Relats

  • ADULT

    Com la meva mare

    Com la meva mare

    Aquell era un dia molt especial per a la Marta. Per fi, havia aconseguit el seu primer contracte laboral com a biòloga molecular. Enrere quedaven anys d’estudi, d’esforç, de sacrifici... Però havia valgut la pena. Havia assolit el seu objectiu.
    Davant la porta de l’empresa, a punt d’entrar, va veure passar per la seva ment, a gran velocitat, algunes de les vivències que més l’havien marcat.

    A l’escola, gairebé tot l’alumnat s’alegrava quan havien de fer algun treball manual o dur a terme algun experiment. A casa, sempre era el pare qui els ajudava. El de la Marta era comptable i els càlculs no li anaven gens malament, però, encara que ho havia intentat, aviat havia quedat palès que no tenia gaire traça amb les tasques manuals.
    La Marta era l’única de la classe a qui ajudava la mare. Va recordar com havia gaudit fent sortir lava d’un volcà en miniatura, com havia construït una rèplica amb escuradents de la Torre Eiffel, com havia extret ADN a la cuina de casa de manera molt senzilla... I tot ho havia fet amb la mare, qui feia molts anys que treballava en un laboratori de química orgànica. Havien resultat unes experiències força enriquidores, que les havia unit d’allò més.

    Uns quants anys més tard, no només s’havia fet realitat el seu somni, sinó que, alhora, s’havia complert el pronòstic, més aviat desig, que ella mateixa havia formulat de petita.

    Quan tenia vuit anys, la senyoreta Helena, la mestra, havia fet sortir tot l’alumnat, un a un, per ordre alfabètic de cognom, davant la pissarra, al costat de la seva taula, per fer-los la mateixa pregunta. Les respostes havien estat variades, encara que algunes s’havien repetit més que d’altres. La de la Marta havia estat única.
    Recordava amb total precisió, com si el temps no hagués passat, què havia contestat i que ho havia fet sense dubtar ni un instant, convençuda de poder aconseguir-ho. Tal havia estat la convicció mostrada, que uns anys després la mestra encara tenia ben present l’escena.
    I la profecia s’havia complert.
    —Què vols ser de gran, Marta? —li havia preguntat la mestra.
    —Científica, com la meva mare.

    El després

    El després

    Avui he aclucat els ulls després de mesos d’intenses baralles externes i, sobretot, internes. Les meves parpelles ja s’havien retrobat en moltes ocasions abans, però mai d’una manera tan relaxada. Ja no estaven mullades per la suor, ni tremolaven nerviosament quan la meva ment reflexionava sobre el que estava passant allà a fora.

    Tot havia canviat. No hi havia cap vida que no s’hagués vist afectada per la situació. Famílies, ciutats i països van veure’s afrontades a la més extrema de les lleis de la naturalesa: la mort.
    Malgrat tot, una cosa era certa: la unificació de continents per combatre un mateix mal emmarcava una proesa que fins llavors no havia estat assolida per la nostra espècie. Com que el malalt mitjà trigava un mes a patir la fallida multiorgànica fatal des de la contracció del patogen, els metges tenien 30 dies de marge per curar a cada pacient. En una fita que superava tota expectació, van ser capaços de curar a les 100 milions de persones que es trobaven afectades al moment de l’aparició de l’anhelat tractament. Havíem acabat amb el perill microscòpic, sí, però tocava afrontar un perill major: nosaltres mateixos. Poc temps va ocórrer fins adonar-nos que les persones que havien estat salvades per la intervenció farmacològica eren incapaces de morir per causes naturals. Els governs i institucions van intentar ocultar-ho de primeres, però era impossible d’amagar tal excepcionalitat, i encara més quan aquests es van adonar del que eren: éssers immortals. La resta de nosaltres, els quals no havíem estat infectats, vam passar a ser marionetes a les seves mans. La malaltia que ho havia promogut tot va passar ràpidament a ser un record difús en la memòria general.

    El caos va ser palès en els científics, i això va condemnar la ment col·lectiva. El que no havia destruït la malaltia en sí va acabar-ho d’ensorrar el que havia de ser la nostra salvació. Al veure que eren incapaços de donar una resposta homogènia i acurada no tan sols de la solució i com afrontar-la, sinó del que estava ocorrent i perquè, el pànic va passar a ser el llenguatge primari de la població.

