CONSECUENCIAS DE UNA NUEVA ENFERMEDAD

Era un día caluroso de agosto y nos disponíamos a salir de vacaciones.
Nos montamos en el coche y salimos de viaje hacia Madrid para coger un avión. De camino y escuchando la radio, de pronto cortaron la emisión para informar que había aparecido una enfermedad a nivel mundial. Aconsejaban ir en cuanto pudiésemos, al hospital más cercano, para poder hacernos pruebas para posibles transfusiones de sangre. Mi familia y yo decidimos posponer el viaje y acudir al hospital para informarnos.
Una vez allí, al llegar, vimos que estaba el hospital colapsado.
Nos dijeron que nos tenían que hacer una prueba para saber nuestro grupo sanguíneo y teníamos que esperar a los resultados.
Estando en la sala de espera, como estaba aburrida, me fui a dar una vuelta por el hospital. Pasé por una sala que tenía la puerta abierta, en la que había un laboratorio. Se asomó una enfermera y me preguntó si me había perdido. Le conté que me acababa de hacer las pruebas sanguíneas y me dijo si quería acompañarle a almorzar algo a otra sala de al lado. Me explicó que los grupos sanguíneos se diferencian en cuatro grupos: A, B, AB y 0. Por un lado están los glóbulos rojos que pueden llevar antígeno A y antígeno B; y por otro el plasma que puede llevar anticuerpos A y B. Al unirse se produce la coagulación en la sangre. Con lo que no podemos tener por ejemplo antígeno A y anticuerpo A. Y todo esto, está controlado por un gen del cromosoma 9. El RH es una proteína que está en algunos glóbulos rojos. No todos llevamos esa proteína, pero la mayoría de las personas la llevan. Son RH positivas y las que no la llevan, son RH negativas.
Me llamaron por megafonía para ir a hacerme el análisis. La prueba fue muy sencilla y consistió en un pinchazo en el dedo. Nos fuimos a casa y al día siguiente nos llegaron los resultados. Según lo que me explicó la enfermera les estuve contando a mi familia todo.
En los resultados salió que mi hermano y mi madre son 0- y mi padre y yo 0+. Con todo lo que me contaron en el hospital, les explique que tanto mi madre como mi hermano, pueden donar sangre a cualquier persona, porque son donantes universales, pero solo pueden recibir sangre de su mismo grupo. Nos podrían donar sangre a mi padre y a mí, pero ellos podrían solo entre ellos dos. Mi madre me contó que al ser ella 0- y mi padre 0+, hay una incompatibilidad de RH; y le tuvieron que poner una vacuna durante el embarazo para que su cuerpo no fabricase anticuerpos y pudiese haber un riesgo.
Nos avisaron también que teníamos que llevar la información encima, por si alguna vez teníamos que recibir una transfusión; o por si a mis padres los necesitaban alguna vez para donar sangre. Nosotros no podíamos, ya que somos menores de edad.
Mi padre me contó que había visto en un artículo que varios estudios decían que las personas con grupo 0 o RH -, pueden tener riesgos más bajos durante la infección del Covid-19. Parece que las personas con tipo 0, son menos propensas a los problemas de coagulación, y en este virus la coagulación está siendo muy importante en los casos graves. Esto me alegró, pero con este virus, me imagino que tendrán que pasar años para saber si todo esto se ha cumplido.
Al final nos quedamos sin vacaciones, pero esperamos que más adelante podamos hacerlas.
Un año después, seguimos con el virus y ha empezado el tema de las vacunas. Nos dividieron a toda la población, según nuestro grupo sanguíneo para el reparto de vacunas. Según estudios de los grupos sanguíneos, hicieron vacunas diferentes y estamos esperando que nos llamen para vacunarnos. A mí me da miedo, porque he oído que puede tener efectos secundarios. Aunque todas las vacunas los tienen.
Hoy a la mañana, nos han llamado, porque ha habido un accidente de tráfico muy grave y hay personas que necesitan transfusiones de sangre. Nos han dicho que necesitan sobre todo sangre del tipo 0-, ya que es donante universal. Van a ir mis padres y los ha acompañado mi hermano, ya que tiene 18 años, para ayudar. Yo tendré que esperar a ser mayor de edad.
Espero que, con los años, se avance mucho en estudios e investigación, porque esto ayudará a que se sepa más sobre cómo afecta el tipo de sangre que tenemos las personas, con respecto a los virus y enfermedades; ya que esto ayudará a hacer en los laboratorios vacunas más efectivas y mejores medicamentos contra los nuevos virus y enfermedades que puedan surgir y llegarnos.
  • Visto: 35