El mar de estrellas

Aquel día vi el atardecer a través de la ventanilla del coche, esta era mi despedida de la ciudad
de Madrid y mi bienvenida a La Coruña. Temo por lo que pueda pasar, ¿y si no encajo en el
instituto? ¿Y si no hago amigos? -Tranquila María, esta es tan solo una de tantas aventuras que
vivirás-. Esa era mi madre animándome tras ver las lágrimas amenazando con caer de mis ojos.
Respiré hondo y sonreí, por mucho que me asustase la situación debía mostrar estar feliz.
Tras el largo trayecto de unas seis horas llegamos por fin a nuestro destino. Una pequeña y
acogedora casa frente a la playa. Mis padres saltaban de alegría al ver el jardín y yo mientras
miraba la Luna, lo único que sabía que nunca cambiaría.
El día siguiente era el primer día en el nuevo instituto. Una chica fue la primera en verme y
acercarse, dijo alegremente– hola, me llamo Lucía, tú debes ser la nueva- a lo que yo respondí
nerviosa, - sí, encantada, me llamo María-. Tras esto se ofreció a enseñarme el centro y así
junto a ella pasé el resto del día, después me pidió mi teléfono y apuntó en él su número, al
parecer este primer día no era tan horrible como esperaba.
Una vez llegué a casa me senté a comer con mis padres y les conté con entusiasmo mi día. Al
acabar, me dirigí a mi habitación, miré mi móvil, y vi un mensaje de Lucía que decía - Hola
María. Por si te interesa aquí te envío todas las extraescolares que hay en el instituto, yo estoy
en el club de ciencias, deberías probarlo, es más divertido de lo que muchos creen. - El club de
ciencias... Siempre me habían interesado las clases relacionadas con las ciencias, pero no sabía
si ese sería mi lugar. Tras pensarlo decidí contestar a Lucía diciendo- Hola Lu, mañana mismo
me apuntaré.-
Al día siguiente después de clase fui junto a Lucía al laboratorio a apuntarme al club, me
recibieron muy bien. Ese mismo día iban a empezar un trabajo nuevo, la profesora dijo, - para
la primera actividad debéis buscar por parejas un fenómeno natural que os interese y
hablarme sobre él.- En aquel momento vi como a Lu se le iluminaba la cara, estaba claro que
ya tenía una idea pensada.
Cuando acabó la reunión Lucía me preguntó- ¿irás conmigo en el trabajo? - yo contesté con un
– por supuesto-. En su cara se notaba el entusiasmo así que le pregunté- ¿de qué habías
pensado hacerlo? -. Y ella con una gran sonrisa me contestó - del mar de estrellas- no tenía ni
idea de a qué se refería, ella tan solo dijo- necesitamos quedar en la playa- a lo que yo
contesté -genial, puedes venir a casa, vivo frente a la playa-.
Ese fin de semana Lucía vino a casa, hasta entonces había tenido prohibido buscar el mar de
estrellas así que no lo hice, esos sí la curiosidad me estaba matando.
A las 21:30 terminamos de cenar y por fin se decidió a enseñarme qué era tanto misterio. Me
llevó hasta la orilla de la playa con los ojos tapados, una vez se oían las olas me sentó en la
arena y la sentí situarse a mi lado. Por fin llegó el esperado momento, con un suave gesto
quitó la venda de mis ojos y vi aquella maravilla ante mí. Al ver mi cara de asombro Lucía
comenzó a decir- este es el mar de estrellas, un fenómeno natural producido por las
propiedades bioluminiscentes que tienen algunos microorganismos que se encuentran en el
agua y que producen un efecto que guarda cierto parecido con las estrellas. - Yo atontada por
las vistas pregunté, - ¿qué es la bioluminiscencia? - a lo que respondió. -Es un proceso químico
de la naturaleza que se produce en algunos seres vivos como en las luciérnagas, que les
permite crear luz con su cuerpo al entrar en contacto con el oxígeno. Esta propiedad la tienen
algunos microorganismos como el fitoplacton, que habita en el mar pero que debido a las olas
a veces son arrastradas a la orilla. Al bajar la marea, el fitoplacton se acumula en las zonas
cercanas a la playa, por lo que entra en contacto con el oxígeno del aire. Es habitual verlo en
noches oscuras con Luna nueva, cuando los días han tenido temperaturas elevadas, como hoy-
. Tras esta explicación le sonreí, la abracé y le dije- gracias por haberme enseñado esto, es lo
más bonito que he visto nunca. Y tenlo claro, cada vez que vuelva a verlo me acordaré de ti. -
Ahora estoy aquí después de años escribiendo esta historia para recordar a Lucía que nunca la
olvidaré.
  • Visto: 149

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN