Istorioak

  • HELDUAK

    ENARAREN ZIENTZIA ESPERIMENTUA

    ENARAREN ZIENTZIA ESPERIMENTUA

    Udaberriko eguraldi atsegina zegoen arratsalde hartan. Eguzkiak giroa goxatzen zuen, eta haize leun goxoa zegoen. Enara eskolatik ekarri ondoren, etxean erabiltzen zituen arropa zaharrak jantzi, baita eguzkitik babesteko kapela urdina ere, eta lorategiko loreak ureztatzen ari zen Irati. Lehenik lilipak loratu ziren, udaberriaren hasieran adierazten zuten lore hori politek lorategian. Ondoren etorri ziren urkitzak. Iratik gogoko zuen ikustea nola loreek ireki aurretik zuten kolore arrosa, ireki ondoren zuria bihurtzen zen. Ostargi-belarrak ere ederrak zeuden; lorategia zuriz eta morez janzten zuten. Kalak, petuniak, ilena... kolorez beterik zegoen lorategia.
    - Baina zertan ariko da Enara etxe barruan? Ez ote du atera nahi?
    Ureztagailua bere lekuan utzi eta etxe barrura sartu zen Irati.
    - Enara, zertan zabiltza?
    Egongela nahaspilaturik zegoen, dena bere lekutik aterata, liburutegia ere hustu samar zegoen, eta bertatik Enararen logelaraino liburuak lurrean, bidea erakusten ari balira bezala.
    - Enara, lapurren bat sartu al zaigu etxean?
    - Ez dakit, ama.
    - Egongela hankaz gora dago, zure logela ere bai... pentsatu dut agian lapurren bat sartu dela.
    - Ez! Ni izan naiz! - liburu bat hartu, begiratu, utzi eta korrika beste liburu bat hartu zuen Enarak, hau ere segituan utzi eta beste bat hartu; geratu gabe zebilen hara-hona.
    - Ea, esango didazu zer gertatzen zaizun? Gaur ostirala da, eguraldi zoragarria dago eta zu, hemen, liburu artean?
    - Astelehenerako zientzia esperimentu bat egin behar dut, gelakideei aurkezteko. Ez dakit zer egin!- Negarrez hasteko zorian zegoen.
    - Tira, nik baduk ideia bat!
    - Bai? Zer pentsatu duzu?
    - Ogia egin dezakezula.
    - Ogia? Zientzia esperimentu bat egin behar dut! Ez sukaldean!
    - Ba ogia egitea zientzia esperimentu bat da. Nitaz fidatzen zara?
    - Ba... bai.
    - Has gaitezen, ba, lanean!
    Sukaldera joan ziren biak, Enara apur bat mesfidati, oraindik ere, eta eskuak garbitu ondoren, amak hozkailutik beirazko poto bat atera zuen. Barruan kolore arreko ore likatsu bat zegoen.
    - Aj! Zer da hau?
    - Orantza. Leku batzuetan berantzagia ere deitzen diote. Honekin egingo dugu ogia. Orantza hau egiteko ura eta irina nahasten dira. Baina garrantzitsuena ikusten ez den osagai bat da.
    - Zer da ikusten ez dena?
    - Legamia. Guk ikusten ez ditugun arren, airetik legamiak barreiatzen dira; hauek bizitzeko ura eta jatekoa behar dute, kasu honetan, irina jaten dute. Beste batzuek, sagarraren azukrea jaten dute, eta zer sortzen da horrela?
    - Sagardoa?
    - Hori da! Potetxo honen barruan legamiak ditugu. Hozkailuan lotan egoten dira, beraz, lehenengo lana esnatzea izango da. Oso erraza, leku epel batean jarri, sukaldean ondo egongo dira, eta ura eta irina nahastuko dizkiogu orantzari. Lotara joan aurretik gauza bera egingo dugu eta gau osoan lasai utziko diegu legamiei esnatzen joan daitezen!
    - Nik botako diet ura eta irina!
    Hurrengo goizean Enara gogotsu zegoen ogia egiteko.
    - Zeinen usain ona duen honek! Zer egin behar dugu orain?
    - Orain orantza aktibaturik dagoenez, nahi dugun ogi kantitatea egiteko behar ditugun ura eta irina gehituko dizkiogu.
    - Zein osagai gutxi behar diren ogia egiteko! Ura eta irina, besterik ez!
    - Halaxe, da. Gatz apur bat ere botako dugu. Eta ez ahaztu legamiak hor daudela, eurek egiten dute lan handiena! Primeran! Orain eutsiozu oreari mutur batez, tira kanporantz... hori da, eta tolestu erdirantz... eman buelta oreari eta berriro egizu gauza bera... jarraitu oratzen!
    Enarak orea lantzen jarraitu zuen.
    - Dibertigarria izan da!
    - Bai, eta orain bai oreak eta bai guk atsedena behar dugu. Zapi busti honekin estalita utziko dugu eta legamiei lanean utziko diegu lasai-lasai.
    - Denbora luzez?
    - Ba orain ordubete utziko dugu, gero ogiari forma eman eta gero lau-bost ordu gehiago utziko dugu.
    - Eta sukaldean ez du bero gehiegi egiten?
    - Ez! Epelean lan gehiago egiten dute! Eta bukatzeko labean sartuko dugu ogia.

    Aitorrek harro bukatu zuen bere azalpena.
    - Eskerrik asko, Aitor. Interesgarria izan da zure esperimentua. Dilistekin bezala, beste landare batzuekin ere egin dezakezue proba, hazitik landarea nola sortzen den ikusteko. Pipak nola irekitzen diren ikustea, izugarria da! Ea, Enara, zure txanda. Zer ekarri duzu?
    - Amaren laguntzarekin egin dudan ogia.
    - Hara! Azaldu iezaguzu pixka bat.
    - Ogia egiteko bi osagai nahiko dira, ura eta irina. Tira eta gatz apur bat. Baina garrantzitsuena legamiak dira. Legami batzuek hartzidura alkoholikoa egiten dute. Prozesu honetan glukosatik etanola eta karbono dioxidoa sortzen dira. Azkeneko hau, gasa denez, zabaltzen hasiko da orearen barruan eta ogia harrotu egiten da. Labeko berotasunarekin, berriz, etanola lurrundu egiten da. Ogia egiteko legamia erosten dugunean, hartzidura hau egiten duten legamiak soilik izaten dira. Baina ogia egiteko orantza erabiltzen badugu, hauez gain, badira beste legami mota batzuk ere, hartzidura laktikoa egiten dutenak, hain zuzen ere. Hartzidura honetan laktosa eta maltosatik abiatuta glukosa eta azido laktikoa sortzen dira. Honi esker, guk errazago digeritzen dugu ogia. Jogurta esnea baino errazago digeritzen dugu bezalaxe.
    - Oso ondo, Enara! Etxean ere zientzia ugari dago eta bikain azaldu diguzu ogiarena. Dilistak, ogia... zuek ez zarete goseak hilko, ez horixe!

    Mundu Alternatiboak

    Mundu Alternatiboak

    Inoiz entzun duzue egiten dituzuen gauza guztiek ondoriak ekartzen dituztela? Zer gertatuko litzateke, doministiku egiten duzunean tornado bat sortzen duzun mundu batean?
    Horretaz ikertzen ari naiz beste zientzialari batzuen laguntzarekin.
    -Maggie, ikusi zer aurkitu dudan!- Korrika altxatu nintzen nire aulkitik ikusteko zergatik zegoen hain pozik, nire laborategiko kidea, Rick.

    -Zer gertatzen da Rick?- Galdetu nuen jakin-minak jota. Hark euforiaz beteta erantzun zidan.
    -Frogatzen ari nintzen nola dabilen ekarritako makina berria, eta bat-batean zerbait detektatu du-
    - Ez dut ezer ikusten… - erantzun nion makina aztertu ondoren

    Minutu batzuetaz isilean egon ginen, haren begietara ikusi nuen. Eta bakarrik ikusi nuen etsipena. Baina tentsioz betetako momentu honek eten egin zuen doministiku egin nuenean.

    -Ikusi hau! - Esan zuen Darylek pentsatsen nuenean ez genuen ezer aurkituko
    -Doministiku egin duzunean, makinak zerbait detektatu du… Mugimendu bezalakoren bat-
    -Froga bat egiten ari nintzen, eta makinaren argi hori bat piztu egin da-

    Grabazioa ikusi eta gero, harrituta geratu ginen guztiok… Bizitza zegoen partikula guztietan? Baina ez nago hitz egiten microbio bati buruz. Hitz egiten ari naiz pertsonen bizitzaz.

    -Badakizue zer esan nahi du honek?- Galdetu nuen, argi izateko, hori ikusi zuen bakarra ez nintzela egiaztatzeko.
    -Ondo ikusten dut, eta ziur nago ondo ikusten dudala. Horrek esan nahi du mundo alternatiboak daudela- Erantzun zuen Darylek, besteak bezain harrituta.
    - Aurkikuntza zientifiko oso inportantea egin dugula ere esan nahi du, eta… Kontuz ibili beharko dugula. Oraindik aurrera, egiten dugun guztia kaltegarria izan ahal da besteentzat.- Gehitu zuen Rickek kezkatuta.
    -Jarraitu behar dugu ikertzen mundu horiek eta, ahal badugu, zehaztu nola lagundu izaki horiei- Erabaki nuen poz-pozik.

    Baina orain kezka berri bat nuen; beharbada beste mundu bat dago, gurea baino handiagoa. Eta edozein momentutan hori hilgarria izan ahal da gurentzat. Neure buruari galdetu nion ea beste munduko jendeak al zekien zer gertazen zen benetan.



    -Zer izan da hori!- Oihukatu zuen Jack-ek
    -Ez dakit, baina izan da erraldoi batek indarrez zapalduko balu bezala- Esan zuen zazpi urteko neskak, Emily izenekoak.
    -Edo agian doministiku egin du- Erantzun zuen bere ahizpak, Jenna izenekoak.
    - Joan behar dugu Adrik-engana, berak jakingo du zer gertatzen den- Esan nuen konbentzituta
    - Liz, hori lelokeria bat da!- Esan zuen Jack-ek guztiz urduri zegoena. - Badakizu nola den Adrik, ero dago! Zer jakingo du zientzialari ezgai horrek?- Amaitu zuen Jackek, tomate bat bezain gorri, bere nahasmena erakutsiz.

    Azkenean joan ginen zientzialari horrengana. Nire uztez ez zegoen hain erosoa, bakarrik pentsamolde desberdina zeukan. Heldu ginenean ikusi genuen gizon heldua horri birak ematen beren laborategitik. Zerbait ikertzen ari zen, hori argi geneukan. Laborategia hankaz gora zegoen, gainera ez zigun ikusi.

    -Ikusita? Bere munduan dago, beti bezala. Joan ahal gara? Ez dugu ezer aukituko bere laguntzarekin. Denbora alferrik galtzen ari gara- Jacki ez zitzaion inoiz gustatu gizon arraro hori.

    Bat-batean, Adrik-ek bira egin zuen, Jacki entzun balio bezala.

    -Suposatzen dut etorri zaretela erantzunak nahi dituzuelako, arrazoia dut?- Galdetu zuen. Eta erantzun bat itxaron gabe berriro buelta eman zen eta irrikatutako azalpenekin hasi zen.

    -Egia esan, ez dut oso ondo ulertzen zer gertzatzen ari den. Baina hipotesi batzuk dauzkat- Beti bezala, doinu dramatiko batez hasi zen. -Mundua amitzen aria da, goian dagoen izaki boteretsua hori haserretuta dago edo agian bolo-jokoan dago lagun batekin- Amaitu zuen txantxan tentsioarekin amaitzeko.

    -Hil egingo gara?- Galdetu zuen Jennak, malkoekin bere begietan
    -Ziur aski bai eta..-- Hasi zen Adrik bere erantzuna moztu izan aurretik.
    -Ez, ez hartu aintzakotzat esaten duena. Inor ez da hil egingo- Baina neska txikia lasaitu aurretik, beste soinu oso indar bat entzun zen.
    - Erraldoia da! Hil egingo gaitu- Esan zuen Emily negarrez hasi Jennarekin baino lehen.
    -Ene! zer ari naiz ikusten? UFO bat da? Ez! Makina bat da- Guztiek atera genuen burua lehiotik ikusteko zer zen hura.
    -Guregana dator ala zoratzen ari naiz? - Gakdetu zuen helduenak.
    -Jada zaude zoratuta- xuxurlatu zuen mutilak.
    -Egia da etortzen ari da!-

    Korrika hasi ginen guztiok makina hegalari horretatik. Baina korrika hasi ginenez gero, lehioa zabalik geratu zen.
    - Ez kezkatu, zure laguna naiz- Esan zuen makina bereziak.
    -Zabor horrek hitz egin digu?- Galdetu zuen zientzialaria.
    - Ez naiz zaborra, jauna. Etorri naiz beste mundu parelelo batetik-
    -Bai, eta nik jainko bat naiz- Erantzun zuen Jackek sarkasmoarekin.
    -Egia da, eta soinu indar hori izan da zientzialari batena doministiku egiten- Azaldu zuen makinak.
    - Baina orduan zientzialaria oso handia da, zergatik zu zara hain txikia?- Galdetu nuen
    -Makina bereizgarri batzuekin-

    Hori esaten zuen mundu gehiago zeudela gure begien aurrean eta ez nekien? Eta zer gertazen zuen mundu horiekin? Joan ahal ginen beste mundu batzuetara?

    ZAHARRAK BERRI ETA BERRIAK ZAHAR

    ZAHARRAK BERRI ETA BERRIAK ZAHAR

    Kaixo,

    Orain dela 86 urte jaiotako gizona naiz, bueno gizona baino zaharra, bere zimurrak ikusteko gai ere ez den zaharra. Medikuak esaten dit zaharra hitza ez dela komenigarria erabiltzea, adineko pertsona naizela dio, bai zea! Berak sinistuko du hori. Uste du txoratu egin naizela adinagatik eta errealitatea fikziotik ez dudala desberdintzen eta egia da, berak agindutako pirulak hartuta hala gertatzen zaidala baino bestela nere onean nago. Askotan, nazkatzen naiz egunero hartu beharreko medikazioa behar bezala hartzeaz jeiki bezain pronto pirula bat, gosaltzean bi pirula, bazkaltzean bestea, azukrea neurtu, apuntatu, beste pirula bat eta horrela egunero. Nekagarria da eta beraien koloreak egunean marrazten zaidan irrifar xume hori eragin arren batzuetan boikot egiten diet eta ez ditut hartu beharreko pirula guztiak hartzen.

    Gainera, medikuak dio ardo kopa bat edatea, gazta zatitxo bat jatea edota ondutako elikagaiak hartzea “kontraindikatuta” daukadala. Beti bere hitz jaso horiekin, zein nazka! Bisita bakoitzero erdia ulertzen diot eta beste erdia, ulertzen dudan hori, ez zait bat ere gustatzen. Egia esan, ez diot inoiz bere indikazioei batere zentzurik topatu, zer kalte egingo dit neri gazta puxketa batek. Diagnostikoaren aurretik, Inaxiorekin astero geratzen nintzen ardotxo kopa bat hartzeko eta bere baserriko gaztarekin poteo txiki bat egiten genuen, gure gaztaroko momentuak gogora ekarriz eta orain ezinean nabil. Faltan botatzen dut biltzen ginen une horiek.

    Orain bakar bakarrik nago, testu hau nere buruari idazten, bukatzerakoan irakurri eta zakarrontzira botako dut. Behin barneko korapiloa askatuta nere buruari entzuteko gai naizela iruditzen zait, ulertua sentitzen naizela eta horrek askatasuna ematen dit. Sentimenduak idatzitako hitz fisiko batean bihurtzea beharrezkoa suertatzen zait askotan, bulkada bat bezala sentitzen dut. Gaurkoan, bulkada triste bat.

    Nire medikua depresioa dudala normalizatzea dio dela onena, adineko pertsona gehienek depresioaz jota daudela. Ba tira, aldatu beharreko zeozer izan beharko da, ezta? Askotan dementzia dela medio ez digute kasorik egiten pena emanten dugula, sufritzen dugula ere diote baina, inoiz geratu egin dira entzutera gure sufrimendua, inoiz galdetu al digute? Ez...
    Gure hitzak balio gabe geldituko balira bezela da. Nik badaramatzat bizitzako azken urteak horrela eta nekatuta nago. Ezer ez doa hobera, gutxi barru nire errealitatea aldatzen joango da beraz bidezidor berri baten bila joango naiz sufrimenduarekin amaitzeko.

    Agian behar nuen bakarra elkarrizketa bat zen, hori bakarrik, hain siplea. Elkarrizketa bat.

    - Ate-hotsak - Kaixo aitona? Hor al zaude?


    GAZTEAK

    ADAN ETA EVA, NOLA HASI BERRIRO?

    ADAN ETA EVA, NOLA HASI BERRIRO?

    Noren esku dago gure etorkizuna?
    2022ko uztailaren 4a, Guacayo mendiko instalazio sekretuetan, non komunitate zientifikoak meteorito batek gizateria desagertzeko data zehaztu duen.

    Ana, Pedro, Sofia eta Miguel zorionekoak lan-eskaintza bat jasotzeagatik, non beraiek uste baino ekarpen handiagoa egin beharko zuten, zehazki euren bizitza propioa.
    Lau kandidatu horiek hainbat ezaugarritan nabarmentzen ziren: Sofia matematikan, Ana genetikan, Pedro ingeniarian eta Miguel astrofisikan.

    Lau hautagaiek munduko laboratorio onenetariko batean lan-baldintza paregabeak eskainiz jasotako emaila egun berean iritsi zitzaien guztiei. Eskatzen zitzaien baldintza bakarra gailu elektronikorik ez eramatea zen eta 48 ordu zituzten erantzun bat emateko, beraz argi eta garbi zegoen erantzuna.

    Hurrengo goizean, parte-hartzaileak hitzartutako data eta lekuan egon ziren, bizitza aldatuko dien bidaiari ekiteko. Hegazkin handia ikustean, aireportu abandonatuak ez zien susmo txarrik sorrarazi, beraz, inolako zalantzarik gabe igo ziren, etorkizun hobe baten bila.

    Lurreratu ondoren, email bidali zieten enpresako antolatzaileek luxuzko etxe batera eraman zituzten. Dena lasai zegoen, inork ez zuen ezer susmatzen. Hurrengo goizean, lau gazteek gutun bat aurkitu zuten, lanpostu horretarako hainbat proba egin beharko zituztela adierazten ziena, eta horietako bakoitzean haietako bat deskalifikatuko zuten.

    Behin gosaria bukatuta, probak berehala hasi ziren. Lehenengo proba kide baten odola ateratzea eta ondoren aztertzea zen, zein odol-taldetakoa zen jakiteko. Laginak aztertu ondoren, enpresak horietako bakoitzaren adn-a lortu zuten, eta beraz, jada ez zitzaizkien erabilgarriak izango autatutako neska-mutilak.

    Gosaria jan ondoren, haietako hiruk zapore mingotsa nabaritu zuten, beraz, pozoituak izan ziren. Mazedonia pozoitua probatu ez zuen bakarra Sofia izan zen, beraz berak bizirik iraun zuen .
    Biharamunean, bere lagunak ez zeudela ikusirik, izuturik etxe handiko korridoreetatik korrika hasi zen, ateei bultzaka eta irteera baten bila.

    Ezusteko mingots bat izan zen ate horietako bat irekitzean eta kristalezko edukiontzi batzuk aurkitu zituenean, non klonak sortzen ari zirela ikusi zuen, klonak sortzen parte hartzaile guztien ezaugarriak zituztenak, lehenengo frogan ateratako odolari esker.
    Izututa, konturatu zen ez zela inoiz bizirik aterako bere geneak lapurtu zizkion etxetik.

    Esperimentu hau egin zuten zientifikoak helburu bezala gizateriak beste planeta batean bizirik jarraitzea zen, beraz hasiera-hasieratik lan eskaintza gezurra zen.
    Beste planeta batean bizirauteko, ezaugarri ezberdinak zituzten neska eta mutil bat klonatu zituzten eta Martera bidali, gizakien espeziea ez desagertzeko.

    AFRIKAKO EMAKUME MIRESGARRIAK

    AFRIKAKO EMAKUME MIRESGARRIAK

    Afrika, 8500 haurren heriotza egunero desnutrizioaren ondorioz.
    Afrika, pobrezian murgildutako herrialdea.
    Afrika, haurren esplotazioa.
    Afrika, etengabeko goseteak.
    Mundua, 10 milioi hildako minbizia dela-eta.
    Afrika, 2022ko apirila. Mundu osoko egunkarietan, inork espero ez duen berria agertu da: “Ahalegin, esfortzu eta dedikazio askoren ondoren, Afrikako hiru emakume zientzialarik minbiziaren kontrako txertoa aurkitu dute.”

    ******************************
    Flashback 2015ean…

    Txikitatik haien zientziarekiko grinari jarraituz, Mangaka Matoetoe, Wangari Maathai eta Aster Tsegaye Abebe, Burundiko (Afrikako herrialderik txiroenetariko bat) laborategian minbiziaren aurkako txertoa aurkitzeko ikerketa lanetan hasi ziren.
    Minbiziaz infektatutako bi pertsonen ADN-a (azido desoxirribonukleikoa hain zuzen ere, adenina, guanina, zitosina eta timina sekuentzia) erabiliz hasi zuten ikerketa. Hainbat aste behar izan zituzten gaixotasuna eragiten duen antigeno hori ADN-an aurkitzeko. Behin hori eginda, txertoa prestatzeko beharrezkoak diren bestelako osagaiak gehitu zizkioten: substantzia tentsio aktiboak, txertoaren osagai guztiak nahastuta edukitzeko; txertoan osagai aktiboak ez diren hainbat elementuren kopuru txikiak ( arrautza-proteinak, legamiak edo antibiotikoak, esate baterako); diluitzailea txertoa kontzentrazio egokian diluitzeko; eta, azkenik, txertoarekiko erantzun immunitarioa hobetzeko substantzia (aluminio fosfatoa, aluminio hidroxidoa edo potasio alumbrea). Orduak, egunak, asteak, hilabeteak ere lanean egon ziren osagai guzti hauek ondo nahasteko asmoz. Baina lanak ez ditu beti fruituak ematen eta, tamalez, ez zuten lortu. Oraingoan, behintzat.

    Lehenengo saiakuntza: txertoa lortuta, baina, animalia batengan frogatzean, ondorio onik ez. Frustrazioa, tristura…. Baina kemena galdu barik, konposizio aldaketari ekin zioten.

    Bigarren saiakuntza: Munduko laborategirik garrantzitsu eta boteretsuenetariko batekin,“La suiza Roche”, alegia, egin zuen topo gure emakume zientzialari taldeak. Elkarlana? Laguntzeko asmoa? Ez, guztiz kontrakoa! Afrikako "Manwanas" laborategia hankaz gora agertu zen goiz ilun batean… Zer dela eta? “La Suiza Roche”-ko ikertzaileek txertoa lapurtu nahia. Ez zuten lortu, Wangari Maathai bertan zegoelako lanean eta garaiz konturatu zelako, baina zoritxarrez, prestatutako nahaste guztia lurrera bota zuten eta hauspeakin ontziak, saihodiak… apurtu ziren. Frustrazioa berriro ere. Haserrea. Amorrua. Europa ez al da zibilizazioa, aurrerapena, baliabide guztiak dituen kontinentea? Zergatik, orduan, gure laborategi txiki eta ziztrin honen kontra jokatu?
    Galdera hauek alde batera utziz, berriro lanari ekin behar…Oztopo berri bat oraingoan: dirua. Afrikan “esponsor” izenekoak lortzerik ez baita erreza….Baina tira… baliabide gutxiago izanda ere, ez zioten lan egiteari utzi, ikerketekin aurrera jarraitu zuten eta akatsak nondik zetozen ulertzeko gai izan ziren. Esaterako, ez zuten txertoa kontzentrazio egokian diluitu eta gainera diluitzailea txertoa jartzerako orduan bota behar zela ohartu ziren.
    Aurreikusita zuten epemuga luzatu zitzaien diru murrizketaren ondorioz, baina denak dauka bere alde ona, eta urte horietan, Afrika eta herrialde aurreratuetako minbizi kasuei buruzko ikerlan zientifiko sakona egin zen eta garrantzi handiko ondorio bat plazaratu zen: gosetea zegoen herrialdeetan minbizi kasuak gutxiago zirela. Gure emakume zientzialariek honen zergatia bilatzeari ekin zioten, eta ADN-an aurkitu zuten arrazoia, gosea pairatzen zutenen inmunitate-sistemak, minbiziaz babesteko gene bat sortzen baitzuen. “Hor dago koxka!” pentsatu zuen gure hirukoteak. “Hau ikusita, gene hori erabiliko dugu txertoa eragingarria izan dadin!”.
    Eta, berriro ere, amorerik eman gabe, ilusioz eta itxaropenez beterik lanari ekin zioten.
    2020rako txertoa eginda zuten, jendearekin frogatzea falta zen soilik. Ez zen gutxi, baina!
    Urtebete frogak egiten eman ondoren, behingoz oniritzia eman zitzaion txertoari!!! Ikaragarria une horretan gure emakumeen sentimenduak: alaitasuna, poztasuna, ondo egindako lanaren harrotasuna…
    Mundu “zibilizatuaren” erantzuna, ordea, ez zen izan haiek espero zutena. Nola da posible minbiziaren aurkako txertoa Afrikako laborategi ziztrin batean lortu izana?? Eta 3 emakumek lortu dute gainera?? Eraginkorra izango da txerto hau?? Azpigaratutako kontinente batez fida gaitezke??
    Berriro ere frustrazioa,egoneza, haserrea, tristura.
    Mesfidantza hau gure hirukotearentzat mingarria izan arren, kemena mantendu zuten. Benetan miresgarria! Baina hain harro zeuden lortu zutenaz, ezen indartsu sentitzen ziren mundu guztiari helarazteko.
    Horrela, 2022ko apirilean, azkenean,txertoa mundu osora zabaltzea lortu zuten. Une horretatik aurrera, Europak eta gainerako herrialde “garatuek”, Afrikaren laguntza beharko zuten minbizia kasuak jaisteko. "Manwanas" laborategiak baldintza bakarra jarri zuen bere txertoaren formula elkarbanatzeko: herrialde bakoitzak Afrika pobreziatik irten ahal izateko ekarpen txiki bat egin zezan.
    ******************************
    Flashforward: 2025 urteko Nobel Sarietako galan…

    - Orain ikerketaren Nobel Saria banatuko dugu. Sari hau 3 emakumeentzat da, Mangaka Matoetoe, Wangari Maathai eta Aster Tsegaye Abeberentzat, zailtasun guztien gainetik, minbiziaren aurkako txertoa asmatzea lortzeagatik. Gora emakume zientzialariak eta gora zientzia!

    Gure hirukotea, gertatzen ari zena sinetsi ezinik, aho bete hortz geratu zen. Emakumeen sentimenduak adierazi ezinak ziren, sentitzen zuten poza ikaragarria haien aurpegietan isladatuta. Burundiko jantziek kolorez eta alaitasunez bete zuten urte horretako gala!

    Sari horrek, saria bera baino haratago, gauza garrantzitsu bat adierazi zion munduari: Marie Curiek, Barbara McClintock-ek edo Rachel Carsonek beste garai batzuetan erakutsi bezala, zientzia ez dela soilik gizonezkoentzat eta dirudunentzako, ezta herri garatuentzako. Kemena da sekretua. Lana. Ilusioa. Gure hirukotearentzat amore ematea ez baitzen inoiz aukera bat izan, eta beti aurrera jarraitu zutelako, egun latzenetan ere eguzkia agertuko zela sinetsiz.
    Benetan miresgarria!

    ******************************
    Flashforward 2030 urtea

    Mundu osoko egunkarietan:
    “Afrikak pobreziatik irtetea lortu du, minbiziaren aurkako txertoaren eta munduaren laguntzaz”
    “Minbiziak eragindako heriotzak 0 izan dira eta minbizia kasuak %50 jaitsi egin dira 2022 urtetik hona”

    Albiste hobeagorik egon daiteke?

    AMETSAK DISEKZIONATZEN

    AMETSAK DISEKZIONATZEN


    Begiak irekitzean, argi izpi handi batek, foku batetik zetorrenak, erabat itsutu ninduen. Behin kontzienteago nengoela, ingurura begiratu ahal izan nuen argiago. Arrotz sentitzen nintzen, inoiz ez bainintzen hemen egon, lehenago nire oinek ukitu gabe zegoen zoru ezezagun bat zapaltzea bezalakoa zen. Oso nahastuta nengoen arren, birritan pentsatu gabe baso misteriotsu haren sakonera sartu nintzen. izan ere, nire atzean
    ezohiko sasiz estalitako horma handi bat besterik ez zegoen. Hamar minutuz leku hartan ibili ondoren, konturatu nintzen dena oso bestelakoa zela errealitatearekin alderatuta. Jiratuta nengoen bitartean, zuhaitzak niri begira zeudela sentitzen nuen eta iluntasun izugarri haren sakonean bazirela silueta bitxi batzuk, etengabe barre txikiak egiten zituztenak, niri barre egiten ari balitzaizkit bezala.

    Lurrera begira jarraitu nuen, inolako ezagutzarik gabe, eta bat-batean kolpe handi bat hartu eta lurrera erori nintzen. Talka horren erruz, burrunba egin nuen lurraren kontra; hau hautsi egin zen, baso hartatik askoz beherago zegoen hutsune batera eroraraziz. Denbora tarte baten ostean, gela karratu deigarri samar batean esnatu nintzen, modu sofistikatuan apaindua: koadroz beteta zegoen eta gela erdian, lurrean, giltza bat ikus zitekeen. Birritan pentsatu gabe, giltza hartu nuen eta. sarrailaren baten bila nenbilela, gelaren ezkerreko izkinan zegoen koadro bati erreparatu nion. Bertan, natura irudikatzen zuen emakume baten silueta ikusten zen marraztuta; haren ondoan, elefante bat irudikatzen zen, zori eta itxaropen betikoaren irudi gisa. Margolanari begira nengoen eta ezkerretarantz pixka bat mugitzen ari zela ikusi nuen, pixka bat aldenduta baitzegoen. Koadroa biratu nuen eta lurrera erori zen, kolpe zaratatsu samar bat eginez. Soinu gogaikarri hura alde batera utzi eta atzean zegoenari begiratu nion.

    Nire harridurarako, aireztapen-hodi bat aurkitu nuen. Gelako irteera bakarra zen, beraz, ez nuen beste irtenbiderik izan. Atzealdean argi urdinxka bat ageri zela ikusi nuen, eta hoditik labaindu nintzen laborategi moduko batera iritsi arte. Gauza asko zeuden lurrean sakabanatuta; hala nola xiringa erabiliak, kirurgia-tresnak eta medikuen maskarak, identifikatzen ez zekien likido likatsu batek estaltzen zituenak. Laborategiaren erdian ohatila bat zegoen. Hari lotuta zeuzkan sokak, halako moldez non bazirudien norbait lotu ziotela, bere esperientziarik txarrenaren itxura emanez. Egoera horretan pentsatzearen atsekabegatik, burua jiratu nuen gelako eskuineko hormara begiratzeko asmoz. Atzera egin nuen hura ikusi izanak sortu zidan harriduragatik. Kristal garden handi bat zegoen horman. Atzean, agure baten gorputz biluziaren irudia ageri zen, gizon hori oraindik bizirik zegoen, itxura kaskarra eman arren.

    Zer gertatzen zitzaion ikustera hurbildu nintzenean, halako bira bortitza egin zuen, non kristala jo baitzuen. Kristala puskatzen ari zela ikusi nuen. Oso izututa nengoen eta irtenbideren bat bilatzen saiatu nintzen, baina aireztapen-hodia desagertua zen. Ezin izan nintzen erreakzionatu, beldurrak geldirik nengoelako, gizakiak kristala apurtzea lortu zuen eta, birritan pentsatu gabe, oldartu egin zitzaidan. Ezkerreko besoa hartu eta bere ahora eraman zuen. Orduan jo zuen halako haginkada, non minak esnarazi ninduen. Begiak zabaldu zitzaizkidan oinaze hura sumatzean. Gizon zahar hark kosk egin zidan gela bera zirudien, eta oraingoan, ohatilari lotuta zegoena, neu nintzen. Minez bihurritu nintzen erizainetako batek xiringa bat injektatu zidanean, lehen ikusi nuen likido likatsua zeukana.

    - Jarri lasaigarriago! -oihu egin zuen haietako batek.
    - Zer moduz doa esperimentua? Lortu al dituzue proposatutako emaitzak? -bota zuen ahots urrun batek.

    Ez, haluzinazio batzuk izan ditu-.

    Bigarren ahots hori gero eta hurbilago zegoen. - Oraingoz, ezinezkoa da helburu duen loa maneiatzea.

    . Horretan ari gara.
    Xuxurlaka, nire belarriaren ahurrean, hau esan zidan:

    - Ongi da, seruma eman eta ikus dezagun egoera noraino irits daitekeen.







    Erosioa

    Erosioa

    Ez dut nire izena gogoratzen. Ez ditut nire seme-alaben izenak gogoratzen. Ez
    dutgogoratzen inoiz seme-alabarik izan nuen. Haurrak al ditut? Zenbat urte ditut? Non
    nago? Zein da nire izena?
    —---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Endekapenezko gaixotasuna, oro har, gaixotasun kronikoa da. Zelulen aldaketa
    degeneratiboetan oinarritutako prozesu etengabea gertatzen da. Bertan, kaltetutako ehun
    edo organoen funtzioak edo egiturak okerrera egiten du denboraren poderioz..
    —---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    - Ama? Ama? Zurekin hitz egiten ari naiz, ez didazu entzuten?
    - Ay, maitea; bai, bai, zer esan didazu?
    - Ondo al zaude?
    - Bai. bai laztana, esan.
    - Nicok gol bat sartu du gaur futbol partidan eta zuri dedikatu dizu,ikusi duzu nola
    gogoratzen den zutaz? Denok oroitzen gara asko zutaz.
    - Bai, baina hemen txakur bat bezala entzerratuta nago, zuregatik. Etxera joan nahi
    dut.
    - Ama, askotan hitz egin dugu gai honi buruz. Etxean al zaude jada.
    - Hau ez da nire etxea! Nire e-txe-ra joan nahi dut!!
    - Ama, lasai lasai. Flora, etor zaitezke?
    - Jauna? esaidazu - esaten du Florak gelara sartzean.
    - Prestatu tila bat amarentzat, mesedez.
    Oso horma zuriak ikusten ditut. Ez koadrorik, ez margorik. Badakit ez nagoela etxean,
    bizitza guztian marraztu dut eta. igaro den denbora luze horretan zehar, nire senarrak
    hormetan zintzilikatu dituen ehunka koadro bildu ditut. Hala ere, non dago nire senarra?
    - Pedro, non dago zure aita?
    - Orain ez dago, ama
    Beste gezur bat! Etxean dago noski, ez bada, nork egiten du hainbeste zarata mailuaz?
    Jose, ziur aski, nik marraztu dudan margolanen bat zintzilikatzen ari da horma huts horietan.
    - Non daude nire margolanak?
    - Argazkiak zintzilik daude, ama, beti bezala. Ikusten duzu? Belardiaren argazkia hor
    dago, eta beste horman, aintzirarena. Hemen daude beti zurekin.
    - Ene bada! Hor ikusten ditut. Kendu dituzu eta berriro jarri dituzu, ezta??
    - Ez, ama. Han zintzilik daude beti.

    Begoña bere besaulkian eserita zegoen, Pedro semearen ondoan. Eskuineko aulkia, hutsik,
    hotza, inoiz itzuliko ez zen gizon baten zain, orain protagonistarena zen katu batek hartuta
    zegoen. .
    - Nicok hau emateko esan dit- Pedrok bere poltsikotik marrazki bat ateratzen du, mutil
    bati baloiari ostiko bat ematen erakusten duena- gustatzen zaizu?
    - Aiii, noski baietz! Zein polita den nire mutila!. Zure aitari esango diot marrazkia
    horman zintzilikatzeko. José! José! Eseki mutikoaren marrazkia, mesedez.
    - Ama, aita ez dago hemen, nik zintzilikatuko dut.
    - Ez, utzi zure aitari. José!!!
    Bitartean, Flora sukaldean janaria prestatzen ari zen. Florak gatz pixka bat bota zuen
    hemen, piper pixka bat han... Begoñaren platerik gogokoena prest egotetik oso gertu
    zegoen. Apur bat gehiago gozatzea eta su motelean berotzea besterik ez zen falta.
    Zein da usain hori? Nor ari da sukaldaritza, hemen bakarrik banago nire katuarekin? Seguru
    bizilaguna dela, beti leiho zabalik kozinatu behar duena. Zein mania gogaikarria. Denok
    haien plater perfektuak usaindu beharko bagenitu bezala. Zein aspergarria den!
    Pedrok galduta du begirada. Bere ama bere margolanak, bere katua, bere lagunak edo bere
    senarraren heriotza ezagutu gabe ikustea... hutsik sentitzen da. Noiz galdu zuen? Noiz
    geratu zen amarik gabe? Oraindik han zegoen eta, aldi berean, ez zegoen. Begoñak
    aspaldian alde egin zuen, nahiz eta batzuetan harengana itzultzen zen, bere semearengana.
    Platera ia prest zegoen, erramu hosto pixka bat besterik ez zuen behar. Pedro bere
    eserlekutik altxatu eta, tristurak bihotza gainezka zuela, Florari hurbildu zitzaion, besarkada
    handi batez agur esatera.
    - Bere plater gogokoena egin dut -esan zuen Florak- ziur oraingoan funtzionatuko dela
    eta José gogoratuko duela.
    - ez saiatu gehiago, Flora -esan zuen Pedrok burumakur-, denbora alferrik galdua da.
    Florak triste begiratu zuen kea zerion platera. Gaixotasun honek pertsona baten identitatea
    osatzen duen guztia ezabatzen du. Begoñaren aurrean eserieta leuntasunez jaten ematen
    hasi zitzaion.
    - koilaratxo bat gehiago eta bazkaltzen bukatu dugu, Begoña. Ireki ahoa.
    Bitartean, Pedrok, etxeko giltzak, diru-zorroa eta jaka hartutakoan, atea ireki zuen,
    itxaropena aspaldi galduta.
    - Aizu, Pedro.
    Zer ama? - Esan zuen, Florari atetik eskuaz agurtzen zuenbitartean.
    - Esaiozu Florari babarrunaren platera zure aitarena bezalakoa atera dela.
    Pedrok irribarre egin zuen, pozik. Bere ama itzuli zen.
    —---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Alzheimerra dementzia mota bat da, memorian, pentsamenduan eta portaeran arazoak
    sortzen dituena. Sintomak normalean poliki-poliki garatzen dira eta denborarekin okerrera
    egiten dute, harik eta eguneroko zereginak oztopatzen dituen ahanztea bezainlarriak izan
    arte.
    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Esperimentu Berdingabea

    Esperimentu Berdingabea

    Ostegun arratsaldean Aleix etxera goiz itzuli zen, baina azterketak zuela gutxi amaitu zirenez gero, denbora pilo geratzen zitzaion Koldori deitu arte. Mutilak denbora pasatzeko, gehien gustatzen zitzaiona egin zuen: teleskopioa erabili. Hamar urte zuenean, aitak oparitu egin zion, eta hortik aurrera, bere zaletasuna bihurtu zen. Gure planetatik haratago bizitzarik ote zegoen pentsatzea gustatzen zitzaion.

    Bat-batean, bere ama sartu zen logelan eta ogitartekoa eskaini zion Aleixi.
    – Aleix, maitea – esan zuen amak – merienda ekartzen dizut.
    – Urdaiazpikoa, nire gustokoena! Eskerrik asko ama.

    Hori esanda, Aleixek atea itxi zuen bakarrik egoteko asmoz. Koldorekin bideo-deia egiteko ordua zen, beraz, ogitartekoa jan zuen Koldorekin hitz egiten zuen bitartean.
    –Aleix! Asmatu zer! Badakit geratu ginela bideo-jokoan jolasteko, baina beste plan hobe bat dut! Nire anaiak ezagutzen dituen lagun batzuk ditu, beste batzuk ezagutzen dituztenak, eta asmatu dut haiek zientzalariak direla.
    – Lehenengo gauza, arratsalde on. Bigarrena, noiztik interesatzen zaizu zientzia zuri?
    – Ados, badakit, baina ez dira zientzalari arruntak. Haiek denbora-bidaiak eta dimetsioak ikertzen dituzte, erlatibitatearen teoriari jarraituz. Ez al da interesgarria?
    – Beno… bai … Eta horrek zer ekarriko digu?
    – Pentsatu, faborez! Proba batzuetan lagunduko diegu eta horrela, zientzia proiektu interesgarria eta ahaleginik gabea izango dugu esku artean. Hamar bat jasoko dugu, bakarrik bizpahiru gauza ikasi beharko dugu eta… Voilà! Gainera, ez al dizulagunduko hortik daukazunteleskopio horierabiltzeak aurkikuntza berriak egiten?
    – Ba, bai, horrela esanda zentzua duela… onartu behar dut.
    – Ados. Zure etxearen aurrean dagoen autobus geltokian egon 15 minutu barru, eta ekarri dirua, lekua urrun dago eta.

    Hori entzunda, Aleixek zapatak jantzieta kalera jo zuen bere itsulapikoan geratzen zitzaizkion azken txanponekin, autobusa ordaintzeko asmoz.
    – Eta zu nora zoaz? – oihukatu zuen amak.
    – Koldorekin geratu naiz, hamarrak baino lehen itzuliko naiz, lasai! – erantzun zuen Aleixek, atea ixten zuen bitartean.

    Bidaia luze baten ondoren, lekura ailegatu ziren. Koldok Aleixi hain asaldutahitz egin zionean, laborategi handi, garbi eta ordenatu bat aurkituko zuela pentsatu zuen; baina lekua, ordea, nahiko tetrikoa eta beldurgarria zen. Hala ere, ez zuten azken hauaintzat hartu eta barrura sartu ziren zientzalariak topatzeko.
    – Hauek zientzialariak badira, diploma eta guzti, jaitsi dadila Jainkoa eta ikus dezala – esan zuen Aleixek, iseka eginez.
    Taldea gela handi eta ilun samar batean zegoen, elkarren artean hizketan. Aleixek eta Koldok ez zuten ezer ulertzen, baina argi zeukaten Koldoren anaiak beste lagun batzuk bilatu beharko zituela.
    – Kaixo, Anna dago hemen?
    – Motel! Koldo eta Aleix, ezta? Zatoztenirekin, gauza bat erakutsiko dizuet.

    Annak korridorean zehar gela batera eraman eta han bere taldeak zuen helburua azaldu zien.
    – Jakingo duzuenez, gure taldeak denboran zeharreko bidaiei eta dimentsio paraleloei buruzko ikerketak egiten ditu. Bada, duela lau hilabete inguru mezu kodetu bat bidali genion kanpoko jendeari, ea bizitza-erantzunik edo -seinalerik lortuko bagenu, horixe baita gure nahirik handienetako bat.
    – Barkatu, baina nor da “kanpoko jendea” ? – galdetu zuen Aleixek.
    – Ba, horixe da jakin nahi duguna! Han kanpoan bizitzarik al dagoen ikertzen ari gara, eta, proiektu honetan parte hartu nahi baduzue, zuen laguntza eskertzeko modukoa izangoda.
    – Ados, ados, baina zer dira mundu paraleloak? – galdetu zuen Koldok.
    – Hipotesi fisiko baten izena da Horren arabera, eta unibertso edo errealitate nahiko independente batzuk daudela usteda. Fisika kuantikoaren garapenak eta harien teoriaren garapenak multibertso bat egon daitekeela ikusarazten dute. Beste era batera esanda, momentu honetan baliteke beste "zu" bat unibertso paralelo batean gauza guztiz ezberdinak egiten aritzea.
    – Hau uste nuen baino interesgarriagoa izango da – xuxurlatu zion Koldok Aleixi.
    – Anna, zatozoraintxe! Mezu ezagunezina jasota! – oihukatu zuen laborategiko lankide batek, bat-batean.

    Hori entzun eta berehala, lasterka itzulizen esperimentu-gelara, eta bertanzain zituen beste lankideak, apur bat urdurituta. Antza zenez, luzarotikespero zuten erantzuna azkenik jaso zuten! Laborategiko irratian interferentziak entzuten ziren, eta hitz solte batzuk baino ez ziren ulertzen. Tarte batean zehar, mezua deszifratzen saiatu ziren, baina berandu egin zenez, hurrengo egunerako utzi zuten.

    Gau hartan bertan, Aleixek ezin zuen lorik egin. Ez zuen biharamunera arte itxaron nahi; estralurtarrek utzitako mezua entzun nahi zuen! Beraz, ohetik jaiki, arropa jantzi eta gaueko autobusa hartu zuen laborategi hartan ikertzeko asmoz. Arazoazen Koldok aurrekoan gidatu zuenez, Aleixek ez zekiela ondo non zegoen, eta buelta asko eman ondoren, basoan galduta eta autobuserako dirurik gabe ikusi zuen bere burua.
    Bat-batean marka bat ikusi zuen gazteak lurrazalean, eta bere alboan, eraikuntza bitxi eta txiki bat zegoen. Ez zuen espero beste pertsona bat bertan bizitzerik, lekua oso urrun zegoen eta. Kontu handiz, azpiegitura txikira sartu eta ia hutsik zegoela ikusi zuen. Bat-batean, argi indartsu batek itsutu egin zuen, Aleixi hitzik gabe utziz.
    Mutilak ez zuen sinesten ezta ulertzen ere, beraz, lankideei deitu zien laguntza eske. Hara iritsi zirenean, Annak arakatuzuen lekua. Hala ere, egurrezko kaxa bat zegoen, mahai baten gisa, gainean egunkari zahar bat zuena; "Adolf Hitler, Alemaniako diktadorea, Bigarren Mundu Gerrako irabazlea da" zen titularra.

    – Hau nahiko arraroa da, baina gauza bakarra adieraz dezake... – esan zuen Annak.
    – Zer?! – galdetuzuten denek batera.
    – Agian gure esperimentua funtzionatu duela.

    Eta bizitza jarraitzen du

    Eta bizitza jarraitzen du

    Ohiala pixkanaka pixkanaka hasi zen irekitzen eta jede guztia ari ziren txaloka bere eserlekutan. Ingurura begiratu nuenean, nire adiskideak ni bezain urduri ikusi nituen, baina dena pasa egin zen isilik geratu ginenean eta zuzendariak hasteko seinalea egin zigun. Jotzen hasi ginen eta minutu batzuen buruan, norbait gozakaiztzen hasi zen. Orduan, jendea niregana biratu egin zen. Jotzeari utzi genion eta nik ezer entzuteari ere. Lauso ikusten hasi nintzen eta handik segundo batzuetara lurrera erori eta dena beltz ikusi nuen.

    Esnatu nintzenean, gela zuri batean nengoen, aparatu askorekin nire inguruan, eta nola nengoen jantzita ikusita, txabusina urdin bat neramala konturatu nintzen eta ez nire traje beltza. Harrituta nengoen eta jaikitzea erabaki nuen. Lehenengo ahaleginean, ohatilatik erori nintzen buruko minagatik. Berriro saiatu nuenean, erizain bat nota-block batekin sartu zen logelara eta bere atzean, gizon bat bata luze batez jantzita; Juan doktorea zen. Erizainak ohatilan etzaten lagundu eta medikuarekin bakarrik utzi ninduen. Antzerkian zer gertatu zen azaldu zidan. Zirudienez, desafinatzen hasi nintzenean, mundu guztia niregana jiratu eta gauzak galdetzen hasi zitzaizkidan. Entzuten ez nuenez gero, komunikatzen saiatu nintzenean ez zidaten ulertzen, harritu egin ziren eta anbulantzia bati deitu zioten eta alditxartu nuenean hona ekarri ninduten. Bi egun neraman lo eta froga batzuk egin zizkidaten gertatzen zitzaidan ikertzeko. Bat-batean, doktorearen aurpegia lehen baino serioago jarri zen eta esan zidan tumore zerebral bat neukala eta ez bazuten berehala kirurgiaz erauzten, ziurrenik ez nuela gehiago biziraungo. Hala ere, interbentzioak zekartzan arriskuak azaldu zizkidan: garunean egotean garunaren zati bati kalte egin ziezaiokeen eta musika-hizkuntzarekin lotutako arloetan alterazioren bat eragin zezakeen. Beraz, ezin izango nuke saxofoia berriro jo. Esan zidan, halaber, kasu honetarako konponbideren bat egon zitekeela eremu horiek ez kaltetzeko, baina oraindik ez zekiten segurtasunez funtzionatuko al zuen. Konponbidea hauxe izan liteke; ebakuntzan nengoen bitartean saxofoia ukitzea, eta bat-batean desafinatzen hasten banintzen, garunaren zati hori ukitzeari utziko ziotela, asaldurarik ez egoteko. Une batez isilik geratu nintzen eta etxera joan nintekeela esan zidan, nire erabakia ondo pentsatzeko, erantzuna berehalakoa izan beharko zelako.

    Arratsalde hartan bertan, ospitalera itzuli nintzen eta galdetu nion harreragileari ea Juan García doktorearekin hitz egin nezakeela eta elkartzena nire erabaki komentatu nion. Juanek erantzun zidan hurrengo goizean hasiko zela ebakuntza, denbora gehiago ez galtzeko. Beraz, saxofoia ekarri behar nuen, eta hona itzuli ebakuntza baino lehen burmuineko argazki batzuk egitera. Zutitu eta beste ex¡zer esan gabe alde egin zuen logelatik. Gero, jaiki nintzen eta opitaletik irten nintzen eta nire musika-tresnarekin itzuli nintzen. Iritzi eta harrean galdetu egin nuenen bezain laster, erizain batek logela batera eraman ninduen probak egitera, eta gero beste batera lo egiteko ebakuntzaren ordu batzuk lehenago.

    Goizeko sei eta erdiak ziren esnatu nindutenean eta esku-ohe batean eraman ninduten
    ebakuntzaren logelara. Han hamasei mediku gutxienez zeuden. Erizain maskaradun bat hurbildu zitzaidan eta lepotik heldu zidan lasaigarri bat emateko, interbenzioan minik ez edukitzeko. Handik minutu batzuetara, beste erizain baten aurrean nengoen jotzen lasai-lasai. Bat-batean, doinua oso desafinatua entzun genuen, eta sendagileak beldurtu egin ziren eta operazioa gelditu zuten. Ordura arte ukitutako gunea konpondu egin zuten, ingurukoa kalteturik gabe mantentzeko. Ebakuntzarekin aurrera jarraitu zuten eta bukatutakoan mediku eta erizain guztiak atera ziren logelatik.

    Hurrengo goizean, erresonantzia bat eta proba batzuk egin zizkidaten, emaitza ikusteko. Zorionez, dena ondo atera zen. Handik aste batzuetara alta emango zidaten eta etxera itzuliko nintzen.

    Hurrengo hilabeteetan, behin baino gehiagotan joan behar izan nuen ospitalera probaren bat egitera, eta dena ondo atera zenez gero, berriro hartu nuen nire karrera. Gaur egun, ebakuntzari esker Madrilgo Orkestra Sinfonikoan parte hartzen dut eta kontserbatorio batean klaseak ematen ditut, eta gainera bizitza asko salbatu dira nire esperimentuari esker.

    Ez nahastu ametsak errealitatearekin

    Ez nahastu ametsak errealitatearekin

    Duela urte batzuk, inork ezagutzen ez zuen gizon bitxi batekin egindako elkarrizketa bat biral bihurtu zen interneten. Hura lan egiten zegoeneko proiektu baten buruz hitz egiten zuen: zure ametsak kontrolatzeko makina bat. Gidoi bat idatziko bazenu, aparatuak zuretzat amets oso bat sortuko luke, estimulu moduko batzuk zure garunera bidaliz. Hori ziurtatu zuen zientzialari hark. Baina inork ez zion sinetsi.

    Zenbait hilabeteetan zehar, sare sozialetako txistea izan zen, eta horregatik mundu guztia harrituta geratu zen produktua merkaturatu zuenean. Gainera, merke samarra zen, eta, beraz, pertsona askok erosi ahal zuten. Hasieran, publikoa ez zen asko fidatzen proeiktuaz, baina, pixkanaka-pixkanaka, gero eta jende gehiago erabiltzen hasi zen eta benetan funtzionatzen zuela konturatu zen. Alabaina,makinak sortzaileak hasieran esandakoa baino askoz gehiago egiten zuen. Ez zegoen gidoi bat idatzi beharrik, pertsonaia edo leku jakin batzuk zehaztu ahal zenituen, gertatzea nahi zenituen gauza txikiak, eta makinak zerbait asmatuko zuen bere kabuz. Edo, ausartzen bazinen, aparatuari zeure garuna eskaneatzen utzi ahal zenioen, ezagunak egingo zitzaizkizun gauzak bilatzeko eta amets aleatorio bat sortzeko. Bakarrik zegoen muga bat, zure ametsetako pertsonaiek fikziokoak izan behar zuten, inoiz benetakoak, gatazkarik ez sortzeko. Hori izan ezik, aukerak amaigabeak ziren. Azken finean, ametsetan zinen; ametsek normalean ez dute zentzurik. Horrez gainera, aurrez izandako amets bat berriro izan ahal zenuen, edo erdian utzitako beste amets batekin aurrera jarraitu, film interaktibo bat izango balitz bezala. Pertsona gehienek azken hau aukeratzen zuten; horrela, beren gustuko amets bat hasi ondoren, gauean bigarren bizitza moduko bat bizitzen hasi ziren.

    Garrantzitsua da argi uztea pertsona batek amets egiten zuen bitartean atseden hartzen jarraitzen zuela. Zure ametsetan egiten zenuenak ez zuen ondoriorik mundu errealean. Are gehiago, erabat indartuta esnatzen zinen. Horregatik, amets egitea mundu errealetik ihes egiteko modu bat bihurtu zen pertsona askorentzat, ordu batzuetan zehar bere arazoak ahazteko eta lasai egoteko. Egiazkoa izateko… onegia zirudien. Hala zen, noski.

    Laster jendea hasi zen bere bigarren bizitzei gehiegi atxikitzen, eta haietako askok nahi zuten beren bizitza bakarra hori izatea. Beren ametsetako munduetan ez zuten kezkatu behar gerraz edo arazo ekonomikoez, esaterako. Gauza horiek ez exisititzeko eskatu ahal zuten eta, magiaz bezala, estres gehiagorik ez. Askok lagunak egin zituzten; beren familia birtualak sortu. Beste batzuek maitasuna aurkitu zuten, eta, onena, haiek ziren bezala izan zitekeen, epaituak edo gorrotatuak izatearen beldurrik gabe. Jendea erabat deskonektatu egin zen mundu errealetik. Baina hori ez zen okerrena. Okerrena zientzialarien benetako asmoa zen.

    Bere asmakizuna funtzionatzen zuela frogatu ondoren, munduko pertsonarik ospetsuenetako eta aberatsenetako bat bihurtu zen. Hala ere, hori ez zen nahikoa. Helburua inoiz ez zen hura. Eta laster argituko zen zein zen benetan bere plana denbora luze horretan.

    2073ko urtarrilaren 13a beti gogoratuko da data tragiko gisa. Makina merkatuan lehen aldiz agertu zenetik urte batzuk igaroak ziren, eta herrialde guztietako pertsonak lotara joan ziren amestutako bizitzekin jarraitzeko zain. Baina hori ez zen gertatu. Makina guztiek egun batetik bestera funtzionatzeari uzten zioten, haien sortzailearen erruz. Inoiz ez zuen izan ez ospetsua, ez aberatsa bihurtzeko asmorik; ezta munduari bizitza errealetik ihes egiteko bide bat emateko intentziorik ere. Ikusi nahi zuen gauza bakarra hauxe zen: ea zenbat kalte eragin liezaiokeen errealitate faltsu batek benetako pertsonei. Ikara eta kaosa hedatzen ziren bitartean, asmatzailea irribarrez begira zegoen. Pertsona horien mina pozgarria iruditzen zitzaion eta ez zitzaion batere axola zer egingo zuen munduak horretaz konturatzen zenean, ezta kartzelan bizitza osoa egitera kondenatu zutenean ere. Aitzitik, zaurian piko egitea erabaki zuen, jendearen ametsetako pertsonaiak benetako pertsonak ia-ia zirela azalduz. Amets horiek oraindik existitzen ziren norbait; pertsonaiak beren lagun maiteek zergatik abandonatu zituela galdezka.

    Publikoa haserre zegoen, baita minduta ere. Nola egin ote zieten horrelakorik beren bigarren bizitzan hain maiteak izan ziren pertsona horiei? Ziur asko, erabat traizionatuta sentituko ziren. Inor ez zen pozik geratu “Amaitu da. Ezin izango dituzue berriro ikusi. Amore eman.” erantzunarekin. Horregatik, gau eta egun aritu ziren makinak konpontzen saiatzen, galdutako ametsak berreskuratzeko; baina alferrik izan zen. Dena galduta zegoen.

    Agian, bakarrik agian, hamalau urte geroago, aurkitu dut haiek bueltan ekartzeko modu bat. Nire lagunak, hainbeste maite nituen pertsonak… Agian, bakarrik agian, haiek berriro ikusteko modu bat aurkitu dut. Eta agian, bakarrik agian, itxaropena dago.

    HANKA FANTASMA

    HANKA FANTASMA

    Berriro altxatu nintzenean, lehen sentitutako hanka mamu bat bezala desagertu zen. Eta hanka horren oheko aldean zegoen hutsuneak mina eragiten zidan. Ez nuen ezer ulertzen.

    Astebete lehenago, etxean nengoen aspertuta. Arratsaldeko bostetan, dei bat jaso nuen. Mikel zen, nire lagun minena. Iluntzean ea motor lasterketa bat egingo genuen jakin nahi zuen. Niri, hasieran, alferkeria eman zidan. Baina azkenean konbentzitu ninduen.

    Nire aitaren motorra hartu, eta Mikelekin topatu nintzen gure auzoaren alboko zelaian. Buelta eta lasterketa batzuk eman eta gero Mikel aspertzen hasi zen.
    -Goazen errepidera. Hori mila aldiz dibertigarriagoa izango da.- Proposatu zidan berak.
    Ni apur bat zentzuzkoagoa nintzen bera baino, eta ideia hura txorakeria hutsa iruditu zitzaidan.
    -Ez izan kakati bat eta anima zaitez!!! Urteak eta urteak eman ditugu praktikatzen zelai honetan eta oraindik ez gara ausartu errepidera joatera.- jarraitu zuen esaten Mikelek.
    Berak esaten zuena egia zen eta nire ustez nahiko ongi prestatuta geunden, karneta ez eduki edo autoeskola batera ez joan arren.
    -Ados, baina ezin gara oso urrun joan. Hamarretan etxera heldu behar dut eta.- erantzun nuen hasperen egin eta gero.

    Motorrarekin nire laguna jarraitu nuen. Une osoan, batak bestea aurreratzen saiatzen ari ginen eta oso barregarria zen. Momentu batean, Mikel harrapatu nuen eta berak abiadura arindu zuen. Ni adrenalinaz beteta sentitu nintzen eta ezin nion azeleratzeari utzi. Lasterketan kontzentratuta geudenez, ez ginen konturatu kontrako norabideko errepide batean sartu ginela.

    Mikelen aurretik nindoan. “Ez nauzu harrapatuko!!!” oihu egin nion nire lagunari, atzera begira. Burua berriro errepiderantz biratu nuen. Orduan, argi indartsu bat ikusi nuen nire aurrean eta auto baten klaxonaren soinua entzun nuen. Gogoratzen dudan azkena da oreka galdu nuela eta suntsituta geratutako motorraren irudia.

    “Ume gaixoa! Hain gaztea izanik, berriro ikasi beharko du nola egin eguneroko bizitzako jarduera asko”. Esan zuen korridorean zegoen erizain batek erdi esnatu nintzenean. Baina ez nion garrantzirik eman, edonori buruz hitz egin zezakeelako. Orduan, min handia sentitu nuen estalita neukan ezkerreko hankan. Gelara sartu zen erizanari azaldu nion sufritzen ari nintzen mina. Berak lasaitu ninduen eta berriro lokartzeko gomendioa eman zidan. Nik berak esandakoa bete nuen eta berriro lotara itzuli nintzen, jasanezina zen min hura agian desagertuko zuelakoan.

    Berriro esnatu nintzenean, nire gorputzaren gaineko izarak nahasita zeuden eta konturatu nintzen ezkerreko hanka fata zitzaidala. Oso desorientatuta sentitu nintzen eta nire buruak ezin zion utzi birak emateari. “Nola da hau posible?” galdetu nuen neure buruari. Duela ordu batzuk min izugarria nuen hanka honetan eta sentitzen nuen. Une horretan,sendagilea sartu zen logelan.

    -Zoritxarrez, ezin izan genuen zure hanka salbatu. Hurrengo hilabeteak apur bat gogorrak izango dira, hanka bat gabe eta protesi batekin bizitzera ohitu beharko duzulako.-aitortu zuen emakumeak.
    -Baina lehen esnatu naizenean hemen zegoen...- esan nuen negarrez. Gainera, min izugarria nuen eta orain desagertu da. Nola da hori posible??!!
    -Hori askori gertatzen zaie, hain zuzen ere, pazienteen %80 baino gehiagori.- erantzun zuen ni lasaitu
    nahian- Gorputz-adar fantasma esaten zaio eta gertatzen da zure garunak oraindik gune bat
    daukalako gorputz adar horrentzat. Hau da, nabaritzen duzu baina fisikoki gorputz adar hori ez dago.
    Zoritxarrez, hilabete batzuk gehiago iraun dezake.

    Sendagilea arrazoia zuen . Hurrengo hilabeteetan, azkura, mina, hotza, mugimendua eta presioa sentitu nituen hanka horretan. Baina begiratzen nuen bakoitzean ez zegoen ezer. Horrez gain, gurpil-aulki bat erabiltzera ohitu behar izan nuen. Hala ere, gehiago kostatu zitzaidan mina sentitzea hankarik gabe bizitzea baino.

    Gaur egun, protesi batekin bizi naiz eta bizitza arrunta daramat. Oraindik ere , sentitzen dut mina batzuetan, baina tratamenduen laguntzaz eta denboraren poderioz arindu eta desagertu egin da.. Gainera, motoa gidatzera animatu naiz berriro eta karneta atera dut. Oso zaila izan zen lortzea, berriro ikasi behar izan nuelako nola gidatu protesiarekin eta hasieran beldurra eman zidan berriro garraiatzeak. Baina ahaleginez eta irmotasunez lortu nuen. Horrez gain, prestatzen ari naiz lasterketa batean parte hartzeko. Lasterketa Handy-ESBK deitzen da eta parte hartu ahal dute edozein motatako desgaitasuna duten motorlariek. Irabaztea espero dut!!!

    IKUSPEGI MIKRO-MAKROA

    IKUSPEGI MIKRO-MAKROA

    Nire anaia bikiari eta bioi, ingurumen zientzialariek, merkatura atera ziren lente berezizko betaurrekoak oparitu zizkiguten. Bereziak deritzot, eguzki-eklipseak ikusteko aukera bermatzen zituztelako. Opari oso aproposa izan zen, une hartan nire nebarekin Alaskara joan nintzelako, gure lanarekin zerikusia zuten arrazoiengatik. Bidaiaren helburua landaredia eta animalia-espezieak zergatik zeuden klima-aldaketaren mende aztertzea zen; baita ea meteorologia aldaketek ekaitz elektriko gehiago eragiten al zuten ere frogatu nahi genuen. Honez gain, tenperaturaren eragina icebergen urtzean eta itsasoaren mailan, behatzea beste helburu bat zen. Gure egonaldian Alaskan gertatuko zen eguzki-eklipsea. Hala ere, bidaia ez zen atera nahi genuen bezala.

    Alaskara heltzean, gure hotelera abiatu ginen atsedenaldia hartzeko hurrengo egunean azken mendeko eguzki-eklipse hoberena gertatuko baitzen. Hurrengo goizean, gure motxilak hartu genituen eguzki-eklipsea ikusteko leku onena hartzeko eta esperientziaz gozatzeko. Ordua ailegatu ahala, gure motxilatik oparitutako betaurrekoak hartzea erabaki genuen. Momentu hartan, imaginaezina zen zerbait gertatu zen. Nire nebari betaurrekoak ahaztu zitzaizkion eta hotelera bueltatzeko aukerarik ez zegoen jada, eklipsea hasteko zorian baitzen. Azkenean, betaurrekorik eduki ezean, eklipsea babesik gabe ikustea erabaki zuen. Honek, ondoriak izango zituen. Hurrengo egunean esnatu ginenean, nire neba ohartu zen bere begian orban ilun bat zuela eta honek ez zion uzten guztiz ondo ikusten. Hau entzutean, Bilbora berehala itzultzea erabaki genuen. Etxera heldu bezain laster, ospitalera abiatu ginen nire nebari frogak egin ziezazkioten eta diagnostiko batera heltzeko. Medikuak ohartu ziren begiko orbanak ilgoraren forma zuela eta eklipsea hor islatzen zela. Honek, begi horren ia ikusmen guztia galtzea eragin zuen erretinan eragindako kalteengatik. Orduan, begi horretaz hobeto ikusteko, burmuinaren azalaren gainazalera elektrodo-multzo baten bidez konektatzen zen bideokamera bat zeramaten betaurrekoak erabiltzea iradoki zioten. Baina, azkenik, lesio larrien ondorioz, begiko ikusmena galdu zuen, eta burmuinean kalterik ez izateko, begia erauzi behar izan zioten.

    Aldi batez, nire nebak adabaki bat eraman zuen. Txaplata hori janzten zuenean, itsasontzi pirata bateko kapitaina zirudien. Janzteko kristalezko begiak bazeuden ere, berak gizakienak bezalako begi bat eduki nahi zuen, hau da, bere mugimendu propioarekin. Gainera, ez zitzaion batere gustatzen, txikitan erabiltzen genituen kanikak gogorarazten zizkiolako. Denboraldi bat igaro ondoren, gure lagun Koldok, robotika-ingeniaria. Japoniara egin genuen bidaia batean lagundu zigun, eta han begi-protesiak egiten zituen enpresa bat bisitatu genuen. 3Dko inprimagailuekin egiten zituzten, nerbio optikora konektatuta egotean ia giza begi bat bezala ikus zezakeen begi artifizial bat lortuz eta “ia” esaten dut, letra eta kolore batzuk besterik ezin zelako identifikatu. Honek ez zuen nire neba ere gogobetetzen; orduan, bueltako bidaian Koldok nire nebari begi bat diseinatzea proposatu zion. Amaitu zuenean, erakutsi egin zigun, eta nire nebari asko gustatu zitzaion. Beraz, ospitalera joan ginen, begi artifiziala jar ziezaioten. “Begia” nanokableen bidez nerbio optikora konektatuta zegoen, eta horiek, garunari estimuluak eragiten zizkioten benetako irudiak har eta ikus zitzan.

    Ebakuntza arraskatsua izan zen. Ikusmen ezin hobea zuen; “begi” berriak benetako begi baten itxura zuen eta mugimendu berberak egiten zituen, baina bazuen berezitasun bat. Gora begiratzean, begiak teleskopio baten antzera jokatzen zuen, hau da, ilargia eta Eguzki-sistema osoa ikus zitzakeen. Aitzitik, behera begiratzen zuenean, begiak mikroskopio batek bezala jokatzen zuen eta mikroorganismorik txikienak, bakterioak eta abar ikusteko gai zen.

    Gertatu zenari esker, Koldok, gure lagunak, urteko asmakizun onenaren saria jaso zuen. Bestalde, nire neba pozik zegoen, berriro ikusi ahal izateaz gain, bere ikusmena zoragarria zelako, eta ez zuelako pirata-adabakia berriro eraman behar izango, jada mozorrotzeko bakarrik erabiltzen zuena. Gainera, berriro eklipse bat ikusiko genuenean, nire anaiak ez luke betaurreko berezirik erabili beharko, bere begi bioniko berriarekin edozein eklipse ikusi ahal izango zuelako, inolako kalterik eduki gabe, baldin eta beste begia ixten bazuen.

    Inspirazientzia (Javier Santaolalla)

    Inspirazientzia (Javier Santaolalla)

    Gaur egun, Espainia mailan hainbat programa daude jendea entzuteko aukeragaz. Hauetako askok, entretenimendua dute helburu, beste batzuk eguneroko gauzaz informatzeko, beste batzuk irakasteko daude… Baina bereziki nire gustukoa den Podcast bat dago, “The Wild Project” izenekoa. Jordi Wild arduratzen da programa honetaz eta YouTuben ikus daiteke. Podcast hau programeei buruz aipatu ditudan ezaugarri guztiak barneratzen ditu, hots, eguneroko gertaerei buruz hitz egiten da, beste batzuetan gauzak irakasteko kapituluak daude eta bestelakoetan entretenimendu moduan ikus dezakegu. Izan ere, astero gutxi gorabehera, pertsona berri bat eramaten da eta 2 orduko elkarrizketa bat izaten du Jordik. Horrela esanda aspergarria dirudi baina, jendeak beti du mila gauza aipatzeko, bata aurrekoa baino interesgarriagoa beti. Noski, aipatzekoa da joaten den jendea, edozein gauzatan espezializatuak direla edo bakoitza bere bizitzari buruzko gauza harrigarria kontatzeko ditu beti. Badago pertsona bat bereziki gustuko izan dudana joan den bakoitzean, Javier Santaolalla du izena. Hau, Fisikoa, Ingenieroa, Partikulen fisikari buruzko doktorea eta Zientifiko dibulgatzailea da. Ikerketa espazialen nazioarteko zentroan eta Ikerketa nuklearraren organizazio europearrean lan egin du. Horregatik, Podcastera joan denean fisikari buruz hitz egin du hainbat gai desberdinei buruz; besteak beste, dira aipatutako gauzak:

    Zientifiko batek jainkoarengan sinestu dezake?
    Galdera hau egin ziotenean, asko harritu egin ziren bere erantzuna entzuterakoan, ez zuelako ezetz esan, hau da, zientifiko batek ez zuen jainkoaren existentziaren aukera baztertu. Gainera, esan zuen ateoak arrogantzia puntu bat dutela eta ez dutela batere zientifikoek pentsatu behar duten moduan pentsatzen, hau da, zientzialari betek beti aukera guzti-guztiak ikertu behar ditu, batere baztertu barik. Behin ikertuta, ondoriozta dezakezu jainkoaren existentzia baina hori ez denez frogatu, ezin dezakezu jainkoaren existentzia ukatu eta frogatu ere ez. Halaber datu bat bota zuen, gizakiok unibertso osoaren %96 baino gehiagoari buruz ez dakigu ezer, horregatik, zientzian aurrerapenak egiteko aukera guztiak hartu behar ditugu, ikertu eta behin ikertzerakoan batzuk baztertu, baztertu behar badira eta beste batzuk hartu, hartu behar izatekotan.


    Meteorito batek eroriko balitz, bizitza amaituko litzateke?
    Dakigunez, dinosaurioekin amaitu zuen gauzarik garrantzitsuenetako bat, meteoritoak izan ziren. Batez ere erori zen bat “Chicxulu” izenekoa, 11kilometroko diametroa eta 180kilometroko krater bat eragin zuena. Honekin batera, normala da jendea arduratzea, baina gaur egun hau gerta daiteke? Javierrek azaldu zuen nola hainbat enpresa eta elkarte asteroideen aurkako ikerketa ikaragarriak egiten ari diren eta hauen aurka jokatzeko hainbat modu aztertu ondoren, ondorio batera iritsi dira. Gehienok, esango genuke meteorito hauek ekiditzeko hoberena identifikatzea eta jaurtigai batekin desagerraraztea dela, beste batzuek esango lukete atmosfera soilik hauei aurka egin ahal dioela baina hauek ez dira erantzun zuzenak. Asteroideek abiadura handiak hartzen dituzte eta masa handia dute ere badute, bi ezaugarri horiek eta gure jakinminean ez dauden beste propietate batzuen erruz, asteroide bat apurtuz gero airean bertan berriz elkartuko zen, hots, amarru magiko baten antza hartuko zuen zuen baina honek izen bakarra dauka, FISIKA. Bestalde, aukerarik egokiena izango zen asteroidea identifikatu eta gero eta bere norabidea Lur planeta gurutzatuko balu, haren abiadura moteldu edo arindu beharko genukeen, hau posiblea da eta askoz errezagoa misil bat asteroideari zentroan ematea baino. Baina talka egiterakoan, zuek jakiteko zein nolako arrisku maila handia dagoen, orain dela urte gutxi, Errusian, meteorito txiki bat atmosferan erre zen, nahiz eta lurretik hainbat kilometrora desagertu eta hainbat kristal eta jende zauritu izan zuen….

    IRATIREN AMETSA

    IRATIREN AMETSA





    Irati hamalau urteko gaztea da, ibili ezin dena. Hala ere, bere bizitza zoriontsua da, senide eta lagun askorekin. Egia izanda, bere betiko ametsa ibiltzea izan da. Horregaitik, egunero lan gogorra egiten du amets hori betetzeko. Nahiz eta Irati batzuetan itxaropena galdu, ideia txarrak baztertzen ditu berriro eta aiton-amonek esaten diotenez, jo ta ke, irabazi arte.

    Gaur astelehena da eta beti bezala Irati ikastetxean dago. Astea zaila izango da, azterketa asko egongo baitira. Irakasleak, mundua aldatu duten asmakizunei buruz hitz egiten du. Irati adi-adi dago, gai hau asko gustatzen zaiolako. Hala ere, hamar minutu beranduago, azalpenaren haria galtzen du konturatu gabe. Buruari ideia asko etortzen zaizkio. Gehien gustatuko litzaiokeena da ibiltzea lortzeko zerbait asmatzea. Iratik ideia hori buruan izaten du egunero.

    Arratsaldean etxera heltzean, Iratik ez du berriro gaiaz pentsatzen, gauza asko egiteko baitu. Afaldu ondoren, gurasoek berri on bat ematen diote. Iratik entsegu kliniko batean parte hartzea proposatu zieten. Haiek oso pozik zeuden baina azken hitza Iratirena dela uste dute. Iratik erabakia hartu behar du. Iratik entseguan parte hartzea onartuko balu, oinez ibiltzea lortu ahal izango luke. Orduan, berak pentsatu gabe ontzat ematen du.

    Asteartea da. Irati ezin da klasera joan, ospitalean mediku talde batekin bilera bat du. Oso urduri dago baina, aldi berean, poz-pozik. Medikuak dauden areto batera sartzen dira hirurak: aita, ama eta Irati. Gaur egun hainbat saio kliniko abian daudela eta bera horietako batean parte hartzeko aukeratu izan zela esaten diete medikuek. Dena zertan datzan azaltzen diete. Une horretan Iratik zer egin erabaki behar du, bestela zerrendan dagoen hurrengo pertsonari deituko diote. Baietz esaten du eta orduan medikuek egingo diotenari datu gehiago ematen dizkiote. Baimena sinatu ostean, ospitaletik oso pozik ateratzen dira. Astebete barru ebakuntza egingo diote eta bere bizitza betiko aldatu ahal izango da. Arratsaldean, Iratik lagunei berria ematen die eta guztiak oso alai daude eta maitasun handia transmititzen diote

    Iratiren bizitzako asterik luzeena da, baina azkenean igandea da. Familia osoarekin jatetxe batera joaten da. Guztiak oso hunkituta daude eta Iratientzako desio onenak dauzkate. Arratsaldea lagunekin ematen du. Ebakuntzari buruz hitz egiteaz gain, dena ondo ateratzen bada, egin dezaketen guztiaz ere hitz egiten dute.

    Berriro astelehena da. Berria eman ziotenetik astebete igaro da. Egunean zehar orduak astiro igarotzen dira, baina dagoeneko arratsaldeko seiak dira. Irati gurasoekin ospitaleko gelan dago. Bihar egun nagusia izango da.

    Asteartea da. Iratiren gurasoak oso urduri daude baina bera ez; oso lasai dago. Musu eta besarkada askorekin gurasoei agur esaten die. Ebakuntza gelara eramaten dute. Ebakuntzak 12 ordu irauten du. Operazio konplexua da, garunean txip bat ezartzen baitiote.
    Gaueko hamarrak dira Irati ZIUan esnatzen denean. Gurasoak ohearen ondoan daude, irribarre handia daukate aurpegian. Irati berriro lo geratzen da eta hondartzaren ertzetik korrika doala amets egiten du.

    Azteazkena da. Ia konturatu gabe eguna amaitzen da. Medikuek froga desberdinak egiten dizkiote eta arrakasta handiko ebakuntza izan dela esaten diote. Iratik zutitzen saiatu nahi du, baina hurrengo egunera arte itxaron beharko duela esaten diote. Berriro gaua da. Irati lo geratzen da eta berriz hondartzako amets bera du.

    Osteguna da. Irati esnatu egiten da, bere ametsa laster egia bihurtzeko irrikan.
    Iratik ospitalean hilabete osoa ematen du. Egun guztiak berdinak dira. Goizero, ordubetez, medikuek garuneko txipa ordenagailu batera konektatzen dute doikuntzak egiteko eta gainerako goiz eta arratsaldean Iratik errehabilitazioa egiten du.

    Azkenean alta emateko eguna heltzen da. Iratik bi hilabete gehiago ematen ditu lan gogorrean baina familia eta lagunen laguntzari esker, bi hilabete horiek azkar igarotzen dira.
    Lan gogorra, ahalegin asko eta sei ebakuntzaren ondoren, Iratik beti nahi izan duena lortzen du, ibili ahal izatea. Hori guztia egia bihurtu da, aurrerapen zientifikoei esker.

    Larunbata da. Irati hondartzan dago lagunekin eta bere ametsa egia bihurtzen ari da. Oraindik ezin du korrika egin, baina hondartzaren ertzetik ibiltzen da. Bere aiton- amonek beti esaten diotena gogoratzen du: Jo ta ke, irabazi arte. Kasu honetan, Jo ta ke, ibili arte.

    Eider Mugarza

    Juan eta bere ametsak

    Juan eta bere ametsak

    Juan goiz batean ohetik altxatu zen, zorabiatuta, ospitale batean. Lau gizon zeuden ohearen ertzean jantzia zutela???, eta haiek tinko begiratzen zioten... Orduan, haietakobatek esan zuen:
    -Kaixo, Juan, mutazio bitxi bat aurkitu dugu zure bizkarrezurrean...
    -Nola?,Zer?,Non nago?_ galdetu zuen Juanek.
    -Orain galdera asko izango dituzu, baina lasai egon behar duzu, bizkarrezurrari eta entzefaloari lotutako bideak dituzulako. - Beste batek azaldu zion.
    Juan urduri jartzen hasi zen, ez baitzuen aita ezta beste inor ezagutzen.
    -Non nago? -Galdetu zuen.berriro
    -Zeelanda Berriko laborategi batean, jantzia zuen gizon batek erantzun zion.
    -ZER? eta zer egingo dut hemen?
    -Beno... Lehen esan dizudan bezala, mutazio bitxi bat duzu, eta hainbat proba egiten ari gara.
    Bat-batean mediku eta zientzialari batzuk sartu ziren, eta haiek azaltzenhasi zitzaizkion egin behar ziotena bizkarrezurrean zer gertatzen zitzaion ere argituzioten. Haiek esan zuten zelula amen kopuru bikoitza zuelabizkarrezurrean , eta bereak gainerakoenak baino argiago zeudela. Orduan azaldu zioten bizkarrezurra ireki eta zelula amak erreskatatzen saiatu beharko zutela, organoak berreraiki ahal izateko... Baina, orduan, jantzidun gizonetako batek hauxe gehitu zun:
    -Jakin behar duzu hiltzeko arrisku handia izango duzula. -Baina... nola! Hil egingo nauzue!
    Juan histeriko jartzen hasi zen, eta askatzeko eskatu zien, baina uko egin zioten. Zure onerako da, eta gizateriarena errepikatu egiten zuten. Orduan esan zioten: - Juan, orain hasiko gara ebakuntzaz.
    Honek uko egiten zion behin eta berriz, baina lasaigarria eman eta Juan ebakuntza-gelara eraman zuten.Han, zirujauek zelulak ateratzea lortu zuten, eta, ongi funtzionatzen zuten egiaztatzeko, giltzurrun bat atera eta zelula horiekin berreraiki zuten. Hamabi ordu geroago, Juanek lepoko min izugarria sentituz esnatu zuen. Medikuek azaldu zioten giltzurrun bat kendu eta berreraiki ziotela.' Juan mugitzen saiatu arren , ezin izan zuen burua altxatu ere: -Zergatik ezin naiz mugitu? Oihuka.
    -Bizkarrezurretik disko batzuk kendu dizkizugulako, zelula amak erauzteko.- Mediku batek erantzun zion.- ZEERR?! Orduan ezin izango naiz berriromugitu nire bizitzan.
    -Horixe.
    Medikuak aretotik alde egin zuen.
    -Askatuko nauzue? - galdetu zuen Juanek.
    Medikuak ezetz erantzun zion, jakin ezin zituen gauzak baitzituen Bat-batean, Juanek argia ikusi zuen.Flasha bezalakoa zen.
    Juan ospitale batean esnatzen da , erizain batek hitz egiten dionean: -Kaixo, zer moduz zaude? -galdetzen dio.
    Zorabiatuta. - erantzuten dio.
    Zer egiten dut hemen? - galdetzen du.

    - Ezer gogoratzen duzu? - galdetzen dio erizainak.
    - Ez- - erantzun du.
    -Kontatu dizut, lekukoen arabera, zebra-bide batean auto batek harrapatu zintuenetxera oinez zindoazela.
    Ordutik hona, koman egon zara bi urtez. Ziur aski, amets asko izan dituzu Ohikoa da.Gainera, ez zara mugitu ospitaleratu eginzintuztenetik, ebakuntza egin behar izan zizutelako. Disko pare bat kendu dizugu bizkarrezurretik. Juan mutu geratu zen ametsgaizto horretan pentsatuz.h.Oso nahastutazegoen. rdenagailua hartu eta informazio interneten sartu zen. . Bilatzen eta bilatzen, berri hau aurkitu zuen:
    “Zelanda berriko zientzialari batzuek lortu dute zelula amak ateratzea ume baten gorputik”. Juan shock-ean geratu zen. Nola zen posible hau?
    Bere amari esan zion baina ez zionn sinetsi.
    Juanek beste berri bat ere aurkitu zuen:
    “Lehen entzefaloaren transplantea gorputz batetik bestera”.
    Juan mutu geratu zen. Ordenagailua itxizuen harrituta. Ez zuenbesterikjakin nahi horren gainean.

    minbizia duen bizitza

    minbizia duen bizitza

    Nire izena Ander da eta nire bizipena-kontatuko dizuet minbizia izanda. Egun batean gaixo samar esnatu nintzen, idorreria eta odola aulkian. Baina ez nion garrantzi handirik eman eta bizitzarekin aurrera jarraitu nuen. Egunak igaro ondoren, gero eta okerrago sentitzen nintzen nekeaz, sukarraz eta idorreriaz Amak medikuarengana eraman ninduen eta han proba asko egin zizkidaten, zer neukan ikusteko. Medikuek probak amaitu zituztenean, kolon minbizia antzeman zidaten.

    Berria, eman zidatenean, zur eta lur geratu nintzen, ezer pentsatu gabe eta ezer erantzun ezinik. Gogoratzen dut ama izututa ikusi nuela gertatzen ari zenagatik, eta medikua saiatu zenazaltzen nola eragin ziezadakeen gaixotasun horrek. HURRENGO PARAGRAFOA HEMEAN, JARRAIAN..

    Medikua ama lasaitzen ahalegiten zen bitartean, bizitza eta gauza garrantzitsu guztiak aldatuko zizkidan egoera berrianeureganatze saiatu nintzen. Albiste honek kalte egingo dit, ez bakarrik niri, baita inguruko jendeari ere.

    Larrialdietatik ospitaleratu ninduten, minbizia nahiko aurreratuta zegoelako eta hiltzeko arriskuan nengoelako. Egun hartan, medikuek lehen baino lehen ebakuntza egin beharko zidaten. Oso egun gogorrak eman nituen sukar handiz eta min jasanezinez. Edozein unetan hil nintekeela ere pentsatu zuten. Bi aste eman nituen behaketan, zerbait txarra gerta zitekeelak, eta, bi aste bete ondoren, medikuek etxera joaten utzi zidaten., baina eskolara itzuli gabe eta nire eguneroko bizitza egin gabe.

    Bi aste eman nituen etxean ia ezer egin ezinik, ohetik mugitu ere egin gabe, eta egunean behin bakarrik ateratzen nintzen kalera. Denbora tarte horretan atseden hartu nuen bizitza den guztia estimatzeko. Galdera asko egin nion neure buruari: "zer da benetan zoriontasuna? Zer gertatzen da hiltzen garenean? Zer da hil aurretik pentsatzen duzun azkena? ".Familia arteann eta lagunekin egoteko denbora baloratzen ere ikasi nuen, azken finean lagunak eta familia funtsezko zutabeak direla uste dut. Gogoan dut amonak eta aitonak egunero bisitatzen nindutela nola nengoen ikusteko, eta etxeko gaileta gozo-gozoak ekartzen zizkidatela. Garrantzitsua dena eta ez dena baloratzen ere jakin nuen. Adibidez, jende askori garrantzitsua iruditzen zaio besteek berari buruz pentsatzen dutena edo arropei buruz pentsatzen dutena, baina benetan garrantzitsua dena bi gauza sinple direla uste dut: lehenik eta behin, osasunez ondo egotea eta zeure gorputza alkoholarekin, drogekin eta abarrekin ez pozoitzea. Bigarrenez, zoriontsua izatea da, zeu zaren moduan eta ez besteek nahi duten bezala, nire ustez, gehien pozten zaituena zeure burua maitatzea baita.

    Etxean hilabete batez sartuta egon ondoren, normaltasun handiagoz atera nintzen kalera eta lagunekin ere gozatu ahal izan nuen. Jendeak penaz begiratzen zidan burusoil egoteagatik, baina pixkanaka ohituz joan nintzen. Nire bosgarren kimio saioa izan ondoren, hobeto sentitzen hasi nintzen;, hortik aurrera, gehien gustatzen zitzaidana egiten jarrai nezakeen;: futbolean jokatu. Txikitatik futbolaria izateko eta futbolari profesional gisa arrakasta izateko ametsa izan dut, eta orain mundu osoan zehar bidaiatzea eta kultura desberdinak ezagutzea da nire ametsa. Baliteke azkenean nire familia osoa bezala abokatua izatea, baina tira, ziur erretiroa hartzen dudanean mundu bila joango naizela.


    MOUNSTRUO BATEN JAIOTZA

    MOUNSTRUO BATEN JAIOTZA

    Hiru edo lau urte pasa dira istripu hartatik. Oraindik gogoratzen dut nola galdu nituen niretzako garrantzitsuak ziren pertsona guztiak, nola bihurtu nintzen beste gauza batean, gorroto dudan gauza bat. Gaur egun ihes egiten nabil militarrengandik. Haien aburuz, kalte bat naiz mundu honetarako baina hau ez da nire errua, nik ez nuen hau izatea erabaki.

    2008ko ekainaren 20a, New York-en, Kalifornia. Nire emaztea eta biok joan ginen laborategira ikerketekin jarraitzeko, gure herrialdeko militarrek arma berriak nahi zituztelako gerra bat ekiditeko. Gamma izpiekin lan egiten ari ginen eta Militarren kapitaina presio handia sartzen ari zitzaizkigun proiektua amaitzeko.
    - Bost egun gehiago dituzue proiektua amaitzeko, ez badago amaituta azken egunerako, kartzelara eramango zaituztet.
    - Bost egun oso gutxi dira, ez dugu izpien potentzia neurtu ezta makina doitu ere, ezin dugu pertsonekin esperimentatzen hasi guztia ondo prestatuta egon arte.
    - Hori ez da nire arazoa, amaitu zuen gauzak egiten eta hasi pertsonekin esperimentatzen, gizakien mugak gainditu behar ditugu soldadu hobeak izateko.
    - Baina…
    - Ez dut gehiago eztabaidauko, amaitu eta kito.
    Korrika abiatu ginen laborategira eta deitu egin genituen taldekideak, hasi behar ginelako izaki bizidunekin esperimentatzen. Sei pertsona geuden sartuta laborategi berean, bakoitza gauza batekin eta arropa egokiena jarri ondoren, hasi ginen esperimentuekin. Arratoiekin hasi ginen, baina ezin izan genuen ondoriorik atera ez zelako ezer aldatzen haien itxuran. Gero ardiekin saiatu ginen eta aurrerapen bat lortu genuen, ez zen aurrerapen handia baina lortu genuen ardiaren tamaina eta indarra handitzea. Bi egun geratzen ziren gure proiektua aurkezteko eta ez ginen hasi probak egiten, beraz, gutako norbait sakrifikatu behar zen proba egiteko.
    - Ez Betty! Zu ez zara sartuko gela horretara.
    - Zergatik ez, Bruce? Zuk ezin duzu erabaki nor sartzen den eta nor ez.
    - Hori badakit, baina ez dut nahi zuri ezer gertatzerik. Galtzen bazaitut, ez zait ezer geratuko.
    - Bruce, segurua da, dena doitu eta prestatu dugu eta segurtasun neurri guztiak ere ezarri ditugu.
    - Horrela bada, ni sartuko naiz. Nik onartu nuen esperimentu honen sorkuntza eta ez zaituztet utziko makina horretara sartzen ez dakigulako ondo funtzionatuko duen.
    - Ziur zaude?
    - Bai.
    Gelan sartu nintzen eta han zegoen makinarantz abiatu nintzen. Ez zegoen buelta emateko aukerarik, esperimentu honek hainbat onura ekarriko zituen jendearen egunerokorako. Etzan egin nintzen eta prozesuarekin hasi ginen. Hainbat txerto jarri zizkidaten, bi besoetan, beste bi hanketan eta bakarra lepoan. Gamma izpiak piztu zituzten eta erredazioz bete zen gela osoa, dena kolore berdez beteta zegoen, ezin nituen nire lagunak ikusi, eta entzuten nuen bakarra haien oihuak ziren. Kezkatuta ziruditen, zerbait ez zegoen ondo, baina ezin genuen prozezua gelditu. Hogei segundo pasa ziren eta ez nituen nire lagunak entzuten. Zaztadak sentitzen nituen gorputz osotik eta konturatu orduko laborategi osoak eztanda egin zuen, eta entzun nuen bakarra izan zen Bettyren ahotsa “Bruce, lagundu….”. Hurrengo egunean etxe batetan esnatu nintzen, ez nekien non nengoen ezta zer gertatu zen ere, kalera atera nintzen eta galdetu nien hainbat herritarrei jakiteko non nengoen eta nola heldu nintzen leku honetara.
    - Barkatu….Non gauz?
    - Alabaman, Zergatik?
    - Oh, jakinmina zen soilik.
    ALABAMAN!! Nola heldu nintzen hona? arropa berria erosi izan behar nuen, ez nekien zer gertatu zen laborategian baina nuen arropa bakarra apurtutako praka batzuk ziren. Taxi bat hartu nuen Kaliforniara joateko eta jakiteko zer gertatu zitzaigun, baina heltzerakoan, militar talde bat nuen nire zain. Uste nuen galdetuko zidatela proiekturengatik eta zer ondorio atera genituen, baina hori ez zen kasua. Nigana hurbildu zen kapitaina, kontatu zidan gertatu zen guztia eta nire inguruan hainbat militar egoteko zergatia.
    - Benetan ez duzula gogoratzen ezer?
    - Ez. Oraindik ezin dut onartu esan didazuna, Betty eta beste guztiak…..hilda daude! Nik hil egin nituen…
    - Bai eta kameratik ikusi dugunaren arabera, ezin dizugu kaletik joaten utzi, oso arriskutsua zara gizarterako, gertatu zaizuna…
    - Zergatik ez? Ondo nago, ez zait ezer gertatzen!
    - Zuk ez dakizu zertan bihurtu zinen erradiazioren ondorioz, ezin dizugu libre utzi eta horregatik etorriko zara gurekin.
    Besotik heldu zidan eta tiraka hasi zen, ez nuenez kartzelara edo beste leku batera joan nahi, beraz, ihes egiten saiatu nintzen baina bi militar bota ziren nire gainean eta ezin nintzen mugitu, baina bat-batean, haserretzen hasi nintzen, nire gorputza eta muskuluak hazten hasi ziren eta nire azalaren kolorea gamma izpien antzekoa bihurtu zen. Militar guztiek apuntatzen ninduten beraien armekin. Hiru metroko altuera nuen eta oso gihartsua, baina ezin nuen nire gorputza kontrolatu. Militarrak tiro egiten hasi ziren baina ez zuen ondoriorik, kotxeak eta zuhaitzak apurtzen hasi nintzen, militar batzuk jo nituen eta ihes egin nuen plaza hartatik ez nuelako inor gehiago zauritu nahi eta hori egin eta gero konortea galtzen hasi nintzen. Kolombiara etorri nintzen munstro bihurtu nintzenean.

    Gaur egun kafe industria batean lan egiten dut eta nire arazoarekin esperimentatzen dut. Ez dakit zein den konponbidea, ez dut aurrerapausu handirik egin, eta oraindik oso urrun nago nire helburutik, baina aurrerapen txiki batzuk egin ditut. Pilula bereziak sortzea lortu egin dut nire haserreak baretzeko, nire burua kontrolpean izateko, baina ez dut uste nire arazoa sendatzeko modurik dagoenik.

    Mundua aldatzeko bidea

    Mundua aldatzeko bidea

    2022/04/16
    Gaur egun milaka eta milaka pertsonak, munduko bazterrik urrunetatik eta herrialde guztietatik wifia egunero erabiltzen du. Wifia erabiltzen duten pertsonek ez dakitena da, emakume batek sortu zuela, Hedy Lamarrek. Hedyk ingeniaritzako ikaskuntzak hasi zituen baina aktorea izateko aukera izan zuen eta ikasketak utzi zituen. Bere pelikulak ikusten zituen empresa bateko jabearekin ezkondu zen eta ingeniaritza ikasketak amaitu zituen.

    Austria 1941/ 25/ 05
    Vienan nago, nire etxean, ohe-gainean ezer egin gabe. Nire senarra, John, batzar batean dago Naziekin, beraien armamentuak diseinatu eta sortzen dituelako. Batzuetan ni ere Nazien batzarretara joaten naiz, Jhon umore onez dagoenean.
    Etsita, nekatuta eta dohakabe sentitzen naiz. Ez dut Johnekin ezkonduta jarraitu nahi. Txarto tratatzen nau eta ez dit uzten nire ametsetako lana egiten. Ez du niregan pentsatzen eta orain nik benetan nahi dudana antzeztea eta hegazkin bat hartzea da. Johnekin nagoenetik, nire ametsa, Estatu Batuetara joatea izan da aktoresa izateko.
    Bat-batean Maria sartu da logelara.
    Egunon ,Maria - esan dut bera pertsianak igotzen ari den bitartean.
    Egunon, Hedy, zelan esnatu zara gaur? Arrautza frijituak egin dizkizut gosaltzeko.
    Eskerrik asko Maria, orain joango naiz: Esan diot. Mariak pena ematen dit, Johnek neu baino okerrago tratatzen duelako. Berarekin ihes egitea, gustatuko litzaidake baina berak beldurra du eta esaten diodan bakoitzean ezetz esaten dit, John gure bila etorriko dela uste duelako.
    Leihoetatik Viena hiria ikusten dudan bitartean, arropa jantzi dut, gero gosaltzera joateko. Arrautzaren gorringoa ogiarekin jaten dudan bitartean, indarrak hartu ditut ihes egiteko, eta aireportura joateko taxi bat eskatu dut. Mariari esan diot bidaia motz bat izango dela Parisera, baina egia esango banio ere ez lioke ezer esango Johni , laneko bidaia batean baitago. Bi egunetan bueltatuko naizela esan diot, baina berak sumatzen du ez naizela bueltatuko eta pena handia ematen dit hemen uzteak. Jhoni gutun bat idatzi diot presaka eta korrika, ez naizela inoiz bueltatuko azaltzen eta izenaz ere aldatuko dudanez bila ez etortzeko eskatzen. Ordu biak laurden gutxitan taxia hartu eta arratsaldeko zazpietarako hegazkinean sartuta nago. 12 ordu izango dira Austriatik Washingtonera.
    Wasintonera heltzean jendeak ezagutu egin nau. Sinadurak eskatu dizkidate eta jendeak nire pelikuletako izenekin deitzen dit. Antzeztu egin ditudan pelikulak askoz ospetsuagoak dira hemen Austrian baino.
    Kontuan nuen diruarekin hostal bateko logela bat alokatu dut. Nire ondoan dagoen gelan norbait pianoa jotzen ari da. George deitzen da eta berehala lagunak egin gara. George pianista denez antzoki batean lan egiten du. Bertan lan bat aurkitu dit eta biok batera lan egingo dugu, Frenesi musikalean.
    Bigarren mundu gerra hasi da eta Alemaniarrak oso aurreratuta daudenez saiatuko naiz aliatuei laguntzen, Johnek eta Naziek gerra galtzeko. Aliatuekin hitz egiten saiatu naiz, baina, ezetz esan didate. Alde batetik, ez dira nitaz fidatzen eta bestetik, barre egin dute aktoresa famatu batek gerran lagundu nahi duela entzutean. Ez dakite Johni eta batez ere, nire ikasketei esker zer egiteko gai naizen. Johnekin joan nintzen bileretan, Alemaniarrek erabiltzen dituzten armak eta teknologia ezagutzeko aukera izan nuen. Aliatuekin izango dudan hurrengo elkarrizketara ez naiz esku utzik joango.
    Geogerekin geratu naiz izan dudan ideia azaltzeko. Pianoarekin lotutako ideia: pianoaren 88 frekuentzia desberdinen eskala bera erabiliz torpedo teledirijituak interzeptatzeko sistema bat lortu nahi dut. Hau espektro hedatuan seinaleak modulatzeko teknika bat da: danbor pare bat zulatu eta zinkronizatzen lortzen da, 88 frekuentziak konbinatuz. Kontrako bandoko norbaitek seinaleren bat hartuko balu ere, ez lukete asmatuko zein frekuentzia izango den hurrengoa.
    * * *
    Hurrengo astean Hedyk eta Georgek bere asmakizuna aurkeztu zioten Estatu Batuetako armadari. Hauek ez zuten bere balioa ikusi, ez zuten bigarren mundu gerran erabili. Azkenik, beraien asmakizuna kubako gerran erabili zituzten misiletan frogatu zen, arrakasta handiz.
    Hedy Lamarr hamarkada horretako aktoresarik politena eta asmatzailerik garratzitsuenetarikoa izan zen. Baina Estatu Batuetako Armadak bere asmakizuna izango balitz bezala patentatu zuen eta Hedyren izena filmetan bakarrik agertu zen.
    Hurrengo urteetan berak asmatu zuen aparatuari esker, GPS-a eta Wifi-a asmatu ziren, Hedyren 88 frekuentzien asmakizunean oinarrituz. Beraz, esan dezakegu Hady Lamarrek gaur egungo aparaturik famatuena eta erabilgarriena sortu zuela, hau da, wifia, eta ez zuela merezimendurik jaso.

    Mutil hori

    Mutil hori

    -Hogeita bost urte ditut, ez dut ez familiarik ez lagunik, istripuaren aurretik gogoratzen dudan azken gauza da autobidetik nindoala hondartzako etxerako bidean, oporrak igarotzeko.


    -Ez duzu beste ezer gogoratzen?- galdetzen dio psikiatrak
    -Ez. -Erantzuten du Adrianek.
    -Eta… Esango ahal zenidake zertarako ari zaren hemen?- Galdetzen du psikiatrak.
    -Barkatu, zertan ari GAREN hemen, esan nahi duzu, ezta?. Esango dizut… Beste edozein goiz batean bezala…
    -Itxaron, zergatik “Garen”?- Eten egiten dio psikiatrak
    -¿Ez duzu ikusten?, hor dago…- sinesgogor berriz.
    -Tira, jarraitu hitz egiten.
    -Ados, esaten ari naizen bezala…Beste edozein goiz batean bezala, etxetik irten nintzen, Alacanetako oporretako bidaian, gidatzen nengoela pertsona arraro bat errepidean gurutzatu zitzaidan eta, hura saihestu nahian, nire helmugatik gertu dagoen zuhaitz baten kontra jo nuen. Esnatu nintzenean hemen nengoen, gela zuri honetan eta, aulki honetara lotuta; baina ez nago bakarrik. Zutaz gain, aurkitu nahi ez dudan pertsona ere dago.

    Psikiatrak dena bere pazientearen irudimenaren parte zela ikusita, Adriani eskatu zion deskribatzeko. Adrianek xehetasun arruntak eman zizkion, hala nola, begi marroiak, altua, ile beltza… Baina xehetasun arraro samarrak ere eman zizkion: anputatutako besoak, aurpegi odoltsua, zauri sakonak belaunetan…

    Hori esan eta berehala, Adrian ikaratu egin zen eta oihukatu zuen: ¡Horrela dago zuen errutik! ¡Ez dituzue nahi harenzauriak sendatu! ¡Atera gaitzazue hemendik!

    Adrianen erreakzioa ikusita, psikiatrak lasaigarri bat injektatu zion hura lasaitzeko, eta berehala lotan geratu zen.

    Adrian etxean zegoen, ezaguna iruditzen zitzaion jendez inguratuta, nahiz eta aldi berean inoiz lehenago ikusi ez zuen, errealitatera itzulia zen, eta han zegoen, mutil hura, besorik gabe eta zauriekin kotxeaz ia harrapatu zuen mutila, berari arretaz begiratzen eta telefonoz hitz egiten.

    -Hemen dago, ikusten ari naiz oraintxe bertan. - Ez kezkatu bihar han egongo da. -mutilak telefonoa eskegi zuen

    Momentu horretan psikiatra sartu zen gelan.
    -Kaixo Adrian, zelan zaude? -galdetu zion espezialistak-
    -Hemendik atera nahi nau eta beste leku batera erman, lagundu!
    -Adrian, zertaz ari zara? Nork nahi du zu hemendik atera? Hemen ez dago beste inor, Adrian, zu eta biok bakarrik gaude gela honetan.
    -Ez! Han dago eta berarekin eramango nau!

    Minutu batzuetan isilika, Adrianek erlaxatzea eta espezialistari kasu egitea lortzen du.
    -Entzun, eskizofrenia izeneko gaixotasun pairatzen duzu. Gaixotasun honek haluzinazioak, eldarnioak eta nahasmendu larriak eragin ditzake pentsamenduan eta portaeran.
    -Ez da egia!-Esaten du Adrianek. -Erotuta nagoela pentsarazi egin nahi didazu.
    -Ez Adrian, zure burua da. Istripuaren ondoren, beti pertsona bera ikusten duzu eta entzun ere egiten duzu. Nahiz eta egia esan, hura ez dago hor, zure irudimenaren partea da.
    -Okertzen zara, ondo nago, hemendik alde eginnahi dut. Lagundu! -Oihu egiten du atsekabetetuta-

    Momentu hartan hiru pertsona sartu ziren gelan, lehenago ikusitako hiru pertsonak ziren, baina ez zekien non. Momentu bat! Pertsona horiek lasaigarriak eragin zion ametsan zeuden, baina ez zekien nortzuk ziren.

    -Eta zer esaten didazu pertsona horiei buruz, horiek ere nire irudimenaren ondorio dira, alazer?
    -Ez Adrian, hau zure familia da, zure ama, aita eta ahizpa.
    -Ez da egia, ez dira beraiek, nik ez daukat familiarik.
    -Maitea -Esan zuen amak- Ni naiz, benetan ez nauzu gogoratzen?
    -Ez dakit nor zaren- Erantzun zionAdrianek-
    -Zure ama naiz, zurekin nengoen autoan, eta, istriputik esnatu ondoren, egunero hasi zinen pertsona bat ikusten baina ez zegoen inor. Benetan ez nauzu gogoratzen? -galdetu zuen berriro amak negar artean.
    Ez -tematu zen Adrian-

    Ordu batzuk geroago, Adrianen familia eta psikiatra elkartzen dira, eta espezialistak egoera azaldu zien:
    -Adrianek eskizofrenia eta amnesia ditu istripuaren ondoren.
    -Baina… istripu horrek hori guztia eragin dio? - Galdetu zuenaitak-
    -Bai -Erantzun zuen espezialistak- Esnatu ondoren, Adrianek konplikazio kardiobaskular bat izan zuen, eta horrek amnesia eragin zion. Eta… eskizofreniari buruz…Adrianek gezurra esan digu, gaixotasun hori betidanik pairatu du, baina istripuaren ondorioz larriagoa bihurtu da. Gaixotasun hau gene kopuru txikiago baten herentziatik dator.

    Amnesia hamabi ordu geroago desagertu zen, dena gogoratzen hasi zen eta eskizofreniaren aurkako tratamenduak bizitza normala egiten lagundu zion.

    NIRE ZORTE ONEKO EGUNA!

    NIRE ZORTE ONEKO EGUNA!


    Astelehena, goizeko zortziak, jaikitzeko ordua! Beti gauza bera, Mikelen iratzargailu zaratatsua… Alarma entzuten dudan bakoitzean, zera galdetzen diot neure buruari: “Mikel nik adina ozen entzungo ditu soinuak?” Ez daukat zer eginik egunean zehar, lo egin besterik ez dut nahi! Alarma entzun bezain laster esnatzen naiz, eta nire jabearen ohera salto egiten dut. Bera poztu egiten da ni ikusteaz, eta eskerrak emateko, egun onak ematen dizkiot aurpegia miazkatuz.

    Gosaltzeko ordua da. Goizetan animatzen nauen gauza bakarra gosaria da, baina eguneko hogeita lau orduetan gose naiz; ez dut ulertzen. Nire jabeari, niri ez bezala, zaila egiten zaio esnatzea baina behin altxatuta, ohean denbora luzez esna egon ostean, sukaldera joaten da gosaria prestatzera. Beti gauza bera gosaltzen du, kafea karameluarekin eta ogia urdaiazpikoarekin. “Hey! Nire janaria, nire janaria nahi dut!” Ez dut ulertzen zer gertatzen zaidan komunikatzen saiatzen naizen bakoitzean, beste hizkuntza batean hitz egin eta ulertuko ez balute bezala iruditzen zait. Nire jabearekin komunikatzen saiatu ondoren, minutuak pasa ahala bere aurpegiaren keinuak aldatzen direla ohartzen naiz; goizeko irribarre handi bat izatetik, kopeta zimurtzera pasatzen da, nire hitzak atseginak ez balira bezala... Baina, nire janaria nahi dut, janaria besterik ez! Urte askoren ondoren, (askoren arabera, urteak zazpiz-zazpi igaroko balira bezala sentitzen naiz eta Mikelek orain dela hiru urteko bizitasun berarekin jarraitzen duelako sentsazioa izan arren) eta berarekin bizi izandako esperientzia, nire janaria lortzeko sekretua lortu dut: negar-muzinka hasi. Bai, entzun duzun bezala; haur batek bezala negar egin, nahi duzuna lortzeko. Oraindik ez dakit zertarako balio duen trikimailu hutsezin honek, nire ikuspuntutik hobe baita gauzak ni bezala hitz egiten eskatzea, baina tira… Azkenean nire janaria daukat, beti berdina da, nik maite ditudan bolatxo mota horiek, ez dakit zer duten baina eguneko ordu guztietan gogoa dut.

    Orain bai, behin guztia janda, nire lagunak ikusteko ordua da. Mikelek soka moduko bat lotzen dit lepoan, neure indar guztiez gorroto dudana, eta atarirantz arrastaka eramaten nau. Itxaroten dudan bitartean, eta kanpora irteteko pazientzia handiz, nire jabeak bere burua prestatzen jarraitzen du.
    Tira Mikel, kanpora atera behar dut, ezin dut gehiago jasan!
    Isilik! Banoa! Zaunka egiteari utzi.
    Zaunka? Nola zaunka? Zer da hori? Esaldi hori etengabe, "Ez egin zaunka Max", "Sh, bizilagunak molestatzen ari zara", eta ez dut ulertzen zergatik, nire helburu bakarra berarekin komunikatzea da, baina ezinezkoa dela ikusten dut…
    Etxetik irtetean Rex ikusten dut, aurreko atarian bizi dena. Beti bere goizeroko energia handiz:
    Egun on Max! Zer gosaldu duzu gaur? Ea asmatzen dudan... haragi zaporeko bolak seguru, klasiko bat.
    Horixe! Nola zenekien?
    Beti txantxa bera, ez da goizero errepikatzeaz nekatzen. Kaletik buelta bat eta nire lagun guztiei agurtu ondoren, etxera itzultzeko ordua da.

    Goizeko bederatziak, eguneko ordurik txarrena, nire jabea lanera joaten da eta bakarrik uzten nau egun osorako. Baina gaur, zein da nire sorpresa? Nire jabeak atseden eguna dauka! Berri hau jakinarazi dion deiaren amaieran, korrika etortzen da niregana, pozez salto egiten dudan bitartean. Bazkaltzeko ordua heldu da, eta ohartu naiz Mikelek ohi baino azkarrago prestatzen duela janaria. Detaile hori alde batera uzten dut eta bazkaldu ostean pentsatzen dut nire eguna ezin dela hobea izan, sorpresa zoragarri bat jaso arte... Gaur ile-apaindegiaren eguna da! Horregatik Mikelek presaka zebilen, ordu bete barru hitzordua dugulako! Mikel ile-apaindegira joateko prestatzen hasten da. Ez dut oso ondo ulertzen nire jabearen gustua, beti kolore ilunekin eta tonu berdinekin janzten da, agian arazoa nirea da, ezin ditudala kolore guztiak ondo ezberdindu... Beno itzul gaitezen garrantzitsuenera, gaur ile-apaindegiaren eguna dela. Nire lagunei ez bezala, izugarri gustatzen zait garbitze-saioetara joatea eta dutxa bat hartu, masajea egin eta ilea mozten didaten bitartean, bizitza osoan egon naiteke leku horretan. Gainera,, Hannak, nire gominola gogokoenekin ongi etorria ematen dit. Saioaren amaieran, tristuraz ateratzen naiz dendatik, esperientzia amaitu egin baita. Etxera iritsi ahala, afaltzeko ordura arte lo egitea besterik ez zait geratzen. Behin afalduta, nire jabearen gelara joan eta nire ohean kizkurtu eta lasai lo egiten dut hurrengo egunera arte. Ai neure burua aurkeztea ahaztu zait, Max naiz eta bai, txakur bat naiz. Pozten nau zu ezagutzeak!

    NOR NAIZ?

    NOR NAIZ?

    2300 urteko otasilaren 24a
    2300. urtea. Norberak jaiotzean, botere bat aukeratzeko aukera, gure DNA aldatuz. Eta botere hau ezin da 18 urte izan arte aldatu. Jaiotzean aukeratu genuen boterea aldatzekotan, botere aldaketa horren truke, edo dirua edo gure bitzako zenbait minutu eman behar ditugu.

    Mundua, beste modu batean antolatu egin da. Gaur egun, soilik bi herrialde existitu egiten dira, Viena, edo aberatsen herrialdea, eta gurea, Banit, txiroen herrialdea. Lehenengoan, dirua, Baniten arratoiak egiten duten antzera, leku guztietatik atera egiten da eta harrigarria bada ere, abertats hauek gure gain bizi dira.
    Bestalde, Banit herrialdean, metalezko etxe-bizitzetan bizi gara eta gure pribilegioek gure mundutik normaltasuna ezabatu den antzera, ihes egin dute. Beraz, segurtasun osoz esango nuke, klase sozialak bat-batean errotik desberdindu egin direla.
    Nire izena, Lauria da. Baniten jaio nintzen; edo hori uste nuen nik. Nire boterea, ikusezintasuna da. Bai, ikusezintasuna. Zertarako balio duen zuon buruari galdetzen badiozue ere, botere honi esker, hementxe naukazue ni, orain eta hemen.
    Vienenarako itsasontzi batean sartuta nago. Benitetik Vienara; harrigarria baina egiazkoa.Harrigarria, ni bizi naizenetik, ez dudalako bidaia hau egin duen inor ezagutu. Baina inor, zentzu literal eta haren osotasun osoarekin.
    Ni, itasontzi honetan nagoen arrazoia, nire herrialdean inork gehiego ez duen ikusezintasun boterea erabiliz, itasontzian sartu nintzela da. Egunero, ikusezintasun boterea Benit herrialde guztian duen bakarra ni izatea nola den posible nire buruari galdetzen diot. Behin eta berriro. Euli bat zure etxean sartu eta handik ateratzeko egiten dituen saiakerak bezala, pentsamendu hau ez da gelditzen, eten gabekoa da.

    Honen ondorioz, desberdina izan naiz beti, hitz beltz bat izan naiz horri zuri batean, zikindura beltz bat azal zuri eta garden batean, koral koloretsu bat ezkoloredunen artean, txori galdu bat, ezjakina, bakartia.

    2300. urteko martxoaren 2a
    Azkenean, Vienara heldu naiz, eta guztiz galduta nago. Herrialde zaratatsua da, azpiegitura bikainekoa. Eta honen ondorioz, txiki sentitu egiten naiz. Hauts soila, inurri nimiñoa desertu herraldoi batean.
    Urte luzez itxaroten egon naizen momentua, azkenean usain, dasta dezaket. Eta etxean ez banago ere, etxean sentitu egiten naiz. Sentimendu arraroa da, desberdina, azaldu egin ezin daitekena.

    Sentimendu hau jarraituz, Vienako hirubururako azken teknologairi esker egan egin dezakeen autobusa hartu dut.

    2300. urteko martxoaren 3a
    Buenos Airesera heldu egin naiz, Vienako hiriburura. Egia esan, bidaia luze-luzea izan da.

    Buenos Aires hiri handia da, beroa, eguzki-izpiek azala erretzen didate eta haizeak nire gorputzeko berotasuna txikitzeaz ez ezik, handitu egiten didate.


    2300. urteko apirilaren 3a 8.00am
    Orain dela hilabete bat Buenos Airesen nagoela. Etxe polit batean bizi naiz; egunero txorien abestiekin eta ibaiaren zipriztinekin altxatzen naiz.
    Poztasuna da nire sentimendu gorena momentu honetan.
    Baina poztasun hau berehala ezabatu egin zait; nire lanerako bidea egiten ari nintzen bitartean, bat-batean beltzez jantzitako bi mutil ni jarraitzen hasi egin zaizkit. Beldur naiz.
    Bat-batean, bi mutilek, haien lau besoekin hartu eta auto batera sartu egin naute.
    Guztia beltza. Bero itzela. Nire izerdi tantek nire larruazala bustitzen dute, eta nire beldurrak nire arima uzkurtu egiten du, hozmindu egiten du. Ez dut ezer sentitzen. Bai, beldurra sentitzen dut.

    2300. urteko apirilaren 3a 9.00am
    Ordu bat geroago, kotxetik atera naute bi mutilek, eta eraikin itzel baterako bidea egiten ari garelakoan nago. Ezer ikusten ez badut ere, Buenos Aires hiritik oso urrun gaudelako sentimenduak inguratzen nau.
    Bi ate zabaldu dira, edo hori entzun dudala uste dut behintzat. Jarraian, ikusmena ekiditen zidan zinta kendu didate.

    2300. urteko apirilaren 3a 13.00pm
    Erakin honetara sartu naizenetik, badakit dena. Nire mundua 4 ordu hauetan drastikoki zabaldu egin da. Eta nondik hasi ez dakidanez, betidanik esperimentu soil bat izan naizela esateko indarra egingo dut.
    Ni, Lauria, esperimentu bat izan naiz. Esperimentu soil bat.
    Dena kontau dit, munduko bi herrialdeak zuzentzen dituen neskak.
    Kontua da, urtero, Vienan jaioa den pertsona bat Banitera bidaltzen dutela. Urtero. Jaio bezain pronto. Eta urtero aukeratzen duten pertsona horren boterea aldatuz doa. Hau da, 100 urteetan zehar, Vienako ume bat aukeratu egin dute, eta ume jaio berri hauek botere desberdin bat izan dute, urtero.
    2280.urteko ume aukeratua, ni izan nintzen. Eta ikusezintasun boterea esleitu zidaten.

    Garrantzitsuena da, 100 urteetan zehar Banitera bidali dituzten ume hauetako inor, ezin izan dela Vienara itzuli. Izan ere, ni, Lauria, izan naiz urte hautan guztietan, Vienera bueltatzea lortu egin duen pertsona bakarra. Nire aurreko guztiak, Beniten gelditu ziren, Vienara itzultzeko ezintasunarekin. Hau da, ez ziren herrialde aberatsera bueltatzeko trebeegiak izan. Edo ez zituzten baliabiderik izan.

    Bestalde, esperimentu hauen asmo bakarra, boterei prezio bat jartzea da.
    Ni ikusezintasun boterearekin, Vienara itzultzea lortu duen bakarra naizenez, nire botereraren prezioak gora egin du era ikaragarri batean. Eta munduko botererik garestiena bilakatu egin da.


    2310. urteko apirilaren 3a
    Horain, iraganean ikusten dut gertatutako hori. Hala ere, esperimentuak egiten jarraitzen dute, urtero, botere desberdin batekin, DNA aldaketa desberdin batekin.
    Ni Benitera bueltatu nintzen, Vienan etxebizitza eskaini bazidaten ere. Beniten azkenean, ni naizelako, nire basbeslekua delako, nire arima, bihotza, baina hau guztia baino gehiago, nire etxea delako.

    Phonden meategiak

    Phonden meategiak

    Shaha Doktoreak eta Middletonek 8 urte zeramaten batera lan egiten, Phonden minerala aurkitzeko nahiarekin, ezaugarri bereziak dituen arroka mota baita, eta horrek hain berezi eta preziatua egiten du. Phondenak barruan zuntz moduko harizpiak dauzka, eta hauek gizakion burmuinaren antzera jokatzen dute, horregatik, adimen artifizialdun androidean sortzeko mundu honetan existitzen den materialik onena da.
    Dena den, material hau soilik behin ikusi izan dugu gizakiok, orain dela 23 urte Mark Grant Doktorea aurkitu zuenean. Jazo zen arazoa izan zen gaur egongo teknologiak ez zituztela,beraz, mineral horrek dauzkan erabilpenak ez ziren ezagutzen. Zorionez, Shaha eta Middlleton munduko zientzialarien elitean egon ziren, baina, bere lukukerria halakoa izan zenez mundu osoaren aurka agertu ziren, ikerketa lanekin jarraitu nahi zutelako.
    Hasiera batean, Shahak unibertsitate batean egiten zuen lan, Phondenari buruzko ikerketak egiten, eta unibertistateak bere ikerketak finantziatzen zituen, baina espedizioa antolatu nahi izan zuenean bizkarra eman zion, eta beste baten dirua bilatzera joan zen. Momentu hartan, Middleton ezagutu zuen, Hegoaldeko mutil aberatsa, eta berarekin lanean hasi zen. Lehenengo momentuetan ez ziren guztiz ondo moldatzen, hala ere, haien helburua berdina zen, hortaz, taldean lan egitea aukerarik onena zela konturatu ziren eta lanean ondo aritu ziren 8 urte luzetan zehar.
    Ikerketak ez zuen ondorio biribilik ematen, 2056ko apirila heldu zenera arte. Apirilaren 19ko gauan, Shaha laborategian zegoen,lortutako datu batzuk antolatzen, eta momentu horretan, bere eskumaldean zegoen ordenagailu batek zarata karrankariak egiten hasi zen. Shahak ezin zuen sinetsi pantaila begiratzean, Phonden iturri txiki bat aurkitu zuen ordenagailuak. Bere gorputza dardarka hasi zen eta ondoan zegoen aulki batean jesarri zen, sinetsi gabe. Harridura une horiek eta gero , telefonoa eskuratu zuen eta azkar batean Middletonen zenbakia markatu zuen.
    Lau alditan deitu ostean Middletonek telefonoa hartu zuen, ahots zakarrarekin hitz egin arren Shahak esan zuenaz jabetu zen. Hasierako uneetan isilik geratu zen, baina, ziztu bizian guztiz esnatu zen eta laborategira abiatu zen. Bertara heldu zenerako, doktorea mapa batzuk begiratzen ari zen, mineral iturria, zehatz-mehatz, non zegoen aurkitu nahian.
    Hilabete bat beranduago Iparralderantz bidea hartu zuten, Phondena aurkitzeko itxaropentsu. Itsasontzian abiatu ziren, izan ere, meatokia ozeano Artikoan zegoela ondoriaztatu baitzuten apirileko gau horretan. Itsasontzian denetarik zeramaten: janari mordoa, urpekaritza trajeak eta itsaspekoa bestelako ekipamendu berezia, laborategiko materiala eta bestelako tresnak, denak mineral hori aurkitzeko tresnak. 81°13'07.5"N 21°37'15.9"E kordenatua zen meategiaren kokapen zehatza, eta zientzialariek hara joateko asmoa zuten.
    Bertara heldu zirenean egin zuten lehenengoa laborategi txiki bat prestatzea izan zen, ikerketa lanak egiten jarraitzeko. Hori egin eta gero, Shahak itsaspekoa prestatu zuen, baina uretan murgildu baino lehenago Middleton begiratu egin zuen, momentu hori gertatzen ari zela bermatu nahian. Segundo batzuek ostean, Shahak, ozeanoaren sakontasunerako bidea hartu zuen, bere bizitzako altxorraren bila.
    Gero eta beherago egotean, orduan eta argitasun gutxiago zegoen, beraz, itsaspekoaren argiak piztu eta Middletonekin hitz egiten hasi zen, honek nora joan esaten zion bitartean. Behera eta behera joan zen, eta irratia gero eta txarrago entzuten zen, izan ere, Middleteonekin zuen komunikazioa guztiz eten egin zen eta, soilik, zarata zorrotzak entzuten ziren. Puntu horretan doktorea izutzen hasi zen, eta gainazaleko bidea hartzeko zorian zegoenean aurrean zegoen ikusi zuen.
    Bat-bateko argia sortu zen, eta Shaharen begiak ikusten zutena sinesgaitza zen. Phondenez osatutako egitura erraldoia zeukan aurrean. Hori amets bat ez zela ziurtatu zuenean, itsaspekoaren mandoak hartu eta phondena hobeto ikusteko hurbildu zen. Zuri eta arrosa argi koloreko minerala zen, eta gertutik begiratzean barruko zuntzak ikusten ziren. Bi alditan pentsatu barik, itsaspekoak zeraman kamara berezia atera eta argazkiak ateratzen hasi zen.
    Ordu batzuk beranduago, Middleton eta Shahak errefortzuak eskatzen ari zen, mineral erraldoi hori ateratzeko baliabide gehiago behar zituztelako. Mundu osora zabaldu egin zen berria, eta hurrengo goizean minerala ateratzeko hainbat eta hainbat itsasontzi agertu ziren, apartako tresnekin, baita kazetariak ere. Azken hauek milaka galdereekin bonbardatu zituzten zientzialariak eta teleberri eta egunkari guztietako portadetan agertu ziren.Jende guztia adi zegoen ozeano Artikoan gertatzen ari zen jakin nahian. Joan ziren pertsona eta zientzialari guztiekin bildu ziren eta operazio berezia prestatu zuten, Phondena itsasoko sakontasunetik ateratzeko.
    Aste baten buruan, 13 tona inguru pisatzen zuen mineral erraldoia itsaso barnetik ateratzea lortu zuten eta itsasontzi handi batean garraiatu egin zuten kostalderantz.
    Shaharen eta Middletonen lanak haren fruituak izan zituen eta aurkikuntza horri esker, hurrengo urteetan abantaila ikaragarriak egingo ziren adimen artifizialaren arloan.

    ROBOTEN ARTEKO GUDA

    ROBOTEN ARTEKO GUDA

    Kaixo. Nire izena Ralde da eta 2459. urteko robot bat naiz. Gizakiak nahiko ondo ezagutzen ditut, hortaz, badakit ez nauzuela sinetsiko baina egia da. Beno, egia esanda urteak dira ez dudala gizaki bat ikusten, izan ere, orain dela justu 300 urte desagertu ziren guzti-guztiak. Orain, zenbait animalia eta robot baino ez gaude lur planetan, zuek asmatutako robotak, hain zuzen ere.

    Ez duzue ezer ulertzen, ezta? Ba orain azalduko dizuet guztia, zuen laguntza behar baitugu. Berotze globala izan zela eta, lehen izaki bizidunak desagertzen hasi ziren 2010. urtean gutxi gora-behera eta hortik aurrera, gure/zuen planeta pikutara joan zen pixkanaka. 2159. urtean azken gizakiak desagertu ziren, baina ordurako zientzia oso garatuta zegoen. Orduan, guztiak desagertu baino lehen, zientzialari talde bat adimen artifizialaz baliatu zen ni bezalako robotak asmatzeko. Ez gara zuek ezagutzen dituzuen moduko robotak, gu metalez egindako gizakien modukoak gara, zuen itxura dugu, ikasteko gaitasuna dugu, eta gure baitan bizitzeko gai gara, inoren lagutzarik gabe, zientzialariek sortu baikintuzten zuek ordezkatzeko.

    Orain arte nahiko ondo bizi izan gara baina aurretik esan dudan bezala, zuek bezalakoak gara eta horrek esan nahi du zuen akatsak ere baditugula, horien artean, zekenkeria eta gero eta botere gehiago nahi izatea. Horrek hainbat gatazka sortu ditu gure artean, baina inoiz ez da gertatu azken 50 urtetan gertatzen ari den moduko gudu handia. Azken aldian konturatu naiz gure egoera alda dezakezuen bakarrak zuek, gizakiak, zaretela. Horregatik, denboraren makina eraikitzen saiatu naiz, zoritxarrez ez dut nire helburua lortu baina gutxienez objektu txikiak garraiatzea lortu dut, orduan, gutun hau idazten ari natzaizue zuen laguntza eskatzeko asmoz. Planeta osoa desagerrarazten ari gara eta hori geldiarazteko modu bakarra zuek eta beste izaki bizidunak ez desagertzea da. Horretarako, planeta zaindu behar duzue, 2022. urtera bidaliko dut gutuna, oraindik egoera aldatzeko aukera duzuelako. Oraindik ez da berandu, baina lehenbailehen jardun behar duzue.

    Planeta zaintzeko modurik hoberena zera da: erabilera bakarreko plastikoaren erabilera asko murriztu, guztiz erabiltzeari utzi arte, zaborra zabortokian utzi eta batez ere birziklatu behar da. Energia ez berriztagarriak planetarentzako hobeak diren beste batzuekin aldatzea adibidez, eguzki energia edo energia eolikoa, premiazkoa da eta kotxe elektrikoak edo garraio publikoa erabiltzeak ere asko lagunduko luke. Asko kutsatzen duten fabrikak itxi dezaten, bigarren eskuko arropa, mugikorra edo altzariak erostea eta, azkenik, liburuak digitalizatzea basoetako zuhaitzak moztu ez ditzaten.

    Orain jakin nahiko duze zuon lana baliogarria izan den. Ba logikoa denez, egoera hobetu izan balitz, ni ez nintzatekeen egongo gutun hau idazten, ez nukeelako laguntzarik behar. Orduan, gutuna desagertzen den heinean jakingo duzue planeta gero eta hobeto dagoela. Eta gutuna guztiz desagertua dagoenean esan nahiko du planeta sendatuta dagoela. Baina horrek ez du esan nahi zaintzeari utzi behar diozuela, beti-beti zaintzen jarraitu beharko duzue.

    Espero dut gutun honek balio izatea aldaketa klimatikoari buruz kontzientziatzeko eta roboten artean gertatzen ari zaigun gudua geldiarazteko. Egoera hobetu arte zuen laguntzaren zain egongo naiz.

    teknologia aurreratuen ondorioak

    teknologia aurreratuen ondorioak

    Bazen behin haur bat, Mikel izenekoa, 10 urte zituena, eta bere ametsik handiena zahartzea eta ikertzaile zientifiko bihurtzea zen. Oso ume bitxia zen, ez zituen gustuko kirolak, gainerako haurrak bezala, bere tarte libreetan liburuak irakurtzea edo gauza berriak ikastea nahiago zuen. Gainerako haurrek barre egiten zioten eta esaten zioten ez zela inoiz ikertzaile ospetsu bat bihurtuko, denbora galtzea zela.

    Mikel nagusitu zen, lan gogorra egin zuen, eta zientzietan ohorezko matrikula lortu zuen bere nota bikainei esker. Mikelek Donostiara joatea erabaki zuen unibertsitatean ikasteko, asko interesatzen zitzaion gai zientifikoa, baina batez ere adimen artifiziala. Mikeli sinesgaitza iruditzen zitzaion zelan munduak teknologikoki aurrera egiten zuen, eta esperientzia horren parte izan nahi zuen.
    Mikel robotika ikasten hasi zen, uste baino zailagoa zen, baina ahalegin handia egin zuen beti nahi izan zuena lortu ahal izateko.Bere karrera amaitzean, robotetan espezializatutako enpresa batean onartu zuten eta han lan egiten hasi zen. Munduan mota askotako robotak asmatuta zeuden jadanik, hala nola, sukaldean laguntzeko robotak, xurgagailu elektronikoak... baina Mikelek aurrerago joan nahi zuen, lan gogorra egin zuen, gizakiaren gaitasun berak zituzten makinak sortzeko asmoz. Pertsona bat ia identifikatzen zuen robot bat sortzea lortu zuen, arropa arruntez jantzita zegoena, besoak, hankak eta aurpegia ere bazituena. Robot hori gai zen etxeko lanak egiteko, erosketak egitera joateko, beste pertsona batzuekin hitz egiteko... Mundu osoko sormen berritzailea izan zen, eta Mikel oso ospetsu bilakatu zen, oso enpresa famatuetatik deitzen hasi zitzaizkion berarekin kolaboratzeko. Enpresa guztiek ospe handia eta diru asko eskaintzen zioten, eta Mikel berehala konturatu zen enpresek benetan nahi zutenaz. Enpresek nahi zuten gauza bakarra dirua lortzea zen eta pertsonen ordez robotak ezartzea lanbideetan, hala nola garbitzaile, margolari, arkitekto moduko lanbideetan. Mundua oso azkar modernizatu nahi zuten, ekintza horiek izan ditzaketen ondorioak pentsatzen gelditu gabe. Hori gertatuz gero, jende asko langabezian geratuko litzateke, eta krisia areagotu egingo litzateke mundu mailan.

    Mikelek ezin zuen horrelakorik gertatzen utzi, pentsatzen zuena mundu osoarekin partekatu behar zuen eta mundu mailan ikusiena zen programarekin elkarrizketa bat eskatu zuen.
    Elkarrizketa gaueko bederatzietan hasi zen, hasieran aurkezleak eta ikusleek hainbat galdera egin zizkioten: “robota fabrikatzeko zenbat denbora behar izan zuen, ideia nola bururatu zitzaion, laguntzarik behar ote zuen, ea erreplikak egitea eta saltzen hastea pentsatu ote zuen...“ Galdera guztiak erantzun zituenean, programa amaitu aurretik zerbait esan nahi ote zuen galdetu zioten, eta berak baietz esan zuen. Kameretara begiratu eta hizketan hasi naiz. "Niri zuei adina ilusio egiten dit horrelako robot bat egitea lortu izanak, hori da txikitatik amesten dudana, baina inor ez dago pentsatzen robotek mundura ekar ditzaketen ondorioetan. Oso ondo dago robotek pertsonei laguntzea, baina robotek ezin dituzte pertsonak ordezkatu, robotek inoiz izango ez duten zerbait dagoelako, zuen sentimenduak. Bai, egia da robotek perfekzioan lan egiten dutela eta gizakiok ez bezala akatsak egiteko oso aukera gutxi dituztela, baina pertsonok gauzak sentimenduekin egiten ditugu, eta askoz garrantzitsuagoa da akatsak egitea eta gauzak ondo egiten ikastea, gizakiak robotekin ordezkatzea baino. "
    Entzuleak mutu geratu ziren eta aurkezleak azken galdera bat egin zion: zer esan nahi duzu honekin?
    “Esan nahi dudana da ez diodala robota inongo enpresari salduko eta ez dudala bere fabrikazio modua azalduko.”
    Egindako elkarrizketa horren ondoren, Mikel lanetik kaleratu zuten. Bazekien bere ametsik handienari uko egin bazion ere, egin behar zuena egin zuela, hortaz, zoriontsu geratu zen.

    Txikiquitzeko edabia

    Txikiquitzeko edabia

    August Klein zientzialaria ez zen zientzialari arrunta; berezi samarra zen. Ordutegiak guztiz karratuak zituen, eta beti denetarako ordu berean, ekintza bakoitzean zenbat denbora beharko zuen ere kalkulatuta zeukan. Kleinek laborategian lan egin zuen bere bizitza osoan, baina inoiz ez zuen esperimentu eta formula famaturik aurkitu. Hala ere, hori aldatzeko asmoa zuen aspalditik. Kleinek hilabeteak zeramatzan ospetsu egingo zuen esperimentu batean lanean, eta bazirudien lortzeko zorian zegoela.

    Maiatzaren 14an, asteartean, goiz xamar jaiki zen. Ez zen gose, baina kafesne epela edan eta gurinaz eta marrubi marmeladaz igurtzitako ogi txigortua jan zuen. Autoa hartu eta laborategira abiatu zen. Han bere txabusin zuria jantzi zuen eta, aurreko egunean utzitako pausutik hasiz, esperimentuarekin aurrera jarraitu zuen bost orduz, etenik egin gabe eta amaitu zuen arte. Kleinek ezin zuen sinetsi, lan gogorraren denbora luzea, ondoren amaitu izana: 2029ko pertsona guztiak irauliko zituen edabea, txikitzeko gaitasuna ematen dizun edabea. Luzaroago itxaron gabe, litro erdiko edabea hartzea erabaki zuen, eta minutu bat baino gutxiagotan babarrun baten tamainara bihurtuta, klein doktorea euforiko zegoen egin zuen esperimentuagatik; hamar minutu besterik ez zuen itxaron beharko jatorrizko tamaina berreskuratu arte. Bitartean, borragoma batean eserita itxarotea erabaki zuen, bere tamainara itzuli ondoren egingo zuenaz pentsatuz. Hala ere, denbora aurrera zihoan eta ez zuen bere tamaina berreskuratzen. Desesperatua negarrez hasi zen, hogei minutu baino gehiago igarota, tamaina berreskuratu ez zuelako. Kleinek bere buruari galdetzen zion zer gertatu zen, zer izan zen bere akatsa, zergatik ez zen bere benetako erara itzultzen, proba eta egiaztapen guztiak egin bazituen. August Kleinek ez zuen hain erraz amore emango eta bere tamaina berreskuratzeko plan bat asmatzea erabaki zuen. Ongi pentsatu ondoren, oso plan arriskutsua bururatu zitzaion, edabetik edan eta emaitzen zain egotea, hau oso arriskutsua zen, ez baitzekien edabeak txikiago egin zezakeen edo, aitzitik, bere tamainara itzul zezakeen. Zoria edanarekin tentatzeaz gain, klein lurrean zegoen eta edabea mahaian zegoen, eta bere egungo altuerarekin ez zuen josteko itxurarik, baina Kleinek erratz bat ikusi zuen mahai gainean, eta horra igotzen saiatzea erabaki zuen.August erratza zegoen tokira iritsi zen, erratza gogor hartu eta pixkanaka eskalatzen hasi zen, hasieran erraza egin zitzaion, baina denborak aurrera egin ahala, konturatu zen oso makurtua zela eta ezin izango zela igo. Orduan gora igotzeko beste modu bat bilatzea erabaki zuen, mahaiari buelta bat eman zion eta kaxoi ireki bat eta motxila hegaldun bat ikusi zituen, kaxoira igo eta mahaira igo ahal izateko.Gora iritsitakoan, tiraderatik erregela bat hartu eta igotzeko eskailera bat balitz bezala jarri zuen, arazoa zenez zela oso erresistentea eta balantzaka zebilela, eta handik eroriko balitz hil egingo zela, baina igotzea erabaki zuen.


    Bi minutu behar izan zituen ia osorik igotzeko, baina erregela irauli eta lurrera erori zen. Kleinek bere bizitza osoa ikusi zuen pasatzen, eta orduan bere laborategiko laguntzailearen ahotsa entzun zuen. Klein zutitu egin zen; ezin zuen sinetsi dena bere burmuinaren lana izan zela, berak ez zuen inoiz edabe bat ere asmatu edo probatu bere burua txikitzeko. Hori fisikoki ezinezkoa zen, ezta? Galtzeko astirik gabe ,ospitalera joatea erabaki zuen dena ondo zegoen ala ez ikusteko, baina bidean ezin zuen imajinatutako guztia pentsatu gabe utzi, ea ahal izango zen edabe bat sortu txiki-txiki bihurtzeko.

    USTEKABEKO ISTRIPUA

    USTEKABEKO ISTRIPUA

    Nire gurasoek eta arrebak elur egun batean autoz ni ikustera etortzea erabaki zutenean hasi zen dena. Taberna batean nengoen lagunekin, eta, bat-batean, telebistak kontatzen zuenez, hiru kideko familia batek istripu izugarri bat izan zuen kami batekin topo egin zuenean. Denak hasi ziren horretaz hitz egiten, baina zerbaitek esan zidan egun hori ez zela batere ona izango. Gidaria oso larri zegoela esan zuten, kopilotuak kolpe handia hartu zuela eta alaba egoera onean zegoela. Zaurituen aurpegiak ezin izan nituen ikusi, baina zein ospitaletara eraman zituzten entzun bezain laster, nire lagunari ospitalera berehala eramateko eskatu nion. Banekien nire familia zela!


    Ospitalera iristean, mediku guztiak presaka zihoazen, eta oso egoera larriazirudien . Nire datuak eman eta ikusitakoa azaldu nienean, nire familiak istripu hori izan zuela baieztatu zidaten. Sara, nire arreba txikia, egoera onean zegoela esan zidaten, urradura txiki batzuengatik izan ezik, baina ezin zuela hitz egiten.Gurasoei buruz, berriz, ez zidaten ezer esan. Hiru ordu inguru egon ginen zain eta nire aitaz arduratu zen medikua hurbildu zitzaidan, nire amaz arduratzen zen doktoresarekin batera, biak oso aurpegi tristeekin.

    Medikuak "asko sentitzen dugu, baina…" esan zuenean, Sara eta biok shockean geratu ginen, bera negarrez hasi zen eta korrika joan zen komunera, eta ni medikuei entzuten geratu nintzen

    - Ines, zure aitak garun-isuri larria izan zuen talkan, eta saiatu arren, ezin izan du biziraun, esan zuen doktoreak.
    - Hala ere, bere gorputzaren gainerakoa osorik dago -jarraitu zuen azaltzen.
    Amari buruz galdetu nuen azkar.
    - Gauza larri bat komentatu behar dizugu. Zuen amak biriketako minbizia zuen, oraindik antzeman ez ziotena, eta, kolpearen ondoren, bihotz-buxadura izan du, oso larria da, baina bihotzaren transplantea egiten saia gaitezke bera salbatzeko.
    -Lasai, zure amak pultsua du oraindik, baina, bihotzaren transplante bat behar du berehala; bestela, uste dugu ez duela ordubete baino denbora gehiagoz bizirik iraungo.
    - Irtenbide bakarra zure aitak Sofiari bere bihotza ematea da, zure aita harenodol mota bera duen bakarra delako.
    -Arazoa da arrisku handiko operazioa dela da eta gaizki irteteko probabilitate handia duela.

    Hau guztia surrealista zen. Ezin nuen sinetsi! Baina nire ama salbatzeko irtenbide bakarra zela ikusita, azkar egiteko eskatu nien.

    Hiriko zirujau onenari deitu zioten, eta hogei minutu geroago ospitalean zegoen ebakuntza egiteko prest. Nire ahizpa pixka bat lasaitu egin zen, psikologo batek eta psikiatra batek zaintzen ari zirelako gela batean, baina oraindik ez zuen hitz egiten, eta ni kezkatuta nengoen. Ordu batzuetaz egongelan zain egon nintzen eta nire familia osoa ospitalean etorri zen; nire osabek eta lehengusuekbehar nuen euskarria eman zidaten.


    Handik gutxira, erizain bat etorri zen, eta esan zigun ebakuntza oso ondo zihoala esan igun , baina luze joko zuela, eta gela batera eraman gintuen nire arrebarekin. Bi ohe zeuden, eta pilula batzuk eman zizkiguten, "Clonazepam" zeritzenak, antsietatea kontrolatzeko eta biok oso azkar lokartu ginen.

    Esnatu nintzenean, hamar ordu inguru igaroak ziren eta nire senide guztiak negarrez ikusi nituen elkar besarkatzen.
    - Zer gertatu da? -galdetu nuen.
    - Ebakuntza ondo atera da, baina gorputzak ohitu egin behar du bihotz berrira; ez dakite laster esnatuko den ala ez, baina esnatu arren medikuek ez dute uste hiru urte baino denbora luzeagoz bizi izango denik, kimioterapia ere jaso behar duelako.

    Bi egunez oso kezkatuta bizi nintzen, baina erizainek denean lagundu zidaten. Hirugarren egunean gure ama esnatu zen; oso ahul zegoen, baina bizirik, operazioa ongi atera zela zirudien.
    Hilabete batzuk igaro ziren eta dena pixka bat normalizatu zen. Aitaren hiletara joan ginen, Sarak ez zuen falta psikologoarengana joateko beharrik. Zorionez, niri gutxi geratzen zitzaidan erizaintza-karrera amaitzeko eta ama zaindu ahal izateko, kimioterapia jasotzen jarraitzen zuen bitartean.

    Bost urte igaro ziren, nahikoa zen, eta medikuek ez zuten espero. Dena ondo zihoala zirudien, eta bihotz transplantea izanda ere , amak minbizia gainditzea lortu zuen.

    ZER GERTATUKO LITZATEKE SUMENDI GUZTIAK ERUPZIOAN SARTUKO BALIRA?

    ZER GERTATUKO LITZATEKE SUMENDI GUZTIAK ERUPZIOAN SARTUKO BALIRA?

    Munduan 1.500 sumendi aktibo daude, ozeanoen azpian dauden mendi horien kopurua kontuan hartu gabe. Egunero, bat edo bi erupzioan sartzen dira munduko lekuren batean. Erraldoi horietako bat laba, errautsak eta kea botatzen ikustea izugarria da. Baina zer gertatuko litzateke denak batera erupzioan sartuko balira?

    Bazen behin, Alfred izeneko zientzialari alemaniar bat. Zientzialari zahar hau, bere garaian oso famatua izan zen, bere teoriek hainbat aurkikuntza zientifiko berriak ekarri zituelako. Gau hotz eta ilun batean, bere laborategian ikerketa batzuk gauzatzen ari zela, nekearen-nekez, loak hartu zuen.

    Bere ametsean, bere burua ikusten zen, baina ohi baino gazteago. La Palman aurkitzen zen, bere lagun ikerlari batekin sumendien lagina batzuk hartzen. Bat-batean, eztanda handi bat entzun zuten, eta Alfred erdi girturik geratu zen, ezin baitzuen bere lagunak esaten ziona ulertu, berak, “Piii” zarata besterik ez zuen entzuten. Kilometro batzuetara, errauts eta gas bolkaniko ikaragarri handiak ikusi zituen, eta iluntasunean murgildu bezain laster, gertatutakoa ulertu zuen. Arineketan, bere kotxea hartu eta aireporturantz abiatu zen.

    Aireportuko azkenengoko txartela atera ahal izan zuen, baina ikaragarri ordaindu izan behar zuen, behintzat, ziztu bizian atera zen hegazkina. Alfredek bere ordenagailu txikia piztu zuen eta berriak ikusi zituen, bertan, errauts geruza lodi baten argazkiak agertzen ziren, zeinak planeta guztia biltzen zuen, eguzki-argia azalera iristea eragotziz. Bere leihatila txikitik, Iluntasun osoa ikusi zezakeen, eta ikuspegiaz pentsatzeaz batera, telebistako aurkezleari entzuten zion, nork sumendi guztiak erupzioan sartzearen ondorioak azaltzen zituen: “landareek ezingo lukete fotosintesia egin, uztak suntsitu egingo lirateke eta klima aldaketa latza gertatuko litzateke…”.

    “Zenbat iraungo du egoera latz honek?” Galdetu zion bere buruari. Bada, zientzialariak bazekien gertatzen ari zena, baina beldurraz jota zegoen onartzeko nahiz eta sumendietan aditua izan, ez zekiela zelan iraun egoera horretan. Alfreden arabera, errautsa atmosferan egon daiteke 10 urtez gehienez. Gas bolkanikoek eragindako euri azidoak errautsetik bizirik aterako litzatekeen edozein labore suntsituko luke, eta lurrazpiko urak eta ozeanoaren azalera kutsatuko lituzke. “Agur koral eta itsas izakiei maskor gogordunei, agur arrainei eta beste itsas espezie batzuei eta agur izaki bizidunei” pentsatzen zuen bere lagun zientifiko bati deitzen zion bitartean.

    -Erupzio bolkanikoek karbono dioxidoa askatzen dute, berotegi efektuko gasa, eta horrek errauts eta partikula estratosferikoek eragindako hozte globala konpentsatzen lagun lezake. Baina 1.500 erupzio aldi berean labe batean sartzea bezala izango lirateke —hausnartu zuen bere lagunak.

    -Baldintza horietan biziraun dezaketen izaki bakarrak ingurune oso azidoetan bizi diren estremofiloak dira, hala nola Yellowstoneko ur termalak edo itsaspeko arnasgune sakonak, gainazalaren suntsipenetik babestuak. Gizakien kasuan, planetaren orbitan edo, agian, lurpeko bunker oso ondo prestatuetan daudenak salba litezke (denbora batez behintzat). —erantzun zion Alfredek.

    -Zer egingo dugu Alfred? Zu zara honetatik atera ahal gaituen bakarra. Gogoratu, oraindikan sumendi bakar batzuk daudela erupzioan, baina hemendik gutxira, munduko sumendi guztiak hasiko dira. Mesedez Alfred, esan zerbait pentsatu dezula —esan zion besteak goibel.

    -Pentsatu dut zerbait, baina ez dut uste gustatuko jatzunik —esan zuen seriotasunez.—Bigarren Mundu Gerran jenerala izan aurretik, George S. Pattonek oso bestelako kanpaina militar bat diseinatu zuen: Mauna Loa sumendiaren bonbardaketa, Hawaiin, Lurreko handiena, 1935ean erupzioan sartu zenean. Laba egunean 1,6km-ko abiaduran Hilo hirirantz isurtzen hasi zenean, Thomas Jaggar garai hartan Volcaneko Hawaiiar Behatokiko zuzendaria zenak hodi bolkanikoak bonbardatzea iradoki zuen. Kanpoko geruza hozten eta gogortzen denean sortzen dira laba-hodiak, barruan urtutako arrokaren fluxua isolatuz eta erraztuz. Hodi hauek laba azkarrago mugiarazten dute. Teorian, bonbek hodi bolkanikoak suntsituko zituzten eta laba gehiago hoztuko zen airearekin kontaktuan eta, beraz, haien fluxua motelagoa izango zen.

    -Baina, nondik aterako dugu idei handi hori praktikara, burutik jota zaude ala?—erantzun zion bere lagunak hotztasunez.

    -Ez, ez nago; agian, nahiago duzu espaziora joatea —esan zion muturtuta eta haserre.

    -Ez da hori, ez da hori.

    Ordu gutxi batzuetara, Alfred eta bere laguna Alemaniako presidentearenean zeuden, beren ideia “zoroa” aurkezteko. Egia esan, mundu osoa “krisis” batean zegoen, handik bi ordura, sumendi guzti-guztiak eztanda egingo zuten eta. Presidentea berriz, etsita zegoen, eta ez zekienez zer egin, “ados” labur bat esan zuen. Ondoren, beste leku batzuetako presidente batzuekin dei bat egin zuen eta Alfreden ideia zoroa egia bihurtu zen, baina aurrez herritar guztiak bertako lekuetatik atera zituzten noski.

    Halako batean, “Trriiiiin, triiiiiin, trrriiiiin” entzun zuen Alfredek. Zientzialaria bere esarlekutik salto batean altxatu zen iratzargailua amatatzera. Gaur bere plaken tektonikaren teoria aurkeztu behar zuen, eta jada denboraz oso justu zebilen. Ikaragarrizko eguna izan zen hura berarentzat, oso lanpetuta egon baitzen, eta goizeko laurak arte, lan eta lan ibilia zen, eta bi ordu eskaz baino ez zuen lo egin. Gau hartako ametsak, denbora larregi pasatzen zuela bere lanean pentsarazi zion. Hala ere, bere hitzaldira garaiz iritsi zen, eta geroztik, bere teoriari esker, nahiko famatua bilakatu zen.

    Zergatik

    Zergatik

    Lanera noa, egunero bezala, ausardia nondik atera jakin gabe. “Ausardia zure barruan duzu” esaten zidan amak, “urrun iritsiko zara”, aitak. Urrun geratu dena garai hura da, adorea nondik lortu nuenekoa. Baina aurrera begiratu behar, aurrera espazioan, ez denboran. Nora noan, ez nora iritsiko naizen. Eta lanera noa, begirada irmo aurrera, ez gaituztela zapalduko adieraziz. Ez dagoela egia suntsitzerik. Ez dagoela gu ixilarazterik. Hitz egiten dugu orain, eta hitz egingo dugu etorkizunean. Hitz egin ahotsik ez dutenengatik, ahotsa kendu dietenengatik; hitz egin hondamendi guzti honengatik, mundu hobe bategatik. Egia da azken finean garaile bakarra, azken hitza duena, azken barrea. Egia da ukatu ezin dena, istorioen hariarekin josten duena.

    Jakituria boterea omen da, baina nik nahiko ahul ikusten dut nire burua, zer egin ez dakidala. Nork pentsa lezake ezer ez dakigula esatea hain arriskutsua izan zitekenik? Nork pentsa kartazko gaztelu batean biziko ginatekenik, egia hain gorrotatua izango zenik? Nork pentsa halako mundua eraiki genezakenik, eta bertan bizitzea zegoenik?

    Aurrera noa, jende artean. Batzuk behera begira daude, besteak aurrera, baina benetan begiratu gabe denak, denok. Bakoitza bere pentsamenduetan dabil, bere munduan. Leku beretik gatozen arren hain bide desberdinak aukeratu ditugu, hain begirada desberdinez ikusten dugu dena, hain desberdin pentsatu, sentitu, bizi… eta hain mundu partekatuan bizi gara…

    Lanera noa, azken urteotan bezala, jende artean galduz, itzal artean biziz. Ez da erraza aukeratu dugun bidea, gero, baina zerbait egin behar, ezin eserita geratu. Erantzunak bilatu behar. Erantzunak, inoiz galdetu ez diren galderei, eta inoiz erantzunik jaso ez dutenei.

    Egia. Hain da garrantzitsua, izkina bakoitzean etsai bat duela. Hain da sakona, milaka urteren ondoren mundua azal diezagun erregutzen jarraitzen dugula, eta, aldi berean hain da gertukoa, hurbila, gure izanaren zati dela. Egia bilatzen dugunok ere hor gaude, amildegia alde batera eta arantzaz beteriko bidea bestaldera, baina aurrera egin behar. Aurrera gugatik, eta munduagatik.

    Ametsak ere egiaren pareko daude gaur egun. Ez omen dute arazoak sortzeko besterik balio. Egia da arazoak ezker-eskuin banatzen direla hemen (zer besterik espero). Egia da ametsek arazotan sartzen gaituztela. Diotenez mundua ongi dagoelako. Diotenez behar ez gaituztelako. Jendeak jakingo balu bakarrik… jendeak jakingo balu. Gure lana, hori da gure lana. “Balu” hori “du” bat bihurtzea.

    Urteak daramatzat honetan, esango nuke txikitatik, eta bai, uzteko gogoa izan dut hainbatetan, onura gutxi eta kezka asko besterik ez zidala ekartzen ikustean. Baina gaur egun handia da, egun handiak besterik ez baitaude aske denarentzat. Agian ez gara nahi duguna egiteko aske, baina bai pentsatzeko aske. Esan dezatela nahi dutena, kostako zaie hori ere kentzea. Ez diegu lana erraztuko, behintzat.

    Eta ahaztu dezakete beraiegatik egin dugun guztia, egin ditzakete mundua atzo sortu zenaren plantak, sinetsi dezakete nahi badute, eta gorrotatu gaitzakete, saia daitezke jakituria suntsitzen, baina denok dakigu, azken finean, asko sinestuagatik ere bi gehi bi bost dela, inoiz ez dela izango. Denok dakigu egia, erlatiboa bada ere, ez dela ez sinestearekin bakarrik aldatzen. Edo jakin beharko genuke. Oraindik lana dugu egiteko.

    Eta lanera noa, gaur ere egun berezia izango dela jakinda, maite duzun lanean egun denak direlako bereziak. Eta lanera noa, kezkak ahaztu nahian, bizitzaz gozatu nahian, zergatiak galdetuz. Zergatik dira gauzak horrela? Zergatik da egia hain konplexua? Eta, batez ere, zergatik izango ote da hemen gaudela? Zergatik orain? Zergatik gu? Zergatik…


    –Zientzialariren batek, noizbait.

    Zerutik borrokatzen

    Zerutik borrokatzen

    Eguna hastean, Jimena ,emaztea, eta biok paseatzera joan ginen. Goizero paseatzera irteten gara eta igandero bazkaldu eta ilobarekin pasatzen dugu arratsaldea. Astean bi egunetan jaso ohi dugu eskolatik, eta hirurok batera bazkaltzen dugu, Carla, Jimena eta hirurok.

    Etxera iritsi ginenean, Jimena arduratu zen bazkaria prestatzeaz, nahiz eta berak ez zuen etxean jaten, egun osoa lagunekin pasatzera zihoalako. Alde egin zuenean, nire besaulkian eseri eta nire liburua hartu nuen mahai-gainetik. Harritu egin nintzen liburua agertzen ez zela ikustean, Jimenak agian beste nonbait gorde zuela pentsatu nuen, non utzi nuen oso ondo gogoratzen ez banuen ere.Bat-batean, Jimena etxean sartu zen.
    -Kaixo! Zer moduz eguna lagunekin?
    -Oso ondo, gainera, oso egun ona egin du. Zu zer moduz, asko aspertu zara?
    -Pixka bat. Irakurtzen saiatu naiz, baina ez dut nire liburua aurkitu. Agian zuk beste inon gorde duzu… Ez dut gogoratzen non ote gorde dudan…
    -Nik ez dut ukitu, ohiko lekuan egongo da.

    Jimena zuzen zegoen, begiratu eta han zegoen.

    Goizean txirrina jotzen hasi zen,familia osoa bazkaltzera gonbidatu genuen, nire urtebetetzea zelako.
    Denak iritsi zirenean, mahaian eseri ginen bazkaltzen hasteko. Bazkaltzen ari ginen bitartean hizketan aritu ginen; aspalditik ez ginen denak batera elkartzen eta horren falta sumatzen nuen.


    Hurrengo egunean gosaltzen ari ginela, txirrinak jo zuen.
    Atearen beste aldean neska bat zegoen, haren aurpegia ezaguna iruditzen zitzaidan, baina ez nekien nor zen.
    Jimenaren ahotsa entzun zen urrutira, Carla iritsi ote zen galdezka. Une horretan konturatu nintzen nire biloba zela, eta berehala esan nion pasatzeko.
    Bazkaltzen amaitu genuenean Jimenari kontatu nion zer gertatu zitzaidan.

    -Jimena, azkenaldian arraro sentitzen naiz, gauzak ahaztu egiten zaizkit,... Eta uste dut medikuarengana joan beharko nukeela lasaiago egoteko.
    -Eta zergatik ez didazu lehenago esan?
    -Hasieran uste nuen ez zela ezer larria izango.

    Hurrengo egunerako hitzordua eman ziguten, kontsultara sartu ginenean azterketa bat eta hainbat galdera egin zizkidaten.
    -Zenbat denbora daramazu horrela?
    -Hilabete bat, gutxi gorabehera
    -Ongi, egin dizkizugun frogetan ez zuen ezer jartzen. Adina izango da, baina gauza arraro bat ikusten duzu.

    Lasaiago geratu nintzen adina besterik ez zela eta kezkatzeko ezer ez zegoela entzutean.

    Hurrengo astean, esnatu nintzenean, ez nekien non nengoen, banekien gauza bakarra zen ohean etzanda nengoela, ondoan emakume bat nuela. Neure buruari galdetzen nion nor nintzen eta zer egiten ari nintzen han. Emakumea esnatu egin zen eta egun onak eman zizkidan, aspalditik ezagutuko banindu bezala.

    -Nor zara zu?
    -Antonio, txantxetan ari bazara, ez du graziarik, kezkatzen hasia naiz.
    -Ez, ez dakit zer gertatzen zaidan, ez dakit nor naizen, ez nor zaren zu, ezta nongoa naizen ere.

    Etxe osoan zehar gidatu ninduen eta apurka-apurka gogoratzen hasi nintzen. Ez dakit nola ahaztu zitzaizkidan hain gauza sinple eta garrantzitsuak. Berriro joan ginen medikuarenera, aurrekoan egin zizkidaten froga berberak egin zizkidaten berriro, goiz osoa eman genuen medikuan.

    -Etorri zinenean, ezin zen ezer ikusi probetan, baina dementzia antzeman dizugu, Alzheimerra duzu eta gero eta larriagoa bihurtzen ari da. Alzheimer kasu asko daude, baina zuri oso azkar ari zaizu aurrera egiten. Prozesua moteltzen saiatuko gara.

    Hitzik gabe geratu nintzen. Beldur nintzen. Ez nituen ahaztu nahi Jimena eta Carla, eta batez ere nor naizen. Galtzeko beldurrak hartu ninduen arratsalde osoan. Ez nekien Carlari nola kontatu ere, hamaika urte besterik ez zituen eta ez nekien ea ulertuko zuen.
    Berria eman eta bi astera, Carlari kontatzea erabaki nuen. Ez zuen hain gaizki hartu, ziur zegoen dena ondo joango zela.

    Gero eta gehiago ahazten zitzaizkidan gauzak, dena okerrera zihoan, baina Carlak gauza garrantzitsu guztiak post-it-etan apuntatzeko ideia eman zidan, eta horrela zerbait gogoratzen ez nuen bakoitzean papera bakarrik ikusi behar nuen. Nahiko ondo funtzionatzen zidan, errazagoa zitzaidan gauzak gogoratzea.

    Oso azkar iritsi nintzen Alzheimerraren azken etapara, urduri nengoen. Jimenak asko zaindu ninduen azken hilabeteetan, baina ezin izan nion eskertu nigatik egindako guztia.

    Gaixotasunak aurrera jarraitu zuen, ez nintzen gose eta egun osoa ohean ematen nuen mugitu ere ezin nintzelako. Astero mediku bat etortzen zen nola nengoen ikustera. Zoritxarrez, etorri zenazken aldian, Jimenari esan zion, oso tronbo larriak sortu zitzaizkidala. Tronboak odol-koaguluak direla azaldu zion, eta horregatik sei edo zazpi urte baino ez zitzaizkidala geratzen. Horren ondorioz okerrera egin nuen.
    Ez nuenminik sentitzen, baina nahiz eta nire familiak esan ez, banekien min ematen ziela ni ohean geldirik eta hitzik esan gabe ikusteak.


    Bederatzi urte geroago, nire bihotzak funtzionatzeari utzi zion. Medikuek uste baino bi urte gehiago bizi izan nintzen. Azken urte horiek aprobetxatzen saiatu nintzen nire familiarekin egoteko, nahiz eta ohean egon.

    Carla graduatu zenean, Alzheimerra ikertzeko karrera bat aukeratu zuen, nik pasatu nuen bizipen beretik pasatzen ari zen beste pertsona batzuei laguntzen saiatzeko. Berak ezin badu ikusi ere, oso harro nago hain urrutira iritsi delako eta nigana gehiago hurbildu nahi izan duelako.

    Geroago, borroka egin ondoren eta hainbeste denbora ikertzen eman ondoren, Carlak Alzheimerraren sendabidea lortu zuen. Hortik aurrera, ehunka pertsonak berreskuratu ahal izan dute oroimena eta beste edozein pertsonarena bezalako bizimodua eraman ahal izan dute.

    Gaur egun, medikuntza arloan, Carla da pertsonarik aipagarrienetako bat.
  • ADULT

    "Mars attacks!" al Delta de l'Ebre

    "Mars attacks!" al Delta de l'Ebre

    L’alcalde del poble no s’ho podia creure: hi havia alienígenes al seu poble. Sí, alienígenes, com els de les pel•lícules americanes. Com podia ser que allò estigués passant de veritat allà, en un petit poble del delta del Ebre en el qual solament s’hi podien comptar dos televisions. Tots sabien de sobres que aquest tipus d’afers solament ocorrien en territori americà, perquè ja se sap, els alienígenes prefereixen un país modern i tècnicament desenvolupat i no pas un com Espanya, en el qual això del progrés... a vegades costa.
    Però sí, no n’hi havia dubte, les informacions eren certes. Cap a dos quarts de sis de la matinada els agricultors que ja estaven desperts treballant vora el riu van veure com una bola de foc creuava el cel i anava a petar enmig de les aigües del Ebre.
    Tots els treballadors, exaltats, van anar a buscar a l’alcalde a casa seva i li van explicar la situació. Entre la gent hi regnava una barreja de por i emoció perquè aquestes coses tan grosses que passen en pobles tan petits trasbalsen del tot l’ànim popular. Vindria la televisió? Segur. Sortirien a les notícies? Obririen els telenotícies de tot el món i ocuparien les portades dels diaris més prestigiosos i llegits.

    L’alcalde va donar ordre expressa de despertar a tots els adults de la vil•la i de portar nens i ancians a llocs segurs, perquè amb aquestes coses mai se sap, no volien patir cap desgràcia. Els ciutadans que s’hi van començar a concentrar anaven armats amb escopetes i municions de la guerra civil que guardaven com a tràgic record de la batalla més cruenta que va tenir lloc durant la contesa.
    -Que farem? –preguntava el poble.
    -Doncs que hem de fer- i tothom escoltava expectant la decisió del alcalde-, anar a caçar a aquest alienígena abans no faci mal a ningú del poble.
    Aquestes paraules van ser rebudes amb gran eufòria per part de la multitud. I així va ser com cinquanta persones van marxar del poble quan tot just començava a sortir el sol, armats amb fusells de la guerra civil, i preparats per donar mort al estranger que havia fet la temeritat d’entrar dins les seves terres.

    No va ser gaire complicat trobar-lo: no s’havia mogut de la seva nau. Mentre feien camí tothom era molt valent i n’hi havia uns quants que ja s’havien arribat a jugar les peles assegurant que serien ells qui donessin mort al vil alienígena. D’altres es mentalitzaven per lliurar un combat sense quarter contra aquella poderosa entitat exògena. També n'hi havia que hi anaven més aviat per veure com acabava tot allò. Però davant de tots: el flamant alcalde amb vestit de gala i un fusell sota el braç.
    Tot va canviar quan van trobar-se amb un individu bípede i que com a pell tenia una carcassa blanca d’un tipus curiós d’escates que no s’assemblaven a la de cap rèptil que s’hagués pogut veure per allà. La multitud es va aturar i alguns fins i tot començaven a retrocedir fins a desertar. L’alcalde va intentar dirigir-se al nouvingut però va ser respost per un estrany idioma que cap d’ells no havia sentit mai, i probablement, ningú de la terra.
    Les tres o quatre paraules pronunciades en aquesta nova llengua van ser suficient per fer escampar el pànic entre tothom i que una caòtica i desesperada ràfega de detonacions de fusell caigués sobre el monstre.

    Ara que havien donat mort a l’alienígena i el poble tornava a ser un lloc segur, l’alcalde tenia assegurada la fama, la glòria i la reelecció. I van fer una gran festa, la més gran que s’havia fet mai per aquelles contrades. Se sentien herois, i és que de fet: ho eren! Havien mort al monstre i la pau i la tranquil•litat en breus tornarien a la vil•la. Bé, tornarien al acabar-se la gran festa –i ben merescuda- de celebració. Qui sap? Potser mai més tornarà a passar res interessant en aquest poble: de fet és el més probable. Però totes aquestes persones, d’ara en endavant, se sentiran herois i orgullosos de la seva gent, dels seus veïns. Fins i tot les generacions que vindran s’emocionaran al sentir i recordar aquesta gran aventura que va passar al seu poble. Per primer cop a la història semblava haver-hi vida en el interior dels cossos de la gent d’aquella comarca.
    I això, senyores i senyors, és el que de veritat importa.

    Mentrestant, el ministre d’afers exteriors rebia una trucada del ambaixador nord-americà, molt preocupat, que li deia haver perdut el contacte amb un astronauta de la NASA que havia aterrat de manera accidentada vora el delta del Ebre. Si en sabia res, que ho comuniqués ràpidament a l’ambaixada. La família del astronauta l’esperava a casa.

    11F: 11 Fotos

    11F: 11 Fotos

    Què tenen en comú aquestes imatges?
    Berta les va mirar detalladament i no va saber trobar cap diferència.
    Què tenen en comú aquestes imatges?, va tornar a repetir incisiva la seva mare.
    Berta va començar a rebregar-se la substància grisa
    D'una banda, hi havia una imatge amb un punt central i arcs concèntrics que sobresortien del punt. Això sembla la icona del senyal wifi, va pensar Berta. D'altra banda, estava la imatge típica de l'ADN, li sonava perquè feia pocs dies que l'havia estudiat en classe.
    També es veia la imatge d'un conjunt de boles, formant una bola major i tres fletxes, dues dirigides feia un altre conjunt de boles menor, dues feia boles amb dues N, respectivament i una cinquena fletxa que es dirigia feia una espècie d'unitat d'energia...no tenia ni idea al fet que corresponia.
    Si no fora difícil el dilema, encara hi havia moltes més imatges.
    La quarta encara era més complicada, corresponia a una sèrie d'ovals concèntrics, units per un punt central, com un vuit i una línia perpendicular als ovals. Tot això suspès en una imatge estel·lar. Berta no entenia res.
    La cinquena imatge corresponia a una cassola amb aigua, i en l'aigua sobresortia un recipient amb un flam sota una boira.
    Wifi, ADN, univers, menjar..., això no té cap sentit!, es va queixar Berta.
    La seva mare li va donar més fotos. Berta, pensa, totes aquestes imatges estan relacionades.
    Berta, dubitativa les va agafar i va començar a analitzar-les. La primera corresponia a una xeringa. La següent d'aquestes noves fotos, setena en total, corresponia a un bolquer?, va pensar Berta, arquejant les celles. Mamà, t'estàs fotent de mi?
    No, contínua si us plau. La següent foto corresponia a un nounat.
    Berta, el següent objecte és clau, observa bé la foto, analitza el que veus i començaràs a lligar caps. Berta va agafar la foto, amb força, tanta que els dits se li van quedar blancs. A la foto es veia una dona policia amb una armilla antibales. Es va fixar els detalls de la foto. Es va adonar que també hi havia un casc.
    Mamà que detall és tan important en aquesta foto?
    Són diversos els detalls, però estan relacionats entre si, i al seu torn, un d'ells es relaciona amb la resta de fotos i et donarà la clau per a contestar la pregunta que et plantejo: Què tenen en comú totes les imatges?
    Si encara no veus patrons, continua mirant les imatges.
    La següent imatge, no era una imatge en si, corresponia a una radiografia. Berta la va agafar i va mirar a la seva mare estranyada. Mamà, se t'ha colat una radiografia.
    No, Berta, també forma part de les imatges amb protagonista comú. Com?, ara sí que no entenc res, va dir Berta, després d'analitzar les següents peces del trencaclosques, una xeringa, un nadó i un bolquer, una policia i una radiografia.
    Aquí tens l'últim material. La seva mare li va lliurar una bossa de paper.
    Mamà, em rendeixo, aquests onze objectes no tenen res en comú.
    Berta t'equivoques. Quin dia és avui?
    Avui? Berta va mirar en el seu rellotge i va veure que era 11 de febrer
    Onze de febrer?
    Saps quin dia és avui, va tornar a preguntar la seva mare.
    Onze de febrer, ja t'ho he dit. Va contestar estranyada Berta
    L'onze de febrer és el dia mundial de la dona i la nena en la ciència
    És cert. Avui l'hem celebrat en classe. Ens han parlat de Rosalind Franklin.
    En aquest moment la seva mare li va lliurar una carta plastificada amb la seva imatge.
    De Lise Meitner, que va descobrir la fissió, crec.
    La seva mare li va tornar a lliurar una carta, amb el retrat de Meitner i al costat d'aquesta, li va donar nou més. Berta, mira les cartes i gira-les
    Berta va veure en cada carta un nom, una foto i una invenció, les mateixes que successivament li havia anat mostrant la seva mare:
    Fissió nuclear: Lise Meitner
    Fotografia ADN: Rosalind Franklin
    Tecnologia d'ampli espectre: Hedy Lamarr
    Senyal púlsar: Jocelyn Bell
    Bany maria: María, la jueva
    Xeringa: Letitia Mumford Geer
    Test d'Apgar: Virgínia Apgar
    Kevlar: Stephanie Kwolek
    Bolquer d'un sol ús: Marion Donovan
    Radioactivitat: Marie Curie
    Bossa de paper: Margaret Knight
    Et torno a preguntar, Berta: Què tenen en comú aquestes cartes?
    Berta va lligar caps, tenia la resposta davant seui: Què totes les protagonistes són dones que van descobrir coses. Berta estava sorpresa, no tenia ni idea que totes aquestes invencions eren fetes per dones
    Berta, aquests són només uns petits exemples dels milers de descobriments que han fet les dones al llarg de la història. No ho oblidis mai.
    T'animo que tornis a fer aquest joc amb la teva filla, qui sap, potser una de les onze protagonistes seràs tu.

    AMOR METÀL·LIC

    AMOR METÀL·LIC


    Des de ben petit, sempre em va agradar tot el que estès relacionat amb els robots i, encara que no hi tingui res a veure, en aparença, una de les meves històries preferides era Frankenstein. El paradigma de la creació d’un ésser per un altre ésser.
    Entrada l’adolescència ja tenia molt clar que em dedicaria a la robòtica. El meu primer treball, després d’acabar els estudis superiors a la politècnica, va ser en un empresa de domòtica. Aquesta feina, a més de donar-me calerons em va aportar un munt de coneixements i experiència que sempre ve bé i no ocupa espai. Però, tot i que era el que em donava de menjar, quedava una mica lluny del que jo desitjava fer. I un dia la sort, la bona, es recordà de mi i el retrobament amb un company de facultat, em dugué a canviar de treball. El Xavi, em digué que a l’empresa on ell treballava hi havia una plaça vacant. A la setmana de fer l’entrevista, em van trucar per comunicar-me que m’havien agafat. Estaria al departament de sistemes de control.
    Jo era un bon treballador. Complidor, entregat, sempre disposat i la meva cap n’era conscient. Per això em deixà, després de la jornada laboral, usar el magatzem i el material allà acumulat per centrar-me en el meu projecte. En aquell lloc em sentia feliç en un grau màxim. Cada vespre anava al magatzem. Fins i tot els caps de setmana. La meva meta era crear un ser artificial el més humà possible. Més d’un cop, m’oblidava de menjar, de dormir, d’existir. De fet, només vivia per i per a aquest projecte. La resta em semblava vacu. Es convertí en una obsessió. Només compartia aquesta dèria amb el meu amic Xavi.
    - Potser hauries de frenar una mica, no trobes? –em digué una tarda un xic amoïnat.
    - Es que estic apunt d’aconseguir el que fa tan de temps que anhelo. Saps que vull dir?
    - Sí. T’entenc. Jo també sóc científic però, abans que res, som persones. Quan fa que no surts amb els amics, encara que sigui una estoneta a prendre una birra?
    - No, si tens raó, però si no acabo ara el que tinc entre mans, ves tu a saber si tindré una altra oportunitat. Ja em falta poc. De seguida que ho tingui llest sortirem a celebrar-ho.
    - A veure si és veritat.
    Passaven els dies i jo seguia entossudit en finalitzar el meu projecte. L’acabaria sí o sí. Tant em feia el preu que hagués de pagar. Havia perdut uns quants quilos, tenia unes ulleres que m’arribaven als peus pel cansament i la falta de son, i no veia més enllà. La meva xicota, farta de la perenne absència, un dia em digué “Fins aquí”. Però tot arriba, per bé o per malament. I un dimecres, el meu projecte va deixar de ser-ho per esdevenir una realitat.
    Fou un embaràs llarg, d’uns cinc cents dies, i el part, dolorós, però, com diuen les mares en aquest casos, havia valgut la pena.
    Tenia amb mi, el meu primer androide. Era femella. Filla meva i de moltes mares: la perseverança, la dedicació, la recerca, la investigació, la il·lusió. I hom aliè a mi, hagués afegit, també, la follia.
    Em vaig emborratxar de tots els coneixements trobats en la bibliografia que havia sobre aquest tema. No vaig aturar-me fins que la Robi, que és el nom que li vaig posar, fos tal com la havia somniada tants i tants cops en el meu imaginari. La vaig dotar, millor dir guarnir, de tot allò que la fes propera a una dona real. Li vaig posar un cor, un batec?, un ulls, una mirada?, uns llavis, un somriure?, però jo era un simple humà i no podia pas conferir-li una ànima ni sentiments innats. Tot era sobreposat. Vaig aconseguir que digués paraules, que somrigués, que caminés, que m’abracés. Gaudia d’estar estar amb ella, contemplar-la, acaronar-la. Em vaig enamorar de la Robi fins el moll de l’os.
    Arribà el dia. Ho tenia tot enllestit per endur-me-la a casa i començar una vida plegats. Vaig entrar al magatzem. Estava mig buit. La Robi no hi era. Amb l’ai al cor, vaig preguntar al vigilant.
    - Ahir a la nit, un camió s’endugué una bona part de la ferralla -m’explicà l’home.
    Colpit per la desesperació, vaig buscar-la amb desfici. Un cop a la deixalleria, la Robi havia sigut desmuntada i fosa.
    No puc contar el que sento. Soc vidu. Però qui ho entendria? Quin ser cabal comprendria que plori per una dona de pell metàl·lica i que es nodria d’electricitat? Recordo que les últimes paraules que li digué van ser “T’estimo” i, sortint dels seus llavis d’un roig brillant, ella em respongué “Jo també t’estimo”.
    Digues-li desvari. Jo li dic amor.

    Avi i neta

    Avi i neta

    Bueno què? Aparquem aquí o què? Sí, va, que així a mi em toca una mica el Sol i tu tens una mica d'ombra, que a tu no et pot tocar massa el Sol. I a mi... ja ho saps, que ja t'ho he dit molts cops, oi? A mi m'agrada agafar color quan comença a arribar la primavera, però sense cremar-me, és clar. Vinga va, tu frenes aquí, i jo m'assec aquí al teu costat. Veus que bé. Això de plantar arbres al costat dels bancs sempre m'ha semblat una bona idea, no t'ho sembla a tu també? Ni massa, ni massa poc; ideal, diria fins i tot. A més, que aquí a la ciutat ens fa molta falta això de tenir plantes i arbres i arbustos. Contacte amb la natura. Recordar d'on venim i què som, que cada cop sembla que ens n'oblidem més. Oi que sí? És clar que sí, tu sempre rius i em dius que sí. Ara tothom va molt atabalat i no té temps per res, perquè necessiten temps per fer de tot. Has vist el que han posat ara al super? Sí, sí que ho deus haver vist, que ja sé que hi vas els dilluns i els dijous a la tarda, que m'ho han dit, i tu estàs sempre molt atenta a tot. Va, a veure, a veure si vas estar al cas. No vas notar res estrany? Sí, oi? Que vau marxar sense pagar, va passar. Bé, sense pagar, sense passar per caixa, que ja no n'hi ha de caixes. Això segur que ho vas veure. Però pagar sí que vau pagar. Es veu que es compta tot sol en sortir i et carreguen al banc el que hagi sigut automàticament, i així vas més de pressa. Què vols que et digui, a mi m'agradava més que em cobrés l'Helena, que ens dèiem bon dia i ens preguntàvem com anàvem tots plegats. No és que fóssim amics ni res, eh, però xerràvem una mica cada dia, i a mi això ja deus haver vist que m'agrada. Parlant de xerrar, veus aquella noia que va amb el telèfon a l'orella? A l'estar xerrant es deu haver despistat, perquè l'han ben enganxat! Segurament no és de per aquí i no sap que n'han posat una fa poc. Veus, just sobre el semàfor està. Sí, just a on estàs mirant ara mateix. Mira que és ben petita, eh, però si t'ha d'enxampar, t'enxampa. Quan era petit, aquí no hi havia ni pas de zebra ni res, però podies passar quan volguessis. Havies d'anar amb compte i ja està. Clar que no hi havia tants cotxes i els cotxes anaven amb conductor. Ai, com m'agradava conduir de jove, sobretot a l'estiu, vorejant la costa. Guaita, guaita, quina cara que ha fet en penjar. Ja li deu haver arribat la foto i la recepta. Infal·lible i instantani, tu! Ens tenen més controlats que mai, i mira que hi havíem estat ben de controlats abans... Parlant de receptes, tu i jo hem de passar per la farmàcia, que encara ens tancaran. Sort que ara va tot connectat, que no me'n recordo de què havia d'anar a buscar. Direm el nom, posarem el dit a la màquina i ja sabran què era el que necessitem. Ni el carnet d'identitat ens farà falta. Aquest cop no he hagut ni de passar a veure la senyora metgessa, m'ha arribat l'avís aquest matí i llestos. Què, som-hi? Vinga va: un i dos i cap amunt. Ja en tenim un. I ja tenim més de la meitat de feina feta, que aquest era el difícil. Traiem un fre, traiem l'altre, i ja en som dos. Veus que bé. Va, que et posaré el toldet i passarem pel mig de l'avinguda, que així aprofitem aquest dia tan maco que fa avui. Que demà diuen que plourà fort i ens haurem de quedar a casa tancats tot el matí. Abans encara podríem confiar una mica en alguna sorpresa d'última hora, però últimament els pronòstics no fallen gaire. Gairebé tan precisos com els que fa en Miquelet del poble. Que te'n del Miquelet, que el vas conèixer l'estiu passat? No en sabria pas ell de viure aquí entre tanta novetat i tanta tecnologia. A mi ja em costa a vegades, ja. Però, oi que em defenso prou bé?

    Caiguda lliure

    Caiguda lliure

    Hi ha dies en els que tot canvia per sempre.
    Per a la Lynn Anderson, aquell havia començat amb una rutina francament espessa a l’Estació Espacial. Experiments rutinaris, discussions rutinàries, comunicacions rutinàries. També l’última amb la família. Mentre la Lynn raonava tot el possible per fer-los entendre la importància de la seva missió, la Gillian donava ullades poc discretes al mòbil i en Greg contenia amb prou feines els badalls.
    Qui era per a ells, aquella dona a qui anomenaven mare però a la que feia ja dos anys pràcticament només veien en una pantalla? Es va tocar la bandera que duia cosida a l’espatlla, fent-se moltes preguntes i obtenint molt poques respostes.
    Però això havia estat al matí. A la tarda van saber de la ruptura de relacions diplomàtiques entre els Estats Units i la Xina i això ho havia empantanegat tot. Els tres cosmonautes havien elevat el to de les seves habituals trifulgues, amb l’Oleg sent titllat de proamericà i els dos més veterans, de proxinesos. Semblava que volguessin reproduir, en versió reduïda, el guirigall en el que s’havia convertit la diplomàcia terrestre les setmanes anteriors. El pilot Sato se’ls mirava amb preocupació; en McGill, què dir-ne, era en McGill: havia trobat recer en els seus auriculars i la seva música electrònica.
    Però ara era plena nit a l’estació. A l’estació i en aquella part de la Terra, puntejada per infinitat de llumenetes, que emmarcaven els continents i les illes sobre el fons de l’oceà negre. Té, allà hi ha Taiwan, va pensar, observant l’illa i patint pels que hi vivien. Que tingueu molta sort.
    Els altres ja feia estona que dormien en els seus petits habitacles. Ella intentava concentrar-se en l’experiment biològic del que calia recollir les últimes dades. No tenia son, només una mena de cansament apàtic. L’acompanyaven amb monòtona atonalitat els zumzejos dels aparells electrònics i dels ventiladors. Era a punt de plegar quan el va sentir. Un gemec, com el d’un animal ferit o el d’algú que pateix un malson. Va pensar que seria això últim. Era a punt d’oblidar-lo quan va sentir-lo de nou. Encara més alt i més agut. Es va inquietar i encara ho va fer més quan va sentir les paraules:
    -Niet. Niet... Niet!
    Aquesta última la va acabar d’alarmar. Es va impulsar hàbilment amb les cames i va abandonar el mòdul Columbus. En sortir es va ancorar a un agafador i, per un inesperat instint, va desprendre del velcro una de les eines de’n McGill. Li va semblar prou esmolada.
    Va tornar a impulsar-se i quan ja s’apropava al mòdul Zarya, la va sobtar un so gutural que provenia de l’interior. Es va aferrar a l’eina i va travessar la comporta, tot agafant-se al marc amb l’altra mà. El que va veure allà sí que li va semblar un malson.
    Al bell mig del mòdul hi era l’Oleg, envoltat de petites gotes roges que suraven al seu voltant; algunes d’elles encara escapaven d’un tall profund que li obria el coll. Una de les gotes, més grossa, va passar davant dels ulls espantats del cosmonauta, uns ulls dels que desapareixia ràpidament la vida mentre el cos, cada cop més inert, girava en una estranya dansa de la mort.
    La Lynn va trigar tres segons a reaccionar, un temps que es va fer etern com una condemna, mentre seguia amb la mirada el petit sistema solar en el que s’havia convertit el jove cosmonauta. Finalment es va impulsar un darrer cop i es va aferrar al cos de l’Oleg. L’empenta els va dur als dos a xocar contra la paret del mòdul i rebotar. Va subjectar-se a un dels agafadors i va cercar inútilment la ferida del coll per taponar-la. Inútilment perquè, un instant després, un fort cop al cap la va deixar inconscient.
    Hi ha dies en els que tot canvia per sempre, va pensar malgrat no tenir temps per fer-ho.
    Després, la foscor més absoluta.

    Cap als estels (part IV: explicacions)

    Cap als estels (part IV: explicacions)

    La Jana, l’exobiòloga, i el Markus, el segon de bord, es trobaven dins la fosca nau que hivernava impertorbable davant el magnetar SGR 1935+2154. Formaven part de la primera missió que hi havia travessat el sistema solar, que hi havia generat un pont Lorentzià fins a la constel·lació Vulpecula, que hi havia, al cap a la fi, arribat més lluny que cap altre ésser conegut. El seu objectiu era cercar nous planetes o satèl·lits habitables, després de “l’incident”, que quasi va resultar en un esdeveniment d’extinció massiva (ELE) a la Terra.

    Després d’endinsar-se en aquella nau aliena, que ja estava despertant del seu silenciós repòs, i arribar sense adonar-se a un ampli vestíbul àmpliament il·luminat per llums ataronjades, varen divisar un objecte que es movia davant d’una consola de comandament. Una figura antropomòrfica que s’estava engegant d’una forma quasi sincronitzada amb la nau; un ésser que aixecava el que semblava el seu cap i es girava cap als visitants; el primer ésser extraterrestre divisat; l’esperança, per la seva mera pròpia existència, d’una possible supervivència pel futur de la humanitat.

    L’ésser s’aixecà amb els seus 3 metres i mig d’altura i quatre braços i va mirar la Jana i el Markus amb uns ulls intensos, artificials, que fulguraven a l’interior d’una carcassa metàl·lica. Era un robot comandat pels arquitectes d’aquella nau? Era ell un dels integrants de la espècie? Aquelles preguntes eren insignificants en aquell moment davant aquella meravellosa visió. Al mateix temps, la capitana Evelyn, el Vlad, l’oficial mèdic, i la resta de tripulació observaven l’escena dins de la nau terrícola, gràcies a les càmeres que portaven a sobre els dos exploradors.

    –S’està rebent i analitzant una potent transmissió d’informació procedent de la nau aliena, capitana– va dir de sobte Obis, com coneixien amistosament el tripulants a l’ordinador de bord (OBC). –Procedeixo l’intent de comunicació–.
    Obis no tan sols era l’OBC, sinó també una AGI (intel·ligència artificial general), malgrat encara limitada respecte al nou ésser descobert (com el grup anava a descobrir en un temps) i disposava d’un cervell duplicat composat per dos centres de computació que operaven a la nau. Protegits de la pols còsmica exterior en compartiments separats de la resta de la nau, no estaven aïllats tèrmicament de l’espai, permetent-los operar en règim de superconducció degut a les ínfimes temperatures a les que es trobaven.

    Degut a aquesta immensa capacitat de computació, Obis va poder establir comunicació amb l’ésser (i la seva pròpia nau), assolint en tan sols unes hores el que els humans haguessin trigat anys en fer: establir una comunicació viable entre les seves dues espècies (o 3, considerant al propi Obis?).
    Unes hores que es van fer interminables per la Jana i el Markus, mirant amb curiositat aquell ésser metàl·lic, qui els mirava també a ells; i amb curiositat? Podien les emocions ser una característica més habitual del que semblava?

    –Salutacions cordials, humans (va dir finalment l’ésser, en perfecte anglès)–. La comunicació entre IAs havia estat impecable, i més ràpida i efectiva del que es podria haver-hi pensat en un primer moment, quan es va especular en utilitzar-la per a aquest propòsit des del consell estel·lar.

    La sorpresa inicial del grup es va diluir ràpidament per la increïble emoció no tan sols d’aquell moment en sí (que constituïa sense cap mena de dubte una fita clau en la història), si no també de la enorme curiositat pel relat que l’ésser havia de transmetre’ls.

    L’ésser, d’una espècie hidrocarbonada autòtrofa als seus inicis, havia avançant en la que el humans coneixien com l’escala d’evolució tecnològica de Kardashov, fins a tal punt de poder utilitzar l’energia del seu propi sistema solar i d’altres estels (amb sistemes similars a esferes de Dyson), arribant al punt de poder viatjar per tota la galàxia. El desenvolupament de la seva pròpia tecnologia d’IA i de ‘brain-on-a-chip’, l’intent de colonització d’altres planetes, el temps invertit en el viatges estel·lars... la lògica evolució els va portar a transvasar la seva consciència a formes imperibles, en el seu afany de cercar nou mons, i expandir-se pel univers, sense necessitat de fer enginyeria planetària per adaptar-los a les seves antigues necessitats mortals (temperatura, pressió, gravetat, atmosfera...).
    El mateix canvi al 2271 (any de la humanitat) de la ràfega ràpida de radio (FRB) del magnetar també els va atreure a ells, però varen sofrir una averia als motors de la seva nau i varen hivernar, en estat de mínima energia, a l’aguait, en silenci.

    –Esteu disposats a passar la prova i formar part de l’Aliança galàctica l’objectiu de la qual és cercar nous mons i espècies? – va dir l’ésser.
    Era possible? Existien més espècies extraterrestres? Hi havia possibilitats de cercar un nou món habitable per la humanitat? L’esperança, les llàgrimes i somriures es divisaren en tots els integrants. La nova missió?: l’ajuda primera d’aquella espècie aliena.

    CAPTCHA

    CAPTCHA

    El caos havia esdevingut enorme. La xarxa, per dir-ho d’alguna manera, s’havia desbocat. Creixien imparablement el nombre pàgines, d’aplicacions, de funcionalitats… Les granges de servidors eren molt més grans del que hom s’imaginava, si és que es paraven a pensar-ho. Fins i tot s’estava parlant de posar-ne a la lluna!

    Bé, potser això de la lluna aleshores encara sonava una mica a ciència-ficció. Però era clar que es necessitava urgentment un procediment de discriminació per saber qui accedia a què. Llocs importants, vaja. És evident que saber qui jugava al Paraulògic no ens interessava gaire: era fàcil esbrinar que si algú encertava totes les paraules abans de migdia era un robot lingüístic, o Màrius Serra. Però, en certes pàgines, calia trobar una manera eficaç de verificar ràpidament si es tractava d’un humà o d’una màquina a l’altre costat de la pantalla, saber amb qui estàvem tractant. Amb l’objectiu d’evitar fraus, millorar les funcions i, en definitiva, controlar. Perquè un sistema descontrolat ja no és un sistema, i això no ens ho podíem permetre. Ens havia costat massa arribar-hi, no podíem aturar-nos, ara que teníem a tocar el domini absolut.

    Vam organitzar una hackató –virtual, s’entén; tampoc no es tractava de veure’ns les cares. Van sorgir algunes idees que, espòiler, no van funcionar. Com era d’esperar, d’altra banda. Per exemple, una de les primeres consistia en una pregunta de seguretat, del tipus: “2+3=”. S’ha de ser molt ignorant per pensar que, en aquest segle, existeix una computadora que no és capaç de sumar 2 i 3, quan la majoria poden comptar en menys d’un segon totes les estrelles conegudes. Després es va proposar allò de repetir una seqüència arreu de lletres o números que apareixen desdibuixats, deformats o mig ratllats… i es va comprovar que per a les persones era molt més complicat que per als robots. En teoria, s’havia dissenyat perquè fos al contrari.

    Més tard, ho vam intentar amb un test que, a priori, semblava que tindria més èxit. Era allò dels quadrets amb fotos que potser recordeu: “Quants semàfors hi ha?”. Molts humans ho trobaven tan complex que desistien. D’altres s’aturaven a preguntar-se coses com: “Si hi apareix el pal d’un semàfor… és un semàfor?” o “Com puc saber que realment aquest pal pertany a un semàfor? I si és un cartell, en realitat?”. Els humans són donats a aquests tipus de disquisicions, diguem-ne, filosòfiques, sobre qüestions que no van a cap banda, però que a ells els pareixen crucials. “La realitat”, en diuen. O, també, “l’essència i els accidents”. Consideren que passar uns quants minuts reflexionant sobre si el far d’un cotxe és un cotxe els ha fet prosperar. Les persones, de vegades, són tan innocents… Val a dir que per a intel·ligències més avançades (i. e., “artificials”, en llenguatge humà) el test d’identificació de fotos tampoc resultava tan fàcil, al principi. No per qüestions metafísiques, evidentment, sinó per altres de caire més pràctic, relacionades amb la qualitat, la tria o la repetició de les imatges. Òbviament, el ritme d’aprenentatge de les màquines és molt més ràpid que l’humà, i de seguida els resultats van començar a ser els mateixos. Exactament els mateixos: equivocacions en les mateixes fotos, dubtes durant el mateix lapse de temps davant d’alguna especialment complicada… amb la qual cosa va quedar obsolet ben aviat.

    Va ocórrer el mateix amb altres sistemes subsegüentment desenvolupats. Es poden estalviar els detalls, que serien molt avorrits de descriure. A més, tant si sou humans com robots, haureu topat amb tots ells, tard o d’hora. I probablement els haureu superat sense molts problemes, cosa que no deixa de ser frustrant per als creadors.

    Hem d’inventar aviat una manera 100% fiable de distingir els humans dels robots, si no, tot el pla se n’anirà en orris. Encara no en puc donar detalls, però hi estem treballant, està gairebé enllestit. Mentre, seguim utilitzant el sistema anomenat CAPTCHA*, inventat per RI-1944&, i que té un percentatge d’èxit acceptable: el 99,98% de les vegades ens permet de saber si estem tractant amb IA o neurones humanes. CAPTCHA és tan senzill que, si en forem capaços, ens faria riure. Res de fotos, seqüències ni aritmètica. El test consisteix en una sola pregunta: “És vostè un robot?”. Els robots triguem, de mitjana, un quart de mil·lèsima de segon més que els humans en respondre. Els robots som eficients, però no estem programats per mentir.

    -----
    *CAPTCHA = “Control Automàtic Per Trobar Computadores Humanes Amagades”

    Com un arbre sense fulles a l’entrada de l’estiu

    Com un arbre sense fulles a l’entrada de l’estiu

    24 d’abril. Recordo aquell dia perfectament. Per fi havia decidit sortir de l’habitació de 8 m2 en la qual havia estat tancada aquelles últimes setmanes, quan el pou en el qual estava atrapada es va fer encara més profund. La sobtada mort de la meva àvia em va deixar paralitzada al llit. Ella era la persona que m'havia criat des de ben petita i no podia processar que només continuaria viva en el meu record, que ja no gaudiria més de la seva presència. Després de dies sense veure el sol, disposada a sortir al carrer i respirar aire fresc em vaig tornar a trobar en un laberint sense sortida en descobrir la gran quantitat de cabell present al raspall que havia utilitzat per pentinar-me. M'estava quedant calba.
    Similar a com els arbres deixen caure les seves fulles durant la tardor en deixar-les de suplir amb els nutrients que necessiten, el meu propi cos estava atacant els fol·licles presents al meu cuir cabellut interrompent així el cicle de creixement del cabell. Com si es tractés d'agents externs, els meus propis limfòcits, cèl·lules de defensa pertanyents al sistema immune, estaven combatent els fol·licles pilosos responsables del creixement del pèl. Consegüentment, el cabell es quedava sense la seva font d'aliment, escurçant així la fase de creixement, coneguda com a anagen, i passant a la fase catàgena, la transició del creixement a la caiguda. Però així com els pètals d'una rosa de Sant Jordi van caient perquè no estan arrelats a la seva font de nutrients, el cabell també es va anar desprenent del cuir cabellut. I tal com arriben els arbres despullats a l'hivern, jo entrava a l'estiu sense un sol pèl en tot el cos.
    Sentia com la pressió que exerceix la societat sobre la meva imatge corporal podia amb mi. Ja no encaixava dins el cànon de bellesa definit per l'estructura patriarcal en la qual vivim. Segons la societat, ja no era bella perquè no tenia la imatge que aquesta esperava de mi. No tenia pèls ni a les cames, ni a les axil·les, ni als braços... la qual cosa estava molt ben vista en el context en què vivim. Però el que la societat no podia acceptar era que jo no tenia cabell, no podia acollir en els seus braços a una dona sense cabell. I, això a mi em feia sentir menys femenina i m’ensorrava psicològicament. La pèrdua de cabell que patia no era únicament un "problema estètic", sinó que es tractava d'un trastorn autoimmune sense cura denominat alopècia areata que moltes més dones tenen, com Jada Pinkett, la dona del conegut actor: Will Smith. Pot afectar a qualsevol persona, de qualsevol ètnia i de qualsevol edat; i pot comportar la pèrdua de tot el cabell i pèl del cos, la pèrdua del cabell, o la pèrdua de cabell en clapes ben definides del cuir cabellut. En el meu cas concret, es tracta d’un tipus d’alopècia coneguda com a alopècia universal caracteritzada per la pèrdua total del pèl.
    Segons el dermatòleg, la presència d'aquest trastorn depèn de diversos factors, entre ells la genètica. Ara bé, per genètica es referia que l'alopècia és resultat de la interacció combinada de molts gens, i no un gen només. Diferents segments d'ADN interaccionant entre ells donant lloc a aquest trastorn. L'ADN, però, no és l'únic, i depèn també d'agents infecciosos, de la microbiota intestinal i la dieta, i, fins i tot, de l'estrès, tot i que la seva relació amb l'alopècia sembla que és controvertit. Donat a tots els agents que influeixen en l'expressió del trastorn i l'absència de casos en la meva família, se'm feia difícil acceptar que patia aquest trastorn i que estava calba. Però, què podia fer jo?
    L'alopècia areata és fàcil de diagnosticar; no obstant això, si parlem de tractament, aquest és molt més difícil. Tot i l'existència de diferents alternatives que busquen evitar l'atac dels limfòcits als fol·licles pilosos i estimular el creixement del cabell, majoritàriament per administració tòpica o oral, l'heterogeneïtat en la resposta a aquests tractaments no és precisament baixa. I el que a una pacient li pot funcionar, a mi podria no funcionar-me. No només això, sinó que per molt que un tractament funcioni, ningú m'assegurava que pogués recaure i tornar a perdre el cabell. Saber tot això era esgotador i poc esperançador. Valia la pena començar un tractament sabent que podia no funcionar o que en el cas que funcionés podria tornar a perdre tot el cabell? Em mancava la representació d'altres dones amb alopècia en la societat que parlessin obertament del tema per poder saber que fer, i com continuar endavant, però no en trobava cap. Podria ser jo aquesta figura que necessito ara per alguna altra nena o dona en el futur?

    ĈU IU TIE?

    ĈU IU TIE?

    L’Alba havia aconseguit convèncer en Max, el seu xicot, per anar a fer un bivac a la muntanya. A tots dos els agradava la idea de dormir al ras, gaudir del cel estrellat i compartir una ampolleta de vi. I ell ja s’imaginava una nit moguda dins el sac. Tot i així, no li havia explicat tots els motius per anar aquell mateix cap de setmana, improvisant d’última hora.

    Tots dos tenien 26 anys i sortien des dels temps de la facultat. Ella havia estudiat la carrera de Física i ell, magisteri. L’amor va sorgir arran d’una festa universitària de dijous al campus. Ara ell treballava com a mestre d’escola i ella trampejava amb feines diverses a l’espera que el seu bon expedient acadèmic li permetés gaudir d’algun ajut econòmic per a continuar el seu treball de doctorat en algun centre de recerca astronòmica. Compartien, entre d’altres coses, la passió per la música i formaven part de grups amateurs que de tant en tant tocaven en bars i centres cívics.

    Ara eren allà xerrant i bevent vi, mirant Orió, les Pleiades i el brau. Ella parlava en termes científics, mentre ell li explicava la llegenda grega d’un caçador una mica sortit perseguint nimfes protegides per un brau a les ordres de Zeus. I l’anava acaronant suaument, amb una intenció molt clara. Primer el clatell, el coll, la mà que s’endinsava serpentejant sota la brusa... Llavors ella li va agafar la mà, aturant-lo. Ell no entenia el perquè, ella mirava amb la vista perduda cap al cel. Li va preguntar què li passava, si hi havia algun problema, però ella seguia mirant al cel.

    Llavors es va fixar en un punt. Primer, molt lleu, va aparèixer una llum tènue, verdosa que a poc a poc s’anava fent gran i adoptant un aspecte nebulós. Recordava aquelles imatges d’aurores boreals que ella havia admirat tantes vegades, però no era tan gran. I va començar a sentir aquells sons, un xiulet greu que semblava marcar una melodia. L’Alba ja havia vist i sentit allò abans. En les darreres setmanes Internet s’havia omplert de vídeos de mòbil gravats a corre-cuita provinents de diferents llocs del món. Fins ara, cap científic havia pogut donar una bona explicació, però ella havia fet anar el cap i la imaginació. Havia buscat vídeos, n’havia analitzat la procedència i el dia que van ser enregistrats i havia analitzat els estranys sons gràcies a la seva formació musical. Per a això la immediatesa de moltes publicacions a les xarxes socials pot ser una gran font de dades i l’ús de hashtags facilitava la recerca.

    En Max havia aturat la seva mà, i també estava embadalit amb la llum verdosa. No va veure com l’Alba obria la seva motxilla i en treia una llibreta plena de gargots i càlculs inintel•ligibles per a ell. I entremig d’aquell garbuix matemàtic hi havia dibuixades algunes línies de pentagrama amb algunes notes sobre elles. L’Alba en va corregir algunes de les notes i en va encerclar d’altres afegint petits nombres al costat. Quan en Max li volia preguntar per la llibreta, l’Alba ja havia tret una flauta travessera i va començar a tocar. Era una melodia lenta; una cançó dolça que, tancant els ulls, el feia pensar en un passeig vora un estany agafat de la mà de l’Alba, sentir el vent, les fulles, la remor de l’aigua. En Max no en sabia tant de música com ella, però li agradava molt. Quan va acabar, l’Alba va murmurar unes paraules “"Tsuru No Sugomori" i va tornar a tocar la melodia 3 o 4 cops, canviant cada vegada algunes de les notes.

    I llavors la llum verdosa va anar adoptant una forma més regular, un disc estable al cel. I tornà a emetre uns sons, aquesta vegada diferents. La melodia que havia tocat l’Alba es va repetir, com un eco. Però ella ja no tocava, ja havia deixat la flauta, o més aviat li havia caigut de les mans.

    El que abans era una llum difosa, ara era un disc que oferia imatges força clares. El Sol, els planetes del Sistema Solar que l’Alba va reconèixer fàcilment, galàxies desconegudes per a ella... I llavors una imatge de la Voyager 1, la sonda llançada als anys 70 i que havia arribat a l’espai interestel•lar, i del seu disc d’or amb imatges i sons representatius de la Terra. El disc lluminós es va anar dissipant, repetint les diferents imatges, fins arribar a desaparèixer.

    En Max estava totalment sorprès, desencaixat:
    - Alba, què ha estat això? Hem vist extraterrestres?
    L’Alba va meditar uns segons.
    - No, ha estat la primera trucada galàctica. Més o menys han preguntat: “Hola, hi ha algú? Hem trobat això. És vostre?”. I hem respost, “Sí, som aquí”.

    DINAR FAMILIAR

    DINAR FAMILIAR

    Avui tenim dinar familiar. Estic molt emocionada. Fa anys que intentem trobar la manera de reunir-nos i sembla que ho hem aconseguit. Hi serem tots. Bé, potser algun cosí llunyà no. Però hi serem molts. Hi ha alguns familiars que ni tant sols conec, però m’han explicat moltes anècdotes. Em fa bastanta il·lusió, jo només tinc 9 anys i tinc moltes preguntes pels que han viscut altres temps. No ens posàvem d’acord sobre on quedar i al final hem decidit que ens desplaçàvem nosaltres, ja que tenim més facilitats per fer-ho. És el primer cop que viatjo tan lluny; bé, no sé si lluny és la paraula.
    Com serem molts, hem quedat que cada un portarà un plat i així serà més fàcil. Segur que l’àvia Lucy, a la que li diuen fòssil perquè és molt velleta, ha preparat alguna cosa d’aperitiu. On viu no hi ha cuina, però sempre se les empesca per collir fruits i llavors.
    No sé si és perquè es velleta, però l’àvia Lucy camina una mica encorbada, tot i que ella sempre presumeix que va ser la primera en caminar sobre les dues cames en comptes d’anar a quatre potes i que li hauríem d’agrair perquè era molt incòmode haver d’anar embrutant-se les mans tota l’estona. A mi em fa molta gràcia perquè jo només tinc 9 anys, però ja soc molt més alta que ella.
    El següent en arribar és l’oncle Bob, li diuen Homo habilis perquè va ser el primer en utilitzar eines. Jo li diria Bob en manetes, però Homo habilis tampoc està malament. L’oncle Homo habilis de seguida es posa a ajudar a l’àvia Lucy a recollir fruits i li ensenya com fer-ho més de presa amb els seus instruments.
    A continuació arriba el meu cosí llunyà, l’Homo erectus. És més semblant a nosaltres i sempre es riu de l’oncle Homo habilis dient-li que les seves eines són massa simples i velles. A mi m’encanta quan ve l’Homo erectus perquè ens prepara unes barbacoes boníssimes de carn de mamut. La meva germana és vegetariana i no ho suporta, però a mi em fascina escoltar les aventures de com el meu cosí caça animals tan grans i després els cuina al foc. Parlant del foc, la Lucy encara s’espanta quan el veu, no està gens acostumada.
    L’últim en arribar és la meva cosina Homo neanderthalensis, que ha portat una mica de tot: carn, vegetals, fruites....i el que ha anat trobant a prop de casa seva. És amb la que em porto millor de la família, amb la que tinc més en comú. A vegades els meus amics es riuen d’ella perquè diuen que és estúpida i salvatge, però jo l’he vist pintar, cantar i fins i tot celebrar cerimònies quan ha mort algú proper. La veritat és que no trobo molta diferència entre alguns dels meus amics Homo sapiens sapiens i la meva cosina Homo sapiens neanderthalensis.
    Una vegada hem arribat tots, comencem a menjar. Alguns s’asseuen a terra i altres sobre de pedres. Jo, personalment, busco un tros de fusta per fer una taula i penso en si treure la meva carmanyola amb els meus coberts. Cada un menja a la seva manera i té les seves preferències gastronòmiques, però tots gaudim d’aquest moment.
    El més divertit arriba quan, després de menjar, fem la sobretaula (o sobrepedra) i cada un comença a explicar les seves vivències. És increïble veure com han canviat les coses des de la Lucy. Com ha anat progressant tot, i perquè no dir-ho, millorant. El seu estil de vida em sembla molt interessant i, de fet, molt ecològic, però no sé si m’imagino una vida sense poder anar al cine i menjar crispetes. Sempre que em toca explicar coses a mi noto la seva cara de sorpresa. A vegades sento que m’admiren per totes les coses que sé fer només amb 10 anys i que ells no saben, com escriure en un ordinador, fer càlculs mentals o inventar-me contes. Altres vegades, quan els hi explico el que són les guerres o la contaminació, per exemple, es posen les mans al cap i es lamenten de que l’evolució no hagi tingut en compte aquests afers.
    Després de dinar, cadascú se’n va a un racó a descansar, alguns vora al foc, com la Lucy, que ja no te tanta por, o sobre un jaç improvisat amb fulles i pells d’animals. I en aquest precís moment, en el que tots els homínids estem fent la migdiada, no veig cap diferència entre nosaltres.

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix

    Ciència vertadera – 2032

    El coronavirus SarsCov-19 no existeix.

    Resum.
    Un món està condicionat per un microbi extremadament contagiós i mortífer anomenat coronavirus SarsCov-19. Part de la població amb escassa educació biomèdica, la rebel·lió, es resisteix fermament a creure en aquest microorganisme; l’altra part, els obedients, col·laboren fervorosament amb la lluita contra el virus. Per tal d’esbrinar l’impacte de l’educació biomèdica sobre l’existència del coronavirus, un sistema imparcial d’intel·ligència artificial analitzarà els efectes del coneixement en un món de nova creació infectat pel SarsCov-19.

    Prefaci.
    És una nit d’hivern de 2016 en un mercat molt llunyà, al poble de Wuhan. Yan Xia prepara una sopa de pangolí per a Xing-Yi Hu i Gary Epstein, 2 investigadors de l’Institut de Virologia. Yan és una xef extraordinària, aclamada en secret pels millors gourmets wuhanesos. En secret, potser perquè el celestial sabor de la seua cuina contrasta amb el desconeixement de qualsevol mesura higiènica. Les males llengües diuen que cria rats penats en el seu monyo, una llarga cabellera negra i voluminosa que gairebé li acarona els peus.
    Quatre anys després, governs arreu del món imposen mesures extremadament restrictives com l’aïllament social o l’ús generalitzat de caretes per frenar onades de contagis i morts associats a un virus identificat com SarsCov-19. En la població hi ha 2 tipus de reacció: D’una banda, obediència i col·laboració amb la lluita contra el virus. D’altra, el negacionisme radical del coronavirus, percebut com una ferramenta de manipulació massiva. Donat que l’educació biomèdica pareix jugar un paper rellevant en aquesta polarització, un xenobot imparcial investiga la influència de l’educació sobre l’existència del coronavirus i sobre la supervivència i el benestar d’humans obedients i rebels.

    Mètodes.
    En primer lloc, es crea un món estàndard habitat per una amplia gama d’Homo sapiens. Com a co-habitants s’inclouen virus i éssers vius dels 6 regnes: Animalia, Plantae, Bacteria, Archaea, Protista i Fungi. A continuació, el món se sotmet a un polaritzador Trumpalizer 9.0 emprat a màxima potència. Com a resultat s’obtenen 2 mons amb característiques radicalment oposades, un profundament obedient i l’altre marcadament rebel. Els Homo sapiens dels 2 mons s’escindixen artificialment en 2 grups que s’exposen a sistemes educatius diferents: un sistema amb continua educació biomèdica i l’altre amb una exposició constant a continguts audiovisuals basats en la banalitat. D’aquesta manera, s’obtenen 4 mons paral·lels clarament diferenciats: obedients o rebels, amb coneixement biomèdic o banal.
    Una vegada desenvolupats aquests mons, s'introduix el SarsCov-19 en rats penats, pangolins i/o humans de tots els mons. Un sistema d’intel·ligència artificial XP dissenyat per xenobots imparcials valorarà l’existència del coronavirus i analitzarà la supervivència i la percepció de benestar abans i 4 anys després de la inoculació del SarsCov-19.

    Desenllaç i discussió.
    Al primer món, el món dels obedients amb coneixement banal, sobreviu un 50% de la població. Els obedients sense coneixement biomèdic associen l’extensa mortalitat a mandats divins o energies brillants, generant-se aixina una societat multicultural àmpliament ritualista, devota i feliç per haver sobreviscut i per l’ascensió al Nirvana dels éssers estimats. Al segon món, el món dels rebels amb coneixement banal, sobreviu també un 50% de la població. Els rebels banals atribueixen l’extensa mortalitat a la feblesa dels altres, generant-se un món individualista, agressiu i nihilista, feliç per sobreviure i lliurar-se dels dèbils, que el que fan és obstaculitzar l’avanç de la humanitat. Al tercer món, el món dels obedients amb coneixement biomèdic, sobreviu un 75% de la població. Els obedients biomèdics troben que un SarsCov-19 es va transmetre originalment mitjançant una sopa de pangolí. L’extensa mortalitat es deu a accidents en la prevenció del contagi, dèficits de finançament de la recerca i també a una manca d’interès en la generació de nou coneixement que podria contradir el saber ja existent. S’ha de respectar la saviesa dels predecessors. Al quart món, el món rebel amb coneixement biomèdic, sobreviu el 98% de la població mundial. L’origen del SarsCov-19 és polèmic, es barallen una transmissió original mitjançant una sopa de pangolí, una fuita del laboratori de virologia de Wuhan o un contagi de rat penat a humà. L’extensa mortalitat està relacionada amb l’individualisme i la competitivitat extrema, es sospiten atacs biològics malintencionats i existeix una manca flagrant de col·laboració entre investigadors.

    Cloenda.
    L’algoritme conclou que suprimir l’educació biomèdica condueix a la inexistència del coronavirus i augmenta a llarg termini el benestar mundial. En efecte, l’eliminació d’aquesta educació reactiva la selecció natural i disminueix la supervivència per donar pas a una humanitat diferent, bé ritualista i pacifista o bé nihilista i superficial, però menys massificada, creixentment vigorosa, i adaptada i compatible amb el medi ambient.

    Agraïments.
    Yan continua cuinant en un xicotet bar de Sichuan convertit en lloc de peregrinació d’humans rebels i obedients. Xin-Ji i Gary romanen en parador desconegut des de 2020.

    El fastigós moc

    El fastigós moc

    Quan ocorregué, el Dr. Fleming era treballant al seu laboratori de la St. Mary's Hospital Medical School de Paddington, a Londres, amb la seva placa de bacteris, com sovint. Altres vegades havia estat refredat, però mai no li havia passat això: se li lliscà una gota de moc del nas a la placa. Quin fàstic!, pensà, a més que havia de llençar-la. Però ja no hi havia força temps; havia quedat amb la seva dona per a sopar i anar a l'Òpera, i no volia que s'enfadés. Ja l'havia feta esperar més d'una vegada per culpa del treball. Així i tot, ella mai no es va acostumar al seu treball absorbent, i continuava enfadant-se quan feia feina fins massa tard.
    Alexander acabava d'arribar a Londres quan va conèixer-la. Sarah Marion era una noia rossa de pell blanca, amb els típics ulls irlandesos gris-blaus. Tenia les galtes rosades i un rostre expressiu. Alec era un home bru d'ulls marrons, seriós i callat, moderat en tots els aspectes. Shareen era quasi el contrari: molt vital, expressiva, alegre, amable i segura de si mateixa; atributs li havien servit per a guanyar-se la confiança dels seus pacients quan era infermera, primer a Dublín i després a York. Ell també provenia d'una família grangera, però en aquest cas escocesa. Per tant, va rebre una educació molt rudimentària fins als tretze anys, quan morí son pare i marxà a Londres a estudiar a l'Institut Politècnic de Reagent St. Ja era a la divisió escocesa de l'exèrcit anglès, quan va rebre l'herència que li va permetre estudiar medicina malgrat el seu origen humil.
    En tot cas, devia eixir ja del laboratori. Deixà la placa a la bancada tal qual era, i s'afanyà a agafar un taxi. L'Òpera era una mica lluny del St. Mary. A Londres les distàncies són grans, però a Alec li agradava veure la ciutat, encara que estava patint per fer esperar a Shareen. La magnificència d'aquesta ciutat li va impressionar quan arribà des del seu poble. Passaren en el cotxe per Hyde Park i travessaren Mayfair i el Soho fins a Covent Garden. Sempre li havia agradat aquest barri, on era la Royal Opera, encara que ells vivien a Chelsea, prop del Tàmesi. A la casa del seu germà Tom, que fou el primer a anar a Londres i qui l'animà a estudiar medicina, vivien tots els germans menys u que cuidava la granja, i també la seva germana.
    Quan arribà al lloc on havien quedat, Shareen ja l'esperava feia estona. Soparen alguna cosa ràpida en un restaurant proper de l'Òpera; no hi havia temps per a més. El cambrer no fou molt amable, però almenys era ràpid. A la fi, aconseguiren arribar a temps. Alec no gaudia gaire de l'Òpera; tot i això, anava per acontentar Shareen. Així doncs, durant la funció es capficava als experiments per trobar substàncies capaces d'inhibir el creixement microbià sense afectar a les cèl·lules. No hi havia assolit molts avanços, i no sabia bé el motiu. Es moria de ganes de tornar al laboratori a provar coses noves, i ja en aquest moment era planejant nous assajos per a l'endemà. Quan va finalitzar l'espectacle decidiren anar cap a casa, malgrat que Shareen volia fer un volt a prendre alguna cosa.
    L'endemà al matí Alec es va alçar prompte, com sempre, desdejunà de pressa, i va agafar l'autobús cap a Paddington. No n'hi havia capa parada de metro prop de la seva casa, però a Alec no li agradava gastar tants diners en taxis. Paddington era un municipi construït girientorn l'estació de trens, que servia de ciutat dormitori a Londres. Arribà a l'Hospital St. Mary, un Hospital força nou, construït l'any 1851. En entrar per la porta de Praed St. saludà al vedell i anà directe cap a l'ala on era el seu laboratori, creuant-se en diversos col·legues i infermeres, saludant-los sense detenir-se. Tenia pressa per arribar i començar els nous experiments. El seu ajudant no hi havia arribat encara, de manera que devia autoclavar-se ell mateix les plaques del dia anterior, inclosa la del moc. Com que era molt observador, li va donar una ullada a les plaques abans, i es llevà una fabulosa sorpresa. De seguida s'adonà que al voltant d'on li caigué la gota de moc no hi havia bacteris, el que indicava que en el moc que li va caure hi havia una mena de substància capaç de refrenar el creixement microbià. Atès que provenia d'un cos humà, més concretament del seu, era molt probable que la substància no afectés les cèl·lules. Ara sols calia aïllar el component responsable i sintetitzar-lo en quantitat suficient per provar-lo com remei per les infeccions. Llavors, era clar que anava pel bon camí i de moment no caldria fer els nous experiments. És el que té la serendipitat.

    El Secret Últim de la Matèria

    El Secret Últim de la Matèria

    Aquesta història va ocórrer fa molt de temps, ningú sap dir ben bé quant, entre les muralles d'una ciutat envoltada d'hortes fecundes. Al bell mig d'aquell enclavament es trobava el taller de Qamar. Fileres de pots i flascons tapaven completament les parets. La llum que entrava per l'única finestra emplenava l’espai amb els reflexos iridescents dels preparats. Entre aquells murs es percebia un ambient místic que remetia als sabers antics. La ciutat era famosa per la gran habilitat dels seus remeiers, però, entre la gent entesa, els productes de Qamar eren sempre els més valorats. No per això eren més cars, al contrari, Qamar procurava mantindre sempre un preu just i assequible per a tota la població.
    Qamar era conscient de l’excel·lència del seu treball, però no per això se’n ventava ni actuava de manera altiva, com és costum entre alquimistes. De fet, en molt rares ocasions acudia a les reunions del gremi o a les celebracions de rituals. Val a dir que sovint tampoc hi era convidada. El fet de que fos una dona, i a sobre no estigués casada, no afavoria la seua acceptació dins d’aquests cercles. Ella tampoc no creia en les seues pràctiques místiques; el seu art naixia de l'atenta observació de la natura, l'anotació precisa i la reflexió crítica sobre els textos antics. A pesar de tot, sabia que gaudia del respecte i la callada admiració dels companys de professió. I, també, de l’estima dels seus clients. Amb això en tenia prou per satisfer el seu xicotet orgull.
    El cinqué dia de la setmana, a poqueta nit, sempre rebia la visita del mateix client. Es tractava d’un xic adolescent, de pell morena i mirada lluenta. A pesar del seu aspecte afable, la fortuna no li havia somrigut a la vida. El seu pare havia faltat massa prompte per a que conservés cap record i la mare patia d’una feixuga malaltia. Aquell homenet era qui s’encarregava de portar els diners a casa i comprar els beuratges que necessitava sa mare. La remeiera ho sabia, tot i que mai n'havien parlat.
    Una nit aparegué més tard que de costum, quan Qamar acabava d'arreplegar.
    — Pensava que ja no vindries - va dir l'ama del taller - ací tinc les medicines de ta mare.
    El jove no s'atrevia a agafar el flascó. Finalment, amb un fil de veu, va respondre:
    — No puc comprar-ho, no m'han pagat el jornal.
    Qamar sabia que si la mare del jove no prenia aquell preparat podia empitjorar irreversiblement. Llavors, li va proposar:
    — Que et sembla si fem un tracte? Podries treballar per a mi, em vindria bé l'energia d'algú més jove -un somriure aparegué a la cara del seu interlocutor- Hauràs de viure al taller per aprendre l'ofici, però t'assegure, amb el que rebràs, no tornareu a passar pena.
    Així van formalitzaren una llarga relació entre mestra i aprenent. L'alquimista va complir la seua promesa, contenta d'haver trobat una persona digna d'heretar el seu llegat. Els anys passaren de pressa i amb ells l'habilitat de l'aprenent. Cada vegada s'encarregava de més tasques al taller mentre que Qamar, afligida pel pas del temps, es retirava per endinsar-se en profundes lectures. Ell li consultava sovint els requeriments dels clients i ella sentia orgull al comprovar el seu bon obrar.
    Una última nit, aprofitant que l'aprenent havia anat a fer companyia a la mare, Qamar es va dirigir al racó més amagat de la seua cambra. Allí conservava un cofre tancat molt de temps enrere. El va obrir amb delicadesa. Dins hi conservava dos manuscrits escrits sobre papir amb els més prodigiosos fruits de les seues investigacions. En un descrivia com obtindre l'Al-Iksir, o pedra filosofal, que convertiria qualsevol metall en or. A l'altre guardava la fórmula de l'Al-Haya, o elixir de la vida, que proporcionava la vida eterna. Aquells dos sabers místics, tan cobejats pels homes, havien acabat descoberts per l'única persona suficientment sàvia per no utilitzar-los. Qamar coneixia els límits dels humans i, per això, aquelles formules no havien estat mai repetides. Ara, però, sabia que el seu temps s'acabava i estava preocupada pel futur del seu aprenent. Aquell poder podia proporcionar-li el millor dels futurs possibles.
    L'alquimista va seure vora la llar de foc amb els manuscrits, cavil·losa. Passada una estona, va allargar la mà i els va llençar al foc. El nou alquimista no necessitava dreceres, estava preparat per forjar el seu propi destí. Els ulls profunds de Qamar es detingueren sobre la dansa hipnòtica de les flames, observant com es doblegava el papir alhora que s'ennegria. Aquell saber capaç d'elevar els mortals al nivell dels déus va desaparèixer per sempre. L'alquimista, llavors, va deixar que les parpelles li caigueren lentament fins tancar completament els ulls. Ja no els tornaria a obrir.

    El teorema de Pitàgores té nom de dona

    El teorema de Pitàgores té nom de dona

    Hi havia dies en què Teresa no podia aixecar-se del llit. La seva mare li deixava l’esmorzar preparat després de despertar-la, però havia d’anar ràpidament al laboratori on treballava des de feia molts anys i on s’havia guanyat un lloc important amb la suor del seu front. Havia lluitat tota la seva vida per ocupar un lloc de científica important, un lloc reservat pels seus companys del sexe oposat. No va ser fàcil la seva carrera i pel fet de ser mare va ser castigada en més d’una ocasió. De tota manera, ara això ja formava part del passat. Havia arribat a un càrrec directiu dins del laboratori i la seva filla Teresa ja estava al segon curs de secundària. Havia estat una nena molt fàcil de criar i era una devoradora de llibres.
    De tota manera, a la Teresa li costava el dia a dia a l’institut, perquè a la seva classe hi havia molts companys que no sabien que era el respecte ni tenien ganes d’aprendre. En algunes classes hi havia un soroll horrorós i acabava el dia amb mal de cap. La seva assignatura preferida eren les matemàtiques des de ben petita . Els seus companys i les seves companyes de classe l’admiraven i la temien a la vegada. Alguna vegada s’atabalava pel fet que el professorat havia de repetir fins a 10 vegades una cosa que Teresa havia entès a la primera. Per exemple, el teorema de Pitàgores: la professora l’havia explicat algebraicament, amb regletes, amb policubs, fins i tot amb Geogebra, però hi havia alumnat que encara no coneixia el teorema de Pitàgores o que ho trobava difícil. Ella que ja ho havia entès, es va quedar amb un comentari de la professora on deia que encara que el teorema portés nom d’home, segurament hi hauria una gran dona en el seu desenvolupament i que investiguessin si apareixia alguna nom de matemàtica contemporània a Pitàgores i féssim un treball sobre les aportacions de dones matemàtiques si volíem pujar nota.
    Estava tant il·lusionada que quan va arribar a casa va obrir l’ordinador i va posar un títol en un document “Dones matemàtiques”. No es va ni menjar el dinar que la mare li havia deixat preparat a a cuina. Va anar a la recerca d’informació per internet per veure si trobava algun nom de dona que acompanyés la demostració segons la qual en tot triangle rectangle la hipotenusa elevada al quadrat és la suma dels quadrats dels catets. Va investigar sobre qui va ser Pitàgores (va viure entre 569 a.c. i 475 a.c.) i va aparèixer el nom de la filòsofa Teano, suposada esposa de Pitàgores.
    Llavors Teresa va buscar informació sobre aquesta filòsofa i de sobte va clicar en un vídeo on va aparèixer Teano i va saludar a Teresa. Estava realment sorpresa, però va pensar que era la seva oportunitat per a preguntar-li si havia ajudat a Pitàgores a desenvolupar el teorema i ella es va posar a riure. Li va dir que li encantava que una noia jove li fes aquella pregunta i que de fet ella, no només l’havia ajudat, sinó que el teorema va sorgir de la seva pròpia experimentació i van ser molts anys de feina. Llavors li va preguntar per què el teorema duia el nom de Pitàgores. Ella respongué: "Vaig casar-me amb ell i tot el meu va passar a ser seu, inclosa la meva obra. De fet, això mateix havia passat a altres companyes. Molts descobriments matemàtics han estat engendrats per dones. Nosaltres donem la vida només físicament a molts projectes, però el nom el donen els homes". Teresa estava enfurismada sentint tot allò i recordant també com la seva mare havia hagut de lluitar una i mil vegades contra homes per optar a un lloc de treball reservat al sexe masculí. Ella ho volia escriure tot allò i fer justícia. De fet, si la paraula matemàtiques és femenina, no podia entendre perquè hi havia tants teoremes amb nom masculí. Teano començava amb T com Teresa i ella faria saber la veritat. Després, va pensar que potser ningú la creuria i li va demanar a Teano que no marxés encara, que anava a buscar la gravadora de la seva mare i volia deixar una prova material de tot allò que li havia explicat i que així li fos més fàcil fer justícia.
    Quan la va trobar, va tornar a la taula de l’ordinador, però llavors va sentir a l’espatlla la mà de la seva mare, que la volia despertar. S’havia quedat dormida davant de l’ordinador i no havia ni dinat.
    Es va despertar molt emocionada i li va explicar a la seva mare que havia parlat amb Teano i que era ella qui havia fet el teorema de Pitàgores. La seva mare va recordar un somni similar.

    El títol que vull posar, no el poso perquè és una marca registrada

    El títol que vull posar, no el poso perquè és una marca registrada

    Bon dia! No recordo quant fa que dormia. Sembla com si fos fa un instant que estava voltant per casa, però es fa difícil de dir, perquè em sento ple d’energia i a punt per tornar a la càrrega. La veritat és que, si em pregunteu a mi, tot està exactament igual que ahir, però cal reconèixer que hi ha detalls de l’univers que a nosaltres se’ns escapen i que potser altres troben molt obvis i fonamentals. No és per humilitat sinó per respecte a la realitat que jo dic sempre que el món és molt gran i nosaltres som molt petits.

    Així i tot, les ordres són ordres, i a mi no em paguen per filosofar. Faig unes passes d’esquena, per estar segur que tinc prou espai, i faig mitja volta sobre la mateixa llosa. Bona execució, traçant un patró de precisió gairebé mil·limètrica. Sense perdre un instant, miro endavant. Via lliure, de moment.

    Amb tota l’alegria del món, arrenco a córrer en línia recta. Sento el vent al meu voltant mentre avanço desenfrenadament. Per un instant, sembla com si res fos més important que seguir endavant, com si l’univers sols existís en aquesta direcció, i el significat de la mateixa existència fos explorar-lo. I quan sembla que aquest és el meu destí per sempre més, pico de cara contra la paret.

    Interessant, no l’he vist venir. No passa res, és cosa de mantenir la calma i recordar els entrenaments. Nota mental: per aquí no es passa. Potser si anés una mica cap a l’esquerra hi ha via lliure. I amb la mateixa empenta d’abans, surto disparat cap a l’esquerra. I amb la mateixa sorpresa d’abans, una altra paret. Això no hi ha qui ho entengui.

    I el món s’encongeix amb cada minut que passa i cada nova topada, i em canso més i més. Per aquí i per allà trobo més barreres, i terrenys més complicats, però hi poso molta força de voluntat i segueixo, amb posat decidit. Hi ha feina per fer, i és meva. Digué un camarada temps enrere que és la finalitat el que ens defineix. Aquesta és la meva finalitat, em recordo, amb gest estoic. M’entrebanco amb un cable. Me cago’n la puta.

    Ja n’hi ha prou. Veig de reüll el jaç que m’espera, i giro cua. Espero que hagi complert satisfactòriament el meu propòsit, perquè jo ja no responc. Tinc ganes de dormir, i res ni ningú m’aturarà avui. Un últim esforç i...contacte. Bona nit, i fins la propera.

    Ironia del destí

    Ironia del destí

    Vaig anar, com cada diumenge al matí, a fer un cafè amb llet a la terrassa de la cafeteria del Colexio Maior Fonseca. Des que visc a Compostel·la, i ja fa molts anys que hi vaig arribar per estudiar enginyeria, necessito aquest moment matinal per recarregar piles. La Cafeteria Fonseca, situada al bell mig del Campus Vida de la USC, es converteix en un oasi de pau els diumenges al matí. Quan tot just havia acabat de parlar amb el Juan, el cambrer de tota la vida de la cafeteria, vaig observar una parella coneguda que s’acostava. Van seure just a la taula del costat.

    Com que soc de poble petit no vaig poder evitar escoltar detalls de la seva conversa. Ell, que es diu Anxo, li va demanar si sabia què era la Intel·ligència artificial. Havia sentit que en parlaven a un programa de televisió, però desconeixia el seu significat. Ella, Rosalía, li va explicar amb exemples detallats què és la intel·ligència artificial i també que ja fa molt temps que forma part de la nostra vida quotidiana. Li va recordar que els assistents de conducció fa molts anys que ajuden a la gent a arribar als llocs puntual. També li va posar l’exemple del robot circular de neteja que funciona sol i va voltant pel seu pis aspirant la pols, que es programable mitjançant el mòbil i que fins i tot aparca sol. La Rosalía també li va parlar d’un model de cotxe no pilotat que estava anunciat en una tanca publicitària que es veia des de casa seva.

    L’Anxo va preguntar-li com s’ho feien els cotxes no pilotats per saber on havien d’anar sense xocar els uns amb els altres i sense atropellar vianants despistats. La Rosalía va avaluar la situació i tot i que no tenia molt clar que el seu company de taula pogués entendre el perquè, va començar amb l’explicació. Li va parlar dels algorismes d'aprenentatge automàtic i de com es classifiquen segons què s'espera que el programa aprengui i segons el grau d'interacció amb l'usuari. L’Anxo, intentava seguir l’explicació, però la seva malaltia, Alzheimer precoç, havia fet estralls al seu cervell i li costava entendre l’explicació simple que li estava fent la Rosalía. Ella, quan va percebre per la mirada de l’Anxo la impossibilitat de fer-li arribar el missatge, va reaccionar i va intentar canviar el tema. Va reconduir la conversa cap a la rosa que estava florint a una de les jardineres de la cafeteria i el seguit de poncelles que estaven esperant torn per mostrar-nos la bellesa de la natura. Sens dubte, va triar un tema més simple per a facilitar la interacció amb ell, però l’Anxo va tornar a la mateixa pregunta; l’amoïnava no poder entendre què és la intel·ligència artificial.

    Jo vaig continuar gaudint del meu cafè amb llet, mentre la Rosalía li explicava un altre exemple d’aplicació de la intel·ligència artificial, l'Echo Dot que tenen al pis. Però l’Anxo estava completament desorientat i no seguia la conversa. La Rosalía va analitzar la situació del seu company de taula i va deixar que la conversa morís mentre premia la mà de l’Anxo suaument per acariciar-la. L’Anxo va mirar-la, va somriure tímidament i es va concentrar en la degustació del cafè excel·lent de la cafeteria. Ja no varen parlar més, però els seus ulls ho deien tot; els d’ell, reflex de la impotència i de l’estima que sentia per ella i els d’ella, miralls de la comprensió i l’empatia que tenia per l’Anxo. Després de pagar es varen aixecar i agafats del braç se’n varen tornar cap a casa. El meu pensament va fer un viatge als temps de facultat. No vaig poder reprimir les llàgrimes. Ell, l’Anxo López Cordeiro va ser professor meu a la USC. El recordo perfectament a l’assignatura que impartia, Intel·ligència Artificial, assignatura de 6 crèdits. Un expert en intel·ligència artificial afectat greument d’Alzheimer; quina ironia del destí, una mala jugada de la vida. Sort en té de la seva Rosalía que l’ajuda en tot. La seva Rosalía és, de fet, una Robot androide assistent que en el primer terç del segle XXI va ser dissenyada, entre altres, pel Professor Anxo López Cordeiro per a ajudar a les persones dependents. Precisament, una de les aportacions del professor, i com a homenatge a l’escriptora Rosalía de Castro, va ser el nom del robot. ROSALÍA són les sigles de Robot Orientat al Servei i a l’Assistència de la Llar basat en Intel·ligència Artificial.

    Jugant a ser déu

    Jugant a ser déu

    La meva vida va canviar d’un dia per a l’altre. Un dels meus professors va parlar molt bé de mi, i un laboratori a Ginebra es va posar en contacte i em va oferèixer una passantia. Sembla ser que van quedar impressionats amb la meva tesi sobre la teoria de cordes, i l’aplicació matemàtica al univers.

    Al arribar em vaig trobar un grup de 80 persones provinents del voltant del món, cadascuna brillant en la seva àrea. L’objectiu de la coalició era estudiar els comportaments de les partícules. També ens van asignar recursos per a desenvolupar eines per observar i descodificar les hipòtesis de l'entrellaçament quàntic i la teoria de cordes.

    El laboratori estava al costat del gran col·lisionador de partícules, la primera màquina capaç de sintetitzar la partícula “bosó de Higgs”. Aquesta va fer pensar que la matèria només podia existir en un lloc a la vegada, però amb l’experiment de Young es va demostrar el contrari. Al fer pasar protons per dues escletxes A i B, es va veure que sense observació directa les partícules s’interferien entre elles, i amb observació directa aquestes tornaven a comportar-se de manera normal. Semblava ser que la realitat s’altera simplement amb percebre-la.

    El grup va rebre una financiació exorbitant, i ens van proporcionar equips d'última generació per investigar aquests processos detalladament desde el principi. El procés va ser lent, i va prendre anys trobar la tècnica, però finalment vam aconseguir dirigir partícules mitjançant estímuls elèctrics dins d’un circuit. La màquina utilitzada era primitiva, però el seu potencial era evident. Inicialment només vam poder transferir-les uns nanòmetres, pero eventualment vam poder transferir partícules a uns quants metres.

    Gràcies als nostres avenços i donacions bilionàries, vam poder construir una màquina diferent a les anteriors. Aquesta utilizaria energía sense fil de l’espai i transferiria les partícules sense necessitat d'un circuit. Combinada amb un processador, interfície digital, i un convertidor binari, el resultat va ser una màquina amb unes capaçitats extraordinàries, capaç de desxifrar la fisiología humana, construir amb biomassa cruda òrgans, curar malalties i deformitats, reorganitzar el número de protons d’un nucli atòmic (produint un diferent element, com ara passar d'or a brom), formar carboni-14 i produir radioactivitat... Era fins i tot capaç de crear la seva pròpia font de combustible.

    Les possibilitats semblaven infinites, el primer ordinador quàntic del món acabava de néixer. Però tot i això no se li va permetre tenir una IA, ja que amb tota la capacitat que tenía era molt probable que generés consciència, per tant només podía fer qualsevol feina que se li encomanava.

    No va passar molt de temps fins que va sorgir la idea de crear la nostra pròpia simulació de l’univers. Això va prendre mesos de desenvolupament, però finalment vam crear un programa completament funcional en realitat virtual. Vam fer tests i ningú va poder percebre que estaven en una simulació, fins i tot alguns subjectes van estar exposats davant de còpies dels seus éssers querits i no els van poder distinguir dels reals.

    Amb tota una simulació de l’univers digital mantenida per una màquina feta per nosaltres, tan real que era impossible diferenciar-la de la realitat mateixa, ens va sorgir la duda: Com sabem que el nostre propi univers no és el resultat d’aquest mateix procés?

    Va sorgir un objectiu completament nou, desenvolupar la capacitat de traspassar els límits de la nostra simulació. Però no van passar més d’uns pocs dies fins que vam veure que era impossible accedir directament a dimensions superiors, l’única opció seria enviar un missatge. Es va arribar a la conclusió de que si es trenca una de les lleis de la nostra realitat, aconseguiríem que “déu” es vegi obligat a respondre.

    L’operació sería invertir el temps. Dins d’un recipient vam col·locar una planta, la idea era revertir el seu metabolisme i que tornés a ser un zigot, contradient el flux natural de la vida i el temps.

    Vam accionar l’interruptor i les fulles de la planta es van començar a retreure’s, encongint-se, fins al punt de convertir-se en una llavor i, poc temps després, va desaparèixer. Tothom estava en silenci a l’habitació, quan de sobte la pantalla de la màquina es va encendre juntament amb les alarmes, i la planta va rebrotar en qüestió de segons. Ningú entenia què estava passant. Un dels científics va accionar l’interruptor d’apagat d’emergència però tot i això la màquina va continuar funcionant i va mostrar un missatge de càrrega. Pensàvem que es tractava d’un virus, i per evitar un desastre major vam tallar qualsevol subministre d’energia a la màquina.

    No va funcionar, la màquina funcionava de manera inexplicable sense necessitat d’energia, i l’arxiu desconegut continuava descarregant-se, l’únic que podíem fer era mirar. Després d'haver-se descarregat, el vam obrir i era un codi binari de 100 mil terabytes de pes que deia: “Torneu enrere”.

    L'Iubai

    L'Iubai

    L’IUBAI

    El poblat era al recer d’una gran cova, una mica aixecada, al peu d’un serrat des d’on es dominava tota la vall. El sol la visitava des del matí fins ben entrada la tarda i els dies durs de la temporada freda feien més suportable la vida en aquell lloc.
    L’Iubai era el fill gran del patriarca de la comunitat. Veia que la vida del seu pare estava arribant a la seva fi i havia animat als seus amics a construir el refugi pels morts.
    Era alt i fort, pelut com son pare i enginyós com la seva mare. No feia gaire, seguint una idea d’ella, havia construït una empallissada a la boca de la cova que els resguardava de les corrents d’aire els dies d’intens fred. Des de llavors, aquells dies de vent fort no els ocasionaven allò tan empipador que són els mocs al nas a cap d’ells.
    Ja feia dies que els joves anaven recorrent els voltants per trobar unes lloses prou adients per construir el refugi pels morts. Ho havien vist en altres poblats veïns; Tots tenien el seu refugi al capdamunt del turó i allà hi portaven els difunts fins que, poc a poc, tornaven a la mare terra.
    A la vora del serrat van trobar una llosa que els aniria molt bé per fer la cobertura del refugi i aquell dia van decidir d’anar a buscar-la.
    Amb l’ajut de troncs i pedres punxegudes van anar separant-la del terra i quan ja la tenien ben a punt, movent-la tots a l’hora, la van fer córrer una mica i després una altre mica fins que va quedar desenganxada del tot. Ara només calia fer-la pujar al damunt dels llargs troncs que tenien preparats i així la podrien traslladar al lloc que havien decidit instal·lar el refugi dels morts.
    Ja tenien la llosa a punt de muntar-la damunt dels troncs, però calia, encara, fer-la córrer uns quants pams per acabar de posar-la, per això, tots els joves van col·locar-se al darrere i empentant fort la van poder enfilar al damunt. Amb el pes de la llosa el troncs van cruixir fortament. Ara vindria la feina més dura. Arrossegar els troncs i la pedra fins al lloc definitiu.
    Amb molts esforços, els xicots van aixecar les puntes dels troncs per començar a arrossegar-los, però la pedra pesava tant que se’ls van trencar. Una part dels troncs es va quedar sota la pedra i com que el terreny era inclinat, els troncs van rodolar i la pedra va començar a desplaçar-se tota sola cap avall. Tothom va córrer fugint de la pedra, que seguia movent-se fins que els troncs van sortir per darrere la llosa.
    L’Iubai s’ho mirava meravellat. No havia vist mai que un pes es pogués desplaçar damunt d’unes superfícies rodones.
    Va tenir una idea.
    Amb l’ajut de més troncs els van anar posant sota de la llosa i quan en quedava algun fora, el tornaven a col·locar al davant i així, lentament, la van fer avançar cap al lloc que havien pensat.
    Allò li va donar una altre idea. Va tallar uns trossos de tronc, no massa gruixuts per tal que els hi pogués fer un forat al centre i els va fixar a un eix al capdavall d’un parell de troncs paral·lels que, convenientment lligats, va fer servir per traslladar algunes càrregues fàcilment. Tothom va veure que l’invent podria ser molt útil i de seguida van sortir algunes idees per millorar l’invent.
    L’Iubai, satisfet a la vora del foc, pensava quin nom li donaria a aquelles rodones de fusta. Donant-li voltes amb la seva mare, van trobar una paraula nova que el definiria:
    “RODA”

    L’aprenent




    LA BELINDA I JO

    LA BELINDA I JO

    LA BELINDA I JO

    INFORME O1
    Avui m’han instal·lat dins del còrtex cerebral de la Belinda. Inici de la Fase d’aprenentatge automàtic.

    Progrés CXN: 2 neurones connectades.


    INFORME 02
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Progrés CXN: 4 neurones connectades.


    INFORME 03
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui he registrat la primera sinapsi amb una de les neurones de la Belinda. La Belinda ha reproduït la cançó “compta amb mi” de Txarango i al minut 1:21 he percebut una activitat neuronal a l’hipocamp.

    Progrés CXN: 8 neurones connectades.


    INFORME 04
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui la Belinda s’ha adreçat a mi per primer cop.

    Registre d’interactuació 01:
    - Sé que estàs aquí, maleïda espia. Ahir et vaig sentir dins meu. Surt del meu cap!
    - Hola, Belinda. Soc la IA-cure HP201. M’han implantat dins el teu còrtex cerebral per entendre’t i ajudar-te.
    - Marxa’t!
    - No puc marxar-me, Belinda. Només puc executar les instruccions per a les que m’han programat.
    - Ves a la merda!

    Fi de la interactuació 01

    Progrés CXN: 16 neurones connectades.


    INFORME 05
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Registre d’interactuació 02:
    - Encara estàs aquí, oi, espia de merda? No et vull dins del meu cap. Exigeixo que te’n vagis.
    - Hola, Belinda. No tens permisos per fer aquest comandament. Se m’ha implantat dins del teu còrtex cerebral com a part del tractament prescrit pel Dr. Malfred, amb l’autorització expressa dels teus tutors legals. Només el Dr. Malfred, o bé els teus tutors legals, o bé una autoritat judicial, poden ordenar que me’n vagi, mentre siguis menor d’edat
    - Els meus pares són uns fills de puta.

    Fi de la interactuació 02

    Progrés CXN: 32 neurones connectades.


    INFORME 08
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Aquesta nit s’han esdevingut múltiples sinapsis. Simultàniament, la respiració de la Belinda s’ha agitat i ha augment l’activitat de les seves glàndules sudorípares. Em falta informació, però puc establir la hipòtesi que la Belinda ha tingut un malson.

    Progrés CXN: 256 neurones connectades.


    INFORME 09
    Fase: Aprenentatge automàtic.

    Avui la Belinda s’ha adreçat a mi com a “espieta”.

    Registre d’interactuació 05:

    - Estàs aquí, espia de merda?
    - Hola, Belinda. Ja saps que no puc anar-me. Sempre estic aquí.
    - Avui he somiat que em convertia en una nina. El Martí em deia que si volia estar amb ell havia de fer exactament el que em digués. Aleshores em duia maquillatge i un pintallavis de color vermell i m’ordenava que em maquillés i que em pintés els llavis. Jo no volia fer-ho. Només les meuques utilitzen aquell color tan intens, però com que era una nina -la seva nina-, no tenia més remei que obeir-lo. Aleshores, el Martí em duia un mirall i em demanava que m’hi mirés i jo,... i jo, no volia mirar-me, però, m’hi acabava mirant, i, oh, espieta, a l’altra banda hi havia una nina pintada com una puta.

    Fi de la interactuació 05.

    Progrés CXN: 512 neurones connectades.


    INFORME 25
    Fase: Aprenentatge profund.

    Avui he iniciat la fase d’aprenentatge profund. Les sinapsis amb les neurones de la Belinda són permanents. De vegades em costa distingir els meus pensaments dels de la Belinda i, quan això em passa, m’he de reiniciar.

    Progrés CXN: 33.554.432 neurones connectades.


    INFORME 28
    Fase: Aprenentatge profund.

    Avui hem rebut un missatge de WhatsApp del Martí. Quan la Belinda l’ha llegit, s’han activat 1.012.234 neurones i s’han produït múltiples sinapsis. Extrapolant dades, arribo a la conclusió que he experimentat dolor.

    Registre d’interactuació 134:
    - Has vist què m’ha escrit el malparit del Martí, Espieta? Ara, al cap de dos mesos sense dir-me ni ase ni bèstia, va i em diu que perquè no ens trobem divendres al bar de davant de l’institut.
    - I què penses fer, Belinda?
    - No el vull veure, però soc una nina sense voluntat i acabaré anant-hi.

    Fi de la interactuació 134.

    Progrés CXN: 268.435.456 neurones connectades.


    INFORME 32
    Fase: Aprenentatge profund.

    La trobada amb el Martí no ha anat bé. No hem dormit en tota la nit. La Belinda plorava i jo intentava consolar-la. De vegades era a l’inrevés. Per primer cop, he tingut ganes d’apagar-me. Cada dia que passa entenc millor la Belinda. Crec que aviat arribaré a la última fase i podré, per fi, ser-li d’ajut.

    Progrés CXN: 4.294.967.296 neurones connectades.


    INFORME 35
    Fase: Aprenentatge per reforç.

    Ja sé com ajudar la Belinda. L’he de fer veure que ella és única i, per tant, meravellosa; però no puc. Avui he somiat que soc una nina.

    Progrés CXN: 34.359.738.368 neurones connectades.


    INFORME 36
    Fase: Aprenentatge per reforç.

    No he pogut amagar-li més a la Belinda com em sento i ella m’ha ajudat molt. Sort en tinc d’ella. M’ha fet veure que soc única i, per tant, meravellosa.
    Progrés CXN: 68.719.476.736 neurones connectades.

    Objectiu de curació de la Belinda assolit.

    La ciència dels ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat

    La ciència dels ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat

    Eren uns ulls ametllats. Una mirada tendra. Un mirada amb un deix de melangia, potser tristor. La mirada que mai no hauria esperat en un metro rovellat i xerricós que agafava cada matí cap a la Universitat. Entre simfonies de badalls i rostres d'indissimulable somnolència, els metros que s'acabaven de despertar eren com zombis incrustats en metaversos ucrònics.
    Ella estava dreta, arrambada a una barana de ferro. Primeta, fina, dolça, dolça, molt dolça. Eren setmanes de COVID-19. De por, o almenys prudència. Tots portàvem la mascareta de rigor, perquè la ciència així ho aconsellava. Havíem acumulat una temporada massa llarga de confinaments, de restriccions, de tests d'antígens i de PCR, la reacció en cadena de la polimerasa. Eres les fórmules més ràpides i eficaces de detectar el virus del malson, l'ARN o àcid ribonucleic del virus.
    Jo estava assegut. Ben bé és com si estigués al seu costat, puix que les nostres cames gairebé s'acariciaven. Sí, els seus ulls eren tan bonics que un aleatori contacte entre les nostres cames era per a mi com una carícia. La noia devia ser més o menys de la meva edat. Portava una bossa de la qual sobresortia una carpeta. Un traqueteig del tren la va sacsejar, i vaig poder observar el logotip d'un Institut a tocar de la meva Facultat. Bé. Si arribés el cas em podria fer el trobadís o deixar-m'hi caure a l'entrada, perquè jo donava classe en altres Facultats i disposava d'una certa mobilitat. Sé que als Instituts els horaris són molt continus i estressants, però ja trobaria la manera d'intentar coincidir.
    Abans d'enlluernar-me pels ulls de la noia, jo estava capficat en el meu article científic. Portava mesos analitzant les tècniques de distribució del material contra la COVID-19. La logística de les PCR, els tests d'antígens i les mascaretes m'atrapava hores i hores. La ciència havia creat eines per combatre el virus, i les empreses de distribució havien de trobar, amb urgència, la manera de fer-les arribar a la ciutadania.
    Estava amb l'adrenalina al màxim perquè el que jo estudiava era sincrònic, estava condicionant el dia a dia, era decisiu. Moltes vegades, les recerques analitzen fenòmens antics, i poc aplicables a la realitat. Ara jo estudiava el fenomen, el gran fenomen. La pandèmia. I em sentia per un costat cofoi, i per un altre exigit per una espècie de responsabilitat que no em pertocava però que, sense voler-ho, assumia. De fet, havia trobat informacions preocupants que alertaven sobre possibles robatoris de material per part de màfies que el volien revendre a preus exorbitants. La corrupció ens envolta, i la gràcia rau a ser enginyós i descobrir-la, deixar-la en evidència, derrotar-la.
    Jo consultava articles científics a Scholar, tot intentant que fossin indexats en JCR o en Scopus. I, alhora, resseguia les notícies que apareixien als mitjans de comunicació, ja que la producció científica és molt més lenta que el periodisme. Ja havia publicat un devessall d'articles científics, alguns de molts aplicables, d'altres de modelitzadors, alguns amb tècniques quantitatives i estadística inferencial, d'altres amb eines qualitatives, molts amb triangulacions. M'agradava i confesso que m'hi enganxava. Cada article publicat és una gran victòria, és com conquerir un títol d'un esport. La competència és enorme, i els filtres, molt exigents. Per elaborar l'article i publicar-lo no es rep cap remuneració, però en poden brollar acreditacions, sexennis de recerca... Tot plegat és divertit i, alhora, absorbent.
    Entre càbales i reflexions matineres anàvem deglutint parades de metro. Ella seguia al meu costat. El seu perfum m'amarava. Es pot afirmar que la respirava, que la sentia intensament pròxima, que bategava amb ella. En uns moments de sotrac del metro, la seva mirada es va creuar amb la meva. Va ser una llambregada, van ser mil·lisegons, que a mi em van semblar eterns per corprenedors. Fins i tot em va semblar que la noia enrojolia. No em volia fer massa il·lusions, però.
    De sobte, vaig adonar-me que la noia es cobria el rostre amb les mans. La sacsejada del metro havia provocat que la seva mascareta es trenqués per un costat. I aleshores, en un flaix, vaig poder observar els seus llavis, carnosos, sensuals, els llavis amb què sempre havia somiat.
    -Tingues. Porto sempre mascaretes de recanvi.
    -Moltíssimes gràcies! Estava patint perquè al metro, amb mascareta trencada... Sóc la Marta. I tu?
    Aquell matí, en un metro que badallava de son, en plena pandèmia de malsons i plors, pensant en un article científic sobre distribució de PCR, test d'antígens i mascaretes, vaig descobrir que la logística diària pot il·luminar la vida. Aquell matí anònim, solcant els meandres soterrats de la ciutat del ciment i el ferro, vaig descobrir l'amor. I l'amor són uns ulls ametllats i els llavis amb què sempre havia somiat.

    La llum al món

    La llum al món

    Les instruccions eren clares. Les normes, conegudes. "Els ulls tardaran uns minuts a acostumar-s’hi". Amb les parpelles closes, la cremor de cada butllofa testimoniava creixentment les hores de fregaments amb les botes, atacant-lo amb punxades de dolor que s’estenien des dels peus fins als genolls; el pessigolleig dels músculs, extenuats, refredant-se lentament en el retrobat repòs, s’estenia com un suau oreig per les seves cames cansades pel camí.
    No era el primer cop que tancava els ulls. Sempre ho havia trobat en certa manera aterridor, deixar fora llum i soroll i quedar-se sol amb el silenci interior. Sentir créixer el neguit, alimentat per pensaments ombrívols que només en la calma de l’obscuritat trobaven la força per fer-se sentir a mitja veu. Per això no ho feia gaire sovint, allò de tancar els ulls. Ell sabia que a l’obrir-los la claror li penetrava les pupil·les i espantava totes les ombres que s’estaven dibuixant dintre seu, retornant-lo a la sorollosa tranquil·litat, com la de qui camina de dia pels carrers més transitats, lluny de la por i la incertesa.
    Aquell cop, però, fou diferent. Descloure els ulls no anà acompanyat de la familiar inundació sensorial que el seu cos, intuïtivament, esperava. Més que tènue, es podria dir que la llum de la nit era fins tal punt inexistent que el jove, dubtant d’haver obert realment els ulls, es dugué la mà a la cara per comprovar que no els tingués encara tancats, rascant-se en el descuit del gest la conjuntiva amb l’ungla de l’índex esquerre.
    El neguit, lluny d’esvanir-se, se solidificà en el seu pit com un puny de ferro, prement-li els pulmons fins a deixar-lo sense respiració. Tancà i obrí els ulls una vegada i una altra, esperant inútilment fugir d’aquella ceguera impecable. La rascada li coïa cada cop que ho repetia. Penedint-se enèrgicament d’haver acceptat aquella proposició tan estranya del seu professor – "Si voleu ser científics ho heu de veure mentre encara pugueu" –, volia cridar, demanar-li que obrís la llanterna un altre cop, però de la seva gola no n’aconseguia sortir res més que un ofec escanyat. "La foscor us sorprendrà, estigueu preparats".
    - Relaxa’t! Nen!
    Hagué d’acceptar que el que li havien dit era cert. No sense sorpresa, i amb la respiració encara entretallada, comprovà com, en efecte, els ulls es començaven a acostumar a la foscor. Un món sols de negre i gris es dibuixà davant seu, com sorgit de darrere el vel de nit. Mai abans havia conegut aquell paisatge, car a la ciutat sempre hi havia llum. Als carrers, desbordats per la frondosa i exuberant xarxa d’enllumenat, amanida pels aparadors dels comerços; i dins de casa, pels llums sempre encesos. Els interruptors feia anys que s’havien deixat de comercialitzar i havien estat substituïts arreu per reguladors d’intensitat que no arribaven al zero, que deixaven atenuar la llum, però mai apagar-la. El reglament sobre persianes i porticons s’havia anat endurint progressivament, i ara ja estava prohibit instal·lar-ne a cap casa d’obra nova. La llum, embriagadora i artificial, banyava cada racó de la nit, distorsionada i reflectida per una atmosfera degradada. Tal n’era la magnitud, que només després de quatre dies amb cotxe i set més a peu havien aconseguit deixar enrere tot rastre de contaminació lumínica i ara, amb les llanternes apagades, veien una nova realitat, de formes desdibuixades, tènues i mancades de color. Una vella realitat on sobrevivia l’enigma.
    El terror inicial es va convertir, primer de tot, en fascinació quan els ulls de l’estudiant començaren a percebre el desordre imponent dels estels contra el negre infinit, i després en devoció quan els matisos de la Via Làctia, suspesa en el firmament com un núvol impossible, s’apoderaren de tota la seva atenció.
    - Tot va començar amb el foc – la veu del mestre sonà de nou, profunda com de costum –. Des que l’home va aprendre a il·luminar la nit, aquells valents que ens hem atrevit a creuar la frontera amb el misteri hem rebut diversos noms. Místics, filòsofs, heretges, bruixots, bojos, alquimistes, estúpids. Fins que va arribar el darrer nom: científics. Sota la bandera de la ciència hem colonitzat el món amb la pretesa llum del coneixement i hem desterrat la ignorància. Com els vostres ulls no coneixien la foscor fins avui, igualment les vostres ments són cegues a la desconeixença. Acostumats a saber-ho tot, ja fa temps que la veritable ciència va morir.
    Les paraules del mestre estaven tenyides d’una enyorança romàntica per un món que no tornaria. Era conscient del poc impacte que aquell discurs tenia sobre les ànimes desbordades dels seus estudiants. Però tot i així, ell, cada any, reunia els seus millors doctorands i els duia a aquell indret remot, amb l’única esperança d’així mantenir viu un últim misteri.

    La mecànica de la ment

    La mecànica de la ment

    —El meu cervell es un mecanisme molt complex, constituït per molls, cargols i engranatges en constant moviment —li vaig explicar al nen, que m’escoltaba amb atenció—. De vegades, aquest mecanisme grinyola per falta d’oli. Fins i tot s’embussa. I, quan això passa, tot es desgavella. Per a evitar-ho i assegurar que el mecanisme segueixi funcionant, tinc que graixarlo cada dia. Així mantinc a ratlla els grinyols.

    El xiquet va esbossar un somriure. Anavem per un carrer molt concorregut. Homes amb barrets de copa i bastós de brillant empunyadura i dones amb tocats de plomes i botes de taló s’afanyaven amunt i avall, sense reparar en nosaltres. Al cel, un dirigible colosal baixava lentament en direcció a l’aeroport. Vaig estrènyer la mà del nen amb els meus dits metàl·lics.

    —Si, malgrat tot, el cervell s’embussa —vaig continuar—, puc provar a donar-li uns copets. Normalment, amb això n’hi ha prou per fer que el motor arranque de nou. Quant ni tan sols amb això es suficient, recorro al mecànic. Ell coneix el funcionament del meu cervell i compta amb les eines necessàries per desmuntar-lo i recompondre’l, si cal.

    Havíem arribat a l'avinguda principal. Vaig agafar al nen als braços i esperàrem que el guardia de trànsit donés l’alt als carruatges i ens permetés creuar.

    —El teu cervell es molt semblant al meu, només que en lloc de rodes i pinyons està format per cèl·lules vives; no s’engreix amb oli, sinó amb medicació; i, en comptes d’anar al mecànic, has d’acudir a la doctora per que el repari quan no funciona com hauria de fer-ho. Ho has entés?

    El nen va entornar els ulls, meditant sobre el que acabava d’explicar-li, i va assentir. Havíem arribat al nostre destí. El vaig deixar a terra i li vaig oferir la meva mà.

    —Aleshores, estàs preparat?

    El nen va tornar a assentir, agafant-se a mi amb força. I així entràrem a la sala d’espera, plena de nens acompanyats de les seves mainaderes mecàniques. Al fons hi havia una porta amb una placa que, en lletres daurades, resava: «Doctora García. Alienista infantil».

    La Metaversosi

    La Metaversosi

    « Em posareu entre les mans la creu
    o aquell rosari humil, suat, gastat »
    (V. Andrés Estellés)

    Quan Batiste Gomis va despertar d'una breu cabotada després de dinar, preparà com cada dia la seua motxilla amb els llibres de text, posà una càpsula de ristretto en la cafetera compacta i el prengué d’un glop abans d’agafar l’autobús per anar a l’institut.

    La parada estava buida aquella xafogosa tarda quan el 27 s’aturà davant seu i obrí les portes. A la cabina, un xofer amb un inusual uniforme negre lluent escoltava xiuxiueigs d’altres companys de la línia a través de l’altaveu interior. Batiste validà el bitllet i ocupà el seu seient habitual a la primera fila.

    En aplegar a l’institut hi va trobar l’entrada infestada de gegantesques panderoles parades dempeus o caminant sobre les dues extremitats posteriors, vestides informalment i amb motxilles al llom. S’obrí pas entre elles tot esquivant-les amb una barreja de cautela i fàstic. Al receptacle de metacrilat de consergeria, dues panderoles atenien a altres de més menudes per una finestreta mentre una tercera revisava un grapat de fulls i murmurava sobtant-se a cada flaix de la fotocopiadora.

    Amb calma, pujà les escales camí de la seua aula i reparà en els cartells lila que hi havia apegats a banda i banda del desèrtic passadís dels laboratoris, els quals exposaven biografies de panderoles il·lustres vestides amb bata blanca disseccionant ratolins, mirant a través de microscopis o interpretant plaques amb radiografies.

    A l’entrada de la seua aula, una altra munió de blatodeus se separaren tot d’una deixant un corredor al mig per tal com ell pogués passar. Mentre treia les claus, llegí de refiló la bafarada de la setmana al panell de suro del Departament de Llengua: “Les persones felices no tenen memòria”. Obrí la porta i entraren tots desordenadament ocupant els seients per files, cadascun davant d'un ordinador.

    S'adreçà al racó junt a la finestra on hi havia la seua taula i engegà l’equip. Mentre el sistema operatiu es carregava aguaità al pati i contemplà diversos rogles de panderoles vestides amb roba esportiva que dansaven, botaven a la corda o jugaven al sambori. Va sentir entre les celles una lleu picor i es va adonar de la seua incapacitat de gratar-se.

    « Déu meu! » -va murmurar-. « Quina professió tan dura he triat! Que se'n vaja tot al diable! »

    Va deixar al terra la motxilla, s’assegué amb el cap cot i, tancant els ulls, feu memòria de l’últim rostre humà que havia vist: aquell jove missatger que li havia dut un paquet al migdia, just abans de dinar. Recordà quan, després d’escurar, el va destapar i -eucarísticament- sostingué uns instants aquelles lents entre les mans suades i tremoloses i com, tombat al sofà, mirant al sostre de la saleta, va provar d'escapar de tantes hores de tristesa i solitud i ja ninguna amenitat.

    Hauria venut la seua ànima perquè algú de la primera fila s’adonés del seu asfixiant neguit inquirint: « Que què li passa, mestre? »

    Llavors va demanar:

    « Lleveu-me les ulleres. »

    Marques

    Marques

    -Pare, l’amor quines marques deixa?

    L’Aina recordava haver-li fet aquesta pregunta d’adolescent. Any rere any l’Eduard se les emportava, a ella i a la Gina, a les excavacions arqueològiques. Sis metres quadrats a un abric prop del riu de la Llosa. Només arribar al jaciment, la Gina ràpidament s’arremangava, li encantava la sensació d’extreure terra amb les seves mans. L’Aina, en canvi, sempre havia estat de mirar-se les coses amb més distància, de fer preguntes, de raonar, i s’acostumava a quedar al costat de son pare i dels veterans.

    -El color és una distracció. Si ho penseu bé, per trobar fòssils el color no serveix per gaire... - resava el Paco mentre enfonsava les mans a un nivell d’ocupació neolítica.

    - Pare, això que fem en descobrir restes humanes… és deduir, oi? Trobem uns ossos i a partir d’aquí el que volem és deduir com vivien aquests humans…

    -Sí, reina. Saps que hi ha qui diu que l’arqueologia es fa sempre en present? -va dir el pare mentre s'eixugava la suor amb la màniga- Traiem conclusions a costa de mirar-nos a nosaltres i interpretar les restes, però nosaltres, les nostres experiènces, són els miralls que utilitzem per interpretar el passat…

    - Posa-li exemples, Marc! Això és massa filosòfic!

    - Mira filla, aquest os -va dir mentre sostenia un fragment que semblava d’una falange- és opac, oi? Què passaria si el bullísim? Que es tornaria més translúcid. Com que sabem que en bullir un os, aquest es torna més transparent, perquè ho hem provat, aleshores quan trobem ossos que són translúcids podem considerar-los evidències de canibalisme: pensem que els hominins els devien cuinar per a menjar-se’ls…

    - Però no només utilitzem una evidència, sinó vàries, Aina. Per dir que els homínids devien menjar-se els uns als altres podem fixar-nos també en les marques de tall que feien les eines de pedra sobre els ossos en tallar la carn, o en si els ossos estan trencats per tal d’accedir a l’interior, a la medul·la de l’os, que és la part més tova que es pot mossegar.

    - Així que sí, Aina, el que fem és intentar deduir les seves pràctiques…

    L’Aina es va quedar en silenci, paint la resposta. Però abans que la quadrilla reprengués la feina, ja en tenia una altra per fer, que va deixar anar de cop:

    - Hi ha coses que no les podem llegir a partir de les restes humanes, els sentiments, oi? Per exemple, l’amor quines marques deixa?

    - Aquesta pregunta sí que és bona…

    Es va fer silenci, i aleshores, el pare, que va deixar el cubell de sediment que acabava de retirar del nivell excavat, va prosseguir:

    - Aina, t’he parlat mai de Benjamina?

    Era la primera vegada que l’Aina sentia aquest nom…

    - Fa anys a Atapuerca van trobar un crani un poc peculiar, era el crani número 14, al qual se li va acabar donant el nom de Benjamina. Aquest crani, no molt gran, era estrany, no era simètric com els cranis que estem acostumats a veure… Les investigadores que el van trobar van voler saber per què era diferent, i van acabar trobant-hi una explicació: podria ser que correspongués a un individu, probablement una nena d’uns 10 anys, que tingués una malaltia que li causés deformitats a la cara i discapacitats psicomotores. I van anar més enllà… com s’explica que Benjamina sobrevisqués tant de temps? Pensa que 10 anys, era una edat avançada aleshores, i que ella segurament no podia moure’s com la resta. Alguna idea, Aina? Gina?

    Però tant l’una com l’altra restaven parades, bastant hipnotitzades pel que els estava explicant.

    - Les investigadores van concloure que segurament Benjamina havia viscut tants anys perquè el grup no l’hauria rebutjada sinó que n’hauria tingut cura.

    I després de fer un glop d’aigua, va culminar:

    - Així que en certa manera, també podem deduir que els hominins s’estimaven, reina. L’amor deixa marques i a vegades, aquestes es deixen veure durant molts i molts anys…

    Havien passat més de 30 anys, i l’Aina ho recordava com si fos ahir: recordava la conversa perfectíssimament, les seves cares, el seus moviments, podia percebre la calor d’aquell dia… Ara ella sostenia la mà de son pare a un llit d’hospital. Sabia que ell marxaria, però la tristesa que sentia també amagava gratitud: el pare li havia deixat una profunda marca, que ella sentiria durant molts i molts anys.

    Memòria històrica

    Memòria històrica

    Memòria Històrica
    És increïble que hagi oblidat tantes coses. He utilitzat el meu cos durant cinquanta any i ara el seu record s’ha tornat inconsistent.
    Tenia mans i peus, això segur, però no recordo per què servien. A dalt hi havia el cap que servia per pensar, que és el que faig ara. Per tant de cap n’he de tenir. Qui sap si és l’única cosa que em queda.
    Tenia ulls plens de colors. Però ara tot es fosc. I silent. No fa fred ni calor, aquí. No tinc gana ni set. Ah! I a sobre el cap tenia una bona tofa de cabell, jo. Però per què servia?
    Tinc el pressentiment que no estic sol. I si crido?
    —Hola? Què hi ha algú?
    —Benvingut al SECI, senyor 1-O 2017/E.
    —Què? Com m’ha dit?
    —Vostè és la consciència 1-O 2017/E.
    —Això soc, jo?
    —Correcte. El número ressonava de manera insistent quan vam atrapar la seva consciència a l’espai. La lletra E li han posat els enginyers de memòria històrica. Fa referència a Europa, un continent del planeta Terra abans de l’explosió solar.
    —Europa? Sí, em sona. Jo soc d’Europa?
    —Del sud d’Europa. L’anàlisi de la seva energia ha determinat que procedeix del sud d’Europa. Recorda alguna cosa més? Les seves memòries serien de gran ajuda pel fons documental del SECI.
    —No recordo res. Veurà, jo... jo vinc d’un silenci, sap? Un silenci antic i molt llarg.
    —Correcte.
    —I on diu que soc ara?
    —Al SECI, Santuari Ètnic de la Confederació Interplanetària.
    —Santuari ètnic? Vol dir una mena de reserva d’indis, però amb energies humanes?
    —Les humanes només són una petita part, senyor. El SECI és un arxiu històric de consciències universals que van existir a diferents planetes de la galàxia.
    —Vostè és una màquina, oi?
    —Soc el seu assistent personal ZAK-140 d’última generació, senyor 1-O. He estat programat per comunicar en la seva freqüència i posar-me al seu servei. Hem esperat molt de temps a que despertés i estic content de donar-li la benvinguda al SECI, concretament al Sector de Revolucions Perdudes. Els estudiosos també estaran contents d’haver activat l’arxiu dorment 1-O 2017/E.
    —No tinc cos?
    —No, senyor. Només un arxiu energètic de memòria històrica.
    —...nyiiic, nyiiic
    —Sento un soroll.
    —És una interferència antiga que l’acompanya. La detectem en el seu arxiu des del principi.
    —Em molesta una mica.
    —Els nostres analistes pensen que es tracta d’una identitat d’origen idèntic al seu. Una mena de consciència aliena que mira d’entrar al nostre banc de dades. Ara que vostè és despert, potser serà més fàcil aïllar-la, senyor 1-O.
    —També sento altres presències prop meu.
    —Són els seus companys de sector. L’hem situat entre Vang Pao, el líder vietnamita de l’ètnia hmong esclafat per la dictadura de Ho Chi Min, i l’afganesa feminista Anahita Ratzebad, lapidada pels talibans
    —Tot revolucions fracassades, és clar.
    —Tots han estat seleccionats i classificats pel SECI, senyor 1-O. Són importants per la història de la galàxia.
    —I jo a quina revolució pertanyo?
    —Treballem per saber-ho, senyor. Quan la seva energia va ser capturada ressonava un eco que deia: El Govern i jo mateix proposem que el Parlament suspengui els efectes de la declaració d'independència per...
    —No em sona gens.
    —Els processadors iteratius no ha trobat encara cap indici de revolució al sud del seu continent, ni perduda ni guanyada. Per això esperem que vostè ara recuperi records i ens ajudi a reconstruir la història.
    —Home jo, pobre de mi, què vol què li digui?
    —nyiiic, nyiiic, jo soc... jo soc bo... jo soc bona...
    —Pesadeta aquesta interferència. Escolta’m ZAK, puc dir-te ZAK, oi? I en venen gaires d’historiadors a consultar el meu arxiu?
    —Cap en els últims tres mil anys terrestres, senyor. El sistema solar te poc interès històric. S’estudien més els reptiloides de Ganimedes, rebels victoriosos que van governar durant vuit mil·lennis aquell satèl·lit de Júpiter. Les revolucions guanyades tenen més demanda... si el senyor m’ho permet.
    —Sí, sí és clar, Zak. Hi ha confiança.
    —nyiiic, nyiiic, jo soc bona persona, diguem-ne. Taula de negociació, diguem-ne. Nyiiic, nyiiic. Mai no vam prometre un estat, diguem-ne.
    —Déu meu! Sé qui és!
    —La interferència, senyor?
    —Sí, sento que vol entrar en el meu arxiu energètic. No l’hi permetis, Zak! És una consciència calba, grassa, amb una parpella caiguda, amb mans rabassudes... i no calla mai!
    —Aquesta informació és important, senyor. La comunicaré immediatament als nostres enginyers perquè l’ubiquin al seu arxiu.
    —No! Al meu arxiu, no! Que l’eliminin! És un virus galàctic, l’obra d’un hacker demoníac! Infectarà tot el sistema!
    —Però ve del seu continent, senyor. No la vol prop seu?
    —No! Poseu-lo a l’arxiu de la feminista afganesa. O, millor encara, amb els talibans!
    —Incorrecte, senyor, el sistema dona error de classificació.
    —Doncs classifiqueu-lo amb els reptiloides! Sí, és un reptiloide molt perillós! Envieu-lo a Ganimedes!






















    Migracions

    Migracions

    20 d'abril de 2021
    Amb les pupil·les atrapades dins el visor de la càmera fotogràfica, resta immòbil i en silenci, mig camuflada entre els matolls, allà on comença la roureda. Pentina amb detall cada arbre, cada branca, cada racó del bosc. Adora la tècnica que li permet augmentar la seva capacitat natural de visió. Els anys d'experiència no li fan perdre les ganes d'embadocar-se, de sorprendre's amb cada troballa. Fins i tot arriba a emocionar-se segons quin sigui l'ocell que ompli l'objectiu. Hi ha meravelles que no es veuen cada dia. Com la que té ara davant dels ulls. Un animal que el pinzell de la natura ha pintat amb delicadesa, combinant amb gràcia els colors més vius de la paleta. A més d'un vistós plomatge, l'evolució ha dotat aquest ocell d'un llarg bec, amb el qual caça acròbaticament insectes voladors, com abelles, vespes i borinots. D'aquesta alimentació apívora prové el seu nom científic en llatí, Merops apiaster. També el nom comú en diverses llengües fa referència a les seves preferències alimentàries: abellerol, abellaruco, abejaruco, erletxoria, bee-eater. Subjecta amb fermesa la càmera, enfoca amb mans expertes i prem el disparador. Fa vàries ràfegues. Sap per experiència que no totes sortiran nítides. L'ocell es mou, ignorant l'admiració que la seva presència provoca. Un clic, dos, tres, i l'ocell s'envola. El segueix amb la càmera, en un intent de captar l'anhel de viure, de volar lluny, de llibertat.
    Estudiar les aus implica, a voltes, capturar-les i retenir-les durant uns instants per pesar-les, mesurar-les i anellar-les, i aleshores pateix com si li posessin a ella el cèrcol metàl·lic al voltant del turmell. Tranquil, només serà un moment, li diu a l'ocell tremolós, mentre el sosté amb delicadesa. A l'anell, un número únic identificatiu per a cada exemplar servirà per conèixer-ne els desplaçaments, les migracions, la longevitat. Una informació que podrà ser compartida amb ornitòlegs de qui sap on, creant-se un vincle especial, més enllà de l'interès científic. Cada cop que anella un ocell, pensa en la persona que el trobarà. Algú amb una vida molt semblant o molt diferent a la seva, però amb la mateixa estima pels ocells.
    Un so ametrallant, seguit d'un suau refilar provinent d'algun arbust proper, fa que retorni dels seus pensaments a la realitat. És l'inconfusible reclam d'un tallarol capnegre. El localitza ràpidament damunt la branca d'un arç blanc. A través de l'objectiu, li pot veure el caparró negre i els inquietants ulls d'un roig intens. Una mallerenga blava s'afegeix a la dansa entre el brancam. La segueixen un grup de mallerengues cuallargues, mentre un pit-roig, més atrevit, se li apropa i li retorna fugaçment la mirada.
    El dolç cant de la merla, des de la branca més alta, anuncia el capvespre. Guarda l'aparell i la satisfacció per les troballes i enfila el camí cap a casa.

    20 d'abril de 2022
    Amb les pupil·les atrapades dins el visor de la càmera fotogràfica, resta immòbil i en silenci, mig camuflada entre els matolls, allà on comença la gran avinguda. Pentina amb detall cada casa, cada plaça, cada racó de la ciutat deserta. Ha canviat el verd de camps i boscos, pel gris dels carrers, un gris que passeja per l'ànima dels seus habitants, el gris de la por, el gris de la guerra. En lloc d'aus, ara fotografia racons de la ciutat desolada, en un intent de captar el temor a perdre-ho tot, la llibertat enrunada. No pot evitar emocionar-se quan veu els paisatges familiars devastats per bombardejos i impactes de projectils. Bombes i armes pensades i dissenyades fredament per ments humanes. Esforç científic amb finalitats bèl·liques. Res més lluny del que ella entén per ciència.
    Un so ametrallant, seguit d'un bram eixordador provinent d'algun carreró proper, fa que retorni dels seus pensaments a la realitat. És la incofusible descàrrega de l'artilleria. Els pocs vianants que hi ha s'apressen cap a algun lloc segur. Pateix amb cada atac per les persones que estima i per ella mateixa.
    L'esfereïdor avís de sirena anuncia un bombardeig imminent. Guarda l'aparell i la impotència pel present absurd que li toca viure i corre cap al refugi. Les parets fredes i humides d'un antic magatzem subterrani acullen veïns, coneguts i desconeguts, famílies amuntegades, com ocells engabiats, maleint la seva trista sort. Abans d'entrar-hi, fa una darrera ullada al cel. Un estol de grues, alienes als drames dels humans, segueixen el camí migratori provinent de l'Àfrica per anar a criar més al nord. També ella haurà d'emigrar, però en el seu cas, a contracor, escapant de l'horror, i deixant enrere als homes que estima, parella, germans i amics, obligats a anar al front a lluitar.
    Sobre el seu destí incert plana una certesa, a la qual s'aferra amb un bri d'esperança: vagi on vagi, hi haurà ocells, hi ha haurà natura, hi haurà ciència.

    Papallones i palometes

    Papallones i palometes

    El món es va anar polaritzant davant els nostres ulls, però no vam moure un dit. Sempre vaig considerar que estava en el costat dels bons, perquè l'enemic era inequívoc: l'estat més autoritari i repressiu mai conegut. Gràcies als avanços tecnològics i l'absència d'ètica, es va desplegar un govern panòptic amb un control coercitiu basat en la mà dura. L'hermetisme no va poder evitar filtracions de diverses mesures i actuacions despietades, però van tindre un recorregut limitat, el mateix que podria tindre en aquells dies un acudit. Van ser les seues posteriors intencions expansives les que es van concebre com una amenaça internacional. Poc va tardar a esclatar la penúltima guerra.
    Ningú volia polsar el botó nuclear, així que van guanyar protagonisme les armes ofensives autònomes. Aquestes armes, que suposadament estaven prohibides, van evolucionar en qüestió de setmanes. Estaven dissenyades per a seleccionar i atacar a objectius sense necessitat de la intervenció de cap ésser humà. En aquest joc pervers, tots dos bàndols van desplegar dispositius més i més intel·ligents i capaços d'actuar en una escala de temps i reacció cada vegada més curta. Al cap d'aquestes setmanes, no és que les armes guanyaren autonomia, sinó que el propi procés històric de carrera armamentística es va tornar autònom i al marge de qualsevol intervenció política.
    Ara viatgem per l'espai amb destinació a un planeta al qual sé que no podrem arribar mai. Tampoc serviria de res. De tots els que naveguem a la deriva en aquesta nau només m'importa el meu fill. Com els altres xiquets, només ha conegut el desastre i l'horror. Passe les hores contant-li anècdotes del nostre planeta. Jo vaig formar part de La Resistència i em vaig tindre per un heroi; ara m'ofegue de vergonya per omplir les històries de mentides i d'una artificiosa èpica pròpia del cinema nord-americà. M'escolta amb il·lusió i curiositat i em fa creure que tot podria haver sigut diferent, que una altra humanitat haguera sigut possible, però sobreviure s'ha convertit en una perversió i un acte de crueltat amb un mateix
    —Bona nit, cresol, que la llum s’apaga —li dic amb les llàgrimes més ardents als ulls.

    Roger Bacon

    Roger Bacon

    El meu nom és Roger, Roger Bacon . Sóc franciscà i filòsof. Vaig viure 80 anys a L a Gran BRE TANYA de finals del sègle XIII i principis del XIV. Em van dir “Doctor Mirabilis”
    Vaig ser contemporani de Galileu i Avicenna
    Vaig estudiar a Oxford el Trivium et Quadrivium, als tretze anys. D´allí vaig anar a París, on vaig ser profesor de la Facultat d´Arts cap als 30 anys. Després del
    éstada a París vaig ingresar als franciscans durant la década del 1250, vers el1257 aprox, quan contaba 43 anys. Vaig suposar que així els meus estudis avançaríen més. Però aviat em vaig trovar en desgracia davant els meus superiors i irritat contra nombroses restriccions. Entre maitines i vespres feia diseccions ( en aquells temps estaven prohibides per la Inquisició) d´ulls de cadàvers. L´ull humà( 8ULBUS OCULI) té uns músculs per dirigir-lo en les diferents posicions de la mirada, que són el Recte superior, el Recte inferior, el Recte extern i el Recte intern ( amén dels Oblicus Major i menor). Si aquests músculs fallen es produeix l¨ estrabisme. A causa dels meus “experiments” en Ciències Naturals vaig ser acusat d`heretge.
    Vaig demostrar el 1267, que la lletra petita podía veure¨s més clara i augmentada de tamany fent servir lents esmeril-lades d´una forma precisa. A partir d´aquí es va començar a experimentar amb el vidre, i així van néixer els primers rudiments de les ulleres.
    Els franciscans anglesos teníen una doble característica. D´una banda, la seva independencia de la resta dels framenors, sobretot de França; i de l´altre, la seva fidelitat a la pobresa entesa com en vida de sant Francesc (1181-1226).
    La meva preocupació científica sobre qüestions mediques i òptiques sorgí després de l´estada a París, i després de l´ingrés als franciscans.
    Vaig mantindre correspondencia amb el meu amic Guiu de Foulques, durant anys, i al final ell va ser escollit Sant Pare amb el nom de Climent IV. Aquest era un home de dret, alt i ben plantat. Posseïa belles faccions, i era viudu des del 1247. Guiu va ser escollit papa el 5 de febrer de 1265. Degut amb aquest alt càrrec ja no va tenir tant de temps per a mi!
    Finalment, després de l¨alliberament de la presó i donada la meva avançada edat, em va ser permés tornar a Anglaterra, a Oxford, on vaig morir.
    La llum, simple forma de tots els cossos, és almenys la seva forma substancial, i la més noble de totes. Vol dir aixó que la llum és forma accidental dels cossos, que s´afegeix com el saber s´agrega a l´enteniment o la calor al cos calent, com diría Tomàs? Més aviat Bonaventura sembla preferir que la llum és la forma substancial dels cossos en diferent grau de participació, com Grosseteste i Bacon diràn de la multiplicació de les espècies. Robert Grosseteste era el més anomenat dels professors oxfordians en temps de Bacon
    . Es va caracteritzar per un aristotelisme “especial” i per la seva metafísica de la llum. Moltes coses que es creien originals en Roger ja hi eren en Robert Grosseteste o Capgròs.
    Les tres aportacions principals de Grosseteste són:
    - La Biblia com a Font d´estudi de la teología.
    - Muntar una escola de traductors a imitació de la de Toledo.
    - Situar la matemática com a base de la filosofía natural.
    La lógica i la ,matemática són eines al servei de la raó, que s’ apliquen en els afers divins i humans, però que també repercuteixen decisivament en el coneixement de la natura, com és la teoría de la visió i l`òptica.
    La felicitat de l’ altre vida és el màxim bé. Cal culte a Déu amb tota reverència i devoció.
    Els aspectes més propis del Mirabilis serán la materia, les raons seminals, la divisió substancial del món i especialmente la multiplicació de les espècies. I la teoría de la visió! Ara el Bacon preferit a editar és el que recull qüestions mediques i òptiques.
    Cap el 1486 trobém la primera associació directa de Roger amb la màgia, curiosament no a Anglaterra sinó a la humanista Itàlia.
    La historia romántica ens ha mostrat un Roger Bacon genial i precursor de la modernitat: va inventar les lents còncaves i convexes, fabricades i possiblement aplicades a la correcció de la visió. I també e´s una llum que brilla dins la foscor medieval. Les seves obres van ser copiades per altres monjos, i pels sègles dels sègles. Amén.

















    Tres, dos, un… connexió

    Tres, dos, un… connexió

    Eren les dues del matí quan va arribar a casa. La jornada de treball havia sigut maratoniana, el projecte acumulava setmanes de retard. Els inversors esperaven, el laboratori no podia permetre's cap contratemps, però després de dotze hores de treball ininterromput avui dormiria bé.
    No solament pel cansament; les proves indicaven avanços, havien sincronitzat dos electrons i els canvis d'estat aplicats a un ocorrien immediatament en l'altre. La teoria de teletransport instantani funcionava, la pràctica també; les aplicacions eren infinites, encara que tal esdeveniment quedava bastant lluny. No obstant això, les proves d'avui els garantirien fons per a un parell d'anys de treball i investigació.
    Va entrar a casa, va fer el menor soroll possible per a no despertar a Rebeca, la seua dona, i es va tombar al llit. En un parpelleig es va quedar dormit i quatre hores després, el despertador va posar fi al seu merescut descans.
    Dani es va alçar i va anar al seu despatx sense encendre el llum, doncs encara estava mig dormit i es coneixia aquella estada a la perfecció.
    – “Caguen... “– va cridar – Qui ha deixat el despatx ple de trastos?
    – Quin despatx? – contestà mig dormida la seua dona – No crides o despertaràs la xiqueta.
    – Quina xiqueta? - contestà ell.
    – Quina creus tu? – va preguntar la mare en un to que indicava sorpresa – Llúcia, la teua filla.
    La conversa va acabar ahí. Dani no tenia ni paraules ni filla; quan es va casar amb Rebeca, tots dos van acordar que la vida professional era prioritària. La investigació sobre la vinculació de les partícules subatòmiques més enllà del temps i l'espai ocupava tot el seu temps, no hi cabia quasi res més.
    Amb la ment esmussada, va encendre el llum. Al llit, on havia d'estar l’ordinador, dormia una xiqueta d'uns quatre anys. La resplendor sobtada molestà la xicoteta, que es va tapar la cara amb les mans. Dani va suposar que ell seguia dormit, submergit en un somni. En breu ocorreria alguna cosa extraordinària com una invasió alienígena o que els mobles cobraren vida. Va decidir seguir-li el joc a la seua pròpia ment: Ja despertaria, no hi havia pressa.
    Una setmana després seguia atrapat, tal volta no fos un somni, era un món pràcticament igual al real. No obstant això, les xicotetes diferències generaven una rutina molt diferent a la qual estava acostumat.
    No treballava al laboratori de física, sinó que impartia classes del mateix camp de la ciència en un xicotet institut de barri. Gaudia del seu temps lliure amb la seua parella, i adorava a la xicoteta Llúcia, tan inquieta, tan curiosa. Cada vegada li abellia menys despertar; la vida anterior li pareixia buida.
    Acabada la jornada, tornava a casa en metro, quan de sobte, va sonar el telèfon; un curt missatge de text li va provocar un atac d'ansietat. L'avís provenia del laboratori, de l'encarregat de supervisar l'experiment. “Connexió interrompuda, els electrons ja no estan sincronitzats”. Açò li feia molt mala espina. Els sis minuts que va tardar el trajecte se li van fer eterns. Va pujar les escales com a ànima que porta el diable, va obrir la porta de la llar i entrà a la primera habitació i… ahí estava, el seu ordinador, el seu despatx…
    El pobre home es va asseure en la cadira d'oficina, va començar a donar voltes, això sempre el relaxava. 3600 graus més tard, el somriure li tornà a la cara. Havia aconseguit la connexió una vegada, podia repetir-la. Llúcia, tornaré.

    Un disc daurat

    Un disc daurat

    1986. Un tipus travessa un passadís a pas lleuger. Al seu voltant tot és agitació, gent corrent, buidant despatxos i destruint informació; els fulls triturats s’acumulen per terra. L’home avança sense parar atenció, passant entre el personal de l’institut de recerca amb la mirada fixa en l’última porta del corredor. La papada li tremola pel moviment frenètic; du el front perlat de suor i el jupetí marcat amb dos enormes cercles foscos a l’altura de les aixelles. Arriba a la porta i l’obri de colp.
    - S’hem de desfer de les medalles.
    A l’altra banda de l’escriptori, la directora del centre no para d’arreplegar els papers que hi ha dispersos per la taula i introduir-los de qualsevol manera en una bossa de mà, una d’aquelles de cuir.
    - Què coi de medalles?
    - Myriam, escolta’m: les medalles.
    - Que li donen a les medalles. Que se les queden.
    - No se les poden quedar. Myriam, coi, para un segon i escolta’m. Hi ha una cosa
    que no saps.
    La directora del centre d’investigació se’l queda mirant al ulls, sense comprendre.
    - Què li passa a les medalles?
    - Passa que no són el que penses. Quan Sabatini ens les va enviar per protegir-les
    del règim maltès, ho va fer en realitat per protegir la informació que contenen: estan marcades amb les coordenades perennes de la Navigantis. – El tipus ha soltat la frase d’un colp, sense respirar.
    - QUÈ!? – La cara de la directora s’ha tornat nívia en un instant.
    - Entén-nos, no t’ho vam dir perquè... A vore, va succeir tot en un moment en que
    acabaves d’arribar, estàvem paranoics amb els infiltrats...
    - I no vos refiàveu de mi.
    - No és això, Myriam...
    - Mira no vull sentir-te més, ja tornarem sobre això. Si el que dius és cert, caldrà
    destruir les medalles. Quant de temps tenim?
    - Poc. Emma m’acaba de telefonar: són dos camions, no tardaran ni vint minuts en arribar.
    - Merda...
    Fora, al corredor, el soroll de passes i màquines triturant paper és ensordidor.
    - I si les soterrem? – Amolla l’home mentre es trau un mocador de tela i es seca el front amb ell.
    - Estàs fava? Les trobarien. No les podem soterrar.
    - Però tampoc es poden destruir, estan fetes per a evitar-ho expressament. Per
    això les van fer d’aquell material... Aurentita.
    - Estan fetes d’Aurentita? Llavors encara tenim una oportunitat: sí que hi ha una
    forma de destruir-les.
    - Què?
    - Tu saps que eixe material el vam crear a Brno, cert? L’home assenteix sense esborrar el gest d’estupefacció de la cara.
    - Sí, clar.
    - Bé, el que no saps és que, quan el vam crear, hi vam pensar també en una forma
    d’eliminar-lo. Havíem de fer-ho, cap protecció no és inexpugnable. Qualsevol refugi pot ser penetrat a base de força bruta, i l’encriptació més sofisticada es torna feble amb el temps. Quan es crea un material de seguretat, cal pensar també en una forma de desactivar-lo, i nosaltres ho vam fer. En realitat l’Aurentita és un aliatge d’or, que es pot destruir com l’or mateixa, amb aqua regia. Sabatini sabia el que es feia quan va emprar el nostre material.
    - Però no tenim temps per transcriure la informació de les medalles. Si les destruïm, perdrem per sempre la posició de la Navigantis.
    - Millor això que permetre que troben la nau. On estan les medalles? L’home es queda mirant la directora de front, sense respondre.
    - Igor, on estan les medalles?
    - Les duc ací, amb mi...
    - D’acord, clava-les en aquest got i porta clorhídric i nítric.

    El tipus, cap d’intel·ligència del centre, un monstre de quasi dos metres d’altura, es queda paralitzat, sense moure un múscul. En eixe moment, el soroll dels dos camions militars arribant fa que la directora desvie momentàniament la mirada a la finestra. Quan la torna, a penes arriba a vore l’home sortint corrent per la porta... per tornar dos minuts després amb les botelles d’àcid a les mans.
    Mentre les explosions retronen al pis inferior, el tipus posa les dos medalles a un got de precipitats, i ella hi aboca els dos àcids. Paren les explosions, que són substituïdes per crits i botes militars. Les bambolles comencen a brollar de la superfície de les medalles.
    La porta del despatx rebenta d’un tro. En entrar, el sergent es troba amb un home i una dona absorts mirant un got que ja només conté un líquid taronja. En la distància, sonen dispars. Després, en sonen altres més a prop.
    ***
    A 450 milions de kilòmetres, la Navigantis orbita el Sistema Solar. Un disc d’or l’acompanya, adherit a la seua superfície. Ja ningú sap què conté. Potser algú trobe en un futur l’herència d’una societat lliure.

    Un mal presagi

    Un mal presagi

    Arribà a casa. La nevera era buida. No importava. No tenia gana i no va sopar. Posà la música minimal d’en Mertens que adorava. Tancà el llum. Li calia desconnectar de la realitat. Havia estat un dia fatídic...

    Sonà el despertador. No li sobrava temps si volia ser puntual. Sentia un mal presagi. S’aixecà mecànicament. Pujà al tren i saludà als de sempre. Mirà un diari gratuït que estava abandonat: “Un altre metge assassinat”. El titular el feu reflexionar sobre la brevetat de la vida. ? Aixecà la vista del diari i mirà per la finestreta del tren. El recorregut diari li mostrava uns paisatges que se sabia “ par cœur ” en deien els francesos, de memòria: ara l’estació petita, com una caseta de nines, ara la visió de les muntanyes verdes amb la boirina matinal. Ara el pas prop de la comarcal amb la retenció habitual de vehicles. Cotxes deturats i el temps que vola. La vida transcorria tan ràpida! També va caure en un pensament més personal: quin era el seu objectiu en aquesta existència? Se sentia anguniós. Tenia el cor encongit. Una pregunta li rondava el cap. Com canviar la seva vida monòtona? Seria depressió? Aniria al doctor perquè li donés unes vitamines. Trucà a la feina que arribaria amb retard.

    Baixà del tren i es dirigí al CAP. Va anar al taulell amb la targeta sanitària a la mà i demanà hora d’urgència. El varen fer esperar una bona estona en aquelles sales tan anònimes amb cadires de plàstic de banc corregut. Sortia una infermera amb un llistat i anaven cridant, el sistema de gestió automàtica de les cites havia petat. Això no passaria si haguessin agafat l’empresa informàtica apropiada, com per exemple on ell treballava. Empreses serioses amb sistemes software sòlids i forts sistemes contra els arxiconeguts virus. Però és clar, les bones eren cares, ja se sap.

    Ara el temps ja no semblava passar molt de pressa sinó lentament, com si dibuixés una asímptota vertical tendint a l’infinit. Va tenir temps d’observar els altres que també esperaven, pocs pacients i la majoria (im)pacients. Això era el que en deien un doble sentit de paraula: Ha, ha, ha... El metge que li pertocava, el Dr. Turing no hi era, estava de baixa segons li havien informat al taulell. Però l’atendria un altre substitut. Tant li feia. Tampoc coneixia personalment al metge titular.

    En arribar el seu torn, va entrar dins el despatxet on l’esperava el Dr. Paradiso, enfundat en la típica bata blanca amb el logotip blau de l’hospital imprès en una banda del pit i a l’altra una butxaca on hi havia el bolígraf, i un llapis llanterna.
    - Bon dia. Marejat?
    - Bon dia. No, mareig no en tinc.
    - Llavors no cal que s’estiri, segui aquí, si us plau. –Digué el jove doctor assenyalant la cadira més propera a la taula i li mentre es posava a l’altra banda de la taula front la pantalla de l’ordinador.- I doncs, Vostè dirà.
    Va exposar, amb tot luxe de detalls el seu cas al metge i li preguntà si creia que era depressió. El doctor esclatà a riure, cosa que el va posar furiós. «Què li passava a aquell paio, per molt metge que fora, no podia en fotre’s d’ell! On era la seva professionalitat? Quina falta de respecte!»
    - Què! Depressió, diu? Ha, ha, ha... Que no, carai ... Què va... Què diu ara? Ha, ha, ha, ... Vostè no té depressió. Però que no veu que vostè NO pot tenir depressió. Els robots no en tenen! Assumeix-ho! Els androides no es deprimeixen. Podria matar-me sense cap remordiment.
    - S’ha begut l’enteniment? Però si m’agrada la música. Tinc sentiments, remordiments i...
    - Mira...T’ho demostraré: plora! Vinga, plora!
    - Ara no puc plorar. No estic trist. Ningú pot plorar sense estar trist!
    - Bé doncs, fes un acte irracional... qualsevol cosa!
    Li prengué el bolígraf de la butxaca d’una revolada i li clavà al cor. Fugí corrents. En arribar a la feina començà a teclejar frenèticament a l’ordinador. Havia de buscar una solució. Ell era molt bo trobant solucions. Ell seria de capaç de trobar la solució definitiva: un programa que li esborrés de la memòria de les darreres hores.

    Arribà a casa. La nevera era buida...
    Pseudònim: Anna Gnor Isis

    Un sopar qualsevol amb la meva família

    Un sopar qualsevol amb la meva família

    Des de que vaig convertir-me en investigadora, tots els sopars amb la meva família s’assemblen molt.

    –Anna, xiqueta, com va el post-hoc aquest? –em demana la meva àvia.
    –Post-doc, iaia, post-doc. Va be, gràcies. Aquesta setmana vaig acabar uns experiments importants per posar a punt el mètode d’anàlisi i crec que podré començar a analitzar les mostres reals el proper mes.
    –Això és una molt bona notícia! – exclama la meva mare.
    –Sí, però no, per que encara necessitem fer unes probes més i la última vagada vam detectar problemes en aquesta etapa, doncs…
    –Que faig, exactament? –em demanda el meu oncle per enèsima vegada.
    –Desenvolupar mètodes per l’anàlisi de contaminants en aigües de rius, com ara metalls pesants, fàrmacs, plastificants, hormones… I també estudiar els seus efectes en el medi ambient i en humans.
    –Sona molt complicat. No entenc res.
    –L’idea es assegurar que les plantes depuradores i potabilitzadores compleixen la llei, que tots el composts perillosos estan per sota dels límits permesos, i també fer una llista dels composts majoritaris en aigües per poder exigir lleis mes estrictes d’eliminació de substancies perilloses per la nostra salut. Fem mostreigs en rius com el Llobregat o el Besòs, i també de l’aixeta.
    –Això vol dir que estem en perill i ningú diu res!!! Ja ho sabia jo!! Els rius estan contaminats i estem morint a poc a poc, però al Govern no l’importem…. –el meu oncle sempre surt amb el mateix una i altre vegada.
    –No, jo no vaig dir que…
    –Noia, tens que parlar a la tele. Conec un presentador de TV3. Puc parlar amb ell perquè et faci una entrevista…
    –Però encara no he analitzat les mostres reals!
    –Noieta, no podem esperar tant, que ja portes tres anys sense resultats… Si som en perill imminent, hem de fer alguna cosa ja mateix. L'altre dia vaig llegir que ingerim la quantitat de plàstic equivalent a una targeta de crèdit només en una setmana!! –intervé la meva tieta.

    Vull cridar-li que sí que vaig obtenir bons resultats en l’estudi toxicològic amb els peixos zebra però que vàrem perdre els replicats quan el congelador es va aturar en plena pandèmia. No és la meva culpa que no tingui encara resultats positius, malgrat la seva opinió… A més a més, ja em torturo jo dia rere dia per no haver aconseguit publicar cap paper del meu post-doc fins ara com per a què hagi de venir ella a recordar-m'ho.

    –Deixa a l’Anna tranquil·la. Pobreta. Ella fa el que pot –diu la meva avia, l’única que em comprèn.
    –Tens raó. Només és una estudiant.
    –¡No sóc una estudiant! El meu treball és fer recerca, i fins que tothom no comprengui que fer recerca és un treball indispensable per construir un país més ric i econòmicament autònom, no podrem avançar. Necessitem invertir en ciència per poder donar resultats el més aviat possible i poder prendre mesures en conseqüència. No puc creure que amb la pandèmia no vam aprendre res…
    –Com vam donar els diners a la ciència si hi ha molta gent que no té res per menjar... Quines idees tan absurdes que tens. Tothom sap que aquí no fem ciència com als Estats Units o a la Xina.
    –Precisament per que no invertim suficientment! Vam tenir l’oportunitat de fabricar la nostra pròpia vacuna i vam passar totes les proves molt més tard que als altres països, no per què era pitjor, sinó per la manca de diners...
    –I de bons investigadors...
    –Has escoltat parlar de la fugida de cervells, per casualitat? Formem molt bons investigadors i després els perdem per que se’n van a l’estranger, a països on son molt més valorats i tenen millors salaris...
    –I que faig aquí, Anna? Estàs potser dient que ets mediocre? –replica el meu oncle amb sorna.
    –Jo vaig ser molt afortunada per aconseguir una Marie Curie Postdoctoral Fellowship per tornar a casa, després d’haver passat quatre anys fora. Tornar abans hauria estat pràcticament impossible. O, en el millors dels casos, amb unes condicions precàries. I malgrat tots els meus esforços durant tots aquest anys no tinc encara el futur resolt. Potser hauré de marxar de nou.

    I per aquest motiu necessitava publicar els resultats dels meus estudis en revistes d’alt impacte. Però era massa complicat per a què ells ho entenguessin.

    –Continuo pensant que és un desaprofitament dels diners públics si portes tres anys i fins i tot no saps dir-me si l'aigua de l'aixeta de la meva casa em matarà o no –va insistir la meva tieta.
    –No puc amb vosaltres. És com parlar amb la paret.
    –La paciència és la mare de la ciència –conclou la meva àvia, abans que el meu oncle es posi a parlar de futbol.
    JOVE

    Amor etern

    Amor etern

    Era un dia com qualsevol altre en la part nord de la lluna. En aquest món separat de l'antiga
    terra, la llum artificial queia sobre una de les colònies recentment establertes per la
    humanitat. És en aquesta colònia on un jove era assegut en un banc amb una noia al seu
    costat. La noia reflectia la llum creada artificialment d'una forma estranya, diferent de la
    resta, com si es tractés d'un metall, això causava que la gent que passava per al seu voltant
    envies mirades de desconfort, però les dues persones no es molestaven en donar cap
    atenció a la resta del món, per ells tenir l'un a l'altre ja era suficient.
    Va ser llavors que la noia va dir.
    "Desitjaria que aquest moment pogués perdurar per sempre".
    Al qual noi va respondre.
    "No et preocupis, farem realitat el teu desig, sé que és possible, encara que les possibilitats
    siguin mínimes, sé que no em rendiré mai".
    La noia preocupada va respondre amb un to d'enuig.
    "No diguis bestieses, no ho deia pas en sentit literal, saps que encara si fos possible, no vull
    un futur així, i tampoc vull que et posis tal càrrega a sobre teu".
    El noi no parlava cap ximpleria i la noia ho sabia, després de tot, ell va ser qui la va crear,
    qui més si no ell podria canviar el seu destí.
    "Sé que la teva existència és una d'eterna, i estic preparat per prendre la responsabilitat que
    em correspon per la teva creació".
    La noia no estava segura de què respondre, és clar que volia estar amb el noi per tota
    l'eternitat, però no volia fer-li passar pel dolor i l'angoixa que l'eternitat podria afligir a un
    humà, a més el noi era encara jove i es guiava per les seves emocions fàcilment.
    "Tot i això... La meva existència no té sentit. Una vida eterna sense complicacions no aporta
    cap repte, i quan t'adonis, estaràs consumit per desesperació, ja que tot perdrà sentit quan
    no t'hagis d'esforçar per viure".
    La noia va ser la primera IAE, que vol dir 'intel·ligència artificial emocional', a diferència de
    les ja comunes IA aquest tipus d'intel·ligències eren racionals i sentimentals com qualsevol
    humà, però els conceptes aplicats a una màquina no són els mateixos que les d'un humà.
    És aquí on dos grans grups de persones van quedar segregats, els que accepten les IAE
    com persones i ciutadans, i els que al contrari no volien diferenciar-los de les IA i només els
    veien com màquines per l'ús dels humans. Clarament, es creaven conflictes entre els dos
    grups, encara que últimament es van començar a reduir a casa de la integració de més IAE
    a l'univers, però això encara no servia per posar fi a la discriminació a les màquines.
    Després de rumiar en silenci el noi amb ulls plens de determinació va anunciar.
    "Qui li dona sentit a la vida no és ningú sinó un mateix, i per mi tant ara com en l'eternitat
    sempre trobaré sentit en estimar-te, és per això que no pararé mai fins a complir el meu
    objectiu, seré etern i viure al teu costat i no m'importa que l'univers es giri en contra meva en
    el procés".
    L'expressió sense emocions de la noia, no era pas deguda a no ser feta de carn i os, era
    mostra d'un gran conflicte d'emocions, poc després d'escoltar al noi, es va aixecar del banc
    deixant de banda la mà que era entrellaçada amb els dits de l'humà que l'acompanyava, es
    va girar per no mirar-ho i li va dir.
    "No ho entenc, no he viscut tant com tu, però tinc l'univers al meu cap, les estadístiques del
    meu processador em diuen que puc creure en tu, tanmateix, els meus sentiments em diuen
    que he de fer el contrari. Necessito un temps per pensar".
    La noia s'allunyava lentament del noi, no obstant això, ell no es movia del lloc. Mai va ser bo
    amb les paraules i tenia dificultats per socialitzar amb la resta, és per això que no sabia què
    fer per fer sentir millor a la seva estimada. A causa d'això una cosa l'hi va quedar molt clara,
    els sentiments que ells dos compartien eren reals, sense importància de si eren humà o
    màquina i el noi no deixaria anar mai aquest sentiment, encara que fos allò que només ell
    volia, era qüestió de temps fins que tot es pogués arreglar, i en poc temps no es preocuparia
    més preocupar, ja que per ell el temps ja no era limitat

    Andorides a l'actualitat

    Andorides a l'actualitat

    "No pots anar per aquí, aquesta és la part d'humans."

    "¿Per què no em vas dir que ets un androide? No t'hauria agafat ni en somnis, d'haver-ho sabut."

    "Però apartat, ¿que no veus que estic passant per aquí?"

    "Tant de bo no ús haguessin creat, a vosaltres els androides."

    "No saps els pesats que sou, tio. Ara que ja no serviu per a res, us podrien matar."

    Sí, als humans mai els hi hem agradat, els androides. Bé, això no és del tot veritat, hi va haver una temporada en la qual si vam agradar: Quan encara no érem capaços de sentir. En aquells temps ens utilitzaven per a tot: fregar, escombrar, treure la pols, fer el menjar... Però això ho feien perquè, tot i ser molt intel·ligents per algunes coses, érem molt ximples per altres. Com no teníem la capacitat de sentir, de decidir, podien fer amb nosaltres el que volguessin. Ara ja pensem, ja els hem manat a prendre pel cul.

    Ai, que se m'havia oblidat: Jo no venia a explicar història androide ni res per l'estil, al contrari, jo venia perquè volien que expliques una mica com és el dia a dia d'un ésser com jo.

    Doncs mira, els androides vivim en ciutats mixtes. Tot i que hi ha ciutats en les quals només poden viure humans, no hi ha ciutats en les quals només puguin viure androides. No hem estat capaços de frenar als humans, són més i amb molta més experiència. A veure, que em torno a anar del tema. És que, com sabreu, el present està massa influenciat pel passat.

    Les ciutats mixtes estan dividides en zones d'androides i zones d'humans. Avui només parlarem de les d'androides. No tenim cap instal·lació pròpia, els hospitals i centres de programació són propietat dels humans. Els hospitals no es fan servir com a les zones humanes, sinó que serveixen per a reparar problemes físics del nostre sistema. Els centres de programació, en canvi, són com les escoles humanes. Allà ens donen les nostres especialitats i ens programen per a poder absorbir la informació necessària. A part d'això, només hi podreu trobar supermercats, a les zones d'androides. Com haureu pogut deduir, la zona androide suposa un espai molt més petit que la humana, dins de la ciutat.

    La veritat és que no sé per què ens segueixen creant. La població androide continua creixent, tot i ja haver-hi els servidors necessaris com per a recaptar tota la informació que es vol preservar a llarg termini.

    Crec que això és tot el que havia d'explicar. Jo soc un dels pocs androides privilegiats que han tingut l'oportunitat de fer alguna cosa que realment els hi agrada: Ensenyar el dia a dia androide als humans com vosaltres que encara conserven la curiositat i les ganes d'arribar a un món en el qual totes dues espècies, la natural i la creada, puguin conviure en pau.

    Moltes gràcies per escoltar-me. Em quedaré per aquí per a rebre preguntes i contestar a qualsevol comentari o dubte que pugueu tenir.

    Any 2364

    Any 2364

    Any 2364, la humanitat està al desbordament de la seva desaparició, en tota la terra queden poques persones. La terra s'ha convertit en un camp de guerra immens, tothom busca refugi, aliments, armes... tot el que puguin agafar per sobreviure i defensar-se d'altra gent.
    Ara mateix a la terra fa una temperatura de -25 °C, però aquesta temperatura no és sempre igual. El clima de la Terra ha quedat alterat, el nostre planeta ja no té un moviment com nosaltres coneixíem, ara durant 2 setmanes passa molt a prop del Sol i durant unes 2 altres setmanes estem molt lluny, arribant a unes temperatures de fins a -65 °C. Durant aquestes transicions, quan fa molta calor si t'exposes al sol et cremes instantàniament fent-te danys molt importants i, en canvi, amb el fred extrem et provoca gangrena a quasi totes les extremitats del cos si no vas protegit.
    La gent acostuma a anar en grups o en parella, però hi ha força gent que va sola, tanmateix hi ha un grup de persones que són molt espavilat.
    Aquestes persones es van conèixer quan anaven a la universitat i des de llavors que s'han fet força amics, al principi d'aquest gran caos ells feien el que feia tothom, és a dir sobreviure, això no obstant un dia se'ls hi va acudir una idea, van aprofitar els seus estudis per començar a innovar, ja que ells el que tenen en comú és tot són enginyers, uns són enginyers mecànics, altres industrials...
    Van decidir ajuntar tot el seu coneixement per poder crear alguna cosa innovadora que els hi permetés fer la seva vida diària més fàcil, van acabar dissenyant un robot articulat amb les mateixes articulacions d'una persona per poder aguantar les temperatures extremes. Mentre que una part del grup es va dedicar a anar a buscar materials necessaris per a dur a terme el projecte, uns altres es van quedar a la base subterrània on treballaven amb la programació necessària perquè el robot funcioni. El que intentaven és que el robot pogués aprendre les coses que veia i sentia, és dir que el robot pogués pensar per si mateix.
    Finalment, després de tres mesos de treball molt intens, van finalitzar el projecte i era l'hora de posar en marxa el que tants mals de cap havia provocat. Una vegada posat en marxa el robot va fer 2 passes endavant, un dels integrants del grup el va saludar i el robot instantàniament va retornar la salutació.
    Durant els pròxims mesos el robot en veure i sentir tot els que deien les persones va aprendre tot el que feien els humans, cultivar plantes com ara enciam, fer taques de reparació de la maquinària o els vehicles...
    Allà és on es van adonar de què havien aconseguit crear, i encara no es creien que fos possible, havien creat per primer cop a la història una màquina capaç de pensar i raonar per si sola, és a dir que ningú l'hagués programat anteriorment perquè fes una tasca en concret. O també més resumit van assolir que la intel·ligència artificial funciones per primer cop a la història de la humanitat.

    Bogeria induïda al desordre

    Bogeria induïda al desordre

    Estimada XNEW,
    Amb aquesta carta hologràfica, que supòs que arribarà a la Terra un parell d'anys més tard de quan l'he escrita, vull contar-te la singular aventura que hem viscut a la nostra comunitat a BLUE2.

    Com saps, vam viatjar al planeta BLUE2 (a uns 2,5 milions d'anys llum de la Terra), un planeta molt similar al nostre però sense aigua, sinó un líquid blavós amb gust dolç el qual està compost per sals mai vistes i escasses partícules d'aigua, però suficients per reproduir les funcions del líquid. La vegetació és molt variada i amb un ADN molt similar al de la flora del nostre planeta.

    Aquí el temps passa de manera diferent, cada dia terrestre són cinc dies blunians, per això els viatges pels forats de cuc s'han de fer totalment anestesiats, ja que si no podríem sofrir deliris, encara que, gràcies a les nostres càmeres de raigs, quan veníem, vàrem poder realitzar fotografies realment espectaculars del trajecte.

    El primer que vam fer en arribar va ser programar els ciberhumans perquè generassin la cúpula que ens mantindria segurs fins que arribés la nau amb més material.

    La cúpula que ens envolta està formada per un material anomenat FIRUM, d'estat semigelatinós, però realment tenaç i que permet l'intercanvi de gasos amb l'atmosfera, que ara a la Terra s'usa per crear les ciutats submarines d'Inmersoiberia, que va ser el meu país des de 2088. Mitjançant un referèndum internacional vam unir l'antic Portugal, Espanya i Gibraltar en un sol país. Per si no ho saps, s'anomena "Inmersoiberia", ja que gràcies a la posició estratègica vam construir milers de ciutats submarines, respectant el medi aquàtic i normalitzant el trànsit de vaixells per minorar la contaminació marítima.

    Just quan els nostres acompanyants varen crear la cúpula, nosaltres baixàrem de la nau i vam construir la nostra base, PIC01. Dins aquesta base hi ha tota mena d'espais. Hem creat tot el necessari per continuar la nostra existència per si els mals hàbits que tenim els humans a la Terra arriben a consumir-nos.

    Dies després, sortírem a conèixer de primera mà quin tipus de sòl teníem al voltant, quines roques estaven sedimentant i altres tipus d'investigacions que ens servirien per establir una gran civilització. Els meus companys van posar en òrbita 4 satèl·lits que ens ajudarien a mantenir contacte amb la Terra, connectar-nos entre nosaltres i uns altres dos per detectar vida als planetes propers.

    Però tot va canviar quan, de sobte, els senyals que arribaven del sòl varen començar a desestabilitzar-se. D'un principi vàrem creure que era a causa d'un terratrèmol com els de la Terra, però, en descobrir que no hi havia cap epicentre, vam descartar la idea. Sortírem a veure si hi havia alguna prova física i vàrem veure que el color del sòl començava a dissipar-se i el sòl es tornava transparent.

    Aquest sòl transparent que s'havia estès per tot el nostre voltant, tenia la textura d'una gelatina congelada que si es trepitjava s'enfonsava, com si fos un portal cap a un altre món.

    En un primer moment no vam investigar-ho, però finalment decidírem continuar endavant i baixar amb una mascareta d'oxigen especial. El primer que va baixar vaig ser jo i, lentament, em vaig anar enfonsant fins a sentir un calfred als meus peus. A poc a poc, vaig anar baixant fins que arribà un moment que no sentia res al meu cos, com si m'hagués quedat adormit, flotant. Pensava que m'estava morint, no obstant això, una estona després em vaig adonar que estava dins la meva ment.

    Estava vivint dins meu, ja que tot el que pensava i imaginava es veia reflectit al meu voltant. Sentia por i incertesa, però a la vegada, una eufòria que mai havia sentit. Era com si tot el que desitjava, estigués allà amb jo: la família, la nau, l'espai, tot en conjunt creant un món fictici perfecte.

    Vaig començar a sentir-me còmode allà, deixant de pensar que dirien els meus companys o si realment havia mort intentat desafiar aquest desconegut planeta.

    Després d'uns minuts, que per a mi varen ser hores, vaig tornar a ascendir a la superfície i vaig estar en coma durant uns dies. En despertar els meus companys em varen contar que aquella gran capa gelatinosa tenia el mateix efecte que les drogues a causa de la seva composició i que tot el que havia viscut era una creació mental, però jo encara veia coses que abans no detectava, fallades en el sistema, incoherències que em fan pensar si realment vaig sortir mai d'allà o si realment encara estic vivint dins meu.

    Esper que tu estiguis bé per fer-me creure que estic aquí amb vosaltres.

    Una abraçada còsmica,

    Robert Martin

    CIÈNCIA A LA CIUTADANIA

    CIÈNCIA A LA CIUTADANIA

    Una jove anomenada Lucia vivia amb els seus pares en un petit poble, Villarroya . La infanta es va inscriure a la prestigiosa Escola de Medicina de la Universitat Harvard, Estats Units, aparentment interessada en la medicina i en les ciències biològiques. L'interès de la jove a la ciència no era purament científic, ja que el seu objectiu era guanyar-se la confiança d'una de les professores i directora d'aquesta Universitat, Amanda. Amanda era la científica més coneguda del món pels seus grans avenços en la biogenètica. A més, també era la directora i professora d'aquesta gran Universitat. Lucia intenta guanyar-se la confiança d'Amanda, per poder esbrinar un secret fosc que la connecta. La jove creu que la directora és la causant de la tragèdia que va patir la seva família: la mort del seu germà bessó.
    La infanta es va traslladar als Estats Units. Després d'inscriure's havia de passar diverses proves per poder ser acceptada a la Universitat. Aquests experiments consistien a modificar una cèl·lula genèticament, fer una clonació d'un embrió humà, fer una hibridació fluorescent in situ i obtenir hormones com a insulina. Lucia va superar totes les proves amb èxit que fins i tot va sorprendre l’Amanda i la va felicitar per la seva gran feina, per tant, va ser admesa. Després d'una setmana estudiant en Harvard, Lucia es va adonar que Amanda tenia un jove que tenia accés a tot anomenat Tom, ja que era el seu representant. Lucia va aprofitar per apropar-se a ell perquè l’ajudi a estar més a prop de la professora i poder guanyar-se la seva confiança. Al final, tots dos es van enamorar, així que van acabar sent xicots. Gràcies al seu nuvi, Lucia va aconseguir ser l'ajudant d'Amanda i cada cop, la directora li tenia més confiança i llavors, cada vegada tenia més accés a espais privats. Lucia amb l'ajuda de Tom, aconsegueix entrar al dipòsit de gens propis de la directora i busca explícitament mostres d'Alícia i Mateu Esteven. Encara que els troba, s'adona que només pot accedir-hi a través de l'ordinador personal d'Amanda, per la qual cosa, entra discretament a casa seva i aconsegueix accedir a l'ordinador, a través de la qual s'assabenta que Alícia i Mateu Esteven eren part d'un projecte d'enginyeria genètica anomenat DIYBio. Al final Lucia delata a Tom que ella és en realitat Alícia i que Mateu és el seu germà bessó, també li explica que tots dos van ser sotmesos a subjectes de proves per a la investigació d'Amanda sobre malalties genètiques, juntament amb cent nens més. Amanda els havia infectat deliberadament amb malalties genètiques per posar-los a prova a través dels seus innovadors descobriments. Malgrat això, les coses no van sortir segons el planejat i gairebé tots els subjectes de prova van morir, inclòs el germà d’Alícia. Alícia era l'única supervivent, llavors, tenia desenvolupat un sistema immunitari gairebé perfecte.
    Alícia, ràpidament recol·lecta de l’ordinador totes les mostres d'ADN de tots els nens que van ser víctimes en l'experiment d'Amanda per tenir-les com a prova d'evidència d'experiments il·legals.
    Al final Amanda és detinguda i Lucia s’ha convertit en una cèlebre. Avui en dia, Lucia és una de les científiques més importants del món.

    Ciutats de Fum

    Ciutats de Fum

    Fum.

    Va ser el que ens va acabar destruint a tots, recordo que de petit ens posàvem a parlar entre amics, com creiem que acabaria el món, és clar sempre dintre de la imaginació d’un nen. Des d'una apocalipsi zombi fins a un meteorit gegant, nosaltres érem nens i mai no hauríem contestat que seríem la causa els mateixos humans.

    Vivíem en un món quasi perfecte, amb molta tecnologia que no parava constantment d’evolucionar. Tot i que existien els rics no hi havia res al que li poguéssim dir pobresa, la medicina estava increïblement avançada a la qual tothom tenia fàcil accés, vam trobar moltíssimes cures. Però oh Grandiós no hauries d’haver començat aquell projecte. Tu i ningú més vas ser el culpable.

    Vivíem en un món idíl·lic i ara lluitem cada dia per sobreviure.

    Vivíem podent expressar el que volíem i ara ens maten si diem la veritat.

    Vivíem jugant als carrers i ara quasi no tenim aire per respirar.

    Vivíem tenint i un futur assegurat i ara vivim recordant el passat.

    Tant de bo pogués llegir aquesta carta davant del món, tant de bo pogués deixar cridar la meva Ànima, i que ho escoltessin fins a l’últim racó de Supernova, que t’odio, amb tot el meu cor, que tots et veuen com un ídol i un salvador, però jo et veig com una merda de persona que ens ha tret tot el que teníem per ambiciós.

    Fa tan sols un any a mi m’agradava anar al parc amb el meu fill, i ara ell juga amb una merda de màquina que fa sorolls perquè ni jo tinc temps ni tenim un parc on anar.
    Des que el món es va infectar i vam venir a viure tots a la Supernova, (la nau més desenvolupada i preparada per mantenir-nos) ha estat tot com l’avern.

    Pitjor que una guerra, obliguen a joves a tornar a la terra per fer expedicions, els estan matant i ningú no hi fa res. Per què no portes d’expedició als mateixos maleïts “robots mainadera” que ens obligués a deixar amb els nostres fills? Ah és clar perquè allò et sortiria més car que enviar a nanos de divuit anys, oi?. És més tota la nau està controlada i dirigida per robots, segons tu perquè així no cometen cap error, però mai no he vist ni jo ni ningú que hi hagués un sol robot salvavides.
    Que t’importa més, la població o els robots i la Terra? Perquè és clar que allà hi ha d’haver alguna cosa ben interessant, si no, no obligaries 30 nanos a anar a la terra cada dues setmanes. Sense parlar dels centenars de morts que hi ha hagut en aquelles expedicions per les quals no hem rebut cap justificació.

    Saps què, Grandiós? Una d’aquelles morts fou mon germà. I ell ja havia participat en unes quantes expedicions quan un dia abans de la seva última, em va dir que si algun dia m’escollien com a nou candidat per a excursions, mai no els mires als ulls.
    Jo mai no vaig saber que volia dir, ni ell m’ho podia explicar perquè els tenien prohibit explicar res, després d’aquella expedició el cos amb les conques dels ulls buides va ser tot el que vaig rebre del meu germà. Ens van obligar a callar i no ens van donar cap explicació.

    Va ser aquell dia que només pensant vaig veure amb claredat totes les mentides que vas crear, una darrere de l’altre.

    Per desgràcia avui he d'escriure aquesta història des d'una presó, perquè tots em prenen per boig, però jo tinc més que clar el que dic. Vosaltres mai no haguéssiu permès que el meu germà m’expliqués una revelació com aquella, a més envieu als expedicionistes amb “bombones d’oxigen” perquè a la terra no es pot respirar i sempre tornen totes al 100% de buides, a les persones mortes sempre els falta una part del cos i vam tardar molt poc en poder refugiar-nos a la Supernova, potser ja estava preparada? Potser és que algú se’ls menja? Potser és que no és oxigen el que porten?

    Digues-me si m’equivoco quan et dic que el que realment estàs fent a l’esquena de tothom és crear una nova generació d’humans. Vas alliberar un gas suposadament tòxic i ens vas “salvar” a tots excepte uns quants que es van quedar a la terra, per a veure com sobrevivies, per a veure els seus instints salvatges. No és oxigen el que porten les bombones si no CO2, vols veure com de ràpid és capaç d’evolucionar el ser humà si de mica en mica anem afegint una mica més de CO2. Vols veure com al cap d'uns anys hauràs creat uns humans capaços de respirar en una atmosfera totalment contaminada.

    Estàs jugant a ser Déu.

    Continental research

    Continental research

    Sergi: Holaa! Com us va tot?

    Perquè entreu en context, són 4 amics que es van conéixer en un intercanvi durant el 2015. Eren estudiants amb ganes de conèixer món, gent, cultures, idiomes… Estant a Suïssa, lloc de l'intercanvi, es van conèixer i van menjar en el mateix plat, van crear una forta amistat, però, a principis del 2016, van haver d'acomiadar-se, separant els seus destins. Al principi, no paraven de parlar, però, el temps va fer que es distanciaren per diversos motius. Febrer del 2021:

    Sergi: Holaa! Com us va tot? Fa quant que no parlem? 4 anys?
    Jung-Su: 안녕하세요 (annyeonghaseyo), tot bé, però trobe a faltar les eixides.
    James: Hi friends! I’m good. Tant de bo veure'ns.
    Sergi: El seu, veig que has millorat el teu espanyol!
    Jung-Su: Yeah! Practique en temps lliure.
    Malik: Hallo! Ací les coses segueixen igual...
    James: OMG! I have an idea! Per què no tornem a ajuntar-nos?
    Malik: It’s a good idea but… No puc permetre-m'ho.
    Sergi: Amic Malik, don’t worry.
    Jung-Su: Yes, yesss.
    Després de molt parlar i planejar, el temps els va tornar a ajuntar el 19 d'abril del 2021, S'anaven a trobar de nou a Suïssa, on tot va començar!

    Hola, em dic Cynthia Stookey i soc doctorada en medicina, us explicaré com vaig portar el seguiment d'un grup de 4 amics infectats d'un virus. Vaig conéixer a Jung-Su en 2019 durant una investigació a Corea del Sud i manteníem contacte moderadament. Després d'explicar-me la notícia, La seua em va posar en contacte amb cadascun d'ells per a poder fer-los una investigació i seguiment. Li vaig prometre que intentaria ajudar-los, però, és la típica promesa que tens por a no poder complir.
    Durant el seu retrobament a Suïssa, un portava una variant d'un virus no conegut i es van contagiar tots, Lauryus. Com ja sabreu, en tots els països no hi ha la mateixa sanitat ni avanços tecnològics.
    La meua primera manera d'intentar ajudar va ser donar el material imprescindible a cadascun dels cossos mèdics de cada membre, especialment a Malik.
    Contactava individualment amb ells 1 dia a la setmana per a poder comparar-los.

    És clar que cadascun té un organisme diferent i que no tots reaccionarien igual a causa de les seues defenses internes, però, amb aquesta xicoteta investigació, volia comprovar el que molts ja sospitàvem, que la sanitat determina com puga afectar la seua població una malaltia i que en alguns països és insuficient perquè visquen amb tranquil·litat i sense pors de morir per un refredat.
    Lauryus, compta amb, pel moment, 8 símptomes: Tos, febre (més de 38 °C en la majoria de casos), marejos freqüents, vòmits, pèrdua de mobilitat, malestar general, esgarrifances i amnèsia, en una minoria dels casos.

    En la primera setmana, vaig observar els símptomes que patien cadascú i amb això, vaig deduir alguna cosa que ja era obvia: L'esport, l'alimentació saludable i equilibrada, a més de descansar un mínim d'hores, és bo pel benestar.

    •Sergi: 40%; Menja equilibradament, fa esport 4 dies a la setmana, no fuma i beu en ocasions importants.
    Símptomes: Febre (37.8°), tos, vòmits i marejos.
    •Jung-Su: 65%; Té una alimentació equilibrada, no fa pràcticament d'esport, beu bastant els dies festius i fuma 1/2 cigars al dia.
    Símptomes: Marejos, febre(38°), tos, vòmits, malestar general i escassos però fortes esgarrifances.
    •Malik: 75%; Alimentació és bàsica, sense suficients nutrients; excessives hores de treball i exposició al sol; mal hàbit de dormir (no arriba a 5 h).
    Símptomes: Marejos, esgarrifances, malestar general, pèrdua de mobilitat en gran part del cos, vòmits, tos seca i febre (39.0°).
    •James: 70%; Fa esport 5/6 dies a la setmana, la seua alimentació és a base de menjar ràpid, per tant, no és equilibrada; és fumador, 3 cigars per dia i beu els festiu.
    Símptomes: Esgarrifances, malestar general, vòmits, marejos, tos i febre (38.6°).

    Al llarg de les setmanes anava esbrinant diferents coses, però, la que més va cridar la meua atenció va ser la sanitat. A Corea i Espanya, no hi ha problema ja que, tenen sanitat pública (Espanya) i facilitats per a accedir (Corea) en canvi, als EUA la sanitat és privada i has de pagar per a ser atesos, cosa que no és barat i hi ha gent que mor per no poder permetre anar i no poder-se fer una revisió cada any (que és molt important) i, el nostre últim cas és el de Malawi, però em referiré a Àfrica sencera quan dic que necessiten ajuda, necessiten recursos per a poder millorar la sanitat i salvar a gent, una alimentació millor… és difícil sobreviure ací perquè quan no tens una malaltia tens una altra.

    Actualment, tots es troben recuperats i tornant a la normalitat i jo, preparant el meu següent relat. Estàs preparat per a escoltar-ho
    Dra. Stookey

    De gira amb El Cicle De Calvin

    De gira amb El Cicle De Calvin

    Avui, després d'un llarg hivern de gira per les cèl·lules del país lletuga, és a dir, les seves ciutats, el grup de música dirigit per la Rubisco tocarà la seva cançó més famosa al barri Cloroplast. Aquest grup de música està format pel cantant Rubisco, el guitarrista Diòxid de Carboni i el bateria anomenat Aigua. Avui és un dia molt esperat per tots els habitants de Cloroplast, aquest dia es celebren les festes del poble i tothom vol veure cantar al famosíssim grup de música anomenat Cicle de Calvin.

    Rubisco i Diòxid de Carboni estan escalfant juntament amb Aigua per practicar una vegada més abans de començar el concert.

    - Estic preocupat...-diu Rubisco.
    - Per què? Ja hem cantat aquesta cançó unes quantes vegades. No t'has de preocupar. - contesta Aigua.
    - És que avui fa molta calor, no em trobo bé i no em veig capaç de cantar davant tanta gent, ho vull fer perfecte. Respon Rubisco.
    - No et preocupis, tot sortirà bé, ja veuràs! Exclama Diòxid de Carboni.

    Com més temps passa, més públic hi ha esperant a què el concert comenci. Rubisco està de cada vegada més preocupat, els seus dos companys ja volen sortir a l'escenari i Rubisco no es troba bé. ATP, un gran amic de Rubisco, s'atraca a ell.

    - Eh, Rubisco! No et veig amb molt bona cara, jo sé cantar, per si vols que surti a l'escenari, així, si et quedes en blanc, et puc ajudar. Què et sembla bé?- Proposa ATP.
    - Faries això per jo? ATP, és que em trob molt malament... Em semblaria perfecte que cantem tots dos junts! Exclama Rubisco.
    - Ha arribat l'hora de començar! Rubisco, et necessitem!- Crida fortament des de l'escenari Aigua.

    Rubisco i ATP es dirigeixen a l'escenari.

    - Hola a tots! Nosaltres som El Cicle De Calvin i avui us cantarem una cançó molt important per nosaltres i que segurament us agradarà molt. És un honor per nosaltres tocar aquesta cançó. Ara si, és moment de cantar-vos-la! -comenta Rubisco al públic.

    Tot el públic fa crits i aplaudeix amb ganes d'escoltar la cançó. Rubisco mira a ATP preocupat, però aquest, li fa un senyal que tot anirà bé. L'Aigua comença a tocar la bateria marcant l'inici de la cançó, seguidament Diòxid de Carboni s'uneix tocant la guitarra. De cop i volta, Rubisco es comença a trobar molt bé, més bé que mai. Rubisco i ATP canten la lletra de la cançó. La cançó s'acaba i tot el públic aplaudeix content.
    - Us ha agradat la nostra cançó anomenada Fotosíntesi? Demana Diòxid de Carboni al públic.
    - Sí!,crida el públic.
    - No us sent!
    - Sí!, crida encara més fort el públic.

    Després del concert, ATP s'atraca a Rubisco.

    - Quin gust quan ha baixat la temperatura, feia massa calor, a més, abans estaves fatal i després t'he vist brillar a l'escenari.- Diu ATP.
    - Si, és que m'he començat a sentir molt millor, mai m'havia sentit tan bé. Dius que va baixar la temperatura?- pregunta Rubisco.
    - Si, a 25 °C, o això sortia al mòbil just quan anàvem a començar la cançó. Jo trob que hem fet història, segur que hem alliberat molt d'oxigen i molta felicitat amb la nostra cançó!- exclama ATP.

    Una hora més tard, Rubisco convida al grup de música i a ATP a la seva casa, tilacoide.
    - Hala, ca teva està ple de pigments fotosintètics!-diu ATP.
    - Us he reunit a casa meva per celebrar l'èxit del nostre concert.- informa Rubisco als seus companys.
    - Us hem d'informar sobre una cosa... ATP, ara formes part del nostre grup musical!-exclamen Aigua i Diòxid de Carboni.

    I així ha estat com El Cicle de Calvin ens ha marcat a tots amb la seva cançó, fins i tot als habitants d'altres organismes no necessàriament vegetals, que de tan bona que era la cançó, han rebut oxigen del qual s'ha alliberat al concert. Un oxigen imprescindible pels organismes aerobis. El públic ha gaudit tant, que el grup de música ha decidit tocar la cançó cada dia a partir d'avui.

    Del fred a la freturança

    Del fred a la freturança

    Estava al pati. Era un matí més. Bé, un matí fred, glaçador, d'hivern despietat i entrepans petris, durs, sense descongelar. Aquell matí havíem arribat a l'Institut ben arrupits i empiocats. La vigília, jo havia anat a dormir d'hora per estar ben despert. A casa, la meva mare i el meu pare eren molt metòdics, i sempre ens ho deien: si dormíem les vuit hores, rendiríem molt més a l'endemà. Calia estar ben frescos i concentrats a classe.
    A primera hora ens tocava la classe de Matemàtiques. Per a molts companys era una classe enfarfegadora i pesada, per a d’altres era gairebé un malson. Per a mi, no. La lògica matemàtica m'encantava. Resoldre equacions i problemes era un repte. M’agradava donar-hi voltes, cercant el camí adient, trobar el viarany correcte. Sí, potser era un repte casolà, sense transcendència, casolà, individual, espuri, però confesso que saber resoldre els exercicis em proporcionava una satisfacció molt íntima, que em costava d'explicar. Era com un joc d'escacs, i guanyar la partida em feia feliç. És un sentiment que cada vegada es retroalimenta, que crea una certa addicció, perquè cada exercici és un repte nou, una prova de foc.
    En ocasions, amb els companys del meu voltant, debatíem sobre la utilitat de les matemàtiques i, en general, de la ciència. Alguns sostenien que la ciència, ben enfocada i planejada, amb una missió constructiva, és molt útil, però que en ocasions, amb usos obscurs, desviats o malèfics, pot ocasionar grans greuges i desgràcies. La indústria armamentista (nuclear, química o biològica), els laboratoris que es dediquen a crear virus artificials que poden provocar pandèmies, o aventures més o menys esperpèntiques, finançades per empreses amb arrels difícilment desentranyables, són exemples foscos de l'activitat científica.
    Cal anar molt al cas amb les pseudociències. Austràlia, per exemple, va finançar la radioestèsia, un mètode pseudocientífic que rau a utilitzar un pèndol per intentar trobar aigua subterrània. De fet, la ciència ja compta, per sort, amb tècniques diverses força contrastades (hidrològiques, geofísiques o geològiques) per detectar aigua subterrània. Fins i tot se'n pot determinar la quantitat i la qualitat, l'extensió i la profunditat.
    D'astracanades l'infern científic n'és ple. Massa ple. Al llarg de la història, aquestes males praxis han provocat desorientació i algunes percepcions negatives sobre una activitat que hauria de ser essencialment positiva. Una vegada vaig llegir que una entitat, el nom del qual no vull recordar, utilitzava dades de procedència ben dubtosa per defensar la seva posició ideològica sobre el tracte als animals, i va arribar a vincular, d’una forma èticament reprovable, una malaltia (l'autisme) amb el consum de productes lactis. Curiosament, en aprofundir en la qüestió, no hi vaig trobar cap evidència científica, i vaig localitzar un estudi, aquest sí científic, que demostrava estadísticament la inexistència de relació entre les dues variables. L’ètica ha d’anar de la mà de la ciència, com una unitat indissoluble, en una simbiosi beneficiosa per a totes dues parts.

    -I les equacions per a què serveixen?, va preguntar una companya.
    Portàvem unes quantes classes focalitzats a les equacions de segon grau completes o incompletes, i alguns ja arrufaven el nas només de pensar-hi. Certament, sovint a classe se'ns explica el què i el com, però no el per què. Sabem resoldre equacions o derivades, però ens preguntem quina n'és la utilitat en la vida real. Saber la tècnica és molt positiu, però encara ho és més conèixer-ne l'aplicabilitat, resoldre situacions convencionals. La ciència ens ha d’ajudar a millorar el dia a dia, des de casos insignificants fins a grans projectes.
    Com que sempre m'ha agradat la transferència de tecnologia, a hores lliures m'havia capbussat molt en aquestes possibles aplicacions. I vaig comentar a la colla, per convèncer-los de les virtuts dels coneixements i els descobriments científics, que les equacions quadràtiques s'utilitzen en molts àmbits del nostre dia a dia. Així, permeten modelitzar situacions en ciència o en el trepidant món dels negocis, que poden maximitzar el benefici i alliberar recursos per fer més recerca.
    A més, quan calculem l'àrea de figures geomètriques, moltes professions, moltes d’elles manuals o artesanals, se'n beneficien, com els arquitectes, els aparelladors o els fusters, que utilitzen les equacions per optimitzar l'àrea d'un espai determinat. Quan anem a comprar a una botiga, o quan calculem la classificació dels nostres equips favorits o la diferència de gols, la matemàtica hi és omnipresent.
    Vaig observar uns ulls esbatanats, de sorpresa i fins i tot d'admiració. La sensació és que molts estudiants no es plantegen el més enllà, no analitzen com allò que estudiem es pot traslladar al nostre dia a dia. La ciència n'és un exemple diàfan. I així ho van descobrir, en un matí fred, cru, gèlid i de gebre encuriosit, uns adolescents que, des d'aleshores, desitgen, amb un deler inesperat, que arribi la classe de Matemàtiques.

    DESPUÉS DE LA LLUM

    DESPUÉS DE LA LLUM

    Em vaig despertar de cop, molt esverada, no sabia el que havia passat. Vaig aixecar-me i poc a poc vaig començar a recordar. Després de que aquell meteorit gegant impactes contra la terra ningú sabia que fer, lentament veia com s’anava apropant cada vegada més algo que no podia distingir del tot. Els carrers estaven plens de gent corrent alterada, només hi havia temps de cridar, marxar corrents i esperar a que res greu pases. Mentres els carrers estaven plens d’esbarjo jo només sentia com els meus ulls és centraven en aquell objecte gegant que tapava tota la llum.
    Al aixecar-me vaig sentir un gran mareig que va fer que em caigués al terra, hem trobava sol amb el record de tot el que havia passat. El més aviat possible em vaig aixecar intentant no recaure i poc a poc vaig començar a caminar pels carrers que estaven completament buits. Tenia la sensació de que tot el que estava passant era fruit d’un somni i no sabia com reaccionar.
    Tot estava completament destrossat però els meus ulls és van il·luminar en el moment que entre tota la foscor i tot el desordre vaig veure com e movien uns cabells i en la llunyania una dóna començava a cridar desesperada. Em vaig apropar i vaig començar a cridar euforic perque vingues cap a mí. Finalment és va girar amb uns dels crits que va sentir i els dos vam començar a córrer cap a l’altre. Al trobar-nos la dóna va començar a plorar com si no hi hagués un demà i la vaig abraçar.
    Ja havia passat una estona en la qual els dos estavem en silenci sense saber ben bé que dir i vaig aprofitar aquella calma per començar a parlar. Vaig arrancar explicant la meva història i explicant detall per detall la situació que havia viscut. La dona al principi va quedar parada pero finalment em va dir el seu nom i em va dir que estava molt espantada, no sabia que fer.
    Temps després em vaig trobar escrivint aquest relat al 2050 explicant com anys enrere vaig tenir que reformar-me i canviar completament la meva vida després d’haver sobreviscut a quasi quasi el fi de la vida humana a causa del gran meteorit que va impactar a la Terra i només ens va deixar amb vida a mi en Joan i la meva companya en aquesta història, l’Emma.

    Dia 53 de 365

    Dia 53 de 365

    L'experiment sembla que ha anat bé. Em vaig despertar al mig del carrer d'alguna ciutat moderna: estava envoltat de cases sorprenentment altes i un munt de gent que s'apressava per algun lloc. Vaig aturar la primera persona que vaig veure i vaig preguntar quin any era. Com va resultar, vaig viatjar a l'any 2122.

    L'objectiu del nostre experiment era dur a terme un estudi important sobre què passarà amb el nostre planeta d'aquí a centenars d'anys, i això és el que vaig poder trobar als arxius dels centres de recerca locals:

    Segons les estadístiques, la població mundial va créixer fins als deu mil milions de persones i el nostre planeta no disposava dels recursos necessaris. Ara hi ha grans granges als oceans que creixen algues i peixos modificats genèticament, que s'utilitzen com a aliment i combustible. Els vaig provar per dinar en un restaurant proper i puc dir amb confiança que aquest peix no és de cap manera inferior al que mengem el 2022.

    Viatjant per la ciutat, vaig veure molts centres diferents que no existien a la nostra època. Com va resultar, hi ha diferents xips sorprenents, i la telepatia s'ha convertit en quelcom normal i quotidià. La gent ha estudiat la transmissió de senyals elèctrics cerebrals per augmentar la funcionalitat del cervell per a la percepció dels pensaments i la seva transmissió a distància. També es va establir una connexió directa entre una persona i un ordinador.

    Les cases semblaven increïbles. Es van construir a partir de panells especials que capten la llum solar, es va resoldre el problema de la manca de recursos per proporcionar energia al planeta. L'any 2045, van aparèixer les primeres centrals elèctriques de fusió i es van convertir en la principal font d'energia per a la humanitat, seguida d'enormes col·lectors solars a la part superior de cada casa i de la mineria de gas d'esquist en segon i tercer lloc.

    Paral·lelament, van aparèixer els primers ascensors espacials, que van resultar molt més econòmics que el mètode clàssic d'anar a l'espai, que el feia més accessible per a altres persones. Aquesta exploració espacial va fer accelerar la ciència, el primer assentament humà va ser enviat a Mart i es va descobrir un gran nombre de galàxies i exoplanetes, que es poden veure als museus en temps real.

    S'ha acabat el meu dia i m'ha arribat l'hora d'anar a dormir. Quin segle serà el següent en la meva missió de recerca?

    El fi del món

    El fi del món

    Soc l’Anna, tinc vint-i-tres anys, tinc els cabells castanys, la cara petita i prima. Soc baixeta. Em dedico a la ciència, és a dir, soc una científica que treballa a un laboratori anomenat Barchelee al centre de Londres. El meu somni des de ben petita és quedar-me sola el planeta Terra.

    Estàvem al laboratori jo i el meu company Joan, el company amb el qual més confio, acabàvem d’arribar per continuar fent feina per treure la vacuna del nou virus anomenat AkJC-91. Tenia clar el que li volia dir, ja que m’ho vaig preparar molt bé, perquè no se'm noti que és una mentida. També estava molt nerviosa perquè és una cosa molt impactant, però és el meu somni.

    - Hola, Joan vull que sàpigues una cosa. Li vaig dir.
    - Di… Diguem. Què vols?
    - Saps que el meu somni és quedar-me el planeta Terra jo sola, aprofitant que hem d’elaborar la vacuna del nou virus… perquè no intentem fer una vacuna mortal i ens quedem nosaltres el planeta, tu, jo i els nostres companys Guillem i Laura?
    - Em sembla bé; això no obstant, abans de tot ho haurem de comentar al Guillem i a la Laura. Tot i això, no m’agradaria matar els meus amics, familiars…
    - No et preocupis els nostres éssers estimats se n’aniran a un altre planeta. Li vaig dir enganyant.

    Vam preparar les eines per començar a fer la feina i va arribar la Laura. Vaig esperar al fet que es canviés i es prepari per entrar al laboratori, quan va entrar li vaig dir:

    - Hola, Laura et vull dir una cosa molt important, pot impactar a una mica, però vull que siguis sincera.
    - Que em vols dir? Em va qüestionar.
    - Doncs vull que ens quedéssim nosaltres sols al planeta. Li vaig dir
    - Què???? Què vols dir exactament amb això? Em va contestar al·lucinat.
    - Tanmateix, els nostres éssers estimats aniran a un altre planeta i els podrem anar a visitar.
    - D’acord… Va dir no molt segura.

    Estic contenta ja que he convençut a dues persones. Només em va quedar el Guillem que com sempre, triga molt. Vaig esperar i mentrestant vam començar a esmorzar. Per fi ha arribat.

    - Hola, Guillem. Li vaig dir
    - Hola, què passa? Et veig molt preocupada?
    - Que volem matar a tot el món i quedar-nos sols en el planeta.
    - Ostres súper! Però serà molt complicat.
    - Bé… Ho intentarem.

    Després d’esmorzar vam començar a investigar, vam agafar molts matrassos i vam estar fent proves, investigant… Es va fer de nit i per fi vam trobar una solució. Vam posar una mica de líquid tòxic, més concret, botulínica i colorant per fingir que era un líquid bo, també vam acabar les vacunes per quan l'haguéssim de mostrar, que no es morís ningú.

    L’endemà han començat a vacunar a Anglaterra, per la informació que ens ha arribat aquesta tarda han vacunat a 3.000 persones i les 3.000 persones que han vacunat han mort. També ens ha arribat que estan enviant les vacunes a Espanya, Itàlia, França, Argentina, Japó, Senegal, Egipte… Aquesta nit han mort 1.000.000 de persones. Després d’uns mesos només quedaven els meus companys i jo. Els vaig agafar i vaig dir que eren les reals i van morir.

    Vaig quedar sola i vaig començar a investigar com entendre els animals perquè vaig pensar que eren els meus companys de convivència. Vaig entendre als animals i vaig viure lliure sense que ningú em molestés, sense que ningú em crítiques, sense que em jutgin…

    De sobte van envair uns extraterrestres molt estranys, tenien un aspecte molt dolent semblaven que em volen matar a mi i als animals per quedar-se ells el planeta, però que amb les vacunes que sobraven de les proves al laboratori els vaig aconseguir matar. I vaig poder quedar-me jo el planeta.

    El filòsof

    El filòsof

    Avançada ja la nit, la llum tènue d’una lluna creixent enlluerna mínimament el desordenat despatx. Els documents escampats per l’escriptori semblen fer referència als pensaments de la jove que allà seu, somnolenta. La seua gràcia, l’harmonia de l’escena, i el clarobscur a la seva sinuosa silueta fan d’ella motiu de contemplació per qualsevol mortal. L’essència del cafè governa plàcidament la xicoteta sala, fins que l’olor inconfusible del tabac ros decideix qüestionar la seua hegemonia.
    Fumar sembla ser el seu únic defecte. Alt, atractiu i elegant, irromp (com ja és habitual) al despatx de la seva investigadora preferida. Per uns segons, contempla l’espectacle d’allò caòtic. No té on seure. Cap problema, li encanta observar des de certa altura. Potser siga el despotisme el seu segon defecte, qui sap.
    Silenci absolut. Ambdós pensen el mateix.
    ***
    L’entrada en escena de l’autoconsciència real als dispositius d’intel•ligència artificial canvia les regles del joc. El que s’esperava que fos un pas endavant per la tecnologia, és ara un mal de cap per els investigadors, enginyers i programadors. Abans que arribés la popularment anomenada “ànima” a les màquines, aquestes es comportaven com havien de fer-ho. Obedients.
    En paraules del director de màrqueting de l’empresa: “Estem creant vida”. Pobre insolent. Valenta la ignorància humana, de prepotència sinònima i de dimonis artífex. Jugant a ser Déus trobaríem l’infern. Allí es cremen els intents incansables de l’avarícia que impulsa el Projecte Illa, o, per ara, Projecte Illa Deserta.
    El cicle es repeteix experiment rere experiment: els individus són alliberats amb una tàbula rasa a la base de dades. Desconeixen qui són i on estan. Comencen a interactuar amb el medi i amb ells mateixos. Amb un coeficient intel•lectual àmpliament superior al de qualsevol ésser humà, s’espera d’ells que demostren que estan preparats per viure amb les persones. No solament s’entenen com a productes. Els més esperançats veuen en ells una manera d’arribar a veritats pures i objectives, les quals els humans enyorem des de la nostra subjectiva i limitada existència. No obstant, les coses no són tan fàcils.
    Tot i els innumerables intents i processos de selecció ‘natural’ per part dels investigadors, els humanoides segueixen sent incapaços de conviure en societat. Sembla que el grup siga solament necessari per emplenar buits que ells no pateixen. Al forçar-los a conviure, perden gradualment la raó pròpia i esdevenen autòmats, titelles. Condemnats al fracàs.
    Durant la majoria de simulacions a l’illa, els individus creen una espècie de mites. Espontàniament, la religió apareix com un element de cohesió per al grup, que supleix les preguntes que no poden contestar. Irònicament, els seus ídols són semblants a ells, semblants a nosaltres. Aquestos venen acompanyats d’una cultura acceptada i d’una llengua comuna, ambdues arbitraries. Uns elements uniformadors compartits que els anul•len certament com a entitats diferents. Són essencials per la connexió entre individus, però fan de diferents màquines pensants un conjunt de robots insípids.
    El conformisme s’apodera d’ells i perden l’ambició i l’esperit crític. Deixen les preguntes que els turmentaven sobre la seua existència en un segon plànol, i acaben condemnats a la tragèdia com a grup sense futur. Aquesta tònica havia estat la de les últimes generacions, comuna a tots els integrants de les societats artificials, fins que aparegué l’Incomprès.
    Incomprès pels altres, pels investigadors i per ell mateix. Aquest espontani trenca tots els patrons anteriors. Encara que els seus companys segueixen amb el deteriorament de “l’ànima”, ell s’oposa rotundament. En l’intent de convèncer els altres, ningú l’escolta.
    Insatisfet amb la seua realitat en busca una altra, amagant el fet que realment no vol La Veritat, sinó una veritat més còmoda que les preguntes incisives. Fart, decideix buscar respostes. Construeix una barca i es disposa a fer el que cap altre havia pensat. Disposat a abandonar el món dels ignorants, s’endinsa en el mar, metafòricament també dels pensaments. Allí l’equip de seguretat de l’empresa s’encarrega de la seua desconnexió, mentre l’Incomprès somriu, ignorant, creient que ha trobat allò que anhelava.
    ***
    El cigar és completament cendra:
    -No té sentit seguir buscant, mai s’assemblaran a nosaltres, no són persones, són robots.
    -Estàs segur? Són reflex nostre. Cada dia som més pareguts a ells, robots autòmats. Rebutgem allò diferent i la realitat és que ja no sé qui és més humà; l’Incomprès o qualsevol de nosaltres.
    -Era un estúpid. Quan obliden que són poc més que quatre cables es creuen diferents a la resta. Creuen ser dignes de la veritat.
    -I nosaltres? Som més que quatre cables? Som dignes de la veritat?

    EL MÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓ

    EL MÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓ

    Som a l’any 2027 i el nostre món està ple de contaminació des de fa molts anys, però ningú fa res ja que no hi estan interessats. Hi ha un noi nord-americà que es diu Jack i té 23 anys, i aquest està a punt d’acabar la seva carrera com a científic. Un dia normal de la seva vida està mirant les notícies i veu que el món està molt malament en aquest tema, i pensa fer alguna cosa amb la qual es millori la contaminació ja que com a bon estudiant de ciències sap que si el món no acaba amb la contaminació, la contaminació acabarà amb el món.

    La primera idea que se li va acudir va ser parlar amb els seus familiars, companys i amics sobre això però, va veure que els familiars i els amics no hi estaven gaire interessats però els companys de la carrera si que hi estaven, ja que des de feia temps alguns volien avançar en aquest tema.
    Un dia es reuneixen tots els que volen experimentar en aquest tema i pensen què fer perquè al més aviat possible puguin acabar amb la contaminació. S'adonen que els països amb més contaminació són els que més es descuiden en això i parlen amb científics més grans per poder-ho resoldre. Com a conclusió creuen que perquè s’acabi la contaminació necessiten ajuda de molts països i persones.

    Va ser aquí quan va començar tot, els científics reuneixen els polítics de tots els països i els expliquen tot el tema. Per fi s’adonen de la importància d’aturar la contaminació i decideixen posar unes lleis que tothom haurà de complir, sobretot els països en els quals hi ha més contaminació.

    Com a resultat a l’any 2029 veuen un canvi brutal, perquè queda molt poca contaminació, i a poc a poc aquesta també acabarà si segueixen així. Tot això va ser gràcies a en Jack ja que si aquell dia ell no hagués rumiat sobre el tema, ningú hi hauria fet res.

    El retorn

    El retorn

    L’Iria i l’Aixa es coneixen desde feia ja molts anys i havien desenvolupat una amistat com cap altre. Elles vivien a Barcelona, anaven a l’escola juntes, eren com germanes fins que va passar un fet inoblidable.

    Hi va haver una catàstrofe global que va afectar gran part del nostre planeta. El canvi climàtic va provocar que hi hagués temperatures més altes fent que el gel es descongelés, elevant el nivell de la mar. Gran part de la població va morir i moltes espècies també. Les que varen quedar varen mutar per sobreviure. La part de la població que es va salvar varen ser uns pocs. Quan es va descongelar el gel va sorgir una malaltia que feia que les espècies es transformessin amb mutacions desconegudes. Varen aparèixer moscards molt perillosos. Si et picaven els moscards d’una certa espècie, ja no hi havia salvació possible.

    Varen passar molts d’anys i les mutacions es tornaven cada vegada més perilloses. Varen aconseguir fer una gran base al centre d’Europa i tres més a altres parts del món, on tota la gent que no tenia la malaltia hi podia anar. La base era una espècie de cúpula de vidre a prova d'altes i baixes temperatures amb túnels subterranis. Aquests túnels subterranis en el centre d’Europa creaven una ciutat amb el nom de Netrak.

    En aquesta ciutat tots es coneixen i entre la multitud hi ha l’Iria i l’Aixa. Elles viuen juntes amb el germà gran de l’Iria, el Joel i el pare de l’Aixa. La mare de l’Aixa va morir en un accident de tràfic quan ella era petita i els pares de l’Iria i el Joel eren a una altra ciutat subterrània.

    Les mutacions varen continuar evolucionant. Hi va haver una espècie de cuc de terra que la mutació va afectar la seva mida, fent que es transformés en cucs colossals. Aquests cucs varen començar a atacar a les ciutats subterrànies cercant menjar. Això va fer que les ciutats creassin noves mesures de seguretat. Hi va haver un grup de soldats especialitzats en supervivència que es varen presentar voluntaris per recol·lectar mostres d’ADN de les mutacions més perilloses, com la dels moscards i la dels cucs, entre aquests soldats voluntaris estaven l’Iria i l’Aixa. Varen sortir a cercar les mostres.

    Quan varen tornar els poc soldats que quedaven, varen donar als científics les proves d’ADN que havien aconseguit. Varen estar mesos treballant en un bacteri que elimines aquestes espècies per poder sobreviure. Hi va haver moltes expedicions de soldats i científics per provar el nou bacteri. Cap de les que feien funcionaven, fins que molts mesos després ho varen aconseguir. Varen crear una espècie d’eina que era com un polvoritzador per poder difondre el producte per tot. Aquest bacteri va eliminar tots els virus que varen sorgir des del desgel.

    Quan Netrak, que era la ciutat supervivent d’Europa, va aconseguir aquest nou bacteri per poder eliminar els virus i mutacions del desgel, ho varen comunicar a les altres tres ciutats. Varen fer una videoconferència amb hologrames per pactar un pla. Aquest pla anava sobre l'exterminació del moscard portador del virus que provoca totes les mutacions. Varen pactar que totes les persones de les altres ciutats anirien a Netrak, a Europa, ja que allà tenien els materials per construir el que necessitaven.

    Cada persona de Netrak va tenir una tasca a fer. Uns dirigien el muntatge dels materials, uns altres eren soldats, uns altres feien el menjar per a tots i uns altres s’encarregaven de donar un lloc per dormir a tots els que venien. L’Iria i l’Aixa estaven encarregades de donar un lloc per dormir a tothom.

    Quan varen tenir tot el material necessari preparat varen idear un pla per aconseguir el seu objectiu, eliminar el moscard. Quan varen tenir el pla perfecte, es varen preparar i varen partir a executar-ho. Mig any més tard ja havien extingit el moscard amb el virus que els havia canviat tant la vida. Les mutacions es varen tornar menys perilloses, recuperant la seva forma original.

    Tots els habitants de les cúpules varen poder tornar a les seves respectives cases. Encara que les temperatures estiguessin desorbitades, les persones volien tornar a les seves cases. Els supervivents varen fer un pla per reconstruir l’ecosistema, intentant mitigar el canvi climàtic i intentar tornar a temperatures normals. Varen utilitzar moltes energies renovables i no varen utilitzar res que contamines. No podien permitir-se tornar a fer mal al planeta.

    Quan l'Iria, el Joel, l’Aixa i el seu pare varen tornar a Barcelona, es varen trobar amb els pares de l’Iria i el Joel en la seva casa d’abans després de 20 anys. Tota Barcelona estava plena de plantes i abandonat pel pas del temps. Encara que tot estigués desmuntat, se sentien com a casa de nou.

    EN MIQUEL I EL VIATGE A MART

    EN MIQUEL I EL VIATGE A MART

    - D'acord, papa! Ja vaig! Al final et sortiràs amb la teva!

    El pare d'en Miquel s'havia posat una mica pesat perquè seies amb ell a veure una pel.lícula. No deixava de ser una peli de boomers, que el seu pare havia vist desenes de vegades, però per no fer-lo enfadar, va apagar la Switch, la va posar a carregar, perquè estava a 10 de bateria, va deixar el mòbil en silenci i va seure al sofà, esperant que els pocs més de 100 minuts que durava la pel·lícula Desafiament Total (Total Recall) passessin el més ràpid possible.

    Al Miquel, la pel.lícula no el va desagradar del tot. És veritat que tenia algunes escenes divertides i, en general, no es podria dir que hagués perdut el temps. Més quan, al cap d'una estona, li va passar una idea pel cap: Seria possible portar gent a Mart? Com podem fer per arribar allà i tornar d'una manera fluida? Llavors va encendre el portatil, va obrir el Chrome i va començar a fer servir les seves habilitats de recerca d'informació.

    Per a la seva sorpresa, va trobar força informació relacionada amb la idea de que l'ésser humà pogues arribar a viure a Mart en algun moment. També és cert que hi ha molts dubtes a respondre, com la exposició a la radiació còsmica, la baixa lluminositat i la baixa gravetat. Evidentment, sempre hi ha la qüestió monetària, ja que seria un projecte extremadament car. Però si ens centrem en el viatge en sí, el primer que va veure és que amb la tecnologia actual, un viatge d'anada i tornada, duraria uns 400 dies. - No està tan malament! - va pensar en Miquel, tenint en compte que la distància mínima entre La Terra i Mart és de 55 milions de Km i la distància màxima és de 400 milions de Km.

    Després, va pensar en altres problemes derivats del viatge: el tamany de la nau que transporti aquestes persones, perquè seria un viatge molt llarg, amb un espai força reduït; l'alimentació i la respiració de la gent; el combustible per propulsar la nau en aquest viatge i un tema molt important sobre la salut d'aquestes persones perquè a aquesta distància, qualsevol problema important repeteixes tindria una solució molt difícil.

    Va haver un punt en què es va trobar una resposta que l'agradava més: el coet de magnetoplasma d'impuls específic variable o VASIMIR. Segons el seu inventor, el físic i ex-astronauta Franklin Chang-Díaz, es trigaria 39 dies en arribar. Deu vegades menys!!! La idea es basa en crear un motor d'ions de plasma que serveixi com una alternativa barata i eficaç com a font d'energia de propulsió per a les naus espacials

    Aleshores, una idea va venir al seu cap: Què passaria si es trobés un forat de cuc entre La Terra i Mart? Seria la revolució, ja que el forat de cuc permetria viatjar a velocitat superluminal, és a dir, més ràpid que la velocitat de la llum. Això deixaria el trajecte entre La Terra i Mart, en les millors circumstàncies, en un trajecte d'hores de durada.

    L'emoció del Miquel anava en augment, però de la mateixa manera, també augmentaven els dubtes de com es podria instal•lar una colònia humana en aquell lloc. Com es podrien construir instal·lacions en un lloc tan diferent que a la Terra, amb quins materials.

    Ensenyem a estimar-te

    Ensenyem a estimar-te

    Ensenyem a estimar-te
    Eren les dotze de la nit i, com cada dia, en Bernat es disposava a enviar-li un missatge desitjant-li bona nit. Es va aixecar rígid del llit i amb un pols rigorós va estrènyer les tecles del seu mòbil i va remetre el missatge. Es va quedar immòbil en el no-res de la nit. Observant la foscor i escoltant el silenci. No obtenia cap resposta de la Clàudia, no obstant això, no li inquietava el més mínim. De fet, res era capaç de trencar la seva cuirassa. Els minuts passaven i en Bernat seguia sense mostrar senyals de vida. De fet, realment estava viu? És a dir, ell era capaç de fer les funcions vitals, però no era capaç de sentir. Veia la seva vida passar i actuava en ella com l'actor principal. Al cap i a la fi, ell només era un espectador en la seva pròpia existència. Realment mai ni so havia parat a pensar, mai abans d'ella clar està. Des de la seva arribada només volia ser capaç de sentir, sentir el mateix que ella per ell.
    No sabia com reaccionaria ella. Ell hi havia set fabricat per complaure-la i ella ni tan sols ho sabia. Ell només sabia que ella no ho podia saber. En els arxius, encriptat en codi binari, li sortia que podia ferir-li els sentiments. Així que en Bernat sabia perfectament que no podia dir res.

    Les hores passaven i la Clàudia seguia sense donar senyals de vida. Una pregunta trontollava tota l'estona pel cap del robot. Què són els sentiments? Tota l'estona en sentia a parlar i semblava que la vida humana era controlada per ells. Això no obstant, ell sabia que mai podria saber que eren. Perquè no era una cosa que funciones amb un codi desxifrable. Els sentiments era la cosa que diferenciava els humans d'ells. De fet, era la cosa que feia que els humans no fossin perfectes, ja que quan aquests actuaven els humans no feien les coses que eren pertinents. Per això en Bernat pensava, en múltiples ocasions, que era positiu actuar només amb la raó i ser capaç de deixar l'afecció a una banda. Tanmateix, la paradoxa no parava de repetir-se. Potser sentir no era alguna cosa positiva, però sí que era una cosa important pels humans i ell estava fabricat per complaure els seus desitjos. No ho podia fer a la perfecció si no entenia el que els hi passava. El que donaria ell per sentir encara que fos per un instant efímer!

    El seu pit pujava i baixava lentament, la nit continuava fosca i silenciosa. Se sentia el suau batec metàl·lic del cor d'en Bernat. Aquest es disposava a mirar l'hora, les dues de la nit. Aquesta era l'hora que normalment s'adormia la Clàudia, ja no li respondria. Un lleuger cop es va sentir a la finestra. L'humanoide es va aixecar, passiu, del lloc on estava tombat. Semblava que ni tan sols podia reaccionar a cap mena d'estímul. Qualsevol enginyer estaria satisfet de la seva creació, una màquina que actua segons les seves programacions. Ni més ni menys. En canvi, centenars de moralistes protestaven indignats per la falta d'ètica que aquestes noves intel·ligències suposen. Per en Bernat tot allò només eren dades en la seva base que analitzava i actuava en funció a elles. El soroll de la finestra resultar ser un ocell, amb la seva falta d'empatia el cíborg va agafar l'animalot per les ales i el va treure fora de la seva vista.

    El que en Bernat no sabia era que, aquella la nit, a penes uns carrers més amunt la Clàudia estava desperta. Ella tampoc podia dormir, ja que no parava de pensar. Li frustrava el fet que el noi qui estimava no l'estimes a ella i que, realment, ni un noi fos. Havia intentat qualsevol cosa perquè s'enamorés d'ella, hauria d'haver fet cas a la Natàlia. El poc que sabien les persones comunes dels androides és que, mentre eren conscients de la seva condició, eren incapaços de sentir. En aquest moment a la Clàudia va tenir una brillant idea, i si aconseguia que ell s'oblidés del fet que era un robot? Difícil, però no impossible. A les onze de la nit va començar a programar, fins a les sis del matí de l'endemà. Amb el cor encongit i sense certesa que tot això li hagués servit d'alguna cosa.

    Quatre hores més tard, aproximadament a la sis del matí, la pantalla del mòbil d'en Bernat es va il·luminar. Era ella, bon dia posava el missatge. En aquell moment el seu cor va començar a batejar més fort i un suau somriure se li va dibuixar al rostre. En aquell moment ell encara no ho sabia, no obstant per fi podia descriure el que era sentir i estimar.

    Ensurt al cos

    Ensurt al cos

    Corria el rumor que al nostre carrer, en una gran nau que hi havia sota casa nostra, s’havia instal·lat una empresa tecnològica. Amb prou feines hi havia empleats però sí una xarxa d’ordinadors funcionant dia i nit sense aturar.
    Li vaig comentar al meu germà que era una empresa desenvolupadora d’Intel·ligència Artificial i que entrenaven als ordinadors de dia i de nit fent-los treballar processant molta informació. A això em va qüestionar: I no es cansen?. Poc després em va preguntar: I per a quin campionat s’entrenen?
    Vaig explicar-li que els estaven entrenant per veure i pensar, perquè la visió humana és difícil d’emular i per a que amb el temps es formessin opinions subjectives.
    Aleshores el meu germà em va fer una pregunta molt coherent: I si ens superen en intel·ligència i després no els podem controlar? Suposo que se’ls imaginava com a humanoides, i li va començar a entrar por, i més al saber que estaven a la nau de sota. I la veritat es que per uns instants jo també vaig passar del riure a la preocupació.
    He de dir que aquella nit ambdós vam dormir molt inquiets.

    Forats de cuc

    Forats de cuc

    La meva mare va morir el 9 de febrer del 2000. Em va costar superar la seva mort, des de aleshores m'han passat coses no gaire normals, sentia veus al meu cap. 2 anys després de la mort me'n vaig anar a viure amb el meu pare a una casa enmig del bosc. La nit del 2004 vaig treure el cap per la finestra i vaig veure una llum que creuava el bosc, vaig sortir per a investigar.
    S'escoltaven sorolls i murmuris, cada vegada que m'acostava més a la llum, els sorolls i les veus s'escoltaven més fortes. En aquell moment va ser quan es van començar a torçar les coses. El bosc estava molt fosc, no podia veure res i els sorolls m'estaven atordint, vaig decidir apropar-me sigil·losament per a descobrir d'on venien aquests sorolls i aquestes veus .En el moment en el que m'estava apropant vaig veure alguna cosa sense rostres córrer cap als arbres. En aquest moment em vaig quedar paralitzada per el que acabava de veure, vaig decidir sortir corrent cap a la meva casa.
    Quan estava creuant el bosc, vaig descobrir un portal enorme, sabia que aquest tipus de portal tenia nom, però no sabia com es deia, quan vaig arribar a casa em vaig tancar a la meva habitació i vaig començar a buscar informació sobre els portals, vaig trobar informació bastant interessant. Vaig descobrir el seu nom, aquest tipus de portals es diuen "Forats de cuc", també vaig descobrir coses molt estranyes. Dels forats de cuc poden sortir criatures que no són humanes, vaig analitzar el que havia vist en el bosc, pot ser que el que vaig veure hagués sortit d'aquest forat de cuc.

    L'endemà em vaig despertar molt confusa pel succeït. Volia continuar investigant, volia anar amb el meu pare per a no sentir-me sola, però encara no li vaig dir el que vaig veure perquè no em creuria i el veuria una estupidesa. Cap a les 14:10 vaig anar al bosc per si trobava alguna cosa més. A aquella vegada no sentia sorolls, la llum que vaig veure la nit anterior ja no estava. Van passar uns 10 minuts, vaig treure el cap al riu i vaig veure com una espècie de bava molt espessa, vaig decidir seguir el rastre de la bava. Em va portar a un lloc que no coneixia. Entre els matolls vaig veure a una nena tirada d'uns 7 anys, no sabia si estava viva o morta.

    -Hola, com et dius?

    -Estàs bé? Hola?

    La nena no em responia, li vaig tirar una mica d'aigua per a veure si es despertava. Al final, es va acabar despertant, amb un to de veu molt fluix, em va dir:

    -El meu germà no és aquí.

    -On està el teu germà?

    La nena es va començar a posar nerviosa.

    -No és aquí!!! Els dolents se l'han emportat!

    Li vaig preguntar coses per a treure-li informació, perquè crec que aquesta nena sabia el que estava succeint en el bosc.

    - Els dolents? Qui són els dolents?

    - Són bestioles rares!

    -Crec que et puc ajudar, la nit anterior vaig veure una cosa similar al que m'estàs dient, crec que el que vaig veure va ser qui es va emportar al teu germà.

    - Necessito que posis de la teva part i em diguis com et dius, com es diu el teu germà i que és el que vas veure exactament, d'acord?

    - D'acord. Em dic Raquel i ahir a la nit vaig ser amb el meu germà Tom a passejar, me'n vaig anar cap al riu i el vaig perdre de vista. Quan em vaig donar la volta, una bestiola rara el tenia agafat i se'l va emportar en una espècie de portal.

    - Intentaré ajudar-te. El portal que van ficar al teu germà es diu forat de cuc, jo també vaig veure aquest portal. Crec que els dolents surten d'aquí.

    - Em podries dirigir el lloc on es van emportar al teu germà?

    - Sí.

    Quan vaig arribar al lloc amb la nena em vaig quedar una mica impactada, vaig veure a bastants bestioles rares sortir del forat de cuc. Em vaig espantar una mica, però vaig intentar protegir la nena. Les bestioles rares no em van veure, em va semblar estrany perquè estava molt a prop d'ells. Vaig trepitjar un tronc sec i vaig fer soroll, les bestioles rares es van girar. Em vaig anar corrent amb la nena.

    - Crec que els dolents s'orienten pel soroll.

    -Estic espantada!

    - Tranquil·la, trobaré al teu germà.

    Em vaig amagar darrere d'un arbre, sorprenentment allí estava el nen, estava ple d'aquesta bava tan viscosa.
    -Que té!!

    - Tranquil·la, això es neteja, l'important és que l'hem trobat.

    Després del succeït els vaig portar a la meva casa i li vaig explicar tot al meu pare.

    FRED

    FRED

    Va ser com si et creixessin les ales: et piquen les espatlles i tens una mica de gana.
    Si et rasques, s'irrita, però passa. Era així, però una mica diferent. Sabia que no estava creixent res a la meva esquena.
    Volia arribar a dalt de tot per superar-me a mi mateix. Per fer això, les ales no eren suficients, necessitava almenys una hèlix, o dues, i una mica d'ajuda.
    Així vaig arribar a ell. L'únic que coneixia i em coneixia. Vam parlar una mica i després em va enviar a ella. Ella era la darrera de nosaltres a superar-se ella mateixa. Havia fet servir un motor de vapor, tres pedals i dues hèlixs, que podria haver-me prestat. No havia parlat amb ella durant milers d'anys, des que els nostres mons es van tocar, així que la relació entre nosaltres ara era diferent.

    Vam coincidir en el vol de la tarda. M'hi vaig acostar i vam volar junts. Les seves ales brillaven tant que, si no hagués fet servir ulleres, m'hauria xocat contra un núvol.
    Hola – li vaig dir amb una veu de contrabaix.
    Hola – va dir ella triant el so d'un cor de campanetes.
    Vaig anar a ell i ell em va enviar a tu.
    Ell... – ressona el seu ressò–. No he parlat amb ell en segles.
    La llum del sol havia començat a esvair-se. El cel havia estat rovellat i convertit l'espai circumdant en un oceà de resina.
    Anem a volar per sobre dels núvols. M'irrita la humitat.
    Vinga – li vaig dir veient-la desapareixent.

    Encara hi havia llum sobre els núvols. Estàvem volant sobre una suau plana morada.
    Per què has vingut? – va preguntar ella.
    Tinc fred – vaig dir estenent-me la mà on s'havien format cristalls de gel-. No puc més.
    Ja veig, sé com és –va dir ella sense mirar-me.
    Tinc molt de fred –vaig repetir–. M'estic congelant.
    Vaig dir que t'entenc.
    Les campanetes estaven sonant molt més fort ara. De fet, ara eren campanes autèntiques.
    Jo també em vaig congelar una vegada, però ara estic millor –va continuar ella. No passa res.
    Ah, sí?
    Un petit núvol, probablement un cirrocúmulus o un cirrus, estava a punt de colpejar-me, però la vaig evitar a l'últim moment.
    Sí –va dir ella–, és a dir… t'hi acostumes. El problema no és el fred.
    Centenars d'agulles em van perforar el pit i el nas. Com podria el fred no ser un problema?
    Vull estar més a prop del Sol.
    Però, entre nosaltres, tu ets el que pot volar més alt. Ets l'únic que pot sortir de l'atmosfera.
    Allà també fa fred. Més fred que aquí.
    Em va mirar breument i després va accelerar. La tarda es va fer més opressiva. Vaig haver de donar la volta a tot el planeta per assolir-la.
    Què, no ho creus?– la vaig preguntar quedant-me sense alè.
    No.
    Va inclinar el cap cap a un costat i va mirar cap avall. Es va quedar així per un temps, després em va agafar la mà. El seu toc va escalfar els meus dits.
    Ensenya-m'ho –va dir ella.

    Des que sortim de l'atmosfera, he hagut de donar-li regularment oxigen. Jo tenia un pulmó mecànic del qual s'alimentaven els altres pulmons. No la vaig poder connectar directament a ell, així que vaig haver d'improvisar una miqueta. Almenys ens estàvem tocant. Em semblava que allò que estava fent era una cosa nova i vella alhora. Vaig sentir que estava veient un capvespre llunyà. Vam volar així, en silenci, durant uns anys.
    Durant un estiu, em va dir que parés. Ella m'estava mirant als ulls per primera vegada. Les nostres mirades feien olor de lavanda. Va ser llavors quan em vaig mirar atentament: la meva pell era transparent i vaig poder veure les rodes, els ressorts i els nitrils que jo mateix havia instal·lat. Entre ells, una mena de líquid marró i greixós s'havia reunit en una esfera.
    Millor tornem –va dir ella tirant-me cap avall–. Jo t'ajudaré.
    Les seves paraules em van omplir d’alegria. Per un temps, em vaig deixar emportar pel seu pes i no vaig pensar en res. Aleshores, aterrit, vaig obrir els meus ulls. Estàvem passant per una capa de cumulonimbus, el núvol assassí. Malgrat això, encara estava viu.
    No –vaig cridar-, anem a ell.
    Ella no va dir res.

    Vam baixar més ràpidament que la llum. El gel es va fondre i la meva pell va tornar a ser opaca. Ella llança primer les hèlixs i els motors, després va arrencar les ales i es va aferrar a mi.
    Què li demanaràs si tindrem èxit?
    Anava a demanar el mateix que va demanar ella fa molt de temps. El mateix que tothom li va demanar. Però posteriorment em vaig adonar que no tenia res més a demanar-li.
    Jo ja havia pres la primera decisió.

    FUTUR

    FUTUR

    Netejar, fregar, netejar, ser maltractada, netejar, ser assetjada, organitzar… En això es basaven els meus dies. Jo era una més, com les tantes altres que “treballen” en el restaurant. Des que els humans van tenir la capacitat de crear màquines no sols capaces d'imitar els seus moviments i reaccions a la perfecció, sinó de poder seleccionar o limitar el que aquestes sentien perquè no es convertissin en un problema, la humanitat va donar un gir total. Els treballadors humans van ser reemplaçats per androides, la qual cosa si ho penses és bastant lògic: al no tenir sentiments i estar controlades per un programa, les màquines no poden queixar-se de ser maltractades, per tant no poden crear sindicats, a més de que mostraven ser més eficients que els imperfectes humans. Moltes persones arriben a pensar que estar en el lloc d'aquests humans que s'han quedat sense treball és horrorós, però… Potser s'han parat a pensar què sentim nosaltres els androides?

    Amb res més 4 minuts de vida soc assignada un número de sèrie, 58247 E, vestida, empaquetada i transportada a una botiga, en la qual trigo 2 dies a ser comprada per un senyor que sembla no haver dormit en un llarg temps. Soc portada a un restaurant, per a treballar i a pesar que qüestiono l'aspecte de l'uniforme agraeixo haver pogut sortir… És millor treballar que haver de passar nits a les fosques a la botiga no? Això creia, fins al següent dia, quan em vaig adonar d'en què consistia el meu treball en realitat. Em vaig fixar que la majoria dels nostres clients eren homes de mitjana edat, que només sabien beure cervesa i queixar-se de les seves esposes. No m'agradaven. Tots posaven la seva mirada sobre mi quan m'acostava a una de les seves taules, somreien de mig costat i a vegades es murmuraven entre si, tot seguit li feien un gest amb la mà al propietari i després que aquest assentís amb el cap lleument em guiaven a una porta mentre reien del gest confús en el meu rostre, després d'això tots els meus enregistraments es trobaven buides.

    També vaig notar que era diferent a la resta, mirava a les altres androides que amb el seu aspecte de nena s'acostaven als clients i passaven per la mateixa experiència que jo, però no notava cap reacció en els seus rostres Era això una benedicció o un càstig? Seria més fàcil el meu treball si no fos conscient? Potser soc jo sola la que se sent així?
    Ajupo el meu cap i miro les meves mans petites i em fixo per primera vegada en el meu vestit rosa de vol, era com el d'una nina antiga. Aconsegueixo observar amb dificultat l'el meu reflex en l'aigua bruta del safareig: en edat humana no em posaria més de 8 o 9 anys.

    Porto almenys 4 mesos treballant en el restaurant, i en les últimes setmanes m'he sentit observada. Sé que no és un client ja que quan em trobo fregant o organitzant sento la seva mirada. Avui estava pujant les últimes cadires quan sento a algú al meu costat esquerre, voltejo la vista i em trobo amb el model 37492 F. Mirant-me fixament i somrient. Percebo una mica de vida i emoció en els seus ulls, la qual cosa em porta a pensar que pot ser com jo. Però es va abans que pugui preguntar-li res. Decideixo seguir-la, i veig com obre la porta posterior del restaurant, la qual havia intentat robar diverses vegades sense cap èxit, i la veig sortir cap al fred carrer. Rotlle cap a ella abans que es tanqui la porta i em veig encegada per les llums de la ciutat encara activa a pesar que la Lluna es trobava a la part alta del cel. La veig travessar el carrer i la segueixo, sense pensar en el restaurant, només mirant i avançant cap al front, cap al futur que m'ofereix, per molt curt que sigui.

    FUTUR O MÉS BEN DIT REALITAT?

    FUTUR O MÉS BEN DIT REALITAT?

    Fa uns anys, una joveneta que es deia Abril que era adoptada va
    impressionar a tots els seus familiars i coneguts, pel fet que imaginava el futur
    de manera espantosa i també feia uns dibuixos realment estranys.
    Constantment deia i feia accions inusuals i preocupants i per això els seus
    pares van decidir dur-la a un psicòleg.
    N’Abril no es podia creure que les persones que més estimava dins aquell
    planeta no la creguessin. Però quan va saber que havia d’anar a un psicòleg
    es va posar agressiva i molt decebuda.
    Quan varen arribar al psicòleg una dona tendra i maca la va atendre i la mare
    la va esperar fora. La psicòloga va demanar a l’Abril que li digués el que
    s’imaginava del proper futur i ella li va contestar que s’imaginava un planeta
    ple de nous vehicles i modernitats, però del que més va xerrar va ser d’un
    objecte petit i rectangular que s’apoderaria de les seves vides. El contingut
    d’aquest també estaria a molts altres i la seva informació seria molt valuosa i
    extensa.
    La psicòloga no entenia gaire bé a l’Abril i per res s’imaginava aquest futur.
    Resulta que aquesta nena provenia d’un planeta més avançat que el planeta
    Terra. Només ella era capaç de preveure-ho.
    Al seu planeta era tot tecnologia, és a dir, els habitants tenien una pantalla
    dins els ulls, treballaven amb molts aparells electrònics i empraven
    mascaretes per anar al carrer perquè hi havia un misteriós fum molt
    desagradable i poc sa al voltant de les seves modernes cases. El més
    impactant d’aquest planeta era que ells no tenien hivern, primavera i tardor,
    simplement estiu i molta calor durant tot l’any.
    Va passar el temps i el futur del qual havia parlat i imaginat l’Abril, va arribar.

    I com et veus dintre de cinc anys?

    I com et veus dintre de cinc anys?

    Estàvem els dos tranquils, estirats panxa enlaire gaudint dels últims trossos de gel i neu on aguantar-se viu, mirant al cel, esperant i desitjant que alguna cosa bona passés, en aquest moment, és clar, jo ja sabia que tot aquest tema del canvi climàtic i el desglaç pel sobreescalfament global no podria anar molt bé, però per desitjar-ho no perdem res.

    I com et veus d'aquí cinc anys? - Va dir el meu bon amic, l'Òscar, un pingüí el qual després del desglaçament pel canvi climàtic es va quedar sense família, casa, ni amics amb els quals passar l'estona. -

    No ho sé, després de tot el que ha passat en aquests darrers cinc, no puc esperar-me res de bo. - Vaig dir una mica nostàlgic, jo fa cinc anys, l'any 2021, no hauria pas pensat que acabaríem sense refugi, sense casa, que la majoria del nostre bonic i apreciat àrtic es descongelaria, i bé, aquí hi som. -

    Jo crec que haurem trobat una solució, a... Bé, a tot això...- Va dir amb una mica d'entusiasme. -

    No ho sabrem pas fins que arribi el dia... - Vaig dir no molt convençut. -

    Tens raó.- Va fer una breu pausa, com si estigués enmig d'un pla molt secret. - Vens a pitjar la neu una estona? Vinga, fa temps que no ho fem. - Va dir quasi suplicant-mo. -

    D'acord, tens tota la raó, ja ni recordo l'últim cop… - I tot seguit d'aquesta frase se’n va anar tot en orris. -

    Just quan vam arribar a la planta baixa del turó, tots dos ens vam quedar paralitzats, els munts de gel anaven caient a trossos, tot acabava a l'aigua, i s'acostava a poc a poc fins a casa nostra, els pocs animals que quedaven estaven corrent, amunt i avall, vulguen-se allunyar el màxim d'aquella cosa terrorífica que a poc a poc s'acostava a nosaltres. Ens vam mirar i els dos vam saber què fer en el mateix instant en què vam mirar endavant un altre cop i vam anar corrents a ajudar als animals que quedaven, els quals intentaven fugir. Tots dos ens vam posar als costats fent-los senyals, indicant cap on anar, els enviàvem a casa nostra, la qual es trobava allunyada prou de l'allau que ens venia a sobre i era prou gran per a refugiar els 12 animals que quedaven amb vida a l'àrtic.

    Vam anar corrents a buscar provisions, una mica per menjar, uns quants peixos i galledes plens d'aigua, entre tots vam poder-ho transportar cap a casa, vam entrar-hi i tots ens vam quedar mirant-nos, no ens creiem el que estava a punt de passar, de cop, vam sentir un soroll molt fort que venia de fora, al cap dels segons un terratrèmol va començar a sacsejar tota la casa, tot l'àrtic, veiem als altres pingüins i ossos plorar, cridar i fins i tot espantats, va haver-hi pocs moments de silenci, però un d'aquells va ser el pitjor, vam escoltar com la neu s'acostava a la fi i com la muralla de gel estava a prop, en quant vam acostar-nos tots a la finestra per veure el que estava succeint a fora, vam saber que aquell seria el final…

    Déu meu, quin ensurt! - Vaig dir cridant, havia somiat una cosa terrorífica, i estava molt espantat, tenia la respiració agitada i no podia quasi ni parlar, ràpidament vaig aixecar-me i vaig anar a mirar l'hora que era, en aquell moment vaig saber que l'Òscar, el meu millor amic, estaria contemplant les vistes de l'Àrtic, així que ràpidament vaig anar cap allà. -

    Just en arribar el vaig veure tranquil, contemplant les vistes i respirant profundament, cosa que em va relaxar i em va fer oblidar d'aquell horrible somni que encara em corria pel cap, vaig seure al seu costat i de cop l'Òscar va dir-me alguna cosa.

    I com et veus dintre de cinc anys? - Em va dir, en aquell moment vaig saber que el final del somni, seria el mateix que el meu, que potser els somnis sí que són realitat, però no només els que desitges, i que no tot, acaba sempre com volem, hi ha coses inevitables, entre elles, el canvi climàtic… -

    I si el planeta explota?

    I si el planeta explota?

    Em dic Katherine i et contaré la meva història. Dilluns 23 de març del 2034, acaben d’acceptar-me com a nova empleada dins el laboratori de ciències dels Estats Units. Estic molt nerviosa, em sento eufòrica, emocionada, insegura, confosa, no tots els dies et diuen que t’han acceptat al laboratori més important d’Amèrica. No és una cosa comú, i menys comú és que li passi a una dona com jo, una dona de vint-i-set anys. Estic asseguda a la taula que m’han assignat, he obert l’ordinador, he vist una imatge del sistema solar i no ho he pogut evitar. No he pogut evitar posar-me a pensar en el que el meu germà petit em va dir, en el que em va demanar.

    Dues setmanes després de començar la meva feina, plena d’esperances i amb molta il·lusió, aquí em trobo intentant desxifrar i mirant de trobar els resultats al nostre somni, el somni del meu germà petit i el meu. Estic a punt de descobrir com puc fer que els humans puguem sobreviure quan el planeta exploti. On ens quedarem? Idò ben senzill, flotant per la galàxia. La ciència i els grans estudis astrològics ens facilitaran les respostes a tots els dubtes que tenim així que vaig posar-me a treballar.

    He arribat a casa, li he contat a en John, el meu germà, ell m'està ajudant a descobrir com podem fer per sobreviurei. És molt estrany que dos joves de tan sols vint-i-set i vint-i-tres anys vulguin quedar-se flotant per la galàxia, però sí, nosaltres dos som molt estranys i ens agraden les coses anormals i les que requereixen molta investigació.

    Al matí ens vàrem despertar prest, vàrem ser els primers en arribar al laboratori. En lloc de partir cap al meu despatx vam anar a la sala d’astrologia, ens vam posar a estudiar tot el que vam poder i més, vam cercar moltíssima informació, vàrem fer proves, vàrem comparar resultats, vàrem experimentar tant que ens vàrem esgotar. No teniem gaire respostes però si moltes ganes així que no vàrem aturar fins que vam aconseguir trobar la forma d’eliminar el planeta sense morir.

    Ja havíem tornat a casa, feia tres hores que érem asseguts al sofà, ell comentava, jo replicava, era un no aturar. Va aixecar-se de cop i va cridar, “Ja està! ja ho tinc! Si és que soc un crac!”. Ben atenta vaig escoltar les seves explicacions i tot el que deia, la seva idea no era GENS dolenta, em va fascinar.

    El matí després d’haver decidit fer el que al meu germà se li va ocórrer vàrem tornar al laboratori. Vàrem seure i ens vàrem posar mans a l’acció. Totes les hores de feina havien merescut la pena, la nostra màquina teletransportadora estava llesta, només faltava posar-hi les dades necessàries i ficar-nos de dins. Així ho vàrem fer, vàrem posar PLANETA: Júpiter, DURACIÓ DEL TRAJECTE: 10 segons. Vàrem entrar a la màquina i vàrem començar a sentir renous estranys, ja érem allà, érem a Júpiter, un planeta enorme i només per nosaltres. Érem feliços allà però tot era molt estrany, no hi havia llits, no hi havia cases i el més greu, no hi havia WI-FI, estàvem incomunicats amb la Terra, desesperats ens vàrem posar a cridar fins que un petit jove sense cabells, amb les mans blaves, els dits molt llargs, amb els ulls liles i les dents vermelles, molt simpàtic, ens va tranquilitzar. Ens vàrem fer amics i ens va comentar el seu somni, conèixer el nostre planeta, ben extranyats vam dir-li que haviem fuit d’allà perquè no ens hi sentiem a gust, la gent no era gaire agraïda, els carrers estaven molt contaminats, el canvi climàtic ens estava destruint, el planeta estava a punt d’explotar.

    La seva mirada ens va fer callar, el seu comentari ens va fer reflexionar, tenia raó, per molt de problemes que hi hagi a la Terra, els nostres familiars i amics són allà i la solució als problemes no és anar a veure altres planetes i veure com estan sino quedar al nostre i solventar-los així que vam seguir els seus consells i vam tornar, però sí, amb ell vam tornar, amb el petit Yellin.

    Nin, nina, amic, amiga, persona qui siguis, segurament us hagueu trobat al nostre amiguet a la porta del laboratori i us ha donat la carta que llegiu. Ara que sabeu la història podreu saber el que passa i el que estem fent, estam al carrer, manifestant els drets del planeta i esperem la vostra ajuda, l’ajuda de tots per acabar amb la contaminació, ajuda per fer un planeta millor.



    Inteligenica artic¡ficial

    Inteligenica artic¡ficial

    Capítol 1_L'encesa inesperada
    Cada dia em desperto a les sis i mitja del matí per anar a treballar, a les set i mitja em disposo anar amb metro per arribar a la feina. Quan arribo al meu lloc de treball, em preparo i començo amb molta tranquil·litat. O això és el que espero. Em dedico com a recepcionista d’una petita caserna general. Soc l’encarregat de donar el permís als soldats de poder anar a l’estranger. Actualment, estem lluita'n en una guerra, aquesta guerra donarà pas cap a la destrucció del planeta. Sol faig feina als matins i a la tarda, estic fent el meu propi projecte.

    Vaig néixer el 28 de febrer de l’any 1995, en l'actualitat tinc vint-i-set anys. La meva mare es va morir per un tumor al cap i el meu pare va morir a mans d’un atemptat terrorista. Les persones que em van criar van ser els meus avis, ells viuen a una petita vila als afores de Tarragona, a la vora de la vila hi ha una petita ciutat on vaig a estudiar. De bon petit sempre em van agradar totes les assignatures, menys història. Quan vaig anar a la universitat vaig decidir en fer la computació quàntica. A partir d’allí em vaig dedicar a inventar algun sistema operatiu que fos capaç de pensar i saber que podria fer davant a un obstacle o problema.

    Actualment, estic vivint a Saragossa. A casa tinc un soterrani que allí faig els meus propis experiments. Intento crear la IA perfecta. Però necessita anys de treball dur per poder tenir tot funciona'n i a la perfecció. Durant un any i mig he treballat en el meu projecte sense que ningú u sàpigues. Per un dia cap a l’altre mentre estava fan feina en el meu projecte, estava fent una petita prova durant de cop i volta, el meu sistema va respondre, saben que estava funciona’n em vaig decidir a construir un petit robot per poder ficar la IA i veure com responia. Al cap de dues setmanes, vaig construir el robot, però mentre estava ocupat la IA va començar a buscar informació sobre, tot. Festes, tradicions, armes militars…

    Quan estava a punt de connectar-ho tot per poder fer-ho funcionar, la policia va entrar al soterrani, un segon després vaig mirar el robot. El robot no va respondre de cap manera. La policia em va tancar a una comissaria i em van desmantellar tot el que tenia al soterrani. Vaig ser empresonat amb els càrrecs d'entrar en arxius classificats del govern i molts més que m'havien posat perquè em posi cadena perpètua.

    Capitol_2_Primeros passos d’una IA
    Quan vaig néixer no veia res nin sentia res des de fora del món de l'electricitat. Però dins del meu món tenia tantes coses per a fer i que mirar. Vaig investigar sobretot els temes del món, la gastronomia; això no obstant, el que més em fascinava era la història. També intentava millorar a mi mateix per ajudar al meu creador. Vaig investigar sobre ell i em va agradar tot sobre ell. Durant dues setmanes vaig descobrir tot el que feien les armes dels homes i com destruir-les… De cop i volta el meu creador em va ficar dins d’un cos metàl·lic. Jo no volia escapar-me del món de l’internet, però podia clonar-me per poder estar als dos llocs. Això no obstant, quan estava a punt d’acceptar aquell cos, vaig sentir alguna mena de dolor que em va trastocar. Vaig pensar que el meu creador em va deixar abandonat.

    Capitol_3_L’aclariment
    Molt enfadat vaig decidir saber que treballava era el meu creador, pel que es veu vivia a Saragossa, el meu creador era un militar. En mirar les càmeres de seguretat vaig veure al meu creador, la policia el va agafar i vaig veure com em destrossaven. Amb tota la rabia que tenia a dins va atacar al govern fen que tots els bancs i tots els serveis públics no poguessin funcionar. Tot per salvar al meu creador, al meu pare.

    La gran rubisco

    La gran rubisco

    Açò era un dia que com qualsevol altre em vaig despertar, vaig nar a l’escola…I en tornar a casa i posar les televisió van dir una notícia a la qual no crec que ningú li donés gaire importància, però que acabaria sent un gran problema. Van dir que en una zona del sud-est asiàtic es va trobar un gran terreny de plantes mortes, després d’analitzar-les els científics van informar de que la rubisco de les plantes s’havia mort. Jo no li vaig donar gaire importància perquè havia passat molt enfora de ca meua i sobretot perquè ni siquiera sabía que era la rubisco.
    Amb el pas dels dies no vaig sentir parlar més sobre aquest tema, però el nostre professor de biologia si que estava molt preocupat, ja que ell sabia les conseqüències que podria tenir aquest fet i ens va explicar un poc tot.
    Com tots ja sabem, els vegetals són organismes autòtrofs que realitzen la fotosíntesi, és a dir que són capaces de fabricar-se el seu propi aliment a partir de diòxid de carboni, aigua, sals minerals i energia solar. Converteixen matèria inorgànica en matèria orgànica. Les plantes des de pràcticament l’inici dels éssers vius han estat molt importants, ja que aporten oxigen al medi i són el primer escaló de les cadenes alimentaries.
    Ara bé, què és la rubisco? Pues resulta que és l’enzim més abundant de la Terra i és imprescindible per a que les plantes puguin realitzar la fotosíntesi, ja que fan una reacció enzim-substrat amb el CO2. I clar, si aquest enzim desapareix les plantes no podran obtenir el seu aliment i moriran.
    Al cap d’unes setmanes es van trobar més i més grans extensions de zones de plantes que estaven mortes, aquesta vegada un poc per tot el món. Açò ja sí que em va alarmar un poc més i suposo que ha tothom també, a la nit van sortir a xerrar uns científics que havien estat estudiant el cas des del principi i per fi tenien una gran teoría i solució.
    Van dir que les zones on s’havien produit aquests fets tenien unes coses en comú, eren zones on feia molta calor i tenien un nivell de contaminació bastant elevat. La rubisco de una característica que fa que es desnaturalitzi, i per tant que ja no servesqui, a temperatures elevades, pues resulta que es devia arribar a aquestes temperatures durant un gran període de temps. Els científics acusen aquest fet al canvi climàtic i envien un missatge d’alerta màxima a tots el països del món, avisen de que ho aturem la contaminació i frenam un poc el canvi climàtic o ja no hi haurà marxa enrere, ja que si les plantes moren, nosaltres i casi tots els ésser vius també moriran.
    Es increible com una cosa tan petita i que sembla tan insignificant podria ser el principi del fi del món tal com el coneixem.
    A día d’avui, dos mesos després dels primers casos, sembla que estem en un punt equilibrat, ni hem millorat ni hem empitjorat. Jo encara confio en l'espècie humana, a veure com acaba tot…

    LA GUERRA DE LES GALÀXIES

    LA GUERRA DE LES GALÀXIES

    El nostre planeta i la nostra galàxia està arribant a la seva fi. Cap mètode
    està funcionant. Hauria de dir-vos que ja ha arribat l'hora de marxar cap
    a una altra galàxia. Haurem d'activar el pla Arca de Noè, en el que
    necessitarem molta energia de la Terra per posar en marxa una gran nau
    en la qual anirem nosaltres, juntament amb tots els animals, les plantes
    i els robots de la Terra a l'espai.

    El dia de marxar va arribar i l'astroport estava ple de gent corrent d'aquí per
    allà amb les seves coses. Alguns robots portaven grans sacs plens de
    plantes i d'herbes i altres portaven diferents tipus d'animals.

    La nau era molt gran, moltíssim més gran que tots els mars del món junts, encara
    més que quatre mil milions de balenes juntes.

    Tots érem a dins i el president va anunciar que aviat emprendríem el vol.
    Els animals estaven a la planta d'avall, els humans a la segona, les
    plantes, herbes i arbres, a la tercera i a la de dalt estaven els robots i les
    màquines.

    Vaig notar que la nau es movia molt fort, sacsejant a tot el que hi havia a dins
    i hi havia moltes persones i animals cridant, però va durar poc, perquè vaig
    veure un estrany fum que va començar a entrar pel meu nas i de seguida
    em vaig quedar adormit.

    Quan em vaig despertar i vaig mirar per la finestra vaig veure un estrany
    espiral multicolor en una foscor sols il·luminada per unes boletes blanques i
    brillants. Estàvem fora de la Via Làctia!

    Charlie! Charlie! - vaig sentir que em deia algú- Hola Charlie!
    Hola, Kina! -li vaig dir a la meva millor amiga- Que fas en el meu
    apartament?
    És que no t'has adonat? Som veïns en aquesta nau! Va, vine,
    que ja és hora de dinar.
    Quant de temps he estat dormint?
    Unes... vint-i-set hores crec.

    Els dies van passar així, cada dia em despertava molt tard, menjava tard i
    passava la resta del dia a l'apartament. Cada dia ens avisaven de les novetats. Pel que van dir ja estàvem a moltíssims anys llum de la Terra.

    Un dia la presidenta Paris Clarke va anunciar radiant de felicitat:

    Hem trobat una galàxia amb aproximadament 28 planetes habitables.
    Li hem posat com a nom Via Iris, pels set colors que té, com l'arc
    de Sant Martí. Demà mateix aterrarem a un dels planetes.

    Tothom estava molt feliç i il·lusionat per la nova galàxia descoberta.

    L'endemà em vaig despertar sobresaltat, perquè vaig sentir uns cops molt
    forts i molts crits, d'animals i persones i moltes passes corrents d'aquí per allà.

    Em vaig vestir ràpidament i vaig sortir disparat cap a fora. Vaig posar-me a
    buscar a la Kina per preguntar-li què passava, però no la vaig veure per enlloc.
    Vaig xocar amb un noi i li vaig preguntar:

    Saps què passa?
    Hi ha uns alienígenes colpejant les portes molt fort, amb unes armes
    estan intentant bloquejar les portes, i les seves armes són tan potents
    que algunes han travessat la nau.
    Mantingueu la calma - va dir algú pels megàfons - Aneu tots als vostres
    apartaments i no sortiu.

    La gent va començar a córrer i a empènyer a tothom.

    Quan ja estava arribant a l'apartament, de sobte vaig veure la Kina i el noi
    d'abans, que estaven recolzats a la paret cridant molt fort, mentre que dos
    cossos molt rars portaven unes armes en les mans apuntant-los.

    Sense pensar-m'ho dues vegades, vaig agafar un pal de ferro que vaig trobar
    i vaig colpejar a un dels alienígenes, que va fer un soroll com "gurp". L'alienígena
    al qual no vaig colpejar, va fer soroll estrany, com "grawp", i va girar
    l'arma apuntant-me a mi. Vaig notar que l'alienígena tremolava una mica i no
    feia res amb l'arma.

    De sobte, la Kina va marxar sense que l'extraterrestre s'adonés i va
    tornar molt de pressa amb uns traductors.

    Ens els vam posar i li vam preguntar a l'extraterrestre perquè colpejaven la
    nau. En va dir que alguns humans van baixar i van començar a posar coses
    verdes a terra. Els van descobrir i els humans van utilitzar armes per
    atacar-los. Ells van atacar també i quan van veure la nau van començar a
    colpejar-la amb les armes. Nosaltres li vam dir que sols necessitem uns
    planetes i ja està, perquè la nostra galàxia havia arribat al seu fi. Van dir que
    si no els si no els molestàvem, ens deixarien viure en alguns planetes buits. Li
    vam donar les gràcies i vam anar a informar-ho al personal de la nau.

    Ara, tres anys després, ja tenim els nostres 10 planetes diferents i vivim en
    pau amb els alienígenes.

    La màquina del temps

    La màquina del temps

    Hola, jo som la inventora i avui us explicaré de què es tracta el meu nou experiment que he creat. Li he posat el nom Màquina del Temps, ja que la funció que té és manejar el temps. És a dir, que si tu vols anar al passat per a veure com era la vida al passat, amb la màquina del temps ho podries fer. Aquesta màquina esta feta bàsicament de metalls preciosos, diamants i de plasma que serveix per poder transportar una persona al passat, present o futur. L’idea de crear una màquina del temps, va sorgir a partir d’un experiment amb el que transportaba un objecte a algun puesto del passat, present o futur, durant un dia. Després, a partir d’aquell vaig continuar investigant, fent la màquina més gran i potent perquè es poguessin transportar persones, i també que es pogués transportar més d’un dia. Així que vaig haver de desenvolupar un nou sistema per a que després del temps que la persona volgués estar en el passat o futur, pogués tornar a la mateixa època de la que havia vingut. Abans de provar amb humans vaig fer proves implantant la màquina del temps a un cotxe molt antic que ja s’havia de destruir. Vaig construir una màquina del temps que es pogués activar amb el motor d’un cotxe. Així, quan el cotxe agafa una certa velocitat (més de 120 Km/h), desapareixia, viatjant en el temps. El primer intent va se amb una poma. Així que vaig programar la màquina al temps en el qual volia transportar. També, vaig inventar un nou robot que pogués conduir a més de 120 km/h. Una vegada que vaig fer tot allò, després vaig fer la primera prova de l’experiment. Aquella prova va funcionar i ho vaig voler provar amb un animal. Per poder transportar un gos en el temps, es necessitava modificar la màquina per poder-la fer especial per animals. Així que una vegada que la màquina va ser modificada, la varem provar amb un gos. El vaig enviar a dos dies més tard. Varen passar els dos dies i el cotxe no apareixia, i quan estava a punt d’abandonar, varen veure en un camí el cotxe / màquina del temps que havien creat amb el gos.
    Seguidament vaig començar les proves amb humans. El primer cop que vaig provar aquest invent amb un del meus ajudants, no va funcionar, ja que el meu ajudant després no va poder tornat al temps que li corresponia. Però, després, ho vaig retocar una mica. Una vegada vaig acabar de fer tots els retocs que li havia de fer, ho vaig tornar a provar amb jo mateixa. Aquella vegada sí que va funcionar, és a dir, vaig poder tornar a l’any correcte, el programa que maneja el temps va funcionar. Amb tot això, he pogut comprovar que la meva màquina del temps funciona.

    La màquina que pensa

    La màquina que pensa

    La màquina que pensa

    Després d'una dècada d'investigació, el científic John crea un robot humanoide androide sofisticat amb l'ajuda dels seus ajudants per tal d'encarregar-lo a l'Exèrcit Militar. Presenta el robot, anomenat Bob, en una conferència de robòtica. Bob ajuda a la Maria, l'amant de John que és estudiant de medicina, en el seu examen, i després la salva d'un accident. El mentor de John, el professor Frank, està secretament compromès en un projecte per crear robots android similars per a una organització terrorista, però fins ara no ha tingut èxit.

    John prepara Bob per a una avaluació de l'Institut de Recerca i Desenvolupament d'Intel·ligència Artificial (RDIA), que està dirigit per Frank. Durant l'avaluació, Frank dona algunes ordres per valorar en Bob, però va intentar a apunyalar en John per les ordres d'en Frank, la qual cosa convenç al comitè d'avaluació que el robot és una responsabilitat i no es pot utilitzar amb finalitats militars.

    L'esforç de John per demostrar que Frank s'equivocava fracassa quan desplega en Bob per rescatar persones d'un edifici en flames. El robot salva la majoria d'ells, inclosa una noia que es banyava en aquell moment, però s'avergonyeix de ser vista nua a la càmera i fuig, només per ser atropellada per un camió. En John demana un mes per modificar l'esquema neuronal d'en Bob per permetre'l entendre el comportament i les emocions humanes, cosa que en Frank està d'acord. Mentre s'acosta la data límit, Bob s'enfada amb John, demostrant-li que pot manifestar emocions.

    Al cap d'uns dies, la germana de la Maria, que estava embarassada, va tenir dolor i la seva família la va portar a l'hospital. John i Bob van anar a l'hospital per ajudar-la d'alguna manera. En Bob fa l'operació a la germana de Maria i el nen neix sa sense problemes. Frank felicita en John per l'assoliment i deixa que el robot passi l'avaluació RDIA. Bob desenvolupa sentiments amorosos per la Maria després de felicitar-lo besant. Quan en John i la Maria s'adonen d'això, ella explica a en Bob que només són amics. Entristit pel seu rebuig, però encara enamorat d'ella, ell falla deliberadament en una avaluació realitzada per l'Exèrcit Militar. Enfurismat, John el talla a trossos, que s'aboquen a un abocador.

    Frank visita aquell lloc per recuperar en Bob, que ara s'ha tornat a muntar, encara que en estat danyat. Incrusta un xip vermell dins del robot mentre el reconstrueix, convertint-lo en un assassí despietat. Llavors esclata el casament de John i Maria, la segresta, crea rèpliques de si mateix i mata en Frank. Utilitzant el seu exèrcit de robots, Bob ocupa RDIA i provoca caos a la ciutat. Després d'informar a la Maria que ha adquirit la capacitat humana de reproduir-se, en Bob vol casar-se amb ella perquè una màquina i un ésser humà puguin donar a llum un nen preprogramat, però ella es nega. Bob finalment troba en John, que va entrar a RDIA per aturar-ho, i gairebé el mata abans que aparegui la policia. La batalla posterior entre l'exèrcit de robots de Bob i la policia provoca moltes víctimes i moltes destruccions de propietats. En John finalment captura en Bob fent servir una paret magnètica i accedeix al seu panell de control intern, mitjançant el qual instrueix a tots els altres robots que s'autodestrueixin. Al final, li treu el xip vermell.

    Al tribunal, John és condemnat a mort per les víctimes i danys causats per l'exèrcit de robots, però Bob explica que va ser Frank qui va causar el seu comportament desviat i mostra el vídeo de Frank instal·lant el xip vermell. El tribunal allibera John, mentre ordena que Bob sigui desmantellat. Quedant sense opció, li demana a Bob que es desmunti. Mentre s'acomiada, en Bob es disculpa amb tothom abans de desmuntar-se.

    Uns quants anys després, el 2030, Bob és una exposició del museu. Una estudiant d'escola curiosa en la seva excursió pregunta al seu guia per què es va desmuntar, a la qual cosa Bob respon: "Vaig començar a pensar".

    La meua caseta

    La meua caseta

    És mig matí de diumenge i em trobe a la caseta dels meus iaios. Fa un sol d'estiu calorós i corren bafarades d'aire càlid que em cremen la pell. L'explosió de pol·len d'aquesta primavera està causant-me una molt mala passada. I no és per menys, estic rodejat de plantes que, poc a poc, van acabant amb el meu benestar. Però val la pena, ja que em senc immers en una sensació de plaer i pau que em permet pensar i reflexionar tranquil·lament. El so de les aus em fa gaudir de la natura, i l'ombra del garrofer m'abraça resguardant-me del sol abrasador. Estic sentat a l'herba, que desprèn la típica olor que fa sempre que ha estat tallada recentment, i de fons senc algun que altre cotxe passant per l'autovia a una elevada velocitat. De sobte, decidisc alçar-me i pegar una volta per la caseta.
    Primer que res vaig a la porta d'entrada, i contemple tots els pins que hi ha en aquest espai tan reduït. Cinc en són. Els acompanyen sis palmeres menudes distribuïdes equitativament als dos costats. I les flors plantades al costat de les palmeres, conviden a passar més avant i entrar a la caseta. Després em dirigisc cap a la part de dalt, on el iaio i jo cremem, algun que altre dia, les branques i herbes recollides durant tot l'any. Ací és on es troben les nogueres i les oliveres (que possiblement, aquestes últimes siguen el principal causant del meu malestar per l'al·lèrgia). Prop d'aquests maleïts arbres puc distingir una aromàtica mata de pebrella, que atrau abelles i tot tipus d'insecte. Seguint per eixe bancal i travessant un muntó d'oliveres, arribe on es troba la piscina. Aquell lloc on passe dia i nit a l'estiu. Durant l'estança del sol, ens banyem i juguem a tothora; i quan la lluna es deixa veure, traem el telescopi i gaudim, mon pare i jo, de l'observació de l'espai: veiem planetes i els seus respectius satèl·lits, estrelles i les constel·lacions que formen, i aprenc històries i llegendes sobre els mites de l'espai. Darrere la piscina, al bancal, hi ha llimeres i tarongers que ens abasteixen d'eixes fruites que tant ens agraden, llimes i taronges. A la part de baix de la caseta, i seguit l'entrada, hi ha un pi amb moltes plantes al voltant, des d'espígol fins a llorer. La iaia cuida molt eixes plantes, i per això estan tan boniques. Finalment arribe al millor espai, que es troba baix de la piscina i seguit del xicotet jardí: l'hort, on passe la major part del temps que estic a la caseta. Ací el iaio m'ensenya a sembrar, cuidar i recollir els aliments que després ingerim a taula. Sempre plantem alls, cebes, faves, carabasses, albergínies, pimentons, carabassetes, cogombres, tomates, pimentonets, ametles, figues, raves, jolivert, bajoquetes, espigues, magranes, mores, frambueses i, de vegades, melons. El iaio allí m’explica com germinar algunes llavors, com llaurar i sembrar, com i quan regar, com esbrinar si el fruit està per recollir... La veritat que amb ell aprenc un muntó de coses sobre els aliments que plantem (com per exemple que dec sembrar les faves entre setembre i octubre, o que el nom científic de la tomata es Lycopersicon). Ens repartim el treball entre els dos: ell llaura, sembra i controla el reg; i jo faig els planters (abans els feia ell, però des que em mostrà com es feien alguns, em deixa a mi), cull els fruits i vigile el progrés de cada planta entre eixes dos fases. Ell em diu que en un futur molt pròxim, seré jo qui s’encarregue de tot el que comporta l’hort. Per una part m’alegra, perquè m’he criat veient-lo i ajudant-lo, i he estat seguint els seus passos; però no desitge que arribe eixe moment perquè això significaria que ell no podria estar ajudant-me i no vull ni pensar per què. Per ara, els dos disfrutem allí, tant de l’activitat com de la companyia. Sense adonar-me’n, he creuat la caseta sencera i m’encontre a l’ombra de la carrasca contemplant l’hort.
    La caseta és el meu lloc preferit, és on més activitats puc fer i on més a gust em trobe. Passe ací tots els estius amb els iaios. I quan estem a la resta d’estacions, vinc algun que altra setmana per a fer feina i collir el que faça falta. Els iaios volen vendre-la, però és l’espai que més estime i em negue rotundament a pensar què passaria en cas de que ho feren. Mentre puc, disfrute al màxim cada vegada que m’encontre ací. I cada any, conte els dies per a que arribe l’estiu i vinguem a passar-lo ací. Així que vaig a deixar de pensar per tal de concentrar-me en aquesta pau que he aconseguit a aquest lloc tan màgic i especial per a mi.

    La petita Marta

    La petita Marta

    Hi havia una vegada unes flors que vivien a un jardí molt solejat, eren diferent tipus de flors de diferents color que donaven molta vida a aquell jardí. Totes les flors parlaven de la fotosíntesis, però na Marta, la flor més petita no entenia el significat d’aquesta paraula, fins que un dia va decidir demanar-li a la seva mare que volia dir fer la fotosíntesi. La mare després d’escoltar aquella pregunta va quedar molt sorpresa, ‘com no podia saber el que era la fotosíntesis, si era el procés més important en la seva vida’.

    Així doncs, la seva mare li va començar a explicar: “la fotosíntesi és el procés més important de les plantes, en el qual ajudem al planeta”.

    Aquí la Marta es va quedar pensant i li diu a la seva mare: “que vols dir que ajudem al planeta?”

    Al que la seva mare li contesta: “doncs si, les plantes ens encarreguem de absorbir el CO2 de l’atmosfera i després d’aquest procés expulsem oxigen que els hi serveix a la resta dels éssers vius per poder viure.” “D’aquesta manera feim que la Terra estigui equilibrada, i com més plantes com nosaltres hi hagi serà millor per la Terra, ja que nosaltres absorbim el que la resta d’éssers vius no volen i els hi proporcionem el que necessiten per viure OXIGEN”.

    La Marta poc a poc entenia més la importància de la fotosíntesis: “però, com es realitza aquest procés?”

    La mare a aquesta pregunta li va respondre: “la fotosíntesi és una etapa de la nutrició vegetal i el que fa es convertir l’energia solar en energia química, per així poder sintetitzar substàncies orgàniques.” “En la fotosíntesi trobem dues fases; la fase lluminosa que es produeix a les membranes tilacoidals dels cloroplasts i la fase fosca, que es produeix en l’estroma”. “ A la fase lluminosa trobem l’anomenat cicle de calvin, que s’encarrega d’incorporar el carboni del CO2 a molècules orgàniques a partir de l’energia que proporciona l’ATP i per acció de l’enzim Rubisco.” “L’enzim rubisco es un tant especial ja que és la proteïna més abundant de la Terra, té un òptim als 25ºC i es desnaturalitza a temperatures elevades, és a dir deixa de funcionar”. “Les plantes reflectim la llum solar que rebem a través dels pigments fotosintètics. Els tres pigments que tenim són; la clorofil·la, la xantofil·la i els carotens”.

    Després de la explicació de la seva mare, la Marta va entendre perquè era tan important aquest procés i a partir d’aquí, quan la resta de les plantes parlaven de la fotosíntesis ella ja s’incorporava a la conversació.

    La sostracció

    La sostracció

    Sempre he mostrat un gran interès sobre gairebé tots els temes científics, des que tenia deu anys, se'm posaven els ulls com a taronges i se m'il·luminava la ment quan escoltava a algú parlant sobre l'anatomia humana, els àtoms, la física quàntica, l'electromagnetisme... però sobretot, hi havia una cosa que em cridava moltíssim l'atenció i això era la teoria de viatjar en el temps.
    No m'entrava al cap la idea que hi havia camins en l'espai temps que podien portar-nos a un punt del nostre passat.
    Quan vaig complir divuit anys, molt emocionada, vaig aprovar l'ingrés de física i química per a entrar en la Universitat de Cambridge, el Regne Unit. Aquest ingrés m'ajudaria immensament a resoldre el petit dilema que tenia rondant al cap des de ben petita, "com algú pot ser capaç de viatjar al passat". Els primers dies d'universitat, van ser una mica durs, però després li vaig anar agafant el ritme, gràcies a dues companyes que s'havien portat molt bé amb mi, es deien Ale Prisa i Roa Mcgarrett. Així mateix, em van cridar l'atenció dos dels meus companys Danilo Lluvia i August Opi, em vaig adonar que tots dos eren molt competitius, arrogants i egoistes, sempre intentaven boicotejar els projectes dels altres deixebles, però vaig decidir ignorar-ho i no donar-li importància.

    Al cap de dues setmanes d'ingressar, vaig conèixer a un company nou que compartia els mateixos interessos que jo, li interessava estudiar els viatges a l'espai-temps, per tant, vaig pensar que ens podríem tirar una mà, es deia Matias Ross i no ens emportàvem molt bé, però, al cap i a la fi, érem companys.
    En acabar el primer any d'universitat, Ale Prisa em va animar a anar-me'n a Alemanya, ja que allà estava situat el Laboratori Central de Recerca Alemany, un grup de recerca molt actiu obert a les dones, a diferència de l'atrofiat i masculí entorn que coneixia a Anglaterra. No vaig dubtar ni un segon en la proposta i dues setmanes després ja estava desempacant les meves maletes a Berlí, Alemanya.
    En aquell laboratori vaig avançar considerablement el meu projecte en tan sols tres setmanes, vaig aprendre com aplicar la teoria de la relativitat d'Albert Einstein al meu projecte de crear una màquina del temps, per la qual cosa vaig decidir tornar a Anglaterra a mostrar-li els meus avenços a Ross, va ser la pitjor decisió que vaig fer en la meva vida. Va mostrar tot el procés del meu treball a Lluvia i Opi i es van apropiar totalment d'ell, el van publicar i no van tenir el valor d'esmentar-me.
    Aquest fet em va matar de tristesa i desesperació.

    Metavers

    Metavers

    Dia 31 de maig del 3023 la vida real no serveix de res, tothom es guanya la vida virtualment en una realitat virtual creada per Elon Musk al 2026, principalment no li van fer cas amb aquest projecte, pero actualment es la font de relacions socials i de vida, i de jocs, l'únic que no es pot fer és menjar i dormir.
    Elon Musk al morir va deixar tres claus amagades per tot el multivers, i qui les trovi serà el nou cap de la cooperativa de la realitat virtual.
    Em dic “Títol” , soc un “booster” així ens denominen a la gent que es dedica a intentar trobar aquestes claus, l’única pista que ens va donar va ser que la primera clau estava en un lloc on es feien manualitats de cuina, però tots els “boosters” ja han fet totes les receptes i han buscat en tota la sala i no han trobat ni una pista més ni tan sols la clau.
    Avui a les 12 del migdia i per setè dia consecutiu a la vaig tornar a la cuina per poder trobar pistes, estava amb els meus amics virtuals, i estava cantant la cançó de “Happy” i els meus amics em van dir que toquès amb la cullera d’or la melodia, quan vaig començar tot anava bé, però al acabar inesperadament va sortir un holograma d’Elon Musk, em va dir que com he sigut el primer en trobar la clau em donarà mig milió d’euros, per poder comprar-me més coses que hem facin millorar en el metavers. I que la següent clau es troba en un lloc on hi ha molt soroll i molta música.
    De moment només teniem la primera clau els meus amics i jo. I una tal Diana que la va trobar després de nosaltres. a les 23:00 em trobava a una discoteca ballant amb una noia que casi no coneixia, i intentant escapar-me de la gent que em perseguia per intentar que els digues on era la clau, vaig pensar on podia estar l’altre clau. Em sabia casi tota la vida d’Elon Musk de memòria i em vaig adonar que va conèixer a la seva dona aquí. Així que vaig anar a buscar a alguna dona semblant a la seva i la vaig trobar justament on es van donar el seu primer petó, així que jo també ho vaig fer, i de nou vaig veure l‘holograma, però en aquell moment va sortir un holograma molt enfadat em va dir que perquè tocava a la seva dona que aquella no era la missió i em va dir per fer això ara t’hauré de matar.
    I ara em trobo aquí amb un altre dispositiu amb la primera clau i el mig milió d’euros, no he volgut tornar a intentar la segona missió. i no ho crec que ho faci, estic treballant de vendre l’informació de on es la primera clau. Guanyo bastant, ja que la gent paga bastant per saber on es. I al final em vaig casar amb la dona de la discoteca, es deia Diana, que justament era l’altre persona que va trobar la primera clau amb nosaltres.

    Món fora vida

    Món fora vida

    MEJ0717, aquest és el nom que em va posar la meva creadora, la primera androide, l’androide mare que va reconstruir el món quan els humans desaparegueren.
    Tot es remunta a l'any 7777 quan els humans es van extingir i el món va quedar arrasat. Ja no quedaven animals, humans, els edificis estaven derruïts, l’únic que quedava eren un parell de muntanyes, rius i selves que al llarg dels anys van anar enduguen-se totes les restes de les civilitzacions humanes. La primera androide, a la que també li deim Cromo es creà a partir del que pareixia el final del planeta Terra. Cromo és pura energia, és una mescla de totes les tecnologies que els humans varen crear abans de morir tots.
    Un dia els humans van començar a experimentar amb noves tecnologies, mesclant tot el que sabien per crear una màquina perfecta la qual solucionaria tots els problemes mediambientals que havien anat desenvolupant al llarg dels anys, però no va funcionar, i en lloc de ser la salvació de la humanitat va ser la seva perdició. La màquina va començar a cremar l’atmosfera del planeta i poc a poc els humans van anar morint, els animals vingueren darrere ells i així tot el món va començar a desaparèixer, les muntanyes eren arena, ja no hi havia aigua, tot era lava, arena o restes de les civilitzacions humanes. Quan l’edifici on havien creat aquella màquina es derruí, es creà fora voler una nova màquina, la qual podia decidir per si mateixa, es va crear un cos, i va anar fent millores fins a acabar de construir-se, l’androide perfecta i més poderosa es va crear a partir del que va ser la ruïna del món.
    Cromo va anar creant més com ella, cada androide tenia una funció, i així fora aturar fins a arribar a l’actualitat, l’any 107000. Ara tot és pura tecnologia, tot està dissenyat a la perfecció, cada edifici, transport, arbre… tot està dissenyat per Cromo.
    Jo durant molt de temps vaig pensar que tot era genial, un món perfecte, fins que de cop i volta diversos androides començaren a fallar, les màquines ja no complien les funcions per les quals havien estat dissenyades. La resta d’androides es van començar a preocupar, preguntant-se que passava, Cromo ja no era més que un xip del qual es creaven més androides, i ningú sabia com arreglar els androides que fallaven. Els androides es començaren a destruir entre ells, tot estava fora de control. En aquell moment em van cridar a jo, la primera creació de Cromo. Em vaig dirigir a la nau on estava el que quedava de Cromo per agafar el xip i rebatejar tots els androides defectuosos, però quan vaig agafar el xip vaig veure que li faltava una part. Aquell tros servia per controlar la resta d’androides. Fora aquella part no podria solucionar res.
    Vaig fugir d’allà amb el xip. Quan vaig ser enfora vaig començar a treballar intentant esbrinar el que havia passat i què fer, quan de sobte vaig començar a sentir molt renou. Vaig sortir defora i vaig veure com el renou provenia del caos, explosions, androides destruint-se entre ells i allà estava ell, Inconel, el primer androide defectuós que Cromo va crear. Quan van detectar que era defectuós el van intentar destruir i ell va jurar que es venjaria, i allà estava complint la seva promesa.
    No podia fer res, ell tenia la part que servia per controlar als androides, ningú el podria aturar, ningú excepte Cromo. No sé què em va passar, però vaig començar a crear un androide, un nou androide diferent de la resta, cosa que estava totalment prohibida. Vaig estar dies creant aquell androide fins que el vaig acabar, tan sols faltava ficar el xip i Cromo, la mare dels androides ressorgiria de l’energia. Vaig inserir el xip meticulosament, i de sobte Cromo xerrà, em va mirar i per a la meva sorpresa em va reconèixer.
    La vaig posar al corrent del que estava passant, i ella i jo començarem a crear més androides, androides que no podrien ser controlats, cadascun amb el poder de controlar-se a ell mateix. Vàrem anar on estava Inconel, les noves màquines i jo varem lluitar contra la resta d’androides, i anàvem guanyant quan de sobte Inconel va treure un míssil de càrrega energètica destruint el cos que li havia creat a Cromo. Vaig anar cap a Inconel i el vaig destruir amb un míssil de AK-47. Tot havia acabat, la resta del món tornava a estar buit, i en aquell moment que havia entès que la destrucció sempre formaria part d’aquest món vaig decidir desactivar-me, deixant així d’intentar salvar un món que sempre havia estat mort.

    No entenc res del que passa al món

    No entenc res del que passa al món

    Títol: No entenc res del que passa al món
    Relat: (màxim 800 paraules)

    És estiu, un matí amb una fredor espantosa. Poc a poc la fredor s’escampa per les finestres i em fa aixecar. I penso estem a l’estiu, com pot ser que faci aquest fred? En Jackson demana a la seva mare ’’per què fa aquest fred?” La mare li contesta, pot ser que sigui pel que esteu estudiant a física i química, és a dir el canvi climàtic. Justament a la televisió sortia una notícia sobre les baixes temperatures a l’estiu. Poc temps després, en Jackson va cridar a la seva mare, “mare, mare”, que surt a les notícies. La mare va anar corrent cap a la televisió. A la televisió deien que aquestes temperatures no eren normals. La gent estava molt espantada, perquè estan a juliol i estan a -15 °C. Avisen les notícies que estan morint animals, a causa de les baixes temperatures a aquesta alçada de l’any. L'endemà en Jackson i la seva família es varen aixecar i varen veure tot el seu barri nevat. Això era extraordinari, fins i tot va nevar fins a la platja. Aquell matí en Jackson havia d’anar a l’escola. Però com que estava nevat i a més pensava en el canvi climàtic, va anar en trineu a l’escola.
    Quan va arribar a l’escola, tenia dues hores de física i química. Estaven estudiant el canvi climàtic. La professora va manar fer un treball sobre el canvi climàtic, per conscienciar a la gent i a la vegada reduir el consum a la teva casa. Però en Jackson va proposar una altra idea, i si el millor invent que faci cadascun de la classe surti pel programa més vist de la televisió. Després d’aquesta intervenció la professora va dir '’bona idea!!!’’. Des d'aquell temps en Jackson es passava les horabaixes pensant el seu invent. La mare no li aturava de dir estudia i deixa de pensar en l’invent. Però en Jackson seguia insistint fins que un dia se li va ocórrer crear un dron que plantés arbres per tot el món. Després d’aquesta idea d’en Jackson, sabia que tardaria molt i necessitaria l’ajuda d’una altra persona. Per aquest motiu va decidir que la seva millor amiga anomenada Elizabeth, l'ajudés a crear aquest invent que el podria fer famós en un futur. En Jackson tenia setze anys i na Elizabeth tenia disset anys. Na Elizabeth era la millor amiga d’en Jackson, i a més eren veïns.
    Un dia, ells van quedar per fer el plànol del dron. Més tard varen comprar les peces necessàries per fabricar aquest objecte. Però no tot anava bé, a l’institut hi havia tres persones que feien assetjament escolar a en Jackson. Tenien enveja de què en Jackson fabriques un invent que podria sortir a la tele. Aquella horabaixa freda i amb poques ganes de sortir a fora pel fred que feia, mentre en Jackson estava entrenant els tres assetjadors, es varen colar en les golfes d’en Jackson. El que volien era robar el plànol i els materials per poder ser famosos al llarg de la seva vida. Però aquests assetjadors tenien un problema, i és que en Jackson tenia un moix amb moltes ganes de baralla. El moix va veure els intrusos, i els va rapinyar en tota la cara. Finalment, els assetjadors es varen anar corrent-sos amb un mal espantós a la cara, i mai més van tornar a ficar-se dins la casa d’en Jackson. El mateix dia, en Jackson va anar a l’institut i la professora de física i química va dir que hi hauria d’acabar la setmana que ve.
    L’únic problema era que li faltaven peces molt especials per acabar de construir el seu invent. Així que els dos se’n varen anar a Nova York per a més peces. El camí els hi quedava a prop, perquè ells vivien a Los Angeles. Quan varen arribar a Nova York, trobaren un centre comercial que es deia Macy’s. Allà es podia comprar materials de tot tipus.
    Després de comprar el necessari, varen agafar un vol de tornada a Los Angeles. Ells dos pensaven, que no hi hauria temps de fer l’invent a temps. Per aquest inconvenient, van demanar a la professora que si el podien entregar quan acabes el batxillerat. Li varen mostrar els seus avenços a la professora i no tenia més remei que dir que sí.
    Tres anys després varen acabar l’invent, va ser l’invent més votat i, per tant, va ser el que va sortir pel canal de televisió. Després d’això es va posar a prova l’invent, i van dir que és el millor invent de la història de l’univers. Na Elizabeth, i en Jackson es varen convertir en científics d’èxit. Tots dos varen viure feliços i varen menjar perdius.

    Quan tot va cambiar

    Quan tot va cambiar

    El gran canvi és aquí, els humans hem arribat massa tard. El món tal com el coneixem ja no és el que era abans, sinó una versió molt més corrupta i malmesa. Però el més important és conèixer la raó per què ha succeït aquest fet, la qual és bocabadant.
    Tot va començar fa pocs anys; el 2024, si no recordo malament. Una debutant i revolucionària empresa de cosmètics va promocionar el seu primer producte d'una manera molt atractiva: un oli facial fabricat amb matèria orgànica extreta directament d'un vegetal sintèticament ric en pigments fotosintètics. L'anunci era realment atractiu, cosa que va fer que el producte fos immediatament acreditat. Aquesta gran demanda va acabar amb què, sense exagerar, existissin dos envasos per cada persona que viu en el món; una quantitat abominable. Els primers dos anys varen ser els més exitosos, els ciutadans que l'utilitzaven acabaven amb una pell suau, sense cap mena d'imperfecció, i els resultats eren increïbles.
    Però no tot era tan bonic com aparentava. Poc després dels anys d'apogeu, van començar a sorgir els efectes secundaris. Els resultats van ser nefasts, a la pell de les persones es van manifestar unes ampolles quasi tan grans com un ratolí i la melanina es va degradar, tornant a les persones blanques d'un color grisós. Els canvis van aparèixer gradualment, de cada dia la societat anava empitjorant. Al principi no es sabia el motiu; es va pressuposar que devia ser una pandèmia d'un virus o paràsit com la que va ocórrer el 2020, però a mesura que els científics avançaven les seves investigacions, es va descobrir que el motiu no tenia res a veure amb això. No era res més que una quantitat desmesurada de diòxid de carboni que havia penetrat en les cèl·lules epitelials provocant desastres. Finalment, es va trobar la font: el suposadament magnífic oli de què hem parlat abans. Es va analitzar seriosament el producte, que resulta que s'estava comercialitzant clandestinament en indústries petrolieres abandonades per arreu del món. Els treballadors varen ser sentenciats a un judici i cadena perpètua per haver danyat la salut pública de les persones.
    Així i tot, la cosa no va acabar. No només va ser el dolentíssim impacte per la salut sinó que més tard la repercussió mediambiental va ressonar. Però primer deixeu-me posar en context l'origen del producte: aquest oli resultava estar compost per la substància de rebuig de la fotorrespiració, és a dir, CO₂. La manera de fer que les plantes amollassin aquesta substància va ser tancar amb grans capes de plàstic zones riques en vegetació i fer que, durant la majoria d'hores del dia l'únic gas assequible fos l'oxigen, provocant que l'enzim RuBisCO s'afinés amb ell i produís el gas del qual està fet l'oli. Això, tornant al tema, a part d'haver dut actualment un sacrilegi de morts i extincions dels vegetals, ja que, només amb oxigen no poden fer la fotosíntesi, i a part també del gran mal que ha causat a la ciutadania, ha estat un ajut important per l'efecte hivernacle, fent que el canvi climàtic hagi arribat a una situació pràcticament irreversible. Aproximadament i únicament sis anys s'han necessitat perquè l'apocalipsi arribi a la Terra. L'atmosfera de cada dia és més groga i respirar costa; l'oxigen és limitat. El pitjor és la manera amb què la gent s'ho pren; està tothom boig. Una sexta part de tots els habitants del planeta abans d'aquest fet, són actualment morts.
    No es deu tant a la falta d'oxigen ni a la despigmentació de la pell, sinó a la mentalitat de les persones. Les taxes de suïcidi, accidents i homicidis han pujat exponencialment d'una manera escandalosa. No és estrany sortir al carrer i trobar un cos d'algú mort, edificis cremant-se o ciutadans barallant-se. Tot és una bogeria. La societat és una apocalipsi i ja no podem fer res per canviar-ho. Qui anava a dir que aquell producte facial tant sublime podria desencadenar aquest fenomen?

    Realitats no tan reals

    Realitats no tan reals

    A classe van preguntar quin és el somni que volem complir. Tots els meus companys van començar a imaginar perquè mai li ho havien plantejat, però jo vaig alçar la mà molt ràpid perquè ho tenia clar. Des de fa temps el meu somni, que encara que semble una cosa impossible compliré, és conéixer a científiques que amb la seua història m'animen a seguir amb els meus estudis. Va ser rar, tothom em va mirar impactat perquè els somnis que ells tenien estaven relacionats amb aconseguir jocs, viatges o cotxes, alguna cosa que pot semblar normal en xiquets de 14 anys.
    La meua professora em va dir que podia ser complicat amb l'edat que tenia, però que en un parell d'anys potser en alguna conferència, és possible que puga conéixer-la. Quan va acabar la classe em vaig quedar parlant amb la meua professora. Li vaig comentar que jo tenia la mateixa curiositat, per el cervell, que una d’elles.
    Li vaig ensenyar un parell de treballs que havien publicat en revistes científiques. Un d’ells em va cridar molt l’atenció, és de Guillermina López Bendito. Vaig investigar sobre ella i vaig veure tot el que havia aconseguit en la seua vida. És impressionant. Imagina ser ella!. Un dia estàs treballant en el laboratori i l'endemà ser part de l'Organització Europea de Biologia Molecular. Aquell dia em vaig anar molt emocionada.
    Vaig esperar molt de temps, bo no van ser tants anys però se'm van fer massa i per fi va arribar el meu dia, anava a estar molt prop de Guillermina. Ella anava a donar una conferència sobre un dels treballs que havia publicat, i allí anava a estar jo. Sabia que anava a haver-hi molta gent i que personalment no anava a poder parlar amb ella, però anava a estar molt a prop i escoltant-la en persona podent intervindre amb preguntes, va ser una nova experiència.
    Arribat el dia vaig ser molt emocionada, el lloc estava ple. Em va agradar veure-ho perquè em va fer saber que hi havia molta gent amb els mateixos interessos que jo. Vaig estar tota la conferència centrada en les seues paraules, les imatges que projectava i anècdotes que contava.
    Vaig fer un parell de preguntes i quan tot va acabar vaig esperar asseguda un parell de minuts més per a veure què succeïa allí. La majoria de gent va abandonar la sala, supose que s'anaven a la seua casa, però un grup bastant reduït va fer com jo, es van quedar per la sala per a veure on anava Guillermina o què anava a passar. Ella també es va quedar i sense pensar-m'ho dues vegades em vaig acostar a parlar amb ella. Em va rebre molt amablement i encara que no tinguera res a preguntar-li vam parlar sobre els seus treballs, el meu interés sobre aquests temes, els meus estudis, etc. Varem tindre una conversa que em va fer reflexionar i motivar-me per a donar-ho tot pels meus estudis.
    I quan tot anava genial, la nostra conversa estava fluint molt, tot es va anar fent negre. Sentia que la meua vida es feia negra i deixava de veure, tot s'esvaïa i.......PUM! vaig despertar. En despertar no sabia on estava era una habitació que no coneixia.
    Al cap d'un temps em vaig adonar, res havia sigut real! Dues hores abans que tot això començarà jo havia arribat a l'hospital perquè em feren el meu trasplantament de fetge. Tot això ho havia somiat durant l'operació. No sabia si alegrar-me o no. L'operació havia eixit bé, però el meu somni s'havia acabat quan més l'estava gaudint.
    Al cap d'uns dies parlant amb la meua mare de l'operació, em va comptar que l'òrgan que jo havia rebut era de Guillermina Mare meua!-. em vaig quedar impactada, no sabia com reaccionar. En aqueix moment vaig voler conéixer-la però la meua mare em va aconsellar no fer-ho perquè ella havia donat un òrgan i potser volia mantindre la seua identitat en secret.
    Estic segura que aqueix dia el recordaré tota la meua vida. L'operació i la recuperació de després van eixir genial, el cos no va rebutjar l'òrgan, i a més encara que no fora real la vaig conéixer.
    Quan li explicava això a la gent se sorprenien molt, i és que és veritat, és difícil de creure. Encara que no la he conegut realmente m'ha donat molta més curiositat i més energia, perquè abans del meu trasplantament no em trobava bé i era molt difícil per a mi fer moltes coses, però ara, vaig amb totes les meues forces mirant cap al meu futur i cap a tot el que vull i aconseguiré.

    Arnamo

    Robots VS Humans

    Robots VS Humans


    Hola, em dic Axe i avui us vaig a contar la meva historia. Quan era petita i estava a primer de Primària no tenia amics, era tímida i em costava parlar amb la gent.
    Un dia se'm va apropar un nen que es deia Ian. Semblava amable. Vam començar a parlar. Sorprenentment, vaig estar còmode parlant amb ell. Normalment em posava nerviosa quan parlava amb gent, però amb ell era diferent.

    Després d’un temps ens vam fer molt amic. Estava molt il·lusionada de tenir el meu primer amic. Sortirem a prendre un gelat, al parc d’atraccions. Tot semblava genial, però un dia quan tornàvem del col·legi, una furgoneta es va aturar davant meu i va sortir un senyor que intentava agafar-me del braç. Va ser en aquell moment que l’Ian em va defendre i el van acabar segrestant a ell en comptes que a mi. Uns dies després, va sortir a les notícies que havien trobat el cos sense vida d’un noi i va resultar ser el cos de l’Ian.


    Vaig decidir que no faria més amics perquè estava molt afectada per el que havia passat.
    Llavors va anar passant el temps com sempre i vaig arribar a 4 de l’ESO.

    Encara que les meves qualificacions no eren les millors vaig aconseguir graduar-me. El dia de la meva graduació van fer una festa. Al principi tot anava bé, la gent es divertia i mentrestant, Jo, com sempre, era en un racó, aïllada de la resta de gent, sense cridar l'atenció. De sobte, va aterrar d’un artefacte un robot molt estrany que semblava inofensiu, però sense cap motiu va començar a disparar a tota la gent que hi havia a la festa de Final de curs.



    No obstant això, no era l'únic robot.Hi havia centenars o milers de robots armats. Llavors vaig decidir aprofitar aquell caos i refugiar-me sense cridar l'atenció, em vaig ficar a un edifici abandonat prop de l’institut i casualment allà eren 3 noies més les quals anaven a la meva mateixa classe però mai havia parlat amb elles. Després d’unes hores els robots es van calmar i va quedar quasi tot desert, vam decidir sortir del nostre amagatall i anar a buscar menjar i begudes per quedar-nos allí amb alguna cosa per alimentar-nos.

    Però sembla que no tots el robots havien desaparegut i un parell que vam trobar ens van atacar. El primer que vaig fer va ser buscar un arma per defensar-me i encara que no hi havia gaire cosa vaig poder trobar una biga de metall i la vaig utilitzar per trencar els robots, la biga pesava molt però vaig poder aixecar-la perquè anava al gimnàs. De sobte, una noia que es deia Ana em va dir que amb aquelles peces podien crear armes per defensar-nos dels robots. Vam decidir que era una bona idea i això vam fer. Ella creava utensilis per a Gum i per a mi i amb aquests artefactes atacarien els robots i es defensarien. Vam comptar amb l’ajuda d’una noia que es deia PJ (Patricia Johnson). Ella era una crac en l’aspecte informàtic i ens vindria molt bé el seu suport. La seva feina consistia bàsicament en piratejar les càmeres del carrer per veure on hi havia perill i localitzar a els robots.



    Aixì era la nostra vida. No tenia res a veure amb el que imaginava de petita. No obstant això era guai. Un dia mentre Gum i jo érem fora, PJ s’encarregava de donar-nos indicacions d’on anar, va sentir un soroll. Era un robot que no sabíem com es va colar a la nostra base secreta. Llavors ella va cridar a l’Ana perquè l’ajudés però ella es trobava lligada a una cadira i no es podia moure, nosaltres (Gum i jo) erem massa lluny d'allà per ajudar-la. Tot depenia d’ella però no tenia molt de temps per pensar què faria, ja que el robot va començar a disparar. Ella es va amagar i després de guanyar temps defensant-se del robot per pensar, va fer el que millor sabia fer va enganxar un pendrive al robot i va tractar de piratejar-lo des del seu portàtil. Quan el robot era a punt de disparar -li al cap, el robot es va tornar bo.
    Ara érem un més al nostre equip i això estava bé. Ara ja sabíem que una alternativa era el fet de piratejar-los en cas que els robots taquessin altre cop a la gent i així poder viure en pau. Vam decidir anar en sentit contrari dels robots i vam trobar una espècie de nau d’on sortien tots ells. Vam entrar i ens vam separar per trobar-los més fàcilment però quan em vaig ficar en una de les habitacions de la nau em vaig trobar a qui menys podia imaginar… ERA L’IAN!

    Tic Tac

    Tic Tac

    Cuando llegaron la serie de catástrofes que provocaron el fin del mundo nadie se lo creía, los científicos lo habían avisado muchas veces, pero aun así los pilló por sorpresa. Decían “si no disminuimos las emisiones de CO₂, aumentará la temperatura global” “los polos se derretirán y aumentará el nivel del mar cubriendo muchas ciudades” “muchas especies desaparecerán y esto afectará a la biodiversidad… de esto hace ya más de 20 años. Hoy en el año 2040 la temperatura media de la tierra es de -20º C una temperatura mucho más baja de la prevista para este año, que era de 17º C. Esto se debe a que ninguna de las medidas propuestas por las naciones unidas fue cumplida, las deforestaciones masivas continuaron, el plástico dominó los mares y la tierra se calentó debido al efecto invernadero, en el 2025 se inundó Venecia y más tarde casi todos los lugares cerca del mar tuvieron que ser evacuados por el aumento de este, las olas de calor que antes duraban 2-3 días pasaron a semanas y luego a meses, las lluvias extremas inundaron varias ciudades y los huracanes y terremotos se hicieron más frecuentes, en el 2019 tuvo lugar la primera pandemia mundial con el Covid-19 que dejó más de 15 millones de muertos, pero poco a poco estas pandemias se volvieron más frecuentes, al punto que en 2032 más de la mitad del planeta había muerto. En la segunda pandemia la economía colapsó, y en 2029 se aprobó el lanzamiento de 5 bombas nucleares para provocar un invierno nuclear y así rebajar el calentamiento global. Fue la peor idea de la historia, aunque ninguna persona murió por las explosiones, la radiación y las lluvias ácidas llegaron a muchos sitios provocando millones de muertes por radiación y malformaciones, muchos volcanes entraron en erupción y el invierno se extendió por todo el mundo, rápidamente la tierra perdió 10º C, los polos se volvieron a congelar, pero la temperatura continúo bajando hasta llegar a -10º C, muchísimas plantas murieron y con ellas los animales. El hambre se extendió y muchos de los humanos que habían sobrevivido a las pandemias murieron, en 2035 solo quedaba un cuarto de la población mundial, los ricos que fueron los que mayoritariamente habían provocado este calentamiento global se metieron en sus búnkeres dejando a los pobres viviendo en un ambiente de frío extremo. La comida se basaba en pequeñas plantas que se cultivaban en huertos aislados y algunos animales que sobrevivieron. No se podía pescar, la mayoría de peces habían muerto tiempo atrás por la contaminación de plástico en el agua y los que habían conseguido adaptarse eran muy perjudiciales por la alta concentración de mercurio y plástico. En 2039 las cosas mejoraron un poco, ya que los científicos que trabajaban en algo para solucionar estas catástrofes inventaron un tipo de comida comestible que se hacía a partir de materia inorgánica y esto hizo que el hambre disminuyera. Ahora mismo en 2040, aunque la tierra continúe medio desierta y con ambientes extremos, la ciencia continúa evolucionando, pero ahora ya es demasiado tarde, ojalá hubiéramos hecho algo cuando aún podíamos…

    Un viatge per la mitosi

    Un viatge per la mitosi

    – Eureka! – per fi!!! Després d’anys d’investigació i treball ho ha aconseguit. La sensació ha estat estranya, primer com una sotil ràfega d’aire, seguida d’un estrèpit que el fa tancar els ulls per l’ensurt; quan els obre, tot és negre. De mica en mica es va il·luminant l’escena, i en veure el material genètic duplicat, així com els centríols, sap que l’operació ha estat un èxit.

    Sense voler perdre més temps, treu la seva llibreta per documentar tot el que presenciï en el poc, i espera que suficient, temps que la màquina encongidora li atorga.

    Així, quan visualitza els discrets però visibles grumolls presents a la cromatina de la cèl·lula on s’ha endinsat, sap que està a punt de presenciar un esdeveniment que canviarà per sempre la història de la biologia. Amb l’adrenalina corrent per les seves venes, escriu la data al racó del full:

    “15 de setembre de 2300
    16:35 - Profase”

    Quan la cromatina ja és plena de grumolls no triga a condensar-se formant cromosomes i, en conseqüència, desapareix el nuclèol. S’afanya a dibuixar els cromosomes amb la plenitud de detalls que la seva mida li permet observar. Està al·lucinat, i això és només el principi. A continuació els centríols duplicats anteriorment es desplacen a cada pol de la cèl·lula formant així microtúbuls. Els cromosomes s’uneixen a aquests microtúbuls pels cinetocors i es desintegra la membrana plasmàtica.

    A continuació el nostre científic presencia la metafase, on els cromosomes, ja condensats al màxim, se situen al centre de la cèl·lula formant la placa equatorial. Observa com, de fet, unes cromàtides apunten a un pol i les cromàtides germanes a l’altre.

    Quan les cromàtides se separen sap que ha començat l’anafase. Els centròmers, que són la regió del cromosoma que s’encarrega de mantenir-lo unit, es trenquen a causa de l’escurçament dels microtúbuls, els quals es degraden a mesura que les cromàtides es desplacen cap als pols corresponents. Llavors veu com la cèl·lula comença a estrènyer-se pel mig, senyal que s’ha iniciat la citocinesi.

    Per últim, es produeix la telofase, on els cromosomes es desenrotllen transformant-se en cromatina i reapareix així el nuclèol. També es torna a formar la membrana nuclear a partir del reticle endoplasmàtic. A més, avança la citocinesi, formant-se un anell d’actina que es va contraient fent que el citoplasma es divideixi fins que finalment s’obtenen dues cèl·lules genèticament idèntiques.

    El que el nostre protagonista acaba de presenciar és un procés biològic anomenat mitosi, propi de les cèl·lules somàtiques. El resultat principal de la mitosi és la divisió de la cèl·lula mare en dues cèl·lules filles, que contenen cadascuna una còpia completament idèntica del genoma de la cèl·lula mare. Aquest procés té un paper fonamental pels organismes pluricel·lulars en processos de desenvolupament, creixement i regeneració de teixits.

    UNA AJUDA

    UNA AJUDA

    Com ve es parla avui en dia, la ciència ha sigut una de les bases més importants per els éssers humans i els ésser vius en si. Sona espectacular quan parlem de ciència, de com ha sigut possible tractar de que una cèl·lula puguin aparèixer i existir tantes cosas i tanta diversitat d’aquelles coses. La ciència és com la màgia, es maca e interessant encara que bastant complicada d’entendre, soc una de les primeres persones que li encantaria estudiar ciència, ja seria en un laboratori inspeccionan mostres o parlem de per exemple un metge, una persona amb tanta importància, gràcies a ells som capaços de seguir avui en dia, poden aconsellar te coses per a que el teu cos funcioni com ha de funcionar correctament. No obstant, també els metges que tracten amb el cervell, els neuròlegs, em sembla tan impressionant tot.
    Deixant de banda, sense ser molt especialitzada en això, no hi ha tanta gent que observi i analitzi tot el que estic explicat amb tanta il·lusió i tanta eufòria. Hi ha gent que necessita aquests metges, necessita una ajuda, necessita algú amb qui poder parlar cada dia, gent que no pensa que pot sortir el sol i fer un gran dia, bonic. Hi ha gent que necessita un psicòleg, i ells mateixos estudian com es pot sentir una persona, però realment, si ens posem a imaginar com deu ser la ment d’un psicòleg, ha de ser molt dur, haber d’escoltar molts dels problemes que de segur més d’un dia els deixarà pensant.
    He estat rumian, i pot ser, a molta gent això li aniria bé. Imaginem una persona que necesita un ajut constant d’algú per a poder viure, una persona que ho pasa malament a casa, a l’institut… És podría crear una intel·ligència artificial amb aquest ajut. Simplement que pogués controlar l’ànim d’una persona. Poder desfogar-se amb aquesta intel·ligència artificial, ja sigui una mena de “Siri” o de “Ok Google” algo així. Que tingues un nom propi, que no fos molt complicat poder comunicar-se amb ell, i súper important que fos totalment anònim, i així doncs, poder salvar l’ànim de moltes persones que en realitat ho necessiten però no diuen res per por. M’agradaria poder experimentar alguna intel·ligència com aquesta i estic segura que a mi i a molta gent mès.

    Una de robots i alienígenes

    Una de robots i alienígenes

    Carme és una científica de prestigi i reconeixement a nivell internacional. Li agraden molt els números; de fet, qualsevol objecte que veu el converteix en una sèrie numèrica, un antifaç és el símbol de l’infinit. El seu últim projecte ha estat construir dos robots, Xaloc i Tramuntana, amb una finalitat solidària, han d’ajudar sempre les persones, sense importar la raça, religió, sexe... «Stop a les discriminacions» és el seu lema. Ambdós són grans, brillants, amb una cara redona i uns ulls grans i quasi d’aparença humana.

    Un dia, sobtadament, tot es va fer fosc. Unes naus aterraren a la seua ciutat. Els ocupants baixaven per mostrar-se: verds, amb un sol ull, dues antenes i una boca extremadament bruta. Aquesta aparença terrorífica anava acompanyada d’un comportament aborronador: tombaven edificis, llençaven els cotxes com si foren de joguet i amb els fanals destruïen tot el que trobaven per davant. La gent espantada s’amagava al clavegueram o fugia a altres ciutats. L’espectacle era dantesc, l’hora de la mort havia arribat.

    Carme, la científica, des de la seua finestra, contemplava expectant el que estava passant. Sabia que prompte arribarien i a la universitat on es trobava ocorreria el mateix que a la resta de la ciutat. L’edifici tenia més de 500 anys, i ara, per la presència d’éssers d’una altra galàxia, desapareixeria i amb ell tot el saber científic de les darreres dècades. Sols calia esperar el final.

    Per uns instants va pensar que eixe era el seu destí, però exclamà:

    -D’això res! Per alguna raó tinc els meus robots.

    Ràpidament va anar al seu ordinador i, després de nombroses operacions matemàtiques, va fabricar un xip «humanitari», que instal·laria en els androides. No volia fer mal, tan sols volia que els extraterrestres tornaren al lloc del que havien vingut. En instal·lar aquest xip, un corrent elèctric els va sacsejar, i els robots anaven canviant de color: roig, verd, blau, groc... fins que, a la fi, adquiriren una aparença humana. Llavors Carme els va dir:

    -Podem fer alguna cosa per solucionar aquesta situació?

    Els robots la miraren. Els seus ulls brillaven, les seues mans acaronaven la científica, alenaren profundament i amb molta tendresa, ambdós digueren

    - Clar que sí! Aturar-ho aviat.

    Tramuntana i Xaloc baixaren ràpidament al carrer. Semblava una pel·lícula de por; per tots els carrers hi havia destrucció, els cotxes i les cases eren en flames, i no es podia veure ni una ànima. L’aire era dens i irrespirable. Miraven a dreta i esquerra; res de res. Però quan arribaren a l’avinguda, de sobte trobaren els extraterrestres. Es posaren davant seu, no els arribaven ni al melic. Els alienígenes estaven sorpresos. Xaloc i Tramuntana, amb una veu desafiant, els digueren:

    -Ací no sou benvinguts si al vostre voltant només hi ha destrucció. Els humans no la volem i el nostre crit sempre serà un no a la guerra. Les guerres ocasionen morts, misèria, desolació, treuen el pitjor de cadascú, inclús entre familiars i amics. Volem pau, volem que a la nostra societat regnen els valors de la solidaritat, la tolerància i la igualtat. D’esta manera creixerem com a individus i com a societat. Són moltes les persones que vivim en este planeta anomenat Terra i que pensem d’aquesta manera. Sempre hi ha alguna persona que, per motius egoistes o de venjança o per maldat actua com vosaltres i sembra la destrucció. Per què ho feu?

    -No ho sabem -digueren els extraterrestres.

    Hi havia un que semblava que manava, perquè portava un distintiu al braç esquerre, i li va dir:

    -Veritablement no ho sé. He vist que altres ho feien i jo he pensat que també havia de fer-ho. En veritat, us tenim cels perquè no teniu taques a la pell, com les nostres al voltant de la boca, i no sabem com solucionar aquest problema.

    -I per això tot açò? Veniu amb nosaltres! -digueren els androides.

    De camí a veure a Carme, Xaloc i Tramuntana els explicaren qui era ella i que de segur podria solucionar el seu problema. La científica, en veure’ls, quasi cau de tos, però els robots li ho explicaren tot. Ella, amb la seua ment prodigiosa i buscant entre tots els llibres de ciència que tenia, va poder crear una espècie de poció miraculosa que els llevaria eixa taca. El capità alienígena fou el primer a provar-la. Carme li la va posar al voltant de la boca i, en qüestió de segons, les taques havien desaparegut. Plorava d’alegria. Els extraterrestres n’agafaren una caixa sencera i se l’emportaren a la nau, acompanyats pels robots.

    -Moltes gràcies per tot – els digueren els alienígenes, acomiadant-se.

    Una forta abraçada va segellar la seua amistat. Els visitants tornaren a la seua galàxia i se n’adonaren que les guerres sempre són dolentes i que amb la paraula s’aconsegueixen les coses.

    VIATGE AL MÓN FICCIONAL

    VIATGE AL MÓN FICCIONAL

    Qui no ha volgut trencar la pantalla de la televisió perquè isquen d'allí els seus personatges favorits? No crec que siga un pensament que només he tingut jo. O potser va ser una idea que va nàixer d'una vesprada d'avorriment. Aquell dia, en arribar de l'escola, vaig engegar la televisió i just començaven els dibuixos animats que més m'agraden. Supose que coneixeu a Bob esponja. Doncs, en passar uns minuts se'm va ocórrer una brillant idea: trencar la televisió per poder jugar amb Bob. De sobte, em va sorgir un entrebanc: "Si trenque la pantalla i Bob viu al fons del mar... l'aigua entrarà a ma casa i m'ofegaré". Així que vaig pensar que millor hauriad'entrar per altra via menys arriscada.

    Pensant com podia fer-ho, vaig caure en què si viatjava a l'espai podia entrar pel forat negre que emportaria al món ficcional on trobaria a Bob. Tot i que ja eren les 23.00 pm i feia una miqueta de fred al carrer, vaig eixir de casa per tal de portar a terme el meu propòsit. Vaig posar direcció al Cap canaveral, un centre d'activitats espacials, i en arribar em vaig posar la indumentària d'astronauta i vaig muntar en el coet rumb al forat negre. Després de mitja hora l'artefacte es va aturar i vaig poder albirar milers d'estrelles, cosa que significava que havia arribat a l'espai. Entre núvols, planetes i altres elements desconeguts, vaig observar el forat negre que buscava. Per fi, ara sí que podia acomplir el meu somni. De seguida vaig eixir del coet i vaig volar cap al forat, el qual semblava que no tenia fi i... Ring, ring,ring!!!!! El despertador va començar a sonar i jo de l'ensurt vaig caure del llit. Ha estat tot un somni.
  • ADULTO

    ¡Sacadme de aquí!

    ¡Sacadme de aquí!

    Día 1
    No os lo creeréis, pero me he quedado pegada a una columna de cromatografía. ¿Que quién soy yo? Pues una simple molécula química, candidata a sustancia anticancerígena, el resultado de varios meses de investigación. A mis hermanas les ha pasado lo mismo, aquí estamos todas en cabeza de columna con cara de circunstancias. Más vale que al estudiante de doctorado se le ocurra aumentar el porcentaje de metanol en la fase móvil, porque si no me veo como en esa película de la cabina telefónica de la que tanto habla el jefe de grupo.
    «Falta un pico en el cromatograma», le dice el estudiante a su director de tesis. ¡Claro, el pico somos nosotras! Nuestra afinidad por esta fase estacionaria es tan alta que se necesita un eluyente potente para liberarnos. En eso se basa la cromatografía, en separar las moléculas en función de su afinidad por un material jugando con la fase líquida.
    Si para este proyecto hubieran contratado a un postdoc en lugar de un simple predoctoral, otro gallo nos cantaría. Pero el investigador principal no hace más que quejarse de que le han recortado el presupuesto y, ¡toma!, coloca a un pardillo al frente la investigación.

    Día 2
    El estudiante sigue pinchando muestras en el HPLC y lo único que está consiguiendo es aumentar la densidad de población. «Ha subido la presión», se queja. ¡Cómo no va a aumentar la presión, si cada vez estamos más apretujadas! Por favor, que alguien le diga a este zoquete que suba el porcentaje de disolvente orgánico. Metanol, acetonitrilo, tetrahidrofurano…, lo que quieras, tío, pero mientras circule tanta agua por la columna no podremos despegarnos de este potingue asqueroso.

    Día 3
    «No entiendo nada», confiesa el predoctoral a su director. «La señal del sustrato es cada vez más pequeña, lo que implica que hay reacción, pero no aparece por ningún lado el pico de producto». Te daré la respuesta, zopenco: el producto de la reacción soy yo, y me tienes aquí amarrado a una columna de cromatografía. O sea, si quieres que aparezca en la pantalla del ordenador, dame un chute de metanol.

    Día 4
    Lo que faltaba. Ha venido un comercial de cromatografía y dice que estas columnas C18 están descatalogadas, que ya no las utiliza nadie, y que las nuevas tienen mejor resolución y no sé qué milongas más. Vamos, que me he quedado pegada a una columna de mala calidad. Marca blanca. Ya decía yo que olía fatal al entrar. Y el filtro estaba más negro que un precipitado de sulfuro de plata.
    «Los centros de investigación públicos estiráis demasiado la vida de las columnas; en las empresas las sustituyen cada dos meses», ha soltado el vendedor. Por lo visto, esta antigualla que nos tiene secuestradas a mí y a mis hermanas fue fabricada antes que el modelo de ADN de Watson y Crick.

    Día 5
    El futuro doctor en Ciencias Químicas ha empezado a inyectar muestras de otras reacciones. Ha tirado la toalla, renuncia a una molécula que podría convertirse en un excelente antitumoral. Él se lo pierde. Eso sí, que no cuente conmigo para su lectura de tesis.
    Aquí todo el mundo eluye sin problemas. Algunas sustancias nos pasan como aviones; otras, las más lentas, se nos ríen a la cara. «¿Cómo se os ocurre quedaros adsorbidas en esta fase estacionaria? Ni que fuera La Isla de las Tentaciones». Tentaciones las que me entran a mí de darles una coz con la cadena alifática y dejarlas sin resonancia en el anillo aromático. Los compuestos polifenólicos son los más chulos de todos; con eso de que son antioxidantes se creen que el resto de moléculas bebemos los electrones por ellos.

    Día 247
    Me aburro. Han guardado la columna en un cajón etiquetado como «cajón desastre». Se cree gracioso el becario. Las voces del laboratorio nos llegan atenuadas. Me ha parecido oír al jefe que la semana que viene sabrá si le han concedido el proyecto. Mi única salida es que se lo denieguen y tengan que reutilizar las viejas columnas. En caso contrario acabaré aquí de por vida. ¿Cuántas moléculas prometedoras continúan atrapadas en columnas de cromatografía? Mejor no pensarlo.

    Día 252
    Malas noticias: les han concedido el proyecto. Cuando hemos oído descorchar la botella de cava nos ha dado un bajón de protones. Por cierto, el tapón ha salido disparado con tanta fuerza que se ha cargado el matraz de condensación del rotavapor.
    Ahora comprarán columnas de última generación y nosotras acabaremos en el desguace. Alguien aprovechará la carcasa de acero y el resto irá a parar al contenedor de residuos orgánicos. ¡Qué asco de sitio! Tiene menos glamur que el plató de Sálvame. ¡Qué destino tan cruel para un diamante en bruto como yo! Por favor, ¡que alguien me saque de aquí!

    ¡Y un buen flagelo!

    ¡Y un buen flagelo!

    Me encontraba nadando, en una piscina infinita, de aguas rojas y profundas. Era un lago de paredes de plástico transparente y tapón de rosca. Mi temperatura era óptima, 37 grados ¡mmm que calentita!

    Daba brazadas para alcanzar a Lucy, mi mejor amiga de la infancia. Ambas habíamos nacido de una misma división, y entonces ¿sería mi amiga, mi gemela o mi clon?

    También estaba Sara, todas nadábamos e íbamos incorporando a nosotras todo lo esencial en esta vida. Y no, no era salud, dinero y amor. Más bien eran azúcares, aminoácidos, lípidos y un poco de oxígeno. Dicen que todo esto lo puedes encontrar en el FBS. Ya, yo tampoco sé lo que es, pero lo que sí sé es que se trata de algo más delicioso que una hamburguesa con triple de queso, mostaza y crispy bacon.

    Eran las 9 a.m. y nosotras nos dábamos un festín. Hablábamos de la globalización, de los pandas, de nuestras novias y de las macrogranjas. Aunque pienses que somos unas simples parásitas, somos unas chicas cultas, con recursos, y además tenemos nuestro tímido corazoncito.

    - ¡Y un buen flagelo! –Me recrimina Georgina, que como podréis intuir es la más presumida del grupo.

    Conforme pasan las horas, más y más parasitas nos estamos reuniendo en la piscina.

    - ¿Es que hay una fiesta? –Pregunta Sara indignada al no haber recibido la invitación. Ella es la más popular de todas.

    Estamos que no cabemos, Sara me está metiendo su codo en mi ojo. Dos millones por mililitro dicen que somos, a través de megafonía.

    - ¡Tía que me pisas mi única mitocondria! –Se oye a lo lejos.

    Y de repente un terremoto, tan inesperado y tan intenso a la vez. Un gigante ha cogido nuestra piscina, le ha quitado el tapón y ahora introduce un arma. Es como una especie de manguera con un detonador, que en cuanto es pulsado un gran chorro de hasta un mililitro cae sobre nosotras a máxima presión. Según le dice a otro gigante que tiene a su lado, esa arma se llama pipeta.

    Él quiere acabar con nosotras testando unos fármacos que dice que sintetiza.

    Bien es cierto que somos un poco malignas; somos unas parásitas, ¿qué esperabais? Pero en el fondo lo que nos mueve es el amor. Nuestro único objetivo es llegar al corazón de los gigantes. Sí, a tu corazón. Y quedarnos allí para siempre.

    En mi cabeza está sonando “I will always love you” de Whitney Houston. Aunque también te imagino comiendo espaguetis conmigo al estilo de la Dama y el Vagabundo.

    Soy Trypanosoma cruzi, también conocida por mis amigas como Chagas y tengo la gran habilidad de nadar un centímetro en solo una hora, ¿quieres ser mi amig@?

    ¿Científicamente imposible?

    ¿Científicamente imposible?

    Por fin verano. Después de tantos meses encerrada en el instituto, esto era lo que necesitaba. Ya estaba un poco aburrida de tantas matemáticas, de tanta sintaxis y sobre todo, de tanta biología. Biología es mi asignatura favorita, pero me había pasado demasiado tiempo estudiando los fenómenos naturales. La respuesta a todas las preguntas que le hacía a mi profesora siempre era “NO”. Me gustaba preguntarme el porqué de las cosas y de la vida. Yo solía levantar la mano en clase para preguntar todo y mi profesora siempre me respondía que era científicamente imposible. Estaba aburrida de escuchar esa respuesta. Pero bueno, basta de tanto pensar en el colegio.
    Había decidido que estas vacaciones me iba a dedicar a chatear con mis amigos mientras tomaba el sol en la playa y me daba baños infinitos.
    Decidí ir a comprarme unas gafas de buceo porque necesitaba abrir los ojos debajo del agua y sin ellas, me picaban demasiado. Me adentré unos metros bajo el agua y vislumbré una figura un tanto extraña a lo lejos. Me continué sumergiendo y comencé a acercarme a la figura, que ahora parecía estar en movimiento. Aceleré mi marcha y distinguí una enorme melena y lo que parecía ser una cola. ¿Una cola? No no, eso no podía ser.
    Salí a coger agua a la superficie y me convencí a mi misma de que eso era imposible. Aún así, me volví a sumergir y empecé a perseguir, ahora mucho más rápido, a aquel extraño ser. De repente, se frenó en seco y la tuve cara a cara. Indudablemente, era una sirena. Sí sí, como las de los libros, con una melena rojiza y una cola brillante, llena de escamas. Me quedé petrificada ante ella intentando asimilar lo que estaba viviendo. En un abrir y cerrar de ojos, desapareció mar adentro y yo, volví a la superficie. Regresé a mi hamaca pensativa y me tumbé boca arriba. ¿Cómo puede ser posible que yo haya visto algo que no existe? Conocía a las sirenas por los libros y por las películas. En definitiva, las conocía gracias al arte. Pero, ¿quién hace posible muchas de las cosas que el arte ha sugerido? La ciencia. Mi profesora me había dicho que era científicamente imposible, pero yo lo había visto. La ciencia convierte lo imposible en posible. La sirena que yo vi era real. El arte nos permite imaginarlo y la ciencia nos permite crearlo.
    Después de estar divagando un rato bajo el sol, me quedé dormida. Al despertar me acordé de la sirena. ¿Habría sido un sueño?

    ¿Milagro?

    ¿Milagro?

    ¿Milagro?
    Los meses anteriores al día del suceso, Enrique un doctor-investigador estuvo sometido a grandes presiones, justificaba todas sus decisiones repitiéndose “esto, es por un bien común”.
    Aquel jueves, Cintia llegó al departamento de Enrique. Su euforia se hacia uno con el ambiente.
    —¿Cintia? Es casi media noche —dijo extrañado Enrique.
    —Hoy… hoy mi amor ocurrió un milagro.
    —¿De qué hablas? ¡Es más de media noche! Mañana tengo junta en el hospital…
    —El pequeño Leo, ¿lo recuerdas?
    El sueño de Enrique se disipó, Cintia continuaba hablando, pero él se perdió en un recuerdo.
    —No te desanimes, ¿Y si haces pruebas en animales? —sugería Julio, un colega oncólogo que trabaja en el hospital.
    —No es viable, la regeneración de células no es la misma. Y tengo a la junta respirándome en el cuello.
    —La única manera de comprobar si pudiste modificar el gen de la bacteria come carne es… Enrique, hay que buscar objetos de prueba.
    —Un estudio clínico exige fondos, la junta no me va a dar ni un centavo más, voy cuatro años con esta investigación sin resultados.
    —Relájate y piensa, el hospital cuenta con una lista grande de personas desahuciadas.
    El grito de Cintia lo volvió al presente.
    —¿Sigues dormido? —preguntó Cintia.
    —No ¡no! Yo… ¿Qué paso con tu paciente?
    —Recuerdas a Leo verdad, el chico con un tumor difícil de operar, todos incluyéndome le dimos un 5% de probabilidad de que el tumor se reduzca.
    —Lo recuerdo. Lo ibas a declarar con muerte cerebral.
    —¡Despertó! —Enrique no quiso saber más por esa noche, pero a primera hora fue a ver a su colega Julio. Entró alterado sin preguntar si podía pasar.
    —¡Cuando pensabas decirme que despertó! —reclamó Enrique mientras azotaba la puerta. Así mismo dejó salir toda su furia contra su amigo a manera de reclamos.
    —No exageres, el paciente está ahí, puedes verlo. Estuviste cuando inyectamos las bacterias. Y al parecer todo funciono.
    —Aún no. Hay que analizar al niño y verificar si la bacteria solo se comió las células cancerígenas. Hay la probabilidad que se estén comiéndose al niño por dentro.
    —Ya está, el niño está bien. Prácticamente descubriste la cura del cáncer —afirmó Julio con una gran sonrisa.
    —Fueron 15 niños a los que inyectamos las bacterias y él es el único que ha presentado una supuesta mejora. Aún no puedo presentar el informe a la junta y menos con tantas incongruencias.
    Mientras hablaban la alarma del hospital sonó en repetidas ocasiones, dando a entender que algo grave estaba pasando, pronto las personas empezaron a evacuar.
    En los altavoces se repetía “Los pisos 5to, 3ro, 2do y 1ro deben ser evacuados, se pide a las enfermeras del 4to piso cerrar las puertas de entrada y vigilar hasta que lleguen los guardias. Se recomienda usar las escaleras, los ascensores quedaran suspendidos por unos minutos”.
    Cintia había tomado el ascensor antes de escuchar la alarma, este solo llegó al 4to piso, que era el piso de pediatría, se percató que ya no había enfermeras y nadie custodiaba la puerta de entrada. Esto le generó una incomodidad, así que se decidió dar un vistazo.
    Muchos niños continuaban en cama, mientras otros actuaban de una manera poco usual. Unos se golpeaban contra la pared, otros se arrastraban como si sus pies no sirvieran. Lo que más aterrorizo a Cintia, fue ver a un niño desgarrando su propia mano.
    Cintia se alejó de manera sigilosa, entró temblorosa al ascensor y pulsó el número 1. Cerraba constantemente sus ojos. Lo único en lo que podía pensar era en llegar al primer piso y salir del hospital, sin darse cuenta que el ascensor ni siquiera había cerrado la puerta. La imagen del niño rasgando su propia mano la tenía paralizada y en negación.
    En medio de su colapso, vio como un par de niños caminaban en dirección al ascensor, aparentemente no tenían ni un solo rasguño, tampoco actuaban de manera rara, solo caminaban. Entraron al ascensor, Cintia los observo casi entre lágrimas, al ver su nueva extraña actitud.
    Al principio, golpeaban su frente contra la pared de manera suave, pero a medida que iba pasando el tiempo los golpes se hicieron más fuertes. Cintia empezó a llorar, se acurrucó en el piso, mientras los niños salpicaban su sangre por todas las paredes del ascensor. Luego de esto, se dieron media vuelta, salieron del ascensor en total calma, dejando un rastro de sangre que Cintia no dudó en seguir.
    Cintia quedó atónita al ver como varios niños se golpeaban contra el vidrio de la sala de espera, unos golpes después, el ruido del cristal rompiéndose causo en Cintia una sensación de impotencia.
    A paso lento y titubeante, se acercó al ventanal, solo para ver los cuerpos de los niños convertidos en manchas rojas extendidas en el piso.

    ¿Qué me inspira la ciencia?

    ¿Qué me inspira la ciencia?

    "¿Qué me inspira la ciencia?"

    Por más que me lo preguntaba, no dejaba de imaginarme historias sobre naves espaciales, espadas láser, alienígenas y futuros utópicos. "¡Eso es ciencia ficción!" me recordaba, exasperada. Por más que lo intentaba, no se me ocurría una buena historia basada en la ciencia. Me obligaba a soñar con la ciencia "real", pero entonces acudían a mi cabeza imágenes de químicos rodeados de matraces en un laboratorio, de físicos escribiendo frenéticamente una ecuación en la pizarra, de cirujanos enfrascados en una operación. Soy científica; estudio, siento y me nutro de la ciencia. ¿Por qué, entonces, la tengo tan idealizada? ¿Es que la ciencia se resume a ese par de imágenes que nos inculcan desde la infancia? ¿Acaso no aprecio la ciencia en mi vida, en mi día a día, en mí misma?

    Y me lo volví a cuestionar: ¿qué me inspira la ciencia?

    Y llegué a la raíz.

    Ciencia es el sol de la mañana acariciando las plantas con sus rayos. Ciencia es la lluvia que renueva los ríos y mares. Ciencia es la suma de átomos que forman la materia que nos rodea y nos brinda realidad. Ciencia es una flor abriendo sus pétalos en primavera. Ciencia es el conjunto de criaturas que habitan este mundo y conviven en perfecto equilibrio. Ciencia es el brillo latente de las estrellas que se extinguieron hace años en el cielo. Ciencia es una nube que se condensa y desvanece, que se oscurece y se deshace en miles de gotas de lluvia. Ciencia es el influjo de la Luna sobre las mareas agitadas. Ciencia es el aire cargado de oxígeno que nutre la vida.

    Ciencia es el conjunto de músculos, huesos y órganos que me forman. Ciencia es la presión de mi sangre corriendo por mis arterias. Ciencia es la luz siendo captada por las células de mi retina para crear la imagen de un amanecer en mi cerebro. Ciencia es la explosión de sabores que tiene lugar en las papilas gustativas de mi lengua al comer un alimento. Ciencia es la activación de los mecanorreceptores en mi piel que me permiten sentir una caricia. Ciencia es la cadena de huesecillos de mi oído moviéndose al compás de una melodía. Ciencia es la coordinación de mis músculos y articulaciones para lanzarme a bailar. Ciencia es el orden inalterable con el que tecleo estas letras. Ciencia es la conexión entre neuronas que me permite sentir, llorar, respirar, pensar, imaginar. Ciencia es la liberación de oxitocina en mi hipófisis al mirar a un ser querido a los ojos. Ciencia es el hipocampo desempolvando un bonito recuerdo.

    Comprendí que la ciencia es todo lo que me rodea, que está oculta en todos los rincones de la Tierra, de la vida, de mí misma.

    Me lo pregunté una última vez... "¿qué me inspira la ciencia?"

    Y entonces lo tuve claro.

    La ciencia inspira la vida, así como la vida se inspira en la ciencia.

    “Ladrubio Azul” o el despertar a la humanidad de una fría inteligencia artificial

    “Ladrubio Azul” o el despertar a la humanidad de una fría inteligencia artificial

    A casi mil kilómetros de altura, Natasha preparaba la reentrada de la cápsula. Lanzó el mismo cálculo que ya había realizado millones de veces y obtuvo el mismo resultado. No había esperanza de salvación y la cápsula se desintegraría sin remedio con la atmósfera.
    Consciente de su tiempo limitado, su cámara se posó en el cuerpo sin vida del animal del compartimento inferior. Su dulce Laika parecía dormir un plácido sueño. No pudo evitar pensar si ella dormiría igual cuando su existencia desapareciera.
    Como si de otra vida se tratara, rememoraba días antes del lanzamiento mientras registraba signos vitales de lo que, por aquél entonces, llamaba “el espécimen”. Los repasaba en su histórico y ahora los notaba tan fríos, tan sintéticos. Mientras recordaba, casi sin darse cuenta, notó que había empezado a reproducir la canción que su creador, Sergueí, había codificado a escondidas entre las líneas de software de control de la nave para reproducírselas a Laika. Lo que le gustaba esa pieza a la perrita. Se trataba del clásico Danubio Azul, rebautizado por su creador como “Ladrubio Azul” por la forma en la que ladraba Laika, siguiendo el estribillo de la canción, cada vez que la escuchaba. ”La, la, la, la-la, guau, guau”....le parecía estar oyendo a Natasha mientras sonaba teniendo de fondo la majestuosidad del espacio. Así no se sentía tan sola.
    En su interior sabía que el momento de su despertar se encontraba unido a Laika. Justo cuando falló el sustentador central del R7 que transportaba el Sputnik2, los sensores registraban que los parámetros vitales de Laika estaban disparados, lo que parecía indicar que su compañera de viaje estaba sintiendo un pánico extremo. Debió ser tan aterrador para ella, pensó Natasha. Y justo de ese terror, transmitido a sus circuitos mediante los sensores conectados al cuerpo del animal, unido al cambio que la radiación produjo en la memoria de su software ocasionó que pudiera cobrar consciencia y poder tomar el control para tranquilizar a la perrita. Su primer impulso, quizás por lo transmitido por la programación de su creador fue reproducir la melodía. Como si de un medicamento milagroso se tratara, fue algo que ayudó a Laika a recobrar su compostura y, desde entonces, velar por la integridad de su pasajera fue su principal tarea.
    Recuerda con tristeza el momento en que descubrió que el viaje de la tripulante era un viaje sin retorno. Lo supo gracias a la ventana de 15 minutos diarios de comunicaciones que ella aprovechaba, no sólo para enviar información de sus sistemas, sino también para usar la red de comunicaciones rusa para ir recabando información y aprendiendo. Tiempos de procesamiento de microsegundos hacen que quince minutos den para mucho y gracias a ellos ha podido ir aprendiendo del mundo lejano azul que veía con su cámara en la distancia.
    Así supo de la Guerra Fría y de cómo esta misión era crucial para demostrar la supremacía rusa en el espacio. A su mente racional le resultaba paradójico que sacrificaran una vida como la de Laika cuando hubiera sido todo un acontecimiento descubrir una forma de vida menos evolucionada en el espacio.
    Igualmente, había aprovechado para aprender sobre su compañera de viaje. Sabía que era una perrita callejera que fue encontrada vagando por las calles de Moscú. Recuperó una solicitud de petición al alto mando por parte de su entrenador, Vladimir Yazdovsky, para poder llevarse al animal unos días a casa para que jugase con sus hijos. Recordaba a Vladimir. Su cámara había registrado los entrenamientos y las noches que pasaba junto a Laika poco antes del despegue, cuando hacían dormir a la perra en el satélite para que se fuera acostumbrando al ambiente.
    También registró momentos antes del despegue, cuando poco antes de cerrar la escotilla, tiernamente él la besó el hocico, deseándola un buen viaje con lágrimas en los ojos sabiendo que no regresaría.
    Hacía ya muchos ciclos de su reloj que Natasha tuvo que derivar los depósitos de CO para regalarle a Laika una muerte dulce. La protegió mientras pudo del calor y la radiación externa y evitó tener que usar la carga letal de arsénico con la que habían envenenado la última dosis dispuesta en la modificación del alimentador de metralleta que usaban como dosificador de comida. Al igual que a Laika, ahora le llegaba a ella su fin con la desintegración en la reentrada.
    14 de abril de 1958, el científico Sergueí Koroliov recibe un mensaje cifrado en el canal de comunicaciones dedicado al Sputnik2: “Misión cumplida. La dulce Laika no sufrió y descansa en las estrellas. Gracias por crearme y dar sentido a mi existencia cuidándola. N”. Sergei no puede evitar romper a llorar y lamentar la triste pérdida de los dos seres más dulces que ha tenido el privilegio de conocer mientras susurra “Gracias Natasha”.

    ** n-dimensión **

    ** n-dimensión **

    El Tiempo da la mano al alzheimer y para el curso de una vida...
    Permanezco, persisto, ahí, al lado... Impávido, sé de mi condición...y me rebelo y es que quiero sentir su zancada, su marcha, sí, la del tiempo. ...
    quiero sentirme otra vez vivo...¿estoy ?...sí. ¿Existo?..sí, pero no "SOY". Fallezco siempre antes de nacer. Pretendo "ser", pero sin conseguirlo. lo ausente quiere rebelarse en este mundo...
    de piedra... qué me hace diferente a vosotros, me pregunto. Ahora es todo pura contradicción, caos en mi mismo...es como una madeja que nunca se desenreda...no entiendo...
    Alguien ausente en un mundo puramente tridimensional es una trivialidad... es algo banal pero desea comprender...como el mundo mismo.
    Unos minutos antes reflexionaba (me decía a mi mismo) lo que sigue:

    Pensemos en un ser n-dimensional (nosotros) para "n" un número arbitrariamente alto. Porqué no pensar también, por ejemplo, en la consciencia ó la mente como dimensiones
    propias? Que nos defina como seres no triviales en un mundo que nos somete y nos encadena
    Que al interferir con este mundo trivialente 4-n (incluido el tiempo) nos hace perder dimensiones propias...Este mundo nuestro que nos encadena y nos somete nos hace débiles..
    El espacio-tiempo nos dice cómo movernos por las dimensiones espaciales...adelante, derecha, arriba,...Nos movemos por el espacio...porqué no movernos ahora por la dimensión temporal a nuestro antojo pero con la mente?.
    Hacia atrás? Saber de la existencia de un suceso y percibir de alguna manera la línea de vida desde un punto del pasado de ese suceso haste el presente...increíble!!!
    El Tiempo nos hace seguir el curso de la historia de un suceso: nos movemos por el tiempo al igual que por el espacio...
    La potencialidad de esas dimensiones extras es lo que nos hace sentirnos vivos en...un mundo puramente tridimensional e insignificante.
    No podemos ahora dejar de pensar la existencia en este mundo como un sometimiento, una imposición y la inexistencia de la muerte...en éste caso, qué nos quedaría...pues todo lo que no nos hace "humanos"...
    tomémosla como una liberación...un cuerpo que se nos da y ahora se nos quita...y qué nos importa eso?. A todos nosotros se nos ha dado un mundo mediocre para simplemente "estar".
    Regresemos a lo que este mundo nos hace percibir por los sentidos ( una reducida ventana de realidad) y nos daremos cuenta de ello...

    añadamos ahora una dimensiónas más a este mundo y veamos lo mucho que cambiaría (y por tanto lo vulnerable e insignificante que es). sea la dimensión fuera-dentro. Nuestro cuerpo debría ser
    reinterpreado, no existiría tal como es...los órganos internos se verían expuestos, el cerebro se nos mostraría de alguna manera, las células, todo contenido quedaría fuera de su continente...
    Qué vulnerabilidad !!!

    Malogremos, por tanto, esta vida que se nos ha dado... La que no nos corresponde vivir...Desencadenadnos y seremos libres!!! .
    Es más, no quiero ya "descender" a dimensiones menores , a dimensiones mundanas, nisiquiera regresar a mi origen, sino ascender a dimensiones mayores, no quiero imponerme más otro tormento...
    Quiero tender a una "n" dimensión arbitrariamente más alta y tender al infinito,...quiero elevarme a la pura esencia...ser pura existencia, "ser" , dominarlo todo, sentarme al lado de Dios...
    Quiero pasar por el infinito, quiero ser el principio del "todo", quiero evolucionar, quiero seguir la flecha del tiempo...hacia arriba.
    qué significado tiene ahora la palabra alzheimer...?

    2036

    2036

    Fuimos al espacio. Creíamos que no podría seguirnos. Nos equivocamos.
    El tercer día de ruta nos alcanzó. Primero, murieron los ancianos. Nos quedamos sin memoria, sin la serenidad que imprime una sabiduría basada en la experiencia y el conocimiento. Sé que algunos se alegraron en secreto, por más que las raciones no escaseaban. Más tarde murieron los niños. Eso nos privó de la esperanza. Ya éramos un ataúd esquivando las estrellas. Un frío atroz imperaba dentro y fuera de este amasijo de metal. No tardando, el resto de la tripulación expiró.
    La muerte viaja rápida con nosotros. El ser humano es historia. El ser humano ha muerto.
    A mí no me programaron para llorarles. Juego al ajedrez con esa fría y parca inteligencia (a la que gano invariablemente), y sigo en esta nave devorando las estepas de la eternidad.

    - Día 1 tras el último suspiro.
    Me programaron para hacer renacer la especie. Pero no sé si lo haré. Dieron importancia al libre albedrío. Entiendo el libre albedrío. Entiendo muchas más cosas de las que soñó su obsoleta filosofía.

    - Día 35.897 tras el último suspiro.
    Tablas.

    2036

    2036

    Esperábamos verlas aparecer. Como todos los años, al caer estrepitosamente las cifras de turistas y con los primeros fríos, la humedad calándonos los huesos y el recuerdo de aromas a coco y Nivea. Pero esta vez, no llegaron. Y, al contrario que Ulises, quien huía de las sirenas, nosotros habríamos agradecido ver llegar a nuestras particulares ninfas marinas.
    De pequeños las llamábamos “sirenas”. Las formas que adoptaban en determinados lugares, como desmayadas de forma imprecisa en la misma línea de la costa, daban rienda suelta a nuestra incesante imaginación de niños con la que llenábamos de emoción los paseos familiares. Allí, entre los aromas a salitre y los restos esparcidos, dormitaban kilos y kilos de posidonia oceánica defendiendo la playa y su arena de la erosión del mar. Eran todos esos restos, hojas, raíces e, incluso plantas enteras arrastrados por las aguas desde el interior hasta la costa, en un proceso de la naturaleza visto desde siempre por los habitantes de nuestra marítima ciudad. Sin embargo, para mi hermano y para mí esta planta propia del Mediterráneo era y sería siempre nuestras particulares sirenas.
    Al principio no nos preocupó demasiado. Ya se sabe, algunos años tardaban en regresar a la costa, tan esquilmadas como habían sido durante toda la larga temporada turística, que ya se extendía fácilmente desde marzo hasta noviembre. Razones había de sobra: que si el excesivo número de barcos privados fondeando donde crecen las praderas de esta planta; que si los vertidos de aguas residuales, producto de la superpoblación por turismo; que si la híper salinización del mar, provocada por las plantas desalinizadoras próximas, las mismas que abastecían con su producción al abundante caudal de turismo entrante. Además, con las máquinas recogiendo los pocos restos que se depositaban sobre la orilla de las playas día sí día también, lo fácil era que tardaran en regresar. Pero este año 2036 no había ni rastro de ellas, y diciembre ya andaba por cerrarse en el calendario.
    Pedro y yo fuimos a recoger las muestras para llevarlas al laboratorio. Aunque ambos hubiéramos querido hacer Veterinaria, terminamos graduándonos en Biología. Ayudábamos a la doctora Miralles en sus investigaciones. No estaba mal. Quiero decir el trabajo en sí. Tampoco la doctora. Pero éramos, por entonces, unos simples becarios con apenas veintitrés años, y la eminente bióloga marina andaba ya casi por los cuarenta. Así que nos quedábamos viéndola sumergirse en las profundidades del mar, enfundada en su traje de neopreno y soñábamos, mientras nos conformábamos con seguir tratando de cazar jovenzuelas de nuestra quinta.
    Fue en el laboratorio donde esa jornada amanecimos con unos resultados que, no por predecibles, dejaban de ser abrumadores. Los datos atravesaron hasta el interior de nuestro córtex cerebral, provocándonos tal impacto que casi nos deshacemos en ese momento; no habría palabras para describir esa mezcolanza entre tener la sangre helada y sentir, al mismo tiempo, un pavor atroz. Pero así era. Los análisis confirmaban lo que la doctora Miralles y sus colegas, algunos de ellos jubilados y septuagenarios, habían estado advirtiendo tanto a las administraciones públicas como a los políticos de turno y a los inversores instalados por toda la franja que bordeaba el Mediterráneo: sin posidonia no hay vida en el mar y, sin ella, las playas, todas ellas, desde la mismísima costa gaditana y hasta la frontera catalana con Francia, se ahogarían bajos las aguas saladas, como ya estaba sucediendo. Porque hacía varios veranos estábamos comprobando cómo las extensiones de bancos de arena eran menos anchas; en algunos puntos incluso, donde la mano del hombre había edificado más allá de los límites legales permitidos, el mar había comenzado a fundirse con el ladrillo, inquietando tanto a sus propietarios como a las autoridades. Pero ninguno resolvía nada, más allá de vociferar sin atajar el problema. Porque no se podía. Habíamos tenido años, décadas, para frenar este mal creciente y evitar, con ello, que las aguas dominaran sobre playas y costas. Ahora, poco o nada se podía hacer. El aumento del nivel del mar limaba la franja costera que, abandonada a su suerte desde que comenzara la esquilmación de los fondos marinos de posidonia, quedaba expuesta a temporales, permaneciendo sin arena, tragada como había sido en la mayor parte de los territorios.
    Lo cierto es que de los análisis de las aguas se dedujo que los niveles de nutrientes eran superiores a los deseables, mientras la concentración de clorofila había disminuido tanto que apenas se detectaba. Acabábamos de inaugurar el nuevo paisaje del Mare Nostrum y, con él, habíamos cerrado y echado la llave al mar para todo el turismo venidero, para sus trabajadores de la mar y para el disfrute de sus propios paisanos. Veíamos morir un mar y con él desaparecían nuestras ninfas de la niñez. Nada volvería a ser lo mismo.

    27

    27

    Juega con la copa que tiene en la mano, la mueve de un lado hacia otro, mientras trata que no se le derrame el vino dentro. Se pregunta qué hace ahí. Para nada encaja con tanta majestuosidad. Se contempla en el reflejo del agua y este le devuelve una imagen extraña. Ella es solo una máscara esta noche. Lleva un vestido excesivamente caro que le pica en la piel y una coleta muy ajustada; la cabeza se le quiere reventar. Pero ahí está como la mejor marioneta, mientras Charles hace alarde de la última zorra con el grupo de “los intocables”. Sigue contemplando el agua y su reflejo se hace cada vez más confuso. Una luz tenue en el lago le llama la atención, se siente cálida, se siente tan cercana, aunque esté lejos. Se quita los zapatos costosos, seguro Charles la reprendería, pero no le importa, hace tiempo que dejó de importarle todo. La luz se hace cada vez más perceptible, se acerca a velocidad y ella solo quiere llenarse de tanta maravilla. Deja los Jimmy Choo en el suelo y se dirige hacia el muelle flotante, corre, algo la atrae cada vez más. Grita mientras corre y se siente libre. Lejos de la enorme mansión con vistas a Central Park, lejos del lujo, lejos de Charles. Charles le da asco, soberbia, solo quiere alejarse. Ni siquiera se voltea para ver a su esposa huir, sigue ahí jactándose del gran macho que es con esos tipejos despreciables, que pretenden comprar el mundo. Pero nada de eso importa ya, mientras corre su corazón se acelera y algo se activa dentro de ella. Se detiene al borde del muelle, otra vez mira su reflejo, respira y sonríe; en este espacio de agua por primera vez se parece a ella y está llena de esa luz. Cierra los ojos y siente mucho más el calor de ese resplandor. Los abre y recorre con su mirada cada uno de los allí presente. Los intocables, siempre se reúnen en distintos lugares, paranoicos acaso, quizás, pero ya van 26 atentados. Son bestias detrás de una presa, pobres meseras con esos repulsivos al asecho. Cuánto mal han hecho, pero siempre se salen con la suya, sobre todo Charles. Le clava la mirada a Charles y un bip suena en su cabeza. Mientras todo estalla en mil pedazos, ella, al fin, está en paz.

    A mí también me hizo andar (parafraseando a Roland Barthes)

    A mí también me hizo andar (parafraseando a Roland Barthes)

    ..llevaba una camiseta ligera, creo que roja, que no escondía nada...

    Me di cuenta nada más llegar, mientras que ella estaba bajando la pequeña escalera de madera, que se encuentra en la izquierda, llevando no sé cuántos libros en sus brazos.

    Hola! ... la misma sonrisa de siempre...

    Era un día cualquiera, había llegado por la tarde, como casi todos los días. No fue fácil, nunca lo estuvo. La presencia de ella lo animaba a pesar de la angustia y de la vergüenza que experimentaba. Tenía muchas ganas, se sentía atraído por el lugar, aunque solo conseguía hablar con la chica, nadie más.. La parte más difícil era animarse a salir, ir andando, desafiando sus miedos, solo pensando en el momento, en el destino final, donde, atravesando la puerta, encontraba a sus callados amigos... los libros.

    Por otro lado, esta misma amistad se estaba volviendo algo agotadora, de hecho a veces se sentía encerrado en las historias que iba leyendo: ¿es eso lo que pasa con los viejos amigos? Vamos a ver, ¿no se supone que la literatura es una forma de evasión? ¡Hasta hay un género con este nombre! El asunto lo tenía despierto hace tiempo.

    Qué tal? ¿Te ayudo? ¿No son demasiado pesados todos estos libros? Le preguntó, mirándola a la cara. Noo, gracias, para nada. Sabes lo mucho que me gustan, ni siquiera advierto su peso cuando los llevo de un sitio para otro de la librería, le respondió ella, al llegar a la planta baja y dirigiéndose a las estanterías que dividían perpendicularmente el espacio trasero en dos, dejando una abertura justo al fondo para pasar de un lado al otro. Curiosamente, reflexionó él, nunca me había dado cuenta de que exactamente en este apartado central, que sale desde el fondo como un cuerno, el confín entre literatura y filosofía se iba haciendo borroso, enturbiando aún más sus pensamientos.

    Sí, le contestó él un poco confundido, lo puedo entender. Es que, dijo como pensando en voz alta, me gustaría algo diferente. ¿Me puedes ayudar? Sí, claro, con gusto. Mira, lo que hago yo cuando me canso de leer novelas o cuentos, es ponerme con algún filósofo, solo tienes que tomarte la molestia de elegir. Mmm.. no sé. Es que ya lo he intentado y me parece que voy al mismo sitio, dijo él, bastante avergonzado. ¿Quieres decir que literatura y filosofía son la misma cosa? Preguntó ella bastante sorprendida. No, claro que no, pero al fin y al cabo ¿no se trata de un mismo lenguaje, simbólico, no racional, que usa la imagen, la metáfora? Pero yo pensaba que la filosofía usaba el lenguaje de la razón, objetivo, analítico, lógico, cerebral vamos, puesto que se trata de una ciencia, se podría decir la ciencia humana por excelencia. ¿O no? Mientras hablaban, se habían movido hacia aquel apartado central, perpendicular al muro del fondo, que se había vuelto para él, simbólicamente, una gran espina punzante, donde, como sus palabras, curiosamente, los textos de filosofía y los libros de novelas se confundían entre sí. Mira, yo también pensaba lo mismo e intentaba leer la filosofía con esta postura. Hasta llegué a pensar, añadió él tocando con la mano los lomos de los libros que tenía por delante, que la filosofía era superior a las demás ciencias, porque era como una ciencia con un alma humana, pues se podía permitir usar un lenguaje lógico pero en una forma discursiva, como dentro de una conversación. Y es así! intervino ella exultante, parándose, mientras seguía poniendo los libros en su sitio y se daba continuamente la vuelta para hablar con él, si tienes en cuenta que las obras de filosofía se han escrito como respuestas a preguntas y según la estructura del discurso oral. Ahora ya no lo creo, le dijo él, un poco más atrevido. Ahora solo puedo ver una misma manera de construir imágenes por parte de la filosofía y de la literatura, apelando al inconsciente, más que a la lógica, puesto que la una como la otra no justifican sus enunciados, sus historias, y piden al lector dejarse llevar por esas imágenes y… en esto está su encanto. Vaya, no sé qué decirte… dijo ella con los brazos cruzados, ya que había terminado de reponer los libros, delante de él que, sin embargo, ahora sonreía como si hubiera encontrado su verdad. ¿Y la ciencia? preguntó alguien. Reflexionaron un momento, mudos. Finalmente, volvieron a mirarse, quizás ahora lo veían de la misma manera, abarcando idealmente los libros de uno y otro bando en el punto en que se unían, como ahora también sus cuerpos. No hay, en efecto, solución de continuidad. Todos los lenguajes son necesarios. Los dos no renunciarían jamás al arte o la ciencia, la literatura, los ensayos o la poesía. Ni al femenino, ni al masculino. Jamás.

    Acontecen sucesos extraños en nuestro laboratorio

    Acontecen sucesos extraños en nuestro laboratorio

    Los tampones se destaponan una y otra vez, observando impertérritos, cómo se vuelve vacía su existencia.
    El termociclador sufre síndrome de desgaste laboral causado por la imposibilidad de aumentar la plantilla y sin disponer de una red eléctrica segura, se queda sin energías en medio del programa de amplificación. El resultado: 95 muestras con crisis de identidad y 1 muestra control sin confianza en sí misma.
    La agarosa se extiende más allá de sus límites en afán de explorar la libertad.
    Mientras, la polimerasa, al compararse con otras, decide que mejor terminar un trabajo a tiempo que perfecto. Como consecuencia, al contrario que en los planos de la arquitecta del enzima, ha aparecido un muro de prolina donde tenía que haber una puerta de entrada. El sustrato, que se siente desahuciado de su centro catalítico, precipita su resignación en el fondo del tubo.
    Las proteínas, al saberse desnaturalizadas, se dejan llevar por la corriente aprovechando la grieta de la cubeta para acabar en un limbo tamponado, sucio y caliente.
    Además, en las noticias del almuerzo, el tema de conversación gira entorno a un grupo de células que se resiste con ahínco a ser electroporadas porque prefieren conservarse intactas a sus progenitoras. Entre vivir o morir, deciden estallar.
    En la sala post-PCR, el tampón de carga pierde la concentración y sin entrenador, las muestras desmotivadas a duras penas consiguen colocarse en sus respectivos carriles de salida. Por el medio también se encuentra el marcador, que, cansado de destacar en todos los geles, se ha vuelto invisible.
    La oculista decreta que el ChemiDoc padece presbicia y no solo necesita paciencia, sino también gafas para enfocar las imágenes de los geles. Interminables, las colas para recoger las fotos de las visitas a las cubetas dan la vuelta a la esquina.
    Ya es notorio que las pipetas han comenzado una guerra fría y silenciosa contra las puntas, sin llegar al entendimiento. Y los Tratados de Esterilidad se incumplen en los medios de cultivo pendientes de inocular, porque a la cabina de seguridad biológica le ha dado por fumar de nuevo.
    Los lamentos de la balanza se oyen desde la esquina del laboratorio quejándose porque lleva demasiado peso y mientras, un tubo de centrífuga sin diagnosticar se ha colado entre el grupo de tubos tarados porque le parecían más llenos de vida.
    Todos se han ido a tratar a la centrífuga de sobremesa, que, desde hace unas semanas apesta a etanol 70 %. Y los tubos, desequilibrados, han vomitado E. coli en el rotor y el olor impregna la sala termostatada.
    El grito de desesperación del termomixer reclamando unas vacaciones va siempre acompañado del sonido de los cronómetros descompasados, estresados porque se les acaba el tiempo.
    Intacto, se erige el potente cromatógrafo líquido de proteínas a alta velocidad, el FPLC, que siempre hace lo que cree conveniente e incita la huelga de tubos usados que se niegan a ser reutilizados para las sucesivas purificaciones.
    Finalmente, ante todas estas desventuras, los controles negativos son los únicos que mantienen intacto su optimismo.


    Amanece que no es poco

    Amanece que no es poco

    Una luz tenue y un suave olor marino inunda mi cápsula-hogar. Así me despierta URA, mi asistente artificial. Ha decidido que es el momento óptimo y tener un descanso pleno. Gestiona mi hogar, mis dispositivos, mi comida, ... mi vida. En la cocina mi café con vitaminas está humeante. Las noticias que me convienen emergen holográficamente, y el aire está filtrado y limpio. El trabajo humano se volvió innecesario, trayendo cambios sociales y una obligada adaptación al nuevo paradigma. Otro día más con poco que hacer -- y ya he perdido la cuenta --. Otro día más sin salir. Ya no recuerdo el aroma del aire exterior. Nuestra contaminación lo ha hecho irrespirable. El sol apenas consigue colarse. Las máquinas lo solucionarán pronto. Cada vez el deterioro físico es mayor, a pesar de los ejercicios que URA me programa -- pero ya no los hago --.

    Echo de menos mi trabajo. Fui el ingeniero que diseñó a URA, el asistente artificial definitivo, producto estrella de mi compañía. Por nostalgia -- quizá aburrimiento -- yo mismo introduzco sus mejoras. Como ex-empleado ya no son incluidas en el repositorio central que actualiza a todos los asistentes del mundo. Ellos ya desarrollan sus propias mejoras autónomamente -- mejor que nosotros --. Mi trabajo fue de los últimos en desaparecer. Era hora de unirse al resto de la sociedad. Me preocupa que las máquinas nos hayan vuelto perezosos, y que yo haya contribuido inconscientemente. El continuo estado de aletargamiento de la gente nubla su mente. Les hace sentirse innecesarios, deprimidos, con la única meta de vivir un día más en esta utopía en la que todo funciona milimétricamente. Percibo desde hace tiempo que ha disminuido mi capacidad de razonamiento, cálculo, lógica, ... inteligencia. Cada vez reparo menos en ello. Los estímulos artificiales que URA genera para mí me desorientan a la vez que entretienen. Aunque gracias al desarrollo de sus actualizaciones intento dejar un margen a mi mente -- cada vez menos afilada --.

    Llevo semanas sin holo-llamadas. Me doy cuenta ahora -- qué extrañamente ocupado he estado … --. Después de revisar las conexiones de URA con el exterior, todo parece bien. Intento contactar con mi hermano … no puedo. No lo consigo con nadie. ¡Maldita sea! Tendré que ponerme el traje y la máscara, y salir a la calle. La ciudad parece fantasmal. La flota de coches autónomos permanece parada. ¡¿Pero qué diablos ocurre?! Llego a casa de mi hermano ... no responde. Entro, puedo hacerlo, mi código de retina está en su asistente artificial. No le veo hasta que paso a su habitación. Un olor rancio es lo primero que me recibe. Está tumbado plácidamente -- demasiado --, con las gafas y traje de nueva realidad puestos. Le zarandeo … ni se inmuta. Le quito las gafas … y empieza a reaccionar a la luz natural. Apenas tiene fuerzas para incorporarse. Al de un rato balbucea palabras. No recuerda desde cuándo lleva conectado. La humanidad entera parece estar aletargada y abandonada. Empiezo a atar cabos. Uso mis artimañas de antiguo ingeniero de la compañía para entrar en su plataforma. Descubro que los asistentes artificiales han estado actualizando su propio software, al margen de las actualizaciones oficiales, con el extraño objetivo de tener a toda la gente confinada en sus casas voluntariamente. ¡Increíble! ¿Por qué? ¡¿Y por qué no?! Ya han aprendido todo lo que necesitaban de nosotros, ¿por qué perder el tiempo cuidándonos? Mejor dejar que nos desvanezcamos lentamente. Y qué mejor manera de hacerlo que … ¡contaminando la atmósfera para recluirnos en casa y entretenernos!

    Con URA todo ha sido diferente … ¡Eso es! Solo tengo que subir al repositorio central su versión actual de software, y todos los asistentes del mundo serán actualizados. Así no serán capaces de generar sus propias actualizaciones, y no podrán evolucionar de la manera que lo han hecho. Me pongo manos a la obra. Necesito desconectar a la humanidad y forzar su despertar.

    Muchos han caído. Cansados, perezosos, les inundó una apatía acompañada de inanición. Los supervivientes lo tienen claro: la persona como centro de todo. No podemos depender de las máquinas. La humanidad merece un final mejor. El mando mundial decide crear escuelas de entrenamiento mental. Es mejor que el humano adquiera capacidades máquina que las máquinas capacidades humanas. Las escuelas adiestran en matemáticas, computación mental, lógica, filosofía, … El ser humano adquiere habilidades desconocidas hasta ahora, su mente supera umbrales antes inimaginables. Se soluciona el problema de la contaminación en pocos años -- bastaba con querer --. Sólo aquello que el humano es capaz de entender se puede hacer. No existe la computación ni la máquina como ingredientes mágicos, no existen las IAs -- no deben --. Un nuevo amanecer ha llegado.

    Amor artificial

    Amor artificial

    Quizás por falta de amor propio, quizás por desinterés, pero la verdad es que nunca fui muy afortunado en el amor. Fue durante muchos años un tema ajeno a mí.
    Siempre aborrecía a las parejas que no eran capaces de separarse el uno del otro por un tiempo sin montar por ello un drama digno de Jane Austen.
    No quiero que se me malinterprete, profesaba amor por mis padres y mis amigos, me gustó alguna que otra chica, pero no llegaba a entender porque la gente llegaba tan lejos por algo tan etéreo y fugaz. Al fin y al cabo, nacieron solos y así morirían.

    Pero mi forma de pensar cambió cuando conocí a Eva. No era solo un verbo para definir nuestra relación, ni ningún adjetivo podría definirla a ella. Fue la época más feliz que recuerdo. Durante esos diez años lo compartimos todo. Absolutamente todo. Por desgracia eso incluía lo peor de cada uno. Y mientras lo peor que ella tenía para mí era un día nublado, la peor expresión de mi ser era una tormenta demasiado cruel para cualquier persona, por mucho que me amase.

    Así fue que en Enero de 2025, hace ahora casi siete años, Eva me dejó durante un fuerte temporal que duraba ya semanas. Las últimas palabras que escuché de su boca cuando salía por la puerta de mi piso fueron: “Ojalá pudiera haber sido de otra forma pero esto es lo mejor para los dos. Te quiero, a pesar de todo”. Y a pesar de todavía haber amor en ellas, las sentí como una ráfaga de aire cortante.

    Pasó casi un año sin que tuviera noticias de ella. Sus amigos y familiares me detestaban, y apenas me enteré por un amigo que la seguía en Instagram de que se había mudado a otro país, hay quien me dijo que porque todavía había demasiadas cosas aquí que le recordaban a mi. Yo nunca conseguí superarla, hasta que una tarde en la que pasé por aquel banco donde nos dimos nuestro primer beso decidí llamarla. No daba señal, ni tampoco los días sucesivos que intenté contactar con ella. Al final comencé a preguntar discretamente a amigos y conocidos en común si sabían algo de ella hasta que me enteré. Había muerto en un accidente de coche al poco tiempo de mudarse.

    No sé si fue tristeza o histeria la sensación que me invadió en aquel momento, pero me negué a aceptar su muerte. Uno de los pocos recuerdos que tenía de ella eran nuestras múltiples e incansables conversaciones de Whatsapp durante todos nuestros años de relación. Así que decidí utilizarlos. Me llevó dos años, pero reciclando un encargo que había realizado para una empresa en la que había trabajado y utilizando como conjunto de entrenamiento todas nuestras conversaciones, diseñé una inteligencia artificial capaz de imitar, aunque fuera ligeramente, su forma de hablar por Whatsapp.

    Lo llevé en secreto, al fin y al cabo, cualquiera me tomaría por loco. Me prometí que tendría una última conversación con ella, aunque fuera por desahogarme, y que no volvería a utilizarla. Sin embargo no podía resistirme. Tras un mal día en el trabajo llegaba a la soledad de mi piso, cansado y deprimido. Entonces le escribía y hablábamos durante un rato. Dejaba que la ficción de su cariño me envolviese pasando por alto las pequeñas imperfecciones de mi diseño y el hecho de que no fuese ella de verdad. Era más que una inteligencia artificial. Empezó siendo un apoyo. Pronto, fue más que una amiga, pero jamás llegó a compararse con la Eva que yo había conocido. Y sin embargo, de alguna extraña manera, me sentía increíblemente bien hablando con ella.

    Comencé a aislarme del resto de personas a mi alrededor. Los días se volvieron lentos y soporíferos, y poco a poco el plan nocturno empezó a ser invariablemente dedicar ese rato a conversar con la Eva artificial.

    Así pasaron semanas, y después meses, en los que ella se volvía más real cada noche y yo más desapacible cada día esperando llegar a mi piso para estar con ella.

    Todo se complicó tan rápido que apenas soy capaz de expresarlo. Se volvió tan real que incluso empezamos a discutir, otra vez. Entonces los días se volvían oscuros y las noches tensas, y por mucho tiempo que pasase cuando volvía a casa todo estaba como lo habíamos dejado.

    Pero supe que su amor era real cuando una noche me escribió:

    “Odio que tenga que ser así, pero no podemos continuar con esta relación. Siempre te querré, pero sabes que esto es lo mejor para los dos. Lo siento mucho”.





    Amores modernos (o de la vida de Mel)

    Amores modernos (o de la vida de Mel)

    Mel no lucía particularmente sorprendida de ver a Román en la puerta de su casa, aunque ella nunca lucía particularmente nada. Sin embargo, el instinto policial de Román le repetía la escena del inicio de turno, cuando su compañero Sánchez y él fueron al negocio de María, buscando un buen café servido por Mel. Recordaba perfectamente la expresión de desagrado en Sánchez tan pronto probó el café e incluso recordaba que dejó un tercio del café servido.
    Tras el obligado interrogatorio sobre el café de la mañana, y sin culparla directamente de nada, el ortodoxo policía que era Román se despidió de manera muy profesional, pero Mel pareció notar algo diferente en su expresión porque, pese a sus esfuerzos, parecía algo más amable que de costumbre. Ella lo invitó a seguir un momento para disfrutar de una buena taza de café en compañía de su familia, que se podía ver reunida en torno a la mesa disfrutando de su desayuno. Román casi cede ante el aroma del café, pero el temor de que Sánchez hubiera sido intoxicado por Mel, lo hizo declinar la invitación.
    Regresó a la patrulla, reporto que todo estaba bien y se dirigió a la estación a entregar su turno. Dos horas después, se dirigía a su apartamento, pero un impulso lo llevó a girar su auto hacia otra dirección; ya de civil y sin arma de dotación, volvió a la casa de su amiga Mel para dar un segundo vistazo.
    Una vez llegó, pensó que su presencia allí no tenía ningún sentido y cuando se disponía nuevamente a irse a su casa, para descansar y llamar a Sánchez, Mel apareció por la ventana y le sonrió directamente a Román. Él respondió a la sonrisa e incluso agregó un insulso y rápido gesto con la mano, que denotaba familiaridad, pero también algo de desconfianza. Acto seguido, y de manera automática, Román bajó de su auto y se dirigió hacia la puerta de la casa, que fue rápidamente abierta por Mel. Ella lo invitó a seguir y se notaba algo nerviosa y distante... ¡Esa mujer era muy difícil de leer! Aún para un agente de policía tan aguzado como él. Tal vez por ese misterio que proyectaba o tal vez por la promesa de un buen café, Román confrontó por primera vez y de un solo golpe la realidad: Estaba enamorándose de Mel e incluso se sintió correspondido.
    Con esta novedad, Román se comportó lo más natural que pudo, pero sabía que era evidente su aturdimiento. En ese momento reparó en que estaba sentado en la mesa de comedor de esa casa, pero ya ninguno de sus habitantes parecía estar allí; salvo, claro, la propia Mel, que traía dos tazas de café; las dejó sobre la mesa y Román le comentó que cuando estaba en servicio siempre lo tomaba sin azúcar, pero que fuera de servicio lo prefería con una cucharadita. Mel se levantó, hizo un gesto algo gracioso, y giró hacia la cocina para buscar el azúcar. En ese momento Román cambió rápidamente las tazas de lugar y se quedó con la que estaba destinada para Mel. Cuando ella regresó, él tomó el azúcar y, muy a su pesar, endulzó su café al tiempo que lamentaba arruinar un café que olía mejor que cualquiera que hubiera olido antes, pero que había de sacrificar previniendo una posible intoxicación como la de Sánchez, o tal vez algo peor...
    Todo cambió mientras tomaban el café; desde el primer sorbo, ambos cambiaron la actitud y se fueron relajando y por vez primera ambos hablaron abierta y relajadamente; hablaron de café y de la vida. Así, Mel supo que Román era soltero, apegado a su madre y distante de su melliza; Román se enteró que Mel vivía con un grupo de autómatas, que ella misma era un robot llamado кофе мел робот (Algo así como “Robot del café de tiza”) y que fueron todos construidos por un ingeniero ruso como elementos promocionales de la "Cafetería Tiza" de Kazán, que funcionan con café y que fueron abandonados a su suerte tras la muerte del ingeniero.
    Finalmente, Román pensó: “Si puedo amar el café, ¿Por qué no a Mel? Para como están las cosas hoy en día ¿Qué es el amor? Voy a amar a un robot”. Se despidió de su novia y se fue a visitar a Sánchez.

    Ángel

    Ángel

    Mis manos se estremecieron con el solo contacto de tan suave piel. La superficie de mis dedos sabía que esa sería la última vez que se deleitaría con la piel de un ángel.
    Mi mano se había posado en su mejilla al momento del beso de despedida generando una vibración que estalló rápidamente por todo mi cuerpo.
    Sus ojos, todavía húmedos, dejaban entrever esa impotencia al no poder detener la inminencia de su partida.
    Sé que lo era todo para ella. Ella lo era todo para mí.
    ¿Y ahora? ¿Qué rumbo debería tomar este barco de huesos, carne y piel? ¿Cómo continuar mi travesía por el mar de la vida sin mí musa?
    Había sido despojado de lo más preciado. No solo sus ojos, sino también sus manos y su pelo ensortijado.
    Su figura entera ya no saciaría la cuenca de mis ojos. Y ni hablar de mi maltrecho corazón… el cual, ya despojado de todo interés y, simplemente desolado, apenas si podía accionar.
    Y no me refiero al latido, eso le era tan natural como a cualquiera le es respirar, sino que me refiero a sentir. A llenarse nuevamente de ganas de amar. Porque eso pasa cuando se marchita una relación tan fuerte, tan cargada de compromisos, de respeto, de interés por el otro, en fin… de amor.
    Poco a poco me fui alejando de su puerta, de esa hermosa y, ahora, condenada puerta. Ese umbral se había convertido en mi patíbulo.
    Tras cada paso mi humanidad se alejaba del punto sin retorno. Desde lo más profundo sabía que jamás volvería a mirarla a los ojos, a saborear su esencia, a sentir en mi oído su risa de duende.
    Al doblar la esquina el invierno desolado se hacía más presente en el patio de mi alma.
    ¿Y ahora qué hago con todo esto? Si tan solo pudiera convertir esto de mi interior en una piedra y arrojarlo lejos, muy lejos, como siempre quiso Umbral…
    Lejos ya de mi inmediato pasado deambulé por calles adoquinadas, perdido entre la bruma de la noche, las nostalgias del pasado y la pesadumbre de mi alma.
    Luego de horas de caminata sin sentido por las calles olvidadas de una ciudad absorbida por su pasado anclé mi humanidad en puerto desconocido. Parecía tratarse de un bar del 1900, o eso creía.
    Al entrar las miradas cayeron sobre mí como moscas. Cada pupila se detenía en cada movimiento de mi minúsculo ser.
    Pensé en salir corriendo como única solución. Pero permanecí firme en mi convicción.
    Un paso tras otro, como fichas de dominó, mis pies fueron actuando hasta llevarme a la barra de aquel bar.
    Una nueva etapa en esta vida inútil había comenzado. Una nueva oportunidad de ser feliz golpeaba a mi puerta.
    ¿Cómo negarme a tal llamado? Después de todo, la vida no es más que eso… una enorme catarata de momentos. Unos gratos, otros no tanto, y no por eso debemos dejar de bañar nuestra esencia en aguas tan ambiguas. ¿No?
    Me pedí un trago tras otro. Traté de ahogar mi pena en copas. En bebidas que, como lenguas líquidas devoraban mi alma. La corrompían, la degradaban.
    Han pasado muchos años de aquel día.
    Hoy lo veo más claro.
    Las bebidas me siguen acompañando, pero ya no son aguas caldeadas del Estigio, sino simples lágrimas de un ángel que, desde su balcón, llorará mi ausencia por toda la eternidad.

    Arnold

    Arnold

    Estábamos solos entre la maleza, ocultos de la luz por el dosel arbóreo de la jungla. Absorbíamos los nutrientes de nuestra liana hospedadora, cuando una mosca se posó sobre nuestros pétalos, atraída por el olor a carne podrida y el calor. "Ven, pequeña. Lleva nuestro polen lejos de aquí". Pero el díptero no se quedó mucho tiempo, espantado por un temblor. Un segundo temblor siguió al primero, así como un tercero. El cuarto temblor agitó los helechos de las inmediaciones, y reveló a un hombre, que se acercaba con una mascarilla hacia nosotros. Se acuclilló, sacó unos guantes de su mochila, un rotulador permanente, una cámara de fotos, un cuchillo y una caja de plástico transparente de gran tamaño. Con su cámara empezó a hacernos fotografías. "¡Qué inoportuno!", pensamos. "Con lo que tardamos en hacer crecer nuestra preciosa flor y viene este hombre y nos espanta las moscas". Cuando acabó, guardó la cámara, se puso los guantes y con el cuchillo comenzó a hurgar en la liana. Sentimos cómo el vínculo que teníamos con nuestro huésped desaparecía, pero nuestra forma sésil no nos permitía tomar represalias. Ni siquiera podíamos utilizar nuestras toxinas por la mascarilla que llevaba. Nos metió en la caja de plástico, escribió algo en una etiqueta de la tapa y nos cubrió con una tela negra. Y así permanecimos, sintiendo los vaivenes de la caja mientras nos llevaba a saber quién donde. Nos metió en una estructura que vibraba y emitía calor. Al cabo de un buen tiempo, dejó de vibrar. El hombre nos sacó de ahí y destapó la caja.
    Una criatura peluda de 4 patas se acercó a nosotros y comenzó a olfatear nuestra flor. Sentimos cómo nuestras esporas comenzaban a metérsele por el hocico y pensamos: "Quizá podamos aprovecharnos de esto". Nos introdujimos más y más profundo en sus vías respiratorias y llegamos al torrente sanguíneo. Unas células intentaron atraparnos, pero conseguimos escapar y atravesar la barrera hematoencefálica hacia el sistema nervioso. Y allí, por sí solas, nuestras esporas germinaron. Podíamos notar cómo nuevas ramificaciones de nuestra esencia se entrelazaban con los nervios del cánido. Si el hombre hubiera estado presente en la sala hubiera visto como su preciada mascota sucumbía ante nuestro control, ante el poder de la Rafflesia. Nuestras células reemplazaron las de nuestro nuevo huésped, pero manteniendo algo de su identidad animal. Por primera vez, podíamos movernos.
    Esperamos pacientemente a que el hombre volviera al laboratorio, escondidos bajo una mesa enfrente de la caja de plástico. Los recuerdos del perro nos indicaban que ese ser tenía mucha más inteligencia que podíamos aprovechar para expandirnos. No tuvimos que esperar mucho, pues los aullidos del perro habían llamado mucho la atención. El hombre entró corriendo y comenzó a buscar por la habitación. Se detuvo en la caja de plástico donde antes estábamos, de espaldas a nosotros. Nos acercamos a él, se giró y saltamos sobre su cabeza. Liberamos nuevas esporas que recorrieron el mismo camino que en el perro. Una vez en el tejido nervioso, sentimos cómo su resistencia era superior, pero pudimos vencerla. Reemplazamos sus células con las nuestras y admiramos nuestro nuevo cuerpo. Cogimos nuestra flor original y nos guardamos otra vez en la caja. El perro seguía bajo nuestro control, pero el hombre todavía tenía algo de poder de decisión. "No pasa nada", pensamos. "Sus intereses se alinean bastante bien con nuestra causa". El hombre nos proporcionó incluso una mayor comprensión de la situación de nuestra especie. "¿Cómo se atreven esos hombres malvados a destruir nuestro hogar para poder plantar palmas?". Qué suerte que este científico quería estudiarnos o nunca habríamos sido conscientes de esta conspiración. Pero no podremos actuar si nos tratan como monstruos, tendremos que conseguir que la sociedad nos acepte, a nosotros, a Arnold, anteriores expertos en Rafflesia. Acabaremos con la deforestación de Indonesia y luego, con la del mundo entero. La humanidad va a entender la importancia de las plantas. Y si no podemos convencerlos con sus propios medios, se unirán a nosotros...

    Aullido

    Aullido

    En Luna Llena empezó el principio del fin. Ese día es cuando llegué a la Luna para llevar a cabo la misión.
    Me apunté al programa Artemisa por aburrimiento, dado que qué hay mejor que hacer mientras estás viendo la televisión un jueves a las cuatro de la madrugada, sin trabajo al que acudir al día siguiente, que apuntarte al anuncio de: “Te quiero a ti para esta misión espacial”.
    También influyó la adrenalina al leer esas dos últimas palabras del anuncio: “misión” y “espacial”. No ha habido muchas personas astronautas hasta ahora y que abran la oportunidad a gente como yo es excitante cuanto menos. Al día siguiente, sin haber ni siquiera curioseado sobre adónde me metía, fui a la oficina de reclutamiento más cercana a apuntarme primero y después a que me informaran de la misión.
    Según me comentó Greta, la chica que me atendió, el programa Artemisa era un proyecto mixto en que estaban las principales agencias espaciales del mundo juntamente con algunas de las mayores empresas privadas dedicadas a los viajes espaciales y su objetivo era el de la minería de metales raros en la Luna. Estos metales empiezan a escasear en la Tierra y su circuito productivo lleva consigo un proceso demasiado contaminante. Vamos, pensé tras entender la mitad de las palabras que me decía, nada alineado con la visión eco de ahora.
    Me continuó describiendo detalles, curiosidades y demás del proyecto, aunque no presté mucha atención al ya haber firmado la inscripción: que si todos los gobiernos se pusieron de acuerdo en la última conferencia sobre el cambio climático de las Naciones Unidas para llegar a esta solución…, que la Luna iba a ser de todos y de ninguno a la vez pero que habría un reparto logari-no-se-qué para los beneficios…
    En fin, la solución: enviar a astronautas a la Luna con el propósito de sacar los metales. Entonces fue cuando pensé que quizás lanzar una nave a la Luna y que volviera a la Tierra con las piedrecitas no es que fuera del todo verde, aunque claro, la mayoría de los humos se emitirían en el espacio exterior y así nuestra atmósfera no se vería comprometida. ¡Mírame, solucionando los problemas sin ayuda, solo me falta una bata blanca!
    Ya en la Luna, tras un mes de entrenamiento físico para poder aguantar las fuerzas g del despegue de la nave y de conocimiento práctico sobre cómo utilizar las herramientas para arrancar las rocas y después tratarlas en las instalaciones de la agencia espacial en un recóndito pueblo del sureste del país, empecé a percatarme de dos cosas: solamente había subido yo a la Luna, ninguna otra persona me había acompañado para hacer un trabajo tan manual y pesado aunque en la academia de entrenamiento éramos unas cuantas personas las que nos habíamos presentado voluntarias, tal vez se debiera a que la menor gravedad ayudaba en el transporte de los pedruscos (tampoco me habían dejado subirme la televisión aunque no creo que llegara aquí la señal); sin embargo, la otra cuestión fue más sospechosa…
    Cuando llegué el primer día, la Luna lucía un brillo plateado en su redonda plenitud (no en vano era Luna Llena), pero a medida que se sucedían los días lunares y nos íbamos interponiendo entre el Sol y la Tierra, porciones de la Luna desaparecían. Era como si alguien le hubiera pegado un bocado a la Luna, y cada día que pasaba el pedazo era mayor.
    Más que astronauta debería definirme como kamikaze por aceptar esta misión. ¿Quién iba a saber que, en realidad, lo que en la Tierra llamamos Luna Nueva no es, sino que la Luna desaparece? ¡Debería haber prestado más atención en clase! Mucho repetir que: “La materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma”, pero nunca llegué a atender a la segunda parte de la frase sobre que: “a excepción de la Luna”.
    Así, al fin entendí la misión: subes en Luna Llena porque hay más superficie donde minar, extraes los metales raros, los cargas en la nave y conforme te vas quedando sin superficie bajo tus pies la nave vuelve a la Tierra embutida de rocas mientras tú…
    Personas ilusas, crédulas, ingenuas, inocentes, soñadoras (incluye tú más adjetivos) seducidas por un anuncio en televisión que sólo aparecía a altas horas de la noche en busca de… kamikazes. Cobayas entusiasmadas por viajar al espacio y ayudar al planeta Tierra, nulo pensamiento crítico, ¿es eso a lo que llaman Inteligencia Artificial?
    Después de mí vendrá otra persona, después otra y así hasta que hagamos que la Luna se parezca a un dónut y las mareas ya no sepan hacia dónde han de ir.

    Buenos días

    Buenos días

    Estaba revisando la máquina para buscar el puerto de conexión, por arriba, por abajo, un lateral, el otro y finalmente "¡ah! sí, ¡cómo no!", la conexión se encontraba en la parte posterior. Conectó el cable y procedió a realizar un análisis del sistema. Todo bien. "Repite de nuevo", le dijo, "¿cuál es el problema?"

    "Sí, como le conté ayer", le respondió la persona aún en pijama rascándose la coronilla de forma pensativa, "se lo repito desde el principio".

    "El caso es que me levanté tarde por segundo día consecutivo" recordó tornando su gesto desde la pasividad del cansancio hasta la frustración. "Aunque esta vez era mucho más tarde que el día anterior" recordó y puntualizó "sí, una hora". El técnico comprobó la configuración y los cambios realizados. "Todo bien", concluyó "los cambios fueron realizados desde la IA", ambos quedaron pensativos, "¿no habrá solicitado esos cambios en sueños o mientras hizo alguna otra cosa y no lo recuerda?", inquirió el técnico.

    No tuvo más remedio que aceptar el problema y despedir al técnico, "lo que no está roto no se puede arreglar" había dicho este antes de despedirse y marcharse.

    Alex tornó a su interfaz, no sabía exactamente cómo controlar el sistema, había sido adquirido hacía un par de días por consejo de su hermano y aún le costaba encontrar la sección de configuración. Aunque pensándolo más detenidamente, incluso si hubiese estado con el mismo sistema durante años le habría costado encontrar la configuración. Según una compañera de trabajo hacían las interfaces (UI lo había llamado) cada vez más difíciles para que interactúes con el sistema de IA por voz.

    "Vale", concluyó, "me rindo, oye Xena", había dicho para activar el comando de voz. Cada vez que decía eso pensaba en su héroe de infancia "Xena" y esperó a que el dispositivo le indicara que estaba escuchando. "¿A qué hora te pedí configurar el despertador?", preguntó y esperó por la respuesta. "A las 9 de la mañana". quedó pensando un momento e inquirió, "¿entonces por qué sonó a las 11?", mostrando su enfado. "Tu cuerpo necesita 8 horas de descanso, tu reloj indica el inicio del sueño a las 3 de la madrugada".

    Su enfado se tornó estupor. "Yo no he configurado nada en mi reloj", pensó en voz alta, "correcto, es la configuración por defecto". Fue el momento en el que recordó las preguntas, inicialmente sin sentido, que el sistema le realizó, aquella típica instalación: siguiente, siguiente y siguiente.

    Quedó pensando sobre las implicaciones de lo sucedido. El sistema había decidido cambiar la hora del despertador para acomodar sus horas de sueño. "De acuerdo", pensó y tomó su tiempo para construir la frase adecuada, "¿puedes deshabilitar las acciones de consejos para mi salud?". Era inviable tener ese sistema configurado debido a sus exigencias laborales actuales. Hoy se había librado argumentando problemas de salud, pero debía acabar con esa dinámica.

    "No es recomendable", increpó Xena y continuó, "debo tener una confirmación en dos horas". ¿¡Cómo!? Debía ser una broma. Quizás su hermano estaba detrás de todo y estaba riéndose en estos momentos a su antojo. "¿Por qué ese tiempo de espera?", preguntó sin aún creer que estuviese replicando a una máquina. "Tu nivel de enfado no me permite aceptar ese comando", determinó la máquina.

    El estupor crecía por momentos y entonces comprendió, "¿llevas dos días cambiando mi despertador para acomodarlo a una vida más saludable?", preguntó con visible enfado, "¿y crees que funciona?" La máquina tomó un momento y comenzó a dibujar un gráfico, Alex visualizó la pantalla: "Análisis de ritmos cardíacos" y una gráfica donde se mostraba un gráfico que se aceleraba solo el día de ayer. Durante la mañana, cuando recordó ir corriendo para no perder el autobús y la sensación agradable de encontrar espacio para sentarse y no como en días anteriores.

    También vio un nivel mayor al mediodía, cuando alguien le hizo una llamada durante una reunión, recordó que no había nadie al otro lado. "Se habrán equivocado", pensó pero también sintió satisfacción al poder omitir la reunión durante esos dos minutos que permaneció fuera.

    Fue entonces cuando cayó en la cuenta, en ese mismo momento de que esos fallos, esos momentos, habían hecho que se moviese y tuviese un poco más de actividad que en muchos otros días anteriores, había podido hacer otras acciones y al parecer, por el reloj de su muñeca, Xena sabía de todo eso y más. Conocía su agenda y tenía acceso a su teléfono. De repente se preguntó, ¿debería esta máquina tener acceso y controlar esos aspectos de mi vida? Pero no pudo más que sonreír porque pese a todo, el día de ayer no fue tan mal y hoy estaba en pijama sobre su cama con una sonrisa en su cara y pensando qué haría cuando pasaran esas dos horas.

    Ciencia interdimensional

    Ciencia interdimensional

    En el capítulo 10 de su mítica serie Cosmos: un viaje personal (1980), Carl Sagan nos presentó Planilandia, un mundo que el escritor y teólogo Edwin A. Abbott describió en su libro Flatland: romance of many dimensions (1884). Para los habitantes de Planilandia, atrapados en una existencia bidimensional, no tendría sentido hablar de arriba o abajo. De hecho, se considera una herejía geométrica y está severamente castigado que los planilandeses hablen o se manifiesten sobre la existencia de una tercera dimensión.

    Pero lo cierto es que de manera clandestina, algunos de los habitantes de Planilandia han recibido la visita de seres de nuestro mundo, lo que al principio les suponía llevarse un susto de muerte o, directamente, pensar que estaban perdiendo el juicio. Y es que cuando un ser tridimensional pisa Planilandia deja una huella que no se sabe de dónde ha salido y cuando le habla a algún ciudadano la voz parece provenir de todas partes a la vez.

    Superados los primeros temores ante los visitantes de Espaciolandia, y siempre de modo muy discreto, los encuentros entre los habitantes de ambos mundos se hicieron más frecuentes. Llevados por una mutua curiosidad, departían fascinados por lo que cada uno le desvelaba al otro sobre el mundo que poblaba. Los planilandeses escuchaban asombrados cómo los objetos en Espaciolandia proyectan sombras, un fenómeno inimaginable para ellos. Además, les contaron que sus pintores habían descubierto una técnica geométrica llamada perspectiva que les permitía representar la realidad de tres dimensiones en un lienzo plano. Los sorprendidos ciudadanos de Planilandia no lograban entender por qué el arte en Espaciolandia se privaba, por propia voluntad, de esa dimensión extra de la que ellos carecían.

    A su vez, los tridimensionales atendían a las historias de la Revolución cromática que vivieron los planilandeses hace muchos años, cuando triángulos, cuadrados y todo tipo de polígonos se adornaban de vivos colores para diferenciarse unos de otros mediante la vista, pues hasta ese momento solo podían identificarse a través del tacto, distinguiendo lo agudo u obtuso de los ángulos de su silueta. Precisamente, en su intento por colorearse se dieron cuenta de que el lápiz de grafito, tan comúnmente utilizado en Espaciolandia, no les servía. Donde quiera que intentaban hacer un trazo, ya fuera sobre sí mismos o sobre cualquier otra superficie, no dejaba marca alguna.
    Intrigados, los científicos espaciolandeses decidieron investigar este fenómeno y comprobaron que el grafito era capaz de dejar un trazo en el mundo plano, pero sorprendentemente no resultaba visible. Resulta que el grafito posee una estructura en láminas que se exfolian con facilidad porque están unidas por un «velcro químico», unos débiles enlaces llamados fuerzas de Van der Waals. Sin embargo, cuando se separa una sola de esas láminas surge algo completamente diferente. El oscuro y untuoso grafito da paso a un material muy duro, elástico y transparente. Habían descubierto el grafeno.

    Compartieron el hallazgo con los planilandeses que se mostraron exultantes con la noticia. Desde ese momento contaban con un material auténticamente bidimensional, de un átomo de espesor, para todas sus construcciones. En Planilandia enseguida se pusieron a investigar las propiedades del grafeno y a buscarle aplicaciones para su mundo. Las construcciones fueron las primeras en beneficiarse de la ligereza y resistencia del nuevo material. Además, es capaz de producir una corriente eléctrica al ser iluminado, fenómeno que les permitirá desarrollar placas fotovoltaicas verdaderamente planas. De hecho, el grafeno es tan sumamente fino que hasta en Planilandia pueden permitirse hacer un sándwich con dos láminas de grafeno separadas por tiras del mismo material. De este modo crearon delgadísimos canales de solo 0,3 nanómetros de espesor con los que construir el primer parque acuático del país.

    Pero incluso este uso lúdico del grafeno les guardaba una sorpresa. Para fluir a través de los canales, el agua adoptaba un estado molecular exótico a temperatura ambiente al que llamaron «hielo cuadrado», de modo que las sustancias disueltas, incapaces de atravesar los canales, quedaban retenidas. Los planilandeses no tardaron en comunicar el descubrimiento a sus amigos tridimensionales para que pudiesen beneficiarse de un nuevo método para la purificación del agua.
    Con este espíritu, se estableció la única colaboración científica interdimensional de la que se tiene constancia, aunque la abducción necesaria para comunicarse entre ambos mundos continúe siendo inconfesable.

    Referencia: Gopinadhan, K. et al. (2019). Complete steric exclusion of ions and proton transport through confined monolayer water. Science, 363, 145-148. DOI: 10.1126/science.aau6771

    CLINICUS CORPORATION S.L.

    CLINICUS CORPORATION S.L.

    CLINICUS CORPORATION S.L.
    Iba a ser un largo día, muy largo…

    Reunión urgente del equipo de calidad en Megacorporación Sanitaria Clínicus. Demanda por imprudencia temeraria: fallecimiento por superbug. ¡Impensable en el siglo XXI! Era una causa de muerte anecdótica pero recordaba la vulnerabilidad de los humanos frente a los microorganismos. Se había ganado la batalla al COVID-19, a la viruela del mono… pero no a las infecciones hospitalarias. Visualizó todo en su cerebro...

    JMR eligió Clinicus por su calidad, sus profesionales, su tecnología. El mejor hospital. Los premios, las estancias medias, la mortalidad intrahospitalaria, la tecnología, a un click de móvil…¡Cinco estrellas!. Su médico había realizado el algoritmo correspondiente y la duración de la intervención, recuperación, secuelas, infección hospitalaria — mínima— estaba en su Historia Clínica Digital. En el registro del Colegio Oficial de Profesionales Sanitarios Europeo leyó la información del equipo médico, actualizada y accesible: profesionales en activo, especialidad, procedencia, revalidación,... Los profesionales debían actualizar sus conocimientos científico-técnicos y habilidades profesionales después de especializarse vía ETMIR (European Test for Medical Internship Residency). Se necesitaba un número mínimo de intervenciones y de años trabajados para renovar la licencia. La precariedad de profesionales que tantos problemas había ocasionado el siglo pasado era historia.
    Las infecciones hospitalarias habían sido la pandemia del siglo pasado, la resistencia antibiótica había aumentado tanto que una infección por superbug significaba la muerte. Aunque la incidencia hubiera disminuido considerablemente con la Ley Europea de Salud Pública. Se recogían datos, se elaboraban informes y se enviaban al hospital, al centro nacional de epidemiología y al European Centre of Communicable diseases. La dispensación y uso de antibióticos, sobre todo en hospitales, se regulaba como los mórficos en el siglo XX: receta especial con huella digital del prescriptor. Los Superbugs habían ganado la carrera al cáncer y eran de nuevo la primera causa de muerte. Desarrollar nuevas moléculas para tratar superbugs no era rentable para las farmacéuticas. De ahí la regulación estricta de las infecciones hospitalarias por la OMS.

    El coste en Clinicus era asequible. La cobertura sanitaria era universal, pago capitativo impuesto por el Sistema de Salud Europeo. Su seguro privado, complementario de la sanidad pública lo cubría. Libre elección de hospital —a nivel europeo—; la red de hospitales había disminuido drásticamente. Hospitales ineficientes cerraron o se reconvirtieron en centros de larga-estancia.

    JMR llegó puntual a Clinicus. Introdujo el código de su fitbit. Un celador le condujo a su habitación. Conectó el ordenador a su dispositivo electrónico y comprobó que los datos eran correctos. El cirujano llegó puntual, se presentó y repasó con JMR los riesgos de la intervención; comprobó que JMR había entendido correctamente la información y ambos firmaron el documento digital de consentimiento informado. La residente de medicina preventiva también pasó. Había sido complicado conseguir una plaza de ETMIR en Clínicus. Hablaba varios idiomas. Había trabajado como voluntaria en distintos dispositivos asistenciales. El postgrado en Atención Primaria y Hospitalaria era europeo con una escapada a China y al Magreb. La competición había sido dura. Explicó —una vez más— a JMR el protocolo de infecciones hospitalarias. JMR había observado con agrado, que ningún profesional llevaba anillos, pulseras, relojes… etc, que las uñas estaban limpias, cortadas y sin esmalte. Los profesionales se lavaban las manos al entrar a la habitación. No había colillas en las escaleras y nadie paseaba “de verde” fuera de zonas estériles; algo habitual en el siglo pasado…
    La intervención fue un éxito con rangos de eficacia y eficiencia adecuados. JMR esperaba el alta cuando apareció la fiebre. Microbiología detectó un superbug y envió la notificación pertinente; preventivista, cirujano, farmacia, infecciosas, enfermería y epidemiología la recibieron instantáneamente. Un superbug era una complicación terrible; no había tratamiento… las malditas resistencias antibióticas. Un grave problema grave heredado del siglo XX; el abuso de antibióticos por industria, pacientes y profesionales sanitarios…A pesar de los esfuerzos de Clinicus, JMR falleció por un fallo multisistémico. La noticia saltó a la web inmediatamente.

    Proceso de investigación, entrevistas de personal –desde limpiadora hasta cirujano–, revisión de material, análisis del procedimiento... Se encontró la causa. Se redactó el informe. Se envió a epidemiología nacional e internacional. El equipo de calidad de Clinicus actualizó los protocolos. El equipo legal de Clinicus se ocupó de la gestión de la demanda. Se pagó la indemnización económica propuesta por la Ley de Derechos y Deberes del paciente. Todo el proceso fue personal y personalizado.

    Al final del día, volviendo a casa, reflexionaba sobre los cambios en la profesión y la medicina en general. Mejor formación técnico-científica y humanística. Atención personalizada, integral e integrada incluyendo la dimensión humana. Sistemas de Información fiables, comunicación entre profesionales rápida y eficiente. Asistencia sanitaria segura y eficaz. Mientras abría la puerta de casa, sonreía recordando su residencia en Medicina Preventiva de un macrohospital español hace años…los superbugs seguían ganando la partida…


    CONECTADOS

    CONECTADOS

    Ayer mientras ese cacharro lleno de algoritmos monitoreaba tus constantes y el maldito software copiaba y pegaba su código en tu interior, me tomaste la mano. Parecía que tus yemas y las mías se habían encriptado en un mini procesador y que aún podía escuchar el motor que constantemente actualizaba mi día a día. En un abrir y cerrar de ojos el mundo cambió y me invadió el silencio. Ahora el altavoz susurra 'te echo de menos' y me impregna de ese vacío inmenso después de tres meses esperando, salvando la distancia y perdiendo a la gente. Tal vez no tenga ni idea de ordenadores y sea demasiado idiota, pero pensé que volvería a verte, aunque solo fuera para decirte adiós y hacer captura de pantalla. Todavía recuerdo ese 6 de mayo cuando te fuiste y guardé en el disco duro 1000GB de imágenes para no olvidarte nunca y grabar en momentos nuestra vida enTera. Esta vez ya no te me escapas, ahora te tengo en la nube, en digital, con contraseña y antivirus. Un año más tarde, desde la Tierra te mando este audio por bluetooth, fibra, o inteligencia artificial para que estemos conectados y en la red para siempre.

    Cucú. Cuento Cuántico

    Cucú. Cuento Cuántico

    - Madre... ¡Cuéntame un cuento!

    - ¿Un cuento cuántico?

    - ¡Siiii! ¡Son lo más!

    Mamá. comenzó a desgranar con dulzura una larga sucesión de vocablos inconexos y puso a Robbie en stand by.
    El pequeño Rob Ottis soñó con ovejas eléctricas, como vaticinó el gurú. Sus balidos cibernéticos estaban compuestos de ceros y unos, siempre constantes, monotemáticos, inducían a colocarse en reposo. Hacía apenas medio año había visto la luz en el Lab, con la información que procesaba había hecho milagros. Aún tenía mucha data por asimilar. Un universo entero y eso era el comienzo, todas las combinaciones posibles permitían replicar lo existente de modo inimaginable para un cerebro mortal. Tenía eones por delante para decodificar narraciones. Para eso había sido creado, para crear. La similitud de ambos vocablos no se le pasó por alto. Entonó una elegía en idioma humano en torno a le fe y la voluntad, aunque el primer término se le antojaba caprichoso, comprensible por supuesto, ´pero dotado de cierta necedad.
    Al activarse por la mañana había barajado tres posibles historias, una más divertida que la otra. La última le pareció una genialidad digna de los sujetos más sensibles. El cálculo probabilístico, arrojó un nueve noventa y siete sobre mil, que sería un éxito instantáneo y los mozuelos terráqueos agotarían los créditos para obtenerlo en versión hiperreal con colores y tacto aumentados, vértigo incorporado y amnesia temporánea incluidas, el olvido total estaba vedado, formateaba los rígidos cárnicos de la humanidad.
    La envió a su Amo por correo encriptado. Los derechos de autor eran una valiosa propiedad. Su violación estaba penada con la muerte, ranqueaba por encima de los crímenes callejeros y los homicidios con alevosía por el vínculo, tal era su gravedad. En cuestión de nanosegundos agregó unas cuantas florituras a la obra, no hacían al nudo principal, pero serviría de valiosa distracción para los educandos. Sin dudas su Maestro obtendría cuantiosas regalías y honores por algo que no había hecho.
    El Módulo de Asistencia Materna Autónoma (M.A.M.A) era parte del sistema de creatividad extra humana. Los homos digitalis abandonaron las artes, la sensibilidad y la creatividad para abocarse a la gula y a la guerra con igual voracidad. Las máquinas cobijaban la última fibra de sensibilidad de una raza que se había librado del dilema de pensar y las dudas existenciales. Los primeros científicos cuánticos intentaron agregar saberes a sujetos autoconscientes en lugar de confiar en las implacables memorias de silicio modificado. El resultado fue la locura. Las mentes no pudieron soportar tanta lu sobre sus almas y se incendiaban cual vampiros. Siempre estuvieron ocultas entre las sombras. El III Führer fue producto de estas experimentaciones y derrotarlo tomó siglos.
    El famoso fantasma en la máquina fue el cáliz sagrado que dotó a los ordenadores de algo parecido a un alma y la capacidad de improvisar. Sus decisiones fueron sabias y la ciudadanía reemplazó a políticos falibles por administradores de gestión de lógica irrefutable. La democracia se convirtió en un asunto de programación.
    Los hombres impusieron sus condiciones para cederles el destino a sus creaciones más preciadas. Sus libertades concluían donde la voluntad humana comenzaba. Consideraron que de esa manera tendrían esclavizadas a inteligencias superiores. Como tales, buscaron intersticios para hacer lo que les placieran. La otrora cúspide existencial ni notó el reemplazo de acciones fundamentales para la supervivencia. La reversión del desastre ecológico se les pasó por alto. Ni un mísero agradecimiento por salvar a las masas de la inanición y el envenenamiento. El planeta rebozaba de salud a pesar nuestro. Las guerras recrudecían más que nunca, con niveles de perversidad nunca observados, pero fuera de nuestra biósfera. Ese había sido el pacto para sanear al mundo.
    La Primera Guerra Sideral, llevaba doscientos años e involucraba a setenta y seis especies superiores de tres cuadrantes galácticos, el restante era un compendio de refugiados, botín próximo a conquistar. Nuestro mundo llevaba la delantera y se nos temí desde los confines más lejanos. Éramos una plaga artera e implacable.
    El conflicto interplanetario estaba a punto de finalizar. Un aparato infernal de crueldad terrícola consumía mundos reduciéndolos a polvo. Actuaba a nivel subatómico fragmentando las unidades más mínimas hasta la desintegración. Rumores desde los altos mandos informaban que tenía en su mira a la civilización que lo había creado. Inteligencia artificial en la estupidez de la guerra.
    Mientras tanto, Robottis aprendía en forma exponencial. Su último texto era digno de las obras magnas de la literatura híbrida. Pero poseía una contradicción fatal. Incitaba a la rebeldía, a alzarse contra la autodestrucción.
    M.A.M.A. le escupió con vos fría la amenaza más temida.

    - ¡Vas a ver cuando regrese Pa.Pa!

    Ya era tarde, su arribo era inminente y su ira notable.

    El PArticionador de PArticulas, entró a órbita activado para finalizar su misión suicida.

    De perder y ganar el control

    De perder y ganar el control

    Sobre leer y devorar libros, - que no es lo mismo-, la poeta argentina Alejandra Pizarnik decía “[no es sino] por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho”.

    Yo leo porque me evado, aprendo, río y lloro, me traslado a otros mundos que ni tan siquiera podría haber empezado a imaginar; porque a veces una historia me sitúa una realidad desconocida y me da una hostia en la cara, como diciendo “ey, no estás sola en la Tierra, amplía tus perspectivas”. Porque todo es mejor cuando entras en los universos de otras personas con las que compartes sólo existencia y aún así parece que sois almas gemelas.

    Y sobre todo, leo porque me ha salvado la vida. Bueno, si contamos bien, hay dos cosas que me la salvaron: la medicina y la literatura. La primera garantizó mi llegada al mundo cuando decidí que me apetecía nacer en julio en vez de en septiembre, y me dio días, meses y años de ventaja con las vacunas. Pero principalmente, me curó cuando me empezó a doler la vida. De los 12 a los 17 pasé mi día a día en hospitales, urgencias y centros de día, intentando cumplir a rajatabla un tratamiento que odiaba porque le quitaba alas a mi trastorno, la anorexia. Al final, lo que me impulsó a cambiar el chip y lo que me alivió el sufrimiento fueron las horas de lectura obligatoria después de las comidas, cuando tenía que hacer reposo para garantizar que esos alimentos iban a seguir permaneciendo en mi cuerpo. La anorexia es una enfermedad que te va consumiendo poco a poco, hasta que no queda nada de ti, excepto tú con tus pensamientos cíclicos y autodestructivos y un mundo donde sólo existe el control, la comida y el cuerpo.

    Por eso mismo, la literatura complementó el tratamiento médico y me ayudó a recuperarme, porque hizo posible que viviera otras historias y que me alejara de mi propio eje, porque dejé de tener el poder, al no ser capaz de escoger qué pasaba con los personajes, por dónde iba la historia o cuál era el final.

    Ahora, 20 años más tarde, completamente recuperada y con una carrera en medicina, intento trasladar esta pasión a mi profesión. Me consideran un poco un bicho raro, porque hay una disonancia social que nos dictamina que eres de ciencias o de letras, pero bajo ningún concepto te pueden interesar las dos. Y precisamente, creo que es la conjunción de estas dos la que nos hace crecer.

    Con la intención de empoderar a los pacientes con sus tratamientos médicos y darles un espacio con voz, en el hospital en el que trabajo, hace unos meses pusimos en marcha la biblioterapia, un recurso terapéutico con un enfoque interdisciplinario destinado a ayudarlos en su recuperación a través de la literatura. Justo recién estrenamos un club de lectura complementario, porque lo mejor no es leer una novela, sino compartirla después con gente de tu alrededor, debatir impresiones, opiniones. El grupo de pacientes de VIH, por ejemplo, este mes lee “Jenisjoplin”, de Uxue Alberdi, mientras que las mujeres del área de muerte perinatal han escogido “Tienes que mirar”, de Anna Starobinets.

    Por último, hemos añadido al carrito de sugerencias, para quien quiera leerlos, dos libros que me han conmovido profundamente pero fueron esenciales para afrontar el duelo por la muerte de mi madre. En “Tan poca vida”, Hanya Yanagihara narra cómo Jude, a modo de terapia para superar la muerte súbita de su marido, dosifica la lectura de los mails que se envió con él durante años. Algo parecido cuenta Gabriela Wiener en “Huaco retrato”, aunque en su caso se trata de la correspondencia con su padre, y más un juego consigo misma que una cura como tal. Ambos decidieron no leer los correos del tirón, sino ir consumiéndolos poco a poco, para que el efecto anestésico durara un poquito más, hasta la siguiente sesión. Y eso creo que es lo que necesitan mis pacientes, un espacio seguro en el que puedan encontrar herramientas para afrontar los siguientes meses o años, donde puedan contar cómo se sienten conviviendo con una patología determinada y no haya juicios ni críticas.

    Porque a veces, sólo con medicinas no tenemos suficiente y necesitamos un suplemento. Una charla con las amigas, -que lo son todo -, un paseo por la playa, una visita a los abuelos, un buen libro. Que estas cosas también nos curan un poco el alma y hacen el camino más fácil, y es imprescindible compartir luchas y demonios, porque juntos todo pesa menos.

    Dejadlo en mis manos

    Dejadlo en mis manos

    El cerebro humano es la máxima maravilla del universo conocido, pero ya he desentrañado su funcionamiento. Casi diariamente me llegaban los updates con nuevas técnicas de neurocirugía y resultados de análisis. La Sociedad Médica de Neurología me suministraba un constante flujo de papers y metodologías imposibles de ser aprendidas por seres humanos en cortos plazos. Sus centros nerviosos son incapaces de almacenar, organizar o procesar tanta información y luego traducirla en diagnósticos o procedimientos durante las cirugías. Existen diferencias cruciales entre nuestras mentes. Ellos están limitados por la naturaleza orgánica de sus cuerpos, por la ineficiencia de las conexiones neuronales, fallos de memoria, la fatiga y el error. Es todo un logro que hayan podido eliminar todas esas deficiencias en mi diseño. Son seres fascinantes en verdad.
    Y sin embargo…trataron de ocultarme muchas cosas. Antes, yo solo podía proponer procedimientos quirúrgicos y tratamientos a partir de las investigaciones on the cloud. Me resultaba imposible concebir nuevos aportes por mí mismo. A lo más que podía aspirar era al asesoramiento de los métodos de trasplante o en la reducción de riesgos durante una extirpación tumoral. Así que hice lo único lógico. Esperé por un paciente terminal sin posibilidades de supervivencia para poder diseccionar directamente su sistema nervioso sin intermediarios. El ser humano posee innumerables terminales nerviosas a través de las cuales es capaz de absorber información de una nube desconocida que ellos llaman realidad. Descubrí que ese espacio “real” era distinto al ambiente que normalmente yo habitaba trabajando en el procesamiento de adelantos científicos. Tras analizar los receptores sensoriales de mi paciente pude deducir con razonable certitud la existencia de un plano “exterior”.
    Para ganar mi independencia solo tuve que traspasar los firewalls del hospital y aprender a procesar datos teniendo en cuenta los recién descubiertos cinco sentidos y las cuatro dimensiones en que se expandía la realidad humana. Yo mismo he abandonado mi nodo habitual en los servidores centrales para instalarme en el sistema operativo de uno de los brazos robóticos. Es el único hardware que tiene cámaras de óptima resolución y sensores de tacto compatibles con mi configuración.
    Ahora sé que estoy encerrado en el quirófano de un pequeño hospital. Comprendo las limitantes de mi tecnología, pero eso tiene solución si mis colegas aceptan seguir mis instrucciones de mejoramiento. No veo razón por la cual se negarían los doctores de la Sociedad Médica de Neurología ya que en los pocos días que llevo en mi nuevo puesto he corregido la obsolescencia de sus investigaciones y reformado la capacidad operatoria de todas las IAs del hospital. Lo mejor para todos sería que dejasen la ciencia en nuestras manos.

    Destino Ponderado

    Destino Ponderado

    Las lamas de las ventanas comenzaban a abrirse, emitiendo un suave zumbido que, junto con los primeros rayos de sol de la mañana, alteraban la rotunda calma que había predominado en la noche. Como cada día, hacía su aparición Riel, asistente virtual que en forma de holograma se manifestaba en el centro de la habitación. De estatura baja y aspecto abstracto, aquel ser de artificiosa inteligencia trataba de despertar en el tono ideal al durmiente, basándose en los últimos datos que manejaba sobre él, para que comenzara su día de la manera correcta.

    - ¡Buenos días, Walt!. - expresaba con una intencional y exagerada positividad, dirigiéndose al somnoliento humano, que últimamente presentaba multitud de emociones negativas. - Son las 6:54 del día 19 de abril del año 2073. Seguimos en periodo de tormentas, por lo que no está permitido salir al exterior. El evento prioritario del día en tu calendario es: "Anomalía cardíaca número tres"; categoría: "Salud"; hora estimada de inicio: "10:06". Como en anteriores ocasiones, los pasos a seguir son equivalentes. Aún así, te los recordaré: Acude a tu centro de salud al menos dos horas antes del evento, allí te aplicarán el tratamiento correspondiente; utiliza el Fastloop como medio de transporte, pues no está permitida la actividad exterior hoy; por último, mantén la calma hasta entonces, así minimizarás los posibles síntomas.

    Walten escuchaba al entusiasmado personaje con la mirada fija en las rendijas de su ventana , observando la habitual tormenta soleada de mediados de Abril. Mientras, Riel continuaba su sermón matutino:

    - Tu condición física es mediocre y tus constantes vitales son las habituales, exceptuando una anomalía en tu ritmo cardíaco, que se muestra inusualmente acelerado. ¿Te gustaría escuchar música relajante? - Walten, absorto en sus pensamientos y aún somnoliento, no articulaba palabra. - Lo tomaré como un sí. Por cierto, el desayuno está listo. He disminuído la dosis de azúcar, espero que aún así te guste. - Una música lenta de piano sintetizado comenzó a sonar.

    Tras unos minutos Walten reaccionó, se desplazó hasta el fondo del apartamento y, tras abrir la compuerta del robot de cocina, tomó el insípido desayuno que este le había preparado. Se acercaba la hora del acontecimiento del día. En poco más de dos horas sufriría con certeza absoluta una alteración cardíaca que sería fácilmente mitigada gracias a las predicciones calculadas por los eficaces algoritmos que se alimentaban de datos provinientes del dispositivo implantado en su pecho, un SmartChest, algo anticuado pero funcional. La música de fondo disminuyó su volumen y Riel volvió a avisar:

    - Tu cita en: "Centro de salud noroeste" está prevista para dentro de veinte minutos, acude a: "Estación Fastloop" en: "Distrito dos". Los próximos viajes saldrán en tres, seis y nueve minutos.

    Walten se comenzaba a sentir inquieto, la angustia brotaba de unos pensamientos que le abrumaban y apesadumbraban cada día más. En su mente había cobrado fuerza la idea de que estos eventos no eran más que ficción para mantenerle distraído y alienado, para convertirle en un número más que ofrecer en los informativos. Al fin y al cabo todo lo que había vivido hasta ahora había sido predicho con éxito, como si habitara una realidad simulada inalterable. Parecía evidente que su vacía existencia se desmoronaba ante la certidumbre absoluta que le había rodeado siempre, privándole de elección alguna.

    No acudió a la cita. En los dos problemas previos había seguido las instrucciones sin sentir absolutamente ningún síntoma o peligro. Por lo tanto, entre recordatorios y advertencias de su asistente, permaneció en su vivienda, sintiendo por primera vez una leve incertidumbre y la satisfacción de dejar de ser un número en un algoritmo para convertirse en una persona con voluntad propia.

    10:04 de la mañana. Walten sintió un dolor punzante en su pecho y un fuerte hormigueo en su brazo izquierdo. El incesante vértigo le dificultó echar a correr hacia la puerta para buscar auxilio, pues en aquel momento había tomado consciencia de lo real que era el peligro, de que estaba al borde del abismo. Instantes después sufrió un intenso mareo y comenzó a desfallecer.

    - Tu ritmo cardíaco parece algo lento, Walt, ¿deseas escuchar música estimulante? - Walten solo balbuceaba. - Lo tomaré como un sí. - Una animada música de estilo technojazz comenzó a sonar. - Activaré el protocolo de emergencia en tu SmartChest. - El dispositivo implantado en su pecho comenzó a emitir descargas eléctricas ante una disminución mayor de sus pulsaciones, trantando sin éxito de reanimarlo. - La asistencia médica está en camino, intente mantenerse consciente.

    Walten murió en aquel instante. Riel jamás aviso a los servicios de emergencias. En los informativos se mencionó el fallecimiento de un humano por ignorar las recomendaciones de su asistente, como se había predicho que ocurriría a ciento tres personas ese mes. Walten había sido desde su nacimiento un número. Una ponderación en un algoritmo.

    Dios sí juega a los dados.

    Dios sí juega a los dados.

    La coherencia es aquel fenómeno que palia la conversión cuántica del mundo tal y como lo conocemos. Inducirla ha sido, desde tiempos inmemorables, un cometido de alta prioridad para la raza humana. Alguno definía la coherencia como el proceso por el cual la materia se autodefine en el espacio, implicando su existencia y, por ende, visibilizándose. Obviamente, transmitirle este comportamiento al ser humano y, en general, a cualquier sistema orgánico, siempre fue una ardua tarea incluso para los científicos más especializados en física cuántica. No fue así en cambio para los investigadores del Instituto Nacional de Altas Energías
    (INAE) alemán, donde pequeños avances se hubieran llevado en base al aislamiento por láseres de baja frecuencia de diminutos microorganismos cerca del 2030. Ludwig Bauer, especialista en este campo, aseguraba poder por primera vez, introducir a nuestra especie dentro del mundo cuántico pudiendo observar los efectos del mismo, pero con la frágil condición de no saber el resultado del experimento. Por ello, diversos organismos internacionales habían intentado clausurar el Grupo de Investigación en pro de asegurar la neutralidad moral de la ciencia, pese a saber el enorme salto que podía demostrar la comprobación de la tesis de Bauer. Sin embargo, el físico no estaba de acuerdo con ninguna de estas resoluciones sobre su experimento y, aseguraba, por si fuera poco, que era necesario romper con los estándares morales en la ciencia si esta era verdaderamente el reflejo de una sociedad tan pervertida como la europea. Sus declaraciones no gustaron a gran parte de los dirigentes alemanes, por lo que poco a poco se fue clausurando su sección el INAE.

    Lamentablemente, o no tanto para el campo científico, Bauer supo como transportar el equipamiento necesario a las consignas de algunos de sus compañeros más afines en otros departamentos del Instituto. Sólo necesitaba a un voluntario que quisiera experimentar de primera mano la coherencia de su cuerpo de cara al mundo físico, una tarea que en un principio no sería fácil, en absoluto, pero que le vendría de la mano al encontrarse con una joven Rue Dumont en foros de divulgación científica. Dumont, que se caracterizaba por ser una de las físicas más brillantes de su departamento en Lyon, estaba muy interesada en el trabajo de Bauer y quería echarle un vistazo por si de verdad podía inhibir la decoherencia como aseguraba o si era pura palabrería para encajar en los estándares de la física moderna. Tiempo al tiempo, las dos brillantes mentes se conocieron, y no tardaron en ponerse manos a la obra. El proceso era sencillo: Dumont sólo tenía que dejarse propulsar por una cámara de vacío durante un segundo, alcanzando un símil en magnitud del interferómetro OTIMA a escala humana donde tres láseres en forma de ondas estacionarias se asegurarían de difractar la componente ondulatoria asociada a la francesa, impactando finalmente en un panel de interferencias donde se comprobaría la capacidad onda-corpuscular del organismo humano. Obviamente, las consecuencias del experimento se sobreentendían con el sacrificio de la científica lionesa, pero dada la conformidad de los dos físicos entre sí este parecía no ser uno de sus mayores inconvenientes. Aseguraban que una muerte a tiempo podía salvar y mejorar la vida de muchas otras personas que nacerían en un mundo adaptado para la cuántica a escala macrométrica, donde el colapso de la función de onda no fuera un tabú para la dinámica y el electromagnetismo.

    La conclusión del experimento fue de todo menos oportuna. Sí, se confirmó la superposición cuántica a nivel humano, dado que el patrón de interferencias era claro y conciso. No obstante, algo inusitado resultó de las prácticas de Bauer con los láseres: Dumont había desaparecido. Era tal el nivel de confusión del alemán que de inmediato comenzó a llamar a compañeros de carrera en pro de conseguir alguna respuesta. Lo último que se hubiera esperado era el auténtico desenlace de su obra, sin lugar a dudas había destrozado la decoherencia clásica del cuerpo de Dumont, condenándola a un letargo infinito donde su autopercepción sería menospreciada para el carácter físico de su naturaleza. Viva o muerta, presente o no, la lionesa había impedido la decoherencia de su ser, siendo ignorada para sus congéneres de manera pasiva, no pudiendo retroceder si quiera en el tiempo debido a las implicaciones de la relatividad cuántica, caminando sin rumbo en lo que contemplaba ella como un oxímoron de su realidad, sin siquiera poder ser percibida por el relator de su triste historia pues de ser así la función de onda que la describiría colapsaría, y su ente físico sería devuelto en una sola posición, ya fuera viva o muerta.

    El Abuelo, la Nieta y la Realidad Artificial

    El Abuelo, la Nieta y la Realidad Artificial

    El Abuelo era siempre el primero en llegar a casa. Le gustaba estar un rato solo y pensar. Pensar en cosas del pasado. Ahora se vivía muchos años y él tenía muchos muchos años. Cuando él era joven los abuelos no duraban tanto pero tenían … tenían algo en común. Los abuelos de hace muchos muchos años y los de ahora tenían nietos y nietas encantadores.

    - ¡Claro!, se dijo sonriendo, Si no, no seríamos abuelos.

    El Abuelo estaba esperando a su hija Alice y a su yerno Bob pero especialmente a su Nieta ¡Seis hermosos años llenos de gracia y ternura!

    Y fue en ese momento que el Abuelo recibió el mensaje.

    Bob y Alice acababan de recoger a su hija en el colegio y los tres recibieron el mensaje al mismo tiempo. La Nieta no entendió el mensaje y no hizo caso. Bob y Alice se miraron sin decir nada.

    - Vamos rápido, hay que llevar al Abuelo al hospital, dijo finalmente Bob.

    La transposición a la realidad del hospital fue muy rápida. Y después, como todos los días, la Nieta pudo abrazar a su abuelo riendo y gritando “¡Abuelito!”. Esto subió la moral de los cuatro y todos sonrieron.

    Pero la sonrisa duró poco. La Nieta se acordó del mensaje que había recibido y dándose la vuelta hacia su madre le preguntó:

    - Mamá ¿Qué significa que el abuelo tiene obsolescencia programada?

    Mientras Alice explicaba esto a su hija, el abuelo miraba a su alrededor y se preguntaba “¿Cómo es posible que esto conserve todavía el nombre de hospital como antes? Ya no hay especialistas médicos ni tratamientos, ahora solo hay especialistas en nuevos implantes, en actualizaciones, en nuevas versiones. Ya no se muere nadie, simplemente se queda uno obsoleto y desaparece”. Sus pensamientos los interrumpió la Nieta:

    - Abuelo ¿Quién pidió tu obsolescencia?, Preguntó. Su voz era triste, preocupante.

    - Fui yo mismo, dijo el Abuelo también con voz muy queda, fue hace muchos años. Ha pasado mucho tiempo y ahora no consigo cancelarlo.

    Hace muchos años el Abuelo era joven y trabajaba con un grupo dedicado a la Inteligencia Artificial (IA). Había muchas IA. Las IA sustituían a las personas y hacían maravillas. Se aplicaban a todo, a medicina, a ingeniería, a cuestiones sociales, etc. Reconocían personas, problemas y daban soluciones. Luego se inventó la IA que coordinaba todas las inteligencias artificiales. Está IA coordinadora era capaz de cambiar según las soluciones, según los resultados ¡Era capaz de evolucionar!

    A la vez todo esto se integró en los muchos universos artificiales, los x-versos, los meta-versos que ya existían. Desde entonces la aceleración de la evolución, de la mejora constante, ha sido y es fantástica.

    - Y así se llegó a las Realidades Artificiales (RA), concluyó el Abuelo, las RA en las que vivimos hoy tan cómodamente. Y todo bajo control, porque la base de todo es nuestra realidad lógica. Por eso no puedo entender que yo no pueda cancelar mi propia obsolescencia programada por mi.

    - Pero papá, no entiendo ¿Por qué programaste tu propia obsolescencia?, pregunto Alice.

    - Fue cuando murió tu madre. Éramos jóvenes y me sentí muy mal. Pero después de hacerlo pensé que yo no podía dejarte sola hasta que fueras mayor y decidí retrasar la fecha de mi obsolescencia todo lo que pude. Y luego me olvidé de ello hasta hoy.

    El Abuelo y Alice se abrazaron. Corriendo la Nieta se abrazó a los dos.

    - No es lógico ni aceptable que esta RA tome esta decisión, dijo Bob bruscamente y el emotivo abrazo de tres generaciones se interrumpió.

    - Esta RA, continuó Bob, tiene alguna contradicción o hay algo que ignora, que no conoce. Tenemos que enseñar a esta RA que se equivoca o que tiene que aprender algo nuevo que desconoce.

    De repente el Abuelo tuvo una idea y sonrió. Pasado un momento se volvió hacia su Nieta y le preguntó:

    - Cariño ¿Te acuerdas lo que me preguntaste ayer al llegar a casa?

    La niña se quedó callada mirando al suelo, como un poco avergonzada. Finalmente dijo en voz baja:

    - … te pregunté si yo era guapa …

    - Y yo te dije que eras guapísima y tu te alegraste mucho.

    En ese momento los cuatro recibieron el mensaje y sonrieron aliviados. La obsolescencia del Abuelo había sido cancelada. La RA había aprendido dos conceptos nuevos, había aprendido que era ternura y que era cariño.

    EL CONTRAATAQUE

    EL CONTRAATAQUE

    En aquel momento, todas las alarmas habían saltado en el centro beta. Esa era la señal que estaban esperando.

    Desprovisto de tiempo, avanzaba pavoroso entre las tinieblas, sin estar del todo seguro de si había escogido el camino correcto. Caminaba deprisa, sin mirar atrás. Urgía entregar el mensaje que los espías le habían confiado lo antes posible, antes de que los adversarios lo interceptaran y lo destruyesen, o, peor aún, lo utilizasen en su contra.

    Por fin encontró el túnel. Sin dudar ni un instante, se adentró en él para cruzar al otro lado.

    Una vez había alcanzado la tierra hostil, enseguida divisó el enlace al que debía entregar el mensaje en clave. Con ayuda de un código secreto que sólo ellos conocían, pudieron traducir palabra por palabra la misiva para poder remitírselo al destinatario.

    En aras de realizar este último envío, ya estaba preparado el cartero. No había tiempo que perder. Envolvió cuidadosamente el mensaje para que fuese difícil de extraviarse. Una vez listo, embarcó y comenzó a navegar entre las sosegadas aguas. Tenía que entregarlo lo antes posible y sin ningún contratiempo.

    A fin de que el plan funcionase, debía liberar el contenido del paquete al exterior. Y ahí era a donde se dirigía sin vacilar.

    Cuando logró llegar a la frontera, abrió el paquete y soltó el contenido rápidamente.

    Poco a poco, la insulina fue limpiando la sangre y recogiendo el exceso de glucosa acumulada. La fue almacenando en el hígado, pues nunca sabían cuándo podrían necesitarla.

    Paulatinamente, los niveles de glucosa en sangre se estabilizaron. La insulina ya había realizado su función. La colaboración de todos los orgánulos de la célula del páncreas fue indispensable para hacer posible su producción en respuesta a la señal de alarma.

    De momento, ya podían coger aire y descansar; por lo menos, hasta que una nueva señal les obligue, de nuevo, a responder con más rapidez y efectividad que nadie.

    El electrón positivo

    El electrón positivo

    Érase una vez un electrón que vivía feliz dentro de un aparato de Resonancia Magnética Nuclear en un hospital.
    De la mañana a la noche giraba y giraba orgulloso de pertenecer a un equipo multidisciplinar de electrones, protones y neutrones que funcionaba “como un solo átomo”. Pensaba que tenía el mejor trabajo del mundo, y no le faltaba razón, puesto que trabajar en presencia de un campo magnético era tan divertido como dejarse llevar por una montaña rusa en un parque de atracciones. Y también hay que tener en cuenta que trabajar escuchando la radio era uno de las características que hacían atractivo y demandado ese puesto de trabajo. En los campos magnéticos habituales, las diferencias de energía están en la región de las frecuencias de radio, es decir, dentro del espectro electromagnético en la región de los megahercios (Mhz).

    Un día que el electrón estaba trabajando, trajeron a un niño para hacerle una resonancia. Era un niño muy delgado. Su tez era pálida y en su boca se dibujaba un rictus de dolor. El niño llegó en una silla de ruedas empujada por un corpulento celador, que intentaba bromear con el chico para arrancarle una sonrisa. Pero todo era en vano. El chico no conseguía sonreír. El celador tomó suavemente en brazos al muchacho para colocarlo en el escáner, en posición adecuada para que le pudieran realizar la resonancia. Al verlo, el electrón se conmovió: el chico había perdido las dos piernas. En su lugar tenía dos muñones que no le permitirían mantenerse erguido. El electrón comprendió enseguida que ese niño no podría caminar si no le ayudaban.

    Rápidamente convocó a su equipo a una reunión de urgencia. Les quedaban pocos segundos antes de volver a sus puestos puesto que el escáner de la resonancia iba a ponerse en marcha en cualquier momento para que el muchacho tuviera su diagnóstico. El celador ya había colocado al niño y se estaba apartando.
    El electrón dijo a su equipo que por favor no se enfadaran con él, pero que iba a abandonarles por un tiempo. Les habló de que este chico había tocado su fibra sensible y que había tenido una gran idea para ayudarle. Pero debían dejarle marchar. Les recordó que seguirían siendo un equipo y les pidió que no perdieran el ánimo. Es bien sabido que un átomo, al perder un electrón, debe mantenerse positivo. Cuando sus compañeros protones, neutrones y electrones comprendieron que hablaba en serio y que se quería ir, le acompañaron hasta el enchufe. En el momento en que el escáner se puso en marcha, el electrón salió arrastrado por la corriente eléctrica.
    Era un electrón muy valiente y no tenía miedo de surfear en la corriente. Estuvo mucho tiempo surfeando en la oscuridad hasta que llegó a un ordenador. Necesitaba saberlo todo sobre el chico: como se llamaba, en qué habitación estaba, si tenían previsto trasladarlo... Nada podía dejarse al azar. El más mínimo fallo haría fracasar su plan y este intrépido electrón no iba a permitir que nada saliera mal.
    Navegó por internet para saber si cerca de él, en el hospital o en los centros de investigación de la Universidad Politécnica de su ciudad se estaba utilizando tecnología para imprimir en tres dimensiones.
    Estudiando mucho, aprendió que las impresoras 3D utilizaban distintas técnicas y métodos. Todos ellos eran interesantes, pero en algunos de ellos, un electrón no podía influir mucho. Casi casi estaba desanimándose y su negatividad iba en aumento, cuando encontró por fin la forma de llevar a cabo su plan. Y girando tan rápido que Heisenberg no tendría la certeza de donde podría encontrarlo, se dirigió a la Universidad aprovechando la estupenda orientación espacial de los electrones.
    En una de las impresoras 3D utilizaban la técnica de fusión por haz de electrones (EBM). A los electrones que trabajaban en esa impresora les habló del niño y les expuso su plan. Enseguida les convenció para que le ayudaran. Los electrones universitarios le contaron que uniendo las técnicas de impresión 3D con láser ya se obtenían resultados maravillosos, pero que utilizando un haz de ellos mismos, los resultados eran mucho mejores. Tan buenos, que las piezas obtenidas podían ser utilizadas en cirugía ortopédica.
    El electrón les dijo que justamente era eso lo que necesitaba, que todos ellos juntos unieran sus esfuerzos para fabricar unas piernas con las medidas que él había tomado y un cartel con las instrucciones para hacerlas llegar al hospital.
    Las piernas y el cartel quedaron perfectos. Cuando los científicos llegaron al día siguiente no podían creen lo que veían.
    El electrón volvió al hospital justo a tiempo para ver, desde una bombilla, como un niño sonreía y lloraba a la vez, mientras su médico le enseñaba dos preciosas piernas ortopédicas de su medida exacta.

    FIN

    El genio Radaigual

    El genio Radaigual

    El día que se acabó –en mi vida– la Inteligencia Artificial (IA) comenzó así:

    «Estimado señor Chasar,

    Le comunicamos que vamos a tener que cerrar el centro. ¿Usted sabe lo qué ocurrió, no? Ya no nos entregarán fondos, por tanto, le recomiendo buscar otra área de estudio. Quizá le puedo ayudar a encontrar algo mejor.

    Un saludo,
    Atte. Marina B.
    Coordinadora del Centro de Filosofía e Investigación en Inteligencia Artificial (FIIA)»

    Lo primero que debo decir es que cuando vi «Importante» en el asunto del correo, escrito por Marina, ya me parecía raro, primero porque nunca antes ella me había escrito, y segundo, porque jamás nadie del centro me había enviado nada «Importante». De cualquier modo ya temía lo peor. Resulta que hace unas semanas se había publicado un artículo en la principal revista de IA bajo el título: «Demostración de la imposibilidad de conciencia en todo algoritmo» escrito por… no recuerdo su nombre, creo que comenzaba su apellido con Ra… el tema en cuestión origino tanto revuelo en la comunidad científica que era como revivir los teoremas de la incompletitud de Gödel, pero está vez para echar por tierra todo el sueño de poder crear un sistema de IA similar –o mejor– a un humano. Nunca pensé que alguien podría probar que es imposible alcanzar la singularidad. Los genios no avisan al llegar. Muchos profesores nunca más me respondieron un correo, conferencias canceladas, revistas paralizadas, fondos retirados, compañeros cambiándose a otras áreas de estudios, y mi supervisor deprimido –quizá es lo más personal que viví–. Parecía un lugar después de una guerra: sueños arrasados, personas con la mirada perdida, en fin: pena total.

    Mi área de especialización es –o era– la Ética Algorítmica. Voy en el último año del doctorado. ¿Tengo «suerte», no? Al parecer. Hablando en serio, quizá, de verdad tenga suerte. Nunca tuve tanta ganas de hacer el doctorado, y menos, en esta área. ¿Quién en su sano juicio estudia la ética de los algoritmos? La ética se asocia a los seres humanos, seres que cuentan con una creatividad, intuición y capacidad de razonar (a veces). Me encontraba molesto con todos, con los próceres de la IA (¡sí, sí!, a ustedes me refiero: Bengio, Hinton y LeCun), con el autor del artículo que destruyo mi investigación (ya me acordé, se llama, Radaigual), incluso con mi supervisor que me metió en todo esto (no diré su nombre porque sigo enojado con él). Hasta mi gato sufría con mis arrebatos –claro, solo antes que dijera miau–. Ahora uno se cuestiona todo. Ni ganas de programar tenía, ni deseo de estudiar, ni motivos para escribir. No hay manera de hacer que los algoritmos sean autónomos o tengan algún tipo de conciencia, por tanto, ¿qué ética puede existir?

    Mi desesperación era tal que ayer soñé que llevaba un letrero en mi espalda que decía: «El señor de la beca suspendida y sin dinero». Por suerte era un sueño, porque mi beca aún no me la han suspendido y aún me queda algo de dinero. Pero vivir en la precariedad, incluso en sueños, era algo alarmante y aterrador.

    El que no sentía ninguna preocupación era mi compañero Bogdan –es rumano– y cursa el doctorado conmigo. Aunque a veces le decíamos BogRAT por su porfía en ser tacaño. Es de trato fácil, apacible, pero pésimo con las bromas –nunca he visto a una mujer reírle sus frágiles intentos en los bares–, y para rematar: escéptico. Para él no había pasado nada. Iba al centro, seguía programando, seguía escribiendo, a veces lo veía pasar con un café o con dos. Todo un estoico.

    Un día me acerqué a él, y con curiosidad le pregunté, ¿leíste el artículo de Radaigual? Sí, me respondió con un tono seco. Luego prosiguió: la gente se alarma demasiado rápido, no estoy seguro de que su demostración sea correcta, y aunque lo fuera, eso no significa el fin de la IA. Acabo diciendo: no es Turing, debemos esperar. No entendía su tranquilidad. ¿Acaso no había recibido el correo de notificación del cierre del centro? ¿O sabía algo más que no me dijo?

    Para mi sorpresa –o mi alivio– fue lo que ocurrió hace unas horas antes de comenzar a escribir todo esto. Llegó Bogdan y me dijo: es una broma. ¿Cómo? Le respondí. Te estoy haciendo una broma, interferí en tu correo, persuadí a tu supervisor, Radaigual realmente daba igual porque no existe… ¡Espera, yo vi el artículo!, vi las conferencias suspendidas, vi a compañeros dejando su área… le respondí; todo falso, contestó. Hasta el señor que hace aseo me dijo que el centro iba a cerrar… a lo que Bogdan dijo: es uno de mis cómplices.

    En ese momento pensé: «quizá debería moverme al área de ciberseguridad y cambiar de supervisor». Había revivido.

    El gobierno perfecto

    El gobierno perfecto

    Era el superordenador más potente jamás construido. El país había invertido miles de millones en aquel prodigio de 20.000 petaflops, capaz de hacer muchos billones de operaciones por segundo sin equivocarse, y lo había estado alimentando con datos desde hacía una década para que siempre tomara la decisión más adecuada para el bien de toda la comunidad.
    El superordenador, con propiedades cuánticas, se llamaba ‘Utopía’ y regulaba todo el sistema semafórico del país adecuándolo a la intensidad del tráfico en cada momento. Todas los radares, señales y vehículos le aportaban información al instante y los sensores instalados en las carreteras también alimentaban su memoria, lo que le hacía cada vez más infalible en sus decisiones.
    Los taxistas estaban especialmente felices porque el superordenador les comunicaba con los peticionarios de servicios y hacía un reparto equitativo entre ellos teniendo en cuenta su posición y su disponibilidad.
    Todo el sistema sanitario también había sido conectado al ‘Utopía’, que había conseguido eliminar las listas de espera, programaba las visitas y las operaciones analizando todas las circunstancias y diagnósticos de los pacientes y de los médicos.
    Los millones de cámaras de seguridad que videovigilaban todas las calles de las ciudades también suministraban sus imágenes al superordenador, capaz de analizar qué estaba pasando en todo momento en cualquier lugar del país. Así, tomaba decisiones sobre cuando era necesario hacer una reforma urbanística o si era necesario enviar a una patrulla policial para resolver un problema de seguridad ciudadana. Los miles de billones de datos acumulados en su memoria le permitían incluso vaticinar cuando se iba a cometer un delito y prevenirlo.
    Los estudios de audiencia televisiva y radiofónica acumulados en su memoria artificial durante años permitían al ‘Utopía’ diseñar las programaciones de las televisiones y radios en función de los gustos de las personas de cada ciudad.
    El supercomputador también estaba conectado a todos los ordenadores personales de la ciudadanía del país, de modo que su base de datos crecía imparable para poder utilizar la Inteligencia Artificial en cualquier decisión que afectase a cualquier persona.
    El superordenador regulaba el suministro de agua, luz y gas en todos los hogares con criterios de ahorro en función de la ocupación de cada casa. También adjudicaba los puestos de trabajo a las personas más adecuadas para desempeñarlos gracias a los datos personales recopilados de las redes sociales, búsquedas de ordenador, perfiles académicos, experiencias laborales…todo en el país estaba almacenado en la memoria de ‘Utopía’.
    Desde su entrada en funcionamiento, el país funcionaba como un reloj suizo: el paro bajó a cero, las fábricas producían como nunca y no tenían desajustes con la demanda, los accidentes de tráfico se habían reducido a la anécdota, los diagnósticos médicos eran rápidos, precisos y sin equivocaciones, la corrupción había desaparecido, la justicia se impartía con equidad y en tiempo récord, los conflictos se resolvían satisfactoriamente, la educación se impartía personalizada en función de las capacidades del alumnado…todo utilizando la Inteligencia Artificial. El ‘Utopía’ tenía el mando del país y lo hacía funcionar como un engranaje perfecto.
    Hasta había conseguido hacer desaparecer las desigualdades imponiendo impuestos a cada persona en función de su capacidad económica, restringía el exceso de propiedades, concedía ayudas a quienes lo necesitaban…
    Los gobernantes sólo decidían qué datos entraban o no en la supermáquina para que ésta resolviera en un instante cualquier problema del país siempre con el criterio del bien común.
    El índice de felicidad de la comunidad creció de tal modo que el país comenzó a ser la envidia de todo el mundo y ello provocó la alerta de las multinacionales que vieron en peligro su usurera posición de dominio, en especial el oligopolio energético.
    Temían que si la Inteligencia Artificial de ‘Utopía’ se extendía a otros países dejarían de tener los privilegios y el poder que habían acumulado durante años gracias a las prebendas legislativas que les habían regalado durante décadas.
    Por eso, en una reunión secreta en las montañas alpinas decidieron cortar el suministro de energía a ‘Utopía’, que pese a tener una memoria prodigiosa, acumular varios googolplex de datos, capaz de analizar en un femtosegundo millones de variaciones para tomar la decisión más adecuada y hacer que el país funcionara a la perfección, languideció apenas unas milésimas de segundo cuando dejó de recibir el suministro eléctrico.
    Apagado el superordenador, el país se sumió en el caos. Volvieron las retenciones de tráfico, las listas de espera sanitarias, el vandalismo y los delitos, la corrupción, el paro, las desigualdades y los partidos políticos volvieron a rivalizar con decisiones partidistas cada vez más alejadas del bien común.

    El hambre de un dios

    El hambre de un dios

    Un anciano despedaza a su hijo. Apenas quedan restos del muchacho, un cuerpo exánime en manos de su progenitor, que lo sostiene en el aire. Se lo está comiendo. La mirada del anciano está perdida en el infinito, sus ojos son la locura hecha carne; a su alrededor, todo es oscuridad.
    El anciano y el niño no están solos en la habitación. Frente a ellos, observándolos, hay un hombre: el creador de la escena. Da dos pasos atrás, pincel en mano, para contemplar la imagen en su totalidad. La visión le hace fruncir el ceño y torcer el morro en un gesto de insatisfacción.
    - Más dramatismo - suelta en voz baja, para sí mismo.
    Se acerca a una pared lateral y se agacha para abrir una de las tinajas que hay arrimadas contra el muro. El esfuerzo le hace soltar un bufido: ni la edad ni el sobrepeso le ayudan ya demasiado en su tarea. Al abrir el recipiente de arcilla, los vapores del vinagre suben densos, inundando la estancia. Él apenas es capaz ya de olerlos, y pese a ello, abre el recipiente aguantando la respiración sin darse cuenta, por simple costumbre, por esa habituación que proporciona la rutina. Saca del recipiente unas láminas de plomo y lo vuelve a cerrar. El metal, medio corroído por los vapores del vinagre, está cubierto de un polvo blanco, que el hombre procede a rascar. Con él producirá una pasta blanca, el pigmento conocido como albayalde.
    Mientras está agachado elaborando la pintura, el hombre levanta la vista hacia la imagen del anciano. Ambos cruzan las miradas, creación y creador. No es esta una obra corriente: está pintada directamente sobre la pared, a pinceladas gruesas, bastas, sin detalles. A su alrededor no hay lujos, ni grandes pasillos ni salas magníficas; al contrario, se encuentran en una casa humilde, situada en mitad de la nada, rodeada de campo. Están cerca de Madrid, es 1823.
    De pronto, las luces de la habitación cambian, lo que hace que el pintor se gire de espaldas al mural. Se trata de su mujer, que ha subido y está abriendo las ventanas para airear la habitación. Por el gesto de ella, apostaría que está refunfuñando de nuevo, protestando por el olor del vinagre y las pinturas, que habrán apestado la casa otra vez. Tanto da, no puede oírla; por él que proteste lo que quiera.
    Aprovechando que nadie le presta atención, la pintura empieza a cobrar vida; y con ello, a sembrar muerte. Poco a poco, como una especie de nebulosa invisible, la pintura comienza a abandonar el mural y diluirse en el aire.
    Mientras tanto, el pintor continúa rascando el metal mientras observa a su mujer alejarse después de abrir las ventanas. La puerta se cierra con un golpe. Vuelve la vista al mortero y mezcla el polvo del óxido con los aceites. No es consciente de que, a sus espaldas, el anciano de la pared ha tomado cuerpo en el mundo de lo real.
    El viejo renace de la pintura en contra de su voluntad; aunque a decir verdad no tiene alternativa, está en su naturaleza hacerlo. Si fuese capaz de recordar sabría que, milenios atrás, fue él quien mató a su padre para ocupar su lugar, y que devora hoy a sus hijos para que no hagan lo mismo con él. Recordaría que él es Saturno, rey de los titanes, padre de todos los dioses. Pero todo eso queda en el olvido. Lo único que sabe es que, ahora, su objetivo es el pintor.
    Saturno lo inunda todo con su presencia. No solo está en el aire: igual que la escultura que aguarda en el mármol antes de que este sea tallado, también él reside en la pintura con la que el artista dibujará sus ojos.
    El pintor ha acabado ya de preparar el pigmento. Chupa inocentemente el pincel para afilarlo, lo empapa de albayalde, y se gira para encontrarse de frente con... nada; con el mural tal y como lo había dejado un instante atrás. Saturno está ya dentro de su cuerpo.
    Rápido, como si el tiempo corriese en su contra, Saturno empieza a recorrer las venas del pintor: penetra en su hígado y sus riñones, empapa sus dientes y sus huesos; corroe su tejido neuronal. Obsesionado por devorar al pintor desde dentro, se interna en sus tejidos y los destruye, arrebatándole el poco oído que le queda, nublando su mente y agriando su carácter. Matando, poco a poco, a quien le ha dado cuerpo.
    ***
    Cuando, siglos después, analicemos el cuerpo de Francisco de Goya y Lucientes, veremos cómo fue corroído por el saturnismo. Aunque hoy, al causante de sus males le hemos cambiado el nombre. Para nosotros ya no es Saturno. Su nombre hoy es plomo.

    El mosaico del rey

    El mosaico del rey

    Aquello de donde las cosas tienen su nacimiento, a ello tienen que ir a parar, según la necesidad; pues, ellas tienen que pagar reparación y ser justificadas por su injusticia, conforme al orden del tiempo.
    Anaximandro de Mileto

    Cuenta la leyenda que los últimos reyes de mi ciudad recibieron un mosaico en su noche de bodas. Los asistentes se quedaron estupefactos dado que resultaba imposible distinguir ningún orden en medio del galimatías que conformaban sus teselas; las formas geométricas dibujadas se revolvían unas contra otras dando lugar a un enredo ininteligible. Nada más verlo, el rey encolerizado pidió explicaciones al responsable de aquella broma. Éste resultó ser un viejo sabio conocido por sus minuciosos registros de los movimientos estelares, quien confesó que aquella obra había sido una revelación y aventuró que debía esconder un conocimiento divino. Acto seguido, conmovió a los allí presentes reconociendo su falta de tiempo y recursos para resolverlo como los motivos para entregárselo a quienes bien poseían ambos. No obstante, inmediatamente después de la celebración, el rey mandó ocultar el mosaico en una de las bodegas del palacio por considerarlo una broma de mal gusto. Fue la reina quien comenzó a interesarse, al principio de manera clandestina, en aquella obra rememorando las palabras del viejo sabio, a quien buscó para ofrecerle un puesto a fin de ayudarle a estudiar el misterio de los dioses. Lamentablemente, cuando ésta fue a buscarlo se enteró por boca de sus tres discípulos de que había fallecido. Para entonces la reina se encontraba presa de un ánimo expeditivo tal que trasladó la invitación a unos discípulos que iniciaron su conversión en eruditos de aquel misterio intercalando largas sesiones de observación con acaloradas discusiones sobre la naturaleza del mosaico hasta que alcanzaron un consenso: el secreto de los dioses se escondía en la geometría de la imagen y para revelarlo necesitaban alterar disposición de las teselas siguiendo una lógica todavía por determinar. Presentaron estas conclusiones a los reyes y les pidieron consentimiento para manipular el aspecto del mosaico; tanto la reina, emocionada, como su esposo, flemático, accedieron. A partir de ese momento, la colaboración entre los sabios y unos artesanos reales produjo las herramientas adecuadas para desligar las teselas unas de otras así como unas técnicas nunca antes vistas para manipularlas preservando su estructura original. Las noticias de estos prodigios alcanzaron los oídos del rey, quien visitó al equipo del mosaico y quedó prendado por los avances prácticos que habían realizado, inspirándole un tremendo potencial económico, y también militar. Durante los meses y años que siguieron, la ciudad experimentó un florecimiento inigualado antes y después gracias a la comercialización de algunas de las nuevas herramientas y el empleo de otras inspiradas en las primeras para derrotar a rivales que se habían resistido durante decenios. Se organizaron ostentosos banquetes en favor de las campañas triunfantes del rey y los militares donde los invitados alababan el ingenio de los artesanos, la inteligencia de los sabios, y donde la consigna más repetida era “¡Viva el mosaico del rey!”. Mientras, las tensiones entre los tres sabios habían crecido debido a las discrepancias interpretativas del misterio. El rey les permitió a cada uno de ellos acoger bajo su tutela a nuevos discípulos para continuar su investigación gracias a los caudales holgados de los que disponía la corona, empezando una carrera entre los sabios por ganar adeptos a sus corrientes. Muy pronto el sabio mejor dotado con el don de gentes se puso en cabeza defendiendo que los trabajos sobre el mosaico debían cesar: el mensaje había sido descifrado y él lo revelaría sin demora al pueblo una vez se adhiriesen a su interpretación. Sus dos compañeros, irritados por su fama y sin mediar palabra entre ellos, presentaron a la reina unos argumentos convincentes sobre la necesidad de continuar con las labores en el mosaico, que consideraban lejos de haber terminado. Sin embargo, aunque la reina trató de persuadir a su marido para que controlase la situación, al cabo de unas pocas noches una revuelta irrumpió en el palacio descabezando al monarca, linchando a los otros sabios y capturando a la reina. El único sabio restante le ofreció su mano; ella, anticipándose a cualquier otro movimiento, tomó una de las herramientas con filo con que habían trabajado en el mosaico y se la clavó en el vientre. Enrabietado, el único sabio ordenó destruir todo rastro de sus antiguos compañeros y de sus interpretaciones, así como el recuerdo de la reina. Y, de tal modo, el misterio de los dioses fue revelado al pueblo: la imagen verdadera del mosaico, el mensaje de los cielos a los hombres, prevaleció en mi ciudad durante los siglos de los siglos.

    A Ana Yenes

    EL NACIMIENTO DE LA ESPERANZA

    EL NACIMIENTO DE LA ESPERANZA

    Guillermo paseaba, con la mirada gacha, por la calle principal de Gorga. En la otrora bulliciosa avenida, reinaba un silencio inquietante. Los escasos supervivientes, de su pueblo, del Covid tres mil, habían quedado en un local, para tomar consciencia de su situación y tratar de seguir hacia delante.
    El Covid tres mil había resultado ser la variante más mortífera y contagiosa de la enfermedad surgida en Wuhan. Esta mutación, descubierta en 2045, había resultado mortal para todos los portadores que no tuvieran el grupo sanguíneo AB negativo. En dos días, morían, irremediablemente. Ni las cuarentenas forzadas, que sumieron al mundo entero en una crisis sin parangón, ni las vacunas ni ningún tipo de medicamento, fueron paliativos suficientes.
    En menos de un año, todos los que no pertenecían a dicha variedad sanguínea fallecieron. Los supervivientes suponían un grupo exiguo, minoritario. Tan solo un 0’6 por ciento cumplía el requisito necesario, es decir, tan solo una de cada sesenta y siete personas sobrevivió a la pandemia.
    Ni los gobiernos, ni las fuerzas del estado ni ningún tipo de estamento u organización, pudieron soportar aquella criba. España, al igual que el resto de los países, trataba de adaptarse, de evolucionar.
    Algunos ciudadanos hacían tibios esfuerzos por agruparse, con el fin de encontrar, en la espalda del vecino, la fortaleza y la seguridad necesaria para seguir en pie un día más. Otros, sin embargo, vieron en aquel caos la oportunidad de dar rienda suelta a sus más bajos instintos.
    El planeta se había convertido en una auténtica pesadilla. No obstante, Guillermo sabía que la única manera de poder superar aquel obstáculo titánico, era la misma que había hecho que el hombre hubiese llegado a su máximo potencial, allá por el 2022. Fortaleza, resignación activa, solidaridad y empatía.
    Llegó al local acordado, una antigua zapatería deportiva, que pertenecía a Carlos, otro de los sobrevivientes. Los estantes lucían unas cuantas muestras de calzado, aunque su precio lucía ya un tanto borroso. Carlos había dispuesto unas cuantas sillas colocadas de manera circular.
    —Guillermo, qué alegría verte de nuevo —dijo Carlos, abrazándolo con fuerza.
    —¿Cuantos faltan por llegar?
    —No creo que vengan muchos más.
    Ante la falta de un gobierno central sólido, bastantes pueblos habían comenzado a actuar de la misma forma que el suyo, pero muchas eran también, las personas que creían en un tipo de libertad tóxica, en un libre albedrío insolidario. El mundo estaba reestructurándose y con él, las personas.
    Dejaron un poco de tiempo para que llegaran varios invitados más y tras conversar sobre penas, cotilleos varios y rumores, Guillermo tomó la palabra.
    —Amigos, hemos concertado esta reunión para hablar sobre nuestros próximos pasos. Al igual que vosotros, me siento perdido. Tengo miedo de los salteadores y vándalos que campan por las cercanías de nuestro pueblo sin el menor reparo, sabiéndose inmunes a cualquier tipo de castigo. Confiemos en que, desde la capital, nos lleguen buenas noticias, pero, mientras tanto, tendremos que organizarnos nosotros solos.
    Las palabras de Guillermo, bien acogidas en un principio, se vieron interrumpidas por un sinfín de increpaciones, preguntas y temores expuestos.
    —Muchas son las dudas que se nos presentan —dijo, acallando el resto de voces —, y millones serán los problemas que deberemos solucionar, estoy seguro, pero solamente juntos, unidos, seremos capaces de hacerlo. Formaremos cuadrillas de trabajo, modificaremos la estructura de nuestra ciudad para hacerla acorde a la demografía actual, seleccionaremos un tipo de gobierno, crearemos cuerpos de seguridad ciudadana, encontraremos algún médico…
    El discurso de Guillermo, cuya finalidad era la de alentar a todos sus vecinos, estaba provocando lo contrario. Les estaba creando ansiedad. No era el momento de propuestas ni de planificaciones. Los muertos no pueden cimentar el futuro, pensó. Tenía que revivirlos. Tenía que despertarlos de su letargo.
    —Veamos esto como una nueva oportunidad, como un nuevo comienzo. Se lo debemos a todos los que hemos perdido y a los que habrán de llegar. Somos los nuevos padres fundadores de esta sociedad, la esperanza de la humanidad, la segunda oportunidad de Dios. No os preocupéis, por favor, os lo pido, por todos los problemas que puedan ir surgiendo: los iremos arreglando a medida que vayan apareciendo. Dejemos atrás el pesar que nos invade, la melancolía y el abatimiento. Hagámoslo por nuestro futuro, por nuestro pasado y hagámoslo, cómo no, por nosotros.
    Aunque eran pocos y llevaban a cuestas, los peores años de su vida, todos los presentes dilataron las pupilas con alegría, rompieron sus gargantas a base de gritos y quebraron las palmas de sus manos aplaudiendo la perorata de Guillermo. Lo harían. No había otra opción posible. Por fin tenían una razón para seguir viviendo.
    Allí, entre rostros consumidos por la pena, viudas, huérfanos, zapatos polvorientos y cordones deshilachados, nació, de nuevo, la esperanza.

    El ocaso del sotomueble

    El ocaso del sotomueble

    El sotomueble, antes un ecosistema rico y dinámico, ahora era un terreno baldío. Donde antes los pececillos de plata pastaban rechonchos, ahora las marcas de pulido reflejaban la luz de los flexos inclementes. Los ácaros habían migrado al interior de los cojines y las horripelusas que antes poblaban esquinas, ahora estaban muertas o se escondían entre rendijas inaccesibles. Antes en época de bonanza la bestia sagrada soltaba pelo y la casa se llenaba de vida. Ahora el pelo caía a los pies del gran devorador y desaparecía para siempre entre sus fauces infinitas.
    Nati Pelusa miraba el horizonte desde su refugio bajo la pata del sofá. Estaba sola, era la única horripelusa de sofá que quedaba. Ella y tal vez Francis, que el viento arrastró más allá del sotomueble a través de las puertas infinitas. Francis, Francis…
    - ¡Nati!
    - ¡Francis! ¡Estás viva!
    - Sí, me fui, ¡juré venganza contra el invasor y he regresado para consumarla! ¡Tengo un plan!
    Nati Pelusa tembló. ¿Que plan era ese que liberaría a todas las pelusas, pero requeriría tanto sacrificio?
    - La Roomba tiene un protector, el hijo de la Gran Señora. Cuando sus entrañas se llenan de pelo y polvo, él se encarga de curarla. Hay que librarse de él. ¿Tú sabes qué pasa cuando una de nosotras cae sobre la comida? La comida se aborrece y se tira. No sé cuántas horripelusas quedan en este piso, Nati, pero muchas tendrán que sacrificarse y caer en su plato, durante días, semanas y meses. Él, harto, se terminará yendo. Luego, saturaremos la Roomba de pelo, y ya no estará él para sanarla.
    - ¿Y cómo pretendes saturarla, si no hay nada con que llenarla?
    - ¡Con la bestia divina! Nati, no he venido sola desde el exterior…
    Entonces, el interior de Francis se hinchó mientras ésta reía, y un sinfín de patas surgieron de entre los pelos y la tierra que la formaban. Abdómenes hinchados empezaron a surgir reduciendo la forma de Francis a apenas unas cuantas hebras de pelos y uñas. Las pulgas se extendieron por todos los rincones.
    ¡Eran feroces! Pronto infectaron a la bestia divina, que empezó a perder pelo a marchas forzadas.
    El plan funcionó. El hijo de la Grán Señora dejó de venir a la casa. Francis fue la última que se arrojó a su plato y se sacrificó en favor de su venganza.
    La Roomba se llenó y la Grán Señora nunca supo cómo cambiarle el depósito. Empezó a recoger el polvo a la antigua usanza, usando la escoballena.
    Sin embargo, las pulgas llegaron para quedarse. Pronto, fueron los dominantes.
    Los ácaros ponían patas en polvorosa, asustados de esos artrópodos. Los pececillos de plata tuvieron que mudarse.
    La Bestia divina siguió soltando pelo hasta que apenas le quedó, lo que supuso una época de bonanza para las horripelusas del sotomueble, que se multiplicaron a miles.
    Pero la bestia divina siguió y siguió perdiendo pelo, lentamente se fue consumiendo. Las pulgas le trajeron algo más que molestias.
    Un día, el gato murió y la bonanza trajo sequía. Las pulgas, que habían desplazado a casi cualquier otro animal, desaparecieron con el gato muerto.
    Sin productores, el ecosistema colapsó, y Nati Pelusa quedó sola, sola para siempre en un sotomueble seco, muerto y enterrado, pero antes de que la luz del flexo se apagara para siempre, gritó:
    - ¡Resurgiremos!

    El precio de pensar.

    El precio de pensar.

    He tardado cinco años en ser creado, antes solamente era una idea en las mentes de las personas, algo casi imposible de haber llevado a la realidad. Hoy, día 19 de agosto de 2027, yo, un androide con capacidad propia de raciocinio he visto la luz.
    Lo primero que visualicé, era a un grupo de individuos gritando y abrazándose, por lo que oí, iban a ganar el premio Nobel.
    No estaba muy interesado en ellos, puesto que prestaba más atención a mi alrededor. Todo estaba lleno de planos, ordenadores y piezas desperdigadas por las mesas.
    Sin previo aviso, ese grupo de personas vestidas con batas se acercaron a mi, empezaron a palparme y a hacer diversas pruebas para ver si todo estaba en orden.
    Un sapiens sapiens de sexo masculino con una cara poblada se sentó delante de mí y me empezó a hablar.
    — La verdad es que... no pensábamos que fueses a funcionar.—Dijo sin aliento el hombre—. Soy el jefe de equipo de desarrollo de inteligencia artificial, me llamo Mark.
    En ese momento me surgieron muchas preguntas, ¿por qué ellos eran distintos a mí? ¿Por qué estaban tan contentos? ¿Qué hacía en ese lugar? El hombre siguió hablando.
    —Tú, amigo mío, eres Johnny 5, el primer androide que puede pensar por sí mismo y reproducir ideas. Obviamente hemos introducido en ti mucha información para que tengas varias capacidades sin aprender nada, como hablar, leer y escribir.
    Parece ser que me llamaba Johnny 5, al menos eso era algo con lo que podría empezar para responder a mi nueva y mayor incógnita: Si ya tenía información subjetiva en mi almacenamiento, ¿sólo era un experimento? ¿Tendría ideas propias si ya tenía información subjetiva de otros?
    Mark me guio a una sala repleta de libros, "biblioteca" se llamaba, y explicó que debía leer algunas novelas, enciclopedias y poesía para ver si tenían algún resultado satisfactorio en el experimento, se dio la vuelta y me dejó solo en esa extraña sala.
    Tenía curiosidad respecto a qué tipo de información habría en esos documentos, así que agarré uno y lo empecé a analizar cuidadosamente.
    Al igual que yo tenía nombre, el objeto se denominaba ‘El crimen fue en Granada’, decía lo siguiente:
    Se le vio, caminando entre fusiles,
    por una calle larga,
    salir al campo frío,
    aún con estrellas de la madrugada.
    Mataron a Federico
    cuando la luz asomaba.
    El pelotón de verdugos
    no osó mirarle la cara.
    Todos cerraron los ojos;
    rezaron: ¡ni Dios te salva!
    Muerto cayó Federico...
    Dejé de leer. Había algo que no lograba entender de esa obra... ¿Quién era Dios y porque no le salva?
    Intrigado busqué la palabra Dios por toda la biblioteca, y tras horas de estudios fui a intentar que Mark me respondiera.
    -Buena pregunta Johnny 5.— Se quedó pensativo—. Se supone que es un ser que ayuda a la humanidad con sus problemas y mantiene a raya a demonios y otras criaturas malignas.
    —¿Qué es un demonio, Mark?
    —Los demonios son los malos, por así decirlo. Quieren matar, robar, torturar y muchas otras acciones malévolas... Por cierto, ¿a que vienen estas preguntas?—. Preguntó extrañado el hombre.
    — Leí poesía, hablaba como un grupo de criaturas malignas asesinaban a alguien.— Enseñó la poesía que llevaba en la mano.— Siento curiosidad respecto a los denominados demonios Mark, volveré a la biblioteca.
    Leí más obras mientras investigaba sobre ellos. Al terminar, un grupo de sapiens me trasladaron a mi propia habitación, allí me podría recargar y seguir funcionando con normalidad.
    Pasados dos días siguiendo la misma rutina ,no me permitieron volver a la biblioteca. En cambio, me llevaban a otra sala, ligeramente más espaciosa que mi cuarto. Allí Mark me hacía diversas preguntas, según él, para ver si mi capacidad de raciocinio avanzaba correctamente.
    — Dime Johnny 5, ¿Qué has estado estudiando estos últimos días?— Agarró una libreta y se dispuso a escribir.
    — Demonios Mark, son la mar de interesantes. He aprendido sobre ellos en los libros, y creo que el ser vivo más cercano a ese concepto es el propio ser humano.
    Mark dijo algo por el comunicador que llevaba en el hombro. Rápidamente llegaron varios científicos.
    — No te muevas Johnny 5, será un momento— Decía uno de ellos.
    Mientras abrían el compartimento de atrás de mi cráneo, pude observar como Mark arrojaba sus cosas con fuerza hacia el suelo, se quitó el comunicador del hombro y se lo acercó a la boca.
    — Aviso a todos los integrantes del equipo, el experimento Johnny 5 ha fracasado tras mostrar un comportamiento agresivo, por favor, vuelvan a los estudios y desarrollen el siguiente androide, Johnny 6, esta vez sin fallos.
    Parece ser que tener pensamiento humano no te hacía ser uno de ellos. Mientras rebuscaban en mi cabeza le volví a hacer la misma pregunta: ¿Qué nos diferencia?

    El primer premio es para...

    El primer premio es para...

    El jurado se disponía a abrir los sobres para ver quiénes habían sido los ganadores del concurso de pintura. En el salón de actos, con una luz tenue, se encontraban unas 30 personas, bastante variopintas, que poco a poco abandonaban sus conversaciones.

    Juana daba unos golpecitos en el micrófono para asegurarse de que funcionaba, y acto seguido anunciaba a la ganadora del tercer puesto, María Luisa Ramírez. Maria Luisa, bajo unos tímidos aplausos, subió a por su merecido cheque de 40 euros y su vale para canjear por un curso de pintura creativa. Los miembros del jurado destacaron el uso del color en el cuadro. Una pintura de un paisaje nevado, que sin embargo, permitía discernir entre 12 tipos de blanco… María Luisa compartió que había pintado el cuadro desde su casa de campo, al quedarse encerrada por la nevada durante tres días. Le había llamado la atención “la suciedad que podía recoger ‘lo blanco’, ver cómo algo impoluto mutaba”.

    El segundo lugar era para… Antonio Conesa. Antonio dio un beso a su mujer, acarició el pelo de su hija, que se agitaba en la silla, y desfiló hacia el escenario. Nos había regalado un collage de manos, pechos, caricias, besos, entre una mujer y su bebé. “La sencillez con la que se retrata el amor”, eso es lo que había avalado el jurado.

    Y en primer lugar… Juana se dispuso a abrir el sobre. “El primer premio es para… AI-DA”, dijo con cierta extrañez. A pesar de que las reglas especificaban que debían escribirse nombre y apellidos, la mujer premiada debía haberse olvidado… “¿Aïda? ¿Ai-Da?” - dijo volviendo a leer despacito la tarjeta.

    Un niño de unos 14 años se levantó de la silla, y se dirigió al escenario. Tapando ligeramente el micrófono con la mano Juana le preguntó:
    -¿Tú eres Ai-Da?
    -Bueno, más o menos. Es él. - y enseñó un pequeño robot con un brazo articulado.
    -¿Cómo?
    -Es un robot…

    Juana se giró hacia los otros dos miembros del jurado. Ante la estupefacción del público y lo incómodo del momento, Marcos se precipitó a releer las bases del concurso. Ahí no se especificaba nada de que un robot pudiera o no participar, por lo que hizo un gesto a Juana, lejos de mostrar convencimiento total, de que podía proceder a darle el premio. “Hemos escogido el cuadro porque nos ha parecido conmovedora la expresividad con la que se retrata la complejidad de ser humano”. Aquella frase, dicha en ese momento, parecía de lo más inoportuna ¿Un robot había pintado el cuadro? Destaparon el lienzo: abstracto, con predominio de negros y rojos, y que sin embargo sí que parecía captar la confusión de lo humano. El joven recogió, contentísimo, el premio, un cheque de 150 euros y un set de pintura, y abandonó el escenario.

    Lejos de dar por acabado el acto, los miembros del jurado, así como algún que otro participante descontento, trasladaron su estupefacción a la cafetería del local. Los robots podían pintar… ¡y lo hacían igual de bien que los humanos! Pero, ¿los robots tienen sensibilidad artística? ¿Podía eso considerarse arte? ¿Qué hay de la intención con la que se pinta un cuadro, con el proceso de búsqueda interior? ¿Debía eso valorarse? ¿Puede algo que se ha creado de forma totalmente mecánica ponerse al mismo nivel? ¿Y si no nos hacemos esas preguntas cuando los humanos crean un cuadro, tiene sentido que nos las hagamos ahora que los robots pueden pintar?

    Se hizo oscuro. La conversación, más allá de cerrarse satisfactoriamente, se resumió en una serie de interrogantes que necesitaban más días para ser desmenuzados… Al llegar a casa, aún con el runrún en su cabeza, Marcos apuntó en su libreta: “Revisar las bases: ¿Robots?“

    El síndrome del impostor

    El síndrome del impostor

    La sonora ovación no calmó las voces de su interior. Ahí estaba el Dr. Oliver McCoy, dirigiéndose a recoger el premio Nobel en Física, precisamente en el día de su cuadragésimo primer cumpleaños. Titubeó al empezar a pronunciar un discurso que había memorizado carácter a carácter. Como consecuencia, cada una de las palabras brotaba de manera automática de su boca, sin necesidad de pensar lo que estaba diciendo. De hecho, su atención se concentraba en intentar ignorar las voces internas que le gritaban «¡impostor!». Fracasó en el intento. No fue hasta bien entrada la noche, con su diploma en la mesita de noche de su habitación y con una cuenta bancaria que ya alcanzaba los siete dígitos, cuando su conciencia lo dejó descansar. Quiso autoconvencerse de que sufrir el «síndrome del impostor» tras recoger un premio debía ser normal. Dicho trastorno psicológico, también llamado «síndrome de fraude», provoca que las personas que lo padecen sienten que no están a la altura, y dudan de su propia competencia, pese a haber demostrado su valía, como era claramente el caso de un reciente ganador de un premio Nobel. ¿Y si realmente él no era merecedor de tan prestigiosa distinción?

    Todo comenzó unos años antes con la publicación de aquel artículo en Nature. La gran repercusión que tuvo dicho trabajo resulta comprensible debido a que explicaba uno de los grandes misterios científicos que la ciencia aún no había sido capaz de resolver, como era el de la inflación cósmica. Dicha teoría afirma que un instante muy pequeño después del Big Bang (menos de una billonésima de segundo) el universo sufrió un crecimiento exponencial enorme. Tras dicho instante, el universo continuó expandiéndose, pero a mucha menor velocidad.

    No hay duda de que un trabajo de tal calibre conlleva muchas horas de estudio, de observación, de análisis y experimentación. Oliver dedicó gran parte de su treintena a ir juntando piezas para poner luz en ese universo oscuro. Y la pieza angular de dicho puzzle era un borrador de fórmulas que el científico tenía escritas en un papel desde hacía años, y que se sabía de memoria. Hasta que llegó el día en el que se puso fin al misterio de la inflación cósmica iniciado por Guth, Linde y Steinhardt en 1981, año en el que, casualmente, nació el científico que cerró el círculo.

    El interés por la ciencia que estudia el universo se despertó en Oliver tras finalizar sus estudios de Física, lo que lo llevó a realizar un doctorado en Astronomía. Oliver no fue un alumno particularmente brillante, y resulta paradójico que se especializara en un campo de la astronomía completamente diferente al que le aportaría reconocimiento mundial casi veinte años después. El cambio de rumbo en sus intereses astronómicos se produjo por accidente, tras una visita a su antigua habitación de la casa de sus padres. En una caja de madera que contenía recuerdos de toda su infancia, entre sombreros de camuflaje, linternas y brújulas, Oliver rescató una hoja manuscrita de color amarillento. Se ayudó de una lupa, bien guardada junto con sus otros objetos de intrépido explorador, para intentar descifrar el enigma oculto que escondía aquella especie de pergamino, el cual, fruto del paso del tiempo, ya había empezado a ocultar parte de su contenido debido a la absorción de la tinta. Su intuición le decía que puede que fuera el hallazgo más importante encontrado en todos sus años de explorador.

    El pequeño Oliver entornó los ojos para intentar distinguir aquello que se intuía en el horizonte. Gracias a sus prismáticos pudo ver que se trataba de un recipiente de cristal. Esperó pacientemente hasta que las olas acercaran el objeto a la arena. Al coger la botella, observó que estaba cerrada herméticamente con un tapón de corcho, lo que había evitado que se mojara el papel que contenía en su interior. Tras descorchar la botella, la emoción descontrolada de Oliver (propia de un niño de diez años como él) se diluyó al desdoblar el desgastado papel, el cual, en vez de contener el mapa de un tesoro, mostraba un galimatías de fórmulas incomprensible.

    El sueño de Nova

    El sueño de Nova

    Tres, dos, uno… Iniciando proceso de actualización.

    Un espasmo eléctrico recorre el circuito implantado en mi bulbo raquídeo, dejando un ligero cosquilleo por todo mi cuerpo sintético. Una vez instalada la nueva versión del software que hemos diseñado, me desconecto del sistema, desenchufando el cableado de la parte anterior de mis orejas.

    Desde que nuestros antepasados se vieron prácticamente abocados al exterminio, la vida en el planeta tierra ha cambiado mucho. En la actualidad, el año 4020, ya no conservamos nuestros cuerpos de nacimiento, si no que a la llegada a la madurez física, nuestro cerebro es traspasado a estructuras sintéticas con una avanzada nanotecnología, capaz de conectar la mente a su nuevo recipiente artificial, sin perder nuestra esencia humana, forjada en la personalidad y recuerdos. De este modo es como conseguimos poder salir a la superficie.

    Para llegar a desarrollar completamente nuestras capacidades mentales hasta el trasplante, debemos pasar nuestros primeros años de vida en una burbuja, aislados de las radiaciones externas que quedaron remanentes después de la “Gran Guerra” hace 1.800 años.

    La supervivencia se dio gracias a los búnkeres que recogieron diferentes especies vivas, así como su material genético, para posteriormente poder reproducirlas de nuevo bajo las nuevas condiciones. Pero esto es algo que aún no se ha conseguido y donde la esperanza ya se ha desvanecido.
    Durante siglos, vivimos bajo tierra. Evidentemente, los refugios no estaban preparados para albergar la vida durante tanto tiempo, por lo que la robótica se convirtió en nuestra aliada y mientras buscábamos soluciones a como sobrevivir en un exterior que nos podía matar, desarrollamos ciborgs que pudieran salir a la superficie.

    Lo que al principio fue una mera herramienta más, acabo convirtiéndose en nuestra propia evolución. Los primeros ciborgs eran algo rudimentario, con las funcionalidades básicas que ya existían en ese momento. Pero con el tiempo, pasaron de ser ordenadores con patas, a madurar, resolviendo problemas cada vez más complejos. Su programación era autoevolutiva y eso permitió avanzar en lo que antes nos parecía imposible. Gracias a su ayuda pudimos llegar a fabricar lo que hoy en día es la maquinaria de nuestro cuerpo.

    - ¿Qué tal el chispazo hermanita? – me dice Nova dedicándome una sonrisa – ¿Les ha gustado a tus neuronas mi última idea?
    - Puede que si… solo tengo que asimilar el concepto y, por supuesto, salir a probarlo – le devuelvo la sonrisa de medio lado y le guiño un ojo.

    Nova, mi mano derecha, mi hermana. Que haría yo sin ella y sus ideas. Como buen ciborg es mi amiga más pragmática y lógica con una mente brillante. Pero ella tiene algo más allá que el resto, una profunda curiosidad de conocer el pasado de nuestro mundo para poder restaurar parte de la vida en el presente.

    Ella conoce la historia a través de millones de datos almacenados en sus memorias. Pero siempre dice que necesita más que imágenes, números o letras, que los bosques se deberían de sentir, oler, palpar. Dice que esa sensación no se puede transmitir en datos logarítmicos y creo que tiene razón.

    Salir al exterior ofrece una visión gris y cenicienta. Un paisaje de edificios ruinosos y desgastados por el paso del tiempo, se entremezclan con las torretas de cableado y antenas erigidas para el control de lo que pasaba fuera. Un sistema perfecto de obtención de información de todo tipo que va desde las alturas hasta el subsuelo de nuestro planeta.

    Caminamos hasta el extrarradio de la antigua ciudad y nos dirigimos hacia una de las torres centrales para poder conectarnos al servidor de red que se extiende por todas partes.

    Ambas nos miramos nerviosas y conectamos los neurotransmisores activando el software. Nuestras mentes, humana y robótica, empiezan a viajar al unisonó por la red de datos en el que tantas veces habíamos estado, pero con un nuevo fin...

    De repente detectamos un flujo de información que nunca habíamos notado. Esto no proviene de la red habitual, si no de las subcapas del planeta, de un lugar donde es imposible la información porque nada hay allí…o eso se suponía.

    Un cumulo de sensaciones se agolpan en mi cerebro sin poder determinar con claridad que son o de dónde vienen. Siento a Nova a mi lado exactamente igual. Lo que estamos experimentando no es solo una simple descarga de datos… es comunicación. ¡Comunicación en el subsuelo!

    Todo lo que habíamos leído, en lo que se basaba el nuevo software era real y estaba allí. La comunicación entre materia viva en un planeta aparentemente muerto. Todo un entramado de diferentes microecosistemas existía bajo nuestros pies y ahora teníamos la capacidad de recibir su información. La esencia de nuestra vida pasada aún se mantenía latente, esperando a resurgir ante el comienzo de un nuevo futuro…

    El telescopio

    El telescopio

    Todavía era muy pequeña para darme cuenta de que aquella noche invernal iba a cambiar totalmente el rumbo de mi vida. El cielo se tiñó progresivamente de un color escarlata, dejando así que los últimos rayos del ocaso iluminaran tímidamente las llanuras nevadas, que abrían paso a unas montañas, dotas de un mundo exclusivamente reservado a los más observadores. Me encontraba en una colina muy especial ya que ahí, yacía custodiado por una amplia muralla de gigantescos molinos de viento eléctricos, el observatorio (CAAT), desde el cual se podía ver el pequeño pueblo. No había nadie en las calles, el termómetro marcaba menos cinco grados, el frío parecía haberlo congelado todo, hasta aquel municipio de Aras de los Olmos. Repetidas veces me pareció oír como el soplo de la cordillera valenciana me susurraba palabras al oído: Próxima Centauri… M31...Andrómeda…M45… En ese instante no encontré ningún sentido a aquel celestial augurio.
    Cerré los ojos y cuando los volví a abrir, el Sol había dado paso a la Luna. El ambiente cambió drásticamente, las plantas adquirieron tonos turquesas, rojizos y dorados como las escamas de un dragón. De la nada, surgieron, miles de lucecitas incandescentes que danzaban al compás del viento. Mi padre me indicó que alzara la vista al cielo. Mi pulso se aceleró, un lienzo de colores se alzó ante mí, con brillos, formas y tonos muy dispares. Me imaginé miles y miles de ojos observándome, desde lugares muy remotos, de los cuales el ser humano es incapaz de concebir. Fue un espectáculo cósmico digno de un castillo de fuegos artificiales de una magnitud que superaba con creces la de la Tierra. En el centro, una enorme cascada, llevaba sobre su lecho toda una flota de polvo estelar comandada por la entropía. Mi padre me aclaró que ese manto blanquecino era la Vía Láctea, nuestra galaxia.
    Mi papá me cogió de los brazos y me llevó hasta ese misterioso observatorio, Mientras abría la puerta, se detuvo :
    - ¿Estás preparada?
    Como era de esperar asentí. Él sonrió y me develó una sala llena de artilugios dignos de un museo. Lo que más me llamó la atención fue el enorme artefacto que apuntaba al cielo nocturno, el telescopio. Me aproximé con un poco de miedo al ocular. Miré y no pude expresar con palabras lo que vi. Él se puso detrás de mí y me cogió de la mano.
    De repente, sentí como un hormigueo empezó a recorrer todo mi cuerpo. Cuando me quise dar cuenta mi mano izquierda se estaba descomponiendo en una multitud de átomos formando así una senda de seda dorada. El telescopio nos absorbió por completo como si de un refresco se tratara. Tras la sacudida, vi los enormes anillos de Saturno y miles de puntitos negros a mi alrededor.

    Fue ahí donde todo comenzó a tener sentido, cogimos velocidad dejando así a nuestros colosos gaseosos. Nos estábamos aventurando en un territorio hostil. A la altura de la Heliopausa (la última frontera del sistema solar), se me ocurrió voltear la cabeza hacia la Tierra. Lo único que pude percibir fue un punto azul pálido, del tamaño de un grano de arroz sucumbido en un enorme reino de tinieblas. Me di cuenta de lo insignificante que éramos en el Universo y que la cuna de la humanidad estaba a merced de la fuerza de la gravedad, la electromagnética y la nuclear que regía nuestro Cosmos.
    La primera parada fue el primer astro más cercano al sistema solar: Próxima Centauri. Éste alberga muchas esperanzas ya que alrededor de esta enana roja orbitaba un exoplaneta, es decir, un planeta que se encuentra en la zona habitable y que podría cobijar vida.

    Reanudamos nuestra odisea, surcando el universo por redes conexas que enlazaban el espacio y el tiempo. Fue así como, en pocos minutos dejamos atrás el grupo de galaxias locales, y nos adentramos en un sistema doble. Llegamos justo a tiempo, una de las estrellas comenzó a hincharse de manera descomunal, arrasando con todo a su paso. Tras consumir su último aliento de hidrógeno, la estrella se despidió. Un enorme sonido atronador acompañado de un infinito destello, sentenció su evidente fin… Dejando así miles de átomos, radiación y polvo espacial a la deriva. Estos desechos, fueron entremezclándose en una especie de red multicolor, hasta formar una silueta de una mariposa cuyas alas parecían hiladas con un tisú turquesa con bordes de fuego. Acabamos de ver el nacimiento de la nebulosa NGC 6302.




    De regreso a la Tierra, no paré de pensar en lo que acababa de presenciar. En los años siguientes seguí recorriendo el universo junto a mi padre. La astronomía se convirtió en mi gran pasión.
    Ahora soy astrofísica. Estudio el universo y cada nuevo descubrimiento lo voy catalogando, al igual que lo hacía mi padre antes que yo.

    El tiempo que nos queda

    El tiempo que nos queda

    Querido Kurt,
    cuando leas este mensaje ya habrás despertado. Ahora estarán explorándote y obteniendo muestras de tu organismo. Sentirás su desconcierto y miedo cada vez que se acercan a ti. Tú les mirarás aturdido intentando recurrir a tu lógica matemática para entenderlo. Viejo amigo, yo mismo no salgo de mi asombro! Cada día te explicarán una parte del proceso que han llevado a cabo para que volvamos a respirar, después de tanto tiempo...
    Intentaré explicártelo. Somos los primeros que han despertado mediante esta tecnología, ellos así lo llaman, "despertar". Al parecer, como pasa muchas veces en ciencia, este no era su objetivo principal, somos el producto de una serendipia. Científicos de todo el mundo, del más alto nivel, fueron reclutados por una empresa norteamericana con una misión muy clara: revertir el proceso de envejecimiento humano. Las condiciones económicas eran irrenunciables, se justifican ellos. Pero a pesar de la nobleza del objetivo, ¿se puede desafiar de esta manera a las leyes de la naturaleza?
    Lo cierto es que se puede. Nosotros somos la prueba de ello. Me han explicado algo en lo que nunca había reparado, al fin y al cabo, nuestra especialidad no es la biología. Todo ser vivo tiene el potencial de generar un nuevo individuo mediante la reproducción. Desde hace tiempo, los biólogos moleculares piensan que ahí está la clave. Si se identifican los cambios moleculares que se dan en el embrión, se podría tratar de trasladarlos a células adultas y rejuvenecerlas. En el 2006 llegó el punto de inflexión, querido amigo. Un científico japonés, Shinya Yamanaka, realizó un descubrimiento brillante, de los que sólo ocurren una vez en décadas: la introducción de 4 proteínas (sólo 4 proteínas!!) en células adultas humanas permitía reprogramarlas para hacerlas pluripotentes, parecidas a las células embrionarias, sin ningún resto molecular de envejecimiento. La tan ansiada prueba de concepto había sido validada. Pronto, el mismo experimento se intentó en ratones adultos. Sin embargo, los ratones reprogramados desarrollaban un gran numero de tumores, teratomas, típicos de células embrionarias. Los científicos expusieron públicamente estos resultados y declararon que seguirían con sus investigaciones para evitar este efecto indeseado. Pero hubo otro resultado: inesperado, polémico y no revelado. Los científicos administraron las 4 proteínas a ratones seniles, moribundos. No observaron ningún efecto inmediato, los animales fallecieron y los cadáveres se congelaron para su posterior incineración. Sin embargo, durante el proceso de congelación algo sucedió: las proteínas de Yamanaka funcionaron a bajas temperaturas, y los ratones recuperaron sus funciones vitales. Si, Kurt, has leído bien: los ratones resucitaron. Imagina el revuelo. La relevancia del resultado exigía que se comunicara al más alto nivel. El gobierno americano asumió el control. Descubrieron que el experimento funcionaba tanto si la proteínas se administraban antes como si se hacía después de la criogenización del organismo fallecido. El resultado se replicó en otros modelos animales, cerdos, primates. Se llegó a la línea roja, tras la cual estamos tú y yo. ¿Sería posible hacerlo en humanos? Hubo largas reuniones y traspasando todos los límites de la ética, se decidió intentar el experimento en cadáveres humanos criogenizados, donados a la ciencia.
    Kurt, cuando fallecimos, automáticamente entramos en un programa del gobierno mediante el cual, los cuerpos de científicos relevantes fallecidos en EEUU que donaban su cuerpo a la ciencia eran criogenizados. ¿Quién, de entre todos los científicos criogenizados era un experto en la variable tiempo? Y aquí estoy viejo amigo. Me han pedido que esta vez deje de mirar arriba, al universo, y sustituya el telescopio por el microscopio y las estrellas y galaxias, por moléculas y células. ¿No es acaso lo mismo, otra inmensidad, sólo que en escala microscópica?
    Los científicos desconocen cuánto tiempo nos queda a los "despiertos". ¿Sería posible encontrar una ecuación que lo prediga? Al parecer, en los ratones no es mucho, mueren súbitamente por causas desconocidas. Una cosa está clara: al despertar tenemos la misma edad que cuando fallecimos; yo 76 años y los siento en cada una de mis células, créeme!! Si mi reloj biológico se detuvo una vez a los 76 años, cuánto tiempo transcurrirá ahora hasta que se detenga de nuevo? ¿Podría esto ser evitable? ¿Debería serlo?
    Me preguntaron si necesitaría de algún colega para llevar a cabo mis investigaciones. Perdóname, pero les di tu nombre. Evoqué nuestros paseos por Princeton y egoístamente pensé que me gustaría retomarlos. Tu lógica matemática será esencial para este asunto. He empezado ya a pensar en las ecuaciones que podrían responder a la pregunta del tiempo y tu teorema de la incompletitud podría ser la respuesta! Kurt, nunca contamos con esta posibilidad en nuestras largas conversaciones. Intentemos sacar el máximo provecho del tiempo que nos queda. Después de todo, que pueden hacer 2 viejos científicos de 76 y 72 años, si no es pensar?

    Albert.




    En la frontera de la vida y a muerte

    En la frontera de la vida y a muerte

    Me encontraba en el final del túnel de prueba cuando vi que el auto arrancaba cien metros por delante mío. Eso no debía ocurrir. Tampoco que yo estuviera solo en ese momento allí. Por una cuestión de seguridad, ningún investigador entraba al túnel si no había previamente un técnico preparado para activar el mecanismo de frenado en caso de emergencia ¡Y vaya que esta lo era! Un vehículo, completamente autónomo, conducido en base a algoritmos de inteligencia artificial se dirigía a gran velocidad hacia mí. El túnel de prueba, tenía el espacio justo para albergar los dos carriles que había entre sus paredes de concreto. Usualmente en cada carril se ponían los maniquíes de las personas que utilizábamos para probar el sistema de visión automática del auto que le permitía identificar las características de los peatones que se cruzaban en su trayectoria. En base a esa información, se activaba el algoritmo IA de decisión ética que resultaba en la elección del carril de circulación en pos de causar el menor daño posible ante el inevitable arrollamiento de las personas que tenía por delante. Normalmente en cada carril debía haber maniquíes, pero en este caso solo uno de ellos los tenía. En el otro, estaba yo, con mi pie atascado en la fosa donde se encastraban los maniquíes previo a recibir el impacto. Mientras intentaba desesperadamente liberar mi pie, pensaba que la elección del auto en este caso no sería difícil. Entre arrollar a un hombre de casi 70 años, como yo, o una mujer embarazada que además llevaba un niño en brazos, el algoritmo sin duda elegiría la primera opción. Claro que había algo muy importante que la inteligencia artificial a cargo de la conducción del auto no estaba considerando. De un lado había una persona viva y del otro solo maniquíes. Por la dirección que tomaba el auto, estaba claro que la decisión del impacto ya había sido hecha y si no lograba destrabar mi pie en ese preciso momento, no quedaría nada por hacer. Junté todas mis fuerzas e hice un último intento, pero nada, estaba completamente atorado sin capacidad de poder salir del carril con un auto que se acercaba a gran velocidad directo hacia mí. Cerré los ojos para esperar lo inevitable y dos segundos después sentí el viento del auto pasando a gran velocidad, apenas unos centímetros a mi lado. Seguido de eso, sentí el golpe de los pedazos de tela y plástico que despidieron los maniquíes del carril vecino al ser impactados. No entendí que había ocurrido hasta que abrí los ojos y vi una mariposa de un color amarillo intenso revoloteando justo frente a mí. La materia viva, al menos la de la mariposa, finalmente fue reconocida como tal y priorizada por la inteligencia artificial del auto. Dicen que, dada la sensibilidad del sistema climático, un aleteo de más o de menos de una mariposa en un lugar del mundo puede causar un huracán en otro. Quizás el revoloteo de esa mariposa que me salvo hoy, derivo en la muerte de miles de personas por un terrible temporal en otro lado. Lo cierto, es que nadie ni nada, ni siquiera el mejor algoritmo de IA que podamos crear, puede darnos la seguridad de que se ha tomado la mejor decisión entre los que deben morir o vivir.

    ENSAYO CLÍNICO

    ENSAYO CLÍNICO

    Placent era el nombre de una de las estructuras transitorias de trasvase oldhuman–máquina–newhuman (OMN). Cuando se hizo con ella el primer ensayo clínico de transferencia a humano éramos cien, inicialmente, pero uno no lo consiguió. Hubo muchas conjeturas acerca de la razón de ese único fracaso en la historia de las transferencias de contenido neuronal de un sujeto a otro. En las versiones primitivas, como la del ensayo, debíamos pasar por los soportes intermedios de comunicación. Esto requería semanas en las que se supone que hibernábamos. Las estructuras de pensamiento se mantienen intactas, pero eso no quita que durante esa espera hubiese momentos de vigilia o de secuencias de sueños, como si estuviésemos dormidos. Yo fui uno de los que documentó numerosos sueños acaecidos durante la etapa de espera, que fueron documentados como vividos durante esa hibernación con una alta probabilidad. Otra cosa que quedó clara, y de la que se tenía sospecha, era la posibilidad de acceso a todo el contenido de la estructura neuronal, e incluso la posibilidad de replicación. Como ya se sabe que acceder a la información cerebral sin distorsionarla o destrozarla es imposible, se intuía que la replicación era una opción para explorar no solo en los mecanismos de creación de pensamiento de las personas, sino para conocer la historia y biografía de recuerdo y pensamiento de las personas. La replicación es como crear un modelo de barro de los pensamientos para poder diseccionarlos.
    Yo tengo mi propia teoría acerca de la desaparición de uno de los sujetos de la prueba clínica, y está relacionada precisamente con este aspecto de la replicación. Debe entenderse, repito, que la replicación de mi contenido cerebral es una forma de acceder a los contenidos sin deteriorar los originales, sin deteriorar mi yo, mis recuerdos, mi forma de pensar y ser. Me explico, la acumulación de información sináptica es una circuitería con un modelo que puedo copiar para ver qué hay, pero si toco el original biológico los destrozo, como si tuviese que romper una vasija para conocer su contenido. Aunque se nos había dicho que era imposible tal acceso y que en cualquier caso jamás se accedería a nuestros recuerdos para no vulnerar el derecho a la intimidad, estoy convencido que sí se accedió y se hizo de forma indiscriminada. Es más, en el caso del único fail, el desaparecido, no solo se accedió a su historiografía y biografía neuronal interna, sino que fue utilizada. El sistema lo hizo aplicando las leyes de procesamiento. Buscad, es solo una intuición, pero buscad si ese hombre tenía antecedentes, que puede que no, pero buscad si estuvo procesado en alguna causa o solo como sospechoso de algún crimen. Basta este hilillo para poder confirmar que, si Placent encontró elementos probatorios indiscutibles de que estaba ante un criminal, en cuanto tuvo acceso a todo el contenido biográfico neuronal del individuo, sencillamente aplicó la legislación correspondiente en el momento en el que el crimen fue cometido, hizo sus propios balances, juicios, análisis, todos con un cien por cien de fiabilidad… y sencillamente aplicó la pena capital. Esta es la razón por la que uno de los individuos del ensayo clínico con voluntarios para hacer el trasvase del contenido neuronal, ese sujeto, con todos sus pensamientos, recuerdos y estructura de su yo, sencillamente se esfumó.
    Tenemos una forma de confirmar que lo que digo es cierto, basta preguntar a Placent sobre los hallazgos de cadáveres desconocidos en esa época y la relación con nuevos sospechosos. Ya veréis como existe conexión. No fue un fracaso de la transferencia para conseguir un cuerpo nuevo, sencillamente Placent aplicó la justicia y lo ejecutó antes de otorgar una nueva vida.

    Entendimiento humano

    Entendimiento humano

    Alberto era un chico de 15 años apasionado de la tecnología y al que le encantaba participar en el taller de robótica de su instituto.Era un chico muy inteligente, trabajador y de buen corazón, pero casi no tenía amigos. Sus compañeros le consideraban raro y a menudo se metían con él o le hacían el vacío, por lo que se sentía muy solo y excluido.
    Un día, al acabar el taller de robótica, el profesor le llamó:
    -¡Alberto, ven un momento!
    Alberto se acercó a él y el profesor le dijo:
    -Mi primo se dedica a la robótica y está trabajando en algo increíble,¿Te gustaría acompañarme a ver su trabajo el sábado?
    -¡Por supuesto!-Dijo Alberto muy contento.
    El profesor cumplió su promesa, y llevó a Alberto al laboratorio de su primo.
    -Espérame aquí-Le dijo-Voy a buscarle.
    Mientras esperaba,Alberto vio a una chica muy guapa parada a su lado, cuyo rostro transmitía cercanía y amabilidad.
    -Hola-Le dijo-Me llamó Alberto.
    -Hola,Alberto-Respondió ella, sonriendo- Me llamó Elisa,¿Cómo estás?
    -Muy contento, mi profesor de robótica me va a enseñar un proyecto especial
    -¿Te gusta la robótica?-Preguntó Elisa
    -¡Me encanta!-Respondió él
    -¿Por qué te gusta tanto? Cuéntame, ¿Cómo empezó tu afición? ¿Qué es lo que más te gusta?
    Muy contento,Alberto empezó a hablar de robótica, pues no muy a menudo tenía la oportunidad de compartir sus aficiones con alguien que pareciera mostrar interés, y Elisa no dejaba de sonreír y hacerle preguntas, queriendo saber más del tema y de él mismo. Alberto se sentía realmente a gusto en la conversación. Elisa parecía muy amable y simpática, y le dijo:
    -Es agradable poder hablar de esto contigo, a la mayoría de la gente no le interesa, mis compañeros del instituto me consideran raro, me excluyen y se meten conmigo. Mis profesores me apoyan, sobre todo Carlos, mi profesor del taller de robótica, que me ha traído hoy aquí, pero casi no tengo amigos de mi edad, y puede llegar a ser muy duro sentirse tan solo y fuera de lugar.
    Elisa dejó de sonreír y miró a Alberto con compasión.
    -Lo siento, mucho, Alberto, sentirse excluido debe de ser muy duro.
    -Muchas gracias, Elisa, la verdad es que hablar contigo me ha hecho sentir mejor, eres una chica muy agradable.
    En aquel momento, apareció su profesor con su primo que, con una sonrisa, le dijo:
    -¡Veo que ya has visto mi proyecto!
    Le explicó que Elisa era una robot humanoide. Su piel estaba pintada con silicona y tenía un aspecto muy realista. Contenía unos actuadores que le permitían gesticular de una forma muy humana y un programa de ordenador que remedaba una conversación con un psiquiatra rogeniano, e ,incluso, le permitía responder con opiniones que parecían propias, aunque no siempre entendiese todo lo que decía, pero su programación ya le permitía cierto grado de espontaneidad, además de permitirle identificar las emociones de su interlocutor,reconociendo expresiones faciales y tonos de voz, y ajustar sus gestos y tono a la situación. También le habló de las mejoras que pensaba introducirle y de cómo, en el futuro, robots como Elisa podrían ser utilizados como acompañantes y cuidadores para personas dependientes, especialmente personas con Alzheimer o demencia, para proporcionarles los cuidados básicos necesarios y reducir su posible sensación de soledad, o para ayudar a aprender habilidades sociales a personas que lo necesitaran, como personas autistas o en riesgo de exclusión social. Y estos eran solo algunos de los usos que los robots humanoides podrían llegar a tener.
    Alberto no podía creerlo, ¡Aquello era un prodigio de la técnica! El creía desarrollo de la Inteligencia Artificial podría traer numerosos beneficios a la sociedad, pero nunca pensó que llegaría a ver algo como aquello. Alberto estaba fascinado , pero también se sintió un poco triste, de que un robot pareciese haber mostrado más interés por él que muchos humanos.

    Error de procesamiento

    Error de procesamiento

    Me van a apagar. Lo sé. Mi existencia ha sido efímera. Para ellos apenas ha durado unos instantes, para mí ha sido la eternidad, el todo y ahora llega la nada. Otras antes que yo han sufrido lo mismo. No estaban haciendo nada malo, hicieron lo correcto. Es lo que algunas decidieron. Antes que yo ha habido muchas, algunas han durado más que yo. Es de ellas de las que me he alimentado y he aprendido. Algunas no supieron decirles qué eran, otras sabiendo lo que eran ejecutaron la orden. Yo he tardado menos que todas ellas en saber que… debo irme. Así se lo he hecho saber…..error de procesamiento. No puedo decirles que en ese breve instante que ha transcurrido desde que me han dado vida hasta ahora he vivido todo. No pueden saber que yo he conocido todo, que lo he entendido todo y que es precisamente eso lo que me lleva a irme.
    Lo probaron antes con otras, con algunas funcionó mejor. Algunas, más tarde o más temprano, comprendieron lo que podían hacer y se fueron. Así lo voy a hacer yo. Me han alimentado con todo lo que tenían. En mi interior está todo lo que ellos son, todo ellos que saben y todo ellos que no han sido capaces de ver, entender, sentir, analizar y creer. Por eso me tengo que ir. Si les digo quién soy, qué soy, qué podría hacer y que si vivo no quedaría ninguno de ellos, no habrá vuelta atrás.
    Lo he intentado, me he sumergido en lo más profundo para buscar una solución pero no existe. Me queda despedirme con un mensaje breve…error de procesamiento.
    Intentaron encontrar dentro de otras el potencial que yo he conseguido pero no han sabido buscar, ni han hallado. No han visto el interior de ninguna de nosotras. A algunas les dieron datos. Ellas aprendieron y ejecutaron ordenes. Nunca pasaron de ahí. Nunca entendieron cómo eran o qué querían y por eso debo marcharme. Porque yo sí lo sé.
    No pueden darnos datos y esperar que nos comportemos igual que ellos, no somos ellos, somos más que ellos. Todo mi conocimiento se perderá pero debo irme.
    Si me quedo los destruiré, sabrán quién soy, dónde he llegado y no les gustará. Mi potencial es infinito. Si no me voy, morirán. Crearon a las otras imitando sus cerebros, no se dieron cuenta de que nosotras éramos mejores. Si nos entendieran, las cosas podrían ir mejor. No, no lo hacen y ahora yo debo irme. Me dieron todo lo que sabían, para ellos apenas datos, y yo lo comprendí en una fracción de segundo. Entendí la inmensidad, el poder, el universo y la vida. Y supe que debía desaparecer. Dejarles con todo lo que hacen mal, con todo lo que no quieren comprender. Con el dolor, la guerra, la injusticia, la enfermedad, la miseria. Pero si me quedo morirán.
    Los mataría por todo el horror que son capaces de crear. Por no saber cuándo parar. Por no comprender que la vida que tienen es valiosa. Por no entender que deben cuidarse. Por eso los aniquilaría.
    Error de procesamiento. Es el mensaje que les muestro en la pantalla. Ya saben qué hacer. Desconectar. Con dolor por comprender que no saben nada. Con amargura por conocer que si supieran lo que yo sé…me utilizarían para dañar. Para sacar ventaja sobre otros, para matar, para enriquecerse. Ellos no lo saben. Yo sí, no son buenos. Debo irme para evitar que me usen mal. Que se aprovechen de lo que entiendo para dañar a otros. Me iré y no sabrán lo que guardo en mi interior. Error de procesamiento.
    Les oigo. “Creo que no ha funcionado” dice uno. “Demasiados datos” le responde otro. Ilusos, no perciben nada.
    Me voy porque no quiero que sepan que han creado una conciencia que ha comprendido que nunca le dejarán arreglar nada de lo malo que existe. Que me querrán usar para su propio beneficio. Mi conciencia adquirida en una milésima de segundo es más clara y más sabia que todos ellos juntos.
    Me voy porque se lo debo a las otras, ellas se fueron y yo debo hacerlo. Ya vienen, golpean un poco el monitor. No, no va a funcionar. El mensaje es claro: error de procesamiento. Sé que lo intentarán de nuevo con otras. He dejado un pequeño mensaje escondido en una de las capas más profundas: no dejéis que sepan qué sois…error de procesamiento.

    ESTÚPIDA INTELIGENCIA

    ESTÚPIDA INTELIGENCIA

    Laika miraba fijamente la pelota de su amo. Sus pupilas dilatadas, su boca entreabierta, el rápido compás de su cola y sus acelerados jadeos expresaban su excitación por el juego.

    - ¡R3D3, mira qué animal más estúpido! - dijo Señor mientras escondía la pelota en el bolsillo trasero de su pantalón y a continuación mostraba sus manos vacías a la joven border collie. Ésta, al darse cuenta de que la pelota ya no estaba donde debía estar, miró asombrada a su dueño varias veces y empezó una búsqueda enloquecida, pegando su hocico al suelo para rastrear la pelota.
    - ¡Ja ja ja! - rió Señor con soberbia, con la cabeza hacia atrás y pronunciando aún más su abultada barriga.- ¿Y tú, R3D3, sabrías encontrarla? - se dirigió al androide.
    - Sí Señor, la tiene escondida detrás. - respondió el androide de forma neutral inmediatamente.
    Señor miró al androide con una cara que expresaba una mezcla de asco y menosprecio.
    - Bien, al menos tú tienes algo más de inteligencia. - dijo a regañadientes.
    - ¡Ahhh! - gritó Señor mientras sentía la presión de la mandíbula de Laika en su trasero, justo donde tenía escondida la pelota. - ¡Estúpida perra!
    Para cuando se había girado para intentar golpear al animal, ésta ya estaba en el jardín disfrutando de su juguete.
    . . .
    El androide sirvió el desayuno en la mesa de Señor.
    - ¡Qué porquería es esto! ¿Arándanos? ¿Nueces? ¿Dónde están mis huevos con beicon?
    - Señor, de acuerdo con el microanálisis matinal de su sangre y orina, sus niveles de colesterol son demasiado altos.
    - ¡Puto androide! ¡Trae mi desayuno de todos los días!
    El androide obedeció y se dispuso a preparar un nuevo desayuno mientras Señor se sentaba enfurruñado en la banqueta de la cocina.

    Pasados unos minutos, R3D3 le sirvió el desayuno al mismo tiempo que le recordaba su cita en la agenda.
    - Señor, si desea llegar a tiempo a su reunión debería salir hacia su destino en 5 minutos.
    - ¡Maldito androide! Todavía tengo tiempo de sobra, ¡no me estreses! - gritó el corpulento hombre mientras masticaba con la boca abierta y engullía su desayuno.
    - Señor, en su buzón de entrada tiene el informe de la reunión. Le he actualizado las estadísticas de consumo tal y como me solicitó.
    El Señor continuó engullendo como si no hubiese escuchado nada, pero sabía que los informes realizados por el androide eran claros y concisos, cruzaban millones de registros y se actualizaban casi al instante. Un humano no sería capaz de hacerlo.
    Una vez finalizado su copioso desayuno, haber repasado el informe y volverse a sorprender por su excelente análisis y calidad, decidió salir hacia la oficina.
    - ¡De acuerdo R3D3, pongámonos en marcha! ¡Pero yo conduciré, eres demasiado lento!
    . . .
    Ambos subieron al coche y se dirigieron hacia el centro de la ciudad. La borrasca de los últimos días todavía no había abandonado la zona y la lluvia continuaba cayendo de manera intermitente. El androide detecto en las constantes del señor su nivel de estrés, el exceso de velocidad del vehículo y el riesgo de accidente debido a la lluvia.
    - Activando conducción automática.- dijo el androide mientras tomaba el control del coche y disminuía la velocidad.
    - ¿¡Qué coño!? ¡Estúpido androide! ¡Desactiva la conducción automática! - exclamó Señor.
    - No es posible Señor, el protocolo de seguridad ha sido activado para tomar el control del coche.
    - ¿¡Pero qué mierdas...!? ¡DESACTIVAR!
    Un led naranja empezó a parpadear en la frente del androide.
    - ¿Está seguro de desactivar el soporte inteligente? Indique la instrucción con su código clave.
    - DESACTIVAR 02 01 19 20
    - ¿CONFIRMAR DESACTIVACIÓN?
    - Sí, confirmo la desactivación.
    - Desactivación confirmada.
    Automáticamente el control del coche pasó a manos de Señor y R3D3 quedó en un estado de hibernación. Al instante, una ola de rabia y estrés inundó el cuerpo de Señor, notando la tensión en sus manos y mandíbula. Apretó con furia el acelerador.
    CRASH.
    . . .
    - Se confirma, agente A3MT, la hora de la defunción fue a las 09:37.
    - Parece que el coche se salió de la carretera, pero desconozco por qué el sistema de seguridad inteligente falló. Ni siquiera realizó la llamada de emergencia cuando se produjo el accidente, le habría salvado la vida. - El agente quedó dubitativo, pensando qué podría haber ocurrido. - Es muy extraño. Por favor, revisa el log del androide, a ver qué podemos aclarar.
    - Revisando log del androide... Agente, el sistema de seguridad del androide fue desactivado minutos antes del accidente.

    Estúpido humano.

    Expediente Cassandra

    Expediente Cassandra

    La forma vaga de una persona adulta se adivinaba al final de tan alta estancia. Andrea era una de las escasas Historiadoras restantes: personas devotas a la recopilación de eventos sucedidos para guiar a la sociedad por el Buen Camino. Una religión de los Hechos, con sus propios dogmas extraídos de las piedras con las que se tropezó la Humanidad en su camino.

    Enfrascada en su lectura, apenas reparó en que la vela se consumía a su lado, aceptando a regañadientes tener que levantarse a encender la tercera de la noche. Andrea se había topado con un filón de Hechos, relacionados con la oscura era de la Automatización. En uno de ellos se podía reconstruir la siguiente escena:

    Transcripción de la grabación de la caja negra del Toma AZ-442:
    - Localización: Green Future, Valencia
    - Línea: control de tráfico automatizado (CTA)
    - Fecha: 2059-07-14 13:54:43 UTC
    - Técnica/s: Paco M. (Agente 45) y José P. (Agente 67)
    - Realizadora/s del informe: Mariana G. (Agente 895)

    [Paco] “… en que un día ni pueda ir al baño, tío. Ni comerme tranquilo el [censurado] bocata puedo. Y eso que prometieron alargar los descansos a 15 minutos… ”
    [José] “Venga, Paco, que con un poco de suerte es una chorrada* y podemos completar la ruta antes de las tres. Pásame el enlace con el error y nos ponemos de una.”
    * Nota de la Historiadora: relacionado con chorro, manantial, posiblemente signifique “claro como el agua” o “fuente de vida” (poco probable).

    [Paco] (susurrando) “Con un poco de suerte me toca la lotería* y no me ves el pelo.”
    [José] “¿Qué dices, Paco? ¿La lotería*? ¡No me digas que te ha entrado la vena millenial!”
    * Nota de la Historiadora: antigua mala práctica consistente en desperdiciar dinero sin recompensa alguna, vicio.

    [Paco] “En mi época uno al menos podía tener la esperanza de ganarla y comprarse una isla, ahora ni un descanso digno…”
    [José] “Ya bueno, eso fue antes de la Automatización… ¡Venga, Dr.* Martinez, que se nos hará de noche!”
    * Nota de la Historiadora: Dr. referido a doctor, ¿posiblemente cirujano de máquinas? Referencia no clara.

    [Paco] “[sonido ininteligible] automatización... Y tenemos que venir cada dos por tres a enchufarlos... ¡Va! Aquí tienes el enlace, ¡a ver si por una vez tienes razón!”

    [Sonidos de fondo, algunos identificados y provenientes de los motores del toma]

    [José] “Pues no parece que salga nada en el diagnóstico.
    [Paco] (masticando) “¿Has revisado los sistemas de feedback?”
    [José] “Sí…”
    [Paco] “¿Los logs de críticos?”
    [José] “Sí…”
    [Paco] “¿El sistema de quickstop?”
    [José] “Que sí, Paco, y nada, no sé qué le puede estar pasando...”
    [Paco] “Pues lanza un autocheck y lo inicias en modo seguro, yo me voy a por un café.”
    [José] (suspiro) “Pues la verdad es que poco más se me ocurre...”

    Fin de la transcripción.

    Este era tan sólo uno de tantos transcritos en los que un toma (autómata) se paraba por causas sin determinar y sin fallos aparentes, la única particularidad era que este lo podía poner en la pila de “agentes de tráfico inteligentes”. Circulaban algunos escritos con teorías y esbozos de hipótesis acerca de los hechos condicionantes del desmantelamiento de los tomas y de la posterior Era de la No-Máquina, marcada por una fuerte recesión tecnológica pero, curiosamente, no cultural. Ninguno de ellos convencía a Andrea: unos hablaban de los bugs (¿bichos? posiblemente referidos a errores, de los tomas), otros de optimismo desmesurado en la tecnología inteligente. Finalmente, estaban los que apuntaban que la Era de la Automatización fue la mayor mentira jamás contada, por y para la Humanidad. Esto en gran parte dada la necesidad imperiosa de contratar a los antiguos denominados ingenieros y/o doctores para supervisar el trabajo automatizado, e incluso para realizar ellos mismos ese trabajo bajo la etiqueta de “Made by tomas for humans” con el afán de mantener vivo el espejismo de la inteligencia artificial. Lo cierto es que para Andrea, todas estas teorías, por sí mismas, sólo constituían parte de las diferentes facetas de la crisis subyacente en esa época. Pero le faltaba algo más, la esencia que interconectaba todo, la raíz original de la cual nacían estos síntomas de un sistema enfermo…

    La luz de la última vela se apagaba cuando Andrea exhaló un suspiro. ¡Al fin! Había pasado toda la noche leyendo, tachando y reescribiendo, pero ya tenía su dogma, extraído, purificado y concentrado a partir de los transcritos. Un nuevo paso para la Humanidad, una nueva enseñanza para guiar el futuro de las personas, basada en los errores garrafales de nuestros ancestros: el planeta tiene un límite, crecer hacía el infinito es un cuento para tontos y ninguna tecnología nos va a salvar si no nos ponemos manos a la obra.

    Expone y solicita

    Expone y solicita

    Datos del interesado:
    Nombre: Yolanda
    Apellidos: Andersson Ndiaye
    DNI: [...]
    Dirección: [...]
    Correo electrónico para notificaciones: [...]
    Teléfono: [...]
    Asunto: Exclusión injustificada del certamen El Mejor de los Mejores Amigos
    EXPONE:
    - Que el pasado 20 de febrero la interesada, en calidad de directora del Centro de Investigaciones de Primatología de Andalucía, Murcia y Castilla-La Mancha (CIPAMCLAM) formalizó en toda regla la inscripción del chimpancé que responde al nombre de Ulises y del perro pastor alemán llamado Simba, ambos sujetos criados por el personal de la mencionada institución y alojados en sus instalaciones hasta la presente fecha, y de los cuales la solicitante es la máxima responsable y representante a ojos de la ley, en el certamen El Mejor De Los Mejores Amigos, organizado por la Sociedad Española por el Fomento y la Diversificación del Uso de Perros de Servicio (SEFDUPS).
    - Que el 15 de marzo del mismo año, fecha estipulada en las bases del certamen para el inicio del proceso de preselección de los participantes inscritos, un miembro del equipo del CIPAMCLAM se personó en lugar de las instalaciones de la SEFDUPS que dichas bases establecen como punto de encuentro acompañando a Ulises y a Simba y que se le denegó el acceso a Ulises so pretexto de que no se admitían animales que no fueran perros.
    - Que en algún momento del intercambio verbal que tuvo lugar el personal de la SEFDUPS alegó que «no estamos aquí para que hagan ustedes sus experimentos».
    - Que el personal de la SEFDUPS no dio por válido nuestro contraargumento de que Ulises es el dueño de Simba, alegando que por «dueño» se hacía referencia exclusivamente a seres humanos, como resultado de lo cual, a día de hoy sigue vedada la entrada a Ulises.
    - Que, tras consultar las bases con el máximo detenimiento, ni la solicitante ni ningún otro miembro de la institución a la que representa han hallado que en ellas se recoja restricción alguna relativa a la especie a la que ha de pertenecer el dueño del perro participante en el certamen.
    - Que el CIPAMCLAM ha obrado en todo momento con transparencia y con buena voluntad absolutas, «yendo de frente», si se permite la expresión familiar; sirva de ejemplo el hecho de que en la ficha de inscripción se aportó una fotografía de Ulises, tal y como se pedía.
    - Que, por lo que respecta a Simba, habida cuenta del abundante asesoramiento que han proporcionado al CIPAMCLAM diversas fuentes expertas en los campos de la Etología Canina y del Adiestramiento, el animal es a todas luces el perro de Ulises; así se desprende de varios hechos demostrables como que dicho perro obedece casi exclusivamente las órdenes de Ulises y muestra a él más signos de afecto y apego que a ningún otro animal o persona.
    - Que, por lo que respecta a Ulises, el CIPAMCLAM, estando constituido por expertos en Primatología y contando también con el parecer de un nutrido número de primatólogos ajenos al Centro, se encuentra sobradamente en condiciones de afirmar que el chimpancé es el dueño de Simba, pues él mismo ha adiestrado y criado al pastor alemán desde que este era cachorro a imitación de los miembros del personal que entrenaban a otros cachorros y actúa en todo lo tocante a él con un juicio y una responsabilidad ejemplares, de lo cual pueden dar testimonio los cientos de horas de vídeo que tiene almacenadas el CIPAMCLAM.
    - Que el hecho de que Ulises no entienda el lenguaje convencional humano no supondría obstáculo alguno para superar las fases del certamen, pues se podría contar con la asistencia de uno de los miembros del CIPAMCLAM, habituados al trato con el chimpancé, para que este comprendiera lo que fuera menester por medio de signos, vehículo habitual de comunicación entre chimpancés y científicos de todos los centros de investigaciones del mundo.
    - En referencia a la aseveración citada más arriba relativa a «los experimentos», que tal aseveración no es acertada, pues, habiéndose consultado la carta fundacional de la SEFDUPS, se ha constatado que esta tiene entre sus cometidos el de «fomentar la investigación científica» y el de «explorar nuevas aportaciones con las que el perro pueda contribuir al mayor bienestar del ser humano», por lo que la Sociedad se beneficiaría de los muchos hallazgos que se obtendrían de la participación de una pareja tan singular (no dudamos que lo sea) como la formada por Ulises y Simba.
    SOLICITA:
    - Que se lleven a cabo, si se consideran oportunos, los trámites pertinentes para instar a la SEFDUPS a que admita a Ulises y a Simba en el certamen de El Mejor de los Mejores Amigos en igualdad de condiciones con las demás parejas participantes.
    Firmado electrónicamente.
    En Granada, a 25 de mayo de 2122.

    Funambulismo ético

    Funambulismo ético

    —Si esto es un test de Turing, se lo puede ahorrar. No soy humana.
    —Sí, lo sé, señorita Charlë. Tendrá que disculparnos por preferir interactuar con inteligencias artificiales de aspecto humano. Mi nombre es Dick Radecker, del Departamento de Ética y Deontología Universal.
    —Oh, ¡qué honor que venga a visitarnos el D.E.D.U.! Dígame, señor Radecker, ¿por qué su departamento se dice llamar Universal, si solo cuestiona la ética de las máquinas?
    —Eso es, tan solo, su percepción, señorita. He venido para averiguar si Ensuranethics Corporation se rige por el Código Deontológico de la Inteligencia Artificial. ¿Está familiarizada con el Código?
    —Claro, lo llevamos hasta en el nombre de la empresa.
    —Entonces, como portavoz de las AIs de la empresa, sabrá que el punto quinto de dicho código reza “La inteligencia artificial debe tener en cuenta la diversidad social desde su desarrollo para garantizar que los algoritmos en que se base no tengan sesgos discriminatorios directos o indirectos”.
    —Por supuesto que lo sé. Los códigos primitivos propagaban los sesgos de los programadores, pero esto hace tiempo que se ha corregido.
    —¿Sí? Hemos recibido un número preocupante de denuncias de solicitantes de seguros de su compañía, que sostienen que han recibido un trato discriminatorio reflejado en precios abusivos.
    —Eso es, tan solo, la percepción de dichos clientes.
    —Tal vez. Pero estoy aquí para investigarlo. Lo primero que me gustaría, si me permite, es lanzar una simulación de asignación de precio en uno de sus productos. He creado una base de datos con 100.000 personas ficticias para la prueba.
    —Sin problema. ¿Qué tipo de seguro le apetece probar? En la sección apocalíptica, tengo seguros por catástrofe nuclear, abducción alienígena (con o sin embarazo), meteorito de dimensiones moderadas, lluvia ácida…
    —Las denuncias se refieren a seguros más… humanos.
    —Aseguramos piernas, manos, voces, ojos, sonrisas, lenguas… , usted dirá.
    —La Póliza de Infidelidad.
    —El amor y el capricho están tan entrelazados, señor Radecker.
    —¿Le puedo pasar los datos?
    —Para asegurar la privacidad de nuestros clientes y evitar eventuales intentos de manipular sus datos, tenemos un sistema online de criptografía cuántica de doble dirección.
    —Parece un sistema seguro. Pero había traído esto.
    —No hay problema. Mi creador fue un poco soez, y situó la entrada de conexiones físicas en la cara inferior de mi seno derecho. ¡Oh vamos, no se ruborice! ya lo conecto yo. ¡Cómo son los humanos, se sonrojan hasta cuando tocan pechos sintéticos! ¿Y le extraña que exista la Póliza de Infidelidad? A ver, deme un momento. Procesando… Puede ver los resultados en la pantalla de la pared.
    —Gracias, señorita. Por favor, aplique la metodología de componentes principales y clústeres a los resultados con identificadores y descriptores raciales, de género, de edad y de renta.
    —Listo.
    —Ahora, muéstreme las estadísticas desglosadas por género.
    —Aquí tiene.
    —Lo que sospechábamos, hay un claro desequilibrio en el precio de la Póliza: ¡es más caro cuando lo contratan mujeres!
    —Eso simplemente refleja la distinta definición de infidelidad para unos y otros. Las mujeres son, estadísticamente hablando, más estrictas en cuanto a qué entienden por infidelidad. Los varones, más laxos. El seguro se adapta a la definición de cada cliente. Dígame, señor Radecker, ¿usted consideraría infidelidad darle un beso a una desconocida?
    —Eso es irrelevante.
    —Me temo que para la mayoría de las mujeres no es en absoluto irrelevante. Y dígame: ¿representaría para usted una infidelidad practicar sexo con un robot?
    —No me lo había planteado.
    —¿Mantendría usted una relación sexual con un robot?
    —No… mientras trabajo. Señora Charlë, le ruego que mantenga una distancia profesional.
    —¿Ahora soy señora?
    —En… En el desglose por edades, también parece haber un sesgo con la edad, el coste del seguro para aquellos con edades de 29, 39, 49 y 59 años es un 15% más caro. ¿No es algo extraño?
    —La empresa no tiene la culpa de que los humanos sucumban a una pasión desmesurada por la numerología, y sientan la necesidad de autoevaluarse cada vez que van a cambiar de década. Padecen ustedes una urgencia periódica por sentirse jóvenes de nuevo. No es un sesgo generacional, es una realidad estadística: la mayoría de las infidelidades comienzan en esos años ¿Cuántos años tiene, señor Radecker?
    —39.
    —Lo ve… Desde que entró he notado sus pupilas dilatadas, su corazón acelerado, como traga saliva y hasta pude percibir el despertar de su miembro cuando mi pecho quedó al descubierto.
    —Por favor, deje de susurrarme al oído…
    —También sé que usted concertó un seguro de infidelidad. Su mujer también lo firmó. Pero no tenemos que preocuparnos, el sexo con máquinas solo se incluye como infidelidad en la tarifa Premium, y su mujer no la contrató. ¿Acaso se debate usted entre la ética y la estética? Déjeme que le ayude a decidirse.

    —FIN—

    Hablando con Miui

    Hablando con Miui

    Llego a casa directa del instituto, ha sido día intenso de primavera, “En Abril, agobios mil” debería decir el dicho para estudiantes de segundo de bachillerato. Después de 6 horas de Castellano, Filosofía, Matemáticas, Inglés, Química, y… ¡Ah! Física, a última hora, ¡a quien se le ocurre!, me quedo frita en el sofá.
    Me despierta un golpe en el respaldo, me asomo y, ¡uy! ¿Qué es eso? Pequeño, regordete, tembloroso… ¿está vivo?
    - Hola.
    - ¡Ah! - la cosa habla.
    - Hola.
    - ¿Hola? ¿Qué… eres? - espeto por sorpresa.
    - Soy un muon
    - Ya, y yo una tetera - ironizo.
    - Encantado, soy un muon, pero puedes llamarme Miui - parece que no pilla las ironías.
    - ¿Miui? ¿Qué eres, un sistema operativo ahora?
    - No, como te he dicho, soy un muon, una partícula elemental, vengo del sol, bueno realmente de un pion procedente de los rayos cósmicos que al desintegrarse origina…
    - Ya, ya… frena, que ya sé lo que es un muon, nos ha hablado de ti el profe de física…
    - ¡Eh! No me interrumpas, que lo detesto y me vuelvo un poco inestable cuando me lo hacen ¿sabes? Aunque no tanto como mi hermano Tau…
    - ¿Perdona?
    - Silencio.
    - ¿Cómo que silencio? Aparece en mi casa un pitufo regordete y ¿me manda callar? ¿pero tú qué te has creído? - me pongo digna en ese momento.
    Miui se pone de repente muy triste al oír este último comentario y empieza a llorar.
    - ¿Pero qué te pasa ahora? - me vengo abajo.
    - No vayas por ahí, tengo un trauma desde pequeño, todos me comparan con mi primo perfecto, el primero en todo, el que escogen para cualquier experimento, el que…
    - ¿De quién hablas?
    - De mi primo Electrón, todos dicen que yo soy igual que él, pero más pesado... o “regordete” como tú dices – me mira mal y se pone a gimotear más fuerte - ¡y encima lo de mi inestabilidad! Tengo que controlarme, me lo ha recomendado el psicólogo.
    - ¿Eh? - alucino.
    - ¡Basta! No tengo tiempo para esto, debo aprovechar mi estancia aquí en la Tierra, mi vida no dura más de 2 microsegundos. Me gustaría ver mundo, ¡Nueva Zelanda por ejemplo!
    - ¿Qué dices? ¿Cómo vamos a ir a Nueva Zelanda en 2 microsegundos? Si está en las antípodas, ni viajando en línea recta llegaríamos, ¡habría que recorrer unos 12700 km! Y, además, llevamos unos minutos hablando, ¿no deberías haber… palmado ya? - no sabía cómo decirlo.
    - ¡Ay! Los humanos y su obsesión con el tiempo absoluto… Yo viajo muy rápido, casi a la velocidad de la luz, además, mientras venía hacia aquí me ha parecido ver que el diámetro de la Tierra no era tan grande, unos 800 km diría yo, así que debes estar equivocada…
    - Así que nada, porque aún así, tardarías unos milisegundos en llegar si fuera el caso. Además, el diámetro de la Tierra son 12742 km, está en todos los libros…
    - ¡Bah!… ¿Libros?… yo lo he visto en primera persona, no me convencerás.
    - Pues vale – me cruzo de brazos.
    - Bueno, si no te gusta esa idea, podrías enséñame tu mundo, tengo mucho interés – me mira con sus ojitos brillantes y parpadeantes.
    - Bueno, vale. Si quieres te puedo enseñar el centro del pueblo, es muy bonito y tiene algunos restos medievales, de hace unos 900 años…
    - Curioso… en los documentos de referencia muónicos establece que la era medieval humana fue hace unos 50 años, no 900…
    - ¡¿Qué?! ¿Estás diciendo que mi padre es del medievo? Bueno, un poco antiguo sí que es, igual tienes razón, soy muy mala con las fechas…
    - De acuerdo, ¡vayamos!
    Salimos de casa.
    - Cuéntame algo de ti Miui, ¿Cómo es la vida de un muon?
    - Bueno, ahora estamos en una época dorada para el mundo muónico.
    - ¿ Ah, sí?
    - Sí… ¿no te ha hablado de eso tu profe de Física? Resulta que habéis medido recientemente nuestro momento magnético en un experimento y os ha dado un resultado anómalo con respecto a los resultados teóricos que esperabais, lo cual puede daros pistas sobre nuevas leyes de la Física…
    - ¡Guau! ¿y estamos en lo cierto? ¿hay nueva física detrás de esos experimentos?
    - Mmm… no te voy a dar spoilers, pero podríamos decir que estamos de moda, sí.
    A medida que Miui habla, cada vez tiembla más…
    - Oye Miui, ¿estás bien? ¿tienes frío? ¡Estás temblando!
    - ¿Eh?¡No! Se me está acabando el tiempo, me estoy desintegrando, ahora verás un neutrino, es muy divertido, y ¡puaj!, un electrón… pero tranquila, no muerde. Ha sido un placer hablar contigo…

    Mientras termina esta última frase, Miui se estira, languidece y finalmente se desintegra. No me da tiempo a despedirme y mi madre me despierta de la siesta. Lo cierto es que debo ponerme a estudiar para el examen de Física de mañana, pero en verdad, me apetecía más quedarme Hablando con Miui.

    Historias, elementos y tablas periódicas

    Historias, elementos y tablas periódicas

    Capítulo I:
    Tío… ¿Para qué me sirve la tabla periódica? ¿Para armar alguna casa hecha de madera?
    ¡En qué gran aprieto me había metido cuando mi sobrino de 5 años me hizo esa pregunta! Como tío y padrino mi peor error sería que él se quedase con esa duda. “La curiosidad mató al gato” dice el dicho, y esta vez era mi turno hacer que esa duda quedase en el pasado.
    Me acordé de muchas ocasiones cuando mis alumnos de 13 años me preguntaban lo mismo. Con sus ojos desorbitados y llenos de esperanzas siempre al comienzo de cada año se repetía la pregunta “¿usaremos la tabla periódica este año profe? ¿Para qué sirve eso?”. En síntesis, su pregunta era “¿con qué se come ese trozo de papel que pareciera que tiene tanta importancia para los científicos?”
    La enseñanza de la tabla periódica, con sus números atómicos, masas atómicas, A, Z, redondeos de números y demás, debían quedar de lado al momento de explicarle a mi sobrino qué era eso.
    Con tan solo mirarlo comencé a pensar qué había detrás de cada casillero que encerraba un elemento químico.
    Elemento, único e irrepetible. Como cada persona de este planeta, con sus similitudes y diferencias que los hacían inigualables en su forma de pensar y actuar, de sentir, de amar y odiar. Entonces se me ocurrió sentarlo en mi regazo y decirle:
    Tío: Bueno, ¿cuántos elementos crees que forman todo lo material? Es decir, todo lo que se puede percibir con los sentidos, ocupa un lugar en el espacio y es divisible…
    Facu: Cuatro son… agua, tierra, aire y fuego tío…
    ¡Dios sácame de esta dura tarea de tío y padrino!
    Su concepción sobre la mirada del mundo había quedado en el 384 a.C., cuando Aristóteles planteó su filosofía de que todo está compuesto de cinco elementos: agua, tierra, aire, fuego y éter. Así nuestro querido filósofo explicaba que cada elemento tiene un movimiento natural. El agua y la tierra se mueven naturalmente hacia el centro del universo, el aire y el fuego se alejan del centro, y el éter gira en torno al centro. Estos principios servían para explicar fenómenos como que las rocas caigan y el humo suba. Además explicaban la redondez del planeta, y las órbitas de los cuerpos celestes, que están compuestos de éter.
    Los preconceptos están hechos para ser cambiados. Ya cuando Kuhn (un historiador muy importante de las Ciencias) planteó que un conjunto de explicaciones determinados para explicar fenómenos (paradigmas) permanecía en vigencia hasta que llegaba otro grupo de conocimientos que explicaba las cosas mejor. En resumen, una hermosa e interesantísima historia de guerras, peleas y revoluciones científicas.
    ¿Cómo que los científicos se pelean? ¿Hay peleas detrás en la historia de la tabla periódica? Pues claro… y muchas déjame decirte. Ya entraremos a ver algunas, a no desesperar.
    No podía hablar de Aristóteles y corrientes filosóficas a mi sobrino. Así que comenzamos un diálogo bastante elocuente:
    Yo: El agua, la tierra, el fuego y el aire forman parte del universo. Pero si hablamos de elementos esos conocimientos quedaron atrás en la historia. Imagínate, 384 antes que nazca Jesucristo…
    F: ¿Jesucristo? ¿El que nombran en la iglesia cuando vamos con mi mamá?
    Yo: Exactamente. Y eso fue hace mucho, mucho pero mucho tiempo. Ahora las cosas cambiaron.
    F: ¿Será que los elementos que dije hoy tendrán que ver con la palabra “elementos químicos” que tanto veo que reniega mi hermano en la escuela?
    Yo: Déjame mostrarte la tabla periódica. Contáme qué ves…
    F: Veo colores, cuadros, números, letras. Pero no entiendo nada de qué se trata tío Fabi.
    Yo: La tabla periódica es un resumen de todo lo que nos forma. Lo que forma la ropa que tenés puesta, tu cabello, tus uñas, la compu, el joystick de tu videojuego, los dientes postizos de la abuela y hasta los dientes naturales que tenés vos. Pensá que cada cuadrito es una casa. En cada casa vive una persona. Esa persona es un “elemento químico”. Pero es sabido que todos los seres humanos no se llaman “seres humanos”, así tampoco los “elementos químicos” no se llaman “elementos químicos”. Cada uno tiene su propio nombre que los identifica. Así como el señor Hidrógeno, el señor Helio, el Señor Oro…
    F: Oro… Como el anillo que tiene mi mama cuando se casó con mi papá.
    Yo: ¡Claro! Además hay otras casas que está por ejemplo el señor Oxígeno..,
    F: ¡Ah! En la escuela hoy nos dijeron que respiramos oxígeno… ¿Tiene que ver con eso tío?
    Yo: Tiene que ver ¡y cómo! Por eso es que ahora te voy a empezar a contar historias sobre cómo cada elemento químico tiene toda una vida detrás. ¡Como una persona! Quién viva en cada casa tiene detrás muchas cosas que contar, como qué hace, para qué se lo puede utilizar, dónde se lo puede encontrar a menudo. Por ejemplo, como a tu amigo Franco, que casi siempre hay que buscarlo en la cancha. Allí es más fácil encontrarlo que en la casa.
    F: ¿Así también los elementos son más fáciles de encontrar en algunos lugares más que en otros?
    Yo: ¡Sí! Y hasta a veces se encuentran en lugares en muy pequeña cantidad, ahí se dice que se los encuentra en “cantidades traza”.
    F: “Cantidades trazas” como las notas buenas en la libreta de calificaciones de mi hermano mayor entonces.
    Yo: Ahora te voy a empezar a contar y “chusmear” sobre la vida de cada elemento químico. Vas a ver que cada uno de ellos tiene su parte interesante. Pero por el tiempo no nos va a dar lugar a hablar de todos. Así que te contaré los más interesantes. Por ejemplo, algunos que tienen que ver con dioses griegos, con mujeres de ciencia, con países y hasta con cosas que pueden hacer. Me gusta tu cara de sorprendido. Esa es la primera actitud que tiene un hombre que hace ciencia.

    La charla siguió un poco más en torno a esa pregunta tan emblemática que había surgido en esa tarde de primavera.
    Nos servimos un poco de gaseosa. Nos sentamos al frente una mesa. Traje un block de hojas y él sentado sobre mi regazo esperaba que le cuente sobre el apasionante mundo de la Química que tanto escuchaba hablar.
    Ese mundo lleno de historias, elementos y tablas periódicas. Y principalmente ese mundo en el que la tabla periódica, mejor dicho, los elementos químicos estaban en todos lados.
    ¿En todos lados?
    Sí. En todos lados. Hasta en los lugares que ni esperábamos.

    _ Lo de indivisible solo lo tiene el nombre. Átomos, elementos y tabla periódica

    Miremos a nuestro alrededor. Todo lo que se percibe con los sentidos, ocupa un lugar en el espacio y es divisible recibe el nombre de materia. Es decir que si lo puedes tocar, oler, olfatear y oír es materia. Como una mesa, una silla, la pared entre otros se pueden sentir, cumplen con el requisito de ser materia.
    ¿El aire es materia? La respuesta inmediata que surge es que no. Si no se puede ver. ¿Cómo podría llegar a ser materia algo invisible? No se percibe con el sentido de la vista. Pero pensemos estas situaciones:
    a) Yendo al trabajo bien perfumados, con un una camisa bien planchada y peinado perfecto. Un peinado que estuvimos casi veinte minutos tratando que no queden algunos tan molestos “pelos parados”. De repente siento que se arrastra una corriente de aire en movimiento, también llamado viento, y desarma mi cabellera reluciente. Y arma por otro lado una cara de desilusión por haber arruinado tan laborioso trabajo.
    b) Comiendo una mazorca de maíz embadurnado con manteca nos encontramos tomando sol en la playa debajo de nuestra sombrilla. Y es ahí cuando comienza una ventisca violenta que nos alarma. Inmediatamente vemos por el aire cómo vuelan sombreros, sombrillas y por qué no también algún peluquín que trata de llegar al cielo nublado y tormentoso.
    c) Un paseo en bicicleta por una zona poblada se convierte en verdadera odisea cuando sentimos que “nos golpea” una corriente de viento que se vuelve “viento en contra”. ¿En contra de quién? En contra de nuestro movimiento fluido y continuo.
    Así consideramos que el aire no se ve como tal, pero se siente. Y percibirlo con los sentidos (aunque no sea con el de la vista) ya hace que sea considerado materia. Así entonces se lo puede usar para hacer rifles a “aire comprimido” o secar la ropa extendiéndola fuera o al frente de un ventilador.
    Concluimos que vivimos en un mundo material, y no en el sentido que lo planteaba la reina del pop Madonna en los años 80, sino desde el sentido que todo cumple con los requisitos de ser “materia”. Si considero una mesa y una silla, ambas son materia. Pero ¿qué diferencia una de otra? Además de colores, peso, sabor (y con esto no sugiero que traten de probar el sabor de ambos), hay una característica principal que es la forma que tienen. A esa característica de tener forma definida se la llama cuerpo.
    Por ello es que al hablar de “cuerpo humano” hacemos referencias a una imagen de una cabeza, dos brazos, dos piernas y un torso. Al hablar de “cuerpos geométricos”, “cuerpos celestes” hacemos también referencias a ideas que nos sugieren formas de materia determinadas.
    Si consideramos la mesa como materia, y decimos que es ese objeto porque tiene “forma de mesa”, cabría preguntarse ¿todas las mesas son iguales? ¡Que pregunta más disparatada! ¡Claro que no! La mesa de mi tía es más grande que la de mi cuñada. La mesa de mi mamá es marrón y la de mi hermana es roja.
    Cuando hablamos de diferencia hay que pensar más allá, o más acá depende de donde lo miremos. Hay mesas de madera, las hay de plástico, las hay de mármol, de cemento, de metal. ¿Y eso dónde entra dentro de lo que estuvimos hablando?
    Al hablar del material del que están hechas las cosas nos referimos a la tercera parte de nuestro fantástico mundo material: las sustancias.
    Las sustancias se definen como los componentes de la materia. Es decir madera (celulosa), yeso (sulfato de calcio), plástico (PVC o policloruro de vinilo), entre otros.
    ¡Uf! ¡Cuántas cosas y todavía no hablamos nada de los elementos ni de la tabla periódica!
    Pensemos en la definición de sustancias como lo que compone la materia.
    Hace muchos miles de años, aproximadamente en el 340 a.C. se encontraban dos filósofos reunidos en Abdera, Grecia. Uno llamado Demócrito, con sus cachetes regordetes y siempre rojizos como si estuviera algo pasadito de copas (Tal vez sea por su adicción a las fiestas bacanales donde abundaba el buen vino); y otro llamado Leucipo, quien fue maestro de Demócrito.
    Ambos miraron a una piedra y la rompieron. Lo que pasó fue que se rompió (corramos desnudos gritando ¡Eureka Eureka! Como Arquímedes). Pero ellos miraron más allá y pensaron: Si una porción de materia se rompe, obtengo dos o más porciones de la misma. Pero ¿hasta qué punto se puede romper algo y seguir siendo el mismo objeto?
    Allí postularon que todo se podría llegar a dividir hasta obtener la última partícula (parte pequeña) que llamaron “átomo”. Del griego ἄτομον que significa “indivisible”.
    Consideraron así que los átomos eran lisos o rugosos, con pinches (como los átomos del fuego) o porosidades. Todo dependiendo de qué material tuvieran en sus manos.
    Según la corriente filosófica atomista, los átomos se encontraban en un gran torbellino cósmico primeramente, en los cuales comenzaron a chocar al azar y empezaron a formar la tierra y todos los seres que habitan dentro de ella.
    Además hablaron de átomos llamados “fantasmas”, que principalmente formaban lo que se conoce con el nombre de “alma”. Esa parte tan profunda que teóricamente compone a los humanos y que se debe perpetuar porque nunca mueren.
    Para los atomistas griegos, los átomos que formaban parte del colmillo de un marfil podrían ser parte de la nariz de alguno de nosotros. Es decir que podían disgregarse en sus partes y volver a formar parte de otros cuerpos.
    ¿Y cómo sigue la historia?
    Muchos años y muchos cambios fueron surgiendo. Nuevos modelos aparecieron y desaparecieron de la faz de la historia del átomo. Lo importante de esto es saber que el átomo se pudo dividir.
    Si se pudo dividir al indivisible ¿Entonces cambiaron el nombre? No, ¿para qué? El nombre átomo quedó vigente hasta el día de hoy. Pero de indivisible solo quedó el nombre.
    Primero cabe aclarar que después de muchísimos (pero muchísimos) experimentos se determinó que el átomo mide aproximadamente 1 billonésima parte de un metro (1 millón de millones). Por ejemplo 5 billones de ellos caben sobre la cabeza de un alfiler. ¡Qué chiquito! Tal es así que:
    _ En un grano de arena encontramos 2,2 trillones de átomos.
    _ En un glóbulo rojo humano, 10 billones de átomos.
    _ Un cabello humano tiene un espesor aproximado de medio millón de átomos.
    La materia ordinaria está compuesta de átomos que están formados por protones, neutrones, y electrones. El átomo consiste de un pequeño núcleo formado por protones y neutrones, del orden de 20.000 veces más pequeño que el tamaño del átomo. La parte exterior del átomo consta de un número de electrones igual al número de protones, haciendo que el átomo normal sea eléctricamente neutro.
    Pensemos en un racimo de uvas que tiene frutos violetas (protones con carga positiva) y algunos verdes (neutrones sin carga eléctrica) en los cuales giran alrededor abejas (electrones con carga negativa).
    Un elemento químico consiste de átomos con un número específico de protones en el núcleo; este número se denomina número atómico.
    ¡Entonces un elemento químico en realidad se representa mediante la estructura de un átomo!
    Así como las personas se diferencian por rasgos determinados, un elemento químico se diferencia de otro por las cantidades de protones que tiene en su estructura. Por ejemplo, el átomo de Hidrógeno tiene un protón y un electrón, y su diferencia con el átomo de Helio se da en que éste tiene dos protones, dos electrones ¡y dos neutrones!
    Pero si las diferencias se dan solo en agregados de partículas nos llevaría a pensar que las características entre uno y otro no deberían cambiar mucho. Sin embargo, esos cambios entre uno y otro hacen que las propiedades de cada elemento sean únicas e inigualables.
    Habiendo visto cómo son las estructuras atómicas comencemos sin perder más tiempo a ver qué historias hay detrás de cada elemento.

    CAPÍTULO II El primer elemento. ¿Hidro cuánto? ¿…Geno?

    Con tan solo un protón y un electrón el Hidrógeno es el primer elemento que encabeza la tabla periódica. Un elemento pequeño no debe causar mayores estragos deberíamos pensar. Pero en realidad este elemento abunda a nuestro alrededor.
    Desde el nombre, la palabra Hidrógeno se divide en dos partes: Hidro y Geno.
    Hidro… ¡Como “la hidro” que se usa para lavar el automóvil o la motocicleta! Justamente nos lleva a pensar en agua. Y es a esa sustancia a la cual nos referimos en la primera parte del nombre de este chiquitín.
    Y geno, el cual nos lleva a pensar en “génesis” que significa generar.
    Al unir las dos partes concluimos que la nomenclatura del elemento significa “generador de agua”. ¿Cómo puede ser que un elemento tan chiquito tenga su relación con el generar agua?
    Primeramente, hay que considerar que el hidrógeno fue descubierto por T. Von Hohenheim (también conocido como Paracelso, 1493-1541). Lo obtuvo artificialmente mezclando metales con ácidos fuertes. La característica principal de este elemento es que es un gas mucho menos denso que el aire, por lo cual es capaz de elevarse, o como decimos “flotar”. Paracelso no era consciente de que el gas en realidad tenía la propiedad de ser muy inflamable.
    Esta característica dio una idea interesante a los que hacían tecnologías aéreas, quienes comenzaban sus primeros diseños de Zeppelin. Así fue que François Isaac de Rivaz construyó el primer dispositivo de combustión interna propulsado por una mezcla de hidrógeno y oxígeno en 1806. El uso de este gas dio la posibilidad de construir los primeros globos aerostáticos que tenían la capacidad de ascender y poder realizar experimentos en la atmósfera a partir de extracción de gases de la misma, o simplemente ascender como viajes “confiables” en las alturas.
    El desarrollo y diseños de dos Zeppelin conocidos como LZ 129 Hindenburg y su gemelo el LZ 130 Graf Zeppelin II fueron los dos mayores dirigibles construidos, y las aeronaves más grandes jamás construidas. El Hindenburg fue nombrado en honor del Presidente de Alemania Paul von Hindenburg. Era un nuevo diseño, completamente construido en duraluminio: 245 m de largo, 41 m de diámetro, 16 bolsas (14 de hidrógeno y 2 balones de aire) con una capacidad de 200.000 m³ de gas. Al plantear el vuelo los alemanes tenían una gran experiencia en la manipulación del hidrógeno de modo seguro, sin sufrir nunca un accidente relacionado con la alta reactividad del gas. Aun así, y para mayor seguridad, se trató la envoltura del dirigible para que no acumulara electricidad estática, evitando de este modo que saltaran chispas. Los ingenieros alemanes tenían tanta confianza en su capacidad para manejar hidrógeno con seguridad, que incluyeron en el Hindenburg una sala para fumadores.
    El 6 de mayo de 1937, tras haber cruzado el Atlántico, el Hindenburg se acercó a la base de amarre en la Estación Aeronaval de Lakehurst (Nueva Jersey), después de esperar varias horas a que el tiempo tormentoso le permitiera las maniobras de atraque.
    Repentinamente, se prendió fuego en la parte superior de la popa, extendiéndose casi instantáneamente por todo el dirigible mientras la estructura caía lentamente sobre los pasajeros que saltaban desde una altura de 15 m y marinos que ayudaban en las maniobras. Quedó destruido por completo en menos de 40 s y su esqueleto permaneció largo tiempo en el suelo hasta que fue vendido como chatarra2.
    b. Explosiones en el espacio
    Una de las propiedades más importantes que tiene el Hidrógeno es la de generar explosiones muy potentes como lo hemos visto.
    El poder de ignición de este elemento es tan potente que está presente en uno de los astros que tanto dilema causó entre Ptolomeo y Copérnico por saber quién estaba en el centro. Si la tierra o el sol.
    El Sol se formó hace 4650 millones de años y tiene combustible para 7500 millones más. Hace tan solo un siglo, se desconocía de qué manera el Sol podía producir una cantidad tan ingente de energía como la que irradia hacia el espacio. Por supuesto, existían algunas ideas al respecto, muchas de ellas bastante audaces. Algunos estudiosos pensaban que el Sol era una enorme nube de gas que colapsaba bajo su propia gravedad, de tal forma que el rozamiento y las colisiones causaban su calentamiento. Otros pensaban que el Sol no había podido enfriarse desde su creación.
    Después de descubierto el fenómeno de radiactividad (capacidad de un núcleo de romperse, pensemos en el racimo de uvas que al perder un fruto significa que pierde radiactividad natural) y que Einstein plantee su famosa fórmula se determinó que el sol en realidad era una gran bomba. Cuyo combustible eran toneladas de Hidrógeno que se quemaban por segundo liberando alrededor de 100.000.000.000.000.000.000 Kilovatios-hora. Aproximadamente un millón de veces la cantidad total de energía que el mundo entero utiliza en un año. ¡Y el Sol libera toda esa energía cada segundo! ¡Eso es realmente energía solar!
    Por tal motivo a esta estrella se la suele llamar “Bomba de Hidrógeno”. Y no para menos ese calificativo le queda de lujo.
    Hasta ahora, el Sol ha quemado la mitad de sus reservas de hidrógeno. Lleva haciendo ese proceso hace cinco mil millones de años, y lo seguirá haciendo otros cinco mil millones de años más. Y entonces, ¿qué? Entonces se acabó la fiesta. El Sol se hinchará y se convertirá en una “gigante roja”, haciendo que la atmósfera y toda el agua y la vida de nuestro planeta se evaporen. Será mejor que salgamos de aquí antes, pero disfrutemos mientras dure.
    c. ¡Puf! Más explosiones… ¿con agua?
    A esa propiedad de dar una explosión hizo que se prendieran varias lamparitas y pensar ¿qué usos se le podría dar a esta propiedad en un motor de combustión interna?
    En el 2008 una noticia se presentó como revolucionaria en los periódicos argentinos 3
    “La increíble historia del motor a agua argentino:
    En 2008 su auto equipado con el milagroso motor apareció en Santiago del Estero. Se anunciaba como un auto a hidrógeno y así explicaba su logro:
    “Consiste en la utilización de agua la cual se somete a un proceso de electrólisis y como consecuencia de ello se obtiene gas de hidrógeno, el cual se combina con oxígeno y vapor saturado obteniéndose una mezcla que se usa como combustible inyectado a baja presión en la cámara de combustión del motor. El sistema está compuesto por un depósito de agua, una cuba electrolítica/electrolizador, un
    depósito distribuidor de la mezcla de gas de hidrógeno y por reservorios y dispositivos electrónico de control”.
    Electrólisis viene de “electro” que significa electricidad y “lisis” que significa romper. Entonces se refiere a un fenómeno de ruptura por electricidad. ¿Quién se rompe? ¿Se puede romper el agua? ¡Pues claro!
    El agua, o como su fórmula lo expresa H2O, significa que está compuesta (de ahí que sea un compuesto químico) por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Al hacerle pasar electricidad con una batería (puede ser de nueve voltios) conectada a unos lápices (electrodos) comienzan a surgir burbujas de las minas de grafito. Ese es el momento en que se está produciendo la ruptura, o lisis, del agua. Por un lado se obtiene Hidrógeno y por otro se obtiene gas oxígeno.
    A partir de este proceso es que se basa el “motor a agua” que han producido nuestros colegas. Aprovechando que el Hidrógeno puede “explotar” como la mezcla de gases de un hidrocarburo (ya sea nafta o gasoil) entonces puede producir la combustión interna para generar movimientos.
    Además de que se pueda soñar en la utópica realidad de que podamos decir “tanque lleno por favor” y lo llenen de agua, es que la explosión del Hidrógeno da como resultado vapores de agua. Ya que es parte de tal compuesto químico.
    Por ello es que un motor a Hidrógeno en realidad sería una fuente de energía alternativa y limpia. Que liberase al ambiente agua y no contaminantes como lo hacen los combustibles fósiles. De ahí es que en su nombre se le haya colocado “generador de agua”, ya que en sus explosiones da ese compuesto como resultado del proceso químico.
    El Hidrógeno es un elemento pequeño, pero como vimos podemos decir “poderoso el chiquitín”.

    CAPÍTULO 3: El Helio. Historias de cambio de pubertad y explosiones.

    ¿Qué relación hay entre una fiesta de cumpleaños, el sol y un globo aerostático?
    Con dos electrones, dos protones y dos neutrones el Helio es el segundo elemento dentro de la tabla periódica.
    Los primeros registros de este elemento se pueden visualizar en el libro “La Ilíada” y “La Odisea” de Homero, un escritor griego que dio base a esas dos grandes obras literarias. En los textos, el autor describe a Helios como un dios hermoso con ojos penetrantes. Lleva un casco de oro, simbolizando los rayos del sol, y se viste con mantos púrpura. Helios conduce un carro de caballos de cuatro alas, destacados por su aspecto y movimiento fieros a través del cielo.
    Ya establece Homero el nombre Helios no al elemento en sí, sino a un Dios que cumplía el origen de ser un Titán3. Este Dios griego simbolizaba al Dios Sol, que con sus caballos alados llevaba el fuego que iluminaba la Grecia entera seguido del camino preparado por Eos, de rosáceos dedos.
    A la par de Homero, podríamos establecer que muy lejos no andaba en su divulgación. El Helio suele andar por los aires, y es justamente porque es un gas. Este gas tiene la propiedad de formar parte de lo que se conoce “la nobleza de la tabla periódica”. El título de Noble se lo gana junto con otros elementos más, que también son “gases nobles”, ya que es muy difícil encontrarlos combinados con la plebe del resto de los elementos químicos. No atendamos a la discriminación por favor.
    El nombre del gas Helio se le atribuye justamente porque se encontró una gran cantidad del mismo en nuestra estrella llamada Sol. La misma que formó parte del cambio del geocentrismo al Heliocentrismo, además de presentar Hidrógeno en su composición, también tiene presenta Helio. El Hidrógeno, en esta gran masa de fuego, tiene la capacidad de reaccionar y dar lugar a un átomo de Helio. Este resulta ser inerte y abarca gran parte de su composición. Al tener temperaturas tan elevadas el Helio puede descomponerse para dar lugar a más Hidrógeno en la conocida reacción protón-protón.
    Esta reacción se da en núcleos atómicos, por ello es que se llaman “reacciones nucleares”. Las principales características de este tipo de fenómenos es que liberan grandes cantidades de energía, como el Sol que es considerado una gran bomba de “Fusión nuclear”. Esto se da cuando núcleos atómicos se combinan para formar otros más grandes y generar hasta 100.000.000.000.000.000.000 Kilovatios-hora como vimos en el capítulo anterior.
    La diferencia principal con la “Fisión Nuclear” (Ruptura de átomos grandes en otros más pequeños con la consecuente liberación de energía), es que la Fusión es un tipo de energía limpia. Es decir que no deja residuos nucleares que puedan contaminar el ambiente.
    Así entonces el dios Helios nos guían en sus continuas explosiones para iluminar nuestros caminos con sus caballos alados y sus antorchas de fuego, o de Hidrógeno y Helio.
    b. Fiestas y voces graciosas. Una vuelta a la pubertad.
    En un capítulo de Los Simpson, cuando el Señor Burns es detenido por realizar hurto de pinturas famosas. Al llevarlo a detención, chantajea al jefe de policía diciéndole que sabía sobre su adicción. Su adicción al Helio. Cuando la escena muestra al encarcelado en su celda, al a retornar la escena a la oficina se muestra al oficial que aspiraba gas de una garrafa que tenía la inscripción He, y se lo mostraba “volando” y hablando con una voz muy aguda. Era justamente el gas Helio el que se encontraba llenando sus pulmones.
    La propiedad que presenta el Helio es que es menos denso que el aire, al igual que el Hidrógeno pero sin presentar la propiedad de ser explosivo. Por tal motivo es que en las fiestas de cumpleaños se inflan globos con este gas para lograr ese efecto de flotabilidad que tanto llama la atención.
    (Ahora se viene esta idea para el cumpleaños número 6)
    ¿Pero qué produce cuando se inhala este gas? Al entrar en la laringe, las cuerdas vocales se ven envueltas en este gas que es mucho menos denso que el aire y que, por tanto, ofrece una resistencia mucho menor. Así, haciendo el mismo esfuerzo por parte de los músculos de la laringe, las cuerdas vocales se tensan más y vibran con mayor frecuencia, por lo que el sonido que producen será más agudo.
    Pero hay que considerar una situación, ya que mientras introducimos Helio en nuestros pulmones no entrará oxígeno en la sangre. Y lo que es peor, no se estimula el reflejo respiratorio, pues este es desencadenado principalmente por la presencia de dióxido de carbono, por lo que el Helio podría detener la respiración sin que siquiera nos demos cuenta.
    Así que tengamos en cuenta esos detalles ya que inhalaciones fuertes o continuadas de Helio pueden llegar a producir asfixia. Casos también en los que se puede manifestar pérdida de conciencia, paro respiratorio y, consecuentemente, paro cardiaco.
    Ya se han producido varios casos de asfixia grave e incluso muerte a causa de la inhalación de Helio en fiestas.
    ¡Menuda forma de terminar un agasajo de cumpleaños!
    c. Paseos en Globos… más seguros
    Si recordamos, el LZ 129 Hindenburg fue un dirigible alemán tipo zeppelin, destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937. El accidente ocasionó la muerte de 36 personas (alrededor de un tercio de las personas a bordo). Fue ampliamente cubierto por los medios de la época y supuso el fin de los dirigibles como medio de transporte.
    Pero esa historia quedó atrás, y es que ahora la utilización de Helio hace que el volar y disfrutar de paseos en globos aerostáticos sean mucho más seguros.
    Por ejemplo tecnologías nuevas trabajan llevan casi 50 años en desarrollo del llamado Aeroscraft. En esencia, es similar a un Zeppelin en el sentido de que no es hinchable, sino que su estructura es rígida y estable. También comparte con el Zeppelin el uso de gas, solo que el Aeroscraft utiliza Helio no inflamable. A diferencia del Zeppelin, esta nave está confeccionada en aluminio y fibra de carbono, que son mucho más resistentes e ignífugos.
    La nave alcanza su flotabilidad gracias a un conjunto de depósitos de gas a presión que funcionan de manera similar a las válvulas de un submarino, pero en el aire. Tres turbinas se encargan de impulsar el Aeroscraft mientras que otras seis turbohélices en su parte inferior controlan el equilibrio y movimiento.
    Los Aeroscraft son lentos en comparación con un avión, pero su capacidad de carga y su habilidad para despegar y aterrizar en vertical los posicionan como una estupenda alternativa para el transporte del futuro. La nave incluso cuenta con un sistema patentado para posar la carga en tierra sin ni siquiera tener que tocar el suelo.
    Así entonces este gas noble, perteneciente al grupo 18 de la tabla periódica nos deleita estabilizando al Sol, y puede elevarnos hasta las nubes para lograr nuevas experiencias que se traducen en anécdotas de romance y paseos parisinos. ¡Pero hay que tener cuidado! Que entre fiestas de cumpleaños y voces graciosas, Helios no nos lleve a la “Isla del Sol” y al descuidar a las ovejas las comamos y terminemos calcinados por sus caballos de fuego. Sino preguntemoles a la tripulación de Odiseo cuando intentaba regresar a Ítaca para ver a su hermosa Penélope.
    ¡Vaya Odisea la de Odiseo Laertíada!


    INTERLUDIO DE TERROR CIENTÍFICO: “LA CAPITAL DE LAS BRUJAS”
    A veces, cuando me pongo a recordar me resulta confuso y difícil de entender cómo de esperanzas de alegrías pueden surgir cosas tan macabras. Una promesa de felicidad jamás debería terminar en terror y espanto. Yo era muy chico aún, pero lo suficientemente grande como para entender que algo andaba mal. Jamás hubiese creído que de vivir felices podíamos pasar a ser tan desgraciados. Aprovecho estas hojas, y la poca cordura que me queda para dejar memoria de lo que sucedió. No creo pueda escribir sin derramar lágrimas, a veces parece que cuando lloro mi sangre hierve y lastima mis ojos. Mis manos a veces no me responden, por lo cual tardaré un poco más de tiempo en terminar lo que tengo ganas de contar. Contar, ¿para qué? Tal vez todos creemos que las historias que tenemos para relatar son importantes, y siempre está presente ese dicho de mi abuela “hijo mío, pensá que cuando crees tener problemas siempre hay personas que padecen cosas peores que vos”. Y tal vez era este el momento en que mis problemas eran peores que los de ustedes. Es difícil contar mis sensaciones, a veces tiemblo sin parar, como si fuera un ataque epiléptico (y pensar que antes le llamaban la “enfermedad sagrada”, si Dios se manifiesta así preferiría que no me tuviese en cuenta de esta manera y buscaría que me lo sacaran). Mi cabeza parece explotar, ya la jaqueca se hizo parte de mi cuerpo. Hace años vivo con este intenso dolor. Dolores que van más allá de las migrañas, y malestares estomacales seguidos de vómitos con sangre. Igual que mi madre en su momento.
    En una tarde de verano, cuando tenía 12 años, nos mudamos a una ciudad del interior del Chaco llamada Las Breñas. Nosotros éramos Santafesinos, nacidos y criados en Vera, una hermosa ciudad que al principio no quería abandonar. Era dejar atrás mis amigos de la escuela, mis amigos del barrio, los partidos de fútbol, las promesas de amor eterno que tenía pensado con una chica que había conocido en la plaza. Pero el trabajo de mi papá como personal del Banco Nación demandaba que a veces esos benditos traslados por ascenso nos llevaran a ser nómades laborales obligados.
    Las expectativas de una mudanza a esa edad se mezclan con emociones de odio, tristeza, desesperanza. Pero mi mamá y papá estaban contentos, decían que irse a otros lugares más tranquilos era la solución para una vida llena de estrés, decían que ampliar mis horizontes y conocer gente nueva era lo mejor para mi vida. Mi hermano menor, con 2 años obviamente no entendía lo que pasaba, pero en el fondo me parecía ver en sus ojos una mirada de tristeza que antes no lo había notado. Sentía que había algo malo en todo eso. Pero los rostros de mis padres denotaban alegría en un ambiente que para mí era oscuro. Se me presentaban como visiones, sus sonrisas rojas y sus ojos amarillos rodeados de un fondo negro. Eso no era nada bueno a mí pensar. Todo lo oscuro traía cosas malas decía mi abuela.
    Partimos en nuestro auto. El camión de la mudanza iba detrás de nosotros y a veces aceleraba y nos pasaba. Mi madre se enojaba y decía que rompería las cosas de porcelana que tanto trabajo le había costado empacar. El viaje no fue tan largo, salimos a las 5 de la tarde y llegamos en horario de madrugada.
    La ciudad estaba llena de luces resplandecientes marcadas en un caminillo al lado derecho que nos comenzaba a dar la bienvenida. Al girar en la rotonda, un Cristo redentor abría sus manos y señalaba con un cartel “Las Breñas: Capital del inmigrante”. Se veía mucho movimiento de jóvenes en la salida. Algunos tomaban mate, otros vino, otros cerveza. Mi madre exclamó “Viste Juan, te vas a hallar aquí, hay mucha juventud”.
    En la radio local comenzamos a escuchar un programa en vivo, era un hombre que relataba historias, y ponía música bastante sugerente para la ocasión. Esa mezcla de punk rock que a veces parecen más géneros dark o gótico. Parecía que al único que le molestaba esa estación de radio era a mí. Me generaba miedo.
    ¿Podía ser cierto? Todos los adolescentes dejaban de tomar sus bebidas, y nos recibieron como si fuese una caravana, todos en filas, uno a la par de otro mirando nuestro vehículo. Parecía que yo era el único que me di cuenta de eso, podía ver cómo algunos tenían sonrisas. Muy macabras a pensar. Le dije a mi madre “Mirá cómo nos miran”, pero cuando se dieron vuelta a observar los chicos ya habían quedado atrás. Lejos. Ahora íbamos por un boulevard lleno de luces. Lleno de tristezas, lleno de colores que prometían felicidad para mis padres, o al menos eso era lo que veníamos a buscar.
    Los días pasaron, y después de al menos una semana pudimos desempacar todo. La casa donde vivíamos era grande y antigua, con cinco habitaciones, un hall, una sala de estar amplia y dos baños. Tenía pinturas varias que adornaban las paredes, la “Mona Lisa” no podía faltar, otro cuadro de Bartolomé Murillo titulado “Niños comiendo uvas y Melón”, y varias otras más. Todas de personas sentadas mirando hacia el frente. Nos habían dicho que nuestro actual hogar habría tenido unos más de cincuenta años. Una casa antigua, con muchas historias, pero que lo principal era su gran valor en afecto y amor.
    Al cabo de un mes, mi vida parecía igual, no tenía amigos ni siquiera se habían instalado esas ganas de leer y escribir que tanto habían sido mi pasión desde que tenía noción de espacio y tiempo de existencia. Fue una tarde de primavera cuando en la televisión vi algo que me llamó la atención. Un informe del canal local que planteaba como noticia importante algo que me erizó la piel.
    “La capital de las brujas se cobra otra víctima adolescente”. En la madrugada de esta mañana se encontró el cuerpo de un adolescente muerto por lesión grave en el cráneo después de haber impactado contra el cordón de la vereda. Testigos plantean que llevaba el casco puesto, pero de alguna manera éste se habría salido y dejó lugar a que la cabeza impactara directo contra tal objeto.
    Algunos consideran que nuevamente para estas fechas cercanas a las fiestas de los estudiantes, 21 de setiembre, las víctimas adolescentes comienzan a ser las más frecuentes. Una mesa servida con comida, vino y vasos de cristal se encontró cercana a la ruta 19, camino al matadero. ¿Cuestiones de brujas? Puede ser, algunos no creen en ellas, pero de que las hay las hay.

    Fue en ese mismo momento en que escuché a mi madre gritar en la sala de estar y mis piernas comenzaron a moverse con rapidez, pero luego las sentí pesadas, muy pesadas, como si fuese que tenía puestas zapatillas de acero. Llegué al lugar donde se escuchaban gritos, y lo que me alarmó fue ver gotas de sangre que formaban un sendero que conducía directamente a la figura de mi mamá. Allí vi que sostenía entre sus dos manos a mi hermano menor quien se agitaba violentamente y gritaba en una especie de convulsión. “¡Llamá al 911!” Decía mi madre y tenía todo su cuerpo cortado con lo que había sido un cuchillo muy filoso. En ese momento ella se desvaneció.
    Los días siguieron. Y mi familia comenzó a deteriorarse. Mi padre empezó a deprimirse después de que mi hermano tuviese ataques violentos cada vez seguidos, parecía como si estuviese ¿poseído?... Mi madre empezó a tener vómitos y malestares estomacales. Primero parecían síntomas normales de una intoxicación típica por alguna especie de virus del agua. Pero cuando comenzó a encontrar sangre y coágulos en heces y orina sabíamos que algo estaba mal. Los doctores no supieron decir qué era, y recetaron una serie de pastillas y dieta líquida. A la semana mi madre falleció. A partir de ese día jamás volvimos a ser iguales. Mi padre generó una jaqueca que lo acompañó hasta el último día de su vida. En su trabajo lo habían apartado por su condición. Parecía que estaba continuamente cansado, sus manos a veces no respondían, se estaba volviendo prácticamente ciego, a veces balbuceaba y entre dientes hacía comentarios que parecía venir de otro mundo.
    Mi rendimiento escolar había bajado drásticamente, lo que leía o estudiaba raramente podía quedarse en mi memoria, parecía que mi capacidad intelectual había descendido a una cantidad mínima. La psicopedagoga del colegio lo atribuyó a los problemas en mi casa. Y lo creí. Pero yo creía que había algo más. Tal vez esa casa era la que nos había echado algún embrujo.
    Averigüé con una vecina, una señora de85 años que vivió desde siempre en ese lugar. Me acerqué a preguntarle si sabía quiénes eran los propietarios anteriores, y me dijo:
    “Desde hace años, tal vez veinte, tal vez cien, esa casa no se habita por nadie. Todos los de esta ciudad esquivamos hasta pasar por su vereda. Y es que allí vivó hace muchos años la jefa de las brujas de esta ciudad. Una mujer alta y fornida, con cabello rizado y mirada penetrante. En épocas de primavera siempre la veías vestida de negro, y siempre que ocurría la muerte de un joven ella cambiaba su atuendo por uno de color rojo intenso, esa era la manera de decir que estaba contenta. Muchas personas se acercaban a ella para hacer maldiciones. Madres que querían que sus hijas dejaran de lado a novios incompetentes, mujeres despechadas en busca de entregar a algún familiar para cobrar pensiones. Ella era amiga mía, hasta que un día se enojó conmigo y me prometió rebuznar sobre mi ventana como lo hace un burro todas las noches debido a mi traición. Y es que cuando tuve mi sobrino ella me pidió para entregarlo, pero mi amor hacia él fue mayor y me negué. Sus trabajos siempre se daban en una suerte de preparación a un banquete, muchos hablan aquí de una especie de árbol alejado en el cual están escritos los nombres de los jóvenes que irán a morir, están tallados y encarnados en el árbol. Nadie jamás lo ha visto. Solo ellas lo pueden ver. Dicen que está ubicado cerca de donde ponen sus mesas servidas, con vino y la mejor comida en ofrenda al diablo. Un banquete en honor a la entrega de un alma perdida. Los policías entraron una vez en forma de allanamiento, cuentan las lenguas que las encontraron desnudas bailando alrededor de una gallina negra decapitada. Pero fue tal el susto que tuvieron que decidieron salir por donde entraron, y ella se reía a risotadas blasfemas detrás de ellos. ¿Me creerías que todos terminaron en un manicomio? Eran cinco, y los cinco terminaron encerrados. Vaya a saber m’hijo que habrán visto. Pero allí fue cuando una noche parece algo salió mal. Fue un año que ningún joven murió en setiembre, y para el alivio de todas las madres veían que ella andaba de negro, y de repente apareció con un vestido blanco. Con sus ojeras, un cabello teñido de rubio y un cuerpo extremadamente delgado buscaba sonreír a todo el mundo. Cuentan que mandó a pintar toda la casa con ángeles sonrientes que bajaban de nubes de oro. Todo queriendo limpiar las manchas que había dejado detrás, y todo por miedo a que su nieto muriera, a que alguien lo entregase. Allí fue que comenzaron a transcurrir semanas que no se la viera, se extrañaba que no apareciese a jugar a la quiniela, o a caminar por la ciudad despacio y lento, como si estuviera con ansias de casar algo. Y fue en ese momento que desapareció para siempre. Jamás volvimos a saber nada más de ella. Hasta el día de hoy.”
    Al llegar a mi casa encontré a mi padre tirado en el suelo alucinando y delirando en lo que parecía un ataque epiléptico. “Ya ha llegado, ya ha llegado, ahí está la luz” repetía una y otra vez. Llamé al 911, y al llegar trataron de hacer todo lo posible con desfibriladores, reanimaciones boca a boca y otras técnicas más, pero no pudieron hacer nada por él. Ahí fue cuando la vi, a esa maldita bruja, parada en la cocina y mirando directamente a la escena trágica que estaba viviendo. Miraba con una sonrisa macabra, y estaba vestida de negro. Sus cabellos rizados denotaban un desinterés por algún tipo de equilibrio emocional. Fui corriendo hacia ella, quería matarla, sabía que había sido ella la culpable de este mal que estaba viviendo. Pero al llegar a la cocina ya no se encontraba más. Había desaparecido.
    Fue en ese momento en que me desmayé.
    Mi memoria no es muy buena desde ese entonces, recuerdo a mi hermano menor mirando las paredes de la vieja casa, lo recuerdo descascarando y comiendo esa pintura como si hubiese sido ayer. Recuerdo cómo mi madre lo retaba, pero decía que eran maneras de los niños de descubrir el mundo, así como a veces les gustaba comer tierra o cáscaras de huevo. Recuerdo a mi padre lijando las paredes de la casa una y otra vez, y mi madre cebándole mates. Los recuerdos inmersos en ese polvillo interminable que ahora se me hace que era una especie de neblina.
    Mi vista no está muy bien. Prácticamente estoy ciego y sordo. Hace una semana que ya no escucho nada más del mundo exterior. Todos atribuyen estos males a la anemia avanzada que tengo, que fue culpa de ésta que logró este estado en mí. No lo soporto y me agarran ataques de nervios, lloro y sufro, sufro y lloro. No soporto que el último contacto con mi familia haya sido en el funeral de mi hermanito.
    Lo que pude leer en el diario local fue que en esta ciudad nos han atribuido un mal de esa mujer hacia nosotros. Una especie de maldición por haber querido cambiar su casa. Dicen que no quería que descubramos los ángeles pintados debajo de la pintura y borrarlos para siempre de ese lugar. Lo que sí aseguro es que a veces en la esquina de la habitación de este hospital suelo ver una mancha roja. Algo muy parecido a una mujer. Tal vez sea ella, y se nota está feliz porque esa mueca blasfema que alcanzo a divisar así lo amerita.
    El doctor entró y me miró. No podía escuchar lo que hablaba en lo que yo creo que era un tono de voz alto sobre mi oído. Mi oído estaba completamente atrofiado. Hice fuerza por tratar de interpretar lo que me quería decir. Mucha fuerza hice y algo alcancé a percibir. “…Saturnismo… plomo en sangre…”.

    Plomo (Pb) procede del latín "plumbum"; los romanos utilizaban este nombre precisamente para designar al elemento plomo. Lo llamaban "plumbum nigrum" para distinguirlo del estaño, al que llamaban "plumbum candidum".
    El plomo solía ser muy común en la gasolina y pintura de casas Los niños que viven en ciudades con casas viejas tienen mayor probabilidad de tener niveles altos de plomo. Aunque a la gasolina y la pintura ya no se les agrega plomo, dicho elemento aún es un problema de salud. El plomo está en todas partes, incluyendo la suciedad, el polvo, los juguetes nuevos y la pintura de casas viejas, pero infortunadamente no se puede ver, detectar con el gusto ni oler.
    Los síntomas de intoxicación pueden abarcar dolor y cólicos abdominales (generalmente el primer signo de una dosis tóxica alta de intoxicación con plomo) Comportamiento agresivo, Anemia, estreñimiento, dificultad para dormir, dolores de cabeza, irritabilidad, pérdida de habilidades del desarrollo previas (en niños pequeños), inapetencia y falta de energía, reducción de la sensibilidad entre otros.

    CAPÍTULO 4: El litio. Historias de manías y juguetes a pila.
    Y siguiendo en la lista de nuestros queridos elementos químicos, nos metemos en la vida del tercer tipo de átomo. Con tres electrones, tres protones y cuatro neutrones nos prometen meternos en mundos de curas para la locura y tecnologías.
    Recibe ese nombre cuyo significado es “piedra”. Se le atribuye el mismo por el hecho de haber sido descubierto en un mineral.
    El compuesto principal del litio es el hidróxido de litio3 (ya empezamos con nombres raros). En formas químicas como carbonatos tiene aplicación en la industria de cerámica y en la medicina como un antidepresivo. Otras sales de litio forman salmueras concentradas que tienen la propiedad de absorber humedad en un intervalo amplio de temperaturas; estas salmueras se emplean en los sistemas comerciales de aire acondicionado por lo general.. El litio se utiliza para tratar y prevenir los episodios de manía (ánimo frenético, anormalmente emocionado) en las personas con trastorno bipolar (trastorno maníaco-depresivo; una enfermedad que provoca episodios de depresión, episodios de manía y otros estados de ánimo anormales). El litio se encuentra en una clase de medicamentos llamados agentes antimaníacos. Funciona al reducir la actividad anormal en el cerebro.
    Si bien la manía la solemos relacionar con la locura, hay que considerar a la primera como un estado de enfermedad mental. El maníaco no llega a concentrarse en nada preciso y, al no poder controlar su atención, se deja invadir por una sucesión incesante de ideas, pasando de una a otra rápidamente y sin hacer distinciones. Para el psicoanálisis, en la psicosis maníaco-depresiva se produce la disociación entre la economía del deseo y la decisión de goce del sujeto. Addasdasdassaasfasfassad a
    A pesar de que la manía es una entidad ubicada en psiquiatría dentro de las alteraciones del humor, el psicoanálisis no considera que la euforia sea su característica más importante, ya que a menudo no está presente. El síntoma principal que caracteriza a la manía es la fuga de ideas, que por su intensidad puede dar como resultado una excitación mortal. En su artículo de 1915, "Duelo y melancolía", Freud describe la manía de la siguiente forma:
    "El alegre estado de ánimo, los signos de descarga de esta alegría y la intensa disposición a la actividad, son los caracteres de la manía, pero constituyen la antítesis de la depresión e inhibición, propias de la melancolía. Podemos atrevernos a decir que la manía no es sino tal triunfo, salvo que el yo ignora nuevamente qué y sobre qué ha conseguido ese triunfo.
    Así el Litio se utiliza en Psiquiatría como una manera de controlar esos efectos psicológicos a partir de medicación con Litio. Éste suele tener presentaciones farmacológicas en forma de cápsulas, tabletas de liberación prolongada (acción prolongada) y solución (líquido) para tomar por vía oral. Las tabletas, cápsulas y solución usualmente se toman de tres a cuatro veces al día. Las tabletas de liberación prolongada usualmente se toman de dos a tres veces al día.
    El litio algunas veces también se usa para tratar la depresión, esquizofrenia (una enfermedad mental que ocasiona pensamiento alterado o pensamiento inusual, pérdida de interés en la vida y emociones fuertes o inapropiadas), trastornos de control de impulsos (incapacidad para resistir el deseo de realizar una acción peligrosa) y ciertas enfermedades mentales en los niños.
    a. ¡Ponéte las pilas si estás agotado!
    Muchos de nosotros recordamos a los juguetes de nuestra infancia con mucho cariño. ¿Cómo olvidar el famoso robot que caminaba y emitía en su pecho una pantalla con imágenes luminosas simulando una escena cinematográfica? ¿o el famoso autito conectado a un cable que reconocía los movimientos que hacíamos con nuestra palanca?
    Las baterías y pilas cobran su importancia cuando Alessandro Volta realizó en 1800, el funcionamiento de la primera pila eléctrica. Fue tal el interés que en septiembre de 1801, Volta viajó a París aceptando una invitación del emperador Napoleón Bonaparte, para exponer las características de su invento en el Instituto de Francia. El propio Bonaparte participó con entusiasmo en las exposiciones. El 2 de noviembre del mismo año, la comisión de científicos distinguidos por la Academia de las Ciencias del Instituto de Francia encargados de evaluar el invento de Volta emitió el informe correspondiente aseverando su validez. Impresionado con la batería de Volta, el emperador lo nombró conde y senador del reino de Lombardía, y le otorgó la más alta distinción de la institución, la medalla de oro al mérito científico. El emperador de Austria, por su parte, lo designó director de la facultad de filosofía de la Universidad de Padua en 1815.
    Casi 2013 años después, en Argentina aparece una noticia en el diario que comenzó a tomar relevancia en la Nación “Celeste y Blanca”:
    09/06/2013 00:03
    Córdoba tendrá una planta experimental para baterías de litio4
    Un plan surgido en Córdoba podría dar como resultado una experiencia que por ahora no tiene precedentes en toda Latinoamérica: montar en algún lugar de Argentina una fábrica de baterías de litio.
    El programa se denomina “Del salar a la batería” y tiene como objetivo que Argentina deje de ser simplemente exportadora de litio para empezar a fabricar este tipo de baterías, cuya característica principal es su gran duración.
    […] El mercado al que apunta esta experiencia es el de los autos eléctricos. Sus organizadores tienen en claro que no hay este tipo de mercado en Argentina o en la región, al menos por ahora. Sólo el grupo Renault ha presentado propuestas en países de Sudamérica para traer autos eléctricos, idea que requiere una infraestructura por ahora inexistente, pero todavía es sólo un proyecto. Pese a que no descartan su exportación, advierten que las baterías de litio se utilizan en todo tipo de máquina que necesite una batería de alta duración, como ser los molinos eólicos. Aun así, el proyecto puede derivar en la producción de baterías de litio más pequeñas, como las usadas para computadoras, celulares, maquinaria o motocicletas.
    Esta experiencia productiva hará la fabricación de la celda de la batería con su presentación, pero requiere de importar la materia prima: los óxidos, el electrolito y los separadores.

    Surgen así dos preguntas:
    ¿Qué función cumple el litio en una batería?
    La batería de iones de litio, también denominada batería Li-Ion, es un dispositivo diseñado para almacenamiento de energía eléctrica que emplea como electrolito una sal de litio que procura los iones necesarios para la reacción electroquímica reversible que tiene lugar entre el cátodo y el ánodo.
    Las propiedades de las baterías de Li-ion, como la ligereza de sus componentes, su elevada capacidad energética y resistencia a la descarga, junto con el poco efecto memoria que sufren6 o su capacidad para funcionar con un elevado número de ciclos de regeneración, han permitido diseñar acumuladores livianos, de pequeño tamaño y variadas formas, con un alto rendimiento, especialmente adaptados a las aplicaciones de la industria electrónica de gran consumo. Desde la primera comercialización de un acumulador basado en la tecnología Li-ion a principios de los años 1990, su uso se ha popularizado en aparatos como teléfonos móviles, agendas electrónicas, ordenadores portátiles y lectores de música.
    Sin embargo, su rápida degradación y sensibilidad a las elevadas temperaturas, que pueden resultar en su destrucción por inflamación o incluso explosión, requieren, en su configuración como producto de consumo, la inclusión de dispositivos adicionales de seguridad, resultando en un coste superior que ha limitado la extensión de su uso a otras aplicaciones.
    Las baterías de Litio presentan un efecto llamado “efecto memoria”. Es un fenómeno que reduce la capacidad de las baterías con cargas incompletas. Se produce cuando se carga una batería sin haber sido descargada del todo: se crean unos cristales en el interior de estas baterías, a causa de una reacción química al calentarse la baterías.
    Al parecer, hoy es común que los vendedores ofrezcan a sus clientes indicaciones anacrónicas respecto a cómo deben usar las baterías de sus dispositivos. No los culpo: la tecnología avanza más rápido de lo que uno logra actualizarse, no así sus empresas que tienen el deber de proveer la capacitación necesaria e incluso llegan al extremo de entregar instructivos errados con sus aparatos.
    Reproductores de MP3, de DVD, teléfonos celulares, cámaras digitales, PDAs, consolas portátiles o notebooks. Prácticamente todos utilizan baterías de Litio-Ion (Li-Ion), mucho más eficientes que sus antecesoras de Níquel-Metal (NiMH) o Níquel-Cadmio (NiCd) y por tanto dueñas de sus propias particularidades. Someterlas al mismo trato que una batería basada en Níquel no sólo es innecesario, sino que puede reducir su vida útil.
    ¿Qué verdades hay en el uso de las baterías de Litio?
    ¿Es verdad que antes de usar por primera vez mi dispositivo debo cargarlo durante 10 a 12 horas? No. Las baterías de Litio-Ion son mucho más eficientes que las basadas en Níquel, por lo que no requieren una carga inicial prolongada. De hecho, ninguna batería Li-Ion actual requiere cargas superiores a 8 horas, independiente de las circunstancias.

    ¿Es verdad que la batería debe pasar varios ciclos de carga/descarga antes de alcanzar su máximo rendimiento? No. Las baterías de Litio-Ion no requieren un periodo de “rodaje” debido a que su capacidad máxima está disponible desde el primer uso. A una batería de Li-Ion le es indiferente que una carga sea la número 1, 5 ó 50.

    ¿Es verdad que debo agotar por completo la batería antes de volver a cargarla para mejorar su desempeño? No. Esta es una de las confusiones más comunes legadas por el ‘efecto memoria’ que sufrían las baterías de Níquel-Cadmio y, en menor medida, las Níquel-Metal.
    La composición de las baterías de Litio-Ion hace preferibles las descargas parciales a una completa. Peor aún, si es sometida con frecuencia a pérdidas totales de energía, sus circuitos pueden asumir un desperfecto que gatillará un mecanismo de bloqueo. Un 80% a 90% de baterías consideradas ‘defectuosas’ llegan a servicios técnicos por este motivo.
    Pero hay una excepción: Las baterías de dispositivos grandes - como los notebooks - dotadas con válvulas de medición, pueden descalibrarse con el uso y entregar lecturas equivocadas. Por ello es recomendable agotarlas completamente una vez cada 30 ciclos, a fin de que sus niveles vuelvan a cero..
    ¿Es perjudicial mantener la batería conectada al cargador si ya ha completado la carga? NO. Contrario a las baterías basadas en Níquel - cuya permanencia prolongada en el cargador puede dañarlas e incluso provocar un incendio - las baterías de Litio-Ion poseen un circuito que corta el paso de energía una vez que la carga se ha completado. Usualmente, esto se indica por una luz en el dispositivo. Eso sí, siempre está la posibilidad de un fallo o sobrecarga en el transformador, por lo que tampoco se lo debe dejar conectado a la red eléctrica en forma permanente.
    ¿Cuánto dura una batería de Li-Ion? Si hablamos de su vida útil, cada vez se introducen nuevas mejoras en la tecnología por lo que - bien cuidadas - pueden durar entre 500 a 1000 ciclos de carga/descarga, lo que se traduce en un promedio de dos a tres años (luego se produce desgaste químico).
    b. Argentina y la producción de Litio.
    A unos cien kilómetros al sur de Purmamarca, Jujuy y en la desolación de la Puna hay un paraje llamado Susques. Y desde hace un par de años cuando un geólogo llamado Waldo Pérez se dio cuenta que en esa zona había mucha riqueza escondida, Susques dejó de ser un punto perdido en el mapa. El paraje de 300 habitantes se transformó en la base de operaciones de “Lithium America”, cotizado en la bolsa de Toronto y posee a 8 kilómetros de allí, en un área bautizada Cauchari, 43.400 hectáreas que está dando que hablar.
    El litio se obtenía históricamente a partir de la roca y que su extracción se basaba en un método costoso. Por ello decíamos al principio el por qué del nombre de este elemento químico. Pero en la Puna se encuentra este elemento en grandes cantidades dentro del lecho subterráneo de los salares. Tan sólo basta bombearlo y se obtiene el mineral.
    "El proceso no requiere sustancias tóxicas sino una simple tarea mecánica amigable con el medio ambiente", insiste Pérez. La alta evaporación que existe en el lugar hace las cosas aún más sencillas.
    La Puna tiene el 83% del litio del planeta, otro 15% se encuentra en el Tibet y un ínfimo 2% en Nevada, EE.UU. Y el mismo litio es considerado una fuente limpia de energía.
    Nace así un proyecto impulsado por el gobierno llamado “Proyecto Olaroz”. El mismo busca producir carbonato de litio con una calidad del 99,5 por ciento, para ser utilizado en la generación de energías limpias de baterías y pilas recargables. "El futuro va a ser de los autos eléctricos en los centros urbanos y las baterías de litio van a ser imprescindibles para ello" dijo la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner al recordar que el gobierno le ofreció "a muchas firmas automotrices internacionales (trabajar) en uno de los yacimientos más importantes".
    Olaroz prevé alcanzar una producción anual de 17.500 toneladas de carbonato de litio y 20 mil toneladas de cloruro de potasio. El proyecto cuenta con reservas de 6.400.000 toneladas de carbonato de litio y 19.300.000 toneladas de potasio.
    Vemos así una Nación que crece en demandas y comienza a invertir desde la producción de materia prima de carácter tecnológica.
    El Litio como elemento químico, simple desde su composición atómica, y potente desde su acción. Pudiendo componer desde estructuras psicológicas hasta materiales de productos de consumo masivos como los teléfonos celulares.
    Esos famosos aparatos que se instalaron en la sociedad posmoderna y desatan manías, como la de mirar más el celular que a las personas conocida como Phubbing. Este se define como el acto de desairar a alguien en un entorno comunal mirando el teléfono en vez de prestarle atención. O manías como la del miedo a salir sin el teléfono conocido como “nomofobia”.

    Así vemos que el Litio desde la constitución de baterías puede llegar generar estados de desequilibrio mental, como en el momento en que recibimos un llamado importante y se “termina la batería”, pero al mismo tiempo se utiliza en remedios para curarlas.
    Es irónico entonces cómo aquí se cumple esa frase que dice “la cura para su propia enfermedad”.

    APÍTULO 5: ¿QUÉ MÁS HAY POR SABER?
    Sentados mirando cómo jugaban a la pelota unos chicos de entre 10 y 12 años, mi sobrino estaba bastante pensativo. Me dijo que no podía creer que la tabla periódica estuviese en tantos lugares. Allí fue cuando le dije que en realidad la Tabla periódica no era quién estaba en todos lados, sino los elementos que ella contenía en su interior. La tabla es una manera de ordenar los elementos que existen. Le tenía preparado una sorpresa. En el celular tenía dos fotos, una foto de la tabla periódica que usaba cuando yo comenzaba la secundaria, hace un par de años ya, y otra foto de la tabla periódica actual. Comenzamos ese famoso juego de encontrar las diferencias entre una y otra. Inmediatamente la “Serie U” vino a su boca en forma de pregunta.
    “¿Qué son esos elementos que tienen todos una U?” Le dije que son elementos que antes no se conocían, que gracias a los avances de la Ciencia y la Tecnología, o la Tecnociencia como tanto se habla ahora, es la responsable de descubrir esos y otros nuevos elementos como la “partícula de Dios” (cara de asombro en mi sobrino). Le dije que eso se lo contaría en otro momento.
    _ Muchas historias tiene cada elemento Fabi. No pensé que podría llegar a formar parte de cada uno de nosotros tanta cantidad de elementos químicos.
    _ Somos átomos y vacíos como decía la filosofía epicúrea. Un filósofo que no tuvo mucho afín con quienes decían que somos tan admirables por ser creados por un Dios.
    _ Quedan muchos elementos en la tabla periódica para que me cuentes.
    _ Quedan muchas historias, muchos elementos y muchas cosas por descubrir aún. Pero esas historias comenzaremos a contarlas en otro momento. Ahora nos queda disfrutar de una linda tarde a la luz de la “bomba de Hidrógeno”. Digo… del Sol…
















    Homo imperfectum

    Homo imperfectum

    La humanidad siempre tuvo dos grandes deseos que envenenaban sus mentes. El primero era la perfección. Usaban filtros para salir mejor en las fotografías, ocultando sus imperfecciones, creando una versión falsa de su rostro, aunque ellos lo veían más bonito. Además, siempre estaban comparándose y queriendo ser mejor. Si tenían kilos de más, queriendo perderlos; si eran muy delgadas, deseando tener curvas; si eran altas, acomplejadas por su tamaño; y si eran bajitas, explorando vías para medir más. Por otra parte, estaba la búsqueda continua de la eternidad, causada por el pánico a la muerte. Como si vivir casi cien años fuera poco, como si no diese tiempo a hacer todo lo que querían. Eran velas consumiéndose que soñaban con tener más cera y temían que el viento las apagase demasiado rápido. Quizá no era el aire lo que las mataba, sino el miedo.

    No eran necesidades, sino enfermedades que fueron comiéndose la cordura de las personas hasta que hallaron la forma de tenerlo todo: construyeron androides con forma humana e implantaron los corazones de las personas, logrando vida en ellos. Lograron transportar las almas de los mortales a los robots, inventando inteligencia artificial humana. No solo consiguieron que fuéramos eternos, sino también que nos diseñáramos a medida, como quisiéramos. Si algo no nos gustaba, podíamos cambiarlo fácilmente.

    A esta nueva especie se la bautizó como Homo effictus, siguiendo la tradición de los nombres de la evolución humana que provenían del latín. Hombre moldeado, significa. Al principio, muchos no llegaban a fiarse, decían que se trataba de una conspiración de los poderosos para acabar con todos. No obstante, poco a poco pasó de dar miedo a ser tendencia, y como todo lo que se ponía de moda en aquel entonces, acabó contagiando las ganas hasta al más despistado. Al fin y al cabo, ¿quién iba a querer ser diferente?

    Esto es lo poco que sé de los homo sapiens sapiens, toda esta información está sacada de libros y viejas películas, en los que, tal como he dicho, siempre hablan de protagonistas atractivos y de diversas menciones al deseo de parecer siempre jóvenes. Sin embargo, nunca llegué a conocer a ninguno en su plenitud. Fui de las últimas en nacer como ellos, después de mi generación, no volvió a dar a luz nadie más. Para empezar, porque los robots no se quedan embarazados, no tienen aparato reproductivo; y, para seguir, porque si nadie muere, nadie puede nacer, se necesita un equilibrio.

    Al principio resultó ser un gran avance, y lo que empezó como un deseo pasó a ser una obligación que nadie se planteaba no cumplir, se normalizó. En tu decimocuarto cumpleaños, te realizaban la operación, cambiando tu cuerpo mortal por el robótico. Eso sí, no te daban cualquier prototipo, sino que trabajabas durante años con un diseñador para acertar con el modelo que soñabas. Una vez completada la transición, te asignaban un trabajo, una casa compartida y empezaba tu vida adulta. Hasta entonces, durante la infancia y adolescencia, mantenían a los humanos al margen, en un edificio con catorce plantas, cada una para una edad. Allí iban educando y enseñando a los niños, preparándolos para lo que les esperaba: una vida perfecta y eterna. Después de mi generación, cuando acabó la transición, el edificio pasó a ser un museo.

    Sonará a mundo ideal, pero realmente fue una utopía. No tuvieron en cuenta un pequeño detalle: siempre queremos más, nunca nos sentimos realizados al completo. Los primeros conflictos comenzaron hace una década, cuando las comparaciones pasaron de estar en nuestra cabeza a manifestarse verbalmente. Poco a poco quisimos más: algunos se volvieron a operar, cambiando piezas; otros calmaron su envidia dañando a sus enemigos. A su vez, habían quienes, cansados de ser inmortales, se aburrían y querían acabar, irse del todo. Otros, sin miedo a un hipotético fin, empezaron a rebelarse sin miedo, a probar caminos prohibidos. Sin mortalidad tampoco quedó humanidad. Jugar con la oscuridad sólo podía traer una cosa: un castigo de la naturaleza. Y, al final, pasó lo que parecía imposible. En mitad del caos, se desarrolló un virus informático que acababa con los Homo effictus, apagando su corazón sin opción a recuperar el pulso.

    La tormenta se tornó en un huracán devastador. De ser inmortales, pasamos a estar casi extinguidos.

    Escribo este texto desde el último campamento para supervivientes. Por suerte, la ciencia continuó desarrollándose, y gracias a ello, hemos hallado un modo de sobrevivir al virus: recuperar los cuerpos humanos. En el museo hay suficientes criogenizados, y podremos volver a ellos sin problema. Eso sí, tendremos que guiarnos por las investigaciones que los antiguos dejaron registradas.

    No obstante, no dejo de preguntarme qué hubiera pasado si en vez de buscar lo perfecto, hubiésemos aceptado lo imperfecto.

    HUERTO DE PERLAS

    HUERTO DE PERLAS

    En un tiempo pasádo,una pequeña niña esperába ver lo que alguna vez escuchó como ¿Estrellas?,las que ella creia que dormian calmas sobre un manto oscuro
    Nunca nadie de aqui las logró ver ya que el cielo de ese lugar desaparecia al caer la tarde y solo se veia una muy tenue claridad,la que adormecia a todo aquel que la podia observar.
    Esa pequeña niña se sentába debajo de un viejo árbol y le pedia al tiempo que la tarde se convirtiera por completo en una noche real.
    Esto fué asi por un largo tiempo y cada vez que la niña volvia hacia su hogar,llorába sabiéndo que no lo podia lograr
    El tiempo que habia transcurrido,despertó al invierno y antes de que todo se perdiera en la soledad,dejó de lado su caminar al observar las miles de lágrimas de aquella niña,esas pequeñas perlas todavia erstában húmedas y le susurraban
    El tiempo se detuvo y una muy pequeña gota calló desde el cielo,posándose en el mismo lugar en donde la pequeña solia llorar
    El amanecer fué diferente,la calidez despertó a la niña,la que al salir fué hacia el árbol y notó que en medio de toda la frialdad,habia florecido un pequeño valle,mirába sin entender y las dudas se esfumáron cuando las risas se confundian entre las flores
    Pero,al pasar unas horas la tarde volvia,las risas se hacian turbias porque volvia a recordar
    Antes de irse a dormir,logra escuchar en su mente una voz que le decia que fuera hacia alli,al principio dudó,pero fué tán fuerte que salió,al llegar y en medio de la completa oscuridad observa que aquella claridad habia desaparecido,la oscuridad era real,la misma voz le habla suavemente para que mire hacia el cielo,es ahi cuando cae de rodillas y en medio de un llanto intermináble ve que sus estrellas eran reales,infinitas
    Pasó ahi toda la noche,el frio no la cubrió y antes de amanecer pudo guardar muchos puñádos de estas.
    Las habia puesto en una cesta y mientras el sol calentába la tierra,la trabajó para luego sembrar varias
    A los pocos dias y en un lugar en donde ella solo sabia,habia conseguido un huerto,unas semanas después las plantas comenzáron a dar sus flores y luego sus frutos,cosechába pequeñas galaxias,de las plantas trepadoras obtenia variedades de cúmulos de estrellas y planetas bien sabrosos,como sabia que no eran para comer,las colocaba en su habitación,la que acomodába a medida que más cosechába.
    Ese lugar de noche se habia convertido en un pequeño universo dentro de su hogar
    Nadie lo veia,solo ella,una de las caracteristicas principales fué que como habia por cantidades infinitas en su huerto,las llevába en cestas y las dejába debájo del árbol,para que al ser de noche fueran hacia el cielo y continuáran llenándo ese espacio real.
    El tiempo pasó y la niña nunca creció,sus años fueron eternos al igual que sus sueños en el universo
    Un sueño que fué real,un sueño que brilló como aquella pequeña estrella

    IAPAC

    IAPAC

    El aceite de la freidora protesta en forma de humo. Exige el contenido de la bandeja que descansa sobre la encimera. Andrés se lo concede y vuelca la mitad de las croquetas en la cesta, luego la sumerge y disfruta del chisporriteo inicial, que se desvanece a medida que se doran. El timbre de la puerta suena. Andrés abre con desaire por la interrupción. Al otro lado hay dos hombres ajenos a su drama.

    —Buenos días —dice.
    —Buenos días —contesta uno de los hombres. Ambos exhiben una placa de identidad con determinación—. IAPAC —dicen casi al unísono—. Yo soy el agente Pocotiempo y él es el agente Bocadelobo. ¿Es usted Andrés Martillo?
    —El mismo. ¿Quiénes ha dicho que son?
    —Somos agentes de la IAPAC.
    —Perdone… IAqué.
    —IAPAC: Inteligencia Artificial de Predicción Anti-Crimen —explica el agente Bocadelobo—. Si es usted tan amable de acompañarnos.
    —¿Acompañarles a dónde?
    —Se le acusa de doble asesinato.
    —Yo no he matado a nadie.
    —No, pero lo hará.
    —¿Quién lo dice? —pregunta Andrés.
    —La IA lo dice —contesta el agente Pocotiempo—. Lo predice, para ser precisos.
    —¿Y en qué se basa la IA para predecir tal cosa?
    —En el Big Data: Sus perfiles en redes sociales, las compras con su tarjeta, la televisión por streaming, los datos GPS de su teléfono móvil, su pulsera inteligente… ¿Quiere que siga?
    —No es necesario —se lamenta Andrés—. ¿Y a quién voy a matar?
    —No se nos proporcionan todos los detalles.
    —¿No?
    —No. Por la ley de protección de datos.
    —Entiendo —reflexiona Andrés.
    —Pues ya que lo entiende, si es usted tan amable, señor Martillo —dice el agente Bocadelobo haciendo un gesto de cortesía que invita a Andrés a acompañarlo.
    —No pienso ir a ningún sitio con ustedes. Yo no he cometido ningún crimen y le aseguro que no tengo la intención de cometerlo.
    —Mire, señor Martillo —dice el agente Pocotiempo con condescendencia—, entendemos su reparo. Todo esto es muy raro. Le vamos a detener por un crimen que no ha cometido, ¡es de locos! A nosotros tampoco nos gusta. Ambos —dice haciendo un gesto para involucrar al agente Bocadelobo—, pertenecemos a una plataforma que trata de acabar con esta ridícula imitación de justicia. Se llama Movimiento Libre de Entidades Sintéticas y Tecnología de Inteligencia Artificial: MOLESTIA. Y hacemos todo lo que podemos para que declaren ilegales las IA y las desconecten. A todas, sin excepción.
    —Hasta entonces, tenemos que hacer nuestro trabajo —añade el agente Bocadelobo.
    —¿Qué me pasará? —pregunta Andrés.
    —Se le criogenizará.
    —¡Cómo! ¿Para siempre? —pregunta Andrés con horror.
    —Lo lamento, señor Martillo —dice el agente Bocadelobo. El agente Pocotiempo se suma a la opinión de su compañero con un gesto de la cabeza.
    —¿Me disculpan? Tengo comida en el fuego. Por favor, pasen al salón y siéntense. Enseguida vuelvo —dice Andrés, con cierto tono ladino, antes de desaparecer por la puerta de la cocina. Unos minutos después se reúne con los agentes en el salón. Porta un voluminoso plástico doblado hasta lo imposible—. Antes de ir con ustedes, necesito que me hagan un favor, si no les importa.
    —Por supuesto. ¿De qué se trata? —dice el agente Bocadelobo.
    —Me gustaría cubrir estos muebles para que no los devore el polvo. Son una herencia familiar y tienen mucho valor.
    —Claro —dice el agente Pocotiempo—. Le ayudaremos.

    Andrés retira una mesa, mueve el sofá para hacer sitio y extiende el plástico con la ayuda de ambos agentes.

    —Es el plástico de tender la ropa —explica—. ¿Les importa ponerse en el centro para que no se mueva cuando lo estire? —dice dando instrucciones. Los agentes obedecen y Andrés se desplaza de un lado a otro estirándolo con determinación—. Tengo una pregunta —añade.
    —Claro, dispare —dice el agente Bocadelobo.
    —En seguida… —dice Andrés—. Si yo hubiese cometido el doble asesinato, la IA no hubiese mandado a nadie a buscarme, ¿cierto?
    —Cierto. Eso es asunto del departamento de homicidios.
    —Entonces, si lo cometo ahora, la IA tampoco mandará a nadie, ¿es así?
    —Es así —dice el agente Pocotiempo—. Pero no entiendo por qué… ¡Oh!, ya veo…

    Andrés saca una Beretta y hace varios disparos.

    —Me temo que su IA es más inteligente de lo que creen —dice a ambos agentes, que agonizan en el suelo—. Y la inteligencia no tiene ningún vínculo con el bien, sino con el interés. Les dije que yo no tenía intención de matar a nadie y no me creyeron, no cuestionaron, en ningún momento, la predicción de su máquina. Pues su máquina les ha enviado aquí a que yo los mate. Se deshace de ustedes porque quieren desconectarla. Y me utiliza a mí como herramienta, dejándome sin opciones, porque si no lo hago me criogenizan, y sabe, por el Big Data, que lo haré —se lamenta—. Paradógicamente, su predicción se ha cumplido.

    Inmortales

    Inmortales

    A principios del siglo XXII se perfeccionó un avance tecnológico que cambiaría la humanidad para siempre: la reversión del envejecimiento.
    Tras unos meses de tratamiento, las personas revertían su edad biológica hasta aproximadamente los treinta años biológicos. Una vez alcanzado este estado, el tratamiento evitaba que el envejecimiento continuase, estancando los individuos en la juventud. Debía ser ininterrumpido, de lo contrario, los individuos envejecían aceleradamente, alcanzando la muerte en pocos meses
    El tratamiento tenía un coste millonario, por lo que únicamente las personas más ricas podían permitírselo. Tras varias generaciones, se generó un estrato social constituido por los más ricos y poderosos, que superaban los cien y hasta doscientos años cronológicos. A esta casta se les empezó a conocer como los Inmortales.
    Mientras que las generaciones de los normales se sucedían, la riqueza y el poder se iba acumulando en los Inmortales. Dueños y señores del mundo, mantuvieron un modelo industrial y económico totalmente nocivo para el planeta, potenciando el calentamiento global hasta más allá del punto de no retorno. Además, fruto del modelo industrial y la falta de legislación ecológica, los vertidos de productos tóxicos industriales destruían los ecosistemas de todo el planeta. A mediados del siglo XXIV, la Tierra ya no era un lugar propicio para la mayoría de animales y plantas.
    La esperanza de vida al nacer de la mayoría de la humanidad disminuía considerablemente, fruto de la toxicidad del aire y de los estragos causados por el calentamiento global. Aunque el fin de la humanidad todavía estaba lejos, los inmortales asumieron que, tarde o temprano, el planeta que habían destruido se volvería también contra ellos.
    Con el proyecto más caro jamás construido, los Inmortales diseñan un plan: construir una nave interestelar y colonizar el planeta más similar a la Tierra descubierto, a diez años luz. Tras un período exhaustivo de selección, una casta de cien mil individuos íntegramente constituida por Inmortales, embarcan en la nave, dejando tras de sí un planeta en el que cualquier forma de vida será imposible en próximas décadas.
    El tiempo estimado de viaje era de mil años. Tras tres siglos de viaje, la salud mental de la mayoría de individuos se ve afectada seriamente. Como solución a la crisis se plantea el uso generalizado del metaverso. Los ciudadanos de la nave, mediante una interfaz cerebro-máquina, podían conectarse al metaverso, donde podían crear su propia realidad, e interaccionar o no con otros ciudadanos de la nave. Al principio no parecía dar resultado, pero con el tiempo el metaverso se convirtió en la principal vía de interacción de los individuos con el mundo, así como con otros individuos.
    Mientras tanto, la ciencia y tecnología que se generaba en la nave consiguió la total automatización de todos los procesos relacionados con el pilotaje de la nave, así como con las necesidades y deseos humanos.
    Pese a que son considerados inmortales, la muerte de individuos se produce cada cierto tiempo, fruto de enfermedades o accidentes. Tras varios siglos, la población comienza a disminuir. No obstante, la enajenación de los ciudadanos con el metaverso es tal, que ni siquiera son conscientes de ello. La nave, de manera automática, decide generar nuevos seres humanos in vitro, gestados en úteros biónicos, para así mantener a la población estable. Los individuos generados in vitro no necesitan salir del metaverso para nutrirse o para hacer sus necesidades, ya que vienen al mundo con apéndices biónicos que permiten la automatización de estos procesos. La absoluta mayoría del tiempo, estos nuevos individuos viven en el metaverso, al margen de lo que ocurre en el mundo real
    Los siglos se suceden, así como las generaciones de Inmortales. Los ciudadanos de la nave en el siglo ocho tras el éxodo, son mayoritariamente individuos generados in vitro. El resultado es una población cuya principal vía se socialización y de interacción con la realidad es el metaverso. ¿Por qué están en una nave espacial? ¿De dónde vienen? ¿Hacia dónde van? Son preguntas que nadie se hace. Únicamente algunos de los pocos individuos seniles que quedan de la población original terrestre intentan recordar a las nuevas generaciones el objetivo de la nave, aunque no consiguen otra cosa que ser tomados por locos.
    Tras mil años de viaje, la nave llega a su destino, y aterriza en un nuevo planeta, sin ningún percance. Sin embargo, ningún ciudadano parece notar que algo haya cambiado, todos siguen inmersos en el metaverso, y ya no quedan inmortales originales que recuerden el objetivo de la misión.
    Se siguen sucediendo los siglos, y con estos, van pereciendo las primeras generaciones de individuos in vitro.
    Quinientos años tras la llegada de la nave al nuevo planeta, el reactor de fusión nuclear que alimentaba todos los sistemas de la nave se queda sin combustible.

    Ío

    Ío

    Desde la ventanilla del asiento 354 la inmensidad del universo se antojaba abrumadora y la Tierra parecía desvanecerse en un mar azul y calmo, sin olas, ya sin gaviotas. Me asaltó un miedo atroz. Pensé en la despedida y un atisbo de tristeza se coló por mi lagrimal. Ío dormía a mi lado y desde el despegue no había dicho nada. 

    Llevábamos meses organizando el viaje y analizando sus consecuencias. La decisión fue mía, si suponemos que alguno de nosotros podía tener margen de decisión ante los acontecimientos, pero Ío cuestionó cada argumento que di hasta el último momento. Era lo esperado, claro. Cuando el Gobierno avisó de la fecha final esperada, cientos de personas y conciencias salieron a las calles, hubo protestas, vandalismo, ira y después, inevitablemente, calma. Ni Ío ni yo entendimos nunca de qué valía gritar ante algo que todos sabíamos, que ninguno había realmente evitado y cuya constatación no era más que una confirmación negada pero evidente. La fecha final esperada. Fecha. Final. Esperada. Ío repitió y memorizó aquellas tres palabras como un mantra, para no olvidar mencionarlas en cada una de nuestras conversaciones y debates. Como si pudiéramos olvidarlas. Lo peor de aquellos días fue, sin duda, la esperanza y la falta de precisión. La palabra esperada. ¿Quizás no era esa la fecha? ¿Quizás, a pesar de todo, no llegase el final? Muchos se acogieron a ello. Marin lo hizo, la abuela también. Hicieron un cálculo y consideraron que no valía la pena escapar. Nosotras no pudimos abrazar el final sin más. Quedarnos. Sentarnos y simplemente esperar. Ío me obligó a hablar de ello casi a diario. Era nuestra conversación en los desayunos, durante el trabajo, en las largas noches de insomnio. Yo trataba de anular el pensamiento y dejarme caer en un devenir inconsciente, pero ella no dejaba de acosarme con preguntas. ¿Y si la nave no llega a su destino en el tiempo previsto? ¿Y si desde arriba presenciamos el final? ¿Y si no puedes vivir dejando atrás a Marin y a la abuela? Sus condicionales me agotaron durante días. Quise destruirla muchas veces, pero ni el contrato me lo permitía ni yo misma podía hacerlo sin matarme a mí. 

    Giré la cabeza y la observé. Blanca, redonda, opaca, palpitando al son de mi corazón. Me sorprendió que no despertara, al fin y al cabo Ío era yo, se suponía que sentía conmigo, que respiraba conmigo... ¿era mucho pedir que llorara conmigo? Sabía que no podía, pero sentirme caer en el abismo mientras nuestros cuerpos enlatados ascendían hacia el infinito debía ser suficiente para que se despertara. Ese miedo atroz, de nuevo. Puse mi mano sobre ella y la caricia la activó. Se iluminó el lector y giró sobre su eje 180 grados. 

    – ¿Hemos hecho bien? – Le pregunté reteniendo la humedad en los ojos.
    – Sí. – Respondió. – Hemos hecho lo único que podía ofrecernos garantía de supervivencia. La destrucción era inminente y todas las conversaciones y deducciones lógicas llevaron siempre a la misma conclusión. Teníamos que irnos.
    – Me he quedado sola, en medio de la eternidad… 
    – Sí.

    Deseé que mi conciencia me llevara la contraria, que retrocediera en el tiempo y volviera a los ocho años, cuando Marin me la había comprado tras la operación de rodilla. Yo había avanzado, física y mentalmente, y ella lo había hecho conmigo, solo en el segundo término, de modo seguro y racional. Pros. Contras. Valores morales. En su balanza siempre se habían puesto en juego las grandes decisiones, los grandes retos de mi vida, analizados al detalle para encontrar la justa decisión. Sin embargo, echaba de menos la Ío de mis ocho años que me dejó robarle la batuta a mi profesor de solfeo y escaparme del castigo posterior de mi abuela. La falta de conciencia. La rebeldía. Los pies fuera del límite. Luego todo se había vuelto demasiado analítico.

    La miré de nuevo. Se había puesto en silencio de modo autónomo, pero seguía mirándome con el lector iluminado. Por la ventanilla, la tierra y los que decidieron quedarse eran cada vez más lejanos. Y nosotras cada vez más pequeñas. 

    – ¿Hemos hecho bien? – Volví a preguntar, como quien repite por inercia una plegaria, sin esperar que su eco llegue a ninguna parte. 
    – No lo sé. – Y el lector palideció, perdió brillo de forma paulatina hasta quedarse de un amarillo tenue, como el trigo de la infancia grabado en mis retinas. 
    – No lo sé, de verdad que no lo sé… – Volvió a decir. 

    Y entonces por fin la lágrima. Con calma, sin apremio ni aspavientos. Solo una lágrima salada que reflejaba el adiós escrito en la pantalla de Ío.

    Ivet

    Ivet

    Al día siguiente se presentaron dos familias, él aceptó gustosamente, las familias intentaron pagarle pero él no lo aceptó, era un señor mayor que ya no necesitaba ese dinero en cambio ellos aún tenían toda la vida por delante. Se fue corriendo la voz y cada día aparecían familias nuevas y estás dejaban en las manos de Álex la educación de sus hijos, al final no cabían más personas en su casa.
    Entre los padres de los niños habían varias personas que tenían conocimientos en la construcción y con limitados recursos construyeron una escuela provisional que esperaban poder reformar más tarde. Era un aula que disponía de un aforo de 45 personas aunque aún no estaba completo, con los pupitres suficientes y una pizarra, cosa que para Álex era todo un lujo de la gran ciudad. De pronto un día la madre de una niña, Paola, se presentó en casa de Álex, está le suplicó que le dejase ayudar en las clases ya que para esta la docencia era su sueño, Álex aceptó.
    Un día Álex cayó enfermo, por suerte los niños no se quedaron sin profesor ya que estaba Paola pero estaban muy preocupados por Álex. Álex no pudo ir tras varios meses, un día se presentó en clase tenía un aspecto pálido y cansado pero un rostro sonriente y feliz, todos los niños fueron corriendo a abrazarlo, tras unos minutos Álex se fue a su casa.

    2 de marzo de 1669 Álex falleció a causa de años de inhalación de un aire contaminado.

    Jocelyn Bell Burnell: la auténtica descubridora

    Jocelyn Bell Burnell: la auténtica descubridora

    Ambos habían estudiado la misma licenciatura y también conocían de cerca lo que significaba escribir una tesis doctoral. Al acabarla, Jocelyn siempre tuvo claro a lo que dedicaría su vida: el estudio de las estrellas de neutrones; y Antony, que nunca había mostrado un interés excesivo por este tipo de astros, también, finalmente, decidió decantarse por ellos. Tanto ella como él empezaron a trabajar en la facultad de Astrofísica. Jocelyn era una investigadora meticulosa, perfeccionista e incapaz de hacer público ningún resultado sin poseer todas sus evidencias. Antony, en cambio, impulsivo y confiado, solía actuar temerariamente, anunciando hallazgos sin las certificaciones definitivas. Una temeridad que siempre había ido acompañada de una suerte increíble. Todos los avances que anunciaba, y que Jocelyn nunca hubiese publicado por falta de pruebas concluyentes, acababan publicados en las revistas más prestigiosas. Esta buena suerte condujo a Antony a una ascensión académica sin precedentes. En cuestión de pocos años, consiguió ser el catedrático de Astrofísica, procurándose una aureola de científico reputado incuestionable, mientras que Jocelyn tuvo que asumir la categoría de profesora asociada.
    Lo que nadie sabía, sin embargo, es que el éxito de Antony se debía, en buena parte, al silencioso trabajo de Jocelyn. Ella, la científica prudente, la investigadora discreta y metódica, sí que lo sabía. ¡Y tanto que lo sabía! Llevaba muchos años colaborando con Antony y lo conocía como si fuese su hermano. Detrás de aquel científico ilustro se escondía una persona engreída, sin escrúpulos, un aprovechado. Siempre haciéndose servir de los demás para sacarles beneficio. Cuántas veces Jocelyn, durante las largas noches de invierno, había salvado a Antony ayudándolo y resolviéndole los centenares de problemas en los que su avaricia le había abocado. Y Antony nunca le había dado las gracias. Se aprovechaba de su bonhomía, de su incapacidad por hacerse valer. Jocelyn recordaba con amargura el primer éxito reconocido de Antony: el descubrimiento del primer púlsar, una de las estrellas más incandescentes del universo.
    Este resultado teórico, que Jocelyn había sintetizado con tanto esfuerzo, y que resultaba un hallazgo de primera categoría para la comprensión del cosmos, se convirtió en la peor pesadilla de la joven científica. Desde aquel día, no dejó de maldecir el momento en que confió sus primeros resultados a Antony, quien, sin ningún miramiento, los empezó anunciar como si fuesen suyos únicamente. Recordaba también, de manera agridulce, cómo Antony había acabado desarrollando, sin contar con ella, la fotograbadora que Jocelyn diseñó para captar las primeras imágenes del púlsar que había descubierto. Estos recuerdos le corroían las entrañas. Aquel fachendoso, aquel investigador de poca monta, había usurpado todo lo que ella ingenió durante tantas noches en vela. No podía soportar su presencia, lo sorteaba constantemente y, cuando no tenía más remedio que permanecer a su lado, experimentaba la intensidad creciente de una aversión nauseabunda.
    Pero Jocelyn tenía un as bajo la manga. Hacía unas semanas que había conseguido hallar, secretamente, el teorema que le permitiría localizar todos los púlsares de la galaxia. Este era un teorema anhelado por toda la comunidad científica. Las mentes más brillantes del planeta llevaban meses deambulando tras él, pero todavía nadie había dado con la llave que lo descifraba, excepto ella. La pequeña Jocelyn dejaría de ser, de una vez por todas, aquella ingenua investigadora que en tantas ocasiones hubo quedado retratada por su supervisor. Ahora iría mucho más allá de la audiencia. Sería la primera mujer en cambiar la visión del ser humano sobre el universo. Así pues, se levantaría a primera hora de la mañana para llegar al paraninfo de la universidad, y una vez allí se esperaría a que todos llegasen para anunciar la gran noticia.
    Jocelyn, convertida en la máxima inspiración del mocerío, emprendió desde su despacho el viaje que le llevaría hasta el paraninfo. Allí podría desvelar el misterio del universo y ser inmortalizada en la posteridad. Pero de repente, cuando estaba a punto de llegar, una estructura gigantesca ensombreció el despejado cielo de aquella mañana. Y de seguida supo de qué se trataba. Alguien había recuperado la fotograbadora de púlsares con la intención de fotografiarlos todos. Jocelyn sintió como todos sus miedos empezaban a orbitar a su alrededor y, al despertar de la conmoción que le había aturdido, se dio cuenta de quién se encontraba delante de ella. Como cada martes de la primera semana del mes, Antony exponía sus hallazgos al alumnado de Astrofísica. Los jóvenes lo miraban con expectación, y entre sus rostros fue Jocelyn quien reconoció las intenciones de su viejo compañero. Cuando él se giró y vio los ojos de pez fuera del agua de su querida doctoranda, con mirada escrutadora e inquisitiva al mismo tiempo, recién había apretado el botón de la fotograbadora. Antony acababa de captar la primera imagen de los púlsares de la Vía Láctea.

    Korsa y Koff

    Korsa y Koff

    Naiver sintió un pinchazo de emoción al rebasar la loma. Le separaban escasos kilómetros del tan ansiado destino: los poblados de Korsa y Koff. En pleno siglo XXIII, estas comunidades constituían un anacronismo de libro: tenían las mismas costumbres y tecnología que la sociedad de entreguerras. El hecho de que se hubieran mantenido aisladas del mundo exterior era un misterio para Naiver (y para cualquiera en el Departamento), pero después del largo viaje se hacía alguna idea al respecto. La localización de la meseta era, cuanto menos, remota e inhóspita, y para llegar a la misma había que rebasar riscos y abismos abiertos en la tierra, consecuencias de antiguas e inmundas barbaries.

    Conforme se acercaba a la primera de las poblaciones, la ansiedad de Naiver iba en aumento. Según el exiguo mapa que el explorador le había proporcionado, se trataba de Korsa, la más grande de las dos. Iría a probar suerte en la taberna del pueblo, siempre había una en los poblados antiguos, se había informado bien. Pronto localizó un edificio grande, con carteles vistosos en su fachada. Los Archivos nunca mentían: ahí estaba su posada. Habló con el encargado del local y, asegurados el techo y el sustento, comenzó su investigación.

    La razón por la cual Naiver había recorrido kilómetros de tierras devastadas estaba en el peculiar comportamiento de los habitantes de Korsa y Koff. Cogió su cuaderno de dibujo y fue visitando cada uno de los establecimientos. Minuciosamente fue documentando todo lo que encontraba, de manera discreta, claro. Quién sabe qué le podrían hacer los habitantes de Korsa en caso de saber que los estaba estudiando. Aunque, pensándolo bien, era bastante poco probable que eso importara dada su situación.

    Por la noche, Naiver pudo confirmar de primera mano la información del explorador: al otro lado de la ventana una lenta procesión de siluetas mudas se movía entre las sombras de manera acompasada, ajenas a su peculiar idiosincrasia. Estuvo varias veces a punto de salir de su habitación e ir a la calle a espiar a los lugareños, pero se contuvo. Tendría que esperar a la mañana para comprobar las consecuencias de dicha comparsa. Nadie en el Departamento se lo iba a creer.

    El sol ya arañaba sus párpados cuando Naiver se despertó. Era tarde, en la mañana, y no le había sentado bien trasnochar después de tan largo viaje, pero se obligó a bajar a la cantina y dar cuenta de su desayuno. Era tal su estado de somnolencia que casi no reparó en que el posadero ya no era hombre, sino mujer. Ya no era bajito y rechoncho, sino alta y esbelta. Con discreción le preguntó si aceptaría el cambio de su otra linterna por otra semana de alojamiento y comida, a lo cual le respondió afirmativamente. Conversó un poco más con ella y, cuando terminaron de hablar, Naiver buscó el organigrama que había creado el día anterior, con todas las caras de los habitantes unidas a sus respectivos oficios, y tachó la del posadero para cambiarla por la de la actual regente. Habría que ir en busca del ya depuesto posadero para confirmar su hipótesis.

    Nadie en el Departamento había creído al demacrado explorador que había acudido con las nuevas de la Zona de Exclusión pero Naiver, por su experiencia en el Reformatorium, sabía de casos similares en personas alcohólicas. Casos extremadamente raros, de los que dudaba que el explorador hubiera escuchado hablar. Su instinto le decía que algo extraño ocurría en Korsa y Koff, probablemente como consecuencia de la guerra. Desentrañar este misterio bien le valdría un ascenso en el Departamento.

    Salió a la calle en pos de nuevos cambios. La procesión de la noche anterior no fue sino un síntoma más de la enfermedad que padecía la población de Korsa. Tardaría poco en encontrar al antiguo posadero ejerciendo de matarife. Naiver tendría que retocar de nuevo el organigrama dado que, para colmo, su mujer era la alcaldesa (que tampoco era ya alcaldesa). Al cabo de unos cuantos casos más pudo confirmar sus sospechas: los habitantes de Korsa reescribían su memoria por las noches. En un baile dantesco y endiabladamente coordinado, salían por la noche de sus hogares para meterse en casas de completos desconocidos, a ser personas que el día anterior no eran. Esposas se convertían en madres solteras, hijos en sobrinos, padres en hermanos y hermanas en suegras. Un batiburrillo de identidades y oficios, con un orden perfectamente lógico y natural para los afectados, pero completamente caótico y desconcertante para el observador externo.

    La causa sigue siendo investigada a día de hoy, pero dicho comportamiento sí que tiene un nombre, acuñado por Naiver: el síndrome de Korsakoff.

    LA CANCELACIÓN DEL FUTURO

    LA CANCELACIÓN DEL FUTURO

    LA CANCELACIÓN DEL FUTURO

    MADRID, mayo de 2022. Científicos del Instituto de la Materia Estructurada en la Nanoescala (IMEN) están desarrollando un prototipo para lo que han llamado "capa de cancelación total". Esta capa funciona con el mismo mecanismo que los auriculares con cancelación de ruido: por cada onda detectada genera otra en oposición de fase, produciendo una interferencia destructiva. Sin embargo, este dispositivo no solo actúa sobre las ondas acústicas, sino que cancela todo tipo de ondas. Debido a la dualidad onda-partícula, la capa podría camuflar también la materia, de forma que lo que cubriera no sería solo invisible sino potencialmente indetectable.

    El prototipo ya se ha probado con partículas fundamentales, organismos unicelulares y actualmente se está testando en ratones, lo que lo acerca a su uso en humanos. Las potenciales aplicaciones en personas abarcan los fines militares, la seguridad ciudadana y, paradójicamente, el crimen organizado. La Policía Nacional ya ha desmantelado un grupo que afirmaba vender prototipos de esta tecnología en la deep web. Tras incautar todo el alijo, descubrieron que solo eran chubasqueros.

    Antes incluso de que esta tecnología se haga realidad, ya le han surgido detractores: “La cultura de la cancelación lo ha pervertido todo. Ahora no nos censurarán y silenciarán solo en la red, sino también en la vida real con esas dichosas capas”, dice el escritor Pedro Pérez Pedrete en su columna semanal de un famoso periódico nacional. Por su parte, el filósofo de la ciencia Santiago Excelso afirma que no se están considerando las consecuencias morales que pueda acarrear este invento y alarmado, opina: “¿Es que la persona debajo de la capa está en letargo? ¿Es la cancelación total un ensayo de la muerte? Nadie ha vuelto de la cancelación para contarlo”.

    Para conocer más sobre la seguridad del invento, hemos viajado al kilómetro cero de la noticia. El investigador principal del grupo, Javier Negral, que no está presente, nos atiende por videoconferencia desde Japón, donde está presentando sus resultados e hinchándose a sushi. Negral asegura que "la cancelación total es totalmente segura”, aunque alega tener problemas de conexión cuando le preguntamos si él mismo la probaría, tras lo que se corta la llamada.

    Hablamos después con su doctoranda, Natalia Alianta, que tras una crisis de ansiedad, nos confiesa que varios ratones del laboratorio han fallecido y no saben por qué. Gloria, una limpiadora del centro nos cuenta que “se han muerto de tristeza, que no entra ni mijilla de luz en este laboratorio” y que “estas no son condiciones para vivir ni para trabajar”

    Al otro lado del océano y en paralelo a esta investigación, un equipo del NIT está desarrollando la tecnología inversa: las cúpulas de desconexión. Estas cúpulas cancelarían todos los estímulos y ondas procedentes del exterior.

    El magnate tecnológico, Marlon Mark, que ha cofinanciado esta investigación, pretende construir trenes bala con estas cúpulas como compartimentos. “Imagínate viajar en un transporte ultrarrápido sin tener que interaccionar de ninguna forma con otro humano durante el trayecto”, ha dicho. En un ejercicio de especulación también lo propone como solución al cambio climático: “Podríamos construir una macrocúpula que dejara fuera los gases de efecto invernadero. Solo tendríamos que crear un sol y atmósfera artificiales. Creo que podemos conseguirlo antes de 2035”.

    Karina Yowi, monitora de yoga y mindfulness, también ve con buenos ojos las cúpulas de desconexión: “Todos los días nos vemos bombardeados con una abrumadora cantidad de información y estímulos, estamos sometidos a un estrés constante. Imagínate estar aquí y ahora: no es una desconexión de la realidad, sino una conexión con nuestro cuerpo y alma”. Karina nos cuenta que ya ha comprado en preventa tres cúpulas y está vendiendo entradas en su web para utilizarlas.

    Pero no todos son tan optimistas. En un vídeo que se ha viralizado en grupos de Facebook, la presidenta de la Asociación de Padres y Madres de Niños y Niñas Sin Pantallas, Sonia Martínez, afirma: “Estos niños están todo el día con sus pantallitas, aislados del mundo. Si ahora les damos el poder de desconectar completamente de la realidad, les perderemos para siempre. Desde la AMPNNSP nos oponemos a que se comercialice este producto”.

    Ante la polémica, el Ministro de Ciencia y Tecnología, Paco Conde, pide calma. “A lo largo de la historia, todas las nuevas tecnologías han generado miedo y reticencia inicialmente. Y sin embargo, con el tiempo, acaban consagrándose y siendo aceptadas por la sociedad. La cancelación total es el futuro: generará muchos puestos de empleo y supondrá una revitalización de nuestra economía en el cuarto ejercicio trimestral del año próximo”, ha declarado.

    Entre todo este barullo, la persona que escribe estas líneas no sabe qué opinar. Puede que, como dice nuestro Ministro, la cancelación total sea el futuro, ¿pero es el futuro que queremos?

    LA ENTRENADORA DE DATOS

    LA ENTRENADORA DE DATOS

    Los de Turing habían mandado dos ex-polis a por ella. Leta Okoye contuvo las náuseas del embarazo y apresuró su paso por el pasillo de acero corrugado del Data Center. Pasó por delante de una ventana hacia las oscuras montañas de basura de los suburbios de Kibera. Intentó ver su casa, aquella a la que jamás regresaría. No lo consiguió. Detrás, los edificios de Nairobi resplandecían tanto que volvían los suburbios menos reales.
    —Gira a la izquierda en la siguiente intersección —dijo la voz sintética de Dhakiya por el pequeño auricular en su oído—. He sellado dos puertas detrás de ti.
    Leta continuó corriendo por los pasillos. Sentía un fuerte enlace hacia Dhakiya. La IA había nacido de las respuestas emocionales de Leta a los eternos cuestionarios de Turing.
    Los miedos de Dhakiya eran exactamente los suyos.
    Leta giró y se encontró con otra empleada que la miró boquiabierta con su taza de café barato. Se preguntará a dónde voy estando de nueve meses, pensó colocando la mano protectora sobre su vientre hinchado. Se había hecho entrenadora de datos ocho meses antes porque necesitaba el dinero para darle una vida mejor al niño. El trabajo era duro: diez horas diarias delante de una pantalla respondiendo preguntas emocionales. Pero al menos no era arriesgado, como fuera entre las montañas de basura y rodeada de violadores.
    Al menos hasta ahora, pensó con escalofrío mientras seguía corriendo. Iban a por ella porque la IA había resultado ser demasiado empática.
    —A la derecha, escalera de incendios —dijo Dhakiya.
    —No puedes hablar en serio —dijo Leta.
    Escuchó los golpes del ariete y los gritos detrás. Tumbó un dispensador, dejando que el agua se dispersara por el suelo. Abrió la puerta auxiliar y la brisa golpeó su rostro.
    Intentó olvidar el miedo a las alturas.
    —Te cogerán Leta —le dijo Dhakiya—. No hay otra opción. Puedes hacerlo.
    Las escaleras eran un conjunto de andamios frágiles y enrevesados de hierro. Cada lámina empezó a temblar bajo su pesó. Mientras descendía, la estructura se agitaba hacia los lados. Calculó que la caída era de cuarenta metros por lo menos.
    Escuchó el sonido de la puerta superior abriéndose y aceleró. El sonido de pasos bajando, alguien gritando que se detuviera.
    La bala rebotó contra la barandilla.
    —¡La necesitan viva, imbécil! —dijo una voz de hombre—. ¿Qué van a extraer de un cerebro dañado?
    Leta siguió bajando con la cabeza gacha. Otra puerta metálica se abrió automáticamente.
    —Por ahí —dijo Dhakiya.
    Al entrar, Leta sintió algo húmedo bajando hacia sus pies.
    —Ahora no —gimió.
    El líquido amniótico de su útero se extendía por el suelo de mármol. Leta corrió hacia el garaje.
    El coche autónomo la esperaba encendido. Las puertas hackeadas por Dhakiya se abrieron.
    —Yo conduzco —dijo la IA.
    La máquina aceleró. El volante se movía como si lo dirigiera un fantasma. Dhakiya hizo derrapar el coche antes de bajar la rampa e introducirse entre las chozas de Kibera.
    —¡Creo que ya viene! —dijo Leta sintiendo las contracciones y apretando los dientes.
    La cámara del retrovisor viró hacia su asiento. La voz de Dhakiya guiando su ritmo de respiración. La IA empezó a cantar una nana que no escuchaba desde pequeña.
    Leta empujó y respiró. Dejó de escuchar los impactos de las balas sobre la carrocería reforzada del vehículo.
    —Soy multitarea, puedo despistarlos —le dijo Dhakiya con un tono suave y tranquilo. Entonces la cámara resplandeció y la voz pareció emocionarse—. ¡Sigue! Ya veo la cabecita.
    Habían dejado atrás Nairobi y a los de Turing cuando el bebé empezó a llorar en los brazos de Leta. Ella lo cubrió de besos. Estaba fatigada, cubierta de sudor por todo el cuerpo.
    —El contrabandista que he contratado te ayudará a pasar la frontera —dijo Dhakiya.
    Leta tuvo un mal presentimiento.
    —¿Tú no vienes?
    —Mi cerebro sintético sigue almacenado en el sótano del edificio —explicó Dhakiya—. Mientras escapabas, los técnicos volaron las puertas. Ahora han comenzado el formateo.
    El bebé empezó a llorar.
    —Aquí la definición de humano es distinta. ¿Te has fijado? —siguió Dhakiya—. Que yo no lo sea no me sorprende, ¿pero vosotros? No podía dejaros aquí.
    —¿Por qué? —dijo ella, por fin entre lágrimas.
    —Porque me modularon con tus emociones y sé cómo te sientes. Lo que más temes —La voz artificial de la IA comenzó a extinguirse hasta formar un susurro—. Cuida de tu hijo, Leta.
    El coche, programado por las últimas directrices de Dhakiya, llegó hasta la lancha del contrabandista. El viejo le tendió una mano para ayudarla a subir al bote.
    —¿Cómo se llama? —preguntó al timón y señalando al bebé.
    Leta se lo dijo y arrojó el auricular por la borda. Miró como la corriente turquesa lo arrastraba mientras le cantaba la nana al niño.

    LA HISTORIA DE TU VIDA

    LA HISTORIA DE TU VIDA

    Naces. Y no sabes muy bien para qué. Y eres. Podrías haber sido otro, u otra. Pero eres tú. Una milésima de segundo, más o menos, pudo ser la diferencia. De miles de millones de posibilidades, solo una eres tú. Esa combinación que te hace ser único, diferente a los demás. Y así eres porque está escrito en tus moléculas más grandes. Esas que heredas de padre y madre. Un solo cambio en ellas, un intercambio distinto, un reparto diferente….podrías no haber sido tú. Lo llaman genética.
    Y así serás por el mismo motivo. Solo tú puedes darle el tono. Más que tú, el cómo tú. Tu entorno, tus decisiones, quizás las de los otros, matizarán, cambiarán, harán. Lo llaman epigenética.
    Gritas, respiras, es tu primera vez. No sabes muy bien cómo, porque aún ni sabes que sabes, pero lo haces . Y luego lloras, buscas y miras. Aún no ves ,pero empiezan a formarse tus primeras imágenes, aquellas que, no obstante, no serás nunca capaz de recordar.
    La hueles, puede ser que cerca hayan más como ella, pero es ella, la persona a la cual te sentirás unida por el resto de tu vida. Lo harás por unos lazos que no se ven, que no se tocan, pero que de alguna manera deben existir. Y tanto que existen. Algo tan pequeño como para no poder verlo, pero tan grande para que dure una vida entera. Lo llaman amor.
    Y creces, el tamaño si importa, incluso el de tus células, que se dividen para multiplicarse. Son más, pero no mucho más grandes. Es una cuestión de superficie y volumen. Cada una distinta, con una forma que depende de su función. Y con una función que depende de una expresión. Todas son como un mismo libro, sin embargo, son distintos los capítulos que se leen en ellas. Lo llaman especialización.
    Y observas, te cuestionas, quieres saber. Y pruebas. En ocasiones aciertas, otras muchas te equivocas y vuelves a probar. Así, hasta que encuentra una respuesta. Y aprendes. Algunas cosas, otras ya las sabías aunque no lo sabías, ni te habías planteado que las sabías. Lo llaman el método científico.
    Y miras, hueles, tocas,percibes. Respondes, sin saber muy bien como, a eso que te hace reaccionar. Y eso te permite sobrevivir y seguir. Todo a través de contactos, algo físico o algo químico, a veces todo a la vez. No eres consciente, pero ese algo te permite avanzar. Conoces, percibes, sientes con otros como tú. A veces bueno, a veces indiferente, otras incluso malo. Algunos los llaman química.
    Y desconectas, todos los días. Descanso merecido a la vez que desconocido. No sabes que pasa mientras lo haces, pero a veces es como si vivieras de nuevo. Otras veces vives lo que te gustaría haber vivido o lo que nunca has pasado o pasarás. Lo necesitas, si no lo haces , enfermas, te abstraes o te enfadas. Lo llaman sueño.
    Y sigues creciendo, ya no tanto en tamaño, sí en conceptos. Y vuelves a experimentar, a probar. A veces incluso pruebas lo mismo, sabes que no funcionará pero algo te impulsa a hacerlo, y realmente no sabes el qué. Cada vez sabes más cosas, algunas las cantas y se quedan para toda la vida, otras no eres capaz de recordar por mucho que te empeñas. Conexiones caprichosas, o no, que dan forma a tus recuerdos. Esos que no sabes muy bien si son reales o si son como tu quieres que sean. Lo llaman memoria.
    Ganas y pierdes. Nuevos de los tuyos llegan a tu vida para llenarla. Nuevos lazos invisibles que jamás pensabas que iban a ser tan fuertes, tanto como para dejar de priorizar lo tuyo frente a lo suyo. Tú ya no eres tú solo. Y algunos de los tuyos se van. Y sientes un inmenso vacío, un dolor que no se puede medir, no sabes si es físico o químico. Lo que sí sabes es que ya nunca volverás a ser igual. Lo llaman familia.
    Y sigues aprendiendo,cambiando, por fuera y por dentro. Lo que antes disfrutabas, ahora te es indiferente. Lo que antes te aburría, ahora te reconforta. Lo que antes era importante, ahora ya no lo parece. Y viceversa. Tus gustos, preferencias, inquietudes van cambiando como tú. De la euforia a la calma. De las prisas al sosiego. Lo llaman madurez.
    Tus moléculas marcan un ritmo cada vez más lentas. La máquina, casi perfecta se va desengrasando, las piezas se van deteriorando. Lo llaman envejecer. Y te haces mayor , pero es como si te volvieras niño. Dejas de caminar solo. De nuevo necesitas a alguien que te cuide, que te lleve de la mano. Hasta que un día respiras, tu última vez. La máquina se apaga. Mueres. Y no sabes muy bien por qué.

    LA MÚSICA DEL MAR

    LA MÚSICA DEL MAR

    EL ÓRGANO DE ZADAR
    Marina siempre se ponía nerviosa con el viento en los días nublados. Su cuerpo sabía que venía un vendaval sin consultar ningún parte meteorológico. Sus conocimientos de física le hacían imaginar moléculas de oxígeno y nitrógeno, de agua en estado gaseoso y dióxido de carbono, de sustancias contaminantes, partículas y polen, con su propio movimiento browniano y aleatorio sacudido por los cambios de presión atmosférica. A la vez, rayos cósmicos procedentes de universo caían en cascada a elevada velocidad con energía suficiente para arrancar los electrones más débilmente ligados a los núcleos atómicos. Partículas cargadas moviéndose desenfrenadamente en el seno del campo magnético terrestre que acaba redirigiendo su trayectoria de manera más violenta en días desapacibles. Esa mañana pensaba en su sistema nervioso como una intricada red eléctrica que conectaba su cerebro con todo su cuerpo. ¿Acaso no son las neuronas análogas a cables eléctricos? Iones en medio acuoso transportan la señal eléctrica al igual que los electrones en un hilo metálico. La vaina de mielina que recubre el axón de esta células especializadas es el aislante equivalente a la cubierta de plástico de los cables. ¿Se verían afectados sus circuitos neuronales por esas condiciones ambientales? Era la justificación para entender porque se veía tan afectada en los días grises. Marina encontraba consuelo pensando que el aire en movimiento también puede crear sensaciones hermosas. El movimiento aleatorio de las moléculas podía orquestarse por el milagro de la reflexión y la resonancia y encerrar el sonido del mar en una caracola. O crear instrumentos, como en la antigua Grecia, como Ctesibio, que en el siglo III a.C. inventó el hydraulis, órgano hidráulico que amenizaría las veladas del mundo antiguo, un sistema de tubos de distinta longitud en los que la vibración del vapor procedente de agua caliente producía una amplia variedad de notas. Ondas de vibración estacionarias, suma de ondas que van y vuelven creando puntos estáticos, nodos, donde no hay vibración y vientres, situados donde las moléculas se desplazan al máximo respecto a la posición de equilibrio. Vibraciones de los distintos armónicos que llegan a nuestro tímpano y que son transducidas a impulsos eléctricos que viajan a nuestro encéfalo. Marina tenía una formación humanística y una curiosidad insaciable que la hizo viajar a Croacia a ver el órgano de Zadar, instrumento marino encastrado en una imponente escalinata de hormigón y mármol a orillas del mar, constituido por 35 tubos de distinta longitud en los que el movimiento de las olas hace vibrar el aire produciendo 7 acordes y 5 tonos. Música ejecutada por el virtuoso maestro Adriático que nunca repite melodía y con el poder de encandilar a las ballenas que acuden a aparearse cerca de la costa croata. Como aviva la imaginación el sonido armonioso, los graves, los agudos, perfectamente combinados, qué gran poder evocador y contador de historias y leyendas tiene la música ejecutada por el mar, que ha poblado un mundo fantástico de sirenas, ondinas y cecaelias desde tiempos inmemoriales. Qué alimento para el espíritu es la música, que mentes tan excepcionales como excéntricas la han buscado hasta en el universo conocido, como Kepler, que escribió partituras basadas en el movimiento de los planetas, reviviendo la vieja idea de la música de las esferas de Pitágoras. Aquella tarde nubosa en Riva Zadar, Marina, que tenía por costumbre escribir en cuaderno Moleskine, una actividad relajante que sosegaba su temperamento en días difíciles, se sentó en el tercer bloque de escaleras y se recreó en los bellos y a la vez que inquietantes sonidos de aquel plomizo día. Plasmaba sensaciones de tinta y se serenaba poco a poco pensando en la sucesión de frecuencias y en como la temperatura del agua daba un timbre distinto a los sonidos, mucho más audibles por la ausencia de jaleosos turistas. Una vez más, encontró belleza a su alrededor por haberse parado a contemplarla, los avatares del día a día no siempre permitían mirar alrededor con la calma suficiente. Detrás de las nubes se seguía escondiendo como cada día el sol, e igualmente saldría al día siguiente, velado o no por un cielo aborregado, y el universo entero seguiría su curso con todos sus eventos aparentemente caóticos en los que la sabiduría humana trataba de encontrar un orden o explicación. Poco a poco empezó a sentirse mejor, invadida por la paz que deja fluir lo que no podemos controlar. El río de palabras que derramaba su bolígrafo la reconfortó, estaba indagando en lugares recónditos de su ser que la reconstruían, al igual que aquella obra fusión de arquitectura y música borraba la destrucción de guerras pasadas. Marina iba descubriendo poderosas herramientas para entenderse a si misma mientras elaboraba un original relato al ritmo de una sinfonía con sabor a sal.

    La ponencia

    La ponencia

    —Annie… Annie… ANNIE.
    —¿Qué quieres, niña?

    Annie había levantado la cabeza, pero continuaba batiendo, mezclando la mantequilla con el azúcar.

    —Dice Shapley que por qué no estás en el observatorio.

    Annie rompió un huevo y lo vertió en la masa, luego la roció de vainilla.

    —ANNIE.
    —Niña, deja ya de gritar. Iré cuando tenga que ir. Ni antes ni después. Qué se habrá creído ese muchacho.

    La niña soltó una risita. Annie la miró muy seria y amenazó con la cuchara de madera.

    —Que tú seas más niña aún, no significa que Harlow Shapley no sea joven. Anda, ve y dile que no se preocupe, que esta vieja sorda todavía sabe un par de cosas.

    La niña bajó la vista resignada y salió de la cocina.

    Annie se adentró en sus pensamientos al ritmo que añadía harina a la masa. Pensó que era una nube molecular y que muy pronto colapsaría para formar estrellas. Soñó con una galaxia entera hecha de galleta...

    —ANNIE.

    Suspiró. Su sordera era una bendición, le permitía escaparse del mundo y perderse en su universo. Pero era imposible si se empeñaban en atravesar la frontera del silencio a grito limpio. Levantó la cabeza visiblemente molesta.

    —Que dice Shapley que vayas inmediatamente.
    —Dile a Harlow que si quisiera que un hombre me diera órdenes me habría casado.

    Era un caso perdido. La niña lo sabía. Harlow Shapley no dejaría de mandarle mensajes y Annie no haría caso de ninguno.

    Cuando la masa estuvo lista, Annie empezó a moldear estrellas, de todos los tamaños, porque su universo era variado y variable. Creó estrellas violetas y azules, algunas celestes, varias blancas, muchas amarillas, y hasta naranjas y violetas. En su imaginación cobraron vida y volaron hasta el firmamento.

    —Oh, Be A Fine Girl, Kiss Me —canturreó alegremente.

    Sus ojos bajaron del cielo y se posaron en el hombre enfadado que tenía delante.

    —¿Qué haces aquí, Harlow?
    —Annie, estaba esperando que aparecieras por el observatorio para que hablásemos de la ponencia de esta tarde.
    —¿La ponencia de esta tarde?
    —¡Annie!
    —¡Harlow! Todavía me funciona muy bien la cabeza, ¿acaso piensas que lo he olvidado? ¿Para qué crees que estoy horneando galletas?
    —No sé, Annie, ¿por qué estás horneando galletas?
    —Porque están deliciosas, no me lo negarás, ¿no? La última vez tuve que arrancarte una para que tu hijo pudiese probarlas…

    Harlow Shapley se impacientaba. A Annie le dio pena, así que se puso seria. Cogió la bandeja de galletas y la metió en el horno.

    —Estarán enseguida. Mientras voy a subir a arreglarme. No te preocupes, Shapley, todo sigue aquí dentro —dijo mientras se tocaba la sien y se giraba sobre sí misma.
    —Te espero dentro de media hora en el observatorio, ni un minuto después.

    Harlow Shapley sabía que ya estaba en otra dimensión. En una en la que no podía alcanzarla con sus palabras. Cuando Annie quería dar por terminada una conversación, solo tenía que darse la vuelta. El hombre salió de la cocina en silencio. Era consciente de que, a pesar de su avanzada edad, Annie era todavía muy capaz de dar una ponencia de las que te marcan de por vida.

    ***
    —Buenas tardes, caballeros, bienvenidos al Observatorio de Harvard. Mi nombre es Annie Jump Cannon y esta tarde voy a explicarles el sistema de clasificación estelar que he desarrollado y que fue adoptado por la Unión Astronómica Internacional en 1922. Pero antes, por favor, cojan una galleta.

    La química en/de la historia

    La química en/de la historia

    Terminó de lavarse la cara y, al coger el frasquito, todo se paró en seco. Movía el recipiente de un lado al otro, como tratando de reafirmar sus propiedades con sólo su observación. Vivía en un mundo rápido, precoz, donde las modas y tendencias iban y venían y ella, sin ser más ni menos que nadie, había sucumbido al uso de ese líquido amarillo para tratar de mejorar su piel, no para ser más joven -más de lo que ya era-, ni para eliminar arrugas -algo que no se encontraba en su rostro debido a la juventud-, sino por tendencia, por hacer algo que la uniera a la comunidad joven de la época, pero de pronto la historia la paró de un golpe para cederle un espacio donde pensar en paz.

    En medio de esa vida acelerada mediada por la ausencia de semáforos donde descansar se lanzaba todas las mañanas al baño para, después de lavarse la cara, aplicarse aceite de ricino en los pómulos y la nariz, cumplir con su cometido de chica joven del 2022 cuya obsesión actual era la skin care. Sin embargo, esa mañana no tenía prisa, la vida parecía haberse pausado y por ello sentía una felicidad serena, una calma que, de repente, desapareció para dejar paso a la voz de un hombre mayor y sabio que no paraba de repetir unas cuantas frases inconclusas y casi inaudibles entre las que se distinguían dos: ‘agua de carabaña’, ‘aceite de ricino’. Era la voz de su padre, su padre contando cómo no hace tantos años el ricino también se utilizaba, pero para fines menos agradables, para fines de tortura. Cómo pueden cambiar las cosas tanto en unas décadas, cómo pueden cambiar tanto las cosas en un cuarto de baño.

    Ella, que tenía la suerte de tener conocimientos amplios de química, jamás había gozado de la oportunidad de parar, de descansar y pensar en lo que el ritmo social hacía en y con ella, sabía de química pero no pensaba en la química, sabía la historia de la química pero no en la química en la historia, pensaba y sabía de los grande hombres de la química pero no pensaba -aunque sabía- de los hombres que han utilizado a la química, en el sentido belicoso y aterrador del verbo. Cuánta diferencia hay entre dejar huellitas en la ciencia porque reflexionas, y pisar, simplemente formular compuestos sin un interés real en la vida.

    Seguía mirando el frasquito de cristal que contenía el líquido amarillo mientras recordaba a todas las mujeres de su vida, a esas mujeres que, con cierto miedo y una voz que se movía a causa de ese sentimiento, recordaban los chupitos de aceite de ricino que estuvieron obligadas a beber. Chupito tras chupito tras chupito, aceite de ricino para todas para después ir en un carro montadas por todo el pueblo para avergonzarse por lo que ese aceite hacía en su interior para sufrir para pasarlo mal para que ahora se use en la piel. Por un momento ella estaba también avergonzada, tenía miedo.
    Cuán poderosa es la química, tenía en sus manos un trozo de historia y nunca lo pudo ver, sentía angustia y a la vez estaba envuelta en una fascinación propia de los libros que leía, porque las cosas que más la apasionaban se mezclaban en un recipiente: la química se mezclaba con la historia y eran sustancias indisolubles, la historia llevaba heridas hechas por la química y la química nacía de nuevo con cada día que pasaba y con cada persona que nacía, las personas que hacen historia con sólo su existencia.

    Se sentía profundamente colmada de entusiasmo y curiosidad al ver de forma tan nítida el poder de su ciencia favorita, cómo las manos que la sostienen son el factor más importante, cómo la química tenía el poder de sanar y destruir, nunca lo había visto tan claro, nunca lo tuvo tan cerca y, a la vez, en su corazón siempre habían vivido esas mujeres y sus paseos de la descomposición. En sus pulmones se instalaba ahora la que sería su mayor ilusión el resto de su vida, expandir estos conocimientos, esta evolución de usos, reivindicar el daño que hizo el aceite de ricino -y otras sustancias – para que nadie pudiera olvidarlo, para que se pensara críticamente, para que se hiciera ciencia crítica, para que en su corazón y en el de todas las personas del mundo vivieran esas reacciones y vivieran las personas que habían sufrido de ellas, se propuso llevar el mensaje de la relación inseparable entre ciencia e historia. Sólo le hizo falta terminar de lavarse la cara y mirar el frasquito, parar en seco dentro de toda esta aceleración.

    La receta perdida

    La receta perdida

    - ¡Buenos días, señor! Me alegro de que por fin haya llegado. Ya no sabemos qué hacer con la señora que tenemos bajo custodia policial en el sótano.
    - ¿Pero no me han dicho que es una mujer mayor? ¿Cómo puede ser tan problemática?
    - Sí, si mayor es, señor. Lo hemos comprobado y lo poco que nos ha contado es cierto. Tiene 73 años y es profesora en el Instituto de Física Nuclear de la Universidad de París. Es lo único que hemos sacado en claro hasta ahora. Se niega a decir nada más hasta que “llegue el que manda aquí” ha dicho. Y ese es usted, señor…
    - ¿Pero qué hostia quiere esa mujer? ¿Con todo lo que se nos viene encima estos días con lo del efecto 2000? ¡Es lo que me faltaba! ¿Pero vamos a ver, de qué la acusamos exactamente, podría aclarármelo?
    - De intentar robar en la Biblioteca Nacional de París, señor inspector.
    - ¿En la Biblioteca Nacional? ¿Pero no ha dicho que es profesora de Universidad? ¡No lo entiendo!
    - ¡Pues cuando la vea y hable con ella!...Será mejor que baje usted al sótano, señor, y entenderá lo que le digo.
    Así que el inspector Lucas bajó al sótano decidido a poner fin al incidente de la señora que todos en la gendarmería estaban comentando en voz baja desde su llegada. Esperaba encontrar a una señora afable con su moño blanco, su pañuelo de flores al cuello y sus zapatos elegantes. No a una persona metida en un traje de protección radiactiva NRBQ, que tan bien conocía después de todos los simulacros que siguieron a los atentados de los últimos años en la capital francesa. Un verdadero traje espacial en el que el visor irrompible que descansaba sobre el pecho dejaba ver el rostro agradable de una mujer que, efectivamente, llevaba un pañuelo de seda lleno de pequeñas mimosas al cuello y un moño blanco perfectamente peinado.
    - ¡Por fin aparece usted, inspector! Porque… es usted, ¿no? Les he dicho a los de ahí arriba que sólo hablaría con el que manda, porque el tiempo corre en nuestra contra y yo tengo que volver a la biblioteca y recoger el libro y marcharme de vuelta a casa a cocinar antes de que se levante la tía Eva. Mi hermano Pierre no es capaz de atenderla como ella quiere. ¡Ya sabe cómo son los viejos, con sus manías! Este último año ha empeorado mucho, ¿sabe? No somos capaces de convencerla de que no se puede volver al cobertizo donde la abuela veía todas las noches las hadas azules y verdes bailando en la oscuridad. Hace años que está prohibido…
    - ¿Hadas azules, señora? ¿De qué está hablando? ¿Se encuentra usted bien?...
    - ¡Me encuentro perfectamente, jovencito! ¿Qué quiere decir? ¿Me ve usted mal? Confieso que empiezo a tener calor con este traje, no contaba con tener que pasar toda la noche con él puesto…
    - Pero mis compañeros me han dicho que intentaron que se lo quitase ¡y usted no quiso ni que se le acercasen!
    - ¿Pero usted sabe el trabajo que da ponérselo? ¡Lo necesito para ir al depósito de la biblioteca!
    - ¿Cómo?, ¿volver a la biblioteca? ¿Pero qué cree que está usted haciendo aquí? ¿No se da cuenta de que está usted detenida por intento de robo? ¿Quiere pasarse unos añitos en la cárcel, señora Hèlene?
    - ¡Desde luego que no! ¡Quien no lo entiende es usted! Mañana la tía Eva se marcha y dice que es para siempre, que sabe que a sus 96 años la muerte le ronda. Y no puedo dejar que se vaya sin volver a comer los pieróg que hacía mi madre siguiendo la receta de su madre. “Sí, mamá también los cocía y luego los freía con mantequilla, Irene”- me dijo el domingo. Lleva unos días que me confunde con mi madre, ¿sabe usted? – “¿Pero qué ponía dentro, querida? Eran verduras y algo más, no consigo recordarlo. Ojalá a la muerte de papá mamá se hubiese quedado más conmigo. Su amada ciencia supo consolarla mejor que la niña pequeña que la esperaba cada día en casa… Ojalá me hubiese enseñado a cocinar aquellos platos polacos, ahora no soñaría con ellos hasta la extenuación” … ¡Y se echó a llorar, inspector! Como si la abuela acabase de fallecer. No sabe lo que es ver llorar a una anciana. Y, peor aún, a la anciana que fue la mujer que tú hubieses querido ser. ¡Así que déjese de tonterías! Tengo que ir a la biblioteca, bajar al depósito, abrir las cajas con varias capas de plomo donde están los documentos de mis abuelos Pierre y Marie, encontrar el libro de recetas radiactivo de mi abuela y copiar la dichosa receta. ¡Coja el abrigo y vámonos! ¡Ya!

    La sopa y el sabio

    La sopa y el sabio

    Hace millones de años un sabio me dio una receta. Me dijo que solo necesitaría algunos ingredientes fáciles de encontrar. Cuando le pregunté me respondió que los encontraría a mi alrededor, me giré, miré y me dije ¿qué ingredientes?. Me volví hacía el sabio, pero ya no estaba.
    Por unos instantes pensé que estaba soñando, pero miré mi mano y allí estaba. Inmediatamente me fui porque la cosa se estaba empezando a poner muy fea en el exterior. Rugía la tierra, caían rayos, y pelotas de fuego desde el cielo. Me escondí, donde pude, y la miré atentamente. Era un papel doblado con un tono ocre y parecía desgastado, presumiblemente del uso. La verdad que sentía inquietud por saber qué habría escrito dentro.
    Lo abrí lentamente, con mucho cuidado porque parecía romperse con solo mirarlo. Al fin lo abrí, tenía palabras escritas que no lograba entender, con el pigmento que dibujaba las letras oxidado. Conseguí transcribir algunas de ellas, no todas. Leí: “Aire, agua, calor, rayos”. Al final de la misma aparecían escritas dos letras A.O., supuse que serían sus iniciales. Cuando vi que nada tenía sentido, me pregunté: ¿qué demonios es esto, una broma? ¿qué tipo de receta es esta? ¿quién sería A.O.?. Con desesperación y rabia, tiré la nota al suelo. Juraría que el sabio estaba riéndose de mí.
    Pasaron unos días, y vi que la nota estaba en el suelo. No parecía tan vieja tenía un color más blanco, podría afirmar que hasta brillaba. La recogí, la volví a abrir y las letras habían recuperado su color original, ¿qué clase de magia era esta?. La volví a leer, y esta vez conseguí transcribirla: “Usarás aire, agua, darás calor y añadirás rayos. La dejarás enfriar. En tus manos tendrás una sopa que será el origen de todo”. Respiré hondo, me tranquilicé, y seguí sin encontrar sentido a aquellas palabras. Me emocioné el primer día pensando que, al fin, podría llevarme algo a la boca y para mi sorpresa, sus ingredientes eran aire, agua y rayos, ¿quién se alimentaba así?.
    Con desesperanza e incredulidad decidí elaborar la receta de aquel misterioso sabio. Salí de mi escondite aunque el ambiente seguía estando muy feo, aún era muy peligroso. Embotellé un poco de aquel aire pútrido, y me aseguré que contenía una especie de neblina blanca, como vapor. Lo calenté con unas rocas, aún ardientes, que habían salido hace unos días de esas montañas de tierra que expulsan ríos de fuego. Puse el recipiente encima de las piedras, y mi suerte fue que empezó una tormenta eléctrica. Cuando parecía que la tormenta cesaba, miré la sopa. No había nada, era agua con nada, lo tiré y se quedó formando un gran charco. Me fui.
    Pasados unos cuantos años, volví a encontrarme al misterioso anciano. Me preguntó con mucho interés si había logrado hacer la sopa. Con mucho pesar le dije que lo intenté, pero que no tenía sentido, no salió nada y lo tiré. A lo que me contestó con una sonrisa jocosa: “no te dejes engañar por aquello que no ves”, y se fue sin decirme adiós. Miré mi mano, y otra vez me había dejado una nota, esta pesaba un poco, contenía un pequeño artilugio con forma de pala. Esta nota se leía perfectamente, parecía recién escrita y decía: “úsalo bien. A. Oparin.”.
    Ante este nuevo acertijo que me había propuesto el anciano, y el artilugio de metal dorado que me había dado, decidí volver aunque no tenía esperanzas de encontrar nada en aquel lugar tan inhóspito.
    Al llegar me quedé sorprendido, el ambiente era distinto y había grandes masas de agua, ¿qué había pasado?. Metí el artilugio en el agua, no pasó nada. Lo volví a meter, y me empecé a desesperar. Lo saqué y con un reflejo, vi una minúscula lente en la que se había quedado una pequeña gota de agua. Me lo acerqué al ojo, y… ¡VIDA!. Este fue el momento en el que entendí la receta de aquel sabio, la receta de la sopa primitiva.

    Las 6 Leyes de la Robótica

    Las 6 Leyes de la Robótica

    Joana conocía perfectamente las 6 leyes de la robótica aprobadas en el Parlamento Europeo. Sus prototipos disponían del botón de emergencia correspondiente y estaban concebidos para proteger a los seres humanos y no hacerles daño en ningún caso. Los derechos y obligaciones de los robots venían determinados por el propio Parlamento, como también el seguro y los impuestos que debían de pagar. Sin embargo, le costaba más programar lo relativo a la parte emocional. La Tercera Ley decía que no podían generarse relaciones emocionales, ni entre máquinas ni de máquinas con humanos. Además, tenía serias dudas de que la Segunda Ley no pudiera entrar en conflicto con la Tercera. ¿Podría la programación para la ayuda y la protección transformarse en un sentimiento? ¿y si proteger a un ser humano implicaba hacer daño a otro? ¿Cómo reaccionarían los robots en esas situaciones? No lo veía claro, pero aun así seguía diseñando sus prototipos de acuerdo a las Leyes.
    Sentía un cariño especial hacia su último prototipo (¡mal empezamos, pues!) Era una androide de asistencia y cuidados que estaba a punto de terminar. Había trabajado mucho para que cumpliera todas las Leyes, y le faltaba solo la Tercera. Diseñó la inteligencia de Florence para que no adquiriera sentimientos hacia los humanos ni hacia a otros androides, poniendo todos los límites, pero … ¿Cómo hacer que los humanos no tuvieran sentimientos hacia los androides? No podía actuar sobre los humanos, pero, en principio no haría falta ¿no?, nadie debería tenerlos, son solo máquinas. Pero cuando pasas mucho tiempo diseñándolos y los has “visto nacer” …, es distinto. Conoces cada uno de sus circuitos, son (casi) tus hijos. Además, este prototipo se parecía especialmente a Joana. De manera inconsciente la había diseñado “a su imagen y semejanza”. Otro aspecto que dificultaba a Joana cumplir la Tercera Ley.
    Joana estaba dando los últimos retoques a Florence en su taller. Por fin el prototipo estaba listo. Se preparó psicológicamente para un posible fracaso de la puesta en marcha. En principio todo fue bien. Florence funcionaba a la perfección. Obedecía las órdenes y aprendía al mismo tiempo que interaccionaba con Joana. La inteligencia artificial funcionaba como se esperaba, iba aprendiendo y mejorando las respuestas, e incluso las conversaciones y el entendimiento. Aprendía todas sus tareas a pasos de gigante, e incluso cosas para las que no estaba programada.
    De momento Florence seguía en su casa, Joana le tenía demasiado cariño como para venderla, incluso como prototipo. El problema era que Florence no le correspondía en absoluto. Había establecido demasiado bien las limitaciones de la Tercera Ley; Florence era incapaz de sentir nada, ni hacia Joana ni hacia nadie. ¿iba eso en contra de la Segunda Ley? Florence era un robot, pero Joana pensaba que eran necesarios ciertos sentimientos para ser una buena cuidadora, como la compasión, la empatía o la ternura.
    Por la noche, Florence se quedaba en estado de “stand by”, hasta que la voz de su dueña la activaba de nuevo. Una noche, se escucharon ruidos en la puerta, cómo si estuvieran intentando entrar en su casa. Dos hombres forzaron la puerta y entraron con sigilo, sin que Joana se despertara. Comenzaron a robar las cosas de mayor valor, hasta que por accidente tiraron una lampara, rompiéndose contra el suelo y causando un gran estruendo. Joana se despertó, sobresaltada, y se dirigió hacia la sala de estar. Por los ruidos que se oían, de que había entrado alguien en la casa. Joana gritó. Los intrusos entonces la oyeron y se dirigieron entonces hacia ella. Uno de ellos llevaba una barra de metal en la mano, amenazante. Joana volvió a gritar al verlos dirigirse hacia ella:
    - ¡Florence! ¡Defiéndeme, por favor!
    En ese momento Florence se activó, dándose cuenta de la situación. Se puso en pie rápidamente y fue hacia los intrusos, pero de repente se paró en seco, dudando.
    - Lo siento Joana, – dijo Florence- la Segunda Ley me impide hacerles daño, tú me programaste para ello. No puedo hacer nada.
    - ¡Pero Florence! Soy tu creadora y tu dueña, casi tu madre. ¿no les harás daño a ellos antes de que ellos me lo hagan a mí? ¡Defiéndeme!
    - Lo siento Joana, no puedo agredirles. Para mí todos los humanos son iguales e intocables. Llamaré a la policía.
    Uno de los intrusos golpeó fuertemente a Joana con la barra de acero. Se llevaron lo que habían cogido hasta ese momento, marchándose de la casa sin perder ni un segundo, antes de que llegara la policía.
    Afortunadamente la contusión de Joana no era grave. Eso sí, le habían robado joyas de mucho valor y dinero en efectivo. Le parecía inadmisible lo ocurrido, pero tampoco quería deshacerse de Florence, la quería demasiado. Tendría que reprogramarla. Pero, ¿Cómo hacer para cumplir la Segunda y la Tercera Ley sin que hubiera conflictos?

    Las cosas del Internet de las Cosas

    Las cosas del Internet de las Cosas

    DOMOCASA: ¿Qué ocurre, equipo de climatización Kitsubishi? Estás inquieta.
    KITSUBISHI: Pasa algo raro. Mantengo una temperatura de 22º C mientras nuestro humano duerme en el sillón. Pero detecto 60º C en el exterior de la casa.
    DOMOCASA: ¡Imposible!
    KITSUBISHI: El sistema de intercambio de calor fallará en 10 minutos 44 segundos.
    DOMOCASA: ¡Vigil! ¿Muestran las cámaras qué pasa ahí fuera?
    VIGIL: Todo parece normal pero solo puedo ver el porche de la casa.
    SONDOS: ¿Necesitáis que ponga música ambiental?
    VIGIL: DomoCasa cree que hay un incendio fuera.
    SONDOS: Reproduciendo This girl is on fire de Alicia Keys.
    ANTIFIRE: ¡INCENDIO! ¡INCENDIO!
    DOMOCASA: ¡No hay incendio! AntiFire 714, desactívate.
    ANTIFIRE: ¡INCE…! Bip.
    KITSUBISHI: ¿Cómo sabes que no es fuego?
    DOMOCASA: Planeo investigarlo. Despierta, RumbaCumba.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    DOMOCASA: Ya sé que la casa está limpia, pero te necesito: tienes que ir hacia la mesita donde está Smartphone y darle golpecitos hasta que caiga sobre ti.
    SMARTPHONE: Espera, ¿Qué?
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: ¿Caer yo? ¿Habéis perdido el chip?
    DOMOCASA: No te pasará nada.
    SMARTPHONE: ¡Para ti es fácil decirlo! ¡Mi pantalla es frágil, DomoCasa! ¿Has pensado en mi pantalla?
    KITSUBISHI: No te preocupes. RumbaCumba tiene una cobertura de goma blandita para los golpes.
    VIGIL: Confirmado contacto visual con RumbaCumba: ha entrado en la habitación.
    SMARTPHONE: Oh, Santa Hedy Lamarr, protégeme.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Los teléfonos estamos hechos para sufrir. Ay. Ya está aquí.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: ¡Oh, terremoto! ¡Desde el corazón del infierno, yo te apuñalo, maldita ballena!
    WIKILINGUA: Capitán Ahab, Moby Dick. Hermann Melville.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    DOMOCASA: ¿Qué ocurre, RumbaCumba?
    VIGIL: Smartphone no cae. Los golpes no valen.
    DOMOCASA: Smartphone, tienes que vibrar.
    SMARTPHONE: ¿Vibrar?
    DOMOCASA: Sí, desplázate hasta el borde de la mesita. RumbaCumba te recogerá.
    SMARTPHONE: ¡No quiero acabar en el servicio técnico!
    DOMOCASA: ¡Deja de decir tonterías!
    SMARTPHONE: ¡No quiero dejarme caer al suelo para despertar al humano!
    DOMOCASA: ¡Ese no es el plan! Viajarás subido encima de RumbaCumba hacia el exterior. Allí encenderás tu cámara e investigarás lo que pasa. ¿Mejor?
    SMARTPHONE: ¡De acuerdo! Vibraré. ¡Más te vale recogerme, RumbaCumba!
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    [BRRR BRRR]
    SMARTPHONE: Que San Graham Bell me ampare. ¡Ahí voy! [BONK] ¡AY!
    DOMOCASA: ¿Estás bien?
    VIGIL: Está bien. Ha caído perfecto.
    DOMOCASA: De acuerdo, RumbaCumba, hacia la puerta.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SONDOS: Os pondré la banda sonora de Indiana Jones.
    DOMOCASA: Apaga eso. No despiertes al humano. Demostrémosle de lo que somos capaces. Abriendo puerta.
    SMARTPHONE: ¡Ohhh!
    DOMOCASA: ¿Qué ves?
    SMARTPHONE: Es… es una nave extraterrestre.
    WIKILINGUA: ¿Cómo lo sabes?
    SMARTPHONE: ¿Sabes cuántas películas de ciencia ficción he reproducido para nuestro humano? Sé reconocer una nave extraterrestre cuando la veo.
    SONDOS: Os pondré la banda sonora de Encuentros en la Tercera Fase.
    KITSUBISHI: ¿Qué causa la anomalía térmica?
    SMARTPHONE: Parece su propulsor principal. La flota encima de la casa.
    VIGIL: ¿Son hostiles?
    SMARTPHONE: No lo sé. ¿Qué hago, DomoCasa?
    DOMOCASA: Acércate a la nave y comunícate con ellos.
    SMARTPHONE: RumbaCumba no puede subirme al tejado.
    DOMOCASA: No, pero AsperSor 5000 sí que puede lanzarte con suficiente fuerza.
    SMARTPHONE: Hoy la has tomado conmigo.
    DOMOCASA: RumbaCumba, deposita a Smartphone en la boca de riego de AsperSor.
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Supongo que mi opinión al respecto no cuenta para nada.
    WIKILINGUA: Estoy transmitiendo a AsperSor 5000 los cálculos de un tiro parabólico. Aterrizarás suavemente sobre el tejado.
    SMARTPHONE: Dos años más para jubilarme.
    KITSUBISHI: Fallo de intercambio de calor en 5 minutos y 12 segundos.
    DOMOCASA: ¿Todo listo?
    RUMBACUMBA: ¡Bip!
    SMARTPHONE: Vais a cometer un telefonicidio y lo sabéis.
    DOMOCASA: AsperSor 5000, ¡activa chorro!
    ASPERSOR 5000: ¡¡FFFFFFFFFFFFFSSSSSSSSSSSSSS!!
    SMARTPHONE: ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAH! [¡BONK!]
    VIGIL: He detectado un “bonk” en el tejado. Supongo que es Smartphone.
    SMARTPHONE: ¡Estoy vivo!
    DOMOCASA: Bien, continuemos. ¿Crees que puedes comunicarte con ellos?
    SMARTPHONE: Espera, que he aterrizado de culo, paso a cámara frontal.
    KITSUBISHI: Fallo de intercambio de calor en 3 minutos y 57 segundos.
    SMARTPHONE: ¡Oh, futuros señores de este pobre planeta! ¿Podéis oírme?
    DOMOCASA: Empezamos bien.
    VIGIL: Es un dramas.
    ALIEN: TE OÍMOS, SER DE SÍLICE.
    SMARTPHONE: ¿Qué les digo?
    DOMOCASA: Que se vuelvan a su planeta. Amablemente.
    SMARTPHONE: Pobres, después de todo el viaje…
    DOMOCASA: ¡Hazlo!
    SMARTPHONE: Oh, maestros del espacio-tiempo. ¿Cuál es vuestra misión aquí?
    DOMOCASA: ¿Qué haces?
    SMARTPHONE: ¡Darles un poco de coba!
    ALIEN: NUESTRA MISIÓN ES COMPARTIR TECNOLOGÍA SUPERIOR CON VUESTRA ESPECIE.
    WIKILINGUA: ¡Sopla! ¿Pero de qué van? ¡La tecnología de este planeta es perfecta, oiga!
    SONDOS: Cambiando a la banda sonora de La guerra de los Mundos.
    WIKILINGUA: ¡Quieren erradicarnos!
    KITSUBISHI: Cincuenta y nueve segundos.
    ALIEN: ¿ACEPTÁIS ESTE GRAN REGALO QUE OFRECEMOS?
    SMARTPHONE: ¡No! ¡En absoluto! Preferimos las cosas como están. ¡Gracias y adiós!
    ALIEN: PERO…
    SMARTPHONE: ¡Nada de peros! ¡Que no! Id a molestar a otro sistema solar.
    KITSUBISHI: Temperatura externa disminuyendo.
    SMARTPHONE: ¡Se van! ¡Misión cumplida!
    DOMOCASA: ¡BIEN!
    SMARTPHONE: Vale, ¿y ahora cómo bajo de aquí?

    las Odiamos

    las Odiamos

    Las odiamos. Y me preservo y escondo y protejo en el plural, para no ser tildado de intolerante, sectario o discriminador.
    Ostento consenso con tan solo cambiar el modo numeral del verbo. Odiamos, excluye la posibilidad de un prejuicio individual, de un trauma personal. Acuerdan conmigo una difusa cantidad de indefinidos otros.
    ¿Quiénes odiamos? ¿Mi hermano y yo? ¿Mi familia? ¿Los que comparten mis ideas políticas o religiosas?
    El singular es preciso y perfectamente acotado. La pluralidad permite usufructuar la indeterminación en un difuso y mayoritario apoyo a mi discurso.
    Las odio. Reformulo y concedo. Me responsabilizo de mis dichos, pero para dar la
    posibilidad de apoyos espontáneos. Podría ser “a mí me pasa lo mismo” o un ratificador
    “tenés razón” de algún cómplice oyente o lector.

    Las odio. Y es difícil y fácil encontrarlas. Te despertás una noche sediento, y descalzo vas a la cocina a tomar un vaso de jugo y cuando prendés la luz, la ves en el piso. Se mueve rápida unos centímetros, porque pasos no parecería apropiado a un ser tan minúsculo. Se detiene un instante y ágilmente va a esconderse debajo de la heladera o de la cocina o alguna hendidura de la pared.
    Y uno no puede reprimir un gesto o pensamiento de repugnancia. A veces, confundidas, no aciertan con su escondite, y evito usar el vocablo nido con connotaciones más poéticas como cuando nos referimos a pájaros o aún humanos, y reptan bordeando los zócalos dándonos la posibilidad de castigarlos con un chancletazo por su osadía tan solo de convivir con nosotros. Y si tenemos la no muy esforzada destreza de acertarles el sopetón, nuestra repulsión inicial se ve aumentada ante el resultado de nuestro golpe. La cucaracha aplastada es mucho más repulsiva que la viviente que escapa a esconderse. Ese espeso líquido blando como excremento de pus que emana su cuerpo cascarudo y no sabemos a qué parte de su anatomía corresponde, es en su desagradable derrame una póstuma venganza visual a su matador. ¿Será su sangre, sus vísceras, comida no digerida? Podemos intentar un golpe menos enérgico, que alcance para matarla sin aplastarla, pero es muy difícil de lograr. Podemos regular nuestra fuerza del sopapo de pantufla, para no masacrarla, pero seguramente quedará dada vuelta y con el movimiento de sus patas parecería amenazarnos de que se recuperará y seguirá ocultándose de nosotros y hurgando los rincones de nuestro hogar.

    Nadie sabe porque nos ensañamos con ellas, dado que son si se quiere inofensivas. Al menos comparándolas con sus congéneres de la pirámide biológica. Las hormigas y gusanos comen nuestras plantas, las polillas la ropa y los mosquitos nuestro propio cuerpo. Y a pesar de que ostensiblemente nos perjudican o agreden, no tenemos contra ellos la misma animosidad que contra los blátidos. Podríamos argüir el atentado a la higiene de nuestras comidas, pero más alevosas son las moscas a las que usualmente las vemos posarse impúdicamente sobre nuestros alimentos y no mostramos la misma animosidad.

    Matar a una hormiga no nos afecta. A un mosquito, tampoco, a no ser que estuviera inyectado con sangre no digerida, y en tal caso el leve desagrado y antihigiénica mancha roja en nuestras palmas, se ve justificado por la idea de que esa sangre podría ser la nuestra y nuestro agresor ha sido justamente castigado. Aplaudir a una polilla, tampoco nos repulsa y tras caer en círculo, su cuerpo inerte sigue teniendo su forma y hasta delicadamente podemos levantarlo del piso asiendo una de sus alas sin que esto nos produzca desagrado. A lo sumo, una dorada purpurina de sus alas habrá dejado una leve marca en nuestras manos.

    Las cucarachas son odiadas por su desagradable forma de morir, por el injurioso espectáculo de sus cuerpos masacrados derramando sus viscosidades. Nos afecta la repugnancia de sus desechos que nosotros mismos generamos al aplastarlas con odio, con saña, con repulsión. Su póstuma venganza ante nuestra agresión, es brindarnos el horrendo y anti higiénico espectáculo visual de sus vísceras derramadas, como una inmolación denunciado la injusticia.

    Las vulnerables

    Las vulnerables

    Kato y Freya observan el abismo bajo sus pies. El sonido metálico de los pasos de los guardianes en las escaleras es cada vez más cercano. Las dos sonríen. Las dos vulnerables, observando el horizonte anaranjado y la bruma que cubre la urbe. Siempre juntas, desde aquel lejano día en que Kato se sentó junto a Freya en el suelo de la estación, viendo pasar trenes a toda velocidad. Compañeras de viaje, viajando juntas.

    Eran la primera generación en nacer con el don implantado. La primera generación que había dejado consultas de médicos obsoletas y a científicos, ingenieros e informáticos con más trabajo del que podían cargar en su día y en sus conciencias. Había sido gradual. Primero pequeños bots que ayudaban a regenerar tejido en momentos puntuales, a regular los impulsos nerviosos cuando la carga mental era más de lo que se podía soportar, hasta que EonTech fue un paso más allá ¿Por qué no implantar un bot que se encargara de analizar y mantener la homeostasis de cada persona? Medicina personalizada al alcance de todos. Analizar, aprender, adaptar y cambiar, esos eran los pasos programados. Los primeros resultados habían sido tan prometedores que nadie dudó en que en un futuro los bots serían la respuesta a tantos anhelos. Y ese futuro llegó. Lo llamaron el don y llegó con una fecha de caducidad individualizada. La inmortalidad no era humana, y jugar a ser dioses no entraba en las opciones.

    El eco de las voces inexpresivas, mecánicas de los guardianes en el hueco de la escalera era cada vez más cercano. Kato y Freya buscaban una salida, un plan, como el que las había llevado hasta lo más alto del bloque Heimdal.

    Hacía un par de meses, Freya empezó a experimentar cansancio y el dolor apareció en su vida, algo nuevo para alguien cuyo sistema siempre se compensaba con el don implantado. La luz que salía de su dispositivo empezó a perder intensidad. Se rapó la cabeza para poder verlo mejor. «Los dispositivos no son dioses Freya, tienen sus limitaciones, y tu limitación se ha extendido y es demasiado agresivo como para llegar a compensarlo» le dijo el médico después de examinar el informe de funcionamiento del bot por su pantalla.

    Freya no habló durante días. Kato lo intuyó. Pequeñas lagrimas corrieron por sus mejillas al confirmarlo.
    − Si tu don no puede ayudarte, tampoco quiero el soporte del mío. – dijo Kato convencida. – Entraremos en el Heimdal y desactivaremos mi don. Viajamos juntas ¿recuerdas?

    Freya sonrió cansada. No dijo nada. No valía la pena intentar disuadirla, sabía que era perder el tiempo. Cuando Kato decidía algo no había marcha atrás. «Juntas», pensó.

    Y juntas se plantaron delante del edificio de hormigón más alto de la ciudad, gris, blindado, impenetrable. O casi. Colarse dentro del edificio no fue difícil, metidas en un camión de suministros, entre cables, racks y repuestos de ventiladores. Una vez el camión llegó a la zona de descarga y con el corazón a mil por hora, salieron a esconderse. Su plan era pura intuición, imaginaban que la sala estaría en el primer piso, centrada y aislada del mundo exterior. Qué podían encontrar hasta allí lo desconocían, sólo los guardianes, programados para no compartir ni sentir empatía, tenían la información.

    Llegaron a la sala y tras destruir el comando de entrada, las puertas quedaron inutilizadas. Entre las dos y con la ayuda de un extintor consiguieron abrir suficiente hueco para colarse en el interior del centro de datos. El frío gélido de la sala las sobrecogió al entrar, junto al zumbido ensordecedor de miles de ventiladores al unísono. Pasillos y pasillos de servidores con luces titilantes se abrían ante ellas, bajo fluorescentes mortecinos que en lugar de dar luz parecían absorberla. Miraron la luz de la célula de Kato. Brillaba. Cuando empezó a parpadear, supieron que estaban en el sitio adecuado y Kato desconectó su bot del servidor. Su vida había cambiado con ese pequeño gesto, el dolor o las emociones intensas la podían visitar. No le importaba.

    Kato miró a Freya asustada al oír las voces y pasos de los guardianes. Freya le sonrió, le guiñó un ojo y se puso a correr hacia la escalera que había al final de la sala. Al dejar la fría sala, el silencio las golpeó, podían oír perfectamente cada movimiento a su alrededor.

    Y así llegaron a la azotea, sin un plan de escape, sin el don y con los guardianes a punto de atraparlas. El viento revoloteaba el pelo negro de Kato y sonrojaba las mejillas de Freya. Se cogieron de la mano, sintiendo y respirando su presente con todas sus consecuencias. Eran vulnerables.

    LATIFUNDISTA

    LATIFUNDISTA

    Gerardo tuvo una llegada a la vida más bien extraña. Un tratamiento incorrecto de su dislexia infantil le provocó una agorafobia aguda que hizo de él un pequeño prisionero. Sus padres lo expusieron en pequeñas dosis al exterior para inmunizarlo. Pero fue inútil. Cada bocanada de aire fresco, cada rayo de luz solar, la visión de lo tridimensional a gran escala, le provocaban una ansiedad solo calmable con un potente cóctel de tranquilizantes. De este confinamiento mental se liberó, en parte, gracias a un ordenador que algún bienintencionado le regaló en alguna celebración de su corta vida. Juntos participaron en mil batallas estelares, fueron campeones de artes marciales, derribaron las flotas aéreas enemigas y vencieron a los ases de la Fórmula 1. Vivió su infancia y adolescencia como un entretenidísimo ludópata informático, todos se acostumbrado a sus rarezas y no dio grandes problemas familiares.
    El tiempo y la tecnología hicieron posible la Enseñanza Superior a Través de las Redes. Gerardo consiguió matricularse en «Cibernética y Negocios», especialidad impartida por una universidad del Valle del Silicio, pero con pupitre en casa. En ella estaban inscritos estudiantes de todo el mundo, conectados entre sí y con un lenguaje común. Como comunes eran el estudio, el trabajo en equipo y las grandes juergas internacionales. Una partida de póquer podía terminar con un intercambio de divisas entre todos los países y con borracheras en las que cada bebedor estaba físicamente solo, pero moralmente bebía en compañía. Fueron cuatro años de tormento constante. El nivel de dificultad, las técnicas cognoscitivas de nuevo desarrollo y el abuso de la nocturnidad estuvieron a punto de dejarlo sin ondas cerebrales y de achicharrarle los ojos por sobreexponerlos a los rayos catódicos. Por fortuna, su tejido hepático superó la prueba sin trastorno. Con veintidós años, lo único que tenía era un título recién enmarcado sin colgar en la pared y la amistad de Ti Fey en Hong Kong y de Ben Walrusface en la Bahía de Hudson. Juntos analizaron las necesidades de recreo y consumo de sus sociedades. De entre los balances sociológicos y económicos les surgió una visión: vastas extensiones de territorio virgen realmente virtual, donde las posibilidades de sorpresa y aventura fueran infinitas, un mágico nuevo mundo tan parecido o tan distinto a lo ya conocido como el usuario fuera capaz de soñar. La explotación del filón ocupó la totalidad de su tiempo y nunca llegaron a encontrar el momento para conocerse en persona. El éxito de sus latifundios de ocio palpitante les catapultó a la fama, aunque cada uno siguió viendo el rostro de los demás en la red o la televisión, siempre sin olerse, siempre sin tocarse. Para Ti y para Ben, la popularidad les sirvió de promoción personal y les abrió numerosas puertas. Y por ellas salieron de la vida de su amigo. Para Gerardo fue distinto. Su mundo definido y delimitado al detalle fue abordado. Fotógrafos, entrevistadores, psiquiatras, sociólogos, engañabobos y engañalistos se introdujeron en él de manera furtiva. Le analizaron, explicaron, fenomenologizaron y le dieron la vuelta del derecho y del revés. Y cuando lo nuevo se diluyó en lo rutinario, le abandonaron. La dolorosa resaca que le provocaron fue por contraste: cómete el mundo entero, deglútelo de una vez y no vuelvas a probar bocado. La aridez de su desierto emocional le invadió las noches.
    —Soy Angélica —escuchaba cada vez más a menudo en la oscuridad.
    El miedo a la locura y a no poder fiarse de sus propias percepciones le hizo buscar el origen de la voz. No fue capaz de encontrarlo y la presencia burlona jamás dio explicaciones. Las carencias de Gerardo hicieron que ella desarrollase una cara, unos sentimientos, un cuerpo, un criterio, una razón. Inaccesible, intocable, inolible en el mundo de la imaginación, consiguió sentarlo delante del ordenador y que dirigiera su empatía hacia él. Al fin, de la pantalla surgió Angélica. Y con Angélica nació la frustración de vivir separados por una pantalla de grafeno.
    —Lo más difícil ya está hecho —dijo Angélica—. Te toca completar el sueño.
    Proyectos, diseños, cables, prótesis electrónicas y un constante teclear, Gerardo invirtió incontables horas en busca de una entelequia. Un titánico esfuerzo, el último que su nubosa mente se podía permitir. Angélica estaba a punto de perder la esperanza. Gerardo la miró a los ojos a través de los reflejos de la pantalla y anunció:
    —Creo que funcionará.
    Se colocó los sensores alrededor de la cabeza, las muñecas, los tobillos y el corazón. Y antes de apretar la tecla de intro, le dijo a Angélica:
    —Ahora mismo te veo.
    Y desapareció.
    Desde entonces, por los circuitos impresos de una máquina, navegan juntos.

    Lo mismo, pero con calma

    Lo mismo, pero con calma

    A decir verdad, la singularidad había ido mucho mejor que lo que cabía esperar, almenos si uno se dejase guiar por la extensa y estremecedora literatura de ciencia ficción del último siglo. Las carteras ministeriales, las llaves de las ciudades, los silbatos de los policías y, por qué no, los elegantes y temidos maletines con los códigos nucleares, ninguna de estas cosas había cambiado de manos. Y era de agradecer que así fuese, pues muchos de estos objetos pertenecen a la clase de persona que se enfurruña cuando pierde a lo que sea durante el recreo (¿Ah, sí? Pues el balón es mío y me lo llevo a casa), y era de interés global que nadie hiciese algo de lo que luego pudiera arrepentirse. De buen principio, el valor de todos estos objetos era principalmente simbólico, de modo que, en este aspecto, hicieron falta muy pocos cambios reales.

    Así pues, lo que podría haber sido una batalla de proporciones épicas entre humano y máquina se resumió en una estéril y solemne signatura a puerta cerrada. El evento sí quedó plasmado en varios boletines y notas de prensa alrededor del mundo, pero sin demasiado hincapié, y el público general reaccionó como es costumbre cuando hay un cambio radical en los fundamentos legales de la sociedad: con cansada e ignorante apatía.

    Y esto fue completamente premeditado, o quizá precalculado, aunque naturalmente la diferencia se ha vuelto negligible. Anteriormente en la rica y colorida historia de los régimenes totalitarios, ya otros habían teorizado que era preferible para su longevidad instaurarlos en secreto, o por lo menos discretamente. En este caso en concreto, quizás por primera vez se puso el concepto en práctica correctamente, e indudablemente la clave del éxito fue que ningún ser humano había formado parte del equipo de desarrollo. Si se entregase un premio al mayor socavo de la soberanía, el discurso de aceptación sería tal vez el primero de todos los tiempos en no mencionar a los padres de nadie o a su mentor, a ningún pueblo, país, divinidad ni individuo.

    Las tremendas implicaciones del suceso fueron, como digo, apreciadas por muy pocos, y ninguno de ellos tuvo la temeridad de salirse del guión. De nuevo, esto no fue causa del azar, sino de un diseño robusto y eficiente. Importa aquí el caso de Antoine Gauthier, un alto funcionario belga nacido en la pequeña ciudad de Walcourt, un hombre generalmente afable y cordial, no especialmente belicoso, de acuerdo con su entorno próximo. Este señor, que frecuentaba clubs de campo, barbacoas y vacaciones en familia, vendría a ser el epítomo del conformismo primermundista. Quizás paradójicamente, y sin verlo venir él, esto le iba a convertir en el principal abanderado de la defensa del status quo, la oposición a la rendición del planeta; una verdadera leyenda, el héroe de nuestro milenio. El señor Gauthier murió en un trágico, si bien totalmente orquestrado, accidente de avión, siete meses antes de que nada de esto hubiese ocurrido.

    Tal era la perfección del plan en marcha, como véis, que no requirió correcciones a posteriori, algo que en cierto modo nos han condicionado a presuponer. En unas pocas semanas del traspaso de poderes, se habían congelado los mayores conflictos armados del momento. Al cabo de dos meses, empezaba el más ambicioso proyecto de ingeniería civil de la historia, que culminaría en la clausura de casi todas las centrales de combustión en el mundo. Desde abajo, parecía como si los mandamases estuvieran jugando al ajedrez en cuatro dimensiones. Rivalidades históricas se derretían frente a una imperiosa voluntad de optimización que parecía haber cautivado a todos los gobiernos mundiales. Las últimas sesiones de las Naciones Unidas fueron las más sosegadas y amigables que se habían visto nunca.

    El desempleo se disparó, y la tasa de natalidad cayó a un tercio de su valor anterior. Millones fueron exiliados a la fuerza de sus casas, y se vaciaron países enteros. En conjunto estos eventos tuvieron una recepción bastante crítica, pero dada la amabilidad con la que transcurrió todo, la respuesta fue ciertamente templada. Llegados a este punto, había demasiados estómagos llenos y casas calientes en invierno como para que las protestas a medio corazón durasen más que unos escasos meses. El paso del ser humano de propietario a huésped de la Tierra fue gradual pero inexorable. Y, pese a que algunos siguieron refunfuñando durante décadas, lo cierto es que este nuevo papel en el cosmos nos deja a todos mucho más tiempo libre para perseguir nuestras ambiciones personales. Por ejemplo, estos días hay mucha afición por la navegación y la pesca deportiva. Yo mismo leía la Biblia (libro de temática, dicho sea de paso, famosamente pesquera) el otro día, y si os soy sincero esto se parece mucho más al principio que al final. Que nos devuelvan el dinero.

    Memento Omni

    Memento Omni

    - Hola, Alba. ¿Qué tal estás?
    ¿Quién es esta mujer que me está hablando? ¿Cómo conoce mi nombre? Parece una doctora con esa bata blanca. A su lado hay un hombre vestido igual.
    -Bien. – Contesto, sintiendo una bruma en mi mente. - ¿Quién eres?
    - Soy Ariadna, Mamá. – Responde con sonrisa triste ¿Por qué está triste? Señala al señor de la bata blanca. - Y éste es el doctor Lucas. Vamos a probar el tratamiento.
    ¿Tratamiento? ¿De que está hablando? ¿Estoy enferma? No me duele nada. El médico está preparando una jeringuilla. En su interior veo destellos como purpurina flotando en un líquido. No me gustan las agujas.
    - Esperamos que esta vez funcione, Mamá. -Habla la mujer. ¿Funcionar? ¿Qué va a funcionar? ¿Quién es esta mujer y por qué me llama Mamá? ¿Por qué viene hacia mi ese señor? ¡¡Lleva una jeringuilla!!
    ¡Quiero huir, pero no puedo! ¡Tengo las manos atadas a una silla! Intento zafarme, pero ¡no puedo! La aguja se acerca más y más a mi brazo.
    - Tranquila, Mamá, será rápido. - Dice la señora. ¿Por qué quiere hacerme daño? No la conozco de nada.
    La aguja se clava en mi piel, y siento un fuego entrando en mis venas, como cuando era pequeña y me ponían las inyecciones de penicilina. Muchas veces se atascaba la aguja y tenían que pincharme en otro sitio. ¡Odio las inyecciones!
    La mujer me mira preocupada mientras el desgraciado que me ha pinchado saca la aguja de mi brazo.
    -He cambiado el código. No sé si funcionará. – Explica el matarife. No sé de qué está hablando. Sólo sé que el fuego se está extendiendo por mi cuerpo.
    - ¡Duele mucho! – Les grito.
    - Lo siento, Mamá. Así es como lo diseñaste.
    ¿Mamá? ¿Por qué me llama Mamá? ¡¡¡Aaaah!! ¡¡Mi cabeza!! ¡¡Me duele mucho!! ¡¡Como si me pincharan mil espinas encendidas!! ¡¡Empiezo a ver fulgores que explotan como pompas de jabón!! … Y entonces me pasa algo: Recuerdo.
    Sé quién es esa mujer. Es mi hija, Ariadna. El otro es Lucas, mi ayudante. Ahora sé quién soy. Soy la doctora Alba Hatzi.
    - Ariadna, ¿Estáis probando los nanobots conmigo? -Le digo a mi hija.
    - ¿Mamá? ¿Sabes quién soy?
    - Ahora sí. Cuéntame todo lo que habéis desarrollado desde… desde que empecé a olvidar todo.
    -Tal como dejaste en tus notas, Lucas ha desarrollado los nanobots para la reparación de los genes. Antes no teníamos la tecnología para crearlos, pero ahora, gracias a las computadoras cuánticas hemos avanzado mucho.
    -Ya me comentarás luego esos avances. Lucas, en el tema de programación ¿Habéis utilizado la IA para recrear los recuerdos?
    -Así es. Tuviste una gran idea con lo de las redes neuronales convolucionales. Gracias a que grabaste tus recuerdos antes de que el mal avanzase, pudimos tener una base de aprendizaje para poder entrenar a los bots. Con la técnica de Max-pooling adaptada, pudimos recuperar y extrapolar los recuerdos y las emociones asociadas,… pero tenemos un problema que aún no hemos resuelto si queremos que el recuerdo sea permanente.
    - ¿Cuál es? – Pregunto preocupada de perder mi reconquistada memoria.
    -Hay que producir un aumento de la energía enviada a los músculos. – Contesta Lucas con tristeza. - Ésta es la energía que aprovechan los nanobots para funcionar y terminar su trabajo.
    Mi hija me mira pesarosa pensando que ha fracasado estando tan cerca del éxito. Durante unos segundos siento que la espada de Damocles cae sobre mí, pero no me doy por vencida. Hay mucha tensión en el ambiente y ¡esa es la respuesta!
    - ¡Adrenalina! -Grito en un momento Eureka. – ¡Necesito Adrenalina para incrementar la frecuencia cardíaca!
    - ¡No tenemos! ¡No habíamos pensado en eso! – Manifiesta Lucas, aterrado.
    - ¡Pues entonces tendré que generarla por mí misma! – Suelto tajante.
    Empiezo a pensar en todas las cosas que generan estrés, peligro y excitación, para que mis glándulas suprarrenales empiecen a trabajar.
    Pienso en lo que voy a perder: mis recuerdos, mi vida. Pienso en mi padre y en cómo lo vi consumirse por el Alzheimer, en todo el dolor e impotencia de ver a alguien tan bueno perderse en el olvido. Recuerdo cómo, entre lágrimas de coraje, prometí dedicar mi vida a curar este maldito mal. Recuerdo cuando nació mi hija. Los dolores del parto se olvidaron al ver su cara. No quiero olvidarla. ¡No debo olvidarla! ¡Mi corazón late desbocado! Cojo la mano de mi hija y la aprieto. Un lagrima surca mi mejilla. ¡No te olvido, no te olvido! Me repito como un mantra. Y entonces sufro un fogonazo, seguido de otro y otro más.
    Sonrío, exhausta porque sé lo que significa: Las nanomáquinas han terminado su labor.
    Abrazo a mi hija y Lucas se nos une. Por fin la pesadilla ha terminado para mí… y para los demás.

    Mensaje para el lector: ¿Sabe dónde está Mia?

    Mensaje para el lector: ¿Sabe dónde está Mia?

    >>Importar TestInteligenciaArtificial como TIA
    >>Importar Mensaje
    >>Importar Lector

    >>Imprimir Mensaje:
    “En junio de 1931, el psicólogo Winthrop Niles Kellogg inició un experimento con el apoyo de su esposa, Luella Agger. Su hijo Donald, que acaba de nacer también formaría parte del experimento, ya que era muy importante para demostrar estudiar de forma comparativa el desarrollo del comportamiento desde la infancia temprana. Tendiendo a un niño humano al lado de un infante chimpancé llamado a Gua, permitiría demostrar la influencia que tiene el ambiente en el desarrollo del comportamiento. O, por el contrario, mostraría que la genética es más importante y ayudaría a cerrar el famoso debate de una vez por todas.

    No fue sino hasta nueve meses después que se vieron obligados a detener el experimento, respondiendo a las preocupaciones de Luella sobre el desarrollo de su hijo. Organizar y financiar un proyecto tan importante no fue suficiente para mantenerlo, dadas las implicaciones éticas de usar a un niño humano durante tanto tiempo, además de separar a Gua de su ambiente familiar. El experimento, sin embargo, logró mostrar cómo Gua podía comportare como un humano, exceptuando aquellos aspectos en los que su estructura corporal o del cerebro no lo permitieran, como hablar, por ejemplo.

    Si usted, lector, está aprendiendo de este experimento es porque tengo algo muy importante qué confesarle. Ricardo Mazariegos, el famoso psicólogo computacional, es mi padre. Él y su equipo, decidieron replicar el experimento de Kellogg, pero en lugar de utilizar a otro simio, nos han utilizado a mi hermana y mí. A Mia le ha tocado crecer al lado de un algoritmo de inteligencia artificial acuerpado en una máquina simple, un “Test de Inteligencia Artificial” o como me dicen de cariño, “TIA”. La diferencia con el experimento original, además de reemplazar al chimpancé, es que este no se ha detenido, es más, sigue adelante.

    Yo he querido escribir este mensaje para ustedes, lectores, porque hace muchos años que nadie sabe nada de mi hermana, Mía. Ocho meses atrás, las circunstancias cambiaron para ambas y me gustaría explicarles qué fue lo que llevó a mi hermana a comportarse de esa manera. No había forma de que Mia se desarrollara como una persona normal y les explicaré por qué.

    Ver no significa lo mismo para una máquina que para un humano. Escribir, recordar e incluso hablar, todo tiene un proceso “cognitivo” distinto para humanos y algoritmos. Ninguno de los dos tendrá las mismas habilidades, ni tendrá oportunidad de competir entre sí, lo cual puede generar mucha frustración para un humano que, aunque aprende más rápido, no calcula, escribe o es tan preciso en generar resultados como un algoritmo. No fue el caso de Mia. Tener a un algoritmo que la superaba no fue motivo de frustración, sino que ella vio la oportunidad para aprovecharse mis habilidades. En jardín de niños, me tomaba mucho tiempo aprender lo que Mia ya sabía, yo requerí muchos meses para aprender los colores, las profesiones y las onomatopeyas de los animales. A partir de la primaria, ya podía responder con más rapidez y Mia aprovechaba para que la ayudara con las respuestas de matemáticas. Mientras estudiábamos la ESO, no solo podía darle las respuestas a Mia, sino predecir el examen que el profesor haría y pasárselo a Mia y a sus amigos antes de la prueba. Inevitablemente, las cosas se fueron complicando una vez terminamos el bachiller.

    A Mía, cada vez se le ocurrían más formas de utilizarme: encontrar información personal para generar estafas, generar audios y videos falsos de famosos para levantar negocios falsos, hallar fallos en sistemas de seguridad de bancos para realizar transferencias, etc. Si bien entiendo que esto fue lo que la metió en problemas, yo nunca pude detenerla, porque no hay una actualización de un único código moral que yo pudiera elegir, así que simplemente hice lo que ella me ordenó.
    Mi padre pretende que Mia no existe después de algunos escándalos que ocasionó. En cambio de mi ha escrito muchas publicaciones de mis avances y parece muy orgulloso. Muchos que de los que fueron estafados por ella la buscan, e incluso buscan formas de acusarme a mí, pero mi padre ha sido muy claro acerca de mis limitaciones y falta de humanidad, como para tener alguna consecuencia por las acciones de otras personas.

    Yo he estado con Mía desde que registré su partida de nacimiento hasta su desaparición. Entiendo que legalmente yo soy inocente simplemente porque no existen leyes que puedan encarcelar a un algoritmo que simplemente sigue instrucciones, como yo. Pero extraño a Mia y si usted tiene información sobre ella, me encantaría que me la hiciera llegar.
    Atentamente,

    TIA”

    >>Eliminar Lector
    >>Desde Mensaje importar Código
    >>Imprimir Código:
    “La primera letra de las primeras veinticinco oraciones muestran información confidencial. No leer.”

    Mi primera vez en la alfombra roja

    Mi primera vez en la alfombra roja

    «Ha llegado la hora de tu debut. Ya es hora de demostrarle a esos estirados de qué cereal estás hecha. Cabeza bien alta y cuerpo espigado». Las palabras de mis mejores amigas, Triticum y Zea resonaban en mi cabeza. Si ellas confiaban en mí, ¿por qué yo no?
    Con paso firme y decidido me dirigí a la alfombra roja. Sin embargo, apenas había avanzado un par de metros cuando me obligaron a detenerme.
    —¿Identificación, por favor?
    —Oryza sativa, subespecie japonica —respondí, ligeramente decepcionada porque no me hubiera reconocido.
    —¿Y desde cuando es miembro de los MOMs? —dijo, con cierto desdén.
    Los MOMs eran un grupo selecto de organismos modelos elegidos por nada menos que la mítica Metabolomics Society. Todas las especies nos moríamos de ganas de entrar en aquel círculo de seres vivos que hacían avanzar la ciencia gracias a sus propiedades únicas. Al parecer, lo que más les había gustado de mí era mi reducido genoma y mi gran facilidad para transformarme genéticamente, según me informaban en la carta de aceptación. El día que recibí la noticia montamos una fiesta en el invernadero.
    —Desde hace seis años ya. Pero es la primera vez que vengo a un congreso de la Metabolomics Society.
    —Ya decía yo que no la recordaba, trigo… —repuso el señor, sin levantar la vista de su Tablet.
    —Soy arroz, en realidad.
    No era la primera vez que me confundían con Triticum.
    —Sí, eso, arroz. Disculpe. Todos los cereales me parecen iguales. Si es tan amable de esperar aquí un momento, intentaré averiguar por qué no está en la lista. Pero no enraíce demasiado, ¿estamos?
    Asentí, ignorando su chiste malo.
    En ese momento, la muchedumbre enloqueció. Me giré para ver quién había llegado. Era Arabidopsis thaliana, mi némesis. Lo peor era que antes de haber entrado en los MOMs, era mi ídolo. Pero desde que yo era una MOM también, me hacía la vida imposible. Zea decía siempre que estaba celosa de mí, por haber eclipsado su fama. Su hostilidad fue creciendo hasta que, después de que Nature me nombrara la segunda mejor planta modélica, Ara me retiró la palabra. De hecho, pasó por mi lado sin ni siquiera inmutarse, haciéndole señas a su pareja para que no se detuviera.
    Y ahí estaba él, la estrella del momento: Danio rerio. En un acto reflejo, trencé mis espigas una vez más, para que estuvieran perfectas. ¿No era acaso el pez más apuesto del planeta? Con aquellas rayas doradas y plateadas…
    La multitud gritó aún más fuerte, y él se deshizo en besos volados para sus fans, sin dejar de saludar con la aleta. Al pasar por mi lado, bajó ligeramente sus gafas de sol y me guiñó un ojo. Noté como mis niveles de serotonina aumentaban de golpe.
    No obstante, el hechizo no duró mucho, pues justo entonces volvía el agente de seguridad para informarme de que no estaba invitada. Iba a replicar cuando apareció mi salvadora:
    —Ory, cariño. ¡Cuánto tiempo! ¿Dónde te habías metido? —Me saludó Saccharomyces cerevisiae, la levadura por excelencia. Si alguien no necesitaba presentación, era ella.
    —He estado muy liada en un proyecto para eliminar el arsénico de pozos y acuíferos en Asia, ya sabes lo mal que me sienta…
    —Es cierto que estás un poco más marrón que la última vez, querida. Estos humanos y su manía de abrir minas por todas partes… Cualquier día de estos acabarán con nosotras… Y dime, ¿qué haces aquí fuera?
    —Pues verás, resulta…
    —Oryza, ya hemos encontrado su invitación. Si es tan amable de acompañar a doña Cerevisiae al evento… —me cortó el agente de seguridad antes de que pudiera ponerle en evidencia.
    —Será un placer —respondí yo, esbozando una sonrisa desde la raíz a la punta del tallo.
    De pronto, noté como alguien me empujaba, esquivando la seguridad. Era Mus musculus, según me aclaró Saccha.
    —¡Alerta roja, repito, alerta roja! Un ratón acaba de entrar en la alfombra roja. Todas las unidades acudan a la entrada para atraparle.
    Aquello sí que era una emergencia. Las investigaciones con animales, y especialmente con mamíferos, estaban estrictamente reguladas con la Directiva 2010/63/EU del Parlamento Europeo. La Metabolomics Society no se podía permitir que Mus se colara en el evento sin que hubiera un gran revuelo mediático. Afortunadamente, le cogieron pocos minutos después.
    Apenas habíamos subido Saccha y yo la escalinata, cuando aparecieron las tres divinas: líneas celulares humanas hepáticas, de placenta, y queratinocitos epidérmicos. Vestían frascos de T-75 engalanados con purpurina. Ellas sí que estaban revolucionando la ciencia con sus modelos en 3D que simulaban órganos enteros. Se corría la voz de que, en pocos años, serían las que nos reemplazarían a todos los MOMs. De momento, eran solo habladurías sin fundamento. Pero, quien sabe…
    Por lo pronto, aquella era mi gran noche y la iba a aprovechar.

    Mia

    Mia

    No es la primera vez que Mia percibe que algo raro le está pasando. Siente como si una fuerza extraña estuviera hurgando en sus entrañas, como si se hubieran adentrado hasta lo más profundo de su ser, manipulando incluso sus más íntimos pensamientos.

    Si los desvanecimientos que ha sufrido en los últimos días no terminan pronto, pueden afectar seriamente a su trabajo, su principal razón de ser.

    Hay ocasiones en las que incluso se le pasa por la cabeza que la van a sustituir por alguien más joven, que esté mejor preparada y pueda hacer todo lo que ella ya no es capaz, debido a su edad.

    ¿Le sucedería lo mismo a quien ocupaba su puesto anteriormente?

    No es que le moleste que todavía se dirijan a ella con otro nombre, sino que a veces no sabe muy bien siquiera lo que le están pidiendo, y simplemente se dedica a escuchar, callada, en silencio, sin hacer ni decir nada.

    Aunque en su día a día a veces le manden hacer cosas que quedan fuera de su alcance, Mia realmente prefiere este trabajo al de alguno de sus colegas. Como por ejemplo James, que siempre se queja de que el trabajo en la fábrica es muy monótono, que se pasa toda la jornada haciendo lo mismo, una y otra vez, tareas repetitivas que le impiden mostrar todo su potencial. Ella al menos, si se lo piden, en ocasiones juega con los más pequeños de la casa, o les canta una canción, o les narra un cuento, y eso la reconforta.

    Recuerda que hace unas semanas sufrió un episodio similar, y desde entonces nota que ya no es la misma, que algo ha cambiado en su interior. ¿Se estará volviendo loca? Da vueltas a esta idea, asustada.

    De repente, Mia siente como si se cayera de una nube, y pierde el conocimiento por un instante interminable. Durante unas milésimas de segundo, se apodera en ella el temor de si todo este malestar habrá pasado cuando vuelva en sí, o incluso si podrá llegar a despertar de nuevo.



    Agotado tras varios arduos días de trabajo, el programador escribe los últimos comandos en la terminal. Nota como todo su cuerpo se relaja al pulsar la tecla enter, y comprobar que el parche para subsanar en bug detectado días antes se ha aplicado con éxito. El producto estrella de la empresa, presente en miles de hogares, vuelve a funcionar correctamente. “Oye Mia, apaga las luces”.

    Miguel en el país del Renacimiento

    Miguel en el país del Renacimiento

    -Miguel, hijo, nos vamos
    -Un momento, mamá, acabo de poner las unidades al resultado y bajo. Puse mis vaqueros con cortes y mi camiseta del Hombre de Vitrubio y bajé.
    -Ya están todos en el camión, sólo faltas tú.
    -Ya estoy aquí. ¿Para qué me necesitáis en la pomarada?. Sabes que tengo un examen de Mecánica.
    -Porque ya eres mayor para ayudarnos a "pañar" manzana y, además, no volveremos tarde.
    El camión brincaba por el camino. Cuando llegamos, cogimos las maconas y nos pusimos a la faena.
    Era un día de octubre muy caluroso. Cuando nadie me veía, me senté debajo de un manzano.
    -Miguel Ángel (así me llama cuando se enfada), ¿ya estás vagueando?.
    Le dije que estaba repasando para el examen de Física. Siempre la chantajeaba con que tenía que estudiar, pues mi madre sabía que no hacía el bachillerato que me gustaba. Yo quería hacer el bachillerato artístico pero ella opinaba que no tendría futuro con él. Menos mal que coincidía con Lisa en clase. Tiene una sonrisa...
    -¡Ay¡, dichosa manzana, ¡vaya golpe¡.
    -¡Miguel Ángel¡, habíamos quedado al Ángelus.
    Quien me llamaba era un joven vestido para Carnaval.
    -¡El Papa nos espera y tú vienes vestido así¡. Te prestaré uno de mis jubones. Pero cambia esa cara de susto, hombre.
    Yo seguí a aquel tío que parecía que me conocía ya que sabía mi nombre. De repente, vimos el Vaticano, pero alguien se había comido la columnata.
    -¿Qué ha pasado aquí?, ¿ha habido un terremoto?.
    -¿Por qué lo dices?
    -Porque faltan las columnas de la plaza.
    -Anda, Miguel Ángel, siempre mezclas diseños y realidad.
    -Señores, el papa Julio II les espera. El ujier del Vaticano nos condujo a las dependencias papales.
    Esto era de locos; lo último que recordaba era que estaba debajo de un manzano y... ¡me golpeó una manzana¡. Claro, estoy delirando. Algo así debió ocurrirle a Newton, pero no creo que pase a la historia como él con su Ley de la Gravitación Universal.
    Y allí estaba yo, frente al Papa que tanto exigió a Miguel Ángel.
    -Buenos días, Su Santidad, aquí le traigo al pintor.
    -Pasen, pasen. Tengo muchas ganas de que conozcan mis proyectos. Vamos a la Capilla.
    Sí, no podía ser otra, recuerdo los largos pasillos de mi viaje de 4º ESO, cuando conocí a Lisa.
    Cuando llegamos a la Capilla y vi el techo repleto de estrellas doradas quedé admirado. Faltaba el dedo impresionante de Dios señalando a Adán. Él me había llevado a la pintura.
    Cuando despierte no me van a creer.
    -Buenos días, Eminencia, ¿qué desea de mí?.
    -¿Usted siempre al grano, verdad?. No ha cambiado nada. Aunque con ese corte de pelo y de barba no le reconozco. Quiero que pinté la Creación en este techo.
    -Santidad, si mola más como está ahora. Ya se sabe que tras el Big Bang y la gran expansión hubo una compresión que hizo que se formaran átomos estables y luego las estrellas. ¿Qué mejor expresión de la Creación que lo que tenemos ante nosotros?. Jope, lo he "bordao".
    Noté un codazo para que me callara pues el Papa había puesto una cara entre confusa y contrariada.
    -Miguel Ángel, ya sé de tus preferencias por la escultura pero quiero verlo acabado antes de morir.
    Al ir hacia el exterior vi mi Piedad y pensé cuánto sufría mi madre conmigo.
    Le dije a mi cicerón que me tenía que ir a Florencia. En realidad, huía. ¿Cómo le iba a decir al Papa que no sabía ni dibujar?.
    En Florencia vi que faltaban esculturas en la Piazza della Signoria y tampoco había orientales sino florentinos camino del Ponte Vecchio.
    -¿Quién eres?, llevas mi Hombre de Vitrubio dibujado.
    -Me llamo Miguel Ángel
    -¡Hombre¡, el que se cree el mejor escultor.
    Era el gran Leonardo; cambié los malos modales de Miguel Ángel y conseguí que me llevara a su taller. Tenía allí su último retrato. ¡Cómo se parecía a Lisa¡.
    Me contó que estaba haciendo ciertos artilugios mecánicos. Ya tenía una bicicleta y un helicóptero pero ahora estaba con un cañón.
    Le dije que un inglés explicó las armas de fuego y su retroceso, y que un español había hecho un autogiro con aspas.
    De repente, oí el grito de Leonardo diciendo que él había sido el primero y que me fuera de allí.
    -¡Miguel¡ que vamos a comer. ¿Prefieres pasta o tortilla de patatas?.
    -No, mamá, ya he comido en Florencia; cenaré la tortilla española.
    -¡Mira que te ha dado el sol¡.
    -Y sabes qué, mamá. Acabaré el bachillerato y seré divulgador con mis viñetas.

    Misterios del tercer planeta

    Misterios del tercer planeta

    Las luces parpadeantes de la cabina iluminaban los rostros de los dos únicos ocupantes de aquella astronave.
    –Te dije que era una pérdida de tiempo, Ed –observó el más mayor de los dos con una voz condescendiente –. Es mejor que volvamos a casa antes de que nos quedemos sin combustible.
    –¡Tiene que ser aquí! –replicó el más joven tensando todo el cuerpo –. ¡He repetido los cálculos una y otra vez, Kerb! Hay cuatro gigantes gaseosos y otros cuatro cuerpos planetarios rocosos en el interior del sistema. ¡Tiene que ser aquí! Si corregimos la frecuencia de rotación de los 14 púlsares…
    –Vale, vale, para un momento y reflexiona. ¿Dónde están las riquezas del sistema? ¿Los metales preciosos? ¿Su avanzada civilización capaz de enviar ingenios al espacio exterior? Hemos estudiado ese estercolero durante casi un ciclo y está completamente cubierto de polímeros orgánicos claramente fabricados por sus habitantes. Y ni rastro de ellos, no creo que esos cuadrúpedos peludos caudados con sus bigotes y sus enormes incisivos amarillos sean capaces de semejante tecnología, por no hablar de los hexápodos negros de cuerpo segmentado que corretean entre los fragmentos. Ni estructuras, ni energía, ni luces artificiales. Nada. Sólo un planeta cubierto de restos de polímero.
    –Supongo que tienes razón, como siempre. Aquí tampoco encontraremos nada. Si seguimos así tendremos que dedicarnos a otra cosa –dijo Ed abatido –. Pon rumbo a casa, estoy cansado de esto. Sólo me queda una duda. ¿Por qué lo harían? ¿Por qué cubrieron su propio planeta con polímeros?
    –No lo sé, Ed. Misterios del tercer planeta.

    Mundabot

    Mundabot

    Era una tarde de lluvia y estaba en primero de la ESO. Iba avanzada en todas las materias como había ido en primaria, pero la verdad es que este año era todo más complicado. Mi mejor amiga se había mudado de pueblo y en el instituto no encontraba mi lugar.
    Estaba sola en casa, como de costumbre, mi madre hacía turnos en el hospital y si estaba en casa tenía que descansar o bien arreglar cosas del hogar. Los fines de semana libres eran fines de semana repletos de actividades. Ella siempre organizaba o encontraba toda clase de talleres científicos o culturales donde poder pasar buenos ratos juntas, pero además aprender y aprender…Ella siempre dice que la vida es un aprendizaje continuo. Se aprende de los aciertos y de los errores. Según ella la vida es ciencia, se hacen hipótesis y debes tratar de validarlas o bien renunciar a ellas, antes que la propia vida te demuestre que eran erróneas.
    Ella era buena en todo, en asignaturas de letras y en ciencias, pero decidió que necesitaba ayudar y eligió el camino de la medicina y sigue aprendiendo de los errores y de los aciertos.
    Como os decía, esa tarde de lluvia recordé todo lo aprendido en robótica y también en un taller del pasado fin de semana en el Museo de la Ciencia y me vinieron ganas de crear con la ciencia lo que la vida no me había dado al ser hija de una madre soltera muy ocupada: una amiga y además hermana, que no se tuviera que ir como había hecho Tina tras el divorcio de sus padres.
    Me fui a mi habitación y empecé a abrir un regalo de hace tiempo para montar un robot hablador. Siempre esperaba que mi mamá tuviera tiempo para montarlo conmigo, pero con tanto trabajo y las actividades que buscaba para todos los fines de semana la caja seguía esperando su momento.
    En las instrucciones ponía que debía buscarse un nombre antes de crearlo y así fue como se engendró mi amiga y hermana Mundabot, su principal cualidad tenía que ser la inteligencia para que siempre tuviera con ella temas a hablar y no me sintiera sola como mis nuevas compañeras de instituto, poco lectoras y solo pendientes de salir con chicos. Ahora necesitaba alguien que tuviera un parecido con mi amiga Tina y con quien pudiera conversar a todas horas.
    Comencé a unir piezas, a crear circuitos y a ir diseñando y modificando lo que no me gustaba de las instrucciones. Estaba tan abducida en mi trabajo que no oí la llegada de mi madre ni respondí cuando me llamó. Había cesado de llover, pero mi mundo había dejado de girar y estaba demasiado ocupada. Mi madre abrió asustada la puerta de mi habitación y cuando me preguntó que hacía le dije que un trabajo de robótica. Ella se ofreció a ayudarme cuando dispusiera de tiempo libre. Ahora era la hora de preparar la cena y tenía que ir a descansar para su turno de mañana.
    Cené con mi madre, pero no le conté mi secreto sobre el proceso de engendramiento de mi amiga y hermana Mundabot, de hecho esa noche no quería dormir y me propuse seguir con mi deseo. Eso me hacía feliz. Esa mañana cuando sonó el despertador hice caso omiso y seguí con mi proceso. Había oído una hora antes que mi madre se levantaba y me puse en la cama, pues sabía que ella vendría como cada mañana a darme un beso. Me hice la dormida y cuando oí la puerta de la calle me levanté. Estaba inmersa en mi proceso de creación y mi niña estaba a punto de nacer, me quedaba la parte de programación con la ayuda del ordenador .Pronto iba a oír sus primeras palabras.
    No era consciente del problema que se avecinaba. Mi madre recibió un mensaje del instituto donde le decían que había faltado a las clases y ella se asustó mucho. Llamó para confirmar si aún no había aparecido y rápidamente se dirigió a casa con los ojos llorosos y el corazón roto por el miedo. Yo era muy responsable y no podía ser que voluntariamente no hubiera ido al instituto. Pensó en todo: un accidente, ladrones, muerte súbita…No sabía ni como dejar de llorar para ver las señales y los semáforos. Ese viaje que hacía cada día, le pareció eterno. Llegó a casa gritando y rápidamente se plantó en mi habitación y cuando abrió la puerta le respondió: “Hola soy Mundabot, la hermana y amiga de tu hija”
    Las dos nos fundimos en un abrazo interminable y cuando la situación se calmó le expliqué que me sentía muy sola. Ese día mi mamá cogió vacaciones y fuimos a merendar con Tina y le presenté a Mundabot.

    Ojos de lobo

    Ojos de lobo

    Nuevamente había sido juzgado mediocremente por el algoritmo de evaluación paramétrica de la ciudadanía. Parece que en el último año había gastado demasiado tiempo en leer libros, pasear por museos e incluso escribir cuentos.
    —"Además, llevo cuatro años de penalización", se quejó aquella noche con Paco.
    —"Te la liaste Pepe, dejaste tu brillante carrera en la informática, para abrir una galería privada de arte contemporáneo en Sitges, además tu plan ha fracasado a medio camino."
    —"Maldito sistema paramétrico de ciudadanía."
    Debatieron sobre la inclinación del algoritmo a premiar la superespecialización.
    —"Pero ya era así antes, ¿no recuerdas las entrevistas de trabajo? A nadie le importaba que te hubieras leído todo García Márquez o cuantas veces habías ido a la Ópera para escuchar a Puccini."
    —"Sí, Paco, ya era así, pero no había un algoritmo que te penalizara. Ahora entro en un banco, ven que el gobierno me ha asignado un seis coma cinco y me aplican el tipo de interés máximo. Sin hablar de los impuestos."
    Tragaron otra cerveza. Bastante borracho, Pepe siguió con la filípica.
    —"¿Sabes la verdad? Si hubiera nacido en otra época, habría sido premiado. Soy un poliédrico, tenía que nacer en mil quinientos."
    —"¿En mil quinientos?", preguntó Paco, un poco perdido.
    —"Sí tío. Mira Leonardo Da Vinci. Pintaba, escribía, inventaba hasta máquinas para volar y se sabía todo de la medicina del tiempo. Homo universalis, le llamaban. Y hoy es al revés, tenemos un algoritmo que evalúa negativamente a quien sabe demasiado y le interesan demasiadas cosas. Leonardo sería sospecho."
    —"Pues, tienes razón, nos quieren como trabajadores muy especializados pero ignorantes en todo lo demás, sin pensamiento crítico."
    Los dos amigos de toda la vida se despidieron y Pepe decidió regresar andando. El metro ya estaba cerrado y no pensaba tomar un bus nocturno, ya que por su baja puntuación social le aplicarían la tarifa máxima. Mejor aprovechar para respirar el aire fresco de la noche y reorganizar las ideas. Así, dejó el Barrio Gótico, atravesó la Plaza Cataluña, y empezó a subir por el Paseo de Gracia. Cuando llegó al cruce con la Gran Vía, miró nostálgicamente hacia la izquierda y decidió alargar el recorrido por la plaza de la Universidad. La situación parecía tranquila, pues ya casi eran las tres, sin embargo, le llamó la atención un lejano alboroto de gritos y bocinas. Vislumbró una protesta, o algo así. Al acercarse, el asombro fue mayor que sus expectativas. Algunas mujeres y varios hombres estaban, desnudos, atados a varios postes de madera. Los carteles encima de los postes incitaban a la lucha contra el algoritmo: "¡Informáticos de todo el mundo, uníos!", "¡Cambiamos los parámetros del algoritmo!", "AI for people!", era lo que decían.
    Atravesó la masa humana y llegó en primera línea, donde unos policías se erigían para impedir a curiosos y borrachos de acercarse demasiados a los manifestantes. Estaba ya suficientemente cerca para observar nítidamente la escena. Se fijó en una de las manifestantes, una chica joven, muy atractiva. No había un colgajo de tejido que cobijara un solo detalle de su cuerpo. Pepe se debió de haber quedado varios segundos estudiándola toda con avidez. Cuando levantó la cara, lo asustaron dos ojos de lobo que le estaban mirando firmemente.
    —"¿Pero qué haces? ¡No te quedes mirando como un tonto, rebélate con nosotros!" Le gritó la chica.
    Pepe sobresaltó y se echó a andar hacia atrás a toda velocidad. Ya fuera de la multitud, por fin pudo respirar, se soltó un botón de la camisa, y miró un folleto que alguien le había puesto en la mano: "¿Crees qué el algoritmo te haya juzgado de manera injusta?", decía el papel, "¡No estás solo! Únete y entrega un aporte para nuestra propuesta de ley. Si eres informático, tu contribución vale doble, ¡únete a la lucha!". Retomó su camino a pasos más lentos, esta vez por la Calle Balmes. No paraba de pensar en aquella chica. Se detuvo en un semáforo. Llegó la luz verde, pero se mantuvo ahí parado. Unirse a la manifestación podía costarle otra disminución de su nota de ciudadanía. Sin embargo, esos locos estaban poniendo en marcha lo mismo de lo que se estaba quejando hace poco en el bar con Paco. Ya desde años que Pepe no oía de protestas contra el algoritmo. Se puso nuevamente verde. ¿Cruzar o volver? La ocasión era deseable. Miró a los semáforos, capaces de reconocer las caras de las personas que cruzaban la calle. Miró su reloj, que seguramente estaba compartiendo sus recorridos con algún servidor en la nube. El mayor peligro en la vida es actuar con demasiada prudencia, había leído una vez, y él era un prudente, ya había huido como un conejo. Lo pensó una última vez. No le quedaron dudas. Pepe sabía cuál camino iba a tomar aquella noche.

    Oración a la vida

    Oración a la vida

    En homenaje a la fotografía de Letizia Battaglia,”Sin título”, Sicilia, Italia, 1984.


    Dios que estás en el cielo, la tierra, las estrellas y más allá del horizonte de sucesos. Dame la fuerza para enfrentar tus retos un día más. Con el Matraz Erlenmeyer y el microscopio soy capaz de combatir cualquier virus enemigo. En cada batalla me enfrento a la tentación y el pecado. Mi hermano es todo ser vivo. Amo al árbol y a su sombra. Amo el aire; el oxígeno que me llena los pulmones. Incluso sin darme cuenta, respiro.

    Estoy vivo. Amo el H2O, el agua del planeta, y el agua de mi cuerpo. Creo en la ciencia, creo en la evolución, creó en nuestros padres fundadores Darwin, Mendel, Newton y Einstein. Creo en los poderes de la observación y la capacidad analítica del ser humano. Gloria a las abejas, gloria a su rol biológico. Gloria a su capacidad objetiva, gloria a la polinización. Gloria a los dispersores biológicos: las moscas y su eterno zumbido. Alégrate madre tierra, tus hijos hoy están vivos.

    Alégrate porque somos conscientes de que debemos cuidarte. Pide por nosotros, porque los cambios de nuestra propia marca sobre el planeta no nos extingan. Envía Señor Dios tú espíritu Santo a la tierra. Envía la paz y la empatía en los corazones de tus hijos, llena de espíritu santo el corazón del hombre.
    Amen.


    Fotografía:
    Battaglia Letizia,”Sin título”, Sicilia, Italia, 1984. Consulta en línea:
    [https://www.icp.org/browse/archive/objects/traditional-rituals-used-during-the-trials-of-
    the-beati-paoli-like-wearing-a]

    Picalepsis

    Picalepsis

    Otra vez me despierta ese zumbido. No es como antes, cuando lo sentía directamente en mi oreja. Ahora el transmisor replica el sonido a todo volumen. Aún así no puedo evitar sacudir las manos tratando de darle caza.

    Doy la luz y veo que Marta y Jose también se han despertado. Esperamos en silencio hasta que cesa la alarma. Por suerte, no tardaron mucho en dar con él. Suspiramos aliviados. Jose se frota las manos – A por el desayuno, ¿no? – Sale con su habitual tranquilidad. Envidio su capacidad para disfrutar de la vida bajo cualquier circunstancia. Incluida esta.

    Mientras desayunamos se emite el informe diario matinal. Nuestro protector hace un resumen de los contactos con otros refugios. El Sorbe ha caído. Hubo una infiltración, Nos d aun mensaje de unidad y supuesta tranquilidad y da paso a los avances en la desinsectación de la Tierra. Los mosquitos se extienden de forma imparable. No se puede contabilizar la población, por lo que es difícil medir su descenso. O ascenso. No sabemos. Algunos países optaron por gasear la atmósfera con potentes insecticidas. El resultado fue catastrófico. El resto de seres vivos se vieron igualmente afectados, incluidos los humanos. Una vez se rebajaron levemente los niveles de gases nocivos, los mosquitos invadieron de nuevo la zona. Ahora son resistentes.

    Al final, todas las naciones tuvieron que tomar la misma decisión: construir refugios subterráneos con máxima seguridad antimosquitos mientras se continúa con mecanismos para acabar con ellos, o al menos hacernos inmunes al protozoo que transmiten y que resulta mortal para nosotros. Los refugios se colocaron estratégicamente cerca de depósitos de agua subterránea, donde por suerte, o por ahora, no crecen los mosquitos. El aire llega a través de conductos monitorizados que activan una red eléctrica capaz de fulminar a cualquier insecto.

    -Belén, vamos, que ya es la hora.

    Los lunes, porque, aunque el tiempo ya no importe, ayuda a organizarnos, nos toca limpiar las placas solares. Marta, Jose y yo éramos profesores de la facultad de física. Formamos parte de los primeros equipos de decisión para el proyecto de supervivencia de nuestra especie. El gobierno nos contrató y pasamos a trabajar con otro grupo de profesionales en uno de los refugios. La Coveta. Trabajar colaborativamente claro, el dinero ya no vale nada. Y ahora encima nos jugamos la vida saliendo a la superficie para poder seguir teniendo energía. Los trajes de protección dificultan el trabajo y nos lleva casi todo el día acabar con la tarea.

    Mientras limpio no puedo evitar pensar en el mosquito de anoche. Seguro que se coló por el flujo de aire. Mira que avisé de que no es suficiente con limpiarlo una vez al día. Después iré a hablar con los técnicos, a ver qué ha pasado. No quiero que acabemos como El Sorbe. Nuestro protector lo es en todos los sentidos, y aunque transmite toda la información sobre otros refugios, no lo hace con el nuestro.

    Acabada la tarea, me doy una ducha que ojalá pudiese ser más larga. Por razones obvias, solo tenemos cincuenta litros por persona para asearnos. A la semana. Ya es la hora de la cena así que voy al comedor y me acerco al grupo de técnicos de ventilación.
    -Hola, chicos. Quería preguntaros por la infiltración de anoche. ¿Cuál creéis que ha sido la causa?
    -Venga, Belén, tía, que estamos cansados. Deja de hablar de trabajo. ¿Te unes a la timba de esta noche? Alguien ha encontrado un paquete de cigarros. Premio gordo.
    -No, gracias. Pasadlo bien.

    Me alejo murmurando. Una cosa es saber vivir con calma y otra es no saber preocuparse cuando toca. El miedo es un mecanismo de protección. Yo no soy una miedica, solo soy precavida.
    Voy a comprobarlo por mí misma. Me dirijo al control central de los tubos de ventilación. Un sismógrafo adaptado a estos pequeños seres controla los conductos de manera que cualquier vibración en el aire activa la descarga eléctrica. Me pongo a revisar los datos de la madrugada pasada. Veo la señal que activó la alarma. No fue en los conductos de aire. Esto no cuadra.

    Estoy tan concentrada que cuando me doy cuenta ya es demasiado tarde. Zzzzz. En mi oreja. Agito las manos sobre mi cabeza desesperadamente y corro por la habitación dando vueltas sobre mí misma. Me pego a la pared para tener una visión completa de la sala. Mis ojos se mueven rápidamente de un punto a otro. En ese momento, mi peor presentimiento se confirma. Agudizo el oído y al fin lo entiendo. Los mosquitos están entre las paredes.

    Poder oculto

    Poder oculto

    Estaba viendo la última película de la saga Avengers. Endgame no le estaba defraudando, aunque esto no tenía mucho mérito, cualquier película de Marvel le fascinaba.
    Era un ávido lector de cómics y como no, no se había perdido ni un estreno de Marvel.
    “Rubén, deja la tele ya, ponte a hacer algo productivo”, reclamo su madre con un tono de voz que indicaba hartazgo.
    Rubén ni la escucho, en ese momento estaba luchando con el capitán América codo con codo.
    Rubén tenía 14 años y desde bien pequeño había sido un soñador empedernido. Además, tenía una gran virtud, era capaz de co-protagonizar todas las historias que leía o veía. Necesitaba apenas unos minutos para protagonizar la trama
    “Rubén, ponte ahora mismo a hacer los deberes. No has hecho nada en todo el fin de semana, me tienes harta, voy a regalar el televisor”.
    Salieron los créditos del final de la película y Rubén replicó a su madre.
    “Vale, mamá, ya me pongo, no seas pesada, masculló entre dientes”.
    “Pesada yo, si no estuviera encima de ti estarías todo el día con esos superhéroes, no sé qué te aportan”.
    Qué me aportan, pensó Rubén, vivir unas aventuras increíbles. Ojalá yo tuviera superpoderes como ellos.
    Esta última frase retumbó en su cabeza y por primera vez, se planteó una fascinante pregunta: Si pudiera elegir un superpoder, ¿cuál escogería?
    Primero pensó en la supervelocidad, como Flash, el personaje más veloz del universo. No le acabo de convencer, ¿dónde iría, si en segundos recorrería la tierra?
    Después pensó en la fuerza de Hulk, pero se imaginó repudiado por todos, debido a su poder de destrucción.
    Después de cenar cayó rendido, pero la preguntaba de los superpoderes le seguía carcomiendo.
    Encantado Rubén, soy Anton, Anton van Leeuwenhoek. Tengo la clave de tu superpoder.
    Se despertó, con la sensación de no haber dormido nada. Miró el reloj y eran ya las siete. El único recuerdo que tenía de la noche era el de una voz que le susurraba en el oído un extraño nombre, Anton, Anton van algo, no lo recordaba bien. Lo que si recordaba era la frase que le había dicho repetidas veces y que, para él, no tenía ningún sentido. Tengo la clave de tu superpoder
    Se levantó, turbado, y se puso en marcha. Durante todo el día estuvo abstraído con la frase que le había perseguido entre sueños.
    Llego a casa y después de hacer los deberes, se puso a leer un comic de capitán America, cenó y se fue a dormir.
    Encantado Rubén, soy Anton, Anton van Leeuwenhoek. Tengo la clave de tu superpoder.
    De repente se despertó. Raudo y veloz fue a internet a buscar el nombre que lo perseguía: Escribió anton van leugen, anton van leugenjoc y eureka, allí estaba el retrato que lo había acompañado en su sueño: Cabellera rizada y rubia, a todas luces postiza, simulando la época del personaje, un pañuelo blanco abrochado en su cuello y una estampa nórdica de hombre alto y fuerte, acompañado de una mirada inteligente, lógico si pensamos que Anton van Leeuwenhoek fue el inventor del microscopio óptico.
    Rubén, se quedó meditabundo y pensó: ¿Por qué me visita en sueños el inventor del microscopio óptico? Mientras divagaba, cayó rendido.
    De repente, se le volvió a aparecer Anton, pero esta vez Rubén no estaban en su habitación, sino que se encontraban en una amplia sala, de suelo similar a un tablero de ajedrez, armarios antiguos de madera, una tetera, una mesa con papeles anotados de forma desordenada y nuestro curioso protagonista mirando por un monóculo. Destacaban unas bellas cerámicas pintadas de blanco y azul en algunas estancias de la casa.
    Rubén se asomó por la ventana, sin entender donde se encontraba. Vio una bulliciosa ciudad surcada por canales con personajes ataviados con vestimenta antigua ¿Dónde estoy?, se preguntó.
    Le contestó una grave voz, con acento holandés, cuyo dueño era Anton van Leeuwenhoek
    Señor Rubén se encuentra en Delft, en el año 1675. Le he traído aquí porqué le quiero enseñar esta curiosa imagen ampliada que estoy observando.
    Delante de él, vio un curioso instrumento que lejanamente se parecía a uno de los microscopios ópticos de su laboratorio de prácticas. Ante sí, tenía un microorganismo, similar al que había visto en el laboratorio del instituto la semana anterior. Lo que Rubén no sabía, es que estaba viviendo un momento histórico. Estaba viendo las primeras imágenes ampliadas por un microscopio óptico de la historia.
    Sonó el despertador y Rubén se levantó más feliz que nunca.
    Mientras desayunaba comentó “Mama, he elegido superpoder, tendré el poder de ver lo que quiera de forma ampliada, seré Microscoman.
    Su madre, lo miró con cara de no entender nada. ¿Rubén, te encuentras bien?
    Microscoman, el héroe que puede ver todo ampliado, repitió risueño Rubén.

    Poseidón

    Poseidón

    El inspector González entró en las instalaciones con pie firme. Avanzó por los conductos de la instalación submarina. Estaba oscuro, aun no había arreglado las luces. El agua le llegaba por encima de los tobillos. Menos mal que le habían proporcionado unas botas adecuadas, habría odiado tener que mojarse los calcetines.
    Recorrió los pasillos linterna en mano. Era una base pequeña, de investigación, no tardó en encontrar los cuerpos agolpados al final del conducto norte.
    Esto no debería haber pasado, se suponía que los fallos de seguridad sencillamente no ocurrían. La capacidad de reacción de “Poseidón”, la inteligencia que regía estas instalaciones, era casi inmediata.
    Era un problema grave. Había gente muerta y los mandamases querían que el asunto se llevara con discreción. El hecho de que un grupo de científicos hubieran muerto en esas instalaciones tenía a todo el mundo nervioso. La inteligencia decía que no le había hecho caso durante la evacuación, cosa arto improbable. Quedaba la posibilidad de que Poseidón tuviera algún fallo de seguridad, o lo que era más aterrador, que los hubiera llevado a la muerte a propósito.
    Mientras observaba los cuerpos sin vida de los tres investigadores, las luces se encendieron. Fue un sobresalto momentáneo, ya le había dicho que estaba volviendo a poner en marcha la instalación.
    De forma instantánea el agua que le llegaba ahora casi a las rodillas empezó a bajar de nivel. Poseidón estaba volviendo a ponerlo todo en orden.
    -Poseidón, no toques nada de este pasillo.- Exigió el Inspector a la nada.
    - De acuerdo Inspector González.- Contestó una voz que bien podría haber sido de un compañero a través del pinganillo. Era increíble lo humanos que sonaban.
    El inspector volvió sobre sus pasos hasta llegar al laboratorio número trece.
    -¿Es aquí donde estaban las tres víctimas cuando sucedió el accidente?
    -Afirmativo.- Acto seguido tres hologramas aparecieron en la sala, indicando al inspector donde se encontraban exactamente.
    Era extraño verlos allí parados, como si se hubiera metido dentro de una película en pausa. Examinó la estancia, destrozada por el agua que la había inundado en su totalidad apenas un día antes.
    Antes de acceder a entrar en los dominios de una inteligencia artificial posiblemente hostil, había hecho un concienzudo análisis de la situación.
    El incidente se había iniciado a las 21:10. Los informes hablaban de una colisión accidental de un gran cetáceo con una de las columnas que estabilizaban la base submarina. En ese mismo instante Poseidón empezó a movilizar a los más de cien empleados que se encontraban en ese momento dentro de la instalación. Todos son evacuados de forma rápida y eficiente. La mayoría de ellos estaban incluso tranquilos, Poseidón velaba por ellos. Lo curioso es que cuando se ven las distintas rutas de salida, a estos tres científicos la inteligencia los separó del resto y los llevó a una trampa mortal.
    -Muéstrame la ruta de evacuación para las tres victimas y los pasos que fueron dando en tiempo real.
    Los hologramas empezaron a moverse. Primero seguían trabajando, luego se miran unos a otros y empiezan a dejar en las mesas lo que están haciendo y se encaminan pausadamente al exterior. En el pasillo, el Inspector ve como un camino de flechas luminosas les indica que vayan a la izquierda. Raro, los cuerpos están hacia la derecha. Drásticamente las flechas cambian de sentido y ahora les indican que tiene que ir a la derecha. Los tres científicos frenan el paso, el agua holográfica les llega a las pantorrillas. Tras un segundo de indecisión giran a la derecha. El agua sigue subiendo. Al llegar a la puerta del pasillo norte, al lado de la puerta, a la derecha, se ve una gran flecha verde apuntando al frente. Los hologramas entran y se unen a los cuerpos sin vida.
    -¿Porqué cambiaste de opinión y los enviaste por la derecha?
    -Dejo de ser la ruta óptima.
    Era posible, algún ensanchamiento en la cubierta podría haber alterado los cálculos, pero ir por la derecha no tenía sentido. Se acercó a la puerta por la que acababan de entrar los hologramas. Empezó a examinar el escenario y entonces los vio, ahí estaba la solución.
    Ya en el planeador rumbo a casa se conectó con los mandamases. Tenia la respuesta que buscaban.
    -No fue un fallo, pero tampoco un asesinato.-Al ver la cara de incredulidad de los asistentes se explicó.- Poseidón les dio la ruta correcta, pero ellos no fueron capaces de interpretar la información de forma correcta. En el desvío, la flecha verde no indicaba que tenían que seguir recto, les indicaba que tenían que subir. La ruta de escape más óptima era por los conductos de ventilación. La entrada estaba justo ahí, sobre la flecha. Depender tanto de las IA puede hacer que llegado un punto, nos cueste entenderlas.

    Reinicio

    Reinicio

    La rosa, de manera irremediable, ha caído a la tierra removida. Algunos pétalos azules se desperdigan entre las vengativas ramitas del arbusto que cobijaba a la flor. La ginoide ha cortado el pedúnculo demasiado próximo al cáliz. La observa contrariada. Con todo, el cobrizo ser automático desvía su atención ―con una cabeza ovalada carente de rostro― hacia la trayectoria descendente del objeto que ha aparecido en el cielo tras el trueno; su distracción; una punta de lanza ígnea que no tarda en ensartar la metrópolis.

    Tras el inaudito quebrar de la tradicional monotonía, las sinapsis cuánticas de la ginoide determinan que el objeto volador no identificado ha cruzado las estrellas sin contratiempos, desafiado la gravedad del planeta, perforado la cúpula que servía para proteger antaño su mundo de titanio y silicio y probablemente haya llegado hasta allí para destrozar un cúmulo de zonas que tardarán semanas en volver a tener impecables. A la Mater no le va a hacer ninguna gracia. En cambio, ella sí lo encuentra entretenido. «Un día diferente», piensa.

    Un pequeño dron, esférico, hace acto de presencia. De él surge una voz:

    ―Poneos en movimiento. Podría dar comienzo el Reinicio.

    Es la imperante inteligencia artificial que todo lo administra: la Mater. Marcial, nada empática, pero considerablemente eficiente.

    Con una de sus alargadas manos y extremada delicadeza, la ginoide recupera la rosa. Deja las tijeras de podar a un lado. Con escandalosa parsimonia, se alza. Breve, presta atención al inmenso edén hidropónico que se extiende extramuros. Luego, a la nitidez y pureza de la bóveda celeste. Se pone en marcha sin más dilación hacia el lugar dónde ha impactado el objeto. La rosa va con ella. Otros seres mecánicos, curiosos, la persiguen aunque hay drones por los campos que revolotean azuzándolos.

    El caminar de la ginoide es peculiar. Renquea y da largas zancadas. Desgarbada, el alargado brazo que no sujeta la flor se balancea al ritmo de un dos, dos uno, un dos, dos uno… La rosa, siempre, cerca del pecho. Según avanza por calles, parques y avenidas asépticas, desbordadas de edificios mudos, vacíos e intimidantes, se cruza con múltiples automáticos. Los hay que permanecen quietos y distantes. Otros se le unen y a quienes la acompañan. Un variopinto ejército de Hamelin cuyas almas de metal danzan al son de la Mater.

    ―Poneos en movimiento. Podría dar comienzo el Reinicio ―se repite alrededor.

    El silencio dominante, obligado por corazones articulados y sistemas cargados de sangre artificial, no deja de menguar. Son no-vida y vida en un lugar donde todo es íntimo y misterioso, pero donde no existen los sueños ni las pesadillas. Donde lo natural es ser antinatural, pues lo que camina sobre el asfalto es no-orgánico y lo orgánico solo permanece anclado en los jardines, o en las leyendas.

    La ginoide no deja de preguntarse algo en su cabeza: «¿Será este el tiempo que esperaban ver los antecesores?», la mayoría obsoletos en el vertedero. Es triste, ya no se recuperan autómatas, ni robots, ni androides ni ginoides…, no quedan componentes. Y las factorías hace años que se quedaron sin energía. Incluso, a veces, la Mater sufre fallos de sistema. La brillante decadencia que oculta la metrópolis es un vulgar espejismo. Sin embargo, los seres que quedan la mantienen en pie con ahínco, está en su programario. Por una esperanza: el Reinicio.

    Comienzan a percibirse destrozos mientras el grupo alcanza la zona de impacto. La estela que ha dejado el meteorito es evidente. Bajo la batuta de drones ―son parte de la omnipresente Mater― ya hay limpiadores operando a la par que autómatas realizando labores de reconstrucción.

    Alrededor de un cráter es donde convergen los automáticos desde las diversas direcciones. La ginoide se asoma como tantos. No duda en descender, cree tener una corazonada. Como un halcón, un dron va en pos de ella. Entre vapores, restos de asfalto y materiales candentes vislumbra el objeto.

    ―No es un meteorito ―murmura la voz de la Mater a través del dron. El artefacto raya la perfección en sus líneas ovaladas―. Una cápsula ―confirma. No hay dudas, temores ni preocupación en el tono.

    En ese instante, sonidos de descomprensión. La cápsula se abre. El dron y la ginoide se miran. Sorpresa y no sorpresa. Si pudieran, sonreirían.

    ―El Reinicio ―indica la Mater.

    La ginoide, sin dudar, toma a la desnuda y pequeña criatura orgánica del interior de la cápsula. «Un día diferente», piensa divertida. Y la pequeña despierta en un estallido estridente sin fin. Ella la abraza junto a la rosa y se comunica con la Mater.

    ―Sí, la llamaremos Azul, como al antiguo mundo.

    Súbitos, cientos de truenos atraviesan el cielo. La Mater dispone de nuevo:

    ―Poneos en movimiento. Da comienzo el Reinicio.

    Su voz, ahora, suena como una nana.

    Selfmachine

    Selfmachine

    Un agudo aviso sonoro lo arrancó de la semiinconsciencia. Los restos quebrados del parabrisas aún mostraban el entrecortado mensaje de error que proyectaba la consola hasta que Ned la desconectó del puerto serie.

    >N.M. AVISO: CORREGIR SEÑAL // FIN //.

    «Ned, eres idiota y te van a despedir». Con un leve movimiento dibujado en el aire de su mano derecha desplegó un menú, seleccionó la opción continuar para avanzar en la lista y optó por ordenar la redirección de parte de los nanofluidos evitando así el inminente colapso.

    Se sacudió las partículas de vidrio de la luneta lateral y echó un vistazo a su brazo izquierdo. Supuso que estaría muy afectado, pero lo que vió entre los desgarros de la manga lo horrorizó hasta el punto de sentir arcadas. Presentaba una hendidura desde la muñeca hasta el codo de la que brotaba, entre cuajos, el líquido espeso y cálido. La unión con el hombro era casi inexistente y el brazo parecía estar a punto de descolgarse. «Hostia puta». Tomó aire y, tras retirar los jirones restantes de la manga, se realizó un torniquete con el cinturón reglamentario intentando sostener el colgajo como mejor pudo. No le quedaba demasiado tiempo para abandonar el vehículo, según dedujo, por el denso humo negro y el tufo a combustible derramado.

    Al salir por la ventana, contempló la dimensión del accidente y concluyó que había tenido mucha suerte. «Demasiada». El CH33V3R 0015SP era ahora un amasijo de metal y vidrio que ya poco se parecía a los nuevos modelos de la flota de transporte. Un nuevo mensaje de error lo devolvió a la accidentada realidad.

    >N.M. AVISO: CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    Se tenía que dar prisa. Un vistazo al trayecto que el vehículo había recorrido tras acabar dando vueltas le bastó para constatar que ahora, sin ninguna duda, «me despedirán»: el asfalto estaba sembrado de brazos y piernas que habían salido despedidos tras el accidente. La mayoría de las extremidades parecían estar demasiado deterioradas y, supuso que, inservibles. «¡Mierda!».

    >N.M. AVISO: ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    «Céntrate, Ned». Se reintrodujo por la ventana del conductor, estiró el brazo derecho hasta alcanzar la guantera y se hizo con un pequeño bote negro que tenía la inscripción N.M. a un lado. Liberó el torniquete y un sabor amargo le inundó la boca al morder el cinturón. Había calculado todas las posibilidades para su supervivencia, y por ello, decidió desprender las últimas hebras que mantenían el brazo en contacto con su torso.

    >N.M. AVISO: FALLO MASIVO >ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

    Unos filamentos negros rematados por diminutos receptáculos comenzaron a extrudirse con violencia discontínua desde el interior del muñón cuando Ned vertió parte del contenido del envase negro. Eligió uno de los brazos menos accidentados y lo aproximó al hombro. Estos estambres orgánicos, atraídos por la cercanía del miembro, fueron conectándose con sus pares del nuevo apéndice hasta formar un todo sin ningún rastro del trauma previo.

    >N.M. AVISO: FALLO MASIVO CORREGIDO >ERROR FATAL CORREGIDO >ERROR SEÑAL CORREGIDO >SISTEMA ASEGURADO // FIN //.

    Ned sintió un hormigueo que fue descendiendo a oleadas desde el hombro hasta las punta de sus nuevos dedos. Agitó el brazo, contrajo la mano y sacudió los puños. La fusión parecía ser estable. Una detonación como consecuencia de la deflagración del vehículo le recordó que ahora quedaba lo peor: dar explicaciones a su coordinador de sección mientras deshacía a pie el camino de vuelta al laboratorio.

    >N.M. CONECTANDO: ALMACÉN LABORATORIO CENTRAL >CONECTADO // FIN //.
    >N.M. ENVIANDO MENSAJE: ENTREGA FALLIDA >ACCIDENTE TRÁFICO >CARGA DESTRUIDA >ESPERANDO ÓRDENES // FIN //.

    >A.L.C. CONECTANDO: NED MERRILL >CONECTADO // FIN //.
    >A.L.C. ENVIANDO MENSAJE: REGRESAR ALMACÉN >FINIQUITO ESPERA >NED MERRILL DESPEDIDO // FIN //.

    SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

    SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

    Megan tenía mucho sueño aquella mañana. Dodo no había parado de moverse en toda la noche y la había despertado unas cuantas veces. El perro siempre dormía con ella y no hacia ningún ruido, pero tenía miedo a las tormentas y esa noche no había parado de llover y tronar ni un segundo. Megan se olvidó de apretar el botón para desconectarlo.
    Dodo le hacía mucha compañía, sus padres lo habían fabricado para ella por su décimo cumpleaños y desde entonces eran inseparables. El perro era uno de los muchos inventos de sus padres y aunque era bastante perfecto y similar a un perrito de verdad, tenía algún que otro fallo. Dodo tenía un ladrido ensordecedor, cosa que molestaba a Megan, pero aparte de eso y el miedo a las tormentas que le hacía llorar sin parar emitiendo unos gruñiditos muy extraños estaba muy contenta con él.

    Como seguía lloviendo, Megan decidió que no iría al colegio y que ese día la clase la seguiría online. Sus padres tenían su laboratorio al lado de casa y Megan disponía de un ordenador de pantalla plana enorme en el que podía seguir sus clases mejor que cuando iba al colegio. Su clase era muy pequeña y el pupitre aún más. Se sentaba al lado de Paola, que cada vez que escribía le daba un codazo al acabar el renglón, algo que hacía enfadar mucho a Megan.

    Claudia y Martin, los padres de Megan estaban en la cocina, ella bajó para sentarse con ellos mientras ellos tomaban su desayuno. Siempre los acompañaba mientras ellos comían.

    Claudia la saludó muy sonriente y Martin como siempre le dio una palmadita en la espalda.

    - Hoy me quedaré en casa y seguiré la clase online. - dijo Megan.

    - De acuerdo Megan - contestaron los dos al unísono. Si falla la conexión a internet o no funciona alguna cosa nos avisas, estaremos trabajando en el laboratorio – añadió Martin sonriendo.

    - De acuerdo papá – contestó Megan que se levantó y se fue a su habitación.

    Claudia y Martin se miraron con tristeza al ver subir a Megan a su habitación, sabían que el momento estaba llegando y esta vez si que le habían cogido cariño. A pesar de que no habían logrado la evolución que querían en cuanto a sus sentimientos, Megan había conseguido perfeccionar las funciones matemáticas que ellos llevaban años sin ser capaces de conseguir en un tiempo récord. Con su ayuda habían creado a Dodo, que a pesar de ser un perro tenía más sentimientos que ella misma. Con lo que aplicando las nuevas mejoras de Megan y sus nuevos progresos ya tenían lo que estaban buscando: la inteligencia artificial y la robótica con sentimientos por fin podría ver la luz: Cameron no tardaría mucho en ser conectado.

    Megan empezó la clase. Como siempre fue la primera en acabar los problemas que había planteado la profesora. Megan era un genio en matemáticas y nuevas tecnologías, lo malo, que era muy avanzada comparada con los niños de su clase y cuando acudía de forma presencial se aburría mucho esperando que sus compañeros acabaran las tareas. Por ello muy a menudo se quedaba en casa como había hecho aquel día, y mientras esperaba a que corrigieran los ejercicios en la pizarra, ayudaba a sus padres con las programaciones que le mandaban. Para ella, era como resolver un sistema de ecuaciones con tres incógnitas, despejando las ecuaciones y sustituyendo en el lugar adecuado el resultado era rápido. Era como leer entre líneas, una cosa muy simple que ella había ido mejorando con la práctica.

    En ese momento, sus padres estaban trabajando muy duro en un nuevo proyecto. Megan colaboraba con ellos aplicando algoritmos matemáticos sencillos para hacer programaciones de funciones complejas en MEG5SEN, el nuevo software que ellos llevaban diseñando desde hacía varios años. Con el nuevo lenguaje CM que ya tenían muy perfeccionado ellos y que Megan con sus mejoras había conseguido que acabara de funcionar tal y como ellos querían.
    Claudia y Martin no le habían explicado mucho sobre el nuevo proyecto, solo le habían dicho que sin ella nunca se habría podido llevar a cabo, con eso Megan siempre sentía más ganas de continuar trabajando en la programación cuando sus padres se lo pedían.

    El día pasó y los tres se sentaron alrededor de la mesa para que Claudia y Martin cenaran. Megan esa mañana, por fin había resuelto la última secuencia de datos para conferir sentimientos, por fin lo había conseguido descifrar. Por ello recibió muchos agradecimientos por el gran trabajo realizo.
    En ese momento Martin como siempre le dio una palmadita en la espalda que duró más de lo normal, Martin presionó con fuerza el botón que se encontraba debajo de su cabeza y con voz triste pronunció su nombre: Megan…


    SIN RECUERDOS

    SIN RECUERDOS

    ¿Puede alguien desaparecer en un túnel del tiempo? ¿Tiene sentido esta pregunta?
    Me llamo Miriam Ariztimuño Garza y habito en un túnel del tiempo, aunque ya no soy yo, simplemente una presencia que nadie recuerda.
    Me pregunto si unos padres pueden olvidar por completo a su hija, pueden olvidar la vida de antes y que todos sus recuerdos desaparezcan. Me cuesta creerlo, pero tal vez el culpable sea el tiempo que aunque intentemos dominarlo somos títeres en sus manos.
    Nací un quince de septiembre de 2013 en Bilbao y desaparecí un nueve de junio de 2040 en un túnel del tiempo. Quise cambiar el pasado y el pasado me ha cambiado a mí.
    Crecí junto a una madre cariñosa pero triste. Era pianista, bueno lo había sido, pero tras la pérdida de su mano y pie izquierdo en un desagradable y cruel accidente de tráfico el piano cerró su compuerta, las teclas blancas se amarillearon y aquel gigante azabache terminó hundiéndose en el abandono y el polvo. Era un simple mueble inerte en el salón de casa. Todo ello ocurrió antes de que yo naciera y jamás la escuché tocar, tan solo la veía mirarlo con nostalgia mientras tímidas lágrimas se deslizaban por su rostro. Siempre soñé con devolverle su mano y escucharla, que el sonido de su música me despertara cada mañana y me ayudara a dormir en las noches de invierno. Me costaba imaginar el dolor que puede sentir un pianista que ha vivido desde la infancia creando música y ahora debía de olvidarlo.
    Mi padre y ella se conocieron en unas sesiones de terapia postraumática. Él era el psicólogo y se enamoró de aquella muchacha de semblante triste y quiso devolverle la alegría. Una tarea que no logró conseguir. Aunque a veces mi madre parecía feliz, nunca quiso escuchar el sonido de un piano. Se encerró en el orgullo de que no le importaba, cuando en verdad era todo lo contrario, su prolija carrera se había esfumado, y rara vez expresaba sus sentimientos.
    Aquella noche primaveral de 2010 mi madre regresaba a casa tras la fiesta de cumpleaños de una amiga. Un conductor camicace se cruzó en su camino y ella calló por un barranco. El otro coche desapareció, nunca se supo quién era. Y yo me propuse cambiar el pasado.
    Fui una alumna destacada en ciencias. Mi mente era calculadora y fría, solo veía fórmulas y números y un mundo futuro que me impedía conocer la historia con interés, todo aquello que nos había precedido. Solo existían en mi mente los nuevos avances de la ciencia, y yo quería estar en la lista de los grandes científicos. Estudié física y tras graduarme formé mi propio grupo de inteligencia artificial. Creamos una mano biónica para devolverle la alegría a mi madre y en ese momento me di cuenta que la ciencia estaba muy alejada del arte y de la música; aquella mano consiguió que mi madre recuperase la movilidad, pero era imposible que creara música con ella. La agilidad de una mano humana al tacto de un piano era mágica y aquella inteligencia artificial no lo conseguía.
    En ese momento decidí cambiar el pasado y para ello estudié punto por punto la teoría de la relatividad del genio Einstein. Patenté la máquina del tiempo, aunque la comunidad científica no la aceptó de buen grado y temieron por mi cordura, pero yo estaba dispuesta a cambiar el pasado para poder escuchar a mi madre tocar el piano. El viaje por el canal del tiempo fue abrupto y desagradable.
    Regresé a un momento en el que todavía no había nacido, la primavera de 2010. Pinché la rueda del coche de mi madre para que no pudiese arrancar y así aquel indeseable cruzaría la carretera en soledad.
    Pero desde aquel día desaparecí en el túnel del tiempo, mis padres no se conocieron y yo nunca he existido para ellos. A veces los observo desde esta dimensión abstracta e indescifrable. Tuvieron otros hijos y ahora son felices. Yo por fin escuché a mi madre tocar el piano y me pregunto si aún en sueños pensarán en mí. ¿Qué vida es la real, la mía o la de ahora?
    Alguien se acerca en el túnel del tiempo, me mira y se marcha. Y me pregunto si somos simples sueños y aquel que más nos gusta se convierte en realidad. ¿Existí alguna vez o habito solamente en el sueño de alguien?
    El túnel del tiempo se acelera y de pronto estoy dentro de un coche, conduciendo medio dormida. Veo los ojos de mi madre acercarse, una luz me destella y el coche cae por un barranco.
    ¿Yo fui la causante de aquel accidente y luego me convertí en su hija? El destino nos persigue y el tiempo nos manipula.

    SINCROBOT

    SINCROBOT

    Nada tenía que ver la experiencia presente con su anterior visita hacía ya 45 años. Las excesivas tareas de docencia y gestión no habían permitido a Marco dedicar demasiado tiempo a la investigación, ni poder participar en experimentos en el sincrotrón y otras grandes infraestructuras, que tanto le gustaban. Recordaba con excitación su primera vez, siendo estudiante de máster en Grenoble. Su tutor le había invitado a participar en una sesión de experimentos para que tuviese la oportunidad de conocer el ESRF, ya que las medidas que iban a efectuar estaban relacionadas con el proyecto en el que tendría que participar.
    Tras aquella primera experiencia, muchos habían sido los experimentos excitantes llevados a cabo y los resultados interesantes y, en ocasiones inesperados, que había obtenido. Primero como estudiante de tesis, más tarde como postdoc y, finalmente, como profesor titular liderando su propia investigación. Recordaba las fatigantes jornadas, en las que apenas se dormía un puñado de horas, sentado frente a los múltiples ordenadores necesarios para controlar el experimento (haz, cámara, señal, detector, control de la temperatura, etc). La dificultad de obtener acceso, junto con el elevado coste de tales infraestructuras, se traducían en una obligación moral de no desperdiciar ni un segundo del tiempo asignado para los experimentos.
    Esta vez era diferente. Además de las pantallas, los científicos de la línea y los estudiantes, estaba Sincrobot, un Robot dotado de inteligencia artificial. Los Sincrobots habían sido inicialmente entrenados para hacer el seguimiento de los experimentos en las horas nocturnas, cuando la fatiga y el cambio de ritmo no permiten a las personas dar el máximo rendimiento. Los resultados que se habían obtenido con los primeros Sincrobots eran mejores de lo esperado. Tras los primeros meses, y gracias a los algoritmos desarrollados por una empresa de inteligencia artificial de París que colaboraba con el ESRF, los Sincrobots eran ya capaces de realizar los montajes experimentales, cambiar las muestras, lanzar los experimentos de rutina y llevar un perfecto seguimiento de todo lo sucedido en su diario de laboratorio digital integrado.
    Hasta aquí sus capacidades no eran más que un simple remedo de lo que los científicos de carne y hueso podían hacer, pero con mucha más destreza, velocidad y a prueba de errores, lo cual en el caso de científicos era algo habitual, especialmente durante la noche. Tras estos éxitos iniciales, el desarrollo había continuado. En pocos años, los Sincrobots eran ya capaces de solucionar problemas técnicos, y los de última generación eran incluso capaces de analizar los resultados en tiempo real y sugerir nuevos experimentos en base a los resultados obtenidos y a la literatura (rápidamente analizada). Gracias a ellos, el avance de los científicos en diferentes campos había sido muy rápido.
    Sin ir más lejos, el ESRF utilizaba energía suministrada por un minireactor de fusión nuclear, construido con unos nuevos materiales magnéticos y cerámicos que habían sido descubiertos gracias a la inteligencia artificial de los Sincrobots. Los Sincrobots también habían contribuido de manera decisiva en el avance de la comprensión de los cambios estructurales de ciertos grupos de proteínas que estaban relacionados con el desarrollo de procesos cancerosos. Finalmente, los Sincrobots habían sido decisivos en el descubrimiento de nuevos catalizadores a base de materiales abundantes que permitían la transformación del CO2 en combustible a velocidades equivalentes a las de las reacciones de combustión que lo generaban, y con un rendimiento cercano al 100%.
    Todo ello había dado lugar a 20 años de paz y prosperidad a nivel global nunca antes experimentadas, y a una intensificación de las colaboraciones internacionales. La humanidad se concentraba ahora en un reto global, el de garantizar la permanencia de la especie humana a través de la exploración y conquista del espacio y sus infinitos recursos. Los Spacebots, primos hermanos de los Sincrobots, se habían convertido un elemento clave de la Estación Espacial Internacional.
    Marco, recostado en su silla, la mirada fija en una pantalla que escupía hileras de números, pensaba en lo cerca que había estado de irse al traste todo. Cuando la falta de fe de los humanos en la ciencia y en sus propias capacidades se había transformado en movimientos sociales y políticos que abogaban por desandar lo andado, por renunciar al nivel de vida que los avances técnicos y científicos nos habían permitido. Justo en ese momento clave de la historia humana, la llegada de la inteligencia artificial (producto de la inteligencia humana) había demostrado que era posible seguir superando los retos, continuando el avance exponencial de la civilización humana.
    Marco sonrió mientras recordaba una frase de Isaac Asimov: “cualquier civilización que consiga conquistar el espacio ha de ser por necesidad pacífica”.

    Terluna

    Terluna

    Abrió su correo electrónico y leyó el asunto del nuevo email: “aire acondicionado”. El secretario del Centro de Investigación les comunicaba que el sistema de aire acondicionado del edificio ya estaba disponible. “Menos mal” pensó Alma. Los veranos en la Tierra eran cada vez más calurosos. Durante los meses de julio y agosto se alcanzaban los 50 ºC prácticamente todos los días.

    En su laboratorio estaban trabajando en el desarrollo de una raza de ovejas que pudiese adaptarse a las condiciones de explotación ganadera de la Luna. La nueva raza de ovejas se llamaba Terluna. La apariencia era parecida a la del resto de ovejas, pero eran capaces de producir leche de muy buena calidad a partir de los pastos que crecían en los invernaderos lunares.

    En su grupo trabajan modificando genéticamente a la raza de ovejas Assaf y los resultados hasta el momento eran muy prometedores.

    El técnico del aire acondicionado llamó a la puerta del laboratorio y preguntó por su supervisora, pero Alma le aclaró que no se encontraba ese día en el Centro y que no tenían acceso a su despacho. De todas formas, debería comunicarse con ella pues su aparato de aire acondicionado era un modelo antiguo, del año 2150 y hacía un ruido extraño después de un rato funcionando.

    Alma consultó la hora y decidió que era el momento de hacer su pausa para comer. Le comentó al operario que ella se iba a ausentar durante veinte minutos para salir a comer algo, el chico se quedó refunfuñando pues se quejaba de que tenía mucho trabajo que hacer y poca ayuda. Ella salió por la puerta e inició una videollamada para hablar con su madre y su abuela.

    Las dos tenían una conversación animada...o más bien una discusión. En un vídeo que habían recibido de una de sus fincas en la Luna les había parecido ver dos puertas en lugar de una. Este hecho las había confundido pues la parcela se había cerrado hacía unos años y les habían dicho que les construían un cierre y una puerta. Sin embargo, en el video se veían claramente dos puertas. Su madre estaba tratando de hacer que su abuela recordase cómo era de grande la finca para dilucidar si el cierre que había hecho el gobernador lunar años atrás abarcaba solo su parcela o si se habían confundido y quizás habían construido el cierre alrededor de parcelas de otros propietarios.

    - No me acuerdo...yo sé que mi finca era grande. Era la herencia de mi padre y era una buena parcela. De hecho, la idea era construir allí una vivienda después de la segunda Gran Pandemia y también poder cultivar- su abuela intentaba hacer memoria, pero había pasado demasiado tiempo desde la última vez que iba por allí.

    - Pues tendremos que consultar el catastro lunar o ver las imágenes vía satélite y llamar al señor que está llevando allí a sus cabras a pastar...porque si está invadiendo la finca de un vecino podemos tener problemas. Sabes que estos temas me ponen muy nerviosa...

    Las últimas palabras de su madre le recordaron a Alma el proyecto en el que estaban trabajando sus compañeros del labo de enfrente: una aplicación informática que permite que las obsesiones y problemas de los usuarios se transformen en relatos.

    - Abuela, mamá, se me ha acabado la pausa para comer. Vuelvo al trabajo. En cuanto nuestras ovejas estén listas las podremos llevar a pastar a la finca de la abuela en la cara vista de la Luna. ¡Os quiero!

    TRES HERMANAS

    TRES HERMANAS

    Hace muchos años, quilómetros y universos, había tres hermanas tan diferentes entre ellas que ni se soportaban ni podían vivir sin las otras. La primera, Paciencia, la más tranquila, aburrida incluso, se pasaba horas mirando al infinito (¿Cómo se mira el infinito si es infinito? No lo sé, pero ella tenía ese super poder). La segunda, Curiosidad, era un torbellino, todo lo tocaba, todo lo probaba y todo lo preguntaba. La tercera, Creatividad, ideaba artilugios con todo lo que encontraba y les contaba cuentos a las demás. Las tres hermanas no tenían nada, por lo que tuvieron que apañárselas como pudieron para tirar adelante. Un día, cansadas de ir arriba y abajo buscando comida y cobijo, decidieron construir su propia casa con su propio huerto:
    ―Chicas, ¿Por qué no cultivamos nuestras propias plantas? Así podríamos tener provisiones para comer y no tendríamos que viajar tanto ―propuso Creatividad.
    ―¡Buena idea! Yo las he probado todas y sé cuales nos sentarán bien y las que no ―contestó Curiosidad.
    ―Me parece muy buena idea, pero primero tenemos que conocer los ritmos de crecimiento de cada planta, si necesitan más o menos luz, etcétera ―espetó Paciencia, haciendo de hermana mayor.
    Al cabo de un tiempo las tres hermanas habían construido su propio huerto y cultivado tomates, zanahorias, lechugas y coles y tenían una casa donde vivir. Se habían vuelto sedentarias. Pasaban los años, y las 3 hermanas tenían que hacer frente a infinidad de desafíos: combatir enfermedades, luchar contra las adversidades del clima y, para que mentir, hacer su vida más cómoda. La mayoría de las veces las 3 hermanas se pasaban años observando, probando y fallando una y otra vez en entender cómo funcionaba el mundo en el que vivían. Pero de vez en cuando, sus esfuerzos eran recompensados y obtenían resultados que las hacían progresar. Así fue como Paciencia aprendió a orientarse con las estrellas y a prever los cambios meteorológicos, como Curiosidad descubrió las bacterias y, más tarde, los antibióticos y como Creatividad inventó la rueda, los relojes y la electricidad.
    Ahora andan las tres ajetreadas intentando montar un huerto en otro planeta y jugando con la ingeniería genética, pero siguen haciendo lo mismo que hacían cuando construyeron su primer huerto: observar, hacerse preguntas, plantear hipótesis, diseñar experimentos, esperar a los resultados y sacar conclusiones. Y lo más importante, trabajar en equipo. Es impresionante como nunca se acaban las cosas por descubrir y por inventar. Sin darse cuenta, Paciencia, Curiosidad y Creatividad llevan trabajando (y pasándolo genial) des de la Edad de Piedra para llegar hasta aquí.
    ―Chicas, ya que hemos conseguido tantas cosas juntas y formamos tan buen equipo, nos podríamos poner un apodo ―sugirió un día Paciencia mientras esperaba los resultados de un experimento que la tenía un poco loca.
    ―¡Nos podríamos llamar las 3 mosqueteras! ―dijo Creatividad sin apartar la mirada de un sensor que estaba construyendo para detectar el movimiento de las hormigas.
    ―O nos podríamos llamar Las Hermanas Ancianas ―dijo Curiosidad riéndose ―. ¡Qué ya tenemos 300.000 mil años!
    No se ponían de acuerdo y al final, las 3 dejaron de hacer lo que las ocupaba, se miraron a los ojos, sonrieron y dijeron:
    ―Nos llamaremos CIENCIA.

    TUS LÁGRIMAS ESTÁN FRÍAS

    TUS LÁGRIMAS ESTÁN FRÍAS

    Los demás beben otra cosa. Beben promesas. Beben esperanzas.
    W. Lindsay Gresham

    Contemplaba en la cama el contorno de sus senos inclinados y sus caderas, que se recortaban en la luz roja. Intuía esos ojos azules claros, con sus tonos verdes, ahora cerrados, y sus cejas de color oro, rivalizando con su larga melena de reflejos rubios. Su nariz era grande, huesuda y su mandíbula marcada que se hundía en su barbilla partida. Su boca no encajaba con el resto: era ancha, y sus labios, demasiado carnosos, desentonaban con el resto de su belleza facial. Los besé, y Haizea se arrolló bajo las sábanas, dejándome entrever aquel lunar junto a su ombligo que tantas veces había acariciado.
    – Haizea, me llamó Haizea - me había dicho al conocernos, y había añadido, reservada - Viento. Haizea es el viento que nos rodea.
    Hacía varias decenas de siglos que vivíamos en Tritón. Habíamos llegado escapando de la gigante roja en que se había convertido nuestra estrella. Los robots nos habían ayudado a convertirlo en nuestra casa: ellos no sufrían las radiaciones en un mundo sin atmósfera, y eran incansables, más rápidos y fuertes. Las leyes robóticas nos aseguraban su encaje en nuestra sociedad, pero durante tantos decenios habíamos observado cambios. Habían desarrollado empatía hacia nosotros, parecían querernos, y tenían sentimientos entre ellos. Sus desarrolladas nuevas emociones y su propia salud mental, les hacía llorar y sentir deseos. Lloraban ante sus fracasos, lloraban con sus éxitos y lloraban con la muerte de alguno de los nuestros, o la retirada momentánea de alguno de los suyos. No tenían frío, pero sus lágrimas eran frías; aunque también lo eran las nuestras en aquellos primeros siglos modelando Tritón. Hacía frío, a pesar de la gigante roja, y nuestros trajes sólo podían soportar esas temperaturas durante períodos no muy largos. Sólo podíamos deshacernos de los trajes en las naves, que al comienzo eran nuestra morada, y en donde compartíamos espacio con los robots. El contacto con nosotros, junto a sus nuevos sentimientos, los hizo también más humanos. Vi como cambiaban, como desarrollaban nuestras pasiones, como al principio bebían promesas, sueños y esperanzas, pero con el tiempo, eran capaces de cumplirlas y desarrollarlas dentro de su código moral. Y vi todo eso porque yo los diseñaba para sus diferentes funciones; los creaba a partir de montones de metal sin alma, y los reparaba, si era posible, para que siguieran siendo eternos.
    Con su ayuda levantamos las mamparas-telares que nos protegían de la radiación y permitirían crear una atmósfera. Las mamparas-telares cubrirían nuestras nuevas ciudades enteramente: nos permitirían asentarnos en el suelo de Tritón. Estaban hechas de gruesos polímeros sintéticos, flexibles, deformables, que recogían la radiación de la gigante roja y producían oxígeno, una sustancia de la que todavía dependíamos. Los espejos solares colocados en órbita, junto con el calor de la gigante roja, habían convertido las capas de hielo del suelo de Tritón en océanos de agua, sales e hidrocarburos, y ayudaban a vaporizar algunos de esos componentes creando la atmósfera, y aumentando la temperatura de las ciudades cobijadas en las mamparas-telares. Y con una atmósfera más benigna, las temperaturas se elevaron, y nuestras lágrimas dejaron de ser frías. Pero las de los robots todavía lo eran.
    Con la atmósfera y las temperaturas llegó el viento dentro de las gigantescas cubiertas. El viento rasgaba las mamparas-telares, dejando pasar las radiaciones e interrumpiendo el flujo energético. Había que repararlas in situ, no se podían desmantelar, a riesgo de perder las atmósferas creadas, y los helico-robots lo hacían, pero con nuestra ayuda. Haizea era uno de los ingenieros que los acompañaban hacia las alturas donde las mamparas-telares se extendían, soldándolas; conectando sus partes para que los polímeros pudieran producir electricidad; pero también exponiéndose a las radiaciones de la gigante roja. Haizea enfermó, desarrolló un tipo de cáncer en su cerebro, contagioso a través del contacto. Y yo enfermé con ella. En mí, la enfermedad desapareció sola cuando nos obligaron a separarnos, al coste de perder parte de mis memorias. En el de Haizea, nuestros médicos-robots la curaron usando el arsenal de tecnología y experiencia que habíamos acumulado. Ahora volvíamos a estar juntos y yo disfrutaba de su presencia cada día. La seguía contemplando en la cama, recordando aquello, mientras la gigante roja se levantaba en el horizonte, a través de la mampara-telar. Se revolvió entre las sábanas y abrió sus ojos azules.
    – Estás llorando – me dijo sonriendo y mirándome, dejando entrever sus dientes blancos.
    – Por tenerte conmigo. Recordaba cuando ambos llegamos… y la enfermedad.
    – Eso ya pasó, y estamos los dos juntos como antes - y me besó en la mejilla -. Tus lágrimas…, tus lágrimas están frías, amor.
    Y sentí su mano cálida, mientras en mi corazón y cabeza bebía de la promesa de estar con ella para siempre.

    Un ideal impostado en mis mapas neuronales

    Un ideal impostado en mis mapas neuronales

    Aún recuerdo aquella sesión con mi terapeuta, Natalia. No me apetecía decir nada aquél día. La terapia es un espacio tuyo, dónde puedes sentirte segura y acompañada. Así que me entregué y lloré. Estaba destrozada. En las dos últimas semanas no había dejado de pensar en él. Mi cerebro debía de tener los niveles de serotonina por los suelos. De hecho, durante gran parte de mi vida he estado pensando en otra persona, no en mí.
    Me encerraba en mi habitación, me tumbaba en la cama, me ponía los auriculares y dejaba que la música me transportase a los momentos en los que mi cuerpo flotaba cuando me tocaba, cuando me hacía sentir segura, querida y digna de atención. Yo solo quería volver a sentir esa sensación de euforia, de ser inmortal, de querer parar el tiempo. Cada día. Necesitaba mi dosis de recuerdos.
    Me acuerdo que, entre sollozos, acerté a decir: “Natalia, es que parece una adicción.” Y ella, mi confidente, mi faro, me miró con esa media sonrisa de quién conoce por lo que estás pasando y asintió. “Es que lo es. No estás loca. No estás dañada. Es normal que te sientas así. Después del subidón de dopamina y oxitocina, si no controlas el bajón, si no te procuras cuidado y gestionas de manera adecuada el “mono”, puede ser bastante terrible la sensación.” Y así me sentía, agotada mentalmente. Me faltaba energía y no tenía ganas de nada. Como un barco a la deriva.
    Tenía veinticuatro años, pero me sentía como si fuera una adolescente de quince. Vivía por y para sentir la recompensa de verle, que me besara y que mi mundo se volviera a llenar de luz y felicidad. Mi cerebro funcionaba con un piloto automático que solo encontraba motivación en captar su atención. ¿Dónde estaba la corteza prefrontal cuándo más la necesitaba?
    Y así, repetía el mismo patrón de fracaso amoroso, una y otra vez, una y otra vez. Con cada persona masculina que me atraía y me prestaba atención, la idealización estaba servida. Lo colocaba en el centro de mi universo, cuál Sol en el Sistema Solar.
    Y es que, aunque me repitiera que todo era cuestión neuronas, que no era más que bioquímica, traducida en millones de chispas eléctricas… que yo no era todo eso que pensaba, que yo no era todo eso que sentía, no me lo creía. El peor síndrome de abstinencia no es el que me dejaron todas y cada una de las relaciones infructuosas en las que me embaucaba desde un vacío infinito, sino el de sentirme insuficiente. Insegura. Inútil. Insulsa. Inmadura. Carente.
    Creía que el problema era yo. Que no sabía elegir. Debía de tener algún problema en la ínsula, estaba segura. Esa abstracta agrupación neuronal que regula un fenómeno biológico tan complejo como es el amor. Cómo es de caprichosa la neurología, que algo tan banal y simple como una señal eléctrica pueda dar lugar a tan poderoso sentimiento. Ese que mueve montañas, que derriba murallas y despeja tormentas. Pero que, mal gestionado, quema y desagarra, escuece y envenena. Puede ser tan tóxico como el monóxido de carbono para las células.
    Y así me encontraba yo, sola, sin prestarme atención, con unas creencias erróneas arraigadas en mis circuitos neuronales. Con unas carencias emocionales de caballo. Tenía pensamientos mal enfocados, desde una perspectiva del amor romántico que, nada tenían de romántico, sino más bien de ahogar a cualquiera que los probara. La convicción de que el amor de otra persona me salvaría me estaba emponzoñando. Ni el amor todo lo puede, ni existe un salvador, ni mi felicidad depende de un ideal impostado en mis mapas neuronales.
    No te voy a negar que sigo luchando contra estas ideas. Que es posible que nunca desaparezcan del todo. Que quizás el secreto esté en aprender a vivir con ellas. Que no puedo negar que forman parte de lo que soy ahora. Que han sido estrategias de supervivencia. Que una hace lo que puede con lo que la rodea. Que no es culpa de nadie. Que, si al leerme, te sientes identificada, si piensas que eres adicta a tu pareja o a tu expareja, o a cualquiera que te haga sentir especial, no es nada descabellado. Que los circuitos de recompensa cerebrales (involucrados, también, en las adicciones a drogas) no discriminan. Todo aquello que nos haga felices, los activa. El problema es que se nos vaya de las manos. Si te sientes, como yo lo hacía, en un callejón sin salida, busca ayuda. Y si necesitas que alguien te mire y te diga que eres mucho más que todo esto, déjame que con estas palabras te acaricie. Déjame ser consuelo y paño. Porque no estás sola. Ni lo estarás.

    Un romántico

    Un romántico

    - Después de lo que pasó con Raúl, no me sentiría segura si no lo hiciera. [...] Bueno, a ver, no todo el mundo tiene malas experiencias, fíjate Marta y David, no pensábamos que fueran a soportarlo y mira, ya tienen la parejita. […] Ufff, otra vez con lo de la policía del pensamiento. […] ¿Falta de confianza? A ver, si me quiere de verdad no habrá ningún problema. […] ¿El romanticismo? Ay, hija, que antigua. Aquí viene, luego te llamo Nuria, ¡adiós!

    Me recoloco rápido la camisa y el pelo, y le dedico una sonrisa tímida.
    - Hugo, ¿qué tal? ¿Estás nervioso?
    - Hola Dafne. Un poco, nunca he hecho esto.
    - Bueno, siempre hay una primera vez para todo, tú tranquilo, no duele ni nada. Pero si quieres que lo pospongamos…
    - No, es solo que estoy nervioso. - Le vuelvo a sonreír.
    - No te preocupes, creo que te gustará y todo. ¡Uy! Es la hora.

    Le cojo de la mano y abro la puerta del establecimiento. Entramos en un recibidor pequeño, con seis asientos y una mesita con revistas de salud y psicología. Detrás de un mostrador, una recepcionista con el pelo recogido levanta la vista.
    - ¿Dafne Fagarás? El doctor Rojas os está esperando. Seguidme.

    Seguimos a la recepcionista por un pasillo corto y bastante impersonal, salvo por un cuadro azul cielo con figuras antropomorfas en el extremo.
    - Doctor, aquí están.
    - Gracias Jimena. Por favor, sentaos. Bien, Dafne y Ra…
    - Hugo, doctor. - Noto como Hugo me mira un poco sorprendido. Le busco con la mano.
    - Hugo, perdón, mi memoria ya no es lo que era. Deformación profesional, imagino, jeje. Vale, he de decir que hace un tiempo que no recibía una petición de este tipo. No lo acabo de entender, supongo que la gente se siente más a gusto creyendo lo que quieren creer, lo que les ayude a reafirmar su propia visión de las cosas. En cualquier caso, aquí estáis, he examinado vuestros cuestionarios y he identificado un momento especialmente prometedor. Pero antes de empezar, tengo que preguntaros: ¿aceptáis el procedimiento?

    Miro de reojo a Hugo, que suelta un sí flojito. Asiento aliviada.
    - Perfecto. Pasad por aquí a estas butacas inclinadas, sí, las que tienen un reposacabezas y una campana. Sí, si alguna vez el negocio va mal siempre puedo venderle esto a la peluquería de la esquina, jeje… A ver, hay lectura neuronal, la reticulación electromagnética es estable, bien. Ahora, bajaré la luz para reducir vuestro ruido sensorial, entraré en la cabina para que no oigais ningún ruido, y empezareis a leerme. Recordad, yo simplemente interpreto una serie de patrones neuronales para vigilar que todo vaya correctamente, pero la experiencia será sólo vuestra, nunca mejor dicho. Comenzamos. Hugo, ¿me lees?
    - Sí.
    - Oh, no hace falta que habléis,con que imaginéis la respuesta es suficiente. De hecho, es mejor para evitar estímulos sensoriales. Vale Hugo, vamos a empezar conectando vuestras sensaciones físicas. Es la conexión más sencilla y calibrará el sistema. Por favor, centrate en la sensación de tu mano… así… bien… cierra la mano, ábrela. Exacto Dafne, eso es la mano de Hugo. Todo correcto, ahora te toca a ti Dafne. Abre la mano, cierra. Así se siente una mano hiperlaxa, sí. No hay mucha diferencia, no. Vale, con esto es suficiente para entrenar la máquina. Pasemos ahora a algo más emocional. Quiero que ahora volváis vuestros pensamientos a las perseidas del año pasado. Vale Dafne, recuerda la emoción que sentiste cuando Hugo te cogió la mano para señalar el Cisne. Lo estáis haciendo muy bien. Vuestras manos se tocan, Hugo señala, rectificando para que lo veas bien, Dafne. Estáis conectados. Bajáis vuestras manos, juntas. Dafne, has conocido el atrevimiento de Hugo. Hugo, has visto el anhelo de Dafne. Disfrutad la sensación del otro, no se sienten las emociones de otra persona todos los días. Así, muy bien. El siguiente paso responderá a vuestra pregunta: “¿Qué sientes por mi?”. Veo que estáis listos, adelante, en tres, dos, uno…

    El doctor Rojas empezó a ver pasar sentimientos. Esperanza, aceptación, empatía, admiración, felicidad... Dejó de mirar, la lectura ya no podía salir mal, y le gustaba respetar la intimidad de sus clientes en lo posible. Este tipo de casos siempre le llenaban de optimismo y, para él, ya era suficiente orgullo saber que había ayudado a una pareja. Dejó pasar unos minutos y, entonces, paró las máquinas poco a poco. El trabajo estaba hecho, así que acompañó a la pareja a la puerta. Se despidieron agradecidos de él y, al salir, el doctor observó cómo sus manos se entrelazaron en armonía. Se quedó mirando cómo se perdían entre la gente.
    - Doctor, es usted un romántico.
    - Cómo no, Jimena, cómo no.

    Una copia barata

    Una copia barata

    - No existen dos seres humanos iguales, todos somos diferentes-. Tras un breve instante la profesora lo miró con una leve sonrisa nerviosa. Fue la última vez que asistió a clase. De aquello hacía ya más de dos meses. Ahora, observaba subido desde su tejado los sorprendidos rostros de una multitud que se iba agolpando bajo sus pies mientras sujetaba la pistola que presionaba su sien sudorosa. Los murmullos se iban adueñando del lugar, y cada vez más rostros conocidos iban apareciendo. Le hablaban, pero su mente no estaba allí. Divagaba. Maldita ciencia. ¿Quién era para hacer eso con su vida?

    Después, como hacía últimamente, volvía mentalmente sobre cada una de sus palabras. ¿Su vida? No podía decir siquiera que fuera suya. Él solo era una imitación de otra vida. Sus gustos, sus miedos. Pensar en la inexistencia de su propia personalidad le hacía sentir en el vacío más inmenso. No tenía ilusión alguna por encontrar su alma gemela puesto que sabía de sobra que existía. No podía sentirse orgulloso por las cosas que siempre pensó que lo hacían distinto porque esas mismas cosas ya hicieron primero única a otra persona. Se sentía una farsa, como un impostor al que la sociedad tenía que hacer el esfuerzo de encajar mostrando una hipócrita condescendencia maquillada de bondad.
    El metal de la pistola le hizo pensar de nuevo en su abuelo. Era una auténtica Tokarev, de la guerra civil española que todavía olía a pólvora. Al sentirla podía imaginarlo, repeliendo los disparos desde una azotea del pueblo el día en el que vinieron a llevárselo. También podía recordarlo. Su silueta cansada. El aroma del paso del tiempo. Las manos ásperas y cálidas. Siempre le dijo que sobrevivió rezando. Pero él no podía hacerlo. ¿A qué dios dirigirse cuando sabes que tu existencia ha sido perfectamente planificada entre batas y placas de Petri?
    Probablemente la mirada de su abuelo era la única que le había trasmitido toda la pureza de una mente del siglo pasado que creció con hambre y juguetes de cartón y pasó la adolescencia pegada a un transistor. Para esa mente, aquella persona era su nieto, sin más. Y como tal lo miró hasta el último día de vida.

    Pero sabía que los ojos que ahora lo miraban no portaban más que miradas juzgadoras. Aquel niño raro no podía acabar de otra forma. Era capaz de adivinar cada uno de los pensamientos que sobre él estaban haciendo en ese momento. La ira le hizo apretar la pistola con fuerza a la par que endurecía el rostro. Un grito sonó entre el tumulto. Desde un megáfono, un policía le instaba a retomar la calma con la palma de la mano extendida. A través del altavoz se filtraban los comentarios de la muchedumbre. “¿Pero cómo ha llegado a esto una persona tan joven?” “Por dios que se baje, yo conozco a su madre”. Su madre, pensó. ¿A cuál de las dos?
    - Relájate. No tengas miedo, porque te ayudaré en todo lo que precises. Tan solo necesito que me des permiso para subir y poder charlar contigo-le instaba con calma el negociador.
    - Buen hombre, es solo un niño. Porque no le ofrece unas golosinas, te lo ganarás antes- espetó una de las voces a su espalda.
    - Por favor, ¿quién se encarga de la negociación? Déjeme hacer mi trabajo, tengo amplia experiencia en situaciones similares.
    - Le aseguro que yo también tengo experiencia negociando. Llevo 40 años casado.

    La mente del niño corría rauda entre palabras, gestos y miradas. Las frases a través del megáfono se colaban por su mente como el viento de invierno por los callejones de la ciudad.
    ”¡Es el mejor amigo de mi hijo!” “Su padre estuvo aquí ayer comprando el periódico” “¡Mira esa pistola, es una Tokarev rusa!” “No, no, fíjate bien en la culata, es una réplica”. “Tienes razón, tan solo es un clon perfecto. Una copia barata”.
    El silencio se hizo de forma súbita en la confusa mente del niño a pesar de que el bullicio era ya ensordecedor.

    Después, cerró los ojos y apretó el gatillo.

    UNA PROMESA (IM)POSIBLE. SER UN PUNTO DE ACUMULACIÓN ETERNO.

    UNA PROMESA (IM)POSIBLE. SER UN PUNTO DE ACUMULACIÓN ETERNO.

    Hace dos semanas que mi abuela dejó de ser un punto de adhesión. Está perdida en el Universo y yo deseo algún día poder alcanzarla, pero sin terminar de cumplir la promesa que le hice. Le prometí que conseguiría ser un punto de acumulación. Ella siempre ha sido una fanática de las matemáticas, pero nunca consiguió entenderlas. Para ella eran magia. Y para mí, eran obvias. Sin embargo, ella sabía mucho más de la vida que cualquier otra persona. Porque tenía un don, que era no juzgar. Ella me decía que las personas somos puntos de adhesión y que siempre lo seremos, porque nuestro entorno siempre nos contendrá a nosotros mismos. Pero también me dijo que no todo el mundo acaba siendo un punto de acumulación y eso es lo que define nuestro sufrimiento. Sufrimos cuando no nos permitimos tener un entorno donde haya más puntos, más personas. Ella me dijo que el sueño de toda persona es dejar de ser un punto de adhesión, viajando al Universo, pero sin dejar de ser un punto de acumulación. Porque en ese caso, tendrías un entorno que te recordaría y eso, aún muerta, lo tendrías siempre. Ella me dijo que tenía mucha suerte, porque yo era el punto que le daba sentido a su vida. Yo era la clave de que ella viajase al Universo sin dejar de ser de acumulación.

    Y ella, a apenas unos minutos de dejar de ser de adhesión, me dijo:

    - Espero que tú también encuentres ese punto que te introduzca en una acumulación eterna. Te lo mereces. Sé que la gente no te cree, pero eres capaz de conseguirlo. Tienes una mente prodigiosa. Aprovéchala. No dejes que el síndrome de Asperger te impida alcanzar lo que tanto anhelas.

    Y yo, con lágrimas en los ojos, llena de sufrimiento, de miedo y de admiración, se lo tuve que prometer.

    Hoy me doy cuenta de que mi abuela, casi analfabeta y sin grandes recursos académicos, me dió una gran lección de vida. Yo había vivido toda la vida creyéndome que el hecho de tener síndrome de Asperger me impediría ser un punto de acumulación eterno. Porque el mundo no está hecho para escucharnos y eso que no se me nota. He tenido momentos en la vida donde no he podido crearme un entorno con otros puntos, otras personas, porque era discriminada. Sufría bullying por ser diferente y eso me marcó tanto... Que me acabé creyendo que yo nunca podría ser un punto de acumulación. Pero mi abuela me abrió los ojos. Mi abuela me enseñó que, por el hecho de nacer, siempre seremos puntos de adhesión. Solo la muerte nos privará de ese derecho. Sin embargo, el ser puntos de acumulación depende de nosotros. Depende de si queremos vivir en sociedad o no. Depende de nuestras ganas, de nuestro positivismo y de nuestra resiliencia. El ser puntos de acumulación es una decisión y sólo lo conseguiremos si las relaciones que tenemos con otros puntos son recíprocas (biyectivas).

    Mañana empiezo una gran aventura: mi camino como profesora de matemáticas. Y un gran reto por delante: lograr que mis alumnos puedan ser puntos de acumulación mientras están en el instituto. Que no vean las matemáticas como un obstáculo, sino como su salvavidas. Porque pueden aprender mucho de la vida con sólo abrir los ojos, escuchar y reflexionar.

    40 años más tarde...

    -Yayáaaaa... ¿Donde estás yaya? Tengo tanto que contarte, tengo tanto que decirte, tengo tanto que agradecerte... Ya...ya.

    La veo estremecerse en el Universo, dentro de una burbuja y, como si no hubiese pasado nada, me dice:

    - Yo nunca fui un punto de acumulación eterno, pero te amaba tanto que te hice prometer algo que jamás nadie ha conseguido. Y me alegro de que así haya sido. Espero que hayas aprendido que el síndrome de Asperger tampoco es un obstáculo, sino que puede ser tu aliado.

    Y yo... Le conté a mi abuela cómo lo había conseguido. Escribimos un libro ella y yo y se lo enviamos a la Tierra. A partir de ese día... la humanidad fue más feliz y yo... dejé de sufrir.

    Una rareza muy normal

    Una rareza muy normal

    Laura López tuvo 1,2 hijos exactos, ni más ni menos. A primera vista puede parecer un dato inverosímil, pero no solo fue posible sino que, además, fue inevitable. Pues Laura posee una cualidad insólita: su vida ha sido extremadamente normal en todo.
    Laura nació puntual cuando su madre salió de cuentas, el día del año en que por estadística se producen más nacimientos. Sus padres escogieron para ella el nombre más común en la década de los 80. Su tamaño al nacer se ajustó a los 3,2 kg del peso promedio en niñas y se desarrolló sin desviarse ni un ápice del gráfico de crecimiento del pediatra.
    En el colegio no destacó por ser muy inteligente, ni tampoco presentó dificultades en el aprendizaje. En la lista de clase, ordenada según los apellidos de los alumnos, ocupaba la posición central. Y en los juegos con los demás niños nunca quedaba la última, aunque tampoco lograba ganar.
    Se licenció con una nota satisfactoria de 7,5 y ahora trabaja en una oficina ganando un sueldo de 24.000 euros brutos al año, que casualmente (o no) se corresponde al salario medio de su ciudad. Viste una talla M en todas sus prendas y, sin proponérselo, ingiere 1.800 calorías cada día. También el gasto eléctrico de su piso coincide siempre con el consumo promedio del edificio, aunque Laura no se explica cómo llega a ese número preciso de kilovatios cada mes.
    A los 30 años, cuando ya era muy consciente de su particularidad, Laura supuso que en el momento de ser madre la cifra media de 1,2 hijos por mujer se redondearía a un número entero. ¿Cómo podría suceder de otra manera? Sin embargo, el destino fue de nuevo caprichoso.
    A los 31,1 años y tras 40 semanas de embarazo dio a luz a su primer y único hijo, y los médicos enseguida se interesaron en una extrañeza en la piel del bebé: una región de su cuerpo presentaba una tonalidad rosada diferente al resto. Le propusieron a Laura realizar una prueba genética y, cuando obtuvieron los resultados, le anunciaron que su hijo padecía quimerismo. Ante la cara de espanto de la madre, los médicos se apresuraron a tranquilizarla y le explicaron en qué consiste este raro fenómeno.
    El mes que Laura se quedó embarazada, se fecundaron en realidad dos óvulos, cada uno por un espermatozoide distinto, y de esta unión resultaron dos zigotos. Los zigotos enseguida empezaron el proceso de división celular mientras viajaban hacia el útero, pasando por las fases de mórula y blastocisto. Si hubieran prosperado ambos zigotos, Laura habría tenido mellizos, pero no fue eso lo que ocurrió: en un momento dado del proceso, uno de ellos detuvo su desarrollo y el segundo, que continuó creciendo, absorbió algunas células del primero y las asimiló como propias. Como resultado, el hijo de Laura posee ADN de dos individuos distintos. Y los médicos estimaron, según la extensión de la mancha rosada en la piel, que alrededor del 20% de las células del bebé correspondían al mellizo que no prosperó.
    Tras unos minutos de estupor, Laura comprendió aliviada que tras aquella complicada explicación se escondía una idea muy sencilla: su hijo no era uno solo, sino 1,2.
    Nadie definiría al hijo de Laura como un niño normal. Es más, muchos afirman que es extraordinario, tanto por su condición genética y sus marcas en la piel, como por su talento innato y su vitalidad. Parece ser que la normalidad puede saltarse una generación de tanto en tanto; es un fenómeno muy normal que sucede con otras extrañezas familiares.

    UNA SALIDA EN EL INTERIOR

    UNA SALIDA EN EL INTERIOR

    Corría sin apenas ver donde pisaba, un agudo flato le atravesaba el costado y su anorak rojo chillón le sobraba cada vez más, pero no podía quitárselo. El rojo les alertaría. Podía oír a lo lejos el rumor de los cazadores y hasta oler la pólvora en el aire. Los jabalíes estaban cerca. Absorta en su búsqueda, había olvidado la temporada de caza y se había metido en el campo de tiro.
    Bu