TCVRS-74

― ¡Te lo suplico Phill, tienes que ayudarla! ―dijo Charly conteniendo las lágrimas.
―Charly, no es seguro… Apenas es un experimento ―arguyó Phill
― ¡Pero dijiste que la sustancia había dado resultados!¡Que los individuos estaban reaccionando positivamente!
― ¡Sí, pero los individuos vegetales!
― ¡¿Entonces has estado mintiéndome!? ―explotó Charly.
Estaba desalineado, ojeroso y escalofríos frecuentes recorrían su cuerpo.
― ¿Mentirte? ¿Por qué lo haría? Te he contado todo. Yo nunca imaginé que Eva llegaría a estar en esta situación.
―Ya no sé qué más hacer, Phill… ―dijo Charly metiendo desesperado los dedos en el cabello―, ¡No puedo soportar verla así!
―Charly, escúchame. Aunque funcionara en humanos, no sé si funcionaría de igual manera en Eva.
― ¿Acaso crees que no recuerdo lo que me has dicho? ¿Acaso crees que soy un imbécil? Sé que pueden hacer algo.
―La Naegleria fowleri―dijo Phill, respirando profundamente―, que invadió el cerebro de Eva destruyó mucho de su tejido, pero no el suficiente para matarla. Tu esposa es un caso excepcional. Mi punto es que para la transmigración celular deben existir las células… estar dañadas, pero existir. En este caso ya no hay muchas disponibles. Además, el prototipo que he implementado sólo es una parte de la sustancia, lo demás aún está siendo probado en animales. Sabes que jamás experimentaría con Eva.
― ¡Pues hazlo! ―gritó Charly.
Phill permaneció en silencio.
―Eva y yo hicimos un trato; si alguno de los dos quedaba imposibilitado, entonces…Ella estaría dispuesta a intentarlo, lo sé Phill. Dale la sustancia, haz que su organismo se adapte a portarla.
― ¡Las cosas pueden resultar muy mal Charly!
―Peor de lo que están no creo.
―Te acabo de decir que no tiene el tejido necesario.
― ¡Maldita sea Phill, inténtalo! Confió en ti; creo que el instituto encontrará la manera de que las neuronas que hay sean suficientes.
―No lo sé, Charly. No puedo arriesgar el proyecto de esa manera.
― ¡Pero lo hiciste desde que no pudiste mantener la boca cerrada! ¡Sé bien que Eva puede morir; los dos tenemos algo que perder!
Charly se acercó a Phill y pensó que intentaría amenazarlo.
―Te lo imploro…―susurró Charly y se desplomó a su lado. Lloraba desconsolado.
― ¡Está bien! Pero yo no tengo la última palabra.
―Lo sé. Sólo te pido que presentes a Eva como viable.

Un año atrás habían iniciado las pruebas en humanos sin presentar ningún inconveniente, pero esto era algo que Phill no le había dicho a Charly.
La finalidad del proyecto TCVRS-74 es trasfundir células sanas de un individuo a otro por medio de la sustancia (S-74) que permite la regeneración del individuo “A” y también la eliminación de células dañadas del individuo “B”.

Días después Phill obtuvo la aprobación. El procedimiento fue sencillo. Eva permaneció en observación una semana y después la enviaron a casa.

―Al parecer la transmigración no funcionó―dijo Charly.
―Aún no se puede determinar, han pasado tres meses ―respondió Phill―Lo siento hermano, tendremos que esperar.
Esa noche Charly llevó a Eva a su habitación:
―Ojalá pudieras darme una señal. Trato de imaginar lo que tú hubieras decidido, estaba seguro que lo sabía, pero...
Eva miraba el techo con la vista perdida.
― ¡Lo siento no sé qué hacer…! ―salió deprisa hacia su cuarto, azotó la puerta y se tiró en la cama de la misma manera en que ella, hasta quedarse dormido.

Charly abrió los ojos. Estaba sentado en la silla de Eva, dentro de la regadera, justo como él acostumbraba colocarla para bañarla.
― Pero ¿qué sucede? ¿Qué hago aquí?
Permaneció desorientado hasta que lo abofeteó el espejo. Él era Eva.
― ¡Charly, soy Eva! ¡Puedo entrar a tu mente!
El espejo se partió en múltiples pedazos.
― ¡Eva! ―Charly despertó.
Corrió a la habitación de su mujer y prendió la luz. Ella tenía los ojos abiertos.
― ¿No puedes dormir cariño? ― Charly trató de no parecer alterado―. Yo tampoco, tuve un sueño increíble: Yo era tú y tú estabas en mis pensamientos. Por un momento fue como sentir lo que tu sientes. Daría cualquier cosa porque no te hubieras enfermado.
Charly se sentó en la cama de Eva.
―Te amo ¿Lo sabes verdad? Sé que teníamos un trato de no prolongar esto, pero había una oportunidad. Ojalá mi sueño fuera real para que me dijeras que hacer.
Charly le besó la mano y después la frente.
―Duerme cariño, sólo necesito decidir como terminar esto.
Charly volvió a su cama y se durmió en un instante.
―Cariño olvidaste apagar la luz…―se escuchó la voz de Eva en medio de la oscuridad.
Charly abrió los ojos:
― ¿Eva?
Corrió hasta ella. La luz estaba prendida.
―Cariño es importante que no te asustes, te amo―dijo Eva en la mente de Charly―, tengo que contarte algo urgente sobre Alonso el individuo B.

  • Hits: 56

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN