Selfmachine

Un agudo aviso sonoro lo arrancó de la semiinconsciencia. Los restos quebrados del parabrisas aún mostraban el entrecortado mensaje de error que proyectaba la consola hasta que Ned la desconectó del puerto serie.

>N.M. AVISO: CORREGIR SEÑAL // FIN //.

«Ned, eres idiota y te van a despedir». Con un leve movimiento dibujado en el aire de su mano derecha desplegó un menú, seleccionó la opción continuar para avanzar en la lista y optó por ordenar la redirección de parte de los nanofluidos evitando así el inminente colapso.

Se sacudió las partículas de vidrio de la luneta lateral y echó un vistazo a su brazo izquierdo. Supuso que estaría muy afectado, pero lo que vió entre los desgarros de la manga lo horrorizó hasta el punto de sentir arcadas. Presentaba una hendidura desde la muñeca hasta el codo de la que brotaba, entre cuajos, el líquido espeso y cálido. La unión con el hombro era casi inexistente y el brazo parecía estar a punto de descolgarse. «Hostia puta». Tomó aire y, tras retirar los jirones restantes de la manga, se realizó un torniquete con el cinturón reglamentario intentando sostener el colgajo como mejor pudo. No le quedaba demasiado tiempo para abandonar el vehículo, según dedujo, por el denso humo negro y el tufo a combustible derramado.

Al salir por la ventana, contempló la dimensión del accidente y concluyó que había tenido mucha suerte. «Demasiada». El CH33V3R 0015SP era ahora un amasijo de metal y vidrio que ya poco se parecía a los nuevos modelos de la flota de transporte. Un nuevo mensaje de error lo devolvió a la accidentada realidad.

>N.M. AVISO: CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

Se tenía que dar prisa. Un vistazo al trayecto que el vehículo había recorrido tras acabar dando vueltas le bastó para constatar que ahora, sin ninguna duda, «me despedirán»: el asfalto estaba sembrado de brazos y piernas que habían salido despedidos tras el accidente. La mayoría de las extremidades parecían estar demasiado deterioradas y, supuso que, inservibles. «¡Mierda!».

>N.M. AVISO: ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

«Céntrate, Ned». Se reintrodujo por la ventana del conductor, estiró el brazo derecho hasta alcanzar la guantera y se hizo con un pequeño bote negro que tenía la inscripción N.M. a un lado. Liberó el torniquete y un sabor amargo le inundó la boca al morder el cinturón. Había calculado todas las posibilidades para su supervivencia, y por ello, decidió desprender las últimas hebras que mantenían el brazo en contacto con su torso.

>N.M. AVISO: FALLO MASIVO >ERROR FATAL >CORREGIR ERROR SEÑAL // FIN //.

Unos filamentos negros rematados por diminutos receptáculos comenzaron a extrudirse con violencia discontínua desde el interior del muñón cuando Ned vertió parte del contenido del envase negro. Eligió uno de los brazos menos accidentados y lo aproximó al hombro. Estos estambres orgánicos, atraídos por la cercanía del miembro, fueron conectándose con sus pares del nuevo apéndice hasta formar un todo sin ningún rastro del trauma previo.

>N.M. AVISO: FALLO MASIVO CORREGIDO >ERROR FATAL CORREGIDO >ERROR SEÑAL CORREGIDO >SISTEMA ASEGURADO // FIN //.

Ned sintió un hormigueo que fue descendiendo a oleadas desde el hombro hasta las punta de sus nuevos dedos. Agitó el brazo, contrajo la mano y sacudió los puños. La fusión parecía ser estable. Una detonación como consecuencia de la deflagración del vehículo le recordó que ahora quedaba lo peor: dar explicaciones a su coordinador de sección mientras deshacía a pie el camino de vuelta al laboratorio.

>N.M. CONECTANDO: ALMACÉN LABORATORIO CENTRAL >CONECTADO // FIN //.
>N.M. ENVIANDO MENSAJE: ENTREGA FALLIDA >ACCIDENTE TRÁFICO >CARGA DESTRUIDA >ESPERANDO ÓRDENES // FIN //.

>A.L.C. CONECTANDO: NED MERRILL >CONECTADO // FIN //.
>A.L.C. ENVIANDO MENSAJE: REGRESAR ALMACÉN >FINIQUITO ESPERA >NED MERRILL DESPEDIDO // FIN //.
  • Hits: 74