El Juicio de la Eternidad

Los Juicios son, sin lugar a duda, los acontecimientos que mayor interés despiertan en los ciudadanos de Sampo. Los habitantes de este planeta, devotos a su fé, intentan descubrir nuevas verdades que les ayuden a discernir sobre la veracidad de los hechos del mundo en el que habitan. Se cree que el día en el que demuestren toda verdad contenida en los Santos Axiomas, podrán trascender y coexistir con el pueblo divino.

Actualmente la civilización de Sampo se encuentra dividida en imperios. En cada imperio surgen pueblos cuya cultura se genera alrededor de un campo de la verdad. Cuando se funda un nuevo pueblo se establecen una serie de fueros que sus habitantes no pueden cuestionarse. Los habitantes de estas localidades dedican su vida a exprimir toda verdad contenida en sus leyes generadoras. Las ceremonias en las que se formaliza una nueva ley, son conocidas como Juicios.

El acontecimiento que trataremos en el presente texto es conocido como el Juicio de la Eternidad, el Juicio más divulgado del que es, quizá, el pueblo que más fama goza actualmente: el Ducado de las Máquinas.

Como en todo juicio contemporáneo, se presentó el alegato al comienzo. En esta ocasión se determinaría la existencia de la máquina detectora de bucles (conocida en el contexto del Juicio como D'Tec). Esta máquina sería capaz de determinar si una máquina dada acabaría el procesamiento de un orbe antes del colapso solar o en su defecto, determinaría que esa máquina dada no acabaría nunca de procesar el orbe. La existencia de tal máquina supondría un avance notorio para los habitantes de Sampo pues podrían determinar de forma objetiva si utilizar o no ciertas máquinas para procesar ciertos objetos.

En este Jucio se partió de la creencia de que dicha máquina pudiera existir. De los primeros testimonios se llegó a la conclusión de que si D'Tec existiera, también lo haría una maquina denominada en la corte como notD'Tec. Esta máquina procesaría el mismo tipo de materia: una máquina condensada en un orbe y cualquier otra materia condensada en un segundo orbe. Respecto al comportamiento teórico de notD'Tec es sencillo de enunciar: si D'Tec daba una respuesta afirmativa, notD'Tec iniciaría un bucle sin fin, mientras que si D'Tec daba una respuesta negativa, notD'Tec no realizaría ningún procesamiento extra sobre la materia de entrada.

Este resultado por si solo no pareció aportar nada nuevo a la cuestión. Lo realmente interesante vino en la siguiente ronda de testimonios donde se resaltó el hecho de que las máquinas pueden procesar otras máquinas contenidas en un orbe y por ende la segunda entrada de D'Tec podría ser otra máquina. Además este resultado se podía extrapolar a notD'Tec.

Otro testimonio clave fue el que se recordó que, dado un orbe cualquiera, se podía crear una máquina que lo clonara, devolviendo esta dos orbes con materia contenida idéntica. Con eso como base se presentó la siguiente máquina teórica al acta del juicio: metaD'Tec.

A estas alturas del Juicio cabría pensar que no se estaba llegando a ningún avance. Pero metaD'Tec traía la clave que permitiría dictar sentencia. Esta ultima máquina solo tomaría como entrada una única máquina condensada en un orbe, replicaría el orbe para tener dos copias del mismo y procesaría ambos orbes, original y copia como lo haría una notD'Tec.

En resumen dada una máquina condensada en un orbe, metaD'Tec iniciaría un bucle sin fin si la máquina a procesar se procesaría a si misma antes del colapso solar o por el contrario, finalizaría su proceso si la máquina de entrada no pudiera procesarse a si misma antes de la llegada del colapso solar.

Cuando metaD'Tec pasó a formar parte del Acta del Juicio, gran parte del público enloqueció. Sabían lo que venía después. El Maestro de la Logia dio fuertes golpes con su mallete pidiendo silencio en la sala. Por mucho que insistió, no fue capaz de controlar los murmullos del público. Al fin y al cabo sabía que el Juicio estaba próximo a su conclusión. Cedió la palabra al fiscal y este le preguntó:

- ¿Qué cree su Señoría que ocurriría si metaD'Tec intentara procesarse a sí misma?

Tras un breve silencio sepulcral, el público enloqueció. No se distinguía si los gritos eran de euforia por la elegancia del fiscal o eran lamentos por lo que esa simple pregunta implicaba…

Así pues, el Juicio de la Eternidad acabó dictando sentencia sobre todo aquel que afirme estar o haber estado en posesión de una máquina de las características anteriormente relatadas. Ergo, cualquiera que afirme poseer o haber poseído una máquina capaz de determinar si una máquina dada podrá o no procesar completamente un orbe dado, antes del colapso solar, se le conocerá públicamente como un detractor de la verdad.
  • Visto: 114