El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

Erase que se eran las moléculas de agua. Vivian alegremente entre los cero grados que las congela pasándolas a cubitos de hielo y los 100º que las evapora cual humo. Grados Celsius que no es mal sistema de medida. Así pues, el agua con sus moléculas parecía estar tranquila y feliz en ese estado tan fluido y atemperado, sirviendo para múltiples aplicaciones en la naturaleza del planeta tierra.
Pero no todo era la armonía que así, mirando a la superficie, pudiera parecernos. Fijándonos en ella nos percatamos de que, en realidad, esta tensa, tanto, que pueden pasear sobre ella aquellos insectos avispados que la conocen bien. Y es que, ha diferencia de los solidos tan unidos y cohesionados siempre, tan apegados, tan juntitos todos sus átomos, la molécula de agua esta consigo misma en un continuo y constante me quiero, no me quiero, me separo, me uno, del amor al “ahí te dejo”, de una manera tan continua, tan cíclica, que su molécula se separa y une una y otra vez en un constante ni contigo ni sin ti, hasta que decide volverse a unir.
Hay que explicar que dicha molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno, lo que los químicos sesudos llaman H2O. Este, el oxigeno ¡es un elemento! no como todos los demás de la tabla periódica, ¡no! Es un metomentodo sin ningún freno ni control que todo lo oxida o casi todo y aunque esa es otra historia se pasa el día malmetiendo a los dos hidrógenos.
La cosa es que estos tres átomos que juntos se llaman agua y tanto bien hacen juntos y tanto necesitamos, se separan a cada rato y no cada cual por su lado y a otra cosa mariposa, si no que se despiden en dos bloques: por un lado, el oxigeno con un hidrogeno juntos y en pandilla, formando un Basílico, y por otro lado el otro hidrogeno, que queda un poco perplejo por allí, perplejo, solo y enfadado. Se le conoce como Hidrogenio.
Cuando son muchos más hidrogenios (H+) que basilicos (OH-) en esa agua, su mal humor es tal que esta se vuelve ácida y ¡como para meter el dedo en ella o beberla!, estaría agria y es tal su mal humor, que hasta se nos quemaría la piel. Tal es la cuestión que lo utilizamos cuando se pone así, para desinfectar superficies de microorganismos, por ejemplo.
Cuando son más los Basilicos, OH-, el agua se hace básica, vamos, nada sofisticada. Le llaman alcalina y también tiene su carácter y por tanto su utilidad. Ejemplo como desengrasante.
En ciencia, se mide esta situación de desencuentro en la molécula de agua con tiras de colores y se dice que se está midiendo el PH. La escala va del 1 al 14. Si hay más H+ es agua ácida (del 1 al casi 7) y si hay más OH- es agua alcalina (más de 7 hasta 14). Cuando hay 7, reina la paz y es agua neutra.
Y así es como en el agua están separándose y uniéndose sus OH- y sus H+, tanto y a tanta velocidad, que a nuestra vista de humanos parece fluida y en calma, pero vista al detalle, tiene una frenética actividad molecular y un PH que podemos cuantificar para utilizarlo en nuestro beneficio. Y…colorín, colorado, ácido o alcalino según el color que resulte cuando lo midamos.


  • Visto: 116