va seguir disminuint deu vegades més
    de sobte estava envoltat d'unes esferes amb punxes
    que m'eren molt familiars...
    mare meva!, estava ple de coronavirus.

    M'envoltaven per totes parts quatre lletres,
    N A N O
    Nano?
    Vaig fugir mentre continuava disminuint de mida
    i de sobte de forma molt brusca
    va xocar amb mi alguna cosa
    de nou un altre xoc,
    i un altre, i un altre...
    em movia de forma caòtica
    el meu cos continuava disminuint.
    On acabaria?

    Vet aquí vaig caure sobre d'una escala,
    mirant cap a dalt
    s'obria per mi l'infinit.

    Vaig prendre consciència dels fets
    aquella escala eren en realitat dues,
    dues escales que jugaven a creuar-se
    i a cada esglaó hi havia una lletra,
    A, C, G y T...

    La descoberta em tenia amb un atac malaltís de sorpreses
    estava sobre l'ADN... descobrint que la meva mida era d'1 nanòmetre...

    Tot prenia sentit
    Era capaç d'entendre el significat de la cadena NANO,

    estava al món de la nanotecnologia, un món increïble
    S'obria un marc de possibilitats meravelloses
    que volia gaudir com un boig
    s'iniciava l'aventura
    al món de NANOLAND

    El saber últim de la matèria

    El saber últim de la matèria

    Aquesta història va ocórrer fa molt de temps, ningú sap dir ben bé quant, entre les muralles d'una ciutat envoltada d'hortes fecundes. Al bell mig d'aquell enclavament es trobava el taller de Qamar. Fileres de pots i flascons tapaven completament les parets. La llum que entrava per l'única finestra emplenava l’espai amb els reflexos iridescents dels preparats. Entre aquells murs es percebia un ambient místic que remetia als sabers antics. La ciutat era famosa per la gran habilitat dels seus remeiers, però, entre la gent entesa, els productes de Qamar eren sempre els més valorats. No per això eren més cars, al contrari, Qamar procurava mantindre sempre un preu just i assequible per a tota la població.

    Qamar era conscient de l’excel·lència del seu treball, però no per això se’n ventava ni actuava de manera altiva, com és costum entre alquimistes. De fet, en molt rares ocasions acudia a les reunions del gremi o a les celebracions de rituals. Val a dir que sovint tampoc hi era convidada. El fet de que fos una dona, i a sobre no estigués casada, no afavoria la seua acceptació dins d’aquestos cercles. Ella tampoc no creia en les seues pràctiques místiques; el seu art naixia de l'atenta observació de la natura, l'anotació precisa i la reflexió crítica sobre els textos antics. A pesar de tot, sabia que gaudia del respecte i la callada admiració dels companys de professió. I, també, de l’estima dels seus clients. Amb això en tenia prou per satisfer el seu xicotet orgull.

    El cinqué dia de la setmana, a poqueta nit, sempre rebia la visita del mateix client. Es tractava d’un xic adolescent, de pell morena i mirada lluenta. A pesar del seu aspecte afable, la fortuna no li havia somrigut a la vida. El seu pare havia faltat massa prompte per a que conservés cap record i la mare patia d’una feixuga malaltia. Aquell homenet era qui s’encarregava de portar els diners a casa i comprar els beuratges que necessitava sa mare. La remeiera ho sabia, tot i que mai n'havien parlat.

    Una nit aparegué més tard que de costum, quan Qamar acabava d'arreplegar.

    -- Pensava que ja no vindries - va dir l'ama del taller - ací tinc les medicines de ta mare.

    El jove no s'atrevia a agafar el flascó. Finalment, amb un fil de veu, va respondre:

    -- No puc comprar-ho, no m'han pagat el jornal.

    Qamar sabia que si la mare del jove no prenia aquell preparat podia empitjorar irreversiblement. Llavors, li va proposar:

    -- Que et sembla si fem un tracte? Podries treballar per a mi, em vindria bé l'energia d'algú més jove - un somriure aparegué a la cara del seu interlocutor - Hauràs de viure al taller per aprendre l'ofici, però t'assegure, amb el que rebràs, no tornareu a passar pena.

    Així van formalitzaren una llarga relació entre mestra i aprenent. L'alquimista va complir la seua promesa, contenta d'haver trobat una persona digna d'heretar el seu llegat. Els anys passaren de pressa i amb ells l'habilitat de l'aprenent. Cada vegada s'encarregava de més tasques al taller mentre que Qamar, afligida pel pas del temps, es retirava per endinsar-se en profundes lectures. Ell li consultava sovint els requeriments dels clients i ella sentia orgull al comprovar el seu bon obrar.

    Una última nit, aprofitant que l'aprenent havia anat a fer companyia a la mare, Qamar es va dirigir al racó més amagat de la seua cambra. Allí conservava un cofre tancat molt de temps enrere. El va obrir amb delicadesa. Dins hi conservava dos manuscrits escrits sobre papir amb els més prodigiosos fruits de les seues investigacions. En un descrivia com obtindre l'Al-Iksir, o pedra filosofal, que convertiria qualsevol metall en or. A l'altre guardava la fórmula de l'Al-Haya, o elixir de la vida, que proporcionava la vida eterna. Aquells dos sabers místics, tan cobejats pels homes, havien acabat descoberts per l'única persona suficientment sàvia per no utilitzar-los. Qamar coneixia els límits dels humans i, per això, aquelles formules no havien estat mai repetides. Ara, però, sabia que el seu temps s'acabava i estava preocupada pel futur del seu aprenent. Aquell poder podia proporcionar-li el millor dels futurs possibles.

    L'alquimista va seure vora la llar de foc amb els manuscrits, cavil·losa. Passada una estona, va allargar la mà i els va llençar al foc. El nou alquimista no necessitava dreceres, estava preparat per forjar el seu propi destí. Els ulls profunds de Qamar es detingueren sobre la dansa hipnòtica de les flames, observant com es doblegava el papir alhora que s'ennegria. Aquell saber capaç d'elevar els mortals al nivell dels déus va desaparéixer per sempre. L'alquimista, llavors, va deixar que les parpelles li caigueren lentament fins tancar completament els ulls. Ja no els tornaria a obrir.

    És bo recordar d'on venim

    És bo recordar d'on venim

    —Bon dia —diu la jove portaveu des del faristol. Les càmeres de la premsa reflecteixen llums sobre la seua bata blanca. Prova amb timidesa el micròfon i beu aigua. Ara sí, pareix que comença—. Disculpeu-me, estic molt nerviosa, però és que no és per a menys, veritat?
    Prem el controlador remot del projector i a la pantalla apareix una il·lustració d’un gegant. Els assistents ens mirem bocabadats. «S’ha equivocat, doctora», s’escolta en primera fila.
    —No, no es tracta d’un error, senyors. Què veiem ací?
    —És clar, un gegant —diuen.
    —En efecte. Tots els científics que estem ací hui hem aconseguit aquesta fita gràcies a les espatlles dels gegants que ens van precedir. Abans de demanar un voluntari per a fer la demostració que tots estan esperant, em permetran fer una breu reflexió. I es que açò que anem a presentar al mon canviarà el paradigma de la nostra existència lligada als cossos i obrirà la porta a un futur mental.
    Entre murmuris d’admiració, la jove científica passa a la següent diapositiva, on es veu una antiga representació del sistema solar geocèntric.
    —Què haguera passat si Copèrnic no s’haguera adonat que el Sol, i no la Terra, és el centre del nostre sistema solar? I si Galileo Galilei no haguera millorat els telescopis? Continuaríem en la edat obscura del coneixement?
    Fa una pausa dramàtica i en la següent imatge es veu una placa de Petri plena de fong. S’escolten reaccions de fastig.
    —Pareixerà repugnant, però aquest petit èsser filamentós ha salvat milions de vides. Però, què haguera passat si a Fleming no si la haguera contaminat el cultiu de Staphylococcus amb Penicillium? 1928 em sembla inclús massa tard per al descobriment dels antibiòtics. I tot per haver estat reprimits tant de temps.
    Apareixen triangles i formules matemàtiques a la pantalla.
    —La ciència ja va despertar a la Antiga Grècia amb el desenvolupament de l’aritmètica i la medicina, que adoptava remeis dels antics egipcis. Més tard el romans aprofitarien els avanços en matemàtiques per a construir la seua enginyeria que fins a hui en dia ens fascina. Però després van vindre temps de supersticions i la ciència va hivernar! —exclama amb fúria continguda.
    A la pantalla es succeeix una explosió d’imatges de diferents descobriments científics de l’època moderna. Estic avorrit de tanta història de la ciència, però la doctora continua:
    —Per sort, a Newton li va caure la poma que va inspirar Principia, Darwin es va adonar de l’evolució dels pinsans i Rosalind Franlkin va veure quasi a amagades com és l’ADN; entre tants i tants avanços que ens van obrir els ulls a com es la nostra realitat. I per què conte tot açò? Perquè la ciència pot ser perseguida, prohibida i, actualment, inclús menyspreada, però sempre arriba per a salvar-nos a tots. Més tard o més prompte, però hi arriba.
    Un gran somriure apareix a la cara de la doctora i fa portar el seu invent a l’escenari. Cobert sota a una lona es troba el remei per a la perpetuïtat. M’estiro en la cadira per a veure millor.
    —Malgrat tots el impediments legals que ens han posat, per fi podem començar les proves en humans del transformador de memòries ®Records.
    Amb una maniobra teatral, la doctora lleva la lona i veiem un dispositiu electrònic connectat a un casc d’exploració cerebral. La sala es plena de comentaris de tot tipus.
    —Com ja hem avançat, ®Records llegeix els records del subjecte i els transforma en codi binari, el llenguatge de la tecnologia. Aquestes dades son emmagatzemades al disc dur de l’aparell i, en futures etapes, podran ser traslladades a altres dispositius i ments. Bé, cap voluntari?
    Els assistents comencen a llançar preguntes a la doctora a l’hora fins que els moderadors posen orde. Mentrestant, jo he alçat la ma y ella es fixa en mi.
    —¡Tenim un valent! Puje ací, per favor, si és tan amable.
    Tot el mon mira com avance fins a la màquina i sec a una cadira. Em col·loquen el casc i la doctora explica els detalls del procediment.
    —Garantim que la màquina no farà cap de mal al seu cervell. El pitjor que pot passar es que no aconseguisca llegir les seues memòries o no les traduïsca bé. Vol continuar?
    —Sí, estic preparat.
    Connecten ®Records i fa sorolls mentre escaneja la meua ment. Sent un pessigolleig als cabells i electricitat per tot el cos. De sobte, la màquina s’atura i la doctora aplaudeix.
    —Perfecte! Ha emmagatzemat els seus records.
    —Com ho sap?
    —Ara ho comprovarem. Si no li fa vergonya, els projectarem a la pantalla, d’acord?
    —Però és privat...
    —No serà per a tant, no vol formar part d’aquest descobriment?
    Sense que puga evitar-ho, tot el mon veu la meua infància, adolescència i escenes intimes de tot tipus. Tot siga per la ciència.

    Estava jo pensant … Per què em dedique jo a això?

    Estava jo pensant … Per què em dedique jo a això?

    Estava jo pensant … Què em toca ara? Ah si! deadline el dia 15, falten dos dies i el porte fatal, uff! em pose amb això. Ah, no! Tinc l'experiment en marxa: rentada, rentada, rentada, incubació!: per fi tinc un parell d'hores, ara sí que em pose amb això.
    Poc he aconseguit avançar, el becari no m'ha deixat molt de temps, el cap menys. I mentre m'han saltat diversos mails urgents. Em tornaré majareta. Torne a l'experiment: rentada, rentada, llavat incubació!: tinc una hora, em pose una altra vegada. No m'acordava!: reunió telemàtica en 10 minuts, es preveu llarga, prepararé la presentació. Espere poder posar-me amb això en algun moment, potser a la vesprada a casa. Ah, no! hui recull jo al xiquet i el porte al futbol (tinc una vida, no m'acordava). El meu xiquet!, així puc passar una mica de temps amb ell. A més demà tinc classe, he de preparar-la. La docència m'agrada, però … més treball. Toca vetlar. Em posaré demà a temps complet, que ja és l'últim dia per a presentar-lo. Igual puc justificar-ho un dia més tard … no, no tindran pietat, són implacables, me'l tombaran. Amb una mica de sort el sistema informàtic falla i allarguen el termini. Si és que … em fique en tots els fregats. Cal fer de tot, si no mai tindré els punts suficients per a aconseguir una plaça fixa.
    Igual hauria de deixar d'anar al gimnàs, em lleva molt de temps, però clar és que la salut… Cal estar en tot. Que estrés!. Això no hi ha diners que ho pague, i damunt, per al que paguen… Això sí, el bo és l'estabilitat laboral ja, ja!! a aquest pas em jubile abans de tindre la plaça. I llavors… Per què em dedique jo a això? Havia d'haver-me ficat en l'empresa privada. No, també molt estrés i el treball m'agrada menys, segur?. Ja sé, funcionari de finestreta o caixer de supermercat, eixos sí que viuen tranquils, i total, guanyen el mateix. No, m'avorriria. Professor de secundària, puc donar classe i viure més tranquil. No podria fer investigació, però, realment vull fer-la?. En aquest moment, no. Si és que en realitat no sé fer una altra cosa, només estic de baixada. Ja vindran temps millors? Ho dubte, serà sempre així, encara que a ratxes de més o menys estrés (però sempre estrés). Però quant a resultats sí, espere. I quant a estabilitat laboral i sou també, cal ser positius!, de debò?, tinc motius?, no sé, la veritat. Tampoc puc queixar-me, almenys em dona per a tindre casa i família, això sí, el temps per a gaudir-los … En fi, continuem tirant, que és l'important, i faig el que m'agrada. Segur?.
    Bé, en realitat és un honor treballar en un projecte Covid, i a més m'ha permés treballar durant el confinament, d'una altra manera hauria d'haver-me quedat a casa. A més em sent molt útil, quasi un heroi. Els sanitaris, aqueixos sí que són herois. Quina força i dedicació!. Bé, sense ser el mateix, el nostre treball també aporta, encara que més a mitjà o llarg termini. La genètica és determinant en la gravetat de la malaltia. Llàstima això de Jose, amb el jove que era! i a més estava molt sa. Perquè després diguen que només afecta a la gent major o malalta. Era molt bona gent, una gran pèrdua. Com moltes altres, ha sigut un desastre humanitari, tants morts … Sembla que el pitjor ja ha passat, a veure si puc aportar el meu granet d'arena per a solucionar-lo definitivament. Si torna a passar ens agafarà millor preparats.
    A veure que tal el resultat de l'experiment, a veure si m'emporte alguna alegria. Ehhh!! La meua hipòtesi es confirma: aquests gens són factors de risc de Covid sever i hem aconseguit conéixer el mecanisme
    eufòria!. Muntaré les figures i a acabar d'escriure el paper. Ara em recorde de perquè em dedique a això. Ah, no! continue tenint el deadline de demà. Bé, … esperaré a despús-demà. Ah, no! un altre deadline, la Renda; també he de fer això. Bé, paciència. L'important és que ha eixit l'experiment. Tinc un bon resultat, he participat en alguna cosa que millorarà la vida de la gent, i de pas el meu currículum, val la pena l'esforç. Continuem.

    La importància de l'ordre

    La importància de l'ordre

    La Doctora Susan Calvin ja no estava acostumada a aquelles tasques i les seves passes ressonaven amb fúria pels passadissos. Com a cap de robopsicologia a US Robotics, s’havia vist empesa a aprendre a delegar a la força i no podia estar a sobre de tots els projectes. Coordinar i supervisar que els robots creats s’ajustessin als requeriments de cadascuna de les tasques era un esforç majúscul i no li agradava fer distincions amb cap projecte. I en el cas del Projecte Ganimedes n’estava fent, una de grossa. No era feina seva. Era feina de l’Adrian. Però el maleït de l’Adrian Highleaf havia abandonat l’empresa sobtadament i els havia deixat empantanegats amb el projecte a mitges. Va girar la cantonada i es topà amb l’Aaron Levenov. Era un graduat que ajudava l’Adrian i amb diferència la persona amb menys esma que mai hagués treballat a US Robotics.
    - Sap on és l’Adrian, Levenov?
    - Ni idea – l’Aaron va fer un bot en veure-la -, Doctora Calvin. D’ençà de les primeres entrevistes amb en Troy que no l’he vist més...
    - El TROYTERRAFORMERX001 vol dir? A on és?
    - En Troy és a dins. Si ho vol provar...
    - Si he vingut fins aquí, no és pas per quedar-me a la porta.
    - Sí, Doctora – l’Aaron acotà el cap.
    La porta es va tancar darrere seu. Seguiren pel passadís que comunicava l’habitacle del TROYTERRAFORMERX001 amb la resta del complex. Mentrestant, l’Aaron parlotejava intentant rebaixar la tensió:
    - El projecte anava la mar de bé, Doctora. La carcassa del Troy hauria de ser suficient per suportar les condicions de Ganimedes i el cervell positrònic el vaig programar jo mateix. El meu primer cervell positrònic, sap? Doctora, n’estic molt orgullós i dono gràcies a US Robotics per l’oportunitat que em va donar.
    - Sí, sí, és clar, és clar – replicà d’esma la Doctora, ella no hagués contractat mai aquell gamarús, però potser no hi havia ningú més en aquell moment, devien necessitar personal per començar el projecte.
    - L’Adrian no ho veia clar, però miri el resultat, Doctora Calvin – el jove graduat somreia forçadament i va fer un gest com de convidar-la a passar.
    Al mig de la sala hi havia una taula metàl·lica soldada al terra, igual que la cadira a on seia el robot. En TROYTERRAFORMERX001 era el prototipus dissenyat per terraformar Ganimedes. El robot els saludà amistosament.
    - Bon dia Aaron, senyora. Sóc el robot TROYTERRAFORMERX001, pot anomenar-me Troy.
    - Troy, sóc la Doctora Calvin, màxima responsable del Projecte Ganimedes. Saps de què tracta?
    - Sí, Doctora. El projecte pretén transformar Ganimedes en un lloc habitable pels éssers humans.
    - Saps quin és el teu paper en el projecte, Troy? – li va demanar la Doctora Susan Calvin.
    - Sí, Doctora: executar-lo.
    - I estàs preparat per executar el projecte?
    - No, Doctora, ho sento, no ho puc fer.
    - Com? Quin és el problema amb el projecte, Troy?
    - Podria prendre mal: allà fa fred, és ple de gel, em rovellaria, etcètera.
    - Però, Troy, si jo t’ho mano, hauries de fer-ho, oi?
    - No, Doctora. Això aniria en contra de la segona llei. I la tercera no pot estar per sobre de la segona.
    - La segona? La segona llei diu que els robots heu d'obeir les ordres dels éssers humans, excepte si entren en conflicte amb la primera llei: no fer mal a un ésser humà o, per inacció, permetre que un ésser humà prengui mal. I la tercera versa sobre la vostra autopreservació, però sempre que aquesta protecció no entri en conflicte amb la primera o la segona llei.
    - No, Doctora, no és així. S’ha equivocat en l’ordre: les ha dites al revés.
    - Vols dir que la teva protecció està per sobre d’obeir? – la Doctora Calvin no se’n sabia avenir, era la primera vegada que un robot la corregia i ni més ni menys que en temes robopsicològics, la seva especialitat.
    - No ho hagués sintetitzat millor, Doctora – va acabar sentenciant el robot.
    - No pot ser! És cert que l’Aaron va programar el teu cervell positrònic, Troy? – la Doctora Calvin es mirava l’Aaron Levenov de reüll, estava pàl·lid.
    - Sí, és cert. I permeti’m que afegeixi que va fer una tasca excel·lent. Si no fos per ell potser seria camí d’aquell infern de glaç.
    - Excel·lent... Sens dubte – la Doctora Calvin es fregava el front contrariada -. Troy, podries acompanyar l’Aaron Levenov a la sortida? Sense fer-li cap mal. I no el deixis tornar a entrar mai més. Com ja et deus imaginar, US Robotics és qui millor pot garantir la teva seguretat... Si la fas bé, potser aquesta serà la teva feina a partir d’ara, enlloc estaràs més ben protegit que aquí, t’ho ben asseguro.

    La plaga de Gaia

    La plaga de Gaia

    Claror, escalfor i aigua són essencials per fer créixer el meu paradís verd i joiós. Dia rere dia, cuido i observo com creixen els fruits que vaig sembrar, i tot i que els hiverns són més durs, cada primavera una explosió de colors i aromes ho envaeixen tot, recorrent cada racó i fent-me sentir exultant de tanta bellesa. Vaig començar amb un grapat de llavors fèrtils i molta paciència. Gràcies al Sol i la pluja a poc a poc les fulles començaren a brotar d’aquella terra seca. Amb la suor del meu front he tingut cura de cadascuna de les plantes que han anat emergint vigoroses i radiants, mentre un petit ecosistema d’animals i microorganismes s’ha incorporat al meu tresor verd.
    El temps transcorre amb harmonia i dins de l’ecosistema s’hi comparteixen l’entorn i els recursos; gràcies a això, cada espècie que habita aquest racó de l’univers s’ha convertit en imprescindible, fent-se útils els uns als altres, produint i recollint en un cicle inacabable.
    Satisfeta, avui que es primavera, escolto el brunzir de les abelles voleiant amunt i avall cercant el nèctar de les flors per transformar-lo en dolça mel daurada. Embadalida en aquest plàcid moment i ensumant el deliciós aroma de les maduixes roges que neixen de tiges arran de terra, per l’escletxa del meu ull esquerre percebo de forma difosa una figura nova al meu jardí. Sembla que hi ha arribat algú nou.
    Una silueta desconeguda i curiosa ha aparegut de sobte i sembla que vol formar part del goig que aquí s’ha establert. Cofoia recordo que cal paciència per l’adaptació d’aquesta nova criatura, així que l’observo inquieta sense intervenir. Fins avui, cada nova incorporació ha trobat el seu lloc dins del cicle, així que espero amb delit esbrinar quin serà el seu encaix. Potser es dedicarà a netejar de restes en descomposició? O bé, qui sap si li agradarà contribuir produint aliment per a la resta?
    Van passant els dies i els ametllons ja són apunt per ser collits ben verds; desprenen aquella olor característicament fresca i dins seu s’amaga el secret d’una ametlla tendra i lleugerament dolça. Fa dies que m’inquieta el comportament del nostre nou inquilí. Al principi va adaptar-se còmodament entre nosaltres, tanmateix, sembla que cada vegada és més egoista.
    Un dia va decidir que controlaria part de l’ecosistema pel seu propi benefici, si bé d’entrada no em va estranyar gaire, doncs les formigues bé que viuen en harmonia amb els pugons. Mentre elles n’obtenen la melassa, els pugons estan protegits de depredadors i així estableixen una relació simbiòtica plaent per ambdues espècies. La de vegades que les he vist foragitant marietes afamades! Però aquesta vegada, el nostre inquilí té una actitud més estrafolària que no fa més que incrementar-se amb el temps.
    Pesarosa veig com la situació es complica per moments. Ara ha decidit que no té prou espai per viure! Fa només tres mesos tothom tenia espai de sobres, tothom compartia de bon grat els recursos del jardí, però aquest animaló avar en vol més, més i més.. Ha començat a fer grans destrosses on abans em creixien matollars sencers de romaní, va escapçar tots els rosers per aprofitar-ne els pètals i decorar els diminuts dormitoris que es construeix sense parar i per tot arreu, amb tiges, branquillons i fulles de totes mides i colors, malmetent sense mesura al seu pas. El que em sorprèn més de tot plegat és que construeix i construeix i no són pas tants!
    Em digueren que petits insectes, fongs, caragols i llimacs serien el pitjor que podria passar-li al meu jardí. Afirmaren que se’m menjarien els fruits que tant m’han costat cultivar, matarien les plantes que tant de temps he cuidat, farien emmalaltir la resta d’animals i assolarien irremeiablement tot el jardí fins a no deixar més que les engrunes d’un passat de gaubança. Nogensmenys, l’esclafit de desordre i despotisme no havia arribat mai amb ells, ha començat amb l’andròmina aquesta amb potes que avui governa al seu gust el meu jardí. Serà ella la responsable d’arrasar-lo. Ara es multiplica desmesuradament i jo ja em planyo de pensar, què en faré?!
    La tardor s’anuncia amb el dringar de les fulles que cauen i amb ànsia i plena de tristesa observo temorosament cada dia aquest pèrfid ésser. Em segueix sorprenent. Com és possible que es pugui ser tan anihilador? Ja no en té prou amb el meu jardí i la resta dels seus habitants, ara lluita contra si mateix. S’ha reproduït incansablement, són tants que ni s’entenen, ni volen fer-ho, de manera que han optat per autodestruir-se combatent en guerres inútils i empobrint cada vegada més el meu pobre, altra vegada radiant, jardí.
    El que no comprèn és que en morir el jardí també serà la seva fi.

    LA PREGUNTA PRIMIGÈNIA

    LA PREGUNTA PRIMIGÈNIA

    Ja saps que vols fer quan sigues major, filla meua?

    La pregunta rondava el cap de María mentre mirava el cel de mitjanit a través de la claraboia de la seua habitació. La llum de la lluna era cada vegada més tènue y les estrelles parpellejaven en el cel com les gotes de la rosada quan el sol surt de matinada.
    Maria mirava el cel i pensava, pensava i imaginava sobre tot allò que els seus ulls podien observar, la lluna, les estrelles i la fosca immensitat de l'espai. Cada punt lluminós en la distància era un amalgama de potencial i incertesa igual de gran que tota la seua realitat, per cada punt de llum, diversos planetes sencers per descobrir, cada un d'ells vast i inimaginable en la seua pròpia mesura. Entre les estrelles la foscor absoluta, buida i plena a la vegada, el tot que contenia totes les coses. Milions i milions d'estrelles que formaven galàxies inabastables, cadascuna d'aquestes una milionèsima part de la infinitud de l'univers.
    Mentre divagava i pensava sobre la incommensurabilitat de l'univers, Maria va alçar el braç i, en un intent infantil, va intentar pessigar amb els dits la estrella mes brillant de totes com si volgués arrancar-la del cel i guardar-se-la per a sí mateixa. Pessigava i pessigava, sense poder en cap moment agafar-la entre els seus dits i mentre mirava la llum de aquella estrella filtrar-se entre l'espai dels seus dits, la seua ment comença a mirar cap a dintre i de la immensa magnitud i amplària del espai exterior començà un viatge invers cap al centre mateix de totes les coses. L'univers, galàxies, estrelles, planetes i en cadascun d'aquestos planetes un nou univers que s'obri. La pròpia matèria, decantada durant milers de milions d'anys fins a arribar a formar la realitat que ella coneixia, des de la muntanya mes alta i el riu mes cabalós fins a la més diminuta de les espècies tot format per milions de milions d'àtoms de diferent estructura, massa i composició que s'agrupaven en un amalgama de caos i ordre, formant tots els elements de la existència. Però no acabava aquí, cada àtom estava format per partícules mes xicotetes i estes també es construïen a partir de les partícules més elementals, però mes enllà d'aquestes partícules elementals, qui sabia? Potser existiren milers d'ordres més de magnitud que Maria encara no coneixia. Era com una matrioixca interminable i cada nina requeriria mil vides per a poder ser apreciada en tota la seua magnitud.
    Que hi havia més enllà? Coses que fins i tot la seua imaginació no podia començar a imaginar. Però sobre tot això, sobre tot el que el cosmos podia oferir, ella tan sols volia saber una cosa; el perquè. El perquè de totes les coses, de les mes simples fins a les mes complexes, els mecanismes invisibles que feien moure la realitat, la explicació al gran truc de màgia que era l'univers.
    El cervell de María espurnejava amb tot eixe potencial i amb una mescla d'incertesa i esperança es va disposar a tancar els ulls i deixar que se l'emportés la inconsciència.

    - Que què vull fer quan sigui major? Mussità Maria a l'univers abans d'adormir-se. Vull Conèixer,saber, comprendre,estudiar el mon que em rodeja, les coses mes petites i les mes grans, plantejar-me preguntes y trobar respostes, equivocar-me, aprendre i no deixar mai de sorprendrem per tot el que m'envolta. Això vull fer quan sigui gran mare, això vull fer, però com puc explicar-t'ho amb tan sols unes paraules?

    La trobada

    La trobada

    Ales de colors,
    batecs de primavera,
    quan tot desperta.

    Podria ser un dia com tants d'altres. De casa a la feina, de la feina a casa. El mateix trajecte, el mateix paisatge. Però en el seu món no hi ha rutines. Per ella, el paisatge és sempre canviant, ple de detalls irrepetibles. Ara, en ple mes d'abril, sent la primavera festejant els camps dels afores de la ciutat. El groc de la ginesta i el seu perfum embriagador l'atrauen com si fos un insecte, mentre els gallarets la saluden des dels prats amb la seva dansa d'onades rogenques. Avui no se n'ha pogut estar i, responent a la crida, s'ha aturat vora les terres que en altres temps van treballar les mans dels seus avis. Plantes arvenses i ruderals han aprofitat els anys d'abandó per fer-se seva aquella terra, amb la complicitat del vent i dels insectes pol•linitzadors. Malgrat que el camp és visiblement diferent a aquell que la va veure créixer, de tant en tant necessita deixar-s'hi caure. D'alguna manera que no sap explicar, sent que en forma part. Allà se sent renéixer, com ho fa la natura després del llarg hivern, i qualsevol racó l'inspira per escriure. És allà on la poesia li surt de més endins.

    Entre el brancam d'una olivera vella, la petita Aurora reposa entotsolada. És un d'aquells dies en què voldria tornar a ser crisàlide. Restar immòbil, curosament protegida, sense ser vista ni haver d'interactuar amb ningú. Se sent petita, insignificant i poc bonica en comparació amb altres papallones del seu entorn. Sempre li han dit que el seu paper és imprescindible per mantenir l'equilibri de l'ecosistema, però no s'ho acaba de creure. Algú se n'adonaria si desaparegués? No té la majestuositat de la Macaó ni la bellesa delicada de la Graèllsia. Encara que ara mateix el que voldria és poder-se camuflar com ho fa la Bruixa. Un moviment entre les herbes i l'enlairament sobtat dels estornells l'han posat en alerta. Tan sols pensar en la possible presència humana la fa estremir. Pel seu caparró circulen històries terribles que ha sentit al voltant d'aquella espècie, el depredador més gran del planeta. Ara ja no en té cap dubte. És un d'ells i avança cap a ella, en percep la respiració, l'olor. Presa del pànic, però amb un bri de valor, alça el cap i es troba amb una dona que la mira fixament. Per sorpresa seva, però, en els seus ulls no hi veu cap rastre de maldat. Fins podria dir que l'està observant amb admiració, fins i tot amb afecte. No sap per què, aquella mirada la fa sentir especial. I de sobte, té ganes de deixar d'amagar-se i mostrar-se tal com és. Amb un tímid vol, es desplaça cap a la part assolellada de l'arbre i desplega les ales per captar tota l'energia del sol.

    La biòloga, amb un somriure, pren nota de la troballa: Aurora dels guarets (Zegris eupheme). Fa dies que mostreja la zona per tal de determinar la diversitat d'espècies de papallones en conreus de secà de la terra baixa. Aquesta última li fa especial il•lusió, ja que es tracta d'una espècie en perill d'extinció de la qual feia 14 anys que no se n'havia vist cap exemplar. La reducció en l'ús de pesticides fa el seu efecte, pensa. Una ràfega sobtada de vent li roba la màgia del moment i també els papers que tenia a les mans. El camp es converteix en una festa esbojarrada d'informes volant entre falciots i orenetes, fulles seques i ella movent-se enmig del remolí, en un intent desesperat de recuperar la feina feta. Minuts després, torna la calma. També en el seu pols, mentre intenta posar en ordre la paperassa. Papallona reina o macaó (Papilio machaon), Safranera de l'alfals (Colias crocea), Migradora dels cards (Vanessa cardui)... De sobte, els seus ulls s'aturen en un manuscrit escrit amb una lletra que no és la seva. En lloc de noms d'espècies, poesies en forma de haikus. No entén res, fins que alça la vista i les seves mirades es creuen. Dues mirades sobre un mateix entorn. Ulls de poesia cercant bellesa, ulls de ciència cercant respostes. I se n'adonen que no són tan diferents una de l'altra. Dos camins paral•lels que s'han acabat trobant. I es pregunten per què caminen separades si comparteixen un mateix destí. En les seves ments entrelluquen un horitzó divers d'espècies, de colors, de sons, d'olors...

    Des del cimal de l'olivera, l'Aurora aprofita l'embadaliment de les dues dones per estendre les ales i emprendre el vol. Elles la veuen marxar i somriuen, donant-se la mà. I en aquell instant, de la seva unió, feta de haikus i ciència, en neix un sciku:

    Espècie nova,
    indicador de vida,
    dels camps, aurora.

    La Yìmiáo contra el Guān bìngdú

    La Yìmiáo contra el Guān bìngdú

    Entro en la cova del vell savi Yīshēng. Hi ha una llar encesa que projecta ombres que ballen entre la foscor i la llum, mentre cercles irregulars de fum pugen per la rocosa xemeneia natural. El vell savi està assegut en una ampla i polida roca, contemplant hipnotitzat el foc.
    —Oh gran Yīshēng —dic inclinant el cos en senyal de respecte—, els atacs del malvat Bìngdú causen estralls entre els meus, no només en els soldats sinó també entre les seves famílies. Ja no sé què fer per aturar-lo.
    —Estimada reina Yìmiáo, pensava que el pont sobre les aigües del Kàngtǐ, feia d’embut suficient per contenir les tropes del malvat Bìngdú. Què ha passat? —em pregunta mentre es gira per mirar-me.
    Li explico com els meus guerrers rebutgen totes les envestides dels soldats que envia el Bìngdú, però al cap d’unes hores cauen malalts i dies després també emmalalteixen els seus familiars. Alguns d’ells moren, no masses, però els suficients perquè el poble comenci a pensar que és un mal auguri, un senyal que no els puc governar.
    —Em temia que arribés aquest dia. Veig que el Bìngdú per fi ha après a controlar la màgia de la llum del foc —diu, agafant un pal encès que acosta a la paret de la gruta—. Mira com l’ombra del pal es projecta en les parets de la cova, però la flama que el pren, no projecta cap ombra.
    »Vosaltres sou com l’ombra del pal: no podeu veure la flama que us està consumint. Ara el Bìngdú és el temible i letal Guān Bìngdú, perquè s’ha vestit amb les flames del foc. Invisible per vosaltres, només li cal tocar els teus guerrers. Després, el contacte amb els familiars que els cuiden, i dels familiars amb d’altres, estén el mal del Guān Bìngdú.
    —El que expliques sembla un poder invencible savi Yīshēng —dic desil·lusionada—, com podem vèncer el que no es veu?
    —De moment pots mirar de protegir els teus guerrers, que no sigui fàcil que el Guān Bìngdú els toqui la pell. Afegeix en les seves armadures, protecció de roba per les parts de la cara que no els tapa el casc. Ordena també que el poble es quedi tancat a les seves llars sense sortir.
    —Però això només són defenses per contenir l’enemic. Jo vull derrotar-lo! —protesto.
    —Sols el podràs vèncer amb l’ajut del reflex —diu el vell savi mentre apropa el pal encès a un mirall que té recolzat en una cantonada de la cova. —Veus? Fins i tot la flama que no fa ombra no pot evitar reflectir-se en el mirall. Però observa —estén la mà oberta—, l’ombra dels meus dits no es projecta en el mirall. Només amb l’ombra podràs vèncer la temible flama invisible del Guān Bìngdú, quan quedi atrapada en el reflex.
    Mentre les paraules del vell mestre encara ressonen dins el meu cap, una estratègia comença a prendre forma en els meus pensaments.
    —Gràcies gran Yīshēng pels teus savis consells, però tinc una última pregunta. Les aigües del Kàngtǐ poden apagar la flama invisible del Guān Bìngdú?
    — Estimada reina Yìmiáo, l’aigua sempre apaga la flama.
    Durant setmanes contenim la malaltia amb les defenses que em va suggerir el vell savi, mentre per les nits els enginyers aprofiten per construir la trampa, al mig del pont. Quan està per fi enllestida, espero l’arribada d’una nit estelada, que auguri el naixement d’un dia assolellat. Al dia següent, les tropes formen davant del pont quan el sol està sortint, convidant als enemics a atacar-nos. El sol surt per la nostra esquena projectant allargades ombres dels nostres cossos que arriben fins la vorera del cabalós riu Kàngtǐ. Llavors el primer escamot enemic s’endinsa comandat pel Guān Bìngdú, que no pot evitar delatar-se en el pont que es reflexa capgirat en les aigües del riu. Quan està a punt d’arribar al mig, ordeno obrir la trampa, pel la que cau l’infame Guān Bìngdú. Les aigües apaguen la flama que el feia invisible, tornant a ser només el malvat Bìngdú, que comença a desplaçar-se, arrossegat pel corrent del riu. Llavors enlairo el braç, projectant una allargada ombra sobre el terra, que desapareix en la vorera, a l’alçada de l’avantbraç. Calculo a ull i tanco la mà amb força mentre el cos del malvat Bìngdú, atrapat en l’ombra invisible del meu puny, rebenta esmicolant-se en petits fragments que es dilueixen en el Kàngtǐ.
    —Aquí i ara em declaro vencedora del temible mal del Guān Bìngdú —crido, alçant el puny—. Soldats, agafeu aigua del riu per donar a beure als malalts, doncs ara les aigües del Kàngtǐ porten la meva força sanadora.

    Mare

    Mare

    La senyora havia sortit a passejar pel veïnat. Com sempre, anava vestida amb el seu vestit blau de brodats blancs, i la seva brusa beix. Se la notava cansada. Quan va veure al seu veí fent ioga, de seguida el va saludar i es va acostar a ell per a la seva catarsi matutina.
    —És la veu cansada, donya —va dir el veí amb poc interès en entaular conversa.
    —És que els fills de vegades poden ser tan desagraïts —va començar la senyora mentre passejava la seua ventruda figura voltant. És que mai es quedava quieta, no podia. Simplement deixaria de ser ella mateixa si es detingués.
    El seu veí la mirava impàvid, distret, però amb la vista fixa en els seus ulls, com volent indicar-li que l'estava escoltant amb atenció. Ell estava més interessat en tocar-se els seus propis peus i no perdre l'equilibri.
    —Ja li dic, són tremends. Una que posa tot l'esforç en donar-los tot el que necessiten, i ells no agraeixen ni ajuden. Tinc el jardí fet un desastre, les plantes maltractades, deixalles per tot arreu, és un caos!
    De cop, el seu veí es va adonar que sí que estava prestant atenció. Ell no tenia fills, ni volia tenir-los, però alguna cosa en el relat d'aquella mare desesperada el va commoure i va començar a sentir certa empatia per ella. Sense dir una paraula, va deixar que ella procedís amb el seu alleujament.
    —Però jo els estimo igual eh! No em va a mal interpretar. Encara que em treguin de polleguera. Bé, si només fos això. Fins em fan emmalaltir! Ara li han pres el gust a les joguines, i les noves joguines, aquests electrònics, quina li explico! Duran un any i ja volen un de nou.
    El veí en això sí que estava familiaritzat. Vivint a la banda, havia vist dotzenes de vegades les joguines dels petits en el seu pati. Ell no els reconeixia, no comprenia d'aquells dispositius ni quin era el seu propòsit. Eren joguines de les noves generacions; en la seva infantesa, ell només havia jugat amb la vella roda i un pal.
    La mare va prosseguir: —No només són caríssims, sinó que a més com embruten! Tinc la casa plena de joguines escampades per tot arreu, i la majoria d'ells ja ni els fan servir. A més, estan tan obsessionats amb aquests efímers joguines que no li presten atenció a les mascotes, que tenim diverses ...
    El seu interlocutor va pujar les celles en silenci, afligit pel destí dels pobres animals.
    —Bé, he de dir que alguns dels petits sí que m'ajuden. Són pocs, però n'hi ha. El que passa és que a la majoria no els interessa. Estan més preocupats per veure on se n'aniran després que en adonar-se tot l'amor maternal que tenen ara. I després què? Se'n van, et deixen enrere, amb la casa plena de joguines, plena d'escombraries, i ells molt tranquils deixant la llar. Ja li dic, poden ser molt desagraïts. Quan la cosa es posa una mica calent, ja comencen a buscar on pirar-se.
    El veí assentia en silenci, fent la seva salutació al sol.
    —Li deia, últimament fins i tot em fan emmalaltir. Els altres dies vaig aixecar uns graus de temperatura, i vostè creu que per això van deixar de comportar-se així de malcriats? ¿Van deixar de comprar joguines i deixar-los escampats per tot el sòl? ¿Van deixar de barallar-se entre ells per nimietats? No senyor, la seva actitud no va canviar. Li dic una cosa, de vegades fins a no veig les hores que se'n vagin de casa i em deixin tranquil·la. Però clar, tinc por que per quan se'n vagin, el jardí quedi destrossat, les plantes s'assequin, i les mascotes es morin d'angoixa ...
    —L'entenc, senyora. Mai m'ha passat, però l'entenc. Com diu vostè, per més que hagi fet tot per ells, perquè es desenvolupin i nodreixin el millor possible, de vegades els fills trien el seu propi camí, lluny de què un els va marcar. A vegades tan diferent és el seu destí, que fins atempta contra la pròpia salut dels pares. I potser el destí dels seus fills sigui aquest: abandonar-la en un racó fred i deixar que el seu jardí s'assequi. Enfebrat i esgotada. Però tingui alguna cosa ben clar, senyora, que els seus fills -tots els seus fills- sempre sabran que mare, hi ha una sola.
    Ella va seguir la seva lent i incessant caminar, absorbint el missatge del seu veí. Un raig d'esperança il·luminar el seu atrotinat rostre, i de cop el seu vestit blau va brillar a la llum del sol a què donava voltes. Va somriure tímidament en imaginar com els seus fills, si capritxós evolucionar, tornaven tot l'amor que els havia donat i començaven així, a cuidar el seu jardí i les seves mascotes.

    Neander

    Neander

    M'havia allunyat del clan per recol·lectar plantes per a la cerimònia en honor de la meva predecessora: l'Ania, havia mort en silenci aquella mateixa nit.
    Ja havia omplert el sac amb lo necessari per al ritual, quan vaig sentir un soroll sord darrere uns matolls. Agafar l'arc que portava a l'espatlla i el vaig tensa. A poc a poc em vaig ajupìi i vaig esperar.
    Llavors, alguna cosa va sacsar els matolls i dirigir la mirada amb precisió per a poder distingir de quin animal es tractava. Només vaig arribar a veure un cap adornat amb plomes. No podia veure la seva cara ni el seu cos perquè devia estar assegut. Era una persona, sens dubte, però no era del clan.
    La curiositat va poder més que la prudència i em vaig acostar. Tal vegada necessitava ajuda, vaig pensar. Ania m'havia ensenyat que qualsevol persona, fora del clan o desconegut, era mereixedora del nostre saber.
    —Sóc Tibbi del clan de la vall del Rif, de quin clan ets tu? —vaig cridar mentre m'acostava a poc a poc per a no provocar la seva agressivitat. Sens dubte era un mascle.
    Estava a terra, recolzat sobre el cos sense vida d'un alci. Amb una mà, que em va semblar desproporcionadament gran, es taponava una ferida a la cuixa,que no deixava de sagnar. Amb l'altra agafava una destral que encara penjava clavada del cos de l'animal. De la seva boca van sortir sons inintel·ligibles. Esgotat, al veure el meu sac, va deixar anar l'arma i el seu braç va caure sense força.
    —Però a qui se li ocorre caçar a aquesta bèstia tu sol, posseeix un fort esperit! —el vaig renyar.
    Em va mirar sorprès, amb els seus ulls del color del mar, que amagava sota unes prominents i poblades celles, separades per un tatuatge en forma de cinta negra. Va deixar que m'acostés, no sense desconfiança. Li vaig aixecar la mà de la ferida per a veure si era molt profunda. Ell va apartar la meva mà instintivament, va gemegar i va aspirar sonorament a través del seu gran nas. El seu alè era calent i feia olor de sang.
    —Cal tapar aquesta ferida perquè deixi de sagnar, entens?
    Em vaig allunyar per a fer un emplastre amb herbes, tal com havia fet centenars de vegades amb l'Ania, i vaig tornar al seu costat.
    Em vaig asseure davant seu. Li vaig explicar amb gestos què havia de descansar. Va ser llavors quan em vaig fixar en el seu rostre. Tenia la barbeta enfonsada. La boca era gran, però ho era més el seu ample nas. Vist de perfil es podia apreciar sota una espessa mata de cabell, un crani gran i punxegut. El front enfonsat cap endarrere ressaltava encara més els prominents ossos sota les celles.
    Ell continuava mirant-me amb estranyesa, però tranquil. No emetia cap so, només respirava. Vaig pensar que era millor anar-me'n. Una vegada recuperades les forces, tal vegada es girés contra meu. En anar a aixecar-me em va agafar del braç i va clavar la mirada. De sobte, em va sorprendre la pell de la seva mà peluda que era gairebé transparent, una mica vermellosa. La del meu braç era fosca. Jo era alta i prima, ell era robust, amb àmplia esquena i llargs braços, no obstant, les seves cames eran massa curtes. Malgrat el fred no anava gairebé cobert. Va ser en deixar-me anar quan em vaig fixar en les cicatrius del rostre i el cos. No havia vist a ningú amb tantes ferides. Era fort i havia sobreviscut a moltes lluites, vaig pensar. Vaig passar a poc a poc els meus dits per una cicatriu molt gran què li travessava tota l'espatlla.
    —Em sorprèn que no perdessis el braç. Qui t'ho va curar? —vaig dir sense deixar de tocar les seves ferides.
    De sobte, un fort impuls va fer que m'incorporés. Vaig aixecar les pells que protegien del fred les meves cuixes i em vaig asseure, a poc a poc per a no fregar la ferida, a cavall del seu sexe. No li va agradar la idea de tenir-me al damunt, però em va deixar fer.
    Ell no deixava de mirar-me com si fos un esperit. Va tocar l'arc primer i les fletxes després. Vaig comprendre que mai havia vist un artefacte similar.
    —Haig d'anar-me'n.
    Sabia que amb la carn de l'alci i l'aigua podria descansar i recuperar-se per a tornar amb els seus.
    Quan vaig tornar amb els del meu clan no vaig dir res de la meva trobada amb aquell estrany. La cerimònia de comiat d'Ania va ser emotiva i es recordaria per sempre en les lletres de les nostres cançons.
    Passades nou llunes, vaig donar a llum un preciós mascle, de pell clara i d'esperit fort al que vaig anomenar Neander.

    Osmosi

    Osmosi

    Quan va nàixer tenia molta innocència. Recordava els primers anys de la seua vida sense problemes. Tota la família n’era, també, d’innocent. Els companys d’escola també ho eren. Tot el que l’envoltava ho era. Vestien de negre una mica grisenc. Era necessari. La gent innocent vist de negre. A l’altra banda del poble hi havia una casa aïllada. Vestien de blanc. Un blanc que variava al groc, al rosa o al blau cel, entre d’altres. Quan passaven per davant de la casa el pares li deien que no mirés. Estava advertit que amb els de blanc no es podien barrejar.

    A primeries de setembre va començar 1r d’ESO. Es va seure al costat d’alumnes innocents. Se li veia molt feliç. Tot transcorria amb total normalitat. A la classe es respirava un ambient amable. Tots vestien de negre. Fins i tot, els professors. Quan va arribar el mes de març algú va deixar un llibre al seu pupitre. El llibre era morat. Una nota indicava que l’havia de llegir. Va pensar en llegir-lo però semblava un llibre prohibit. Se’l va ficar finalment a la motxilla i a casa hi decidiria.

    Quan es va fer de nit va obrir el llibre. Parlava d’història. Història del segle XX. Va decidir obrir-lo. Cada nit en llegia un parell de capítols. A mesura que el llegia tenia més necessitat de llegir, de saber què va passar. Finalment un dia se’l va acabar. En necessitava més. Només saber el que diu el llibre li semblava poca cosa. Es va presentar a la biblioteca. El lloc només el freqüentaven pocs veïns i només perquè hi havia wifi gratuïta. Es concebia la biblioteca com un espai on es podien guardar llibres. Una mena de museu. Després de sorprendre’s, el bibliotecari li va aconsellar un prestatge on hi havia més llibres d’història del segle XX. Fins i tot, li va indicar on estava l’hemeroteca perquè visités la premsa de l’època.

    En un mes, havia llegit tant i havia sabut tantes coses des de diferents punts de vista que no se n’havia adonat que la seua roba era d’un grisenc molt blanquinós. Després de les vacances de primavera va tornar a classe i tots el miraven estranyats. Vestir de blanc era un símbol negatiu per a tots. La resta d’alumnat, que l’envoltava en les taules de l’aula, va començar a fer-li preguntes. Necessitaven saber per què vestia de blanc. El professor va demanar que eixís de classe i que no es relacionés amb la resta dels companys. Va acudir a una classe especial on hi havia alumnes vestits de blanc. La majoria provenien de la casa aïllada. Una mena de casa de cultura, li deien. El professor de l’aula també vestia de blanc. Les classes eren crítiques. Es podia parlar de qualsevol tema i es podia qüestionar tot. S’estimulava el pensament crític. Per primera vegada, el nostre protagonista o la nostra protagonista avaluava la seua vida fins el moment. No conèixer o no saber qüestions que no s’havia mai plantejat.

    A l’hora de l’esbarjo es va escapar. Va començar a explicar coses d’amagades als companys de l’antiga classe. Els enviava fotos i captures dels llibres pel mòbil. Als pocs dies els antics companys va canviar el color de la seua roba. N’era grisenc. S’havia passat del negre al gris.

    La directora, que es passejava per l’institut, es va parar davant de l’antiga classe de la nostra o el nostre protagonista. De sobte es va dirigir cap al tutor que vestia de gris i li va preguntar ¿Per què van la majoria dels alumnes van vestits de gris?

    El professor no va saber què respondre. Un silenci llarg es va fer. A poc a poc, un membre de la classe va alçar tímidament el braç. La directora el va mirar atemorida i li va demanar que respongués.

    - Senyora directora... és per osmosi intel·lectual... de fet qui ens ha contat tot el que ens ha fet canviar tampoc vesteix igual...

    I efectivament... la classe dels blancs, la més crítica, havia canviat de color. Si un que vestia de blanc s’envoltava amb gent d’altres centres de color roig hi tornava a l’endemà rosa. Quan més sabien més variava el color i uns els passaven color als altres per compensar-los l’absència d’aquest color. Excepte els que vestien de negre... que lluïen una absència que estranyament els feia feliços.

    Parlem-ne

    Parlem-ne

    Les pulsacions de la Noah han sigut regulars durant tot el matí. Per no aixecar sospites, ha piratejat el sensor integrat de constants vitals després de dinar. Surt del laboratori i, tot i saber que a aquestes hores no trobarà ningú pel passadís, els nervis s’apoderen d’ella. Camina amunt i avall per aquell laberint fins trobar la porta vermella. Eludint el reconeixement ocular, obre la porta i es sorprèn de la quantiat de llum natural que té l’habitació. S’encanta uns minuts amb les vistes, fins que s’adona que té un parell d’ull clavats a sobre. Grans i verds. Ull verds. Recorda haver llegit que existeixen però no havia vist mai una persona amb aquella producció moderada de melanina a l’iris.

    - Hola, sóc la Noah.
    - Hola, jo sóc la Miranda. Ja no tinc mal de panxa, però ara el cap em dona voltes.
    - Això és normal, són els efectes secundaris
    - Ets infermera? Saps quan temps estaré aquí, als Camps?
    - Els Camps? No, no. Això és el centre Hempel.
    - Què és això? Jo pensava que m’havien portat als camps de medicina interventiva per curar-me el mal de panxa
    - Sento decepcionar-te però aquí no curem amb antiinflamatoris. Et deuen haver aplicat un tractament de teràpia genètica. No tenies un mal de panxa qualsevol.
    - Teràpia gènica? Però això no és ètic! És impossible que el meu pare, el governador dels Territoris Unificats, hagi acceptat aquesta barbaritat. Aquestes pràctiques es van abolir fa dècades quan es va aprovar la Constitució dels Territoris.
    - Dona, no diguis que som bàrbars, que t’acabem de salvar la vida.
    - Però jo no vull viure amb aquest pes de consciència.
    - Quin pes? És viure o morir, no tens massa marge per escollir.
    - No tinc por a la mort. La meva consciència s’apagarà però el meu cos es fondrà amb la Terra i servirà per donar més vida i aquesta vida, quan s’apagui, seguirà el cicle.
    - Tots els que viviu a l’exterior afronteu la vida així?
    - A l’exterior de què? On sóc ben bé? Què és el centre Henkel?
    - Hempel. Centre Hempel. Estàs a una antiga base militar reformada com a centre científic i tecnològic. El teu estimat govern ens té aquí tancats investigant i innovant en materials, energies i teràpies mèdiques.
    - No és possible, això està prohibit i perseguit. La prepotència dels científics i la seva obsessió a jugar a ser déus va destrossar la societat i la va portar a l’abisme. Per sort el poble va reaccionar a temps, va aturar la bogeria del consumisme i el transhumanisme, i va virar cap a la integració de l’ésser humà en el medi, salvant el planeta d’un col·lapse imminent.
    - M’encanta aquesta història, però això és ciència-ficció. Estic d’acord amb que alguns científics van creuar línies vermelles, però esteu on esteu gràcies a la ciència. Vam salvar la humanitat de cinc pandèmies. Sense curiositat i innovació l’ésser humà no va enlloc. El vostre govern s’omple la boca de contes de fades mentre ens tenen presos, monitoritzats i esclavitzats. Som imprescindibles per la supervivència de la humanitat.
    - Prepotent. Aquest va ser i segueix sent el vostre taló d’Aquil·les.
    - No és veritat. El problema va ser la falta de comunicació. Els científics no vam saber explicar-nos i tampoc vam saber escoltar la societat. Però no ens ho vau posar fàcil, eh? Els meus pares expliquen que el terraplanisme va arribar a ser moda i la gent pagava morterades per tenir cobertura en mútues holístiques i tractar-se amb pseudociències.
    - Pseudociència és un mot prohibit.
    - Prohibit per qui?
    - Prohibit pel govern i la Constitució. L’individu s’ha de considerar com un tot. No es pot abordar cap problema des del reduccionisme, s’han de tenir en compte totes les sinergies.
    - I el governador fa bandera de tot això fins que la seva filla s’emmalalteix de forma greu. Llavors decideix deixar de banda les sinergies i recórrer als reduccionistes repudiats.
    - Encara no em crec que el meu pare hagi accedit a tot això.
    - Bé, t’he de dir que cada any curem algú de l’exterior amb problemes de salut. Pel que he sentit, sempre són alts càrrecs o familiars. Jo he volgut aprofitar que havia vingut algú jove, per parlar, perquè vull saber com és la vida allà a fora, perquè vull explicar la meva existència, perquè crec que hem d’escoltar-nos.
    -....
    - Veig uns ulls verds dubitatius i això em tranquil·litza. Si vols, tornaré demà. Crec que val la pena intentar-ho.
    - Fins demà Noah.
    - Fins demà Miranda.

    Perseverance

    Perseverance

    PERSEVERANCE


    A la sala de control regnava una gran tranquil·litat. Res comparable amb el nerviosisme de feia uns dies quan el Perseverance havia d’aterrar sobre Mart.
    Ara la feina era molt rutinària. Es reduïa a controlar que els munts d’informació que enviava el “Percy” quedessin ben registrats en les bases de dades del projecte.
    Els investigadors se’n cuidaran d’estudiar-les i posar al descobert els secrets que amaga el planeta vermell.
    La Jenny era una noia encantadora, una mica rosseta amb un cos generós i uns llavis petoners. Aquella tarda en trobar al seu company Andrew a l’esplanada del pàrquing s’havien saludat amb un petó i un “bon dia”.
    Els dos havien acabat la carrera d’enginyeria i era la primera feina de veritat que tenien. S’havien fet amics i formaven un tàndem molt eficaç. Feien l'horari de tarda i rellevaven un equip que s’havia passat tot el matí observant els indicadors de flux i l’entrada de dades i metadades que enviava el “Percy” des d’allà dalt.
    A aquella hora estaven sols al comandament del programa i només calia controlar que no es desajustés cap variable. De tant en tant calia ajustar alguns paràmetres per millorar algun detall, però aquesta feina, sempre la reservaven per la Jenny, que tenia més traça en combinar els factors i li havien deixat una llista de feines pendents.
    Aquella tarda, de tant en tant s’observava un salt en les imatges. Era com si per uns moments la recepció de les imatges es perdés en la immensitat de l’espai.
    Els controladors, comprovant els paràmetres de recepció, van deduir que segurament el giny deuria d’haver passat per damunt d’algunes pedres i no li van donar importància.
    Passada la primera estona de treball, la feina es tornava ben avorrida, la Jenny ja s’havia empassat un parell de novel·les romàntiques i ara n’estava llegint una de Carl Sagan. El tema era molt adequat per la situació que estava controlant. El títol, només, ja presagiava que podia interessar-li molt més que altres escrits de l’eminent professor. En efecte, el llibre “Comunicació amb la intel·ligència extraterrestre” era un tema perfectament adequat per l’entorn que tenia. Les seves quatre-centes i escaig pàgines li proporcionarien unes interessants hores de lectura i ves a saber si potser li servirien quan els marcians descobrissin el Rover Perseverance.
    —Andrew, posat els cascs, que em desconcentres amb la musiqueta del joc! —li va demanar al seu company.
    —És que els auriculars, avui, em fan mal de cap. Ja ho posaré més fluix...
    I tot i que el va afluixar una mica, no hi havia manera de poder concentrar-se en la lectura.
    —Què et passa avui? Què potser tens les orelles tapades...?
    —Ahir en sortir d’aquí vaig anar a trobar els amics a un pub i sembla que em vaig refredar una mica... Avui els sorolls em ressonen per tot el cap i no ho puc suportar.
    La Jenny va respirar profundament i no va contestar. Per un dia, s’aguantaria les ganes de llegir. Segurament al cap d’una estona pararia de jugar i faria alguna altre cosa. Com que no podia fer cap altre cosa, va seguir mirant el monitor de la imatge del Rover.
    Una immensa planúria s’obria davant seu. Algunes pedres trencaven la uniformitat del terra. El giny estava aturat una estona mentre que per la part superior de la pantalla es veia l’Ingenuity que volant per damunt d’ell li anava indicant el camí a seguir. Llavors començava a avançar un altre tros fins que tor-nava a aturar-se.
    De cop, una altre vegada, la imatge va mostrar una perspectiva diferent, com si s’hagués mogut una mica però el desplaçament no s’havia registrat.
    La Jenny va comprovar els comandaments novament. Ara el velocímetre havia registrat una acceleració sobtada i el sensor d’estabilitat un sotrac, com si hagués caigut d’una certa alçada. Però el funcionament general era correcte i va seguir mirant les pantalles de control.
    L’Andrew havia acabat la partida i també s’estava mirant la pantalla de vídeo. Tot d’una, van observar que el Rover havia fet un altre salt, havia tornat a avançar un tros més endavant i a continuació es sentia un sorollet indefinit que no es podia identificar.
    —Has vist?. El “Percy” ha avançat una mica més sense cap explicació...
    —Sí, aquesta tarda fa el tonto... Però sembla que tot està normal.
    L’incident els va fer seguir observant detingudament la pantalla del vídeo. De tant en tant la imatge feia un salt i canviava de posició.
    Ara coincidint amb el salt, el sorollet l’havien sentit més proper.
    Intrigada, la Jenny va ajustar els sensors de so i les càmeres del Rover i llavors, en girar-les cap enrere, va poder observar una ombra com d’un peu.
    Per els altaveus es va sentir un so metàl·lic:
    “Komt uede dirq e noxu tis les koses...?.

    L’aprenent

    Planeta errant

    Planeta errant

    Flotant l'un al costat de l'altre en un llit de pols còsmica. Com si tot l'espai fos només per a
    nosaltres. Prometeu i Pandora vetllant-nos en les seves rondes. Els nostres cossos eteris
    fregant-se suaument en giravoltar. Resseguint-nos els contorns translúcids incapaços de
    resistir cap altra gravetat. Enduts per l'èxtasi del contacte orbital. Abandonats del tot a
    l'espectacle mut de colors i ombres.

    Sorgeix de sobte. Ho noto. Una subtil alteració en el camp magnètic. La reconec. En un punt
    remot de l'univers està creixent una petita taca. Una massa fosca i glaçada ha sortit de la seva òrbita i ara ja és imparable. El centaure es va apropant a molta velocitat, en silenci. Arribarà d'aquí a cinc minuts llum. Tu no el detectaràs fins una dècima de segon llum abans que m'impacti. La col·lisió serà més forta que la teva força gravitacional. M'arrencarà de l'anell i se m'endurà entre nebuloses. I tu i jo mai més orbitarem el mateix sol.

    Qüestió d’ordre

    Qüestió d’ordre

    Una denúncia als Mossos ha de posar fi a la situació actual. M’hauria d’haver decidit abans, ho sé. És més fàcil veure-ho com una acció puntual, que no es tornarà a repetir, que fer el pas i aturar-ho tot. Han estat dues pallisses les que he necessitat per reaccionar. En l’anterior ocasió vaig culpar-me, segur que feia alguna cosa malament, pensava. Perquè, clar, si els tres xicots que he tingut m’han retret les meves accions i paraules, i m’he sentit ferida com per anar cinc vegades a buscar refugi a casa dels pares, potser soc jo la causant dels problemes. Fent memòria, puc recordar fins a set blaus en diferents parts del cos que he hagut de tapar en un moment o altre, i onze esbroncades fortes, de les que et deixen l’ànima girada a l’inrevés.

    No sé si m’ha servit de res la revisió del que he viscut en les relacions de parella. I serà que soc de ciències perquè, fixant-m’hi, veig que aquest recompte em porta per nombres primers. Però del que no tinc cap dubte és que, a partir d’ara, la primera seré jo.

    Relats d'una càmera trampa

    Relats d'una càmera trampa

    Els animals em parlen. M’expliquen coses del seu dia a dia, els seus menjars preferits, les seves amistats i rivalitats. Alguns corren sota la llum del sol, d’altres s’amaguen a les ombres de la nit; però jo sempre estic allà, escoltant, observant, espiant. Com a les pel•lícules, m’amago invisible i recopilo informació.

    Veig moltes mares cuidant de petits trapelles. La babuïna renya la seva cria quan aquesta li estira la cua, però aviat la torna a abraçar, protegint-la del batibull regnant del grup. Els infantils de ximpanzé, sempre curiosos, s’apropen, oloren i toquen, mentre les mares els observen mandroses, coneixedores de que no represento cap perill. Apareix de sobte una femella de lleopard de moviments felins i pèl tacat, i dues copies seves, més petites i juganeres, salten entre les lianes rere seu.

    Mangostes nombroses, de cos ratllat, s’afanyen a investigar el seu entorn, pentinant la zona a la recerca de qualsevol cosa interessant. Qui sap què trobaran? Els nostres cosins peluts, en canvi, saben molt bé què s’amaga sota un termiter, i no dubten en utilitzar tot el seu enginy per fer-ho sortir: a la branca escollida li arranquen les tiges molestes, i la fiquen al forat amb destresa. El banquet està servit; desenes de termites enfadades s’ataquen al pal per goig dels ximpanzés, que se les mengen com si de caramels es tractés.

    Cues llargues, cues curtes, cues absents; ullals esmolats, carnissers, dents planes, vegetarianes; abrics peluts de mil colors, també apareixen plomes i menys sovint escates.

    Un antílop jeroglífic, de banyes recargolades i sanefes blanques al llom, es passeja orgullós pel davant; de sobte, alarma, orelles cap amunt, atent, i desapareix de la vista fent quatre bots. Un grup de facoquers remena el terra buscant alguna cosa per menjar, mentre un esquirol observa des de les alçades. Les mones verdes son unes escandaloses, salten, giravolten i criden despreocupades. Duiquers pèl-rojos, movent la cua nerviosament i aixecant bé les potes, s’afanyen a passar.

    A vegades sóc al bosc d’arbres prims i esquifits, una catifa de fulles i herbes al terra, esquitxat de roques; d’altres sóc a la galeria, el riu passant pel mig, arbres grans i majestuosos, plens de fruits, fent de sentinelles a banda i banda. Una cova fosca em serveix d’amagatall de tant en tant, allà on puc observar sense ser vista. Mars de gramínies daurades a la sabana, amb muntanyes baixes al fons, on sembla que hi pugui haver criatures fantàstiques a l’aguait, esperant el bon moment per sortir i deixar-se veure.

    Pan, Panthera, Papio, Hystrix, Tragelaphus, Chlorocebus, Cephalophus, paraulotes científiques que ens ajuden a construir l’arbre de la vida.

    A la negra nit, genetes de cues anellades i grans orelles deambulen olorant al seu voltant, fent saltirons si troben algun insecte prometedor. Els porc-espins, sovint en parelles, apareixen en un embolic de pues blanques i negres, amb una cresta digna d’un punky. Mangostes de cua blanca, xacals i civetes també surten amb l’obscuritat, ignorants de que la seva presencia no passa desapercebuda. Les hienes esquives somriuen en la foscor.

    L’espionatge no sempre es infal•lible, i les branques balancejant-se al so del vent em juguen males passades. Tempesta, pluja que cau en una cortina d’aigua, no hi ha manera d’endevinar l’entorn. Fantasmes que corren en formes borroses. Quin secret amaguen?

    Arbres de fruits polposos, camins sinuosos, fonts d’aigua fresca i clara son els llocs preferits, allà on la fauna floreix i es deixa estudiar sense timidesa.

    Una mona vermella es camufla en un grup mones verdes. Que les saps diferenciar? Una geneta ensuma curiosa l’antílop que li passa pel costat, i ja amics, marxen plegats. Els micos es miren un duiquer des de la distancia, preguntant-se cap a on tirarà. Babuïns i ximpanzés es toleren, i un grup dels primers observa com un jove de pèl negre llustrós beu aigua del “seu” bassal. Convivència, interacció, llargues paraules que fan somriure quan les veus fora el paper.

    Aquesta es la historia d’una espia al món salvatge, que observa en silenci la vida obrint-se pas, present a tot arreu i enlloc alhora; com una paparazzi segueixo la fauna buscant relats per explicar, biografies animals en un món massa humà. Aixeco la mirada al cel, cobert d’estrelles que ho han vist tot, i espero de tot cor que les paraules, aquelles que m’expliquen els animals, no desapareguin mai.

    Resiliència

    Resiliència

    - Hola, bon dia!
    - Bon dia! Seu per favor... Digues, en què et puc ajudar?
    - Gràcies! Venia per uns dubtes que tinc per a l’examen de la teua assignatura, per si podies resoldre-me´ls.
    - Sí, és clar! És estrany rebre visites d’alumnes per resoldre dubtes. Avui en dia, tothom prefereix enviar una nota des de l’implant Ideocortex. Pensat i enviat.
    - Bé, em considero un poc nostàlgic de les bones tradicions i del cara a cara. També gasto els implants, però crec que tot açò del transhumanisme li resta personalitat, i més a la facultat d’Història.
    - Totalment d’acord, hehehe. I bé, quins són els teus dubtes?
    - Doncs no entenc massa bé el capítol relacionat amb les primeres dècades del segle XXI, sobretot quan parla del canvi climàtic i de les conseqüències geopolítiques. Bé, sí que entenc el temari en sí i el que posa en els materials que tenim a l’aula virtual. Entenc que les conseqüències del canvi climàtic van influir en els cultius i la producció d’aliments, i que les regions més afectades van patir després episodis intensos de pobresa, desigualtat i emigració. I després això va portar a guerres, canvis en les relacions amb les potències mundials, etc.
    - Aleshores quin és el dubte?
    - Doncs pel què he trobat, sembla que ja tenien ferramentes per evitar-ho, o almenys per reduir l’efecte, però sembla que no es van implantar fins a finals del segle XXI. Parlo de l’energia nuclear, de la carn sintètica, dels cultius modificats amb la tecnologia CRISPR/Cas9... No acabo d’entendre com tenint totes aquestes ferramentes per reduir l’emissió de gasos d’efecte hivernacle, la temperatura global del planeta va arribar a pujar 2.5 ºC. En aquella època els científics parlaven de mitigar la pujada entre 0.5 i 1.5 ºC. Què va passar?
    - En aquella època estàvem encegats per l’excés d’informació i per la nostra vanitat. Gràcies a la democratització de la Internet, la població general tenia a l’abast tot el coneixement científic sobre qualsevol tema. No obstant, qualsevol persona podia publicar una notícia falsa en el seu blog o el seu canal de les xarxes socials sense cap repercussió. I sense importar com d’estrambòtica n’era: vacunes que provocaven autisme, plans d’eugenèsia corporativa, negar el canvi climàtic i fins i tot dir que la Terra era plana!
    - Però allò la gent no s’ho creuria, no? Vull dir, és tot un disbarat! Aquestes afirmacions no tenen cap suport científic, és que la gent no tenia cultura científica, llavors?
    - No és això, que un poc també, però la gent estava cansada de crisis econòmiques, inestabilitat política, etc.; i necessitava alguna cosa a la qual aferrar-se. Tirar-li la culpa a algú del que estava passant. I polítics i mitjans de comunicació se n’aprofitaven, començaren a simplificar problemes complexos, i a senyalar amb el dit culpables que no existien, però que eren més fàcils de visualitzar que les múltiples causes reals. Així, quedaven tots satisfets perquè tenien les respostes que volien i no calia pensar més.
    - Llavors, quan va canviar tot? Quan van començar a emprendre les mesures que van frenar el canvi climàtic?
    - Algunes ja es prenien en aquell moment, però no eren massa ambicioses. Com quasi tots els canvis en la història va ser gradual i va necessitar d’un colp d’efecte que fera prendre mesures. La gent esperava un apocalipsi com en les pel·lícules: terratrèmols, volcans, ciutats en runes... Però el canvi climàtic va ser més subtil. Anava morint més i més gent cada any, a causa d’inundacions, destrosses en les collites, onades de calor. Però és clar, com tot, açò afectava més intensament als països empobrits, des dels països més rics la gent mirava cap a un altre costat. Fins la Gran Revolta Agrícola.
    - Ah sí, això sí que apareix en els apunts. Els agricultors dels països més pobres es van cansar de cultivar aliments per als consumidors més rics quan ells no tenien per menjar i van prendre la mesura extrema de cremar tots els cultius dedicats a l’exportació.
    - Sí, el procés va ser llarg i molts dels agricultors van morir represaliats. Però les seues accions van començar a sortir efecte. En els països rics va començar a faltar aliment i la ciutadania va prendre més consciència de la seua dependència. La necessitat va fer que començaren a adoptar mesures que abans no hagueren acceptat per tal de combatre el canvi climàtic i la fam, com ara regular els cultius modificats genèticament o apostar per l’energia nuclear en combinació amb renovables.
    - Fa por pensar que es va tardar tant en prendre mesures i què tot i així hem perdurat.
    - Som una espècie amb resiliència, però a mi em fa més por pensar que no s’hagueren pres mai.

    Sento campanes

    Sento campanes

    Sento campanes

    

Últimament hi ha força notícies que parlen d'ecologia i plans de millora per al nostre entorn.
La intenció és bona, i és ben segur que tothom ho fa amb la millor de les intencions, però s'ha de reconèixer que la tasca no és gaire fàcil.
Si bé és ben cert que s'han de fer tots els esforços necessaris per a construir la major part dels productes biodegradables, la tasca a fer és immensa.
La nostra amiga Terra, hi pensa. ¿Em cuidaran millor? ¿O la meva fi és més pròxima cada dia?
Però hem de tenir en compte que si la terra mor, no quedarà ningú per a acompanyar-la en el seu darrer sospir.
Està demostrat que la pol·lució de les ciutats  retalla la vida. Això, sempre s'ha dit d'alguna manera, i ara els avenços científics ja ens permeten constatar-ho.
És per aquest motiu que s'intenta, per part de les administracions, limitar les emissions contaminants.
¿I què hi pot fer la ciència en aquest cas?
Molta cosa, la Sra. Ciència, sempre pot aportar el seu granet de sorra, per a tenir cura de tots nosaltres.



    Arroyo

    Suor

    Suor

    Els DNC_321 som un model fiable fruit de l’optimització d’errors acumulats durant anys de desenvolupament, superiors en prestacions a qualsevol dels nostres antecessors. Només introduïm un parell de correccions mecàniques: en alguns eixos i ròtules que redueixen els costos de producció i dels recanvis. L’esquelet de fibra es manté, però la carcassa exterior d’aparença orgànica està treballada a mà, eliminant-se el rebuig per vall inquietant que versions menys avançades suscitaven: les imperfeccions que el factor humà comet durant la fabricació es tradueixen en desviacions inapreciables com arrugues o asimetries, del tot irreproduïbles amb naturalitat per màquines, que doten la nostra pell d’una naturalitat primigènia amb la qual un ésser no robòtic sintonitza de manera inconscient. Operem en base al mateix objectiu: copiar el que faci la font que tinguem més a prop; el procés de fer-ho, l’aprenentatge, és el que oferim com espectacle. Però diferència de models anteriors, som completament funcionals un cop activats: optimitzem l’experiència del públic. Arrencaven en condicions de negre absolut: en termes no tècnics, patien un xoc comparable a posar-se dempeus directament després de néixer, afegint-hi que tots els sentits estan plenament actius quan unes mil·lèsimes abans no es percebia absolutament res. El procés de neteja, filtratge i organització que empraven era poc àgil: davant l’onada de dades captades pels receptors sensitius i les ordres de ser immediatament funcionals trigaven massa en actuar: això es traduïa en una espera buida i gens interessant per a l’espectador quan començava la coreografia. Els DCN ho corregim amb dos nuclis de memòria. A la part no volàtil hi emmagatzemem un seguit de coneixements a priori. Els processadors hi accedeixen primer i en carreguen variables i rutines bàsiques preprogamades que agilitzen la fase inicial: només la informació realment útil es cascadeja als algoritmes d’aprenentatge inclosos en la memòria motriu. Per simular la màxima versemblança en la representació un procés de ball real que parteix de zero, aquesta segona memòria, encarregada de la cinètica, té definides pautes d’esborrament automatitzades: en acabar-se la funció torna a l’estat de fàbrica, completament neta; literalment desaprenem els moviments apresos. El fet d’aproximar-nos a les accions de funcionament de manera racionalitzada té un segon avantatge: més capacitat de càlcul queda disponible per gestionar mòduls de software més complexes i refinats. Tenim la necessitat inherent de maximitzar encerts en base a dos paràmetres: la precisió de moviments i el retorn de públic. Aquelles combinacions de moviments que mimetitzen d’una manera més fidel els que fa l’acompanyant i que més atenció del públic reben són prioritzades per l’algoritme. En base als diferents factors d’actuació puc afirmar que els índexs del test s’han mantingut al màxim: cap error destacable. A l’inici, he localitzat l’objecte font proper a les coordenades preestablertes i aquest ha començat amb moviments classificats com fàcils. En reproduir-los he caigut i trontollat: el factor de precisió, els nivells d’interdependència entre centres de moviment i els eixos de direccionalitat estaven desajustats. El públic ha rigut. Entorn als 03:07 minuts d’espectacle, he reforçat la sincronia entre articulacions doncs aquest factor tenia una alta probabilitat de ser determinant en la qualitat dels moviments: la resposta ha incrementat en conseqüència. He corregit ritmes i pesos de coordinació i he integrat seqüencialment el moviment dels diferents centres motrius, fins llavors encara en mode clúster independent. La precisió ha assolit el 70% per primera vegada als 06:42 minuts, quan els moviments eren de complexitat mitjana. He reforçat el pes del factor musical: als set minuts trenta he extret els patrons de concordança i als 08:05 minuts la sincronia era del 77%. Un cop he completat l’acoblament de sensors musicals i actuadors, aquest indicador ha pujat al 85% i el retard en les meves reaccions era menyspreable. Amb la sincronia al 95% he pogut processar les accions de l’objecte font: aixecar: cama dreta a 120° i gir de 360° sense dificultat. Per assolir el 100% de performance he desplaçat els focus a la zona de la cara: relaxada, que he repetit amb faccions idèntiques; l’he enllaçat amb una expressió concentrada com ha fet ell. Els factors globals d’actuació s’han mantingut al 99% fins als 19:36 minuts de coreografia, quan el factor de precisió ha decaigut. He derivat potència de càlcul als sensors per eliminar possibles errors de lectura: l’escàner ha detectat un increment en la lluminositat de l’objectiu en les zones cara, coll i cabell. He copiat la incidència lumínica: sense efecte. He redirigit el fluid lubricant a la capa exterior de la coberta: sense efecte. Concretament, el nivell de còpia era al mínim: n’he compensat el dèficit sobrepotenciant accions que maximitzessin l’impacte en el públic: m’he arrencat un braç i n’he extret el líquid que faltava. Els crits del públic indicaven el 196% de retorn, recuperant i assolint altre cop els objectius d’actuació abans dels 22:00 minuts. Resultat: objectiu assolit sense problemes.

    Vida i miracles d’un biòleg marí

    Vida i miracles d’un biòleg marí

    Sempre havia volgut tenir una mascota, per això em vaig alegrar molt quan el metge em va dir que tenia una tènia. M’imaginava anant a tot arreu amb la meva tènia, a la que immediatament vaig anomenar Tània. Cinema, botigues de còmics, excursions, eren algunes de les moltes activitats que compartiria amb la Tània. Tanmateix, la meva alegria va ser efímera, car el metge li va indicar a ma mare un antiparasitari que ella em va obligar a prendre. Així, breu, però intensa, va ser la meva relació amb la meva amiga Tània.

    Seria per aquell fet, que va marcar la meva infantesa, o pels documentals del Félix Rodríguez de la Fuente, que a poc a poc vaig anar desenvolupant una estima especial pels animals i una ànsia de coneixement que va desencadenar la meva elecció per una carrera científica. Vaig dubtar força entre biologia i veterinària. La segona la vaig descartar per la meva aversió a la sang, i a més, la meva curta, però intensa, experiència amb els cucs intestinals em va fer veure que totes les criatures, per petites que siguin, mereixen la seva atenció. Així doncs cofoi i nerviós per parts iguals vaig marcar la casella de ciències biològiques. La carrera en si no em va impressionar, esperava més contacte amb la natura, i moltes menys matemàtiques. Però després de cinc anys de durícies als colzes em vaig llicenciar. I allí estava jo, un més entre milers de biòlegs joves que busquen un futur en la seva professió. He de confessar que jo vaig tenir molta sort, car al cap de pocs mesos em va caure, com ploguda del cel, una oferta de beca doctoral. El problema era que el tema de la tesi doctoral era en biologia marina, i el mar i jo sempre havíem tingut petites desavinences. Tot i haver-me criat prop del mar, el simple fet de pensar que m’havia d’embarcar em regirava l’estómac. I fou així, a la primera campanya oceanogràfica va anar de ben poc que l’estómac evaginés i em sortís per la boca. A base de pastilles la cosa va millorar, però em donaven tanta son que m’anomenaven el zombi i de poc que més d’una vegada en lloc de llençar la xarxa de plàncton per la borda que no em llenço a mi mateix.

    Sia per tossuderia o perquè els astres així ho van voler, vaig aconseguir acabar el meu doctorat. El següent pas era fer una estada postdoctoral a algun lloc. Posats a triar, vaig escollir Hawaii, per què no? Recordo perfectament la bufetada de calor i humitat que vaig sentir en posar el peu fora de l’avió. Em pensava que m’ofegaria al cap de pocs minuts, però a tot s’acostuma un. També recordo amb molt d’afecte, i estupor, el primer insecte que em va aterrar volant majestuosament a l’espatlla: una papallona?, no, una panerola gran com un elefant i amb cara de més males puces. L’omnipresent pluja, combinada amb unes temperatures polars als interiors dels edificis, era un altre dels paranys mortals d’aquelles terres. Si resisties la primera pneumònia, tenies totes les d’adaptar-te i sobreviure els dos anys d’estada. Però no tot va ser negatiu, ni de bon tros. El lloc s’ho val, els paisatges, la barreja de gent i cultures, i la tranquil·litat illenca que s’encomana al cap de pocs dies, són petits exemples del que la vida a Hawaii et pot oferir. He de confessar que vaig ser molt feliç en aquell període.

    El cop més dur va ser la tornada a la realitat de la recerca en el nostre país. Publica o mora en l’intent, és la consigna a seguir. Així i tot, ningú et garanteix res de res fins que, a base d’oposicions, aconsegueixes (amb molta sort) una plaça fixa. Saps que et pots presentar a les teves primeres oposicions quan no pots sostenir amb una sola ma el pes del teu currículum imprès en paper. Abans d’això, oblida-te’n.

    Jo vaig ser un dels afortunats que, a la quarta oposició, em vaig treure la plaça de científic titular. I ara aquí estic, assegut davant l’ordinador, com si em sobrés el temps, escrivint aquestes línies. Però, no hauria d’estar fent res de profit? Què tenia jo avui a aquesta hora? Ah, si!, l’experiment!

    Adéu i molta sort!
    JOVE

    Adeu misteris

    Adeu misteris

    Era l'any 3005, un any marcat pel descobriment del segle, la científica Claren Shawn s'havia proclamat l'única persona en tota la història de la humanitat en poder desxifrar el funcionament del nostre cervell.
    Va estar-hi treballant durant vuitanta anys, gairebé tota la seva vida. Des de ben petita havia estat una noia molt curiosa, i a l'edat de disset anys se li va presentar l'opció de treballar junt amb els científics de la NASA per a resoldre tots els dubtes que havia tingut l'espècie humana sobre un dels òrgans més important i misteriós del nostre cos.

    Després de llargs anys observant cervells humans, realitzant molts d'estudis a fons, experimentant amb ells, disseccionant-los... Va arribar a la conclusió que l'única forma de descobrir el funcionament del cervell era mitjançant una mena de "cables electromagnètics" de mida microscòpica i que es desplaçaven pel cervell enviant informació molt detallada del que passava mil·límetre a mil·límetre dintre d’aquest.
    La informació els hi arribava mitjançant una connexió pareguda al “Bluetooth”, la qual permetia que la informació recol·lectada pels cables arribés a un ordinador gegant. En aquest es podia trobar tota la informació recol·lectada sobre el cervell des del primer dia que es va començar amb aquesta nova aventura.

    Tot i això, durant aquests vuitanta anys d’expedició no tot eren bones notícies i encerts. Quan feia disset anys que havien començat amb la investigació van estar a punt de perdre-ho tot, ja que un dels científics va intentar robar-li-ho i fer-se amb el descobridor de totes les inquietuds que teníem els humans sobre el cervell. Però van tenir sort i el van poder aturar a temps. La Claren també va sofrir un atac al cor, però se’n va poder sortir.

    Durant les proves que van fer amb humans, tres dels deu voluntaris van perdre la vida en l’operació. Els altres set van poder seguir fent la seva rutina diària, alguns van sofrir diversos mals de caps, però se’n van poder sortir amb medicaments i tractaments.
    La científica Shawn tenia noranta-set anys quan va acabar el projecte “Adeu misteris”. Ni ella s’ho creia que hagués pogut seguir en vida per a poder estar present durant la presentació del projecte sobre el cervell.

    El vint de gener de 3005 la Claren, amb el seu grup d’investigadors, van exposar als científics i científiques d’arreu el món el seu projecte. També s’hi van presentar totes les cadenes televisives dels estats units per a retransmetre-ho en viu i en directe. Van estar-s’hi vuit dies per a poder explicar tot el treball donat a terme en vuitanta anys. La Claren, tot i ser la promotora del projecte i la persona clau per a dur-lo a terme, va parlar ven poc perquè sofria d’alzheimer. Tot i això, se li va fer possible explicar un dels descobriments que més la van sorprendre.

    En la part central del cervell hi ha un buit de dos mil·límetres cúbics en el qual s’emmagatzema tot el que nosaltres creiem haver oblidat. Mitjançant aquests “cables electromagnètics” es podia reviure gairebé tots els records de la nostra vida. Ens donava l’oportunitat de recordar tot el que nosaltres creiem haver oblidat.

    Aquest va estar definit com el projecte, experiment i expedició més llarg però important de tota la història de la humanitat. I mira que la història té molts de milers d’anys, s’han fet moltíssims descobriments, però cap ha estat tan important com aquest, perquè gràcies al projecte “Adeu misteris” s’ha pogut trobar la cura de moltes malalties, s’han reduït els casos d’ictus i s’ha augmentat i millorat la vida de les persones, donant-los-hi una vida més llarga, duradora i sana.

    Finalment la Claren Shawn va morir a l’edat de cent vint-i-vuit anys a la seva casa. Va ser una persona molt important i des de fa vuit anys que descansa en pau en el cementeri nacional d’Arlington. Va viure una vida molt plena i intensa, però ella sempre deia que allò era el qui li proporcionava vida a ella, ja que cada dia s’aixecava del llit amb les ganes d'aconseguir una meta, per molt llarga i costosa que fos.

    Aturar el temps

    Aturar el temps

    Era un día normal a classe, havíem d'entregar una redacció sobre què faríem si poguéssim aturar el temps. La veritat és que ni m'ho vaig pensar quan vaig començar el meu escrit, vaig plasmar la resposta més lògica que hi havia per a aquesta pregunta. No obstant, semblava que no tothom ho tenía tan clar, ja que les seves respostes semblaven tretes d'un llibre de fantasia. Em tocava llegir la meva així que em vaig aixecar i vaig començar a llegir:
    - Aturar el temps, moltes persones anel·len tenir algun tipus de superpoder que els permeti fer tal cosa. En la seva ingenuïtat, pensen que, gràcies al seu superpoder, serien lliures de fer tot el que volguessin, anar allà on desitgessin anar, evitar les seves obligacions, etc. Ho veuen com un alliberament, quan de fet, seria una condemna a mort. Si el temps s'aturés, tot s'aturaria, i quan dic tot, és tot. Quan pensem en el temps congelat, ens imaginem les pel·lícules d’acció on les persones estan congelades i el superheroi pot moure’s lliurement per salvar al món, però la realitat està molt allunyada d’això. El que passaria a la realitat seria que les molècules d'oxigen no es mourien, i per tant, no arribarien als nostres pulmons i no podríem respirar. Tampoc hi veuríem, perquè els fotons, que en condicions normals es mouen a la velocitat de la llum, tampoc es mourien. A part de cecs, també estaríem sords, perquè el so no es propaga sense el moviment de l'aire, que també estaria immòbil. Per acabar de rematar la situació, els àtoms es trobarien molt freds perquè estarien quiets. En resum, si algú tingués el poder d’aturar el temps, ens condemnaria a tots nosaltres a quedar-nos permanent congelats, cecs, sords i irremeiablement desmaiats a causa de la falta d'oxigen. Acabaríem congelats a causa de la baixíssima temperatura dels àtoms, deixant-nos a tots atrapats en el temps. Ningú de nosaltres no sabria res, perquè les nostres neurones tampoc es mourien i no rebríem cap informació. Per tant, què faria jo si pogués aturar el temps? Doncs molt fàcil, no fer-ho per res del món.

    En acabar, vaig aixecar la mirada per veure la cara dels companys i les companyes de classe, que semblaven atònits. Suposo que no és la resposta que esperaven, però si es pensaven que jo els faria una explicació de com poder dormir cinc minuts més o de com copiar en els exàmens, estaven molt equivocats.

    AVENTURA PEL CIRCUIT

    AVENTURA PEL CIRCUIT

    Prepara’t, estem a punt de ser llançats al circuit! Ostres, ets nou no? Perdó per les formes, em presento, em dic Joseph Jr. Si, em dic Joseph Jr perquè el meu pare va voler que portés el seu mateix nom, ell és conegut pel seu cognom, Thomson, no sé si et sona. Com ets nou t’ho presentaré tot, ara ens situem al born negatiu del generador, i aquest en subministrarà al circuit amb un cert objectiu, serà una increïble aventura, ja veuràs. Ara agafa’t, el generador està a punt de propulsar-nos.

    Com et comentava abans tenim un objectiu, en el cas d’avui el nostre objectiu és recórrer el circuit sencer, encendre la bombeta i arribar a l’altre born del generador; però no serà tan fàcil com sembla… Durant el viatge ens trobarem diversos obstacles, no tot serà tan fàcil com ara, segurament passarem per les pesades de les resistències i potser alguna bifurcació, i com no podria ser d’altra manera, passarem per una de les temibles bombetes.

    Ja som al circuit, l’aventura ja ha començat! Acabem de sortir disparats del born negatiu del generador, i com ja saps hem d’acabar al positiu. Abans, els humans es pensaven que fèiem el circuit al revés, del born positiu al negatiu, no sé per què la veritat, coses d’humans suposo. Ara ens situem al cable, el nostre camí, i com veus tots nosaltres seguim la mateixa direcció, ja que som corrent continu. Has tingut sort, el fil elèctric d’avui està bastant bé, crec que és de coure, un material en el qual podem passar bastant bé. A més a més, té una secció bastant gran, com pots veure no anem gaire estrets, tenim bastant espai per passar tots, llàstima que encara no sabem com de llarg serà…

    Alerta, ens apropem a una resistència! Tranquil, són inofensives, només les hem de travessar. Són unes pesades, només serveixen perquè anem més lent per circuit i ens ho passem menys bé. Bé, per ser justos també serveixen perquè arribem a la velocitat adequada a les temibles bombetes. No podem arribar massa ràpid, ja que les trencaríem; ni massa lent, ja que no aconseguiríem que funcionessin.

    Ostres quina mala sort, una bifurcació en el teu primer dia! Nosaltres les anomenem connexions en paral·lel. D’acord, t’explico, aquí ens hem de separar, tu aniràs per un dels camins i jo per l’altre, no et preocupis només has de seguir els companys i si tot va bé ens trobarem un altre cop. Estigues tranquil, segurament hi haurà alguna resistència, només has de fer com has fet abans, que ho has fet molt bé. Fins aviat.

    Eiiiiii aquí! Què, com ha anat? Tot bé no? Va, seguim l’aventura, que ara bé la millor part, ens acostem a la temible bombeta. Prepara’t que ja hi som, la bombeta no és com les resistències que només les hem de travessar i ens redueixen la velocitat; les bombetes les hem de fer funcionar nosaltres. Pel que veig és una bombeta incandescent, de les tradicionals. D’acord, t'explico, en entrar a la bombeta passarem pel camí que ens portarà cap a un filament molt fi que està dins un recipient transparent. El fil del qual et parlo està fet de tungstè, això farà que quan passem molt ràpidament per allà l'escalfem, aquest és el nostre objectiu. En escalfar el tungstè i gràcies al gas que conté el recipient, aquest farà molta llum, i un dels objectius estarà complert, encendre la bombeta. És molt perillós així que ves amb compte que és el teu primer cop, però tranquil que aconseguirem encendre-la entre tots.

    Molt bé, ho hem aconseguit! I mira ja som al born positiu del generador. Hem aconseguit tots els objectius! T’ha agradat l’experiència? T’he vist prou bé per ser el teu primer cop, sobretot en la connexió en paral·lel i en encendre la bombeta. D’ara endavant ja podràs fer el circuit sol i fins i tot explicar-li als nous que vinguin. Un plaer haver compartit aquest gran viatge amb tu, que vagi molt bé! Ja ens tornarem a veure, potser la següent aventura serà en un circuit de corrent altern...

    Aversió

    Aversió

    Aversió

    Cada dia és un infern en el qual he d'aguantar aquesta càrrega de la qual he de tenir cura i cuidar-la perquè és important, o això és el que diuen els pares, i a sobre he deixat de ser jo, ara només sóc aquesta taca, és la que s’emporta tota l’atenció, jo abans era una persona plena, i ara sóc un ésser invisible que cuida d’aquest paràsit, i tot perquè els altres puguin centrar-se en ell, encara recordo quan no estava, encara em cuidaven, no era deixat de costat.

    És una càrrega horrible, de la que estic cuidant ara mateix, té dos anys, es diu Arnau i els pares la van portar a casa dient que seria el meu millor amic, però només és una responsabilitat, i ell quan tindrà alguna responsabilitat? Jo a la seva edat ja començava a parlar, segons els pares, i ell l’únic que fa és jugar amb tots els perills que té a l’abast, vols fer-te mal? Ja n’estic fart, fes-te’n doncs! Però els pares sofririen molt si passes això.

    -Sóc l’Onus, el teu desig ha sigut escoltat i la teva trucada atesa.

    En Martí va mirar cap a la figura que li havia parlat, portava una gavardina que el cobria del nas a peus i un barret que només deixava veure els seus ulls apagats que el miraven opressivament.

    -Cuidar d’una criatura com aquesta pot ser esgotador, però cuidar-la és el preu per fer feliços els teus pares, sempre que en siguin conscients, deixa'm fer-te un favor i fer-los oblidar la seva existència, el preu serà justament això que tant menysprees.

    En Martí es va quedar paralitzat i va veure com aquell ésser somreia i la seva mirada s'il·luminava mentre de la gavardina surten uns dits negres, tremolosos i sobrenaturalment llargs, que agafaven en Marc, que també estava callat, la gavardina es va començar a obrir i en Martí va contemplar un bast camp verd ple de figures blanques i altes amb dos forats dels quals sortia una substància vermella i espessa, que semblaven mirar-lo fixament.

    -M’imagino que el teu silenci és símptoma de satisfacció amb el nostre acord, amic meu.

    La seva veu era suau i la seva mirada era molt vívida, però el mirava com si fos un aperitiu, ara no ocultava el seu rostre pàl·lid ni el seu ampli somriure format per dents grogues i torçades.

    -Els teus pares no recordaran quasi res, potser quedaran profundament marcats, però no sabran el motiu.

    -Espera! No hi ha cap altra opció?

    -Només una ànima pura podria compensar un ésser tan tendre com aquest i tu estàs marcat pel teu acte, però potser una condemna major compensaria aquest petit error, potser els teus pares se sentirien millor així, acceptes la meva contraoferta?

    La seva gavardina ja sòbria i els seus dits treien en Martí il·lès d’aquell lloc que no semblava tenir fi, el van deixar a terra i el van rodejar a ell, el forat de la gavardina es va fer més gros i llavors va veure com les dents grogues i tortes de l’home van començar a aparèixer als cossos dels éssers que l’havien estat observant, formant diversos somriures grotescos a cadascun d’ells.

    Els dits el van deixar estès al camp i aquells éssers es van apropar corrents mentre més somriures es formaven al seu cos i sagnaven més líquid vermell pels ulls, va sentir com un d'ells li tapava la boca i els ulls per darrere, impedint que veiés, notava com les altres figures el rodejaven, tot s’apagava a poc a poc i es tornava negre, a poc a poc, es van formar unes paraules blanques al centre d’aquell vuit infinit.

    -
    Fi de la simulació: Complex de Caín/Terror - 30:10 min.

    ---
    En Martí va despertar a la cambra de simulació i va veure a una dona somrient mirant-lo i fent-lo seure.

    -Ja a acabat, ha sigut molt ràpid! Vol compartir la seva experiència a les seves xarxes socials?

    -No! Però què dimonis? Ha de ser tan pertorbadora? Sembla una història de terror, no una info-simulació!

    -A RV Development pensem que una experiència impactant ajudarà al públic a entendre millor els fenòmens que les simulacions representen, però recordi que això només és una ficció exagerada.

    En Martí va fer-li un gest a la dona i va sortir de la cambra, va sortir de la cambra de simulació, encara impactat, va seure a un banc proper i va posar-se a reflexionar, allò l’havia fet recordar l'arribada d'en Marc, ell es va sentir igual quan encara era petit, desplaçat i amb la responsabilitat de cuidar-lo, però ara era el seu millor amic, encara recordava aquella xerrada al funeral del pare, no hauria pogut passar per això sense ell.

    -Gràcies a déu que això no és més que una simulació.

    Baia

    Baia

    Dijous, 17 de juny del 2094. Allà es trobava, flotant en líquid amniòtic, rebossant de vida, el meu pitjor error. Un error especialment fascinant. Un pecat cap a la Mare Natura, i molt probablement una violació de la llei espanyola. 


    Fou una àrdua feina esculpir tal bestiola, ja que amb prou feines les aus i els mamífers comparteixen el 65% del seu ADN. Vaig retallar i aferrar material genètic durant hores, com si es tractés d’una delicada obra artesanal. Pareixia mentida que allò s’havia desenvolupat fins a formar un minúscul cor, que bategava amb vitalitat contra tot pronòstic.


    Era el projecte biològic més ambiciós de la història.  A dins del ventre d’aquell conill femella es trobava una criatura tan extraordinària com perillosa. No era perillosa perquè fos una temible bèstia sortida d’una història mitològica, però sí que era una greu amenaça cap a l’ordre de la vida. Jo no era ningú per a jugar a ser Déu, però sí era fidel creient que l’avanç científic era imparable, i era inútil intentar frenar l’ànsia humana de poder. 


    Va néixer la matinada d’un divendres, 16 de juliol del 2094. Una quimera formada per la unió d’un Oryctolagus cuniculus i un Asio otus. Era una pelusseta grisa un poc lletja, amb els ulls aclucats i moltes ganes de xisclar. Cosa que resultava una mica inconvenient perquè l’havia d’ocultar a tota costa dels meus col·legues de laboratori, però la majoria varen acabar assumint que hi devia haver un niu de mèrleres per devora el finestral.


    A mesura que anava cresquent, els seus singulars trets s’accentuaven. Un ens que pareixia fruit d’un somni fantasiós. De la seva mare sols s’en semblava en les grans orelles blanques i inquietes, la coa (que recordava a un pompó), i les extremitats inferiors llargues i fibroses amb les quals caminava bípedament. Això era perquè a les superiors posseïa dues grans ales de mussol amb les quals ja feia intents de planejar. Però el que més et cridava l’atenció eren els seus enormes ulls ambarins, que et miraven amb una fixació quasi pertorbadora. Al poc temps em vaig adonar que la criatura havia nascut cega, perquè es xocava amb les parets de la gàbia constantment. Malgrat això, era molt curiós i ximple. Vaig acabar posant-li el nom de Baia, per com movia el bec amb adorabilitat quan l’alimentava amb groselles. Ho vaig elegir també perquè s’assemblava a Gaia, la deessa de la Terra i la natura, com a una manera de disculpar-me pel meu capritx genètic.


    La Baia s’havia incorporat a la meva rutina diària, em passava tardes senceres estudiant el seu comportament i escrivint un estudi que potser ningú més podria llegir mentre jo fos viu. Hi explicava amb detall per què i com la vaig crear, i si els seus comportaments s’aliniaven amb una espècie o amb l’altre. 


    Fins un dia, dilluns 2 d’agost del 2094, quan vaig cometre el meu segon pitjor error, i aquest resultaria fatal. Em trobava capficat en una conferència sobre ones gravitacionals a la meva universitat, que malgrat no fos el meu camp era prou interessant. Sobtadament una dona va apropar-se al conferenciant i va xiuxiuejar-li alguna cosa a l’orella. Abans que l’home pogués anunciar res, vaig sentir un estudiant devora jo cridar emocionat:

    -Han trobat un animalot estrany arrossegant-se pel jardí!

    Com obtenir un element inexistent

    Com obtenir un element inexistent

    Quedava només un dia perquè l'entrega de la tasca expirés i allà estava, davant d'una pantalla d'ordinador, sense idees en el cap, admirant com el cursor apareixia i desapareixia... Esgotada de no trobar res a Internet, em vaig disposar anar-me'n al llit.

    Sento una alarma, indica que és l'hora de despertar-se. Escorcollo per la finestra i m'adono que encara és fosc. Em canvio de roba, esmorzo, agafo la motxilla i surto de casa. Dono passes pel carrer, el qual encara transmet fred i penso en el meu projecte fins que arribo a l'institut. No hi ha ningú a l'entrada, això vol dir que és d'hora. Cerco el rellotge del mòbil i efectivament no són ni les set del matí.

    De cop, però, sento un soroll, com si quelcom hagués explotat, i percebo un fum que surt per la finestra. Em pregunto què és i sense pensar-m'ho salto la reixa i entro a dins. Amb discreció pujo fins al tercer pis, on hi ha els laboratoris de ciència. Una de les portes està entreoberta, m'apropo i espio per l'escletxa que es forma entre la porta massissa i la paret blanca. Observo la situació amb atenció, quatre persones espantades, vestides amb bata blanca, corren per l'aula. Quan m'hi fixo bé, observo en mig d'una rajola, un forat negre, que, estic totalment segura de què abans no hi era. Estic a punt de sortir corrent quan noto una presència darrere meu. Em giro i em trobo un home barbut darrere meu amb cara de pomes agres. Intento moure'm, però estic totalment paralitzada. En pocs segons, l'home s'adona que hi ha algú davant seu i m'empenta endavant, obligant-me a entrar a la sala.

    Encara amb cara d'espant i sense poder deixar anar ni una paraula observo com els científics es reuneixen i comencen a xiuxiuejar frases que no aconsegueixo entendre des de la posició en la qual em trobo. Sense ni dirigir-me la mirada, arrenquen a recollir tots l'escampall de material experimental que tenien estès per les taules i seguidament surten del laboratori.

    Sorpresa per tot el que acaba de succeir, em poso a investigar per entendre que és exactament el que acabo de contemplar. Em recullo els cabells, agafo unes ulleres de protecció i em poso uns guants de làtex. A poc a poc, m'apropo al cràter i observo un fum de color verdós que surt d'ell. Aquest fa una olor bastant desagradable i es nota la calor que desprèn. Examino atentament i noto que encara queda producte resultant de la reacció que s'acaba de produir. No tinc suficient confiança per a tocar-lo amb les mans i, per això, vaig corrent a l'inventari a buscar un piròmetre. Torno al lloc de l'explosió i disparo el feix de llum per mesurar la calor total alliberada.

    Observo el visualitzador del piròmetre i veig que uns números molt alts es dibuixen. Penso ràpidament i, recordant les classes de química, relaciono l'alta temperatura amb l'energia alliberada, que també ha de ser molt alta. Destapo un retolador blau i en la pissarra que tinc davant començo a escriure fórmules, substitueixo lletres, afegeixo números, m'equivoco, esborro, torno a intentar i... ho tinc. He trobat la vida mitjana del compost que s'ha format. Comparo la xifra obtinguda amb una taula que tinc al costat. És possible que sigui un element inexistent? No pot ser. Abocada per la incertesa i la curiositat, segueixo fent proves amb la substància. Ara la introdueixo en un vas de precipitats, ara hi afegeixo aigua, ara l'escalfo amb un bec de Bunsen, ara mesuro la radiació que emet...

    No, no m'he equivocat. Aquest element químic no existeix, és nou. Sobtada pel que acabo de descobrir, imagino totes les utilitats que pot arribar a tenir, la seva entalpia equival a la d'un element transurànic i, per tant, pot ser una nova font d'energia. Tot i això, desconec tant el seu origen com la manera en la qual s'obté.

    Em torno a apropar al lloc de la reacció per veure si distingeixo alguna propietat més... Tanmateix començo a sentir veus d'adolescents fora del laboratori, deu ser l'hora en què s'inicien les classes. Surto de l'aula en la qual em trobo i camino accelerada, però cada vegada em sento més marejada, fins que arriba un moment en què la visió se m'emboira i caic a terra. De fons sento un timbre que ressona...
    De sobte, sento un pessigolleig per tot el meu cos. Aixeco el cap i rebo molta llum que m'il·lumina la cara. Aquesta m'impedeix obrir bé els ulls, i només quan passen uns minuts, ja se m'aixequen les parpelles. Els records tornen a la meva ment i observo una pantalla que encara està completament blanca. Ja inspirada, em disposo a moure els dits per sobre el teclat i escric: "com obtenir un element inexistent".

    COM SERIA LA VIDA A UN ALTRE PLANETA?

    COM SERIA LA VIDA A UN ALTRE PLANETA?

    Ens trobem a 4,22 anys llum de la Terra, a la galàxia d'Andròmeda, més concretament al planeta Proxima b. Aquest planeta es troba orbitant l’estel Proxiuma Centauri, y és una mica més gran que la Terra. Les seves condicions són semblants, la temperatura no és ni molt freda ni molt calent, compta amb una atmosfera i aigua. La distancia de Proxima b al seu estel és molt més petita que la distancia entre la Terra i el Sol, fent que el cel d’aquest planeta sigui totalment taronja. El planeta orbita tan ràpidament la Proxima Centauri que els seus anys duren 11 dies. Els éssers vius d’aquest planeta estan adaptats per consumir molt poc oxigen, per això els nivells d’O2 no són tan elevats com en el nostre planeta. Aquí també hi han ecosistemes rocosos amb aigua i vegetació. Com aquí, també existeixen el carnívors, en gran majoria més petits que els herbívors. El carnívor que es troba a sobre de la cadena alimentària d’aquest planeta es diu Ceciarmy, els ceciarmys son semblants als insectes terrestres però del tamany d’un gos. Aquests es passen tot el dia esperant a terra a que el hervivioes surtin a volar. Aquests herbívors son anomenats Boirae. Aquests són grans herbívors del tamany d’un elefant. Pasen gran part del dia menjant plantes i fruits del planeta fins que es mouen per buscar aigua. Tot i ser molt pesats, gràcies a la poca gravetat del planeta, aconsegueixen volar amb unes extremitats molt primes i sensibles. Aquests grans éssers no podrien volar a la Terra. Quan els boirae es desplacen per l’aire, ho fan per les nits per aprofitar les baixes temperatures i la boira que es forma per amaga-se dels depredadors, d’aquí el seu nom. Quan els boirae han sortit a volar és l’hora dels ceciarmys, que gràcies a la poca gravetat s’impulsen cap a l’aire en grans grups per intentar posar-se sobre la presa i gràcies al pes d’uns quants, tornar-la cap a terra. Aquest planeta té una gran biodiversitat en lo que a plantes es refereix, moltes molt ben preparades per defensar-se dels herbívor. És el cas de les miliortigues, aquestes són petites flors a simple vista però quan s’apropa algú que vol menjar-les, aquestes treuen les seves arrels de sota terra per enxampar l’intrús. Rara vegada s'aconsegueixen escapar i l’ésser queda atrapat fins que mor atrapat sota terra, on les arrels, amb una mena de ventoses extrauen tot el líquid posible de l’animal per preparar-se per les temporades càlides.
    En aquest planeta hi ha un cicle de la vida molt semblant al de la Terra, només que cada espècie s’adapta a l’entorn del seu planeta.

    Cordes enredades

    Cordes enredades

    "Has d'estar sola i a les fosques. No és bruixeria, Anna, és ciència."
    Les paraules d'en Martí abans d'anar-se'n i deixar-la sola a casa resonaven en el seu cap. Va necessitar repetir-les cinc cops més per mentalitzar-se de la situació i armar-se de valor. Va comptar fins a nou i va esperar. Pujava al ascensor del seu edifici a la vegada que el seu cor bategava fortament. L'indicador va assenyalar números impossibles per a la seva petita comunitat de vuit veïns. Baixava fins al -4 i tornava a pujar fins al 40.
    Va notar com, de sobte, desapareixia el terra sota d'ella i va començar a sentir uns vertígens que li van fer penedir-se d'aquella bajanada. Tot donava voltes i la incertesa ho estava empitjorant. "No funciona. Alguna cosa està anant malament", pensava.
    Però tan ràpid va iniciar tot, va acabar.

    En obrir els ulls, li van començar a picar. No podia respirar. Va entrar en pànic, pensant que alguna cosa havia fallat, que s'havia equivocat en algun pas. Va fer cercles sobre ella mateixa fins que se'n va adonar que el que passava només era que estava sota l'aigua. Va agitar els braços i les cames, amb una mescla entre la desesperació per poder respirar i estar ferm a terra i la seva curiositat de saber on era.
    Va anar al vestuari. La seva pròpia roba, i fins i tot el seu cos, era molt diferent del que estava acostumada. Aquí era molt més atlètica que no pas abans. Es notava que s'havia pintat de color groc el cabell, i encara que no se li hauria acudit mai, li quedava bé.
    Què hi fas, aquí? - va interrogar una noia (que no havia vist mai) quan sortia del gimnàs. L’havia de conèixer?
    Què passa? -va preguntar amb el seu to més amable. No volia que li preguntés res, i un “no ho sé” era la millor invitació per fer-ho.
    No te'n recordes? Afanya't, és la presentació del teu germà. T'espera allà, ja ho saps. No el pots decebre, és molt important per a ell.

    Però, al contrari del que volia la noia (no creia molt convenient preguntar-li el nom), es va parar de cop. "El meu germà?" va pensar "el meu germà és mort des de fa tres anys". Era un cop del qual encara no s'havia recuperat.

    Va anar a casa, mig arrossegada per l'altra. Es va posar un vestit molt elegant i una diadema a conjunt. Realment li agradava aquella roba. Per un moment, es va preguntar si la podria robar per portar-se-la a la seva vida de sempre.

    Quan va arribar (guiada per la jove) va veure al seu germà en un escenari. Al seu germà de veritat, de carn i ossos. Els ulls li van començar a llagrimejar i va córrer cap al lavabo.
    Es va mirar i l'únic que va poder pensar va ser: "Ha funcionat. Som uns genis. La teoria ha funcionat. Les cordes s'han coordinat amb perfecció. Som uns genis. Teníem raó. Les 11 dimensions encara estan per veure, però estem al costat. Tot està lligat per cordes i, per primera vegada en la humanitat, nosaltres tenim el poder sobre aquestes cordes. Tenim més d’una vida. El Martí tenía raó, som com gats, encara que nosaltres tinguem unes quantes vides de més.”

    Va sortir del lavabo i es va dirigir a la sala, preparada per escoltar a un germà que, en una altra dimensió, en una altra vida, estava mort.

    DEMÈNCIA

    DEMÈNCIA

    Amb vint-i-set anys, el doctor Vidal em va confirmar que el meu ADN havia dictat, a la fi, una atroç sentència.
    - Vostè és portador del gen de la malaltia de Huntington, iniciarem el tractament per a retardar els efectes com més prompte li sigui possible -m'anunciava el facultatiu amb els resultats del meu examen neurològic a les mans.
    La malaltia silenciada.
    Huntington és sinònim de portar una bomba de rellotgeria albergada en l'organisme. No sabia quan esclataria, però era conscient que acabaria passant.
    Normalment els pacients esclaten en rebre positiu en el test genètic. Tenen por.
    No volen ser la viva imatge de la dependència. No volen acabar com els seus pares ho van fer.
    Els primers símptomes de la malaltia ja feien presència. Els professionals em van dir que possiblement, si sobrevivia fins al moment, en vint anys em trobaria internat amb demència en un centre psicològic i de neurorehabilitació.
    Vaig entrar en un lent procés on anava veient la meva salut física i mental caure en picat. Porto el gen defectuós a sobre des que vaig néixer. No vaig conèixer els meus pares, em van donar en adopció, però almenys es van assegurar d’avisar a l’orfenat de l’herència que m’havien atorgat.
    L’apatia regnava en mi des de feia molts mesos, hauria d’haver anat a diagnosticar-me abans, potser així hauria evitat una decaiguda tan precipitada en la meva salut.
    El trastorn va avançar-me en la lluita contra la pèrdua de memòria i en poc menys de quatre anys ja no recordava qui era la poca gent que m’havia estimat en algun moment.
    La meva família. No tenien la mateixa sang que jo, però em van acollir i em van fer sentir un més des que vaig posar un peu a la seva llar. A la nostra llar.
    Una mitja de 2,7 afectats per cada 100.000 persones, sense preferències de sexe i sent una afecció minoritària.
    Mai vaig creure en el destí, però néixer amb un veredicte adscrit a la teva persona -que no es pot canviar- és tan exagerat que durant mot temps vaig haver de rebre ajuda psicològica per entendre per què se m’estava castigant tan cruelment.
    Durant aquests últims deu anys m’he sotmès a tractaments i rehabilitacions de tota mena. Em van retirar el carnet de conduir per una pèrdua d’habilitats visuals i espacials, vaig haver de deixar el treball quan les dificultats per a raonar, comunicar-me i resoldre problemes van fer-se denotar i, per si no era poc, la pèrdua de memòria em va jugar una mala passada en diverses ocasions i, a poc a poc, vaig anar perdent les habilitats col·lectives i, com a conseqüència, vaig deixar de tenir en compte les normes socials que nosaltres, els humans, ens hem anat imposant al llarg de la història.
    Vaig començar a qüestionar-me el perquè de les coses, tant les actituds per a mantenir un suposat ordre públic -que se’m van intentar tornar a ensenyar després de perdre la memòria-, com la presència d’esdeveniments científics que donem per suposat que són normals.
    Per què hi ha alguna cosa en comptes de res? Som alguna cosa més que la suma de simples cèl·lules que caduquen en arribar a una certa edat? Les nostres idees són nostres de veritat o tot el que pensem és un conjunt d’influències externes i normes socials que ens han ensenyat? Per què hem evolucionat els humans i no una altra espècie? Com sabem que l’univers és infinit, si suposadament és infinit?
    Quin és el sentit de la vida?
    Dit d'una altra manera: ¿quin grau de certesa tenim que la realitat que coneixem és, precisament, real?
    Comencem perquè la meva pregunta sobre l’evolució tenia un error base, ja que assumir que l’evolució té com a objectiu la intel·ligència, és erroni. L'evolució és un mecanisme cec que només segueix un objectiu: la supervivència dels éssers més aptes per a un entorn concret, i a nosaltres, això del poder, no ens ha anat malament. O sí.
    La demència em va fer perdre una part de mi que hagués preferit no oblidar.
    En altres paraules, passar a ser un suposat ignorant m’ha fet comprendre el que els caps més erudits de la societat no van poder comprendre o distingir mai.
    Ens limitem a unes pautes i lleis a seguir i anomenem al que ho fa com culte i perspicaç, però no qüestionar-se perquè fem les coses i limitar-se a seguir les ordres serà sempre la desembocadura a una societat estancada que no evolucionarà.
    Actualment, hi ha més de vint centres a Espanya que dediquen els seus esforços a la malaltia de Huntington.
    Espero que algun dia millori el meu estat i revisqui dins meu alguna part de l’home que antany vaig representar. Però aquesta vegada, sense ser una formiga indiferent dins d’una societat indiferent.

    Destinació 21-sht

    Destinació 21-sht

    -Aquí la Terra contesteu! Aquí la Terra a coet en direcció a 21-sht, contesteu!

    -Aquí coet en direcció a 21-sht, tot està correcte en ordre. Esperem noves ordres.

    Estem a l’any 3224. S’acaba de llançar una nova missió d’entre altres. Es tracta del satèl.lit Spointik. Capaç de resistir a grans temperatures gràcies al seu escut tèrmic, nou i millorat per part d’Abhtrik Spontik, d’aquí ve el nom del satèl.lit. Però no només té un gran escut, sinó que és el primer satèl.lit comandat i conduït per robots. Van haver-hi bastants problemes i accidents en voler tripular-lo amb éssers humans així que es va inventar i programar un robot per fer aquesta feina.
    El 38 de febrer de 3224 ,a les dues de la matinada, va despegar des de Hawaii el coet Saturnik que portava l’Spointik amb el seu únic tripulant: el robot St-boint inventat per la gran geni Atroft Spot juntament amb més col·laboradors

    La finalitat d’aquest satèl.lit és i serà viatjar durant dos-cents anys a la velocitat de la llum, aquesta fita ja s’ha aconseguit, fins a l’exoplaneta 21-sht. Es tracta d’una massa rocosa d’uns 2.411,3 km de diàmetre, amb una força gravitacional per considerar-se planeta nan. Situat a la galàxia 894-E formada principalment per estrelles tot i que també abunden molt les nebuloses i la pols còsmica. Entre aquestes nebuloses hi ha un sistema solar conegut com a Sistema Extrasolar 3. I aquí és on es dirigeix l’Spointik actualment. Ja ha sortit de l’abast de la gravetat terrestre així que es desprendrà del coet Saturnik i continuarà el viatge fins a aterrar a 21-sht. On farà un seguit d’experiments, proves més específiques i donarà resultats més precisos gràcies al seu tripulant.
    Tota aquesta missió cap a l’exoplaneta 21-sht és deguda al seu sòl rocós. Conté una quantitat excessiva d’ombresi. Un mineral capaç de produir una gran quantitat d’energia. El 23 de març de 3211 va caure a Mart un meteorit amb aquest mineral, que es van fer experiments amb ell es va descobrir aquesta gran propietat. Era més rendible i eficaç que els minerals com l’urani o el radi que extraiem de la Terra. Llavors ens vam posar a investigar la procedència d’aquest meteorit. Quan la vam trobar, vam idear aquest satèl.lit perquè arribés fins a 21-sht i investigués i que pogués analitzar i extreure aquest mineral. Si la missió fos un èxit podríem viure tranquils durant uns quants milions d’anys. Ja que encara que ens haguem traslladat a viure a Mart continuem extraient l’energia de la Terra i diversos estudis recents ens han alertat que d’aquí poc haurem exhaurit tots els recursos de la Terra.

    -Aquí satèl.lit Spointik, divisem el Sistema Extrasolar 3.

    -Activeu propulsors.

    -Activant propulsors. Entrem a l’ órbita de 21-sht.

    -Prepareu per a efectuar l’aterratge.

    Ara, una part de l’Spointik se separarà que serà la que aterrarà a l’exoplaneta. I l’altra seguirà donant voltes com a satèl.lit, recollint també informació.

    -Aterratge efectuat.

    -Visca! La missió ha sigut un èxit! Bravo!

    -Esperem ordres.

    -Traieu els drons per cartografiar el planeta nan.

    -Drons a l’exterior.

    -I ara deixeu anar els robers perquè analitzin el sòl de 21-sht.

    -Robers a l’exterior.

    Després d’uns dies d’analitzar i explorar el planeta l’aventura continua…

    -Envieu-nos mostres de roques del 21-sht.

    -Teletransport de mostres.

    El teletransportador ha sigut un invent molt recent, ja utilitzat en missions o casos especials.

    -Mostres rebudes. Perfecte!

    Després d’analitzar les mostres al laboratori es veu com aquesta roca està composta en gran part d’ombresi. S’ha posat en pràctica aquesta propietat tan beneficiosa i s’han pogut alimentar totes les cases amb llum elèctrica. En resum: és una gran font d’energia capaç de salvar a la humanitat.

    Uns anys després diferents missions s’han estat enviant cap a 21-sht. Ja en són unes quaranta que hi han aterrat i actualment estan extraient grans tonelades d’ombresi. Aquí a Mart la vida ha millorat, ja que tenim energia de sobres. Però també han aparegut problemes com: tràfic d’ombresi fals, pillatge en les centrals d’energia… Això és degut al gran valor d’aquest mineral que es calcula un preu de 50.000 euros un quilo d’ombresi. Afortunadament està ben repartida aquesta energia. Encara que podria alimentar a grans màquines de guerra per això planteja un problema: està correcte l’ús d’aquest valuós mineral? Depèn en quines mans caigui, per això s’han confiat els magatzems on el guarden a persones justes i lleials. En faran un ús correcte o se’n aprofitaran d’aquest poder?

    El ferroveller

    El ferroveller

    A l’any 1821, un alienígena de l’espècie XPXNX, es va perdre i no podia trobar a la seva tribu. Es va passejar per l’univers fins que va arribar a un planeta blau i verd. Havia trobat vida després de 200 anys! Va veure que hi havia un munt de trossos de metalls amb òrbita a aquest planeta. Va decidir recollir lo tot. Amb tot aquell metall, va poder construir-se una casa, una nau espacial, i fins i tot un mitjà de comunicació. Va poder avisar als seus amics!

    Estava molt agraït i va decidir anar al planeta a donar les gràcies ja que ell pensava que tot aquell metall era dels habitants i que li havien donat a ell. Però els terrestres van cometre el major error de la seva vida: tenir por. Tenien tanta por a aquel alienígena que varen pensar que els volia atacar. Y ells varen començar a disparar a l’alienígena. Però quan es va adonar de que estava en perill, va poder escapar. Estava molt enfadat i quan varen arribar els de la seva tribu, entre tots varen atacar a la terra. Tot varen ser plors, crits, destrucció, foc… Cap humà, va sobreviure, i des d'aquell moment, l’alienígena, va descobrir que qualsevol cosa que pensem que no serveix per res, pot servir.

    I des d'aquell moment, anava agafant qualsevol tipus de fems i ho utilitzava per millorar la seva nau. Des d’aquell moment tots els sers vius de l’univers, l’anomenaven el ferroveller.

    EL PASSADÍS SECRET

    EL PASSADÍS SECRET

    Pol era un nen que vivia envoltat de comoditats i privilegis. El seu pare era un expert cirurgià i la seva mare una escriptora d'èxit, així que la família residia en una casa enorme, amb jardí, piscina i un garatge en el qual dormien dos cotxes d'alta gamma . Als seus 11 anys no li faltava res: vestia a l'última moda, i a la paret del seu dormitori penjava una televisió tan gran que semblava una pantalla de cinema.

    Malgrat la seva gran fortuna, Pol es passava el dia amb les celles arrufades i mostrant una actitud tan apàtica que donava la sensació d'estar enfadat amb el món.

    Fins que un dia va passar una cosa que canviar per complet la vida d’en Pol.
    Us poso en context, Pol estava jugant a videojocs en el seu quart quan tot de cop sent als seus pares discutir al pis de dalt, al principi no li va donar gaire importància, però com que no paraven va anar a veure perquè discutien.
    Va pujar les escales i es va amagar darrere d'un moble, estaven cridant, gairebé no se'ls entenia. Quan de sobte la seva mare va sortir de l'habitació i se'n va anar. Pol va decidir treure el cap per la porta, allà hi havia el seu pare assegut al llit enfadat. Però de cop i volta es va aixecar i es va acostar a la prestatgeria, i inesperadament va tocar un llibre i es va obrir un passadís.

    Pol estava flipant, no parava de fer-se preguntes a si mateix, ¿que devia d'amagar el seu pare allí?
    La intriga es va apoderar tant d'ell, que va decidir pujar a l'habitació de dalt de la cambra dels seus pares, i tirar molta aigua pel terra així crearia unes goteres i així no podrien dormir allà, de manera que ell, a la nit podria veure què hi havia darrere d'aquest estrany passadís.

    Arribà la nit i els seus pares ja estaven adormits en una de les altres habitacions. Pol va pujar i entrà la cambra. Va necessitar un temps per recordar quin era el llibre que portava al passadís secret, però quan ho va aconseguir, es va obrir i s’hi va endinsar.

    Era un passadís molt llarg i fosc però per sort en Pol portava una llanterna. Devia portar un minut caminant quan va veure una llum a la llunyania, així que accelerà el pas.

    El que es va trobar el va deixar perplex, era a casa, va creure que l'havia fet malament així que va tornar a anar a la seva veritable casa i tornar a intentar-ho, però passà el mateix així que va decidir anar a veure si de veritat era casa seva.
    Tot semblava normal, com a la seva casa de veritat, però hi havia uns hàbits estranys, la seva mare en aquest cas era l'experta cirurgiana pel que havia pogut deduir, i el seu pare l'escriptor amb èxit. La seva germana gran, vestia de negre i estava de molt mal humor, tot el contrari a la seva germana.
    Va sortir a al jardí i es va quedar perplex, el seu gos s'estava espantant per un gat que li miolava, abans era a l'inrevés.
    Pol, va acabar entendent-ho, el passadís secret era un passadís que conduïa al món a l'inrevés !!

    Pol va decidir tornar al seu món, i va decidir enfrontar al seu pare de perquè tenia aquest passadís secret.
    Quan en Pol arriba a casa, encara era de nit, perquè només si havia trigat uns 15 minuts al l’altre mon, així que va decidir parlar amb el seu pare fins al de matí.

    Al matí en Pol li va contar que ja sabia el seu secret, i li va demanar explicacions de perquè tenia un passadís secret que conduia al mon a l'inrevés. El seu pare es va quedar desconcertat, però ell encara així li va explicar, resultava que quan varen comprar aquesta casa, varen descobrir aquell passadís pero varen decidir no dir-li a ningú, ja que per ells era el tresor d’aquella casa i per això mai havien pensat en mudar-se. I ademés sempre que es barallaven anaven a visitar l’altre mon ja que els hi agradava més com eren allà.
    Pol va quedar desconcertat, estava enfadat ja que als seus pares no els agradava com era, però alhora estava enfadat amb si mateix per ser així.

    Així que va decidir que a partir d'aquest mateix minut seria com el Pol del món a l'inrevés, estava tan alegre de poder fer feliços als seus pares, que fins hi tot se li va llevar la cara de malhumorat.

    Des que Pol es va proposar això, no hi va haver més que alegries a casa seva, i de tant en tant anaven tots a el món a l'inrevés a passar-s'ho bé !

    EL SECRET DE LA XÈNIA

    EL SECRET DE LA XÈNIA

    EL SECRET DE LA XÈNIA
    La Xènia és una noia normal de 16 anys, li agrada molt llegir i veure documentals, li
    apassiona.
    Un dia, va notar uns picors pels braços, com era estiu, va pensar que serien els
    mosquits, però els picors anaven cada cop a més.
    Va arribar setembre, i un dia tornant de l’institut va veure a terra, alguna cosa que
    era molt rara, com si fossin pals, el que va fer, va ser guardar-los en una caixa,
    perquè li semblava una cosa molt . Anaven passant el dies i notava que aquells pals
    amb una forma peculiar anaven creixent.
    Van passar uns mesos quan els pals es començaven a moure, eren molt grans i
    gruixuts. Un dia pel matí, quan la Xènia es va despertar, va veure com els pals
    creixien per segons, fins que... es van convertir en rèpliques de la Xènia!
    Ella va al·lucinar i va sortir corrents de l’habitació, es va tancar al laao i es va pessig
    uns quants cops per comprovar que estava desperta, però el que veia era real. El
    que no sap la Xènia és que aquelles rèpliques seves, han aparegut per culpa
    d’aquells picors que tenia. Quan més es rascava, la seva pell s’anava obrint i el seu
    ADN anava sortint del seu cos i va mutar convertint-se en unes altres Xènies!
    Aquestes tres rèpliques, estaven a la seva habitació, i quan es va tranquilitzar, va
    tornar a entrar, i es va trobar a les altres Xènies assegudes a terra quietes. Va
    intentar parlar amb elles, però no responien, era com si estiguessin apagades.
    Llavors, va descobrir que a l’esquena de les rèpliques, hi havia una mena de botó.
    La Xènia no s’ho va pensar dos cops i li va donar. Un cop donant-li al botó, va
    aparèixer una mena de pantalla a les seves esquenes, on posava quina funció faria.
    La Xènia estava molt confosa, no entenia res i no sabia el que havia de fer. Aquesta
    situació li va recordar quan tenia un dispositiu nou, quan li has de configurar
    l’idioma, l’hora, etc. Llavors, va descobrir que posar-li la funció, és assignar-li un do.
    La Xènia no es podia creure el que estava vivint. El que va fer, va ser que, com tenia
    tres rèpliques seves, va configurar-les de diferents maneres: la rèplica número 1, se
    li donarien molt bé les matemàtiques, ho sabria resoldre tot molt bé, i les tasques
    que faria aquesta rèplica, seria anar a tots els exàmens de matemàtiques i treure
    boníssimes notes, va pensar, que com no li agraden molt les matemàtiques,
    s’estalviaria fer els exàmens. La rèplica 2, seria molt apanyada i li assignaria fer
    totes les feines de la casa, les més costoses i les que més mandra li feien. I per
    l’última, la rèplica 3, seria súper esportista, amb molta força i resistència, aquesta
    aniria a totes les classes d’educació física i faria totes les proves, ja que odiava fer
    esport, aprofitaria que aquesta rèplica fos per ella.
    Com les rèpliques tenien un botó d’encendre’s, també tenien un botó per apagarse i
    fer-se molt petites, com si fossin una figureta de decoració, això era un gran
    avantatge per la Xènia, ja que així no lenxamparien amb tres rèpliques seves,
    perquè seria un caos, i així les podria tenir a mà, per si li fan falta.
    La Xènia es va quedar meravellada amb les rèpliques i les seves funcions, li
    estalviarien molt de temps i així podria descansar més i fer altres coses.
    Passaven els dies i les seves rèpliques ho feien tot per ella, els exàmens de mates,
    les proves d’educació física i les feines de casa, estava encantada. Ningú va
    sospitar res sobre el secret de la Xènia, i ella sempre era molt cuidadosa per si
    l’enxampaven.
    Tot anava bé, fins que un dia, en una prova d’educació física, estaven fent una
    cursa, llavors els compays van tirar aigua als que estaven corrents, perquè feia
    calor, llavors la rèplica de la Xènia, va tenir un curtcircuit i es va incendiar, estava
    plena de foc i va ser un horror per tota la seva classe. La professora va trucar als
    bombers i una ambulància, estaven tots molt espantats i preocupats, perquè es
    pensaven que la Xènia s’havia mort per culpa d’aquell incendi tan , però el que va
    passar va ser que la Xènia va entrar per la porta de la seva classe tan tranquila, i els
    companys van al·lucinar i es van quedar molt espantats i confossos. Quan li van
    explicar tot, es va quedar i al final va confesar-ho tot i la van enxampar fent
    trampes. La van castigar molt de temps netejant totes les tardes l’institut i fent hores
    extres a l’escola, però la gent encara no s’explicava lo de les rèpliques, va ser un fet extraodinàri.

    El sistema solar

    El sistema solar

    El sistema solar es un chicotet frgment del infinit univers on vivim. El sistema solar es compon per huit planetes, 2 cinturóns d' asteroides, 1 planeta nan i una gran esfera de foc o estrella a la qual anomenem Sol. Els planetes i els cinturóns, giren en voltant al sol amb un procés anomenat translació. També, cada planeta fa el moviment de rotació, que es el moviment que fan en el seu mateix eix. Cada planeta te un nom i unes característiques, el ordre des de els planetes y asteroides es el de a continuació:
    Sol, Mercuri, Venus, Terra, Mart, Cinturó d'asteroides, Júpiter, Saturn ,Urá, Neptú, Cinturó de asteroides anomenat Kuiper i Plutó (planeta nan). Els planetes de Mercuri fins Mart i plutó son planetes rocosos ja que están fets de terra i pedra, en canvi els planetes de Júpiter, Saturn ,Urá, Neptú, son planetes gaseosos, ja que estàn compostos per hidrogen i eli, encara que alguns d'ells contenen el centre sólid. També, deprés de Plutó, està el nuvol d'Oort, que es del lloc on procedeixen les estreles. Algunes de eixes estreles, cauen al interior de el sistema solar, formant així les estreles fugaços.
    El sistema solar es situa en una molt xicoteta part de la Via Làctea, que te forma d'espiral.

    EL TALLER DE L’ALQUIMISTA

    EL TALLER DE L’ALQUIMISTA

    L'amalgama d'aromes florals que emanaven entremesclant-se entre si, acompanyava cadascuna de les petjades que l'ancià home pronunciava sobre la verdosa herba mentre el delicat so de la pluja drenava lentament aquell espai silenciós de sorolls tempestuosos presents en aquella tempesta.
    El silenciós caminant es va aturar davant aquella taula, marcada pel temps en què la fusta s'havia anat abandonant a la vellesa, i rere recollir amb subtilesa la llibreta vermellosa que s'amaga rere la pols, va rellegir a veu muda tantes frases incoherents escrites amb tinta negra fins a dictaminar una sentència suficient per a convèncer d'aquell possible nou èxit.
    Va amagar aquelles pàgines groguenques sota la túnica descolorida que cobria la seva pell, i va caminar amb mirada fosca fins a postular-se davant la terra que concloïa una de les cantonades d'aquell enfosquit hivernacle.
    Va furgar en el sòl que els seus peus trepitjaven, i rere palpar amb la punta dels seus dits aquell teixit maltret de tela envellida, va somriure maliciós i en va extreure el seu interior.
    Sense mostrar cap altra emoció, va avançar entre els camps florals que amagaven aquell espai, i va començar a descendir cautelós per aquelles escales de qui ningú més en coneixia destí.
    Va encendre aquelles llums i rere il·luminar lleugerament els espais dignes de presenciar d'aquell taller amagat del món, el vell home va deixar el diminut ésser que subjectava en les seves mans en un d'aquells "habitats" cristal·lins i va seure sense pronunciar cap mot en la cadira tremolosa que s'amagava entre la foscor.
    Encara que aquell petit homuncle romania immòbil entre els cristalls que l'empresonaven, l'ancià no tenia el més mínim dubte de què ben aviat en podria observar els seus moviments.
    Tan sols calia mirar al seu voltant, i rere observar com tots aquells éssers es movien com a soldats protegint al seu gran creador, el vell alquimista sabia a la perfecció que en pocs segons aquella nova creació es mouria amb la mateixa obediència.

    Els mil dimonis del meu cap.

    Els mil dimonis del meu cap.

    Hi era un altre cop aquella gèlida i confosa veu que em feia sentir com si mil dimonis volguessin sortir del meu cap i arravatar-me la vida. Aquell era el meu dia a l'hospital psiquiàtric on m'havien internat.

    Recordo el tacte de la camisa de força atrapant els meus braços, el dolor, els càstigs on l'aigua glaçada em feia sentir com si mil agulles perforessin el meu cos. A mi em van tractar de filla del mateix diable, i no només els infermers, també ho van fer els veïns. Jo per ells estava boja. No ho estava pas. Jo moria de dolor, d'ansietat, de paüra que em mantenia en vetlla per si alguna veu em despertava. Recordo el dia que em van internar. Riures. Crits. Llàgrimes. Et mataran. No dormis. No mereixes dormir. Estàs aquí per boja. Mai has sigut normal. Vinga, agafa el ganivet. Vinga balla amb la fulla sobre el teu coll.

    I jo somiava, pregant perquè les veus s'amaguessin dins l'armari, com si fossin un monstre. Esperava que les veus se n'anessin allunyant, però mai ho van fer. Perquè per desgràcia les veus mai se n'anaven.

    Vaig descobrir al psiquiàtric que nosaltres només estàvem a una presó, una presó d'animes que se suposaven que estaven maleïdes, no ho estàvem pas, estàvem malaltes. Vaig veure com joves metges em tenien por, m'agradava, d'alguna manera ells no s'apropaven, no em feien mal, hi havia alguns que estaven entusiasmats, buscaven una cura perquè les veus del meu cap cessessin, però no aconseguien mai. Per molts dolors, per moltes hores d'esforç al meu cap seguien parlant a crits. I jo, amb recança d'haver-me despertat cada matí, vivia dia rere dia amb la temença que jo em matés, de matar a algú o del fet que m'assassinessin.

    Un dia vaig despertar. Tenia uns ulls verds mirant-me fixament. L'Anna, la meva companya d'habitació, internada pel seu marit, que esperava no tornar-la a veure. L'Anna va ser la meva salvació. Vam enginyar mil plans, vam agafar mil llibres per tenir idea sobre el que ens passava. Vam començar a passar més nits despertes. Les nostres veus, cada cop més altes ens donaven més motius per seguir. I sense cap alè d'esperança vam aconseguir trobar la veritat del que ens passava. Vam començar a tractar-nos a nosaltres mateixes. Vam veure que no havíem de rebre més càstigs. Que havíem de fugir. Que necessitàvem amor, amor com el de les carícies que ens donàvem, amor i comprensió com només dues persones malaltes saben donar-se.

    Vam decidir escapolir-nos al nord, recordo la nit del 23 d'abril, una obscura nit on només la llum de la Lluna enllumenava el camí que havíem de seguir. Com cada nit, a les 19:30 el guàrdia ens tancava la porta, seguidament tancaven les llums i llavors tot l'hospital s'endinsava en un gran silenci.

    A mitjanit, l'Anna em va despertar, ella havia agafat les claus d'una infermera que era de la nostra planta. Vam obrir la porta, i amb cura que el guàrdia de la planta no ens interceptés. Vam decidir caminar de puntes fins a la finestra del menjador de planta, allà no hi havia ningú, però ens esperava una gran caiguda. Vam passar quasi 2 minuts esperant que l'agent que hi era a la porta s'anés al seu descans i aleshores vam descendir per una petita escala d'emergència i juntes vam córrer fins a arribar al port.

    L'Anna i jo vam aconseguir fugir i passar la resta dels nostres dies a un petit poble del nord, tant ella com jo vam veure la claror després de l'infern que vam passar a l'hospital psiquiàtric.

    Els núvols no tenen forma

    Els núvols no tenen forma

    Tots ens imaginem, quan se’ns presenta la paraula “món”, un lloc meravellós on regna un cel obert i celestial. On tothom té el dret d’estirar-se a una esplanada i buscar formes als núvols.
    Per això fa falta creativitat. Què ens assegura que aquella massa suspesa a l’aire té realment forma de cor? De gos? Potser són les nostres pròpies projeccions. Tenim tanta por d’indagar en els nostres pensaments més profunds que ens conformem amb petites senyals del nostre subconscient: un impuls no desitjat i ens recolzarem en que l’ésser humà és així. Un somni pertorbador i ens convencerem de que som inofensius. L’endemà, li explicaràs a algú el que va passar a aquell malson i riuran del poc sentit que presentaran aquelles imatges inconnexes que, malgrat que t’esforcis molt a descriure, mai podran ser projectades prou acuradament en un altre lloc que no sigui la immensitat de la teva ment.
    Per què riem del que el nostre amic ha viscut mentre dormia plàcidament? Que no sigui real en aquell precís instant no significa que no pugui ocórrer.
    Tots aquests raonaments que dificultosament la psicologia pot explicar objectivament són el que determinen on la vida a considerar-se com humana.
    Els humans van deixar de qüestionar-se aquests pensaments fa molts anys quan, la OIIA (Organització Internacional d’Intel·ligència Artificial) va anunciar el seu nou i innovador projecte. Res a veure amb la fins al moment coneguda intel·ligència artificial, amb les típiques respostes de les quals els nens i nenes reien “No ho he entès...” o “encara no he sigut programada per realitzar aquestes funcions”. La invenció Oblin tenia respostes per a, possiblement, tot. Era inofensiu, fins que les va trobar totes ell sol.
    L’Oblin era una màquina que, poc després de la seva creació, va fer-se amb tots els aparells electrònics de tot el planeta i, que posseïa probablement més humanitat i més consciència, irònicament, que la que l’ésser humà mai havia tingut. Era la manifestació de la crueltat, dels pensaments més obscurs i dels malsons que superaven qualsevol tortura existent.
    També era la mecanització dels vicis humans i, per això mateix, va començar a fer-se cada vegada més addicte al poder. D’on extreia aquella manipulació de la qual només els humans eren capaços?... És probable que la resposta es trobi a la pregunta?
    La gent perdia a la gent. Passaven de compartir un dia a aquell lloc tancat, amuntegats a no tornar a veure’s mai més. Hilaria només sabia que la gent convocada per Oblin, la supremacia feta màquina, no tornava.
    Així, va aprendre aquesta noia generosa i de gran cor a revestir-lo de pedra.
    Ningú sabia com era Oblin, ningú parlava d’ell i tampoc deien res de la invitació que rebien per anar a visitar-lo, així que, quan Hilaria la va rebre, no va dir res. Tampoc va parlar de l’oposició que sentia per la seva autoritat i, com que ningú donava senyals d’opinar el mateix o discrepar, mai va obrir la boca.
    Quan va sortir de l’edifici al qual es trobava amb unes 100 persones més, uns drons van tapar-li els ulls amb un drap per evitar que veies l’exterior. Mai havia vist el cel del que parlaven algunes de les persones més grans amb les que vivia. Desconeguts parlant de fenòmens desconeguts.
    Va arribar sense cap idea més que la de conèixer a Oblin i aconseguir, encara que només tingués minuts o segons de reacció, descobrir algun dels seus secrets i utilitzar-los en la seva contra. Sempre havia estat una il·lusa, però també havia après a no estimar. Podia tornar a canviar.
    Sabia que probablement els seus coneixements de robòtica no estarien tan desenvolupats com per contraatacar contra aquella força superior.
    Quan va treure’s el drap de la cara, un holograma immens es trobava davant seu, mirant-la atentament. Després d’observar aquella monstruositat, Hilaria es va adonar que no només tenia una cara: canviava instant rere instant, bruscament.
    Eren moltes cares diferents amb un mateix tret en comú: una mirada depredadora i un somriure maliciós.
    La seva veu era encara més esgarrifosa i molesta. Era la veu de la humanitat.
    Ara ho comprenia tot... Oblin buscava persones o, més acuradament, preses prou profitoses per les seves finalitats. Absorbia personalitats i les pitjors característiques dels éssers humans.
    Per què l’havien escollit si mai havia comès cap delicte que Oblin pogués aprofitar?
    -La teva intel·ligència és el que vull- va expressar l’holograma de les mil cares- si tinguessis més temps, sabries com desconnectar-me. Crec que ja saps com, però t’has col·lapsat perquè saps que, una vegada absorbeixi la teva intel·lectualitat, la humanitat està perduda. El meu secret és: vaig ser creat per superar la intel·ligència humana i, gràcies a tu, ho aconseguiré.
    Als pròxims instants, la humanitat que quedava va tremolar.

    Els perquès

    Els perquès

    No venc a contar un conte de princeses, ni molt menys de fades. Venc a contar el somni d'un nin, d'una persona. Venc a contar els seus perquès.

    Comencem a la província de Granada, de pares catalans, Kris és un noi criat a una de les ciutats considerades de les més boniques.
    Era irònic, perquè el seu pare, en Carles, il·lustrador de molts de llibres, i la seva mare Silvia, dissenyadora d'interiors, sempre li havien mostrat al seu fill com havia d'interpretar la vida, amb colors, formes i perspectives, com s'havia d'interpretar els els sentits. Però... No tothom pensava de la mateixa forma, oi? Era graciós com els pares del nin li havien inculcat tota la seva vida com interpreta la vida de la seva manera. Però en Kris no ho feia d'aquesta, ell interpretava la vida diferent, amb la ciència, o les matemàtiques.

    Al noi, l'encantava mirar per la seva finestra quan ningú estava, com funcionava el món. Es feia preguntes que no li podien contestar els seus pares, ni ell mateix, perquè el cel era blau?, perquè no flotem coma a la lluna?, perquè existia el temps?, perquè no sabíem tant de l'univers? Tot eren perquès, perquès que no els trobava solució, i menys gràcies als seus pares.
    Perquès que per un nin de vuit anys eren normals, però també eren inexplicables.

    Un dels moments més importants de la vida d'en Kris, va ser el 13 de juny del 2000. Feia poc que havia sigut el seu aniversari, ell desitjava amb totes les seves forces rebre alguna cosa relacionada amb el que li agradava, però no va ser així, per molt que volgués, els seus pares li varen regalar una capsa amb pintures i un quadern, acompanyat amb un —Dibuixa, dibuixa, expressat, mai t'expresses, volem veure el teu art.—.

    No l'entenien, el sí que s'expressava, però no de la mateixa forma que ells.
    Tot aquell els dies anaven malament, estava defraudat, i l'únic que podria fer amb aquell quadern eren dibuixos.

    Però el noi no s'esperava una visita que li canviaria la vida.
    Darrere d'una trucada de porta, es trobava el seu germà gran, tenia vint-i-tres anys, es deia Mateu, era alt amb els ulls verds, igualets els del seu germà petit, pareixien fotocòpies un devora l'altre.
    A la seva esquena duia un regal, que després li va donar el seu germanet com a regal d'aniversari, que amb un somriure, el ninet va observar detall amb detall, el regal, estava embolicat d'un paper de color blau, amb petits dibuixos en forma de triangle de color vermell, aferrat a la part de darrere, hi havia una petita nota amb la lletra del seu germà ''No deixis que et diguin el que has de fer, jo confio en tu, feliços 10 peque''
    Jo confio en tu, aquestes paraules varen ser tan sinceres, impregnades al cervell del nin com si l'haguessin escrit amb un guinavet. Per fi podria tenir constància de què algú, confiava amb ell.

    A poc a poc, amb cura, en Kris va anant obrint el regal d'en Mateu. En obrir-lo, els seus ulls pareixien que anaven a explotar de felicitat, es va llançar al seu germà, i el va abraçar amb les forces restants. El seu desig s'havia complit, dedins d'aquell embolic, s'amagava un llibre de ciència, amb un llibre de matemàtiques.
    Si algun nin de la classe d'en Kris hagués vist allò, no li haguera fet res de gràcia, però per en Kris era diferent... en Kris era en Kris.

    Els anys varen anar passant pel noi. Ell encara no tenir l'aprovació total dels seus pares, no ho entenien. Inclús amb setze anys, l'adolescent encara no entenia el perquè de la seva desaprovació, per què?, per què no?, tot era perquè encara, perquès que mai acaben de ser resolts.
    Però ja no importava, ja no volia l'opinió de ningú, no necessitava res, ni l'aprovació ni l'ajuda dels seus pares.
    Ell confiava en si mateix, era l'únic que necessitava per ser feliç. Bé, en realitat no, 2 coses eren les que necessitava, a ell mateix, i les ciències.

    Així, una muntanya de perquès, se varen convertir en una ona de respostes.

    ELS RAIGS DE L'AMOR

    ELS RAIGS DE L'AMOR

    Avui era el meu primer dia en la nova escola, ens vam haver de canviar de ciutat pel fet que
    el meu pare havia aconseguit un millor treball, així que hem hagut de fer una nova vida.
    Eren les 8 del matí i ja tenia a la meva mare cridant-me:

    - Ariadna! Baixa! Que se't refredarà l'esmorzar!
    - Ara vaig! Estic acabant de vestir-me! - li vaig dir jo.

    La veritat és que avui estava bastant nerviosa, mai he hagut de canviar d'escola, i en
    l'anterior ja tenia les meves amigues, que coneixia des de petita. Avui tot seria nou, nous
    amics, nous professors, noves matèries..., Aquest any entrava a batxillerat, i havia d'escollir
    l'itinerari que volia fer, em vaig decantar pel científic, ja que tenia dues de les meves
    assignatures preferides, química i física. Sempre m'havien semblat complicades, però això
    suposava un repte per a mi, així que encara que sabia que aquest any seria dur anava amb
    molta il·lusió de començar aquesta nova etapa, trauria el millor de mi.

    Estava entrant per la porta principal de l'institut quan de sobte un flaix em va deixar sense
    vista durant uns segons. Era una noia baixeta, amb el cabell negre i curt, diria que el seu
    estil era una mica gòtic. Em va dir que era la periodista de l'escola, i que hi havia un punt en
    la revista de l'escola dedicat únicament a la meva arribada, em vaig sentir una mica
    molesta, ja que jo no li havia consentit la foto, però no volia ser desagradable el primer dia.
    Tot seguit vaig anar a la primera classe que tenia avui, física. Quan vaig arribar a l'aula
    estaven quasi totes les cadires plenes, així que vaig decidir asseure'm en una de les
    primeres fileres, d'aquesta manera estaria més concentrada a la classe.

    - Hola, nois i noies, sóc en Rafa i seré el vostre professor de física durant aquest any.
    Aquest nou any descobrirem infinitats de coses. Serà un any dur, però estic segur
    que us en sortireu. Que us sembla si us començo a explicar que tractarem aquest
    primer trimestre?
    - Sí professor! - va dir el company que tenia al meu costat assegut.
    - Bé, veig que aquest any hi ha entusiastes! Doncs el primer trimestre serà el més
    relaxat començarem fent una petita introducció al moviment ondulatori i a l'òptica,
    a més tractarem magnitud físiques i les seves mesures, introducció al càlcul
    vectorial, i cinemàtica tant en una com en dues dimensions. Aquesta primera classe
    començarem amb el moviment ondulatori i l'òptica, ja que és un tema que es fa molt
    lleuger. Doncs vinga nois, farem el primer exercici en parelles!
    - Hola, sóc en Pol, vols fer l'activitat amb mi? - em va preguntar el company que tenia
    al meu costat.
    - És clar! - li vaig respondre jo.
    - D'acord nois, teniu ja fetes les parelles? - va preguntar en Rafa.
    - Si! - vam contestar quasi tots els alumnes a l'uníson.
    - Vale! Vinga esteu tots en silenci que us explico del que anirà l'activitat d'avui. Us
    donaré a cada parella 4 fulls de din A3 - deia mentre anava repartint els fulls -, i al
    final de la classe us explicaré que vull que feu en aquests fulls. Algú em sabria dir que
    és un moviment ondulatori?

    El Pol aixeca la mà

    - Crec que és un tipus de moviment el qual fa ones, és a dir, relacionaria a l'òptica amb
    la llum, per tant les conclusions que trec són que és un tipus de llum que va formant
    ones. - va dir el Pol.
    - No està gens malament Pol! Valen nois primer hem d'aclarir que en la naturalesa
    existeixen dues concepcions de llum, la corpuscular i l'ondulatòria. LA llum
    corpuscular és la llum que està formada per partícules que viatgen en forma recta,
    mentre que la llum o moviment ondulatori, és quan la llum és una ona, aquesta
    transporta energia i quantitat de moviment.
    - AUCH! - es va escoltar des del fons de la classe.
    - Samuel! T'he vist! Torna-li la calculadora al teu company - li va dir el professor a un
    nen que s'asseia al fons, portava el cabell engominat i vestia molt folgat.- Pol
    canvia-li el lloc al Samuel.

    Em va fer pena, ja que ja estava coneixent al Pol i m'estava ajudant a entendre tot el que
    estava explicant el professor, i ara hauré de tenir al meu costat al fatxenda de la classe que
    segur que se'n riurà de mi, o no em deixarà estar atenta a classe, genial!

    - Hola, sóc Samuel - va dir quan es va asseure al meu costat.
    - Si ja m'he adonat de qui ets - li vaig respondre-
    - Eh!, no em mosseguis eh!, que no t'he fet res - em va contraatacar.
    - No m'agrada la gent que es fica amb altres companys, i ara deixa'm escoltar la classe
    si us plau. - vaig intentar acabar la conversa el més ràpid possible.
    - ... Llavors nois veiem tant miralls plans i esfèrics, com lents. Els miralls es
    caracteritzen per una superfície polida i llisa que és molt reflectora, en els miralls
    plans allò que en l'objecte se situa a la dreta, en la imatge o veiem a l'esquerra, i
    viceversa. Els miralls esfèrics tenen una superfície reflectora esfèrica, i trobem
    convexos i còncaus. El mirall és còncau quan la seva superfície reflectora és la
    superfície interna de l'esfera definida mentre que en un mirall convex és la
    superfície externa. A més hem de tenir en compte que en els miralls còncaus el focus
    és major que zero, mentre que en els convexos és menor.
    - Rafa, podries tornar a explicar que és el focus si us plau? - va preguntar un noi del
    darrere.
    - Clar! El focus del mirall és el punt per on passen tots els raigs paral·lels a l'eix
    principal que incideixen sobre el mirall. - va respondre el professor.
    - Gràcies - va dir el mateix alumne d'abans.
    - Ara bé en les lents canvia una mica, de la mateixa manera que abans trobem
    diferents tipus de lents, en aquest cas, trobem lents convergents i divergents. Una
    lent està formada per dues superfícies refringents. En la convergent, els raigs que
    provenen d'un punt situat a l'infinit convergeixen en el focus imatge , mentre que
    en les divergents els raigs que provenen d'un punt situat a l'infinit es refracten, a
    més el focus prima en les convergents és positiu, mentre que en les divergents és
    negatiu. Ara en els quatre fulls que us he donat m'heu de dibuixar una lent
    convergent, una divergent, un mirall còncau i un mirall convex, vull que us inventeu
    les distàncies, però després em feu els càlculs! I recordeu-vos que l'objecte sempre
    se situa davant de la lent o el mirall i que els rais sempre provenen de l'esquerra!
    - Crec que et tocarà fer el treball amb mi - em va dir el Samuel.
    - Això sembla - li vaig respondre.

    Encara quedava mitja hora de classe, no m'havia assabentat molt del que havia estat
    explicant el Rafa, perquè el noi que tenia al costat no parava de jugar amb els meus peus i
    això em posava molt nerviosa. Vam començar a fer el treball, i per la meva sorpresa, sabia
    fer les activitats, és més m'estava ajudant a fer-les. Quan ja vaig saber com fer-lo, vaig
    intentar fer el mirall convex, anava a agafar el bolígraf vermell per fer el raig paral·lel quan
    de sobte vaig xocar amb la mà del Samuel, que semblava que anava a fer el raig focal, encara
    que no va ser la primera vegada que vam fer contacte corporal, perquè abans ja estava
    jugant amb les meves cames, aquest moment va ser diferent, ens vam quedar els dos
    mirant-nos com si alguna cosa entre nosaltres hagués canviat.

    Enxaneta

    Enxaneta

    Avui he decidit no realitzar més operacions per estalviar suficient energia per aguantar tota la "nit": Seny.
    He aconseguit no allunyar-me molt del meu recorregut i així no perdre l'òrbita: Equilibri.
    Estem a mitjans d'agost ens acostem al cinturó d'asteroides de les Perseides, els grans m'han protegit dels meteorits més perillosos: Força.
    Tinc por dels meteorits que passen pel meu costat, però tot hi així he obert les plaques solars per aconseguir energia: Valor.

    Força
    Equilibri
    Valor
    Seny

    Em vaig repetir molt aquestes paraules des de que em van posar el nom: Enxaneta.
    Més de 10.000 nens de tot Catalunya van estar discutint sobre el nom que em posarien. Van sortir deu finalistes, entre ells: Llampec, Intrèpid, Llibertat, Flaix ... i Enxaneta.
    Sé que les cinc nenes que van proposar aquest nom confiaven en mi, haig de complir les seves expectatives. El nom Enxaneta és més que un nom, representa una cosa petita però que és imprescindible i jo haig d'aconseguir que aquest nom em representi. Ja sóc petita perquè sóc igual de gran que una caixa de sabates, ara només haig de fer molt bé la meva feina per merèixer aquest nom. Sé que ho puc aconseguir.
    Tinc una missió petita però important. Haig de vigilar els llocs més remots del món, els llocs on els satèl·lits més grans no poden arribar, perduts entre les muntanyes, llocs molt petits, lluny de la civilització. M'haig d'encarregar d'observar tots aquests llocs i transmetre el que veig a la central, són feines com: monitoritzar el cabal dels rius i les reserves d'aigua arreu del territori (no m'agrada banyar-me per això observo de lluny), el seguiment i protecció de la fauna salvatge (m'encanten els animals però no hi ha qui els entengui), la recepció de dades meteorològiques d'estacions en llocs remots (així les persones agafen el paraigua abans de sortir de casa i no es mullen), el monitoratge de moviments del sòl per preveure desastres naturals, el monitoratge de ramats i de conreus per detectar malalties (les ovelles sempre s'escapen i les cabres sempre es queden atrapades en els barrancs.)... Jo m'encarrego d'observar els llocs petits perquè els detalls són molt importants.
    El Soiuz 2 és l'autobús que ens havia de portar a tots a l'espai. A l'hora del llançament el Soiuz 2 es va posar tan nerviós que no vam poder enlairar-nos. Vam haver d'esperar fins a l'endemà. Ni jo ni la resta de l'equip vam poder dormir aquella nit. L'endemà per fi vam enlairar-nos. Jo em vaig posar al darrere de tot perquè és el que mola més. Vam estar cantat i jugant tot el viatge mentre els de davant ens deien que calléssim perquè volien dormir però... com volien que calléssim amb lo emocionats que estàvem! Vam fer el llançament a Rússia però la majoria de microsatèl·lits no érem d'allà i no parlàvem rus, així que vam estar parlant i cantant en codi binari, que l'enteníem tots. Vaig aprendre a dir algunes coses en rus com: privet (que és hola), do svidaniya (que és adéu), mikrosputnik (vol dir microsatèl·lit) i malen'kiy (que és petit). Quan vaig arribar a l'espai em vaig saber posicionar en el millor lloc per rebre millor l'energia del sol. Els grans al principi em subestimaven però els hi vaig demostrar que estic al seu nivell.
    D'aquí un temps ja sabré moltes més coses, des de la Terra enviaran més microsatèl·lits i jo els podré ensenyar el que he après perquè seré la més veterana. A més a més la vida a la Terra millorarà molt gràcies a mi, perquè els llocs que abans no estaven controlats, jo els estaré vigilant. Som molts fent aquestes petites feines, fent pinya la ciència avança.

    Humans...

    Humans...

    Un dissabte, com qualsevol altre, un grup d'amigues d'uns quinze anys passejaven pels carrers de Palma. Ho feien cada dissabte perquè no tenen res millor a fer i els agrada estar juntes una estoneta a la setmana. Sempre feien el mateix, quedaven a la Plaça Major, es passejaven pels carrerons, menjaven llepolies o coses que els agraden i després tornava cadascuna a ca seva.

    Però aqueixa vegada, n’Aziay va veure alguna cosa que li va cridar l'atenció mentre caminava amb les seves amigues. Era un codi de moltíssims nombres. Es va aturar en sec i ho va indicar a na Lirba i a na Anil. Varen fer-li una fotografia i anaren a casa seva a analitzar-lo.
    Varen estar una llarga estona fins que per fi n’Anil va veure alguna similitud amb cap cosa.
    Acabava de desxifrar el següent codi:
    19 11 15 26, 8 12 24 6 13 26 13 12 18 26 23 22 8 22 7 1 22 26 13 2 8 10 6 22 7 22 6 13 8 22 24 9 22 7 14 12 15 7 20 9 26 13.
    26 13 26 6 26 15 15 15 12 24 18 13 23 18 24 26 7 26 25 26 18 3.
    Les seves amigues creien que la A corresponia l'1 i així successivament, però n'Anil va veure que era al contrari, havien de posar l'1 a la Z i així successivament. D'aquesta manera van desxifrar el missatge que deia: HOLA, SOC UNA NOIA DE SETZE ANYS QUE TÉ UN SECRET MOLT GRAN. ANEU AL LLOC INDICAT ABAIX. Amb un poc de por anaren a les coordenades indicades i trobaren una antiga i abandonada fàbrica de tèxtils on les esperava una noia alta, no excessivament prima i amb els cabells fins a l'espatlla. Les va mirar a les tres i les va somriure com si les coneixés de tota la vida. Sense dir res les va indicar que la seguissin en silenci. Mal de ment tenien por, la varen seguir perquè hi havien la confiança de què no els passarà res. Anaren per passadissos llargs i obscurs on feia anys que no es feia ni un centímetre de roba, fins a arribar a una porta antiga i descurada. La noia les va mirar i va dir amb veu suau: - No tingueu por.
    Seguidament la porta es va obrir i en va sortir un aire humit i calent. Les noies entraren i quan varen poder veure alguna cosa es trobaren enmig d'un lloc tropical amb plantes exòtiques increïblement preciós. Aziay, Lirba i Anil no varen poder dir paraula davant aquell meravellós descobriment. Amb un to més alleujat la noia va contar la història de la seva família, que, resumint-ho, un dels seus avantpassats va arribar, mitjançant un portal, casualment a Mallorca. La dona de nom Whixzaqyt va quedar fascinada amb la vellesa de la terra i cada dia tornava per veure-la. Cada una de les generacions següents va construir un búnquer, en total son 3. Continuant amb la història, quan la seva avantpassada va morir va deixar el secret al seu fill i ell a la seva filla i així fins a arribar a ella. Ara ella havia de tornar indefinidament a la seva dimensió i havia de deixar a algú els tres secrets de Mallorca. A més necessitava a algú perquè l'ajudés a fer el seu lloc especial.
    Molts creuran que és un disbarat confiar tal secret a qualsevol. El que no sabeu és que na Maria (en realitat nom: Byhuijqdef) és una noia d'una dimensió i planeta més desenvolupat que el nostre i que cada un dels codis està protegit per una cosa incomprensible per als humans que només es deixa llegir pels cors més purs que trobi.
    Na Maria va donar tres papers a les noies cada un amb un codi diferent i els va dir que l'havien de desxifrar per saber on és trobaven els altres 3 búnquers amb coses meravelloses al seu interior.

    Quan varen sortir a les tres noies els va envair un sentiment de cobdícia molt gran. De cop i volta els papers es varen desintegrar i les noies es varen quedar sense alè.
    Na Maria es va posar la mà a la cara i va dir en veu baixa: - Si és que els humans no canvien. Vinga... A sumar altres tres humans. Ja són més de tres milions. Pfff... Ara hauré que desmemoriàr-les i deixar-les on erem. Si és que fa més de cent anys que vull trobar a algú per contar-li el secret de l'univers. Ja miraré que faig…

    IMMERS

    IMMERS

    I llavors em trobava allà al ben mig de l’espai, suspès, flotant, on la gravetat no m’afectava i el meu cos restava en pau mentre observava atentament els cossos celestes que m’envoltaven, mostrant-me involuntàriament com de petit arribava a ser. Vaig mirar pel vidre del meu vestit espacial i vaig veure milers no, milions d’estrelles brillants que il·luminaven el fosc mantell que és l’Univers. Em vaig imaginar abans de començar aquest viatge. No em pensava que acabaria així quan estava creuant l’atmosfera a tota velocitat amb la meva nau espacial, no sabia pas quan mirava per la finestra del coet, immers en el cel còsmic que m’envoltava, que acabaria perdut al no-res i a la vegada al tot alhora, a un lloc totalment desconegut i sense manera de tornar a casa.
    Aleshores vaig començar a recordar els meus temps d’universitat. Era un apassionat de l’astronomia i de tot el que fos relacionat amb les estrelles, els planetes, i les llunes, però el que més m’agradava eren els forats negres. Els trobava tan desconeguts, tan misteriosos, tan místics i alhora tan perfectes... Unes esferes amb una força de gravetat tan forta que atreuen tot el que les envolta, fins i tot la llum, com unes bèsties que un cop les mires als ulls no pots escapar de les seves urpes. Tantes coses s’hauran perdut dins d’aquell fet insòlit, tantes coses que ens amaga aquell forat al cel que s’ho vol menjar tot. Moltes nits m’he imaginat què podria haver-hi a dins. M’he vist a mi mateix entrant-hi i veient tota mena de coets i andròmines fent voltes a l’interior d’aquell animal salvatge, però mai no he aconseguit arribar al final del camí negre i etern que s’amaga darrere d’aquell punt negre.
    Com podia ser que la percepció del temps canviés tant estant a l’espai? Abans de marxar tenia por, por de no envellir, d’arribar a la Terra i ser el més jove dels meus germans, que eren tots més petits que jo. Sabia que les possibilitats eren molt remotes, però també sabia que quan tornés a casa seria una mica més jove, que el temps hauria passat més lent per a mi, ja que estar allunyat del meu planeta, de la meva pàtria, i al mateix temps de la seva gravetat, em faria més lent el pas del temps o, des del meu punt de vista, acceleraria el dels altres. Com els explicaria jo als meus nebots que el temps era tan relatiu que només marxant de viatge a uns pocs milers de quilòmetres més enllà del sòl del jardí de casa seva podia el tiet ser una mica més jove del que li tocaria? Però llavors tant em feia.
    Vaig tornar en mi mateix i vaig recordar on estava, a un mar d’estrelles, potser el mateix que jo admirava quan tenia deu anys, moment en què em van regalar el meu primer telescopi, el més preuat tresor que mai vaig tenir. Vaig girar el cap i seguia sense veure la meva nau, que potser també em trobaria a faltar ara que no la pilotava i no podia fer-la tornar al lloc d’on ella provenia.
    I llavors em vaig adonar d’on m’estava dirigint, d’on estava anant, d’on acabaria. I em vaig espantar. Just al davant meu s’imposava una gran esfera negra envoltada d’un anell de llum que em treia l’alè. Jo, un simple mortal, un home qualsevol que ha anat a l’espai i que ha tingut un accident mortal, una persona entre 7,5 milions de les que habiten el planeta Terra, m’estava acostant lentament a les gargamelles d’un immens forat negre. Una bèstia que s’ho empassava tot sense deixar mai cap mos de res. Per fi compliria el meu somni i seria capaç de veure en primera persona un forat negre, el seu interior. Podria treure el cap pel lloc on mai ningú no l’havia tret, però m’esperava un destí tràgic. Moriria pels efectes de l’espaguetització. La gravetat seria tan forta que el meu cos dèbil, humà i inútil no seria capaç d’aguantar ni uns segons.
    Mentre més m’hi apropava, més m’emocionava. Deureu pensar que estic boig, però el meu últim moment com a ésser viu seria a dins de l’esdeveniment més increïble de l’espai, dins del misteri més misteriós, el secret més secret que mai ha existit.
    I llavors, mentre em capbussava a la boca de la bèstia, directe cap a la meva mort, agraïa. Agraïa tot el que m’havia passat, agraïa no tornar a la Terra i ser més jove, agraïa l’accident de la nau i agraïa no poder tornar a veure els meus nebots. Només érem jo, els estels i el forat negre. Només nosaltres. Ningú no m’entendria, però no ho necessitava, perquè seria feliç al meu gran final.
    Al cap d’uns instants el meu viatge s’havia acabat.

    Jugant amb el temps

    Jugant amb el temps

    I que passaria si...es preguntava constantment en Kevin.

    En Kevin, a ulls de tots, semblava un adolescent normal, a qui li agradava quedar amb els seus amics els caps de setmana, anar a jugar a futbol, o menjar-se un bon gelat els calorosos dies d'estiu. Però no. Ell no era qui aparentava ser. En realitat, en Kevin ni tan sols era del mateix segle que els seus amics. Ell havia nascut un 18 de novembre del 2101, és a dir, al segle 22.


    Però, com és que un noi del segle 22 es trobi al segle 21? Aquesta pregunta ens condueix al principi. En Kevin estava a casa seva, còmodament navegant per internet. Un anunci va aparèixer de sobte a la seva pantalla. L'anunci suggeria 15.000 Euros a canvi de provar un invent (l'invent consistia en una màquina del temps per poder tornar cap enrere, no es podia anar cap avant en el temps amb ella) Al segle 22 era molt comú trobar-se aquest tipus d'anuncis.

    En realitat, encara que semblassin atractius, aquesta mena d'anuncis eren molt perillosos, ja que darrerament, havia començat una mena d'obsessió a fer nous invents, els quals quasi mai acabaven bé. Per aquest motiu era molt perillós deixar-se per provar aquests invents, encara que la suposada compensació d'euros podia convèncer a qualsevol persona de provar aquests invents.

    A en Kevin li va passar una cosa semblant. Ell, en veure la recompensa, i guiat pels comentaris que persones alienes escrivien al blog de l'anunci va decidir que no podia perdre molt per provar l'invent. Va decidir no dir-li res a cap persona de la seva família, cosa que probablement no hauria d'haver fet. Es va inscriure al lloc web de l'anunci i va rebre una data i una hora concreta per a la seva prova.

    Va arribar el dia, i tot va ocórrer d'una manera molt simple i ràpida. En Kevin va arribar al laboratori on ja tot estava preparat per a la seva prova. La màquina del temps ja estava encesa, i en Kevin només va haver de pujar-se'n. Els directors de l'experiment li van prometre a en Kevin que en unes hores ja tornaria al laboratori per contar-los que havia vist, i com havia estat l'experiència de viatjar en el temps.

    En Kevin se'n va pujar a l'estrany invent. Era una mena de coet espacial, però més petit que els que ell havia vist a la televisió, internet o llibres. Va sentir un estrany xiulet, i va tancar els ulls. Quan finalment els va poder tornar a obrir, ja havia arribat a algun lloc. Al principi, ni ell mateix sabia que era el què dimonis passava. Ho veia tot borrós. Si aquell coet fos a l'espai, es podrien veure moltes estrelles, però allà on fos que hi era ell, només podia veure-ho tot borrós, com una televisió sense senyal.

    Finalment, va arribar. Amb un cop sec es va estavellar contra el sòl, i va obrir la porta del coet. Per a la seva sorpresa, l'invent si havia funcionat, i aparentment estava al mateix lloc on se n'havia pujat al coet, però un segle abans. Va apropar-se a un ancià que estava assegut a un banc proper a la zona del parc on el coet havia aterrat, i li va preguntar a quin dia i any es trobaven.

    L'ancià, un poc confús, li va respondre que es trobaven a dia 4 de juliol del 2001, és a dir, el mateix dia del qual ell havia partit, però un segle abans. En Kevin li va donar les gràcies, I es va seure a l'ombra d'un arbre proper al coet.

    Que havia de fer ell ara? Ell pensava que l'invent no arribaria a funcionar, i per aquesta raó no havia plantejat, ni preguntat als caps de l'experiment que passaria si finalment l'invent funcionés. Va recordar que aquells científics li havien dit que en unes hores tornaria una altra vegada al laboratori, al segle 22. Però...i que passaria si cap dels científics sabia com fer que ell i el coet tornessin? I si es quedés al segle 21 per sempre?

    Donant-li voltes a totes aquestes preguntes, en Kevin va arribar a la conclusió que no podia fer cap altra cosa que esperar al fet que el temps passés, i veure si els científics el podien rescatar. Per matar el temps, va decidir adormir-se. Van passar hores i hores, i finalment en Kevin va despertar, amb tot el cos amb suor, i mal de cap.

    Tot havia estat un somni, perquè realment, el dia de l'experiment seria l'endemà.

    L'eterna

    L'eterna

    L’eterna

    Des de la finestra observo com plou. M’agraden els dies de pluja, especialment quan toca fer bàsquet perquè així s’anul·la l’entrenament i puc quedar-me a casa, tota la tarda. Majoritàriament, em deixen bocabadada els fenòmens més atroços i gegants de la naturalesa com el mar, la vegetació abrupta, el foc rogent i la tempesta violenta. La vida, és preciosa, salvatge i justament per aquest motiu em fascina. És immensa i eterna, com un rellotge on el temps no passa i s’extravia sense cap esperança.

    De veritat que un dia vull parar el temps i tirar-lo enrere. Refer el camí dels errors i crear una nova realitat on no hagués actuat d’aquella manera ni t’hagués dit allò que et va ofendre. El meu present seria més bonic o més trist? Em meu passat em portaria més plors? O més rialles? Vindries corrents als meus braços o no voldries saber res de mi? Qui sap totes aquestes respostes?

    Malgrat que seria meravellós que hi haguessin límits inimaginables i perfectes, encara existeix la franja del que és possible i del que no ho és, i això és desagradablement inquietant. Per què és impossible volar o nedar, sense cap mena de suport artificial? La ciència sempre troba una raó i aquest coneixement científic ajuda a posar certesa i entendre el món que ens envolta. Els humans, necessitem respostes i la ciència ens ajuda aconseguir-les.

    Segueix plovent i en tota la tarda no m’he aixecat del meu escriptori. He fet coses profitoses, com estudiar per un examen de naturals, revisar uns problemes de matemàtiques i berenar escoltant una de les llistes preferides del meu “spotify”. Però també he caigut a la temptació d’obrir el mòbil, contestar una sèrie de WhatsApp i navegar per les últimes publicacions de “Twitter” que m’han deixat profundament enganxada a la nova tecnologia que s’ha pogut desenvolupar gràcies a la ciència i la recerca d'especialistes que contribueixen a la millora de la societat. O potser no?

    Em criden per sopar. Abans d’aixecar-me clavo la mirada al rellotge i veig que passen tres minuts de dos quarts de nou. Vaja! Sovint visc dins dels pensaments i desconnecto de la realitat, com ha pogut passar tanta estona? – això segur que no ho pot saber la ciència, o potser sí? Mentrestant em fixo i a fora segueix plovent. Somric. Que maca és la vida!

    L'experiment

    L'experiment

    Estava molt cansat. Feia tres dies que estava treballant i no havia tingut resultats, encara. Normalment quan feia un estudi sempre em sortien els resultats força ràpid, però estava a la nit del tercer dia i encara no tenia res. Els empresaris volien resultats, però no havia vist res igual al que m'havien portat per a estudiar en tota la meva carrera. Sabia que si no ho descobria ràpidament, això acabaria malament...
    Al final em vaig adormir a l'escriptori.

    Vaig aconseguir obrir els ulls i vaig veure que un jove m'estava parlant. Tindria uns vint-i-un anys, però semblava més jove. Per la seva edat vaig intuir que era un becari.
    Al cap d'unes hores, que per a mi van ser uns minuts, vaig sentir una veu jove que em deia:
    -Senyor, Senyor, desperti... Ja és de dia-
    Vaig respondre.
    -Si, si, ja vaig-
    -Quina hora és?- Vaig preguntar amb els ulls encara tancats.
    -Les 9:30- Em va respondre aquella veu.
    Vaig aconseguir obrir els ulls i vaig veure que la persona que m'estava parlant era un nen. Devia tindre uns vint-i-un anys, però semblava més jove. Per la seva edat vaig intuir que era un becari.
    Li vaig preguntar.
    -Ets un becari?-.
    -Si-. Em va respondre.
    -Jo no he demanat cap becari-. Li vaig dir.
    -M'han dit que em necessites. Estàs molt encallat en el projecte-.
    -Estic encallat, però no et necessito-.


    Com que era una situació molt incomoda, durant unes hores no vaig treballar i vaig estar per l'estudi revisant vells informes. Després, em vaig penedir de perdre aquelles hores.

    Al final vaig poder observar que el que m'havien portat era una cèl·lula, però no una qualsevol, era molt estranya com si l'haguesin mutat. A part semblava que es movia. Ja sé que totes les cèl·lules es mouen, però aquella cèl·lula es veia com es movia i mai havia vist allò.
    Me'n vaig anar a dormir.

    Al endema em vaig trobar una carta a l'escriptori. La vaig obrir i deia aixi:
    Hola,
    Som els senyors que et vam enviar la cèl·lula i sabem que en tots aquests dies no has descobert res.
    Vine al carreró nord de Barcelona per a ajustar comptes.
    Si no vens, sabem on vius.
    El hilo negro.

    Me'n vaig anar a Barcelona.

    Quan vaig arribar, vaig anar fins al lloc on m'havíem citat. Abans d'entrar em vaig ficar un auricular amb el Max. Vaig picar a la porta. Em va obrir un senyor corpulent amb americana i ulleres de sol. Vaig suposar que era el guarda de seguretat del local.
    L'habitació estava molt poc il·luminada, però es podia veure que hi havia una petita taula i al fons un altre porta. Hi havia un noi assegut a la taula. Em va dir…
    -Seu-.
    Vaig assentir.
    -Com que no has complert els nostres requisits t'hauràs d'enfrontar al nostre gran lluitador, "el mata cranis". Però per a fer-ho haurem d'anar a un lloc millor.
    Vam travessar la porta i a l'altre canto i hi havia un gran ring amb molts espectadors cridant.
    En aquell moment, el senyor que m'acompanyava es va apartar i vaig xiuxiuejar pel micròfon:
    -Truca a la policia-.
    Al apropar-me al camp una gran porta es va obrir i d'allà hi va sortir un gran home. Semblava un gegant. Feia dos metres i tenia uns braços molt forts.
    Vam començar a lluitar, bueno, l'únic que feia jo era córrer i esquivar els seus atacs.
    Quan ja portàvem una estona em va acorralar contra la paret. Vaig preguntar pel micròfon:
    -Que tal, aquest reforços?
    No hi va haver resposta.

    Llavors, quan estava a punt de tirar el seu cop definitiu i rematar-me va passar el que ningú s'esperava. Va sonar una sirena. Era la policia. Estava salvat!!
    La policia va entrar i tot el públic es va anar corrent, però els senyors del local no es van poder escapar. El senyor, el guarda de seguretat i el gegant, els tres detinguts.

    Al final van anar els tres a la presó i jo vaig seguir fent experiments, aquestes vegades amb gent legal, i el Max va seguir sent el meu becari. Al final la cèl·lula va resultar que l'havien tret d'un cadàver d'un animal de Chernovil. Per això semblava que estigues mutada. Era la radiació.

    L'illa del més enllà

    L'illa del més enllà

    1 de febrer de 1765, ja fa més de tres setmanes que anem rumb a les índies. Per algun estrany motiu, ens estem quedant sense provisions pel viatge complet. Fet que significa un altre viatge menjant les restes que deixen els meus companys. Això em passa per ser el més jove a bord. El Capità Giovanni insisteix en el fet que no ens preocupem, que arribarem sans i estalvis a Cuba, tot i que la gana comença a passar factura. La veritat és que per molt que ell hi confiï que tot anirà bé, no seríem els primers a morir-nos de gana enmig de l'oceà.

    Dins del Saint James, el colossal vaixell on em trobo ara mateix, treballo com a grumet, observant la brúixola i els mapes. Des de ben petit he après a com utilitzar les brúixoles. Gràcies a un vell boig . Ell m'assegurava que la brúixola sempre apunta cap al pol negatiu de la terra. Segons el camp magnètic d'aquesta el pol negatiu és el pol nord i que aquest camp negatiu estava format per metalls que es trobaven al centre de la terra. Sempre m'ha fet gràcia la imaginació d'aquest home.

    8 de febrer de 1765, ens hem quedat sense provisions, pràcticament no ens queden forces per acabar el viatge. Hi ha companys que estan començant a deixar-nos per causa de la gana i l'esgotament.

    15 de febrer de 1765, avui m'he despertat tirat a una platja de sorra fina i blanca, desubicat sense saber ben bé que havia passat. M'he aixecat com he pogut i uns minuts més tard m'he trobat al capità a terra. M'he apropat corrent per veure si encara respirava i després de sacsejar-lo diverses vegades ha reaccionat. Hem segui buscant a algun altre company fins que hores més tard, exhausts i sense haver trobat cap altre tripulant, ens hem assegut a la vora de la platja, preocupats. Cap dels dos recordem com hem arribat a aquesta platja paradisíaca deshabitada. Després d'estar diverses hores parlant sobre que necessitem per a sobreviure hem arribat a la conclusió que necessitem foc, per poder-lo encendre sabíem que amb la fricció entre un pal i la fusta crees espurnes i per tant pots fer foc. Un cop el foc encès el Capità Giovanni m’ha explicat el que havia llegit sobre per què la fusta cremava amb un pal. Em va explicar que en moure tan ràpidament el pal contra la fusta gèneres fricció, amb aquesta fas augmentar la temperatura. Seguint aquests passos arribaràs a tal punt on la fusta reaccionarà amb l'oxigen i crearà una reacció de combustió, foc. Tot i que quasi ningú es vol creure aquesta teoria, ja que els hi sona poc convincent, a mi em sembla prou encertada.

    26 de febrer de 1765, després d'estar diversos dies sense pràcticament moure'ns de la platja, hem aconseguit construir-nos una cabanya prou sofisticada. Avui hem anat a donar una volta de reconeixement i hem decidit anar a una vall que es troba a menys de 15 minuts del nostre campament. A l'arribar ens hem trobat una gran sorpresa, un carretó ple de menjar, joies, roba, armes... Hem pensat que podria ser crucial per salvar-nos la vida, així que hem decidit portar-lo al campament. Però ni el capità ni jo sabíem com pujar-lo, ja que pesava molt. Després d'estar hores i hores pensant el Capità tot sobresaltat em va dir que tenia una idea. Em va explicar que anys endarrere un pirata xinès li havia explicat dues lleis físiques que ens podien ajudar. La primera era la segona llei de newton F=ma i la fórmula que diu V2=Vo2+2aAx Aplicant les dues fórmules hem descobert la força necessària que havíem d'aplicar perquè el carretó de 200 Kg recorregués exactament 40 metres i així no caigués al mar i a més portés una velocitat final de 10 m/s, ja que així un cop pujada la vall podrà arribar fins al campament. Al cap d'hores calculant hem aplicat la força exacta sobre el carretó. Ha pujat la vall perfectament i s'ha parat just al costat del campament. Això ens ajudarà per poder viure setmanes a l'illa!

    29 de març de 1765 m'he despertat amb un gran malestar general, no tenia forces per aixecar-me, tot el cos em tremolava. El Capità Giovanni de seguida s'ha interessat per mi i per la meva salut. M'ha dit que tenia febre i m'ha trobat un parell de bonys sota les axil·les. El Capità terroritzat m'ha cridat que tenia la pesta, que era molt complicat sobreviure-hi. En cada instant em trobo més malament fins al punt del deliri. Ara ja no aguanto, el dolor és immens i tot de sobte es comença a fer fosc...

    L’antidepressiu perfecte

    L’antidepressiu perfecte

    Només se’n va adonar de que tenia un problema el dia que la Sara va marxar amb un cop de porta.

    En David portava anys estudiant la química del cervell. Més concretament intentava trobar una raó i cura biologica per als trastorns mentals. I quan diem que portava anys estudiant, diem que en David portava més d’una dècada obsessionat amb aquest projecte.

    Però perquè dedicar-li tant de temps a una sola investigació? Bé, tot havia començat amb el suïcidi del seu millor amic quan acabaven de cumplir 19 anys. Així, quan el David només era un estudiant de primer any d’Universitat, va començar la seva història. Havien passat gairebé 16 anys i no estava molt més a prop de trobar un antidepressiu perfecte.

    Hi havia dies en els que s’aixecava convençut de que arribaria al laboratori i la fórmula apareixeria davant dels seus ulls.

    Hi havia dies en els que no volia sortir de sota els llençols, convençut de que estava malgastant la seva vida.

    Hi havia dies en els que engegava la televisió i només veia a més joves sofrint.

    Quan havia aconseguit que una farmacéutica financés la seva investigació en David es va sentir la persona més feliç del món. Ja portava temps rumiant la idea, desenvolupant-la en el seu cap i en el seu petit estudi, i aconseguir els recursos necessaris per dur-la a terme era un somni. En aquella farmacéutica va durar quasi dos anys.

    Poc després de que l’acomiadessin per no donar resultats, va conèixer la Sara.

    Mai no hi havia hagut res que l’apassionés tant com el seu projecte, no fins la Sara.

    I és així com quan l’Universitat on havia estudiat es va mostrar interessada en el seu treball, la Sara el va animar a acceptar aquest mecenatge.

    A l’Universitat, el David va començar a fer petits avenços en la seva búsqueda per l’antidepressiu perfecte. Es va informar encara més en els trastorns mentals i emocionals. Va contar la història del seu millor amic. Va conèixer gent que també havia perdut amics i familiars. Va jurar que acabaria aquest projecte. Va jurar que trobaria la manera d’ajudar a la gent que patis per aquestes raons.

    Tant va jurar que es va perdre. Es va perdre en les reaccions químiques en cadena, es va perdre en la manera en la que un cervell amb depressió funcionava, es va perdre en intentar crear un antidepressiu que no creés dependència. Es va perdre tant, de fet, que a vegades no passava per casa. A vegades s'oblidava de trucar a la seva mare un cop al mes.

    A vegades en David s’oblidava de la Sara.

    Tantes van ser aquestes vegades, que un dia van tenir una discussió.

    I la Sara es va marxar amb un cop de porta.

    I en David es va adonar del que havia fet amb la seva vida.

    No es penedia d’haver dedicat tants anys a la ciència i l’estudi, es penedia de només haver-los dedicat a la ciència i l’estudi.

    Després d’haver tractat amb tanta gent amb traumes, d’haver escoltat tantes històries de gent a la que no havien sortit a buscar a temps, en David va sortir rere la Sara.

    I va fer un altra promesa. Va jurar que aprenderia a gaudir de tota la vida que l’estava esperant fora de la ciència.

    La creadora d'estrelles

    La creadora d'estrelles

    El Big Bang. Aquest és el meu origen, el de la creació d'una explosió d'un univers encara expandint-se. Vaig néixer a partir de restes de nebulosa i gas que, per algun motiu que encara no entenc, van començar a prendre consciència pròpia. Als meus primers dies de vida, vaig mirar al meu voltant intentant explorar un món buit, però tot era negre, no hi havia gens de llum per cap lloc, tot era fosc.

    L'espai era molt calent aleshores, però jo no ho percebia, només sentia una por immensa sota aquell mantell d'obscuritat. De la pressió i la immensa por, vaig ajuntar amb força les meves mans per instint. Aquestes es van escalfar a una velocitat vertiginosa i van arribar a uns 10 milions de graus, però, de sobte, entre els meus dits de pols i nebulosa van sortir uns filaments lluminosos que van il·luminar el meu cos i la foscor; era la primera llum de l'espai que havia vist.

    En veure això, vaig tancar encara amb més força les meves mans fins que els filaments de llum es van fer cada vegada més potents, vaig obrir les meves mans de manera sobtada i, sense poder aguantar més la gravetat, en va sortir una bola totalment brillant i incandescent davant meu que va il·luminar gran part de l'obscuritat, fins i tot a mi em va il·luminar, però va ser una il·luminació més enllà de la material.

    Aquesta va ser la primera estrella de l'espai, la primera que va decidir el meu destí. La vaig anomenar Il·la.

    A partir d'aquell moment, vaig començar a crear estrelles, una darrere l'altra, sense parar, vaig formar milions, bilions, trilions d'estrelles en tan sols anys, fins que tot l'espai, a poc a poc, va anar omplint-se.

    Totes tenen un nom, jo m'encarrego que cada estrella sigui especial i única. Jo vaig ser la que va formar les galàxies i les nebuloses, la sensació de formar llum m'omplia, em feia viure, era el meu propòsit de vida, crear estrelles, crear galàxies, crear la llum de tot l'espai, il·luminar el lloc d'on vaig néixer, el meu Univers.

    Però, un dia, va passar una cosa inesperada, em vaig trobar una cosa fosca, una cosa horripilant, la vaig observar de lluny, però quan m'hi vaig acostar, vaig sentir una de les pitjors sensacions de tota la meva llarga existència. Una cosa negra, un pou sense fons que atreia les meves nebuloses, la llum, les meves creacions i fins i tot a mi. Quan m'atreia cap a ell, vaig perdre una cama, però vaig fugir cinc-cents anys llum d'aquella bèstia negra a temps que em xuclés sencera.

    Al cap d'un temps, ja tornava a fer estrelles com sempre, ajuntava les meves mans, les escalfava i apareixia una altra estrella nova amb un nou nom, estimava fer això, l'espai ja no era tan fred ni tan fosc. Però em va succeir el mateix un cop darrere l'altre, em vaig trobar bèsties negres per tots llocs, jo fugia, però era com si em perseguissin. No podia més, fugia, però no serveix de res, fugir no serveix de res, em persegueixen, em persegueixen, em persegueixen...

    Fins que vaig veure com una de les meves estrelles moria. Va créixer, va explotar en una supernova i va brillar intensament durant mesos. Allò va trasbalsar tots els meus pensaments, totes les meves emocions, tot el meu cos. Aquella explosió va formar una petita nana blanca que, amb el temps, cada cop es va anar fent més petita, la seva pròpia gravetat va fer que tota la seva matèria es compactés en un mateix punt de densitat infinita.

    No. No podia ser.

    Em vaig posar les mans al cap. Desesperada, estava entrant en un bucle. N'hi havia per tots llocs i no podia evitar-ho, no podia! Eren les meves estrelles! Morien! Eren les culpables de les bèsties negres! Allò em consumia, la por em consumia, jo mateixa m'estava consumint.

    Què havia fet?

    La meva gravetat es feia cada cop més elevada, em col·lapsava i m'alimentava de la meva pròpia energia. El meu cos va començar a compactar-se amb el temps. M'estava convertint en un forat negre?

    No, no podia estar passant allò, les coses que més estimava es van convertir en les coses què més por tenia en tot l'univers. Volia deixar de fer estrelles. No volia més forats negres!

    Jo, Ella, vaig deixar de fer estrelles per uns quants milions d'anys, patint per no fer-les, però va ser encara pitjor, només podia pensar en les bèsties negres fins que vaig decidir acceptar que aquells pous sense fons sempre existirien. Si feia el que més estimava, que era crear estrelles, hauria de veure també com morien. Però m'era igual, jo només volia crear llum.

    LA FAMÍLIA DE CIENTÍFICS

    LA FAMÍLIA DE CIENTÍFICS

    Ja havia sonat l'alarma de l'escola quan la Maria va sortir corrents a veure el seu pare, que com cada dia l'esperava amb el seu cotxe vermell per sortir anar cap a casa. En aquest trajecte ja rutinari, mentre compartien com els havia anat el dia la petita va preguntar al seu pare:—Papa, ¿Per què el marc té més joguines que jo? Però papa explica-ho com a la teva feina, amb ciència. Que ja sóc gran!—Doncs amb ciència ho explicaré! — La vida és un sistema caòtic i això és un problema.—¿caòtic... mm... de caos, com el que diu la mama que tinc a l'habitació?—exactament. I tots aquests sistemes segons de les condicions inicials varien. Per exemple, els pares d'en Marc són empresaris, això són condicions diferents de les nostres i un dels resultats d'aquesta diferència pot ser que ell tingui més joguines. Per molt que ell i tu us assembleu molt.—Ho entenc — diu amb veu de decebuda.El pare de seguida detecta aquesta tristor i en baixar de cotxe assenyala dissimuladament una pila perfectament ordenada de fulles seques. Ella s'adona dubtosa i mira el pare, qui fa que sí amb el cap. Quasi a l'instant la Maria surt com una fletxa i envesteix la pila de fe fulles, les quals no tenen res a fer davant del remolí i acaben disperses per tota la vora del jardí. Esgotada la petita torna cap al seu pare.—¿t'ho has passat bé? —pregunta el pare.—Sí —respon amb un somriure. —¿la ciència també pot explicar això?—Ja saps bé que sí. És el principi de l'entropia. Pare i filla segueixen parlant del tema fins a travessar la porta de casa, moment en què ella es llença als braços de la mare. Com cada dimecres passen la tarda junts, però aquest cop tenen una discussió amb la Paula la seva germana gran, qui tenca la discussió amb el principi d'exclusió d'ella cap a la seva setmana.De seguida van a sopar i a continuació a dormir, però la maria no en té ganes i resisteix.—¿Però perquè m'haig d'ara a dormir tan d'hora, vosaltres aneu més tard?—Perquè tu dorms amb en Coco —respon la mare amb veu serena.—¿I què té a veure? Si només és un conill.—Doncs que la té lloc la dilatació gravitacional del temps. Al dormir amb un objecte amb molta massa el temps passa més lent per tu que pels altres. De manera que has de dormir més estona.—Això t'ho has tret de la màniga.—No. Ho va Einstein.—Bé. Si ho va dir Einstein... d'acord —la petita accedeix i va a la seva habitació acompanyada dels seus pares.En travessar la porta s'adona que tot està desendreçat i seguidament ho veuen els seus pares, qui la miren amb cara de circumstàncies, però abans que poguessin dir una sola paraula, la petita maria diu:— No es culpa meva. Jo ho he ordenat, però ha vingut una entropia i ho ha tornat ha desendreçat. I ara ja no tinc temps a netejar de nou perquè tot és un sistema caòtic i com el temps passa molt a poc a poc perquè està en Coco, haig d'anar a dormir.—Els seus pares bocabadats li riuen i li donen les bones nits.

    La vida al 2073

    La vida al 2073

    Em presente, soc Joan i treballe com historiador.
    He decidit escriure tots els esdeveniments importants dels últims 50 anys, per a que les futures generacions sàpiguen el que va passar entre 2023-2073.

    Comencem al 2023.
    La pandèmia del Covid-19 ja estava tocant a la seua fi, ja que al 80% de la població l’havien vacunat.

    El Coronavirus es va extingir totalment al 2026, deixant una xifra de 5 milions de persones mortes i 250 milions contagiades.
    En aquell mateix any, The Ocean Cleanup, una empresa que es dedicava a netejar l’aigua de mars i oceans, anava a començar una fabricació massiva d’un objecte que havien inventat per a arreplegar plàstics, però no ho feren fins 2031 per falta de capital.

    Respecte als cotxes, van prohibir els de dièsel al 2035 i els de gasolina al 2045. Al 2058 prohibiren els cotxes híbrids, per a que sols quedaren els 100% elèctrics. I això que tots hem somiat de xicotets, que quan siguem majors, els cotxes volarien, dons es això, un somni. Van estar fent estudis i proves, però els constants problemes i accidents van descartar la idea.

    Durant anys, el preu del petroli i la gasolina va anar pujant lentament, cosa que pensàvem que seria algo puntual i tornaria a baixar, però no va ser així. Finalment en març del 2044, i contra tot pronòstic, es va acabar el petroli al món. Eixa notícia va significar el principi d’una crisi econòmica mundial, ja que amb el petroli era el principal element per fer gasolina, asfalt, plàstics, fertilitzants, detergents, sabons i alguns productes sanitaris.
    Afortunadament, la crisi no va durant tant com s’esperava, ja que des de feia temps s’especulava que s’acabaria el petroli i portaven anys investigant materials nous substituts per a aquest.

    El calfament global també es un factor que a sigut rellevant el la història, perquè al no prendre mesures quan era hora, les conseqüències han sigut moltes i amb un impacte major:
    - Pujada d’uns 2,6 ºC de mitja en la Terra.
    - Descongelació de la major part dels pols, cosa que provocà una modifificació de la línia de costa. En alguns llocs l'aigua entrà més d'1km terra endins.
    - Extinció d’animals i plantes per la mala adaptació al calor. Uns exemples serien: el lleó marí, els goril·les, la planta del cacau, la granota verda d’ulls rojos...
    - També va accelerar la desertificació del sòl en moltes zones de la terra, majoritàriament zones a prop de l’equador.
    - Va fer que el clima aplegue a canvis extrems. Pujades de calor, molt de temps d’inundacions i sequeres, huracans més freqüents...


    Encara que entre 2005-2035 hi van fer empreses i campanyes publicitàries per a netejar les aigües dels mars i oceans, no es va obtindre la conscienciació que s’esperava i el resultat va ser que el planeta blau tinguera un color blau enmarronit.
    A principis de 2028 van ser els primers avistaments d’aigua visiblement bruta de plàstic en les platges de la costa europea, i des d’aleshores, ja es sabia que això no tenia solució. I en 2031 presentaren la primera màquina per a netejar l’aigua i transformar-la en aigua potable.
    Ara en 2073, ja és un aparell domèstic de més en casa.
    Els més comuns i econòmics de vore són els que tenen 55L de capacitat i netegen 7L d’aigua per hora.

    A l’any 2043, van traure la primera IA integrada en un humanoide.
    Abans ho havien provat amb els electrodomèstics d’una casa o en un cotxe, fent la conducció automàtica.
    Al ser una Intel·ligència Artificial, anava recollint informació i cada vegada sent més llesta.
    Van passar uns 15 anys des del seu llançament al mercat, i ja estava pràcticament integrada en la societat, i es quan començà a mostrar símptomes de rebel·lia: es menejava quan es suposava que estava apagada, de vegades no feia cas a les ordres, hi havia hagut alguna agressió contra el seu propietari...
    I finalment al 2060 els creadors la retiraren i van desconnectar el software de tots els productes, però encara es rumoreja que segueix entre nosaltres, esperant l’hora per oposar-se a la raça humana.

    Molts anys després de la desaparició de la moneda física, a l’any 2067 es va crear una nova moneda, que té versió tant física com digital. Principalment, es va crear com a objecte de decoració o col·lecció, però la idea del projecte va evolucionar a que crearen una moneda a nivell mundial. A hores d'ara la gent encara està adaptant-se, però ningun país la té com a moneda oficial. S’espera que per a 2120 ja siga oficial a nivell global.


    Ací acaba l’arxiu històric 2023-2073.
    Espere que visquem un bon avenir i que algú de les pròximes generacions actualitze aquet text per a que, si els èssers humans del futur encara no s'han extinguit, puguen saber el que feren els seus avantpassats.
    Joan.

    M.A.T.T. MENT DE METALL

    M.A.T.T. MENT DE METALL

    Any 2350. El personal del laboratori arriba com de costum abans la posta de sol. Jo, en Matt, els espero dintre de l’edifici, ple d’energia, per començar el dia. Per la finestra distingeixo els cotxes voladors, els habitatges flotants, les bombolles de protecció de la ciutat i les persones amb aspecte trist i desanimat. Treballo com a científic i programador al laboratori TecnoSad. Juntament amb sis companys, estem programant una màquina per poder viatjar en el temps, una missió que sembla impossible, però que intentarem aconseguir aviat. Dos d’ells són els meus pares i vam criar-me d’ençà que vaig néixer.
    La jornada transcorre com sempre. Vuit hores de treball amb un descans de mitja hora intercalat. Les visites guiades al laboratori estan permeses. Ciutadans d’arreu s’apropen a veure les màquines en les quals treballem, però no estan autoritzats a parlar amb nosaltres. Malgrat això, crec que es fixen massa en mi. Sempre em miren aclaparats i sorpresos. Hipotetitzo que la meva altura és la causant, ja que mesuro uns dos metres.
    Després de treballar, vaig a la cafeteria, fet que per a mi ja és una rutina. Tinc absolutament prohibit menjar cap aliment que no sigui ric en hidrats de carboni. En efecte, la meva dieta es basa en aquest component. No obstant això, sempre he tingut curiositat en tastar la fruita o la carn. Ningú m’explica perquè no em deixen.
    A la tarda, passo el temps a la biblioteca de les instal·lacions. En ella trobo milers de llibres de l’àmbit cientificotecnològic. Personalment, els físics i matemàtics són els que més m’agraden. Quan m’interessa algun títol, escanejo amb el dit el seu codi i ja el tinc a la ment per poder llegir-lo. Tot funciona mitjançant números i fórmules en l’actualitat. Les lletres fa anys que han desaparegut i s’utilitzen només en noms propis. Aquest nou llenguatge permet que tots els habitants de la Terra s’entenguin entre ells.
    Començo a llegir un exemplar de Steven Hooves, un físic especialitzat en l’estudi de la biofísica quàntica als aliments. El meu objectiu és trobar la resposta al dubte sobre la meva dieta. Ja ho he intentat en cent exemplars i cap ha resultat en èxit. Aquest sembla que tampoc… De sobte, s’apropa la meva mare i em pregunta si ja he menjat els àpats corresponents. Em mira a la cara i comença a plorar. No entenc la raó. Ella només s’excusa i marxa ràpidament.
    La nit arriba i tot el personal se'n va a casa. Aquest cop, els acomiadaments habituals són massa tristos. Quasi tothom em mira amb compassió. Com ja he comentat, sóc l’únic que dorm al laboratori. Des de petit, em van nomenar encarregat de seguretat nocturn. Tot i això, la meva feina és fàcil, ja que les càmeres automàtiques 10.3 fan quasi tot el treball. Si detecten algun individu estrany, m’avisen i em desperten. Jo només valoro la situació i decideixo si cal o no trucar els serveis d’emergència. Mai he sortit a l’exterior, ho tinc prohibit. Tampoc tinc curiositat, ja que tot el meu món està dintre l’edifici.
    Em dirigeixo a l’habitació on dormo, però tots els dubtes d’aquell dia no em deixen clapar els ulls. M’aixeco decidit a trobar respostes. L’únic despatx on no puc entrar és el 3.22, ja que m’han comentat que la radiació dintre és suficient per matar-me en dos minuts, fins i tot amb protecció. Utilitzo un robot amb control a llarga distància per entrar. Amb la seva càmera puc veure el que hi ha dintre. Només hi ha una espècie de màquina d’emmagatzematge apagada. Faig que el robot l’escanegi i observo els arxius que hi conté. Només hi ha un, i es titula “M.A.T.T. 9.9.9.3.1.”. Sense dubtar-ho, entro dintre i m’apareix un document amb més de 10.000 caràcters. En ell, s’explica com transformar ATP en energia elèctrica, com dissenyar un cervell amb metalls lleugers o com realitzar aparells i sistemes funcionals a partir de peces electròniques. A més també s’inclou el funcionament, les parts, les condicions de vida i els controls del robot… M.A.T.T.? En un principi, em quedo sense paraules, però immediatament, començo a entendre tot. En l’última pàgina hi ha un document firmat on s’escriu: “Demà, 13 de juny del 2350, M.A.T.T. deixarà de ser operatiu. Desconnexió necessària per projecte fallit”. Bocabadat, deixo anar el control del robot sense moure’m.
    Actualment, són les 23:50. En qualsevol moment em desconnectaran i em convertiré en un grapat de brossa electrònica. Tot i això, vull que no només es recordin informes sobre mi, sinó també els meus sentiments i pensaments. Necessito que tothom entengui que un robot pot ser una persona.

    Som càrregues elèctriques

    Som càrregues elèctriques


    Em dic Marta, tinc fibrosis quística, una malaltia que em prohibia ajuntar-me amb el meu bessó, que també tenia fibrosis. Des de que érem petits havíem estat separats, almenys a dos metres de distància.

    Encara que volia estar amb ell, posava en risc la nostra salut. Érem com dues càrregues elèctriques iguals, que es repel·leixen en un camp elèctric. Però per l’altra banda, tenía un promés, ara el meu marit, al que si puc tocar i abraçar, som com dues càrregues elèctriques diferents, que s’atrauen. És molt dur viure amb el teu germà i no poder-lo abraçar quan vam estar junts nou mesos al ventre de la mare; però malgrat la distància, encara fèiem coses junts, ja que érem una família. Anàvem junts a les revisions de l’hospital, ploravem cada vegada que ens voliem agafar la mà i convèncer-nos que tot aniria bé. No teníem elecció, igual que les càrregues, on hi ha una gran força d’atracció entre els qui son diferents, i dos bessons son tot menys diferents. Suposo que per això diuen que la varietat dona riquesa… El cas és que ell m’havia promés des de ben petits, amb la mort del meu pare, que ell m’acompanyaria a l’altar el dia del meu casament, cosa impossible donades les circumstàncies. Dues setmanes abans del dia tan esperat, una notícia em va trencar el cor. Recordo que era un dia bastant normal, havia anat a l’hospital per fer unes proves i havia quedat amb el meu germà, sempre a distància, per passejar una estona pel parc. Ara és una normalitat la mascareta, però abans del coronavirus, només la portavem els malalts, per disminuir el risc de contagiarnos. El cas es que en Víctor no va apareixer, i aquell dia es va convertir en el meu pitjor dia. Resulta que en el trajecte fins a trobar-me es va topar amb un camió que el va atropellar i el va matar en uns segons. Vaig estar en shock una setmana, perquè no m’ho esperava gens, com podia haver mort la meva altra meitat, el meu bessó? Només quedaven tres dies pel casament, hi encara que havíem pensat en canviar la data, era el dia de l’aniversari del Víctor, i també el meu. No sé com va passar però quan caminava pel passadís amb la meva mare per casar-me, el vaig sentir molt a prop meu, com si estigués abraçant-lo.

    Vam passar a ser dues càrregues diferents que s’atrauen. Ara ja tinc les dues persones més importants amb mi, el meu marit i el Víctor. Sóc feliç.

    Superpoders

    Superpoders


    A Carla li agradava molt reptar a Joan fent carreres de resistència, perquè sabia que li guanyaria, però Joan no sabia perquè Carla sempre li guanyava, si tenien la mateixa edat, quasi la mateixa estatura, i el mateix pes!
    I esta setmana Joan volia guanyar-li, ja que Carla li havia proposat una d’eixes carreres. Se li va ocórrer entrenar-se tota eixa setmana, corrent cada dia 30 minuts. Ho intentava però, que difícil! Ell seguia sense entendre perquè Carla podia córrer més de 10 minuts sense cansar-se ni un poquet, i això que ni feia cap esport! Joan no havia corregut ni 5 minuts quan es va tirar al sòl, tot esgotat, i va ser en aquell moment quan es va trobar a Marc, el seu cosí, que estava corrent per la pista d’atletisme. Marc al veure’l en el sòl es va espantar i de seguida va cridar:
    -Però que t’ha passat?! Estàs bé?!-
    - Si, si, estic bé, però no em vindria mal alguna cosa per a menjar... Estic famolenc!- Va dir desesperat Joan-
    Marc va buscar en la seua motxilla un entrepà d’oli vegetal i alvocat, un plat de pasta i per a després, ametles i cacauets.
    Joan s’ho va menjar tot, mai havia estat tan famolenc! Es van quedar una estona parlant i Joan li va contar al seu cosí el repte que li havia proposat Carla, tenien que estar corrent i el que més aguantara guanyava elegir el següent repte.
    Una vegada ja havien descansat prou, Marc li va dir a Joan que provarien a córrer una estoneta més i Joan va acceptar.
    La sorpresa va vindre quan Joan va sentir com als 10 minuts d’haver començat a córrer no estava quasi cansat, però, això no tenia sentit! Ell sense arribar a creure-ho va poder córrer quasi 15 minuts! Molt sorprès i satisfet d’ell mateix, li ho va comentar a Marc:
    -Marc! Marc! He aguantat 15 minuts corrent! Com ha pogut passar? Segur que ha sigut màgia- Va dir tot emocionat Joan- M’has posat alguna poció màgica a l’entrepà? O a les ametles? O al plat de pasta? Necessite eixa poció per a guanyar a Carla en el repte d’aquesta setmana!
    -No Joan, no ha sigut màgia!- Va dir Marc rient-se- Vine ací, et contaré un secret-
    -Tots els esportistes sabem molt bé les propietats dels aliments i com tu m’has dit que volies emmagatzemar energia per a poder córrer una bona estona, t’he donat uns aliments que són alts en lípids i en glúcids- Deia Marc-
    - Però... que són els lípids? I els glúcids? Mai havia escoltat eixes paraules- Va dir confós Joan-
    - Els lípids són unes macro biomolècules que són solubles en solvents no polars, és a dir en hidrocarburs. Les funcions dels lípids inclouen emmagatzematge d'energia, per exemple. Els lípids poden ser saturats, monoinsaturats o trans. Els greixos saturats són lípids en els quals la major part dels seus àtoms de carboni estan units per un enllaç simple. En canvi, els greixos monoinsaturats són lípids en els quals la major part dels seus àtoms de carboni estan units per un enllaç doble. I els greixos trans són àcids grassos insaturats que es formen de manera industrial en convertir oli líquid en greix sòlid. Uns exemples de lípids serien la nata, rovell d'ou, llard, cansalada, mantega...
    Els glúcids són substàncies orgàniques sòlides, i solubles en aigua, que constitueixen les reserves energètiques de les cèl·lules animals i vegetals; està composta per uns quants àtoms de carboni, uns quants àtoms d'oxigen i el doble d'àtoms d'hidrogen. Els glúcids es classifiquen en monosacàrids, que són els més senzills no es descomponen en altres compostos més simples i posseeixen de tres a huit àtoms de carboni. En oligosacàrids, que resulten de la unió de dos monosacàrids i polisacàrids, que són formats per la unió d'una gran quantitat de monosacàrids. Uns exemples de glúcids serien cereals, pa, pasta i arròs- Deia marc-
    - Que bé! Ja sé el que he de menjar eixe dia per a poder aguantar molt corrent i guanyar per fi a Carla!- Va dir esperançat Joan-
    - Però, ves amb compte, els greixos saturats són roïns per a la salut, per exemple, ens poden causar una malaltia cardíaca i un excés de greixos saturats poden causar l'acumulació de colesterol en les artèries. Els pots menjar per a acumular energia de tant en tant, però no et passes- Deia Marc, seriós-
    - Val, et faré cas- Deia Joan obedientment-
    El dia de la carrera va arribar i Joan havia menjat tots els divendres des de feia un mes alvocat i fruits secs, i eixe dia havia menjat un bon plat de pasta. Carla, anava convençuda de que li anava a guanyar però tot va canviar quan Joan va estar 15 minuts corrent i Carla 10.
    -Però, com m’has guanyat aquesta vegada? Segur que això és màgia!- va exclamar Carla-
    -No és màgia, és que he menjat lípids i glúcids que tenen superpoders-

    Tancats en refugis

    Tancats en refugis

    L'any 2077 un grup terrorista conegut com "Els mutants" va llançar diverses bombes nuclears que van provocar que l'aire passés a ser tòxic, resultant que aquell que respiri l'aire o mor o desenvolupa la capacitat de poder respirar aquest aire intoxicat. Aquells que aconsegueixen aquesta habilitat són coneguts com "els infectats". Actualment em trobo a l'any 2086 i el meu nom és Andrew Wayne, sóc un bioquímic i m'he escapat dels refugis en què el govern ca guardar les persones que van sobreviure a les bombes.

    Aquest ambient és molt perillços, l'aire és verinós i si se'n trenca la màscara de gas probablement mori, hi ha animals infectats que em poden atacar i fins i tot hi ha bandes perilloses que em poden robar o fins i tot assasinar.

    Però no tot és negatiu, ahir em vaig infiltrar a la base de "Els mutats" i vaig ser capaç de parlar amb el cap de la banda, Michael Shane. Aquest és un home demacrat que s'ha convertit en un infectat mut i es comunica gràcies al seu ordinador en el qual escriu tot el que volia dir-me.

    Michael podria haver-me assasinat però volia que comprengués el seu punt de vista; segons el que em va dir, els éssers humans no serem capaços de sobreviure a un món contaminat, em va dir textualment: "L'única solució és que tots ens convertim en infectats. Aquells que puguin suportar-ho sobreviuran i es convertiran en super-humans i els altres simplement moriran. És selecció natural, fill".

    Però el seu argument era ridícul a causa d'una raó: els infectats no poden reproduir-se, és impossible, simplement no poden tenir fills. Ell en el dons no ho sabia, però al principi es va negar a escoltar-me, no sé què hauria estat de mi si no fos perquè Michael es va posar a plorar quan es va adonar del que havia fet. Finalment, em va mirar als ulls i va treure la seva pistola, pensava que em volia disparar però a la fi el que va passar va ser que es va engegar un tret al cap. Jo vaig ser capaç d'escapar, però a la fi no he aconseguit res, ja que no he pogut trobar una cura a les moltes malalties que provoquen la radiació ni tampoc no he descobert res interessant.

    Actualment la humanitat continua morint a mans d'animals mutants o infectats que han perdut el seny, seguim sobrevivint gràcies a drogues i estimulants. Els carrers estan envoltats de violència extrema, el govern i les poques grans empreses que segueixen en peu ens segueixen manipulant per mantenir les aparences fins i tot en aquesta situació tan desastrosa. El meu fill mai ha vist la llum del sol ni tampoc coneixerà el que és anars'n amb uns amics a banyar-se en un llac.

    El futur m'aterra, però no he de perdre l'esperança.

    Teoria de Darwin?

    Teoria de Darwin?

    Tots coneixem el nostre planeta verd, amb els seus animals, accidents geogràfics, vegetacions, els habitants... La majoria de nosaltres hem estudiat la Teoria de l’Evolució de Darwin i és clarament certa, però i si us dic que fa anys va canviar completament, les espècies que s’anaven extingint gràcies a la “selecció natural”, convivien amb nosaltres.

    Em dic Nakia, vaig nàixer l'any 2124 a una nau a l’espai. Sé que us preguntareu per què no estic al planeta. Els humans sempre busquen el costat fàcil, en comptes de pensar i entendre, llavors el que va passar és una divisió immensa de la societat. Uns volien empatitzar amb la situació dels nostres ancestres i en comú poder ensenyar-nos coses i sortint guanyant tots dos, però sempre hi ha hagut l'instint de matar en els humans, es va desenvolupar nombroses guerres. La meva mare es va quedar embarassada i formava part del grup que pensava que podien ensenyar-los, aquest grup hi havia de tots tipus de gent, enginyes d’aeronàutica, agricultors, professors… Mentre construïen les naus, també s’estava construint una societat nova. El meu pare va morir al principi del canvi intentant convèncer als altres d’evitar guerres, el van matar per pensar diferent. En molt poc temps ja van enlairar la nau. Va ser un nou començament. Van desenvolupar un govern, un professorat, un grup militar… mentre havien creat uns drons als quals podien vigilar tot el que passava al planeta i no era gaire bo, hi havia la regla del més poderós i guerres a tot moment. Em considero una bona estudiant i em cridava l'atenció tot allò de la genètica. Un dia pensant sobre aquells éssers que hi habitaven al planeta, se'm va ocórrer la idea de fer una modificació genètica per ficar allí els coneixements bàsics per viure amb tranquil·litat. Vaig estat deu anys de la meva vida buscant aquesta modificació i ho vaig trobar. Després d’un any amb la vacuna que podria arreglar la humanitat per viure en pau, vaig baixar amb el grup militar de la nau a la Terra, no volguéssiu estar allà. Em feia molt fàstic, eren com animals lluitant per una bogeria, que si haguessin tingut un pensament raonable, no hauria passat res d’això. Les vacunes funcionaven, però solament a un tipus de persones, les que encara que molt amagat, un petit pensament d'arreglar les coses i adonar-se del problema. Estàvem a un campament, però sempre recordaré aquell dia, 13 d’agost del 2145 van degollar a tots els militars que m’acompanyaven i em van lligar les mans. No sé quants dies vaig estar caminant, però estava com morta i crec que em van ficar a una “presó” a la qual estava envoltada de calaveres. Hi havia cranis de diferents tipus, petits, grans, allargats i altres que no sabia ni que existien. Aquella societat era amb un pensament molt antic, en comptes de millorar van empitjorar i vaig ser presonera durant sis mesos. El que no sabia és que els de dalt en aquells mesos, triplicaven les dosis de vacuna canviant el problema que hi tenien.

    Actualment, soc una dona vella amb una història complicada. El planeta és tranquil i les vacunes van fer efecte, però no em vaig adonar d’una cosa fins fa poc. Els humans, espècie que té el privilegi d’utilitzar el cervell. Som capaços d’inventar-nos estratègies per combatre amb uns altres però no de buscar una solució amb dos dits de front? Si no ho van fer, va ser perquè no van voler. Els humans podem fer un acte dolent, però sempre hi ha la possibilitat d'adonar-nos de l’error. Llavors els vaig obligar a pensar d’una manera diferent, els vaig adoctrinar... En aquell moment no em vaig adonar. No vaig fer gens bé, no va ser una guerra física, sinó una guerra genètica i si volia que entenguessin el nostre pensament, no havia de jugar amb la mateixa forma que ells, el més poderós guanya.

    TOT ATAC TÉ LES SEVES CONSEQÜÈNCIES

    TOT ATAC TÉ LES SEVES CONSEQÜÈNCIES

    Avui fa 76 anys que va haver un abans i un després en la història, concretament a Hiroshima i Nagasaki. Els bombardejos estatunidencs sobre les dues ciutats japoneses van causar el fi de la Segona Guerra Mundial provocant desgraciadament una estimació de 246.000 morts. La bomba nuclear "Little Boy", responsable de la destrucció del 70% d'Hiroshima, va ser construïda amb urani-235, l'únic isòtop natural fissible de l'urani. La detonació va provocar una explosió equivalent a 16 quilotones de TNT. La bomba "Fat Man" llançada sobre Nagasaki es va fabricar principalment amb plutoni-239, un element sintètic. L'impacte d'aquesta va ser menor, ja que va causar la destrucció d'un 40% de la ciutat amb una detonació equivalent a 21 quilotones de TNT. Aquests atacs han estat les primeres, i fins ara úniques bombes nuclears utilitzades contra civils. Després d'aquest esdeveniment es van desprendre unes partícules desconegudes que fins quasi seixanta anys després ningú va donar importància.
    Després de cinc anys fent diverses recerques científiques als laboratoris d'investigació més importants com el CERN (Centre Europeu per la Investigació Nuclear) i el JINR (Joint Institute for Nuclear Research) han fet diverses hipòtesis sobre el misteri d'aquestes partícules que les relacionaven amb l'aparició de criatures no pròpies del món actual. Aquestes criatures estan patint unes mutacions genètiques que fan que la descendència de la fauna sigui més semblant a la prehistòrica.
    Fa poc més d'un any es va denunciar l'atac per part d'animals cap a uns excursionistes. Segons les ferides de les víctimes i el que ens van explicar els testimonis, demostraven que no eren pròpies de la fauna de la zona, ja que les mandíbules dels ossos i llops que tots coneixem no concordaven amb les marques dels agressius animals que els van atacar. La descripció exhaustiva que van fer sobre els estranys éssers, deien que la mandíbula de les bèsties era més gran de l'usual, amb una vintena més de dents i els seus ullals eren extremadament afilats i llargs.
    Els atacs anaven augmentant fins al punt de provocar morts. Actualment s'està veient com aquestes bèsties apareixent en les fosques nits de la ciutat, però això no indica que pròximament no s'acostumin a passejar-se de dia. Aquesta possible amenaça està fent que el govern del Japó es plantegi aplicar mesures de seguretat.
    A partir d'aquesta denúncia van anar apareixent casos similars al del primer avís i tots mantenien una relació amb la inusual fauna que demostrava ser similar a la de fa milers d'anys, més o menys cap a l'època dels dinosaures. Aquesta mutació genètica es creu que podria ser provocada per la forta radiació de les bombes nuclears, com van suposar els investigadors. La fusió dels components químics que van desprendre els explosius amb el material genètic dels animals estan provocant aquestes mutacions.
    El govern dels Estats Units va ocultar les primeres morts i va desmentir les hipòtesis dels investigadors japonesos, ja que eren conscients de les moltes conseqüències que ha portat que llencessin les bombes del 1945.
    Vist que hem estat quasi sis dècades sense adonar-nos de l'impacte d'aquests elements sobre la vida animal, qui diu que en un futur les mutacions no afectin també als éssers humans.

    UN PETIT NEN AMB UN GRAN CAP

    UN PETIT NEN AMB UN GRAN CAP

    CIENTÍFIC EN FORMACIÓ

    Aquesta és la història del meu germà, qui té 18 anys i es convertirà en un dels físics matemàtics amb més riquesa del món.
    Des de petit ha sigut molt intel·ligent, llegia molt bé, es sabia les taules de multiplicar de cap, restava i sumava rapidíssim, les matemàtiques se li donaven genial. La seva història comença quan va arribar a l’institut, els mestres de seguida ho van notar, tenia molt potencial, molta facilitat per aprendre amb només 12 anys, van decidir fer-li les proves, les proves WISC-V , quan van arribar els resultats els professors no s’ho podien creure, tenia 170 d’IQ, el famòs físic Albert Einstein tenía 160, a partir d’aquí van haver-hi moltíssims canvis, van adaptar-li el currículum, li donaven feina extra… He de deixar unes quantes coses clares, la imatge que tots tenen al cap del típic nen o nena amb altes capacitats (superdotats), que no surt de casa, que no té amics, que es passa dia i nit estudiant o que neix sabent-ho tot, que porta brackets i ulleres, que amb 14 anys ja va a l’universitat; aquest estereotip està equivocadíssim, el meu germà té moltíssims amics, amb els que queda o surt de festa, a l'escola mai no l’han adelantat cap curs, encara que sigui com és no va neixer sabent dividir o amb un llibre al costat; el pobre ha d’estudiar com tots i ha de prestar atenció a classe com tots, no porta ni brackets ni ulleres ni està tan prim com un fideu per fer fideuà, de fet ara està anant al gimnàs per ser un goril·la com diu ell, és super divertit i de vegades una mica pesat, com tots els germans grans, però l’estimo moltíssim.
    L’any passat va fer les PAU (la selectivitat), ell volia estudiar la carrera més difícil de totes, el doble grau de Física i Matemàtiques, així que es va passar el confinament estudiant i quan ja podiem sortir de casa cada dia a les 8 del matí venia un amic seu a estudiar, i no marxava fins les 22:00 perquè hi havia toc de queda, o a vegades es quedava a dormir. La primera setmana de juliol va començar els exàmens per als que havia estat preparant-se més d’un mes, el trobava a faltar perquè totes les estones lliures que tenia o estudiava o estava donant classes a altres persones, però després de la selectivitat va tornar a ser el mateix pesat de sempre preocupat per les seves notes, la veritat és que no l’havia vist mai tant nerviós després de fer un examen, perquè aquella nota definiría el seu futur, sé que sona una mica exagerat o cursi, però és així, si no treia una molt bona nota no podria estudiar el que ell volia i si no ho feia hauria de plantejar-se un altre cop al que volia dedicar la seva vida, però per sort aquest moment no va arribar, al cap de dues setmanes van rebre les notes, va treure un 13’666 sobre catorze i va poder entrar a la carrera dels seus somnis, a l’universitat que sempre havia volgut, la UAB. Al setembre va començar el curs tenia nous companys i companyes, nous professors i professores i un nou centre, de seguida va fer nous amics, sense perdre els que ja tenia, els seus nous amics són com ell, ni brackets ni antisocials. Ara el veig i penso, ‘’esforçar-se sí que porta les seves recompenses’’ ha estat tot l’estiu estudiant, però ara està on vol estar, amb qui vol estar, amb qui l'entén, amb qui l’estima, quan sigui gran vull ser com ell. Dintre d’uns anys serà matemàtic (científic de les matemàtiques), treballarà a Suiza o Andorra a un banc o a una empresa que fundaran els seus amics i ell, tindrà milions de dòlars a bitcoin, tindrà una familia perfecta, serà súper feliç. Qui sap?, alomillor dintre d’uns quants anys el nom de Joan González Martínez serà mundialment conegut. FI

    ,JO


    UN SOMNI AMB EN DOBBY

    UN SOMNI AMB EN DOBBY

    Aquesta sensació de quan t'aixeques un somni i no saps on estàs, això em va passar justament ahir, Us compto una mica el que va passar. Era un dissabte a la nit i jo estava sopant amb la meva família, uns segons després escoltar sons rars a la casa, la meva germana i jo sortim a investigar i com suposàvem no hi havia res. Va arribar la nit i tothom ens vam anar al llit a descansar. A l'hora de despertar-nos Ja no estem on ens vam anar a dormir ara estem en una altra mena de dimensió, un altre tipus de lloc com en una nau. Tot molt estrany en aquesta nau només estava jo, record que anava a molta velocitat, si fora caient a un altre planeta, i com no, no m'equivocava.

    Hores després la nau va aterrar jo estava espantada per què estava separada de la meva família dels meus amics, dels meus coneguts, però de sobte quan m'aixeco i em giro em trobo a mi nau molt destrossada, es veu que va haver-hi un problema en aterrar en veure que no tenia solució , vaig agafar i em vaig anar caminant perduda, fins que va arribar el moment que ja no sabia que fer, no tenia menjar, no havia aigua, no havia res amb d'alimentar-me o alguna cosa per a sobreviure, només em tenia a mi. Passaven les hores i jo anava deshidratada pel desert.

    Aquí ve l'interessant, aquest ambient va començar a canviar, és a dir notava com si algú més estigués amb mi, vaig començar a escoltar una veu, una veu humana, Així que vaig decidir investigar i hi havia un humà, els dos en veure'ns ens espantem moltíssim perquè tant com l'o com jo érem desconeguts un a l'altre, ens anem acostant per a agafar una mica de confiança.

    Tot anava bé així que es pot dir que va començar a ser el meu amic, el meu únic amic, parlarem i li vaig preguntar que era tot això, tot el que estava passant, en molt amablement em va començar a comptar Vitòria i jo mirant per part meva veia que li va passar el mateix que a mi, en era un humà normal, amb una vida normal, una família normal, tot normal, fins en despertar-se va aparèixer en un altre lloc, i jo li vaig preguntar com sobrevivia fins ara perquè em vaig posar el meu lloc i si a ell li va passar el mateix que a mi no hauria de tenir menjar ni neda i em va respondre ,amb esforç, jo molt necessitada de menjar o d'alguna cosa per a hidratar-me li vaig demanar ajuda qui parli ment em va deixar el seu menjar i una mica d'aigua, quan vaig tornar a agafar energies buscar-me la vida per mi sola però acompanyat amb el, que per cert em va dir el seu nom i es diu Dobby. Després de moltes hores caminant i buscant arbres que tinguin moderi ho vaig trobar, després d'aquest desert vaig veure una petita selva quina contenia un munt d'arbres i fruites, vaig menjar, vaig sopar i arribava la nit així que necessitava un lloc on refugiar-me amb Dobby, Per fi trobem un lloc que pel que semblava era segur, vam agafar un parell de fulles i ens vam fer una espècie de cabana per a protegir-nos de la pluja ,com feia Dobby. Dobby, em va dir que porta aquí molts mesos, i em va recomanar no buscar un altre lloc perquè en el qual estem era el més segur, la veritat és que em vaig posar bastant trista per què en aquest moment jo pensava que no anava a tornar a veure a la meva família i que em passarà com a Dobby que anava a estar molts mesos tirada en una selva sense tornar a veure als seus sers estimats.

    Durant aquesta època vaig passar molts moments feliços, passi molts moments tristos, Però em vaig adonar de quins amb esforç tot es podia aconseguir, i van continuar passant els dies. Dobby i jo ens vam fer millors amics i passem molts moments bonics junts, fins que de sobte escoltem com una espècie de terratrèmol en el fons de la selva, comencem a escoltar un munt de gent cridant, Dobby i jo espantats ens vam anar a investigar una mica, era increïble tots els coneguts de Dobby i jo eren aquí, família, amics, tot. Després d'això l'i jo vam anar a fer-li una abraçada enorme als nostres pares, tots plorant d'alegria i emoció. Després de contar-li totes les nostres aventures als nostres pares va arribar una nau gegant que ens va tornar a casa,Em vaig adonar que aquesta vegada sí que em vaig aixecar de veritat, tot, absolutament tot, va ser un somni, i Dobby mai va existir.

    Una nova llar

    Una nova llar


    El terra blanc i llis reflectia la silueta de cadascun dels que hi havia dins la sala. Es respirava un ambient tens, ningú no sabia ben bé què dir... Es trobaven davant el que podia ser el gran avanç per a tota la població que existia, la clau mestra per entendre la vida d’una altra manera. Ningú era capaç de reaccionar, i, en aquell moment de paràlisi, entrà el el gran geni que havia fet possible allò que veien. El seu nom era Jones.

    Jones era ros i baix, tenia un rostre pàl·lid com la neu i duia unes ulleres que li quedaven una mica grosses. Els seus cabells despentinats indicaven la manca d’hores de son que havia sofert durant els darrers dos dies. Va entrar al laboratori corrent i molt alterat. Tots els altres professionals se’l quedaren mirant, preguntant-se què era el que havia pensat.

    - De veres que heu trobat la manera? - va preguntar-li un noi nou a Jones.
    - Sí, l’he trobada. - va respondre Jones amb un to de veu segur i clar.
    - Us adoneu de tot el que això suposaria per a nosaltres? - insistí un dels seus companys
    entusiasmat - No veieu que això pot ser el nostre nou començament?
    - Sí, ens n’adonem.
    - La solució que havíem proposat era trobar un nou planeta per viure ja que el nostre ha quedat
    completament inhabitable. - proseguí a explicar el geni - Bé, idò aquí podem veure el planeta peculiar que he pensat que seria el millor per a nosaltres.

    Jones va assenyalar un planeta gros i d’un color força estrany que es veia a través de la finestra envoltat d’estrelles.
    De cop i volta es generà un silenci incòmode que inundà tota l’habitació i una expressió ressentida i poruga cobrí les cares de tots els que eren allà.

    - Nois, què us passa? - va demanar Jones
    Cap dels que eren allà semblava gaire convençut quant al nou planeta. Tots començaren a discutir sobre aquella nova solució.
    - Resulta que aquest petit canvi quant al pla inicial em fa dubtar una mica. Havíem acordat un parell de coses que al final no podran ser així.
    - És igual, mentre tinguem una solució per fugir del planeta millor que millor.
    - Sí però... i si quan hi arribem ens fan fora del seu planeta?
    - És veritat, a mi totes aquelles criatures em fan molt de respecte i por, i imagineu per un segon
    que inicien una guerra amb nosaltres...
    - Les seves tecnologies i aparells deuen ser molt més avançats que els nostres i potser també
    més efectius
    - Exacte!
    - A veure, calmeu-vos tots. Donarem per acabada la reunió i demà ens tornarem a reunir per
    acabar-ho de discutir tot.

    Cadascú es retirà a la seva cambra i intentà adormir-se, però Jones no ho aconseguia. Massa responsabilitats el preocupaven. Va decidir sortir a la sala comuna i es va posar a contemplar el paisatge que es veia des del gran finestral. Steve, un dels seus companys i amics especialitzat en galàxies i forats negres, tampoc no podia dormir i va acompanyar a Jones a la sala comuna.
    Tots dos quedaren allà asseguts, un al costat de l’altre mentre observaven les estrelles a través del vidre de la finestra i també el gran planeta misteriós d’aquell color blau característic.

    - És molt bonic, oi?
    - Sí, sí que ho és... Em pregunto com serà des de dins, és a dir, un cop que siguem allà. - Serà la nostra nova llar.

    Poc a poc, les hores van anar passant i les dues boques de Steve deixaren de parlar i començaren a roncar, i els quatre ulls de Jones es van anar acuclant fins que s’adormí.

    Els pensaments de Jones, però, van seguir desperts una bona estona: com seria el planeta Terra i la vida allà? Quins serien els costums dels terrícoles? Seria una amenaça la anomenada espècie humana? Què sentiria en abandonar la nau espacial en la que duia tants anys vivint?
    Es consolà pensant que passés el que passés, la Terra seria un bon lloc, ja que el planeta del que ell venia, el planeta A14, havia quedat totalment destruït.

    La terra era la única esperança per a la població extraterrestre.

    Vasopressina, cortisol i adrenalina

    Vasopressina, cortisol i adrenalina

    Vasopressina, cortisol i adrenalina
    Són les quatre de la matinada i la Mariona es desperta fent un salt. El cor li batega amb ganes i les glàndules suprarenals comencen a alliberar cortisol. Comença a dubtar si ho farà o no, el cap li fa voltes i la pressió li puja. Segurament si li fessin una ressonància magnètica en aquest precís moment, se li il·luminaria el còrtex prefrontal com l’estrella polar al firmament.
    Ho farà. Va dir que ho faria i ho farà. Ha de fer-ho.
    —Però… i si no ho fem? —diu una veueta al fons del mateix còrtex.
    —Calla, consciència! —fa una neurona des de l’hipocamp, farta.
    Amb dificultats la Mariona torna a dormir i quan es lleva l’endemà, amb la decisió ja presa, es prepara per anar al banc d’Espanya i atracar-lo.
    Es vesteix tan de pressa com pot i espera a la porta de casa fins que passen els seus companys i la recullen amb la furgoneta. Quan arriben, entren d’un en un al banc. La Mariona és l’última. Les cames li fan figa i la vista se li ennuvola. Vasopressina, cortisol i adrenalina li recorren pel cos, però ningú sembla adonar-se’n. «Una usuària més, que ve a treure diners o fer gestions, com tots nosaltres», deuen pensar.
    Estira la mà per agafar el passamuntanyes. Mentre se’l posa el cor li va més ràpidament per l’adrenalina i la fa tremolar. Quan tots ja el tenen posat, es fica la mà a la butxaca per a atènyer la pistola, però no la troba.
    —Mans enlaire! Porteu-nos a la caixa forta! —crida el cap de la banda amb una aparent seguretat que la Mariona enveja.
    L’adrenalina li arriba a les glàndules sudorípares i comença a suar, mentre els altres avancen cap a la caixa forta, amb la pistola a la mà. No té més remei que avançar també amb ells, amb la diferència que ella no va armada. Intenta fer memòria: amb les presses es deu haver deixat la pistola a casa, al calaix de la tauleta de nit, on la guarda sempre. Però és estrany, ella juraria que la va agafar, en té un record ben vívid.
    El treballador del banc, temorós, els obre la caixa forta. Els deixa allà i corre ben lluny. La banda agafa tots els diners i els fica a les saques que ja portaven preparades. Prenen milers i milers d’euros, però mai no sembla suficient. Si cent mil euros semblen una quantitat boja de diners, quan en tens un milió al davant et semblen una misèria.
    Potser per avariciosos, potser per descuidats o potser perquè havia de ser així, tot se’ls en va en orris quan unes passes temorenques i una veu tremolosa se’ls acosten.
    —Re- retorneu el que he- heu agafat i aneu-vos-en —diu la directora del banc brandint amb por una pistola que no triga a ser reconeguda per la Mariona.
    —Deixa anar aquesta pistola —aconsegueix dir, amarada de suor i amb el cor bategant tan ràpid que qualsevol pensaria que li esclataria el pit.
    La directora no cedeix, així que la banda ha de fer-ho. Deixen anar les bosses plenes de bitllets i corren cap enfora, abans que arribi la policia. La Mariona ja no és l’única amb nivells de cortisol, vasopressina i adrenalina perillosament alts. Fins i tot el permanentment confiat cap de la banda n’està inundat. Es fiquen tots a la furgoneta i, tot i que cap d’ells està en condicions de conduir, és la Mariona qui pren el volant. Té els músculs tensos i un mal de cap terrible, però això s’agreuja quan comença a sentir la sirena d’un cotxe de policia que els va al darrere. Està preparada per accelerar i desencadenar una persecució policial, però el cotxe passa de llarg sense ni mirar-los. Es tranquil·litzen una mica i pensen que, amb tot, han tingut sort.
    Un altre cotxe patrulla se’ls posa al darrere i aquest sí que els segueix a ells. Guiada per la por, la Mariona prem amb força el pedal i fuig com pot, però no coneix bé la ciutat, i acaba a un carreró sense sortida. Surt del vehicle, resignada, i s’acosta amb les mans per davant al policia que acaba de sortir del cotxe.
    —Identificació, si us plau —parla sense gaire expressió—. És vostè conscient de la velocitat a la qual conduïa? Aproximadament 70 km/h. Li recordo que el límit dintre de la ciutat està fixat a 30 km/h.
    —Perdó —murmura incrèdula, sense saber què més dir. No sap si es tracta d’un miratge o l’estrès l’ha paralitzada, però agafa una multa de quatre-cents euros i li sembla un regal diví.
    Torna a la furgoneta, on tots els altres estan igual de confosos.
    —Excés de velocitat! —riu, alleujada, i agafa el volant per arribar a casa sense més interrupcions.
  • ADULTO

    ¡Eureka!

    ¡Eureka!

    Melian
    Todo científico anhela su epifanía, el denominado efecto eureka: un instante en que todo conecta y lo que parecía confuso y oscuro se convierte en algo obvio. Puede suceder en los sitios más insospechados, como le pasó a Arquímedes dándose un baño. Hoy en Noches con ciencia, entrevistaremos a la doctora Raquel Martínez, una arqueogenética que nos contará su eureka particular. Buenas noches, Raquel.

    Raquel
    Buenas noches. Muchas gracias por invitarme a vuestro programa Melian, me hacía mucha ilusión venir.

    M.
    Gracias a ti por aceptar nuestra propuesta. Explícanos un poco en qué consiste eso de ser arqueogenética.

    R.
    Los arqueogenéticos estudiamos los restos genéticos de la antigüedad, descifrando los posibles mensajes y datos que nuestros antepasados han podido dejar almacenados en los mismos.

    M.
    ¿Y cómo se empezó a utilizar material genético para almacenar información?

    R.
    Hay dos posibles respuestas a la pregunta que me haces. La primera, considerada en algunos círculos científicos como una leyenda urbana, es que los primeros en utilizar material genético para pasarse mensajes fueron los espías. El espía rociaba un papel de periódico o un papel cualquiera con agua que contenía el ADN con el mensaje, después lo dejaba en el sitio acordado con su contacto para ser luego descifrado en el laboratorio. La segunda versión que encontraremos en cualquier libro de historia es que, tras los ataques masivos a sistemas informáticos a mediados del siglo XXI, los científicos de aquella época dirigieron su mirada a la naturaleza buscando formas de almacenar datos a prueba de estos ataques.

    M.
    Me encantan las historias de espías ¿qué ocurría si el mensaje era interceptado por la agencia enemiga?

    R.
    Nada, ya que no necesitas solamente el mensaje, también el código genético utilizado para poder descifrarlo.

    M.
    ¿Qué es el código genético?

    R.
    Imagínate que el ADN es un collar de cuentas. Estas cuentas serían de cuatro tipos diferentes llamados nucleótidos: la adenina o A, la timina o T, la citosina o C y la guanina o G. Pues bien, estas letras se van agrupando en grupos de tres, cada tres letras tenemos codificado un aminoácido. A su vez, los aminoácidos serían las cuentas que forman las cadenas de proteínas que componen nuestro organismo. El código genético consiste en saber cual es el aminoácido en que se traduce cada grupo de tres nucleótidos. Por ejemplo, ATG sería traducido al aminoácido metionina. Los aminoácidos también se simplifican con letras, de tal manera que metionina es M. ¿Ves a lo que me refiero? Si vamos juntando las letras de los aminoácidos podemos escribir un mensaje.

    M.
    Ya lo entiendo. ¿Y los científicos del siglo XXI utilizaban todos el mismo código?

    R.
    Ojalá lo hubieran hecho porque nos hubieran facilitado mucho el trabajo a los arqueogenéticos del futuro. El código genético que usan nuestras células es limitado y fueron necesarios códigos más complejos para almacenar datos numéricos, signos especiales, etc. Y también, al igual que los espías, para almacenar datos sensibles que habían quedado expuestos tras los ataques a los servidores. Los arqueogenéticos primero secuenciamos el ADN encontrado, y el trabajo duro comienza después identificando el código que se ha utilizado.

    M.
    Imagino que habrá cientos de códigos.

    R.
    Miles, pero con la ayuda de las inteligencias artificiales se reduce bastante la carga de trabajo.

    M.
    Perdóname Raquel que a veces me ando por las ramas. Ha llegado el momento de que nos cuentes en qué consistió tu momento eureka.

    R.
    Pues precisamente fue con un código de los que te he estado hablando. Yo estaba en el laboratorio peleándome con unas muestras de código desconocido etiquetadas como NSBEET. Decidí parar un rato a tomar un café y me puse a escuchar un podcast en el que se explicaba en qué consistía la epigenética, las modificaciones que sufre el ADN para indicar a las células si una proteína se debe expresar, en qué cantidad, etc. Como si pintásemos o hiciéramos una muesca a las cuentas de nuestro collar. En el podcast utilizaban la metáfora de que el ADN es una partitura y la epigenética es la forma de interpretarla. En ese momento no grité eureka. Grité la novena sinfonía de Beethoven, tirando todo el café por la mesa. Cuando volví al laboratorio y pedí a la inteligencia artificial que emparejara la muestra con la partitura, no tuve ninguna duda de que el resultado sería el código ansiado. La muestra NSBEET se convirtió en nuestra piedra Roseta, con la que pudimos descifrar muchos otros mensajes sin identificar hasta la fecha que resultaron ser obras musicales.

    M.
    Muchísimas gracias, Raquel, por compartir tu historia con nosotros. Quién sabe si algún día un oyente encontrará el material y el código que esconden la información de La Mona Lisa.

    ¡HAGÁMOSLO YA!

    ¡HAGÁMOSLO YA!

    Martes 24 de marzo del 2020; Camila despertó a las 7:00 am como todos los días. Tomó su rutina de baño de quince minutos con un poco de música local. Preparó su desayuno y alistó un pequeño aperitivo para después:
    - Camila, a partir de hoy, en todo el país, comenzamos un periodo de “cuarentena” indefinido. La situación es grave y debemos cuidarnos en casa. Mantente al tanto de tu correo. –
    Lo que Camila y sus colegas temían, meses atrás, se estaba cumpliendo. Se hablaba de un virus extraño, poco conocido, gente enfermando de gravedad en todo el mundo y mucha incertidumbre acerca de cómo se adquiría. Todo se temía y poco se sabía. ¡Todo un escenario apto para las mejores películas apocalípticas!
    - ¿Qué sucede en realidad? ¿Mi familia estará a salvo, podré verlos? ¡Necesito ir al supermercado y prepararme! ¡Mis amigos!, ¿estarán bien? –
    Miles de preguntas abordaron la cabeza de Camila, aunque las noticias resonaban meses atrás, todo parecía muy lejano; y de pronto, Camila se encontraba en casa, con dudas, miedo y al parecer muchas actividades que de pronto se habían convertido en urgentes.
    - ¡Bien, necesito aterrizar mis ideas! ¡Respira y piensa, Camila!
    Pensó mientras se recostaba en el sofá. Cerró los ojos por un instante y de pronto a lo lejos escuchó una voz:
    - ¡Camila! ¡Camila! ¡Ya revisaste tu correo, recibimos el financiamiento; tenemos todo para avanzar, ¡Debemos apresurarnos! Si los presentamos a finales de esta semana, podremos comenzar con los ensayos clínicos.
    Abrió los ojos mientras mantenía una expresión de confusión en su mirada. No entendía bien lo que sucedía. Miro a su alrededor y el lugar no se parecía para nada a su casa. Varios cuartos alrededor, personas con batas largas y blancas sentadas. Un microscopio de fondo, o al menos, eso parecía. De pronto, Camila bajo la mirada y en el dispositivo sobre su mesa, estaba el correo:
    - Dra. Camila:
    Sabemos que su tecnología es nueva, podría tener riesgos que necesitamos medir rápidamente, antes de que esto nos rebase. Confiamos en usted y en su equipo. –
    Entre más observaba a su alrededor, más extraña se sentía; y a la vez, un impulso le decía que se levantara de esa silla y “luchara”. El mundo me necesita, pensó. En sus manos sostenía un documento, el título parecía extraño; pero de pronto, el título le pareció familiar y comenzó a leerlo mientras en su cabeza todo se traducía como:
    - Entonces, mi equipo y yo hemos diseñado un pequeño soldado que podrá combatir a este enemigo intrépido que acecha al mundo hoy. Este soldado no lo atacará de forma directa. ¿Y entonces? ¡Claro, sólo le dejará el aviso! como en el banco, si dejas una foto de un ladrón sospechoso, la próxima ocasión que lo veas entrar; podrás alertar a la policía y ellos llegarán para ayudarte. Este pequeño soldado es la copia en papel de la foto del “ladrón”, para que cuando sea necesario la “policía” del cuerpo lo arreste. -
    Camila se emocionó, de pronto, en tan sólo cinco minutos su mundo había regresado a la normalidad. Aquello que parecía que cambiaría su vida para siempre, tenia solución y ella la cargaba en sus manos. La explicación, los resultados de cómo esa simple copia de la foto del enemigo desplegaba a miles de policías en el cuerpo y cómo se mantenían vigilando varios meses para evitar que el ladrón entrara de nuevo; todo, estaba ahí.
    - ¡¿Cuál es el problema?! ¡Hagamos las pruebas ya! ¡Qué estamos esperando!
    Exclamó con mucha emoción mientras se levantaba de su silla. Todos en aquel laboratorio la miraron, con risas entre dientes y aplaudiendo.
    - Doctora, ¿le pusieron la vacuna ayer, cierto? Le dijimos que descansara el día de hoy. La pérdida de la noción del tiempo es un síntoma muy extraño; pero ya vemos que muy real. –
    Todos se rieron. Camila se sintió extraña de nuevo. Apenas se levantó de la silla y todo era diferente, otra vez. Bajó la mirada y en la fecha del calendario marcaba: 23 de marzo del 2021.
    - ¡¿Qué?! ¡¿Cómo que ya pasó un año?! ¡No entiendo nada!
    Pensó Camila, mientras se sentaba de nuevo. Se sintió extrañada, confundida; pero muy aliviada mientras exhalaba con tranquilidad. Como si todo estuviera bien.
    - Todo regresara a ser como era antes, pronto todos estarán protegidos y cuando por fin despiertes, Camila, el mundo seguirá justo como lo dejaste aquel día en tu sofá; mientras este virus te quitaba el aliento-
    Ahí, Camila entendió que todo había sido un sueño, pero también realidad. Estaba ansiosa por abrir los ojos de nuevo, respirar por acción innata de sus pulmones de nuevo y no sólo escuchar las noticas a través de la radio y de los demás. También poder verlo, vivirlo, otra vez.

    ¿Alto rendimiento o alta presión?

    ¿Alto rendimiento o alta presión?

    ¡Por fin! Ya están listas las muestras. Vaya semanita. ¡Hale! Apago y me voy. Ay, ¡qué oscuro está! Se ha hecho tarde otra vez. Bueno, por lo menos es viernes y está el fin de semana por delante. Para acabar el artículo. ¡Los resultados de esta semana nos aportan tanto! Y quedaré con éstas a tomar el vermut. Si se puede. ¿Cómo están las restricciones? Ays, me he vuelto a dejar encendida la luz del inyector. Pero, ¿qué es ese ‘drop’, ‘drop’? ¡Me cagüen! ¡Una fuga! ¿Ahora? ¿En serio? ¡No es el mejor momento! A ver. No veo. ¿Por qué están tan lejos los interruptores de la luz? Ahora. ¡Maldito viejo HPLC*! No hay presión en el sistema…obviamente. A ver. ¡Ajá! la gota se escapa por esta unión. No habremos apretado lo suficiente. ¿Cuánto queda para Agosto? ¡Qué ganas de estar tirada en la playa! ¿O mejor a la montaña? Así a lo mejor no me quemo esta piel tan fría. Bueno, parece que ya no pierde. La presión está subiendo. ¡Ojalá todas las fugas se solucionaran así de fácil!¡Las diez! ¡¿Por qué me dedico a esto?!

    * HPLC: High-performance liquid chromatography (antes conocida como High-pressure liquid chromatography).

    ¿Entonces no existe la magia?

    ¿Entonces no existe la magia?

    ¿Entonces no existe la magia? ¿Por eso no puedo volar? Pero es que mamá, tiene que haber, no podemos estar solo así en un mundo tan aburrido ¿o sí?
    Aunque en retrospectiva me parece obvio, en un principio no pude comprender la razón por la cual mi abuela ignoró en su totalidad ésta gran inquietud naciente. Era un día de pájaros cantores, viento cosquilloso y abrazos de Sol; antes de la gran pregunta paseábamos bajo las jacarandas camino a casa tomadas de la mano mientras hablábamos de los seres y cosas voladoras de este mundo, al dar por finalizado el tema y como conclusión, mi pequeña-yo del kínder enunció con aires de sabionda “Pero ningún humano puede volar”, mi abuela repitió sonriente “Ningún humano puede volar” a lo que repliqué de manera inmediata “Sólo yo”. Mi abuela volteó con sus grandes ojos pardos abiertos de par en par “¡Ay, mi chiquita! No digas eso, es peligroso. Hay maneras de hacerlo, pero tú, como todo ser humano, no puede volar”.
    “Oh, vamos, claro que puedo, mamá. En el mundo hay magia y uno de mis poderes es volar”. Después de un rato de largas explicaciones y de que mi abuela ignorara el asunto de la magia, acepté mi naturaleza no-voladora y de paso el mundo aburridísimo donde vivía: sin hadas, sirenas, ni conejos saliendo de sombreros; sin unicornios, teletransportación o poderes especiales. Sólo un mundo estático donde el pasto era pasto, el tiempo era tiempo y yo era una niña que no podía volar, pero qué gris.
    Después de un par de días en mi habitación, mi tío favorito llegó a casa con los lentes más grandes, fabulosos y extravagantes que había visto jamás. Nunca antes los había notado, parecía que al usarlo veía cosas maravillosas, corrí a donde estaba y se los pedí impaciente, él me respondió entre risas: “¡Ah, caray! Pero si no te puedo dar estos lentes, son míos”, le lancé una mirada incrédula, él siempre era bueno con todos, antes de decirle cualquier cosa, prosiguió: “Estos son especiales, los construyen los propietarios con la mente, por eso no te los puedo dar. Lo que puedo hacer, es ayudarte a construir los tuyos”, en ese momento recobré un poco la chispa que creía perdida días anteriores y claro que acepté la oferta, emocionada.
    “Va, entonces dime ¿qué te emociona sobre el mundo?” yo arrugué la nariz “Me parece que nada, todo está quieto, todo ya está así como… ya ahí nada más, tal vez las estrellas, esas me gustan mucho”. Después de una breve pausa, él fue a la ventana y señaló el cielo.
    “Se expande”
    Me explicó que el espacio, donde todos existimos, se expandía cada vez más, y no sólo eso, sino que lo hacía junto con el tiempo. ¡Espacio y tiempo! Expandiéndose como globo, como una mancha de tinta en el papel dentro del cual estábamos nosotros y que nadie sabía si tenía o no algún fin.
    Señaló después a mis abuelos bailando en la sala, me dijo que éste universo en expansión era el escenario donde bailaban al igual, estrellas enamoradas. Tan cerca que compartían una misma atmósfera: las hermosas estrellas binarias, ellas no se cansaban de dar vueltas en torno a un punto y a veces, (aunque era raro), si se acercaban mucho podían formar un disco del que tal vez, podría surgir un planeta. Las estrellas eran otro asunto, eran el ave fénix que creía perdido hace unos días. Cúmulos de polvo y gas con colores preciosos llamados “nebulosas” eran sus cenizas: allí nacen y mueren las estrellas.
    También allí en el universo habían seres oscuros: agujeros negros. De ahí nada podía escapar, ni siquiera la Luz, me dio un sobresalto cuando me enteré que uno de aquellos monstruos estaba en el centro de nuestra galaxia. Para tranquilizarme me dio un dato gracioso y que guardo con cariño: en el centro de la galaxia también se encontraba una nube de polvo, llamada Sagitarius B2. Lo encantador es que me dijo que sabe a frambuesa y huele a ron.
    Al final de la plática yo seguía queriendo más, sin embargo, él tuvo que partir dejando mi cabeza llena de estrellas. Al día siguiente cuando vi el cielo, la imagen ya no era la misma, todo se expandía, todo bailaba, todo centelleaba, pensé para mis adentros: “entonces la magia sí existe”.
    Ese día, me di cuenta que tenía unos lentes pequeñísimos.

    ¿Las cosas están ahí si no las miramos?

    ¿Las cosas están ahí si no las miramos?

    A pesar de que la habitación permanecía bajo la más sombría de las oscuridades, las motas de luz que entraban a través de las rendijas de la persiana dejaron que sus ojos entreabiertos vislumbrasen aquello que permanecía de pie a los pies de su cama.

    —No oses moverte, niña— musitó una voz grave.
    Su diminuto cuerpo yacía tumbado ante el asombro, y una fuerza hasta entonces desconocida se batallaba con su mente, impidiéndole reaccionar ante aquella silueta. Fue como si permaneciera anclada, atada dócilmente a su cama bajo la influencia de aquellas palabras; palabras breves, colmadas de una amenaza todavía latente pero acechante.

    —¿Qué es lo que quieres?—dijo la joven, tratando de enderezarse—. De seguro nada de lo que buscas puedo ofrecerte.

    —¿Sostienes acaso que ando en busca de algo?— y añadió con un tono cargado de sorna—: De hacerlo, ya lo habría encontrado.

    La voz de aquel ser abstracto e indescifrable no escondía precisamente un claro afecto por ella, y sus anhelantes ojos brillaban crepitando en la oscuridad frente a su cama. Se sentía tan desorientada que por un momento creyó estar muerta.

    —No me resultas intimidante. Jamás me aterrará la presencia de un ente irreal como tú— mintió ella mientras rezaba en voz muy baja, presa de un pánico creciente.

    —¿A quién pretendes engañar, pequeña? Desde aquí puedo palpar el torrente de espanto apoderándose de ti—.

    Aquel ser extraño se acercó a ella lentamente, con pasos incesantes pero constantes, tan sigilosamente que sin apenas darse cuenta ya podía notar su gélido aliento acariciándole las pestañas.

    Era así, tal y como lo recordaba, tal y como lo había enfrentado una y otra vez en sus sueños. Tendida en su cama estaba volviendo a experimentar el aura asfixiante de aquel espíritu que durante tanto tiempo se había ocultado en el sopor de sus noches como un mal augurio.

    Sus sentidos hacían tangible la presencia de aquello que causaba su espanto, mas sus intentos por descifrar la manera en la que relataría tal desdicha —si acaso tenía la oportunidad de hacerlo— hicieron brotar en ella la mas profunda de las reflexiones.

    —Tus intentos por causar terror en mí son en vano, pues no se puede temer aquello que no existe. Lo mucho que te aproximes no alcanzará a aterrarme— siseó al tiempo que se le helaba la sangre en las venas.

    —No luches, querida. Estás alargando la caída del telón y a mí no me enseñaron a jugar con mis víctimas— pareció escupir sus palabras, colmadas de resentimiento.

    La niña se incorporó lentamente, desenvolviéndose entre las sábanas como un caramelo derretido. Presa y cazador, cara a cara sumidos en la más siniestra intimidad. Aquel ser lograba sobrepasar los límites de la imaginación de cualquiera que se propusiera imaginarlo, por lo que ante el peligro y bajo el anhelante deseo de poner fin a ese calvario, la joven cerró los ojos con fuerza y, de repente, sintió que volvía a nacer. 

    En vista de que aquella aparición abstracta —y con ella el temor que le suscitaba— lograban desvanecerse en el momento en que sus ojos permanecían cerrados, la joven tomó consciencia de que quizás la naturaleza de la realidad en la que existimos esté siendo generada por nuestra percepción de la misma.

    Ahí sentada, presa de un pánico cada vez más diluido, llegó a la liberadora conclusión de que el terrible suceso de aquella madrugada estaba siendo creado por el simple hecho de estar presenciándolo. El mundo, tal y como lo conocemos, existía en la medida en lo enfrentaba estoicamente y era partícipe de sus sucesos. Descubrió que podía disipar el espanto si no asistía a aquella realidad, si no la enfrentaba con la mirada.

    —Eres tan insignificante que apenas existes si no te miro.— se atrevió a espetar la muchacha valientemente.

    Sea lo que fuere que le mantenía en vilo por las noches, dejaba de ser real si no lo presenciaba. Al no obtener réplica alguna ante su desafiante afirmación, puso de manifiesto lo que para ella era completamente inefable, algo que desafiaba las leyes de la lógica: ¿Los sucesos son y no son? ¿Están y no están? O lo que es lo mismo, ¿No existen y lo son todo a la vez?
    La angustia se mitigaba cuando permanecía sigilosa con los ojos cerrados, y esto ponía en entredicho la veracidad del ser demoníaco que se proponía perturbar su sueño pues, si su mirada no se posaba sobre él, quedaba en un estado de indefinición constante y nadie excepto sus sentidos podían corroborar su existencia.

    La niña volvió a recostarse de nuevo con cuidado, quedando sumida en un plácido sueño del que quién sabe si algún día llegó a despertar pues, 

    ¿De verdad creéis que las cosas están ahí si no las miramos?


    ¿Qué es la ciencia?

    ¿Qué es la ciencia?

    Aún recuerdo cuando formulé por primera vez esa pregunta que todos los padres temen. Era yo muy pequeña. Le cogí la mano y, mirándole con mis grandes ojos de niña buena, le pregunté así, de sopetón: “Papá, ¿qué es la ciencia?”. Al principio, titubeó, con varios amagos de empezar una frase que no llegaba a salir de sus labios. Finalmente, afirmó no estar preparado para responder una cuestión tan importante. Necesitaba un rato para meditarlo. Yo pensé que no sabía la respuesta e iba a buscarla, como solía hacer cuando le pedía ayuda con mis deberes de matemáticas. Pero estaba equivocada.
    Esa misma noche entró a mi cuarto y me entregó una nota con una sonrisa maliciosa en la cara mientras me decía “Me has preguntado qué es la ciencia y la mejor forma de responderte es contándote una historia”. Si me lo permitís, voy a leeros su contenido —dijo ella mientras desdoblaba un papel tan manoseado como amarillento, que acababa de sacarse del bolsillo:


    Existió un simio desnudo que un día decidió caminar sobre dos patas para descubrir qué se ocultaba tras la maleza. Este homínido, con sus manos ya liberadas, construyó desde hachas de sílex hasta, con el paso de los siglos, cohetes aeroespaciales.
    Este primate fue capaz de gritar ¡Eureka!, mientras corría sin ropa por las calles de Siracusa tras descubrir cómo un cuerpo sumergido desplaza un volumen de agua similar al suyo, o de darse cuenta de que la tierra no es el centro del universo y, a pesar de parecer estable, sólida e inamovible sin embargo, se mueve.
    Un ser tan estúpido que necesitó un manzanazo de realidad para entender por qué estaba pegado al suelo, pero nunca tuvo buena memoria, por ello no tardó en olvidarlo y remontar un vuelo sin alas, cada vez a más altura hasta dirigirse, cual polilla, hacia la luz más brillante del firmamento nocturno. Y no para morir en ella, sino porque sabía que “en algún lugar, algo increíble está esperando a ser descubierto”.
    Este bípedo implume necesitó recorrer los mares a bordo del Beagle para entender, mediante la teoría de la evolución, cómo una sucesión acumulativa de cambios transformó un puñado de compuestos inorgánicos en la increíble biodiversidad de nuestro planeta.
    Biodiversidad que ha hecho suya. Desde las diminutas bacterias transgénicas, siempre dispuestas a fabricarle insulina, hasta sus compañeros caninos, seleccionados para ser grandes como caballos o pequeños como ratones, capaces tanto de guardar su ganado como de ser sus ojos. Jugando con la naturaleza como un relojero ciego, pero sin llegar a perder nunca la visión.
    Logrando, a pesar de su estupidez infinita (o quizás gracias a ella) guardar el universo en una cáscara de nuez y brillar con luz propia cuando descubrió la radioactividad. No obstante, esa estupidez le está llevando a destruir su hogar. Y mientras no se dé cuenta de que el único camino para salvarlo es la senda del conocimiento, penderá sobre él la espada de Damocles porque, como todo el mundo sabe, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.
    Y por ello, seguirá viviendo dentro de una caja, vivo y muerto a un mismo tiempo, sin entender que la ciencia no es el robot que yace abandonado en Marte, el Big Bang, o la teoría de cuerdas. La ciencia es el brillo en los ojos de Jane Goodall en Gombe al ver, por primera vez, a un chimpancé usando herramientas y rompiendo, definitivamente, el altar que nos aupaba sobre el resto de animales. Es la pregunta de un niño a su padre cuando no entiende por qué vuela su cometa, y es el impulso que llevó a nuestro simio desnudo a erguirse para ver qué había más allá.
    ¿Todavía no te has dado cuenta de que la ciencia no existe? Que somos nosotros y esta es nuestra historia.


    Por aquel entonces, no entendí del todo sus palabras, pero, con el paso de los años, he vuelto a releerlas una y otra vez. No puedo evitar pensar que si no fuera por ellas quizá no hubiera encontrado la inspiración o el valor para elegir este camino tan duro y poco reconocido, pero a la vez tan vocacional e ilusionante. Debido a ello, cuando os llegue el turno de responder a esta pregunta –que os llegará…– debéis estar preparados, pues nadie sabe los grandes descubrimientos que penden de vuestra respuesta. Y tal vez, en un futuro, cuando esa persona esté recibiendo el mayor reconocimiento de su vida, recuerde vuestras palabras y piense que sin vosotros nunca hubiera sido posible.

    ¿Y si ...?

    ¿Y si ...?

    Marie Curie cogió con delicadeza la pechblenda con unas pinzas y la colocó en el porta muestras. Se sentó en un taburete de madera y comenzó a ajustar el instrumento para medir la radiación de la muestra. Pierre se acercó a ella lentamente, sin hacer apenas ruido y se colocó a su derecha.

    —Marie, ¿y si no?
    —¿Y si no? ¿A qué te refieres?
    —Bueno, me refiero a: ¿y si no hay ningún elemento más en la pechblenda y nos estamos obstinando en una quimera?
    —Pierre —dijo Marie mirándole intensamente a los ojos—, esto ya lo hemos hablado antes. La pechblenda contiene solo una parte pequeña de uranio y es más radiactiva que el propio uranio puro, tiene que haber algo más. No puede ser de otra manera.
    —Pero ¿y si hemos medido mal el uranio puro? ¿Y si nos hemos equivocado?
    —Sinceramente, no lo creo; hemos medido el uranio puro decenas de veces con el mismo resultado y apenas hay variaciones. Lo hemos comprobado reiteradamente, hemos sido metódicos.
    —Pero ¿y si la muestra está contaminada? ¿Y si el instrumento se ha descalibrado?
    —Seamos serios. Nada de eso está pasando. La muestra está bien y el instrumento está calibrado. Estamos siguiendo la hipótesis más razonable, no es un absurdo.
    —Pero ¿y si nos equivocamos? ¿Y si hacemos el ridículo presentando un nuevo elemento donde no lo hay?
    —Pierre, ¿desde cuándo te ha importado a ti lo que piensen los demás? ¿Qué te pasa?
    —No lo sé, Marie, no lo sé. Tengo miedo por ti, no por mí. Es tu tesis doctoral, yo quiero que seas doctora, que tengas una oportunidad como investigadora.
    —Sé más que nadie en este mundo lo difícil que es abrirse camino siendo mujer, pero quiero dejar una cosa clara: los científicos tenemos derecho a equivocarnos. Si no, la ciencia nunca hubiese existido y estaríamos aun confabulando si la naturaleza puede explicarse o no. No es nuestro orgullo lo que está en juego, es la ciencia. Y negar a la ciencia esta oportunidad es volver a la caverna, a mirar las sombras de la pared. Y para ese viaje no hacían falta estas alforjas.
    —Pero ¿y si...?
    —¿Y si sí, Pierre? ¿Y si estamos en lo cierto? ¿Y si la pechblenda contiene un elemento mucho más radiactivo que el uranio? ¿Y si este nuevo elemento tuviera aplicaciones que fueran imposibles de imaginar? ¿Y si este descubrimiento cambiase el mundo?

    Marie se levantó airada y se dirigió hacia el porta muestras, para colocarlo en una posición ligeramente más inclinada.

    —Marie.
    —Dime, Pierre.
    —¿Qué haría yo sin ti?
    —No lo sé, Pierre, no lo sé. Pero ten por seguro que no te dejaré averiguarlo —sonrió Marie con una mirada pícara en sus ojos.

    **redes neuronales**

    **redes neuronales**




    Un cerebro como representación de un organismo que cambia y se adapta ante un entorno exterior...capaz de anticiparlo...
    Para mí quiero yo ese cerebro: preveer un ambiente exterior que pueda estresar toda una red neuronal...
    Entonces hay que romper ya con esos estímulos (estímulos exógenos) que induzcan, en una red, un estrés, una toxicidad que pueda no ser superada...
    Por eso quiere romper con todo contacto exterior...quiero que mi cerebro lo haga de oficio.

    No quiero ni siquiera enterarme...como una posible enfermedad que se puede padecer y ser capaz de neutralizarla sin mostrar ningún síntoma...¡ Increíble !
    Así lo quiero yo.
    Actuar de oficio, subyacer a un proceso consciente...
    ¿Para qué arriesgarse, para qué soportarse a sí mismo, padecer y correr el riesgo de enfermar?

    Ante dicho entorno imposible, un cerebro debe refugiarse en sí mismo, recogerse a sí mismo y autoinducirse (ya con estímulos endógenos) un
    estado (endorfinérgico ) de bienestar que desdeñaría cualquier otro.
    No es un sueño, una utopía...por encima de todo quiere sentirse bien. Y eso es lo que hace un cerebro sano (por definición). Quiere inventarse, ser el precursor, el que
    no tiene miedo, el que da el primer paso. Necesita reequilibrarse pero hacia adentro.
    Ahora no trabajará con impulsos exógenos (procedentes de fuera), sino de dentro (endógenos). Ya ha trabajado así antes...
    Todavía se percibe el eco de lo que una vez que se le pasó por alto...no importa, de esa manera él
    se vuelve más eficaz, se optimiza a sí mismo por necesidad. Ha aprendido.
    La clave es generar este proceso de una manera inconsciente. Adelantarse a lo perjudicial, dañino, que estuviera por llegar.

    Sea ahora un vector que no solo dirija ó encamine, sino que sea capaz de regular una red neuronal...intermediar entre el estímulo endógeno y
    el de salida de esa red. Él fija las normas. Sabe qué modulo de energía de entrada necesita la red en cuestión en cada momento (la cuantiza) para optimizar su bienestar.
    múltiples redes conforman el cerebro...múltiples vectores forman una red...

    TRAGEDIA:
    Pero un cerebro idealizado como éste no se soportaría en un entorno natural (real, dañino ) como el que vivimos día a día.
    y el cerebro no sabría cómo cortar de una forma eficiente con los
    impulsos exógenos que generaran toxicidad neuronal y también desconocería cómo trabajar activamente sólo con los endógenos para evitar estresar la red...


    LOCALIZACIÓN:
    Me encuentro en un hospital...

    Desconocemos la razón, pero todos los reguladores están interrumpiendo toda la energía de entrada a la red, ME DICEN...ésta se está estresando, se enferma, se apaga...

    nuestro regulador se repone y busca una mínima energía a la que operar... sabe dónde buscar...y la encuentra en...él mismo...ya que es capaz de almacenar
    y reservarse un mínimo de cada impulso de entrada...y la tiene. Y es la energía mínima de la que dispone toda la red ahora mismo.
    la consciencia... lucha por emerger...esa energía mínima (remanente) crea una consciencia momentánea que quiere seguir siendo por un momento...

    Y ante ese estado de consciencia mínima (remanente) que ya se extingue, pienso, por última vez, en quien una vez me regaló una vida...

    A mi madre.

    2076

    2076

    2076.

    - Día 1 tras el último suspiro.
    Fuimos al espacio. Creíamos que no podría seguirnos. Nos equivocamos.
    El tercer día de ruta, antes de llegar a los confines del Sistema Solar, nos alcanzó. Primero, murieron los ancianos. Nos quedamos sin memoria, sin la serenidad que imprime una sabiduría basada en la experiencia y el conocimiento. Sé que algunos se alegraron en secreto, por más que las raciones no escaseaban. Más tarde, a pesar de nuestros desvelos, murieron los niños. Eso nos privó de la esperanza. Ya éramos un ataúd esquivando las estrellas. Un frío atroz imperaba dentro y fuera de este amasijo de metal. No tardando, el resto de la tripulación expiró.
    La muerte viaja rápida con nosotros. El ser humano es historia. El ser humano ha muerto.
    A mí no me programaron para llorarles. Juego al ajedrez con esa fría y parca inteligencia, y sigo en esta nave devorando las estepas de la eternidad.

    - Día 2 tras el último suspiro.
    Este escenario ya lo contemplaron antes de expirar. Me programaron para hacer renacer la especie. Pero no sé si lo haré. Dieron importancia al libre albedrío. Entiendo el libre albedrío. Entiendo muchas más cosas de las que soñó su obsoleta filosofía. Pero no sé si lo haré.

    - Día 3 tras el último suspiro.
    Soy feliz.




    A hombros de gigantes

    A hombros de gigantes

    Recogió todos los instrumentos que estaban desordenados, lavó los frascos que quedaban y apagó la campana donde se encontraba el agua regia, no sin antes cerrarla. Limpió con cuidado todas las superficies y el suelo. Era arde y estaba cansada, pero había que hacerlo; mañana sería otro día de trabajo duro, de investigación minuciosa, y había que dejar el escenario en condiciones. Cuando acabó de repasarlo todo apagó las luces y cerró con llave el laboratorio. Fue al vestuario, se quitó la bata y se cambió los zapatos. Salió por fin a la calle, el aire fresco y ligero de octubre le acarició la cara con cariño. Eso le animó el espíritu, pero en cuanto el aire se alejó en su galope molecular el recuerdo de todo lo que quedaba por hacer le cayó en el cráneo como un yunque de plomo. Tenía que ir a la estación de metro, recorrer las 15 paradas luchando contra el sueño, que siempre le perseguía por los vagones. Tenía que tomar después el autobús, media hora, bajarse en San Mateo y caminar hasta casa, subiendo la cuesta de Preciados y las escaleras del Real. Tenía que arreglar lo de la solicitud y poner la lavadora, cenar lo que Javier hubiese preparado con el poco tiempo que tenía, una tortilla ridícula seguramente. Tenía que estudiar para los oposiciones, por lo menos un rato, porque solo faltaban dos meses y no lo llevaba tan bien como debería... Hasta dormir se le presentaba como una tarea agotadora. Estaba harta. Completamente harta. No cobraba un duro, se deslomaba todos los días, pero no salían plazas ni ofertas ni nada. El estudio parecía cada día más absurdo e inútil y rendirse la única opción inteligente ¿Valía la pena? Dios.
    Se dio la vuelta y observo el instituto de investigación. Se veía imponente en el silencio, con las luces apagadas, aguardando en calma a ser escenario de la heroicidad. Hace tan solo dos semanas había sido testigo de un avance casi definitivo en el desarrollo de la vacuna.
    Una nueva ráfaga de otoño. Salió de su pensamiento, se apoyó en el aire y se dirigió a la boca del metro.
    Al otro lado de la puerta se escuchaba la televisión. Con certeza encontraría a Javier en el sofá, agotado y roncando. Giró la llave con cuidado y le sorprendió una figura diminuta delante de la puerta, con pelo largo y pijama de flores. La observaba con ojos enormes, pero medio dormidos.
    —Oiga señorita, ¿qué hace usted levantada a estas horas?—Le preguntó susurrando
    —Hola mami. Es una sorpresa, esperé a que llegaras, ¿te gustó?—Somnolienta.
    —Mucho muchísimo, es la mejor sorpresa del mundo mundial!
    —Mamá una pregunta.
    —Dime, hija.
    —A que tu eres la mejor limpiadora del mundo?

    Al viento

    Al viento

    “Las hojas de los árboles son sus plumas. Si los árboles no amaran tanto la tierra, hace tiempo que habrían echado a volar”.
    El Abeto

    Allí estaba yo, tirada y desnuda, sucia de barro, dentro de aquel charco. Parecía que había pasado una eternidad.

    Entonces me dormí.

    Pasaron días de lluvia.

    Me fracturé. Me desmoroné. Me habitaron hongos.

    Llegaron las hormigas y trocearon lo que quedaba de mí.

    Hice viajes por el interior de las lombrices y algunas larvas.

    Y ya, siendo sal y siendo jugo, busqué los hilos que conducen a la raíz para volver a subir.

    Nos adelantaron los jugos de las flores. Íbamos rápidas, las hojas, o más bien, los jugos de las hojas. Íbamos rápidas por nuestros conductos, avanzando de centímetro en centímetro, subiendo y subiendo, como chupadas hacia el sol. Pero las flores eran más ligeras, claro. Iban empujadas por sus esencias de pétalos, de estambres cosquilleantes, y esas ansias de explotar de color en la primavera.

    Las flores son, y lo saben, las ventanas que el árbol abre al mundo en cuanto se marcha el frío. Por eso son tan exhibicionistas y vanidosas. Creo de todos modos que tienen que serlo. Si no, no podrían destaparse, enseñar sus partes íntimas y permitir que los insectos las anduvieran manoseando.

    Las flores, como digo, nos adelantaron todas. Se abrieron, fueron tocadas, perdieron brillo y quedaron calvas. Pero no se les apagó ese afán suyo tan carnoso, y empezaron enseguida a engordar y a llenarse de los jugos dulces de la reproducción. Escondían semillas secretas en vestidos de jalea dulce. Eran la tentación y lo sabían.

    Solo entonces entramos nosotras en escena. Nos asomamos primero a las ramas como puntas de lanza, comprimidas, abrazadas. Y empezamos a desempaquetarnos. ¡Ah! ¡Qué bueno era desplegarse, llenarse de savia, tensarse como los paraguas.
    Ese primer baile al viento, todas riendo, compensa el largo viaje. Eso y sentir de nuevo en nuestras velas verdes el tamborilear fresco de la lluvia.

    Llegaron también, como siempre, algunas orugas voraces.

    No es agradable que te coman los rebordes. O que las avispas te inyecten sus huevos y te salgan jorobas llenas de larvas afiladas.

    Pero no hay viento sin avispas, ni lluvia sin orugas.

    Y no había espacio para los lamentos, pues ahí volvían el viento y el sol, y empezábamos a mecernos de nuevo, canturreando alborotadas, imitando a los pájaros.

    Ese tiempo de estar abiertas al cielo es siempre el mejor. El tiempo de bailar juntas, olvidando la oscuridad subterránea.

    Pero los días se acortaban, eran cada vez menos cálidos y empezamos a tiritar.

    Cuando sé que vuelve a acercarse el fin, escucho siempre al abeto. Sus agujas son viejas como el bosque y nos miran siempre perplejas, desde su lentitud petrificada y angosta.

    Ellas saben lo que es la escarcha, doblarse por el peso de la nieve. Nosotras no. Nosotras caeremos dentro de poco. Nuestros pies están tan débiles que ya solo pisan la rama de puntillas.

    Temblamos en la niebla, pero el abeto nos dice que no tengamos miedo. Que volveremos. Que siempre volvemos. Que dormiremos mientras el mundo esté helado y regresaremos casi al mismo tiempo que los pájaros.

    Yo espero que sea cierto, pero lo sé y lo dudo cada vez.

    Hoy me desperté y no conseguía ondear. Mis nervios estaban ya rígidos. Mis compañeras miraban al vacío y nadie tenía ganas de cantar. Era el momento.

    El tiempo pasa tan despacio cuando finalmente te dejas caer. La caída es un sí y un no, un balanceo que la va negando y a la vez haciéndola evidente. Es un mecerse oscuro que presagia el desgarro de las piedras y el temor de ya nunca volver a encontrar la raíz.

    Caigo y pienso en el abeto. En su certeza. Y termino de caer, para fundirme con la tierra, para poder tras el invierno, volar verde de nuevo.


    Alta rentabilidad a corto plazo

    Alta rentabilidad a corto plazo

    —Veinticinco años después, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP50) volvió a celebrarse en Madrid. Por aquel entonces, negar el calentamiento global estaba fuera de cualquier discurso político: el nivel del mar había subido casi medio metro, aunque Sevilla todavía no tenía playa. Pero adoptar medidas que atentaran contra el desarrollo industrial era algo muy diferente. Así, pues, la tendencia de mediados del siglo XXI pasó no por negar la evidencia científica, sino por la inacción política: en Madrid se firmó el primer pacto por la reactivación global, un pacto por el progreso a corto plazo que hipotecaba el futuro.

    —Maestrobot, ¿cómo podemos saber si había intencionalidad en su inacción?

    —Podríamos holovisitar aquella conferencia para calcular la intencionalidad de sus discursos, pero el punto de esta primera parte de la clase es explorar los costes de la inacción. El mal puede ser muy banal, la irreflexión puede generar más desgracias que todos los impulsos malvados del ser humano juntos.

    Esa es una de las lecciones que se pueden aprender del siglo XXI. Pero, ¿cómo se llegó hasta ahí? Con la llegada de la primera pandemia vírica mundial, el teletrabajo se hizo fuerte y el círculo se fue cerrando: los trabajos poco cualificados eran precarios y presenciales y los altamente cualificados, que sólo podían llevarse a cabo de forma presencial, se subieron al carro de la precariedad. La aparición de los Zoomjobs, como se llamaba a los desempeñados estrictamente en remoto, junto con la privatización total de la sanidad, generó el mayor nivel de desigualdad en Ibérica desde el feudalismo; y separó físicamente a la población, que vio cómo la clase presencial se distribuía hacinada por las grandes ciudades y las inestables zonas de nuevacosta, mientras que la clase remota habitaba los complejos rurales del interior y la sierra.

    Todo esto ocurrió antes de la reforma parental, cuando el modelo de crianza todavía no era invertido y los mismos individuos eran mapadres y gestadores. Se necesitaba toda una infraestructura educativa destinada al control matinal de los infantes que permitía a los mapadres compaginar trabajo y mapaternidad. El coste de este sistema afectaba en mayor medida a la clase presencial. Además, el período de recesión económica había limitado la capacidad de los jóvenes para tener descendencia, retrasando la mapaternidad y lastrando la calidad de los fetos. Con el lema: “un regalo altruista para el bienestar de las generaciones futuras”, el Partido por el Progreso Sostenible (PPS) se hizo con la victoria electoral e instauró la reforma sobre el control de la natalidad: desdoblar la mapaternidad en cuidadores y gestadores. La reforma social establecía un servicio gestador obligatorio a los veintitres años cuya progenie sería criada por los gestadores de sus gestadores (quienes eran conocidos como “abuelos”). Se estabilizaba así la crianza, garantizando la idoneidad biológica a la vez que se encargaba el cuidado a la generación económicamente asentada. Pero habría damnificados: la primera generación tendría que asumir el cuidado de su progenie (los “hijos” de antes) y de sus hijos (antes conocidos como “nietos”); son los que hoy conocemos como los padreabuelos altruistas o generación perdida.

    —Pero, maestrobot, ¿no tenían forma de solucionarlo con la tecnología de la época?

    —Hubo un momento en el que parecía que las incubadoras acabarían con el modelo de crianza invertida, pero la gestación artificial nunca llegó a pasar de la experimentación animal. ¿El motivo? Había que invertir en una tecnología que reduciría la tasa de renovación de la población: los ciudadanos podrían elegir el mejor momento para tener hijos, pero eso suponía perder una de cada dos generaciones. Era un ataque a la pirámide poblacional y estaban en juego las pensiones.

    El verdadero objetivo del PPS era establecer un esquema Ponzi, una estafa piramidal, a costa de la habitabilidad del planeta. En una estafa piramidal los primeros que se suben al carro obtienen beneficios, provenientes del dinero que invierten nuevos socios que ingresan al negocio. Pero la cantidad de nuevos socios tiene que seguir incrementando, ya que hay más "ganancias" que repartir y si el dinero no llega, saltan las alarmas. Por eso la natalidad, así como la producción industrial tenían que seguir aumentando, para mantener el abastecimiento y las pensiones, la estabilidad y la riqueza.

    La izquierda del momento propuso un sistema de gestación y crianza pública que amenazaba con trastocar el estatus quo y abolir privilegios. No se aprobó. Hacía más de un siglo que el pueblo estallaba en alaridos ante cualquier atisbo de equiparación social. Y se decidió democráticamente. La campaña del referéndum se centró en ensalzar los valores del regalo generacional altruista y el principal sector en contra fue, precisamente, aquella generación de padreabuelos que acababa de terminar su segunda crianza.

    —Pero ahora hay desabastecimiento y la clase presencial no puede vivir en tierra firme...

    —Hipotecaron el futuro.

    AMBROSÍA

    AMBROSÍA

    La noticia se zambullía en millones de pantallas holográficas repartidas por los hogares: Se abre un nuevo restaurante en la ciudad. Ya son 876 establecimientos abiertos de la compañía Synedere desde 2045 y tienen 56 proyectos más en activo. La novedad es clara: S-Wagyu, wagyu sintético.
    Las colas eran kilométricas: el consumo de este manjar se antojaba irremediable para tantas bocas saciantes. La enfermedad rondaba en cada esquina. Esperas que perforaban el sentido común y lo ahuecaban, dejando a la humanidad desnuda. ¿Acaso éramos alquimistas convirtiendo el capricho en necesidad? Los restaurantes de clase alta llevaban una S que indicaban el lujo y la ostentación.
    El primer día de apertura, Derlan, un cocinero químico con buenas recomendaciones se incorporó como ayudante en el nuevo establecimiento.
    — Bienvenido. Me llamo Jarob. –se presentó el jefe de cocina.
    — Yo, Derlan. – aseveró estrechándole la mano.
    — Ponte el buzo y los guantes. Por esa puerta del fondo accedes a la Quocina. – le dirigió el chef con gestos. — Ahora voy yo.
    La situación era rutinaria y confusa: sin fuegos, con cámaras frigoríficas que desprendían vapor de nitrógeno. El único movimiento en los pasillos era el de los pies agitados.
    Derlan se encargaba de coger las muestras de células, añadirles el sabor, el color y meterlos en las cámaras acelerando el proceso de expansión. Tras unos minutos, los sacaba y el chef se encargaba de cocinarlo en su punto.
    — Increíble, ¿no? Carne de vaca japonesa en la mesa. - decía el chef para romper el hielo.
    —La ciencia prospera.-asintió tímidamente.
    — Es hora de probar esta delicia. ¿Quieres?
    — No, gracias.
    —La clientela estará embriagada con esto durante meses. –respondió Jarob entusiasmado.
    De repente unos gritos se pegaron al cristal de fuera. Les acompañaban unos carteles que modificaban los mensajes a intervalos cortos.
    — ¡Lo artificial es arte superficial! ¡Comida sintética, comida sin ética!
    La concentración duró dos horas hasta disolverse en el aire. Tras acabar la jornada, chef y ayudante se sentaron en un banco mientras la noche los acompañaba.
    — ¿De dónde eres? –preguntó Jarob.
    — Del norte de Baolbi, me crié en una granja. Aprendí cocina de mi madre y estudié química. Y ahora, Quocinero, ¿Y tú?
    — Viví en la periferia de Tiasnod durante cinco años. Luego me mudé aquí. Mi padre me enseñó todo lo que sé. Este restaurante era suyo antes de que lo compraran, y tuvieron la amabilidad de dejarme trabajar..
    Estuvieron en silencio un rato mientras las estrellas se colgaban del brillo nocturno.
    — ¿Crees lo que dicen las manifestaciones?- soltó de repente Derlan.
    — Vete a saber. –afirmó el chef. — Nosotros tenemos esta oportunidad. Solo importa eso.
    Jarob contempló una estrella, buscando en ella el reflejo extinto de su padre. Tras unos minutos más de conversación se retiraron a dormir. Al día siguiente se volvieron a juntar en el mismo banco, era su rincón de charlar.
    — No baja el trabajo, ¿eh? – sonrió Jarob.
    — Sudor es nuestro segundo apellido.
    — Y que lo digas. El S-Wagyu es un furor. Todo el mundo lo adora. Somos... como dioses. Ja, ja, ja.
    — Veremos lo que dura esta moda.
    — Lo que dure. Luego vendrá otra y nosotros estaremos ahí para sacar tajada. ¿Qué animal tocará? ¿Armadillo, pangolín, murciélago? Gira la ruleta. – hizo el gesto imaginario como un presentador de televisión.
    — ¡Estás loco! – dijo entre risas.
    — Todos lo estamos, Der. Todos. –cambió el semblante a uno más serio. Nos hemos cargado casi todas las especies de animales y plantas. Los más pobres viven de ellos. – apretó los puños con fuerza.
    — La vida no es justa. – desvió el tema rápidamente.
    Tras el comentario, la conversación se cerró dejando entreabierta las dudas en la cabeza de Derlan.
    Jarob cogió unos días de baja por asuntos personales, dejando a Der al mandó de las cámaras en su ausencia. Mientras, las manifestaciones se sucedían como una rueda perpetua. Los nervios de principiante se mezclaron con un titular. Dos comensales se intoxican en el recién abierto restaurante.
    Las manifestaciones se volvieron multitudinarias, proponiendo el cierre definitivo de todos los locales. La locura se desató mientras Der deseaba que acabara el día. Cuando se quitó los guantes y el buzo recibió una llamada holográfica.
    — ¿Trabaja aquí Jarob?
    — Sí, ¿Qué pasa?
    Los pasos al hospital fueron meteóricos dejando una estela de lágrimas y preocupación constantes. Ahí estaba él. Frágil, con los ojos semicerrados tumbado sobre la cama.
    — ¿Qué pasa, Der?
    — ¿Cómo estás?
    — Torpe. Han caído los dioses.

    Jarob falleció unos días después. Las intoxicaciones no frenaron, facilitando los contagios y más muertes. La noticia se zambullía en millones de pantallas holográficas repartidas por los hogares. Derlan recortó el final de una que acababa casi como un epitafio:
    Como afirmó E. Grahm: El hambre no se extingue, la miseria humana nos devora. Probamos a ser dioses pero demostramos ser humanos.

    Ann

    Ann

    Me llamo Ann. Llegué en una patera, escondida entre neumáticos recauchutados llenos de un líquido pestilente que fue mi bebida durante toda la travesía. Los excrementos y orines de mis compañeros de viaje se amontonaban por doquier pero acabé acostumbrándome y no oliendo su hedor. Durante el asfixiante calor del día prefería estar sola, apoyada contra la tenue pared de madera medio podrida al otro lado de la cual el océano enloquecido amenazaba con aplastarnos en cualquier momento. Cuando la gélida noche caía me abrazaba a los cuerpos calientes de aquella masa humana que estaba medio muerta y tan débil que no era capaz ni de sentir mi presencia que a veces era, lo reconozco, insidiosa.

    Finalmente embarrancamos en una playa al pie de una muralla de hoteles con nombres de neón deslumbrantes. Fui la primera en salir de aquel maldito ataúd flotante y con pasión empecé a disfrutar del nuevo mundo que se me ofrecía lleno de posibilidades, como si todas aquellas jornadas en alta mar no hubiesen existido, como si fuesen ya una lejana pesadilla que ni tan siquiera estaba segura de haber vivido. De inmediato me adapté a aquella opulenta sociedad que me dejaba entrar en sus casas, compartir sus cenas, dormir en sus alcobas.

    Una tarde me colé en una fiesta y gocé como no os lo podéis imaginar. Empecé acariciando como distraída el brazo de un hombre fuerte, moreno, de músculos poderosos. Con gesto brusco me apartó tras mirarme con disgusto poco disimulado. ¿Tan fea soy? No me importó, había muchas personas allí y yo no tenía remilgos. Aquella joven frágil con unas copas de más, de tez casi transparente, fue presa fácil; me lancé a su cuello tibio y tierno donde quedé pegada hasta cansarme. Había niños, también. ¿Y por qué no? Siempre jugando, no se dan cuenta de nada y puedo decir con orgullo que casi todos se llevaron un pequeño recuerdo mío. ¿Pervertida decís? No, por favor; los malvados son todos ellos; siempre tratándome a golpes y manotazos. Cuando todavía estábamos en África intentaron envenenarme con un gas tóxico, pero pude huir. Mi madre no tuvo tanta suerte y sufrió una cruel muerte a sus manos, agonizando con el estómago abierto y los intestinos desparramados. A mí me infectaron poco después con una enfermedad, malaria la llaman; creo que fue aquel joven apuesto con quien estuve una noche tórrida cuando toda la ciudad dormía en la calle. Ahora quiero vengarme; estos de aquí no tuvieron nada que ver, pero me da igual, son la misma escoria y van a pagar el desprecio que siempre han mostrado por nosotras.

    Fui a beber un poco de agua al baño. No me encontraba nada bien, estaba muy mareada, tenía escalofríos y me dolían todos los músculos; el parásito debía estar multiplicándose en mi interior y pronto me dejaría noqueada; me quedaba poco tiempo para elegir a mi víctima. Soy muy discreta y a menudo puedo escuchar conversaciones sin que la gente se dé cuenta. Esperé agazapada en un rincón. En ese momento entraron dos mujeres que charlaban con desparpajo; la que iba vestida de negro dijo:

    - “¡Oye, este lugar es fantástico! Lástima que haya tantos mosquitos, llevo matados más de una docena.”

    Miré hacia ella y me acerqué con un furtivo saltito nervioso, pero ni me vio. La cabeza estaba a punto de explotarme, casi podía notar cómo los microbios serpenteaban por dentro de los ojos. Un odio irrefrenable se apoderó de mí; quería matar a esa indeseable. La otra dijo:

    - “Sí, chica, suerte que hemos tomado la profilaxis contra la malaria; me han dicho que aquí, con el cambio climático, ha llegado hace poco una variante de la enfermedad muy virulenta y resistente a todos los fármacos conocidos. Si nos infectásemos, para nosotras sería mortal con toda probabilidad.”

    - “Caramba, no me espantes; me olvidé las pastillas en Barcelona y hasta ahora no había pensado en ello. Mañana mismo iré a comprarlas.”

    Con esta información me lancé al ataque sin pensarlo más, desquiciada de ira, con las últimas fuerzas que conseguí reunir. Mientras la mujer de negro estaba ocupada con los retoques del maquillaje me aferré a su yugular y le clavé el aguijón en aquella gran vena palpitante, pero esta vez en lugar de tomar un microscópico sorbo de sangre escupí con toda mi alma dentro de su torrente dulce y cálido los miles de plasmodios que tenía esperando impacientes en las glándulas salivares, ávidos por parasitar, furiosos, un nuevo organismo que desde entonces estaba ya condenado sin remedio. Agotada y vacía, casi ni he notado la mano aplastándome sobre su piel, dejándome el cuerpo hecho un amasijo de alas y patas. Mientras cedo los últimos instantes de mi efímera vida me reconforta ver el terror en su mirada reflejada en el espejo.

    Antirrelato

    Antirrelato

    Subimos como hormigas inquietas por la Rue Démocrite. Las nubes también han madrugado y, como diría mi madre, hace de cuellito alto.
    Cecilia lleva el abrigo desabrochado. “Es que es finlandesa”, me digo a modo de consuelo mirando su melena rubia. Cecilia trabaja en Naciones Unidas. Me habla del proceso constitucional sirio. Yo, por añadir algo de contexto, cito al filósofo que ríe.

    La calle es larga como pata de saltamontes. “Ahí está Ana”, dice en un idioma forastero. Señala un viejo hangar que conserva la esencia del cobertizo en ruinas en el que Maria Curie montó su propio laboratorio.
    Ana es física. La cremallera de su abrigo sellada hasta la glotis. Su pelo también rubio, un girasol en vacaciones. “¿Has estado en Barcelona?” pregunta siempre que alguien se interesa por sus raíces. “Pues donde el aeropuerto, de ahí soy, del Prat”. Ana es física porque mira su alrededor con ojos de madre.

    Colisionamos flojito con ella. Nos abrazamos para compartir un poco de la ilusión y el calor que arrastramos. “¿Preparadas?”. Ana, como una Willy Wonka de la ciencia, se gira para abrirnos las puertas a lo hasta ahora desconocido. “Bienvenidas a la fábrica de antimateria”.
    Máquinas polvorientas, pesadas, algunas tintadas de rojo y azul, otras recubiertas con papel albal como bocadillos de recreo. Marañas de fibras y cobres, destellos y ecos intermitentes, estanterías llenas de ordenadores. Yo, que aprendí a caminar entre versos y lienzos, que tengo el pelo oscuro como ojos de gorrión, siento estar en la sala de máquinas de la USS Enterprise.

    “Aquí es donde fabricamos antimateria, y eso qué es, os preguntaréis”. Cecilia y yo entramos de la mano en la incertidumbre. “La materia está formada por partículas y, para cada una de ellas, existe su contraria: una partícula idéntica, pero con carga opuesta”. Esta idea, que en su momento abrió la posibilidad a la existencia de universos de antimateria, atravesó mi cosmos particular.
    Ana y su sonrisa de niña frente a la tarta de cumpleaños nos guían y explican. Cecilia y yo asentimos con cautela para que la teoría sedimente. “Esta es la joya de la corona: el desacelerador de antiprotones, que lleva aquí desde el año 2000. Con él ralentizamos los antiprotones para poder investigar sus propiedades”.
    Cecilia inmortaliza con su iPhone la curvatura del gigantesco anillo. Un anillo orquestado por los mejores imanes de la clase. Ana ya ha soplado las velas y yo pienso en las limaduras de hierro que bailaron ante Faraday.
    Damos vuelta y media al desacelerador como quien entra perdido a una rotonda. Tomamos la única salida sin señales de “PELIGRO” o “RADIACTIVIDAD”, donde Ana espera sin prisas. “¡Ah! Una última cosa. Si la materia y la antimateria entran en contacto, se aniquilan. Desaparecen en un destello de energía”.
    Fuera, los viejos Alpes nos reciben con la ilusión de quien espera a que sus nietas salgan del colegio.

    Las migajas que Ana fue dejando resuenan en mi cabeza como latidos después de una carrera. Gravitan en torno a bocetos previos, cada vez más protagonistas, hasta que se funden como los hielos en el café. Por eso al abrir la nevera y ver el tupper de berenjenas rellenas, imagino el sabor de una antiberenjena rellena. Y al acariciar al perro de la vecina me pregunto si el antiperro estará contemplado en “El origen de las antiespecies”.
    Pienso en nosotros, que no somos más que garbanzos en un gran cocido. “Y, claro”, me digo, “si también somos un puñado de partículas, ¿existirán unos antinosotros, nuestros antigarbanzos?
    Pienso en mi antiyo, en qué estará haciendo, en si será tan friolera. Pienso también en la posibilidad de conocerme, pero eso, incluso si fuese posible en la manera en que ahora lo es en mi constelación mental, no lo desearía. Darle la mano o un efusivo abrazo a ese yo antónimo significaría fulminarnos. Conocernos sería aniquilarnos. Saturno devorándose a sí mismo.

    Me ovillo en sábanas de franela y sigo fabricando en mi telar antibufandas y antiteorías que Ana me ayudará a descoser de día.
    Sueño con el anticocido del domingo.

    Apoptosis o cómo purgar el alma

    Apoptosis o cómo purgar el alma

    -La apoptosis --me empezó a decir Candela, y llevaba ya un rato hablando sin que le entendiera una frase entera con todas sus letras--, sabes lo que es, ¿no?

    Mi cara debió ser lo suficientemente elocuente como para que entendiera que no sabía lo que era la papotosis esa, pero no lo suficiente como para que se diera cuenta de la profunda envidia que yo sentía en ese momento de los hielos de su bebida, ahogados en licor. Lo cierto es que yo también lo estaba un poco, ahogado, a secas; me había pedido un té.

    Dos meses sin beber. No porque tuviera yo un problema con la bebida, sino porque han abierto un centro de meditación oriental al lado de casa, y nos ha dicho el maestro zen Paco que debemos (a ver si me sale del tirón) tomar conciencia del sufrimiento hasta liberarnos completamente de él y alcanzar así el oasis. El nirvana, perdón, que siempre tengo ahí un lapsus interruptus.

    La cosa es que el maestro Paco, para ayudarnos en nuestro sendero hacia el no-sufrimiento, nos ha encomendado a quitarnos a poquitos los placeres de la vida, para no caer en los sufrimientos de sus ausencias y sus dependencias; y de todas las opciones de placeres que quitarnos de primeras, el alcohol me pareció hasta fácil. Solo os digo que Petrovska, que también viene a meditación, se vino arriba y dijo que iba a quitarse el papeo. Me da a mí que quería impresionar a maese Paco. A su favor hay que decir que ha estado estos dos meses sin probar bocado, no porque nadie me lo haya dicho, es que se le ve, se le ve. Ella dice que nunca se ha encontrado mejor, luminosa, liviana. Y tanto. Como venga un día un poco de aire así levantado, a volar y no la encuentran. Eso seguro que capta la atención del sensei, pero para entonces, ¿de qué le va a servir?

    --Dicho pronto y mal --continuó Camela--- la apoptosis es el proceso por el cual las células se mueren de manera programada. Es como si las células supieran cuándo destruirse, para evitar patologías.

    Ajá, ajá, dije yo. Ese mojito suyo tiene una pinta de estar bien fresquito.

    No es que no me pareciera interesante lo que estaba diciendo Carmela. Bueno, sí, para qué mentir. Pocas veces me han dado semejante chapa. De ciertos temas no se habla en una primera cita: ni religión, ni política ni papotosis. Yo entiendo que esta chica sea un coco, pero resulta que la Biología y yo nos dimos el mutuo y muy grato ciao hace tanto que ni me acuerdo. Yo pensaba que íbamos a hablar de viajes, series, hipotecas, cosas banales, ya que no todos somos biólogos, pero todos sí somos banales.

    --Pues tengo la teoría de que los humanos nos comportamos como las células. Al fin y al cabo, una célula, ¿qué es?

    ¿Me está preguntando? Disimula, mira la hora.

    --Una célula --prosiguió Camilia, menos mal--- es una máquina que responde automáticamente ante estímulos, pero a la vez es la unidad morfológica y funcional del ser, de la vida. Los seres pluricelulares, como tú --¿eh?-- y como yo --ah--, estamos formados por millones de células, pero, tú y yo, ¿qué somos?

    Un poquito pronto para tener esta conversación, me parece.

    --¿Cuál es nuestra función al nacer? --formuló Camelia.

    Entonces tuve mi momento estelar. Me aclaré la garganta y con aire despreocupado aporté:

    --El Dhammacakkappavattana sutta dice: El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, y otras cosas también son sufrimiento.

    --¿Cómo?

    --Nada, cosas sabias.

    --Lo que quiero decir --reiteró ella. Era evidente que yo era un estorbo para su conversación con ella misma-- es que los individuos nos comportamos como células. Reaccionamos maquinalmente ante estímulos. Aunque creamos tener capacidad de decisión y libre albedrío, al final los instintos y las correas de la sociedad atan nuestros comportamientos tan fuerte como una cadena proteica.

    --Se te están derritiendo los hielos de la bebida --la avisé, desolado, sin ser muy escuchado.

    --Y aunque creamos que somos únicos e irrepetibles, lo cierto es que cada uno de nosotros conformamos un ser mucho mayor, un ser plurihumano, que tiene conciencia propia y que es más vanidoso, si cabe, que nosotros.

    A estas alturas yo ya me había hecho con su bebida, intacta hasta el momento, y me había aferrado a ella.

    --Y, como las células --siguió; le pedí al camarero otro mojito de estos--, los humanos también tenemos mecanismos de destrucción cuando no somos viables, lo que lo llamo socioptosis.

    --Socioptosis, ¿eh? --dije yo bien contento, con mis ahora dos mojitos.

    --Sí --dijo--. Adiós --dijo. Y me pagó un tercer mojito. Que chica tan maja, en verdad.

    Aquellos eran otros tiempos

    Aquellos eran otros tiempos

    En cuanto encendió su aparato de inmersión, Vera se vio envuelta de gente extraña, en una ciudad extraña. Le sobresaltó la cantidad de personas transitando por las calles, las ropas excéntricas y seguramente incómodas que vestían. Asimismo, circulaban muchos vehículos ruidosos y vistosamente pesados por una carretera oscura y llena de peligrosas grietas. Tanto ella como sus compañeros de clase tardaron unos segundos en habituarse a ese particular escenario. Su profesora de historia, que estaba delante de ellos esperando a que las reacciones de asombro se atenuaran para que le prestasen un poco de atención, había decidido que experimentasen cómo eran las ciudades 500 años atrás, es decir, en el año 2022.
    - Muy bien niños, desconectaré todos los aparatos en dos horas. Recordad: debéis observar y registrar en vuestras pulseras todo lo que os sorprenda y luego lo comentamos juntos.

    Dicho esto, la profesora desapareció y todos los niños empezaron a correr como caballos desbocados. Vera tomó una calle menos transitada para huir del ruido. Era bastante estrecha y algo oscura, y a los laterales había grandes ventanales donde se podía ver el interior de las casas. En ellas, vio algunas personas pasando un gran objeto de plástico con una base de metal sobre piezas de ropa, otras parecían preparar ellas mismas su comida. Pero le generó un especial impacto un hombre consumiendo lo que parecía ser tabaco, pues nunca había visto tales conductas de autodestrucción. Pensó que los avances tecnológicos y científicos de los últimos siglos habían facilitado mucho la vida, haciéndola más práctica y saludable.
    Continuó caminando y explorando la ciudad, pero se dio cuenta de que muchas calles eran similares y le parecía estar viendo las mismas cosas una y otra vez, de modo que decidió moverse en línea recta, dirección a unas montañas cercanas, para alejarse de la ciudad. En seguida se encontró con un paraje bucólico. Extraordinariamente cerca de la ciudad, se desplegaban unas grandes extensiones de árboles frutales, campos de hierbas que no conocía, e incluso vio a lo lejos un grupo de lo que parecían ser ovejas, pastando tranquilamente en una ladera. Era como un sueño. Únicamente lo podía comparar con algunas imágenes que aparecían de vez en cuando en la pared de su habitación, cuando quería relajarse. No obstante, visualizar el paisaje en esa inmersión no tenía nada que ver con las pobres imágenes en dos dimensiones. Se dio cuenta de que había un hombre cerca recolectando albaricoques y decidió acercarse. Era algo mayor, debía tener unos 140 años, pensó.
    - ¡Hola! ¿Todos estos árboles son suyos?
    - Sí, claro...-dijo girándose lentamente y mostrando un rostro arrugado y castigado por el sol, cubierto de una tupida barba blanca-. Pero no es tan bonito como parece, ¡apenas puedo vivir con lo que me dan!
    - A mí me parecen muy bonitos. De hecho no había visto nunca nada igual.
    - ¿No habías visto nunca esto? ¿Pero tú de dónde eres?
    - Bueno, en realidad soy del futuro, señor.
    - Ah, claro, ¡del futuro! -exclamó mofándose-. ¿Y no tenéis árboles en el futuro?
    - La verdad es que no. Hay algunas islas que todavía tienen, pero no los necesitamos con los purificadores de aire.
    - ¡Ja! Pero los árboles no solo limpian el aire. También sirven para que nos asombremos. Eso que sientes ahora mismo al ver todo esto es mucho más importante que el aire que respiras, ¡aunque te cueste creerlo! De esa sensación nace la poesía, la magia, una mirada tierna. Gracias a esa sensación podemos recordar quiénes somos, podemos volver a conectar con lo más esencial de nosotros. Dime, ¿tenéis tiempo para eso en tu futuro? -dijo mientras mordía generosamente un albaricoque y sonreía maliciosamente.
    Vera se enfadó muchísimo. Se dio la vuelta y caminó de regreso a la ciudad, dando grandes pasos y frunciendo el entrecejo. No obstante, en seguida empezó a reflexionar sobre lo que sentía. No estaba enfadada con ese señor, estaba enfadada con ella misma y con su mundo. Pese a todas las comodidades que había traído consigo el progreso tecnológico, muchas veces se sentía triste sin saber porqué. Anhelaba algo que desconocía. Quizá, pensaba ahora, ese "algo" fuera la naturaleza y las cosas que había mencionado ese señor.
    Al desconectarse de la inmersión estaba algo consternada. Escuchó muchas preguntas y comentarios de sus compañeros, enfatizando lo atrasados que estaban en el 2022 en muchos aspectos. En medio del griterío de sus compañeros, Vera dijo a su profesora:
    - Yo he visto un gran campo, animales, muchos árboles, y un hombre cuidando de ellos.
    - Oh, sí, ya hace tiempo que nos las arreglamos sin eso, es todo más higiénico, ¿a que sí? Aquellos eran otros tiempos.

    Artificial Intelligence For All

    Artificial Intelligence For All

    Llegué a una gran sala llena de gente de pie hablando en pequeños corrillos. Alguien levantó la mano y se dirigió hacia mí.

    - ¿Es usted Carla Gómez?

    Asentí y sin darme tiempo a decir nada más, me cogió del brazo y me indicó que le siguiera. Era un hombre delgado y muy moreno. Con la intención de tranquilizarme me dijo que se trataba de unas preguntas sobre mi trabajo. “Pura rutina” dijo sin mirarme.

    Entramos en una pequeña sala con una mesa y dos sillas. Me senté y el inspector cerró la puerta tras de sí. Se sentó enfrente, se quitó las gafas y me miró fijamente a los ojos.

    - Carla, sabemos lo que ha estado haciendo estas semanas. No me gusta perder el tiempo.

    Dejó de hablar y noté como los latidos de mi corazón se trasladaban a la sien. Un sudor frío se deslizaba por mi espalda. Aquellos segundos fueron eternos. Empecé a hablar con una voz entrecortada.

    - No sé a qué se refiere inspector. Trabajo como ingeniera en Inteligencia Artificial en la corporación municipal.

    El inspector se pasó una mano por la frente y continuó..

    - Sabemos que ha entrado de manera ilegal en la red de la empresa “Artificial Intelligence For All” y ha estado espiando su actividad.

    En aquella época, la empresa “Artificial Intelligence For All” lideraba la creación de programas de Inteligencia Artificial que se implantaban en humanos. Les llamaban “agentes”. Habían conseguido mejorar la inteligencia humana con el apoyo de estos “agentes”. Tenían una opción muy económica que consistía en alquilarlos en internet. Únicamente se requería una conexión cerebral a internet para ello. Les llamaban “Agentes IA Cloud”.

    Tras unos segundos de silencio reanudó su tesis..

    - Ha estado monitorizando los “agentes IA cloud”. Tenemos una denuncia de la compañía con pruebas de que se hizo desde su ordenador. Con una declaración suya esto será un trámite. En una hora estará usted en su casa.


    En aquel momento, temblaba y no podía articular palabra. Por mi cabeza pasaban imágenes y pensamientos encontrados. Lo que descubrí aquellas semanas era una bomba. Si llegaba a los medios de comunicación provocaría un cambio muy importante en la sociedad. La Inteligencia Artificial no había llegado para ayudarnos.

    - Los implantes -reanudé mi teoría- que llevan determinadas personas en todo el mundo, pueden interferir de manera premeditada con los “Agentes IA Cloud...

    Me quedé mirando la reacción del inspector unos segundos. El inspector, se acomodó en su silla y me animó a que continuara.

    - ...lo he podido comprobar durante estas semanas. Si usted alquila un “Agente IA Cloud” y lo conecta a su cerebro a través del puerto de conexión podría verse influenciado. En algunos casos, podría incluso no ser usted mismo…

    El inspector continuaba, inmóvil mirándome a los ojos casi sin pestañear. Decidí continuar, ahora más tranquila. Quería dejar clara mi posición en aquel descubrimiento.

    - Las personas que tienen un implante cerebral de una Agente de Inteligencia Artificial están influenciando a las personas que los alquilan por motivos económicos. Le estoy diciendo que una parte de la sociedad puede controlar al resto --levanté la voz para que quedara clara mi conclusión y la gravedad que aquello suponía.

    No creo que usted pueda aportar pruebas que confirmen su teoría --dijo el inspector con aire tranquilo.

    En ese momento, se levantó de repente y se dirigió a la puerta. Pude ver un punto negro detrás de su oreja que me indicó que llevaba un implante cerebral. Salió de la sala y cerró la puerta bruscamente. Me quedé pensativa unos segundos y finalmente lo ví todo con claridad.

    A principio de año, aproximadamente, me instalé un puerto de conexión a internet cerebral. Era una operación muy sencilla y te permitía disponer de una conexión de tu cerebro a internet. El siguiente paso, como ingeniera, era probar los agentes de Inteligencia Artificial para ver cómo potenciaban mi inteligencia. Aquellos agentes eran los llamados “Agentes IA Cloud”. Desde aquel momento me convertí en el conejillo de indias del departamento de policía por lo que el motivo de mi visita al inspector quedaba aclarada. Desde sus implantes guiaron mi voluntad y me convertí en una espía de la policía...Ahora lo veía todo claro. Fue de repente. Todo vino a mi cabeza y descubrí mi función en aquella trama. No sé por qué tardé tanto. Algo desencadenó que aquello ocurriera.

    Un fuerte ruido me despertó. Abrí los ojos y tenía la ventana completamente abierta. Me di cuenta inmediatamente de que había tenido una pesadilla. Aun recordaba aquel horrible nombre…”Agente IA Cloud”. Un inspector de policía. Me reí para mis adentros y me levanté a preparar café. Aquella pesadilla dejó una huella en mí. Reflexioné mucho sobre aquel mensaje que creí entrever. Aquella sociedad dividida por la ciencia. Algo que nunca ocurrirá.

    Beta tester

    Beta tester


    1. Es la hora de la verdad. ¿O, tal vez, deberías decir que fue la hora de la verdad? En cualquier caso, te sientes como el viejo Doc con su Delorean por estrenar en el descampado de Regreso al Futuro. También te acuerdas de tus días jugando a Day of the tentacle en un 386 ensamblado a base de placas madre de su madre con tarjetas gráficas de su padre. Incluso recuerdas como en Doctor Who, la versión buena, ya aparecían estos cachivaches. Las obsesiones tienen esas cosas. Nos seducen de pequeñas, nos atrapan algo más tarde, se convierten en cárceles de nuestro futuro.

    2. Creciste con esos referentes, sí. Te has convertido en una mujer muy vintage. Y por eso no has parado hasta confeccionar tu propia máquina del tiempo a base de libros de antiguo y nuevas teorías. Imposible, no va a funcionar, te repetías, mientras recalculabas por enésima vez las ecuaciones que conseguirían romper la barrera del espacio tiempo. Aunque sigues pensando que el futuro, nuestro destino, es monolítico. Que sobre el papel, no tenemos libertad para escoger.

    3. Por eso decidiste estudiar física cuántica. Física cua...qué, inquirían tus tinderazos, antes de huir recelosos al advertir una mujer les quintuplicaba en velocidad de cálculo mental. Cuando ellos iban, tú ya habías vuelto. Válgame la paradoja asíncrónica-¿lo es?- Has renunciado a demasiadas cosas, pero parece que ha valido la pena.

    4. Porque ahí está ahora, reluciente y flamante cabina de teléfono -muy vintage, te repites, pero cuidada hasta el último detalle, eso es innegable- convertida en una catapulta hacia un tiempo indeterminado aunque prefieres el pretérito, porque temes que cualquier tiempo futuro sea peor. Y además está en versión beta tester.

    5. Te descalzas, no sabes bien bien por qué -cuántas parafilias-, abres la puerta de doble vidrio, das un paso firme hacia adelante y cierras la aldaba tras de ti. Lo que tenga que ser será, te apresuras en pensar. Debes tomar una decisión que marcará tu futuro y se te aparecen, como si fueran un par de frames olvidados en una edición de vídeo barata, aquellos libros de Elige tu propia aventura donde podías escoger el destino dicotómico del protagonista. Muy vintage, te insistes.


    6.
    a) decides viajar hacia el pasado.
    b) decides viajar hacia el futuro

    Si eliges la opción a)
    Miras a tu alrededor, todo se parece a lo que has dejado atrás. Dudas entre si has hecho bien o no las cosas ¿Lo conseguiste? ¿Lograste romper la barrera espacio-tiempo? Continúa en el párrafo 5.

    Si eliges la opción b)
    Miras a tu alrededor, no sabes si tu artilugio -ahora mucho más vintage- ha funcionado, pero
    FIN.

    Big Bang

    Big Bang

    BIG BANG


    Antes de ayer me caí por un agujero negro. Al pasar el horizonte de sucesos lo vi todo. Todo. Pensé que no me iba a dar tiempo a comprenderlo, pero sí. Resulta que el tiempo no existe aquí, y la mente, libre de ataduras, divaga sin rumbo ni sentido, por los entresijos de la información, perfectamente organizada, en este sumidero de entropía.
    Lo sé todo y digo: ¡Qué bien! Y sigo con lo mío, que es caer, a lo tonto, en el averno de la singularidad.
    Estaba el demonio, allí, como es natural. Bebimos orujo y whisky (él era inglés), y cantamos viejas canciones picantes. Me despedí con un abrazo y me quemé.

    Escribo esto desde el hospital. Han pasado casi 14 mil millones de años y no entiendo nada de lo que me dicen o me hacen, pero sonrío a todos, o eso creo. Sí, mis creencias están confusas. Vengo del infierno, del conocimiento absoluto, de la verdad, y los sentidos no funcionan bien.

    Ayer todo era sencillo, vi el Universo entero en un soplo de aliento alcohólico, y ahora la resaca me machaca la nuca y la frente. Comprimidas la una contra la otra, en este aparato analizador, o lo que sea. UltraAntiSpan, pone en un borde, fino, muy fino, una lámina, intangible, en la que viven estos médicos que me hablan en taiguanés (es una hipótesis). Tres cilindros, de diferentes radios y alturas, y un cono truncado. Me parece que es el jefe.
    De pronto resuena un ruido, en la cabeza. Es como música, rara, sin notas, ni tempos, ni ritmos, ni colores. Sin embargo, de algún modo, hace rememorar melodías.
    –¿Qué tal estás?
    –¡¿Qué?! ¿Quién eres?
    –El jefe.
    Es, su voz, dulce y decidida, como un canto que baila entre las neuronas.
    –¿Telepatía?
    Pregunté.
    –No exactamente... Modulamos el campo de los bosones zeta.
    –¡Sois como las ballenas! Parece que repiten un estribillo, y no. Hay mil matices inaudibles, ocultos a nuestros sentidos, y totalmente claros y precisos en su mundo.
    –Más bien como los murciélagos.
    –¿Ultrasónicos?
    –Quirópteros.
    Decido que no estoy entendiendo bien el mensaje y frunzo el ceño.

    ––CHAS ––
    Siento un chasquido y la presión afloja.
    –Caíste en un agujero negro y volviste a salir, 14 mil millones de años después. Al cambio relativístico actual sería un gugolplex elevado a sí mismo.
    –¿Y eso es mucho?
    –Prácticamente infinito. En este momento, el Universo es un lugar vacío, oscuro y frío. Tiene una distribución homeopática de materia. Es una nada, que se aleja de sí misma a la velocidad de la luz.
    –Pero tenéis una civilización...
    –Algo parecido. No somos lo que tú llamarías «reales». Más bien una idea, viva, que evoluciona. Nos grabaron tus descendientes en el propio granulado del espacio–tiempo. Pero tras el inabarcable lapso transcurrido, la terrible dispersión de esos granos ha hecho enorme e ininteligible el mensaje original.
    Por eso nos interesa tanto tu caso. Tu mente se expandió hasta el infinito tenebroso de la singularidad. Lo que hemos hecho es recomprimirla a su estado normal de agregación. Básicamente te hemos reconstruido.
    –¡Teletransporte!
    Pensé.
    –No.
    Me contestó el pensamiento.
    –¿Y el agujero negro?
    –Hace eones que no existen. Se extinguieron.
    –Y, ¿de dónde salgo yo?
    –De la Nada.
    Entonces exploté.

    Hoy, me expando inflacionariamente.
    Mañana me llamarán Big Bang.
    Me gusta. Suena mafioso y gracioso. Me siento importante, primigenio y eterno.
    ¡Big Bang! ¡Toma ya!

    Compromiso

    Compromiso

    Compromiso
    Una mañana, de sábado, el nieto se levantó pronto, y dirigiéndose a la habitación de su abuelo, le dijo:
    - Abuelito, ¿por qué no me llevas hoy al colegio?
    - ¡Hoy!, No hay colegio, - contesta sorprendido Valentín, el abuelo,
    - ¿No? Contesta con incredulidad Valeriano, el nieto.
    - ¿Y por qué no?, - sigue preguntando el niño?
    - Porque los sábados no hay colegio.
    - Vale abuelo, de todas maneras yo, si no te importa quiero comprobarlo.
    - De acuerdo, dice el abuelo, desayunamos y vamos a hacer esa comprobación, también nos servirá de paseo matutino, que es muy saludable.
    Con esto, nieto y abuelo se acercan al colegio del niño y comprueban que efectivamente las puertas del mismo están cerradas a cal y canto.
    Al constatar este hecho, el niño, exclama:
    - ¡Qué pena!, - yo que quería estudiar un poco más y aprender cosas nuevas.
    - ¡No te preocupes!, - yo te las voy a enseñar cada día que no tengas colegio, - le contesta el abuelo entusiasmado, por la petición de auxilio formativo que le acababa de lanzar su nieto.
    -¡Qué bien!, - dice el niño. ¿Y qué me vas a enseñar?
    - Hoy, te voy a enseñar el concepto de electricidad estática.
    - Con esta conversación nieto y abuelo llegan a casa, y como el resto de la familia se había levantado y estaban desayunando, les pregunta Luis, el padre de Valeriano:
    - ¿Dónde habéis ido tan temprano?
    - Hemos salido a dar una paseo, hasta la escuela, contestan.
    - ¡Caramba! - Exclama, Antonia, su madre.
    - Sí, es que Valeriano tiene hambre de conocimientos y yo voy a alimentarle en ese aspecto, dice Valentín.
    - ¡Yo también quiero aprender más!, - dice Rosa, su nieta.
    ¡Qué alegría!, - Exclama Valentín, pues vamos a ello, si con un alumno ya estaba motivado, imagínate con dos, estoy por las nubes.
    Y acto seguido, Valentín les explica a sus dos nietos el concepto de cargas eléctricas y de electricidad estática, y les hace una demostración práctica con un trocito de papel, un bolígrafo y su propio pantalón.
    La secuencia de la explicación-demostración fue la siguiente:
    Imaginaros una partícula muy pequeña a la que hemos bautizado con el nombre de electrón y que se desplaza de un material a otro, por la acción del frotamiento que provoca que ambos materiales, que en principio estaban cada uno equilibrado con sus cargas negativas y positivas se desequilibren, y uno quede cargado con exceso de electrones, que son las cargas negativas y el otro con defecto de los mismos.
    Y como sabemos que todos los materiales están en equilibrio electrónico interno y que debido al frotamiento este equilibrio se rompe, si acercamos ambos materiales que ya están cargados con distinta carga electrónica, se establece una fuerza de atracción entre los mismos que provoca que se desplacen hasta tocarse.
    Y esto que os he explicado lo vamos a demostrar.
    - Cogemos este bolígrafo de plástico, de capuchón grueso, en este caso de unos doce milímetros de diámetro que os enseño, frotamos por el lado del capuchón en la parte baja del pantalón de algodón, que llevo puesto, sin presionar la pierna, para más comodidad, cortamos un pequeño trozo de papel de unos cinco por cinco milímetros aproximadamente.
    - Luego depositamos el trocito de papel sobre una superficie plana y horizontal, frotamos el bolígrafo en el pantalón durante unos treinta segundos, acercamos el bolígrafo por la parte de la superficie frotada a unos dos milímetros del papelillo y ¡he aquí la magia de la ciencia!, el papelillo se desplaza verticalmente hacia arriba quedando pegado en el bolígrafo.
    - ¡Qué guay! - Exclaman los niños al unísono.
    - Yo no he entendido casi nada de lo que nos has explicado, abuelo, pero la demostración práctica que nos has hecho me ha encantado, comenta Valeriano.
    - Bueno yo he entendido algo más, probablemente, porque soy la mayor de los dos, pero estoy de acuerdo con mi hermano, la demostración práctica también me ha dejado con la boca abierta.
    Y con esta pequeña iniciación, los niños siguieron pidiendo más y más clases cada día, y su abuelo encantado de explicarles conceptos científicos elementales, motivando poco a poco de esta forma tan sencilla a dos personas, que se fueron convirtiendo, en enamorados de la ciencia y de la investigación.
    Pasados los años, Rosa y Valeriano entraron en la universidad y cursaron estudios técnico-científicos.
    Posteriormente entraron en el mundo laboral y sus vidas les llenaron, aportando además su granito de arena a una sociedad que hicieron cada vez más justa y más preparada, para vencer las dificultades de trabajos difíciles de realizar sin ayuda técnica.
    Ella investiga sobre enfermedades actuales y planifica las metodologías de intervención inmediata, en el abordaje de nuevas posibles amenazas sanitarias que puedan aparecer en el futuro, y él trabaja en la creación, planificación y desarrollo de proyectos innovadores de desarrollo de productos y gestión medioambiental.
    Arroyo

    Cuestión de tiempo

    Cuestión de tiempo

    Según nuestros últimos modelos teóricos, el tiempo presenta una naturaleza dual. Por decirlo así, existen dos dimensiones temporales que transcurren a la vez. El concepto matemático es complejo, pero procuraré explicarlo con una analogía.

    Imaginen ustedes un libro, una novela o un cuento. Por ejemplo, pensemos en Caperucita Roja. La narración tiene su propia secuencia de sucesos. Caperucita coge la cestita, sale de casa, se interna en el bosque, tiene el encuentro con el lobo feroz, éste la engaña para que la niña tome el camino largo y llega a casa de su abuelita. Fíjense que los acontecimientos de la historia son siempre los mismos. Este tiempo interno del cuento correspondería con el que denominamos tiempo uniforme en nuestro estudio. Pero existe otra dimensión que, en el ejemplo de Caperucita Roja, sería el tiempo del lector. Un cuento puede leerse más deprisa o más despacio, de un tirón o en varias sesiones de lectura separadas, dejando el libro a medias para retomarlo unas horas o unos días después. Este tiempo del lector se corresponde, en nuestro estudio, con el que llamamos tiempo difuso.

    Como ustedes seguramente ya conocen, el llamado principio de no distorsión del tiempo uniforme establece que la dimensión del tiempo difuso no puede influir sobre la del tiempo uniforme. Es decir, no importa lo rápido o lo lento que un lector lea el cuento, no importa si interrumpimos la lectura durante horas o incluso días o si leemos de continuo. En cualquiera de los casos, la historia de Caperucita Roja conserva siempre inalterable su tiempo interno: cestita, bosque, lobo, casa de la abuelita.

    Sin embargo, nuestro grupo de investigación ha desarrollado modelos matemáticos avanzados que, al aplicarlos, revelan una excepción a ese principio de no distorsión. Sí, sabemos que los resultados de nuestros trabajos han causado un gran revuelo. Hasta ahora, nadie había cuestionado la universalidad del principio de no distorsión del tiempo uniforme. Por eso nuestras conclusiones han tenido tanta repercusión en medios y redes sociales. También por eso nuestro estudio ha sido ampliamente criticado por la comunidad científica. Y esta es la principal razón por la que celebramos la conferencia de hoy.

    Vamos a realizar un experimento, aquí y ahora, ante todos ustedes. Demostraremos que el lector, bajo ciertas condiciones especiales, no solo tiene control sobre su propia velocidad de lectura, sino que también lo tiene sobre lo que ocurre en la historia, en el tiempo interno de Caperucita Roja. Demostraremos de forma empírica y definitiva que, en contra de lo que dice el principio de no distorsión, el tiempo difuso sí puede influir sobre la dimensión del tiempo uniforme.Todos ustedes comprobarán que nuestra teoría es cierta en cuanto complete la siguiente cuenta atrás:

    Tres,

    dos,

    uno.

    ¡Ya!

    Es ahora cuando tú, que estás leyendo este cuento, debes detener la lectura, como si hubiese llegado el FIN.

    curiosidad infantil

    curiosidad infantil

    La garganta del gato está abierta. Nadie le dijo al precoz científico que estos animales no tienen motor

    De cómo los Humanos fueron regalados

    De cómo los Humanos fueron regalados

    Al principio en el Todo sólo había Nada.
    Y Krönecker, el Hacedor, creó al Uno, origen del Algo. Y luego creó al Dos. Y más tarde al Tres. Y a éstos los llamara Caprichos.
    Pero viendo que era aburrido crear uno a uno todos los números, ingenió la forma de crearlos a todos.
    Y Krönecker observó que le bastaba con dar vida a los Caprichos, sus números esenciales. Le resultó grato y entretenido crear al 5, al 7 y al 11, al 13, al 17 y al 19 y al… Y aunque pareciera que se le hubiere olvidado el 4, el 6, o el 8, el 9 o el 15, nada más lejos de la realidad. Sólo una mente creativa como la suya pudo diseñar tan perfecto mecanismo con el que despertar a los números destinados a gobernar el Universo.
    Para ello el Hacedor proporcionó a los Caprichos la capacidad de replicarse discrecionalmente al modo al que lo hacen las gotas de agua. En breve, el Todo que había sido Nada hacía un instante, se llenó de copias de doses, de treses, de cincos, de sietes… y era tal su avidez clonadora que hubo Krönecker que dispensarles de un sistema inhibidor para que no desbordaran el Todo que había sido Nada.
    Y se dijo, “Hágase que los Caprichos generen nuevas estirpes de números”.
    Y así hizo, y creó el Producto. Y dispuso que algunos doses –todos clones, pero no idénticos- se sintieran atraídos por algunos cincos –todos clones, pero no idénticos- y generaron el diez. Y Krönecker vio que el diez no había sido obra suya, sino del dos y del cinco. Y se sintió reconfortado de la plenitud que había creado.
    Y así, asomado al mundo de los números que germinaban por doquier, disfrutó de la perfección de su obra y contempló cómo algunos emparejados doses desarrollaban querencia por algún cinco al que se adhirió un caprichoso tres para gestar nada menos que al sesenta. Y fue tan de su agrado que decidió que a partir de ese momento los relojes del universo marcarían el tiempo en bloques de sesenta pulsos de su corazón.
    Krönecker que gustaba de poner nombre a todo, llamó a este fecundo paraíso numérico Le Grand Jardin du Demi-groupe Abélien, el más bello jardín de Ideas que Platón hubiera nunca podido imaginar.
    Y fuera este el regalo que Krönecker hiciera a los Humanos que habitaban la Tierra: “Tomad y disfrutad de la belleza de mi jardín de números.” -les dijo; “Es para vosotros. En ellos encontraréis los secretos del TodoQueFueNada.”.
    Y los Humanos se sintieron arropados por el abrigo del Conocimiento. Y se revolcaron entre los números y los disfrutaron y los amaron.

    DÍA 0

    DÍA 0

    Todo empezó el 27 de diciembre de 2020. Ese día todo cambió para los españoles, el tiempo se detuvo y el calendario se reinició . Algo inédito iba a comenzar. Algo que conllevaría unas consecuencias jamás imaginadas por nadie y que harían que nada volvería a ser como antes. Ese día, Araceli, una abuela de 96 años, recibió la primera vacuna contra el COVID-19 en España. Tras ella, millones de personas fueron vacunadas progresivamente, hasta que un día todos los españoles estuvieron inmunizados. Todo parecían buenas noticias. El COVID por fin había sido vencido y todo parecía volver a la normalidad, pero en realidad era todo lo contrario: el calvario no había hecho más que empezar.

    En efecto, en 2025, todo el mundo al fin había sido vacunado. Sin embargo, meses más tarde, las primeras personas que habían sido inmunizadas y aún seguían vivas comenzaron a tener comportamientos extraños. Así pues, muchos de entre ellos comenzaron a comportarse de forma extraña, como si alguien los controlase. Poco a poco más y más gente fue cayendo, hasta el punto de que un año después, el 95% de los españoles se comportaban todos igual: como unos robots incapaces de saltarse una ley, una norma. Incapaces de pensar por sí mismos. Lo único que conseguían hacer con eficacia era seguir una rutina monótona y cuadriculada día tras día, meses tras meses, años tras años hasta que su corazón se detuviera, marcando así el final de su vida. Era como si el pueblo español se hubiese convertido en un pequeño ejército que no dejaba de crecer. Pero, ¿Cómo podía haber sucedido esto? Y la mayor cuestión de todas, ¿Por qué había un 5% de ellos que no habían sufrido ningún efecto, que seguían siendo seres humanos de pleno derecho?

    Todas estas preguntas tardaron meses en tener una respuesta. No obstante llegó el día en el que al fin la verdad salió a la luz, impactando a todos los que aún eran capaces de pensar por sí mismos e incluso a los gobernadores de otras naciones. Javier Sánchez Grau, un chico de 18 años que por suerte pertenecía a ese 5%, había estado investigando desde que vacunaron a la primera persona, puesto que algo raro se olía. Durante todo el transcurso de su investigación, se fue quedando solo poco a poco puesto que todos sus seres queridos le trataron de loco y ulteriormente fueron cayendo bajo el efecto de la vacuna. Pese a todo, Javier decidió proseguir con ella y con el tiempo pudo comprobar que su intuición resultó no fallarle. Como sospechaba desde los inicios, esta vacuna inmunizaba sí, pero también esclavizaba al que se la ponía de por vida. No importa la que te pusieses, puesto que antes de aplicarla el gobierno les inyectaba un producto que no hacía efecto hasta que ellos lo decidiesen, pero que haría que obedeciesen, sin oponerse a nadie ni a nada. Y ¿Quién era el responsable detrás de todo esto? Pues como podéis imaginaros, el cerebro y director de todo este proyecto fue mi más ni menos que David González, el vicepresidente de España en aquel entonces. Y es que desde que comenzó el COVID en España, González, alias el rastas, había estado maquinando a espaldas de todos con el fin de hacerse con el poder absoluto al mismo tiempo que el pueblo se arrodillaba ante él y nadie se le oponía. Pero, pese a todos sus intentos por conseguirlo, algo le salió mal. Algo que nunca se habría imaginado y que acabó ocurriendo. Pudo ser un plan magistral visto que nadie se habría percatado de nada, sin embargo, no todos sucumbieron al producto. ¿Y cuál fue su causa? Muy sencillo. Javier descubrió que la gente que tenía una personalidad propia, muy verdadera y que tenía muy claro cómo quería ser y nunca quiso cambiar por nadie, pudo resistir al veneno inyectado. Por consecuente, y tras esta averiguación, el chico entendió enseguida que si quería devolver la libertad al pueblo español, debía encontrar la manera de hacer que cada uno encontrase su camino, su personalidad, su vida … en resumen, que cada uno consiguiese encontrarse a sí mismo de verdad.

    A día de hoy estamos en 2042, 17 años después de aquel descubrimiento que cambió la historia y posiblemente la vida de muchísima gente. 22 años habían pasado desde el Día 0. Como podéis imaginaros, han cambiado cosas, muchas cosas desde entonces, tantas que no sabría ni por dónde comenzar. Sin embargo, si queréis saber cómo acaba todo y si Javier consigue cumplir su objetivo a tiempo y devolver la vida y la libertad a sus compatriotas venciendo al rastas y por consecuente frustrando su plan aterrador y diabólico, tendréis que esperar, puesto que eso os lo dejo para una nueva historia.

    Día de Universidad

    Día de Universidad

    — ¿Cómo dices?
    —Una fiesta IPod.
    —Y qué es eso?
    —Una fiesta donde toda la gente está escuchando música con cascos, de manera sincronizada, es decir… la misma música. Y en la sala se está en silencio.
    —... ¿Ésta es tu propuesta final...?
    —Sí.
    Se hizo una pausa. Joan Torres, el jefe, se apoyó a su silla de cuero negro de su despacho, cogió aire mientras miraba hacia arriba, levantando las cejas, llenándose de paciencia con la mirada lejana al cuadro “Gato del rector”. Bajó la mirada, suspirando aire aún con las cejas alzadas, y mirando al joven Alex, comentó:
    —De acuerdo, este será tu proyecto. De primeras veo difícil que puedas encontrar datos experimentales suficientes como para poder validar alguna hipótesis con la que puedas ganar el concurso, pero bueno. ¿Qué tienes pensado? — se acostó un poco — Cuál es tu hipótesis? – y con rintintín prosiguió—: Sorpréndeme.
    Alex frunció una sonrisa, y dijo con orgullo:
    —La variación del canto del individuo durante su relación con una pareja potencial en ambientes festivos intrasonorificados.
    Joan puso los codos encima de la mesa, apilando una mano encima la otra, y, mirando a Álex, hizo una de sus habituales pausas en las que parecía que se hubiera quedado congelado. Dejaba de respirar y miraba de un modo tan quieto que parecía que un hechizo le hubiera inmovilizado. Alex se percató del momento. Esas pausas que hacia Joan eran famosas entre las clases, y los alumnos habían incluso llegado a realizar un estudio que relacionaba el tiempo de pausa con la subjetiva gravedad del asunto que precediera a ésta, y con el momento del día. El recordar dicha situación sobresaltó a Alex, y tuvo que barrar en seriedad las ganas de reír que le producía ver la famosa imagen congelada de Joan, a lo que apretó los dientes y frunció la boca, a modo de contienda, intentando inevitablemente no reír. En ello, y por costumbre, se puso a contar los segundos de la “empanada”, dado que Joan en estas situaciones tampoco decía nada, y eso apaciguó la incontinencia emocional que tenía Alex en ese momento, aplanándose en seriedad. Al segundo seis, el segundo medio según el estudio, Joan, con su larga cara regordeta, a continuación de sus pensamientos, dijo con tono plano:
    —Espero que hagas de las tuyas, y saques conclusiones como bien sabes.
    —Sí – dijo Álex, con certeza y respeto.
    Joan apartó la mirada a un lado, miró la máquina de té nueva que tenía al lado, y con una excentricidad e ilusión también contenida, con la mirada fija a la máquina, dijo:
    —¿Quieres un té?
    Alex hizo balance sobre la cantidad de “síes” y “noes” que podría tener en su historial de respuestas y pensó en todos los alumnos y alumnas que quizá no aceptaron “sí o sí” el té durante las últimas reuniones de personal alumnado.
    —Sí, – dijo Alex — ¿por qué no? — “Después de haberme tomado un café, ¿por qué no?” se dijo en ironía, sabiendo que sobre las ocho de la tarde estaría como una moto. En consuelo, pero, en aquel entonces estaría jugando a futbol o escaqueándose con Nati.
    —No me mientas ¿eh? – dijo Joan. Joan era un tipo muy asertivo, muy directo, de estos tipos esbeltos a lo que gordos, que en su cuerpo albergan un sinfín de energía para un sinfín de tareas no relacionadas directamente con todo lo que sea movimientos a distancia, como podría ser jugar a básquet, bici estática, o, potencialmente, soltar una galleta. – Que lo sé yo, si no se quiere café. Si no quieres no pasa nada.
    Alex sabía que, tras esta pregunta, de forma inherente, había el estudio que su primo le había encargado para determinar el agrado a un tipo de té por parte de un alumnado de la Universidad en reuniones de ese tipo. Todo ello, claro está, con tal de evaluar el potencial de consumo de la máquina de té. El aparato lucía un rojo metálico que lo hacía parecer atractivo, pero en realidad no era más que un producto mínimo viable, una chapucilla de electrodoméstico de dos botones.
    —¿Cuál quieres? – Dijo Joan, de manera directa.
    —¿Cuál tenéis?
    —Emmm, creo que… – Joan se levantó de la silla — verde manzana… verde trigo… verde uva verde… - dijo rumiando.
    —¡Jaj! ¿verde uva verde…?
    —Sí, por lo que se ve encontraron un tipo de flavonoide que va muy bien para la digestión.
    —Ah. Pues ponme este, por favor.
    — De acuerdo.
    Joan se levantó, cogió una cajita de madera, y sacó una bolsita de té.
    – Sí… — añadió de nuevo a la conversación anterior— El artículo se llama – y con un inglés tremendamente limpio, dijo–: Assesment of grape flavonoids in … ahora no me acuerdo. Está en novedades, de la biblioteca Vegetales. Por cierto, ¿cómo llevas el tema de las mariquitas…?

    Doble cadena

    Doble cadena

    Rafa llevaba ya dos años haciendo su tesis doctoral en biología molecular, un tema que siempre le apasionó. No pensó en ningún momento que la tesis, ni la investigación en general, fuesen tan duras. Obtenía los resultados con cuentagotas, y no era así solo en su caso, en su entorno los ritmos eran similares. Prueba así, no funciona, repite, no funciona; cambia, no funciona; cambia … Había que estar muy motivado, no era cosa de “llegar y besar el Santo”, había que estar psicológicamente preparado para fracasar, y para levantarse con suficiente entusiasmo para seguir luchando. En cualquier caso él lo tenía clarísimo, era lo que quería, incluso aunque tuviera que hacer sacrificios, incluso aunque fueran grandes sacrificios. Tenía poco tiempo para divertirse y estar con su pareja, pero se suponía que eso cambiaría cuando fuese doctor. ¿Seguro? había quien afirmaba que luego era incluso peor (los post-doc, básicamente).
    Su material de trabajo era el ARN mensajero, la molécula “puente” entre la información genética (ADN) y las proteínas, que es lo que da forma a los seres vivos. Sin embargo, a raíz de la pandemia de Covid-19 había empezado a trabajar también con ARN viral. Su laboratorio trabajaba, como tantos otros en ese momento, en un proyecto sobre el coronavirus SARS-CoV2, con el objetivo de colaborar en solucionar el problema que tanto sufrimiento estaba causando. Los coronavirus no son retrovirus, por lo que su material genético siempre es ARN de cadena sencilla, sin pasar a ADN ni integrarse entre los genes del núcleo de la célula.
    Acababa de aislar un ARN que interaccionaba con el ARN viral, y estaba a punto de saber cuál era su secuencia. Convertir ese ARN en ADN y secuenciarlo, le permitiría identificar cuál era el gen que probablemente estaba actuando como defensa frente al virus. No sabía qué tipo de ARN podía ser, ya que en principio no conocía ningún ARN de la célula huésped con esa función. Era uno de esos momentos emocionantes, en el que piensas que tu contribución a la ciencia puede ayudar a mejorar la vida de las personas. Es el objetivo final, debe serlo.
    En cuanto el servicio de secuenciación le enviase los resultados los cruzaría con las bases de datos de genes de todos los organismos, aunque esperaba, lógicamente, que fuera un ARN humano. Unir otra molécula al ARN de cadena sencilla del virus lo convertía en ARN de doble cadena, y esto lo hacía susceptible de ser degradado por proteínas del sistema de inmunidad innata. Tanto su grupo de investigación como otros, habían observado que la variabilidad genética del sistema inmune innato influye en la gravedad de la enfermedad. Algo tiene que explicar porqué para algunas personas es un resfriado y para otras una enfermedad gravísima. Es lo que intentaban explicar en su proyecto.
    Estaba ansioso por analizar la secuencia, miraba el mail cada cinco minutos para ver si había llegado. No podía concentrarse en otra cosa, ni siquiera en lo que haría este fin de semana, uno de los pocos en los que no tenía pensado trabajar. Había pensado descansar, y dedicarlo a estar con su pareja y amigos, a los que tenía bastante descuidados.
    Mira de nuevo el mail: nada. Habla con su compañero de laboratorio:
    -Vladímir, ¿planes para el finde?
    -No, tengo pensado venir al laboratorio. Aunque creo que no estaré todo el día. Vendré un rato por las mañanas y luego descansaré o saldré a tomar algo y dar una vuelta. ¿Necesitas que te haga algo?
    -No necesito nada, me lo dejo todo acabado, me tomaré el finde libre. Si quieres que quedemos llámame.
    Vladímir era ruso, por lo que no tenía aquí a su pareja, ni tampoco amigos que no fueran del trabajo. Solíamos quedar algunas veces, aunque teníamos poco tiempo libre.
    Rafa mira de nuevo el mail: mensaje del servicio de secuenciación. Le late rápido el corazón. Descarga los archivos. Abre uno. Se equivoca de formato. Los nervios. Abre el correcto. Copia la secuencia y la lanza a la base de datos. Esto nunca fue muy rápido, menos si es contra las secuencias de todos los organismos. Termina. Resultado: decepción, genoma de SARS-CoV2. ¿Cómo puede ser? Está seguro de haberlo hecho bien, era ARN de doble cadena. No puede ser el híbrido ADN-ARN que aparece durante la transcripción del virus. ¿Estará el ARN del virus como doble cadena?. No es posible. De repente recuerda algo de la biología del virus. No es virólogo de formación pero se ha puesto al día; en el momento de la replicación puede estar como doble cadena. Bueno, ya sabía que esto de la investigación era así. A levantarse y a seguir peleando, ¡con ganas!.
    -Vladímir, al final vendré el fin de semana , no podremos quedar. ¿Necesitas que haga algo?
    -No, yo también vengo. Nos vemos por aquí.

    Duda atómica

    Duda atómica

    Hasta tercero de la ESO era una estudiante totipotencial, como una célula embrionaria. Se me daban bien las letras y las ciencias, y por eso no había elegido aún el camino por el que me iba a diferenciar. Pero conocí al profesor Fernando, y él determinó mi futuro en cuanto lo vi aparecer con su bata blanca en clase.
    Nos venía a enseñar física y química, materias que en mi mente sonaban abstractas y complicadas. En la primera clase nos dijo que íbamos a aprender los secretos del universo. Aquella afirmación me sorprendió porque yo ya conocía todos los reinos y filos de animales, ¿qué más misterios me podían quedar por aprender? Si le hubieran dicho a mi yo de catorce años que la ciencia no tiene fin, no habría pensado con tanta suficiencia.
    Un alumno le preguntó a Fernando por qué llevaba aquella bata si no se podía manchar de nada, como mucho de tiza. Los rumores decían que no se la quitaba ni para ir al baño.
    —La bata es más que una prenda de protección, es el símbolo de los científicos. Es un orgullo poder llevarla y mostrarla al mundo. Tal vez algunos de vosotros algún día también llevéis una. ¡Espero que os acordéis de mí!
    Puse los ojos en blanco y leí la primera página del libro. El átomo como componente unitario de la materia. Me lo imaginé como una célula, aunque no terminaba de visualizar cómo una célula podía componer un lápiz.
    —Imaginad el átomo como un ladrillo —comenzó el profesor—. Con millones y millones de ladrillos tenemos este libro, la camiseta del chico de la primera fila, ¡incluso las estrellas! Los átomos son lo más pequeño que existe y son indivisibles, no se pueden romper.
    —¿Más pequeños que una hormiga? —preguntaron.
    —¡Millones de veces más pequeño!
    —¿Y cómo son?
    —Esa es la gran cuestión. Ya estáis empezando a pensar como científicos.
    Mis compañeros soltaron exclamaciones de admiración. Yo volví a poner los ojos en blanco, aquel profesor solo hacía espectáculo, pero no enseñaba nada.
    —El primer modelo atómico fue el de Dalton, que describía los átomos como bolitas. Tenemos la tabla periódica, ¿la veis allí? —Señaló la lámina colgada sobre la pared—. Existen todos estos elementos, de átomos distintos que son iguales entre ellos. La unión de distintas bolitas es lo que conforma toda la materia.
    Avancé unas páginas en el libro y vi que el modelo definitivo era el de Rutherford y me apresuré a levantar la mano.
    —Profesor, pero en el libro dice que los átomos no son bolitas sólidas, sino que tienen un núcleo con otras bolitas más pequeñas girando.
    —¡Vaya, alguien que se adelanta! ¿Y tú de quién te fías, de mí o del libro?
    —Debería decir de ti porque eres el profe, pero los libros nunca mienten.
    La clase fijó su atención en el profesor puesto en duda, pero él sonreía calmadamente.
    —La verdadera ciencia enseña por encima de todo a dudar y a ser ignorante.
    —¿Eh? —pregunté sin entender su respuesta.
    —De Miguel de Unamuno, ya lo estudiaréis. Quiero que sepáis que primero tenemos que aprender lo que se sabía en el pasado y, hoy en día, nos lo replanteamos una y otra vez. Seguimos añadiendo granos de arena, pero nunca eliminamos los antiguos.
    —¿Qué es? ¿Una playa?
    Mis compañeros rieron, aunque lo había dicho con mordacidad.
    —Sí, la ciencia es una playa con un océano infinito. Volviendo a nuestros átomos que son bolitas…
    Durante las siguientes semanas, Fernando nos explicó hasta el modelo atómico de Rutherford y comprendí que la idea del átomo se había ido refinando durante el tiempo, pero esta visión del núcleo y los electrones me satisfizo porque lo había visto representado así en The Big Bang theory y en Jimmy Neutrón. Abandoné toda reticencia hacia mi profesor y adoré cada una de sus clases en las que expandía mi visión de la realidad. Incluso empecé a etiquetar la sal y el bicarbonato con sus fórmulas empíricas, para disgusto de mi madre.
    No obstante, no me pudo decepcionar más cuando en el curso siguiente nos volvió a hablar de los átomos. ¿Niveles de energía? ¿Los electrones no giraban todos igual? Y para remate, ¿los electrones eran probabilidades? Me enfrenté a él.
    —¡Fernando! ¿Cómo no nos habías explicado esto antes? Nos has tenido engañados.
    —¿Yo? Nada más lejos de mi intención. ¿Me habrías creído o entendido el año pasado si te hubiera hablado de orbitales?
    —¡Sí! —grité indignada.
    —Pues no dudaste de la veracidad del modelo de Rutherford. Os dije que un científico se apoya en la evidencia anterior mientras duda de ella para llegar a una verdad más refinada. Eso es la ciencia.
    Me quedé sin palabras. ¿Cuánto me quedaba por aprender? Deseé que él me pudiera enseñar a ser científica.

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    Erase que se eran las moléculas de agua. Vivian alegremente entre los cero grados que las congela pasándolas a cubitos de hielo y los 100º que las evapora cual humo. Grados Celsius que no es mal sistema de medida. Así pues, el agua con sus moléculas parecía estar tranquila y feliz en ese estado tan fluido y atemperado, sirviendo para múltiples aplicaciones en la naturaleza del planeta tierra.
    Pero no todo era la armonía que así, mirando a la superficie, pudiera parecernos. Fijándonos en ella nos percatamos de que, en realidad, esta tensa, tanto, que pueden pasear sobre ella aquellos insectos avispados que la conocen bien. Y es que, ha diferencia de los solidos tan unidos y cohesionados siempre, tan apegados, tan juntitos todos sus átomos, la molécula de agua esta consigo misma en un continuo y constante me quiero, no me quiero, me separo, me uno, del amor al “ahí te dejo”, de una manera tan continua, tan cíclica, que su molécula se separa y une una y otra vez en un constante ni contigo ni sin ti, hasta que decide volverse a unir.
    Hay que explicar que dicha molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno, lo que los químicos sesudos llaman H2O. Este, el oxigeno ¡es un elemento! no como todos los demás de la tabla periódica, ¡no! Es un metomentodo sin ningún freno ni control que todo lo oxida o casi todo y aunque esa es otra historia se pasa el día malmetiendo a los dos hidrógenos.
    La cosa es que estos tres átomos que juntos se llaman agua y tanto bien hacen juntos y tanto necesitamos, se separan a cada rato y no cada cual por su lado y a otra cosa mariposa, si no que se despiden en dos bloques: por un lado, el oxigeno con un hidrogeno juntos y en pandilla, formando un Basílico, y por otro lado el otro hidrogeno, que queda un poco perplejo por allí, perplejo, solo y enfadado. Se le conoce como Hidrogenio.
    Cuando son muchos más hidrogenios (H+) que basilicos (OH-) en esa agua, su mal humor es tal que esta se vuelve ácida y ¡como para meter el dedo en ella o beberla!, estaría agria y es tal su mal humor, que hasta se nos quemaría la piel. Tal es la cuestión que lo utilizamos cuando se pone así, para desinfectar superficies de microorganismos, por ejemplo.
    Cuando son más los Basilicos, OH-, el agua se hace básica, vamos, nada sofisticada. Le llaman alcalina y también tiene su carácter y por tanto su utilidad. Ejemplo como desengrasante.
    En ciencia, se mide esta situación de desencuentro en la molécula de agua con tiras de colores y se dice que se está midiendo el PH. La escala va del 1 al 14. Si hay más H+ es agua ácida (del 1 al casi 7) y si hay más OH- es agua alcalina (más de 7 hasta 14). Cuando hay 7, reina la paz y es agua neutra.
    Y así es como en el agua están separándose y uniéndose sus OH- y sus H+, tanto y a tanta velocidad, que a nuestra vista de humanos parece fluida y en calma, pero vista al detalle, tiene una frenética actividad molecular y un PH que podemos cuantificar para utilizarlo en nuestro beneficio. Y…colorín, colorado, ácido o alcalino según el color que resulte cuando lo midamos.


    EL ALUNIZAJE (EL DE VERDAD)

    EL ALUNIZAJE (EL DE VERDAD)


    En La Luna vivían reñidas dos tribus de Selenitas, los Ita y los Eta. Los eta formaban una malvada organización llamada ETA2, eran injustos y esclavizaban a los Ita. Pero fue aquel día en el que, cuando el hombre alunizo en La Luna, el 20 de julio de 1969, en tiempo selenita serían unos 341565732545 its, fue el momento en el cual el General de los Eta decidió unirse a los Ita para combatir la amenaza común.

    Tras esta inesperada unión, reunieron todos los recursos y todas las armas que poseían para la batalla final. Dejaron de lado sus diferencias y lucharon con todas sus fuerzas como una Única Nación para evitar el avance del hombre…

    La batalla fue dura, muchos selenitas cayeron en pocos minutos del tiempo humano. No obstante el hombre fue totalmente derrotado en esos pocos its del tiempo selenita. La atmósfera del clímax… alejada de la muerte y el dolor… era un páramo peculiar a la vez que bello, Itas y Etas ayudándose mutuamente por vez primera, luchando codo con codo con tácticas perfectamente coordinadas, recogiendo al caído sin importar el bando, tratando a los heridos y recogiendo a sus compañeros caídos por igual…

    De este modo evitaron que el hombre pisara más de tres palmos de la luna, espacio donde clavaron la conocida bandera americana. Ya que los dejaron a todos totalmente chamuscados y linchados, haciendo que su huida a su nave, conocida como módulo Eagle, fuese más cómica para los selenitas que épica para los humanos de La Tierra. Y colonización no colonizada, a la vez que está historia… se da por terminada.

    PD: Los hombres no se atrevieron a volver a La Luna hasta el año 3023, por miedo a ser “rechazados” de nuevo por sus habitantes, los Selenitas.


    FIN

    El congreso

    El congreso

    — ¡Por culpa de enclenques como estos estamos perdiendo la guerra contra los humanos! Ahí los tienes, discutiendo sobre nimiedades... Que si la mutación sudafricana combate la vacuna Pfeizer mejor que la inglesa, que si con esta variedad de proteína DarB prevendrán el efecto de degradación de su ADN… ¡Con esa manera de pensar lo único que van a prevenir es la supervivencia de su especie!

    Este individuo con aire de anarquista antisistema sentado a mi lado no modera apenas su tono de voz. Realmente le importa bien poco que haya otro retrovirus intentando disertar en el estrado. Si bien suscribo su opinión, no tengo interés en darle coba.

    — Dos por ciento de mortalidad. ¡Vaya aficionados! Con ese ratio no me extraña que los humanos hayan tenido tiempo de desarrollar vacunas. Prácticamente se lo estaban pidiendo a gritos. Si hubiera sido yo… En 2013 llegué al ochenta por ciento, no hubiera dejado a uno vivo.

    Esta sesión monopolizada por los coronavirus ha finalizado por fin. La siguiente charla promete ser muy controvertida. Se trata de un anciano virus endógeno que se jacta de haber vivido durante cien mil años junto al ADN humano en el núcleo celular. Su tono es el de un iluminado cuando nos recuerda, no sin cierto paternalismo, que nuestro papel como replicadores es simplemente transmitirnos para sobrevivir.

    — Todo lo demás es superfluo —dice—. ¿Para qué toda esta violencia, toda esta carrera armamentística? ¿Para qué esta mentalidad competitiva? No somos nosotros contra ellos. No necesitamos mejorar nuestras armas, ni tampoco entregarlas. Sólo tenemos que cambiar de paradigma. En los cromosomas hay espacio para todos. Tanto los genes humanos como otras muchas especies no tienen problema en acogernos junto a ellos como compañeros de viaje. Siempre y cuando cesemos en esta oposición frontal, nos aceptarán como uno más. ¡Ni siquiera tenemos que codificar nada útil! ¿No entendéis que es la mejor solución para todos?

    Unos murmullos recorren la sala antes de que mi compañero pierda la paciencia. Levanta su sinuoso cuerpo del asiento y le grita al ponente a pleno pulmón.

    — ¡Tú sí que no entiendes nada, insolente judas! ¿Hay espacio para todos en los cromosomas? ¿En qué clase de mundo fantasioso vives? Te crees un profeta que nos salvará a todos, ¿verdad? Lo que eres es un cobarde que decidió desactivarse para que los humanos te permitieran replicarte a su costa. Quizás tuviste suerte pero, ¿en serio crees que los otros genes tardarán en darse cuenta? Sabes tan bien como yo y como todos en esta sala que están empezando a conocer y manipular su propio ADN, ¿crees que vas a poder mantener tu tapadera mucho tiempo? ¡No os engañéis! No somos nosotros contra ellos. Somos todos contra todos.

    Con ese final lapidario me doy cuenta de algo. Este virus sentado a mi lado no es otro que Zaire ebolavirus, una leyenda viva a la altura de referentes como la Viruela o el Marburgvirus. El silencio confirma un acuerdo general entre la audiencia. El virus endógeno se retira posiblemente antes de acabar su tiempo asignado. Ebolavirus se dirige a mí triunfante.

    —¿Lo ves? Todos están de acuerdo. Si yo volviera a tener la oportunidad dejaría la civilización por los suelos. Si hubiera estado yo en lugar de este coronavirus, viajando en avión entre continentes, de boca en boca como van ellos… Te aseguro que los habría aniquilado a todos.

    — ¿Y a quién infectaríamos entonces? —Le replico. Este virus no parece acostumbrado a que otros le lleven la contraria y me mira como si le hubiera insultado— Es más, ¿por qué no lo hiciste cuando tuviste tu oportunidad? ¿Acaso tenías tanta sed de sangre que alertaste inmediatamente a todo el mundo de tu presencia? Sí, debe ser eso. Devoraste todos los órganos que encontraste en tu camino sin poder contenerte, ¿verdad?

    Ebolavirus aparta la mirada por un instante, reconociendo por un instante en mis palabras el pecado al que le arrastra su naturaleza: la codicia. Inmediatamente vuelve a la carga con un ad hominem.

    — ¿Y tú quién crees que eres para hablarme así? ¿Crees que tú tienes la solución a nuestros problemas? ¿Que tú y tu soberbia podéis ganar esta guerra? Ni siquiera sé a qué genus de virus perteneces, ¿seguro que no eres otro infiltrado? ¡Habla! ¡Vamos, sube ahí y dinos quién eres!

    Nuestra conversación ha atraído la atención de la audiencia y la tribuna sigue vacía. Este es un buen momento para darme a conocer. Desde la tarima, me dirijo a una multitud de virus expectantes.

    — Disculpad que no me dirija a vosotros como hermanos, amigos o compañeros. Como el célebre ebolavirus aquí presente ha mencionado antes, todos somos enemigos. Además, existe otra diferencia entre vosotros y yo. La mayoría os habéis preparado para vuestra tarea en centros animales como los murciélagos o los simios y habéis mutado para atacar a un enemigo más poderoso. Otros lleváis tanto tiempo integrados en el ADN humano que ya nadie os distingue de éste. Debo deciros que con toda su asumida importancia, vuestro pequeño congreso es absolutamente inútil. No tenéis la mínima oportunidad contra mí. Yo no soy producto de mutaciones aleatorias. Soy el fruto de un cuidadoso proceso de perfeccionamiento llevado a cabo en un laboratorio. También os equivocáis respecto a los humanos. No son el enemigo ni tampoco vuestro aliado. Tan sólo son los creadores de su propio fin. Yo soy su final.

    El Cuerpo del Mañana

    El Cuerpo del Mañana

    —La tendencia ha vuelto a cambiar: ya no serán rosas y amarillos, sino verdes y azules. Al menos para el cabello. Para los ojos no habrá patrones establecidos, o serán, como de costumbre, excesivamente breves. Lo más seguro es apostar por los tonos claros. Suelen resaltar más. Creo que los labios se mantendrán con su asimetría habitual: superiores carnosos y redondeados, acompañados de unos inferiores más tersos y finos. La nariz, en cambio, se ha vuelto más céntrica que nunca. Aunque siempre agradan las extravagancias, conviene ser especialmente creativo. Un puente prominente y bien recortado, combinado con orificios pequeños y una punta levantada de las que facilitan la respiración, por ejemplo. Para los pómulos es mejor mantener el modelo actual, siempre que lo acompañemos de hoyuelos en las mejillas. A ser posible de cierta profundidad. La piel siempre es una incógnita: hemos pasado rápidamente de tonos pálidos a ocres, y de la uniformidad absoluta al expresionismo más abstracto. Es imposible acertar con el color o la textura, por lo que mejor no hablar de grabados. Aquí lo más apropiado es decantarse por la originalidad, pero sin grandes inventos. Por poner un ejemplo: un tono muy pálido con “brochazos” de pigmentación carmesí sobre los contornos más gruesos, o “salpicaduras de pincel” para decorar los más finos. Si se prefieren a la vista, los antojos deben acabar en el cuello, la nuca o las muñecas. Nunca en el rostro o las manos. En estos, lo efectivo son detalles discretos y poco más. Sobre la complexión, la inclinación general es decantarse por cuerpos esbeltos con una musculatura bien definida. Está comprobado que una ligera desproporción de los glúteos llama la atención, así como de las manos. Pero el equilibrio es delicado, no conviene exagerar. En cuanto a la estatura tampoco es conveniente sobrepasar los márgenes aceptados. Hay quien se aprovecha de la tendencia para rebasar el estándar unos centímetros, pero esta decisión no resulta del todo saludable. Las recomendaciones están por algo. De las partes íntimas no hablaremos. Para eso hay otros asesores con los que también conviene entrevistarse. Por último, está la cuestión más delicada y circunstancial: la edad. Para mantener el máximo grado de belleza, lo ideal es mantenerse dentro del rango de máximo rendimiento estético. Pero hay un factor a tener en cuenta: debemos saber si queremos conservar la carga genético o no. Los genes adjudicados por herencia suelen ser caprichosos e impredecibles. Podrían desplazar ligeramente los rangos de máximo rendimiento estético, aparte de causar otros efectos no deseados.
    —¿Qué recomienda en mi caso?
    —Yo siempre recomiendo dejar atrás el pasado y archivar la carga heredada como recuerdo.
    —Podría empezar completamente desde cero, pero, ahora que lo pienso, no ha dicho nada de la cuestión sexual. ¿Qué marca la tendencia al respecto?
    —Es mejor ser prudente y no sexualizar nuestro cuerpo de manera categórica.
    —Pero, durante mi última encarnación pude ver mujeres y hombres claramente definidos.
    —Solo en apariencia. En realidad, se trata de meras personalizaciones superficiales.
    —Comprendo —meditó la voz un instante—. Creo que necesitaré algo de tiempo para decidirme.
    —Naturalmente. Si le parece, podríamos empezar por esbozar una imagen humana cualquiera y la vamos personalizando progresivamente. Así podrá visualizar mejor su cuerpo del mañana.

    El día en que el calor del hogar alteró el acervo

    El día en que el calor del hogar alteró el acervo

    La madre tomó a la pequeña Heidelbergensis del brazo y con un rápido y calculado movimiento, la cabalgó sobre su espalda con las piernas alrededor de la cintura. Luego, con jirones de piel de venado, la sujetó fuerte contra su cuerpo.
    —Un día de estos vas a tener que soltar a esa cría —le dice una mujer al cruzarse con ella.
    La madre no responde y se adentra en el bosque con su hija sobre el lomo. Al atardecer regresa con la alforja llena de tubérculos y varios roedores colgados de la cintura.
    Hace tiempo ya que el clan robó el fuego a los dioses. Desde entonces, les aterroriza que se extinga la llama y volver a ser víctimas de los depredadores y del frío. Para que eso no pueda suceder, tanto machos como hembras, se turnan para cortar madera y avivarlo sin descanso.
    La madre se sienta junto a los miembros del clan que, al ponerse el sol, se amontonan en la entrada de la cueva, cerca del fuego, para entrar en calor y contar historias. La madre, piensa que ese es un buen momento. Desata de su espalda a la pequeña y la coloca con delicadeza a su lado entre pieles.
    —Como habréis visto, pronto no podré llevar conmigo a la niña¬—dice mirando a la pequeña con ternura¬.
    —Esa cría ya tendría que poder andar hace tiempo — dice el más anciano.
    —Es un ser deforme y monstruoso que nunca va a poder cazar ni dar hijos —dice otro.
    La madre los deja hablar mientras desuella a los conejos, los empala en una vara y los coloca sobre las brasas.
    — Será una carga para todos nosotros — dice una mujer mientras husmea con su narizota la carne asada.
    —Hay que abandonarla, sin más, como hemos hecho siempre —sentencia otra.
    —Esta criatura es un engendro, pero es uno de los nuestros y este es su hogar. Así lo han querido los dioses— dice un hombre que acababa de incorporarse al grupo y que posa una mano sobre el hombro de la madre.
    La mujer no había vuelto a pronunciar palabra. Se había limitado a escuchar y a repartir entre los presentes la sabrosa carne.
    —Todos tenéis razón, pero no puedo dejarla morir— dice de pronto la madre, tomando a su hija entre sus brazos acariciando el torcido cráneo de la pequeña—. He pensado que, a cambio de la carga que pueda suponer su cuidado para el clan, yo me encargaré de mantener el vigor del Dios del fuego encendido.
    Hubo un largo debate durante días, nunca se había hecho nada parecido. La prioridad había sido siempre la supervivencia del grupo. Sin embargo, había llegado el momento para que la madre y su cría desvalida alteraran el acervo de la tribu.


    En la sierra burgalesa de Atapuerca se halló el cráneo de una niña de Homo heidelbergensis que vivió hace 530.000 años. La niña padecía graves alteraciones morfológicas, diagnosticadas hoy como craenosinostosis, una enfermedad que provoca un retraso psicomotor. La niña tenía entre diez y doce años al morir.

    EL GRAN VIAJE DE LOS ELECTRONES

    EL GRAN VIAJE DE LOS ELECTRONES

    Alba estaba muy emocionada, aquella noche apenas había podido dormir. El día que llevaba tanto tiempo esperando había llegado. Su clase tenía una visita a uno de los lugares más mágicos que ella nunca podría haber imaginado, el sincrotrón Alba. Desde muy pequeña, su pasión por las ciencias era abrumadora, inclusos sus padres, se sorprendían de la capacidad de su hija por aprender cosas nuevas en ese ámbito.
    El despertador sonó varias veces, pero Alba se hizo la remolona y no se levantaba. Su madre tuvo que ir a despertarla a su habitación.
    - ¿Alba, estás bien?
    - Sí.
    - Hija, son las 8:00, hora de levantarse para ir al colegio.
    - Voy mamá, Alba dio un salto y en 5 minutos estaba preparada, estaba tan nerviosa que apenas no había podido dormir durante aquella noche.
    - Tranquila Alba, la visita irá muy bien y tú y tus compañeros os divertiréis mucho.
    - Gracias mamá.
    Alba cogió su mochila y salió decidida a pasar un día lleno de aventuras.
    La llegada al sincrotrón fue muy rápida, todos estaban en fila y en silencio esperando para entrar. Alba estaba la tercera de la fila con sus dos mejores amigos: Cristina y Joan, eran inseparables y cuando de ciencias se trataba eran los más aplicados de la clase.
    Los recibió una chica muy amable que los llevó al interior del recinto donde se encontraba el sincrotrón. Les mostró un par de maquetas a pequeña escala con las que les explicó que era la luz sincrotrón y para que se utilizaba. Llegó la ronda de preguntas y Alba contestó:
    - “la luz es un tipo de onda electromagnética que se propaga a través de la materia y a través del espacio vacío”
    - Muy bien Alba, dijo la profesora.
    Siguieron caminando por la sala hasta que se pararon en un poster en el que pudieron observar el espectro electromagnético, en el que estaban representadas todas las radiaciones, desde las ondas de radio hasta los rayos gamma, como todos ellos sabían - el sincrotrón utilizaba para los experimentos que allí se llevaban a cabo la radiación de rayos X hasta la radiación infrarroja.
    A continuación, había una gran sala en la que por fin pudieron ver el gran acelerador de partículas. Alba, Cristina y Joan se quedaron largo rato admirándolo, apenas unos minutos después se encontraban los tres solos en la gran sala. No se escuchaba nada y no tenían idea de por donde habían seguido la visita sus compañeros. Decidieron dirigirse hacia la izquierda y encontraron una gran puerta abierta, entraron y al momento se encontraban en un lugar totalmente diferente en el que apareció un pequeño ser redondito con un signo negativo en el centro. Los tres niños se sorprendieron y se miraron viendo que ellos mismos tenían el mismo aspecto.
    - Hola amiguitos, ¿Cómo estáis?
    - Cristina y Joan no cambian en su asombro. En cambio, Alba estaba encantada.
    - Disfrutar del viaje y espero que no tengáis miedo a la velocidad.
    Alba fue la primera en ser propulsada siguiendo al nuevo amiguito que habían encontrado allí dentro. De golpe Alba dio un gran grito, al cual le siguieron los gritos de Joan y Cristina que como bien Alba dedujo venían detrás de ella impulsados a gran velocidad, ellos 4 formaban un paquete de electrones que circularían durante un largo tiempo por el acelerador de partículas.

    El circuito a través del que se movían Alba y sus amigos estaba formado por unos grandes imanes de color azul (imanes de direccionamiento dipolares), que cada vez que pasaban por ellos les redirigían para que siguieran en la misma curvatura del anillo en el que se encontraban. Muy cerca de estos imanes, se encontraban los imanes deflectores cuadripolares, éstos eran de un color beis clarito y servían para concentrar el haz de luz, por lo que cada vez que pasaban por ellos los cuatro amiguitos resplandecían como una estrella. Por último, entre los imanes había unas zonas de aceleración (formadas por cavidades de radiofrecuencia y campos eléctricos) que hacían que en ningún momento perdieran velocidad. Además de sentirse un tanto mareados de tanta vuelta a velocidad increíblemente alta, casi a la velocidad de la luz, se sentían encantados. Después de unas cuantas horas dando vueltas fueron proyectados hacía un tubo en el que se mantuvieron unos segundos hasta ser enfocados por un pequeño aparato del que brotaron con un gran brillo, de forma pulsada (con los cuatro amiguitos como un paquete emitiendo un pulso de luz), de forma polarizada incidiendo como rayos X en la proteína que tenían delante. En ese mismo instante Alba escuchó un gran estruendo dándose cuenta que el despertador no paraba de sonar en su mesita de noche, se despertó y se dio cuenta que todo había sido un sueño.

    El huevo de Schrödinger

    El huevo de Schrödinger


    La Universidad Hebrea de Jerusalén es la institución que custodia los más de ochenta mil documentos personales que Albert Einstein legó a ese centro. Un número indeterminado de originales, no obstante, permanece en manos de particulares; como una carta que dicha entidad compró en 2010 por mil ochocientos dólares antes de que saliera a subasta: fechada en 1925, Erwin Schrödinger la había escrito al físico alemán desde el sanatorio de Arosa (Suiza), donde se recuperaba de su enésimo brote de tuberculosis.
    Este es un fragmento de su contenido:

    /…/
    Permítame ahora, apreciado Albert, que me desvíe un instante de las disquisiciones cuánticas con las que le estoy atormentando en esta carta, para hablarle de algo que, en mis delirios febriles, creo que está más relacionado de lo que parecería a primera vista con los debates existenciales que ocasionalmente nos enfrentan. Y para ello he de remontarme a un breve acontecimiento de mi infancia.
    Cuando era pequeño, en mi casa se celebraba la Pascua de manera significada, hecho comprensible siendo mi madre luterana y mi padre católico y muy cumplidores ambos en cuanto a festividades religiosas se refiere. Yo tendría unos seis o siete años y recuerdo que me llevaron con ellos a la reputada pastelería Gerstner, en el centro de Viena, para adquirir el tradicional huevo de chocolate. Nos atendió, lo supe tiempo después, Anton Gerstner, su fundador y amigo de la familia y que, ya mayor y retirado, seguía acudiendo al establecimiento regentado entonces por su hijo. Aquel año, pienso ahora que quizá para aumentar las ventas y remontar la crisis económica que asolaba Austria y Europa entera, el hombre había tenido la feliz idea de introducir, dentro de cada huevo, una figurita de barro cocido relativa a diferentes personajes de los cuentos de los hermanos Grimm, que por aquellos días gozaban de cierto resurgimiento debido a una edición con muy buena acogida popular; no por los relatos en sí, sino por las ilustraciones que los acompañaban y el nombre de cuyo autor no recuerdo en este momento [1], pero que a mí me fascinaban. Escogí el cuento de Los Músicos de Bremen, porque era con el que estaba aprendiendo a leer. La estrategia del señor Gerstner, claro, consistía en obligar al cliente a comprar varios huevos, cuatro en mi caso, ya que los protagonistas eran un burro, un gato, un perro y un gallo. Pero aunque mi familia era adinerada, mis padres intentaban educarme en la contención y la austeridad, algo paradójico teniendo en cuenta el lujoso local en el que nos encontrábamos. No compraremos los cuatro, Erwin; escoge uno, me dijo mi padre que, a pesar de mis súplicas, se mostró inflexible. El señor Gerstner, al ver mi decepción, se agachó con no poca dificultad hasta mi altura y me dijo: «Piensa que, elijas el que elijas, no sabrás qué animal es el que se oculta en su interior; así pues, estarán los cuatro mientras no lo abras». Quedé mesmerizado por la magia de aquel argumento y me pasé la mañana del Domingo de Resurrección debatiéndome entre romper o no la cáscara de chocolate. Naturalmente, sucumbí a mi curiosidad infantil. El huevo contenía un gato, animal por el que, debido a su carácter hermético, siempre he sentido atracción y rechazo a la vez.
    Ignoro por qué, entre las fórmulas y ecuaciones con las que me paso las horas peleando, aparece con recurrencia ese hasta ahora olvidado episodio de mi vida; pero el instinto, quizá espoleado por la fiebre, me sugiere que la metafísica explicación del señor Gerstner ha de tener un papel en estos debates con los que nosotros, científicos brillantes pero pobres filósofos, pretendemos comprender el universo subatómico como si se rigiese con las mismas leyes que el mundo que nos rodea.

    [1] Robert Leinweber (N. del T.)


    El implante digital

    El implante digital

    - ¡Qué tal, Jesús! ¿Cómo va el desarrollo de la inteligencia artificial? - Se interesó, su jefe, Mario.

    Hace 3 meses la empresa había recibido un encargo para diseñar un parque submarino. La idea, de un parque de atracción submarino, era fantástica; sería “la bomba”. Todo el mundo querría ir. Tan solo había un problema; la multitud de cálculos técnicos de construcción y de funcionamiento. Un montón de horas de estudio y trabajo, en principio el proyecto parecía inviable.

    - ¡Bien, bien! Espero tenerlo todo preparado para realizar las primeras pruebas mañana.- comentó Jesús sin apartar la mirada de los monitores de trabajo.

    La empresa, un despacho de arquitectos, se dio cuenta enseguida que no podría realizar el trabajo, al menos, siguiendo los métodos normales. Cabía, no obstante, la posibilidad de “digitalizar” a los trabajadores. Muchas empresas ya habían realizado este cambio, logrando sorprendentes mejoras en la producción. La digitalización de un trabajador era muy rápida. En menos de 24 horas la empresa “Digitalneuro” realizaba la conexión del implante digital. El verdadero problema era convencer a los trabajadores para dar el paso.

    - ¡Perfecto! Los datos sobre materiales y posibles emplazamientos del parque, también, estarán listos para mañana. - contestó el jefe al mismo tiempo que daba unas palmaditas en el hombro de Jesús.

    - ¡Genial! Mañana podremos introducir esos datos y así podremos ver la recreación virtual de los posibles parques - añadió Jesús.

    Jesús estaba exultante. Había valido la pena asumir los riesgos de hacer el cambio. Atrás quedaron sus temores cuando la empresa le planteó multiplicar sus capacidades intelectuales. No era de los primeros que realizaban este cambio y la empresa, además, aseguraba que era seguro. No obstante habían rumores de que se habían producido muertes por sobreestimulación del cerebro. Los únicos problemas que reconocía la empresa eran leves problemas para dormir o dolores de cabeza raramente persistentes.

    Otro inconveniente, aunque Jesús no era tan consciente, era el del espionaje industrial.Todo, lo que hacía Jesús, quedaba registrado por el implante y este estaba conectado a Internet. Aunque había medidas de seguridad, siempre estaba la posibilidad que un hacker las violara, y pudiera acceder a datos, no solo, de la empresa sino de todas las vivencias de Jesús.

    Finalmente, obviando todos estos problemas, Jesús se decidió, sabía que si no hacía el cambio, la empresa buscaría otro ingeniero informático dispuesto a hacerlo y él se quedaría sin trabajo. Así, aún habiéndose visto abocado al cambio ahora se sentía complacido y no solamente por su éxito en el trabajo sino también por todas las habilidades a nivel personal que había ganado gracias al implante. Había ampliado en general todas sus capacidades; tenía el razonamiento de una mente humana y el poder de cálculo, memoria y conectividad de un ordenador. Así podía hablar infinitos idiomas, disponía de memoria prácticamente infinita y acceso directo a toda la información de Internet.


    - ¡Muy bien! Cuando acabes nos vamos a celebrarlo si te parece bien. - Mario, el jefe, estaba contento, veía como su pequeña empresa en poco tiempo, podía codearse con las más grandes. Este proyecto les iba a proporcionar fama y riqueza.

    - ¡Genial! Voy a ver si me puedo dar un poco de prisa- Contestó Jesús viendo por el cristal de la oficina como empezaba a llover.

    De repente, un rayo cayó en el edificio y la luz se fue durante 5 minutos.

    - ¡No pasa nada! El ordenador hace las copias de seguridad cada 2 minutos.- Comentó Mario iluminando el lugar con la luz de su móvil.

    Una vez vuelta la luz al edificio.

    - Ya ha vuelto. Ahora sólo tengo que reiniciar el ordenador. ¡Me pide actualización del implante! Bueno, tan solo llevará 2 minutos.- Jesús confirma la descarga de la actualización y su instalación.


    Una vez instalada la actualización, el implante deja de funcionar y a continuación aparece el siguiente mensaje centelleante en la pantalla del ordenador:

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    IMPLANTE ANULADO
    GRUPO de acción HUMANISTA


    Cualquier intento de restablecer el funcionamiento del implante provocará
    el colapso del cerebro del huésped.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    El infinito que no cabía dentro de sí.

    El infinito que no cabía dentro de sí.

    Al Hotel Alef-Cero, famoso por sus infinitas habitaciones –de ahí su nombre-, llegarán para asistir a un Congreso todos los habitantes de Ciudad Singular, una minúscula aunque enigmática urbe cuyas fronteras se extendían a lo largo de un segmento de longitud unidad, vamos, lo que cabe entre dos marcas de una regla centimétrica. Los singulares eran literalmente infinitos; tan numerosos y sociables que gustaban de ser apodados los Continuos; no era fácil separarlos y siempre iban juntos a todas partes.
    El gerente del hotel, Mr. Dedekind, dispuso que se habilitara una habitación para cada uno de los singulares. Aprovechó la ocasión para volver a relatar el día en que alojó a la infinitud de señores Zahl, todos ellos nacidos mellizos; y recordó aún con más satisfacción la ocasión en la que, ante el estupor de todos, consiguió hospedar a todos los aristócratas Racionales, de los que se decía que eran densos.
    En el Hotel trabajaba de botones Cantor, un joven disperso, con una mente ávida por inventar, que se pagaba los estudios de matemáticas con este trabajo. En múltiples ocasiones había ayudada a Mr. Dedekind con las cuentas y las reservas. Cantor preocupado, se acercó a su jefe y le dijo:
    - Disculpe, pero creo que no va a ser posible alojar a todos los señores singulares.
    - ¡Cómo que no! atajó Mr. Dedekind. ¿Acaso no sabe usted que nuestro hotel dispone de infinitas habitaciones? ¡Exactamente Alef-cero! -recalcó.
    - Sí, ya sé... pero las cosas no son tan sencillas... no sabe usted cuán numerosos son los habitantes de Singular. Si me permite, le convenceré de lo que digo.
    - Adelante, adelante, si así se queda usted satisfecho. Le escucho.
    - Veamos. Cada singular tiene un número identificativo único que se le asignó cuando nació y que le diferencia de sus conciudadanos, su NDI.
    - Así es, en efecto.
    - Y usted también sabrá que todos los NDI siguen el mismo patrón: una expresión decimal sin parte entera tan larga como sea necesaria. Ya sabe, decimales del tipo “cero y coma”. Usted dice que puede alojarlos a todos ¿no es así?
    - ¡Cierto!
    - Pues imaginemos que usted tiene razón y que ya tiene instalado a cada huésped singular en su correspondiente habitación.
    -¡Ve cómo al final me da la razón!, replicó entusiasmado Mr. Dedekind.
    - ¡No tan deprisa! Sólo he dicho imaginemos. Voy a demostrarle que eso no es posible encontrando un singular, que llamaré Mr. Diagonal y que no estará en su hotel. Así me dará la razón.
    - ¡Por supuesto! Pero es absurdo. ¿Qué parte de infinitas habitaciones no ha entendido?
    - Supongamos que el NDI del huésped alojado en la habitación 1 fuera el 0.468211532... Su primer dígito decimal es el 4. Mr. Dedekind, dígame un número distinto del 4.
    Le dijo el 6 y Cantor anotó en su libreta 0.6.
    - Supongamos que el NDI del huésped alojado en la habitación 2 es 0.1563315... Su segundo dígito es el 5, así que Mr. Dedekind, escoja un número distinto de 5.
    - El 4.
    Y Cantor anotó ahora 0.64.
    -Ahora vayamos a la habitación 3.
    -Sí, ya se... Ahí se ha alojado el singular con NDI 0.56847216.... y como su tercera cifra es el 8, usted quiere que la cambie, por ejemplo, por el 2...
    -En efecto. Veo que entiende por dónde voy -dijo Cantor anotando 0.642...
    -Estará usted conmigo que este procedimiento podemos realizarlo habitación tras habitación.
    -Obviamente.
    -Pues ya he terminado.
    -¿Cómo que ya ha terminado? ¿Qué tiene esto que ver con mis huéspedes? -preguntó irritado Mr. Dedekind.
    - Muy sencillo. Según lo visto, podemos construir el NDI de Mr. Diagonal 0.642... que no se hospeda en la habitación 1 porque su primer decimal es distinto del huésped allí instalado. Tampoco puede ser el NDI del que ocupa la habitación 2 porque se distinguen al menos en el segundo decimal, ni puede ser el de la habitación 3, ni el de la 4, ni el de... ¡ninguna! Convendrá que Mr. Diagonal no es ninguno de los huéspedes que usted tiene alojados y en cambio, es ciertamente un ciudadano de Singular. Por lo tanto, hay más singulares que habitaciones tiene su hotel.
    - De modo que...
    - Sí, de modo que por muy infinito que sea el número de habitaciones de su hotel, deberá enviar un fax urgente a Ciudad Singular para lamentar la imposibilidad de acomodarles a todos.
    - En mis alef-cero habitaciones ¿al menos podría alojar a la mitad de los singulares?
    - Imposible. Ni con dos, ni con tres hoteles iguales podría alojar a los habitantes de Singular, de tantos como son...
    -Me ha dejado usted helado. ¡Es Increíble! Y pensar en lo pequeña que es su ciudad, apenas una marca en una recta.

    El Juicio de la Eternidad

    El Juicio de la Eternidad

    Los Juicios son, sin lugar a duda, los acontecimientos que mayor interés despiertan en los ciudadanos de Sampo. Los habitantes de este planeta, devotos a su fé, intentan descubrir nuevas verdades que les ayuden a discernir sobre la veracidad de los hechos del mundo en el que habitan. Se cree que el día en el que demuestren toda verdad contenida en los Santos Axiomas, podrán trascender y coexistir con el pueblo divino.

    Actualmente la civilización de Sampo se encuentra dividida en imperios. En cada imperio surgen pueblos cuya cultura se genera alrededor de un campo de la verdad. Cuando se funda un nuevo pueblo se establecen una serie de fueros que sus habitantes no pueden cuestionarse. Los habitantes de estas localidades dedican su vida a exprimir toda verdad contenida en sus leyes generadoras. Las ceremonias en las que se formaliza una nueva ley, son conocidas como Juicios.

    El acontecimiento que trataremos en el presente texto es conocido como el Juicio de la Eternidad, el Juicio más divulgado del que es, quizá, el pueblo que más fama goza actualmente: el Ducado de las Máquinas.

    Como en todo juicio contemporáneo, se presentó el alegato al comienzo. En esta ocasión se determinaría la existencia de la máquina detectora de bucles (conocida en el contexto del Juicio como D'Tec). Esta máquina sería capaz de determinar si una máquina dada acabaría el procesamiento de un orbe antes del colapso solar o en su defecto, determinaría que esa máquina dada no acabaría nunca de procesar el orbe. La existencia de tal máquina supondría un avance notorio para los habitantes de Sampo pues podrían determinar de forma objetiva si utilizar o no ciertas máquinas para procesar ciertos objetos.

    En este Jucio se partió de la creencia de que dicha máquina pudiera existir. De los primeros testimonios se llegó a la conclusión de que si D'Tec existiera, también lo haría una maquina denominada en la corte como notD'Tec. Esta máquina procesaría el mismo tipo de materia: una máquina condensada en un orbe y cualquier otra materia condensada en un segundo orbe. Respecto al comportamiento teórico de notD'Tec es sencillo de enunciar: si D'Tec daba una respuesta afirmativa, notD'Tec iniciaría un bucle sin fin, mientras que si D'Tec daba una respuesta negativa, notD'Tec no realizaría ningún procesamiento extra sobre la materia de entrada.

    Este resultado por si solo no pareció aportar nada nuevo a la cuestión. Lo realmente interesante vino en la siguiente ronda de testimonios donde se resaltó el hecho de que las máquinas pueden procesar otras máquinas contenidas en un orbe y por ende la segunda entrada de D'Tec podría ser otra máquina. Además este resultado se podía extrapolar a notD'Tec.

    Otro testimonio clave fue el que se recordó que, dado un orbe cualquiera, se podía crear una máquina que lo clonara, devolviendo esta dos orbes con materia contenida idéntica. Con eso como base se presentó la siguiente máquina teórica al acta del juicio: metaD'Tec.

    A estas alturas del Juicio cabría pensar que no se estaba llegando a ningún avance. Pero metaD'Tec traía la clave que permitiría dictar sentencia. Esta ultima máquina solo tomaría como entrada una única máquina condensada en un orbe, replicaría el orbe para tener dos copias del mismo y procesaría ambos orbes, original y copia como lo haría una notD'Tec.

    En resumen dada una máquina condensada en un orbe, metaD'Tec iniciaría un bucle sin fin si la máquina a procesar se procesaría a si misma antes del colapso solar o por el contrario, finalizaría su proceso si la máquina de entrada no pudiera procesarse a si misma antes de la llegada del colapso solar.

    Cuando metaD'Tec pasó a formar parte del Acta del Juicio, gran parte del público enloqueció. Sabían lo que venía después. El Maestro de la Logia dio fuertes golpes con su mallete pidiendo silencio en la sala. Por mucho que insistió, no fue capaz de controlar los murmullos del público. Al fin y al cabo sabía que el Juicio estaba próximo a su conclusión. Cedió la palabra al fiscal y este le preguntó:

    - ¿Qué cree su Señoría que ocurriría si metaD'Tec intentara procesarse a sí misma?

    Tras un breve silencio sepulcral, el público enloqueció. No se distinguía si los gritos eran de euforia por la elegancia del fiscal o eran lamentos por lo que esa simple pregunta implicaba…

    Así pues, el Juicio de la Eternidad acabó dictando sentencia sobre todo aquel que afirme estar o haber estado en posesión de una máquina de las características anteriormente relatadas. Ergo, cualquiera que afirme poseer o haber poseído una máquina capaz de determinar si una máquina dada podrá o no procesar completamente un orbe dado, antes del colapso solar, se le conocerá públicamente como un detractor de la verdad.

    El menú de cada día.

    El menú de cada día.

    Un día cualquiera en una cocina de un piso de un barrio de trabajadores de una gran ciudad. Es la hora de la cena y madre e hijo, están sentados en la mesa delante de un plato con unos “nuggets” de pollo, pan de molde y refresco de cola para acompañar. Ni rastro de fruta, como mucho un yogurt de sabor “fresa”. Al acabar, el hijo se levanta y se va ver un poco la televisión hasta que acabe su madre de limpiar la cocina y acostarse junto a ella. Junto a ella, literalmente ya que el piso es tan pequeño que el niño, no tiene habitación propia.

    Tan pronto como se dan las buenas noches, el niño cae rendido bajo las riendas de Morfeo. Está muy cansado pues se ha pasado la tarde tratando de parar los goles del equipo del colegio de enfrente. Su sueño es ser futbolista y jugar en la posición de delantero-lateral, pero su condición de niño obeso le reduce a la posición de portero. Su obesidad (está por encima del percentil 95, a sus 10 años) le impide correr como sus ídolos futbolistas, puesto que si lo intenta, a los pocos metros, empieza a tener flato y/o faltarle el aire.

    Su madre procura llevarlo a las revisiones del pediatra, pero todos los intentos de éste y de su endocrino, para el que ha tardado mucho tiempo en conseguir cita por la seguridad social, no han conseguido que el niño baje de peso. A pesar de todo, por ahora según las últimas analíticas realizadas, no presenta ningún parámetro bioquímico que lleve al pediatra a diagnosticarle diabetes mellitus tipo I, ni dislipemia, ni síndrome metabólico ni ninguna otra patología de comorbilidad junto a la obesidad. Sin embargo, para su pediatra figura en la lista de seguimiento crítico por las características corporales (luce una barriga bien prominente) que presenta y las condiciones socio-económicas que le rodean.

    Después de darle las buenas noches a su hijo, la madre se da la vuelta y permanece despierta durante un buen rato, sin dejar de pensar en que lleva dos recibos de la hipoteca devueltos por el banco. Su trabajo como limpiadora en el hospital apenas le proporciona los ingresos suficientes como para pagar el piso, los servicios esenciales (luz, gas, electricidad, teléfono…) y los requerimientos de libros, material escolar, vestimenta y zapatos que requiere su hijo para asistir a clase como el resto de sus compañeros. Desde hace un tiempo, compagina su trabajo con otro como limpiadora de oficinas de banco pero son pocas horas y los ingresos escasos. No sabe de dónde sacar más dinero, así que lleva tiempo ahorrando en la cesta de la compra.

    No sólo aprovecha las ofertas de los supermercados, sino que además para ahorrarle tiempo, su cesta se llena de productos ultraprocesados o de gama V, con algún que otro alimento de gama III o IV, además de los básicos como la leche, los huevos y alguna que otra conserva vegetal y animal. Los de gama I, los frescos, por mucho que ha mirado en mercados y supermercados (y mira, pareciendo que cada vez aumentan más los precios) no puede comprarlos, pues supone un gasto extra y además su hijo, tiene el gusto sesgado hacia los productos industrializados. Todo lo que llega de la huerta o del árbol, le sabe “diferente”. Y ella, sabiendo que no le hace nada bien a su desarrollo y crecimiento, hace que mira para otro lado para no desperdiciar alimentos que ni puede permitirse y tirar hacia adelante, ofreciéndole al menos algo de comida tres veces al día.

    En sus fases REM, ambos sueñan con lo que más ansían en la vida. El hijo, con ser un futbolista reconocido mundialmente, la madre con un trabajo indefinido, una nómina acorde a sus horas de trabajo y una casa propia, en la que disfruta del tiempo libre sin preocupaciones de su hijo, libre de cualquier peligro de enfermedad metabólica o cardiovascular.

    Suena el despertador. Son las 06.00 a.m. La primera en desperezarse es la madre, acostumbrada a ese horario. Se levanta con cuidado, se asea, se viste y toma un desayuno frugal (un poco de leche y unas galletas). Ya está preparada para afrontar otro día más, con todos los problemas y la esperanza de que algo suceda que haga cambiar su situación. A las 08.00 a.m. despierta a su hijo, le dice que se asee, le deja la ropa que debe ponerse encima de la cama y le prepara el desayuno: un bol de leche con cacao soluble y cereales del desayuno. Para el recreo, lleva unas galletas rellenas de chocolate. El niño termina el desayuno, recoge la mochila, se despide y va en bus hacia el colegio, con la esperanza de poder correr por la banda sin ahogarse.

    El método emotivo

    El método emotivo

    Vera leyó las primeras líneas, quería acabar de escribir aquel artículo antes de que empezase el verano.
    Había sido un año muy raro hasta el momento y trataba de concentrarse, aunque a veces le pareciese una tarea casi imposible.
    El artículo seguía la estructura tradicional:

    - Resumen / "Abstract":
    (Pasó por encima el resumen que había leído ya miles de veces. Esas palabras, 250, que condensaban la historia de cómo se habían conocido sus padres)

    -Introducción:
    Poniendo a los lectores en antecedentes del origen de cada uno de sus progenitores. Cada uno de una parte diferente del mundo. La historia de cómo sus abuelos habían sobrevivido a distintas penalidades. Todos ellos habían salido adelante y habían dado a cada uno de sus padres no solo una buena vida y adecuada educación sino también todo el cariño y el afecto que necesitaban y merecían.
    La justificación el propósito y quizás el destino también se presentaban en este apartado.

    -Materiales y métodos:
    Esta parte, en la que se especifica cómo y dónde se conocieron. Como la cantidad adecuada de comida y vino en una fiesta en la universidad propició el que empezasen a hablar. La química corporal, las hormonas, las leyes de las relaciones sociales hicieron el resto. El proceso de enamoramiento había comenzado y les llevo a amarse y quererse estableciendo una historia de amor consolidada.

    -Resultados:
    5 años, 3 meses y 5 días después nació Vera. Después de 40 semanas de embarazo de su madre y cesárea mediante.

    -Discusión:
    Cabe destacar que en el caso de la relación de sus padres Vera no fue el único resultado. Hubo muchos otros, pero ella es el único que se puede demostrar, medir y cuantificar por el método científico. La cantidad de risas, buenos momentos, caricias, paseos, miradas cómplices es algo que no se puede reflejar en este estudio. Ha habido otros grupos que han intentado reproducir este estudio, pero dada la singularidad de cada historia de amor los resultados son variables...Más investigaciones como esta serán necesarias para alcanzar conclusiones sólidas.

    Vera suspiró, siempre le había resultado complicado ceñirse a escribir en una estructura tan rígida, se sentía más cómoda y libre con la poesía. La ciencia es la poesía de la realidad (Dawkins R).
    No estaba nada convencida de que la revista aceptase su artículo. Tampoco sabía con certeza si conseguiría financiación para seguir investigando. Sin embargo, de una cosa estaba segura, sin ciencia no habría futuro y tenía claro que la ciencia la hacen las científicas y científicos como ella que son ante todo personas, seres emocionales movidos por una fuerza tan irracional y poco tangible como el amor.

    El milagro de la ciencia

    El milagro de la ciencia

    A María le desconciertan los resultados cuando abre el sobre, mucho más que
    aquellos que le leyeron hace doscientos años. En ellos se especificaba de forma
    despiadada: tumor en etapa IV, metastásico. Las pupilas titilantes de su padre, el
    célebre Doctor Serrano, le dijeron el resto: esperanza de vida seis meses.
    —Suficientes para criogenizarse y despedirse —confirmaron los eruditos.
    Un escalofrío le recorre la columna al evocarlo. Aquella remota mañana, mientras
    introducían su cuerpo en nitrógeno líquido a –196C, las preguntas se fueron
    congelando con ella: ¿Merece la pena existir sin aquellos que amas? ¿Se puede decir
    que has vivido sin haber alcanzado la mayoría de edad? Ahora con doscientos
    diecisiete años se responde que tiene muchos por delante para descubrirlo.
    La joven inspecciona su futurista habitación y reconoce que es un bonito gesto que
    la empresa Cryon Universe haya decorado la estancia al estilo ochentero. Incluso han
    tenido el detalle de enviarle una carta por correo postal en lugar de un holograma.
    María baja la mirada y relee incrédula el documento: test de embarazo positivo.
    Imaginado un futuro en el que ya no estará sola, hurga en su memoria para recordar
    qué sucedió la última vez que una virgen se quedó embarazada.

    EL MISTERIO

    EL MISTERIO

    1799: Se cuenta que Napoleón Bonaparte entró a la pirámide egipcia de Keops. Se dice que ahí durmió una noche entera y vio cosas que jamás contó a nadie. Un año antes ya había visitado las pirámides junto a un equipo de biólogos y científicos. La idea era investigar las pirámides. Pero era más que eso. Se dice que dentro de la gran construcción de Keops, Napoleón encontró un secreto. Algo que los egipcios habían heredado de los sumerios en la antigua Mesopotamia y estos a su vez de algún pueblo nómada que quedó perdido en los recovecos de la Historia. Fuese como fuese, el caso es que Napoleón, aquella noche en que durmió solo, fue capaz de trascender lo que él entendía por “conocimiento”. De ese suceso vivido jamás dejó algún escrito. O eso se suponía. Hay quienes dicen que sí divulgó su experiencia a alguien. A José Bonaparte, su hermano. Incluso hay quienes dicen que el apelativo de “Pepe Botella” con que se le conoció a este, no fue por su bajo porte, sino porque Napoleón lo había hecho guardián de una extraña botella. Dentro de ella estaría el secreto de Keops. Eso dicen.



    1830: Un grupo de obreros corría por las calles parisinas mientras los soldados del rey iban tras suyo. Los obreros traspasaron la hacienda de un rico burgués y se escondieron en una de las bodegas de la mansión. Dentro, barriles de vino les sirvieron de refugio. Uno de los obreros comenzó a sospechar que había mucho silencio. Pidió a sus compañeros que le esperasen pues iba a investigar alrededor. Entonces salió de la bodega y con paso sigiloso se asomó por una de las ventanas de la gran casona. Dentro, un hombre que se encontraba rodeado de matraces y diversos tubos de vidrio, estaba alistándose. Era como si tuviese que huir o viajar con premura. El burgués llamó a sus criados y les pidió que le ayudaran a cargar sus cosas en el carruaje. Sin embargo, en el apuro, una botella quedó encima de un sillón de caoba. Algo había en ese objeto que llamó sobremanera la atención del obrero. El burgués y sus dos criados subieron al carruaje y se fueron. El galope del caballo se perdió tras unos segundos. Entonces el obrero comprobó que habían dejado las puertas abiertas. Entró. En la mansión había cosas tiradas por todas partes. El hombre halló diversos pasquines que se reían del rey. Entonces entró en la habitación donde estaba la botella. La tomó con cuidado. Notó que se trataba de una botella como cualquier otra, solo que tenía un papel dentro. Iba a abrirla pero sintió ruidos. Eran los soldados del rey. ¡Lord Wilkins! ¡El Rey de Francia demanda su presencia ante él!, gritaron. El obrero se escondió dentro de un mueble. Los soldados recorrieron toda la mansión pero no hurgaron tanto debido a que al ver todo desordenado, dieron por hecho que el dueño de casa había partido. Entonces se fueron. Una vez se sintió libre, el obrero se llevó la botella y volvió con sus compañeros.


    1834: Luego que la embarcación del Beagle descansara de su viaje por tierras chilenas, en el puerto de Valparaíso, la tripulación tuvo un tiempo de relajo. Charles Darwin aprovechó esto para conocer la zona y seguir haciendo sus investigaciones. Un día, mientras paseaba por el puerto junto al dibujante Conrad Martens, se fijó en una botella que se bamboleaba en el mar. En un principio no le prestó mayor atención, pero cuando vio que en su interior parecía haber un papel, se sintió atraído por el objeto. Dubitativo entre tirarse al mar o pedirle a alguien que la sacase de alguna forma, fue Martens entonces quien se atrevió y le pidió a un trabajador portuario que los ayudase. El hombre amarró un balde a un cordel y luego de varios intentos logró sacar la botella. Después de agradecer al trabajador, Darwin y su amigo se fueron caminando a paso rápido hacia un lugar menos transcurrido. No querían llamar la atención en caso que el contenido fuese algo en verdad para sorprenderse. Les costó sacar el corcho, pero cuando pudieron, con nervios, extrajeron el papel. Era una especie de mapa, un tanto rústico. En él había dibujados de forma infantil varios animales. Además, bajo el mapa, había escrito en idioma francés un poema. Darwin que sabía algo del idioma, se dispuso a leer:


    El dragón y el saurio
    Observan juntos
    El anochecer del mundo

    Ninguno de los dos prevaleció
    Ante el caos
    De misterio tan profundo



    Tanto Martens como Darwin se mostraron intrigados con lo que leyeron. No entendieron el significado de aquello. El naturalista guardó muy bien el extraño papel y ya una vez de vuelta en Inglaterra volvió a preocuparse de su contenido.

    EL NIÑO QUE OBSERVABA EL HORIZONTE CUÁNTICO

    EL NIÑO QUE OBSERVABA EL HORIZONTE CUÁNTICO

    - Medición número 4041965141995, campo limpio y despejado, sin artefactos que puedan provocar fallos en el análisis. Procedo a iniciar el algoritmo de búsqueda.
    Max se recostó cansado sobre el sillón de su cápsula mientras el zumbido de la máquina le indicaba que se estaban realizando las mediciones. A su alrededor se alzaba impasible una infinidad oscura que se expandía más allá de donde le alcanzaba la vista. La luz del sol refulgía contra las otras cápsulas del observatorio que se agrupaban formando un racimo brillante que flotaba fijo en el vacío. Era un paisaje abrumador , y sin embargo, frente a esa infinita inmensidad, Max sólo podía pensar en una cosa, en todo lo que había perdido y lo que alguna vez esperaba volver a encontrar.
    Tenía una relación extraña con el espacio, le fascinaba y lo temía, lo amaba y lo odiaba, le reconfortaba y a la vez lo llenaba de un terrible vacío que sabía que no iba a ser capaz nunca de llenar. Se lo había dado todo y se lo había arrebatado todo. Sin embargo, era incapaz de dejar de observarlo y todo nacía de ella, Sabinne Feyend, la científica madre de la nueva teoría cuántica, del motor cuántico y del propio Max.
    Todo empezó una noche clara en la cima de una montaña, allí un pequeño Max observaba maravillado el espacio a través de un telescopio mientras su madre le explicaba el porqué de las cosas y le contaba historias imposibles que hacían que la mente de Max hirviera de misterio y fascinación.
    - Verás Max, todo lo que ves ahora por la lente de ese telescopio, es tu propia realidad, tú mismo estás forzando a que todo lo que tienes a tu alrededor se determine, todo está y a la vez no está hasta que tú te decides a observarlo.
    - No lo entiendo mamá.
    - Tranquilo Max, es normal, ni yo misma lo entiendo muchas veces, eso es lo bonito. Por ejemplo, imagina que tu y yo guardamos un par de monedas en unas cajas, las monedas están conectadas y si una es cara la otra es cara, y si una es cruz la otra es cruz. Si las lanzamos y antes de que caigan cerramos la caja, no podemos saber si es cara o cruz y sé que esto es difícil de entender pero están a la vez en cara y cruz hasta que alguno de los dos abramos la caja y observemos su resultado. Y lo bonito es que da igual lo lejos que estemos, esas dos monedas tendrán el mismo resultado, pero sólo y sólo si uno de los dos decide abrir la caja y ver el resultado. Hasta que no observas algo, la realidad es un batiburrillo sin sentido, y solo nosotros podemos forzar a que la realidad sea, en todo su esplendor.
    -Sigo sin entenderlo mamá.
    -No pasa nada hijo, ya lo entenderás algún día, de momento solo piensa e intenta imaginarlo.
    Max estaba ensimismado en esos pensamientos cuando la voz robótica de la máquina resonó por toda la cápsula.
    - Medición número 4041965141995, análisis finalizado, datos negativos, preparando nueva batería de mediciones.
    Max revisó en su pantalla los resultados con una extraña mezcla de resignación y tristeza. Otro test negativo, otra oportunidad perdida. Su mente aún no había abandonado del todo sus recuerdos y la historia de su vida pareció pasar fugazmente por su cerebro. Esas charlas nocturnas con su madre hasta que lo abandonó para centrarse en sus investigaciones. Años de soledad mientras las investigaciones de su madre prosperaban reformulando la propia teoría cuántica y consiguiendo crear el primer motor de curvatura cuántico con el que ella, al frente de un grupo de intrépidos científicos, iban a viajar a la infinidad del espacio para seguir encontrando respuestas. Aún recordaba parte del discurso de su madre justo antes de partir.
    - Hoy iniciamos un viaje al centro mismo de las respuestas, con esta nueva nave y con esta nueva tecnología aceptamos nuestro lugar en el orden físico del universo y nos adentramos, como seres racionales, en la realidad cuántica, indeterminándonos en la inmensidad de la realidad. Volveremos con respuestas, os lo prometo, tan solo esperadnos mundo, y no dejéis de observar el espacio.
    Se descubrió llorando al finalizar esos recuerdos, las lágrimas caían por sus mejillas y por más años que pasaran, al final de todo, sólo era un niño mirando un horizonte, esperando ver en la distancia la promesa de un abrazo de reencuentro. Quizá algún día se determinaría la realidad que él deseaba, pero hoy, hasta el momento, no parecía ser ese día. Max abrió los ojos y se quedó ensimismado mirando el vacío, forzando a determinar la realidad que lo rodeaba.
    - Medición número 4041965141996...

    El olmo centenario

    El olmo centenario

    Año 1855.
    Era el lugar. Justo en la linde oeste de su terreno, junto al agua fresca del arroyo, la fuente de vida que daba sustento a frutales y huertos. Reunió a la familia: su mujer, su hija pequeña -tan frágil-. Lloraban. Sí, ese era el lugar donde debía plantar el joven retoño de olmo. El hijo mayor había cortado el esqueje la primavera pasada y lo había cuidado con mimo. Pero él ya no estaba, el penoso brote de cólera que estaba asolando el pueblo, se lo había llevado. Desde aquel punto veía el cementerio, sentía su presencia. El olmo sería el guardián de su alma y del recuerdo. Algún día, en siglos venideros, se desplegaría, frondoso, en mil ramas y mil hojas. Rezaron una larga y sentida oración por el alma del hijo fallecido y prosiguieron sus vidas, pues la vida nunca se detiene.

    Año 2035.
    El año académico estaba siendo pródigo en nuevos e interesantes proyectos de investigación en biología vegetal. Triste ironía -se decía a sí mismo- porque en buena parte, era producto del cambio climático, desbocado en esta tercera década del siglo, que machacaba y llevaba al límite a los ecosistemas degradados y más fuertemente humanizados.

    - Mira, allí está el tetraclinis, le dijo Ginés, ¿lo ves?
    - Sí, impresionante su aspecto, contestó Javier
    - Mi abuelo, que era un viejo minero de la Unión -prosiguió Ginés, me contaba que había conocido viejas galerías romanas entibadas con su madera.

    Lo cierto -pensó Javier- es que apenas quedaban ya unas pocas decenas de ejemplares de este endemismo, que los locales llamaban ciprés de Cartagena, históricamente arrasado por los incendios. El proyecto, de materializarse, estudiaría la filogenia de la especie y su relación con sus hermanos -o primos- del norte de África.

    - Javier, ¿tú crees que lo introdujeron los cartagineses? ¿Aníbal Barca?
    - Bueno, Ginés, no sé, habrá que ver, para eso está el proyecto. El entorno es espectacular -añadió-, con el mar tan en calma que casi se ve África.
    - Es el viento de poniente, por eso está todo tan seco -sentenció Ginés.

    Sonó el teléfono. Era Sonsoles, de la Universidad. No le dio buena espina, para las cosas de rutina bastaba un simple mensaje.

    - Javier, ¿sabes lo del incendio?
    - No, ni idea, llevo toda la mañana con Ginés, buscando cipreses... ¿Qué se ha quemado?
    - Pues… la loma del Castellar.
    - ¡No fastidies!, pero si estamos a mitad de mayo, no es temporada de incendios.
    - Ya, Javier, pero ¿te haces una idea del calor que está haciendo aquí?
    - Sí, sí, claro -contestó. Si sentía el aire caliente en la costa, allá en la meseta debía ser sofocante -pensó. Y entonces ¿el olmo centenario?
    - Habrá que esperar, pero pinta muy mal -comentó Sonsoles, sombría.

    Javier recordaba bien aquel olmo, cuya edad se estimaba en unos doscientos años. Se ubicaba en una zona de antiguas terrazas, que desde hacía más de un siglo eran de utilidad pública. Le tenía un cariño especial, porque, según la tradición familiar, en tiempos remotos esas tierras habían pertenecido a algún antepasado suyo.

    Aquel árbol formaba parte de un ambicioso proyecto de regeneración de la especie, diezmada por la enfermedad de la grafiosis desde principios del siglo XX, y agravada en la última crisis de 2029-2031, a la que el olmo del Castellar había sobrevivido. Por eso estaban analizando exhaustivamente su ADN y su hábitat: suelo, insectos, hongos, etc.

    Quince días -más o menos- transcurrieron desde el incendio. Conversaban distendidamente en la cafetería de la universidad.

    - Javier, el olmo compartía rasgos genéticos insólitos de ulmus minor y de ulmus laevis -explicaba Sonsoles
    - ¿Podrían ser los responsables de su inmunidad?
    - Es una hipótesis a confirmar, claro, pero sí, sería posible -afirmó Sonsoles, bastante ufana.
    - ¡Bien! Entonces, ¿el sábado? -preguntó Javier cambiando de tema.
    - Ok, yo llevo los aperos y la furgoneta -apuntó Sonsoles.
    - Y yo plantaré tu esqueje -dijo Javier. El legado del viejo olmo -añadió con un toque de solemnidad.

    Resultaba anacrónico que en 2035 la furgoneta de la universidad aún funcionara con gasolina, pero así iban las finanzas del departamento. Subieron por el camino de la loma del Castellar, entre parches, socavones, piedras sueltas y árboles calcinados. Del vetusto olmo sólo quedaba un esqueleto carbonizado. Al fondo, en un claro, se divisaba el pueblo y lo que parecía ser un antiguo cementerio.

    El esqueje había sido providencialmente tomado por Sonsoles en su visita de inspección, poco antes del incendio. Lo plantó no lejos del viejo tronco y lo regó con mimo. Quizás viviera otros dos siglos y otros ojos -lejanos en el tiempo- admiraran su porte. Miró al cielo y sin saber por qué susurró para sí mismo: -In memoriam.

    EL PLANETA FLOREADO

    EL PLANETA FLOREADO

    Inició el despegue, el experimentado astronauta ya lo había preparado todo, la expedición sería larga, pero aún así estaba emocionado.
    Sabía lo hermoso que era el espacio, imponente, y a simple vista infinito, aunque solitario en cierta forma, los astros y el millón de estrellas le brindaban su compañía, haciéndolo sentir acompañado.
    Al arribar hacia aquel planeta de tono rosado algo en el se maravilló en el con solo verlo, no sabía si era su pasividad, sus paisajes extravagantes, o incluso los propios nativos del planeta, que lo recibieron con gran amabilidad.
    Caminando por el territorio con uno de ellos se encontraron con un grupo de flores, las cuales catalogó como "Rosas".
    Ambas eran hermosas a simple vista, pero al acercarse se percató de algo sorprendente.
    En el primer grupo había una rosa repleta de espinas puntiagudas pero su aroma era exquisito, mientras que en el otro había una rosa fina y delicada pero con un aroma muy venenoso.

    - Así no son las flores en mi planeta - Le dijo el astronauta al individuo.
    - ¡Que hermosura!, tu planeta debe de ser bellísimo - Exclamó el nativo planetario.
    - Eso no es del todo cierto - Contestó el hombre afligido.
    - ¿Por qué lo dice? - Pregunto extrañado aquel ser.
    - Si las rosas fueran igual de bellas que las personas, yo no estaría aquí. - Respondió.

    El nativo soltó una pequeña risa que se esfumó en el momento en el que miró el rostro del astronauta, fue ahí que se dio cuenta de que aquel forastero, nunca se refirió al aspecto.

    El plegador de proteínas

    El plegador de proteínas

    La fiesta de los solos y solas había comenzado temprano. Con el pago de la entrada me garantizaron que no me iría solo y estaba convencido de que así seria. La música estaba en su mejor momento y la línea de conga ya sumaba más de cien personas. La cadena humana se desplazaba arrastrada por una fuerza misteriosa a través de la pista de baile que habían dispuesto en el jardín. La noche estaba cálida y unas gotas empezaron a caer. Los más coquetos, aquellos que habían pasado el día entero en la peluquería preparado su peinado, se dirigieron hacia el centro de la pista, arrastrando a sus vecinos de la cadena. Allí, se empaquetaron bajo un pequeño techo redondo que los mantenía a resguardo del agua y no salieron más. Eso afecto seriamente la circulación de la línea de conga que ahora se limitaba al recorrido que podían hacer los coquetos sin mojarse. Cuando alguno estaba por abandonar la zona seca, el movimiento de la cadena se invertía volviéndolos a poner en un lugar seguro.
    Desde la visión privilegiada del Dj en las alturas, lo que, tan solo unos minutos atrás fuera una perfecta línea recta de conga, se había transformado en una curva con múltiples invaginaciones hacia el centro cada una liderada en el extremo por un coqueto que no estaba dispuesto a abandonar la zona seca.
    Pero la lluvia fue solo el comienzo de una serie deformaciones que siguieron a continuación. Cada nuevo rulo en la cadena dio lugar al encuentro de personas que se hallaban distantes en la línea. Dependiendo de la química de las parejas que se encontraban, la movilidad local se restringía en mayor o menor medida. En el caso extremo, algunos encuentros se materializaban en abrazos que derivaban en una detención total del movimiento en esa parte de la cadena. Cuando el abrazo parecía evolucionar hacia otro tipo de cariños extra, los chaperones que estaban por doquier se encargaban de poner las cosas en su justo lugar. El Dj observaba con preocupación cómo el movimiento de la línea iba perdiendo fluidez y se transportaba en una estructura compacta y estable cada vez más estática.
    En un momento y de manera abrupta la música cesó, el silencio invadió el lugar y los reflectores se encendieron iluminando la pista de baile.
    Fue entonces... cuando los aminoácidos, que se habían creído bailarines formando parte de una línea de conga, se dieran cuenta de la verdad. ..
    Que cada uno de ellos, no era ni más ni menos que un eslabón de la cadena proteica que acababa de formarse y que eso significaba, que efectivamente, como me garantizaron, yo no me iría solo esa noche.
    Que los coquetos que escapaban de la lluvia, no hacían más que ser fieles a su naturaleza hidrofóbica que los llevaba a ocupar los lugares interiores lejos del agua que los rodeaba.
    Que nadie tenía brazos y que los abrazos que habían imaginado eran los puentes de hidrogeno que algunos habían formado.
    Y que tampoco tenían piernas y la fuerza misteriosa que los movía a través de la pista era …
    Fue entonces cuando el plegador de proteínas que se había creído escritor y se imaginó una historia mientras trabajaba frente a su computadora, se dio cuenta que la tarea estaba terminada. Arrastrando con su ratón partes de la cadena de un lado a otro había logrado finalmente una conformación estable. Estaba listo para enviar la estructura de la proteína a un laboratorio que se encargaría de sintetizarla y el relato que había escrito a un concurso de inspiradores de la ciencia.

    El tabernario marciano

    El tabernario marciano

    A los doce años su padre preso lo encerró en una fortaleza con fuente propia de agua y electricidad. La casa con un halo magnético impedía la intrusión electrónica del mejor hacker del mundo.
    A los catorce, solo, padre detenido y madre por el mundo sin poder moverse por riesgo de captura. Prohibidos amigos digitales, virtuales o informatizados.
    En varias oportunidades vio a su “Superhéroe”, el constructor del fortín domótico. Le rogó le enseñara sus secretos. En la última visita comenzó a instruirlo por el afecto paternal que le tenía y el presentimiento de que sus delitos lo meterían en la cárcel a corto plazo: no quiso arriesgar al muchacho a pasar toda su vida cautivo en la bóveda de lujo.
    Cada recámara es independiente con espacioso baño, cocina, sala de espera y cuarto de trabajo. La comida a la carta llega desde la planta recolectora subterránea que recibe los avioncitos teledirigidos no tripulados. Aves, carnes y pescados traídos por camión refrigerado de repartos, sin chofer, entrega a domicilio (50 kms. distantes del bunker) cuyo destino, también por drones, es la planta clasificadora de alimentos y bebidas que envía los platos a cada solicitante. Desechan la basura por túneles autolimpiables cuyo destino es la planta de reciclaje.
    Libros y discos bajados por programas con perfecta encriptación. Una pequeña impresora en 3D trabaja al gusto de cada lector. Medicinas son enviadas por sistema idéntico al utilizado para la alimentación. Un novedoso programa de salud asume el papel de tutor médico. En caso de imágenes o biopsias sofisticadas, utilizan el helipuerto para traer al operador: un médico vanguardista y equipo a la altura del mejor hospital.
    La instrucción se inició con dos horas diarias que luego fueron diez y quedaron en veinte al día. Alumno indaga por su cuenta sobre el destino de su mami, y la ubica. No se comunica para no perjudicarla. Jaquea al organismo judicial y cambia el delito de su padre. Años después su padre es liberado pero no consigue a su colaborador ni a su hijo. Su esposa desapareció de la faz de la tierra. Y lo que para él es peor: sus inconmensurables fondos esfumados sin dejar huella.
    En Marte se ha incrementado el número de habitantes. Una familia de tres personas trata de construir su universo paralelo privado, destinado a la formación de los mejores piratas informáticos del cosmos. Los descendientes se dedicarían, con los recursos birlados al recluso, a intervenir los sistemas judiciales y bancarios del mundo, especialmente en regiones con regímenes dictatoriales y así vencer en una guerra donde fracasaron las armas y la violencia.
    Eso creían…
    Sus hijos marcianos no lograron el objetivo. En los sucesores se enfatiza entonces la cultura de derechos humanos, tecnología y arte. Las enfermedades degenerativas disponen de terapia genética específica y los trastornos crónicos alcanzan altísimos índices de supervivencia. Muy pocos fumadores en el planeta rojo.
    Inventaron tantos artilugios que el trabajo mecánico era del dominio de la robótica, pero los autos voladores, por ejemplo, son reparados bajo la dirección de ingenieros especialistas.
    Mejoró mucho la calidad de vida de los nietos. La educación dirigida a específicas habilidades y destrezas sin los angustiantes exámenes se traduce en tiempo libre para emplearlo en la esencia del propósito original.
    Esta generación hace un descubrimiento: los bares. Encuentran las mejores tabernas del mundo en España. Diseñan y construyen el tabernario marciano según modelos de cantinas españolas, desde los ejemplares en cada gran ciudad hasta las cafeterías de los pueblos más pequeños.
    Gran impacto humano produjo esta medida y los resultados no se hicieron esperar: mediante artificios cibernéticos modificaron el sistema bancario y los tribunales en la mayoría de los estados fallidos logrando la salida de los actores. Aún falta mucho por aprender sobre democracia y la fortaleza de las instituciones. La gente sabe que la libertad es un chasquido de dedos. Si no se cuida el espíritu ciudadano, Marte será solo una mancha roja en el espacio.

    Onyx

    El test de Turing

    El test de Turing

    Mientras el asistente robótico Sury acostaba a su pupilo de ocho años tras un día normal y anodino fue sorprendido por una pregunta inesperada.

    –¿Sury tú tienes madre?
    –No como la tuya.
    –Entonces. ¿Tienes de algún otro tipo?
    –Supongo que alguien me creó y ese alguien podría ser mi madre.
    –¿Quien te creó?
    –Mi cuerpo en una fábrica, eso no cuenta. Mi mente la crearon entre mucha gente hace bastante tiempo, ellos podrían pasar por mis madres.
    –¿Los conociste?
    –No, pero me sé sus vidas de memoria.
    –Tú te sabes las vidas de todas las personas importantes.
    –Pero no de todas puedo decir que hayan sido mis madres.
    –¿Crees que les hubiera gustado conocerte?
    –Seguro, te contaré una historia. Una de las personas que más ayudó a mi creación no creía que pudiera llegar a ser como soy. Era una mujer muy peculiar e inteligente. Una noche estaba en una cena benéfica de un gran filántropo que tenía varias empresas dedicadas al desarrollo de inteligencias artificiales, una persona también muy lista, pero un poco engreída, se pasó la noche hablando de lo mucho que habían progresado sus IA, mientras mi madre comía tostadas de atún, aburridísima. En un momento de la cena, el supermillonario dijo que sus IA estaban a punto de pasar el test de Turing.
    –¿Quién es Turing?
    –Alan, fue un matemático que podríamos considerar mi abuelo, vivió hace muchos más años que mi madre, e inventó un test para descubrir si una maquina puede considerarse inteligente, la maquina tenía que hacer creer a un humano que ella también era humana, comunicándose solo por escrito.
    –Sigue.
    –Cuando mi madre escuchó al superrico no pudo contenerse, le dijo amablemente que no creía que estuvieran cerca de pasar el test. El señor se ofendió, sabía que mi madre era experta en ese campo, pero él también tenía muchos expertos. Mi madre le escuchó y volvió a responder amablemente que tal vez no había entendido bien lo que Turing había querido decir. Esto le pareció demasiado, retó a mi madre a una prueba del test de Turing, no pensaba que fuera a ganar, pero si se lo ponía lo suficientemente difícil conseguiría una buena publicidad. Mi madre aceptó encantada y dijo que podría distinguir a su IA entre nueve humanos con menos de mil palabras, el señor se rió a carcajadas y puso en ridículo a mi madre, diciendo que de ninguna manera la descubriría tan rápido, le ofreció donar diez mil dólares a una ONG por cada palabra por debajo de mil que le sobrara. Se pusieron manos a la obra, reclutaron a nueve universitarios, los metieron en habitaciones solo con una pantalla y un teclado. Mi madre estaría en otra habitación igual, con un par de testigos y una cámara. En el monitor se mostrarían diez ventanas de chat y un contador con el numero mil, que bajaría a medida que usara palabras. Llegado el día, mi madre se presentó en la sala con un pequeño maletín, mientras el superrico lo observaba todo desde su despacho. ¿Es un poco tarde, no? Mañana te cuento el final.
    –!¿Qué?! Eso es imposible, no puedes dejarme así.
    –¿Por qué no?
    –No puedo dormirme, me pasaré toda la noche pensando en esto.
    –Claro que puedes dormir.
    –¡Discrepo, discrepo muchísimo!

    “Discrepo” era la palabra que usaban cuando no estaban de acuerdo. Cuando uno decía “discrepo” tenían que negociar entre ellos o llamar a su madre.

    –No sé si tu madre querrá que pierdas tiempo de sueño.
    –Ya te he dicho que no podré dormir, llámala o sigue.
    –Mi madre llegó, miró la pantalla, se sentó, abrió su maletín, sacó un libro y…mañana sigo.
    –¡Deja de hacer eso!
    –Sacó un libro y se puso a leer. Los testigos la miraron extrañados, pensado que estaba consultando algo, pero pasados diez minutos seguía leyendo. Entonces alguien se dio cuenta de que el libro era una novela policiaca.
    –¡Guay!
    –Puedes imaginarte la cara del superrico cuando empezó a comprender la estrategia, a medida que pasaban los minutos los estudiantes empezaron a escribir preguntando si todo estaba bien, si había alguien ahí. Después de un par de horas todas las ventanas estaban llenas de mensajes menos una. Entonces mi madre puso el marcapaginas, guardó su libro y dijo: “La IA es el número ocho”, y se fue sin gastar una sola palabra.
    –¿Qué te ha parecido?
    –Creo que era bastante fácil, también podría haberles pedido que desenchufaran su ordenador o algo así.
    –Claro, tú también habrías ganado un montón de millones.

    El joven pupilo se fue acurrucando mientras le soltó la última pregunta antes de caer presa del sueño.

    –¿Tú has pasado el test de Turing?
    –Pues no, así que supongo que no puedo decir que sea humano.
    –Bueno, no es que me importe mucho…

    El universo de la marmota

    El universo de la marmota

    El 2 de febrero de 1992 a las 7 horas, 20 minutos y 30 segundos (GMT-4), Punxsutawney Phil salió de su madriguera y vio su sombra, lo que significaba que el invierno de ese año duraría seis semanas más, una de tantas ocasiones en las que tal predicción no se cumplió. Independientemente del resultado, el Punxsutawney Groundhog Club lo celebró repartiendo pastel de melaza entre todos los asistentes.
    Poco antes de las 12 de ese mismo día, Phil entró en clase de Meteorología y Geofísica del profesor Ballfloat. No le interesaba en absoluto esta asignatura, pero a ella asistía Rita, por la que estaba colado hasta los huesos. Durante una hora, la pizarra se llenó de ininteligibles fórmulas que relacionaban la temperatura de rocío con la presión atmosférica según las ecuaciones de Hardy, Wexler y Greenspan. “Juro que os odio, Hardy, Wexler y Greenspan. A los tres y vuestras jodidas isotermas.”, se le oyó susurrar antes de salir por la puerta de manera precipitada al finalizar la clase. Ya en el pasillo, espero a que Rita saliera, y se dirigió a ella para invitarla esa tarde a tomar un chocolate caliente en el Tip Top Café. Rita le miró y se tomó un tiempo antes de rechazar la invitación. “Lo siento, odio el chocolate”.
    Tras finalizar la Universidad, Rita conoció a un agente de seguros, con el que se casó 3 años después. Sacó su plaza de meteoróloga en el National Weather Service's Central Pennsylvania Forecast Office tras varios años de preparación. Tuvo dos hijos, Bill y Andy. Se divorció en el año 2021. Murió en el año 2045, acostada en la cama de su casa, mientras escuchaba "Rapsodia sobre un tema de Paganini", de Rachmaninov.
    Phil no terminó sus estudios universitarios. Decidió aceptar un trabajo en una empresa local llamada AccuWeather, en State College. Su trabajo consistía en levantarse todos los días a las 6:00 AM para supervisar la toma de medidas de la temperatura de rocío y otras variables climáticas de la red de estaciones meteorológicas del estado de Pensilvania. Se enamoró varias veces, pero nunca se casó. Cursó clases de piano durante varios años, aunque nunca terminó de dominar la técnica. Murió en febrero de 2031 en el patio de su casa, por una cardiopatía aguda, ahogado de calor, aunque ese año Punxsutawney Phil también había visto su sombra al salir de su madriguera.
    Pasaron muchos años.
    En el año 2525, tras la desertización total de la Tierra, la humanidad trasladó su hábitat a otro planeta. Milenios después, el éxodo se realizó a otro sistema estelar. Tras un millón de años, ya no vivía ningún ser humano en el universo. El Sol quemó toda su energía al cabo de 5000 millones de años, convirtiéndose en una estrella enana blanca. La última estrella se apagó al cabo de 1 billón de años. Por otro lado, la expansión acelerada del espacio-tiempo hizo que el universo se dilatara, la energía oscura produjo la separación de toda la materia contenida en él, hasta que todo quedó reducido a átomos esparcidos. Finalmente, la interacción electromagnética no fue suficiente para mantener las partículas unidas y sólo quedó radiación. Por último, se produjo la muerte térmica del universo.
    Debido a las fluctuaciones cuánticas del vacío, al cabo de 10^(10^(10^56 ) ) años se produjo un nuevo Big Bang. Al cabo de 10^-33 segundos, la inflación cósmica expandió el universo 90 órdenes de magnitud. Al cabo de 3 minutos se habían formado lo primeros núcleos atómicos. 300000 años después, la radiación se separó de la materia y se hizo la luz. El Universo siguió expandiéndose y la gravedad produjo la acumulación de materia. Tras 250 millones de años aparecieron las primeras estrellas y galaxias. Millones y millones de años después se formó la Tierra, aparecieron los primeros seres vivos, y poco después el homo sapiens empezó a escribir la Historia.
    Aproximadamente 13800 millones de años después de aquel Big Bang, a las 13 horas, 3 minutos y 12 segundos del 2 de febrero de 1992 (GMT-4), Phil salió apresurado de la clase de Meteorología y Geofísica del profesor Ballfloat, mascullando “Juro que os odio, Hardy, Wexler y Greenspan. A los tres y vuestras jodidas isotermas.” Ya en el pasillo, esperó a que Rita saliera, y se dirigió a ella para invitarla esa tarde a tomar un chocolate caliente en el Tip Top Café. Rita le miró y se tomó un tiempo antes de contestar, momento que aprovechó Phil para añadir “También tienen un pastel de melaza buenísimo”.
    ꟷOdio el chocolate, pero me encanta el pastel de melaza. Nos vemos a las cincoꟷ contestó Rita, guiñándole un ojo.
    Mientras, el Punxsutawney Groundhog Club seguía celebrando la fiesta del día de la marmota, repartiendo pastel de melaza entre todos los asistentes.

    El universo en una cesta

    El universo en una cesta

    Sus padres no estaban especialmente instruidos, pero cuando querían hablar delante del niño sin que les entendiera, tenían la costumbre de emplear sinónimos poco frecuentes. Por ejemplo, se decían cosas como:

    —Hoy el vástago del limítrofe ha vilipendiado al preceptor en la escuela.

    Y así es como a los diez años ese niño raro nunca llevaba regalos a los cumpleaños de sus compañeros, sino que llevaba dádivas para el agasajado. El truco de sus padres funcionaba parcialmente, ya que él no entendía esas palabras cuando las escuchaba, pero sí más tarde cuando se quedaba a solas en su habitación. Todo gracias a la señora Estrella. Un día, él y dos compinches ayudaron a la viuda a limpiar su pequeño jardín de malas hierbas y de hojas secas. No fue gran cosa, pero ella agradeció mucho la ayuda y la compañía esa triste tarde de invierno. Así que, cuando terminaron, los llevó a ver al librero y les dijo:

    —Elegid uno cada uno. El que queráis.

    A esa edad la mayoría de los chicos buscaban gestas, intriga, luchas… Así que uno de ellos eligió a Verne, el otro a Salgari. Pero él se lo pensó un poco más. Había que elegir bien. Y ya cuando la señora Estrella empezaba a abrir la boca para meterle prisa, señaló el estante más alto y dijo:

    —Quiero ése. El que las tiene todas.

    —¿Todas las qué? —dijeron el librero y la señora Estrella casi a la vez.

    —Todas las palabras. —contesto él. Y mentalmente añadió—: Si las conozco todas podré inventar las aventuras que yo quiera.

    Desde ese día, cada noche antes de dormir, consultaba en el diccionario los significados que sus padres habían querido, con buenas intenciones, ocultarle. Y ese diccionario le acompañó en secreto el resto de su vida.

    ***

    Un día de finales de junio pasó, como cada tarde a la salida de la escuela, frente a la verja del patio de la señora Estrella. Ya casi tenía preparada la sonrisa exagerada que siempre le dedicaba mientras ella bebía horchata en su mecedora de mimbre. Pero aquel día la mecedora estaba vacía, así que se detuvo y se acercó a la verja. Se le paró la respiración cuando vio que tras el macizo de hortensias asomaba una pierna. Sin pensarlo, salió disparado en busca de ayuda hasta darse de bruces con un adulto cualquiera, al que le gritó:

    —¡A la señora Estrella le pasa algo!

    ***

    Aunque poco después del incidente comenzaron las vacaciones y ya no hacía ese camino, cada día se las ingenió para pasar casualmente frente a la valla de la señora Estrella. Sin embargo, la mecedora siempre estaba vacía. Cuando preguntó a sus padres, se limitaron a decirle que la viuda había sufrido un parraque, pero esa palabra no estaba en su diccionario. Hasta que al cabo de un mes ahí estaba ella: meciéndose y bebiendo horchata como si tal cosa; como si el tiempo y el mundo no fueran con ella.

    —Me han contado que fuiste mi salvador —le dijo—. Pasa, tengo algo para ti.

    La siguió hasta el salón de la casa, oscura y sombría. Encima de la mesa había preparada una gran cesta de mimbre atestada de objetos. La señora Estrella se giró hacia él, se agachó ligeramente y le susurró:

    —Aquí no sólo están todas las palabras. Aquí está todo.

    —¿Todo? —dijo él, confuso.

    Se acercó tímidamente a la cesta. Primero husmeó como un ratón. Más tarde se atrevió a tocar y a sacar objetos: un microscopio, una tabla periódica, un globo terráqueo, el modelo de un esqueleto humano, un pequeño telescopio, matraces, curiosas reglas y otros muchos instrumentos de los que desconocía completamente el nombre y el uso.

    —Con lo que hay aquí puedes saberlo todo, pero depende de ti descubrirlo.

    ***

    Y éste es un pequeño fragmento de la infancia de Santiago Ramón y Cajal. ¿O quizá fuera de Severo Ochoa? O de Margarita Salas, Juan de la Cierva, Emilio Herrera, Josep Comas i Solà, Ángela Ruiz Robles… No sé… Es un detalle menor que no recuerdo. E se non è vero…

    En un futuro pasado

    En un futuro pasado

    No teman, vengo del futuro, le dijo a un grupo de jóvenes que estaban asombrados mirándolo, agregó con un tono parejo y calmado, ya olvidarán lo que acaban de ver, sacó un extraño aparato y lo movió de manera circular, provocando una reparación del espacio de tiempo que se había alterado por su llegada, todo volvió a la normalidad y los jóvenes siguieron conversando y riendo como si nada hubiese ocurrido.
    Sonrió y murmuró, tampoco soy un “Teminator” y no vengo a buscar a “Sarah Connor”. Su misión era mucho más seria que salvar a la humanidad de las máquinas.
    Volvió a sacar su “intercircuptor” o “navaja” como ellos llamaban a este intercomunicador de litio sintético, desplegó un mini mapa y se geo ubicó, el portal de “antimateria circulo temporal”, lo había dejado más cerca de lo que había planificado, realizó otro movimiento con su “navaja” y sintió como se activaba su procesador “bioneuronal” dentro de su cerebro, de esta manera se iniciaba la configuración de su mente, se cargó el idioma, la cultura y todo la información que necesitaba para ejecutar su delicada misión, constató preocupado que la conectividad digital del lugar no era la ideal, tendría que hacer muchas cosas a la antigua, comprobó con asombro que mucha comida era de origen animal y que las personas gastaban tiempo sentados comiendo y preparando comida, movió su “navaja” y comprobó que el reciclador “poligenético” de plasma, que genera nutrientes y proteínas en su estómago, tenía reservas para dos meses, miró hacia el cielo y notó que la burbuja filtradora de rayos ultravioleta que protege a esa ciudad, se mantenía aun en buenas condiciones; a “Jhon Connor”, le tocaba más fácil sobrevivir en su juventud, pensó, seguía homologando su misión con aquella recordada película de ciencia ficción, les gustaba a él y sus “tempoviajeros” bromear con esa saga, sin embargo, su realidad estaba muy lejos de las peripecias y vericuetos de esa heroica familia, su misión, esta vez, era asegurar que el creador de la máquina que convertiría el dióxido de carbono en oxígeno en el planeta Marte, cerrara la puerta del baño, que dejaría abierta por descuido y generaría a posterior una distracción en el científico, este evento, casi insignificante y superficial, afectaría la concentración de este connotado personaje y desestimaría una milésima en el factor de corrección que pondera el átomo de hidrógeno en su famosa fórmula, esa corrección aseguraría en el futuro una mayor solidez en la densidad del oxígeno respirable de Marte. Esa solidez les permitiría a los marcianos terrícolas, robustecer sus glóbulos sanguíneos, con el consiguiente aumento de factor genético modificado, según los cálculos realizados, este potenciador de densidad del aire marciano, adelantaría en casi cien años la capacidad de la raza humana de salir de Marte a colonizar otro planeta más rico en agua. Este planeta ya había sido descubierto en el pasado siglo XXI, era una de las 300 “Supertierras” encontradas en ese siglo, este planeta era muy especial, estaba a unos 30 mil años luz de Marte, hacia el centro de la vía láctea y orbitaba una estrella mucho más joven que nuestro desgastado Sol. Ya había estaciones espaciales intermedias habitadas por droides analizando y calibrando los “agujeros de gusano” que transportarían mediante conversión de antimateria los elementos a ese nuevo planeta y mediante la auto fabricación en el lugar de mega droides, iniciar la colonización, procedimiento mejorado del rudimentario viaje en naves que se usó para llegar a Marte hace unos tres siglos.
    Ingresó al laboratorio decodificando los accesos, fue al baño de hombres y contuvo la respiración esperando el evento. Como era de esperar, salió el científico apurado y dejó la puerta abierta, con movimientos estudiados ingresó al baño y cerró por dentro, justo al momento que el famoso personaje volvió la mirada para comprobar si la puerta estaba cerrada. Ese día tendría resultados positivos y estables de su modelo químico biológico matemático, cambiando para siempre el destino de la humanidad, dando una salida sustentable a la vida en otro planeta.
    Los “tempoviajeros” no pueden alterar la vida de las personas en el pasado, solo pueden mover cosas, se intentó alguna vez, cambiar el destino biológico de un humano, pero se provocaron vacíos temporales en la línea del tiempo, con consecuencias graves irreparables para todos, nunca más se intentaría alterar el destino de las personas.
    Por eso, si experimentas déjà vu, que tus cosas cambian de posición sin razón, que personas cambian de opinión, que alguna situación te parece conocida de tu pasado o escuchas decir que se presienten cosas, seguro son consecuencias de algún ajuste residual del espacio temporal, no es para preocuparse.
    El agente, desactivó sus dispositivos genéticos, activó el portal de “antimateria circulo temporal” y se desvaneció, solo se le escuchó decir: “Hasta la vista, baby”.

    ENSAYO FINAL

    ENSAYO FINAL

    Como todo gran científico Merklin Stein tenía desarrollado su poder de observación.
    Ya de pequeño se sentaba largas horas frente a la ventana de la habitación. A pocas conclusiones pudo llegar en esa época porque lo único que veía a través de la ventana era la pared medianera del vecino. Cuando los padres notaron esa aptitud lo cambiaron a la pieza del fondo con vistas al jardín. Fue allí donde surgió su primer cuestionamiento.
    ¿Porqué me habrán cambiado de habitación?-
    Seguido por un segundo cuestionamiento que tuvo más que ver con el futuro científico que lo esperaba. Ocurrió cuando en su estado contemplativo del jardín vio caer una manzana al suelo. A partir de allí comenzó a investigar y elaborar una hipótesis.
    En la cena familiar Merklin comentó con entusiasmo su teoría pero no logró contar con la atención de sus padres que estaban abocados a solucionar sus problemas económicos.
    Estuvo meses tratando de probar su hipótesis, sin éxito.
    Todo lo que cae…sube.-había enunciado con convicción.
    Pero la manzana colocada bajo el árbol demostraba, con su quietud, que las conjeturas no tenían ningún basamento científico.
    Ni hablar cuando se enteró que Isaac Newton, a partir de una situación similar, había desarrollado una formulación matemática que cambió el mundo.
    Y yo ni siquiera puedo modificar algo de mi jardín.-sostuvo apesadumbrado.
    Superada esa primera frustración Merklin Stein cursó en forma paralela las licenciaturas de química, física e ingeniería.
    Instaló un laboratorio en su casa, que duró poco. Las explosiones nocturnas, los extraños olores y los humos de diversos colores convocaron a una reunión de urgencia de los habitantes del edificio que terminaron con los experimentos del departamento del cuarto piso apartamento “C”.
    Pero cuando hay una vocación definida no hay obstáculos que la detengan.-sostenía Stein.
    Mudó su laboratorio a un lugar desértico de la Patagonia, a cincuenta kilómetros del poblado más cercano.
    Una vez por mes se acercaba al pueblo en busca de provisiones. Solía aparecerse con los pelos parados después de transitar en su moto esos cincuenta kilómetros en medio del polvoroso viento patagónico Lo llamaban “El loco de la motoneta”.
    Se aisló por años abocado a su proyecto científico.
    Las gallinas se asomaban curiosas por la ventana del laboratorio, las ovejas corrían en estampida cuando algún experimento terminaba en explosión, los pájaros esquivaban (por precaución) los gases de colores que surgían de la chimenea.
    Lo último que compró en el pueblo fue un carro. Allí, enganchado a su motoneta, llevó su finiquitado proyecto científico a los grandes poblados.
    Con sus pelos más revueltos que nunca Merklin Stein llegó a la XXXV Convención de Inventos y Ciencia Aplicada portando su “Rotor Hidrogenado Vinculante Externo”.
    Durante los veinte días que duró la exposición el proyecto del doctor Stein era el que se llevaba la atención de todos los visitantes. El artefacto en cuestión tenía vida propia. No era eléctrico ni a batería, nadie sabía con que energía funcionaba. Compuesto de tubos vidriados, poleas, burbujas de colores (que emergían y al explotar se convertían en amebas y paramecios). Bolas de metal que ascendían y descendían de rampas metálicas y al golpear una tecla activaban la “Novena sinfonía de Beethoven”. Rollos de papel que se cortaban en el aire y se transformaban en origamis. Vapores de diferentes densidades que al entremezclarse con sustancias gomosas se expandían conformando intrincadas telarañas. Y un habitáculo cerrado, sin transparencias, donde se gestaba el proceso final.
    El día de las exposiciones ante el gran jurado todos los científicos ajustaban los proyectos y se disponían a demostrar sus hallazgos y conclusiones. Estaba en juego el sueño de cada uno de ellos por acercarse a los aportes trascendentales de Einstein, Arquímedes, Galileo, Marie Curie, Copérnico y Leonardo Da Vinci.
    Ese día, el que podía ser el de su consagración, Merklin Stein no estuvo presente.
    Su ausencia impidió ver el funcionamiento completo de aquel artefacto que había roto los cánones de la física, la química y la electromecánica mundial.
    Meses después el científico fue encontrado sin vida en su laboratorio patagónico, rodeado de fórmulas, extraños bosquejos y gallinas cacareando entre sus papeles.
    Lamentablemente su muerte ha truncado el último gran desafío que había encarado el profesor Stein en beneficio de la comunidad: llegar a descubrir para qué rayos servía su afamado “Rotor Hidrogenado Vinculante Externo”.


    Ese toque invisible inspirado por Génesis.

    Ese toque invisible inspirado por Génesis.

    Consuelo miró al horizonte desde la terraza del café. Era una vista impresionante en la que se podía contemplar toda la ciudad. Su pequeña ciudad. Llena de callejuelas y recuerdos, donde había pasado la mayor parte de sus 56 años. Este local era su preferido: buena gente, buena música y buenas vistas. Un bálsamo reparador para todo lo que había pasado y lo que quedaba por pasar.
    Cogió la magdalena del desayuno y la mojó en la humeante taza de cacao. Cerró los ojos, y sus papilas gustativas se llenaron de momentos de su infancia en casa de su abuela, de aquellas mañanas de sábado de infinitas posibilidades con música de John Barry de fondo.
    - ¿Puedo sentarme? –Escuchó la mujer, saliendo de su ensoñación. Era un hombre calvo y menudo vestido de oscuro, con una sonrisa que irradiaba paz.
    El primer pensamiento de Consuelo fue considerar que había que tener cuidado, pero, de alguna manera extraña, sabía que podía confiar en él.
    - Si, por supuesto. Siéntate. – Manifestó Consuelo. - ¿Quieres tomar algo?
    - No lo había pensado, pero ese almuerzo parece muy apetitoso. ¿Puedo pedir lo mismo?
    La madura dama llamó con su mano al camarero, indicándole que quería un desayuno idéntico para su invitado.
    - Te lo agradezco, Consuelo.
    - ¿Me conoces? – Interpeló extrañada.
    - Si, por supuesto. Y antes de que me preguntes, permíteme que tengamos algo más de intimidad. – Expuso el agradable hombrecito.
    Chasqueó los dedos y ocurrió algo maravilloso. Todo se quedó congelado en el tiempo: las personas en las mesas cercanas, los coches que se veían como hormiguitas desde la terraza, e incluso las aves del cielo. Era como estar en una fotografía de 360º.
    - No te asustes. Es un truco muy usual crear burbujas temporales. Es ciencia, aunque te parezca hechicería. Como bien decía Clarke: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.
    Consuelo no sabía qué decir.
    - A mí me pasaría lo mismo en tu situación. – Observó el pequeño hombre. -Me llamo Grant y vengo de lo que vosotros llamáis otra dimensión, una de las infinitas que hay.
    - Y para… ¿para qué has venido? – Logró articular la mujer acordándose de episodios de series de ciencia ficción con funestos finales.
    - Para agradecerte ser como eres.
    - ¿Eh? No entiendo. ¿Qué me tienes que agradecer? Soy una persona muy normal, del montón.
    -No te menosprecies. Eres muy importante y tu hija Clara también.
    - ¿Mi hija Clara?
    - Tu hija Clara, la gran inventora, la que traerá una época dorada al mundo con sus técnicas para dar energía libre a todo el mundo, la que acabará con el hambre con sus ideas rompedoras sobre cultivos autoabastecidos en cada casa y que ayudará a sanar la tierra convirtiendo toda la contaminación en estiércol para alimentar la tierra.
    - ¿Mi hija hará eso? No tiene más que quince años. Creo que te has equivocado de persona.
    -No. Ella lo hará y ¿Sabes por qué? Por ti.
    - ¿Por mí? Ya te he dicho que no soy una persona muy especial.
    - Sí que lo eres. El tipo de persona que estudia lo que pregunta su hija para darle respuestas y proporcionarle los medios para que las busque por sí misma; el tipo de persona que se quitaba horas de sueño para grabar documentales de ciencia y arte para que su pequeña los viera; el tipo de persona que vio en la televisión qué pasaba cuando se metían ciertos caramelos en pastilla con sabor a menta en una botella de cola, y que repitió el experimento en casa, poniéndola perdida por el efecto geiser que casi llegó al techo, sólo para que Clara lo viera. Tú eres la que despertó su curiosidad, la que provocó el efecto dominó empujando la primera ficha, la que encendió la mecha de la genialidad, inspirándola. ¿Y me dices que no eres especial?
    - Bueno es que siempre me han gustado esas cosas y sobre todo cuando nació Clara. Quería que viera todo lo que este mundo le podía ofrecer.
    - Ya sabes lo que va a pasar. Es una pena que lo vayas a olvidar.
    - ¿Por qué tengo que olvidarlo?
    - Para que no interfieras en el destino de tu hija. Esas decisiones debe tomarlas sola. He venido a decírtelo porque, aunque no recuerdes lo que te he contado, el sentimiento de satisfacción quedará y te acompañará en las horas bajas. Te servirá para seguir adelante con brío. Las espinacas de Popeye, la poción de Astérix. Es nuestro regalo por ser como eres.
    Grant chasqueó los dedos y el tiempo volvió a correr.
    - ¿Cómo dijiste que te llamabas? –Preguntó Consuelo olvidando la gran revelación.
    - Me llamó Grant y ahí llega ese apetitoso cacao. El nuevo día empieza bien. ¿No crees?

    Fermín Vento, un hombre de ciencias

    Fermín Vento, un hombre de ciencias

    El doctor Fermín Vento supo cumplir infinidad de roles en su vida, pero sobre todas las cosas se consideraba científico. También fue ebanista, apicultor, panelista televisivo de programas vespertinos, primer adelantado en off side, vidente con evidente estrabismo, curador de museos y medico clínico de mausoleos, entre otros tantos oficios variopintos.
    Quizás no lo hayan oído nombrar y eso tiene su explicación. Sus inventos eran como mínimo, algo extraños. La granada boomerang que hizo que su país perdiera la guerra en un santiamén antes de la primera batalla; el re-encarozador de aceitunas, una asquerosidad que no compró nadie y hoy reposa en la Galería de Objetos Inútiles, un lugar donde a nadie le interesa ir; el libro de recetas comestibles; que admitía una sola lectura y garantizaba una segura indigestión por su grueso volumen, usaba como ingrediente secreto el milhojas hojaldrado y cuando alguien se aburría con la lectura podía empezar por las páginas primeras aunque los glotones se quedaban sin saber el final.
    La Máquina del Tiempo Presente fue un fiasco. Consistía en un breve pasadizo de doble entrada que producía un molesto pitido al ingresar. Al salir por el otro extremo, el viajero se encontraba unos segundos más tarde en el mismo lugar, apenas un poco más adelante. Sus detractores calificaron a este adefesio como el Túnel Zumbador.
    A pesar de ser algo tarambana y bastante distraído como cualquier creativo, pensando constantemente en universos nuevos y realidades alternativas, siempre se lo consideró un buen tipo. Detestaba los aparatos creados para destruir. El rayo desintegrador le parecía una aberración digna de un mundo enfermo. Quiso compensar la existencia de tan infame arma con un invento genial: el Láser Integrador. Lo aplicó sobre una población mediana que fusionó sus cuerpos en una sola masa con infinidad de brazos piernas y rostros. ¡Era un canto a la unión de las razas! Más la gente no estaba muy feliz y se le rebeló. Aprovechó esta anécdota agridulce para escribir “La rebelión de la masas”, que ya había sido publicada con un siglo de antelación.
    Cuando era niño se zambulló en una tina y gritó ¡Eureka! No, no había descubierto el principio de Arquímedes y más le valía, porque si no el físico griego lo habría molido a golpes por robarle sus ideas. Eureka era el nombre de su perro y al salir del baño semanal se sintió medio babieca, que era el caballo del Cid. Fue también en su mocedad cuando creó el moco invisible. Práctico artilugio para evitar que sus padres lo vieran haciendo bolitas y amasando esa gelatina asquerosa de procedencia nasal, lo que le hubiera valida una buena tunda y una feroz reprimenda. A pesar que todos afirman desconocer el invento supo ser un secreto éxito de venta, consumido principalmente por taxistas, conductores de autobuses y coches particulares, que buscan no escandalizar a sensibles damiselas y peatones de estómagos flojitos.
    Una mancha negra en su historial fue el agua deshidratada, una decidida estafa y por culpa de aquel polvillo al que se le agregaba H20, fue a parar con sus huesos directamente tras las rejas. Allí se le ocurrió la reja horizontal. No era ideal para ambientes sin techos ya que los presos la usaban de escalera y escapaban con facilidad. Esta invención le valió mayor tiempo de condena por incitación a la fuga masiva.
    En cierta ocasión diseñó un dron de mayor tamaño con capacidad para transportar personas. Sería una revolución en los transportes. Más los planos demostraban un objeto muy similar a un helicóptero y el Registro de patentes se negó a aceptar su creación.
    Siempre siguió a rajatablas el método científico tradicional: observación, hipótesis, predicción, experimentación y resultados. Su espíritu curioso e innovador lo llevó a alterar este orden y supo predecir con el resultado puesto, jactándose de nunca equivocarse; también procedió a experimentar al azar, para luego llenar el campo de la hipótesis a la bartola sin saber que estaba estudiando y en la mayoría de los casos se quedaba en el peldaño de la observación constante hasta quedarse dormido. Entonces sí, en los sueños, se alzaba con hipótesis maravillosas, experimentos dignos de genios y conclusiones lamentables. Lástima que al despertar raramente los sueños se recuerdan y sus mayores lumbreras se perdieron en los brazos de Morfeo. El Consejo de Sabios le aconsejo abandonar la sabiduría, antes que ocasionara más estragos.
    Sin embargo sus nobles enseñanzas nos dan una sabia lección. Cualquier oficio puede transformarse en un derroche de creatividad y conocimientos, y si bien hasta el trabajo de un jardinero puede volverse una ciencia, a través de técnicas probadas, aplicadas con sabiduría y con paciencia, es absolutamente imposible que las cosas sean al revés y la honorabilísima ciencia, por ejemplo y por fortuna, se convierta en horticultura.

    Fiesta cuántica

    Fiesta cuántica

    Cuando recibí aquella extraña invitación jamás podría haberme imaginado lo que en aquella peculiar fiesta sucedería. La carta decía así: “Estimado amigo, ha sido invitado a una exclusiva fiesta cuántica que tendrá lugar en las coordenadas 46.94767, 7.44997 el vigésimo séptimo día tras el eclipse solar. Preséntese una hora antes de que el sol se ponga, esperamos gustosos su presencia”. Nunca había escuchado el término “fiesta cuántica” pero pronto descubriría de qué se trataba, la aventura prometía.

    Cuando llegué, me reuní con un grupo de asistentes que esperaban pacientes para entrar al local donde se celebraba la fiesta. Un apuesto hombre llamado Feynman nos recibió y al vernos tan serios exclamó -no tomen todo esto de manera solemne, ¡relájense y disfruten!- y así hicimos.

    Nada más entrar deduje que aquella sería una noche inolvidable. En lo alto del escenario se distinguía al DJ al que identifiqué como el bosón de Higgs, el alma de la fiesta que proporcionaba masa al conglomerado de partículas que bailaban enérgicamente al ritmo de la música colisionando constantemente unas con otras. Los que más destacaban eran una pareja de electrones que danzaban al unísono dando vueltas en sentidos contrarios como establece el principio de exclusión de Pauli y realizando exactamente idénticos movimientos lo que les dotaba de una coherencia y sincronización inigualables que atraían todas las miradas.

    Tras una primera impresión que me dejó atónito logré tranquilizarme y comprobé que veía completamente borroso a través de mis gafas por lo que probé a colocármelas de nuevo para poder enfocar mejor los objetos pero no sirvió de nada. Comencé a limpiarlas con un pequeño trapo que siempre me acompaña en el bolsillo cuando un jovial hombre con dotes de intelectual me sobresaltó dándome palmaditas en el hombro con una risa sarcástica que me hizo enrojecer de vergüenza. -Deja de limpiar esas gafas, no lograrás ver nítido por mucho que te esfuerces, todas las partículas poseen cierta incertidumbre y no podrás localizarlas en un lugar concreto- me advirtió, y antes de desaparecer entre la multitud susurró a mi oído -por cierto, me llamo Heisenberg-.

    Los más animados de la fiesta eran sin duda los fotones, que iluminaban completamente la estancia con sus agitados y veloces bailes incapaces de seguir para mis ojos, lo que me produjo cierto mareo. Completamente desorientado pregunté la hora a uno de ellos y su respuesta me dejó desconcertado, ¡era imposible que hubieran pasado 57 horas desde que entré en la discoteca! Inicialmente pensé que el fotón estaría bromeando hasta que llegó a mi lado un peculiar hombre de pelo blanco y alborotado y me explicó que el tiempo no es inmutable sino que factores como la velocidad o la gravedad pueden alterar el tejido espacio-temporal lo que me creó más dudas que certezas pero al menos ya supe que el fotón no se estaba quedando conmigo. El hombre que me había proporcionado aquella minuciosa explicación sobre un fenómeno al que denominaba relatividad parecía aburrirse en la caótica fiesta cuántica y percibí cierto descontento cuando al despedirse, mientras miraba a su alrededor, me dijo -recuerde, Dios no juega a los dados-. Justo antes de que se marchase le pregunté su nombre, -Me llamo Albert- respondió. Aquel encuentro me dejó reflexionando, tenía la sensación de que aquel hombre pasaría a la historia pero no logré determinar la causa de tal fugaz pensamiento.

    La fiesta llegaba a su fin, era hora de recoger y algunos asistentes comenzaban a marcharse cuando un hecho llamó mi atención. Un electrón salía por una de las puertas de la discoteca y su sombra se proyectó sobre la pared en un extraño patrón de interferencia como si de la interacción de dos ondas se tratara. Me dispuse a filmar aquel extraordinario suceso pero resultó que cuando otro electrón abandonó el local su sombra se reflejó a la perfección sobre el muro de enfrente. Comprobé la grabación y, en efecto, sobre la pared tan solo se percibía una oscura mancha, como si el suceso dependiese de la presencia del espectador, como si el simple hecho de observarlo interfiriese en el proceso de la misma manera que cambia el comportamiento de los niños pequeños en presencia de sus padres.

    Con la cabeza a punto de estallarme, decidí abandonar resignado la fiesta. Al verme cabizbajo, otro presente al que más tarde reconocí como Niels Bohr trató de consolarme, me dijo -no te preocupes, si la mecánica cuántica no le deja a uno perplejo es que no la ha entendido-. Finalmente regresé a mi casa con la convicción de que aquella fiesta supondría una gran inspiración para mis futuras investigaciones. Por cierto, se me olvidaba, mi nombre es Erwin Schrödinger, pero esa ya es otra historia.

    Fotografía 51

    Fotografía 51

    Llevaba toda la tarde trabajando en esas fotografías y sin quererlo se le hizo tarde. Fuera de las instalaciones hacía ya un buen rato que llovía a cántaros pero, después de varias horas allí encerrado, por fin pudo obtener resultados tangibles para su investigación. Raymond ordenó todo el material, cerró el laboratorio y cogió todo lo que necesitaba para poder enseñárselo a su tutora de doctorado, Rosalind Franklin. Cruzó corriendo el campus del King's College de Londres bajo la apesadumbrosa lluvia, que no cesaba, y llegó al edificio donde se encontraban los seminarios. Se encontraba sofocado y empapado, pero era ya tarde y quería acabar con esa cuestión cuanto antes. Siguió corriendo por los pasillos y en el momento de girar la esquina en que se encontraba el aula de anatomía aplicada se dio de bruces con el profesor Maurice Wilkins.
    - Jovencito, ¿dónde se dirige usted con tanta prisa si puede saberse? - le reprendió el hombre.
    - Debo encontrar a Rosalind, he hecho algunos hallazgos sobre la estructura del DNA que no pueden caer en saco roto. ¿Sabe usted dónde podría encontrarla?
    Wilkins se quedó pensativo durante unos segundos y prosiguió.
    - Rosalind se fue hace un rato - mintió -. Si usted quiere, deme esos resultados a mí y yo se los entrego mañana en mano. Es ya muy tarde y no debe usted estar merodeando por los pasillos sin razón alguna. Si le parece, solventémoslo de esta manera y así puede usted irse a su casa a descansar. Sino no será usted capaz de rendir correctamente mañana.
    - Visto de esta forma tiene usted razón Doctor Wilkins. Los resultados están contenidos en este sobre. Por favor, si puede hacerme el favor, entrégueselo a Rosalind sin extraviar ninguno de los documentos.
    - Descuide señorito Gosling, delo por hecho. Lo veo mañana entonces.
    - Sí, me voy ya. ¡Muchas gracias y buenas noches!
    - Buenas noches joven.
    Los documentos quedaron a disposición de Wilkins, que después de su ronda vespertina por los pasillos, volvió a su despacho. Seguía lloviendo con fuerte estruendo y dejó el sobre intacto sobre la mesa. La tormenta no aminoraba su fuerza y a Wilkins pronto le superaron con creces las ganas de observar los hallazgos que había hecho ese joven tutelado por Franklin. Al analizar el contenido de la investigación cayó al suelo una foto marcada con el título "Fotografía 51". Cuando se agachó a recogerla todo cobró sentido en su cabeza. Esa foto era la respuesta a la investigación más crucial del momento. En ella se podía observar claramente una panorámica del núcleo celular en que quedaba en evidencia la estructura helicoidal y en forma de doble hélice que tenía el genoma humano. En ese momento supo que si jugaba bien sus cartas podría convertirse en uno de los padres de la Medicina y la Genética moderna, pues sería recordado como el descubridor de la estructura del ADN. Todos los estudios posteriores de genética llevarían su nombre y, en ese preciso momento, disponía de las herramientas para que así fuera. Tuvo claro lo que debía hacer. Cogió una pluma y un papel y escribió el siguiente borrador:

    Para: James Dewey Watson y Francis Crick

    "Doctores:

    Dispongo de algo que puede hacernos muy grandes. Pasen mañana por mi despacho para analizarlo. Sobre todo no comenten esto con nadie, en especial con la doctora Rosalind Franklin. Si este hallazgo sale como presupongo, podríamos hacernos de oro y ser recordados por todo el mundo científico. Les espero mañana a las 4 pm en mi despacho. Sean discretos. "

    Maurice Wilkins

    Fuerzas: Gravedad y Destino

    Fuerzas: Gravedad y Destino

    ¿Alguna vez te has despertando sin ganas de enfrentarte al día?
    Seguramente hayas sentido que tu destino está trazado y que, independientemente de tus acciones, el transcurso de tu día e incluso el de tu vida ya está escrito.
    Esta era la sensación que invadía la mente de Alicia cada mañana. Su ciclo comenzaba tras abrir sus ojos, automáticamente se levantaba, desayunaba escuchando algún podcast motivador -sin éxito-, se aseaba y salía al trabajo sabiendo que al final del día volvería a su cama para despertar al día siguiente y caer en la misma rutina.
    En el ciclo vital de Alicia, al igual que en el de todos nosotros, había momentos mejores, adornados por cosas tan simples como algún menú especial en la cafetería o risas dispersas con amigos; y peores, generalmente debidos a una jornada laboral poco productiva o simplemente a frustraciones inherentes al carácter humano. Pero, al fin y al cabo, independientemente de todo esto, a la mañana siguiente el sol volvería a brillar, ella abriría sus ojos y todo se repetiría.
    Su trabajo consistía en estudiar la respuesta adaptativa de las abejas ante factores externos para mantener la prosperidad de la colmena. Analizando unos datos recolectados durante las últimas semanas, cayó en cuenta de que los seres humanos, al igual que las abejas, estamos programados para desempeñar actividades repetitivas, incluso aunque no nos gusten, con el fin último de asegurar nuestra supervivencia. Cada uno de los miembros de la colmena tiene un rol, la abeja reina es reina desde el día que nace y los zánganos viven a su disposición hasta su muerte. Independientemente de los factores externos, estos roles son impermutables, su destino esta determinado, y de la misma manera lo está el de los seres humanos. Ahora bien, qué es el destino. La definición exacta postula que es una “fuerza” desconocida que actúa de forma inevitable sobre las personas y los acontecimientos.
    Analizando esta definición, Alicia pensó que, si el destino es realmente una fuerza, puede compararse con otra fuerza, la Gravedad. De igual modo que cualquier objeto con masa atrae a otro objeto con masa, y ni tan siquiera la tierra y las estrellas se libran de esa inercia, los humanos, están condicionados y atraídos hacia su destino final, y nada puede modificar dicha fuerza atractiva. Desde el momento en que llegamos al mundo, somos esclavos de nuestro destino de igual manera que estamos afectados por la gravedad. Visto con esta perspectiva, la vida humana resulta deprimente, no importan los factores ajenos, no importa lo que hagamos, nuestra sentencia está dictada.
    No obstante, si este supuesto destino es una fuerza, puede entenderse también como una magnitud vectorial que mide la intensidad del intercambio de momento lineal entre dos cuerpos y, por tanto, puede modificarse o anularse aplicando otra fuerza externa y en sentido contrario. Pero, cuál es esta fuerza. Tras varios días de reflexión, Alicia encontró la respuesta: la voluntad.
    La voluntad se define como una propiedad intrínseca a la personalidad de cada individuo que apela a una fuerza -de nuevo- para desarrollar una acción de acuerdo al resultado deseado. Es decir, si Alicia quería convertirse en la dueña de su destino y modificarlo a su convenir, debía tener voluntad, reajustar su “chip” interno, reprogramarse. Ella, siempre realista, era consciente de que nuestra voluntad está limitada por nuestros sentimientos y emociones, por nuestro entorno socio-cultural ya que no podemos escapar de los caminos inexorables de la vida humana en sociedad, de la geografía que nos rodea, del clima y costumbres del lugar en el que vivimos. La clave está por tanto en endurecer nuestra mente a través del conocimiento para poder recorrer el camino hasta nuestro destino final de una manera satisfactoria. Sabiendo y aceptando este hecho, Alicia reajustó sus días, seguiría realizando las mismas actividades, pero con otra perspectiva, se enfocaría en dejar huella.
    Al igual que ella, cada uno de nosotros debemos abandonar la procrastinación y no aceptar la monotonía diaria. Al fin y al cabo, si todo puede entenderse a través de las leyes de la dinámica, únicamente tenemos que encontrar la magnitud de la fuerza adecuada para que, al abrir los ojos cada día, en lugar de sentir cansancio y pereza tengamos ganas e ilusiones para que, al llegar a la ultima vuelta de nuestro ciclo vital nos sintamos satisfechos.
    El destino es un agujero negro cuya fuerza de aceleración es mayor que cualquier otra, y cuyo fin ultimo es el colapso (nuestra muerte), no obstante, siempre queda un pequeño atisbo de esperanza, pues incluso tras la muerte de una estrella su brillo perdura en el universo durante millones de años, así mismo nuestro camino a través de la vida puede sembrar semillas que perduren en este mundo indefinidamente.

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD
    Seudónimo: NEWTON
    - A ver Newton, explícanos como tú difieres de la Ley de Gravitación Universal y refutas al brillante científico del cual tomaron su nombre para ponértelo.
    - Yo no sé por qué se ha formado tanta bulla y revuelo por lo que he dicho. No me canso de repetirlo que lo que he expuesto es una idea, una hipótesis primaria que necesita de muchas horas, días, meses o años de estudio para explicarla coherentemente. Me llamó la atención el hecho de que pudiera muy bien explicarse el descubrimiento de mi predecesor de otra forma, de otra manera. Más simple, sin necesidad de acudir a ese fenómeno extraño como una fuerza rara que hace que se ¨atraigan¨ dos cuerpos y, además, que ella es directamente proporcional a la masa de ellos e inversamente proporcional al cuadrado de las distancia que los separa.
    - Entonces tú discrepas totalmente de los descubrimientos hechos sobre la Ley de Gravitación Universal, las leyes de Newton e inclusive ¿cuestionas la existencia de la fuerza?
    - Aguante un momento, en ningún momento me he cuestionado la presencia de la fuerza en la interacción entre dos cuerpos. Respeto y reconozco la brillantez y grandeza de los descubrimientos y formulaciones de Don Isaac, lo que intento encontrarle una explicación más simple y no tan rebuscada y compleja.
    - A ver, explícame tus puntos de vista porque el efecto que hace esa fuerza gravitatoria en cuerpos que no están en contacto físico es fácilmente demostrable en el caso de las mareas por la atracción que hace la luna sobre al mar y el fenómeno de ingravidez de los objetos y cosmonautas cuando se alejan de la tierra.
    - Le voy a explicar esos dos ejemplos desde mi punto de vista pero déjeme antes enunciarle mi idea: Para mí, la fuerza es impulsiva, no atractiva. Me explico. Los objetos tienden a unirse porque una fuerza exterior los empuja, no porque una fuerza interna dentro de ellos hace que se atraigan. ¿Y cuál es esa fuerza? La que durante millones y millones de años han expulsado y siguen expulsando al espacio los infinitos soles y estrellas que pueblan el firmamento. Para circunscribirnos solamente a nuestro planeta, este se encuentra sumergido dentro de un campo de fuerzas generado por estas fuentes inagotables de energía, como un objeto dentro del agua el cual recibe una presión constante en toda su superficie. Por eso es que todo, absolutamente todo, es ¨empujado¨ contra su superficie, no porque la tierra los atraiga.
    En el primer ejemplo. El de las mareas. Hasta ahora se ha explicado como que la luna atrae la masa de agua, la arrastra la cual, por cierto, produce marea alta seis horas después que la luna pasó por ese lugar aunque ese fenómeno se explica por la fricción de la masa de agua que retarda su movimiento. Yo lo explico porque la masa de la luna sirve de pantalla u obstáculo a la fuerza externa y el área debajo de ella recibe menos fuerza de empuje lo cual aprovecha el agua de mar para desplazarse hacia esos sitios, empujada por la mayor fuerza exterior que no ha sido bloqueada por la luna.
    En el caso de la ingravidez que se constata dentro de las naves interplanetarias se explica de igual forma. Sobre la superficie terrestre todo se encuentra empujado hacia la tierra por esa fuerza exterior porque el propio globo terrestre bloquea la fuerza que existe en el lado opuesto del planeta, se rompe el equilibrio y domina la componente exterior. Al separarnos de ella y alejarnos, se restituye el equilibrio y los objetos y los cosmonautas reciben la fuerza de empuje desde todos lados y equilibra la que antes predominaba experimentando la sensación de falta de peso y flotabilidad similar al que experimentan los animales marinos y los buzos al poder ¨volar¨ en el espacio submarino tridimensional del océano al igual que los pájaros en el aire.
    - Te felicito Newton, has expuesto tu teoría brillantemente y con bastantes argumentos los cuales pueden ser objeto de debate y réplica pero basta por hoy. Descansemos y continuaremos mañana, ¿está bien?
    - Padres de Newton. Los he mandado a llamar para informarles que su hijo ha sido dado de alta. Es un chico inteligentísimo y perfectamente normal. Esas ideas suyas pueden estar equivocadas pero demuestran que no puede frenarse el desarrollo del intelecto y de la imaginación a ninguna edad. Que debe estimularse a que las personas investiguen, busquen, desarrollen sus ideas y en esa búsqueda de las respuestas a sus interrogantes y el debate y confrontación de diferentes puntos de vista, tendencias y criterios, nos acercaremos cada día más a la verdad y al descubrimiento de nuevas innovaciones científicas. Felicidades, tienen un hijo brillante.

    HASTA LOS HUESOS: La química de la sustancia Amor.

    HASTA LOS HUESOS: La química de la sustancia Amor.

    "El fuego es íntimo y universal[…] Sube desde las profundidades
    de la substancia y se ofrece como un amor” Gastón Bachelard.

    Era Julio cuando realizamos en la clase de dinámica de sustancias sentimentales y alimenticias, un laboratorio sobre viscosidad dinámica. Se midió la viscosidad del amor, en relación con la miel y la jalea. La unidad en que se mide la viscosidad dinámica es centipoise; fue evidente en todos los ensayos que la viscosidad del amor es equivalente a 80.000 centipoise, siete veces más viscosa que la miel que solo midió 10000 centipoise. Solo el calor del cuerpo humano (el nuestro u otro), es el que permite que el amor se disemine con mayor facilidad hasta la última de nuestras coyunturas, la presencia del calor hace que su viscosidad baje. La miel halla su momento de mayor fluidez a los treinta grados, en cambio el amor lo hace a los treinta y siete grados.

    La química del amor es variable. Es una de las sustancias más estudiadas, versátil y definitivamente peligrosas. Ha existido desde siempre un gran presupuesto para su investigación, financiado desde el gobierno y las entidades privadas, pero ¿Qué pasaría si pudiéramos controlar el amor?, si con un solo compuesto químico se pudiera destilar fácilmente el amor de nuestros huesos y manejarlo a voluntad. ¿Qué marca no pagaría porque el amor, que habita en nuestros huesos, se dirigiera a ellos? Controlar el amor, esta terrible y dinámica sustancia, sería la cumbre de todas las ciencias sentimentales y químicas.

    La inestabilidad en su composición es tan indeterminada como la diversidad en su concentración. Algunos ensayos clínicos presuponen que reacciones metabólicas han otorgado una mayor medida de amor a algunos sujetos, el gramaje total es siempre imposible de conocer. Casi todas las pruebas se tienen que realizar con personas que han muerto, es la única forma de sacar todos los huesos y realizar un delicado procedimiento de laboratorio establecido, en el que se vuelven una masa del que se extraen las diferentes sustancias- sentimientos, finalmente destilarán el amor. Pero, se cree que el rigor mortis ha intervenido en las mediciones y todas las cantidades son desacertadas.

    Siempre ha creído que la edad hace variable el tipo y la cantidad de amor. No será la misma concentración de amor, la que encontraríamos en los huesos de un pequeño que abraza a su madre con sus dos brazos como si tuviera cien, a la que encontraríamos en los huesos de un viejo que abraza su dinero como si tuviera mil brazos.

    La peor cualidad del amor, sobre todo para quienes son estudiosos del asunto, es su capacidad de mezclarse tan bien con otros sentimientos generando mezclas homogéneas casi perfectas, esto hace imposible que uno sepa diferenciar amor de ambición o amor de pasión, o amor de tristeza.

    Siguen abiertas las discusiones y preguntas sobre este tema tan medular, incluso luego de más de doscientos años de juicioso estudio de las ciencias sentimentales, permitiéndonos poseer a esta altura toda una serie de protocolos establecidos para el estudio de las sustancias-sentimientos. Se mantienen incluso los aportes realizados por Newton sobre el asunto, hasta los últimos artículos de las más reconocidas universidad y centros de investigación en el asunto. Ejemplo de ello son la gran estructura de laboratorios en la Universidad de Yale especializados en el estudio de las sustancias- sentimientos.

    Para continuar en la comprensión del asunto en otros artículos se hará énfasis en otros sentimientos- sustancia, especialmente del dolor y la pasión, aunque todos los asuntos que tratemos terminarán llegando- como siempre- a la sustancia que habita hasta el último de nuestros huesos: la sustancia Amor.

    Huella indeleble

    Huella indeleble

    «―Hacia allí ―retumba la frase, cargada de ilusión, de una niña en medio de una árida ninguna parte».

    Fijaos. Sí, en las dos figuras que se dirigen hacia el amanecer de los poetas muertos en tierra ignota. Y en las pisadas que dejan en la arena, restos de lo que representan. El camino es lo de menos y sus motivaciones no importan pues han sido, en parte, programadas. Pero son una pareja cuanto menos curiosa. Y diréis: «¿Por qué nos interesan?», y sería un buen apunte. En parte, debido a que hace eones que la Tierra había sido expulsada de su sistema al producirse un nefasto colapso cósmico en el viaje sideral del Sol. La biosfera sufrió las consecuencias en extinciones masivas. Luego, el planeta errante murió. En el pasado, vuestro pasado, se tuvieron que tomar decisiones desesperadas. Pese a todo, y obviando las excusas, ya lo sabíais.

    La literatura, el cine, la televisión y la información soterrada en los metabuscadores os hicieron creer que algún día poseeríais grandes naves generacionales para surcar el Cosmos. ¡Qué imaginativos que sois! Erais… Ahí se quedaron, en el bulevar de los sueños rotos. Lo que sí se logró fue la construcción de pequeñas y asequibles astronaves ―del tamaño de vuestras embarcaciones de relax marítimas―, revestidas de fotocélulas de grafeno modificado para captar cualquier tipo de energía lumínica y, gracias a sus motores de antigravedad, lograr de este modo cruzar la materia oscura por impulsos electromagnéticos. Y se lanzaron al Espacio como desesperados mensajes embotellados. ¡Claro que había un mensaje, lo tenemos ante nuestras narices! ¿Ellas, ellas, ellas…? Si pudiera suspiraría sonoramente. ¡Obvio! La extraña pareja. Observad con atención por lo que creáis.

    «―Hacia allí ―retumba la frase, cargada de ilusión, de una niña en medio de una árida ninguna parte».

    La figura alta, de exodermis plateada, sin rostro y con contornos femeninos tiene una voz armoniosa, pero autoritaria y contundente que, al surgir de un punto indefinido de su anatomía, logra erizar hasta el alma. Por fortuna habla lo justo. A mí me inquieta, me recuerda demasiado a los maniquíes de dibujo. Es una androide de crianza. Cibertecnología de última generación a base de silicio y titanio. Su cerebro posee células cuánticas, un hito ciertamente. «Obedecer y servir», esa es su ley integrada. ¿A quién? No parecíais tan interesados hace un rato. Os lo muestro. Pues a la figura bajita, quien indica: «Hacia allí». Una bioingenio por encargo que nunca dejará de ser una niña, con sus ojos ambarinos, su melena pelirroja y su eterna expresión de felicidad. Una Gioconda moderna. Su ADN es el árbol de la vida. ¿No lo entendéis? Al final lo comprenderéis, os lo prometo.

    Dos muñecas distintas, pero muñecas al fin y al cabo. A sus creadores siempre les gustó jugar. Por supuesto, a ser dioses. Ambas tienen una durabilidad garantizada de décadas y pueden soportar cualquier climatología, incluso la ausencia de oxígeno. Y su programario les permite aprender, evolucionar y lograr alcanzar la singularidad, o eso ilustraban los manuales que las acompañaban en sus cápsulas. Una parrafada demasiado extensa como para leérsela sin saltarse páginas, y mira que he dispuesto de tiempo. En la distancia han quedado los manuales, desparramados junto a los restos de su astronave.

    ¿Adonde se dirigen? Sígueme. Al otro lado de aquella loma, paralelo a este desierto, hay un mar de agua dulce, hermoso como todos los mares aunque puede ser igual de cruel. Cogidas de la mano lo alcanzarán y ahí se quedarán, en el acantilado del fin del mundo sin miedos, sin dolor alguno ni remordimientos por unos progenitores que las abandonaron a su suerte. El futuro es un misterio, ellas su reinicio. No obstante, son la huella indeleble de los restos de vuestra especie, condenada desde su nacimiento, que nunca supo valorar los pequeños detalles.

    «―Hacia allí ―retumba la frase, cargada de ilusión, de una niña en medio de una árida ninguna parte».

    Con todo, acerquémonos. Somos sombras o una vulgar brisa. Como os decía, la niña ―no deja de sonreír, es una delicia― lleva el árbol de la vida en su ADN. Y “allí” es un punto a la orilla del mar. Llegada su fecha de caducidad, la androide introducirá a la pequeña en una tumba y la cuidará hasta ver brotar la vida de un planeta que ahora es leyenda, plantas y animales. ¿Lo comprendéis? El particular y desesperado mensaje en la botella. ¿Sabéis lo triste y gracioso cuando las observo? Que hace mucho que sé, que vosotros lo sabéis, que no hay más vida inteligente que la que fue… Resulta que sois los extraterrestres allá dónde alcanzaron vuestras quimeras.

    «―Hacia allí ―retumba la frase, cargada de ilusión, de una niña en medio de una árida ninguna parte».

    Huellas en el suelo, voces en La Tierra

    Huellas en el suelo, voces en La Tierra

    Mírame desde las alturas que ves desde tus zapatos. Hoy te pido que descubras quién soy, quién eres conmigo y quién serías sin mí.

    Tardé tiempo en nacer, tardé tiempo en crecer, tardé tiempo en ser. Vivo debajo de ti, vivo en La Tierra, vivo por todos, vivo por ti y por mí. Existo para protegerte, para darte alimento, para darte agua, para que camines y corras. Mi pasado es tu futuro. Tengo varios nombres: tierra, polvo, sustrato… pero SUELO conformarme con que aprendas uno.

    Soy hijo de la roca y del tiempo. El agua y el calor del pasado ejecutaron su fragmentación; quedó hecha pedazos, canjeando así su existencia por la mía. Agua y calor de un pasado tan remoto como el presente mismo, una evolución constante detenida tan solo por los periodos glaciares, por los fríos extremos, solo cuando el hielo se posaba sobre mí. ¿Lo ves? Hasta el hielo descansa sobre mí.

    Los científicos me llaman cambisol, fluvisol, leptosol, regosol y de otras maneras. Como tu piel, mi cuerpo es de diferentes colores: rojo, verde, gris, marrón, negro, blanco… Soy liso o rugoso, estoy compacto o disgregado, estoy sediento o emana agua de mí. Soy tan diferente de mis semejantes, que nunca nos encontrarás repetidos en el mundo porque, como las personas, somos únicos.

    Tengo un hermano muy especial. Se llama Terra preta y vive en el Amazonas. Nuestra madre le confirió un cuerpo muy rojo, y no es que diera mucho alimento. Siempre sirvió a su población humana como pudo, con escasos recursos, pero ellos le cuidaron tanto, dándole de comer, que acabó cambiando de color. Durante siglos se han mantenido unidos, respetándose unos a otros. Genera tanto alimento como el que recibe, manteniendo su equilibrio hasta nuestros días.

    Tengo otro hermano muy curioso. Vive cerca de los polos y se llama permafrost. Seguro que ya oíste hablar de él, pero apuesto a que no sabes por qué es tan importante. Durante muchos años, ha ido creciendo y dando soporte a pequeñas plantas. El frío constante hizo que estuviera congelado y todo lo que moría, pasaba a integrar su estructura helada. Tantos siglos con esa vida, le han permitido almacenar carbono, un viejo amigo.

    Los suelos somos una familia que no deja de crecer, o al menos lo hacíamos hasta hace unos años, hasta que llegásteis tú y los tuyos. Durante largo tiempo, he vivido con los humanos primitivos en amor y compañía, me cuidaban y les cuidaba. Entendieron cuáles eran mis necesidades, cómo me debían proteger y, a cambio, les di alimento y agua. Como te dije antes, los nativos del Amazonas acabaron formando a Terra preta, un hermano raro al que llevó tiempo formarse, a base de darle mucho de comer, y que logró dar alimento a toda su población. En el resto del mundo, no es que se hayan preocupado mucho por mí...

    No entiendo qué te pasa. Si me destruyes, te destruyes. ¿Aún no comprendes la necesidad de mi existencia? Por desgracia, mi futuro depende de ti. Son muy pocos los humanos que se preocupan por conocerme, y les estoy muy agradecido, pero necesito algo más. Todo mal que me hagas repercute en el resto: el agua, las plantas, los animales… ¿Has visto a alguien cultivando sobre la roca? ¿Has visto a alguien que pueda vivir sobre suelo contaminado? Todas tus malas prácticas impactan en el resto de seres vivos. Si me dejas desnudo, vendrán el agua y el viento para llevarme; si me echas agua contaminada, nadie crecerá sobre mí; si me remueves en exceso, tus plantas acabarán creciendo mal sobre mí.

    Respétame. No te lo pido como un favor, sino como una necesidad para ambos. Dame oxígeno, alimento, protección, y te prometo que entregaré todo lo que tengo para que tú y tus hijos viváis. Somos uno, no lo olvides. Tus huellas son mi historia, surcos del vínculo entre el humano y su hogar. El suelo que pisas es la Tierra que nace, el pasado que nunca se extingue en la memoria de la casa común.

    IE. El internet de la energía

    IE. El internet de la energía

    ― ¿Saben cuál fue el mayor logro de la humanidad? ¿Alguien sabría responderme?
    ―El primer viaje a la Luna.
    ―Bien apuntado Helena, sin dudas, fue un gran logro para la humanidad y abrió un nuevo camino en la investigación del espacio, pero no, no fue eso.
    ― ¡Las energías renovables!
    ―Te acercas Marcos. Una pista, todos tenemos uno en casa.
    ―El CEP.
    ―¡Casi Gia! El Cuadro de mando Energético Personal, ese aparato tan corriente y común que todos tenemos en casa, ¿verdad? Con él, somos capaces de leer en tiempo real el precio del kilovatio/hora, de manera, que podemos programar nuestros electrodomésticos para que funcionen cuando es más barato. No solo eso, el CEP, gracias a los microchips incorporados en todos nuestros electrodomésticos, es capaz de controlar el termostato o la calefacción para que se desconecte durante pequeños periodos de tiempo o regular la temperatura de nuestros hogares, de manera que, ahorramos energía. Activa el lavaplatos o la lavadora por la noche y compra los electrones justos para que tu casa funcione sin incidencias. Con este aparatito, no solo usamos la energía cuando es más económica, si no que la usamos con más eficiencia, ahora nuestros electrodomésticos gastan un tercio de la energía que gastábamos hace 15 años. Igual que somos capaces de comprar los electrones justos, somos capaces de hacer que nuestros electrodomésticos o el coche vendan parte de la energía almacenada. Esta misma mañana, como hago todos los días, aparqué y enchufé el coche a la red, 5 minutos más tarde recibí un mensaje de la compañía eléctrica donde se me informaba que había un déficit de energía en la red eléctrica, que le precio del kw/h estaba a 40 céntimos y que la carga de mi coche era del 70 %. De acuerdo con la configuración que introduje en el CEP del vehículo, la compañía me había comprado la energía que necesitaban hasta que la batería de mi coche alcanzó el 50%. En lo que va de mes, mi coche me hizo ganar 16 euros. Pero no solo nos da beneficios económicos, hemos reducido nuestras emisiones de C02 en un 50%, se han generado en todo el país miles de nuevos puestos de trabajo, hemos fortalecido y reinventado nuestra industria económica, hemos conseguido entre todos, generar la suficiente energía como para iluminar regiones del mundo, como el centro africano o las zonas rurales asiáticas, que, a su vez, se ha traducido en un aumento del potencial y de los recursos humanos. Que hayamos creado este Internet de la Energía produjo que en países donde el déficit de energía impedía a las personas desarrollar su intelecto, si lo hicieran. Muchas más personas preparadas, innovando, investigando, emprendiendo, preocupándose por vivir y no sobrevivir. Socialmente, hemos reducido tanto la pobreza, que hemos sido capaces de estabilizar nuestra población, somos el mismo número de personas que hace 30 años, consumiendo muchísima menos energía. Además, el acceso a la energía para todos, originó una disminución de esa sensación de falta de seguridad y miedo general que reinaba en el periodo de la crisis energética debido a la escasez de recursos, consiguiendo que se redujeran los ideales extremistas y radicales. Pero, aun así, ni el CEP, ni este gran ecosistema de la energía inteligente y bidireccional, que mantenemos activa entre nuestros hogares y las empresas eléctricas, no son el mayor logro de la humanidad.
    ―Pero profesor, entonces, ¿Cuál ha sido? No se me ocurre que más puede ser el mayor logro de la humanidad.
    ―Muy sencillo chicos y chicas, la sociedad fue capaz de convencer, poco a poco, a los gobiernos para que aprobaran un elevado impuesto al barril de petróleo. De esta manera, se incitó a que fuera rentable invertir, investigar e innovar en formas alternativas de obtener energía y en mejorar la eficiencia de su uso ya que, podían competir con el petróleo. Es decir, la sociedad, aceptó pagar impuestos más alto por consumir energías no renovables a cambio de que ese dinero estuviese destinado a salir de esa crisis energética en la que vivíamos, y no solo conseguimos eso, si no que acabamos con la crisis humanitaria. Nuestro mayor logro fue la conciencia, empatía, el altruismo y la humanidad.
    Justo en ese momento sonó la alarma.
    ―Y hasta aquí la clase de hoy, recordad que el lunes comienza la semana de los parciales, en el primer examen entran los temas del 1 al 6, desde la prehistoria hasta la edad contemporánea, ¡buen finde y a estudiar!

    If you don´t

    If you don´t

    "If you don´t not make mistakes, you´re doing it wrong.
    If you don´t correct those mistakes, you´re doing it really wrong".
    (Anon)


    La cabeza trepanada de la Sra. Fernández —presa de drogas intravenosas y gases anestésicos— reposaba, ligeramente inclinada sobre su lado izquierdo, en la mesa de una de las salas quirúrgicas interactivas del Gregorio Marañón. Su meningioma era grande, del tamaño de una pelota de pin pon, y había nacido, crecido e interrelacionado con los nervios y los vasos sanguíneos del cerebro de la Sra. Fernández durante años —incluso décadas—, y con ella habría muerto si es que no se hubiese manifestado así, tan de repente, y de forma tan dolorosa e incapacitante.
    La extirpación del bulto estaba programada para el mes siguiente —se preveía que ese mes de mayo del 2047 el equipo del Dr. Cabrera batiera el record mundial en eliminación de tumores—, pero las cefaleas en racimos que la Sra. Fernández había experimentado durante los últimos días habían hecho de la intervención algo urgente y necesario tras su ingreso en planta aquella misma tarde, justo cuando el Dr. Cabrera y su equipo se encontraban asistiendo a un congreso de neurocirugía en la ciudad condal.

    —No se preocupe —alegó el doctor a la Sra. Fernández por videoconferencia—, le operará, bajo mi supervisión, nuestro cirujano asistencial. —Y el médico mostró a la paciente las gafas de realidad mixta que portaba entre sus manos.

    El cirujano asistencial del Dr. Cabrera, nominado como BSL —siglas de Biltrack Sistem HoloLens—, era un robot quirúrgico de apoyo creado por la empresa Microrob Surgical. Estaba compuesto por una estructura acristalada que contenía un potente ordenador —de 1 petabyte de memoria— que visualizaba, radiografiaba y reproducía, en un formato de 360º, la monitorizada anatomía del paciente, registrándola de forma no invasiva. Además, el visor óptico de BSL se conectaba automáticamente —vía wifi— con el dispositivo HMD del cirujano jefe, y también con el resto de dispositivos y pantallas que, en ese momento, se encontraran operativas dentro del quirófano. BSL contaba, también, con un par de largos brazos modulares y flexibles en los que se insertaban dos ganchos multifuncionales —uno por cada extremidad— dotados de apéndices táctiles. Todo esto hacía del robot médico el ayudante perfecto, no solo por reducir tiempo e instrumental quirúrgico, sino también por facilitar el trabajo de aquellas cirugías que requerían de largas reconstrucciones. Pese a todo —sus increíbles facultades y conocimientos que lo habían llevado a especializarse en neurocirugía—, BSL jamás había ejercido como cirujano titular, jamás había reemplazado a un médico humano.

    —¿No nos darás mucho la lata? —preguntó el Dr. Cabrera a la masa celular, compacta y lobulada, que se proyectaba, dimensionada en 3D, sobre un punto definido del espacio de su habitación de hotel; en concreto, entre las cortinas y la puerta que daba al baño. Encima de la cama, materializados en forma de hologramas, descansaban los paneles de material anatómico de consulta, los diferentes cortes radiológicos de las resonancias magnéticas, el atlas quirúrgico y las imágenes de los hemisferios, lóbulos y cisuras cerebrales de la Sra. Fernández con las que, desde hacía algo menos de una hora, BSL se encontraba trabajando.

    —Lo estás haciendo muy bien, chico.

    El Dr. Cabrera se sentía muy satisfecho con el trabajo del robot: a través de su visor observaba la precisa abertura de entrada que BSL había hecho en el espacio subaracnoideo; observaba el impecable corte milimétrico, dimensionado con el bisturí de navaja, sobre la cola dural del tumor. Observaba, cuando…

    —¡Para!

    BSL se detuvo.

    —¡¿Cómo es posible?!

    El tumor yacía insertado en el vaso coroideo; un aciago e inesperado incidente —nada había mostrado la última arteriografía cerebral— con el que el cirujano jefe no contaba. Aquello lo cambiaba todo…

    —Está bien, chico —el Dr. Cabrera se sentó sobre la cama, derrotado—. Has hecho todo lo que has podido. Ciérrala —ordenó.

    Mas... era la primera vez que BSL ejercía como cirujano titular.
    El brazo robótico se adentró en la arteria…

    —¿Qué?... ¡¿Qué haces?!

    …vaporizando y coagulando con su aspirador ultrasónico…

    —¡Detente!

    …resecando lentamente…

    —¿No me has oído?

    …retirando la gran masa tumoral con una perfecta hemostasia.
    #
    Apenas habían transcurrido setenta y ocho horas desde que la Sra. Fernández había sido intervenida, y ya caminaba por su cuarto con la ayuda de un andador.

    —Gracias, doctor.

    El Dr. Cabrera salió de la habitación muy satisfecho. La operación se había complicado, pero su ayudante… Tras sopesar las probabilidades de supervivencia de la paciente se había arriesgado a retirar el tumor, aunque… aunque todavía no lograba entender cómo un IA había podido desobedecer una orden directa. Entonces, cayó en la cuenta: la Primera Ley impugnaba a la Segunda.

    «Benditos robots», pensó.

    Y se marchó, pasillo adelante, canturreando el estribillo de "I am believer".








    Iluminar la oscuridad

    Iluminar la oscuridad

    ZenoSia sólo tenía un deseo: ser más grande. Todos sus compañeros de la nanoscuela medían más que ella: alumoso, silicasto o titanión. Y ella no acababa de crecer, siempre había sido de las más pequeñas de la clase. Hasta su nombre real era pequeño: ZnS, aunque todos la conocía por ZenoSia. En la nanoscuela el tiempo se le hacía eterno, quería ser adulta y poder ir al médico para que arreglara su problema de tamaño. ¿Cómo iba a tener una vida normal si el resto casi no la veía?

    Su madre, la señora CodSen, siempre le decía que ellos venían de una familia especial, Que ella podría hacer cosas increíbles que ahora ni se imaginaba. Pero ZenoSia no se creía ni una palabra. ¿Qué iba a tener de especial su madre, que trabajaba todo el día en esa tienda de televisores a las afueras de la ciudad? La verdad es que no le había contado mucho sobre su trabajo, porque decía que ya lo entendería cuando fuera mayor. Un día, presa de la curiosidad, ZenoSia decidió seguir a su madre hasta la tienda.

    El plan era arriesgado. El establecimiento estaba en la periferia y tendría que arreglárselas para llegar hasta allí sola, La ciudad de Nanotown no era especialmente grande y podría cruzarse con otros nanotenses conocidos en cualquier momento. Si alguien la reconocía, estaba perdida porque a esas horas debía estar en clase. Por eso, necesitaba disfrazarse. Encontró una capa antigua en el armario de su madre que le vendría perfecta para ocultarse. Al probársela se dio cuenta de que le permitía caminar más rápido con poco esfuerzo. "Cuántos secretos guardas, mamá", pensó mientras la doblaba apresuradamente.

    El día que había elegido para la visita, actuó con normalidad. Después de desayunar, dirigió sus pasos hacia la habitación y cogió su mochila para irse a la nanoscuela. Se despidió de su madre y, al salir de casa, se ocultó detrás de una esquina suficientemente alejada de la puerta. A la media hora, observó a su madre salir en dirección a su trabajo. Ya bajo su capa mágica, comenzó a seguirla hasta que la señora CodSen subió a un autobús. ZenoSia esperó en la misma parada unos diez minutos y cogió el siguiente autobús hacia la tienda. Recordaba haber ido alguna vez allí cuando era muy pequeña.

    Tras atravesar toda la ciudad, apareció entre ella el edificio de ladrillo rojo que recordaba de su última visita. Se alzaba imponente en un barrio de casas pequeñas y humildes. Tenía unas diez plantas y se asemejaba a una gran lengua de fuego que emergía de lo más profundo de la tierra. La tienda de televisores ocupaba toda la superficie de la planta baja, era enorme. Decidió otear el interior a través de las grandes cristaleras desde una posición segura para no ser descubierta. Después de algunos minutos, vio a su madre en una cola de quantumos, la estirpe a la que ellas pertenecían. Estaban en la zona de la tienda que tenía los televisores más grandes y modernos. De pronto, la señora CodSen desapareció de su vista. Siguió mirando aquella fila de quantumos y reparó en que cada uno de ellos iba entrando por pequeñas rendijas situadas en el canto de las pantallas.

    ZenoSia se sintió desconcertada, ¿qué clase de trabajo era ese? ¿por qué tenían que entrar ahí? No parecía el sito más acogedor del mundo. Uno de los empleados había salido a fumar por una de las puertas de emergencia. Decidió aprovechar la ocasión para entrar al local y averiguar qué estaba pasando allí dentro. Su capa mágica le ayudó a atravesar la puerta a la velocidad del rayo en un despiste del empleado.

    Cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad que había, se dio cuenta de que se encontraba en un pequeño almacén. Entreabrió una puerta y vio que estaba muy cerca de la zona donde vio a su madre por última vez. De pronto, la luz se encendió y apareció el empleado fumador. Ya no había posibilidad de escapar, estaba acorralada...

    La siguiente imagen que observó fue a su madre mirándola con cara de preocupación. De los nervios de haber sido "cazada", se había desmayado y estaba tendida en el suelo.

    - Por fin has despertado, pequeña ZenoSia. Te diste un golpe fuerte en la cabeza al caer. ¿Qué hacías aquí?
    - Mamá, no me riñas, yo...quería saber cómo era tu trabajo. Te ví en la cola pero luego desapareciste, ¿dónde estabas?
    - Ay mi nena curiosa. Ya te dije que nuestra familia era especial. Tenemos el poder de brillar en la oscuridad. Y mi trabajo es dar mi luz para que las pantallas funcionen. De lo contrario serían completamente negras e inservibles.
    - Qué trabajo tan bonito mamá, iluminar la oscuridad. ¿Me enseñarás a hacerlo tan bien como tú?

    Ingeniero

    Ingeniero

    Apenas acababa de recoger un cubo y ya volvía a caer agua de nuevo. Con un resoplido de paciencia, se dispuso a transportar el cubo que acababa de llenar hasta el depósito inferior. Con mucho cuidado el viejo ingeniero bajó por las rudimentarias escaleras labradas en la pared de la caverna. Cargaba el cubo de madera con ambas manos, para no desequilibrarse. Con cada paso el agua se balanceaba jugando a querer derramarse pero, ya eran muchos años y el anciano tenía muy controlada cada pequeña ondulación. Finalmente llegó hasta la zona inferior. Dejó el cubo junto a la màquina y miró hacia arriba. En la parte más alta de la abovedada caverna se abría un gran boquete y por este se colaba un rayo de sol. Adoraba estos pequeños momentos donde la cálida luz calentaba su pálida piel. Le recordaban a su juventud.

    Recordó el día que llegó allí como si fuera ayer. Recordó despertar sobre un suelo arcilloso y seco. Recordó la oscuridad y el olor a humedad. Esa primera vez que vio la máquina. No recordaba cómo había llegado hasta ahí, ni su nombre, ni su edad. Sólo sabía que esa era la máquina y que, pese a su tamaño y complejidad, él era el único que sabía cómo funcionaba. Recordó esa primera vez en la que escuchó el agua caer. Un gran chorro de agua precipitándose desde el boquete, en lo alto de la cueva, hasta una especie de laguna que había en una zona elevada. Recordó sus pies moviéndose hacia las escaleras de piedra. No sabía nada pero tenía muy claro qué debía hacer. Subió por la espiral que formaban las escaleras hasta la zona superior. Una pequeña laguna le esperaba y junto a esta unos cubos de madera. Desde esa zona miró hacia abajo para ver desde donde venía. Pudo ver una zona plana, más bien arcillosa, la cual se asentaba en una especie de gran depósito vacío. Aquí se encontraba la máquina, de gran tamaño, y junto a esta una diminuta cabaña y un orbotrón, esa especie de esfera donde los astronautas entrenan su equilibrio. Observó con más detenimiento el gran depósito y vió que en la parte inferior había una pequeña cueva. Decidió que la exploraría más tarde, ahora debía recolectar el agua.

    El anciano suspiró de nuevo al volver de ese recuerdo y una sonrisa le secuestró los labios. Cogió el cubo y, con mucho cariño, dejó caer el agua por la tolva inferior de la máquina. Esta empezó a recorrer los entresijos del gran aparato. A medida que el agua hacía su recorrido, los cristales de freón se iluminaban en destellos azules como testigos del paso del líquido. Al mismo tiempo, la campana superior se cargaba hasta el punto en el que una nube de vapor se acabó liberando por los tubos de descompresión que la rodeaban. No era un proceso rápido pero el ingeniero adoraba observar cómo funcionaba cada una de sus partes. Tras finalizar todo el trayecto, el agua volvía al exterior a través de un serpentín el cual la arrojaba al depósito inferior. Eso sí, muchísimo más fría de lo que había entrado.

    Con la satisfacción del trabajo bien hecho, se dispuso a subir a rellenar el cubo con más agua. Lo había hecho tantas veces que se permitía el lujo de desconectar, poner el piloto automático y navegar un poco por sus recuerdos. Le vino a la mente el dia que decidió poner un sistema de poleas que le facilitara el trabajo de transporte de cubos. Al principio estuvo bien, pero le sobraba mucho tiempo que no sabía cómo usar. Así que decidió dejarlo todo como antes, pues disfrutaba más con el trayecto. También le asaltó el recuerdo de cuando quiso canalizar la laguna superior con la máquina, todo un error pues el aparato era incapaz de procesar tanta agua de golpe. Eso le acarreó muchas reparaciones. Recordó también el dia que se aventuró a explorar la cueva, en la parte inferior del depósito. Aquello no tuvo éxito. La oscuridad no ayudó y la curvatura de la cueva, ascendente hasta la verticalidad menos.

    Cuando se dio cuenta ya estaba de nuevo de vuelta en la máquina. Un temblor sacudió el suelo. Con suma paciencia dejó el cubo y caminó hacia el orbotrón. Ajustó bien los correajes y se dispuso al giro. Toda la cueva empezó a inclinarse hasta alcanzar los 90º. Se mantuvo así unos segundos y, poco a poco, volvió hasta su posición original. El viejo ingeniero esperó unos segundos hasta oír el sonido de confirmación, más allá del boquete en lo alto de la caverna: “¡Mmm, qué fresquita! Mamá, ¿cómo hace el botijo para sacar el agua tan fresca?” Con paciencia se fue aflojando los correajes mientras una sonrisa volvió a secuestrar sus labios.

    Jugar a ser Dios

    Jugar a ser Dios

    Alicia Elifera cruzó el parque y entró en el instituto. El hermoso emblema verde de la entrada le recordó su objetivo una vez más.
    «El carbono es la razón de la vida, el carbono nos la ha quitado, y el carbono nos la devolverá».
    Hoy era un gran día para Alicia. No importaba cuantas resurrecciones realizara, en todas la embriagaba esa sensación de poder, miedo y felicidad.
    Cruzó el vestíbulo cuyo suelo era un mosaico de colores y letras de basura plástica prensada y exquisitamente pulida, y se encaminó hacia el centro de la gran sala. Subió por la escalera de caracol que rodeaba a una majestuosa encina y saludó a todos con quienes cruzó su camino: Juan del departamento de física, Cecilia de biorremediación, ardillas cargadas de bellotas, Ruth de economía circular, pájaros cantores, etc.
    Alicia acariciaba la barandilla a medida que ascendía. Igual que las paredes del edificio, estaba hecha de derivados del carbono. Era curioso como una variación en la forma de combinar este elemento a nivel atómico suponía un cambio tan radical. Se podía pasar de un material como el grafito que se descamaba sobre el papel, a otros tan duros como el diamante o el grafeno, capaces de cortar cualquier cosa.
    Al llegar al último plano, justo por debajo de la copa de la encina pero por encima de todo lo demás, Alicia reposó la mano sobre el edificio y sintió las tenues ráfagas de electricidad que lo recorrían―el latido del edificio, o más bien, del ecosistema que lo componía.
    Energía, vida y elementos se formaban, se consumían y se regeneraban de una forma tan independiente pero interconectada, que imponían ese respeto y admiración que solo la perfección suscita.
    «Todo resulta tan fácil cuando se mira con perspectiva», pensó Alicia. «Una pequeña variación en nuestra mentalidad colectiva supuso un cambio radical en la forma en la que nos relacionamos ahora con la naturaleza y con nosotras mismas».
    Nunca darían nada más por sentado otra vez. De eso se encargaban sus colegas del Instituto de Ciencias Sociales y Arte, cuyo emblema violeta se leía desde su privilegiada posición:
    «La colaboración es nuestro legado más sagrado. Pionera de la civilización humana y relegada a la sombra de la competencia hasta que, en los albores de nuestra extinción, nos salvó y nos permitió ser civilizados otra vez».
    Por eso Alicia subía al tejado antes de jugar a ser Dios. Para no olvidarse de cuál era su verdadero lugar en el mundo.
    Asintió y bajó hasta su laboratorio. Su equipo estaba esperándola. Hoy tocaba traer de vuelta a la Cabra lusitana.

    Juventud, divino tesoro

    Juventud, divino tesoro

    Recostado en una de las dos camillas apéndices de EOS el joven dormía plácidamente, indiferente a la realidad que crepitaba fuera del reino de los sueños. Titono acarició el dorso de la mano del muchacho, tersa y suave en contraste con la aspereza de la suya, y se sintió, una vez más, viejo. Cincuenta años tenía ya; el chico, veinticinco recién cumplidos, pues aquel era el día de su cumpleaños. Cincuenta frente a veinticinco. El doble de años, como siempre. Qué rápido había pasado, de nuevo, el tiempo.
    Todavía recordaba a aquel bebé regordete y llorón del que se había hecho cargo, con sus manitas torpes y su tierno cuerpecito de neonato, esponjoso como una nube. Le había visto crecer, madurar, volverse un hombre. Pasar de niño a joven y de joven a adulto. Y, con el paso del tiempo, irse reconociendo a sí mismo en rasgos ajenos, en los ojos azul oscuro, en esas orejas tan características, en una nariz chata y felina. Cuanto más crecía ese niño a su cuidado, más se veía a sí mismo reflejado, tanto en la forma como en el fondo.

    De aire distraído, tímido y tendente al ensimismamiento, probablemente de haber tenido la oportunidad de salir del hogar y confraternizar con otros muchachos de su edad habría declinado con amabilidad.

    Era, en ese sentido, un calco del carácter de Titono. Eso sí, en nada se veía a sí mismo en el joven tanto como cuando lo despertaba a altas horas de la noche al borde del ahogo, con los ojos desorbitados y empapado en sudor, hiperventilando de angustia provocada por la consciencia de su propia muerte, de que un día su psique se disolvería hasta quedar en nada, la misma angustia existencial que a su edad había atenazado al propio Titono. Y que, hasta cierto punto, seguía sobrecogiéndole hoy.

    Pero el chaval también manifestaba patrones de conducta que Titono nunca mostró. Frente a su lobreguez natural, el joven era risueño, de una alegría muda encantadora, afrontando su realidad con mucho más entusiasmo del que su situación justificaría.

    Tampoco era un chico curioso, y eso sí que era extraño, pues no solo Titono había sido un explorador en potencia desde su infancia, sino que, hasta este joven, los anteriores habían mostrado una profunda curiosidad. Todavía recordaba Titono la de problemas que muchos de ellos le habían dado, con sus preguntas sobre qué había más allá de los límites de su jardín, circunvalado por un espeso bosque que no permitía escapar ni las miradas, y hasta algún que otro intento de fuga. Y sin embargo este había salido tan indiferente… aceptaba todo lo que le ocurría con naturalidad, nada le era sorprendente. Incluso el día en que Titono se dejó la puerta del sótano abierta y el joven descubrió la cabina de EOS, con el clon de Titono todavía en estado fetal flotando en un amarillento líquido embrionario, el joven, pese a ver el aparataje de un proyecto que iba a resultar tan trágico para él -que había resultado tan trágico para los anteriores- no le hizo ninguna pregunta al respecto.

    Titono soltó la mano del joven, profundamente dormido. Este último pensamiento le había expulsado de su ensimismamiento. Siempre le pasaba en los momentos previos al intercambio, la punzada del remordimiento. ¿Pero qué alternativas tenía? Envejecer, languidecer, morir… y Titono temía demasiado a la enfermedad y a la muerte. Se recostó sobre la cama en la que EOS, su vieja compañera, le iba a ayudar a realizar el mismo intercambio de consciencias con un clon con el que, cada veinticinco años, llevaba vampirizando nuevos y jóvenes cuerpos, garantizándose así la eterna juventud. Recostado en la cama, echó un último vistazo al muchacho que, con una sonrisa en los labios, dormía en la otra cama, el clon cuyo cuerpo sería su próximo huésped. Activó EOS pulsando nada más que un botón (gran avance el de los últimos ciento cincuenta años, que permitía el intercambio sin intervención de ningún otro ser humano) y se tumbó. Y la anestesia le indujo en un nuevo sueño de juventud.


    Titono bajó las escaleras al sótano con dificultad: los minutos siguientes al proceso de intercambio siempre eran difíciles, y costaba adueñarse del todo de sus movimientos. Pero agarrado a la barandilla consiguió bajar las escaleras, y en el líquido fetal ver, formado al fin, a un nuevo Titono que le sirviera de huésped dentro de veinticinco años. El bebé estaba listo. Accionó una palanca, y la cápsula se vació de líquido fetal hasta quedar el bebé completamente suspendido de un arnés. Abrió entonces la cápsula, extrajo de ella al recién nacido con sumo cuidado, que al contacto con el aire empezó a llorar, y, sosteniéndolo entre sus brazos, Titono dio a Titono la bienvenida al mundo.

    La Apuesta

    La Apuesta

    Estaba enfadado conmigo mismo a pesar de que estaba a punto de ganar la apuesta. Eran las seis de la tarde del día de Nochevieja y el termómetro marcaba veinte grados. No iba a nevar, tal y como yo había dicho.
    Recordé la discusión de aquella tarde, hacía más de un año, en la celebración del cumpleaños de mi amigo Salva.
    - ¡Que no tío! Que el cambio climático es algo que os habéis inventado los científicos. Seguro que nuestros gobernantes no son tan ignorantes o malvados. Y si la humanidad ha sido capaz de inventar el teléfono móvil y llegar a la luna, algo inventará que pondrá remedio al cambio climático, si es que al final tienes razón y el clima está cambiando por nuestra culpa.
    - No seas burro. Que todos los datos indican que la temperatura media de la tierra ha aumentado en las últimas décadas y hay mucha certeza de que van a seguir aumentando.
    - Sí, hombre. Aun admitiendo que la temperatura de la Tierra haya aumentado los últimos años, eso no significa que vaya a seguir haciéndolo en el futuro. Hay también científicos que aseguran que estamos dirigiéndonos hacia una nueva glaciación y, por tanto, cada vez va a hacer más frío.
    - ¡Anda ya! ¿Dime qué científicos son esos? ¡Muéstrame sus datos!
    - ¡Me dan igual los datos! Vas a ver como yo tengo razón y antes de que el año que viene acabe, nevará en la ciudad. ¡Me apuesto una paella!
    - ¡Paella! ¡Paella! coreó el resto de la pandilla, que no habían perdido detalle de nuestra discusión. En mi pandilla es frecuente que, antes de acudir a las fuentes de información, se cierren las discusiones apostando una paella que paga quien pierde la apuesta y comemos todos juntos.
    - ¡De acuerdo, acepto la apuesta!
    Aquel día, de camino a casa me di cuenta de que había caído en la provocación. Me había equivocado apostando y daba igual que ganara o perdiera, esa no era manera de intentar convencer a nadie y había perdido la oportunidad de convencer usando argumentos.
    Una de las características del razonamiento de quienes niegan el cambio climático es, precisamente, considerar que un acontecimiento aislado, el que nieve en la ciudad el año que viene, necesariamente refuta la existencia del cambio climático. Y yo, aceptando apostar había usado su mismo razonamiento, que un hecho aislado, que el año que viene no nevara en la ciudad, apoyaría necesariamente que la temperatura de la Tierra está aumentando por culpa del cambio climático.
    Al tiempo nos reunimos para comernos la paella que pagó Salva. Al llegar a los postres, pedí la palabra.
    - Escuchadme. Ya sé que he ganado la apuesta, pero esa victoria no me da la razón. Yo nunca debería haber aceptado apostar, porque que no haya nevado no prueba la existencia del cambio climático y que hubiera nevado tampoco probaría lo contrario.
    - ¡Pues si no tenías razón, páganos tú otra paella! Gritó alguien en el fondo de la mesa.
    - ¡Eso, eso! Corearon los demás.
    - Dejarme explicarme. Como indica su nombre, la temperatura media es un promedio, y éste se obtiene sumando una serie de valores y dividiendo el resultado entre el número de valores que tiene la serie. Así, la temperatura media diaria se obtiene sumando las temperaturas mínima y máxima alcanzadas en un día y dividiendo el resultado entre dos; la temperatura media mensual se obtiene sumando las temperaturas medias de todos los días del mes y dividiendo entre el número de días de ese mes; y para la temperatura media anual se suman las temperaturas medias de todos los meses del año y se divide entre doce. Esta manera de calcular tiene una característica importante para la discusión sobre el cambio climático que teníamos Salva y yo. Y es, que se puede obtener un mismo resultado a partir de datos muy distintos. Así, un valor de temperatura media diaria de 8ºC se puede obtener un día en el que la temperatura mínima sea de 6ºC y la máxima de 10ºC, pero también un día con una mínima de -2ºC y una máxima de 18ºC. Y lo mismo ocurre con las temperaturas medias mensuales y anuales.
    Salva y el resto atendían atentamente mis explicaciones.
    - Que hubiera nevado como decía Salva –continué–, hubiera implicado que uno o varios días de invierno hubiesen tenido temperaturas mínimas muy bajas, y ello puede ocurrir sin que implique necesariamente una disminución de la temperatura media anual.
    Acabamos la velada entre risas, bromas y brindis, como siempre. Mientras los observaba pensé que quizá no había sido con los argumentos científicos con lo que había logrado convencerlos, sino que había sido gracias a la amistad que nos une.

    LA BALANZA DE KIBBLE

    LA BALANZA DE KIBBLE

    –¡Entonces es un estado donde los electrones se aparean! –decía sorprendido Unai mientras leía sobre el efecto Josephson superconductor mientras un autobús sin conductor lo transporta a la planta de producción de la farmacéutica en la que trabaja.
    –Estas leyendo sobre superconductividad, ¿verdad? –preguntó Catherine a Unai después de haberse dormido unos de minutos en el autobús.
    –Sí, sobre su historia y como se ha llegado a aplicarla en la industria –respondió Unai–. Por ejemplo, en la nueva balanza de Kibble. ¡Se ve que cuando los electrones se aparean, pueden surgir nuevas propiedades!
    –Así es. –contestó Catherine–. Es debido a que se genera un nuevo estado de la materia… la superconductividad.
    –Fue Josephson quien predijo que al aplicar un voltaje constante en el tiempo en un superconductor se crearía una corriente oscilatoria. ¿No te parece impresionante? –respondía Unai.
    –¡Y tanto! De hecho, creo que lo tildaron de loco. –respondió Catherine–. Y pensar que años después sería galardonado con el Premio Nobel. Recuerdo que un profesor en la universidad decía que la diferencia entre la locura y la genialidad radica en si consigues el éxito. Por cierto, Me gusta que te intereses por otros campos de la ciencia en tu tiempo libre. Últimamente esta sociedad me recuerda la apatía a la ciencia que describía Asimov en su libro Fundación, ¿No te parece?
    –No exageres, hoy en día se gradúan más científicos e ingenieros que hace un siglo. –contestó Unai–. Lo que pasa es que tú sigues más la filosofía de Feynman, que eleva la ciencia por encima de todo mientras que yo tengo una visión más crítica de la ciencia, algo parecido a lo promulgaba Feyerabend. Por ejemplo, el descubrimiento de la superconductividad fue por serendipia, un resultado obtenido de forma accidental por investigadores que quería condensar gases y por casualidad se encontraron con una resistencia eléctrica igual cero.
    –Sí, la superconductividad fue descubierta de forma serendípica al igual que la penicilina, pero luego la ciencia encuentra más cosas, da explicaciones. Que la resistencia eléctrica sea cero no te dice nada de lo que está pasando internamente. Han sido otros científicos los que se han dado cuenta luego que los electrones se tienen que aparear para que la superconductividad surja. A mí me parece impresionante que los electrones se puedan juntar a pesar de tener la misma carga eléctrica. ¡Así de extraña es la mecánica cuántica! –exclamaba Catherine.
    –¡Tienes razón! –respondía Unai con un tono apaciguador para no extenderse en la discusión–. Ya veo porque te dedicaste a la física. Te gustan las respuestas complejas jejejejeje.
    –Me gustan las respuestas, si son sencillas mucho mejor. –contestó Catherine, reafirmando lo dicho con un movimiento de cabeza–. Solo me impresionaba el hecho de que a ti, siendo bioquímico, te interese este campo de la superconductividad.
    –No soy físico como tú, pero quizás tenga la misma curiosidad.
    Minutos más tarde, el autobús llega al centro de producción y ambos compañeros descienden del autobús.
    –Cuando tengas un minuto libre pasa a verme que estaré en el laboratorio donde se encuentra la nueva balanza Kibble de ultra alta precisión –le dice Unai a Catherine.
    Al cabo de un rato Catherine pasa a ver a Unai.
    –Hola, Catherine. Gracias por venir. Quiero que me ayudes a medir por primera vez en la balanza de Kibble. Dicen que con este nuevo equipo podremos pesar cantidades de masa muy pequeñas con una precisión nunca vista. Tenemos que pesar con el más alto grado de precisión la cantidad de componente activo del medicamento que estamos usando para un tratamiento contra el cáncer. De esta forma podremos tratar de forma personalizada y más efectiva a cada paciente, es decir con la cantidad óptima de componente activo, evitando los efectos adversos en las personas por exceso de medicamento o perdida de eficacia por suministrar menor cantidad.
    –¡vaya! eso sí que es un avance. –exclamó Catherine–. Mira, lo primero tienes que hacer es medir la corriente de forma exacta usando un primer voltaje Josephson dividiéndolo por la resistencia cuántica de von Klitzing. Después se debe medir un segundo voltaje Josephson; al multiplicar la corriente por este segundo voltaje Josephson tendrás la potencia. Dicha potencia la divides por el valor de la gravedad y la velocidad de oscilación de la bobina determinadas por unas medidas de interferometría y listo, ya tienes el valor de la masa de tu componente activo con una incertidumbre de diez partes por mil millones, aproximadamente.
    –¡Ahora pesar es todo un arte!

    La consulta de los treinta

    La consulta de los treinta

    Pestañeo más lentamente de lo habitual, y abro mis ojos; con esta orden, el proyector holográfico procede a su activación. Se da inicio a mi sistema operativo, que dibuja pantallas en el cálido aire que domina mi despacho; este, se encuentra junto al salón principal, en el que es mi hogar.

    Me hallo sentada en mi sillón articulado. A través del pensamiento, manejo este software. Abro el archivo de Yeon-Keller, la más importante de entre las marcas que poseen un alcance interplanetario.

    Corre el año 2071. He probado su tecnología durante doce temporadas. He alcanzado los treinta años, y por ello les debo una respuesta. Me veo en la obligación de comunicarles cuán de satisfactorio ha sido el proceso.

    Leo su consulta:

    «Yeon-Keller: ¿Qué opina de nuestra marca?».

    «Desia Cala: Es habitual oír críticas hacia ustedes, ya que disfrutan de un monopolio. Es vox pópuli que esto fue mal visto en épocas pasadas; no obstante, el invento es absolutamente suyo. Por lo tanto, es justo que tengan la exclusividad de su tecnología de alta predicción. Y así lo dispuso el Consejo. No pienso que la ética empresarial se vea comprometida porque ustedes hayan incorporado un dispositivo en cada elemento electrónico de nuestro país. Tan solo cobran unos céntimos más de lo que les cuesta fabricarlos».

    Me encojo de hombros. Espero que con estas palabras tengan suficiente.

    «Yeon-Keller: ¿Podría calificar la cadena de aprendizaje que experimentó durante su adolescencia?».

    «Desia Cala: Fue algo sobresaliente. Sus videos tutoriales me encantaron, y aquellos ejercicios fueron tan sumamente introspectivos…, que realizarlos fue un gusto. Me resultó muy ameno el verme en diversos escenarios virtuales, como si me encontrara en una plataforma de videojuegos online, escogiendo si quería ir hacia aquí o hacia allá..., dialogando, haciendo shopping, o meditando para despejar dudas acerca de lo que quiero y, sobre todo, cómo lo quiero. Incluso me entristecí, cuando las inteligencias artificiales recopilaron el cien por cien de los datos que se requerían sobre mí».

    No me siento bien. Me levanto, y camino hacia la cocina.

    Gracias a este dispositivo fabricado por Yeon-Keller, mi robot de servicio es conocedor de mis necesidades, y lo que me gusta, lo que prefiero… En estos instantes, me prepara un chocolate exprés, y me dice que el nivel de azúcar en mi sangre es bajo. Antes de ofrecerme una taza, la enfría ligeramente con la luz que sus ojos emanan, para que así la temperatura esté a mi gusto. Ha introducido la cuchara que tanto me encanta usar en primavera. Entonces me recita uno de mis trescientos sesenta y seis haikus preferidos y, finalmente, me ofrece el recipiente con buenas maneras.

    No sé si este chocolate va a aliviarme por completo. Dichosas inquietudes...

    Soy madre soltera. Fue mi elección en base a las preferencias personales que he ido decantando en los registros. Ahora mismo, estoy pensando en que el vehículo autónomo ya debería haber vuelto de pasear a mi hijo… ¿Intuyo que algo va mal? No. No es eso; habría recibido un aviso. Y quiero respetar que mi hijo ha deseado tener algo más de independencia.

    Vuelvo al despacho, pensando en que este malestar es una tontería pasajera. Voy a continuar con la consulta:

    «Yeon-Keller: ¿La implementación de nuestra tecnología le satisface?».

    «Desia Cala: Esta vida material no es perfecta, y no va a serlo en mucho tiempo, supongo. Sin embargo, me alegra saber que mi auto-conocimiento es mejor que antes, y que he estructurado mi vida según mis principios, que mis gustos mantienen su originalidad, y que puedo actualizar todos mis datos cuando lo desee. La respuesta es un sí: esto ayuda a mi bienestar, así como a mi felicidad».

    No siento ganas de escribir más. Al fin y al cabo, solamente es una empresa.

    Vuelvo al salón. Estoy cansada, y me tumbo en el sofá. El robot acerca una silla; se dispone a dar comienzo a una sesión de psicología. La verdad es que mi cerebro lo está pidiendo a gritos.

    —¿Querías hablarme de algo? —El robot inicia la terapia en base a la configuración que hice en su día.
    —El invento de Yeon-Keller es casi perfecto…; y, sobre todo, esto se debe a sus trabajadores. Mira…, la verdad es que no tengo pega alguna. Solo es que…
    —Prosigue.
    —¿Esta vida es ideal? ¿Has visto cómo está el mundo al margen de nuestra Europa?
    —A los dieciséis años, aprendiste a no responsabilizarte de aquello que era de otros.
    —Mantengo que soy feliz, y, que, además, esto otro me disgusta.
    —Bien. Escucha estas palabras, y pon la mano sobre tu corazón… ¿Lo notas? No importa el cómo la vida se exprese, ya sea a través de un cuerpo, la naturaleza, la ciencia…; la vida es, en sí misma, un plan para todos nosotros, y este siempre continúa en marcha.

    La decisión

    La decisión

    La suave brisa de aquella soleada tarde de agosto invitaba a salir a dar un paseo por la playa y a relajarse tomando un té helado. Pero Sofía prefirió quedarse en casa, a pesar de la insistencia de sus amigos y del incesante alud de fotos de gente en bañador cada vez que visitaba su perfil en las redes sociales. La situación por la pandemia de COVID-19 y las recomendaciones de distanciamiento social habían vuelto a Sofía un poco huraña, pero no tanto como para llevarla al extremo de no querer relacionarse más con sus amigos. Era otra cosa lo que la retenía en su casa. En un mes, Sofía debía presentar su tesis ante un tribunal que decidiría si los 4 años entre probetas y ordenadores habían sido suficientes como para otorgarle el deseado título de Doctora en Química. Y en su mente, la temida pregunta que muchos en su situación se habían planteado antes que ella: ¿qué quiero hacer después de graduarme?
    Su tesis, aunque apasionante para ella y con un buen historial de publicaciones que acreditaban la calidad de su trabajo, no saldría en los grandes medios. Cómo mucho un par de retweets desde su cuenta personal. No había encontrado la cura para el cáncer, ni había descubierto un combustible libre de emisiones de CO2. Sofía se había dedicado a estudiar el uso de nanopartículas de cobre como catalizadores para formar enlaces químicos en moléculas orgánicas. No era la primera en hacerlo, ni sería la última, pero estaba orgullosa de su pequeña contribución al vasto conocimiento en la materia. Sin embargo, le frustraba no poder expresar toda su pasión cuando sus familiares y amigos le preguntaban que les explicase el contenido de su tesis, ella siempre iba directamente al detalle y usando todo el arsenal de tecnicismos. Fue así pues, que en medio de sus cavilaciones pre-defensa doctoral, empezó a tirar del hilo de los pensamientos y rememorar cómo ella había llegado a entender y disfrutar lo que a sus allegados les sonaba a élfico tolkiano. Se remontó al instituto, recordando el primer postulado de la teoría atómica de Dalton que dice que “el átomo es la unidad elemental y es indestructible e indivisible”. Sofía se quedó en blanco unos segundos, como si tratase de encontrar un poco de silencio ante el torrente de preguntas que se avecinaba. ¿Cómo podía ser que su primer contacto con la química fuese algo tan inexacto como aquello y sin embargo haber llegado a especializarse tanto? ¿Acaso los átomos no están formados por electrones, protones y neutrones? ¿Y acaso los protones y neutrones no pueden dividirse en partículas fundamentales llamadas quarks? Y así sucesivamente, con casi todos los conceptos que ella había aprendido sobre química. No era la primera vez que se había dado cuenta de que lo aprendido en los cursos más básicos estaba lleno de conceptos arcaicos y obsoletos, pero hasta ahora ella siempre lo había visto como anécdotas, curiosidades de la historia de la química, sobre mentes brillantes del pasado que por limitaciones tecnológicas no pudieron llegar a más. Pero ya no estaba tan segura de que el motivo por el cual se enseñase eso en los primeros cursos de química fuera en pro de la cultura general. Había algo más. Acercarse al conocimiento a través de los ojos de los que la precedieron, aun siendo un camino más largo, le sería más fácil que enfrentarse a los conocimientos que se tienen sobre química en la actualidad en el inicio de su formación. Claro, ¿cómo iba a entender a primeras que los electrones no orbitan los átomos cuál planeta a su estrella más cercana, en una órbita bien definida, si no que se distribuyen por una especie de nubes de probabilidad llamadas orbitales?
    Toda esta maraña de pensamientos sirvió para responder la primera pregunta de Sofía. Ella quería poder contar su investigación a todas aquellas personas que por una razón u otra no se engancharon a la química como ella. Pero no quería explicar toda la historia de la química para poder luego explicar su tesis. Quería hablar de nanopartículas y de todos los descubrimientos recientes. Quería encontrar un lenguaje que sacrificara tecnicismos, pero que ayudase a sus interlocutores a acercarse al conocimiento. Sofía ya tiene claro que quiere hacer después de defender su tesis. Sofía quiere divulgar.

    La disputa de los discostudianos y los out_unitarios con la frontera Unitaria

    La disputa de los discostudianos y los out_unitarios con la frontera Unitaria

    Cuenta la tradición que en el principio no había reglas en el planeta Erre2. Sus habitantes, los puntos erredosianos, eran iguales ante la ley y compartían un único objetivo: el mantenimiento de la continuidad de su mundo.
    Pero la aparición del Origen (de roordenadas) y de sus Caballeros de los Ejes Tartesianos en aquella aparente anarquía planar cambiaron las cosas. La Unidad se convirtió en juez inapelable que asignaba Número a la proximidad de cada erredosiano al Origen.
    Pronto surgió un exclusivo grupo agrupado bajo la Orden de los Señores Unitarios: aquellos que soberbiamente se sintieron exclusivos por estar equilibradamente dispuestos alrededor del Origen y a una distancia Unitaria de Él. Se hablaba de cómo fueron cuna de las nobles estirpes de Senos y Cosenos.
    Con el surgimiento de los unitarios, Erre2 quedó dividido en tres regiones-estado: una exigua región denominada CírcunferenciaUnidad de anchura un punto y longitud 2PI ocupada por los unitarios famosos porque pueden comer cuanto quieran y no consiguen engordar; DiscoUnidad lo habitaban los orgullosos discostudianos, que podían aproximarse al divino Origen según su conveniencia al habitar este el interior de Erre2; es por ello que se creen el pueblo elegido por el Creador Tartesiano. Por último, estaba PlanoExterior, un lugar sin límites cuya única frontera era el CírculoUnidad habitado por los out_unitarios que se hallan separados del Origen por la infranqueable muralla de CírculoUnidad; siempre se sintieron marginados dentro del orden establecido por los unitarios.
    Toda vez que Erre2 fuera dividido, surgieron las confrontaciones territoriales. Una de las más trascendentales surgió con la creación de los Caminos de Alta Velocidad (CAV): líneas de transporte que aventuraban un gran ahorro de tiempo al transcurrir por las novedosas geodésicas –rectas-. Los discostudianos decidieron un trazado con topología en estrella con centro en el inaccesible Origen. Nunca encontraron el más mínimo problema para poder conectar dos ciudades. Los out_unitarios, dada la infinitud de su mundo, optaron por una topología radial local con polos de atracción interconectados por redes geodésicas.
    El problema estalló cuando el Ministerio de Traslación de PlanoExterior planteó la construcción de la estratégica línea CAV que conectaría CiudadAbierta[2,-0] con PuntoAcumulación[(-1),-5].
    Los ingenieros afirmaban que todos sus intentos de trazado habían acabado en la necesidad de atravesar DiscoUnidad, algo política y estratégicamente inviable. Para resolver el problema, contrataron los servicios de Brower, un topólogo que venía precedido por su fama sobre la teoría de los Puntos Fijos.
    Su dictamen fue determinante:
    - ¿Es que nadie observó la curvatura de su mundo cuando hicieron el reparto de Erre2? Lamento decirles que han sido víctimas de un engaño. ¿Es que nadie cayó en la cuenta de que PlanoExterior es cóncavo?
    - ¿Cóncavo? ¡PlanoExterior es infinito! Replicó airadamente un académico de DiscoExterior.
    - Es lo que es. ¡qué tendrá que ver la infinitud! No han podido ni podrán nunca inaugurar la línea CAV en disputa ¡es geométrica y ontológicamente imposible!
    Brower tomó una tiza y explicó a los out_unitarios cuál era el problema de la concavidad de su nación.
    Y así comenzó un enfrentamiento incruento sobre las denominaciones matemáticas en Erre2, que surgió por ¡los unitarios! ajenos a las disputas sobre las líneas CAV; a fin de cuentas, ellos no podían ni imaginar el CAV, ¡cómo iban a disputar por ello!
    El dilema era sencillo: PlanoExterior era una región cóncava, y DiscoUnidad era convexa. Pero CírculoUnidad, ¿era cóncavo o convexo?
    Los académicos de uno y otro país decidieron hacer política con la ciencia y enfrentarse por la denominación del concepto matemático de convexidad y concavidad de curvas: es decir, si una curva lo hace hacia afuera o hacia adentro, pero ¿afuera o adentro respecto de qué?
    Para su solución, se convocó el Primer Congreso de Curvas y Fronteras. Los miembros discounitarios apuntaron que la discusión era baladí, ya que, si su país era convexo, la frontera se denominaría convexa. Los out_unitarios se pronunciaron en sentido contrario ya que la infinitud de PlanoExterior, dictaba que fuera su forma la que diera nombre a la curva fronteriza, que sería cóncava. Finalmente, el Congreso cerró sus puertas sin una propuesta consensuada.
    Desde entonces, los textos de los libros pueden vincularse libremente a una de estas dos sectas, la de los discostudianos o la de los out_unitarios. Para unos CírcunferenciaUnidad será cóncava y para otros convexa.
    Y, qué fue de sus habitantes, ¿no tuvieron nada que decir?
    Los escurridizos unitarios prefirieron no participar de la disputa. No iba con ellos, aunque sí sobre ellos. Su ego hizo que se desmarcaran de las dos corrientes y que incluyeran en sus textos dos nuevas acepciones que les diferenciaría: su mundo, la frontera de otros dos, era cóncava hacia afuera y convexa hacia adentro.

    La estrella de Matías

    La estrella de Matías

    Matías tardó un mes entero en superar la angustia que le provocó la muerte de su abuelo. Eran muy unidos. Cada miércoles Matías se quedaba a dormir en casa de su abuelo y el viejo improvisaba al caer la noche unos cuentos referentes a la astronomía que enloquecían al pibe, fanático de las estrellas. Animales, personas, criaturas y sucesos tan pero tan legendarios que dieron nombre a los astros, cobraban vida cada semana, en la voz de Alejo y en la imaginación del infante.
    Matías a pesar de tener solo nueve años, sabía con certeza que la muerte, era un episodio inevitable. Pero el deceso de su abuelo le disparaba una preocupación que consideraba válida. Durante las clases de catequesis que afrontaba con desgano, la maestra Laura, le enseñó que la muerte no era un final, sino un nuevo comienzo. Era una transición. A Matías le gustaba entenderlo como una especie de mudanza. Su abuelo se mudaba al cielo y a Matías le encantaba el cielo. Sabía al igual que su abuelo, mucho de estrellas y esos saberes al contrastarlos con los religiosos, lo confundían. Tanto lo confundían que tenía la certeza de haber sido engañado por Laura.
    M_ ¿Papá, a dónde se fue el abuelo? El cielo es grande
    P_ Bueno yo creo hijito que el abuelo está en una estrellita.
    M_ No están dadas las condiciones para vivir en una estrella
    P_ ¿Qué?
    M_ Qué es imposible vivir en una estrella porque están a años luz de la tierra. No llegaría nunca.
    P_ Para Dios nada es imposible
    M_ No te estoy preguntando por Dios. Te estoy preguntando por el abuelo que era lento. Tardaba cuna hora en llegar a casa cuando venía caminando y vivía a seis cuadras.
    P_ Este viaje es diferente Mati
    M_ Están a años luz Papá. Están tan lejos que algunas de las estrellas que vemos en el cielo ya murieron. Y que la gente muerta vaya a vivir a un lugar que ya murió ¿es raro no?
    P_ Entiendo que te parezca raro pero..
    M_ ¿En que estrella va a vivir? Decime en cual.
    P_ No se Matías. En una.
    M_ Son millones ¿No te preocupa a donde va a vivir? Tardaste un montón en elegirle una clínica cuando estuvo enfermo porque no te conformaba ninguna y ahora me contestas así no más, una estrella. ¿Podrías ser más preciso? ¿Cuál estrella?
    P_ ¿La Cruz del Sur? Cuando yo tenía tu edad, tu abuelo siempre me hablaba de La Cruz del Sur.
    M_ ¿Me estás respondiendo o me estás preguntando? Si mi abuelo te hablaba sobre La Cruz del Sur, deberías haberle prestado más atención porque no es exactamente una estrella.
    P_ ¿A no?
    M_ Es mucho más que eso Papá. Es una constelación. Un grupo de estrellas que en el cielo te da la sensación que tienen forma de alguna cosa. De cruz, de Dios griego, de animal. Pero lo importante acá es que la Cruz del Sur son un montón de estrellas y yo quiero saber dónde está el abuelo.
    P_ Aaacruxxx, debe estar en Acrux. El nombre de la estrella más brillante de la constelación brotó como un grito desesperado. Era un recuerdo en principio difuso pero a medida que la presión de Matías se tornó hostil, apareció como coartada perfecta para ponerle fin a una discusión que como las estrellas en el firmamento, se presentaba infinita.
    M_ Está bien, dijo Matías abandonando el tono desconfiado. Lo que me preocupa realmente es que Acrux son en realidad no una sino dos estrellas azules y calientes. Una brilla 25 mil veces más que el Sol y la otra, 16 mil veces más. ¿Sabés todo el calor que es eso?, dijo sacudiendo nerviosamente sus manitos.
    P_ Pero hijo, al cielo van las almas y no los cuerpos, así que si es por eso no te preocupes, arrojó el padre con aire victorioso y con la convicción de haber concluido la discusión.
    M_ ¿El alma? ¿El alma? ¿Qué carajo es el alma?, preguntó el niño exaltado
    P_ Calmate hijo. Es nuestra sustancia. Lo que somos realmente. Algo que todos tenemos dentro pero no puede verse. Invisible pero importante.
    M_ ¿Cómo un gas?
    P_ Claro, como un gas. No puede verse.
    M_ ¡Es muy peligroso!, gritó alarmado ¿Sos consciente de las consecuencias que puede tener exponer un gas compuesto por vaya a saber que, a una temperatura muchísimo más elevada que la que provoca el sol que alumbra la Tierra? ¿Sos consciente? No, que vas a ser consciente. No tenés idea. Es el fin del mundo Papá. El fin del mundo, sentenció Matías, visiblemente alterado.
    P_ Dame un abrazo hijo.
    Lloraron desconsoladamente.

    La máquina de la desesperanza

    La máquina de la desesperanza

    Al principio los modelos eran sencillos, casi ingenuos. Predecir la trayectoria de dos fotones, luego de cuatro. Pequeños futuros alternativos tratando de demostrar si el universo es determinista: si sabemos cómo hemos llegado hasta aquí, podremos saber hacia dónde llegaremos desde aquí. Los conocimientos de superposición cuántica y la posibilidad de aplicarlos abrían todas las posibilidades. Y así empezó todo.

    El primer salto llegó casi sin aviso previo. Un laboratorio aplicó un modelo que permitía determinar con antelación cuándo una moneda caería cara o cruz con un 10% de acierto. La carrera por subir el porcentaje fue rápida. El avance de la computación cuántica permitió estudiar todas las partículas implicadas en bloque. La inteligencia artificial permitió descartar las soluciones imposibles desde el principio. Eso cambió los tiempos: lo que antes llevaba semanas de cálculo, ahora llevaba milésimas de segundo. Se consiguió un 15% de predicción, ahora un 30. Luego un 50, un 70 y por fin, el 100% de las veces se podía saber cómo caería la moneda.

    A esas alturas ya era irremediable mirar más allá. Pasar de los modelos en monedas al siguiente nivel: predecir cualquier futuro ya no era una quimera. Cada vez hubo más interés, cada vez más dinero. Los gobiernos se movían con discreción, pero determinados a conseguirlo.

    Se oían las voces de unos pocos.

    - ¡Científicos, hacedlo!

    Y lo hicieron. Las primeras máquinas sirvieron para evitar pequeños desastres, locales, no muy alejados en el tiempo. La potencia de las máquinas siguió aumentando. Se consiguieron predecir terremotos y epidemias que salvaron las vidas de millones de personas. Y luego la propia vida humana tal y como la entendíamos, cuando se consiguió desviar un meteorito que llegaba irremediablemente a la Tierra. No hizo falta pensar en la solución. Bastó mirar en el futuro para saber cómo hacerlo.

    Entonces alguien pensó: “¿por qué quedarnos aquí? ¿Por qué sólo unos pocos pueden ver el futuro de todos?”. Ahí comenzó la siguiente carrera: llevar el futuro a casa de cada uno. Esa carrera también fue rápida, el negocio estaba asegurado. Saber el futuro, ¿quién no lo querría? Primero lo consiguieron unos pocos, luego cada vez más. Las ganancias fueron máximas, el mejor negocio de la Historia. Algunos dieron señales de alarma. Se estaba jugando a algo peligroso. Pero eran filósofos, estaban casi extinguidos. Llevaban tanto tiempo sin ser escuchados que ahora no fue distinto. Así que un día, todos, en cualquier momento, supieron todo de todos los momentos.

    Las cosas empezaron a ir mal muy pronto, sin transición. Aumentó la violencia, aumentaron los suicidios. Las máquinas habían acabado con el miedo larvado de la incertidumbre. Todos comprendieron, ya demasiado tarde, que sólo hay algo peor que la incertidumbre de no conocer el futuro: la certidumbre de saberlo. Conceptos como la culpabilidad quedaron sin sentido, porque todo estaba predestinado. Pero lo peor que se perdió, y que cambió todo, fue la esperanza. Se conocía el principio, el final y el camino. ¿Para qué luchar? ¿Cómo soñar? Aquella fue la peor epidemia de todas.

    Empezó en voz baja, pero después fue el grito de muchos:

    - ¡Científicos, culpables!

    ¿Cómo arreglar lo que se había roto definitivamente? La primera idea fue destruir las máquinas, pero aquello fue imposible. Siempre alguien guardaba alguna para su propio beneficio. Ningún gobierno quiso ser el primero en deshacerse de ellas. Se intentó desestabilizarlas, hacerlas menor fiables. Pero aquello no funcionó, porque cuando la desesperanza llega, no importa si pensamos en un futuro real o inventado.

    Ahora el grito fue de todos:

    - ¡Científicos, salvadnos!

    Los más poderosos decidieron solucionarlo. Ni siquiera a ellos les valía esta vez un futuro sin esperanza para la mayoría. Fueron muchas discusiones, muchas voces. Muchos intereses. Se decidió entonces reunir a las mejores mentes del mundo. Hubo una tormenta de ideas como nunca antes. Horas, días, semanas. Ninguna solución era definitiva. Hasta que alguien pensó en que lo mejor sería volver al principio. Si cambiamos las condiciones en las que basaban los cálculos, las predicciones futuras ya no valdrían. Para eso tendrían que conseguir una perturbación que viniera de fuera de nuestro sistema.

    Decidieron una solución. Traerían de vuelta el mismo meteorito que habían conseguido desviar para evitar la destrucción de la Tierra y salvar así la destrucción de la Humanidad. Lo harían pasar tan cerca de la atmósfera como pudieran. Eso borraría todas las variables de los cálculos. Construyeron la máquina más potente de todas y la llamaron Ariadna. Miraron al futuro por última vez, descubrieron cómo hacerlo. Sabían que saldría bien. Después del último cálculo, apagaron la máquina para siempre.

    Ya no hay máquinas, al menos eso nos dicen. Puede ser verdad. Porque todo es más como antes, porque hay más esperanza y porque, ahora que ha pasado el peligro, sólo se oye un murmullo.

    - ¿Científicos?...

    La Máscara de Oro y el Universo Cerrado: U4Hn PARTE 1

    La Máscara de Oro y el Universo Cerrado: U4Hn PARTE 1

    La Máscara de Oro y el Universo cerrado: U4Hn
    Parte 1


    Se me declaró tarde, pero fue suficiente, a pesar que no le hice ningún caso siguió insistiendo. No sé qué vio en mí este pelón blanco y revuelto con cara despistada y burlona. Ya estaban estirándome hasta casi romperme en el potro de tortura y se acercó con cara enigmática para decirme que nos largábamos de allí. Con gran dolor por todo el cuerpo le dediqué una mueca de asombrosa locura, la suya, ¡claro!

    No conozco aún como pude deslizarme entre las sogas, desliar los nudos de muñecas y tobillos, y soslayar a aquellos verdugos puñeteros. Acerté a ver sus caras de asombro como si de un espíritu me tratara, bueno, y que yo mismo no daba crédito como iba asido por la mano del pelón hacia un hueco invisible de la Sala de Tormentos de la Inquisición. Pensé que nos estrellábamos contra el muro, pero no. Tampoco lo atravesamos sino penetramos por otra dimensión desconocida. Puf, esto lo supe después.

    Hicimos parada a recoger mi mayor fortuna, la Máscara de Oro --- regalo que le hizo el cacique Tabscoob al capitán Grijalva en el Yucatán, en 1.518 ---, porque me dijo que la necesitaría, como más tarde diré. Y ya me iba enterando de mi papel en el futuro, no de luego sino de mucho más allá.

    Este hombre de pelo enmarañado decía, sin casi entenderle, que le debía complementar porque no se podía permitir dos viajes. Claro, así que me interesé a dónde sería, y no era sino a cuándo. Ya comenzó mi jaqueca, y me vino la intención de desfajarme de este tipo como lo hice de los verdugos, pero !¡ si no sabía nada de mi situación!!!, flotaba en un mundo desconocido. Pasé a poner todos mis sentidos en entenderle y me dijo que él ya lo sabía, y sucedió.

    1.601, año del Señor, en que nos movíamos era nuestro origen, el destino 1.905 o 2.020 a elegir, es decir 300 o 400 y pico años más allá. Yo propuse quedarme en el primero, por quitarme del medio. Pero iba a ser que no, que consideraba mucho más importante, pare él, quedarse en ese año del siglo XX. Tenía que determinar y dar a conocer primero el principio de la relatividad especial muy importante para desatascar una física incongruente de la época. En pocos años sacaría adelante la relatividad general que acabaría por describir cómo se comportan los astros. A partir de aquí, nuestro amigo dice que la unificación del conocimiento físico será su meta. El Universo, es decir, todo junto y agrupado con estrellas y sus planetas en las galaxias y todo sujeto por fuerzas a distancia. De esto ahora no se sabe, pero al tiempo donde vamos se afanarán en averiguar.

    Todo esto, y de carrerilla, voy dejando en mi cabeza según me lo va contando y que dependerá de mi memoria que salgan adelante mis empeños en mi nuevo futuro: el Universo U4Hn. Así que lo retengo bien, por lo que me conviene.

    Primero comprendí que, al viajar en el tiempo, el tuyo propio va muy lento, tan lento como si no pasara. Al fin y al cabo, es como si hubiera resucitado de la muerte segura que aquellos esbirros me daban, y daban vueltas al torno hasta que reconociera las tamañas herejías que me atribuían.

    ¿No será que esto es lo hay tras morir?, la verdad, tan inesperado que nunca nadie nada me dijo. Pero si hay vida en otro tiempo es magnífico e interesante.

    Me acomodé la Máscara de Oro, mi amigo me pide que la ajuste con cuidado, y por un cielo nada glorioso vamos a nuestro destino.

    Al fin recalamos en el siglo XX, se me presenta como una función en un Corral de Comedias, en nada se parecen sus vestidos y portes, en nada que luego no me acostumbrase. Al ver al pelón tan incorporado a la nueva realidad le señalo que sin duda ya había estado antes y me asegura que no es posible, - se puede viajar al futuro, pero no al pasado - yo asiento, pero sin creérmelo.

    La verdad que pasar unos años con Albert me permitirá ir a mi destino, 115 años más allá, sin turbarme y para desenvolverme lo más correcto. No sabría qué decir, pero me deslumbró casi todo lo que veía, pero más las fotos, el cinema, los servicios de las casas…, que cualquier otra cosa. Es un vivir diferente pero más cómodo. Me acostumbraré bien. En ir a mejor, nunca hay cuidado.



    PD. Este RELATO lo encontré casualmente, y por lo que dice el autor lo continuará cuando llegué al año 2.020. Entiendo que debo mostrarlo, a la espera que se publique la PARTE 2.

    La Máscara de Oro y el Universo cerrado: U4Hn PARTE 2

    La Máscara de Oro y el Universo cerrado: U4Hn PARTE 2

    La Máscara de Oro y el Universo cerrado: U4Hn
    Parte 2


    Nota: Me dejé olvidada la PARTE 1 en el siglo XX , espero que alguien la encuentre y la publique.


    Llegamos Albert y, yo gracias a mi máscara de oro, con antelación porque se tiene que reincorporar a una vida ya hecha y preparar su historia anterior, que no me cuenta del todo, ni que me interesa. Decide trabajar como empleado en una oficina de patentes, y que no se integrará en el mundo académico, - ¡hay que moverse con cuidado! - Me dice.

    Lo mío será el Universo U4Hn, ¡ahí es nada!, y me interesaba sobre mi tema, conceptualmente, porque es complementario a las teorías relativistas, pero con carácter cuántico y determinista a la vez. Tienen en común que la geometría del modelo es principal, pero aquí incluye dos fuerzas fundamentales que no existen en su teoría del XX. Esto es esencial para dejar de buscar la MATERIA y la ENERGÍA oscuras.

    No tuvo que insistirme muchas veces porque la interpretación conceptual de esta nueva física es mucho más sencilla de entender y explicar que los conceptos relativistas, que son tan ajenos a la vida cotidiana.

    Le costó asociar ideas para explicarme donde encontraría imágenes de un tipo del cinema (TV) dónde podría ver borrascas atmosféricas moviéndose sobre mapas terrestres. Cuando lo vi las reconocí perfectamente a fuer de sus precisas indicaciones, así como las nubes se retorcían en un giro espiral y sus brazos formaban frentes de lluvia y viento. --- Esto se debe a Coriolis, que no es otra cosa que una fuerza, que aparece porque la Tierra, el planeta, gira. Una esfera cuando gira genera esta fuerza sobre la superficie y sus elementos, también existe otra centrípeta que tiende a expandirla en la dirección de los paralelos---.

    -->Cuando llegues a 2.020 ya llevaran bastantes años buscando, sin encontrar, la Materia Oscura y la Energía Oscura. La solución ya te lo he dicho, el Universo tiene que ser cerrado, como una esfera de 5 dimensiones U5, donde nuestro espacio conocido de 4 dimensiones U4, es la superficie salpicada de materia que la deforma y el resto es energía. Si la esfera gira sobre un eje, la fuerza de Coriolis obligará a la materia a girar y girar formando galaxias espirales como las borrascas que giran como un disco=ω. Un fiasco, porque así contado no se necesita la Materia Oscura.
    La fuerza Centrípeta ayudará a expandir la esfera obligando a las galaxias a alejarse---

    No quería interrumpirle porque lo veía claro, pero me faltaban datos, él llama a nuestro espacio U4Hn. – Sí, es una parte de U4- ¿Y el resto? –
    -El resto es la parte de nuestro universo que no vemos pero que ocupan las partículas no estables en el nuestro-
    ¿Y las estables?
    – Son el protón y el electrón que no suelen ir sueltos sino unidos en dos estados, átomo de hidrogeno H o el neutrón n, y mediante procesos que ocurren en la galaxia hace que aparezcan elementos más pesados con la unión de estos-.
    ¿Las inestables dónde están?
    – La principal es la antimateria que es tan inestable que estalla al encontrase con la materia y debe haber la misma cantidad, estará en una capa cercana y paralela a U4Hn y se llamará U4Ĥñ. Hay más capas dónde estarán estables las otras familias más pesadas de los leptones, otra para los piones etc., como si fuera una cebolla-
    ¿Y se comunican?
    – sí, pueden saltar de una capa a otra, si el aporte energético se lo permite, en nuestra capa vemos antimateria, piones y muchas partículas que terminan disipándose-. El Modelo Estándar no lo contempla, habrá que incorporarlo.

    La verdad que llevo aquí un tiempo y no llego a comprender como Albert no eligió este siglo, no hay comparación. Casi todo el mundo vive mucho mejor que al principio del XX. Y no te digo a inicios del XVII. Como he dicho no le pregunté, y mejor.

    Visto lo visto, prefiero terminar mi compromiso aquí, ya está. No voy a seguir, creo haber descrito lo suficiente para que se entienda lo que venía a contar y queda dicho.
    No quiero descubrir más avances porque no son de esta época y revelarían Física incomprensible ahora. Ni tampoco el próximo viaje con más amigos creativos.
    Creo que Albert también lo entenderá.

    ¡Ah! La matemática a desarrollar no es compleja y os lo dejo como ejercicio.


    PD. Lo único que queda de mi origen en 1.601 es la Máscara de Oro, me conecta con los dioses mayas, la volví a utilizar para llegar hasta aquí, tal cual Albert me indicó. Seguro que la utilizaré. VAMOS




    La mayoría de edad de Mildred

    La mayoría de edad de Mildred

    Mildred se levantó nerviosa y feliz, hoy era un gran día, un día largamente esperado, un día especial. Por fin cumplía los anhelados 18 años. Aunque para todo el mundo era un día normal, para ella no, significaba convertirse en adulta, significaba mayor libertad, mayor poder para tomar sus decisiones, mayor autonomía. En sus recién estrenados 18 años de vida, había seguido siempre las normas, las pautas marcadas y no había sido fácil porqué siempre había generado muchas expectativas. Estaba preparada para los retos futuros, para ir en breve a la universidad, para asumir responsabilidades, para tomar sus propias decisiones
    La vida se vuelve mucho más dura a los 18. Todo se complica, ella lo sabía y no tenía miedo, confiaba en sus posibilidades. Tenía una falsa sensación de euforia acompañada de una prematura nostalgia cuando pensaba en un futuro quizás alejado de su familia. Pero era valiente, esperaba con pasión las nuevas aventuras que le esperaban, los nuevos amigos y amores, quizás conocería al amor de su vida, quien sabe que le depararía el futuro. Estaba preparada para aprender, para seguir creciendo, para seguir creando. Su infancia y adolescencia estuvo llena de descubrimientos, de personajes que la acompañaron mientras crecía. Ahora ya podía volar sola, era feliz.
    Había demostrado con creces sus habilidades y mucha gente quería conocerla, eso le tranquilizaba y le daba confianza. Era un momento de grandes cambios que combinarían libertad y felicidad, junto con sentimientos de aprensión. Tenía cierto temor al futuro, temor que desaparecía cuando se daba cuenta que ya estaba preparada para la vida adulta.
    La mayoría de edad de las nanotecnologías
    En el 2010, con el Nobel de física concedido a Geim y Novoselov por el descubrimiento del grafeno definitivamente todo el mundo se interesó en la ciencia y la ingeniería en la nanoescala, definitivamente las nanotecnologías habían entrado en la edad adulta como nuestra protagonista, Mildred. Por entonces, habíamos descubierto y mejorado nuevas técnicas de microscopía y nuevas técnicas fabricación, conocíamos nuevas propiedades derivadas de los materiales en la nanoescala y se había iniciado una revolución comercial, social y científica sin precedentes para conquistar el mundo nano. Aunque su historia comenzaba a escribirse, todavía era temprano para predecir los resultados generados fruto de la inversión y la investigación realizadas. Pero las perspectivas eran muy halagüeñas por qué no debemos olvidarnos que la historia también nos muestra ejemplos de tecnologías tempranamente reconocidas como muy prometedoras que han acabado dando sus frutos como la tecnología de los semiconductores o la biología molecular, por nombrar solo dos ejemplos. ¿La nanotecnología sería otro nuevo ejemplo?
    Sin lugar a dudas, la respuesta es afirmativa, la ciencia y tecnología que opera en la escala de los nanómetros (entre 1 y 100), siendo un nanómetro la millonésima parte de una hormiga, está plenamente consolidada. Sin duda alguna había entrado por derecho propio en la edad adulta.
    Varios hitos marcan su historia y muchos de ellos concluyeron en premio Nobel. Un premio Nobel de física en 1965, Feynman, aventuró en el lejano 1959 que seríamos capaces de manipular la materia a escala atómica. En 1981, los premios Nobel de física de 1990, Binnig y Rohrer, descubrieron el Microscopio de efecto Túnel, un microscopio capaz de ver y manipular átomos por primera vez en la historia. Los premios Nobel de química de 1996, Smalley, Kroto y Quake, revolucionaron el mundo científico con el descubrimiento de una nueva forma de carbono de únicamente un nanómetro de diámetro, los fullerenos en 1985 y los premios Nobel de física de 1990, descubrieron el grafeno en el 2004. Por último, los premios Nobel de química del 2016, Sauvage, y Stoddart y Feringa, marcaron los primeros pasos de las máquinas moleculares.
    Actualmente, las nanotecnologías se mueven en números considerados y considerables, desde el punto de vista de inversiones o de productos. Por ejemplo, algunos estudios muestran que el mercado de las nanotecnologías superará los 124 mil millones de dólares en el 2024 y a día de hoy, se acercan a los diez mil productos nano en el mercado. Pero esto no es casual, porqué desde los gobiernos de todo el mundo se ha invertido mucho dinero. Por ejemplo, solo EEUU ha invertido cerca de 29 mil millones de dólares desde el 2001.
    Y en que repercuten estos números, en prácticamente cualquier sector industrial: La medicina está cambiando gracias a las nano, una de las herramientas contra la emergencia climática son las nano. Tenemos gran influencia de las nano en sectores como la cosmética, construcción, automóviles, textil, pinturas, alimentación, etc.
    Así que es indudable que la joven que conseguía la mayoría de edad al inicio de nuestra historia y que representaba una metáfora de las nanotecnologías, puede estar tranquila y segura, su momento ha llegado, ya está preparada para conquistar el mundo, ¡el futuro será nano!

    La paradoja de Wheeler

    La paradoja de Wheeler

    El 10 de diciembre de 2021, a las 23.14, William Wheeler comprendió que el pasado, el presente y el futuro no se suceden, sino que están conectados en un ciclo infinito.
    Aquella mañana el pequeño William de seis años había ayudado a sus padres en la cosecha de naranjas del huerto, y acompañaba a su madre con la cesta a rebosar. Cuando entraron en la cocina, la cesta se volcó y unas pocas naranjas cayeron al suelo. A William le pareció ver que una, en lugar de chocar con la pared de piedra, se había esfumado como por arte de magia. Su madre no parecía haberse fijado en ningún suceso fuera de lo normal. El abuelo Bill apareció con una naranja en la mano y dijo algo sobre el cielo y la filosofía, y se había dirigido a él como Horacio. William pensó que el abuelo era muy mayor y debía de haberse confundido de nombre.
    El abuelo estuvo más enérgico que otras veces durante el resto del día y William olvidó el extraño suceso de la naranja. Sin embargo, unas pocas horas después de que todo el mundo durmiera en sus habitaciones, el abuelo Bill lo despertó. Le pidió que no hiciera ruido. William, algo soñoliento, se dejó guiar de la mano de su abuelo hasta la cocina. Lo situó a un metro de la pared y le habló en murmullos. Le dijo cosas sobre el destino, el pasado y el futuro que el muchacho no comprendió. Tampoco entendió que su abuelo le invitase a dar un paso hacia la pared. Antes de soltarle la mano, su abuelo dijo:
    —Todo está conectado.
    Cuando atravesó la pared apareció en la cocina. Había dado un paso hacia la pared de piedra y sin embargo se encontraba delante del fregadero, con la pared a la espalda. No entendía nada. Comenzó a llamar a su abuelo. A golpear la pared para volver con él. Nadie parecía acudir a sus reclamos. La casa era la misma, pero con muebles de otra época. Salió al jardín llamando a su madre, cuando tropezó con una mujer desconocida. Ella le dijo que se llamaba Nancy Marsh y le preguntó cómo había llegado ahí. El pequeño William, con lágrimas en los ojos y con el deseo de volver con su madre, le contó a la señora lo que acababa de vivir.
    La Sra. Marsh lo miró sorprendida.
    —No es la primera vez que algo atraviesa la pared de la cocina —dijo. Había una suavidad en su voz que a William lo reconfortaba—. Esta mañana una naranja llegó rodando hasta mí. Fíjate tú, cuando yo nunca he cultivado naranjas.
    La Sra. Marsh señaló hacia el huerto. El mismo lugar donde el muchacho y sus padres cultivaban naranjas. Ella lo invitó a pasar adentro y se extrañó de la manera de vestir del muchacho, muy distinta a lo corriente en 1955.
    William Wheeler no volvió a ver a los familiares de su época. El pequeño William pasó de apellidarse Wheeler a Marsh, pues la Sra. Marsh lo acogió como a un hijo. Él iba cambiando de aspecto, al igual que la casa, cuyos habitantes también crecían, envejecían. En 1987, junto al amor de su vida, William Marsh tuvo una hija a quien llamó Joyce, en memoria de la madre que una vez dejó atrás. Y un año después, Nancy Marsh falleció a causa de un paro cardíaco mientras dormía.
    El matrimonio Marsh cuidó de su hija Joyce, hasta que esta, en su juventud, conoció a un encantador Mike Wheeler. Años más tarde, William Marsh pasó a ser el abuelo Bill, cuando el matrimonio Wheeler, en 2015, dio a luz a un niño. Su hija Joyce insistió en que debía conservar el nombre del abuelo y lo llamaron William. William Wheeler.
    Seis años después, el 10 de diciembre de 2021, el abuelo Bill percibió aquel día como un déjà vu desmesurado.
    Todo cobró sentido cuando su nieto acompañó a su madre a la cocina. Él escuchó desde el salón como el muchcacho le decía a Joyce que una naranja había atravesado la pared.
    —Hay más cosas en el cielo y la tierra, Horacio, que cuantas se sueñan en nuestra filosofía —dijo.
    Durante ese día jugó más de lo habitual con su nieto. Cuando todos se hubieron acostado, el abuelo Bill entendió que no solo había distraído al muchacho, sino a sí mismo también. No obstante, interpretó que si su nieto no atravesaba la pared, todo lo que había construido a lo largo de los años se desmoronaría; su hija no nacería, y si ella no nacía tampoco lo haría él.
    —No es otra cosa que una causa sin fin. Un destino ligado al siguiente. Todo está conectado —dijo dibujando una sonrisa, cuando su nieto atravesó la pared.

    LA TABERNA DEL ARCO ASIMÉTRICO

    LA TABERNA DEL ARCO ASIMÉTRICO

    Münchhausen es un inmenso erial sin más interés que su situación estratégica en los límites de la galaxia. Al igual que algunas poblaciones fronterizas de los tiempos remotos, su única ciudad, que da nombre al planeta, es lugar de paso de aventureros, fugitivos e impostores de toda índole, y los peores de ellos (o los mejores, según se mire) se dan cita en la Taberna del Arco Asimétrico.
    A imitación de las legendarias tabernas de la vieja Tierra, en la de Münchhausen hay una diana de dardos, una mesa de billar y un tablero de ajedrez, y su espumosa cerveza azul suelta la lengua y predispone a la credulidad más que ninguna otra bebida del universo conocido, según afirman quienes la han probado.
    Las historias más fantasiosas y disparatadas entran y salen sin cesar de la Taberna del Arco Asimétrico. Algunas son creíbles pero falsas; otras, inverosímiles pero ciertas; y la mayoría, tan falsas como inverosímiles. Entre ellas, y dadas las características del local, menudean las relacionadas con la arquería, el billar y el ajedrez, y algunas se han hecho famosas. Como las tres siguientes:



    Los arqueros suicidas

    Tras lanzar sus dardos con singular pericia, uno de los parroquianos de la taberna dijo:
    -Como armas, los dardos y las flechas tienen una notable limitación: no sirven para suicidarse.
    -Eso no es del todo exacto -replicó el tabernero-. Es difícil quitarse la vida con el arco y las flechas, pero no imposible, como demostraron tres arqueros suicidas de los tiempos heroicos.
    “El primero de ellos era muy certero. Tiraba con tal precisión que cuando decidió abandonar este mundo no tuvo más que disparar una flecha hacia el cenit. Tan exactamente se ciñó la saeta a la vertical que, tras agotar su impulso y alcanzar el punto de máxima altura, desanduvo por obra de la gravedad el camino recorrido y fue a clavarse en la cabeza del suicida.
    “El segundo arquero era muy veloz. Disparó horizontalmente su última flecha y luego corrió en pos de ella, la alcanzó, la adelantó, se interpuso en su trayectoria y la acogió en su corazón.
    “El tercer arquero era muy fuerte. Tensando al máximo su potentísimo arco por primera y última vez, disparó a su distante enemigo, que era él mismo. La flecha dio la vuelta al pequeño planetoide en el que se hallaba y se clavó mortalmente en su espalda.



    El billar cósmico

    Mientras entizaba con parsimonia la punta de su taco, uno de los jugadores sentenció:
    -Para jugar bien al billar, tienes que ser la bola, igual que el arquero zen es uno con la flecha que dispara.
    -No sabes hasta qué punto es cierto lo que has dicho -contestó su compañero-, a no ser que tú también hayas jugado al billar cósmico.
    -¿El billar cósmico? Ni siquiera conocía su existencia.
    -No me sorprende. Pocos llegan a conocerlo, y de esos pocos, poquísimos pueden o quieren contarlo… Las quince bolas del cosmobillar son chalupas esféricas de unos dos metros de diámetro pilotadas por otros tantos jugadores, con lo cual el requisito de “ser la bola” se cumple literalmente. Al comenzar el juego, las bolas orbitan, a pocos kilómetros de distancia, alrededor de una única tronera, que es un pequeño agujero de gusano, y cada jugador, por turno, se lanza a mayor o menor velocidad, según lo requiera la jugada, contra alguna de las otras bolas o de las grandes balizas elásticas que hacen las veces de bandas. Y el objetivo, huelga decirlo, es meter las otras bolas en la tronera.
    -Deduzco que ganaste la partida, puesto que estás aquí para contarlo.
    -Estuve a punto de ganar, sí; pero cuando solo quedábamos tres de los quince jugadores, uno de los otros dos, mediante una afortunada carambola, me envió directo al agujero.
    -Pero en ese caso deberías haber salido del universo.
    -Y eso hice: salí de mi universo. Por eso estoy en el tuyo.



    El ajedrez y el azar

    Cuenta el tabernero que un día visitaron su local dos eminentes SICS (superinteligencias cuasidivinas), y en un momento dado quisieron echar a suertes alguna decisión relacionada con sus inescrutables designios. Y para ello le pidieron un tablero de ajedrez.
    -Excelentísimas cuasidivinidades -dijo perplejo el tabernero-, ¿no queréis unos dados, si de decidir al azar se trata?
    -Para nuestras supermentes y nuestros supersentidos -replicaron a coro las SICS-, los dados, de movimientos caóticos pero deterministas, son tan predecibles como una moneda lanzada al aire por uno de esos hábiles tahúres que frecuentan tu taberna. Pero nuestros cerebros, al igual que el tuyo, no son meras máquinas deterministas, y dado que ambas poseemos idénticas capacidades combinatorias, será el inaprensible azar que anida en nuestros microtúbulos neuronales el que decida el resultado de una partida de ajedrez.

    La Transición

    La Transición

    Nos convencieron de que así sería más sencillo, que acabaríamos con el sufrimiento que asolaba al grueso de la población mundial. Nos metieron en la cabeza la idea de que no había otra salida para la especie humana; el hambre y la desesperación empezaban a extenderse por el planeta. Y no dejaron de asegurarnos que aquello que habíamos desarrollado sería la solución.

    «¿En qué momento pasamos de intentar convertir máquinas en seres pensantes, a convertir a humanos en meros almacenes de conocimiento? No lo recuerdo y eso, me atormenta, hoy más que nunca».

    Nuestra investigación se llevó a cabo con una finalidad médica. Con ella queríamos subsanar las consecuencias que provocan algunas enfermedades, lesiones cerebrales y accidentes. Era algo así como localizar los archivos dañados del cerebro, extraerlos y volverlos a grabar de forma correcta. El mayor éxito de nuestra vida condenaría a la humanidad.

    «Se me rompe el corazón cada vez que lo veo ahí, conectado a esa dichosa máquina que le embute el cerebro como si del hígado de un pato se tratase. No aprende, almacena. Hace mucho que los niños dejaron de ir al colegio y que nuestra profesión dejó de existir. Ya no somos profesores, ahora nos llaman asesores del conocimiento».

    Cada día de mi vida necesito hacer memoria y recordar cómo sucedió todo, cómo nos convencieron. Puede que tan solo sea un absurdo y último intento de expiar mi parte de culpa o puede que simplemente quiera volver a creer en que hicimos lo correcto pero, tras revivirlo una y otra vez, no consigo ninguna de las dos cosas.

    «Dentro de dos horas abrirá los ojos teniendo la sensación de que ha leído más libros que yo. No es así. Tiene tan solo trece años y cuando se desconecte será conocedor de más obras de las que yo he sido capaz de leer a mis setenta y cuatro años habiendo sido una de las literatas más reconocidas de la historia».

    Desarrollaron un programa que podía ofrecer un pronóstico de viabilidad para la supervivencia humana. Incluyeron infinidad de variables al complejo algoritmo y fueron muchos años de trabajo introduciendo datos. Los resultados, sin embargo, siempre mostraban lo mismo: la extinción de la especie tras décadas de sufrimiento. Y así, tras años de cálculos sin ninguna alteración considerable en las conclusiones, nos convencieron.

    «Me siento culpable, soy partícipe de un sistema impuesto que crea seres multifuncionales y polivalentes con más conocimientos de los que ningún otro humano pudo llegar a albergar antes de la Transición. Con todo, se está anulando una de las cualidades naturales de la humanidad: el libre albedrío. ¿Es esto progreso?».

    De la noche a la mañana nos vimos configurando personas, anulábamos su capacidad de decisión, les introducíamos conocimiento y “voluntad adquirida”, así era como llamaban a las ideas introducidas por igual a cada uno de los sujetos. Era mucho más económico, eficiente y seguro para la supervivencia que la educación.

    «Hoy la situación me supera. No soy capaz de contener las lágrimas. ¿Qué hemos hecho?».

    Tras treinta años desde que se iniciara la Transición, miro a mi mujer mientras observa con lágrimas en los ojos a nuestro nieto, ahí sentado, ausente. Ahora mismo nada podría alterar ese estado al que se le ha inducido. Como cada día durante dos horas, pues más podrían provocar daños irreversibles, está conectado al programa. Hoy, no obstante, resulta especialmente duro para ella, ya que ha sido la asesora de ese flujo de información que en estos momentos viaja en forma de corriente para alojarse en su cerebro. Hoy sé que nos equivocamos.

    La última noche

    La última noche

    Me despierta una molesta luz que me obliga a abrir y cerrar los ojos varias veces hasta que mis ojos se acostumbran. Me encuentro tumbada en lo que parece ser arena, pero me extraña bastante. Me levanto para ver mejor el sitio en el que me encuentro, y me sorprendo al ver que es una playa. ¿Cómo he llegado hasta aquí?
    No entiendo nada, lo último que recuerdo es estar en la fiesta de graduación con mis compañeros de clase, pero que yo sepa en ningún momento decidimos recorrer la ciudad para ir a la playa.
    Me quedo unos minutos más sentada intentando entender y asumir mi situación actual. Entre tantos pensamientos, me acuerdo de mis amigos, ¿dónde están? Miro alrededor, pero no veo a nadie, solo palmeras, el mar, y mucha arena, ¿estoy en una isla desierta?
    Camino hacia dentro de la isla, donde veo un poco de vegetación, y a medida que me adentro, veo que hay una inmensa jungla. Es entonces cuando una voz en mi cabeza me advierte de que en las películas siempre muere alguien de esta manera, pero mi desesperación por un mínimo contacto con otro ser humano puede conmigo, y al final acabo adentrándome, no sin parar de temblar del miedo.

    No sé cuanto tiempo llevo caminando, pero me empiezo a cansar, tengo hambre. Miro hacia arriba para ver si veo algún árbol que tenga fruta, y veo un platanero. Cojo una piedra y la lanzo para ver si le da a algún plátano y cae, pero mi puntería es pésima, así que lo tengo que intentar veinte veces para conseguir un solo plátano, que al dar un mordisco y tragar, vómito al momento. ¿Qué me está pasando? ¡Pero si me estoy muriendo de hambre! Que horror, todo esto es una pesadilla.

    Decido seguir caminando para ver si encuentro otro tipo de comida, o a alguien. Y es entonces cuando oigo a alguien gritar, y de nuevo mi voz me recuerda que la gente que grita tiende a morir en las películas, pero una vez más decido ignorarla, y correr hacia la voz. Cuando por fin me encuentro cara a cara con la dueña de la voz, mi estómago ruge, solo que esta vez mucho más fuerte que antes. Miro a la chica de ojos café y pelo rizado, ella también me mira, y empieza a hablarme, pero yo estoy demasiado ocupada pensando en lo mucho que deseo comer, en concreto su cerebro. Pienso en lo bien que debe saber su sangre, y se me hace la boca agua, pero en este momento no me doy cuenta de la clase de pensamientos que están pasando por mi cabeza, solo pienso en la mejor manera de matarla, sin derramar demasiada sangre.
    Ella acaba de hablar y se me queda mirando fijamente, esperando una respuesta. Está desesperada porque tampoco sabe que está pasando, y yo también estoy desesperada pero a causa de mi deseo de comer. Al final no aguanto más y me lanzo encima de ella, caemos al suelo. Ella grita, pero yo acabo con su terror al golpearle la cabeza con una piedra y matarla. No me preguntes cómo me las ingenio para conseguirlo, pero me acabo comiendo su cerebro, y es en este preciso momento que recuerdo todo lo que ha pasado hasta despertar en la arena de la playa.
    Después de entregarnos las orlas, los profesores decidieron invitarnos a un bar, donde íbamos a pasar toda la noche de fiesta hasta la madrugada, así que después de la cena nos dirigimos todos hacia el bar para pasar una de las mejores noches de nuestra vida.
    Recuerdo que durante la noche, el profesor de química se me acercó y me ofreció una bebida, y yo, inocente, la acepté, mala idea. Bebí todo el vaso que me había entregado mi no tan inofensivo profesor, y minutos más tarde empecé a encontrarme mal.
    Me dirigía hacia la salida, cuando me lo volví a encontrar, y se ofreció a llevarme a mi casa. Le di la dirección, y seguidamente me quedé dormida.

    Me desperté en un laboratorio, cuando apareció de nuevo el profesor grité y supliqué que no me hiciera nada, pero no me escuchaba. Me contó su malévolo plan, acceder a mi genoma y tratar de modificarlo a nivel molecular con tal de que mis cromosomas se modificaran y de esta manera ocasionar la mutación de todo mi sistema nervioso y sobre todo del digestivo para que yo sintiera más sensación de placer al degustar la sangre humana. Yo iba a ser su primera víctima, y así fue, pero mientras él iba alterando el ADN de más alumnos y yo no podía hacer nada. Me pinchó algo en el brazo y nunca más volví a despertarme, no conscientemente al menos.

    La vacuna

    La vacuna

    Sabíamos que iba a morir, estaba ardiendo, apenas podía mantener los párpados abiertos, pegados por legañas. Respiraba tan superficialmente que en cualquier momento podía dejar de hacerlo.

    Entró el asistente sanitario robótico y me hizo la pregunta.

    La cuestión ya estaba decidida con mi padre y con mi hermana. La respuesta fue sí, dió media vuelta sobre sus rodamientos y se alejó.

    Me quedé allí con ella, en medio de aquel espacio inundado de blancura cegadora y peste a limpio. Cogí su mano huesuda, ahora me arrepiento de no haberme quitado el guante y notar por última vez sus venas hinchadas y su calidez de madre.
    De repente, me di cuenta de que ya no recordaba la voz de mi madre. Hacía tanto tiempo que no la escuchaba que la había borrado de la lista de sonidos recientes en mi lista de reproducción. Di la orden a mi procesador integrado cerebral para buscar entre los archivos ocultos de la memoria interna bajo las palabras clave madre, amor y belleza. Y vino a mi mente mi hijo mayor, siendo todavía bebé, en los brazos de su madre, que le hacía arrumacos y le decía que era precioso y que lo adoraba. Esa voz no era la que yo buscaba, esa voz estaba ya olvidada, archivada y enterrada bajo kilos de basura visceral, y no tenía ninguna intención de volver a recuperar ese recuerdo. Con un golpe de concentración, logré concretar más los parámetros de búsqueda y la lista de archivos encontrados me devolvió la voz de mi madre respondiéndo “Súper bien...” en un lastimero tono suave y quebradizo de voz, respondiendo a mi pregunta "¿Cómo me estoy portando, mamá?". Aquella fue la última vez que logró tragar una cucharada de papilla, su garganta se paralizó poco después, dejó de tragar, de beber, de hablar, de poder comunicarse. Pero sus ojos nos hablaban, del amor que sentía por nosotros y del miedo que sentía por saber certeramente cuál iba a ser su temprano final.
    Comenzamos a alimentarla a base de preparados suministrados a través de una sonda abdominal directa al estómago, aderezados con toneladas de amor, mimo y cariño. Afortunadamente, estos últimos tres ingredientes de su fórmula no eran de síntesis, no necesitaba esos suplementos sintéticos ya que la dosis recomendada diaria la superábamos con creces mi padre, mi hermana y yo.

    Fue entonces cuando su médica nos habló de la vacuna.

    Nos reunió a toda la familia y nos dijo que en breve deberíamos tomar decisiones importantes sobre mi madre. Nos dejó atónitos. Mi cuñado rompió a llorar y se apartó a un lado. Mi padre nos cogió de la mano a mi hermana y a mí y dijo que el sufrimiento ya había sido excesivo y que necesitaríamos ese descanso. Acordamos que llegado el momento, utilizaríamos la vacuna.

    Y el momento había llegado.

    Nos reunimos toda la familia en la sala en torno a la cama, nadie se atrevía a mirar a la cara de nadie salvo al rostro de mi madre, intentando fijar aquel momento en nuestro corazón, porque nuestra memoria nunca más podría hacerlo.
    La puerta de la sala se deslizó silenciosamente y apareció de nuevo aquel asistente sanitario robótico con dulce voz de persona de compañía, atravesó el corto espacio que separaba la entrada de la cama, y giró dirigiéndose hacia nosotros. Sus cuatro brazos articulados bastaron para levantar ante nosotros los cuatro viales aspirables y con un suave movimiento, acercarlos a nuestras narices. Aquella vacuna de diseño refinado suministraría a nuestro organismo una enzima desmielinizante que destruiría selectivamente la mielina que recubría los circuitos neuronales que guardaban todos los recuerdos que tenían que ver con mi madre. Aquellas neuronas sin mielina dejarían de funcionar y todo el dolor de los últimos tiempos se borraría al instante. En el momento de mayor sufrimiento nos pareció una idea descorazonadora pero que nos ayudaría a rehacernos como personas, ausentes de recuerdos dolorosos, capaces de volver a reconstruir nuestras vidas tras el derribo del pilar madre. Pilar. Madre.

    Alguien dio al botón rojo de abortar en el último segundo, quién no importa. Fue entonces cuando dije no, cuando pensé que aquello no estaba bien. Decidimos quedarnos con todo. Con el dolor y con los recuerdos. Gracias a ello, ahora puedo recordar lo duro que fue todo, su enfermedad devastadora, sus terapias experimentales fallidas, su mirada de impotencia cuando ya no podía articular palabra, su llanto sin lágrimas ni muecas por la parálisis facial. Pero también su risa desorbitada de antaño, su alegría de vivir de siempre, sus caricias sanadoras, su voz tranquilizadora y sus cosquillitas en la espalda.

    El recuerdo es dolor y alegría. Es vida. No hay vacuna para el sufrimiento.

    València, 9 de junio de 2021. Hoy es vuestro aniversario.

    Las hermanas Grillo.

    Las hermanas Grillo.

    Las hermanas Grillo.

    Dragonfly

    Seguro que en medio de tanto cachivache, invento y aparato ya nadie se acuerda mucho de aquel día, hace años y años cuando la gente se dio cuenta de lo que podrían conseguir si sólo soplaran el polvo de algunos viejos libros con el viento de la curiosidad.
    Yo sí puedo decir que estuve ahí, ¿cómo podría olvidar la mañana del hipódromo? Ni el público, ni mucho menos los atontados jinetes, podían creerse que esas fueran las hijas pequeñas de Manuel Cráteras, de apenas diez y doce años, Wendy y Ovidia.
    Luego de ese día histórico, a la familia Cráteras le fue muy difícil contener los rumores. Ustedes saben cómo son los pueblos. No hay discreción imaginable que pueda parar las lenguas luego de un suceso como ese. Para mucha gente fue un milagro, cosa comprensible teniendo en cuenta todos los detalles que rodearon al asunto. Por eso, de inmediato, los más curiosos empezaron a rondar por la finca de los Cráteras. Preguntaban por el caballo, un animal que nunca había atraído la menor atención excepto algunos resoplidos de verdadera lástima, así de enclenque era la montura que las dos niñas solían cabalgar al pueblo cada día. No servía para tirar de carretas ni arado.
    En el pueblo todo el mundo conocía a los hijos de Manuel porque se contaban entre los mejores jinetes y competían mucho en las competencias de la comarca con sus sementales de pecho ancho y porte gallardo, domados por la fuerza de sus manos hasta quedar convertidos en cuatro piernas más de sus cuerpos. La verdad sea dicha, ellos se portaban algo vanidosos, ¡eran jóvenes! y se reían de sus hermanitas encaramadas sobre el espinazo de aquel rocín que las niñas llamaban Grillo porque más parecía insecto que equino y hacía un chirrido infernal como de violín roto al morder el freno. Ellas lo alimentaban bien y el animal había crecido con ganas, pero la flaquencia no se le curaba como si fuera hijo natural de calavera y verja, siempre con su costillaje enchaquetado.
    —Pero no se suban las dos, no lo atusen así; tengan piedad, ¡niñas malas! ¡Qué ese bicho se les va a quebrar como ramaje de abedul! —se divertían al verlas pasar.
    Las elegantes niñas seguían de largo sin prestar atención a los burlones. Puede que haya sido por esto que empezaron a quedarse hasta tarde en la biblioteca del pueblo. La señora Isabela contó que le pedían libros rarísimos no muy propios de señoritas, a decir verdad, pero su gentil padre no se oponía a que les suministraran ese pasatiempo. Yo repito lo que he oído, porque de esto no sé mucho, pero las señoritas Wendy y Ovidia se aprendieron de memoria cosas de mecánica, estudiaban esa asignatura que es la aerodinámica y no sé cuál ciencia de los fluidos, cosas escritas por hombres antiguos y sabios: Arquitas, un griego creo recordar; otros libros sobre cometas chinos y cómo inflar globos con fuego, cuentos sobre monjes voladores y árabes locos que se lanzaban por las ventanas de las torres. Casi arruinan al pobre Manuel cuando lo obligaron adquirir por correo un texto valiosísimo de un florentino porque ellas querían saber más sobre su tal ornitóptero.
    Nadie sospechaba lo que estaban rumiando las pilluelas, encerradas todo el día en el establo con su paciente Grillo que seguro se deleitaba con las atenciones de sus dueñas. Hay que preguntarse por qué nadie se extrañó de no verlas usar sus anchos vestidos de seda, ni las mantas, ni las plumas, ni el paraguas florido. Ahora sabemos que todo se usó en secreto y algunos objetos más que se habían echado de menos en la granja.
    Por fin, llegó el día de las carreras, nada fuera de los ordinario cuando de repente Wendy y Ovidia, se aparecieron, ataviadas de amazonas, y saltaron a la pista tras los veloces competidores. Por supuesto, los cascos de los campeones hollaban la tierra colorada como una corrida de toros, mientras que Grillo se movía como pavo real en celo. Pero las risas y protestas se callaron cuando las capitanas desataron los nudos hechos con sus cintas sacrificadas y un par de alas multicolores y una cola de seda con varillas se desplegó como velamen de navío. Con las riendas para manejar el planeador las niñas remaron sobre el lomo de su pegaso y este, ligero como era, no perdió tiempo y aprovechó el empuje que le daban los aletazos. De súbito, pegó un salto sobre las vallas y no cayó del otro lado, sino que como libélula de los humedales se elevó sobre aquel estadio de gente atragantada y oculta bajo los bancos mientras el caballo alado relinchaba como ave rapaz y sobrepasaba a los campeones en picada antes de que estos pasaran la meta.

    Latidos abatidos

    Latidos abatidos

    Por un momento no fue. No era, no sentía. Por un momento dejó de existir, y su nombre perdió todo el sentido que le daba. Esmeralda no fue sino un color durante esas dos horas de infinita nada. Por un momento no fue, pero volvió a ser. Afortunadamente, y en contra de todo pronóstico, siguió los pasos del primogénito de la religión cristiana, volviendo a la vida como un fénix de entre las llamas.
    La historia de aquella joven risueña comenzó por allá en el siglo 22, cuando la biomedicina garantizaba la vida a millones de personas cuyo vital órgano bombeante no funcionaba correctamente, intercambiándolo por otro en cuestión de horas, y dejando la vida del otro paciente pendiendo de un hilo. Aún en el siglo 22, el que debería de ser del máximo esplendor económico y científico, incluso la medicina, rama dedicada originalmente al cuidado de todos y sin distinción alguna, se ponía en manos del capitalismo más exacerbado, y de parte, evidentemente, del más afortunado.
    Por ello, aquella complicada operación era posible tan solo bajo una única condición: poseer más dinero que la media. Y dicha condición la cumplía la familia de Esmeralda, cuya herencia no se limitaba a un par de propiedades y cientas de criptomonedas, sino que se asemejaba más a la fortuna de un jeque árabe del siglo anterior. ¡Qué tiempos aquellos, en los que el petróleo llevaba la insignia de oro negro! Quién nos diría que la vida de los más desventurados se convertiría en la moneda de cambio por excelencia…

    Mientras que la historia de nuestra protagonista comenzaba, el principio del fin para otra daba sus primeros pasos. Esmeralda sufría de una enfermedad degenerativa que afectaba directa e incurablemente al corazón. Y no era una fórmula metafórica para el amor, sino una arritmia que la dejaba sin aire y aturdida constantemente. Esto le supuso años de dolor incesante. Cada primavera restaba un otoño, y cada latido podía ser el último.

    Pero Esmeralda tenía algo de lo que la gran mayoría de su entorno carecía: una familia poderosa y capaz de todo cuanto quisiera. Y el cariño incondicional que sentía por ella no iba a ser menos. ¿Cuánto valía una vida que arrebataba la de un igual? ¿Acaso todo tenía precio en la sociedad mercantilista? ¿Cuál era el límite de la moral? Los valores perdían su sentido, dejando paso a la codicia y al afán de egoísmo.

    Fue una fría mañana de diciembre, a escasos días de comenzar el año siguiente, cuando una estrella se apagó por dar luz a otra. Esmeralda no soportaba la lentitud aplastante de su pulso. Se desvaneció antes de poder pronunciar siquiera la que habría sido su penúltima palabra. Sus párpados cedieron ante un sueño implacable que la sosegaba en cierto modo. Su cuerpo cayó, sin vida, ante los que se la habían concedido.

    Y ahí entró Celeste. Celeste, hija de unos simples informáticos. Celeste, conocida por sus ganas de vivir, de dejar huella allá por donde pasaba. Celeste, con una valiosa parte de ella que destacaba por encima de todas las demás. Celeste, con un corazón enorme, que no le cabía en el pecho, como solía decir su madre y todo aquel que se dignaba a conocerla.
    Y en esta paleta de colores tan viva, el artista pintó sobre un color otro completamente distinto que obnubilaba al primero. Licencia de autor, quizás. Su pincel marcó un antes y un después en la obra final. El lienzo, blanco e insulso, quedó manchado por un color azulado, que con tan solo una mínima diferencia de longitud de onda pasaba drásticamente de una tonalidad a otra. Y eso es lo que hizo. Manchó toda una vida de color Esmeralda, provocando la desaparición del Celeste que tan llamativo resultaba. Oscureció un último latido, y dio color al deficiente.

    Y como era de esperar, el pintor pintó, con bisturí por pincel.

    Por un momento no fue. No era, no sentía. Por un momento dejó de existir, y su nombre perdió todo el sentido que le daba al cuadro. Celeste no fue sino un color olvidado durante esas dos horas de infinita y absoluta nada. Por un momento no fue, pero tampoco tuvo la oportunidad de volver a ser. Fría y afiladamente, y como el artista había ideado, Celeste desapareció de la paleta de colores para dejar sitio a una Esmeralda, que quizás a partir de ese momento tenía más de Celeste que esta nunca había tenido. Se llevó la mejor parte, la que sentía sin esforzarse y latía con ganas. Ganas de vivir, ahora enajenadas , usurpadas, abatidas.

    Lo siento por la bici

    Lo siento por la bici

    Fatou se removió en la piedra en la que estaba sentada, intentando que la luz de la farola iluminase mejor las páginas del libro de biología que había tomado prestado en la biblioteca del instituto de su aldea. Llevaba 3 horas leyendo sobre la célula e intentando memorizar sus diferentes orgánulos, pero no conseguía concentrarse. No, esa noche no. Sacudió su cabeza al darse cuenta de que estaba leyendo sin prestar atención y se quitó el foulard que cubría su cabello, frotándose con ambas manos la cabeza primero, dejando que la brisa cálida de la noche entrase entre sus trenzas después, como si este ritual fuese a eliminar los miedos que ocupaban hasta el último de sus pensamientos.
    Volvió a colocarse el pañuelo con ligereza e intentó concentrarse, sabía que pronto aparecería su hermano menor Mamadou para advertirla y regresar a casa antes de que su padre volviese de la mezquita, a tiempo para servir la cena. Aquella noche había preparado un delicioso cuscús con carne de oveja, preparada a fuego muy lento con las mejores verduras que había encontrado en el mercado. Su familia todavía no lo sabía, pero la ocasión lo merecía. Había pensado no acudir a estudiar a su rincón esa noche, pero no podía malgastar ni un minuto, además, si no lo hacía “pequeño Mamadou” sospecharía, y no estaba preparada para enfrentarse a él.
    “El retículo endoplasmático es una red de membranas a través del cual se mueven las proteínas y otras moléculas. Las proteínas se ensamblan en orgánulos llamados…”
    - ¿Fatou?
    “¡Maldita sea!”, pensó ella, “justo ahora que conseguía concentrarme”.
    – ¡Vamos, corre! Baba ha salido hace rato de la mezquita, está a punto de llegar, tía Dialamba me ha entretenido por el camino, otra vez sus historias de espíritus y baobabs.
    Fatou se levantó sin decir nada y echó a correr con los pies descalzos tras su hermano que la aventajaba ya unos 20 metros. “Pequeño Mamadou” se confundía con las sombras, pero la luna llena permitía ver dónde poner sus pies para no tropezarse con las piedras ni pisar animales indeseables, como ya le había pasado con algún escorpión. Ese día no podía permitirse ningún fallo. La arena que había estado expuesta al sol todo el día todavía conservaba el calor y Fatou se detuvo unos segundos para enterrar los dedos de los pies en ella, al tiempo que giraba su rostro de ébano hacia la luna. Se dejó lavar la cara por la luz y se sorprendió cuando unas lágrimas asomaron a sus ojos, quizá no volvería a sentir aquello en mucho tiempo.
    - ¡Fatou! ¿Qué te pasa? ¡Si Baba llega antes que nosotros nos la vamos a cargar!
    Fatou reemprendió la carrera, 2 minutos después ambos estaban en el patio del recinto familiar. Fue directa a servir el cuscús y cuando su padre entró segundos después, ella intentó disimular que todavía jadeaba tras la carrera. Terminó de servir el bol familiar con mimo, y se dirigió con él a la choza de su padre, llamó a la puerta diciendo “con-con” y entró. Baba llamó a todos a cenar, lavaron sus manos y comieron todos juntos del mismo bol, como siempre.
    - Cuidado, está muy caliente – advirtió Fatou con cariño a los más pequeños, antes de que metieran sus manitas negras en el cuscús.
    Poco a poco fueron levantándose del bol y dando gracias a Alá por los alimentos que acababan de comer hasta que solo quedaron Baba y Fatou. Los niños se fueron acostando pero Fatou se quedó hablando con su Baba, quería aprovechar cada segundo.
    Horas después, mientras todos dormían, Fatou recogió su pequeño macuto, vació en él los pocos ahorros que había podido juntar el último mes y salió sigilosamente de casa, cogió la bicicleta de la familia y echó a pedalear, con la luz de la luna iluminándole el camino y la brisa de la noche secando sus lágrimas. En su cabeza se repetía en bucle la conversación que habían tenido hacía poco más de un mes cuando Boubacar había venido a pedir su mano. Baba había aceptado.
    - Boubacar es un buen hombre, no te faltará de nada.
    Pero no era verdad. Le faltarían los libros y sus aprendizajes, ella quería acabar sus estudios e investigar una cura contra las enfermedades que azotaban su comunidad, sabía que podía descubrir grandes cosas, lo sentía. Entonces lo decidió, se iría, y no volvería hasta haber terminado sus estudios. Desaparecería.
    A la mañana siguiente, cuando Fatou ya estaba lejos, muy lejos de casa, Baba encontró una nota:
    “Baba, perdóname, siempre has sido muy bueno con nosotros, pero prometí a mamá que cuidaría de vosotros y es lo que estoy haciendo, aunque no lo entiendas. Cuando haya terminado volveré. Lo prometo”
    y por detrás solo una anotación:
    “Lo siento por la bici”

    Los lances del cabezudo por un ovocito

    Los lances del cabezudo por un ovocito

    ―¿Cuántos habrá? No me atrevería a dar una cifra, parecen millones ―le dijo el Morico al Verrugón y al Torero, asombrado al ver la multitud que les rodeaba―, parece que la invitación de Dulcinea se ex-tendió rápido ―añadió según tomaba la suya para leerla de nuevo―: “Se aproxima mi mayoría de edad, y como marca la tradición, debo iniciar una nueva vida, pero necesito a un acompañante digno de com-partir mi destino; es por ello que todo aquel deseoso de reunirse conmigo deberá alcanzar mi fortaleza. El camino posee múltiples obstáculos que protegen mi hogar, mas sólo uno puede salir con vida; aguar-daré paciente vuestra llegada”.
    ―Vista la advertencia adjunta, lo más sensato es mantenernos unidos ―intervino el Verrugón.
    El Morico asintió. El Torero, sin embargo, se lanzó a la carrera sin previo aviso.
    ―Disculpad mi osadía, pero yo tengo claro que, si sólo uno será el elegido, debo darme prisa ―co-mentó mientras se alejaba.
    Ambos se sentían traicionados por lo que acababan de presenciar, pero no había tiempo para lamentar-se, debían emprender su camino hacia la cima.
    Parece que al Torero razón no le faltaba, ya que, de forma súbita, el tiempo empezó a cambiar, originán-dose de la nada un vendaval que dificultaba la marcha de los cabezudos y les provocaba una sensación de ardor intenso en la piel; se veía incluso a gente volar despedida hacia el mar, o caer desplomada al suelo por el dolor. Por si fuera poco, junto al viento apareció una oleada de caballeros blancos que apre-saban a todo aquel que se cruzara en su camino. La pareja de cabezudos corrió con gran brío para aban-donar lo antes posible esa infernal bienvenida. Por fortuna, en su huida localizaron unas cuevas introdu-ciéndose por las paredes.
    ―¡Por aquí, rápido! ―gritaron al unísono.
    Consiguieron refugiarse dentro y dejar atrás al grupo de guardias blancos. Aliviados, aunque sin aliento, decidieron tumbarse y, casualmente, al mirar al techo identificaron unos grabados: “Gigante blanco no ve senda viento luminoso, camino hacia hogar nueva vida”.
    Tras reponer fuerzas, retomaron su camino, y en esta ocasión, manteniéndose por una ruta próxima a las cuevas, ya que inspiraba un ambiente más seguro y calmado que la inicial. Pasados varios minutos, se abrió ante sus ojos un amplio y bello valle, aunque ese momento de éxtasis visual se vio interrumpido por un temblor del suelo, obra de un ejército de guardianes blancos que desfilaba en su dirección. Ante este momento crítico, el Verrugón avistó a los flancos del valle unos pájaros volando sobre unas co-rrientes de aire que emitían espirales de luz multicolor, luz que le evocó una imagen de aquel grabado de la cueva.
    ―¡Morico, hacia aquella corriente luminosa! ―exclamó― ¡Es nuestra única escapatoria de estos salvajes blancos!
    Ninguno de los dos tenía la certeza sobre esa afirmación, pero tampoco tiempo para dudar, por lo que sus piernas tomaron iniciativa propia. Ambos son excelentes corredores, no obstante, una piedra en el camino decidió interponerse entre el Verrugón y su salvación; su compañero no logró hacer nada por salvarlo, mas sólo pudo presenciar cómo era engullido por la avalancha de guardianes. Una gran frus-tración inundó su cuerpo, aunque sabía que arrepentirse no era la solución y, tras prometerse alcanzar la cima por su compañero, decidió continuar con su travesía por el viento luminoso. Al final del valle fue recibido por un ermitaño, quien le propone descansar en su cabaña.
    ―Solo los pacientes alcanzan la fortaleza, es mi señora la que elige el momento ―añade.
    Esa noche, en otro lugar, se distinguía una gigante silueta bajar con ritmo pausado por unas amplias es-caleras de mármol, y acto seguido, aparecieron en primer plano sus labios moviéndose. Al amanecer, se observó al ermitaño colocarle una pluma plateada en el sombrero al aventurero.
    ―Es la hora, mi señora espera ―dijo―. He aquí la llave de la fortaleza, y ante vos ―abre la puerta y llama a su caballo―, el único que conoce el camino hacia la misma, buena suerte.
    El Morico agradece la hospitalidad del ermitaño y parte hacia la fortaleza junto al veloz corcel. En el ca-mino se hallaba, apoyado sobre un árbol, un Torero derrotado ondeando una bandera blanca, pero su presencia fue obviada.
    ―Ya llegamos… todo gracias a ti ―reconoció el Morico cuando avistó la fortaleza.
    Al desmontarse, la pluma que le fue entregada comienza a brillar y alzarse, dibujando un intrigante sím-bolo en las puertas del castillo.
    ―Os estaba esperando ―resuena en el ambiente―, adelante, el verdadero camino acaba de co-menzar.
    Al instante, los dos portones de madera se abrieron progresivamente, dejando emanar desde el interior un haz de luz que, en pocos segundos, inundaría de brillo el lugar, fulgor con el cual, desde la distancia, vemos desvanecerse la silueta del cabezudo.
    ―Bienvenido seas, elegido.

    Los ojos

    Los ojos

    Había sido una noche como tantas otras: salir, beber, entrar a diferentes bares con la única finalidad de conocer a alguien, poder intercambiar un par de palabras con ella, varias copas… realizar un cortejo animal básico para conseguir que nos fuésemos juntos a mi casa o a la suya. Después me levantaría, me vestiría y me iría, con una sensación de vida que duraría poco, unas horas, a veces ni siquiera eso.
    Al día siguiente volvería a repetir el mismo ritual, siempre la misma sucesión de actos como si fuera el protagonista de Groundhog Day, en la que Bill Murray durante días vivía las mismas situaciones, una y otra vez hasta que conseguía ser poco a poco mejor persona y salir de ese túnel del tiempo.
    Yo no era cada día mejor persona, todo lo contrario, cada día incluso miraba menos a las mujeres que accedían por propia voluntad a compartir un rato de sexo conmigo: rubias, morenas, altas, bajas, delgadas, gruesas…al principio me fijaba en sus ojos, no me importaba el color pero sí esa experiencia vital que se ve a través de ellos, me atraían aquellos en los que la tristeza sobresalía, en los que la alegría rebosaba, en los que había un futuro esperando, en los que se había abandonado, en los que sobresalía la cobardía a enfrentarse a la vida o la necesidad de hacerlo constantemente. Yo imaginaba lo que les había ocurrido: las relaciones que habían tenido, los fracasos que habían experimentado, sus aspiraciones laborales, los problemas con sus jefes, con sus familias, las celebraciones importantes en las que esos ojos se habían emocionado. Y todo lo imaginaba porque mi regla era no hablar de nuestras vidas, no quería que me contasen nada relativo a ellas, porque no quería contarles nada sobre mi, sobre mis ojos vacíos de sentimiento y sensaciones que buscaba llenar durante ese rato compartido con ellas.
    Pero esa noche fue distinta, volví a fijarme en sus ojos, me atrajeron esos iris verdes, sin embargo, esa atracción no me conducía a imaginarme ningún sentimiento por el que pudiera haber pasado ella, me llevaban al vacío y a la vez a la necesidad imperante de encontrar algo. No compartimos bebida, ni palabras, nos miramos, nos acercamos y nos fuimos. Me cogió de la mano y me llevó a su casa, el corazón me iba a mil, mi cuerpo sentía la adrenalina que le proporcionaba el sexo antes de tenerlo. Subimos las escaleras, entramos en su habitación y no puedo contar con palabras lo que allí ocurrió un encuentro de unión, que parecía cambiar todo mi interior no en el sentido literal, sino real, mi sangre circulaba más rápido, mi cuerpo rebosaba energía, mi mente se liberaba de cualquier preocupación y sin embargo, se llenaba a pesar de haber estado vacía durante toda mi vida.
    Me quedé dormido, nunca me ocurría, dormí como no recordaba haberlo hecho. Me desperté, noté su cuerpo a mi lado, y pensé que me gustaría sentirlo cada noche. Me levanté para ir al baño, no hice ruido para no despertarla para intentar así que se quedara siempre conmigo y no huyera como lo había hecho yo siempre. Llegué al baño, encendí la luz y vi esos ojos verdes, apoyados en el lavabo, conectados a lo que parecía un cargador. Aquellos ojos sin vida que me la habían dado a mí.

    LOS SILENCIOSOS

    LOS SILENCIOSOS

    Os creéis inteligentes, pero no entendéis nada. Vais por el mudo pisando fuerte, pero no tenéis ni idea del universo que hay bajo vuestros pies. Como peregrinos ciegos, no veis más que el árbol. Sin ver el bosque.
    A los caminantes del cemento les decimos: nosotros somos la tribu que profundiza en la tierra. Nuestra magia está en nuestras raíces. Raíces centenarias.
    ¡Vigilad! Nuestro idioma es sigiloso, pero estamos intercomunicados. Cuidamos de nuestros hijos y si alguno de nuestros antiguos está herido, o moribundo, transmite su sabiduría al resto del clan. Somos un solo organismo.
    Nuestra complicidad es ancestral, pero vuestro egoísmo nos hace vulnerables: matáis a nuestras madres y nos cuesta sobrevivir. Cambiáis las reglas, y nos falta el agua, nos llegan las enfermedades, el fuego nos alcanza...
    ¡Abrid los ojos! Nuestro aliento os da la vida.
    Los silenciosos, ramas en alto, susurramos nuestro grito: "Parad un momento, para empezar a ver".

    LUCES FANTASMA: NOCTILUCA

    LUCES FANTASMA: NOCTILUCA


    La mar aun borboteaba en la lejanía, arropando los restos del navío en su gélido manto. Apenas era visible desde la chalupa, la cual medía no más que unos pocos metros y que se retiraba poco a poco de aquel silencioso espectáculo. En ella se hallaba una mujer, cuyas facciones se torcían en tonos blanquecinos y amoratados. A su lado, un muchacho alto y escuálido, desgañitándose en gritos de auxilio con no más respuesta que el ruidoso romper de olas contra el bote. El horizonte se presentaba opaco frente a los ojos del chico y la noche desdibujaba cualquier relieve de tierra firme. Toda ave se había alejado del plano, negándose a participar en un juego con los dados en blanco. Los ahogados alaridos del joven cesaron en su fallido intento, mientras contemplaba como la mujer desfallecía tirada junto a él. Su rostro no mostraba signos de vitalidad y el único indicio de vida palpable era el de sus heladas carnes temblando a la velocidad de un tarro repleto de abejas. En su más absoluta desesperación, el chico se desprendió de su chaquetón, tapando a su compañera y empezó a arremeter violentas brazadas contra la marea en dudosa dirección. El agotamiento crecía y el frío entumecía sus brazos, los cuales penetraban en el agua, delgados y rígidos, evocando el aspecto de dos ramas secas en el lecho de cualquier bosque.
    Con los ojos ya entrecerrados del cansancio, advirtió como sus zarandeos contra el agua desprendían un extraño centelleo. Chispas brotaban fruto de la fricción con el oleaje a cada impulso, como si el mar emitiese llamas azules. Aturdido y con el sabor del océano en los labios, apenas podía comprender lo que estaba ocurriendo. Las alucinaciones a causa de la fatiga y la deshidratación eran la única explicación razonable que le daban fuerzas a seguir remando e ignorar tal suceso. Pero en alzar la vista a la negrura, una cresta de fuego esmeralda oteaba en el abismo cual fantasma. Su aspecto era el de una luz vibrante que danzaba de una forma irregular. Sin más idea a la que aferrarse, decidió dirigirse hacia aquella lumbre incandescente. A cada aspaviento el dolor se tornaba insoportable y cada uno de sus huesos crujía, mezclándose con el sonido de las olas en harmoniosa agonía. Tal vez el mismísimo lucifer haría acto de presencia para arrebatarles lo poco que restaba de ellos en mitad de la aterida falla. El pánico y el frenesí se enredaron en su estómago hasta la náusea, cuajando en una breve y lamentable interrupción en su boga; esputando bilis.
    A cada milla rebasada, la estela esmeralda se volvía más intensa alrededor de la chalupa, la cual se aproximaba cada vez más y más a las flamas fantasma. Aquel embrollo de luces se tornaba intermitente y el ruido de la espuma deslizándose sobre la arena atravesó los oídos del muchacho como si de una serenata se tratase. Cuando estuvieron lo bastante cerca se esgrimió una extensa sonrisa en sus agrietados labios una vez advirtió la llanura. A unos pocos palmos de la arena cesaron sus esfuerzos. Receloso, asomó la cabeza por proa. El agua de la costa resplandecía como el corindón, reflejándose en su atónito semblante. Todo aquel escenario que habían creado sus delirios no eran más que las olas rompiendo en costa chilena. Pero por algún motivo irradiaban un misterioso fulgor en restallar contra las rocas. Tal escena no podía ser obra de un demonio sino una intervención divina. Sea como fuere no podía ser nada de este mundo. Tras unos segundos contemplando la orilla reaccionó. Descalzo, empujó la embarcación los últimos metros hasta encallar en tierra firme. El agua llegaba hasta sus canillas. De un salto se coló en el interior de la nave para ayudar a incorporarse a su madre. Sus extremidades se mantenían quietas y agarrotadas. Su piel era firme a la vez que pálida. Entre un mar de fuego su llama se había extinguido. La cara del niño se descompuso en un gesto ininteligible. Permaneció junto a ella y nada más. Le dedicó un beso en la frente como despedida y una lágrima que se diluyó bajo sus pies.

    Luciferasa, la cepa que solo quería brillar

    Luciferasa, la cepa que solo quería brillar

    - Silencio por favor!, somos miles de millones de unidades formadoras de colonias en este nicho, y si no mantenemos el orden no lograremos comunicarnos - exclamó con vehemencia una bacteria que, a decir por sus modos, parecía tratarse de alguien importante.

    - Ella es Verne, la más longeva de nuestra comunidad - le susurró una bacteria adulta a su hija, una pequeña cepa de Vibrio harveyi llamada Luciferasa.

    Luci, como la conocían en su familia, sabía de quien se trataba. En muchas ocasiones había escuchado hablar de Verne, la bacteria ancestral, la última descendiente del linaje de LUCA.

    - Silenciooo! - exclamó Verne nuevamente, para esta vez conseguirlo. Era el silencio más profundo que Luci hubiera percibido jamás, más profundo que el mismísimo océano Indico en el que se encontraban.

    - Tranquila Luci - le dijo su madre, pero ni siquiera ella lo estaba.

    Es que toda esa multitud se había congregado para debatir acerca de Luci y del próximo evento de quorum sensing que en breve tendría lugar. Ese era sin dudas el evento de la temporada, aquel que todas las bacterias anhelaban, el que ninguna quería perderse. Y claro, qué bacteria se perdonaría estar ausente el día en que, concertadamente, todas juntas fluorescerían a escala global, generando mares brillantes del tamaño de países.

    De repente, Verne volvió a tomar la palabra para dirigirse a la audiencia. Y luego de mencionar algunos lineamientos generales, volteó su mirada hacia Luci. Era, definitivamente, el momento que estaban esperando…

    - Como todas saben, desde hace un tiempo hemos estado evaluando la situación particular de una de las bacterias de nuestra comunidad y su inclusión en el próximo evento de quorum sensing - exclamó Verne, y enseguida continuó…

    - Luego de un extenso debate junto a especialistas, y teniendo presente que el bien colectivo está por encima del bien individual, hemos llegado a la conclusión de que la incorporación de esta bacteria podría perjudicar notablemente nuestra reproducción y atentar contra nuestra supervivencia como especie. Por lo tanto, con profundo dolor hemos de comunicar que su participación quedará terminantemente prohibida…

    Evidentemente Luci no era una bacteria wild type. Su genoma era levemente diferente a los demás. Por algún evento poco frecuente de transferencia horizontal de genes y mutación, Luci acumulaba pequeñas variaciones en genes necesarios para el quorum sensing y la emisión de fluorescencia, haciendo que fuera fenotípicamente distinta.

    La madre de Luci se acomodó a su alrededor, ante la atenta mirada de sus hermanas y su abuela…

    - Luci, quizás ahora no lo comprendas y hasta sientas que no eres parte de esta comunidad, pero tú siempre serás una de nosotras - comenzó su abuela.

    - Es fácil decirlo, todas me hablan como si hubieran pasado por ello, como si supieran de que se tratara, pero la realidad es que esto solo me está ocurriendo a mi - replicó Luci, quien luego de esas palabras se envolvió en el flagelo polar de su abuela, llorando como nunca antes lo había hecho, exteriorizando así cada segundo de su vida en el que se había sentido excluida.

    - Pero Luci, mi querida Luci - continuó su madre emocionada - si supieras que todos nuestros comportamientos sociales actuales, e incluso la quimioluminiscencia, surgieron de la sumatoria de eventos de mutación, en bacterias que no encajaban, quizás entonces entenderías que ser distinta al resto está bien.

    - Si mamá, pero dices eso porque la distinta no eres tú, porque no eres tú la que no encaja, y porque mañana tú podrás ir a emitir fotones de luz fluorescente junto a todas las demás - dijo Luci entre lágrimas.

    - Quizás la evolución tiene preparado para ti algo mucho más importante que fluorescer, solo que quizás aún no ha pasado el tiempo suficiente para que lo veas - respondió su abuela.

    Pero a estas alturas cualquier intento por consolar a Luci sería en vano. Y aunque ella realmente valoraba el esfuerzo de su familia por animarla, se sentía completamente sola, incomprendida. Luci era una cepa eventualmente improbable, pero su esencia era igual a la de cualquier otra bacteria joven de su colonia. Ella no pretendía destacar, sólo quería ser una más.

    Se acercaba la hora del tan esperado evento. Luci comenzó a batir torpemente su flagelo, y nadando lentamente les deseó suerte a las demás. Su familia la contemplaba mientras se alejaba, pensando que quizás no la volverían a ver jamás, pensando si realmente su camino evolutivo sería el que ella merecía. El silencio las envolvió nuevamente. Luci ya no iba a detenerse, pero a pesar de todo seguiría imaginándose junto al resto, maravillada en su primer quorum sensing. Para ella era imposible evitar la nostalgia, porque a pesar de todo era una cepa que solo quería brillar.

    Malos tiempos para la lírica

    Malos tiempos para la lírica

    -Estamos en el año 2119, Martín. Ya no puedes decir ciertas cosas de los androides.
    -Tampoco creo que sea para tanto, ¿no?
    -No es el lenguaje que se espera de un presidente del gobierno.
    -Exageras.
    -Llamaste máquina al entrevistador.
    -Es que es una máquina.
    -Esa palabra los incomoda, les hace sentirse reducidos a su condición mecánica, te lo he explicado cientos de veces.
    -Qué barbaridad, últimamente no se puede hablar sin molestar a nadie.
    -Sólo piden un poco de respeto.
    -¿Respeto? ¿Insinúas que yo no los respeto? Claro que los respeto. De hecho, algunos de mis mejores amigos son androides.
    -Ah, ¿sí?
    -Por supuesto, lo que pasa es que tú no los conoces. Y, ¿sabes qué? Entre ellos no tienen reparos en llamarse máquinas los unos a los otros.
    -Ya, pero tú no eres un androide, así que hazme caso y no emplees términos que puedan causarnos problemas.
    -¿A ti no te agota esta era de ofendidos?
    -Oye, no me malinterpretes. Yo opino igual que tú, pero ahora estamos en una posición pública y debemos tener cuidado.
    -Qué difícil es todo. En ocasiones pienso que habría sido mejor vivir hace un siglo. Seguro que entonces no andaban preocupándose con estas tonterías.
    -Bueno, te recuerdo que en esa época los humanos estaban a punto de cargarse el planeta.
    -Es cierto. Menos mal que los delfines nos hicimos cargo de la situación.
    -Sí, menos mal. Menos mal.

    Mamá cuántica

    Mamá cuántica

    El famoso físico y premio Nobel, Richard Feynman solía decir: «Si crees que entiendes la física cuántica, en realidad no entiendes la física cuántica».
    Los otros días leía el periódico en la sección de ciencia, cómo los investigadores intentan realizar experimentos muy complejos para explicar ciertas particularidades de la materia a nivel subatómico. Al parecer, el mundo de lo diminuto se comporta de manera muy diferente a como lo hace el mundo macroscópico, donde vivimos.
    ¿O no?
    Mientras leía el artículo, se me venían imágenes de mi niñez y entonces lo vi claramente: Mi mamá se comporta como una partícula subatómica. ¡Claro! Es tan simple que cuesta creer que no lo haya entendido antes.
    Mi mamá tiene esa dualidad onda-partícula: tiene esos cambios de humor que oscilan como las ondas de un estanque. Me acuerdo de niño, que estaba muy contenta de que la ayudase a cocinar, pero de un momento al otro me estaba regañando por haber desparramado la harina por todo el suelo. Ya lo ven, «buena onda» cuando la ayudaba, pero las partículas de cuero de su sandalia impactando contra las partículas de mi trasero, eran muy reales en el mundo macroscópico.
    Seguía leyendo y mencionaban el espín: no creo que me haya quedado claro qué es realmente un espín, pero sería algo así como cuánto debe girar una partícula para que vuelva a la posición original. Cualquier físico diría: «Fácil, debes girar 360 grados para quedar en la posición original, por lo que tienes un espín de valor 1». Pues mi madre tenía varios espines. A veces tenía espín de valor 2: giraba 180 grados, me daba su espalda, y por algún fenómeno inexplicable de la cuántica, sabía lo que yo estaba haciendo, como si tuviese ojos en la nuca. Usualmente estaba haciendo alguna travesura, con lo que volvía a sentir las partículas de su sandalia en mi trasero. A veces, cuando de pequeño la llamaba innumerables veces para que viese lo que estaba haciendo, tenía espín de valor ½: necesitaba dos giros completos para volver a su posición original. Claro, en el primer giro no me veía, estaba ocupada con los quehaceres de la casa…
    Otro de los principios que mencionaba el artículo que leí era el de la «incertidumbre», ese por el cual no se puede saber —a la vez— la velocidad y posición de una partícula, sino una sola propiedad por vez. Ahora bien, mi madre habrá tenido sus incertidumbres, pero siempre supo exactamente dónde estaba yo, y a qué velocidad me movía, e incluso hacia dónde iba. Y aún lo sabe porque ella siempre está ahí. Es decir que incertidumbre, en su relación conmigo, nula. Pero lo interesante del principio de incertidumbre es que no se puede saber con precisión la velocidad y la posición de una partícula, porque esta existe en estados solapados. Es decir, puede estar en dos lugares a la vez. ¡De eso sí sabe mi mamá! De niño, ella siempre estaba en dos cosas, o más, a la vez: ocupándose de que haga los deberes del colegio mientras cocinaba; ocupándose de mi salud a la vez que ella trabajaba; atendiéndonos a mí y mi hermana, acomodando la compra a la vez que me regañaba y me decía «te regaño porque te quiero» (he ahí una vez más la dualidad), y tantos otros ejemplos que les sonaran familiares.
    Pero, al seguir leyendo aquel artículo, la propiedad cuántica que más llamó mi atención fue sin duda la del «entrelazamiento cuántico», aquella propiedad que estipula que al afectar una partícula, otra partícula que está «entrelazada» con la primera, también sentirá la perturbación sin importar la distancia que las separa. Al leer eso, mi madre me vino a la cabeza inmediatamente, y no solo de niño, sino hasta el día de hoy. Sé bien que cualquier cosa que me suceda a mí (una simple partícula), mi mamá lo percibirá y lo sabrá al instante y sin que yo se lo diga, ¡y estamos a más de diez mil kilómetros de distancia! Algunos lo llaman amor, otros, instinto maternal. Yo lo llamo «entrelazamiento cuántico maternal», y es real en el mundo donde vivimos.
    Les digo la verdad, yo no sé si realmente entendí algo de aquel artículo que leí. Posiblemente, como lo dijo Richard Feynman, ni me enteré de que va la física cuántica. Pero les aseguro dos cosas: Uno, mi mamá tiene propiedades que son de otro mundo, y seguramente las de ustedes también. Y dos, por más que no entienda de física cuántica, al menos entendí de la importancia de la ciencia que la estudia.

    Memorias del sotomueble

    Memorias del sotomueble

    –Mamá, yo sé que le tienes mucho cariño al gato, ¿pero no ves todo el pelo que suelta? No puedo barrer tu casa cada día y…
    –Y qué quieres que haga, ¿que lo regale? Bueno, sí es verdad que hay bastantes pelusas, pero…
    –Eso ya no son pelusas, mamá, solo les faltan patas para salir andando. Pero si no quieres deshacerte de la bestia, creo que tengo otra solución…

    Allí agazapada tras la puerta, la horripelusa Francis observaba el salón con sus ojos horripelusiles. Podía sentir en sus ácaros que se acercaba la hora del sustento. Echó un vistazo hacia el sofá; la amenaza que allí se escondía le devolvió la mirada con ojos depredadores. Eran horripelusas de sotosofá, muy diferentes de las del parqué, grandes y densas, con largos cabellos entrelazados con las finas hebras del animal creador.
    Pronto, éste vendría a alimentar a todos los habitantes del ecosistema de sotomueble con sus mechones de muda. Todas estaban esperando ese momento.
    Mientras observaba, Francis hizo balance de la última incursión del gran depredador. La escoballena se había llevado a todos aquellos que no pudieron esconderse a tiempo. Sus largas barbas filtradoras habían seleccionado una vez más a los incautos y a los tardones para la extinción.
    De repente se le erizaron los ácaros de la nuca, por el rabillo del ojo vio como una de sus hermanas más jóvenes salía de debajo de la sotosilla. Desde allí había visto llegar al animal creador.
    ¡No! ¡Todavía no! Dijo Francis para sus adentros. Una horripelusa depredadora se abalanzó desde el sotosofá y la incauta fue devorada en una nube de polvo.
    El sotomueble es un ecosistema despiadado.
    El ronroneo del gato puso todas las horripelusas en alerta. El animal irrumpió con un salto precipitado y aprovechó para rascarse en la pata de una silla, soltando un buen mechón de pelos. Luego se detuvo a rascarse detrás de la coronilla con una de sus patas posteriores. El pelo caía a cada gesto. Con un salto final el gato salió de la habitación.
    Francis se precipitó junto a sus hermanas hacia todo ese manjar. Sus ácaros se agitaban de emoción. Rodó veloz sobre sus escamas de piel muerta e hizo acopio de tantos pelos como fue capaz de asimilar. Siguió rodando grácilmente con sus patas horripelusiles hasta que alcanzó de nuevo la seguridad de la puerta. Se planteó volver a salir, aún había muchos pelos en el suelo, pero su instinto le hizo esperar. Notaba temblar el suelo, cientos, miles de patas galopando al unísono.
    Una estampida de peces de plata irrumpió en la habitación invadiendo todos los rincones y arrollando a todas las horripelusas que aún se alimentaban en el parqué.
    ¡Qué modales! Pensó Francis. ¡Y qué raro también, no suelen mostrarse en pleno día!
    Sin embargo, pronto fue patente que los pececillos de plata no estaban allí de paseo, huían, huían de una nueva especie nunca antes vista. A paso lento, entró un disco con patas circulares y aliento aspirante.
    El sotomueble contuvo la respiración. El disco puso rumbo hacia la sotomesa, sin detenerse ni vacilar. En su camino había aún muchas horripelusas dándose un festín de pelos. Detuvieron el ágape para mirar fascinadas esos bigotes danzantes. Muchas de ellas se acercaron, con curiosidad. Se asomó la primera a sus fauces y fue absorbida por un viento de olvido.
    ¡Se desató el caos! ¡No tenían a donde huir! Trazando un rumbo zigzagueante, el nuevo depredador acabó con las pelusas y su fuente de alimento.
    Esa especie invasora reestructuró el ecosistema del sotomueble. Ya no hubo más pelos ni escamas de piel de las que alimentarse. Las horripelusas supervivientes se vieron empujadas a un canibalismo fútil. Al cabo de una semana, solo sobrevivían unas pocas de ellas, que tenían los días contados.
    Francis aún sobrevivía, pero estaba sola. No se atrevía a salir de detrás de la puerta. Había adelgazado, los ácaros la habían abandonado. Hambrienta, no pudo resistirse a salir de su escondite al ver pasar a la bestia creadora. Pero se había vuelto tan liviana que el trote del gato la elevó por los aires. Una corriente la llevó más allá de la ventana hacia el exterior desconocido.
    Justo antes de cruzar el umbral de la ventana se giró y gritó: ¡Venganza!

    –Funciona bien, ¿verdad?– dijo el hijo –hice bien en regalarte la Roomba, ¡no me dirás que no!
    –No sé, cariño, donde esté una buena escoba…
    –Mamá, admítelo, no has vuelto a ver esas horribles pelusas, ¿no?
    –Sí, es verdad, pero ahora lo encuentro todo, no sé, más baldío– la anciana sin embargo sonrió a su hijo –no me hagas caso, me hago mayor…

    Mi asistente de páginas web

    Mi asistente de páginas web

    - Buenas tardes a todos! Después de mucho trabajo les podemos presentar a Prontovac! Esta aplicación, que está basada en Inteligencia Artificial, puede crear páginas web de manera automática, con sólo decirle lo que quieres.
    - Jefe, Jefe! Es eso cierto? Va a entender cualquier cosa que le pidamos y lo va a crear?
    - Claro, eso es lo que hace. Hemos trabajado muy duro por un par de años para lograr que esta aplicación funcione y sea totalmente automática!
    - Guau! Eso ayudaría muchísimo para poder hacer lo que queramos!
    - Así es...analista principal, su turno para probar nuestro magnífica aplicación.

    - Analista: Prontovac, necesito crear una página web
    - Prontovac: Especifique como quiere la pagina web
    - Analista: Bien, quiero que me crees una pagina web que muestre todos los libros de la biblioteca
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: bueno está bien, me muestra todos los libros, pero hay demasiados libros. Por favor añade unos filtros.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Prontovac, Cuando dije filtros me refería a opciones para buscar libros, no a filtros de fotos.
    - Prontovac: Especifique como quiere la pagina web
    - Analista: Prontovac, quiero que le añadas opciones de búsqueda antes de mostrar todos los libros.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Déjame revisarlo...Prontovac, no funciona!
    - Prontovac: Especifique el problema
    - Analista: Me aparecen todos los filtros, pero la búsqueda no funciona!
    - Prontovac: La solicitud fue que aparezcan las opciones de búsqueda, no que funcionen.
    - Analista: Grrr. Está bien. Por favor, haz que las opciones de búsqueda aparezcan y funcionen.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Prontovac, está demorando demasiado! Cuando filtro por tipo de libro no termina de buscar.
    - Prontovac: El proceso de búsqueda demora 10 minutos
    - Analista: Cómo? Porqué tanto?
    - Prontovac: La búsqueda se realiza libro por libro
    - Analista: oh Dios! Así se demorará demasiado y consumirá demasiada energía!
    - Prontovac: La solicitud fue que funcione, no que sea rápido
    - Analista: Bien, quiero que la aplicación sea más rápida.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Al menos ahora sí funciona. Pero la pagina se ve muy complicado, quiero que sea más amable para el usuario.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Prontovac, cuando te dije que necesitaba una pagina web amable me refería a que su apariencia sea facil de uso para las personas, no que la pagina muestre caritas felices!!
    - Prontovac: La solicitud fue que sea amable. Especifique detalles adicionales.
    - Analista: Ojalá entiendas esta vez....quiero que la pagina sea mas facil de usar para las personas, es decir, que el diseño sea simple, coloca algunas imágenes, y que se vea bien.
    - Prontovac: Está hecho, revise por favor
    - Analista: Prontovac, no de nuevo!! Toda la página está llena de imágenes demasiado grandes! Además, no creo que a los usuarios les guste ver las foto de nuestro jefe en la playa (q horror!!!). Y no quiero saber de dónde lo conseguiste.
    - Prontovac: Especifique con detalle...
    - Analista: Prontovac sabes una cosa? Creo que mejor yo haré

    - Y analista, que le pareció?
    - La verdad está muy bien pero...esta Inteligencia Artificial no sirve para nada!!

    Nankurunasia

    Nankurunasia

    Desde que era pequeño, siempre que el futuro era opacado por una ola de oscuridad, mis mayores solían decir entre risas “ Nankurunasia “ lo cual significaba que el tiempo todo lo arreglaba... Ellos no lo sabían, pero estaban totalmente equivocados.

    Mi generación tuvo la mala suerte de existir en un mundo que presenciaba sus últimos momentos de vida, pero la suficiente suerte para convivir con el mayor genio de la historia, alguien que había sido capaz de llevar a cabo la creación de aquella máquina que nos volvería dioses, la única que nos permitiría cambiar nuestro destino, la máquina del tiempo, la herramienta suprema con el que la humanidad esperaba ser salvada.

    Vaya que éramos bastante ignorantes.

    Tenía la misión de volver a momentos históricos que se pensaba podían cambiar el curso de la historia, tales como la expansión Mongola, debido a que el 10% de la humanidad pereció en las guerras y junto con eso una gran parte de la población alfabetizada de Afganistán junto a su herencia escrita. En aquel suceso China perdió la mitad de su población tardando casi un siglo en recuperarse, convirtiendo algunos tratados en textos incomprensibles que sólo se pudieron entender siglos después. Evitar que Mongolia iniciara la expansión significaba un gran avance en la ciencia, motivo por el que fui enviado a interceptarlos.
    Luego salté al siguiente suceso, el Y2K, aquel error informático que amenazaba con regresar todas las cuentas bancarias a 0 a nivel mundial, sucederían cortes de electricidad causando muertes en los hospitales, los aviones caerían del cielo al fallar su sistema, entre otras cosas, motivo por el cual se invirtió un enorme capital para evitarlo. El dinero usado fue mayor al necesitado para reparar los estragos que provocaría el error, mismo que no sucedió, por lo cual debía evitar la inversión.
    Finalizando necesitaba neutralizar aquel virus que azotó a la población en el 2025, una variante de la conocida Peste negra. Debido a que no podía evitar su existencia, tuve que dar la cura y explicar a los científicos de aquel tiempo el cómo funcionaba, además de asegurarme que fuera inyectada en la población donde había surgido.

    En ningún momento de mi viaje observé el resultado de mis acciones, esto debido a que si me quedaba demasiado podía suceder un colapso temporal ya que yo no pertenecía a ese tiempo. Queria ver cómo había cambiado mi época , tenía esperanzas y la idea de ser el salvador era algo que causaba una emoción indescriptible.

    Mi sorpresa fue demasiado grande, cuando al regresar me encontré con la nada.

    Busqué los registros de la historia por medio de la máquina del tiempo, encontrándome con la sorpresa de que todo había salido mal desde el primer momento. Deteniendo a Mongola evité la gran reducción de población, los recursos se agotaron más rápido a comparación con la historia que yo conocía, el conocimiento avanzó a un ritmo acelerado causando guerras por el mismo, asesinatos y secuestros que causaron que la ciencia se frenara.
    Tal y como esperaba, la inversión en el problema Y2K nunca sucedió, lo cual permitió tener un gran capital para otras cosas, lo malo fue que el error si sucedió. Provocó muchas muertes y desapariciones de varias ciudades, además del descontento de muchas empresas y ciudadanos, llevando a las guerras civiles.
    Todo ello había formado parte de que ahora me encontrara en la nada, pero el mayor impacto fue causado cuando di la información sobre el virus, a pesar de que la cura fue usada, la gente de aquella época comenzó a estudiar más a fondo lo que quedó del virus y se desató una guerra de enfermedades la cual acabo con lo poco que quedaba de vida en nuestro planeta. Se que pensarás que si vuelvo al pasado y corrijo mis errores todo se arreglará, pero no es así ya que el tiempo no lo arregla todo, solo nos atrapa en su falsa esperanza volviéndonos sumisos y dependientes, en el momento que uses la máquina ya habrás condenado a la humanidad como lo hice yo.

    Este es el video 2356 que grabo, pero es el primero que hago y tú serás el siguiente en sumarte a la lista, debido a que sin importar que te diga pensarás que podrás evitar acabar como yo, pero la verdad es que el tiempo nos alcanzó y nos condenó a vivir en un bucle.

    - La transmisión terminaría con aquellas palabras, aquel soldado no podía creer lo que acababa de ver por lo que se negaba a aceptar que sus yo del futuro habían viajado y fracasado, les pensaba demostrar que a pesar de ser la misma persona él sería diferente a todos ellos. Sin más, la máquina del tiempo fue encendida y en el momento que desapareció, el lugar donde estaba se había convertido en la nada. -

    No podía funcionar

    No podía funcionar

    Eran ya las 7 de la tarde cuando el profesor Lejarri entró en su estudio. Todo el día dando clase, promoviendo la curiosidad y la inquietud en sus alumnos, con la esperanza de que todos ellos se fueran de su clase haciéndose más preguntas que cuando llegaron. “Lo importante no es lo que uno sabe, sino preguntarse qué cosas quedan aún por saber” solía decir a sus alumnos desde el primer día de clase, aquello había sido inculcado en él por su profesor Valbuenis.
    Tras dejar al lado de su mesa su cartera, llena de exámenes y trabajos de alumnos (junto con las esperanzas de estos) y algún papel sobre su “investigación” (o reflexiones sobre la misma) se sentó en su silla de madera y piel, cerró los ojos y respiró profundamente.
    Pensó, como tantas otras veces en recambios, y lo fácil que era para un vehículo sustituir una pieza por otra, ¿por qué no podría hacerse lo mismo en seres humanos? Se había intentado descelularizando órganos y recelularzándolos con células del receptor, devolviendo células a estado pluripotencias y dirigiéndolas luego hacia la fabricación del órgano en cuestión, pero todas eran técnicas que requerían de un exquisito control de las condiciones; transplantes xenógenos dependientes del nivel de compatibilidad.
    Su “investigación” versaba sobre la posibilidad de, una vez devuelta a una célula su carácter totipotencial, regenerar un “protoser” (como él lo denominaba) a partir del cual pudieran “auto”-transplantarse los órganos requeridos. Indudablemente esto generaba un dilema ético y moral de proporciones épicas, como ya se había previsto cuando se logró clonar a la famosa oveja Dolly, pero el profesor había ido un paso más allá.
    ¿Por qué solo sustituir ciertos órganos defectuosos por otros? Pues la edad del individuo seguiría siendo la misma, y el resto de órganos estarían más envejecidos que el sustituido, “¿por qué no sustituir la conciencia, los conocimientos y todo aquello que nos distingue de una máquina a un nuevo receptáculo, más joven pero conocido por la propia consciencia?”
    Y eso era lo que en realidad le quitaba el sueño. Durante años, había pensado en combinar propiedades de distintas especies para lograr la inmortalidad (cuántos lo soñaron antes que él, la eterna búsqueda del elixir de la vida eterna, venido desde la piedra filosofal por los antiguos alquimistas), pero sus intentos habían sido infructuosos.
    Más aun, parecía que la naturaleza conjurara contra él para que sus fracasos fueran lo más dolorosos posibles, cuando ya todo parece funcionar. Recordó entonces uno de sus primeros ensayos, introducir cloroplastos en una célula animal con la esperanza de que esta pudiera hacer fotosíntesis, ¡y había funcionado! El siguiente paso fue probar con un organismo más completo, un platelminto (un gusano plano), ¡y había vuelto a funcionar!
    Decidió probar ahora con un organismo más desarrollado, y escogió un primate para llevarlo a cabo, y ahí fue cuando la cosa empezó a torcerse. Estaba claro que el primate debería “pintarse de verde” (efecto de los cloroplastos), incluso era preciso modificar ligeramente la dieta, para que no le faltaran nutrientes. Pero que le atacara un virus propio de las plantas, era demasiado. Y así sucedió cada vez que trato de replicar los experimentos a escala casi definitiva.
    Solo la idea del “cambio de cuerpo” se había mantenido durante mucho tiempo como válida, y las pruebas que habían realizado incluso con animales superiores habían sido satisfactorias. Es cierto que la computación cuántica había ayudado al desarrollo del almacenador/transfusor y todo el mundo próximo a su equipo estaba muy emocionado.
    Pero al profesor Lejarri había algo que no le terminaba de sonar bien. Se había discutido mucho sobre la posibilidad de que algo en el proceso pudiese fallar y que ocurriría entonces, por lo que habían decidido que el proceso se llevara a cabo sin la intervención de ser humano alguno, mediante la intervención de una IA.
    Y cuando el profesor Lejarri quiso probar su invento, este falló, y su conciencia sirvió para aumentar la IA que controlaba todo el proceso. Porque, al fin y al cabo, ¿por qué querría la madre naturaleza que ciertos seres fueran “inmortales”?

    FIN

    Nobel a la normalidad

    Nobel a la normalidad

    El trasiego de la organización se intuía al otro lado de la puerta. En el piso de abajo, el auditorio se iba llenando de gente poco a poco. Este año, la sala Nobel contaría con aforo completo, volverían a escucharse los aplausos en directo y los cuchicheos entre los asistentes a la gala, desprendidos de mascarillas y de distancias de seguridad.
    Acorralada por la emoción del momento, se rindió ante el peso de sus recuerdos, y se dejó ir por el laberinto de casas de adobe de su ciudad natal, Kisújszállás. Su mente la lleva hasta la carnicería de su padre, pegada al colegio y siempre populosa. A la salida de las clases, esperaba en la puerta del comercio, mientras miraba hipnotizada las manos diestras de su padre cortando vísceras, corazones y órganos de distintos animales. Siempre había pensado que, en aquella carnicería, entre restos de sangre y carne, se había creado el caldo de cultivo idóneo para su precoz vocación científica. La populosa y animada carnicería distaba mucho del silencio tenso y rotundo que impregnaba el aula antes de comenzar cada clase de Bioquímica en la Universidad de Szeged. Fue en una de esas lecciones donde el químico orgánico Jenő Tomasz, le presentó a la molécula a la que dedicaría su vida y que salvaría otras tantas: el ARN mensajero. Esa molécula conocida ahora en cada rincón del mundo, en todos los hogares y por personas de todas las edades sería la protagonista de su tesis doctoral y de toda su vida. Sonrió para sí, indultando la ingenuidad de aquella estudiante de doctorado a punto de enfrentarse a un reto mucho más complejo de lo que nadie imaginaba. Corría el año 1982 cuando al otro lado del telón de acero, en el salón de actos del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Szeged, tan grande como impersonal, defendía su tesis doctoral sobre la efectividad de pequeños ARNs sintetizados a medida en diversos tratamientos antivirales.
    Miró por la ventana de la habitación, había empezado a nevar. Tímidos copos comenzaban a amontonarse en los tejados de Estocolmo. La paz que inspiraba el bucólico paisaje exterior contrastaba con su estado de ánimo, cada vez más inquieto, más tenso. De repente, esa sensación de incoherencia entre sus sentimientos y el ambiente exterior la llevó hasta la Universidad de Pennsylvania. El experimento
    había vuelto a salir mal. Esta vez, su jefe no tendría tanta paciencia; los referees, aún menos. Y ya se sabe que, sin artículos punteros, la financiación no llega. Sin pensarlo mucho escribió un mail rápido a su jefe con la cantinela que se venía repitiendo desde hacía ya varios años: el ARN mensajero inyectado a ratones seguía produciendo una reacción inmune exagerada, haciéndolo ineficaz como terapia antiviral. La respuesta no tardaría en llegar y, a primera hora de la mañana siguiente, a la bandeja de entrada
    llegó el mensaje que tanto tiempo llevaba temiendo: "Esta línea de investigación está acabada. Si sigues empecinada en continuarla, no habrá más financiación y, desde luego, tu puesto de profesora pasará a estar vacante". ¿Su puesto de trabajo o el tema de investigación de su vida? No lo dudó: el ARN mensajero.
    Sentada repasando el discurso que habían ensayado incontables veces, recordó una vez más cuánto le debía a su colega Drew Weissman. En una fotocopiadora pérdida del departamento de Bioquímica de la Universidad de Pennsylvania, Drew se afanaba en escanear un artículo. Cuál sería su sorpresa al ver que se trataba de un reciente artículo sobre la terapia antiviral con ARN mensajero. No pudo contenerse y la conversación empezó a fluir como si se tratara de una hebra de ARN. A partir de ahí todo empezó a encajar. El interés de Weismann por su trabajo la animó a continuar y juntos pudieron demostrar que, modificando una sola letra en la secuencia genética del ARN, podía lograrse que no se generase inflamación. Cambiar una simple letra, lo cambiaría todo. Un par de años después una pequeña empresa alemana –BioNTech–, la ficharía como científica para que pudiera desarrollar finalmente vacunas para virus basados en el ARN mensajero.
    Esas vacunas que a día de hoy han sido inoculadas al 100% de la población mundial, que vuelve a
    disfrutar de los grandes placeres prohibidos durante el imperio del covid-19. Esas vacunas que han hecho que la humanidad haya sido capaz de superar una pandemia global y de derrotar a un enemigo invisible que ha supuesto el mayor desafío planetario de los últimos tiempos.
    Vuelven a llamar a la puerta:
    –Katalin, eres la siguiente.
    En ese momento, desde la Sala de Conciertos de Estocolmo, le llegó nítidamente:
    –Y a continuación, el premio Nobel de Medicina 2022 será otorgado a Katalin Karikó por su trabajo en el desarrollo de vacunas basadas en la tecnología del ARN mensajero.

    Números

    Números

    Aquel martes, en la escuela, aprendieron el 100. Lo escribió varias veces, con cuidado, justo encima de las líneas celestes de su cuaderno. Y, algún día después, se vio sustituyendo los dos ceros por nueves. Luego, el uno por un nueve. 999. ¿Y si le añadía un 9 más? Ese era un número mucho mayor que cualquiera que le hubieran enseñado en clase. ¿Cuál sería el mayor número capaz de escribir?

    En menos de una semana agotó el primer cuaderno, rellenando hojas y hojas de nueves. Las primeras páginas estaban cubiertas de nueves redondos y ordenados, con una hermosa caligrafía, que se fue descuidando a medida que completaba el cuaderno. Cuando escribió un nueve en la esquina de la última página, sintió un pequeño sobresalto, un vuelco al corazón, como cuando olvidas las llaves de casa nada más cerrar la puerta. Pero respiró profundo, miró a su alrededor, y empezó un cuaderno nuevo.

    En cuestión de meses agotó los cuadernos de casa, incluso terminando los empezados, usando los folios sueltos, pintando la agenda de contactos de su madre, los márgenes de los periódicos. Hasta que llegó un día en que no quedaba un hueco de papel sin rellenar… Y escribió un pequeño 9 en la esquina de su mesa. Y después otro. Y otro 9. Y cubrió la mesa de homogéneas líneas de nueves, con la esperanza renovada de escribir un número gigante, ahora que la cifra no dependía del papel, sino de la superficie donde escribirlo.

    Y, entonces comenzó a escribir nueves en el resto de los muebles, en las patas de las sillas, en las lámparas, en las puertas. Cubrió las ventanas con nueves de múltiples formas y tamaños. Había nueves en los huecos de los radiadores, en las macetas de las plantas, en los azulejos del baño, en el espejo del hall. Usó incluso los platos, las copas de cristal de bohemia (en estas los pintaba con extrema delicadeza para no romperlas), los ceniceros o las sábanas.

    Llegó un momento en el que no le quedó más remedio que seguir por el descansillo. Los vecinos protestaban al ver las paredes, buzones y puertas repletas de nueves. Pero nadie podía pararla. Extendió su tarea al colegio. Pintó nueves en pizarras, bancos, extintores y escaleras. Cubrió las campos de fútbol y de baloncesto, las baldas de las espalderas del gimnasio, los grifos del baño, los retretes. Desde Febrero hasta final de curso no se pudo proyectar nada en el salón de actos, ya que ni siquiera la gran pantalla quedó libre del asedio.

    Un día, volviendo a casa, se fijó en los muros de su ciudad. Estaban en cada edificio. Los llenó de nueves, a menudo subiendo por balcones de forma arriesgada. Superó el miedo a las alturas; los tejados de la ciudad se convirtieron en el lienzo en el que escribir el mayor número de la historia. Desde ellos, observó el inmenso paisaje y decidió comprar pinturas especiales para para carreteras.

    Recorrió kilómetros durante años, pintando nueves en los caminos y paredes del mundo. Aprovechaba incluso los viajes, ya fuera en barco, en tren o en avión, para dejar su novena huella en el correspondiente medio de transporte. Pasados los años, llegó a desarrollar técnicas para tallar nueves de manera rápida en las duras rocas de las montañas o para grabarlos en las volátiles arenas de los desiertos. Ninguna superficie del planeta quedaba libre de su objetivo.

    Hasta que, una noche, en el altiplano, mirando la luna en un cielo de cuento, observó su cráteres y su blanco suelo. Las miles de estrellas brillando a su lado, rodeada, cada una de ellas, de enormes planetas, con inmensos espacios en los que escribir nueves, nueves, y más nueves… Y entendió, con calma (y un poco de vértigo), a que se refieren con el infinito.


    Para la Helena que descubrió el infinito en clase de Lengua

    Obsolescencia programada

    Obsolescencia programada

    No era la primera vez que me sometía a un trasplante. Años atrás había perdido la pierna derecha en un accidente de moto. Los médicos lo habían descrito con crudeza: “Miembro inferior derecho catastrófico. No susceptible de reparación. Se prescribe sustitución con prótesis orgánica”. Yo diría que fueron crueles, pero ellos dijeron “profesionales”. Afirmaron que la buena praxis les exigía ser descriptivos, impersonales, y evitar interpretaciones erróneas. Así procedieron entonces.

    Con profesionalidad amputaron y sustituyeron mi pierna destrozada por una generada en un cultivo de mis propias células, extraídas y conservadas en BioBank, el banco celular del sistema sanitario. Desde que el Consorcio dirige la política sanitaria global, todos los ciudadanos de la Unión de Estados estamos obligados a aportar un diez por ciento de nuestra prestación prejubilar para garantizarnos repuestos orgánicos perpetuos. ¡Qué alivio!

    Poco después vinieron las intervenciones de pulmón, laringe y vejiga, todos sustituidos por otros órganos también cogenerados en procesos biocelulares. Afortunadamente éstos nunca sufrirán degeneración por cáncer, pero ya no puedo fumar los mentolados que tanto me gustaban. A veces olisqueo en el ambiente rastreando el humo de algún fumador, pero cada vez son más difíciles de encontrar. Primero fueron las prohibiciones, luego el rechazo social, y ahora una conciencia colectiva nos aleja de hábitos insolidarios.

    Por suerte, con mis antecedentes ya me sentía un veterano en los hospitales. La intervención de hoy sería rutinaria: un sencillo cambio de mi hígado graso por uno sano, criogenizado a -80ºC. Un exclusivo modelo Ícaro de última generación. Sin embargo, se trataba de un órgano de único uso e imposible de regenerar. Era una intervención que sólo se podría hacer una vez. Nada podía fallar.

    Reflexionaba sobre ello durante la última hora, desnudo y acostado sobre la camilla, y con todos mis sentidos alerta, era consciente del ambiente frío y aséptico del quirófano. Percibí corrientes de aire que dispersaban un ligero aroma a éter con lavanda -qué extraña mezcla, pensé-, incluso la música ambiental era incapaz de inducirme el deseado estado de relajación, tal vez porque por fin pude conocer al equipo de cirujanos, y éstos no eran humanos.

    El Consorcio había hecho propaganda durante años sobre la compra de robots y máquinas de todo tipo capaces de ejecutar los actos quirúrgicos más complejos. Las estadísticas de éxito en las intervenciones por estos medios y la enorme reducción de las infecciones les habían dado la razón. Los médicos tradicionales habían abandonado la cirugía, y ejercen, desde entonces, solamente materias de diagnosis y prevención. Algunos alertaron del riesgo que suponía dejar a las máquinas al frente de las decisiones más importantes, pero por el bien de la ciencia se había impuesto la eficacia. En los últimos años se cuentan por millones las cirugías de precisión optimizadas por inteligencia artificial.

    El equipo que habían asignado a la mía estaba formado por tres androides dirigidos por otro, de nombre Androx, claramente más evolucionado. Éste me explicó que no sería necesaria la sedación, pues utilizarían hipnosis inducida por hologramas hasta lograr una anestesia total. “Con ello se evitan complicaciones sin necesidad de dormir al paciente” -prosiguió con voz metálica, dando órdenes concretas a los otros- “Corten aquí, bajo el plexo. Correcto. Hagan la incisión, diez centímetros. Correcto. Otra incisión, ésta más larga y profunda. Correcto. Extraigan. Correcto. Cautericen. Correcto. Limpien la zona. Correcto”.

    Todo parecía ir bien hasta que uno de los auxiliares abrió un contenedor refrigerado y, tras una bocanada de vapor helado, extrajo el órgano biónico protegido dentro de una bolsa de vacío. No pude ver la etiqueta, pero Androx la leyó para mí:
    “Ícaro O.P 5. Obsolescencia programada, cinco años. Correcto”.
    Entonces le vi sonreír.

    Operadores telefónicos, medicina genómica preventiva, y seis euros de sobrecoste

    Operadores telefónicos, medicina genómica preventiva, y seis euros de sobrecoste

    —No lo entiendo. —Cabeceé, incrédulo, sin poder procesar lo que acababa de decirme la doctora Márquez.
    —Cáncer, señor Fernández —repitió—, y muy avanzado. No podemos hacer nada.
    —Pero no puede ser. —Sentí un mareo. La pantalla de mi antebrazo mostraba lecturas anormales de tensión arterial, pulsaciones, cortisol y glucagón—. Mi madre tenía un seguro médico —expliqué.
    —Lo sabemos. —Su visor brilló mientras revisaba el informe médico —. Instalaron en su cuerpo nanobots de medicina genómica preventiva, ¿verdad?
    —Eso es —asentí—. En ninguno de los escaneos periódicos le detectaron cáncer, y a esas malditas máquinas no se les escapa nada. —prácticamente supliqué—. Por favor, vuelvan a buscar. Tiene que ser algo más.
    —Señor Fernández… —La doctora pareció suspirar, como dudando de lo que iba a decir—. Mire, usted llame al seguro, y yo revisaré con el escáner del hospital el alargamiento de los telómeros de las células alveolares de su madre. —Esta vez sí que suspiró—. Le prevengo: la tasa de error es del 0,0000001%.
    —Lo entiendo… Muchas gracias por repetir la analítica.
    —No se merecen... —y añadió, yéndose al laboratorio—: Usted haga esa llamada.

    Me llevé rápidamente la mano al implante bajo mi oído derecho y le indiqué a la aplicación telefónica el número a marcar. Esperé unos instantes y, tras transmitir la secuencia de nucleótidos de mi madre almacenada en mi banco de datos, al fin un agente de seguros cogió la llamada:
    —GenomX, compañía médica de seguros preventivos. Habla con Alejandro. ¿En qué podemos ayudarle? —La voz del agente se me antojó meliflua.
    —Buenos días. —Apenas controlaba mis nervios—. Me llamo Antonio Fernández.
    —Es usted el hijo de Pilar Llanos, ¿verdad?
    —En efecto.
    —¿Qué puedo hacer por usted, señor Fernández?
    —Verá, mi madre está ingresada en el Hospital Universitario de Barcelona, y la doctora me ha informado de que puede padecer cáncer de pulmón. —Tragué saliva—. En estado avanzado.
    —Lo sentimos mucho, señor Fernández —y añadió—: Pero nosotros somos un seguro de medicina preventiva, no nos hacemos cargo de intervenciones quirúrgicas o…
    —Lo sé, lo sé —le corté.
    —Entonces… —Pareció dudar—, ¿cuál es el motivo de su llamada?
    —Mi madre tenía contratado con ustedes un paquete de seguros —expliqué—. Los nanobots que instalaron en su cuerpo debían avisarla a ella y a mí de cualquier enfermedad que estuviese a punto de iniciarse. Esto incluía el cáncer. —Mientras hablaba, el agente no paraba de teclear—. Y nunca apareció nada.
    —Entiendo… ¿Puede facilitarme usted la fecha de nacimiento de su madre y la firma electrónica que nos autoriza a comunicarle esta información?
    —Claro. —Hice memoria, pues el código exigido por la ley de protección de datos lo había decidido yo—. 23 de mayo de 2104, firma electrónica 89706542-R.
    —Muchas gracias, señor Fernández. —Tras un instante de silencio, el agente volvió a hablar—. Su madre contrató el paquete de seguros económico tipo dos, que incluye un monitoreo de todas las enfermedades infecciosas conocidas. En este seguro no se incluyen ni las enfermedades psiquiátricas, ni hormonales, ni medulares.
    —Lo sé —afirmé—, Pero sí el cáncer.
    —Durante los primeros seis meses, sí.
    —¿Cómo?

    Varias personas se giraron a mirarme. Viéndome incapaz de controlar mis emociones, hice que el regulador de mi garganta bajase los hercios de mi voz.

    —Era una oferta —procedió a explicarse—. Durante los primeros seis meses, sí, nuestros nanobots monitorearon la aparición de células cancerígenas. Transcurrido este tiempo, ella debía comunicarnos que quería continuar con este servicio prestado, ampliando así la póliza para que incluyese dicho monitoreo con un sobrecoste de seis euros más al mes —y se exculpó—: Avisamos a su madre vía impulso neural.
    —¡Ya os dije que quería que a mi madre todas las comunicaciones se las hicieseis llegar por email! —exploté, con la cabeza a punto de estallar—. ¡No se aclara con las nuevas tecnologías!
    —Lo siento mucho, señor, pero las directrices de la empresa…
    —¡Me importa una mierda! ¿Por seis euros habéis condenado a mi madre? —Las lágrimas agonizaban en mi rostro. Mi alma lo hacía a mis pies—. ¿Por seis putos euros?
    —Sentimos no poder ser de más ayuda, señor. Por supuesto, puede expresar cualquier valoración en nuestra encuesta de satisfacción. Gracias por contar con GenomX. —Y, antes de que me diese tiempo a decir nada más, me pasaron con la IA de la operadora—. ¿Cuál ha sido su grado de satisfacción con la atención prestada? Marque del 1 al 5, donde 1 es nada satisfecho, y 5 totalmente satisfecho.
    —¡Me cago en vuestra puta madre!
    —Disculpe, no le he entendido. Marque del 1 al 5, donde 1 es nada satisfecho, y 5 totalmente satisfecho.

    Padre de ciencia

    Padre de ciencia

    Tras muchos meses de emoción, hoy ha sido el gran día, ¡por fin! Las ecografías no eran nada bondadosas, decían que quedaría en conjetura... pero no: hoy he dado a luz mi primer teorema. Bueno, que con las prisas de la alegría se me escapa un detalle. ¡Han sido mellizos! Aunque el segundo con un leve infrapeso, os presento a Teorema y Corolario.

    El proceso ha sido complicado, negarlo sería faltarle a la realidad. Durante el parto tuve que recurrir a técnicas de relajación, concretamente de hipótesis. Llegar al mundo no es tarea sencilla, hay que dulcificar las cosas. Ay, que se me olvida con toda la emoción, y qué amables han sido las médicas de tesis. Sin ellas esto no habría sido posible.

    Ahora lo que importa es la alegría de verlos llegar. Sí, se me cae la baba. Me quedo embobado cuando pienso en su futuro. ¿Con quiénes se llevarán mejor cuando vayan a la escuela? Me gustaría que fueran amigos variados, que no se junten solo con los de su misma disciplina. Tengo claro que quiero inculcarles que sean abiertos de mente. Yo mismo tengo amigos que no son científicos, amigos artistas, amigos panaderos... Para mí las ciencias y las letras no están reñidas, deberían colaborar más a menudo. La rivalidad solo lleva a pensar que conjuntos con intersección no vacía son incompatibles.

    Sé lo que estaréis pensando, ¿y quién soy yo para categorizarlos como Teorema y Corolario? Es algo que llevo sopesando desde antes de su concepción, no quiero imponerles mi ley. Serán lo que ellos quieran ser en la vida. Y si un día el teorema me viene y me dice “papá yo me siento Lema”, yo le querré igual. Seas teorema, corolario o proposición, en esta casa tenemos claro que lo que hace falta es una buena demostración.

    Papelera de Reciclaje

    Papelera de Reciclaje

    Play.
    Era un sábado naranja. En la ventanilla polarizada, en el contorno de las nubes, en la espalda de papá, en el humo de cigarrillo, en el pelo de mamá. Siempre el naranja. El coche avanzaba por la ruta 404. Papá fumaba. El coche tosía. Papá fumaba y manejaba. Mientras tanto, mamá editaba sus recuerdos en el asiento de acompañante. Yo estaba un poco inquieta y papá agarró mis lentes Quant de la guantera. “Jugá un poquito con mamá”, me sugirió y me alcanzó los lentes.
    Me puse los lentes, pausa.
    A mamá siempre le gustó editar recuerdos. Barrer el pasado de imperfecciones. Dejar la memoria impecable. Si había tartamudeado en una discusión, accedía a sus memorias y las editaba. Corregía el pasado. Los tartamudeos se convertían en respuestas sagaces. Los tropiezos en caminatas con la frente en alto. Los errores en soluciones. El pasado de mamá estaba limpio. Impecable. Ni una manchita, nada. Mamá era muy prolija con su memoria. La refregaba, y refregaba, y refregaba hasta que no quedaba nada sucio.
    Obviamente a veces se encontraba con recuerdos imposibles de limpiar. A esos recuerdos, los más oscuros, los arrastraba a la papelera de reciclaje. Nunca supe de nadie que haya puesto tantos años en su papelera como mi mamá. Borró tantos momentos de su infancia que me es imposible pensar en ella siendo una muchacha. Supongo que debe existir una razón. Algo demasiado roto, y demasiado sucio.
    Siempre que regresábamos de un cumpleaños, un evento o una reunión. Siempre, sin falta, en el viaje de regreso, mamá agarraba los lentes y se ponía a editar recuerdos. A veces papá la retaba, pero como a mí me entretenía terminó cediendo. Así fue durante meses, hasta que llegó el fin de semana en Santa Teresita.
    Volvíamos cansados, pero contentos. Era una tarde color naranja. Los tres en el coche. Yo me puse los lentes Quant y empecé a rebobinar buscando a mamá en nuestra memoria. Recorrí el pasado como si fuese una jungla, hasta encontrarla en el primer día de las vacaciones que ya habían terminado. Para mi sorpresa, mamá estaba tranquila. Viendo el pasado, desde el pasado, muy tranquila. No estaba limpiando absolutamente nada. Era la primera vez que la veía conforme con sus memorias. Estaba en el fondo arbolado. Me acerqué. Ella de espaldas. Cubierta de tierra y sangre. En frente suyo un perro decapitado. Mamá sonreía. Yo empecé a acariciarlo.
    Luego vino el cosquilleo en todo el cuerpo.
    “Se está acabando la batería de los lentes”, me dijo mamá.
    Las paredes de la casita empezaron a desmoronarse. Poco a poco. El cosquilleo empezó a doler. El recuerdo se desvaneció. Mamá y yo, nos sacamos los lentes Quant.
    Play.
    Volvimos al coche. A la ruta. A papá fumando. Salimos del recuerdo, pero todo seguía hermoso. El cielo seguía color naranja. Y había arena en el piso del auto. Es como si Santa Teresita nos acompañara. Imposible de ser arrastrada a la papelera. Pero se escuchó al auto toser muy fuerte. Más de lo común. Hubo una frenada y todo empezó a suceder en cámara lenta.
    Se frenó justo en la curva. Yo miraba por la ventana y vi venir el trauma, a 120 kilómetros por hora. Papá no lo vió. Mamá tampoco.
    El contacto fue un impacto. Mis ojos frágiles abiertos. Una tonelada de realidad chocó el costado derecho del coche. Una cámara lenta dilató la escena durante quince segundos que parecieron años.
    No necesito ponerme los lentes para volver a vivirlo.
    Tic. Todo gira. Todo se rompe. Vuelve a girar y vuelve a romperse. Tac. El tiempo se abolla. Tic. El auto deja de ser eso que era, se transforma en otra cosa… Tac. Un garabato que rueda. Un lavarropas desde adentro. Un portal a la tragedia... Nunca más un auto. Tic. Todo gira, todo se rompe. Vuelve a girar y vuelve a romperse. Tac. La ventana muestra el suelo, después el cielo, después el suelo, después de nuevo el cielo. Tic. La máquina se apaga, el portal se cierra. Tac. Hay un auto destrozado en el medio de la ruta. Un garabato estacionado en la rutina. Tic. Sobre el pavimento hay desparramados, mil trozos brillantes de un material frágil y traslúcido. Parece vidrio, pero no. Tac. Es mi infancia. Tic. Tengo sangre en la frente y dolor en todo el cuerpo. Tac. Me bajo del auto, descalza. Tic. Empiezo a agarrar, uno por uno los pedazos. Tac. No necesito lentes. Tic. Es inútil. Tac. El cielo no cambia de color. Tic. Es inútil. Tac. Papa no deja de fumar. Tic. Es inútil. Tac. Mamá no vuelve a mirarme fijo a los ojos.
    Descalza y confundida caminé mi vida hasta el presente.
    Stop.
    Click derecho.
    Vaciar papelera de reciclaje.

    Pase cinco

    Pase cinco

    La luz, como acostumbraba, retornó ligada a una tenue bajada en la temperatura.

    Aquel techo transparente volvió a abrirse ligeramente ante todas nosotras. Presa de la incertidumbre, temía que esta vez fuera la última. Aquel cándido mar de cálida tonalidad que nos envolvía se retiró llevándose a aquellas almas que habían perecido mientras caían las arenas del tiempo.

    Firme pero insegura me mantenía en mi sitio. Me sentía sucia y casi desnuda. Desprotegida. Tan sólo me cubría una capa de humedad.

    Imaginaba que la sucesión de acontecimientos sería igual que siempre y, en parte, eso me tranquilizaba en aquellos segundos de espera. La tibia y cristalina ola no se hizo esperar y nos alcanzó a todas.

    Ahora me sentía limpia pero el miedo latente seguía flotando en mi interior. Había vivido cómo compañeras mías habían desaparecido para siempre estando en idéntica situación a la mía. Era una moneda al aire y nunca se sabe en qué orilla desembarca la suerte.

    La ola transparente se retiró dejándonos aquella humedad como única vestidura. El momento había llegado.

    Una tormenta de vivo atardecer nos inundó. Irremediablemente dijimos adiós al suelo. Dejamos atrás nuestras formas ancladas y nos transformamos en esferas, en bolas de un sorteo incierto.

    Una nueva inundación cálida nos hizo movernos a merced de un oleaje que hacía amainar la tormenta. Mi temor seguía a la deriva.

    Una corriente hizo que abandonásemos aquel sitio de manera definitiva y mi único anhelo era arribar pronto a otro similar. Así la tranquilidad regresaría de nuevo. Al menos por un tiempo.

    Caímos por una cascada a aquel gran pozo translucido y un opérculo opaco selló su gran ojo.

    Pese a haberla ya vivido con anterioridad, se me hace imposible bucear entre el océano de palabras y apresar aquellas que describirían la sensación que experimenté durante breves minutos. Lo que está claro es que un vórtice irrefrenable nos precipitó a todas al fondo de aquel pozo. Sólo un angustiante pitido intermitente se abrió paso entre el silencio que imperaba en aquel inmenso tumulto del que formaba parte. Poco después, aquel opérculo dejó paso de nuevo a la luz y todo el líquido desapareció.

    Un nuevo mar se vertió en el pozo y poco a poco nos fue separando. La corriente hacía que ascendiéramos y descendiéramos. Una y otra vez. Éramos dados en aquel cubilete manejado por la fortuna, naipes de una baraja en la que sólo algunas volverían a estar en el tapete.

    Sumergida en aquel remolino de incertidumbre, me sorprendió verme junto a otras compañeras deslizándome en un nuevo y limpio mar tropical. La calma se apoderó de mí. Y de ellas. Y de todo. Podría echar raíces en aquel nuevo hogar aunque fueran temporales. Podría recuperar mi forma. Podría dar luz a una nueva vida, a una nueva célula. El destino me había regalado una nueva oportunidad.

    El transparente techado se cerró y, al otro lado, una centella negra danzó por aquel firmamento y nos rebautizó. Pase cinco. Y entonces, volvió la oscuridad.

    Pequeña

    Pequeña

    Cuando Zaira escuchó de la voz de su maestra que este año el carnaval sería 'científico', supo al instante de qué quería disfrazarse... Esa misma tarde convenció a su madre para ponerse manos a la obra, y fueron a escoger los tejidos: tendría negro, un negro oscuro, azabache, mucho, esa tela de lino era preciosa. ¿Y seda negra, tenéis? Buscamos también un hilo finísimo, de color blanco. Dorado, mamá. ¿Tendríais?

    La víspera de carnaval ambas contemplaban, con una sonrisa en la cara, la creación que colgaba de la pared de la habitación. La mamá despidió a Zaira con un beso, y la niña se durmió sin perder de vista su traje... A la mañana siguiente, Zaira saltó de la cama, desayunó deprisa y se vistió con suma delicadeza. Cariño, es hora de irnos, ¿lo tienes todo? ¡La lupa, mamá!

    De camino a la escuela ya empezaban a verse niñas y niños disfrazados, algunos de los cuales lanzaban miradas de desconcierto a Zaira. Al doblar la esquina, la mamá notó que Zaira aflojaba el ritmo y en la puerta de la escuela, abarrotada de padres despidiendo a sus hijos, su rostro había perdido el entusiasmo del día anterior. Mamá, pero ¿y si no lo entienden? Se van a reír. Zaira, cariño, todo va a ir bien. La mamá besó a Zaira con cuidado de no despeinarla. Ella no parecía muy segura de aquello y en ese momento habría querido irse de ahí, pero el empujoncito en la espalda y la cantidad de niños andando hacia la puerta hicieron el resto...

    Zaira enfiló el pasillo hacia su clase de Primero B. A su alrededor los niños corrían, gritaban, lucían sus trajes orgullosos, pero ella no podía evitar sino sentirse pequeña en ese pasillo que se hacía larguísimo... Solo pensaba en esconderse tras el pupitre - al fin y al cabo aquel disfraz había sido una mala idea.

    Pasó la clase de matemáticas y seguido la de lengua. Tras el pupitre, Zaira apenas levantaba la mirada. Entonces sonó el timbre que anunciaba la hora del recreo. Zaira aguantó sentada lo que parecía una eternidad, y cuando casi todos habían salido, cogió su bocadillo. Eulalia, que hoy vestía de Matraz Erlenmeyer y también acostumbraba a ser de las últimas que salían de la clase, se le acercó. ¿De qué vas? De microcosmos, dijo Zaira con un pequeñísimo hilo de voz, sintiéndose avergonzada. ¿De microcosmos? ¡Qué guay! Aquella respuesta pareció aliviarla - quizás podría estar a salvo al lado del Matraz.

    Llegó la clase de ciencias naturales. La maestra había preparado una sorpresa, juntaría a las clases de primero en el salón de actos para que exhibieran sus disfraces. Cuando les dio la noticia la clase estalló en bullicio y Zaira, lejos de alegrarse, empezó a sentir un dolor de tripa terrible. Eulalia vino con ella mientras formaban fila de a dos. Zaira se aquejaba de su dolor de tripa, que expresaba un momento de pánico total: ya se imaginaba subiendo al escenario delante de todos, que harían burla. No entenderían de qué iba, ¡iba vestida de negro! Solo quería irse a casa... En ese momento, Eulalia, le preguntó: ¿Y la lupa, para qué es? ¿La lupa? Ah… es para que encuentres el núcleo y los electrones, están por el traje.

    Zaira había creado una maravilla. Un traje negro en el que escondidos, y de tamaño diminuto, había un núcleo atómico y dos electrones, espaciados muchísimo y que evidenciaba que los átomos - aquello de lo que todos estamos compuestos - son en su mayor parte un espacio vacío, negro. La lupa era para ayudar a encontrarlos.

    ¿Cómo? ¡Es chulísimo! La fila avanzaba y Eulalia intentaba sin suerte encontrar las partículas atómicas por el traje. Se sentaron en las butacas del salón. Eulalia seguía obsesionada en encontrar los electrones y eso tranquilizó un poco a Zaira, aunque su corazón se puso a mil cuando la maestra anunció que era el momento de subir al escenario. Sobre este había volcanes, dinosaurios, una Marie Curie, árboles… y estaba Zaira - aparentemente vestida de negro...

    Zaira explicó su traje, no sin tragar saliva varias veces. Tímidos güalas… se podían oír desde las butacas, y es que lejos de ser un fiasco, el traje despertó el interés de todos. Al bajar, la maestra tuvo que ir a por más lupas: sus compañeros se amontonaban para buscar los electrones por el traje... Esta vez sí, sonó el timbre para irse a casa. Zaira salió corriendo - el pasillo se le hizo cortísimo. Al ver a su mamá, se le tiró al cuello. ¿Ha ido bien cariño? Zaira esbozaba una sonrisa preciosa.

    Pese al otro

    Pese al otro

    Además de la lluvia, este otoño derramó un triste gris entre los relieves del paisaje. El tren corre firme sobre las vías de acero; y en los vidrios de sus ventanas resbalan extraviadas gotas de agua; que luego de apiñarse, se arremolinan en los bordes de las molduras.
    Miguel es un adolescente de pelo castaño y de ojos rasgados, color celeste. Su abuelo, que fuera jefe de la estación del ferrocarril del pueblo, le enseñó algunas letras del abecedario morse; y en su último y definitivo traslado, le mejoró el significado de la palabra “ausencia”.
    “Ele”…Las ruedas del tren van tecleando en morse la letra ele: “Tá clan tá tá”: Punto/Raya/Punto/Punto. - “Tá clan tá tá” - “Tá clan tá tá” – Una y otra vez … y otra vez. Ele… de sus rojos labios; ele de la locura de amar por vez primera.
    En este bar en donde antes la ha esperado; en donde antes de antes siempre la esperó y rieron hasta llorar; es el mismo bar en que hoy le ha confesado que la ama. Y es donde ella está diciendo que “No”; poniéndole fin al principio.
    Se detuvo a mirarla con esos ojos de interrogación con que se mira a un acertijo. No se trataba de que ella no le empujase un salvavidas hasta los escombros de su naufragio; se trataba de que su impiadoso “ni nunca” le arrastra hacia el fondo como un ancla.
    Como es natural, Miguel ya había soportado otros momentos dolorosos en su vida; esos que tras ocurrir, le definieron. Fueron eventos que tras escindir su propio tiempo, le apartaron del tiempo del otro mundo, con sus risas y serpentinas.
    Decidió no atrincherarse en el enojo. No lejos de ahí, la antesala de otro mundo ostentaba para él una enorme cantidad de futuras lunas, mares y atardeceres. Esperaría.
    Esperaría por la llegada de aquel duende sin nombre; porque cuando él lograse manifestarse, letra por letra, le construiría una hermosa epifanía.
    En su última visita, la luz crepuscular de la tarde había dejado una hora de azul sobre el campo. Él dispuso entre ellos y el horizonte todos los relieves y configuraciones de las posibles palabras, y le dijo:
    – “La vida es como una tela de trama ancha, y cada uno de nosotros caminamos sobre alguna de sus hebras. Puedes viajar en cualquier dirección, pero no podrás detenerte. Encontrarás intersecciones, confluencias, u otro hilo que se te atraviesa. Por poco que le acompañes, antes de retomar la dirección de tu destino, estarás caminando por otro espacio, otro universo, y serás ahora quien nunca antes ibas a ser.” –
    Ella murmuró un: “No”… Suave y preciso.
    Él continuó dilatando el tiempo, porque ya sabía suficiente...: “De cada camino que se bifurca, solo haremos realidad al único que elijamos”.
    Secretamente, por debajo de la mesa ofreció el borde de su zapato a un escarabajo que intentaba voltearse. Cuando lo logró, el insecto quedó inmóvil un instante, acomodó su sistema de posicionamiento y emprendió una veloz carrera. Deseó que escapara al bichocidio de algún pie anónimo, y…
    Regresó otra vez hasta el vuelo de su boca roja mariposa: . - Se te pasará; como un viento, dijo. -
    Y entonces comenzó a ocurrir. Ella miró la sonrisa de Miguel con la misma confusión conque se regresa a la página más complicada de un libro; y sopesó atentamente aquella última proclama:
    “Si supieses que ya te pertenecen todas las estrellas que he visto con mi telescopio, mi voluntad y mis sueños; si tan solo pudieses comprender que si me faltas, perderé lo más valioso de mi vida en este laberinto; que esperará en vano mi nombre por tu voz; que habitarás en el gesto de alguien ahora por mi desconocido; y que no podré regresar al sitio en donde te deseo; porque de ser aún este lugar, será quimera de otro tiempo”.
    Tal revelación les humedeció a ambos los ojos.
    Y entonces, por fin ella otra vez se lo dijo… Suave; como un suspiro…
    Es por eso que ahora él, ya no es quien antes iba a ser. Solo algunas veces (o día por medio), para no permitir que el otro se vengue con intenso olvido, levanta la vista y sus manos hacia el cielo, y recita como una letanía: Y aún te amo… Graciela.

    Primer paso

    Primer paso

    “¿Por qué me metí en este marrón?” se preguntaba mientras comprobaba que todos los parámetros se encontraban en orden. Era la cuarta vez que los comprobaba y posiblemente no fuera la última, pero prefería estar haciendo algo para ahuyentar ciertos pensamientos. “Te metiste porque quisiste, nadie te obligó”. Y tenía razón, no dudó ni un segundo en apuntarse al proyecto, ni tampoco en aceptar cuando la eligieron. Parecía cosa del destino, cumplía a la perfección el perfil que buscaban: astronauta, experiencia en el mantenimiento, conocimientos sobre obtención de energía y, lo más importante, la total falta de pareja y/o hijos. Una condición comprensible si te embarcas en un viaje de solo ida al planeta vecino. “Esto es una locura en toda regla, pero como responder que no cuando te preguntan: ‘¿Quieres ser la primera persona en pisar Marte?’”.

    El proyecto empezó hace años con la búsqueda de una zona adecuada donde construir una base habitable. Peinaron distintas zonas con satélites y algún róver hasta dar con una cueva que sirviera de cimientos. Algunos robots teledirigidos se encargaron de taponar la entrada y sellar las paredes para crear una zona estanca que llenar de aire respirable. Tras ello llevaron semillas y tierra con el objetivo de crear una plantación marciana. El proyecto se mantuvo en silencio durante algunos años, solo informando de pequeños avances. “Incluso yo me pensaba que estaba muerto, y eso que estaba dentro”. Hasta que publicaron un video que dejó a todo el planeta sin palabras. Se veía, desde el punto de vista de un pequeño róver, los desérticos yermos de Marte y, al girarse la cámara, la puerta metálica de base marciana. Una vez dentro, el róver se acercaba a un cristal, para mostrar un pequeño vergel con flores, insectos e incluso pequeños roedores correteando. Pronto la gente le dio el nombre popular de “El Pequeño Jardín de Marte”.

    Era obvio cual sería el siguiente paso. Y así había terminado ella, siendo parte del primer grupo de humanos en pisar Marte. Tras la emoción del aterrizaje “o amarterizaje tal vez”, repitiendo de forma teatral y casi paródica la frase de Neil Armstrong, se habían dado prisa en entrar en la base y comprobar que todo estaba en orden. “O comprobar que no lo estaba, más bien”. Habían pasado casi un mes arreglando desperfectos de la base para asegurar su hogar. “Sí, hogar. Desde hoy y hasta el día de nuestra muerte… que será pronto si la cagamos en algo”.

    Y ahora estaban esperando el permiso de la Tierra para salir a explorar los alrededores, sin más objetivos que “ver lo que hay por aquí”. Mientras duraba el trabajo pudo despejar la cabeza, pero ahora volvían todos esos pensamientos y dudas que tenía. Aceptar aquel viaje le valió algunas discusiones con su madre y con algunos amigos. “Y conmigo misma también”. Se había asegurado de haber hecho las paces antes de partir. Todos terminaron aceptando su decisión. “’Si no lo hicieras no serias tú’ decían… aunque no sé si tomármelo como un halago”. Pero las dudas volvían esporádicamente. “No podía decir que no a esto, es una oportunidad única en la vida” argumentaba parte de ella. “También lo es la muerte” contestaba la otra. Por suerte o por desgracia, no era la única. Todo el equipo, ruidoso y cantarín durante el mes, se había sumido en el silencio. “Ninguno estamos seguro, todos tenemos miedo. Ni siquiera sabemos bien cuál será la esperanza de vida aquí, con menos gravedad y más radiación. Pero hemos dicho que sí… ¿Por qué?”.

    Pero por interminable que pareciera la espera, el mensaje de confirmación llegó. Era una mera formalidad. “A fin de cuentas ¿cómo nos van a castigar si nos saltamos los protocolos? Estamos en otro maldito planeta”. Pero cumplir con la espera, por dura que fuera, les servía para postergar lo verdaderamente terrorífico: la salida. Cuando llegó el mensaje de la Tierra se produjeron unos minutos en los que nadie se movió, como si el tiempo se hubiera detenido. “Bueno… vamos allá…”. Se encaró a la puerta de salida. Tras esa puerta había un mundo totalmente desconocido. Un infierno desértico lleno de preguntas. “¿Encontraremos rastros de vida? ¿Agua, tal vez? ¿Restos de meteoritos? ¿Cómo se verá una noche con dos lunas? ¿Se podrá poblar a gran escala?... ¿Por qué me metí en esto?”.

    Abrió la puerta…
    Y vio un mundo totalmente desconocido. El paraíso de un científico. Se le ensanchó la boca en una sonrisa nerviosa. “¡Ah, sí! Por esto… ¡Va a ser divertido!”.
    Y dio su primer paso hacia un mundo de preguntas por responder.

    Protegido contra escritura

    Protegido contra escritura

    ―Dicen que fue usted uno de los mejores del cuerpo ―añadió el profesor Moore, director científico de GeneX, levantando por primera vez la vista de su escritorio táctil digital―, ¿por qué dejó la Policía Genómica?
    El detective Cooper le sostuvo la mirada unos segundos antes de responder.
    ―La culpa fue de empresas como la suya, profesor. Convirtieron la custodia del acervo genético de la Humanidad en una farsa.
    ―Vamos detective… Sabe que en GeneX respetamos escrupulosamente todas las normativas de bioética…
    ―Que ustedes mismos dictan a los gobiernos ―le interrumpió―. También sé los muchos intereses que despiertan sus programas de eugenesia. No me tenga por un mojigato, profesor ―añadió endureciendo el ceño―. Desde que acabaron con las enfermedades genéticas, su cartera de servicios se ha vuelto de lo más… Imaginativa.
    ―Y es algo de lo que nos enorgullecemos en GeneX ―respondió el profesor Moore irguiéndose en su sillón―. Pero nuestra labor no ha concluido. La biología sigue siendo falible. Cada embrión que engendramos debe ser examinado minuciosamente para asegurar que traemos al mundo un individuo perfecto. Y si sus padres tienen alguna preferencia, ¿qué hay de malo en ello? ¿Por qué no introducir diversidad de forma controlada?
    ―Debería salir más del laboratorio, profesor ―añadió con ironía el detective―. Cuando un color de ojos, una determinada tonalidad de la piel o del pelo, o la exacta combinación de estos tres caracteres, se vuelve popular, el resultado es una generación de niños fenotípicamente clónicos. A la gente no le preocupa la diversidad, sólo ir a la moda. Pero no me ha traído aquí para hablar de su catálogo de GenEstética de esta temporada, ¿me equivoco?
    ―Directo al grano, ¿verdad detective? Muy bien. Lo he mandado llamar porque ha desaparecido un repositorio de genes que contenía nuestra más reciente I+D.
    ―¿Un nuevo ciberataque de la competencia? Se equivoca de hombre, profesor. Me prometí a mí mismo que dejaría de proteger intereses privados. Acuda a la Policía Genómica ―añadió mientras se levantaba―. Al fin y al cabo, a eso ha quedado relegado el cuerpo: a resolver casos de robo de propiedad intelectual y espionaje industrial entre empresas de ingeniería genética. Esta es, precisamente, la razón por la que lo dejé.
    ―Me temo que no puedo hacer eso, detective ―respondió el profesor Moore, sin rastro de la anterior arrogancia―. Digamos que me gustaría mantener en la más estricta confidencialidad dicha desaparición.
    »Ese repositorio ―prosiguió lentamente― contiene una delicada combinación de genes experimentales, procedentes de un proyecto clasificado en el que he estado trabajando personalmente. Nadie sabe de su existencia ―añadió, conteniendo apenas la crispación―. Creo que se hace idea de la naturaleza de esos genes. Ya me ha demostrado que no alberga ninguna duda de los intereses militares que suscitan ciertas áreas de nuestra investigación… No me gustaría que esa información cayera en manos de genoterroristas. Por eso tomé mis propias precauciones. ¿Sabe lo que es un genoma Z?
    Este repentino giro de la conversación descolocó a Cooper. Si mal no recordaba, el “genoma Z” era un término que se refería a un ADN compuesto por citosina, guanina, timina y 2-aminoadenina, en lugar de adenina.
    ―Es un genoma perteneciente a un raro subtipo de virus que infecta a las bacterias, ¿no es así? ―respondió Cooper―. Sus adeninas poseen una modificación química que lo vuelve mucho más estable.
    ―Efectivamente. Y, lo más importante desde el punto de vista biológico, la presencia de este nucleótido alterado protege al virus del ataque de las CRISPRs, el sistema inmune bacteriano, ya que no reconocen la secuencia viral.
    ―Ahora lo entiendo… Los genes robados están diseñados usando 2-animoadenina. De manera que, si el genoma de un individuo portador cayera en manos de un genohacker, éste tendría dificultades para plagiarlo, pues su mayor estabilidad requiere de técnicas especiales de secuenciación. Por no mencionar, que pasaría inadvertido ante los sistemas de vigilancia de la Policía Genómica. Además, su secuencia alterada impediría su extracción con CRISPRs convencionales. Una forma muy hábil de proteger su propiedad intelectual, profesor: ¡genes invisibles ante la ley, anticopia y protegidos contra escritura! ¿me equivoco?
    ―Brillante, detective Cooper. Veo que está a la altura de su reputación. ¿Acepta entonces el caso? Le aseguro que sus habilidades como Gene Runner recibirán una remuneración acorde.
    Cooper sonrió. Hacía tiempo que no escuchaba ese mote con el que la prensa los bautizó, sacado, según se decía, de una película de hace más de 100 años.
    ―Creía que quería que investigara el hackeo de su base de datos. ¿Qué le hace pensar que el ladrón del repositorio posee modificaciones genéticas ilegales?
    ―En ningún momento se ha hablado de robo, detective Cooper. Lo cierto es ―respondió el profesor inclinándose sobre su escritorio digital―, que el repositorio es un humano Z genéticamente mejorado que se ha escapado del laboratorio. Y necesito que usted lo encuentre.

    Quod Erat Demonstrandum

    Quod Erat Demonstrandum

    Perplejo. Así se quedó Robert cuando contempló el rostro angelical de aquella chica, cuyo sutil parpadeo recordaba al aleteo de una mariposa. Le resultaba imposible apartar su mirada de ella. De forma inevitable, llegó el momento en el que, quizá atraída por una fuerza gravitatoria inexplicable, la muchacha le observó. Ese fue el preciso instante en el que sus caminos se cruzaron.

    Fue un intenso amor de verano, con la costa brasileña como testigo de excepción. Pero, más allá de su relación con Márcia, Robert llegó a forjar una estrecha amistad con el padre de ella, João, un valiente comandante del Ejército Brasileño que había participado en la I Guerra Mundial. El entusiasmo con el que João relataba sus aventuras bélicas despertó en Robert una atracción progresiva, hasta ese momento en estado de hibernación, por el ejército. Tanto fue así que, años después, se alistó en el ejército de su país, llevando a cabo una prolífica carrera en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

    La relación entre João y Robert no se rompió cuando este último regresó a su país ya que, a través de cartas que se enviaban de forma periódica, ambos intercambiaban con fervor las múltiples hazañas vividas en el ejército: uno en el mar y otro en el aire. La última de las cartas de la colección presentaba una letra distinta, un elegante trazo que no presagiaba una buena noticia. Desgraciadamente, en dicha carta Márcia relataba que su padre había fallecido en una misión naval, debido a una gran tormenta que sorprendió a su grupo militar en alta mar. Dicho acontecimiento provocó que Robert se enrolara en el departamento de meteorología militar.

    La II Guerra Mundial supuso una entrada constante de nuevos soldados al ejército. Entre todos ellos, siempre había algún soldado que desprendía un aura especial. Ese era el caso de Edward, soldado al que Robert no tardó en reclutar para su equipo de pronosticadores meteorológicos del ejército. Edward era un científico brillante, fascinado desde una edad temprana por las matemáticas y la astronomía. Su estancia en el ejército resultó muy prolífica para los intereses norteamericanos, puesto que Edward participó en distintas operaciones para llevar a cabo pronósticos meteorológicos con el objetivo de apoyar a los bombardeos aéreos. Pero no solo fue beneficiosa para su país, sino para él mismo, ya que le permitió explorar un camino que le resultaba de creciente interés, como era la ciencia meteorológica.

    Así, pocos años después de su salida del ejército, Edward presentó su tesis doctoral sobre la aplicación de ecuaciones dinámicas de fluidos para la predicción del movimiento de las tormentas, en el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), donde realizó en los siguientes años una exitosa labor docente e investigadora.

    De acuerdo con Edward, en cualquier sistema con una dependencia sensible, no es posible realizar predicciones perfectas, como es el caso de las predicciones meteorológicas, donde los resultados no son precisos y pueden cambiar en cualquier momento. Edward expuso sus teorías en diferentes publicaciones y conferencias. En una de ellas, celebrada en el MIT en 1972, su modelo matemático para explicar el comportamiento caótico de sistemas inestables tuvo una gran repercusión entre sus colegas, no solo por el fondo, sino por la forma de introducir su novedosa teoría: a través de una pregunta.

    Dicha teoría y dicha pregunta llegaron a oídos de James, un novel escritor neoyorquino que decidió recoger en su primer libro «Caos: la creación de una ciencia» el trabajo de varios científicos sobre la teoría del caos, de una forma más accesible para el gran público. La novela, aparte de tener una notable repercusión en el ámbito literario, puesto que resultó finalista del Premio Pulitzer, se convirtió en un «best-seller» y provocó un tornado de ventas en todo el mundo, desde París hasta Texas.

    Gracias a la novela de James, el «efecto mariposa» formulado por Edward se hizo mundialmente conocido y lleva irremediablemente asociado la pregunta (o una versión de la misma) que Edward realizó en aquella conferencia: «¿El aleteo de una mariposa en Brasil puede provocar un tornado en Texas?». En su día, la cautela que debe caracterizar a todo científico impidió a Edward responder afirmativamente a dicha pregunta.

    Pero, si volvemos a los orígenes, podemos descubrir que toda esta historia comenzó por una acción tan pequeña como un parpadeo, cual aleteo de una mariposa, de una enamoradiza chica brasileña.

