Descubriendo a mi abuelo (por Pablo Galilei)

DESCUBRIENDO A MI ABUELO
(Contado por Pablo Galilei, su nieto)
Verano de 1653
Habían pasado muchos años desde la muerte de mi abuelo, Galileo Galilei. Yo quería ser como él y descubrir cosas nuevas sobre el universo. Mi madre Livia Galilei me había contado todo tipo aventuras y cosas muy interesantes que había hecho cuando el abuelo era más joven, como descubrir que saturno tenía anillos o la mejora de los telescopios, para poder observar mejor los astros.
Mi abuelo me contó que había creado una máquina para poder observar las lunas de Júpiter y su propósito era medir la longitud desde el mar. Los satélites de Júpiter eran usados como relojes para poder medirla y se observaba con un telescopio desde un barco en movimiento. Esta máquina tan interesante se llama Celatone.
También creó el compás de proporción, el micrómetro y el reloj de escape o reloj de péndulo, aunque de estos se sabe menos.
Yo también he creado algún invento, aunque no es tan chulo y útil como los del abuelo, yo he creado uno para poder ver las estrellas más próximas a donde te encuentres.
El otro día observando las estrellas me entró la curiosidad de mirar por el Celatone, así que le pregunté a mi madre qué si podíamos ir en barco uno de estos días, me dijo que sí.
Pocos días después…
Ya era por la tarde noche y estábamos con el tío Vincenzo Galilei en el barco, y yo estaba preparando el Celatone, cogí el telescopio, lo monté y… ¡Listo! Observando, me di cuenta de que Júpiter tenía muchos satélites.
Pasado un rato, nos fuimos a casa. Al llegar me di cuenta que en el desván había unos planisferios extraños que vi cuando iba a coger el telescopio, creo que del abuelo. Así que fui al desván a ver si estaban, cuando entré los vi en la mesa donde los había visto antes, los cogí y me los llevé a mi cuarto para verlos.
Llevaba un rato observándolos cuando me di cuenta de que eran planisferios del universo y tenían todas las galaxias, constelaciones… Pero también había un planisferio de Júpiter donde estaban señalados todos sus satélites con sus nombres. Todo lo había descubierto mi abuelo, ¡qué interesante! En él había nombres de todo tipo como Europa, Ganímedes y Calisto.
Fui al desván para ver si había más cosas con las que pudiera investigar el pasado de mi abuelo, encontré mapas de la Tierra pero eso no me interesaba, asique seguí buscando.
En una estantería había un telescopio gigante, me imagino que el abuelo lo usaría para mirar las estrellas o…. ¡Los anillos de Saturno! Cogí rápidamente el telescopio y lo puse cerca de la ventana para poderlo observar, era casi de noche asique sería bastante fácil localizarlo. Tardé un poco en encontrarlo ya que casi nunca he utilizado un telescopio perolo localicé.
Era super interesante, los anillos eran super chulos y eran bastante grandes, sabía que si giraba el telescopio un poco más encontraría a Júpiter pero como ya lo observé el otro día preferí contemplar a Saturno. Mi madre me contó que el abuelo descubrió sus anillos en el año 1610, aunque pensaba que podrían haber sido grandes lunas.
Después de observar a saturno seguí buscando en el desván algo para poder descubrir más cosas del pasado de mi abuelo. Busqué más planisferios, planos, mapas… Y al final encontré unos enrollados cerca de la puerta, estaban mezclados, pero hubo uno que me llamó la atención, el plano de cómo había construido el Celatone. Era bastante grande y muy lioso, había trazos de lapicero por casi toda la hoja y muchos borratajos, me imagino que este fue el de prueba, y estaba en lo cierto, justo debajo de él estaba el final. Era bastante bonito.
Y por último había un dibujo del universo, estaba super detallado, con todas las estrellas, planetas, galaxias….
No me podía creer todo lo que había descubierto del abuelo, era todo impresionante. Me puse a pensar todos los grandes descubrimientos que había hecho, y me dije a mi mismo, de mayor quiero ser como él, como el astrónomo que descubrió los anillos de Saturno.









  • Visto: 29