En base a tu grupo sanguíneo

Eran las 22:00 de la noche y como todas ellas, mis padres nos llamaban a mi hermana y a mí para que bajáramos a cenar y lo habitual en las cenas de nuestra familia, era iniciar desde el principio un tema del que íbamos a tratar durante toda la cena. Esa noche tocó hablar acerca de los diferentes grupos sanguíneos que teníamos cada uno. Empezó la conversación como de costumbre mi hermana. Ella que era una fanática de todo lo que relacionaba la medicina, nos empezó a explicar todos los tipos de grupos sanguíneos y más en profundidad el suyo. Lo primero que nos contó, fue que determinar el grupo sanguíneo de cada donación de sangre permitía prevenir reacciones de rechazo cuando se hagan transfusiones de sangre. Existen los grupos; A, B, AB y 0. Por un lado están los glóbulos rojos que pueden llevar antígeno A y antígeno B; y por otro el plasma que puede llevar anticuerpos A y B. Al unirse se produce la coagulación en la sangre. Con lo que no podemos tener por ejemplo antígeno A y anticuerpo A. Y todo esto, está controlado por un gen del cromosoma 9. El Rh es una proteína que está en algunos glóbulos rojos. No todos llevamos esa proteína, pero la mayoría de las personas la llevan. Son Rh positivas y las que no la llevan, son Rh negativas. En mi caso yo soy 0 negativo y somos “muy especiales”, porque somos donantes universales, es decir que podemos donar a todo el mundo, pero solo los de mi mismo grupo me podrán donar a mi, es decir receptores únicos y en caso de emergencias somos a los que primero nos llamarían.”
Nada más terminar la cena, fuimos como de costumbre a ver la televisión todos juntos y tras un silencio sepulcral, la tele anunció un comunicado oficial, dirigiéndose a todos los ciudadanos cuyo grupo sanguíneo fuera 0 negativo. Este mensaje decía lo siguiente “ Todos aquellos que tengan grupo sanguíneo 0 negativo, deberán mañana por la mañana acudir de inmediato a las bases militares de Calameo”. Mi padre se quedó atónito, porque sabía perfectamente que nada bueno les ocurriría, porque un estudio de la Universidad anunció que los de ese grupo, podrían poner fin a la pandemia mundial que estábamos sufriendo. Mi hermana como de costumbre y sin ningún miedo de lo sucedido porque pensó que podría participar en algo medico, nos explico que los de su grupo, generaban anticuerpos frente al antígeno A y B, así como la presencia de características anticoagulantes en el grupo 0 (como el factor Von Willebrand), que lo hace el menos susceptible al virus.
Ya era la mañana siguiente y todos los ciudadanos de 0 negativo, se dirigían a las bases militares en buses ofrecidos por el gobierno, ya que no querían desvelar la ubicación de estas bases, a ningún familiar de los pacientes elegidos.
Era el último bus y se cerraron dos puertas enormes de inmediato, mi hermana un poco asustada preguntó al conductor a que se debía, este le dijo que era por la seguridad de ellos mismos. Una vez instalados convocaron a todos en un salón enorme sin ningún tipo de ventilación, pero mi hermana como de costumbre, decidió ir a investigar por todo el edificio. Pasaron las horas y se encontró con unos papeles que decían lo siguiente “ Señor presidente convocamos a todas estas personas, ya que su sangre es estrictamente necesaria para acabar con la pandemia que estamos viviendo. Estos serán ejecutados con bombas de gas tóxico nada más entren al salón de reunión. Muchas Gracias. Doctor Heinsburg.” Tras leer esto mi hermana corrió hacia el salón donde les convocaron y empezó a gritar que salieran de ahí que era una trampa e iban a morir, pero la gente la ignoraba porque una condición de que fueran era que les darían una gran suma de dinero a cada familia. Ella ya no sabia que hacer ya era tarde porque iban a cerrar el salón, pero de repente dio un grito de esperanza, ya que se acordó que mientras iba en busca de información por todo el edificio, leyó un artículo donde era posible crear una vacuna pero les faltaba un tipo de proteína para que fuese eficiente y ella como siempre decíamos “Tan fanática de la medicina”, se acordó de un documental que vio y se dio cuenta que la proteína que faltaba era la “fiserta” ya que tenía un compuesto que logra fabricar un patógeno resistente al virus que azotaba todo el planeta. Se dirigió al Doctor le explicó todo lo sucedido y estaba en lo cierto. Tras esto se creó la vacuna que salvó no sólo a todos los pacientes que iban a matar sino al mundo entero.

  • Hits: 97