UN PASEO POR EL SISTEMA SOLAR

Era un día un poco especial. Un grupo de amigos se iba de excursión con el colegio para visitar el Museo de la Ciencia.

Llevaban ya un rato viendo las distintas exposiciones sobre el espacio, cuando decidieron investigar por su cuenta todos los rincones del edificio.

Llegaron a la parte trasera del museo, donde encontraron una nave espacial gigante. Se les ocurrió subir a bordo para ver cómo era su interior y cuando se quisieron dar cuenta ¡la nave estaba a punto de despegar! Entraron en pánico y lo único que pudieron hacer fue ponerse unos trajes espaciales de repuesto que había en una esquina.

Escondidos, sin que las personas que manejaban la nave se dieran cuenta, se asomaron a la ventana para poder observar el exterior.

Vieron la Luna, el satélite que gira alrededor de la Tierra y que, además, tiene distintas fases y se encuentra a 384.400 kilómetros de nuestro planeta.

También pasaron cerca de Marte, que es el cuarto planeta más cercano al Sol y uno de los planetas interiores del sistema solar.

Después de Marte, consiguieron ver Júpiter, uno de los planetas exteriores, que está formado por gas y es el más grande del sistema solar.

Cuando se quisieron dar cuenta, ¡ya habían pasado varios días desde que salieron de la Tierra!

Ya casi habían llegado al siguiente planeta del sistema solar, que era Saturno, el sexto más cercano al Sol, otro de los planetas exteriores y con un sistema de siete anillos de unos 400.000 kilómetros de ancho.

Uno de los niños, al ver que los asteroides les rodeaban y que podían chocar con ellos, se asustó mucho y salió corriendo para avisar a las personas que manejaban la nave. Después de un largo rato hablando, acabaron poniéndose en contacto con la Tierra para poder explicar la situación. Las personas que hablaban desde la Tierra les explicaron que los niños llevaban varios días desaparecidos y que les estaban buscando por toda la ciudad porque pensaban que les había pasado algo. No tuvieron otra opción que dar la vuelta y llevar a los niños de regreso.

En el camino, a lo lejos, divisaron Venus, el segundo planeta más cercano al Sol, que se encuentra a unos 261 millones de kilómetros de la Tierra y que tiene uno de los días más largos del sistema solar (un día en Venus equivale a 243 días terrestres).

Después de un largo viaje pudieron regresar a casa. Desgraciadamente no volvieron a ir a ninguna excursión escolar en lo que quedaba de curso y estuvieron castigados durante muchísimo tiempo. Pero de algo estaban seguros: había sido la mejor experiencia de su vida.
  • Hits: 81