La Chispa de la Vida

Frente al espejo, conforme caía la sotana por su cuerpo, Sabino se imaginaba dentro de un ataúd descuidadamente amortajado. Al entrar en la iglesia ocultando el hábito bajo un abrigo de tres cuartos, el párroco le informó de que aún faltaban unos minutos para comenzar la misa; no tuvo tiempo de decir nada más antes de acabar amordazado.
Con el templo hasta la bandera, Sabino disculpó al cura titular por la indisposición que impedía su asistencia y comenzó la misa advirtiendo a los asistentes de que escucharían un relato que cambiaría sus vidas y especialmente la de aquellos que no eran creyentes. Comenzó:
¨Todos los seres vivos de La Tierra estamos fabricados con los mismos materiales, desde los humanos hasta las moscas, pasando por bacterias y plantas, compartimos idénticos mimbres que dan lugar a cuerpos distintos según la técnica de tejido. Todas las formas de vida terrestres comparten un origen común, un primer ser vivo, un pionero con el que apareció la vida, un ser antes del cual, un segundo antes de su aparición, incluso una millonésima parte de segundo antes de su nacimiento, no había vida. Podemos imaginar un planeta inerte hace millones de años en el cual, en algún lugar, una serie de elementos químicos se combinaron para formar algo vivo, capaz de alimentarse y producir otros seres muy parecidos o idénticos a aquel. Algunas de estas criaturas fabricaban copias de sí mismas con errores, mutaciones que daban lugar a seres vivos defectuosos que no prosperaban, pero en una ocasión una de esas copias resultó ser viable, había surgido una nueva especie, había comenzado la evolución. Repetido este proceso millones de veces a lo largo de millones años, el resultado fue un planeta con multitud de formas de vida.
La ciencia nos explica esto y también nos dice que es imposible que así sea. Ese breve instante en el que surgió todo, ¨La Chispa de la Vida¨, sólo ha tenido lugar una vez en la historia de la tierra, la cual tiene varios miles de millones de años, a su vez con una cantidad de millonésimas de segundo incontable. Si lanzamos una botella de plástico al aire cien veces, y sólo una vez cae al suelo quedándose de pie, podemos decir que la posibilidad de que eso haya sucedido es una entre cien. Si entre los trillones de trillones de millonésimas de segundo de existencia de La Tierra sólo en uno de ellos surgió La Chispa de la Vida, podemos decir que la posibilidad de que esta exista es de una entre trillones de trillones, lo cual, aplicando la lógica estadística significa que es imposible.
Es imposible, hermanos, que exista vida en La Tierra y sin embargo existe. Sólo algo sobrenatural es capaz de hacer que exista algo imposible. La única manera de conseguir que suceda algo imposible es hacerlo de forma intencionada, porque lo imposible no aparece por azar, de modo que algo o alguien deliberadamente provocaron la aparición de la vida, y no lo digo yo, lo dice la ciencia.
Amemos al señor¨.
Después de unas semanas una ola de devoción había barrido el planeta. Sabino abrió los portones y accedió al balcón sobre la plaza abarrotada de gente emocionada. Comenzó la que iba a ser su última misa:
¨La Chispa de la Vida no tuvo lugar en una sola ocasión, ha sucedido más veces, muchísimas veces, incluso en este mismo momento está ocurriendo en diversos lugares del planeta. Os preguntaréis, hermanos: ¿Cómo es entonces posible que todas las especies del planeta demos la sensación de tener la misma base, la misma estructura molecular; el mismo origen? ¿Por qué no existe entonces alguna o varias formas de vida radicalmente distintas en cuanto a su composición y estructura químicas? Amigos, la vida no es más que la culminación del ciclo químico del átomo de carbono, que en determinadas condiciones ambientales finaliza con la formación de estructuras capaces de replicarse a sí mismas, obteniendo para ello del medio exterior la energía necesaria para completar este proceso. La aparición de vida es fruto de una reacción química mucho más sencilla de lo que parece.
No somos algo creado voluntariamente, somos hijos de las estrellas, de nadie más, quizá de una supernova; somos estrellas recicladas.
El ciclo del carbono se completa por todas partes en el universo, mucho más cerca de lo que pensamos y de forma idéntica a la que conocemos.
No estamos solos en el universo y todos los que estamos somos iguales.
Hermanos, dijo; Dios no existe¨.
Sabino culminó así su obra, había conseguido captar la atención de la humanidad para explicarle que sus creencias eran absurdas. En la hoguera no ardieron sus uñas, piel, pelo y ojos; delicadamente arrancados a la vista de todos.
  • Visto: 168

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN