El misterio de Schrödinger

Tomás , un adolescente de 16 años, que tiene una vida normal, con una familia común y corriente , no tiene una vida complicada de la que se pueda quejar. Su mayor afición son los experimentos o las pruebas científicas, pero uno de los experimentos que más le entusiasmaba y le inspiraba de pequeño era el Gato de Schrödinger. Era una investigación donde un gato estaba metido en una caja durante 24 horas y los científicos no podían saber si : estaba muerto , vivo, había desaparecido… Al no saber qué está sucediendo en la caja, no se puede formular que ha pasado durante ese tiempo. Este experimento demostró que la cuántica no tiene sentido. Pero ¿Cómo no se podría saber si un gato estaba allí o no? eso no tiene sentido .Eso es lo que más pensaba Tomás, como un experimento tan sencillo, podría tener una respuesta tan complicada. Un día decidió que de cualquier modo probaría a hacer este experimento, cueste lo que cueste. El sujeto de pruebas sería su perra ,Laica , que lo llamó así porque fue el primer ser vivo que fue al espacio, aunque fuese un perro. Se empezó a preparar , cogió una caja y un cronómetro , y metió a su perra dentro de la caja y le dio al cronómetro. Pasaron ya 5 min y Tomás en todo momento pensó que su perra estaría ahí desde el primer momento, “¿Cómo un perro puede desaparecer así porque sí ?” pensaba Tomás. Se armó de valor y levantó la caja y lo que se encontró fue algo ni imaginable. Su perra había desaparecido. “¿Laica? ,¿Dónde estás, Laica?” Preguntaba buscando a su perra por todos lados. Tomás se empezó a desesperar, pensó en que poder hacer, y las 2 únicas ideas que se le ocurrían eran: poner la caja de nuevo donde estaba para haber si aparecía , y la otra opción era pedir ayuda pero sería demasiado absurdo el poder explicarle a alguien que estaba sucediendo, que su perra había desaparecido nada más poniéndole una caja encima suyo. Cogió la caja con temblores y la puso en el mismo lugar que había antes , y cronómetro el mismo tiempo que antes , 5 minutos. Al pasar los 5 minutos rezo con todas sus fuerzas que estuviese ahí. Al levantar la caja mágicamente apareció. “¿Cómo puede ser ? ¿Qué ha sucedido?” Se preguntaba Tomás . Fue rápidamente a abrazar a su perra con lágrimas en los ojos. “No lo volveré a hacer “ decía mientras se le rompía la voz. Por eso era por lo que le entusiasmaba la ciencia , porque a veces algunos experimentos tienen respuestas que son imaginables de pensar. Si su perra hablase y le pudiese decir que sucedió en ese tiempo, habría muchos dilemas que se podrían resolver. Ahora, Tomás tiene en cuenta que para el futuro, algunos experimentos es mejor no probarlos con seres queridos, porque no se sabe que sucederá. Unos años más tarde ,Tomás se convirtió en un famoso científico, pero aún no sabe como resolver el misterio de la caja.
  • Hits: 40