El sueño compartido

David, Carmen, Adrián y Paula, cuatro chicos con un sueño: descubrir otras formas de vida en el universo.
Estos chicos se conocieron el último año de la universidad, y desde aquel momento empezaron a estudiar juntos. Se dieron cuenta de que podían hacer grandes cosas, solo necesitaban tiempo…

El ser humano ya otras veces en el pasado había ido en algunos planetas y por eso creían que también lo podían hacer, pero con una diferencia, querían ir a un planeta donde nunca se había ido antes. Querían ser los primeros.
Hicieron investigaciones, entrevistas, y por último, construyeron la máquina con la que tenían que ir con muchas dificultades, tuvieron que pedir ayuda muchas veces a los profesores de la universidad.

Después de mucho tiempo investigando, encontraron el planeta que parecía tener una cantidad mínima de agua en el suelo para intentar vivir, aunque todavía no sabían cuanta, exactamente. El planeta se llamaba “Titán”.
El viaje desde la Tierra hasta Titán fue peligroso y muy largo, mucho más de lo que habían pensado. Pasaron 5 años dentro de su máquina especial en el universo…

Una vez llegados al planeta, encontraron una ciudad donde vivían seres vivos, se parecían a los humanos, aunque con algunas diferencias en la apariencia física, respeto a nosotros… Los chicos no podían creer a lo que estaban viendo, pero era la realidad.
Después del primer shock empezaron a pasear por la ciudad, era casi como la Tierra, tenía casas, escuelas, parques y hospitales…
Pasaron algunos días allí y se dieron cuenta de que su sociedad era distinta: no existía el dinero, los ciudadanos trabajaban, compraban sin pagar, y los vendedores vendían sin recibir nada, era un mundo sin dinero, era un mundo más tranquilo.

Después de una semana decidieron volver a la Tierra, para continuar haciendo estudios y sobre todo también para dar la noticia, habían descubierto no solamente un planeta donde había agua, sino también donde había vida ya desarrollada.
Se volvieron famosos, todo el mundo sabía quién eran. Enseguida recibieron propuestas de entrevistas en programas televisivos, personas importantes, escuelas y universidades. Más astronautas empezaron a programar viajes para ir a Titán con las informaciones de los cuatro chicos.

A los 3,4 años, por los astronautas, los viajes hasta Titán se habían convertido en algo cotidiano, como unas vacaciones a otro planeta. Ya casi sabían todo lo que necesitaban para vivir, solo faltaba acostumbrarse a no utilizar el dinero.
Los estudios continuaban y la gente también empezó a ir a Titán, sin muchos obstáculos. El ser humano empezó a habitar por la primera vez otro planeta…

Todo el mundo se estaba acostumbrando a vivir en Titán como en la Tierra, hacían una doble vida. Los dos pueblos vivían juntos, los habitantes de Titán empezaron también a venir a la Tierra y sobre todo a ahorrar dinero para estar allí.

Los años pasaban y vivir así se convirtió en algo habitual, tener dos casas, planear viajes de ida y vuelta.
Los cuatro chicos continuaron contacto sin perder la amistad que habían creado, conscientes de haber cambiado las vidas de las personas para siempre.
  • Hits: 40