Los Humanos y La Ciencia

Los humanos, son todos demasiado complicados.
No, son demasiado “sencillos”. Piensan que siempre es Blanco o Negro
Blanco nieve o Negro azabache, Blanco papel o Negro carbón, Blanco luz o Negro oscuridad. Estos humanos… Son demasiado “sencillos”.
Los humanos quieren vivir en la Tierra, pero su cabeza siempre está en otra parte, lejos, lejos, muy lejos. No importa que estén haciendo o que deberían estar haciendo, ya sea estudiando, aprendiendo, leyendo… Sobre todo leyendo, siempre que leen se van a otra parte.
Estos Humanos… Son demasiado “sencillos”.
¡Todo es contrario y muy diferente a todo! No tiene sentido
¿Por qué dicen que el color verde es el contrario al rojo, pero luego dicen que el color azul es también el contrario al rojo? No tiene sentido. Los colores son una forma que tiene el cerebro de interpretar las imágenes, es solo una percepción visual del reflejo de la luz que ilumina las superficies de los objetos, por lo tanto no tiene sentido buscar contrarios entre ellos ni significados correctos asignados a cada uno.
¿Por qué dicen que si un animal se alimenta de carne, es carnívoro pero si se alimenta de plantas es herbívoro? No tiene sentido. Es comida, alimentos que obtienen los seres vivos para poder realizar la función de nutrición, al fin y al cabo es algo que hacen todos los seres vivos.
¿Por qué los objetos de aspecto blandito, delicado y claro son para chicas y los objetos de aspecto duro, fuerte y oscuro son para chicos? No tiene sentido. Sólo son objetos, tienen su utilidad designada pero tienen también todas aquellas utilidades que uno quiera o imagine.
Todos tienen cerebro, ¿no? Niñas y niños, chicas y chicos, mujeres y hombres. Todos son humanos ¿no? Por lo tanto piensan como humanos. Eso dice la biología ¿no?
Lo que quiero decir es que en los humanos todo es demasiado sencillo, lo ven todo de la manera equivocada. Tratan de clasificarlo todo y ponerle nombre a todo en busca de un sentido ordenado… Los colores, el tiempo, las luces, los sentimientos, los gestos, los comportamientos, los trabajos y profesiones, los animales, las plantas, las bacterias, los vertebrados, los invertebrados, el color de la piel, el color de los ojos, el color del pelo, los países, los idiomas, los nombres, los libros, los edificios, los líquidos, los sólidos, las células, los tejidos, los órganos, los tipos de tacto, los tipos de sabor, los tipos de olor, los alimentos, los planetas, las agrupaciones de estrellas, las galaxias, ¡se clasifican hasta a ellos mismos!
Si solo supieran lo que yo sé, y vieran lo que yo veo...
Creen que la ciencia y las matemáticas son el lenguaje del universo y la manera de entenderlo, en eso puede que no estén tan equivocados los humanos… Pero no lo hacen bien. No lo hacen bien del todo, les falta algo, les falta entender algo, algo fundamental. Ese algo tan fundamental al que me refiero, eso que ellos no saben y que yo sé que es de tal importancia, eso que ellos no ven pero yo si veo…
Es que la ciencia no tiene belleza alguna sin la curiosidad.
La ciencia es según los humanos fundamental para entender el mundo, pero sin curiosidad, nada pueden hacer los humanos para enseñar a comprender la ciencia de verdad, como de verdad es la ciencia, como de verdad debe verse la ciencia.
La curiosidad es la base de la ciencia, es por ella que quisieron ver lo que hay dentro del cuerpo humano por primera vez, es por ella que exploraron nuevos terrenos los primeros nómadas, es por ella que se sabe cómo surgió el planeta Tierra, es por ella que los humanos pusieron un pie en la Luna, es por ella que Leonardo Da Vinci quiso construir una máquina que pudiera volar, es por ella que los niños humanos inventan historias y persiguen todo lo nuevo y colorido, es por ella que quieren explorar el fondo de los océanos hasta donde no llega la luz, es por ella que hay humanos que se dedican a ver el funcionamiento del cerebro y del resto de órganos y es por ella que cada día más humanos deciden hacer una de esas carreras especializadas en una de las innumerables ramas de la ciencia.
La ciencia sin la curiosidad no es nada. Si los humanos enseñan la ciencia sin motivar la curiosidad, acabarán con ella y ellos mismos se cansarán de la ciencia. Deben aprender esos humanos sencillos a entrelazar ciencia y curiosidad para así poder ver toda su belleza.
Deben aprender a ver que dónde hay ciencia, debe haber curiosidad.

  • Visto: 21