• Home

Walter

Walter

Ya falta poco para llegar. El coche se aparca cerca de la puerta y entro en el laboratorio. Sonrío al verle, no sé si él sonríe. Lo he atado. Sí, me ha invadido el pánico y no me ha quedado otra. Noto esa sensación escalofriante que recorre mi cuerpo cuando lo veo, bueno, cuando me veo. Walter, tiene mi mismo pelo rubio, tiene mis mismas manos, sus expresiones son iguales a las mías, es un clon perfecto, quizás la única diferencia es una cicatriz que tiene en la barbilla que yo en cambio no tengo.

Fue hace unos diez años cuando comencé a crear a Walter en unos momentos difíciles para mí. Lo primero fue secuenciar mi ADN para poder trabajar sobre él y creé un cuerpo de mi mismo aspecto sin la necesidad de una fecundación. Para ello creé un “cigoto-madre” que creció de forma acelerada gracias a un envejecimiento celular controlado. Luego, lo más difícil fue volcar todos mis recuerdos y personalidad en un cuerpo vacío. Los transferí mediante el implante de un neuro-enlace en su cerebro, una labor complicada que en esta ocasión parecía haber resultado. Vuelvo a comprobar que todas sus funciones vitales están correctas; luego reviso que está bien atado y me voy.

Estoy a punto de tomar el ascensor y recuerdo que me he dejado mi portátil. Vuelvo al laboratorio, pero, ¿dónde está Walter? Mi pulso se acelera. Lo descubro cuando recibo un golpe por la espalda. Caigo al suelo y lo veo escapar. Intento abrir la puerta, pero compartimos el mismo patrón biométrico y la ha bloqueado por fuera.

Me levanto, me duele la cabeza, pero tengo que salir cuanto antes, a saber qué es capaz de hacer. Intento comunicarme con mi mujer, no responde. Me es inevitable pensar en todo lo que me ha llevado hasta aquí. Quizás es difícil de entender, pero la soledad que sentía antes de conocerla y mi obsesión por la genética me impulsaron a la creación de clones. Pronto podría traer a la vida a mis padres o a mi hermana y podría disfrutar de ellos. Sigo buscando alguna abertura… ¡bingo! He encontrado un antiguo conducto de aire acondicionado situado encima de la estantería. Quito los tornillos y entro. Avanzo hasta ver de nuevo la luz. Empujo la rejilla para salir demasiado fuerte. Me caigo al suelo y me veo rodeado de oficinistas que trabajan en el más puro silencio.

—Disculpad, ya me voy.

Salgo corriendo hasta mi casa, se ha llevado mi vehículo. Menos mal que está cerca.

Llego muy cansado. Entro en casa, pero dentro no hay nadie. Walter se ha llevado a mi mujer y a mi hijo. Le digo a mi asistente que me diga la localización de mi coche. Se dirigen a las afueras. Pido un vehículo y en pocos minutos aparece frente a mí un coche autónomo sin conductor.

Necesito llegar hasta ellos. Sigo las indicaciones que mi asistente virtual proyecta en mi retina. Perfecto, se han parado.

Estoy muy cerca, los veo, han decidido parar en un bosque. Walter me acaba de ver, salgo corriendo hacia ellos, pero huyen de mí. Martha, mi mujer, se gira y me ve. Se asombra al verme tanto, que se tropieza sobre una piedra. Walter y yo corremos hacia ella, los dos estamos cara a cara. Martha se ha incorporado, tiene una piedra en la mano.

—¿Cuál de los dos es mi marido?

—Amor, soy Tom. Sé que me crees. Hemos pasado la vida juntos.—digo con calma.

Martha está mirando a Walter, suspira y lanza la piedra. Caigo al suelo y todo se vuelve negro.

15 DÍAS ANTES

—Creo que lo he conseguido — dijo Tom con entusiasmo — . Esta versión no tiene fallos… bueno, le falta mi cicatriz de la barbilla. Es lógico porque él no se cayó montando en bici. Lo he dejado tumbado en la camilla hasta que abra los ojos.

Martha lo escuchaba sonriente.

Una semana después, tal y como él esperaba, el clon abrió los ojos. Los dos se miraron, Tom no había dormido en toda la noche para ver sus ojos que hasta ahora habían estado cerrados. Los abrió y sin esperarlo le dio un golpe, que lo dejó inconsciente. Cuando despertó, su clon, se había ido y lo había dejado amordazado en el laboratorio. Le estaba robando su vida.

Unos días después, Tom le tendió la trampa a Walter cuando volvió para recoger su portátil y corrió a su casa para salvar a su familia del clon que le estaba suplantando la identidad.

Walter los encontró cuando huían en el bosque, Martha sabía cuál de los dos era el verdadero. Había reconocido a su marido por la cicatriz. Por eso le lanzó la piedra al impostor.
  • Hits: 449

El amor es pura química... y la familia, también.

La señora Carbono ya no quería tener más hijos. No era justo... ¿por qué siempre que llegaba un nuevo elemento a la familia alguna parte de su cuerpo sufría una transformación? Desde que era pequeña, la gente sólo se acercaba a ella por curiosidad ya que todos creían que la casa 14 estaba maldita. Aunque no era de extrañar. Su madre, Carbono Abuela, después de 20000 años, ¡había acabado por convertirse en sus propios hijos!

A sus 11500 años, Carbono tenía suficiente con sus 8 gemelos nitrógenos (la mitosis había funcionado estupendamente), puesto que ocupaban su tiempo por completo. Menos mal que Potasio, su marido, hacía con ella todas las tareas. Gracias a él, la gente había logrado entender que el famoso mito de los "Carbono 14" no era una maldición, mala suerte, un experimento, brujería... tan sólo era química. El hecho de que su "Lentejita" (así le llamaba cuando estaban de buenas) fuese el mejor investigador de todo Uranio, había ayudado a descubrir que la genética de su familia era única y que, en cierto modo, ¡eran inmortales!

Gracias a ello, y desde su descubrimiento, habían sido capaces de trasladarse a "Boro Boro", el "bario" más lujoso y más conocido de todo el planeta. Allí vivían químicos germanios, francios, indios... ¡La gente más admirada eran ahora sus vecinos!

No obstante, sus hijos estaban entrando en la edad del galio , por lo que Carbono y Potasio tenían que prestarles mayor atención: Cadmio quería tener un gato; Bromo se reía de todo el mundo; Polonio deseaba visitar Uranio Norte para ver renios; Flúor se comía la pasta de dientes; Plutonio quería ser astronauta y construía naves espaciales con todo lo que veía; Platino casi no pisaba la vivienda porque siempre estaba con su novia, Plata; Osmio se escapaba de casa para ir al circonio y así ver animales extraños, payasos y contorsionistas... y, por último, Nobelio quería ser actor de cine y se pasaba el día imitando a actores como Roentgenio Pitt o Unumpentia Jolie.

Puede que les haga mucha gracia, pero la señora Carbono se enfadaba tanto que, al respirar, expulsaba tanto dióxido de carbono que mínimo cinco veces por semana se veían obligados a desalojar su casa.

En fin... aunque muchas veces sus hijos la sacaran de quicio, se sentía muy afortunada por tener una familia tan estupenda y divertida. Además, en su ciudad, estaban protegidos de los paparazzis Piedra de Fósil-Land, una compañía corrupta que intentaba sonsacar información de las familias más conocidas del mundo químico haciendo que sus cámaras se pegasen a ellos como lapas (moluscos que, paradójicamente, estaban deliciosos) y de por vida, llegando a fosilizarlos.

Ahora mismo, Carbonata (como le llama Potasio) está sentada en el sofá y los ronquidos comienzan a manifestarse en su garganta y "paladiar". Pero es lógico, Radio TV Urana está emitiendo la película "Titanio" (sobre un trágico naufragio de un crucero y la química que fluye entre dos pasajeros), que, a pesar de ser una de sus favoritas, dura zinc horas y tiene muchos anuncios de por medio. Por lo tanto, nunca es capaz de acabarla. Digamos que lo suyo es un MRUR: aunque al principio le encanta la película, se va aburriendo progresivamente debido a la gran cantidad de anuncios hasta quedarse dormida.

Mientras tanto, su "Lentejita" está escuchando a Selenio Gómez, un cantante de actualidad, a la vez que trabaja transportando un saco repleto de hojas caduca del jardín trasero. ¡Es otoño y los árboles necesitan prepararse para el invierno!

Dejemos a nuestra familia química seguir con sus actividades que igual piensan que los queremos fosilizar y no nos dejan escribir un segundo episodio del reality "El amor es pura química... y la familia, también".

¡Hasta pronto queridos lectores!
  • Hits: 571

Estat d'alarma!

Estat d'alarma! Va cridar la resistència. L'ofensiva havia arribat al pulmó i les destrosses començaven a adquirir una magnitud considerable. El desconegut enemic, membre de la família Coronaviridae, va aparèixer assegurant-nos que únicament venia a reproduir-se i que no tenia intenció de destruir-nos. No obstant això, en qüestió de molt poc de temps, havia aconseguit envair-nos i obligar-nos a treballar en el seu propi benefici. Quin va ser el nostre error? Un dels nostres receptors, ACE-2, va confiar en la proteïna "Spike" de l'enemic. Van encaixar bé i li va deixar passar. Quina mala decisió!

Però nosaltres estàvem acostumats a este tipus d'atacs i, quan vam detectar el perill, vam posar a treballar al sistema immunitari innat. Aquest sistema de defensa estava habituat a reaccionar de manera ràpida i eficaç davant d'agressions similars.

Així, els seus diferents components (sistema interferó, macròfags, cèl·lules assassines, ...) van començar la batalla. Tots vam lluitar amb valentia... inclús algunes cèl·lules es van sacrificar en el procés, tractant de contindre l'atac de l'enemic. Amb un poc de sort, l'organisme disposaria així del temps necessari per a preparar una altra resposta immune, més específica i potent.

No obstant això, lluny de millorar la situació, la defensa ho va empitjorar tot. La causa? Els macròfags, en la seua intensa lluita, es van excedir produint als seus missatgers, les citoquines, la qual cosa va acabar desencadenant un descontrol general del sistema immune. Els danys en els pulmons van ser massius i la malaltia, batejada com COVID- 19, va empitjorar. Però no estem ací per a buscar culpables, si no per a relatar els esdeveniments tal com els recordem.

Mentrestant, en un altre front, l'artilleria pesada s'anava preparant i, en qüestió de dies, l'esquadró conegut com a immunitat adquirida, estava preparat per a continuar defenent a l'organisme. Així, els soldats limfòcits, unes cèl·lules específiques, van aconseguir elaborar la millor arma contra qualsevol virus, els anticossos. Els primers anticossos en ser llançats van ser els IgM. No obstant això, tot i que aquests van ser els més ràpids d'elaborar pels limfòcits i van ajudar molt en la batalla, la guerra no es va acabar fins a l'arribada dels IgG. Aquests últims van ser els més potents, els més específics. Els responsables de la nostra victòria.

Joan ja es trobava millor. Als seus 65 anys, havia acudit el passat març a l'hospital perquè li realitzaren una operació de pròstata. Dies després, va començar a tindre febres altes, dolors de gola, opressió en el pit i, el pitjor, sensació d'ofec. Va haver de ser ingressat. Va passar unes quantes setmanes en la UCI, en un coma induït i respirant a través d'una màscara de busseig, la qual, davant de la falta de material sanitari disponible, s'havia improvisat com a respirador. No van poder visitar-lo els seus familiars; tampoc els seus amics.
En tot eixe temps, les seues cèl·lules no van deixar de lluitar, no van donar la batalla per perduda.

Hui, amb llàgrimes d'alegria en els ulls i un aplaudiment per part de tot l'equip mèdic que li havia estat acompanyant i ajudant, abandonava l'hospital. Subjectava en la mà esquerra els resultats d'una prova, la PCR, que havia donat negativa. El resultat indicava que el virus, anomenat SARS-COV-2, havia sigut eliminat del seu cos. Així, Joan passava a comptar com un més dels milers de curats que havien patit la pandèmia.

Un altre aplaudiment, més petit però igual d'intens, es produïa al seu interior. El donaven cadascuna de les cèl·lules que havien sobreviscut, lluitant intensament fins vèncer l'enemic. Això sí, sense abaixar la guàrdia, a l'espera del següent enemic. Sempre en estat d'alarma
  • Hits: 504

On va a parar l'aigua de la banyera?

1 Introducció
L’Alex està suat de tant jugar a futbol,
s’haurà de banyar encara que al principi no vol.
Ha d’omplir la banyera per quedar ben net,
i no es pot oblidar del seu estimat aneguet.

2 Observació
Després d'estar en remull una bona estona,
treu el tap de la banyera i aleshores se n'adona
que l'aigua s'esmuny per un forat,
deixant-lo, pobret, molt preocupat.

3 Pregunta
És aleshores que una pregunta li ronda pel cap.
On va a parar l’aigua? Demana al pare si ho sap.
És molt interessant això que has dit,
Una bona pregunta per algú tan petit.

4 Hipòtesi
A veure, diga'm si ets capaç d'imaginar-te,
On va tota l'aigua després de banyar-te?
Jo crec que aquí no en queda ni gota,
perquè se la queda el veí de sota.

5 Experimentació
Com podrem resoldre aquesta interessant qüestió?
Sense cap mena de dubte ens caldrà fer una investigació.
La resposta ens la podrà donar una persona més sàbia,
demà li demanarem un llibre a la bibliotecària!

6 Experimentació / Recerca
L'endemà arriben a la biblioteca ben aviat,
És tan d'hora que no hi ha ni un gat.
El bibliotecari els dirigeix a un extens prestatge,
On segur que del cicle de l'aigua trobaran alguna imatge.

7 Resultat
En un llibre de ciència molt interessant hi diu,
Que l'aigua va a parar al mar a través d'un riu
Explica també que l'aigua que fuig de la banyera,
arribarà al mar gràcies a una extensa claveguera.

8 Comprovació de la hipòtesi
Amb aquesta recerca ha trobat evidència
Del camí que fa l'aigua segons la ciència.
L’Alex reconeix que estava totalment equivocat
Ara ja sap que el veí de sota no se l'ha quedat.

9 Comunicació
Està tan orgullós del que avui ha descobert
Que va corrent a explicar-li al seu amic Albert
i mentre aquest l’escolta totalment bocabadat,
nosaltres podem dir que aquest conte s’ha acabat.
  • Hits: 454

ESCOLA D'ESCRIPTURA

EUSKAL ETXEA

AEELG

EDITORIAL GALAXIA

METODE

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA

EL HUYAR

AELC

BIBLIOTEQUES DE BARCELONA

ESCUELA DE ESCRITORES

ESCUELA DE ESCRITORES

IDATZEN

EFERVESCENCIA