La muerte del murciélago

En un universo paralelo, sin seres humanos, el mundo estaba dividido en 5 reinos; hongos, protoctistas, moneras, vegetales y animales, con sus tipos, clases, ordenes, familias, géneros y por supuesto especies. Algo curioso es que cada una de las especies tenía conciencia propia, tal y como los humanos tenemos hoy en día, sin embargo, tenían algún comportamiento similar a los que conocemos.
Esta historia sucedió en el reino animal. Que está dividido en vertebrados e invertebrados, cuyas clases son mamíferos, anfibios, reptiles, peces, aves, insectos, artrópodos, crustáceos, moluscos, arácnidos, anélidos y gasterópodos. Una vez conocido esto, comencemos con la historia.

El mapache estaba extrañado porque llevaba noches sin ver al murciélago salir de su cueva para cazar como de costumbre, asi que decidió ir a preguntarle a su amigo nocturno por su ausencia, pero cuando entró a la cueva descubrió que el murciélago había sido asesinando. Horrorizado, decidió avisar al animal más astuto que conocía.
-Parece que murió mientras dormía, calculo que hace unos 4 días, probablemente por la tarde. ¿Cuándo dice usted que lo vió por última vez?
En efecto, el zorro era sin duda uno de los animales más inteligentes conocidos.
-Hace cinco noches, señor, osea que lo más probable es que tenga razón.
El mapache seguía un poco paralizado.
-Bien, según lo que me ha dicho, tengo algunos sospechosos, gracias por su colaboración.
El zorro se despidió y se dirigió a la cueva del gecko, un reptil saurio.

-¿Qué relación tenía con el murciélago?- comenzó el zorro sin ningún tipo de introducción.
-¿”Tenía”? ¿Le ha pasado algo?- preguntó confundido.
-Ha sido encontrado muerto esta mañana.
-No habrá sido de hambre…- murmuró- No le conocía mucho.
-Ha sido asesinado, ¿A qué se refiere con eso?
-Ese granuja me ha robado la comida en varias ocasiones, me desaparecía y un día le descubrí en plena noche. No digo que se lo mereciera pero le está bien empleado.
-Me dijeron que había tenido un percance con usted. Una última cosa, ¿recuerda lo que estaba haciendo la tarde de hace 4 días?
-Hace 4 días… estuve cazando, creo recordar…¡sí! Fue aquel día en el que me quedé sin comida por los robos del murciélago.
-Bien, gracias por su tiempo- Dijo el zorro, y salió de la cueva.
Vale, el siguiente era…el búho, era un ave muy astuta, totalmente capaz de planear un asesinato, y encima, al igual que el murciélago, era nocturno.

-¿Alguna vez se cruzó con el murciélago cazando de noche?
-Le ha pasado algo, ¿no? Lo veo en su mirada, pero sí, alguna vez nos cruzamos, no nos hablamos, pero no hace más de una semana se chocó conmigo, iba volando como un loco, y lo único que hizo fue echarme la culpa e insultarme, por supuesto, quedé indignado, pero jamás me rebajaría a cometer tal cosa como un asesinato, y menos perder mi tiempo con un maleducado como él, ¿contento, detective- Contestó el búho con total sinceridad.
-Mucho, gracias señor, ¿y qué hizo usted la tarde de hace 4 días?
-Me quedé en el nido durmiendo un rato, y luego me preparé para salir a cazar de noche.
-Una última cosa, ¿le volvió a ver tras el incidente?
-No, la verdad no creo ni que saliera a cazar, tenía la cueva llena de comida que probablemente había robado.
-Muchas gracias, no le robaré más tiempo.- Se despidió el zorro.
-No hay problema.
Con la cabeza aún funcionando, el zorro miró quién quedaba, el hurón, un mamífero bastante agresivo.

-Ya sé por qué está aquí, el murciélago ha sido asesinado,¿verdad? Bueno, le voy avisando que no tengo nada que ver.
- Ustedes no tenían una buena relación, ¿no?
-Nunca nos llevamos bien, pero nos respetábamos mutuamente, yo mismo le avisé que si no se andaba con cuidado iba a acabar mal, y mírele ahora.
- Bien, ¿Recuerda lo que estaba haciendo la tarde de hace 4 días?
-Perfectamente, estaba cazando, me cruzé con la urraca, pregúnteselo a ella.
-Muchas gracias, no necesito saber más.
Y así, el zorro se dirigió de vuelta a su guarida.

El zorro se pasó la noche dandole vueltas a la cabeza, hasta que al final, llegó a una conclusión, una conclusión que lo explicaba todo.

Al día siguiente, pidió al mapache y a los sospechosos que se reunieran con el en un sitio.

- Bien, tras pensarlo muy detenidamente y preguntar a varios testigos, he descubierto el responsable; la gente cercana a la cueva aseguró no escuchar ningún ruido la noche del asesinato, lo que significa que fue ejecutado por alguien ágil y silencioso a la hora de cazar, alguien que sabía que el murciélago tenía comida acumulada, y que, a diferencia de los otros dos sospechosos, no tenía una coartada limpia, así, llegué a la verdad, el murciélago murió a manos del el búho.
-¡Yo…!
  • Hits: 41