Proyecto Walfie

"Hoy, 27 de octubre de 2025, se ha descubierto la noticia de que el cohete enviado a Marte, que llegó hace 3 días, ha cortado su comunicación con nuestro planeta. No se sabe nada del cohete Lino ni de los hombres 13 hombres que lo tripulaban. Tampoco se conocen las causas."
Una página del periódico de hace 5 años reposaba sobre la mesa de la dra. Rose, una mujer de 31 años y cabello castaño, al igual que sus ojos. Tenía un aspecto muy descuidado debido al estrés con el que lidiaba cada día. Trabajaba 15 horas diarias en un laboratorio, tratando de descubrir una respuesta para el enigma del cohete Lino.
- ¿Alguna novedad hoy, dr. García? -preguntó sin esperanzas la dra. Rose a su compañero de laboratorio-.
- Ninguna. Ni rastro de un pedacito de cohete. Tampoco de los hombres- contestó el dr. García, un hombre de 47 años, alto, con ojos profundamente azules-.
- Bien, pues prosigamos con el proyecto "Walfie". Calculo que quedan 3 días para que esté listo.
El proyecto "Walfie" consistía en la construcción de un robot con inteligencia artificial que sería capaz de ir a Marte acompañado de un humano. El robot tan solo serviría como un sistema que enviaría imágenes y audio en directo de lo que sucede en la misión, pero también estaba programado para analizar un lenguaje y aprenderlo, en caso de topar con extraterrestres. Este proyecto llevaba 4 años y medio en marcha, y solo faltaba ajustar algunas cosas del robot, ya que el cohete ya estaba terminado.
Pasaron los 3 días, y por fin llegó el momento que la dra. Rose llevaba esperando desde que se empezó a desarrollar el proyecto.
- 24 de febrero de 2030. La fase de desarrollo a finalizado... ¿con éxito? Dra. Rose, por favor- le indicó el dr. García mientras grababa con una cámara todo lo que ocurría-.
- Está bien- suspiró y apretó un botón-. Walfie, buenos días.
Hubo un silencio de 3 segundos, pero de pronto una voz aguda dijo: "Buenos días dra. Rose". Todo el equipo comenzó a celebrarlo, con lágrimas de alegría y mucha felicidad. Pero a la vez, a todos les llegaba un pensamiento nebuloso...
- Un momento de silencio por favor- dijo la dra. Rose mientras todos se miraban nerviosos-. Ya sé que todos esperáis el momento de la decisión. Mañana saldrá el cohete, y tardará 15 días en llegar al planeta rojo. Pero no os preocupéis por vosotros, yo misma seré la que acompañe a Walfie a Marte.
El dr. García le miró desconcertado.
- No, dra. Rose, no puedes hacerlo. Tienes una mente increíblemente privilegiada y te necesitan en este laboratorio...
- No lo entendéis. Supongo que os enteraréis de una forma u otra, así que...
Todos se miraron desconcertados.
- Como bien sabéis, todos vosotros fuisteis contratados especialmente para este proyecto. Nunca habíais venido aquí antes. Pero yo sí- suspiró-. Y yo estuve involucrada en la misión del cohete Lino. Es más, yo fui la jefa de la misión. Por lo tanto, yo tengo la culpa de todo, y he de solucionarlo de alguna forma, en este caso, yendo yo misma a investigar lo que sucedió. Gracias por todo, pero he de prepararme para mañana.
- Pero, doctora... -el dr. García se quedó sin palabras. Él sabía que la dra. Rose no podría haber evitado que ocurriese lo que ocurrió, pero también sabía que nadie le pararía en su camino-.
Se despidieron, y la dra. Rose y Walfie estaban ya listos para despegar.
- ¿Todo correcto, Walfie?
- Todo está correcto, dra. Rose.
Y por fin despegaron. El espacio era un lugar increíble. Desde el cohete se podían ver muchas estrellas, cosa que en el planeta Tierra no, debido a la contaminación lumínica en esa época. Había un silencio realmente relajante, y la doctora se sentía muy segura al lado de Walfie.
Los 15 días pasaron muy rápido para la dra. Rose, ya que siempre estaba comunicada con su equipo y podían conversar fácilmente. También podía mantener conversaciones con Walfie, pero no era tan divertido. Walfie no podía contar experiencias, ni podía reír, y la dra. Rose se lamentaba de ello. No era tan divertido hablar con él.
Cuando llegaron, fue como un sueño hecho realidad para ella y para su equipo. Era completamente como lo habían imaginado. Una superficie desértica pero bella. Bajaron del cohete.
- Dr. García, ¿pueden apreciar bien la imagen?
- Completamente. Es increíble. ¿Va todo bien de momento?
- Sí, pero vamos a explorar un poco.
Era una gran llanura roja. El suelo era de roca. Investigaron un poco, hasta que observó algo que llamó la atención de todos.
- ¿Es eso una planta? Vamos a aproximarnos, Walfie.
- Está bien doctora, pero tenga cuidado- dijo uno de su equipo-.
Pero antes de que pudiesen verla más de cerca se cortó la señal.
  • Hits: 120