Cuestión de tiempo

Según nuestros últimos modelos teóricos, el tiempo presenta una naturaleza dual. Por decirlo así, existen dos dimensiones temporales que transcurren a la vez. El concepto matemático es complejo, pero procuraré explicarlo con una analogía.

Imaginen ustedes un libro, una novela o un cuento. Por ejemplo, pensemos en Caperucita Roja. La narración tiene su propia secuencia de sucesos. Caperucita coge la cestita, sale de casa, se interna en el bosque, tiene el encuentro con el lobo feroz, éste la engaña para que la niña tome el camino largo y llega a casa de su abuelita. Fíjense que los acontecimientos de la historia son siempre los mismos. Este tiempo interno del cuento correspondería con el que denominamos tiempo uniforme en nuestro estudio. Pero existe otra dimensión que, en el ejemplo de Caperucita Roja, sería el tiempo del lector. Un cuento puede leerse más deprisa o más despacio, de un tirón o en varias sesiones de lectura separadas, dejando el libro a medias para retomarlo unas horas o unos días después. Este tiempo del lector se corresponde, en nuestro estudio, con el que llamamos tiempo difuso.

Como ustedes seguramente ya conocen, el llamado principio de no distorsión del tiempo uniforme establece que la dimensión del tiempo difuso no puede influir sobre la del tiempo uniforme. Es decir, no importa lo rápido o lo lento que un lector lea el cuento, no importa si interrumpimos la lectura durante horas o incluso días o si leemos de continuo. En cualquiera de los casos, la historia de Caperucita Roja conserva siempre inalterable su tiempo interno: cestita, bosque, lobo, casa de la abuelita.

Sin embargo, nuestro grupo de investigación ha desarrollado modelos matemáticos avanzados que, al aplicarlos, revelan una excepción a ese principio de no distorsión. Sí, sabemos que los resultados de nuestros trabajos han causado un gran revuelo. Hasta ahora, nadie había cuestionado la universalidad del principio de no distorsión del tiempo uniforme. Por eso nuestras conclusiones han tenido tanta repercusión en medios y redes sociales. También por eso nuestro estudio ha sido ampliamente criticado por la comunidad científica. Y esta es la principal razón por la que celebramos la conferencia de hoy.

Vamos a realizar un experimento, aquí y ahora, ante todos ustedes. Demostraremos que el lector, bajo ciertas condiciones especiales, no solo tiene control sobre su propia velocidad de lectura, sino que también lo tiene sobre lo que ocurre en la historia, en el tiempo interno de Caperucita Roja. Demostraremos de forma empírica y definitiva que, en contra de lo que dice el principio de no distorsión, el tiempo difuso sí puede influir sobre la dimensión del tiempo uniforme.Todos ustedes comprobarán que nuestra teoría es cierta en cuanto complete la siguiente cuenta atrás:

Tres,

dos,

uno.

¡Ya!

Es ahora cuando tú, que estás leyendo este cuento, debes detener la lectura, como si hubiese llegado el FIN.
  • Visto: 98