El secreto de la vida

Era perfecto… Por fin había conseguido desentrañar el secreto de la combinación molecular. Había formado una combinación inexistente en ese momento. Se trataba de una sustancia capaz de romper el lazo que unía a las moléculas y formar otras mucho más complejas y diferentes.
Después de tantos años de pruebas, experimentos fallidos, de ensayo y error; por fin lo había conseguido. Había descubierto el secreto de la genética humana. Algo único que permitiría que la humanidad evolucionase más rápidamente que en los últimos tiempos. Un secreto que revolucionaría el mundo. Un secreto que por otro lado, podría costar la vida.
En el Gran Mercado Tecnológico, conocido como el GMT, las grandes empresas de última tecnología competían entre ellas para ser las mejores, para obtener el control sobre las demás y con el nuevo “producto genético”, su empresa superaría a las demás con creces. Por años ella sería la mejor y pasarían décadas hasta que alguien la superará con un descubrimiento mayor. La demanda estaría por las nubes y ya nada ni nadie podría detenerla.
Tan sólo quedaba un último esfuerzo para conseguirlo, que podría ser tanto un éxito como un fracaso e incluso costarle la vida. Debía patentarlo, algo no muy difícil si no fuese por la gran cantidad de vigilancia puesta sobre la empresa en esos tiempos de progreso… Para ello, sólo debía llegar al centro de la megalópolis y reclamar lo que muy pronto sería suyo.
Pero, al igual que la luz, la información secreta de éste tipo se transmitía también a una velocidad de vértigo. Ésta no tardó en llegar a oídos de las otras grandes empresas “enemigas”; que al mismo tiempo se pusieron de acuerdo para atacar su base, donde ese gran secreto podría cambiarles la vida y su futuro entero…
Curiosamente todas competían entre ellas, pero siempre en un momento de necesidad, se aliaban por un objetivo común. Al igual que al siguiente día los mismos aliados podían ser sus peores enemigos.
Nunca nadie había descubierto algo tan grande y útil para el futuro de la especie humana y puede que no tan humana, que podría utilizarse en la clonación, la mutación, la mejora del organismo humano y hasta para la mismísima inmortalidad… Así que éstas grandes empresas, no podían permitirse que esa información saliese a la luz y que les ganarán tan pronto…
Dentro de la sala de prácticas, armada con todos los avances tecnológicos de última generación, la alarma de evacuación sonó. Ella sorprendida y aturdida, salió lo más rápido que pudo, sabiendo que su descubrimiento y su futuro estaban en peligro. Las otras empresas ya lo sabían… y vendrían a por ella…
En su huida no llegó a coger la información de la nueva “receta”, antes de que la puerta del laboratorio se cerrase herméticamente tras ella…
Ya en el exterior, divisó un escenario que le heló la sangre, el imponente edificio de su empresa, su oficina y laboratorio, su lugar de trabajo, su hogar… estaban ardiendo en llamas ante sus ojos. De repente una gran explosión derribó por completo lo poco que quedaba en pie… Pronto toda su vida quedaría reducida a cenizas…
Nunca nadie había sido tan osado de hacer una barbaridad semejante, porque ella sabía perfectamente que lo ocurrido no había sido un accidente. Su vida, todos sus años de trabajo se habían esfumado en un instante, como si nunca hubiesen existido…
Sólo entonces, cuando supo con certeza que estaba fuera de peligro, se dio cuenta que, en el bolsillo de su bata, había un tubo de ensayo con una muestra de su nuevo descubrimiento de esa misma mañana.
Al descubrirlo se lleno nuevamente de esperanza, esperanza para huir de allí y comenzar de nuevo en otro lugar, donde nadie la persiguiera e intentara matar por un milagro de la ciencia. Seguir con su plan y experimentación la tendrían entretenida hasta que la situación mejorase.
Comenzaría una nueva vida. Donde la tecnología, la genética y lo artificial serían la clave.
Finalmente, ella demostró que su hallazgo era el descubrimiento del siglo y lo seguiría siendo por mucho tiempo. Había conseguido la inmortalidad. Durante todos esos años había aprendido mucho sobre el ser humano y como funcionaba; después de su gran éxito había comenzado a probar mutaciones en pequeños animales y luego en implantes artificiales, como prismáticos subcutáneos, un dedo láser…
Ella se sentía invencible, poderosa, por primera vez en mucho tiempo se sentía a salvo, ya no tenía miedo. Ella era la única persona en el mundo que conocía como alcanzar la vida eterna, algo inimaginable en años anteriores.
Ya han pasado siglos desde su gran descubrimiento y aún continua trabajando en su laboratorio, pensando nuevos proyectos para dar paso a una nueva era de prosperidad entre lo natural y artificial.
  • Hits: 126