Dolly y su grán viaje a la Barrera de Coral australiana

Érase una vez una tortuga llamada Dolly que vivía en el mar y que, por desgracia, no se sentía nada a gusto ni donde ni con quien estaba por diferentes motivos. Dolly vivía en el océano atlántico con sus padres y sus tres hermanos. Desde muy pequeña siempre le decían que era la diferente de la familia. Sin embargo, a Dolly le gustaba no llamar mucho la atención e investigar todo lo que no conociese. Ella vivía aburrida porque ya había investigado todos los tipos de peces, corales, rocas… que había en su hábitat. De vez en cuando pasaba alguna especie nueva pero sus padres tampoco le dejaban salir mucho por el riesgo de que se pudiera perder.

Un día escuchó un rumor de que en Australia se iba a construir una Gran Barrera de Coral y que se necesitaba la mayor ayuda posible. Por ello no se lo pensó dos veces y se marchó rumbo a Australia, sabía que el viaje iba a ser largo, pero estaba dispuesta a hacerlo. Le dijo a su madre que no se preocupara por ella, porque su verdadera vida estaba allí aprendiendo cosas nuevas.

Durante su largo viaje se encontró con una ballena llamada Rush, la cual también iba a colaborar a ese proyecto. Juntas se recorrieron el camino, pero y la ballena le contó mucha información sobre como los seres vivos modifican el medio. Rush le dijo que un ejemplo del medio modificado por los seres vivos es la atmosfera, porque cuando se hizo la Tierra, no había atmosfera, pero poco a poco los estromatolitos hicieron que la atmosfera existiese y se formase tal y como la conocemos. Y Dolly le preguntó, ¿Y qué son los estromatolitos? A lo que Rush le contestó, son estructuras órgano-sedimentarias de pequeño tamaño y finamente estratificadas, que se originaron hace millones de años. Su principal función era, liberar oxigeno diatómico por cada partícula de dióxido de carbono que obtenían, y con las cuales se fueron formando poco a poco la atmosfera. Tiempo después se le fueron añadiendo distintos gases que al principio no existían, pero la base la hicieron ellas. Además, le contó que los estromatolitos fueron el primer ser vivo que estuvo en la tierra antes que los dinosaurios... Por ello fueron las encargadas de ir preparando la atmosfera de oxígeno, nitrógeno ..., para que hoy en día se pueda respirar.

Las dos no tardaron en cruzarse con un caballito de mar, llamado Martin, el cual no iba a la Barrera de Coral australiana, pero que también viajaba en dirección a Australia. Afortunadamente, Martin también sabía otro ejemplo sobre cómo los seres vivos modifican el medio mediante los climas. Martin sabía que en cada lugar de la Tierra hay diferentes tipos de humedades, temperaturas e incluso diferentes tipos de animales. Pero lo que Dolly no llegaba a comprender era como unos animales con la temperatura perfecta y necesaria, más la humedad y otros factores climáticos podían llegar a cambiar tanto la faz del mundo. Por eso Martín le enseño fotos de diferentes lugares de la Tierra en los que había sabanas, montes, selvas... Gracias a esto Dolly aprendió que los diferentes tipos de biomas y climas que existen son en parte gracias a los seres vivos.

Finalmente, Dolly y Rush se despidieron de su amigo Martin y llegaron a su destino. Una vez allí, les pusieron a trabajar, pero en lugares diferentes, así que se despidieron y se pusieron a trabajar. A Dolly le mandaron investigar todos los tipos de corales, rocas, minerales… cosa que le fascinó. Sin embargo, Rush se dedicó a mover junto con otros cetáceos rocas muy pesadas. Esto no le gustó nada ya que ella también era muy curiosa, pero, debido a que era una ballena, se tuvo que poner a hacer ese trabajo. Durante su trabajo Dolly aprendió que esta era un claro ejemplo sobre como los seres vivos modifican el medio, mediante rocas, corales, minerales y otros cnidarios. Debido a que poco a poco se fue formando. Al principio animales que estaban ayudando, pero cuando la Gran Barrera de Coral australiana estuvo acabada se creó un microclima con sus animales y su temperatura característica. Y así fue como Dolly, la pequeña tortuga que no encontraba sentido a vivir en su antigua casa, sin nadie como ella, conoció a la Gran Barrera de Coral australiana y con ella a miles de seres vivos.

“Hoy en día la Gran Barrera de Coral australiana es tan grande que se puede ver desde el espacio. Y además es un lugar increíble para hacer snorkel y ver cosas fascinantes. Actualmente mide 348.700 kilómetros cuadrados en los cuales se encuentran 70 hábitats diferentes y más de 2.900 tipos de especies de peces diferentes.”


  • Visto: 106

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN