CRISPR-CAS9

En el año 2003 Francisco Mojica y sus colaboradores descubren en Alicante el CRISPR. Y le ponen ese nombre.

- Crispr será un acrónimo compuesto por las palabras Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, que en corresponderá a “Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente interespaciadas.”- razonó el microbiólogo.

- Será un éxito jefe; pero, nuestro invento para cambiar y eliminar los genes debería tener un nombre más potente, que refuerce al CRISPR.-exclamó uno de sus colaboradores.

-Tienes razón. ¿ Y si le llamamos CRISPR - Cas9 ?. Cas9 serán las proteínas con las que trabajaremos y será Crispr associated system, que en español sería sistema asociado al CRISPR. ¿ Qué os parece ?- idea Mojica.

- Perfecto- responden los demás.
- Ya tenemos el nombre y la especialización de nuestro invento. Será un éxito para frenar enfermedades genéticas. Ahora nos falta convertirlo en tecnología para su uso.

Un par de años más tarde, en el 2005, Francisco decide publicar en qué va a consistir el Crispr. Siguen trabajando para convertirlo en tecnología.

Las investigadoras Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpeinter, tras ver la publicación de Francisco, se ponen manos a la obra para dar con la solución de crear la tecnología del CRISPR-Cas9. En el 2012 lo consiguen.

Años más tarde, en el 2017 mientras trabajaban, Francisco recibe una llamada.

- ¿Hola? Sí, soy yo, Francisco Mojica. Gracias, me alegro de que le gustara el Crispr. ¿ Cómo ? ¿Qué estoy convocado para asistir al premio Albany ? ¡ Ay qué alegría ! Muchas gracias, allí estaré. - dice Francisco muy contento.

Francisco fue el ganador del premio Albany. También estuvo convocado para asistir a los Nobel. Pero Doudna y Charpeinter, fueron las ganadoras, pues habían dado con la tecnología.
Ganaron el premio Nobel de Química en el 2020.
- Me hubiera gustado ganarlo a mí, pues sería un premio importante para España, pero ellas han dado con la tecnología que me ha costado tanto encontrar estos años y se lo merecen.- comenta Mojica.

Ahora, tras el descubrimiento del microbiólogo y de las investigadoras se podrán combatir enfermedades genéticas que hasta ahora eran incurables. También se podrán mejorar alimentos transgénicos con el desarrollo de animales y plantas con unas características determinadas. Además el CRISPR ayudará a modificar bacterias u otros microorganismos de uso industrial y alimentario.
  • Hits: 150