La Máscara de Oro y el Universo Cerrado: U4Hn PARTE 1

La Máscara de Oro y el Universo cerrado: U4Hn
Parte 1


Se me declaró tarde, pero fue suficiente, a pesar que no le hice ningún caso siguió insistiendo. No sé qué vio en mí este pelón blanco y revuelto con cara despistada y burlona. Ya estaban estirándome hasta casi romperme en el potro de tortura y se acercó con cara enigmática para decirme que nos largábamos de allí. Con gran dolor por todo el cuerpo le dediqué una mueca de asombrosa locura, la suya, ¡claro!

No conozco aún como pude deslizarme entre las sogas, desliar los nudos de muñecas y tobillos, y soslayar a aquellos verdugos puñeteros. Acerté a ver sus caras de asombro como si de un espíritu me tratara, bueno, y que yo mismo no daba crédito como iba asido por la mano del pelón hacia un hueco invisible de la Sala de Tormentos de la Inquisición. Pensé que nos estrellábamos contra el muro, pero no. Tampoco lo atravesamos sino penetramos por otra dimensión desconocida. Puf, esto lo supe después.

Hicimos parada a recoger mi mayor fortuna, la Máscara de Oro --- regalo que le hizo el cacique Tabscoob al capitán Grijalva en el Yucatán, en 1.518 ---, porque me dijo que la necesitaría, como más tarde diré. Y ya me iba enterando de mi papel en el futuro, no de luego sino de mucho más allá.

Este hombre de pelo enmarañado decía, sin casi entenderle, que le debía complementar porque no se podía permitir dos viajes. Claro, así que me interesé a dónde sería, y no era sino a cuándo. Ya comenzó mi jaqueca, y me vino la intención de desfajarme de este tipo como lo hice de los verdugos, pero !¡ si no sabía nada de mi situación!!!, flotaba en un mundo desconocido. Pasé a poner todos mis sentidos en entenderle y me dijo que él ya lo sabía, y sucedió.

1.601, año del Señor, en que nos movíamos era nuestro origen, el destino 1.905 o 2.020 a elegir, es decir 300 o 400 y pico años más allá. Yo propuse quedarme en el primero, por quitarme del medio. Pero iba a ser que no, que consideraba mucho más importante, pare él, quedarse en ese año del siglo XX. Tenía que determinar y dar a conocer primero el principio de la relatividad especial muy importante para desatascar una física incongruente de la época. En pocos años sacaría adelante la relatividad general que acabaría por describir cómo se comportan los astros. A partir de aquí, nuestro amigo dice que la unificación del conocimiento físico será su meta. El Universo, es decir, todo junto y agrupado con estrellas y sus planetas en las galaxias y todo sujeto por fuerzas a distancia. De esto ahora no se sabe, pero al tiempo donde vamos se afanarán en averiguar.

Todo esto, y de carrerilla, voy dejando en mi cabeza según me lo va contando y que dependerá de mi memoria que salgan adelante mis empeños en mi nuevo futuro: el Universo U4Hn. Así que lo retengo bien, por lo que me conviene.

Primero comprendí que, al viajar en el tiempo, el tuyo propio va muy lento, tan lento como si no pasara. Al fin y al cabo, es como si hubiera resucitado de la muerte segura que aquellos esbirros me daban, y daban vueltas al torno hasta que reconociera las tamañas herejías que me atribuían.

¿No será que esto es lo hay tras morir?, la verdad, tan inesperado que nunca nadie nada me dijo. Pero si hay vida en otro tiempo es magnífico e interesante.

Me acomodé la Máscara de Oro, mi amigo me pide que la ajuste con cuidado, y por un cielo nada glorioso vamos a nuestro destino.

Al fin recalamos en el siglo XX, se me presenta como una función en un Corral de Comedias, en nada se parecen sus vestidos y portes, en nada que luego no me acostumbrase. Al ver al pelón tan incorporado a la nueva realidad le señalo que sin duda ya había estado antes y me asegura que no es posible, - se puede viajar al futuro, pero no al pasado - yo asiento, pero sin creérmelo.

La verdad que pasar unos años con Albert me permitirá ir a mi destino, 115 años más allá, sin turbarme y para desenvolverme lo más correcto. No sabría qué decir, pero me deslumbró casi todo lo que veía, pero más las fotos, el cinema, los servicios de las casas…, que cualquier otra cosa. Es un vivir diferente pero más cómodo. Me acostumbraré bien. En ir a mejor, nunca hay cuidado.



PD. Este RELATO lo encontré casualmente, y por lo que dice el autor lo continuará cuando llegué al año 2.020. Entiendo que debo mostrarlo, a la espera que se publique la PARTE 2.
  • Visto: 91