La mariposa satelital


La noche del 3 de mayo de 2020, estando en confinamiento por el Covid-19, me aconteció algo increíble que os voy a relatar.

Estaba en el ático de mi casa mirando Youtube y, otra vez, el ADSL a fallar -¡maldito wifi!-. Ya se escuchaban las protestas de mi familia, yo suelo cambiar cuando sucede esto el wifi de casa por datos móviles, pero para cortos periodos de tiempo, ya que mis dos gigas los tengo para mis clases online.
Esta vez, algo nuevo había sucedido en mi ordenador, una nueva red wifi,¡y 100% libre! Sabía que me iba a meter en un problema, pero la intriga me pudo y me conecté a esa señal “click” Starlink.com. Apareció un aviso de términos y condiciones en inglés y...
―Hi, I´m model SAT 2 Starline
―¿Qué ha pasado? ―Dudé un segundo, aun así, con mi limitado inglés, le respondí:
―Hi, who are you?
La conversación comenzó a fluir, SAT 2 era un satélite de comunicación de Internet, había contactado conmigo por ser la primera persona en pinchar la señal. Me comentó que tenía un sofware de inteligencia artificial a mayores de sus funciones, era el único de los sesenta satélites que van en línea órbita con estas características.
Por mi dirección IP me ubicó y me comentó que en cinco minutos pasaría cerca de la Luna, dirección noreste a sureste, sobre las 22:48 hora española.

Era una noche despejada, con la Luna en creciente. Ví pasar a SAT 2, el segundo de su formación, y junto a los demás formaron una línea de puntos como un tren de mercancías; similar a las estrellas fugaces. Le comuniqué que lo había visto pasar. Él se despidió y me dijo, que si me apetecía, me volvería a comunicar cuando pasase orbitando por España que le había interesado cambiar información conmigo. Esa noche me acosté súper intrigado por la increíble experiencia.

Al día siguiente volví a comunicarme con SAT 2 y esta vez le pregunté por dónde había pasado en su órbita por el planeta. Me sorprendió leer su respuesta, pues en un día daba más de doce vueltas a la Tierra, tenía fotos de los cinco continentes y océanos.
En esta última órbita venía de pasar por la frontera de EEUU, luego atravesó el Atlántico y estaba sobre la península. A continuación se dirigía hacia África y luego a Australia.


Otro día, en una de nuestras conversaciones, le pedí su descripción; se definió como una gran caja de cartón de Amazon con cuatro antenas y cuatro paneles solares. Me vino a la mente la imagen de una gran mariposa del espacio.
Su peso era de 250 kg y se encontraba a 550 km de altura respecto al nivel del mar y lo más increíble era su velocidad de 26.000 km/h. Aparte, me comentó que había obtenido unas maravillosas fotos de la Luna y los planetas, y si fuera posible le gustaría obtener más de la Vía Láctea.

Tras nuestro último encuentro, revisando información sobre la compañía Starlinck de SAT 2 y su idea de aumentar la cobertura de banda ancha 2G, me llevé una gran sorpresa: SAT 2 llevaba orbitando desde el 3 de julio de 2019 y su destino era un año de vida útil, ya que acabaría desintegrándose al acabar su órbita entrando en contacto con la atmósfera (cómo era posible que tuviese una trayectoria para acabar de esta manera).

Me acordé de lo dado en clase de Física este medio curso, para el estudio de las órbitas, “las leyes de Kepler”. ¿Cómo podría utilizar las leyes para salvar a SAT 2? ¿Sería posible? ¿ Lo sabría SAT 2?

La siguiente comunicación con SAT fue tras los aplausos de las 20:00, le expliqué lo que había leído y cuál era su final trágico.
SAT no entendía por qué acabaría así, tenía mucho que investigar y aprender. Le comenté que aplicando unas leyes básicas quele daría referencia, y si tenía una manera de autopropulsarse y elevar su distancia con respecto a la Tierra, igual podría librarse de su atracción y salir a explorar el universo.
Analizó y estudió las leyes de Kepler y Newton, sabía que tenía que aplicar una energía potencial para salir de la órbita y dirigirse al espacio.
Según sus cálculos, tendría un único intento. Por lo visto tenía un propulsor iónico de kriptón para corregir posibles desvíos de su órbita actual, tomando como referencia las estrellas.

Se despidió de mí agradeciéndome la ayuda y también me dio ánimos, pues sabía nuestro problema mundial del virus, y que seguramente gracias a las investigaciones y leyes científicas saldríamos hacia delante.


A día de hoy, 10 de mayo de 2020, según la prensa mundial, al llamado tren del Starlinck le falta “ el maquinista”, desaparecido en extrañas circunstancias
  • Visto: 111

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN