INCONSCIENCIA

Casi era la hora del cierre y no quedaba nadie en la pequeña librería del pueblo. Con delicadeza, Luke revisó las estanterías y colocó los libros que habían quedado descolocados ante el último grupo de clientes de la tienda. Se dirigió hacía la caja y vació el bote de propinas, colocando las monedas en su respectivo lugar. Una vez terminadas las ultimas tareas del día se acercó a la puerta y colgó el cartel de cerrado. Salió despacio de la tienda sacó las llaves del bolsillo y se giró para echar el cierre. Cerrando la puerta de la tienda, en el reflejo de los cristales, pudo observar lo que se abalanzaba sobre él, y antes de que pudiera hacer nada, todo se volvió negro.

……………………………………………………………………………………...........................................................
El mundo ha cambiado. Se propagó rápido la noticia por todos los periódicos, telediarios y medios de comunicación. El caos se desató, miles de personas yacían sin vida en las calles a diario. Imágenes espantosas se difundieron por la red.
Mientras el plástico era cada vez un problema mayor, los científicos buscaban soluciones desesperadas para poder frenarlo. Parecía que habían encontrado una posible efectiva solución, una bacteria que se alimentaba de plástico.
Sonaba bastante bien la idea de que una simple bacteria pudiera alimentarse del gran problema que eran los plásticos a nivel mundial, pero algo salió mal. Experimentaban para clonar esa bacteria a una escala estratosféricamente mayor a la que se podía imaginar, algo que por supuesto iba en contra de las leyes de la naturaleza. Durante el experimento un incendió se expandió rápidamente por el laboratorio. Los científicos, aterrados, salieron corriendo sin control alguno y sin pensar ni siquiera lo que estaban haciendo. Las máquinas quedaron encendidas y debido a la sobreexposición a los rayos emitidos por dichos aparatos la bacteria clonó. Pero clonar no fue lo único que hizo, al hacer esto también evolucionó y se desarrolló sin control mutando y haciendo cambios en su genética, lo que hizo que pasaran de comer plástico a devorar todo lo que encontraban, incluidos los humanos. Los denominaban Devorahuesos.
Desde ese día la población humana empezó a disminuir a gran velocidad, pasaron años en los que quien podía se resguardaba de estas bestias en pequeñas casas de campo, llegando incluso a habitar en cuevas. Como era obvio nada de esto les hizo invisibles ante los Devorahuesos, y poco a poco fueron encontrados y posteriormente devorados.


Los científicos que quedaban desarrollaron unos aparatos que indicaban cuántos humanos quedaban en ese momento en la tierra y además detectaban si había algún tipo de movimiento cerca de ti. De nuevo, estos inventos solo sirvieron para alargar la vida de las pocas personas que quedaban, las cuales fueron muriendo debido a la edad, enfermedades, Devorahuesos…
Una fresca mañana, el aparato de Connor emitió un pitido, había un Devorahuesos cerca, pero lo que más le llamó la atención fue el contador de humanos, el cual marcaba uno. Era el último humano en el planeta tierra y le acechaba un Devorahuesos.
Cuando el último mamut cerró los ojos, no era consciente de que era el último de su especie y provocaría su extinción, tampoco eran conscientes el dodo, o la cebra de las llanuras, al contrario que Connor. Él, era consciente de que su muerte iba provocar la extinción de la humanidad y se sentía culpable de ello, una parte de la culpa había sido suya. No había hecho todo lo que pudo para no llegar a esa situación, así que, aceptó su destino y se dejó atrapar por el Devorahuesos que rondaba alrededor su hogar. Los humanos se extinguieron.
La principal fuente de alimentación de los Devorahuesos estaba extinta, además estas bestias no tenían la suficiente inteligencia adaptativa como para ajustarse poco a poco a la nueva situación. Pocos años después los Devorahuesos se extinguieron y el mundo, tras millones de años quedó en paz.
………………………………………………………………………………........................................................................
Los arqueólogos han encontrado miles de objetos en el subsuelo que nos han ayudado a comprender nuestra historia. Hoy, encontraron una pared de acero con unos grabados que decían: ‹‹estamos destruyendo al planeta, frenemos el cambio climático››.
Al escucharlo en el telediario, una pareja comentó la noticia:
–Es curioso que pensaran que el planeta iba a ser destruido –dijo la hembra de una especie extraña.
–Sí, –respondió el macho de una especie extraña –es casi tan curioso como que ese muro no estuviera hecho de plástico.
  • Visto: 134