Explicación paradójica e incoherente del inicio del cosmos.

“La materia le ganó la partida a la antimateria. Eso lo sabe todo el mundo con un mínimo de conocimientos sobre Física. Pero aquí la pregunta que se hacen una y otra vez los científicos es: ¿Por qué? ¿Qué causó esta superioridad numérica en las partículas de materia sobre sus antipartículas? El objetivo de esta misión es responder todas esas preguntas y muchas más: ¿Cuál fue la primera partícula? ¿A qué ritmo se fue enfriando? ¿Cómo se fueron agrupando los quarks para formar protones y neutrones y con ellos los primeros núcleos atómicos? Ahora lo descubriremos, cambiaremos la historia de la humanidad con una misión, incluso más importante que el primer viaje a nuestro satélite en 1968.”
Mientras estos pensamientos invaden mi mente, comienzo a sentir un cosquilleo muy fuerte en el estómago y un nudo en la garganta. Estoy más asustada que emocionada ¿Saldrá bien o volaremos todos por los aires? Mi compañero me toma de la mano y me dice:
-No te preocupes, todo irá bien.
Sabiendo como sé que esta frase no significa nada, aun así me siento un poco reconfortada.
Entonces, escuchamos por la radio situada al lado de los controles de la nave:
-Hoy, 28 de octubre del año 3221, está a punto de iniciar el primer viaje a través del tiempo con la primera máquina del tiempo, el Eureka 1, tripulada por los dos trabajadores voluntarios mejor cualificados del CERN, y que tiene como combustible antimateria. El viaje al punto donde comenzó la creación del universo, con un margen de error de 6 nanosegundos, iniciará en 10 segundos, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1…
Entonces lo que veíamos hace un instante por las ventanas del Eureka 1 se desvanece y llegamos al momento del Big Bang. En este momento nos encontramos en un punto muy delicado del universo (que aún no es universo, recordemos), ya que la expansión del universo y la singularidad conviven en superposición cuántica.
Al aparecer nosotros las dos opciones colapsan y (al menos en el universo del cual soy consciente) se puede ver cómo comienza la expansión de éste.
En el termómetro que indica la temperatura exterior se puede ver cómo está desciende a una velocidad vertiginosa. En una centésima de segundo ya hemos registrado en la base de datos diez mil millones de grados Kelvin. 0,11 segundos más tarde se registra una temperatura muy distinta: 30.000 millones de grados Kelvin. Un poco después del primer segundo del universo (concretamente 1,09 segundos), ya nos encontramos a diez mil millones de grados. La densidad de la energía también disminuye a pasos agigantados. Miro el cronómetro: llevamos 13,82 segundos de universo y la temperatura es de 3000 millones de grados. El detector de partículas indica que se empiezan a formar núcleos estables como el helio.
Vuelvo a mirar el cronómetro de alta precisión de la nave. Han transcurrido ya tres minutos y dos segundos. Mi compañero me mira sonriendo y me pregunta:
-¿No crees que es increíble que hayamos sido los primeros humanos en presenciar los tres primeros minutos del universo? Es increíble que la ciencia haya llegado tan lejos.
Entonces, una idea perturbadora me asalta, mi rostro se tiñe del color de la ceniza y un sudor frío me recorre el cuerpo.
-Hay una cosa que no entiendo: ¿Si hemos sido los observadores que han provocado el colapso de las dos opciones en la superposición en la que se encontraban la singularidad y la expansión en ese momento, como es posible…? O sea, si no hubiésemos viajado al pasado, no habríamos provocado la creación del universo, por lo cual, tampoco se habrían podido crear los núcleos atómicos, y todas las partículas, y las estrellas, en las cuales también se han creado el resto de elementos, sin los cuales no podrían existir los planetas, como la Tierra, ni se habrían formado galaxias… En resumen, que si no hubiésemos viajado al pasado no habría existido nuestro planeta, por lo que no habría aparecido vida, entre ella los humanos, los cuales hemos inventado la máquina que ha permitido la creación del universo, sin el cual no podrían haber existido los humanos, que no podrían haber inventado la máquina que permitiese la creación del universo…
  • Visto: 37