LOS SILENCIOSOS

Os creéis inteligentes, pero no entendéis nada. Vais por el mudo pisando fuerte, pero no tenéis ni idea del universo que hay bajo vuestros pies. Como peregrinos ciegos, no veis más que el árbol. Sin ver el bosque.
A los caminantes del cemento les decimos: nosotros somos la tribu que profundiza en la tierra. Nuestra magia está en nuestras raíces. Raíces centenarias.
¡Vigilad! Nuestro idioma es sigiloso, pero estamos intercomunicados. Cuidamos de nuestros hijos y si alguno de nuestros antiguos está herido, o moribundo, transmite su sabiduría al resto del clan. Somos un solo organismo.
Nuestra complicidad es ancestral, pero vuestro egoísmo nos hace vulnerables: matáis a nuestras madres y nos cuesta sobrevivir. Cambiáis las reglas, y nos falta el agua, nos llegan las enfermedades, el fuego nos alcanza...
¡Abrid los ojos! Nuestro aliento os da la vida.
Los silenciosos, ramas en alto, susurramos nuestro grito: "Parad un momento, para empezar a ver".
  • Visto: 49