LA VERDAD SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Érase una vez dos niñas muy felices jugando en el parque con sus amigos, estas dos niñas eran primas y estaban muy unidas, eran inseparables.
Todos los días se reunían a la misma hora sus madres, que eran hermanas, y las cuatro iban al parque. Mientras las madres tomaban un café, las niñas jugaban en el parque.
No obstante nunca habían ido una a casa de la otra porque nunca se había dado la ocasión y en las comidas familiares siempre iban a casa de sus abuelos.
Un día Mara ,una de las primas, le preguntó a su madre a que se debía esto, la madre sin saber que responder le dijo que su prima se avergonzaba de la casa que tenía y nunca quería invitar a Mara ni a sus amigos.
Mara quedó muy sorprendida con esto y no se imaginaba que fuera por eso y se quedó toda la noche pensando en cómo podía hacer que Cristina ,su inseparable prima, le llevara a su casa ya que le daba mucha curiosidad como podría ser la casa o que características podría tener.


Pasaron los días y los días, y Mara y Cristina se seguían viendo todos los días y quedaban en casa de sus amigos para ver películas, etc.
Un día sus amigos decidieron que la próxima reunión fuera en casa de Mara, ella aceptó y decidió que al día siguiente todos fueran a su casa ya que no se avergonzaba de su preciosa casa o por lo menos a ella le parecía preciosa.
Al día siguiente quedaron todos en casa de Mara y disfrutaron de una cena y de dos o tres películas . Al salir todos los amigos se pusieron a discutir de donde iba ser la próxima quedada, Carlos y Lucas discutían sobre en cual de las dos casas iba ser ,hasta que Paula ,una muy buena amiga de Cristina y de Mara ,dijo que la mejor opción era ir a casa de Cristina ,ya que nunca habían ido así que le tocaba a ella.
Cristina se quedó parada unos minutos ,y finalmente con cara de incomodidad dijo que si, todos contentos se fueron a casa y Mara se fue a dormir rápido ,esperando a que llegara el día siguiente .

Mara se levantó por la mañana muy contenta ,desayunó súper rápido y se fue corriendo a casa de Cristina.
Mara pensó varias veces que se había perdido ya que siempre llegaba a la misma casa, una casa gigante preciosa de por lo menos cuatro plantas, pero esta no le cuadraba con la descripción que su madre le había dado sobre la casa de Cristina por lo que con el google maps volvía a dar la vuelta a la misma zona, hasta que vio a Carlos fuera de esa casa gigante y preciosa.
Cristina le preguntó si el google maps le llevaba hasta esa casa, Carlos contestó que si y inmediatamente llamó al timbre.

De repente abrió la puerta una especie de robot que sabía moverse y hacer muchas labores del hogar, Mara se quedó boquiabierta no se esperaba que en casa de Cristina hubiera todo eso.

Cristina tenía robots por toda su casa que hacían todas sus labores ,incluso uno le hacía los deberes y copiaba lo que ella decía. Otro robot le cocinaba y otro le hacía la cama y le arreglaba la habitación. Mara se quedó flipando y empezó a jugar con los robots, súper contenta.
Cristina contó a sus amigos que le daba vergüenza que vieran todos los robots y toda la inteligencia artificial que tenía en su casa y que por eso nunca los había invitado.

Esa era la verdad de todo.
  • Hits: 38