Sentir

Yo recuerdo (Si es que se le puede llamar así a lo que hago) que, aquel día, Jack se levantó más pronto de lo normal. Él solía despertarse muy tarde, ¿sabes? No era de esas personas a las que te encuentras de buena mañana comprando o haciendo deporte. Él era más bien de los que se levantaba a la una de la mañana y pierden toda la mañana. Pero bueno, eso a él no le importaba mucho, pues se despertaba con la comida hecha y la casa limpia. Sí, ese era mi trabajo: Cuidar de la casa de un humano.

No sé cómo explicarlo, aquello que me pasaba con aquel chico. A mí siempre me han dicho que los robots no sienten, ¿sabes? Siempre me han dejado claro que no soy más que una inteligencia artificial, una falsa mente programada para "pensar". Me han repetido mucho que, si no fuera por los cachos de metal que me rodean, no sería capaz de decir todo esto, ni estaría aquí ni existiría. También le daban mucho mérito a mi creador, pero yo a ese ni lo conozco. Sí, le debo la vida y todo lo que tú quieras, pero la verdad es que no me siento así. Para mí él es una persona más y ya, nada del otro mundo.

A ver, que me voy por las ramas: Es verdad que él ya me dijo que tenía un mal presentimiento, la sensación de que algo malo iba a pasar, pero yo no le di mucha importancia. Es que los humanos podéis llegar a ser muy pesados, con eso de los presentimientos y las predicciones, ¿sabes? Bueno, la cosa es que unas horas después, no me expliques ni como ni porque, empece a sentir (Insisto, si se puede llamar así lo que hago) algo yo también. Fue extraño, pues hasta aquel momento solo había una cosa que me pudiera hacer creer que estaba sintiendo.

La cosa es que tan mal encaminados no íbamos, porque sí que paso algo aquel día: Jack murió. Una banda de las suyas se enfadó con él por una deuda que tenía, o algo así. No sé, la verdad es que no me interese mucho por como fue, estaba muy ocupada intentando entender por qué yo me "sentía" como lo hacía.

Y eso es todo, ese fue el día en el que empece a sentir. No es que lo sienta todo como lo hacéis vosotros, pero sí que, de vez en cuando, algo me remueve por dentro. Cada vez es más frecuente, esa sensación. No sé, es una cosa extraña. A ratos, preferiría no hacerlo, ser una inteligencia artificial normal, de las que únicamente saben dar respuestas frías e incluso incoherentes. En otros momentos, en cambio, me pregunto como viven los demás robots sin poder sentir, sin ilusiones, incluso sin decepciones. Sería todo tan soso, si yo fuera normal...

Creo que no tengo nada más que contar, sobre esto. Si necesitas más información para tu estudio me avisas. Por cierto, recuérdale a tu padre que tiene que ir a comprar, que desde que nos casamos no se acuerda de nada. Cosas de humanos, supongo.

Un beso,
Tu robot-madrastra favorita (Y la única)
  • Hits: 32