Skip to main content

ASTROARQUEOLOGÍA SALVAJE: LOS GARRANOS

Nadie lo sabrá nunca. O si. En tus manos anida esta historia. Quizás seas la persona elegida para resolver el conflicto que lleva implícito. Siento un ardor que me consume. Quiero prevenirte de que esta historia es tan real como imaginaria.

En las profundidades del cosmos existe un ecosistema donde cada estrella y planeta se entrelazan en un tejido de vida. Es la danza de la biodiversidad cósmica, donde se contribuye a la harmonía del universo. Y a años luz de este vasto escenario, en una región de Galicia llamada Val de Miñor conviven tres enclaves singulares que desafían la comprensión: A Serra da Groba, Chan de Outeiro y Outeiro dos Lameiros.

En A Serra da Groba la concentración de energías crea un entorno propicio para fenómenos paranormales. Allí acampan los garranos, caballos salvajes y libres, que dan a luz en primavera bajo destellos de luz fosforescente y anomalías gravitacionales que retan las leyes de la física conocida. Son los guardianes de la comarca. El sonido de sus cascos al trotar crea melodías fractales que se entrelazan con las raíces de la tierra. La convergencia de sus relinchos produce energías electromagnéticas fluctuantes que, cada vez que la luna mengua, iluminan el conjunto rupestre de Outeiro dos Lameiros. Una gran pared vertical de 4000 años con representaciones de más de 70 caballos en movimiento, escenas de caza y símbolos enigmáticos.

Muy cerca, en Chan de Outeiro, los arqueólogos descubrieron un petroglifo con grabados de una familia de tres garranos en sincronía astronómica, rodeado de círculos concéntricos y una estrella de seis puntas. ¿Continúas leyendo?

Permíteme contarte que, una vez al año, durante la tradición de la rapa das bestas, donde los humanos interactúan con los garranos agrupándolos, desparasitándolos y cortándoles las crines, los grabados cobran vida y se desprenden del petroglifo. La familia de garranos lidera al grupo de setenta caballos mágicos a través de los montes, dejando un rastro de luz fotometálica en su estela. Esa energía revitaliza la comarca y devuelve el equilibrio perdido.

Sin embargo, estos enclaves se encuentran en peligro. Seres malévolos llamados a-e-ro-ge-ne-ra-do-res buscan extinguir su magia, sumiendo a la tierra en oscuridad y olvido. Son seres de tres brazos con un enorme pie de hormigón que violan las leyes del movimiento. Sus raíces extensas dañan el neocórtex de las melodías de los garranos. Generan constricciones en sus relinchos bloqueando su energía vital. Además, la tala indiscriminada de árboles para el camino de la energía eólica agota la vida del monte.

Un grupo de arqueólogos, liderados por Manso DLT se sumergieron en un estudio exhaustivo de la genética en los garranos y la iconografía de los petroglifos. Descubrieron un patrón fascinante: los grabados rupestres no sólo reflejan movimientos astronómicos locales, sino que parecen estar conectados con patrones celestiales más amplios y las fases lunares.

El equipo llega a la revelación de que los petroglifos son un mapa estelar codificado, creado por los antiguos habitantes del Val de Miñor para honrar la conexión entre el microcosmos terrenal y el macrocosmos celestial.

Si has llegado hasta este punto, no ha sido por simple azar. ¿Seguimos adelante?

Con el conocimiento adquirido, trazaron un plan audaz. Utilizarán artefactos astronómicos de vanguardia para amplificar las energías cósmicas, desvelar los secretos ocultos en los petroglifos y desafiar el dominio de los a-e-ro-ge-ne-ra-do-res. La elección está en tu manos. ¿Estás dispuesto a aceptar el desafío y convertirte en el héroe de esta historia?

El camino no será fácil. Habrá que buscar instrumentos en la orquesta celeste, espejos de eternidad, agujeros negros… Tu valentía y determinación pueden marcar la diferencia y devolver la luz al Val de Miñor. La próxima rapa das bestas se acerca, y será el momento crucial para enfrentar esta amenaza y restaurar la harmonía en la comarca.






  • Hits: 322