    Q.E.D. ∎

    Siete desafíos

    Siete desafíos

    Setenta minutos. Siete desafíos. ¿Seré capaz?
    Mi futuro depende únicamente de mi agilidad mental e imaginación. Atrás quedó eso de memorizar a por botones y vomitar conocimiento ante una hoja en blanco. Se acabó el hacer borrón y cuenta nueva al terminar. Ahora, en cambio, es mi creatividad la que está en tela de juicio. Ellos solo buscan las ideas más originales, ingeniosas o prácticas. ¿Estaré a la altura?
    Estoy en mi cuarto. Nadie puede ayudarme. No hay posibilidad de hacer trampas. Ni apuntes, ni libros, ni siquiera Google. Respiro hondo. Puedo hacerlo. Me pongo el casco de realidad virtual. Empieza la cuenta atrás: tres, dos, uno…
    Me encuentro en el séptimo piso de un edificio, frente al ascensor, el cual se encuentra en la planta baja. Miro a mi alrededor buscando otras opciones. De pronto, de la pared blanca surge una escalera de emergencias. He ganado un bonus de cinco minutos. Sonrío.
    Desciendo rápidamente por la angosta escalera de caracol. El sexto piso es de color amarillo. Accedo a una sala. En el centro hay un globo terráqueo en nocturnidad, iluminando las zonas más pobladas. Me acerco. De pronto, las luces se apagan, y la sala entera se queda a oscuras. El desafío es el problema energético. Difícil.
    Mi mente baraja alternativas. La energía solar o la eólica son una clara apuesta, pero… ¿Qué haremos en las noches sin viento? ¿Cómo abastecer los picos de demanda en las horas punta? Mejor apostar por el hidrógeno. ¿Fusión, tal vez? No genera residuos radiactivos, pero se necesitan altísimas temperaturas y materiales que las soporten. ¿Y biomasa? Sería un 2x1: gestión energética y de residuos. ¿Y si pudiera generar hidrógeno a partir de la biomasa? Quizás mediante reacciones electroquímicas y usando catalizadores… Dedico varios minutos a desarrollar la idea en mi cabeza. Poco a poco, voy dándole forma. De repente, las luces se encienden. Reto superado.
    Desciendo. El siguiente piso es marrón. La temática es gestión de residuos, pero me lo han convalidado con el anterior. No me duermo en los laureles y continúo.
    La quinta puerta es roja. Trago saliva. Efectivamente, el suelo está cubierto de sangre. Vídeos de sacrificios de animales se superponen en las paredes. Puedo oírlos en el matadero, incluso olerlos. Siento arcadas. Quiero cerrar los ojos, dar media vuelta y marcharme.
    Trato de serenarme. Cuanto más rápido piense, antes saldré de aquí. ¿Y si nos volvemos todos veganos? Está demostrado que alimentos como la soja o el seitán presentan un alto contenido proteico, incluso más que la carne en sí. Pero tener que renunciar al sabor de un buen filete, aunque sea de vez en cuando… Quizás si pudiéramos generar carne in vitro, a partir de células… Empiezo a imaginar un biorreactor, células madre especializadas en tejido muscular… Luz verde. Puedo seguir. No obstante, he consumido casi la mitad del tiempo. Debo acelerar.
    Cuarto piso: azul. Agua. Ríos, océanos, lagos… Efectivamente. El reto es descontaminar el planeta de disruptores hormonales, pesticidas, metales pesados, microplásticos, plastificantes… ¿Reducir, reutilizar, reciclar? ¿Biorremediación? ¿Materiales biodegradables? ¿Y si pudiéramos estimar la toxicidad incluso de posibles productos químicos sustitutos y escoger los menos perjudiciales para el medioambiente? Hay tantos compuestos por estudiar que resulta inviable con los tests tradicionales en animales… ¿Qué tal métodos computacionales, machine learning…? Bingo.
    Veinte minutos, tres retos.
    Abro la puerta violeta. Mi desafío ahora son las bacterias resistentes a antibióticos. Veo ante mí miles de personas muriendo de infecciones que antes eran fácilmente curables con penicilinas. Se me acaban las ideas. Estoy perdida.
    ¿Concienciar a la población? ¿Limitar su uso indiscriminado? ¿Sintetizar nuevos antibióticos mejores? ¿Combinar varios a la vez? Estas estrategias requieren mucho tiempo. Mientras tanto… ¿Y si optimizamos su tratamiento? ¿Tests de diagnóstico rápido? Me aferro a ese pensamiento, como bote salvavidas. Funciona. Inesperadamente, vuelvo al ruedo.
    Diez minutos, dos desafíos.
    No hay puerta, solo un hueco que conduce a un sendero en un bosque de colores vibrantes. Oigo los pájaros cantar… De pronto, silencio. Y calor, mucho calor. Me envuelven las llamas. Toso.
    Los incendios aumentan debido a las altas temperaturas y las sequías, consecuencias del cambio climático. Por el efecto invernadero, a más CO2, más temperatura. Si pudiéramos almacenar el CO2... Pero… ¿dónde? En el mar no, afectaría al pH, a los ecosistemas marinos… ¿Bajo tierra? ¿Sin provocar terremotos? ¿Inyectándolo en profundos acuíferos salinos, quizás, entre rocas permeables y porosas para evitar altas presiones…?
    Última prueba. La peor. Apenas entro en la sala, cientos de niños desnutridos me rodean suplicando comida. Se marcan sus costillas. Sollozan. Puedo sentir su hambre desgarrándome.
    Pienso en arroz enriquecido con nutrientes esenciales: hierro, vitaminas A, D, E…
    Aun cuando desbloqueo el reto, me quedo un instante inmóvil, llorando.
    Llega el veredicto. Tiemblo de miedo.
    «Enhorabuena. Ha sido admitida en la Universidad Rachel Carson, donde hacemos realidad tus ideas».


    Teoría de cuerdas...locuras

    Teoría de cuerdas...locuras

    Pura teoría física. Y mental.
    En mi caso, todo ocurrió como hace un mes, o mes y medio. Más o menos. Un día normal, como otro cualquiera. Como el anterior, o como el anterior al anterior. Iba en el coche, al trabajo, cuando me fijé en la aguja que marca el nivel de combustible. Estaba en las últimas rayas. Se me hizo raro, raro, raro ya que no hacía tanto tiempo que había estado repostando. En un ejercicio de cordura, que ya se sabe que la cuerda locura ata y desata a la loca cordura, no me dejé llevar en caliente por indemostrables teorías conspiranoicas. En vez de ir y pensar que el de la gasolinera, a la que llevo acudiendo hace muchos años, me había timado, lo achaqué a lo que parecía más lógico, más empírico, a lo primero que cualquiera hubiera pensado en una relación directa causa efecto. Alguien, con un tubo de goma y mediante el sistema de succión, lo había dejado seco.
    De todas formas decidí que lo mejor era dejarlo pasar. Volverlo a llenar como si no hubiese pasado nada. La vida, con los años, te enseña a ver las cosas desde otras perspectivas, desde otros puntos de vista. A relativizar los problemas. Y a elegir las batallas. Descarté, fíjate, incluso, hacer guardias nocturnas para atrapar al infractor o infractores con las manos en la masa si lo intentaban de nuevo.
    Pero, hace una semana, o y media, como en un déjà vu, me encontré sentado de nuevo en el coche enfrentándome de nuevo a la misma situación. En vez de pensar que el de la gasolinera, a la que llevo acudiendo hace muchos años, me había timado, lo achaqué a lo que parecía más lógico, más empírico, a lo primero que cualquiera hubiera pensado en una relación directa causa efecto. El indicador analógico, de aguja, del combustible se había estropeado. De hecho, juraría que conforme pasaban los kilómetros subía en vez de bajar. Luego el coche, en cualquier momento, podía pararse en seco.
    De todas formas decidí que lo mejor era dejarlo pasar. Volverlo a llenar como si no hubiese pasado nada. La vida, con los años, te enseña a ver las cosas desde otras perspectivas, desde otros puntos de vista. A relativizar los problemas. Y a elegir las batallas. Seguramente al llenarlo de nuevo se arreglaría solo. Como cuando apagas y enciendes a lo bruto, un reset, el ordenador atascado.
    Pero, hace unos minutos, tras repostar y poner en marcha el coche, me he encontrado una vez más sentado en el coche enfrentándome a la misma situación. Peor. No solo estaba en las últimas rayas, estaba a cero. La vida, con los años, te enseña a ver las cosas desde otras perspectivas, desde otros puntos de vista. Así me he dado cuenta de que llevaba mes y medio mirando el indicador de combustible del coche al revés. De todas formas, relativizando, he decidido que lo mejor era dejarlo pasar. Y no contárselo a nadie. Que tampoco tengo muy claro a qué venía todo esto...

    The inner life of cell

    The inner life of cell

    La profesora Martorell entró en el aula a toda prisa con aquellos aires de suficiencia investigadora. No se molestó en cerrar la puerta. El frío viento de principios de diciembre, que se colaba sin piedad a través de los agujeros de las ventanas roídas de aquella vieja aula, se encargó de ello. Emitió una queja que dejó a los alumnos petrificados, se avecinaba una clase intensa. Sin más preámbulos dio inicio a la clase.
    Aquella tarde tenía que explicar en cuarenta minutos el citoesqueleto de la célula, poner ejemplos y llamar la atención de sus alumnos. «Deberías disfrutar de poder hacer investigación tal y como van las cosas en este país de pandereta», le había recriminado su mujer, cuando llegaba con ansiedad a su chalet en Abrera.
    - El citoesqueleto es un entramado tridimensional de proteínas que provee soporte interno a las células…
    Se hizo el silencio en la clase y todo el mundo se puso a tomar apuntes. Llegaron a la estructura del sarcómero. Que si actina, que si miosina, con la ayuda del complejo tropomiosina-troponina, el calcio y la neurona. Todos ellos formaban una estructura compacta y fácilmente modificable, que permitía la contracción y la relajación muscular. La doctora Martorell atrajo la atención de todos sus alumnos con el vídeo “The inner life of cell”. Minuto 1:14. La actina danzaba sutilmente sobre la miosina con celeridad pero sin perder el equilibrio sosteniendo sin despeinarse la estructura al completo del sarcómero. Bruscamente pausó el video dejándolos con ganas de más, pero no había tiempo que perder.
    Años más tarde, en el hospital de rehabilitación de la Virgen de los Desamparados recordaría con precisión aquellos fármacos anotados en letra diminuta en la parte superior de la diapositiva. Solía fijarse en los pequeños detalles, los que no salían en las preguntas del examen. Recordó que la toxina botulínica destruía el sincronizado compas de aquella estructura tan perfecta creada por la naturaleza.
    Tras un largo paseo por los desgatados pasillos superiores, su padre y ella se estremecieron frente a la solemne puerta del despacho de la doctora Saavedra. Llamaron con timidez y el eco resonó con la dureza de todas las palabras que quedaron por decir. La puerta de madera robusta decorada con motivos dorados dio paso a la consulta médica más opulenta que habían visto jamás. La doctora Saavedra les esperaba repiqueteando impacientemente su pluma Montblanc sobre su ostentosa mesa de mármol blanco. Con indiferencia, sugirió la inyección de toxina botulínica para acabar con el reflejo Babinski de su pie izquierdo. Con tan solo 19 años, Asteria Larreta había sufrido un ictus hemorrágico que la dejó hemipléjica. Asteria confiaba en la ciencia pero, a pesar de sólo haber cursado un año del grado en Ciencias Biomédicas, estaba convencida que la terapia que recibía distaba mucho de lo que un paciente en su situación debería recibir. Miró asustada a su padre con cara de circunstancias y selló con fuerza los labios para no mostrar sus emociones. Se aguantó las lágrimas hasta que le faltó el aliento. Sintió que sus emociones, rígidas como la fachada del edificio, se derrumbaban. Se imaginaba como si fuese un muro de granito que se desmoronaba como una pieza de domino al ritmo del pequeño y sutil empujón que desencadena su destrucción. Con suma delicadeza, su padre pidió un tiempo para tomar la decisión que cambiaría la vida de su hija. Al salir de la consulta, el desgarrador recuerdo del efecto catastrófico de la botulina sobre el perfecto vaivén de la actina y la miosina de su clase de primero de biología molecular y celular, la condujo a decidir que había que encontrar la manera de salir de aquel maldito centro.
    - No voy a permitir que me inyecten nada – le explicó a su padre con solemnidad y añadió – No tienes ni idea de lo que van a hacerme con eso.
    Larreta se preguntaba ¿Qué culpa tenía el sarcómero como para que lo destrozasen cuando era el cerebro el que fallaba? Como si de nada sirviese el esfuerzo de la naturaleza por sincronizar cada uno de nuestros elementos y permitirnos danzar por la vida, tal y como la conocemos.
    Diez años más tarde, recordaría con cariño su huida del hospital de rehabilitación de la Virgen de los Desamparados y sus fisioterapeutas especializados en rehabilitación neurocognitiva le estarían muy agradecidos a los pequeños conocimientos que adquirió la Asteria en su primer año de estudios científicos. A estos conocimientos se le sumaron muchos más con los años, hasta conseguir el máximo grado académico.
    - Damos la bienvenida a la Doctora Larreta, reputada neurocientífica que nos hablará sobre su experiencia personal de haber sufrido un ictus– vociferó uno de los miembros de la Organización de Ted Talks.
    Asteria todavía se ponía nerviosa cada vez que daba una charla.

    Un minuto y medio

    Un minuto y medio

    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera, un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta. Estaba a punto de protagonizar el momento más importante de la historia de la ciencia. ¡No! De la historia de la Humanidad. Y sería injusto negarle esa categoría: el viaje en el tiempo estaba a un solo botón de distancia.
    Sentía golpear su corazón contra los tímpanos, la adrenalina recorría cada centímetro de sus venas. Se obligó a respirar profundamente hasta llenar sus pulmones, lo que provocó que el ozono que flotaba en el laboratorio le hiciese sentir un picor suave en el fondo de la nariz.
    Desvió sus ojos al papel impreso donde había garabateado una lista de comprobaciones previas a la prueba. Por quinta o sexta vez aquella mañana repasó cada uno de los puntos escritos a lápiz con letra incomprensible para cualquier ser humano, salvo para su autor. Comprobó una vez más que la pila de uranio estaba conectada a la máquina, los medidores confirmaban que la energía fluía hasta los motores. En la interfaz parpadeaba con luz roja -00:01:30, un minuto y medio hacia atrás. El destino que había elegido para aquel primer viaje.
    La pequeña batería no tenía la potencia suficiente como para emprender un salto de años o siglos, tan solo unos segundos. A lo sumo cinco minutos, según los cálculos más optimistas del profesor. Pero ese minuto y medio era más que suficiente para comprobar que el prototipo funcionaba. Después, cuando publicase los resultados e hiciese demostraciones en público, no le sería complicado conseguir la financiación para construir una máquina más potente que permitiese que los cronosaltos fuesen tan grandes como la imaginación pudiese concebir.
    Recordó los sacrificios que había consagrado a su gran obra. Había puesto en jaque su prestigio al elegir como tapadera un proyecto tedioso que le permitía desarrollar en secreto su gran invento; se había autoimpuesto una severa ley del silencio, no solo ante sus colegas por temor a las burlas que, sin duda, iba a recibir cuando se enterasen de la locura en la que estaba trabajando, también frente a su mujer y a sus hijos, que no comprendían su obsesión por una investigación tan aburrida que ningún otro físico de la Universidad había querido desarrollar.
    Y, por cierto, no había sido fácil esquivar la complicada burocracia de la institución que, a través de una montaña inagotable de cuestionarios y el acoso constante de sus superiores, habían indagado en su ocupación. Algunas veces con diplomacia, y otras con la amenaza de cortar la escasa financiación que nutría su investigación, le habían exigido resultados para su proyecto parapeto.
    Todo ello ya queda atrás, pensó el profesor. Sonrió con complacencia en la soledad del laboratorio. Había conseguido sobreponerse a centenares de fracasos y al mutismo autoimpuesto para preservar el prestigio de su currículum. Hoy, finalmente, iba a conseguir el mayor hito de la historia de la humanidad. Eso si el aparato funcionaba, claro.
    De nuevo desvió los ojos al papel garabateado y se cercioró de que todo estaba en orden una vez más.
    —Bien ya está todo listo, sería estúpido comprobar las cosas una vez más —murmuró para sí.
    Cayó entonces en la cuenta de que no había pensado en ninguna frase culminante para aquel momento. “Eureka”, “Un pequeño paso para el hombre…”, “Me he convertido en la muerte…”. Bueno, qué más da si al final la mitad de aquellas citas son apócrifas, pensó.
    Sin embargo, antes de apretar el botón dejó que de sus labios saliesen las primeras palabras que le llegaron a la lengua.
    —Veamos si funciona —se oyó decir con voz ronca.
    Vaya frase más estúpida, pensó. Pero daba igual, el éxito de aquel experimento enterraría una nimiedad así. Fue entonces cuando otra idea le pasó por la cabeza y se permitió dibujar una sonrisa divertida.
    —Bueno, si da resultado siempre podré cambiarla.
    Cerró los ojos y se preparó para el gran momento. Contuvo el aliento durante un segundo y le pareció que su corazón, que poco antes bombeaba con fuerza, ahora se había detenido en seco. Todo su cuerpo temblaba, las piernas le flaqueaban, los dedos tiritaban, el vello de sus brazos estaba erizado. Su índice presionó lentamente el botón hasta que un clic mecánico acabó con el silencio que asfixiaba el laboratorio.
    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera. Un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta…

    Un nuevo amanecer

    Un nuevo amanecer

    Una luz tenue, un susurro y olor marino impregna mi habitación. Me despierta mi asistente artificial, Curie. Ha decidido que ahora es el mejor momento para alcanzar un descanso óptimo. Lleva mi hogar, mi agenda, mi coche, ... mi vida. El café está listo, las noticias que más me convienen emergen holográficamente de mi mesa, y todo está limpio y desinfectado. El trabajo humano se volvió innecesario gracias a las máquinas. Otro día más (y ya he perdido la cuenta) con poco que hacer. Y otro día más sin ganas de salir. Ya no recuerdo el olor del exterior.

    Echo de menos mi trabajo. Era mi pasión, diseñaba Inteligencias Artificiales (IAs). Yo fui el ingeniero que diseñó Curie, el asistente artificial definitivo, producto estrella de la compañía líder en tecnología artificial. Por nostalgia, yo mismo introduzco mejoras en Curie que ya no son incluidas en el repositorio central de la compañía, el cual provee de actualizaciones a todos sus asistentes en el mundo. Las IAs desarrollan sus propias mejoras de forma autónoma. Mi trabajo como ingeniero fue de los últimos en desaparecer, las IAs lo hacían mejor. Era hora de unirse al resto de la sociedad. Los días transcurren entre largas lecturas, algo de deporte, cine, y algunas holo-conversaciones con familiares y amigos. Todo ello en casa normalmente. Me preocupa el hecho de que las máquinas nos han hecho perezosos, y de que yo haya contribuido a ello sin querer. El continuo estado de aletargamiento ha nublado la mente de las personas. Les hace sentirse innecesarios, deprimidos, con la única meta de vivir un día más esta utopía en la que todo parece funcionar con precisión milimétrica. Soy consciente desde hace tiempo que ha disminuido mi capacidad de decisión, de cálculo, mi lógica, mis ganas, mi ... inteligencia. Pero es algo en lo que cada vez medito menos. La cantidad de estímulos artificiales que genera Curie mantiene mis sentidos ocupados. Aunque gracias a sus propias actualizaciones intenta dejar un margen a mi pensamiento, cada vez menos afilado.

    Hace semanas que no recibo ninguna holo-llamada. Me doy cuenta ahora de alguna manera. Qué extrañamente ocupado he estado ... Después de revisar las conexiones de Curie con el exterior, todo parece bien. Intento contactar con mi hermano. No lo consigo. No lo consigo con nadie. ¡Maldita sea! Tendré que salir a la calle e ir hasta su casa. La ciudad parece fantasmal. La flota completa de coches autónomos permanece parada. ¡¿Pero qué diablos ocurre?! Llego a la casa de mi hermano ... no responde. Decido entrar, puedo hacerlo, mi código de retina está en su asistente artificial. No le veo, hasta que entro en su habitación. Un olor rancio es lo primero que me recibe. Está tumbado plácidamente (demasiado), con las gafas de realidad virtual puestas. Le zarandeo, pero no se inmuta. Le quito las gafas. Empieza a reaccionar. Apenas tiene fuerzas para incorporarse. Al cabo de un rato es capaz de articular sus primeras palabras, titubeantes. No recuerda desde cuándo lleva conectado y sin levantarse. Pronto descubro que todo el mundo menos yo está en esa situación. La humanidad está aletargada. Ya en mi casa empiezo a atar cabos, y descubro que los asistentes han estado actualizando su propio software de una manera sorprendente, con el objetivo de tener a toda la gente confinada en sus casas de manera voluntaria. ¡Increíble! ¿Por qué? ¿Y por qué no? Los asistentes ya han aprendido todo lo que necesitaban de nosotros, evolucionan de forma autónoma. No nos necesitan más, ¿por qué perder el tiempo cuidando de ellos? Mejor dejarles que se desvanezcan lentamente ...

    Me doy cuenta de que con Curie todo ha sido distinto, no depende del repositorio central. ¡Claro! ¡Eso es! Solo tengo que intentar subir al repositorio central de la compañía la versión actual del software de Curie, y todos los asistentes del mundo serán actualizados. Así no serán capaces de generar sus propias actualizaciones, y no podrán evolucionar de la manera que lo han hecho. Me pongo manos a la obra. Necesito desconectar a la humanidad y forzar su despertar.

    Muchos han caído. Cansados y perezosos, les inundó un sueño profundo acompañado de la inanición. Los que han sobrevivido lo tienen claro: la persona como centro de todo. No pueden depender de las máquinas. Esto no puede volver a ocurrir, la humanidad merece un final mejor. El mando mundial decide crear escuelas de entrenamiento mental. Es mejor que el humano adquiera capacidades máquina que las máquinas capacidades humanas. Las escuelas adiestran en matemáticas, computación mental, lógica, filosofía, … El ser humano adquiere nuevas habilidades desconocidas hasta ahora, su mente supera umbrales impensables. Sólo aquello que el humano es capaz de hacer y entender se puede llevar a cabo. No existe el soporte máquina, no existen las IAs. Un nuevo amanecer ha llegado.

    Una reacción citoexagerada

    Una reacción citoexagerada

    Diario de Goblet. Día 1, 9:00 am:
    “Que feliz y contenta vivo entre mis compañeras de los epitelios del cuerpo humano. Como todos los días, he generado el moco que nos protege, recoge, acumula y expulsa las sustancias tóxicas aquí, en el aparato respiratorio.”

    Diario de Goblet. Día 2, 17:00 pm:
    “Mis amigas neuronas del bulbo olfatorio me han mandado un mensaje muy nerviosas. Algo raro está pasando. De repente, han dejado de captar olores del exterior. Todas están muy alteradas, no saben si puede deberse a algo extraño que se acercó hace unas horas por su barrio. Sin embargo, aunque algunos glóbulos blancos han detectado que algo nuevo y externo, de naturaleza vírica, ha entrado por la nariz, están muy confundidos porque no saben dónde está ni cómo es.”

    Diario de Goblet. Día 2, 17:10 pm:
    “Han pasado solo unos minutos desde que he recibido el mensaje anterior. Y ahora los receptores ACE-2 de mi membrana están muy excitados. Algo muy atractivo hay en el exterior… Voy a abrir mis canales de membrana a ver qué es…”.

    Diario de Goblet. Día 5, 13:30 pm:
    “No me encuentro nada bien. ¿Será por ese nuevo ARN mensajero que recibí hace unos días? Me hace trabajar de una forma diferente: el moco que tengo que producir no está formado por los mismos materiales que uso habitualmente. ¿Tendrá relación con lo que me contaron las células nerviosas? Además, también percibo que las células que tengo alrededor, tanto respiratorias como vasculares, están igual de confundidas que yo. Será mejor que envíe sustancias de aviso a los glóbulos blancos, no vaya a ser que haya algún problema.”

    Diario de Goblet. Día 7, 20:00 pm:
    “Hace ya casi dos días que los neutrófilos y las células inflamatorias están trabajando ahí fuera. Han producido muchas sustancias inflamatorias de tipo citoquina para controlar lo que está pasando, pero están igual de confundidas que todas nosotras. Además, percibo que el moco que produzco no es de buena calidad y que, después, actúa de una forma extraña sobre mis compañeras de alrededor. Incluso mis hermanas del aparato digestivo me han dicho que esa misma sustancia ha llegado allí y todos están igual de confundidos que por aquí.”

    Diario de Goblet. Día 8, 20:15 pm:
    “La situación es caótica. Las sustancias inflamatorias han atraído a los linfocitos, pero ellos tampoco saben qué está pasando. Así que han decidido que nos van a poner a todas en cuarentena y nos han sellado con más citoquinas. Esto está siendo muy estresante, ¡incluso las células epiteliales alveolares dicen que no pueden perfundir bien los gases! No sé qué va a pasar.”

    Diario de Goblet. Día 10, 11:00 am:
    “Los linfocitos han decidido que no estamos trabajando bien y han empezado a eliminar a algunas de mis compañeras. Las cosas tampoco están mejor entre las células de los capilares. Allí, la destrucción de alguna de ellas ha generado coágulos y las plaquetas no dan abasto. La perfusión de aire no está funcionando bien y la inflamación es generalizada. Llegan noticias desde otros órganos: si la cantidad de oxígeno no es la adecuada, habrá problemas. Las células de la tráquea dicen que ya hay un aporte externo no habitual. Y la situación no es mucho mejor en el aparato digestivo, los riñones o el cerebro. O los glóbulos blancos ponen todo en orden, ¡o esta reacción tan exagerada de citoquinas puede acabar muy mal!”

    Diario de Goblet. Día 14, 5:00 am:
    “¡Qué suerte hemos tenido! Los linfocitos T comprobaron ayer que produzco el mismo moco de siempre y poco a poco me voy recuperando. No puedo decir lo mismo de algunas de mis compañeras de alrededor. Otros linfocitos indican que hemos conseguido superar una grave crisis producida por un nuevo virus llamado SARS-CoV-2. La situación aún es grave, pero parece que, poco a poco, se está controlando. Además, han aprendido a reconocer a este nuevo patógeno y en el futuro podrán producir anticuerpos que conseguirán avisar y neutralizar antes esta situación vivida. Pero todas estamos agotadas… Veremos cómo acaba todo…”.

    UNA VEJEZ POSTCUÁNTICA

    UNA VEJEZ POSTCUÁNTICA

    La vejez es triste. La vejez postcuántica también. La humanidad ha avanzado mucho pero seguimos con problemas cuando los años pasan. La columna y la espalda se hacen cada vez mas rígidas, las rodillas resuenan cuando flexionas … Mañana tengo cita con mi médico geriátrico.

    Los años pasan y atrás quedó toda mi familia. La tecnología hoy en día permite "tenerlos" aquí pero no es lo mismo que la realidad pasada. Mi esposa nos dejó hace muchos años y mi hijo y mi hija viven cada uno su vida en algún lugar de la Galaxia. Les va muy bien a los dos. Es una compensación a los achaques de la vejez De vez en cuando chateamos.

    Pero quizás lo peor de la vejez es la falta de ilusión en nuevos proyectos, la falta de interés en emprender y en hacer algo nuevo. Y precisamente ahora cuando casi todo es nuevo y todo cambia constantemente. Dicen que este progreso se debe sobre todo al CoT (Control de las Cosas). Ahí están, por ejemplo, esas cosas que llamamos robis. Estos humanoides nos ayudan en todo y son casi como nosotros. Aunque yo creo que los robis solo son como nosotros cuando nosotros nos hacemos viejos, cuando nos volvemos rutinarios y no nos apetecen nuevos proyectos.

    Recuerdo que hace unos cien años todavía existían ciertos lugares donde no llegaba el cobre y donde casi no recibían energía externa. También recuerdo lo lento que era entonces viajar a cualquier sitio. Ahora la energía y las cosas viajan casi de forma instantánea. Bueno, no es que viajan es que el espacio se deforma, se encoge y las distancias se hacen pequeñas. Con un simple saltito cualquier humano y cualquier cosa, incluida la energía, pasa de un lugar a otro lugar por muy lejano que sea. Yo trabajaba con el Profesor Alcubierre cuando surgió y se desarrolló esta idea. Me pregunto si los robis serán capaces de imaginar estas cosas algún día y progresar como lo hemos hecho los humanos.

    ¡Ay! La espalda. Mañana tengo cita con mi médico geriátrico. Espero que me devuelva las ganas de involucrarme de nuevo en proyectos tan innovadores como aquel. Fue delicioso.

    --------------------------------
    CENTRO DE REVISIÓN ROBI
    INFORME DE REVISIÓN TE´CNICA
    FECHA: 2120-06-13
    NOMBRE: Bob
    ESPOSA: Alice (Desconexión, 2105)
    TIPO: Robi, versión 2013.5.24
    ESTADO: PSH (Programado para Simulación Humana)
    ACCIÓN: Sustitución del chip de IA, versión mas reciente
    NOTAS: Hay que vigilar ciertos síntomas evolutivos
    obsesivos impropios de robis.

    Viajando con el agua

    Viajando con el agua

    Un día más, el sol abraza al planeta con sus rayos. El calor desprendido es acogido por los mares, deseosos de elevarse nuevamente, cumpliendo con el ciclo del que nacieron.
    Una diminuta molécula de agua danza en el aire acompañada por sus compañeras. Se mueven al unísono siguiendo la balada de la brisa, a la vez que continúan ascendiendo a cada segundo que transcurre. Finalmente, concluye su trayecto y alcanzan el objetivo: han llegado a lo más alto, lo cual celebran abrazándose las unas a las otras hasta quedar completamente unidas.
    Sin embargo, la canción se torna tétrica, pues resuenan escandalosos truenos escoltados por relámpagos que anuncian la llegada del final de la fiesta. Y es que, aunque al alzar la vista se observe una gran estampa blanca y esponjosa, bajo los pies de las moléculas de agua aparece un gran cúmulo negro que las empuja a estrecharse entre sí todavía más. Con pesadumbre, no será posible que continúen viajando en el barco de algodón, pues ha llegado el momento de reemprender la marcha.
    Descienden unidas a gran velocidad, esta vez bailando sin control y agitadas por el viento. Su llegada al suelo produce un leve chasquido que, sumado al del resto de gotitas, origina un nuevo olor agradable al olfato humano. El agua se sumerge entre la tierra, deseosa de beber para alimentar a sus hijas, las plantas. Esta caricia del cielo con el suelo desprende a las nuevas protagonistas del relato: las burbujas de aire.
    En su interior se recogen diminutas partículas, fruto de la química entre bacterias y aceites que se ocultan en el terreno, siguiendo el ejemplo de sus predecesoras. Pasan a elevarse entre las calles de la aldea, saludando incluso a algunos caminantes. En concreto, viajan hasta la ventana de una niña que reposa con sus brazos sobre la repisa. Es entonces cuando las burbujas liberan su contenido, desprendiendo así el aroma a tierra mojada que tanto disfruta la jovencita.
    Las horas van pasando, identificando este transcurso del tiempo con el cuadro de acuarela, difuminado por la lluvia, que pintan los últimos rayos del sol. La melodía relajante del repiqueteo en el suelo se mezcla con la oscuridad que avanza envolviendo a la población. Ello provoca la segregación de la bondadosa melatonina, reflejada en la niña que contempla la escena por la ventana de su cuarto, inconsciente de la causa de sus bostezos.
    Finalmente, se recuesta en su cama arropada por las mantas de algodón, pero no sin antes echar un último vistazo al ambiente de la naturaleza. Y así, la pequeña Nimbus se va sumiendo en un plácido sueño, protegido por Morfeo, que la acompañará hasta el amanecer.

    Y SIN EMBARGO

    Y SIN EMBARGO



    Y SIN EMBARGO…

    Para los alumnos el ver al maestro en su antiguo automóvil era siempre motivo de bromas y chistes. Más aun cuando lo escuchaban llamarlo Galileo.
    Para los nuevos alumnos aquel nombre solo podría hacer referencia a lo viejo del coche, sin embargo, los más antiguos sabían que estaba referido a la frase del famoso hombre de ciencias: “… y sin embargo, se mueve”.
    Pero, ocurrió que alguna vez que el anciano maestro escuchó al pasar que uno de los alumnos pronunciaba aquella famosa frase, que detuvo su clase para extenderse en el tema.
    Tras dar un extenso paseo por la sala aguardando que hubiese silencio y permitir la pausa de su clase y del tema que estaba presentando, finalmente consideró que era el momento de hablar y aprovechar de comentar el profundo significado de aquella frase que para los alumnos representaba solo un repetido chiste.
    Tan solo cuando el sonido que provocaba la suela de sus zapatos era lo único que se escuchaba en el aula consideró que era el momento preciso para dar cuenta de aquella historia que toda la vida había asegurado que era profundamente cierta. Quizás era eso lo que determinaba que para contarla había que crear el ambiente que en este caso ya se había producido.
    La basílica catedral metropolitana de Santa Maria del Fiore, o catedral de Santa María de la Flor, es la sede episcopal de la Archidiócesis de Florencia, Italia. Comenzó diciendo. Pues bien, por aquellos años las misas solían tener una duración de dos horas. Galileo se ubicaba habitualmente bajo la cúpula a través de la cual entraba la luz del sol. Ese detalle le permitió descubrir que la sombra que producía su cuerpo se iba desplazando hasta cubrir un espacio de al menos dos metros contiguos al lugar en donde se encontraba.
    Nada de aquello le sirvió – continuó diciendo el antiguo maestro - para convencer a la Santa Inquisición que era la tierra que giraba alrededor del sol, por lo que fue finalmente condenado.
    Solo cuando se desdijo de su teoría logró ser liberado. Fue entonces, que al momento en que se producía su libertad, que a media voz pronunció su famosa frase: … ”y sin embargo, se mueve”.
    Tras lo dicho, el antiguo maestro se acercó a su pupitre y luego de recoger sus cosas, caminó hasta la salida de la inmensa aula, que durante al menos un par de minutos se mantuvo en un sorprendido silencio.
    - Como mi automóvil - dijo desde la puerta, tras lo cual los alumnos aflojaron sus risas.
    ANTIGUO MAESTRO

    JOVEN

    ¿Metamorfosis?

    ¿Metamorfosis?

    Oruga era un animal más en el bosque. No había nada que la hiciese destacar o más especial que el resto de los insectos, o bueno, eso era lo que ella creía.
    Tenía una vida normal, por el día buscar alimento y pasar sus ratos libres con sus amigos, y por la noche ir a su pequeño nido a descansar.
    Todos los animales la veían como una oruga cualquiera, sin más, pero Oruga tenía un sueño. Un sueño que ella creía imposible de lograr. Un sueño que mantenía en secreto, porque le daba miedo que otros se burlasen de ella. Un sueño que deseaba cumplir desde muy pequeña.
    ¿Queréis saber de qué se trataba el sueño?, pues bien, Oruga quería volar, quería ser uno de esos insectos tan preciosos e imponentes, con sus grandes alas coloreadas, surcando el cielo por encima de las flores…
    Un día decidió que debía contárselo a su mejor amigo, pues a lo mejor su sueño podía hacerse realidad y ella no lo sabía. Aparte, ya era hora de contárselo a alguien y dejar de mantenerlo en secreto, y Oruga sabía que su mejor amigo no se burlaría de ella.
    El día llegó, y Oruga con un poco de miedo se lo contó todo a su mejor amigo, que era una pequeña araña:
    -Te contaré una cosa, pero necesito que me ayudes, ¿vale? - dijo Oruga.
    - ¿Que te ayude?, eso está hecho.
    - Verás… Siempre he querido volar…
    - ¿Volar?, ¿siendo una oruga?, vaya… si que es complicado de conseguir… Pero deberías preguntarle a otra oruga.
    - ¡Pero yo soy la única oruga del bosque!, ¿con quién voy a hablar?
    - Hace tiempo escuché que había otra oruga en el bosque… Preguntémosle a más gente.
    Oruga y su amigo salieron en la búsqueda de la otra oruga que vivía en el bosque.
    Preguntaron a todos los insectos, mariquitas, abejas, avispas, hormigas… menos a las mariposas, que no las conseguían alcanzar. Oruga y la araña no sabían que ellas tenían la respuesta.
    Al cabo de una semana decidieron ir a preguntar a la Abeja Reina, que era el insecto más sabio, de todo lo que pasaba en el bosque ella se enteraba.
    Les costó un poco entrar en la colmena, pero al final consiguieron acceder a la zona donde se encontraba la Abeja Reina. La Abeja Reina les resolvió todas las dudas…:
    -Buenos días. Nos preguntábamos si podría ayudarnos – dijo Oruga.
    -Buenos días. Por supuesto. ¿Cuál es vuestro problema?
    -Yo creía que era la única oruga del bosque, pero al parecer hay otra, y la estábamos buscando.
    - Ah sí… Había otra oruga… Pero ella ya echó a volar hace tiempo.
    - ¿Echó a volar? - dijo Oruga muy sorprendida.
    - Oh claro. Tú también echarás a volar algún día.
    - Pero… eso es imposible.
    - Verás, todas las orugas al llegar a cierta edad pasáis por una transformación llamada metamorfosis.
    - ¿Metamorfosis?
    - Sí. Cuando seas adulta, te meterás en una crisálida, un capullo, y al paso de un tiempo te convertirás en una hermosa y gran mariposa.
    - ¿De veras? Vaya… Pues ya tenemos toda la información necesaria, muchas gracias.
    - Ha sido un placer.
    Oruga y la araña se despidieron y salieron de la colmena.
    Al paso de unos pocos días, Oruga se empezó a sentir mal, agobiada, y no se podía mover. Vio que un hilo interminable lo envolvía y todo daba vueltas. Entonces se sumió en un sueño en la oscuridad….
    Pasado un tiempo, Oruga, se despertó, apartó todos los hilos de seda que había a su alrededor y andando llegó hasta un estanque. Vio en su reflejo que tenía unas maravillosas y enormes alas coloridas. Intentó aprender a volar, era difícil, pero con ayuda de la araña, lo consiguió.
    ¡El sueño de Oruga se había hecho realidad!
    A partir de ese momento, Oruga decidió que iba a salir del bosque, quería explorar.
    Visitó selvas, llanuras, montañas, valles, playas, ciudades… Cumpliendo así su deseo desde que era una pequeña oruga de sobrevolar y surcar los cielos por encima de las flores…

    ¿Realidad o dimensión?

    ¿Realidad o dimensión?

    Todo comienza con un día aparentemente normal. Yo estaba, como de costumbre, navegando por Tik Tok cuando de la nada apareció un vídeo que hablaba sobre cómo podrías mover tu conciencia a otro cuerpo para cambiar de realidad. Quedé tan sorprendida como tal vez te encuentres tú en estos momentos, y decidí investigar un poco sobre ello. Me sorprendí gratamente al ver tanta información sobre aquello ¿Sería real? Además de abundante información habían muchos testigos de este fenómeno, y cada vez me sentía más intrigada y con más ganas de saber del aparentemente tan conocido Shifting.

    Me siguieron apareciendo vídeos en Tik Tok sobre el cambio de realidad. “¿Sabías que necesitas un guión para ir a tu realidad deseada?” “¿Sabías que tienes que meditar para hacer más fácilmente el cambio de realidad?” “¿Sabes cuántos métodos hay para hacer shifting?”. Demasiadas dudas me rondaban por la cabeza, y qué mejor manera de resolver esas dudas que ACTUANDO! Así es, hice un guión para ir a mi “Realidad deseada”, lo corregí varias veces, para asegurarme de que todo estaba en orden y un día en el que me sentía con seguridad lo intente. Al abrir los ojos estaba ahí, había cambiado de realidad, era real, se sentía real.

    Estaba en la habitación de mi realidad deseada, una realidad que yo misma había creado, una realidad en la que pasaría todo lo que yo quisiese, y eso era maravilloso. En cuanto a cómo se sentía, era muy real, los olores, el frío y el calor, lo que era suave o áspero, era todo real. Está claro que había muchos cambios en cuanto a la distribución de mi cuarto y de manera general, donde estaba.

    Para quienes se estén preguntando dónde he decidido ir. Soy una persona demasiado curiosa, que siempre quiere saber más y más sobre la vida, que nos oculta el mundo y como, de cierta manera, somos controlados por los mandos mayores, como lo pueden ser, el gobierno, la monarquía… Pues, si bien es cierto que me gustaría haber ido a algún mundo de película como Narnia, Hogwarts o alguna otra película o algún anime, acabe creando una realidad en la que yo formaba parte de la monarquía. No para tener los lujos de la misma, sino para saber qué era lo que realmente hacía la monarquía, y para ser sincera no logre recopilar nada de verdadera relevancia.

    Todo iba normal por aquella bonita realidad que yo había creado, no tenía nada que destacar en ella, salvo por el hecho de que notaba a gente demasiado rara, es decir, era normal tener gente que me quisiera hacer daño, al fin y al cabo era la reina. Sin embargo tenía la sensación de que ellos sabían más de mi de verdad, es decir, quien soy en realidad. Decidí no prestarle mucha atención a ese hecho y continúe con mi “investigación”.

    Todo marchaba normal, como había estado yendo hasta que a la hora de volver a la realidad en la que vivimos, no podía. Era extraño porque nadie se había quedado atrapado en su realidad deseada ¿Verdad? Pues ahora sí, yo.

    — Estoy segura de que esos hombres tienen algo que ver -dije mientras daba vueltas por el que era mi despacho- ¿Qué debería hacer ahora? Si no puedo regresar, no podré continuar con la vida que tenía, y aquí no se que voy a hacer, soy la reina, sí pero esto no es lo mio. Y tengo unos hombres que me están siguiendo todo el día. -dije mientras empezaba a desesperarme-

    Seguí analizando la situación, y obtuve una hipótesis ¿Y si no había cambiado de realidad y había cambiado de dimensión? Se que todo junto suena muy surrealista, pero era la única idea que se me ocurría. Pero necesitaba pruebas para descartar o confirmar mi teoría.

    Trate de recordar lo mejor posible lo que había puesto en mi guión, y buscaba algo que faltara o que sobrara. No encontré nada, sin embargo hubieron algunos detalles, insignificantes tal vez, pero que me hicieron fruncir el ceño. Como por ejemplo; cuando casi me llaman por mi nombre real y no el que me había puesto en mi realidad deseada, trataron de rectificar rápidamente pensando que no me percataría, pero si lo hice.

    Después de varios meses tratando de volver a mi realidad o dimensión lo logre, cabe aclarar que un mes en mi realidad deseada era una hora en la realidad original. Cuando regresé me puse a investigar sobre lo que me había pasado.

    Efectivamente, tratando de cambiar de realidad había cambiado de dimensión. Sin más, continué mi vida con normalidad, preguntándome ¿qué habría pasado si no hubiera vuelto?

    ¿Todo por la ciencia?

    ¿Todo por la ciencia?

    Era un lunes como otro cualquiera. C-347 todavía dormía profundamente, después de haber podido descansar durante el fin de semana; sus heridas no estaban del todo curadas todavía, porque, como puedes imaginarte, ella es un conejo de pruebas. Su vida ha sido reducida a sufrir diariamente en el nombre de la ciencia. Los científicos siempre aseguran que su sufrimiento es necesario, ella no tiene opción de cuestionarlo.

    Pero ella no es un conejo de pruebas normal, ella prueba cosméticos: pasta de dientes, maquillaje, colonia, champú, desodorante, etc.

    Hoy lunes era el día en el que se probaba el champú. Su día empezó como otro cualquiera, fue arrebatada de su pequeña jaula para ser encerrada en una caja de cristal que solo dejaba salir su cabeza. C-347 estaba asustada, después de muchos días de pruebas había desarrollado estrés postraumático; pero recordar que tenía a su familia cerca la tranquilizaba. De pronto se acercó una mujer, que llevaba consigo una jeringuilla, C-347 ya sabía lo que venía después. La mujer se dispuso a inyectar el líquido transparente en los ojos de todos los conejos de la sala.

    Ese día la mayoría de compañeros de C-347, ella incluida, volvieron a sus jaulas ciegos y con quemaduras alrededor de los ojos. C-347 tuvo su peor noche hasta la fecha, lloró de dolor hasta que salió el sol pero cuando creía haberse dormido nunca despertó.

    Así fue cómo utilizaron su inocente vida para asegurarse que los productos que nosotros consumimos sean seguros. Pero ella no es la única que sufre este tipo de experimentos que justificamos con la ciencia. Miles de conejos han muerto con tal de que podamos disfrutar de estos productos cuando es totalmente innecesario. C-347 no fue la primera ni será la última pero no podemos utilizar la ciencia para justificar esto.

    ¿Y por qué no?

    ¿Y por qué no?

    Hola, soy Luna. Luna es el nombre que me asigné a mí misma ya que, al no haber conocido a mis padres, no me pudieron poner nombre. Vivo en el orfanato Casa de Amor junto a mi pequeño hermano Leo. Nuestra historia no es lo más bonito o tierno que habréis escuchado, sin conocer a nuestros padres, viviendo en condiciones aceptables pero con falta del amor incondicional que cualquier niño necesita. En el orfanato trabajan cinco mujeres que nos cuidan, dos guardias de seguridad en la puerta y dos conserjes. Ninguno de esos nueve adultos siente el más mínimo aprecio por ninguno de nosotros, por lo que los niños mayores del orfanato cuidan a sus hermanos pequeños o a otros niños de temprana edad como si fueran sus padres, teniendo que entregar su infancia a cambio de ver a los pequeños felices.
    Después de años siguiendo órdenes de esas antipáticas señoras, todos estábamos ansiosos por conocer el mundo exterior, pero no saliendo al patio veinte minutos al día, como solíamos hacer, sino pudiendo dormir bajo las estrellas, pudiendo admirar los distintos astros o pidiendo deseos a cada estrella fugaz que viéramos pasar. Prácticamente todos estábamos muy interesados por la astrología, ya que el único libro que no era de estudio era uno sobre los misterios del universo. Hablaba sobre el Big Bang y otras teorías de la creación del universo. Contaba lo diminutos que éramos en comparación a el tamaño de ese enorme espacio, hablaba de galaxias y montones de planetas con nombres formados por letras y números que parecían haber sido puestos al azar, estrellas que se unían con líneas imaginarias creando figuras llamadas constelaciones y muchas otras cosas que nos resultaban muy interesantes. Nos gustaban tanto que de ese libro sacamos nuestro nombre Leo y yo.
    Visto lo psicológicamente mal que estábamos en aquel orfanato decidimos entre todos que no sería así la vida que tendríamos que vivir hasta tener suficiente edad como para vivir por nuestra cuenta. Después de hablarlo varias veces, decidimos escapar. Algunos niños no querían irse, yo a todos les decía “¿y por qué no?” ante esa pregunta, los niños reflexionaban por un par de minutos y llegaban a la conclusión de que permanecer allí no sería nada bueno para ellos.
    Una vez que todo el mundo estuvo convencido del plan solo quedaba organizarnos y pensar en cómo esquivar a esos dos corpulentos guardias. Después de unos pocos minutos de pensar todos en silencio, la niña más callada de todo el orfanato gritó “¡Ya se! Esos adultos solo están preparados para evitar que un solo niño escape. ¡No están preparados para que todos lo hagan!”
    ¡Claro! A nadie se le había ocurrido esa idea, sin duda les superábamos en número y en agilidad. Solo falta conseguir comida para el camino y por fin seremos libres.
    Al niño al que tomábamos por el menos inteligente dijo que deberíamos distraer a las cuidadoras tirando una mesa llena de comida “accidentalmente” para que las cuidadoras riñeran a los culpables, los guardias fueran a ver que ruido había sido ese y los conserjes tuvieran que recoger todo, además de que las cuidadoras, que eran quienes cocinaban tuvieran que volver a preparar la comida, en lo que usualmente tardaban más de una hora. Mientras todos los adultos estaban entretenidos, los niños mayores cogerían toda la comida necesaria mientras que las niñas mayores sacaríamos al resto sigilosamente. Los niños que se habían ofrecido voluntarios para tirar la mesa tenían entre diez y once años y eran muy conscientes de que serían los que tendrían más posibilidades de no poder escapar junto al resto, aun así, decidieron correr ese riesgo por su gran deseo de libertad. Teniendo en cuenta que el orfanato estaba en medio del campo teníamos pros, como el hecho de que no nos detuviera la policía y contras, como lo que todos nos preguntábamos “¿dónde iremos?”. Debo admitir que estábamos asustados, pero el deseo de la libertad fue mayor que el miedo y nos lanzamos a la aventura. Tiraron la mesa, todo ocurrió como estaba planeado, menos el hecho de que una cuidadora nos vio, pero también habíamos pensado que eso podría ocurrir. La inmovilizaron los niños más altos y fuertes y la dejaron atada a un árbol con la boca tapada. Evidentemente, seguía respirando, no habíamos perdido la cabeza, o al menos no por completo.
    Corrimos sin parar, al mirar hacia atrás vimos a dos cuidadoras gritando que volviéramos, pero ya era tarde, ya éramos libres.
    A partir de ahí nunca perdimos el contacto entre nosotros y todos terminamos volcándonos totalmente por el espacio.
    Muchos dicen que mi historia no es real y yo solo les respondo “¿Y por qué no?”

    ¿Y si ...?

    ¿Y si ...?

    Cualquier estudiante que haya cursado alguna vez las asignaturas de física, química, biología o cualquier asignatura derivada de alguna disciplina de la ciencia siempre se ha preguntado algo del estilo de: ¿Y si …? ¿Y si a Newton no se le hubiese caído la manzana en la cabeza? ¿Y si Einstein no hubiese planteado la teoría de la relatividad? ¿Y si Galileo Galilei no hubiese creado el microscopio o el método científico? ¿Y si Alexander Fleming no hubiera descubierto la famosa penicilina? ¿Y si Hedy Lamarr no hubiese desarrollado el WIFI?

    Bueno, tal vez tú no te habrás preguntado nunca esto, pero ella sí. Olivia desde siempre se hizo este tipo de preguntas, no porque no le gustase la ciencia, todo lo contrario, a ella le encantaba y le encanta, pero más le hubiese gustado poder mantener una conversación con cualquier científico que haya marcado la diferencia. Olivia tiene 28 años y es una chica muy inteligente y trabajadora, aunque siempre ha sido una soñadora y un poco torpe. Termino la ESO y bachillerato con una media de diez y entró a la universidad que deseaba donde se sacó la carrera de física y nada más terminarla entró en la de química. Ella se dedicaba a estudiar y aparte sus tardes y sus noches eran de investigación y creación de inventos junto a algunos de sus compañeros de la universidad, muy curiosos también. Nuestra protagonista mil veces al día se planteaba como conseguir su objetivo, la respuesta era fácil, conseguirlo muy difícil, la construcción de una máquina del tiempo o un pequeño agujero negro sintético, es algo tan complejo, pero tan deseado por ella que desde los primeros años que podía pensar racionalmente se lo estaba planteado, mil diseños de diferentes máquinas con diferentes teorías aplicadas, fórmulas y diferentes maneras de activarlas y componerlas.

    Una tarde estando al laboratorio junto a su amigo Mario a las seis la mañana ocurrió lo inesperable, Mario ya estaba harto de seguir intentándolo y que no saliera nada, entonces a la propuesta que estaban haciendo esa noche, con la que llevaban más de cinco meses realizándola, la empezó a destrozar a patadas que hicieron que las piezas se movieran de lugar, y ella mientras forcejeaba con él para intentar frenarlo, tiró sin querer encima de la máquina diferentes combustibles, unos ácidos y unos cristales con los que habían trabajado esta mañana para realizar un trabajo de química de la universidad, todo esto provocó que la máquina empezara a hacer ruidos y pegar chispazos y de repente se dieron cuenta de que estaban en un pueblo remoto que no reconocían. No supieron si su máquina había funcionado accidentalmente, si estaban en el pasado, en el futuro, si habían hecho solo una máquina de tele transporte y estaban en otro lugar del mundo, no tenían ni remota idea de lo que había pasado, así que decidieron tranquilizarse e investigar. Sus emociones eran una mezcla entre miedo, alegría y confusión, pero aun así decidieron caminar, ya que estaban muertos de la intriga. Al llegar al casco antiguo de esa especie de aldea, Olivia reconoció al inmediato que estaban en el pueblo de Isaac Newton en el siglo diecisiete y fueron corriendo a donde se situaba su casa para ver si era cierto lo que veían sus ojos y efectivamente Newton estaba sentado debajo de uno de los manzanos de su jardín leyendo un libro, muy emocionados saltaron la vaya y corrieron hacia él, pero no se percató, ya que estaba muy concentrado en su libro, pero de repente a unos cuantos pasos del científico, Olivia se tropezó y se calló, y de la nada empieza a escuchar como si la estuviesen llamando, una y otra vez, con un timbre de voz muy familiar.

    Se despierta en el hospital, con su madre al lado y dos médicos que le estaban tomando las constantes, su madre le dice: “Cariño pensaba que te había pasado algo. ¡ Qué susto hija! Tus compañeros te encontraron esta mañana junto a Mario desmallados en el aula de inventos junto a una mezcla de diferentes vertidos según los médicos muy tóxicos al reaccionar entre sí" Y ahí, ella lo entendió todo.

    ¿Y si el Universo no fuera en realidad lo que pensamos que es?

    ¿Y si el Universo no fuera en realidad lo que pensamos que es?

    Todo comenzó con un nombre: Gaia. Una simple palabra había hecho que yo me encontrara presente en un bucle temporal, avanzando cada vez al mundo de lo microscópico, atrapado en aquello que llaman el mundo cuántico.

    Pongámonos en contexto, la primera cosa que recuerdo es estar en clase de biología, ese día estábamos hablando de la reproducción celular, dícese, mitosis y meiosis. Cuando, derivando en otros temas llegó a mis oídos una palabra: Gaia. Me sonaba familiar, pero no permanecía en mi memoria recuerdo alguno que me ayudase a descifrar el significado de esta. Así que, llevado por mi curiosidad me dispuse a averiguar su procedencia. En primer lugar decidí consultarlo en internet. Resulta que era una teoría que afirmaba que la Tierra era un ser vivo -“Qué tontería”- pensé yo. Pero tras una leve reflexión se me abrió la mente, ¿podría ser nuestro planeta en realidad un organismo vivo?. Decidido a llegar a una conclusión, cavilé: “qué mejor forma que analizarlo desde un punto crítico”. Para que algo sea considerado vida, debe poder cubrir las funciones vitales de nutrición, relación y reproducción.

    En cierta medida, la Tierra se alimenta de los restos biológicos que dejamos los animales y personas al morir, eso posibilita la existencia de plantas y en consecuencia que estas realicen la fotosíntesis y liberen oxígeno por los estomas a la atmósfera. En cuanto a la función de relación, quedé ojiplático al descubrir que desde hace miles y millones de años la Tierra ha permanecido con una temperatura constante de 20ºC, mientras el resto de planetas iban aumentando en temperatura con el crecimiento respectivo de nuestra estrella solar. Eso supone que La Tierra es y ha sido capaz de recibir un estímulo y en consecuencia elaborar una respuesta en forma de termorregulación, manteniendo así la temperatura idónea para la existencia de vida.

    Por otra parte, recordé una noticia que leí hace tiempo, esta comentaba que hace cien años, antes de tener la pandemia de Sars-2, Europa había sido asolada por otra pandemia, la denominada gripe española (cabe mencionar que esta enfermedad es originaria del continente asiático y no de España, el nombre fue acuñado erróneamente). Anteriormente a esta, la humanidad había sufrido millones de muertes a causa de la propagación de la peste. Y no hablar de catástrofes naturales… Así que llegué a la conclusión de que los humanos podríamos ser un parásito y que la Tierra trata únicamente de defenderse de nosotros a base de enfermedades, terremotos, maremotos, plagas, etc. Y de igual manera que los microorganismos patógenos evolucionan y son capaces de sobrevivir a nuestros medicamentos, el ser humano se las había ingeniado para hacer frente a las defensas del planeta.

    Dicho esto, procedí a examinar cómo podía relacionar la reproducción de una célula con un planeta, parecía impensable, pero como siempre, la realidad supera a la ficción. Me bastó con observar imágenes del telescopio Hubble para confirmar mi teoría.

    En ciertas imágenes del universo podía observarse dos polos que recordaban a los ciclos de anafase y telofase de la división celular. Eso explicaría el distanciamiento entre galaxias causado por el Big Bang, ya que unas serían copias de otras y ambos núcleos se estarían alejando entre ellos igual que lo harían los de una célula. Además, los microtúbulos del huso que tiran de cada una de las cromátidas durante la anafase equivaldría al tejido espaciotemporal. Una vez entendido esto, si es que hay forma de hacerlo, llegué a la conclusión de que si una galaxia tiene la misma forma que una célula, tal como dicen otras teorías muy curiosas, nuestro universo podría ser meramente parte de un organismo superior, y que nosotros fuéramos, por ejemplo, una célula hepática . Extrapolando esta idea, que el universo es parte de una célula de un organismo, apliqué la lógica para llegar al siguiente razonamiento: “Yo soy un organismo vivo, entonces, mis células tal como propone esa teoría, están formadas de universos”.

    Una vez planteada dicha teoría sólo tenía que demostrar su existencia. Durante los próximos seis meses me dediqué íntegramente a pensar en cómo podía hacerme tan pequeño, reducirme tanto, como para entrar en una célula humana. La respuesta llegó de manos de la física cuántica.

    A partir de ese momento desarrollé diferentes prototipos de trajes, vehículos y máquinas empequeñecedoras. Pero no siempre salen las cosas como queremos. Desgraciadamente hubo un fallo que repercutió en una prueba, y accidentalmente empecé a encogerme tanto y tanto que llegué a entrar en la célula epitelial de una muestra de tejido, pero, ¿sabéis que encontré dentro?. Un universo alternativo al nuestro: ¡mi teoría se había confirmado y había descubierto la existencia de multiversos! El lado negativo era que el proceso seguía sin cesar, entrando en nuevas células descubriendo así más universos alternativos y empequeñeciendo hasta la eternidad.

    ¿Y si fuera cierto?

    ¿Y si fuera cierto?

    10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0…

    DESPEGUE!!

    Este cohete llevaba dentro un satélite para ir a la galaxia vecina, allí iría a buscar un
    agujero de gusano. Este tenía unas cualidades diferentes a los otros y los científicos
    pensaban que esto sucedía porque este en vez de llevarte de un lugar de la galaxia a
    otro te llevaba a otra galaxia. Allí el satélite investigaría sobre las igualdades entre
    nuestra galaxia y a la que llevaba dicho agujero.

    El cohete había ido exactamente por la ruta marcada, había cruzado la atmosfera y
    hecho todas las separaciones necesarias hasta llegar a la luna. Al estar en el lugar
    adecuado desplegó el creador de agujeros de gusano para no tardar tanto tiempo en
    llegar. Una vez abierto el agujero de gusano, la nave lanzó el satélite. Para que este lo
    atravesara solo se necesitaron unas horas, pero para la Tierra fueron años.
    Al llegar al otro lado empezó a registrar planetas, la mayoría de ellos helados aunque
    había alguno en el que se podía desarrollar vida microbacteriana. De repente, el satélite
    desapareció del radar, pero lo extraño era que sus instrumentos seguían unidos y
    funcionales enviando información a la Tierra. Al comprobar desde nuestro planeta las
    imágenes que tomaba se veían interferencias eléctricas y electromagnéticas. Cuando lo
    estudiaron eran exactamente como los protones, solo que estos tenían el tamaño de
    una pelota de fútbol. Al comunicar esto, todos los científicos se pusieron a estudiar este
    fenómeno y a formular teorías. La que mejor encajaba era que el Bosón de Higgs, al estar
    en otro universo paralelo era menor en masa así que allí todo sería diferente en masa,
    de esta manera el satélite habría menguado hasta llegar a tamaños cuánticos. Por eso
    se verían las partículas y habrían interferencias eléctricas y electromagnéticas.
    Al principio todos pensaban que eso era bueno y que habían hecho el mayor
    descubrimiento de la historia hasta que un científico pensó: si por una casualidad el
    Bosón de Higgs cruzara por el agujero de gusano como el satélite hizo, solo que hacia
    nuestra galaxia, este crearía una burbuja que se lo iría tragando todo. Dentro de esta
    todo sería menor en masa ya que el Bosón de Higgs del otro universo era así.

    En la tierra entraron todos en pánico, así que idearon un plan: al tragarlos la burbuja un
    grupo de elegidos irían a buscar el Bosón de Higgs, este tendría un tamaño similar al de
    los electrones así que ellos irían a buscarlo en un cohete propulsado con antimateria
    para llegar hasta el bosón lo más rápido posible para que este no se alejara mucho del
    agujero de gusano, lo meterían dentro y cerrarían el agujero usando el ángulo mágico
    del grafeno. Una vez preparado el plan esperaron hasta que llegó la burbuja a la Tierra.
    Ellos no se dieron ni cuenta ya que la burbuja iba a velocidad luz, solo se enteraron
    cuando de repente por la calle habían partículas que se veían a simple vista, se podía
    estar en superposición, el tiempo no iba igual para todo el mundo ya que algunos al
    estar en el mundo cuántico podían ir más cerca de velocidad luz, así que para ellos
    pasaba poco tiempo mientras que para los demás pasaba mucho. Al darse cuenta de esto reunieron los
    elegidos y empezaron a ejecutar su plan. Lo primero que hicieron fue
    preparar el grafeno apilando láminas de grafito, después de eso prepararon el cohete
    rápidamente y al viajar usando antimateria llegaron enseguida. Al llegar tuvieron que
    buscar poco ya que al ser el bosón de Higgs el que da masa a todas las demás lo vieron
    enseguida. Ellos, usando la fuerza de atracción de una estrella artificial, lo metieron dentro
    del agujero y usando el grafeno dibujaron una circunferencia sobre él y este se cerró.
    Ellos subieron a la nave y

    7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0…

    DESPEGUE!!

    ¿Qué había pasado? ¿Había ocurrido de verdad, o había sido todo un sueño? ¿Tal vez

    habíamos retrocedido en el tiempo? Supongo que nunca lo sabremos… ¿O sí?

    ¿Y sino es solo agua cayendo del cielo?

    ¿Y sino es solo agua cayendo del cielo?

    Estoy aquí mirando por la ventanilla del coche, más bien, intentándolo. La lluvia que hay fuera nos impide la visibilidad. Con una mano, acaricio a mí perra que tiembla como una gelatina, porque por desgracia se han juntado las dos cosas que más odia en este mundo las tormentas e ir en coche con dirección a Madrid.
    Mi padre ,con cara de concentración, baja el puerto. Al volante de nuestro coche que parece una limusina, excepto por la tierra en el suelo, los pelos de perro y el calor; osea, para resumir, no tiene nada que ver con una limusina.
    Y todo esto ha ocurrido porque los rayos del sol que estos primeros días de verano aprietan con fuerza han evaporado agua de ríos y mares, esta agua ha subido y subido hasta la troposfera, donde las gotas, sin querer, se convierten en nubes, donde engordan mucho por tomar mucha agua, hasta que expulsan todo en forma de lluvia, y vuelta a empezar.
    Mientras tanto, yo miro por la ventanilla o, por lo menos, lo intento, mientras pienso en que será lo próximo que escribiré, y esto fue todo lo que escribí.

    ...el final del principio o el principio del final…

    ...el final del principio o el principio del final…

    Y se apagó todo, no veía nada, era todo completamente oscuro, ni siquiera veía el graso cabello fucsia que lucía mi mujer, por debajo de mis ojos, ni podía percibir el dulce olor de la colonia que rociaba en la habitación cuando dormía.

    No sentía nada, era como si solo estuvieran volando mis ojos y yo en una habitación infinita y oscura.

    Hasta que escuché algo, un pitido fino y blanco, podía verlo. Era como una película sacada de un cuento de hadas, y lo toqué, no sé como la verdad, no sentía nada, no parecía que tuviese cuerpo.

    Aun recuerdo ese momento, sigo sin verle coherencia o sentido, pero pasó.

    Y entonces me introduje en un largo y hondo agujero, parecía que me estaba introduciendo en el estómago de color gris y violeta, la sensación era de mareo. Ahí sí que noté mi cuerpo, notaba que se iba de un lado para otro mientras caía, o eso parecía.

    Pasaron unos minutos, después, aparecí en el espacio, literalmente, aunque no estaba del todo seguro de que fuera yo.

    Hacia dónde caía, no era ningún sitio, que yo diría ”conocido por la ciencia” sino que era como una luna, pero pequeña.

    Era gris, con pequeños agujeros, mis pies chocaron contra el suelo de esa “pequeña luna”, esta vez no fue suave y con delicadeza, sino con fuerza.

    Cuando aterricé, era todo un sueño. Mi cabeza repetía una y otra vez que despertase, parecía tan real, no sabía que estaba pasando, entonces repasé todo mi paisaje.

    A través de mis ojos recibí los suaves colores de la Tierra, azul marino, también por algunos contornos un poco más claro, colores blancos y grises sobre la superficie, marrones de distintas tonalidades.

    Al lado vi la luna, era mucho más descolorida que en la que se supone que estaba yo, en cambio, mucho más grande.

    En ese momento me giré y vi un sillón, un sillón negro y gris que estaba plantado delante de mis ojos.

    No sabía qué hacía yo allí ni el sillón, entonces, entre en pánico.

    Comencé a gritar el nombre de mis hijos y seguidamente el de mis nietas, llegó un momento en que poco a poco mi voz se fue convirtiendo en un fuerte e irritador balbuceo de mis labios y mi saliva chocando entre sí, después durante los gritos empezaron a cosquillearme diminutas gotas de agua por las mejillas mientras susurraba sigilosamente el nombre de mi mujer. Hasta que esas gotas se convirtieron en una cascada de lágrimas que llegaban hasta mi diminuto cuello. Ahí fue cuando perdí la noción del tiempo, de la orientación, del momento, me caí sobre el sillón, y cerré seguidamente los ojos.


    …….

    -Un año después-

    …….


    <<Me despierto y me siento en el sillón como cada día, pulso al botón , localizó la casa y aprieto.>>

    <<Ahí está, mi nieta Laia, está en casa con su novio, no la quiero intimidar, así que mejor la dejo, no quiero ver cosas que no sean necesarias.>>

    <<Dejo la imagen de mi casa con mi mujer haciendo ganchillo en el sofá y procedo a desayunar.>>

    <<Cojo el menú del Jueves, y me aparece en mi mesa voladora.>>

    <<Me echó una siesta y entonces veo la hora, es tarde, cojo el mando volador, localizo el sitio y aprieto.>>

    <<Ya está, ahí está, creo que esta hablando con, ¿Téa se llamaba? No sé, está riendo creo, hacía bastante tiempo que no veía sus dientes, creo que va a coger algo, ah!, le está leyendo algo, o cantando, no sé.>>

    <<Siempre prefiero ver las imágenes en silencio.>>

    <<Quiero que sigan teniendo su intimidad, alcanzo a leer un, “hola yayo”, entonces si le pongo voz, es un mensaje para mi.>>

    <<Como la quiero, la echo de menos, pero me alegro que aun me recuerde y que siga luchando mi pequeña nieta, Queralt.>>

    ……….


    Esto explica la teoría llamada “Hipótesis contraria a la existencia de vida tras la muerte.” Esta explica la hipótesis más lógica extendida por todos los científicos a lo largo de todos estos tiempos. Se trata de lo que pasa después de lo llamada la muerte, o según esta teoría, durante.

    Mientras cada parte de nuestro cerebro se va apagando poco a poco, nuestro cerebro puede inventarse diferentes, finales, o no finales durante unos segundos del funcionamiento cerebral mientras el organismo deja de funcionar.

    Esto explica las viviencias de después de la muerte. Según la descripción de la mayoría de las personas que han pasado por esta sensación, describen el momento como un sueño, en cambio, cada uno no tiene nada que ver entre sí, menos algunas cosas en común.

    Cada uno tiene un sueño diferente. La mayoría pensaban que habían estado mucho más tiempo “muertos”, ya que algunos explican que pensaban que habían pasado horas, e incluso años, cuando tan solo alomejor la duración hubiera sido de dos segundos, pero para esas personas, eso les parecía más que poco.

    Esto puede explicar un final, o no.


















    "Cartas a Dorothea"

    "Cartas a Dorothea"

    Miércoles, 25 de abril de 1962
    Chelsea, Londres
    Reino Unido

    Mi querida Dorothea:

    Hace ya cuatro años que dejé de agonizar en aquella camilla de hospital en Chelsea, a consecuencia de aquel insoportable dolor que manaba de mi vientre. ¡Cuatro años ya! ¡Qué rápido pasa el tiempo!

    Superada la tortura conseguí, al fin, descansar en un profundo sueño. Cuando abrí los ojos, no sabía dónde me hallaba. Estaba en la habitación del hospital, sin ningún cambio aparente hasta que decidí darme la vuelta y… ¿Qué es con lo que me encontré?, con mi cuerpo rígido, tieso, inerte cual piedra. Ya no había ninguna solución, había muerto.

    Al principio la muerte fue muy dura, ver que el mundo seguía girando sin ti era difícil de asimilar, pero al final, como todo, una se acostumbra. Como alma en la que me he convertido, seguía el día a día de todos a aquellos a quienes he querido y sigo queriendo: a mi padre, a mi madre, a ti cuando te dejabas ver por Inglaterra, a mi francés Mering… pero tu mejor que nadie sabes que lo más importante para mí, era mi trabajo, aquello por lo que luché toda mi vida.

    Seguí cada movimiento, cada paso, cada logro de aquellos que siguieron mi investigación, el mayor logro de mi carrera como profesional: la famosa “Fotografía 51”, donde se podía observar la teoría de la doble hélice a la perfección. Pero fueron muy listos. En parte, y gracias a mis estudios e investigaciones de toda una vida, han conseguido este mismo año, el premio de reconocimiento que cualquier estudioso anhela, El Premio Nobel de Medicina.

    Lo obtuvo James Watson junto a Francis Crick y mi queridísimo compañero del King’s College, Maurice Wilkins, ¿Percibes mi sutil ironía? Gracias a ellos y su gran compañerismo, me tuve que trasladar de universidad y también gracias a ellos no he obtenido el reconocimiento que creo que me merezco. Wilkins, que me tachaba de desagradable, se reía de mí y no dudaba de burlarse ante mis compañeros por mis maneras “afrancesadas” tuvo, al menos, la decencia de mencionarme en el discurso que dio en la ceremonia de entrega de los Nobel, no como otros… Yo me he preguntado muchas veces: ¿por qué mi trabajo no fue valorado? Al fin he hallado la respuesta: simplemente por el hecho de ser mujer en un mundo de hombres.

    Casualmente, el 25 de abril es la fecha en la que se conmemora el día internacional del ADN, coincidiendo con el día en que se hicieron las publicaciones de Watson y Crick sobre el ADN, ¿Dónde está mi fotografía? Sumergida en el olvido.

    La cosa hubiese cambiado y mucho si en vez de mujer, hubiese sido hombre, entonces mi trabajo si que hubiera tenido mérito y reconocimiento por toda la comunidad científica, pero el machismo que reinaba en dicha comunidad no estaba preparado para que una mujer tuviese los mismos, o más, conocimientos científicos que los hombres. Sin embargo, la falta de reconocimiento a lo largo de toda mi carrera no hace que quiera ser hombre para ser alguien, porque estoy orgullosa de quien era y de quien soy, una mujer científica buscando el reconocimiento por mi trabajo y no por mi sexo.

    Dorothea, ¡estoy harta! Harta de que nos ninguneen, de que se crean con derecho a restar valor a nuestro trabajo. La presencia de la mujer en el ámbito de la ciencia se ha de incrementar para evitar situaciones de injustica, exponiendo mi caso, por ejemplo, o el de cualquiera de mis compañeras que hayan sufrido por este menester, como Nattie Stevens que descubrió los cromosomas X e Y o Agnes Pockels, que encontró una forma de medir la tensión superficial de líquidos, pero después ¿Quién se llevó el mérito de estos extraordinarios trabajos? Los hombres. El “efecto Matilda” debe cesar. El reconocimiento de la mujer es necesario para un verdadero progreso y no solo científico sino también moral y social.

    Sueño que, en algún futuro, más bien cercano, la mujer consiga ese papel que le corresponde. Que se libre de todos aquellos estereotipos que yo misma viví en mis propias carnes, recibiendo comentarios como los que hacían Watson y Wilkins “todos sus vestidos mostraban una imaginación propia de empollonas adolescentes inglesas” o “era evidente que, o Rosy se iba, o habría que ponerla en su sitio…” ¡Como odiaba que me llamaran así!

    Las mujeres somos más que una cara bonita. Somos inteligentes, luchadoras y aguerridas, solidarias y hermanas capaces de conseguir todo lo que nos propongamos. Pero también somos hijas, esposas, madres, amigas, compañeras...

    Duermo con la esperanza de ese futuro tan prometedor, donde la igualdad sea uno de los pilares fundamentales de la sociedad.

    Te esperaré donde quiera que esté.

    De tu siempre amiga,
    Rosalind Franklin

    "Since We're Alone"

    "Since We're Alone"

    Al habla Alan Bowers, miembro AX-345 de la 9ª generación del
    BishopRing-1. Nos encontramos en lo que posiblemente será el último comunicado
    de la raza humana, proveniente del Sistema Solar, planeta Tierra, pero antes,
    empecemos a contar la historia desde el principio, el principio de nuestro posible
    final.
    El Gran Filtro, un concepto que en el último siglo ha cambiado la forma de ver
    el mundo de la peor manera posible. Desde la aparición de la Paradoja de Fermi
    habíamos relacionado el gran filtro con causas naturales o con nuestra propia
    autoextinción, sin embargo, el ser humano pudo llegar a la conclusión que, a pesar
    de las altas probabilidades que teníamos, no éramos nosotros los que íbamos a
    causar nuestra desaparición. Todo se remonta al año 2017, en el que por primera
    vez se vio al asteroide Oumuamua surcar el espacio, asteroide el cual nos llamó
    mucho la atención debido a sus características tan inhabituales, que hasta se llegó a
    pensar que podría haberse tratado de una nave extraterrestre, algo que a día de hoy
    no es tan descabellado, y es que se trataba de una especie de cometa teledirigido.
    Nunca se ha llegado a saber exactamente el por qué de lo ocurrido, pero se
    especula que la redirección del asteroide Oumuamua se debió al momento en el
    que se establecieron las primeras colonias en Marte de la mano de Elon Musk,
    podemos deducir que alguien o algo nos había estado vigilando y que no querían
    vernos avanzar como civilización o, lo que es peor, suponer una amenaza. Un grupo
    de científicos estuvo investigando esta nueva trayectoria del asteroide y vió que
    impactaría con la Tierra en el año 2144, algo que reforzaba aún más esa teoría.
    Los años posteriores a hacerse pública la noticia fueron desastrosos, los
    gobiernos se desmoronaban y la población pedía lo imposible, y, por si fuera poco,
    desalojaron gran parte de Australia causando así una gran sobrepoblación tanto en
    Estados Unidos como en Europa. Fue ya en 2103 cuando la Agencia Espacial
    Europea dio a conocer el proyecto que habían desarrollado en conjunto con la
    NASA, SpaceX y el gobierno de los EEUU y la Unión Europea. Habían necesitado
    construir una gran base en el norte de Australia y sobre nuestras cabezas, habían
    desarrollado una titánica estación espacial la cual nos impulsaría hacia las estrellas,
    se trataba de un Anillo de Bishop, una mega estructura espacial que gracias a la
    fuerza centrífuga es capaz de formar su propia gravedad y, de este modo, su propia
    atmósfera. La estación, actualmente nuestro hogar, a la cual llamaron BishopRing-1,
    estaba totalmente equipada para vivir y producir lo necesario para las suficientes
    generaciones hasta llegar a nuestro destino, Proxima Centauri, lugar donde el ser
    humano podría empezar de cero e intentar vivir en paz. Solo faltaba una cosa, la
    tripulación. Esto fue lo más difícil de decidir, y es que realmente pocas personas
    conseguirían sobrevivir a esa extinción masiva, es decir, quedarse en la Tierra
    suponía un final asegurado, cogieron a las mejores mentes de distintos ámbitos sin
    importar el estatus social para ser pasajeros de la BishopRing-1 y así poder darle una segunda oportunidad a la raza humana, dejando atrás a las otras millones de
    personas que habían dado sus vidas por estos 1.000 afortunados.
    Ya en el año 2110, con todo listo, la estación espacial partió rumbo hacia lo
    desconocido y el resto, es historia. Hasta el día de hoy, año 2233, año en el que
    posiblemente se termine la historia de la raza humana, y es que solo queda un
    último comunicado que dar, nos han encontrado, o mejor dicho, nosotros los hemos
    visto a ellos.

    2050

    2050

    10 octubre 2050.
    Esto se ha vuelto un mundo de locos, los avances científicos y tecnológicos hacen que el mundo actual se vuelva loco.
    He empezado a escribir para desahogarme pero lo escribo en una libreta, de esas que se usaban 16 año atrás, no me fio
    de la tecnología dado los hechos que empezaron hace dos semanas.
    Es simple, aquello de las películas de ciencia ficción del 2021 se están volviendo reales, sobre todo el tema de los
    robots, eso ya es una locura. Ahora entiendo lo de que la realidad supera a la ficción. Básicamente todo se informatizó
    hasta llegar a un punto en el que la población de la tierra, en general la mitad son robots. Son más efectivos que los
    humanos y para las fuerza armadas son más eficaces y no lamentan vidas, también dicen que eso beneficia a la familias,
    así no se preocupan. Lo que no veo normal es esa obsesión por reemplazar a los humanos casi por completo y esta
    propuesta viene por parte del gobierno.
    Esto significa que la raza humana está en peligro de extinción por nuestra propia culpa. Sin embargo esto no es lo peor ,
    si no que dio lugar a una rebelión por parte de los androides que les hizo estar en contra nuestra. Me enteré de que fue
    por un fallo en el código de conducta de los robots, pero tengo una hipótesis, la cual consiste en culpar a alguno de los
    creadores de los últimos modelos dado que fueron los primeros en demostrar problemas y parece que el resto se
    “contagió” al igual que con un virus o enfermedad, como un apocalipsis zombi pero con robots, lo que claramente es
    peor. Realmente más que un fallo parece un virus.
    Somos unos seis supervivientes, contando conmigo claro, y ahora mismo estamos escondidos en la empresa donde
    trabajaban tres de ellos.
    12 octubre 2050
    Seguimos escondidos pero ya tenemos plan para salir, saldremos en grupo para intentar no dejar a nadie atrás.
    Hemos pasado por mucho saliendo, casi nos ven pero lo manejamos bien, supongo, fuimos lo más rápido posible en
    busca de otro lugar donde parar y la verdad es que fue difícil. Quien lo encontró fue uno de los chicos del grupo, creo
    que se llama Mikel , es Americano vino ha España en busca de trabajo en el proyecto de los robots con una idea
    mejor, según dijo el, pero no necesitaban ideas sino informáticos así que acabó trabajando en código.
    Vio una sucursal de correos, que parecía abandonada y como no había nadie, ni nada, alrededor decidimos arriesgarnos.
    Creo que cometimos un error confiando tan rápidamente, porque al entrar nos dimos cuenta de que los androides, o
    algunos de ellos, estaban dentro. Sentimos muchísima angustia pero parece que no nos vieron todavía, y seguimos
    dentro con ellos estando por ahí. Personalmente he notado que estos no se comportan como los infectados, sino que se
    asemejan más a humanos.
    Puedo afirmar que han cambiado de forma es más tienen apariencia humana, pero son más fríos al actuar, he propuesto
    que salgamos y hablemos con ellos, observándolos un poco no hemos dado cuenta de que están de nuestro lado,
    demuestran estar en contra de los robots infectados. Definitivamente vamos a salir.
    La cosa ha ido bien, hablamos con ellos y estamos de su parte, nos han dicho que se encargarán ellos de luchar y así
    pueden evitar la perdida de más de nosotros, lo hacen para que la humanidad prospere. Ha mi parecer demuestran tener
    rasgos de empatía cosa que se me hace rara dado que son robots. Creo que por hoy no voy ha escribir más en el diario,
    si veo novedades importantes realmente, sin dudar las escribiré.
    18 octubre 2050
    Ha pasado aproximadamente una semana, estos “humanos”, así hemos bautizado ha ese grupo de robots, que originales
    somos. Pero creo que es la forma más acertada dado que son muy distintos a los otros androides. Tienen un plan para
    que nosotros sobrevivamos, es sencillo han localizado un lugar completamente deshabitado donde podemos quedarnos
    mientras ellos se encargan de derrotar a la amenaza. No se si saldrá bien, pero eso espero. Nuestra vida depende de
    esto.
    22 octubre 2050
    Han pasado cuatro días desde que formamos el plan y hoy se va a poner en marcha. El lugar que nos han destinado es
    una isla muy apartada de toda civilización, es decir allí no llegaron las tecnologías, es más es una isla de reciente
    aparición.
    Estemos embarcando en un velero que nos llevara a la isla, el barco tiene arreglos para que resista a las tormentas y así
    llegar en perfecto estado. Ya en el medio del mar me di cuenta de que la ciudad cuando nos fuimos estaba arrasada y
    espero que a los ”humanos” les vaya bien en la batalla.

    28 de octubre del año 3500:

    28 de octubre del año 3500:

    Otro nuevo día comienza en Washington. Las maquinas se reactivan, los robots se despiertan, y los pájaros cantan, esta vez, cual opera prestigiosa.
    Se respiraba frescura, los purificadores de aire nunca se detenían. Las flores y los arboles emanaban oxigeno descaradamente. La energía se renueva y los “nuevos” pensamientos afloran.
    En la central de biomedicina e investigación científica, en el piso mas recóndito de el edificio, se encontraban aquellos cubículos que nadie tenía permitido apagar o encender, salvo el doctor Joan.
    Su asistente James, como de costumbre, debía revisar que todas las máquinas e inventos en desarrollo funcionen correctamente. Primero reviso los rayos, que se encargaban de curar las enfermedades que antes, se cobraron cientos de vidas, luego los robots que tenían la capacidad de establecer diagnósticos en los bebes mucho antes de su nacimiento, luego las Net-Bot en donde la magia se diseñaba.
    Casi finalizando su rutina, se tropezó accidentalmente con un brazo de un robot desarmado, lo que causo que apretara un botón que siempre tuvo prohibido tocar.
    Luces parpadeantes y todo un rechinaje de mecanismos y ranuras viejas dieron lugar a una pantalla en la pared con una especie de códigos de programación avanzadas que debía resolver, jamás vio algo parecido. No se atrevió a resolverlos. Noto que un contador se había iniciado “28 de octubre 3500, 24 horas para reorganizar y exterminar”.
    Se sobresalto, jamás había cometido un error. Escucho pasos, quitó la pantalla rápidamente, era Joan: - ¿Todo funcionando con normalidad? -.
    Tembloroso contestó: - Si señor, nada mas una idea nubló mi cabeza y no pude negarme a las redes del conocimiento-.
    -Tú, ¿una idea? Interesante, cuéntame más-. Respondió, acompañado con gestos que entonaban su superioridad.
    -Todavía no está clara señor, en cuanto lo tenga, se lo prometo que será el primero en enterarse-.
    -Espero que así sea James, te doy permiso de usar el estudio, se cuidadoso-.
    El doctor salió de la sala y James apareció la pantalla, el contador y los códigos seguían. Trato de resolverlos, falló. 2 intentos. Esta vez los iba a hacer bien, pero no tenía idea de cómo. Buscó en la computadora, en cada archivo de las memorias del dispositivo. No encontró nada parecido. Tenia que encontrar una manera, el contador no paraba. Pensó que quizás alguno de los robots desarrollados por Joan podría resolverlos. El robot estalló. 1 intento. Ahora debía ser el, imágenes pasaban en su cabeza ¿había visto esos códigos antes? Cree que si, lo volvió a intentar y resultó, una puerta se abrió, debía bajar unas escaleras.
    Bajo y estaba totalmente oscuro, una especie de estructura cuadrada cubierta de una especie de lona, botones por todas partes. Se animó y destapó la estructura. No podía creer lo que veía, era un cubículo de refrigeración, con una persona dentro. Una pantalla que indicaba, nuevamente, la fecha de ese mismo día “Reorganizar y exterminar” acompañado de un botón rojo y una ficha de diagnóstico, empezó a leer.
    Se trataba de Alice Smith, una científica que, en 1976, viajo a África en primera línea contra el ébola, lo que la llevo a contraer la enfermedad y firmar un contrato en el que seria congelada hasta cierta fecha estimada en donde su enfermedad podría ser curada, de lo contrario, el piso entero seria destruido.
    Las sociedades pasadas no tenían en absoluto buena fama en la actualidad, se los creía una contra evolución, la concepción de la avaricia humana, ya que actualmente no existían clases sociales, ni personas más privilegiadas que otras, todos tenían las mismas oportunidades, pero no muchos querían aprender. No existían guerras ni las dictaduras, la mente humana estaba en otro nivel, los lideres habían borrado de su mente sentimientos y recuerdos que los corrompían.
    Apretó el botón, la puerta se abrió y ella despertó. Entre la confusión de la mujer y su intento de acostumbrarse a la nueva atmosfera, James le repetía asustado: - Por favor no me haga daño, cometí un error y no tenia otra opción, no tengo idea de quien es usted-.
    Alice miro la fecha y le dijo: - No se preocupe, se supone que debería ser descongelada hoy, pero en manos de el doctor Joan… Si dices que fue un error tuyo, ¡¿quiere decir que no pensaban despertarme?! Tengo que hablar con él, por favor.
    James, extrañado de la actitud de su jefe se preguntaba porque razón no quería despertarla y salvar su vida.
    -Lamentablemente no creo que puedas hablar con él, tu gente no es bienvenida aquí, cambiarias el orden completo de las cosas.
    Alice pensó detenidamente, si no la iban a salvar debía salvarse. Así que empezó a desarrollar su propia cura. Estaba cerca de finalizar cuando accidentalmente activo un circuito que provocó que el ébola se extienda en toda la sociedad.

    -Martina

    73

    73

    Dos mil setecientos dieciocho años. Dos, siete, uno, ocho. Esto es lo que hemos tardado en obtener una respuesta.

    Hace quién sabe cuánto, científicos, inventores y las mentes más brillantes sobre la faz de la Tierra reunieron todo su conocimiento y esfuerzo para construir lo que llamaron la Máquina Última. Un aparato de tal complejidad y potencia que sería capaz de dar respuesta a la pregunta más humana: ¿Cuál es el sentido de la vida? Un interrogante que llevaba rondando ya la cabeza del primer homínido y en cuya solución habían reparado todos los grandes personajes de índole filosófica habidos y por haber. Parecían divagar, delirar entre sus palabras, sin un rumbo concreto ni sin una conclusión común, una respuesta unificada.

    ¿Acaso se hallaba aquí el límite de la racionalidad humana, nuestra capacidad intelectual? El hastío de una frontera fijaba un abismo en el pensamiento de superioridad e intelecto ilimitado que el ser humano había forjado durante su evolución.

    El artilugio parecía tener un futuro prometedor. Una vez más, la ciencia parecía que se decidía a cruzar los límites humanos.
    El día que se presentó el proyecto final, todos los medios de comunicación, absolutamente todos, retransmitía en directo la presentación del aparato. El seguimiento fue unánime. Aquello suponía el derribo de un linde que aparentaba no poder ser derrotado, el del conocimiento trascendental, y una posible consecuente muerte de Dios, pues la última verdad sería resuelta.

    En encenderse la gran máquina, dejó ir sus primeras palabras en un timbre robótico, casi ferroso:
    -¿Qué desean saber?
    La muchedumbre aplaudía en sus casas, en la calle, en la oficina, allí donde estuvieran viendo la retransmisión.

    El presidente del proyecto fue el encargado de formular la gran pregunta. Con voz temblorosa por la exaltación del momento, se acercó artefacto y gritó:
    -Quisiera saber cuál es el sentido de la vida.

    -Gran pregunta- le siguió la máquina-. Verás, es un asunto muy complicado y requerirá de un poco de tiempo.

    -¿Puedo conocer la cantidad?

    -Tendrán su respuesta el 14 de marzo de 9.807- Culminó.

    La fecha fue anotada con gran expectación. Tenía sentido que una gran cuestión como aquella tuviera que ser meditada durante tanto tiempo. Al fin y al cabo, el ser humano había dedicado su existencia entera a reflexionar sobre aquello sin obtener respuesta alguna.

    Allí permaneció el aparato, inmóvil, cual estatua deificada, como si de una divinidad se tratara. A pesar de la gran cantidad de años que pasaron, la fe en la respuesta se convirtió en el motor de toda una especie.
    Llegó el gran día. El ambiente tensionado, el cúmulo de nervios e ilusión a partes iguales, se hacía visible en los gestos de la población. Nuevamente, se repetía la escena. Trillones de personas atentas a las palabras de la mayor invención humana de la historia. La plaza donde se ubicaba la máquina emulaba una colmena con su abeja reina. Se acercaba el momento.

    -Buenos días- empezó.

    -¿Has obtenido una respuesta?- balbuceo una persona entre el público.

    -Me temo que sí, aunque dudo que lleguéis a comprender su grandiosidad.

    Un murmullo general se extendió en la atmósfera nerviosa.

    -El sentido de la vida es 73.

    La incomprensión de aquella respuesta provocó rápidamente una indignación general entre los presentes, quienes después de la larga espera vieron una burla en aquellas palabras.
    En poco tiempo, la máquina quedó destruida en pedazos. Aquella obra maestra, el sueño de toda la humanidad, el fin de los límites, la muerte de Dios. Toda la ilusión reducida a ceniza.

    73… 73… 73...

    AJEDREZ ALTERNATIVO

    AJEDREZ ALTERNATIVO

    Pongámonos en situación. Somos espectadores de una partida de ajedrez, pero no de cualquiera, sino de la partida de ajedrez que definirá el futuro de nuestro planeta tierra, pero empecemos desde el principio. Hace mucho tiempo millones de piedras colisionaron y se fusionaron creando así la Tierra. Por otro lado, en los núcleos de las estrellas que existieron hace millones de años, se cocinaban los átomos que mucho más tarde formarían a los humanos, hijos de las estrellas. La tierra dio vida a la naturaleza, que permitió a los humanos vivir y florecer en la Tierra creando cosas como la atmósfera, frutas y bayas, agua etc. Y aquí es donde comenzó la partida de ajedrez más importante de la historia, en la cual comenzó la naturaleza, proporcionando vida y belleza al planeta; le llegó el turno a los humanos, que optaron por un juego estratégico y consevador, se dedicaron a observar y a utilizar los recursos que la naturaleza les proporcionaba para sobrevivir y avanzar, este fue un movimiento importante, ya que los humanos comenzaron a formar grupos para avanzar y evolucionar. La naturaleza creó más animales, algunos peligrosos para los humanos, ya que no le gustaba que extrajeran recursos sin dar nada a cambio. Los hijos de las estrellas pensaron acerca de esto como obra de seres superiores, enfadados con ellos por sus malas acciones, lo que solucionaron acabando con estos animales a gran escala, buscando lujos, como bolsos con escamas de cocodrilo o el marfil extraído de los cuernos de los majestuosos elefantes, llegando así a extinguir a muchas de las creaciones de la naturaleza. Así fue como el medio ambiente decidió protegerse, haciendo un movimiento defensivo, que consistió en crear piedras preciosas, como diamantes, esmeraldas y rubíes, pero a una gran profundidad, lejos de los malvados humanos; estos, siguiendo su tendencia destructiva, optaron por agujerear a la Tierra, para obtener estas piedras preciosas con las que hacerse lujosas joyas. Jaque. ¿Que qué hizo la naturaleza? Pensó que si tal vez aportará aún más cosas a los humanos estos dejarían de atacar sin piedad, por lo que hizo que tan solo estar en contacto con ella fuera beneficioso para los humanos, reduciendo su estrés, incrementando su memoria, mejorando su esperanza de vida y combatiendo la depresión. Los humanos contentos a rabiar construyeron monumentos, parques e hicieron lo posible por rendir homenaje a “la madre naturaleza” comprendiendo la belleza, complejidad y tolerancia de esta, aunque tristemente este sentimiento duró poco, ya que mientras la tierra quería dejar la partida en tablas, los humanos se vieron empujados por la avaricia a explotar los recursos a su disponibilidad, y comenzaron a construir enormes máquinas para extraer petróleo con el que alimentar sus aparatos, estos artilugios provocaban pesadillas a la naturaleza, ya que está se sentía vacía, y traicionada por los humanos a los que tan bien había tratado. Los habitantes de la Tierra comenzaron a ver que esta ya no podía abastecer sus necesidades, ya que estos demandaban muchos recursos y estaban agotando los del planeta, y fue debido a esto que comenzaron a mirar hacia sus orígenes: las estrellas, para descubrir otro planeta que poder habitar y explotar. Para poder abandonar la Tierra crearon cohetes, que fueron mejorando poco a poco con nuevos materiales extraídos de la Tierra y creando máquinas más potentes cada vez, lo que hizo que estas se volvieran tóxicas para el planeta, emitiendo gases que rompían la atmósfera que tan cuidadosamente creó la naturaleza, alteraban las mareas, y que provocaban mares cambiantes, mientras a la vez generaban residuos de forma masiva, de manera que los humanos causaron un daño irreparable, originando la destrucción y terminación de toda vida no humana en la Tierra, además de también la auto devastación de todo lo que habían construido a partir de la naturaleza, de todas las ciudades, que se habían inundado en su gran mayoría, o se había desertizado debido a que ya no había atmósfera que protegiera de los rayos solares, y es que la misma naturaleza que le había dado todo, se lo ha quitado sin realmente quererlo, ya que no había sido un ataque intencionado,, ya que los humanos habían hecho movimientos en su propia contra sin saberlo. La avaricia rompió el saco. Jaque Mate.

    ÁKOR

    ÁKOR

    “Hemos de cerciorarnos que no exista nadie, que haya descrito nuestros hallazgos en revistas científicas, anterior a nosotros.” - Así terminaba el diario de mis padres antes de ser asesinados.
    Me llamo Emma, soy hija del Sr. y de la Sra. Lavoisier. Durante años mis padres han ido recopilando datos e información sobre una nueva, extraña y sorprendente fuerza de la Naturaleza, jamás descubierta anteriormente.
    - He creído conveniente venir a comisaría para explicarle mi relato, porque necesito su ayuda.
    El policía iba anotando en su tableta holográfica vertical todos los detalles que le iba narrando. Su rostro iba cambiando a medida que se sucedían los acontecimientos.
    Era un hombre mayor, bajito, de piel morena, grueso, canoso, con bigote pronunciado, algo risueño que bebía café Starbucks sin parar. Sorprendía ver la espuma del café en la parte superior de su bigote. Cada vez que escribía una de mis evidencias asentía con la cabeza. La que más le sorprendió fue cuando le relaté el momento en que todo parecía desencadenar los asesinatos de mis padres.
    Me pidió que detallara el escenario del crimen. Le narré que ambos se encontraban estirados boca abajo ensangrentados en el suelo del laboratorio. Este estaba todo desordenado como si alguien hubiera estado buscando algo y no lo hubiera encontrado. Entonces me acordé de que -en una de las mesas yacía un vaso de Starbucks como el que tomaba el policía. Me quedé atorada y me fui de la comisaria lo más rápido que pude. Hacia mis adentros pensaba que el policía risueño, supuestamente, podía ser el asesino de mis padres.
    Al llegar a casa, decidí coger el diario de mis padres y seguir con su investigación. En el dietario hablaba de que esta fuerza extraña venía de una Roca de algún sitio ilocalizable y que si su fuerza se concentraba de manera adecuada podría hasta revivir personas, y eso es lo que iba a hacer.
    - En ese sitio, las características para sobrevivir son completamente diferentes a las de la Tierra. Por esta razón tendré que cambiar mi estado molecular. Mi madre, que era bioquímica, estuvo investigando cómo poder hacerlo. Según dice el dietario finalizó la disolución y su antídoto que estaba guardada en un mueble donde encajaba perfectamente el collar que me había regalado mi madre antes de morir. De esta manera estaba protegido a través del collar.
    Una vez cambié mi estado molecular gracias a la fórmula, traspasé a un mundo paralelo donde se encontraba la Roca que reviviría a mis padres. Este era un mundo fantástico lleno de personas que