¿Y si fuera cierto?

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0…

DESPEGUE!!

Este cohete llevaba dentro un satélite para ir a la galaxia vecina, allí iría a buscar un
agujero de gusano. Este tenía unas cualidades diferentes a los otros y los científicos
pensaban que esto sucedía porque este en vez de llevarte de un lugar de la galaxia a
otro te llevaba a otra galaxia. Allí el satélite investigaría sobre las igualdades entre
nuestra galaxia y a la que llevaba dicho agujero.

El cohete había ido exactamente por la ruta marcada, había cruzado la atmosfera y
hecho todas las separaciones necesarias hasta llegar a la luna. Al estar en el lugar
adecuado desplegó el creador de agujeros de gusano para no tardar tanto tiempo en
llegar. Una vez abierto el agujero de gusano, la nave lanzó el satélite. Para que este lo
atravesara solo se necesitaron unas horas, pero para la Tierra fueron años.
Al llegar al otro lado empezó a registrar planetas, la mayoría de ellos helados aunque
había alguno en el que se podía desarrollar vida microbacteriana. De repente, el satélite
desapareció del radar, pero lo extraño era que sus instrumentos seguían unidos y
funcionales enviando información a la Tierra. Al comprobar desde nuestro planeta las
imágenes que tomaba se veían interferencias eléctricas y electromagnéticas. Cuando lo
estudiaron eran exactamente como los protones, solo que estos tenían el tamaño de
una pelota de fútbol. Al comunicar esto, todos los científicos se pusieron a estudiar este
fenómeno y a formular teorías. La que mejor encajaba era que el Bosón de Higgs, al estar
en otro universo paralelo era menor en masa así que allí todo sería diferente en masa,
de esta manera el satélite habría menguado hasta llegar a tamaños cuánticos. Por eso
se verían las partículas y habrían interferencias eléctricas y electromagnéticas.
Al principio todos pensaban que eso era bueno y que habían hecho el mayor
descubrimiento de la historia hasta que un científico pensó: si por una casualidad el
Bosón de Higgs cruzara por el agujero de gusano como el satélite hizo, solo que hacia
nuestra galaxia, este crearía una burbuja que se lo iría tragando todo. Dentro de esta
todo sería menor en masa ya que el Bosón de Higgs del otro universo era así.

En la tierra entraron todos en pánico, así que idearon un plan: al tragarlos la burbuja un
grupo de elegidos irían a buscar el Bosón de Higgs, este tendría un tamaño similar al de
los electrones así que ellos irían a buscarlo en un cohete propulsado con antimateria
para llegar hasta el bosón lo más rápido posible para que este no se alejara mucho del
agujero de gusano, lo meterían dentro y cerrarían el agujero usando el ángulo mágico
del grafeno. Una vez preparado el plan esperaron hasta que llegó la burbuja a la Tierra.
Ellos no se dieron ni cuenta ya que la burbuja iba a velocidad luz, solo se enteraron
cuando de repente por la calle habían partículas que se veían a simple vista, se podía
estar en superposición, el tiempo no iba igual para todo el mundo ya que algunos al
estar en el mundo cuántico podían ir más cerca de velocidad luz, así que para ellos
pasaba poco tiempo mientras que para los demás pasaba mucho. Al darse cuenta de esto reunieron los
elegidos y empezaron a ejecutar su plan. Lo primero que hicieron fue
preparar el grafeno apilando láminas de grafito, después de eso prepararon el cohete
rápidamente y al viajar usando antimateria llegaron enseguida. Al llegar tuvieron que
buscar poco ya que al ser el bosón de Higgs el que da masa a todas las demás lo vieron
enseguida. Ellos, usando la fuerza de atracción de una estrella artificial, lo metieron dentro
del agujero y usando el grafeno dibujaron una circunferencia sobre él y este se cerró.
Ellos subieron a la nave y

7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0…

DESPEGUE!!

¿Qué había pasado? ¿Había ocurrido de verdad, o había sido todo un sueño? ¿Tal vez

habíamos retrocedido en el tiempo? Supongo que nunca lo sabremos… ¿O sí?
  • Visto: 37