Hacer ciencia es entender la vida.

¿Por qué siempre ese afán por dar respuesta a nuestras preguntas? Resulta increíble que la fórmula de la vida sea a la vez tan simple y compleja a la vez. ¿Cuál es nuestro destino, nuestra misión en este mundo que nos ha tocado vivir llamado Tierra?
Sin duda, la ciencia respondió a aquellas inquietudes, algunas demasiado profundas para poder darle un sentido aún.
Aquella noche de verano salí a pasear con la esperanza de poder encontrarme conmigo misma de una manera más íntima, y que quizás me ayudaría a dar respuestas a varias cuestiones que planteaba en mi vida diaria, casi todas relacionadas con mi futuro.
Cuando divisé el firmamento todo cambió, perdí totalmente la noción del tiempo y solo pude imaginar aquellos astros errantes por el universo, astros que parecían estar vivos, danzando alrededor de otros de mayor masa.
El universo me pareció mágico, como si todo lo que en él se encontrase tuviese una cualidad especial por la cual yo sentía algo más que curiosidad. El pasado, presente y futuro de éste era inquietante y cómo se pudo haber formado vida en él.
Es algo milagroso, un río del cual surgen muchos afluentes y que todos ellos conviven en armonía, que se necesitan unos a otros para poder llevar a cabo su misión. La vida es un concepto multidisciplinario que no sólo puede ser explicada por la biología o la "ciencia de la vida".
El hecho de estar formados por algo más pequeño, células, que contienen al igual que nosotros vida, y que esa sola unidad es capaz de reproducirse, alimentarse, y relacionarse con el medio es un hecho fascinante, además de que en ella se encuentren orgánulos que me recuerdan a los órganos que forman nuestro cuerpo y que se organizan en aparatos y sistemas que parecen ser independientes pero que todos ellos viven en la misma armonía que todos los seres que habitan el mundo. La molécula de la vida, es la magia que hace funcionar a todas estas unidades, lo primero que buscamos en otros mundos para encontrar algún indicio de chispa creadora.
Decidí que la ciencia y el pensamiento científico era lo que diferenciaba al ser humano, al igual que decidí que quería dedicar mi vida a algo que desde siempre me llenó como una de las actividades más humanas que pueden existir, hacer ciencia. Porque hacer ciencia es entender la vida.
  • Visto: 99

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN