DÍA 0

Todo empezó el 27 de diciembre de 2020. Ese día todo cambió para los españoles, el tiempo se detuvo y el calendario se reinició . Algo inédito iba a comenzar. Algo que conllevaría unas consecuencias jamás imaginadas por nadie y que harían que nada volvería a ser como antes. Ese día, Araceli, una abuela de 96 años, recibió la primera vacuna contra el COVID-19 en España. Tras ella, millones de personas fueron vacunadas progresivamente, hasta que un día todos los españoles estuvieron inmunizados. Todo parecían buenas noticias. El COVID por fin había sido vencido y todo parecía volver a la normalidad, pero en realidad era todo lo contrario: el calvario no había hecho más que empezar.

En efecto, en 2025, todo el mundo al fin había sido vacunado. Sin embargo, meses más tarde, las primeras personas que habían sido inmunizadas y aún seguían vivas comenzaron a tener comportamientos extraños. Así pues, muchos de entre ellos comenzaron a comportarse de forma extraña, como si alguien los controlase. Poco a poco más y más gente fue cayendo, hasta el punto de que un año después, el 95% de los españoles se comportaban todos igual: como unos robots incapaces de saltarse una ley, una norma. Incapaces de pensar por sí mismos. Lo único que conseguían hacer con eficacia era seguir una rutina monótona y cuadriculada día tras día, meses tras meses, años tras años hasta que su corazón se detuviera, marcando así el final de su vida. Era como si el pueblo español se hubiese convertido en un pequeño ejército que no dejaba de crecer. Pero, ¿Cómo podía haber sucedido esto? Y la mayor cuestión de todas, ¿Por qué había un 5% de ellos que no habían sufrido ningún efecto, que seguían siendo seres humanos de pleno derecho?

Todas estas preguntas tardaron meses en tener una respuesta. No obstante llegó el día en el que al fin la verdad salió a la luz, impactando a todos los que aún eran capaces de pensar por sí mismos e incluso a los gobernadores de otras naciones. Javier Sánchez Grau, un chico de 18 años que por suerte pertenecía a ese 5%, había estado investigando desde que vacunaron a la primera persona, puesto que algo raro se olía. Durante todo el transcurso de su investigación, se fue quedando solo poco a poco puesto que todos sus seres queridos le trataron de loco y ulteriormente fueron cayendo bajo el efecto de la vacuna. Pese a todo, Javier decidió proseguir con ella y con el tiempo pudo comprobar que su intuición resultó no fallarle. Como sospechaba desde los inicios, esta vacuna inmunizaba sí, pero también esclavizaba al que se la ponía de por vida. No importa la que te pusieses, puesto que antes de aplicarla el gobierno les inyectaba un producto que no hacía efecto hasta que ellos lo decidiesen, pero que haría que obedeciesen, sin oponerse a nadie ni a nada. Y ¿Quién era el responsable detrás de todo esto? Pues como podéis imaginaros, el cerebro y director de todo este proyecto fue mi más ni menos que David González, el vicepresidente de España en aquel entonces. Y es que desde que comenzó el COVID en España, González, alias el rastas, había estado maquinando a espaldas de todos con el fin de hacerse con el poder absoluto al mismo tiempo que el pueblo se arrodillaba ante él y nadie se le oponía. Pero, pese a todos sus intentos por conseguirlo, algo le salió mal. Algo que nunca se habría imaginado y que acabó ocurriendo. Pudo ser un plan magistral visto que nadie se habría percatado de nada, sin embargo, no todos sucumbieron al producto. ¿Y cuál fue su causa? Muy sencillo. Javier descubrió que la gente que tenía una personalidad propia, muy verdadera y que tenía muy claro cómo quería ser y nunca quiso cambiar por nadie, pudo resistir al veneno inyectado. Por consecuente, y tras esta averiguación, el chico entendió enseguida que si quería devolver la libertad al pueblo español, debía encontrar la manera de hacer que cada uno encontrase su camino, su personalidad, su vida … en resumen, que cada uno consiguiese encontrarse a sí mismo de verdad.

A día de hoy estamos en 2042, 17 años después de aquel descubrimiento que cambió la historia y posiblemente la vida de muchísima gente. 22 años habían pasado desde el Día 0. Como podéis imaginaros, han cambiado cosas, muchas cosas desde entonces, tantas que no sabría ni por dónde comenzar. Sin embargo, si queréis saber cómo acaba todo y si Javier consigue cumplir su objetivo a tiempo y devolver la vida y la libertad a sus compatriotas venciendo al rastas y por consecuente frustrando su plan aterrador y diabólico, tendréis que esperar, puesto que eso os lo dejo para una nueva historia.
  • Visto: 22