La mirada perpetua

Me desperté con el sonido del despertador, ¡me había quedado dormida! Desayune lo antes que pude y me fui corriendo a coger el metro. Esa vez iba bastante vacío, por lo que me senté y me puse a escuchar música, note unas miradas frías y al levantar la cabeza, que extraño, la gente del vagón no pestañeaba, no le di importancia hasta que llegue a mi primera clase. La gente estaba distante y no movían los párpados. Al finalizar me reuní con mi compañera parecía ser la única en buen estado; comentamos el tema hasta que nos fuimos a casa.
Fui en bicicleta, pero note un tanto extraño al profesor de Ciencias, estaba nervioso y esperando a alguien, me escondí detrás de un arbusto. Vinieron a recogerle en un monovolumen negro; decidí seguirlo hasta que aparcaron en un edificio a las afueras de la ciudad; estaba prácticamente derruido por lo que por una ventana pude ver qué pasaba. Lo que vi a continuación es difícil de explicar pero una señora de pelo liso negro y de piel fría se transformó en una especie de ser extraño sin rostro, y los acompañantes de ésta empezaron a hablar de una chica joven que había vivido toda su vida en el pueblo, que no le había afectado una especie de virus que había invadido la ciudad poco a poco. También hablaron de una especie de vacuna situada en el pueblo que debían destruir para poner en marcha su experimento con los humanos, en ese momento lo supe, debía conseguir esa especie de antídoto para poder combatir a esos extraños seres, y devolver la normalidad a esta pequeña ciudad.
Me marche pedaleando lo más rápido que pude, sin importarme si alguien me hubiese visto o no, llegué a mi casa y cerré el pestillo de mi habitación, necesitaba concentrarme y pensar ¿dónde podría estar escondida la vacuna? Entonces me acorde de mi amiga de clase que a pesar de todo era la que en mejor estado estaba, la llame y le dije que se acercara a mi casa. Al llegar, le tuve que explicar todo lo que vi, ya que iba a necesitar ayuda para solucionar esto. Me explicó que había un laboratorio privado en el pueblo de los que poca gente conoce su existencia, fuimos rápidamente a su encuentro y hablamos de este tema con el científico al mando. Nos dijo que tuviésemos cuidado, que ya antes una mujer de pelo liso negro y piel fría, había acudido a él en busca de una vacuna o información de cómo poder conseguirla.
Por último y antes de irnos nos dijo que teníamos que encontrar a la persona que no le afectaba la enfermedad rápidamente y hacerla unas pruebas. Lo bueno es, que siendo jóvenes probablemente conozca a la persona, ya que solo hay un instituto en toda la ciudad.
Al día siguiente estuve alerta a todas las chicas del instituto, al parecer las únicas normales, éramos mi compañera y yo. En ese momento me di cuenta de que la vacuna era Yo, al fin y al cabo mi compañera se mudó aquí hace dos meses y yo llevo viviendo desde siempre…
Nos hicieron unas pruebas a mí y a algunos contagiados del virus para ver que era en lo que se diferenciaba mi organismo sano del suyo infectado. Descubrimos que una parte de mi grupo sanguíneo no coincidía con el de ningún contagiado, por lo que sacamos unas muestras y las inyectamos a los enfermos. Prácticamente al cabo de dos horas las personas volvían a la normalidad. Se necesitaban litros de sangre para poder liberar a toda la ciudad, por lo que decidí aceptar las consecuencias para salvar a la gente, e ingerir una buena cantidad de líquidos para recuperar la sangre perdida.
No pasó mucho tiempo. Las personas de mi pueblo se sentían cada vez mejor, prácticamente todos los habitantes estaban recuperados, solo había un inconveniente, y era librarnos de los propagadores del virus, los seres extraños que habían invadido la ciudad, pero por lo que pude observar volviendo a ir a aquel viejo edificio derruido estos seres no aguantaban el calor. Por suerte para nosotros este pueblo tiene unas altas temperaturas en todo el año, así que en poco tiempo pudimos librarnos del virus, pero…¿para siempre?.

Eran las 7.30 horas, y sonó el despertador… Abre los ojos.

malena





  • Visto: 121

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN