Relatos

  • ADULTO
    MOZO

    Eu quero voar

    Eu quero voar

    O meu nome é Martín, teño quince anos, son un apaixonado da ciencia e si, aínda que soe absurdo, quero voar. Non me refiro a montar nunha desas xoias da enxeñaría como son os aeroplanos, senón a percorrer o ceo libremente e por min mesmo, tal como fan eses seres vivos dotados de ás chamados aves.
    Todo comezou o día en que nos preguntaron na escola cal era o noso soño e o meu primeiro pensamento foi:
    -Eu quero voar.
    Esas foron as miñas palabras literais diante de toda a clase. Os meus compañeiros estouparon a rir cando lle contestei ao mestre con esa idea tan tola, xa que o máis estraño que había nas súas mediocres respostas era ser rico ou ter unha gran mansión en Florida. O dito, respostas mediocres. Mais non, eu tíveno claro dende o principio, non o dubidei para nada e solteino, como se estivera convencido de que ese era o mellor soño que se podería ter, e, sinceramente, para min o é. A partires de aquel día, comezou a miña inquedanza por voar, sen recorrer a un helicóptero ou a algunha desas incribles máquinas, e empecei a interesarme polo tema.
    Ás veces, penso que oxalá fose un paxaro, para poder ir polo ceo batendo as miñas extremidades tan especiais, que me outorgarían a extraordinaria capacidade do que tanto quero, voar. Mais non, tocoume ser un "Homo sapiens" máis do montón, sen ningún talento oculto, que o único que fai é comer, durmir e como non queda outra, ir ao instituto. Nin sequera teño claro ao cen por cen o que quero estudar no día de mañá. Pero, o que si que sei que quero, é voar. Téñoo clarísimo, e xa que a natureza non me agasallou cos apéndices exclusivos de insectos, quirópteros e aves; buscarei a miña propia forma de logralo.
    Unha boa idea para cruzar o ceo sería subirme nun avión ou simplemente facer actividades de paracaidismo, pero eu quero ir máis alá.
    Actualmente, estoulle moi agradecido á ciencia e á xente curiosa coma min que, por algún motivo, investigou sobre isto e creou alternativas para realizar esta fazaña. Por exemplo, existen traxes aéreos e tamén "jet packs", que permitirían chegar a esa sensación de adrenalina de lanzarte ao vacío, no primeiro caso; e de ascender mediante motores de propulsión, no segundo. É certo que, neste último, cos chamados "jet packs" pódese considerar que chegas a “voar” de certo modo pero, por desgraza, o invento quedou un pouco descartado, exceptuando usos especiais.
    Por iso, eu, Martín Arias Fernández, se ninguén se me adianta (que é o máis probable) serei un dos inventores das ás para nós, os humanos. Sei que soa a broma ou a parvada de neno pequeno, mais non.
    Dende hai uns meses, comecei a estudar a anatomía de distintas especies voadoras e estou seguro de que se pode crear unha estrutura para poder voar individualmente; non como o fan as gaivotas por exemplo, pero case, achegándonos a esa sensación que elas teñen ao permanecer no aire. O problema é, que aínda son moi novo e teño que centrarme nos meus estudos primeiro, pero farei todo o que estea na miña man para avanzar no meu proxecto.
    Ademais, nos últimos anos, a ciencia está tendo uns avances inimaxinables: deseño de proteínas, modificacións xenéticas, ampliación das fronteiras reprodutivas, o despegue da bioloxía sintética… e son moitísimas tamén as novidades tecnolóxicas que cada vez inflúen máis na nosa vida diaria, ata o punto de condicionar os nosos comportamentos cotiáns.
    Quen nos pode negar agora a existencia de novidosas creacións neste sorprendente e cambiante mundo?
    Por todo isto, non dubido en que no futuro, inclusive nun futuro non tan lonxano, alguén cree un invento que consista nunha especie de ás humanas e que eu poida chegar a probalas; ou, quen sabe, igual nuns anos aparezo como "trending topic" en Twitter por ser eu mesmo o seu propio inventor. Iso si que sería un verdadeiro soño...
  • ADULT

    Com la meva mare

    Com la meva mare

    Aquell era un dia molt especial per a la Marta. Per fi, havia aconseguit el seu primer contracte laboral com a biòloga molecular. Enrere quedaven anys d’estudi, d’esforç, de sacrifici... Però havia valgut la pena. Havia assolit el seu objectiu.
    Davant la porta de l’empresa, a punt d’entrar, va veure passar per la seva ment, a gran velocitat, algunes de les vivències que més l’havien marcat.

    A l’escola, gairebé tot l’alumnat s’alegrava quan havien de fer algun treball manual o dur a terme algun experiment. A casa, sempre era el pare qui els ajudava. El de la Marta era comptable i els càlculs no li anaven gens malament, però, encara que ho havia intentat, aviat havia quedat palès que no tenia gaire traça amb les tasques manuals.
    La Marta era l’única de la classe a qui ajudava la mare. Va recordar com havia gaudit fent sortir lava d’un volcà en miniatura, com havia construït una rèplica amb escuradents de la Torre Eiffel, com havia extret ADN a la cuina de casa de manera molt senzilla... I tot ho havia fet amb la mare, qui feia molts anys que treballava en un laboratori de química orgànica. Havien resultat unes experiències força enriquidores, que les havia unit d’allò més.

    Uns quants anys més tard, no només s’havia fet realitat el seu somni, sinó que, alhora, s’havia complert el pronòstic, més aviat desig, que ella mateixa havia formulat de petita.

    Quan tenia vuit anys, la senyoreta Helena, la mestra, havia fet sortir tot l’alumnat, un a un, per ordre alfabètic de cognom, davant la pissarra, al costat de la seva taula, per fer-los la mateixa pregunta. Les respostes havien estat variades, encara que algunes s’havien repetit més que d’altres. La de la Marta havia estat única.
    Recordava amb total precisió, com si el temps no hagués passat, què havia contestat i que ho havia fet sense dubtar ni un instant, convençuda de poder aconseguir-ho. Tal havia estat la convicció mostrada, que uns anys després la mestra encara tenia ben present l’escena.
    I la profecia s’havia complert.
    —Què vols ser de gran, Marta? —li havia preguntat la mestra.
    —Científica, com la meva mare.

    El després

    El després

    Avui he aclucat els ulls després de mesos d’intenses baralles externes i, sobretot, internes. Les meves parpelles ja s’havien retrobat en moltes ocasions abans, però mai d’una manera tan relaxada. Ja no estaven mullades per la suor, ni tremolaven nerviosament quan la meva ment reflexionava sobre el que estava passant allà a fora.

    Tot havia canviat. No hi havia cap vida que no s’hagués vist afectada per la situació. Famílies, ciutats i països van veure’s afrontades a la més extrema de les lleis de la naturalesa: la mort.
    Malgrat tot, una cosa era certa: la unificació de continents per combatre un mateix mal emmarcava una proesa que fins llavors no havia estat assolida per la nostra espècie. Com que el malalt mitjà trigava un mes a patir la fallida multiorgànica fatal des de la contracció del patogen, els metges tenien 30 dies de marge per curar a cada pacient. En una fita que superava tota expectació, van ser capaços de curar a les 100 milions de persones que es trobaven afectades al moment de l’aparició de l’anhelat tractament. Havíem acabat amb el perill microscòpic, sí, però tocava afrontar un perill major: nosaltres mateixos. Poc temps va ocórrer fins adonar-nos que les persones que havien estat salvades per la intervenció farmacològica eren incapaces de morir per causes naturals. Els governs i institucions van intentar ocultar-ho de primeres, però era impossible d’amagar tal excepcionalitat, i encara més quan aquests es van adonar del que eren: éssers immortals. La resta de nosaltres, els quals no havíem estat infectats, vam passar a ser marionetes a les seves mans. La malaltia que ho havia promogut tot va passar ràpidament a ser un record difús en la memòria general.

    El caos va ser palès en els científics, i això va condemnar la ment col·lectiva. El que no havia destruït la malaltia en sí va acabar-ho d’ensorrar el que havia de ser la nostra salvació. Al veure que eren incapaços de donar una resposta homogènia i acurada no tan sols de la solució i com afrontar-la, sinó del que estava ocorrent i perquè, el pànic va passar a ser el llenguatge primari de la població.

    Qui m’ho aniria a dir a mi que enmig de tot plegat et trobés, en una cua de racionament, escrutant amb la mirada cada peça de fruita.
    Mentre tu i jo anàvem aprenent l’un sobre l’altre fins a convertir-nos en experts, a fora tot s’anava a norris. Qui ho anava a dir que el tractament d’una infecció donaria la solució a un problema que pensàvem que ni tan sols n’era un: l’envelliment. Ningú havia pensat en ell com una malaltia, simplement era quelcom que ocorria de forma impertorbable en tot ésser viu. Doncs un petit microorganisme el material genètic del qual no ocupava més que un full de Word combinat amb una apressada medicació van ser la clau per fer que la mort fos quelcom del passat. Aquesta aberrant mescla va causar una activitat telomèrica il·limitada dins dels seus cromosomes, i curiosament el seu exacerbat sistema immunològic era capaç de mantenir a ratlla qualsevol creixement cel·lular neoplàsic. Els humans estaven subjugats a la voluntat dels qui no perien i el pitjor és que no ho sabien. Pocs quedàvem que volíem canviar les coses.

    Recordo perfectament el dia que t’ho van proposar. Vas arribar a casa tan radiant com sempre, però una ullada al teu llenguatge no verbal em va alarmar que estava passant alguna cosa. No volia creure’m que t’haguessin plantejat treballar per acabar amb la immortalitat. Els dos sabíem que no t’hi podies negar, i que això significava viure una vida de persecució. Els immortals s’havien fet molt perillosos pel progrés de la humanitat, eren molts i tenien una cosa que nosaltres no: temps.

    Avui no sé si maleir o celebrar que trobessis com revertir els efectes de la immortalitat. Havies anat en contra de tot el que durant tants anys vas considerar com a invariable per fer que la mort tornés a ser el pa de cada dia per tothom.
    Separar el genoma víric del compost medicamentós que havien pres 100 milions de persones havia estat el teu somni durant tot aquell temps i quan per fi ho vas aconseguir els dos vam ser molt feliços... durant un temps. El mateix temps que vam trigar a adonar-nos que les arrugues i cabells blancs que a mi em començaven a sortir, en tu ni gosaven fer acte de presència. El fet de treballar sense descans amb mostres innòcues del microorganisme i amb versions metilades del seu fàrmac va convertir-te en una d’ells...

    Poc a poc em vaig adormint, em ganes de retrobar-te, si tinc sort. I si no en tinc, almenys no hauré permès que la meva flama s’hagi apagat del tot.


    Mare

    Mare

    La senyora havia sortit a passejar pel veïnat. Com sempre, anava vestida amb el seu vestit blau de brodats blancs, i la seva brusa beix. Se la notava cansada. Quan va veure al seu veí fent ioga, de seguida el va saludar i es va acostar a ell per a la seva catarsi matutina.
    —És la veu cansada, donya —va dir el veí amb poc interès en entaular conversa.
    —És que els fills de vegades poden ser tan desagraïts —va començar la senyora mentre passejava la seua ventruda figura voltant. És que mai es quedava quieta, no podia. Simplement deixaria de ser ella mateixa si es detingués.
    El seu veí la mirava impàvid, distret, però amb la vista fixa en els seus ulls, com volent indicar-li que l'estava escoltant amb atenció. Ell estava més interessat en tocar-se els seus propis peus i no perdre l'equilibri.
    —Ja li dic, són tremends. Una que posa tot l'esforç en donar-los tot el que necessiten, i ells no agraeixen ni ajuden. Tinc el jardí fet un desastre, les plantes maltractades, deixalles per tot arreu, és un caos!
    De cop, el seu veí es va adonar que sí que estava prestant atenció. Ell no tenia fills, ni volia tenir-los, però alguna cosa en el relat d'aquella mare desesperada el va commoure i va començar a sentir certa empatia per ella. Sense dir una paraula, va deixar que ella procedís amb el seu alleujament.
    —Però jo els estimo igual eh! No em va a mal interpretar. Encara que em treguin de polleguera. Bé, si només fos això. Fins em fan emmalaltir! Ara li han pres el gust a les joguines, i les noves joguines, aquests electrònics, quina li explico! Duran un any i ja volen un de nou.
    El veí en això sí que estava familiaritzat. Vivint a la banda, havia vist dotzenes de vegades les joguines dels petits en el seu pati. Ell no els reconeixia, no comprenia d'aquells dispositius ni quin era el seu propòsit. Eren joguines de les noves generacions; en la seva infantesa, ell només havia jugat amb la vella roda i un pal.
    La mare va prosseguir: —No només són caríssims, sinó que a més com embruten! Tinc la casa plena de joguines escampades per tot arreu, i la majoria d'ells ja ni els fan servir. A més, estan tan obsessionats amb aquests efímers joguines que no li presten atenció a les mascotes, que tenim diverses ...
    El seu interlocutor va pujar les celles en silenci, afligit pel destí dels pobres animals.
    —Bé, he de dir que alguns dels petits sí que m'ajuden. Són pocs, però n'hi ha. El que passa és que a la majoria no els interessa. Estan més preocupats per veure on se n'aniran després que en adonar-se tot l'amor maternal que tenen ara. I després què? Se'n van, et deixen enrere, amb la casa plena de joguines, plena d'escombraries, i ells molt tranquils deixant la llar. Ja li dic, poden ser molt desagraïts. Quan la cosa es posa una mica calent, ja comencen a buscar on pirar-se.
    El veí assentia en silenci, fent la seva salutació al sol.
    —Li deia, últimament fins i tot em fan emmalaltir. Els altres dies vaig aixecar uns graus de temperatura, i vostè creu que per això van deixar de comportar-se així de malcriats? ¿Van deixar de comprar joguines i deixar-los escampats per tot el sòl? ¿Van deixar de barallar-se entre ells per nimietats? No senyor, la seva actitud no va canviar. Li dic una cosa, de vegades fins a no veig les hores que se'n vagin de casa i em deixin tranquil·la. Però clar, tinc por que per quan se'n vagin, el jardí quedi destrossat, les plantes s'assequin, i les mascotes es morin d'angoixa ...
    —L'entenc, senyora. Mai m'ha passat, però l'entenc. Com diu vostè, per més que hagi fet tot per ells, perquè es desenvolupin i nodreixin el millor possible, de vegades els fills trien el seu propi camí, lluny de què un els va marcar. A vegades tan diferent és el seu destí, que fins atempta contra la pròpia salut dels pares. I potser el destí dels seus fills sigui aquest: abandonar-la en un racó fred i deixar que el seu jardí s'assequi. Enfebrat i esgotada. Però tingui alguna cosa ben clar, senyora, que els seus fills -tots els seus fills- sempre sabran que mare, hi ha una sola.
    Ella va seguir la seva lent i incessant caminar, absorbint el missatge del seu veí. Un raig d'esperança il·luminar el seu atrotinat rostre, i de cop el seu vestit blau va brillar a la llum del sol a què donava voltes. Va somriure tímidament en imaginar com els seus fills, si capritxós evolucionar, tornaven tot l'amor que els havia donat i començaven així, a cuidar el seu jardí i les seves mascotes.

    Perseverance

    Perseverance

    PERSEVERANCE


    A la sala de control regnava una gran tranquil·litat. Res comparable amb el nerviosisme de feia uns dies quan el Perseverance havia d’aterrar sobre Mart.
    Ara la feina era molt rutinària. Es reduïa a controlar que els munts d’informació que enviava el “Percy” quedessin ben registrats en les bases de dades del projecte.
    Els investigadors se’n cuidaran d’estudiar-les i posar al descobert els secrets que amaga el planeta vermell.
    La Jenny era una noia encantadora, una mica rosseta amb un cos generós i uns llavis petoners. Aquella tarda en trobar al seu company Andrew a l’esplanada del pàrquing s’havien saludat amb un petó i un “bon dia”.
    Els dos havien acabat la carrera d’enginyeria i era la primera feina de veritat que tenien. S’havien fet amics i formaven un tàndem molt eficaç. Feien l'horari de tarda i rellevaven un equip que s’havia passat tot el matí observant els indicadors de flux i l’entrada de dades i metadades que enviava el “Percy” des d’allà dalt.
    A aquella hora estaven sols al comandament del programa i només calia controlar que no es desajustés cap variable. De tant en tant calia ajustar alguns paràmetres per millorar algun detall, però aquesta feina, sempre la reservaven per la Jenny, que tenia més traça en combinar els factors i li havien deixat una llista de feines pendents.
    Aquella tarda, de tant en tant s’observava un salt en les imatges. Era com si per uns moments la recepció de les imatges es perdés en la immensitat de l’espai.
    Els controladors, comprovant els paràmetres de recepció, van deduir que segurament el giny deuria d’haver passat per damunt d’algunes pedres i no li van donar importància.
    Passada la primera estona de treball, la feina es tornava ben avorrida, la Jenny ja s’havia empassat un parell de novel·les romàntiques i ara n’estava llegint una de Carl Sagan. El tema era molt adequat per la situació que estava controlant. El títol, només, ja presagiava que podia interessar-li molt més que altres escrits de l’eminent professor. En efecte, el llibre “Comunicació amb la intel·ligència extraterrestre” era un tema perfectament adequat per l’entorn que tenia. Les seves quatre-centes i escaig pàgines li proporcionarien unes interessants hores de lectura i ves a saber si potser li servirien quan els marcians descobrissin el Rover Perseverance.
    —Andrew, posat els cascs, que em desconcentres amb la musiqueta del joc! —li va demanar al seu company.
    —És que els auriculars, avui, em fan mal de cap. Ja ho posaré més fluix...
    I tot i que el va afluixar una mica, no hi havia manera de poder concentrar-se en la lectura.
    —Què et passa avui? Què potser tens les orelles tapades...?
    —Ahir en sortir d’aquí vaig anar a trobar els amics a un pub i sembla que em vaig refredar una mica... Avui els sorolls em ressonen per tot el cap i no ho puc suportar.
    La Jenny va respirar profundament i no va contestar. Per un dia, s’aguantaria les ganes de llegir. Segurament al cap d’una estona pararia de jugar i faria alguna altre cosa. Com que no podia fer cap altre cosa, va seguir mirant el monitor de la imatge del Rover.
    Una immensa planúria s’obria davant seu. Algunes pedres trencaven la uniformitat del terra. El giny estava aturat una estona mentre que per la part superior de la pantalla es veia l’Ingenuity que volant per damunt d’ell li anava indicant el camí a seguir. Llavors començava a avançar un altre tros fins que tor-nava a aturar-se.
    De cop, una altre vegada, la imatge va mostrar una perspectiva diferent, com si s’hagués mogut una mica però el desplaçament no s’havia registrat.
    La Jenny va comprovar els comandaments novament. Ara el velocímetre havia registrat una acceleració sobtada i el sensor d’estabilitat un sotrac, com si hagués caigut d’una certa alçada. Però el funcionament general era correcte i va seguir mirant les pantalles de control.
    L’Andrew havia acabat la partida i també s’estava mirant la pantalla de vídeo. Tot d’una, van observar que el Rover havia fet un altre salt, havia tornat a avançar un tros més endavant i a continuació es sentia un sorollet indefinit que no es podia identificar.
    —Has vist?. El “Percy” ha avançat una mica més sense cap explicació...
    —Sí, aquesta tarda fa el tonto... Però sembla que tot està normal.
    L’incident els va fer seguir observant detingudament la pantalla del vídeo. De tant en tant la imatge feia un salt i canviava de posició.
    Ara coincidint amb el salt, el sorollet l’havien sentit més proper.
    Intrigada, la Jenny va ajustar els sensors de so i les càmeres del Rover i llavors, en girar-les cap enrere, va poder observar una ombra com d’un peu.
    Per els altaveus es va sentir un so metàl·lic:
    “Komt uede dirq e noxu tis les koses...?.

    L’aprenent

    Planeta errant

    Planeta errant

    Flotant l'un al costat de l'altre en un llit de pols còsmica. Com si tot l'espai fos només per a
    nosaltres. Prometeu i Pandora vetllant-nos en les seves rondes. Els nostres cossos eteris
    fregant-se suaument en giravoltar. Resseguint-nos els contorns translúcids incapaços de
    resistir cap altra gravetat. Enduts per l'èxtasi del contacte orbital. Abandonats del tot a
    l'espectacle mut de colors i ombres.

    Sorgeix de sobte. Ho noto. Una subtil alteració en el camp magnètic. La reconec. En un punt
    remot de l'univers està creixent una petita taca. Una massa fosca i glaçada ha sortit de la seva òrbita i ara ja és imparable. El centaure es va apropant a molta velocitat, en silenci. Arribarà d'aquí a cinc minuts llum. Tu no el detectaràs fins una dècima de segon llum abans que m'impacti. La col·lisió serà més forta que la teva força gravitacional. M'arrencarà de l'anell i se m'endurà entre nebuloses. I tu i jo mai més orbitarem el mateix sol.
    JOVE

    Enxaneta

    Enxaneta

    Avui he decidit no realitzar més operacions per estalviar suficient energia per aguantar tota la "nit": Seny.
    He aconseguit no allunyar-me molt del meu recorregut i així no perdre l'òrbita: Equilibri.
    Estem a mitjans d'agost ens acostem al cinturó d'asteroides de les Perseides, els grans m'han protegit dels meteorits més perillosos: Força.
    Tinc por dels meteorits que passen pel meu costat, però tot hi així he obert les plaques solars per aconseguir energia: Valor.

    Força
    Equilibri
    Valor
    Seny

    Em vaig repetir molt aquestes paraules des de que em van posar el nom: Enxaneta.
    Més de 10.000 nens de tot Catalunya van estar discutint sobre el nom que em posarien. Van sortir deu finalistes, entre ells: Llampec, Intrèpid, Llibertat, Flaix ... i Enxaneta.
    Sé que les cinc nenes que van proposar aquest nom confiaven en mi, haig de complir les seves expectatives. El nom Enxaneta és més que un nom, representa una cosa petita però que és imprescindible i jo haig d'aconseguir que aquest nom em representi. Ja sóc petita perquè sóc igual de gran que una caixa de sabates, ara només haig de fer molt bé la meva feina per merèixer aquest nom. Sé que ho puc aconseguir.
    Tinc una missió petita però important. Haig de vigilar els llocs més remots del món, els llocs on els satèl·lits més grans no poden arribar, perduts entre les muntanyes, llocs molt petits, lluny de la civilització. M'haig d'encarregar d'observar tots aquests llocs i transmetre el que veig a la central, són feines com: monitoritzar el cabal dels rius i les reserves d'aigua arreu del territori (no m'agrada banyar-me per això observo de lluny), el seguiment i protecció de la fauna salvatge (m'encanten els animals però no hi ha qui els entengui), la recepció de dades meteorològiques d'estacions en llocs remots (així les persones agafen el paraigua abans de sortir de casa i no es mullen), el monitoratge de moviments del sòl per preveure desastres naturals, el monitoratge de ramats i de conreus per detectar malalties (les ovelles sempre s'escapen i les cabres sempre es queden atrapades en els barrancs.)... Jo m'encarrego d'observar els llocs petits perquè els detalls són molt importants.
    El Soiuz 2 és l'autobús que ens havia de portar a tots a l'espai. A l'hora del llançament el Soiuz 2 es va posar tan nerviós que no vam poder enlairar-nos. Vam haver d'esperar fins a l'endemà. Ni jo ni la resta de l'equip vam poder dormir aquella nit. L'endemà per fi vam enlairar-nos. Jo em vaig posar al darrere de tot perquè és el que mola més. Vam estar cantat i jugant tot el viatge mentre els de davant ens deien que calléssim perquè volien dormir però... com volien que calléssim amb lo emocionats que estàvem! Vam fer el llançament a Rússia però la majoria de microsatèl·lits no érem d'allà i no parlàvem rus, així que vam estar parlant i cantant en codi binari, que l'enteníem tots. Vaig aprendre a dir algunes coses en rus com: privet (que és hola), do svidaniya (que és adéu), mikrosputnik (vol dir microsatèl·lit) i malen'kiy (que és petit). Quan vaig arribar a l'espai em vaig saber posicionar en el millor lloc per rebre millor l'energia del sol. Els grans al principi em subestimaven però els hi vaig demostrar que estic al seu nivell.
    D'aquí un temps ja sabré moltes més coses, des de la Terra enviaran més microsatèl·lits i jo els podré ensenyar el que he après perquè seré la més veterana. A més a més la vida a la Terra millorarà molt gràcies a mi, perquè els llocs que abans no estaven controlats, jo els estaré vigilant. Som molts fent aquestes petites feines, fent pinya la ciència avança.
  • HELDUAK
    GAZTEAK
  • ADULTO

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    Erase que se eran las moléculas de agua. Vivian alegremente entre los cero grados que las congela pasándolas a cubitos de hielo y los 100º que las evapora cual humo. Grados Celsius que no es mal sistema de medida. Así pues, el agua con sus moléculas parecía estar tranquila y feliz en ese estado tan fluido y atemperado, sirviendo para múltiples aplicaciones en la naturaleza del planeta tierra.
    Pero no todo era la armonía que así, mirando a la superficie, pudiera parecernos. Fijándonos en ella nos percatamos de que, en realidad, esta tensa, tanto, que pueden pasear sobre ella aquellos insectos avispados que la conocen bien. Y es que, ha diferencia de los solidos tan unidos y cohesionados siempre, tan apegados, tan juntitos todos sus átomos, la molécula de agua esta consigo misma en un continuo y constante me quiero, no me quiero, me separo, me uno, del amor al “ahí te dejo”, de una manera tan continua, tan cíclica, que su molécula se separa y une una y otra vez en un constante ni contigo ni sin ti, hasta que decide volverse a unir.
    Hay que explicar que dicha molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno, lo que los químicos sesudos llaman H2O. Este, el oxigeno ¡es un elemento! no como todos los demás de la tabla periódica, ¡no! Es un metomentodo sin ningún freno ni control que todo lo oxida o casi todo y aunque esa es otra historia se pasa el día malmetiendo a los dos hidrógenos.
    La cosa es que estos tres átomos que juntos se llaman agua y tanto bien hacen juntos y tanto necesitamos, se separan a cada rato y no cada cual por su lado y a otra cosa mariposa, si no que se despiden en dos bloques: por un lado, el oxigeno con un hidrogeno juntos y en pandilla, formando un Basílico, y por otro lado el otro hidrogeno, que queda un poco perplejo por allí, perplejo, solo y enfadado. Se le conoce como Hidrogenio.
    Cuando son muchos más hidrogenios (H+) que basilicos (OH-) en esa agua, su mal humor es tal que esta se vuelve ácida y ¡como para meter el dedo en ella o beberla!, estaría agria y es tal su mal humor, que hasta se nos quemaría la piel. Tal es la cuestión que lo utilizamos cuando se pone así, para desinfectar superficies de microorganismos, por ejemplo.
    Cuando son más los Basilicos, OH-, el agua se hace básica, vamos, nada sofisticada. Le llaman alcalina y también tiene su carácter y por tanto su utilidad. Ejemplo como desengrasante.
    En ciencia, se mide esta situación de desencuentro en la molécula de agua con tiras de colores y se dice que se está midiendo el PH. La escala va del 1 al 14. Si hay más H+ es agua ácida (del 1 al casi 7) y si hay más OH- es agua alcalina (más de 7 hasta 14). Cuando hay 7, reina la paz y es agua neutra.
    Y así es como en el agua están separándose y uniéndose sus OH- y sus H+, tanto y a tanta velocidad, que a nuestra vista de humanos parece fluida y en calma, pero vista al detalle, tiene una frenética actividad molecular y un PH que podemos cuantificar para utilizarlo en nuestro beneficio. Y…colorín, colorado, ácido o alcalino según el color que resulte cuando lo midamos.


    El plegador de proteínas

    El plegador de proteínas

    La fiesta de los solos y solas había comenzado temprano. Con el pago de la entrada me garantizaron que no me iría solo y estaba convencido de que así seria. La música estaba en su mejor momento y la línea de conga ya sumaba más de cien personas. La cadena humana se desplazaba arrastrada por una fuerza misteriosa a través de la pista de baile que habían dispuesto en el jardín. La noche estaba cálida y unas gotas empezaron a caer. Los más coquetos, aquellos que habían pasado el día entero en la peluquería preparado su peinado, se dirigieron hacia el centro de la pista, arrastrando a sus vecinos de la cadena. Allí, se empaquetaron bajo un pequeño techo redondo que los mantenía a resguardo del agua y no salieron más. Eso afecto seriamente la circulación de la línea de conga que ahora se limitaba al recorrido que podían hacer los coquetos sin mojarse. Cuando alguno estaba por abandonar la zona seca, el movimiento de la cadena se invertía volviéndolos a poner en un lugar seguro.
    Desde la visión privilegiada del Dj en las alturas, lo que, tan solo unos minutos atrás fuera una perfecta línea recta de conga, se había transformado en una curva con múltiples invaginaciones hacia el centro cada una liderada en el extremo por un coqueto que no estaba dispuesto a abandonar la zona seca.
    Pero la lluvia fue solo el comienzo de una serie deformaciones que siguieron a continuación. Cada nuevo rulo en la cadena dio lugar al encuentro de personas que se hallaban distantes en la línea. Dependiendo de la química de las parejas que se encontraban, la movilidad local se restringía en mayor o menor medida. En el caso extremo, algunos encuentros se materializaban en abrazos que derivaban en una detención total del movimiento en esa parte de la cadena. Cuando el abrazo parecía evolucionar hacia otro tipo de cariños extra, los chaperones que estaban por doquier se encargaban de poner las cosas en su justo lugar. El Dj observaba con preocupación cómo el movimiento de la línea iba perdiendo fluidez y se transportaba en una estructura compacta y estable cada vez más estática.
    En un momento y de manera abrupta la música cesó, el silencio invadió el lugar y los reflectores se encendieron iluminando la pista de baile.
    Fue entonces... cuando los aminoácidos, que se habían creído bailarines formando parte de una línea de conga, se dieran cuenta de la verdad. ..
    Que cada uno de ellos, no era ni más ni menos que un eslabón de la cadena proteica que acababa de formarse y que eso significaba, que efectivamente, como me garantizaron, yo no me iría solo esa noche.
    Que los coquetos que escapaban de la lluvia, no hacían más que ser fieles a su naturaleza hidrofóbica que los llevaba a ocupar los lugares interiores lejos del agua que los rodeaba.
    Que nadie tenía brazos y que los abrazos que habían imaginado eran los puentes de hidrogeno que algunos habían formado.
    Y que tampoco tenían piernas y la fuerza misteriosa que los movía a través de la pista era …
    Fue entonces cuando el plegador de proteínas que se había creído escritor y se imaginó una historia mientras trabajaba frente a su computadora, se dio cuenta que la tarea estaba terminada. Arrastrando con su ratón partes de la cadena de un lado a otro había logrado finalmente una conformación estable. Estaba listo para enviar la estructura de la proteína a un laboratorio que se encargaría de sintetizarla y el relato que había escrito a un concurso de inspiradores de la ciencia.

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD
    Seudónimo: NEWTON
    - A ver Newton, explícanos como tú difieres de la Ley de Gravitación Universal y refutas al brillante científico del cual tomaron su nombre para ponértelo.
    - Yo no sé por qué se ha formado tanta bulla y revuelo por lo que he dicho. No me canso de repetirlo que lo que he expuesto es una idea, una hipótesis primaria que necesita de muchas horas, días, meses o años de estudio para explicarla coherentemente. Me llamó la atención el hecho de que pudiera muy bien explicarse el descubrimiento de mi predecesor de otra forma, de otra manera. Más simple, sin necesidad de acudir a ese fenómeno extraño como una fuerza rara que hace que se ¨atraigan¨ dos cuerpos y, además, que ella es directamente proporcional a la masa de ellos e inversamente proporcional al cuadrado de las distancia que los separa.
    - Entonces tú discrepas totalmente de los descubrimientos hechos sobre la Ley de Gravitación Universal, las leyes de Newton e inclusive ¿cuestionas la existencia de la fuerza?
    - Aguante un momento, en ningún momento me he cuestionado la presencia de la fuerza en la interacción entre dos cuerpos. Respeto y reconozco la brillantez y grandeza de los descubrimientos y formulaciones de Don Isaac, lo que intento encontrarle una explicación más simple y no tan rebuscada y compleja.
    - A ver, explícame tus puntos de vista porque el efecto que hace esa fuerza gravitatoria en cuerpos que no están en contacto físico es fácilmente demostrable en el caso de las mareas por la atracción que hace la luna sobre al mar y el fenómeno de ingravidez de los objetos y cosmonautas cuando se alejan de la tierra.
    - Le voy a explicar esos dos ejemplos desde mi punto de vista pero déjeme antes enunciarle mi idea: Para mí, la fuerza es impulsiva, no atractiva. Me explico. Los objetos tienden a unirse porque una fuerza exterior los empuja, no porque una fuerza interna dentro de ellos hace que se atraigan. ¿Y cuál es esa fuerza? La que durante millones y millones de años han expulsado y siguen expulsando al espacio los infinitos soles y estrellas que pueblan el firmamento. Para circunscribirnos solamente a nuestro planeta, este se encuentra sumergido dentro de un campo de fuerzas generado por estas fuentes inagotables de energía, como un objeto dentro del agua el cual recibe una presión constante en toda su superficie. Por eso es que todo, absolutamente todo, es ¨empujado¨ contra su superficie, no porque la tierra los atraiga.
    En el primer ejemplo. El de las mareas. Hasta ahora se ha explicado como que la luna atrae la masa de agua, la arrastra la cual, por cierto, produce marea alta seis horas después que la luna pasó por ese lugar aunque ese fenómeno se explica por la fricción de la masa de agua que retarda su movimiento. Yo lo explico porque la masa de la luna sirve de pantalla u obstáculo a la fuerza externa y el área debajo de ella recibe menos fuerza de empuje lo cual aprovecha el agua de mar para desplazarse hacia esos sitios, empujada por la mayor fuerza exterior que no ha sido bloqueada por la luna.
    En el caso de la ingravidez que se constata dentro de las naves interplanetarias se explica de igual forma. Sobre la superficie terrestre todo se encuentra empujado hacia la tierra por esa fuerza exterior porque el propio globo terrestre bloquea la fuerza que existe en el lado opuesto del planeta, se rompe el equilibrio y domina la componente exterior. Al separarnos de ella y alejarnos, se restituye el equilibrio y los objetos y los cosmonautas reciben la fuerza de empuje desde todos lados y equilibra la que antes predominaba experimentando la sensación de falta de peso y flotabilidad similar al que experimentan los animales marinos y los buzos al poder ¨volar¨ en el espacio submarino tridimensional del océano al igual que los pájaros en el aire.
    - Te felicito Newton, has expuesto tu teoría brillantemente y con bastantes argumentos los cuales pueden ser objeto de debate y réplica pero basta por hoy. Descansemos y continuaremos mañana, ¿está bien?
    - Padres de Newton. Los he mandado a llamar para informarles que su hijo ha sido dado de alta. Es un chico inteligentísimo y perfectamente normal. Esas ideas suyas pueden estar equivocadas pero demuestran que no puede frenarse el desarrollo del intelecto y de la imaginación a ninguna edad. Que debe estimularse a que las personas investiguen, busquen, desarrollen sus ideas y en esa búsqueda de las respuestas a sus interrogantes y el debate y confrontación de diferentes puntos de vista, tendencias y criterios, nos acercaremos cada día más a la verdad y al descubrimiento de nuevas innovaciones científicas. Felicidades, tienen un hijo brillante.

    La consulta de los treinta

    La consulta de los treinta

    Pestañeo más lentamente de lo habitual, y abro mis ojos; con esta orden, el proyector holográfico procede a su activación. Se da inicio a mi sistema operativo, que dibuja pantallas en el cálido aire que domina mi despacho; este, se encuentra junto al salón principal, en el que es mi hogar.

    Me hallo sentada en mi sillón articulado. A través del pensamiento, manejo este software. Abro el archivo de Yeon-Keller, la más importante de entre las marcas que poseen un alcance interplanetario.

    Corre el año 2071. He probado su tecnología durante doce temporadas. He alcanzado los treinta años, y por ello les debo una respuesta. Me veo en la obligación de comunicarles cuán de satisfactorio ha sido el proceso.

    Leo su consulta:

    «Yeon-Keller: ¿Qué opina de nuestra marca?».

    «Desia Cala: Es habitual oír críticas hacia ustedes, ya que disfrutan de un monopolio. Es vox pópuli que esto fue mal visto en épocas pasadas; no obstante, el invento es absolutamente suyo. Por lo tanto, es justo que tengan la exclusividad de su tecnología de alta predicción. Y así lo dispuso el Consejo. No pienso que la ética empresarial se vea comprometida porque ustedes hayan incorporado un dispositivo en cada elemento electrónico de nuestro país. Tan solo cobran unos céntimos más de lo que les cuesta fabricarlos».

    Me encojo de hombros. Espero que con estas palabras tengan suficiente.

    «Yeon-Keller: ¿Podría calificar la cadena de aprendizaje que experimentó durante su adolescencia?».

    «Desia Cala: Fue algo sobresaliente. Sus videos tutoriales me encantaron, y aquellos ejercicios fueron tan sumamente introspectivos…, que realizarlos fue un gusto. Me resultó muy ameno el verme en diversos escenarios virtuales, como si me encontrara en una plataforma de videojuegos online, escogiendo si quería ir hacia aquí o hacia allá..., dialogando, haciendo shopping, o meditando para despejar dudas acerca de lo que quiero y, sobre todo, cómo lo quiero. Incluso me entristecí, cuando las inteligencias artificiales recopilaron el cien por cien de los datos que se requerían sobre mí».

    No me siento bien. Me levanto, y camino hacia la cocina.

    Gracias a este dispositivo fabricado por Yeon-Keller, mi robot de servicio es conocedor de mis necesidades, y lo que me gusta, lo que prefiero… En estos instantes, me prepara un chocolate exprés, y me dice que el nivel de azúcar en mi sangre es bajo. Antes de ofrecerme una taza, la enfría ligeramente con la luz que sus ojos emanan, para que así la temperatura esté a mi gusto. Ha introducido la cuchara que tanto me encanta usar en primavera. Entonces me recita uno de mis trescientos sesenta y seis haikus preferidos y, finalmente, me ofrece el recipiente con buenas maneras.

    No sé si este chocolate va a aliviarme por completo. Dichosas inquietudes...

    Soy madre soltera. Fue mi elección en base a las preferencias personales que he ido decantando en los registros. Ahora mismo, estoy pensando en que el vehículo autónomo ya debería haber vuelto de pasear a mi hijo… ¿Intuyo que algo va mal? No. No es eso; habría recibido un aviso. Y quiero respetar que mi hijo ha deseado tener algo más de independencia.

    Vuelvo al despacho, pensando en que este malestar es una tontería pasajera. Voy a continuar con la consulta:

    «Yeon-Keller: ¿La implementación de nuestra tecnología le satisface?».

    «Desia Cala: Esta vida material no es perfecta, y no va a serlo en mucho tiempo, supongo. Sin embargo, me alegra saber que mi auto-conocimiento es mejor que antes, y que he estructurado mi vida según mis principios, que mis gustos mantienen su originalidad, y que puedo actualizar todos mis datos cuando lo desee. La respuesta es un sí: esto ayuda a mi bienestar, así como a mi felicidad».

    No siento ganas de escribir más. Al fin y al cabo, solamente es una empresa.

    Vuelvo al salón. Estoy cansada, y me tumbo en el sofá. El robot acerca una silla; se dispone a dar comienzo a una sesión de psicología. La verdad es que mi cerebro lo está pidiendo a gritos.

    —¿Querías hablarme de algo? —El robot inicia la terapia en base a la configuración que hice en su día.
    —El invento de Yeon-Keller es casi perfecto…; y, sobre todo, esto se debe a sus trabajadores. Mira…, la verdad es que no tengo pega alguna. Solo es que…
    —Prosigue.
    —¿Esta vida es ideal? ¿Has visto cómo está el mundo al margen de nuestra Europa?
    —A los dieciséis años, aprendiste a no responsabilizarte de aquello que era de otros.
    —Mantengo que soy feliz, y, que, además, esto otro me disgusta.
    —Bien. Escucha estas palabras, y pon la mano sobre tu corazón… ¿Lo notas? No importa el cómo la vida se exprese, ya sea a través de un cuerpo, la naturaleza, la ciencia…; la vida es, en sí misma, un plan para todos nosotros, y este siempre continúa en marcha.

    Mamá cuántica

    Mamá cuántica

    El famoso físico y premio Nobel, Richard Feynman solía decir: «Si crees que entiendes la física cuántica, en realidad no entiendes la física cuántica».
    Los otros días leía el periódico en la sección de ciencia, cómo los investigadores intentan realizar experimentos muy complejos para explicar ciertas particularidades de la materia a nivel subatómico. Al parecer, el mundo de lo diminuto se comporta de manera muy diferente a como lo hace el mundo macroscópico, donde vivimos.
    ¿O no?
    Mientras leía el artículo, se me venían imágenes de mi niñez y entonces lo vi claramente: Mi mamá se comporta como una partícula subatómica. ¡Claro! Es tan simple que cuesta creer que no lo haya entendido antes.
    Mi mamá tiene esa dualidad onda-partícula: tiene esos cambios de humor que oscilan como las ondas de un estanque. Me acuerdo de niño, que estaba muy contenta de que la ayudase a cocinar, pero de un momento al otro me estaba regañando por haber desparramado la harina por todo el suelo. Ya lo ven, «buena onda» cuando la ayudaba, pero las partículas de cuero de su sandalia impactando contra las partículas de mi trasero, eran muy reales en el mundo macroscópico.
    Seguía leyendo y mencionaban el espín: no creo que me haya quedado claro qué es realmente un espín, pero sería algo así como cuánto debe girar una partícula para que vuelva a la posición original. Cualquier físico diría: «Fácil, debes girar 360 grados para quedar en la posición original, por lo que tienes un espín de valor 1». Pues mi madre tenía varios espines. A veces tenía espín de valor 2: giraba 180 grados, me daba su espalda, y por algún fenómeno inexplicable de la cuántica, sabía lo que yo estaba haciendo, como si tuviese ojos en la nuca. Usualmente estaba haciendo alguna travesura, con lo que volvía a sentir las partículas de su sandalia en mi trasero. A veces, cuando de pequeño la llamaba innumerables veces para que viese lo que estaba haciendo, tenía espín de valor ½: necesitaba dos giros completos para volver a su posición original. Claro, en el primer giro no me veía, estaba ocupada con los quehaceres de la casa…
    Otro de los principios que mencionaba el artículo que leí era el de la «incertidumbre», ese por el cual no se puede saber —a la vez— la velocidad y posición de una partícula, sino una sola propiedad por vez. Ahora bien, mi madre habrá tenido sus incertidumbres, pero siempre supo exactamente dónde estaba yo, y a qué velocidad me movía, e incluso hacia dónde iba. Y aún lo sabe porque ella siempre está ahí. Es decir que incertidumbre, en su relación conmigo, nula. Pero lo interesante del principio de incertidumbre es que no se puede saber con precisión la velocidad y la posición de una partícula, porque esta existe en estados solapados. Es decir, puede estar en dos lugares a la vez. ¡De eso sí sabe mi mamá! De niño, ella siempre estaba en dos cosas, o más, a la vez: ocupándose de que haga los deberes del colegio mientras cocinaba; ocupándose de mi salud a la vez que ella trabajaba; atendiéndonos a mí y mi hermana, acomodando la compra a la vez que me regañaba y me decía «te regaño porque te quiero» (he ahí una vez más la dualidad), y tantos otros ejemplos que les sonaran familiares.
    Pero, al seguir leyendo aquel artículo, la propiedad cuántica que más llamó mi atención fue sin duda la del «entrelazamiento cuántico», aquella propiedad que estipula que al afectar una partícula, otra partícula que está «entrelazada» con la primera, también sentirá la perturbación sin importar la distancia que las separa. Al leer eso, mi madre me vino a la cabeza inmediatamente, y no solo de niño, sino hasta el día de hoy. Sé bien que cualquier cosa que me suceda a mí (una simple partícula), mi mamá lo percibirá y lo sabrá al instante y sin que yo se lo diga, ¡y estamos a más de diez mil kilómetros de distancia! Algunos lo llaman amor, otros, instinto maternal. Yo lo llamo «entrelazamiento cuántico maternal», y es real en el mundo donde vivimos.
    Les digo la verdad, yo no sé si realmente entendí algo de aquel artículo que leí. Posiblemente, como lo dijo Richard Feynman, ni me enteré de que va la física cuántica. Pero les aseguro dos cosas: Uno, mi mamá tiene propiedades que son de otro mundo, y seguramente las de ustedes también. Y dos, por más que no entienda de física cuántica, al menos entendí de la importancia de la ciencia que la estudia.

    Un minuto y medio

    Un minuto y medio

    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera, un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta. Estaba a punto de protagonizar el momento más importante de la historia de la ciencia. ¡No! De la historia de la Humanidad. Y sería injusto negarle esa categoría: el viaje en el tiempo estaba a un solo botón de distancia.
    Sentía golpear su corazón contra los tímpanos, la adrenalina recorría cada centímetro de sus venas. Se obligó a respirar profundamente hasta llenar sus pulmones, lo que provocó que el ozono que flotaba en el laboratorio le hiciese sentir un picor suave en el fondo de la nariz.
    Desvió sus ojos al papel impreso donde había garabateado una lista de comprobaciones previas a la prueba. Por quinta o sexta vez aquella mañana repasó cada uno de los puntos escritos a lápiz con letra incomprensible para cualquier ser humano, salvo para su autor. Comprobó una vez más que la pila de uranio estaba conectada a la máquina, los medidores confirmaban que la energía fluía hasta los motores. En la interfaz parpadeaba con luz roja -00:01:30, un minuto y medio hacia atrás. El destino que había elegido para aquel primer viaje.
    La pequeña batería no tenía la potencia suficiente como para emprender un salto de años o siglos, tan solo unos segundos. A lo sumo cinco minutos, según los cálculos más optimistas del profesor. Pero ese minuto y medio era más que suficiente para comprobar que el prototipo funcionaba. Después, cuando publicase los resultados e hiciese demostraciones en público, no le sería complicado conseguir la financiación para construir una máquina más potente que permitiese que los cronosaltos fuesen tan grandes como la imaginación pudiese concebir.
    Recordó los sacrificios que había consagrado a su gran obra. Había puesto en jaque su prestigio al elegir como tapadera un proyecto tedioso que le permitía desarrollar en secreto su gran invento; se había autoimpuesto una severa ley del silencio, no solo ante sus colegas por temor a las burlas que, sin duda, iba a recibir cuando se enterasen de la locura en la que estaba trabajando, también frente a su mujer y a sus hijos, que no comprendían su obsesión por una investigación tan aburrida que ningún otro físico de la Universidad había querido desarrollar.
    Y, por cierto, no había sido fácil esquivar la complicada burocracia de la institución que, a través de una montaña inagotable de cuestionarios y el acoso constante de sus superiores, habían indagado en su ocupación. Algunas veces con diplomacia, y otras con la amenaza de cortar la escasa financiación que nutría su investigación, le habían exigido resultados para su proyecto parapeto.
    Todo ello ya queda atrás, pensó el profesor. Sonrió con complacencia en la soledad del laboratorio. Había conseguido sobreponerse a centenares de fracasos y al mutismo autoimpuesto para preservar el prestigio de su currículum. Hoy, finalmente, iba a conseguir el mayor hito de la historia de la humanidad. Eso si el aparato funcionaba, claro.
    De nuevo desvió los ojos al papel garabateado y se cercioró de que todo estaba en orden una vez más.
    —Bien ya está todo listo, sería estúpido comprobar las cosas una vez más —murmuró para sí.
    Cayó entonces en la cuenta de que no había pensado en ninguna frase culminante para aquel momento. “Eureka”, “Un pequeño paso para el hombre…”, “Me he convertido en la muerte…”. Bueno, qué más da si al final la mitad de aquellas citas son apócrifas, pensó.
    Sin embargo, antes de apretar el botón dejó que de sus labios saliesen las primeras palabras que le llegaron a la lengua.
    —Veamos si funciona —se oyó decir con voz ronca.
    Vaya frase más estúpida, pensó. Pero daba igual, el éxito de aquel experimento enterraría una nimiedad así. Fue entonces cuando otra idea le pasó por la cabeza y se permitió dibujar una sonrisa divertida.
    —Bueno, si da resultado siempre podré cambiarla.
    Cerró los ojos y se preparó para el gran momento. Contuvo el aliento durante un segundo y le pareció que su corazón, que poco antes bombeaba con fuerza, ahora se había detenido en seco. Todo su cuerpo temblaba, las piernas le flaqueaban, los dedos tiritaban, el vello de sus brazos estaba erizado. Su índice presionó lentamente el botón hasta que un clic mecánico acabó con el silencio que asfixiaba el laboratorio.
    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera. Un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta…
    JOVEN

    Federico Y La Naturaleza

    Federico Y La Naturaleza

    Érase una vez un niño llamado Federico Du Costa, que se crió en un pueblo de Galicia, apartado de todo, con sus padres, sus abuelos y su hermano, Sergio.
    Federico, aunque todos en su pueblo le llamaban Fede, era un chico singular muy estudioso y también educado. Le encantaba el deporte y la naturaleza, siempre estaba sacando fotos a flores o plantando árboles y os preguntareis, ¿Por qué le encantaba tanto la naturaleza? porque su abuela tenía un vivero y desde pequeño le inculcó el amor por las plantas, animales, flores, etc.
    Su hermano no compartía ese sentimiento hacia la naturaleza del mismo modo que Fede. Pero sabían de la importancia de la naturaleza para el planeta Tierra.
    Un día, Fede iba caminando porque su madre le había mandado a comprar el pan y de repente, vió una flor que resaltaba, tenía colores muy vivos, a Federico le pareció la flor más bonita que hubiera existido jamás y se propuso que esa belleza no debería desaparecer jamás. Se puso manos a la obra para que nada ni nadie pudiera estropear esa preciosa flor, fue a casa a por agua, abono y todo lo que necesitaba para poder cuidar a esa preciosa y única flor.
    Cuando llegó a donde se encontraba esa flor, se frotó los ojos, alucinado de lo que estaba viendo, la flor había crecido y tenía otro color muy distinto al que él había visto la primera vez, otro color que no había visto antes y era mucho más bonito que el que tenía el otro día. Federico no pudo hacer lo que tenía previsto porque las horas se pasaron volando contemplando la flor, por lo tanto, se fue a su casa.
    Al día siguiente Federico tenía mucha intriga de lo que la habría pasado a la flor, y el día se le hizo muy largo hasta que, por fin salió del colegio y se dirigió hasta la ubicación de la maravillosa y extraña flor. En el camino no se percató de que estaba atravesando un paisaje precioso, con prados, cascadas y vacas pastando, para él era lo más normal, ya que en Galicia hay muchas vacas y el paisaje es muy verde. Federico se quedó impresionado con las vistas, cada vez le gustaba más pasar por allí, pero se concentró en lo que más quería ver, la flor.
    Cuando llegó se quedó más impresionado que los otros días, la flor no había crecido, tampoco había cambiado de color. A la derecha de la flor había crecido otra flor igual de bonita. Fede no se lo pudo creer y la sacó una foto para investigarla más a fondo en la Biblioteca. Pero tenía un problema, en su pequeño pueblo no había biblioteca, por lo tanto, tuvo que ir andando hasta el pueblo de al lado, aproximadamente a veinte minutos de su pueblo, que por cierto se llamaba Teixeira.
    Una vez en la biblioteca, Federico tuvo que esperar a que su reloj marcara las cuatro de la tarde, en la puerta estaba pegado un gran cartel blanco con letras negras que decían, “Biblioteca cerrada hasta las cuatro de la tarde”. Federico miró su reloj y marcaba las tres y media, así que tuvo que esperar sentado hasta que abrieron y en ese momento se dirigió a la sección especializada de flores y plantas interesándose por tres libros, a los que añadió dos comics para su hermano.
    Cuando Federico llegó a su casa empezó a leer los libros, no eran interesantes y tampoco contenían lo que él estaba buscando, así que fue donde estaba la flor y empezó a tocarla. La flor era suave como la lana, a Federico le gustó el tacto y de repente algo crujió, Federico echó un paso atrás asustado por el crujido y de repente la flor empezó a abrirse hasta salir un fruto, parecido a una naranja, pero con un color que tampoco había visto nunca. Federico todavía estaba preguntándose de donde había venido ese crujido, volvió a fijar sus ojos marrones en el fruto, que cada vez era más bonito y ¡CRAC! El fruto cayó al suelo, Federico lo cogió y lo abrió, dentro no se parecía en nada a una naranja, porque estaba hueco, solo había una pequeña bolsita con un líquido, cogió la bolsa y la metió en su huerto, a los dos días había un gran árbol en cuyas ramas brotaban flores iguales a la que había descubierto Federico. Todo esto, llamó mucho la atención a la gente del pueblo y alrededores, atrajo a muchos biólogos que tras numerosas investigaciones descubrieron una nueva especie de árbol con los mismos frutos que Fede había visto en el bosque, desde ese día esa nueva especie se llamó “Du Costa” en honor a Federico.


    Por todos y por mi, o eso creo.

    Por todos y por mi, o eso creo.

    Invierno de 2977. Camino al campo de ejecución.
    La semana pasada se me detalló que tenía que proceder a ir al emplazamiento 13 de la provincia de Navik al sur de la capital. Se preguntarán por qué razón están leyendo este relato. Empecemos… En estos momentos le estoy hablando a mi coche con la grabadora y transcriptora de voz a papel, encendida. Su funcionamiento es fácil: únicamente tiene que hablar y, al terminar, presionas el botón verde y se reproduce todo a papel. Así pues, les explicaré la razón de mi estado actual.

    Hace tres semanas me rompí el fémur y, por ende, soy inútil para mi labor puesto que trabajo en una fábrica de metalurgia. Realmente no comprendo el por qué de mi ejecución ya que pueden curarme con esos nuevos nanobots hechos en el sur de Europa de los que tanto hablan. Disculpen, no recuerdo haberme presentado, mi nombre es Alexander H. J y mi codigo de residente es el 11390790. Para poder dejar constancia de mi existencia en este mundo, explicaré mi vida desde que fuí creado hasta ahora.

    Yo, al igual que otros conciudadanos, fui engendrado en los laboratorios de Fiurkel, una pequeña provincia de Azur, donde hay un asentamiento científico de clonación. Según lo que me explicaron de pequeño, mis supuestos padres eran criminales condenados a muerte opinar de formas extremadamente opuestas a nuestro magnífico estado.

    Recuerdo que de niño, fui criado en Kletka dlya, lugar en el que fuimos educados en diferentes ámbitos del saber. Teníamos muchas asignaturas: matemáticas,física,lengua,conocimiento civil e historia de la nación. Nosotros éramos atendidos por unas afables personas: los vospitateli. Conservo buenas memorias de aquella época. Recuerdo que las clases las hacíamos en unas antiguas pizarras semiolograficas que siempre se estropeaban en el peor momento.

    Cuando cumplí dieciséis años me llevaron a mi y a mis compañeros a una ciudad muy grande (tampoco es que hubiéramos visitado ninguna otra), la capital del país. Llegamos a una gran torre en la que nos pusieron delante de una gran màquina. Allí sucedería la parte más importante de nuestras vidas. Se nos asignó un trabajo, uno que no podríamos cambiar nunca y era aleatorio. A mi me tocó como transportador de metales en una empresa estatal metalúrgica, que por suerte, me gustó.
    Una vez finalizado el proceso de asignación, me marcó un láser el código 11390790 y en la frente se me puso otro símbolo extraño que asemejan ser tres dígitos sin aparente sentido .

    Al día siguiente fui a trabajar y, si os soy sincero, en este lugar nunca ha habido paro, todo el mundo trabaja (por obligación) y, de no hacerlo, pueden ser multados. Os preguntaréis por qué hay tanta oferta de empleo, y es, principalmente, por la escasez de mano de obra (la población muere de hambre).

    Continuando con la historia y, dejando de lado esta curiosidad de mi amada nación, el supervisor me enseñó una extraña máquina que servía para transportar grandes cantidades de metales, lo más singular era que el mecanismo de funcionamiento se accionaba utilizando las piernas como si fuesen unos pedales, que hacía que la corriente eléctrica pasase al motor y de este a las turbina magnéticas. Esto hacía que se elevase a través de unos impulsos magnéticos negativos que producía la separación del suelo y fuese hacia delante hasta llegar a su destino.

    Hablando de destino, creo que estoy ya a pocos kilómetros del emplazamiento número 13, donde seré fusilado y mi ADN será utilizado para crear personas y mis órganos intactos serán empleados para el bien de los demás. Esto me recuerda a Alexey, un antiguo amigo mío que se lo llevaron también a este establecimiento por tener unas ideas radicalmente contrarias, hablaba de una ideología totalmente diferente a la del estado, decía que después de la muerte había vida y que este gobierno había quemado un gran grupo de estructuras antiguas que se dice que siguen existiendo fuera de la madre patria. Era algo muy extraño, pero en sus palabras notaba que lo que decía era algo totalmente cierto pero él, a los pocos días, se lo llevaron y lo fusilaron. Nos dijeron que era por su propio bien y el de los demás, pero nada bueno nos pasó a nosotros y menos a él, que murió. Ahora que recuerdo moriré de forma muy irónica, fusilado igual que mis supuestos padres y obligado a dar mi información genética para hacer un bucle infinito de vida y muerte.

    Bueno pues, creo que ya he llegado, veo la bandera roja.

    Salvando las estrellas

    Salvando las estrellas

    QV Telescopii, año 3021


    "Tres años han pasado desde que el CSIC (Consejo Superior de Investigación Científica) decidió enviar a unos investigadores espaciales hacia la constelación Telescopium para ir en busca de una nueva fuente de energía para la Tierra. El Sol está al borde de la muerte y debemos buscar una solución para seguir albergando vida en nuestro planeta. Para poneros en situación, después de superar la catastrófica pandemia del COVID-19 hace poco menos de 1000 años, los líderes mundiales decidieron invertir un porcentaje muy alto en las investigaciones de todos sus campos para estar preparados ante cualquier peligro. Durante todos estos años el presupuesto invertido para la ciencia, nos ha permitido fabricar máquinas y diseñar nuevas tecnologías que han marcado un antes y un después en la evolución humana ¡Hemos sido capaces de crear naves que viajan a la velocidad de la luz! Cuando la humanidad ha necesitado a la ciencia, siempre ha estado ahí. Miles de científicos trabajan a años luz de su tierra natal en busca de la joya de la corona científica, una fuente milenaria de energía para sustituir a nuestro Sol".

    Nos encontramos en la nave Gamma, donde mis compañeros y yo llevamos varios años buscando una estrella que pueda reemplazar al Sol, se queda sin combustible para vivir y dentro de poco dejará de sernos útil para seguir prosperando vida. Nuestra principal misión es encontrar esa estrella para que nos sirva como fuente de energía al igual que lo hacía el Sol. Hemos sido destinados a la constelación Telescopium, a trescientos años luz de nuestro Sistema Solar.

    Nuestro día a día aquí es muy tranquilo, básicamente nos encargamos de analizar las estrellas de la constelación para comprobar si son factibles o no para nuestro sistema, para ello seguimos una serie de pasos . Mi compañero Philip se encarga de fijar y apuntar con una mira gigante a la estrella que queremos analizar, cuando está en el punto de mira se dispara un láser inofensivo con un gas especial para detectar la composición de ésta. Posteriormente Sadie, la científica estrella de la nave, analiza los resultados del láser y determina la cantidad de hidrógeno y helio que contiene, si la cantidad de helio supera a la de hidrógeno, la descartamos y pasamos a otra.
    El principal combustible de una estrella es el helio, para conseguirlo fusiona en su núcleo una gran cantidad de hidrógeno y lo transforma (los núcleos de los átomos de hidrógeno se unen). Cuanto más hidrógeno más tiempo durará la estrella, por lo tanto buscamos estas estrellas, y si las encontramos las marcamos con una especie de bengala espacial.

    Hasta hoy iba todo bien, pero ahora mismo nuestra nave se encuentra al borde de un agujero negro, un cuerpo espacial mortal y peligroso que absorbe toda la materia a su paso, del cual para escapar tendrías que ir más rápido que la velocidad de la luz. Nos aproximamos cada vez más hacia su interior, y noto como todo el cuerpo me empieza a pesar más debido a la gran gravedad de este monstruo. Como era de esperar, entramos a la deriva de un vacío oscuro el cual todo era negro por dentro, donde tan solo está nuestra nave.

    De repente, una esfera brillando intermitentemente en ese inmenso vacío negro comienza a hablarme con una voz de mujer, llamándome por mi nombre:

    “Dafne, Dafne, lo que buscas no está aquí fuera, está en casa. Somos miles de generaciones de estrellas vagando por el Universo, pero la respuesta y el secreto de nuestra vida está en nuestro nacer. Cada una de nosotras somos únicas y de diferente composición y ser, el Sol es irreemplazable, os creó y os vio crecer en vuestro planeta, lo único que necesitas saber es cómo mantenerla viva. Sabéis lo que necesita para que siga con vida, tan sólo tenéis que dárselo como ella os dio la Tierra.”

    Cuando dijo la última palabra, el inmenso negro explotó pasando a ser nuestro hogar, el Sistema Solar, nos habíamos teletransportado de una región del Universo a otra, y eso solo puede ser obra de una agujero de gusano, el túnel del espacio y del tiempo.

    Sabía lo que tenía que hacer, ya sólo faltaba dar el mensaje, desde la Tierra se les comunicó a todos los astronautas del mundo sin importar su raza o su género, que acudan al Sol inmediatamente. Miles de naves espaciales rodeaban la esfera del Sol, y de pronto, todas empezaron a soltar hidrógeno por los propulsores de las naves. Una imagen de esperanza resplandecía en nuestro Sistema Solar.

    El Sol se llenó de hidrógeno gracias a nuestra ayuda, los terrícolas, que unidos como uno solo, conseguimos salvar la vida en la tierra. El Sol había ganado un millón de años más cuidando de nosotros.

Contacto

  • Email

    Este enderezo de correo está a ser protexido dos robots de correo lixo. Precisa activar o JavaScript para velo.