LA LEYENDA DE CATA-YARÍ Y SU ENCUENTRO CON DARWIN EN EL SUR






Cata-Yarí, era un hombre anciano que tenía barba, cabello largo blanco, de mirada profunda y conocía túneles secretos del tiempo, dimensiones paralelas. Había un pergamino sagrado, que hablaba de un hombre blanco del viejo mundo llamado, Charles Darwin y un barco llamado el Beagle. Este hombre blanco iba a cambiar la historia de la humanidad, revolucionar el pensamiento científico. Charles Darwin iba a ser recordado por siempre como “El padre de la teoría de la evolución”.

En Tierra del Fuego, un nativo contemplaba la llegada del Beagle. Fue a avisarle a Cata-Yarí, le dijo: « El hombre blanco, Charles ha llegado hoy ». Cata-Yarí, fue a recibirlo y le dijo: « Bienvenido Charles, te estaba esperando ». Darwin preguntó: « ¿Cómo sabe mi nombre? ». Cata-Yarí le dijo: « Lo sé porque el pergamino sagrado te menciona ». Le contó que era el patriarca de una tribu antigua. Habían sido una civilización que existían desde tiempos muy remotos. Pero habían desaparecido un día de la tierra, debido a la llegada del hombre blanco.

Luego le preguntó Cata-Yarí: « ¿De dónde venía navegando? ». Darwin le contó, que habían pasado por la Patagonia, antes de haber llegado a Tierra del Fuego. En la Patagonia había sido picado por un bicho grande, la chinche negra de las pampas. Cata-Yarí, dijo: « Vas a necesitar ver a un médico ». Darwin dijo: « Mi padre es médico, pero no volveré a Inglaterra, hasta terminar mi viaje en el Beagle, como tengo planeado ».

Cata-Yarí, dijo; « Sígueme, conozco un médico que puede ayudarte ». Entraron a una cueva, no veían nada, de repente a lo lejos se vislumbraba una puerta. Darwin salió por esa puerta y vio un hombre delgado con guardapolvo, escribiendo y observando algo. Se dirigió a este hombre y le dijo: « Disculpe, mi nombre es Charles, ¿es usted médico? ». Le respondió el hombre: « Mi nombre es igual al suyo pero en español, soy el médico Carlos Chagas, su acento es de un inglés ». Darwin respondió: « Sí, soy inglés, una persona me insistió que vea un médico ». Darwin le contó, que venía viajando y pasó por la Patagonia y allí lo había picado una chinche negra grande, que se alimento de su sangre. Dijo Carlos Chagas: « ¿Puede identificar a la chinche, si le muestro un ejemplar? », Darwin respondió: « Sí, claro ». Carlos Chagas, tomó un frasco que tenía con un bicho grande y le dijo: « ¿Esta es la chinche? ». Darwin respondió: « ¡Sí! ». Carlos Chagas dijo: « Hace poco realicé un descubrimiento sobre esta chinche, llamada vinchuca, el nombre científico es: Triatoma infestans. Es típica de la región de América del sur, se alimenta de sangre, este insecto es vector del Trypanosoma cruzi, un parásito, que cumple parte de su ciclo de vida dentro de la vinchuca. Cuando una vinchuca infectada con el parásito pica a un mamífero. El parásito que se encuentra en las heces de la vinchuca. Genera picazón, al rascarse en el lugar donde la chinche realizó sus deyecciones, se adquiere la infección. La enfermedad que transmite una vinchuca infectada con T. cruzi, se llama tripanosomiasis americana. Los síntomas de esta enfermedad son: malestar, diarrea, fiebre, a veces asintomática y en una etapa crónica de la enfermedad: una cardiopatía, es decir una afección cardíaca y finalmente la muerte. Pero no se asuste, desde la infección hasta que se desarrolla la enfermedad pasan de 10 a 20 años ». Chagas le dijo: « Para estar seguros si tiene el parásito debo hacerle unos análisis, mientras voy a buscar mis instrumentos, puede leer un libro ». Chagas le preguntó: « ¿A qué se dedica? », Darwin dijo: « Soy naturalista ». Carlos Chagas dijo: « Entonces tengo un libro que puede interesarle ». Tomó un libro y se lo dio a Charles y se fue. Observó Darwin asombrado el libro titulado “El origen de las especies” y cuando leyó abajo decía autor; Charles Robert Darwin, año 1859, dejó caer el libro y cruzó corriendo la puerta que lo había traído hacia allí.

Estaba muy oscuro, Darwin no lograba ver nada. A lo lejos vio a Cata-Yarí y le preguntó: « ¿Acaso he viajado en el tiempo? ». Respondió Cata-Yarí: «¡Sí! ». Darwin le preguntó:
« sobre la tripanosomiasis americana que descubrió Carlos Chagas, ¿se descubrirá una cura, alguna vacuna ? ». Cata-Yarí dijo: « Ni en el 2020 podrán encontrar una cura para el Chagas (tripanosomiasis americana)… porque estarán ocupados buscando la vacuna para el COVID-19 ».

Vio que el capitán del Beagle, Fitz Roy se acercaba y Darwin dijo: « Te presento a Cata-Yarí ». Fitz Roy dijo: « ¿Es una estatua de sal? ». Darwin lo vio sorprendido y dijo: « Sí, lo es ». Miró hacia la cueva, no había rastros de la cueva, solo vegetación. Darwin, se dijo a sí mismo: « Creo que mejor no mencionaré esto en mi diario, no tengo evidencias ».
  • Visto: 108

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN

EFERVESCENCIA