El sueños que cambió mi vida

Un día caluroso de verano, como otros tantos, mis padres cambiaron los dibujos animados para poder ver las noticias. Resulta que un importante cantante había fallecido a causa de un tumor. Yo me preguntaba qué podía ser eso, ya que no era la primera vez que escuchaba que alguien había muerto por ello. Me sorprendía que, en la actualidad, con toda la tecnología disponible siguieran existiendo enfermedades intratables. Tras seguir viendo el informativo, me enteré de que no habían descubierto este tumor a tiempo y que cuando lo hicieron ya era demasiado tarde actuar. Entonces, mis padres comenzaron a comentar la situación y que varios familiares cercanos habían muerto por causas similares. Todo esto creó en mí miles de dudas que en ese momento, por vergüenza o por el mismo impacto que me causó, no compartí con mis padres.

A la noche no conseguía dormirme y no paraba de darle vueltas al tema. ¿Y si se hubiesen dado cuenta antes de la enfermedad? O peor aún: aunque no lo hubiesen descubierto a tiempo… ¿tan letal era como para no tener ningún tipo de cura? Tras tantas preguntas, por fin logré conciliar el sueño y entonces ocurrió algo que sin saberlo me cambiaría la vida:

Comencé a soñar, a soñar como muchas otras noches hacía (o al menos que yo recordase), pero este sueño sería diferente. Soñé que mi madre tenía una enfermedad similar a la del cantante y esto era tan real que asustaba. Durante el sueño, un médico nos comentaba que la cura sería un proceso muy largo y dificultoso. Asustado ante todo esto le pregunté al médico si no había otra solución y fue éste quien nos comentó que se estaba estudiando otra vía, aunque ésta aún era experimental. Mi padre y yo no dudamos en escoger esta segunda opción, la cual consistía en que un importante científico americano encogería a unos expertos para destruir desde dentro del organismo estas células cancerígenas mediante terapia láser antes de que se propagasen por el resto del cuerpo. Como era evidente, mi padre y yo no dudamos en acceder a esto para acabar lo antes posible con la enfermedad.

Al final del sueño, todo resultó salir bien y consiguieron detener el crecimiento de estas células. Solo fue un sueño un tanto increíble a día de hoy, típico de cualquier dibujo animado como los que yo veía. Sin embargo, gracias a esto descubrí que quería ser científica. No sabía si en un futuro llegaría a acabar con enfermedades tan peligrosas como ésta, pero sólo con contribuir a ello en mayor o menor grado o el hecho de intentarlo me haría feliz sabiendo que podría llegar a salvar muchas vidas.
  • Visto: 134

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN