El experimento totalmente fallido

Una sirena sonaba a lo lejos, pero la pequeña hija del comandante supo que era la de la cámara extraña del final del pasillo, donde los científicos guardaban el exótico fluido que a veces era líquido y otras gaseoso. Laura sabía que la sirena indicaba que algo había ido mal, seguramente nada grave, sería lo típico, una pequeña brecha en el cristal o algo por el estilo, algo fácil de arreglar, solía pasar a menudo; no sólo con ese experimento sino con muchos otros.

Laura era la única hija del comandante Chanfler, el jefe de seguridad, trabajaba en ese centro de investigación desde que la pequeña tenía memoria, desde poco después de que su madre falleciera a causa de un experimento fallido en su trabajo. Ella era científica; como las personas que trabajaban en el lugar donde lo hacía su padre, solo que su madre se dedicaba a la búsqueda de algo tan increíble como podía ser la vacuna contra una terrible enfermedad; y los científicos de ese lugar se dedicaban a asegurarse de que los experimentos que a otros les salían mal, no causaran más daños innecesarios. Básicamente, se dedicaban a enmendar los fallos de otros, destruyendo, o intentándolo, aquello que supusiera algún tipo de peligro.
El último proyecto que había llegado era aquel extraño fluido que en su momento había tenido la intención de ser una nueva ayuda a la atmósfera para acabar con la contaminación. Laura sabía muy poco sobre ese proyecto, solo sabía que, como fluido que era, cumplía las características de estos (son viscosos, tienen densidad, ocupan un espacio y por lo tanto tienen un volumen, dentro de ellos la fuerza que hay es llamada presión y además cumplen el principio de Arquímedes), y también sabía los elementos que lo formaban. O por lo menos antes sí, eran nombres tan difíciles y largos, que un día su padre se los dijo, pero ella ya los había olvidado.

Este último proyecto tenía a su padre bastante preocupado, ya que daba más problemas de los previstos, y como jefe de seguridad él era el encargado de solucionarlos. Ese día, como muchos otros, al salir del colegio Laura había decidido ir a visitar a su padre al trabajo, en aquel lugar ya todos la conocían y adoraban, era una chica muy lista y curiosa que siempre se prestaba a ayudar si era necesario. Además, era simpática y graciosa, lo cual hacía el día de los científicos algo más agradable. Ese día le había llevado a su padre la cena, ya que tenía un turno más largo a causa de que un nuevo proyecto llegaba a la central, pero lo que Laura no esperaba era lo que iba a pasar.

Cómo iba a saber Laura que aquella vez lo que hacía sonar la sirena era mucho más grave de lo que ella pensaba, de lo que nunca llegaría a pensar cualquiera. La brecha en el cristal del fluido extraño no era una brecha, si no un gran agujero que claramente alguien había hecho a propósito, y esa persona había hecho que el fluido, primero en su estado líquido, comenzase a salir del recinto poco a poco, extendiéndose así por todo el espacio de la habitación.
No se sabía qué causas nocivas podían originar esa extraña creación; solo se sabía que los creadores de esta habían muerto y que poco antes de hacerlo habían conseguido guardar el fluido en una caja de la cual no podría salir y llamar a la central para que se encargarán de él. Nadie se había atrevido a hacer pruebas a esa cosa y por ello no sabían nada de ella, pero poco después todos los de aquel lugar se darían cuenta de lo horrible que podía llegar a ser ese proyecto totalmente fallido. Lo peor era pensar que alguien que actualmente se encontraba dentro del edificio era el culpable de que toda la gente allí presente muriese, y el misterio era quién lo había hecho, con qué motivo y cómo sabía que ese fluido podría ser la forma de matar a toda aquella gente, según parecía. Y Laura era la encargada de averiguarlo, lo necesitaba, su sed de curiosidad no la dañaba, ni la posibilidad de una muerte segura y horrible. Descubriría quién había sido, aunque fuese lo último que hiciese.
  • Visto: 110

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN