ATOM

Hola, me llamo 5F2D5G9D5G4D8, pero me llaman Atom, soy un robot. Me acaban de fabricar y estoy diseñado para algo a lo que llaman guerra, aún no se lo que es. Por cierto, es el año 2052, ahora me están programando y tengo muchas ganas de descubrir el mundo, ya tengo adjudicada mi misión, voy a ir a la primera guerra con robots. Acaban de terminar de programarme y me desconectaran hasta que llegue a mi misión.
Hola de nuevo, me acaban de encender, he pasado 24h apagado y estoy en un camión militar al lado de una montaña, hay muchos bosques, los humanos están colocando tiendas de campañas y han hecho hogueras, también veo humo en el horizonte y cazas en el cielo.
Estoy deseando saber que es eso de la guerra, espero poder hacer bien mi misión, me van a volver a apagar para llevarme a un sitio llamado campo de batalla.
Abro los ojos ya empieza mi misión, veo personas y robots combatiendo.
Me levanto y me asusto, salgo corriendo hacia los robots, hay robots a los que les faltan extremidades. Veo un robot aún más asustado que yo, los dos escapamos hacia la montaña, teníamos que subir una pendiente y él me ayuda, estoy tan asustado que pienso en irme, pero me paro y como puedo le ayudo a subir.
Escapando me dice que se llama 5F2D5GDMDYS5D9, pero le llaman Grezzer, le crearon ayer y estaba muy interesado por saber que era la guerra, pero ahora esta tan decepcionado como yo. No podemos entender porque los humanos hacen esto, destruir, matar…es un horror.
Empieza a llover, encontramos una cueva donde nos refugiamos.
A la mañana siguiente todo estaba más calmado, volvimos al campo de batalla, no había nadie, quedaban los restos de robots y humanos, jamás pensé en ver algo así.
Anduvimos dirección sur, estábamos muy cansados, no podíamos casi andar, por si no lo sabíais, a los robots nos tienen que recargar con energía. Así que nos detuvimos en una gasolinera abandonada, con corriente para recargar vehículos eléctricos y así pudimos cargarnos.
Seguimos caminado y nos encontramos una señal rara, con unas latas y un botoncito en la tierra, pero como no sabíamos lo que era continuamos andando. Grezzer piso algo y al levantar el pie sonó como un botón, inmediatamente explotó esa cosa y destruyó a Grezzer. Era como un explosivo enterrado en la tierra del camino para destruir vehículos, robots, personas todo lo que lo pisara.
Como no podía hacer nada seguí mi camino en busca de algo, no sabía el que.
Dos días después llegue a una extraña ciudad con la mitad de edificios derruidos por bombardeo. Calcule que solo quedaban unas dos mil personas en esa ciudad tan grande, era desolador, pero encontré un bloque de apartamentos sin derruir.
Entro por la ventana en un apartamento lleno de tecnología y me encuentro a una persona asustada, que me pregunta quién soy, le respondo y él me dice que es un ingeniero despedido de un laboratorio porque tenía ideas disparatadas.
Se llamaba Michael; era moreno, joven, apuesto y con barba. Estaba vestido con un jersey y un pantalón de bolsillos. Me pregunta porque no estoy en la guerra y al decirle que me asusta se ríe de mí y me dice que estoy programado para eso y al ser un robot no tengo sentimientos. Me dice que tengo una avería en una pierna y que estoy perdiendo aceite, me arregla la herida y me deja quedarme esta noche. Me ha dicho que por la mañana me analizaría y me diría porque siendo un robot tengo emociones.
Al día siguiente me analizó y me dijo que me habían insertado un chip que hacía que me sintiese emociones y además tenía un audio. Me dijo que si desconectaba el chip seguramente mi personalidad cambiaria así que me tenía que apagarme, confié en él. Al cabo de un rato me encendió y me dijo que en el audio salía mi creador diciendo que he sido diseñado para intentar cambiar el mundo y que no hubiese más guerras igual que mi amigo Grezzer, éramos los únicos que podíamos hacerlo porque teníamos ese chip.
Me comentó que tenía contactos y que podía salir en la televisión para que el mundo escuchase mi mensaje, y se diera cuenta de que incluso un robot puede saber que la guerra es sólo tristeza, muertes y destrucción en ella nadie gana.
Salí en todos los canales de televisión, la gente no podía entender como yo siendo un robot tenía más sentimientos que muchas personas, eso junto con mi relato de la guerra conmocionó al mundo, la guerra acabó.
Michael y yo nos convertimos en mejores amigos y así acaba mi historia, el primer robot que cambio el mundo.
  • Visto: 22