Doctor P

DOCTOR “P”
Pol es un niño de 8 años, muy alegre e inteligente, le gustan los deportes y ama a su abuela con todo su corazón. Este finde, iría a visitarla y estaba muy contento. Su abuela tiene Parkinson, una enfermedad que actualmente tiene tratamiento pero no cura. Pol sabe que su abuela tiene una enfermedad sin cura, por eso quiere remediarlo pero sabe que no puede.
-De mayor, descubriré la cura para el Parkinson –dijo Pol con una sonrisa.
-Qué cosas tienes, anda vamos a dar un paseo --respondió su abuela riéndose. […]
Pasaban los años, y Pol ya llegó a la secundaria. Él quería ser científico y médico, para descubrir esa cura que le prometió a su abuela, y también para poder tratar a pacientes específicos con Parkinson.
Desde 1 hasta 4 de ESO siguió teniendo notas excelentes y era un gran estudiante, y por supuesto, nunca dejó de creer en su sueño, en su meta, en su futuro…
Cuando Pol tenía 16 años, busco un pequeño trabajo para poder cobrar algo y ayudar a pagar la universidad y la carrera. Sabía complementar los estudios con el trabajo, y también sacaba tiempo libre para poder buscar información sobre el Parkinson.
Aprendió que el Parkinson surge cuando las neuronas no generan suficiente dopamina. Y que algunos casos son genéticos. […]
Llegó el momento de la EBAU y Pol sacó una nota excepcional, 12,37. Estaba especialmente contento, ya que entraría a la carrera que él quería para así cumplir su sueño de ayudar a las personas con Parkinson, sabía que cuando fuese a visitar a su abuela ella estaría orgullosa de él. Y para finalizar sus profesores le afirmaban tener un coeficiente intelectual, y un potencial de estudio abismales.
Pol pasó varios años estudiando su carrera de medicina e investigación. Investigó sobre todo los síntomas del Parkinson, las causas, las consecuencias, los pros y los contras, su medicación y tratamiento. Lo investigó todo.
Una vez acabada su carrera, Pol se puso manos a la obra, para encontrar algún tipo de medicación o tratamiento que hiciese que las neuronas generasen y produjesen más dopamina, para así acabar con la enfermedad del Parkinson.
Se fue a vivir a Estados Unidos para así trabajar para la iniciativa ASAP (Aligning Science Across Parkinson´s) en la que pasó muchos años de aprendizaje e investigación. Allí hizo muchos amigos, los cuales bromeaban con que Pol trabajaba día y noche en el centro de investigación.
Al cabo de unos años, Pol descubrió que para la producción de la dopamina, era necesario eliminar los azúcares, de esta manera, Pol administró dosis de prueba las cuáles hacían que gran parte del azúcar del cuerpo se expulse a través del sudor o de la orina. De esta manera, consiguió resultados, con mayores de 65 años que padecían Parkinson. Cesaban los efectos de movimientos involuntarios y demás síntomas, haciendo que los pacientes vivieran casi sin notar su enfermedad.
Desde ese momento se encargó de los pacientes de uno de los hospitales más importantes de Nueva York, y siendo un miembro importante del GP2 (Global Parkinson´s Genetic Program). Y así se conoció en el mundo y en el resto de la historia de la humanidad como “Doctor P” de Pol y de Parkinson.
Bravo 1º ESO/A Compañía de MarÍa La enseñanza.
  • Hits: 70