El momento

Desde pequeño que tenía miedo de que llegara ese momento. Yo no quería irme de allí. A mí me encantaba vivir en el barrio de la Red Cristalina, en Metal. Pero había muchos otros que no. Por ejemplo, mi hermano Lucas estaba emocionado, decía que quería irse y que ya quedaba menos para ese gran momento. Mi abuela igual, cada noche, antes de irme a dormir me contaba una historia distinta pero igual a todas las demás. En todas aparecía una radiación, y a mi, más que dulces sueños, me causaba pesadillas.
Pero tal vez es mejor que empiece por el principio.
Me llamo Jaime, y creo que no podría decirse que soy un chico normal porque soy un electrón. Como os he dicho antes, vivía con toda mi familia en el Metal. Ese era mi hogar, pero sabía que no lo iba a ser por mucho más tiempo, y eso, me aterrorizaba.
Siempre hemos estado acostumbrados a las radiaciones. Pero no todas son iguales. No todas tienen la frecuencia suficiente para hacer que salgamos. Pero eso era lo más triste de todo, no saber cuando sería. Podría suceder un lunes, un martes, o pasar muchos años. Pero yo tampoco quería que tardara mucho tiempo, como le había pasado a la abuela. Lo que sí que sabíamos era que, en el momento que nos irradiase una luz ultravioleta que tuviese una frecuencia mayor a la umbral, mi cuerpo absorbería parte de la energía y nos iríamos de casa. Las leyendas que me contaban desde pequeño decían que Plank y Einstein fueron, entre otros, quienes entendieron qué es lo que nos pasa a los electrones como yo.
Yo no me creía ninguna de esas historias, hasta que llegó un jueves en el que una gran luz irradió todo mi barrio, el de la Red Cristalina. Cuando el haz de luz incidió sobre Metal, en tan solo un instante, vi como la energía de cada fotón que venía con la radiación era absorbida por cada uno de mis amigos electrones. El fotón que me pasó su energía se llamaba José y no me dio tiempo para hablar con él, pero la energía que absorbí fue gigante, porque salí disparado.
En ese mismo momento, sentí lo que era la felicidad y entendí por qué todos esperaban tanto esa radiación, la aventura acababa de empezar.
  • Visto: 24