AJABA Y SUS DIMENSIONES

Este es el comienzo de una historia que aún no ha pasado, y os preguntareis ¿Cómo es eso posible? Resulta que no todas las cosas tienen siempre el origen que todos suponemos y precisamente eso es lo que pasa con esta historia y el tiempo, algo que parece tan simple pero no lo es.
Todo comenzó con una llamada en la que se oyó una voz diciendo— “Ha llegado la hora”. Minutos después, una mujer delgada y espigada apareció montada en una camioneta de muy mal aspecto, frente a una puerta que gracias a su letrero sabemos que es un orfanato.
Cuando bajó de la furgoneta, se dirigió a la puerta y tocó el timbre. En ese momento, una anciana asomó la cabeza y al ver a la mujer comprendió el motivo de la visita, y dijo — ¡Enseguida los traigo!
Entonces, la anciana apareció con una cesta en la que dormían nueve bebés, se los entregó y se despidieron. La mujer los metió en la camioneta y siguió hacia un callejón. Cuando frenó, los cogió y bajó, dirigiéndose a una alcantarilla que había en la esquina, en la que se metió. El interior era totalmente distinto, como si hubieran cambiado de mundo, pero lo realmente extraño fue lo que pasó con los bebés. De repente, crecieron como si tuvieran 15 años. Tras aquel extraño suceso, los niños empezaron a agobiarse y a hacer preguntas sobre dónde estaban y quien eran, pero la mujer les dijo que se lo explicaría todo.
—Mirad chicos, todo empezó con el inicio del ser humano, que coincide con el inicio de donde estamos, una dimensión paralela llamada Lavu. Además de ser una dimensión paralela es especial y diferente a las demás, ya que se puede acceder con normalidad y sin necesitar ningún artefacto científico, a diferencia de otras. Lo más importante, y, por tanto, lo que la hace tan especial es el tiempo (Los chicos la miraban sorprendidos).
—Las dimensiones se crearon con la función de proteger y cuidar la Tierra porque si esta desaparece, las dimensiones también. Cada una tiene una misión y la nuestra se encarga de evitar que los científicos en la Tierra puedan hacer algún descubrimiento que perjudique gravemente a la humanidad.
—Aquí tenemos la ventaja de que llevamos varios años de adelanto respecto a la Tierra y de aquí que vuestro crecimiento sea instantáneo. Esto nos permite ir siempre un paso por delante para evitar todo lo malo que pueda pasar. Además, nuestra organización se encarga de impedir que los físicos, o cualquier persona, pueda descubrir las dimensiones paralelas o como acceder a ellas, ya que podrían usarlas para el mal.
—Pero, ¿nosotros que tenemos que ver aquí? —preguntó uno de los chavales.
—Cada veinte años reclutamos a nueve bebés, que, al volverse adolescentes, preparamos para formar parte del grupo Ajaba, el cual se encarga de combatir los problemas que surgen — le contestó la mujer.
Los chicos estaban muy contentos de formar parte de ese grupo y uno de ellos dijo¬— ¿ahora qué hacemos? Entonces empezó a sonar un pitido y los chicos no sabían que significaba. Resulta que alguien no identificado había entrado en la dimensión, y, por tanto, era un peligro.
La mujer les dijo—no hay tiempo, necesitamos vuestra ayuda inmediatamente. Vosotros encargaros de la aldea, mientras yo vigilaré la entrada. Tomad este casco paralizador que dejará inmóvil y sin habla a la persona que lo lleve.
La aldea estaba a salvo, pero decidieron quedarse vigilando por seguridad. Acto seguido, vieron que algo se movía entre las sombras. Era un hombre que no conocían, por tanto, decidieron atacarle. Se dividieron en dos grupos y mientras unos lo distraían, otros intentaron capturarlo, pero el hombre se resistió y empezó a correr. Siguieron persiguiéndole hasta el bosque, donde le pusieron el casco y consiguieron dejarlo inmóvil atado en un árbol.
En ese momento aparecieron aplaudiendo todos los trabajadores de la organización. Los chicos no entendían que estaba sucediendo y les explicaron que todo había sido un simulacro. Lo habían superado con creces, pero todavía les quedaban pruebas, así que debían descansar y coger fuerzas para la siguiente fase.
Los Ajaba 19 años después…
— Por fin hemos llegado, vaya misión más larga.
—Sí, menos mal que hemos conseguido quitarle a ese físico la idea de la cabeza porque si no, el lanzamiento de ese satélite habría causado un daño irreparable en la atmósfera y habría sido el fin del ser humano.
—Esta ha sido una misión muy importante, pero no tanto como la del 2021. Si no hubiera sido por nosotros se habría fabricado una vacuna errónea y habría habido otro rebrote de coronavirus. ¡Eso sí que habría sido catastrófico!
—Que bien que hayamos realizado tantas misiones con éxito. Espero que podamos hacerlo así siempre.


  • Visto: 153

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN