Deseos de la vía láctea

Es el año 30XX. El espacio ha sido colonizado por los humanos y la tierra ahora solo es uno de los muchos planetas habitados del cosmos. Las personas han ido más allá del sistema solar e incluso más allá de la vía láctea y , como es normal, se han ido asentando en los planetas en los que se sentían cómodos.
Pero hay algunas personas a las que les fue difícil encontrar un planeta en el que alojarse. Parte de esta gente se unió y creó un grupo que viajaba por el universo en un tren espacial.
Este tren es en realidad una nave de alta tecnología. Tiene la apariencia de un tren a vapor pero en vez de ser negro y sacar humo por su chimenea como los trenes de vapor normales este tiene los colores del cielo nocturno terrestre: amarillo y azul. En muchos planetas donde no se conoce de la existencia de estas personas, se cuentan historias de cómo las estrellas salen de su chimenea.
El tren Destello lleva viajando por el espacio durante mucho tiempo, dejando pasajeros en mundos en los que habían encontrado un hogar, o simplemente a aquellos que sentían que ya habían vivido suficientes aventuras. Los pasajeros se fueron yendo poco a poco hasta que en él solo quedaron 3 personas: los conductores y su hijo.

Nova vivía una vida feliz y sin preocupaciones. Viajaba por el universo en el tren con sus padres y visitaba un planeta diferente cada día. Pero todo eso cambiaría un día.
Nova estaba durmiendo cuando escuchó un fuerte sonido que venía de la parte delantera del tren. Al escucharlo, Nova saltó de la cama y fue a ver qué ocurría. Al llegar a la locomotora Nova vio a sus padres en sus trajes espaciales teniendo dificultades mientras intentaban conducir el tren.
-¿Qué ha pasado? -Dijo Nova asustado.
-No te preocupes. Hay una tormenta de asteroides. -Dijo su madre con un tono tranquilo. - Podemos salir de ella si salgo a arreglar el daño causado por los asteroides.
-¡Dejadme salir a mi! -Pidió Nova queriendo ayudar.
-No, iré yo Nova. Es demasiado peligroso para que salgas tu. Pero puedes ayudar asegurándote de que la cuerda no se desate. Ya sabes que puede soportar mucha presión pero asegúrate de agarrarla bien.
Y entonces ató la cuerda a su cintura y salió de la nave.

Nova agarró el otro extremo de la cuerda. Ellos siempre llevaban unas botas magnéticas para no salir volando, pero era difícil sujetarla debido a las turbulencias. De repente otro meteorito golpeó la locomotora y Nova soltó la cuerda sin querer.
Al ver que la cuerda se deslizaba fuera del tren Nova corrió a atraparla pero ya era tarde. La cuerda salió fuera y la madre de Nova estaba a la deriva en el espacio.
-¡Papá! -Gritó Nova.- ¡Se me ha caído la cuerda!
-¿Qué? -El padre de Nova que hasta ahora estaba concentrado en hacer que el tren esquivara los asteroides dejó los mandos y fue a ayudar a Nova.
- Vale, tranquilízate. Ponte tu traje por si acaso y mientras yo estoy fuera maneja la nave como te hemos enseñado.
Entonces el padre de Nova hizo lo mismo que su madre, se ató una cuerda a la cintura y saltó al predominante vacío que es el espacio exterior. Mientras saltaba su padre le dijo:
-Nova, no dejes los mandos por ninguna razón.- Y así saltó.
“Vale Nova, tú puedes.” Pensó él al ponerse en control de Destello.

Mientras Nova pilotaba el Tren sus padres tenían problemas allí fuera. La madre se alejaba cada vez más de Destello sin poder hacer nada y mientras el padre se daba toda la prisa que podía para llegar hasta ella. Su padre estaba ya bastante cerca cuando Nova se dio cuenta de algo. La cuerda que su padre había atado se estaba deshaciendo. En ese momento Nova entró en pánico. Llevaba todo el rato intentando estar calmado pero ahora tenía que tomar una decisión. ¿Soltaba los mandos y dejaba la posibilidad de que un meteorito acabara con el motor de la nave? ¿O continuaba pilotando y rezaba para qué sus padres volvieran a tiempo? Casi no tuvo tiempo de pensar cuando vió que la cuerda se desataba por completo así que decidió correr hacia allí. Poco a poco la cuerda se iba deslizando hasta que Nova llegó y la pudo agarrar. Nova suspiró pensando que sus problemas se habían acabado pero entonces un asteroide hizo contacto con Destello. El tren se sacudió, las botas fallaron y entonces Nova cayó del tren.

Nova abrió los ojos. Estaba perdido. Nadie le podía ayudar, sus padres estaban en otro rincón del espacio y él estaba en un vacío. No podía hacer nada más así que lloró, pero nadie lo escuchó.
  • Visto: 36