    Qui m’ho aniria a dir a mi que enmig de tot plegat et trobés, en una cua de racionament, escrutant amb la mirada cada peça de fruita.
    Mentre tu i jo anàvem aprenent l’un sobre l’altre fins a convertir-nos en experts, a fora tot s’anava a norris. Qui ho anava a dir que el tractament d’una infecció donaria la solució a un problema que pensàvem que ni tan sols n’era un: l’envelliment. Ningú havia pensat en ell com una malaltia, simplement era quelcom que ocorria de forma impertorbable en tot ésser viu. Doncs un petit microorganisme el material genètic del qual no ocupava més que un full de Word combinat amb una apressada medicació van ser la clau per fer que la mort fos quelcom del passat. Aquesta aberrant mescla va causar una activitat telomèrica il·limitada dins dels seus cromosomes, i curiosament el seu exacerbat sistema immunològic era capaç de mantenir a ratlla qualsevol creixement cel·lular neoplàsic. Els humans estaven subjugats a la voluntat dels qui no perien i el pitjor és que no ho sabien. Pocs quedàvem que volíem canviar les coses.

    Recordo perfectament el dia que t’ho van proposar. Vas arribar a casa tan radiant com sempre, però una ullada al teu llenguatge no verbal em va alarmar que estava passant alguna cosa. No volia creure’m que t’haguessin plantejat treballar per acabar amb la immortalitat. Els dos sabíem que no t’hi podies negar, i que això significava viure una vida de persecució. Els immortals s’havien fet molt perillosos pel progrés de la humanitat, eren molts i tenien una cosa que nosaltres no: temps.

    Avui no sé si maleir o celebrar que trobessis com revertir els efectes de la immortalitat. Havies anat en contra de tot el que durant tants anys vas considerar com a invariable per fer que la mort tornés a ser el pa de cada dia per tothom.
    Separar el genoma víric del compost medicamentós que havien pres 100 milions de persones havia estat el teu somni durant tot aquell temps i quan per fi ho vas aconseguir els dos vam ser molt feliços... durant un temps. El mateix temps que vam trigar a adonar-nos que les arrugues i cabells blancs que a mi em començaven a sortir, en tu ni gosaven fer acte de presència. El fet de treballar sense descans amb mostres innòcues del microorganisme i amb versions metilades del seu fàrmac va convertir-te en una d’ells...

    Poc a poc em vaig adormint, em ganes de retrobar-te, si tinc sort. I si no en tinc, almenys no hauré permès que la meva flama s’hagi apagat del tot.


    La plaga de Gaia

    La plaga de Gaia

    Claror, escalfor i aigua són essencials per fer créixer el meu paradís verd i joiós. Dia rere dia, cuido i observo com creixen els fruits que vaig sembrar, i tot i que els hiverns són més durs, cada primavera una explosió de colors i aromes ho envaeixen tot, recorrent cada racó i fent-me sentir exultant de tanta bellesa. Vaig començar amb un grapat de llavors fèrtils i molta paciència. Gràcies al Sol i la pluja a poc a poc les fulles començaren a brotar d’aquella terra seca. Amb la suor del meu front he tingut cura de cadascuna de les plantes que han anat emergint vigoroses i radiants, mentre un petit ecosistema d’animals i microorganismes s’ha incorporat al meu tresor verd.
    El temps transcorre amb harmonia i dins de l’ecosistema s’hi comparteixen l’entorn i els recursos; gràcies a això, cada espècie que habita aquest racó de l’univers s’ha convertit en imprescindible, fent-se útils els uns als altres, produint i recollint en un cicle inacabable.
    Satisfeta, avui que es primavera, escolto el brunzir de les abelles voleiant amunt i avall cercant el nèctar de les flors per transformar-lo en dolça mel daurada. Embadalida en aquest plàcid moment i ensumant el deliciós aroma de les maduixes roges que neixen de tiges arran de terra, per l’escletxa del meu ull esquerre percebo de forma difosa una figura nova al meu jardí. Sembla que hi ha arribat algú nou.
    Una silueta desconeguda i curiosa ha aparegut de sobte i sembla que vol formar part del goig que aquí s’ha establert. Cofoia recordo que cal paciència per l’adaptació d’aquesta nova criatura, així que l’observo inquieta sense intervenir. Fins avui, cada nova incorporació ha trobat el seu lloc dins del cicle, així que espero amb delit esbrinar quin serà el seu encaix. Potser es dedicarà a netejar de restes en descomposició? O bé, qui sap si li agradarà contribuir produint aliment per a la resta?
    Van passant els dies i els ametllons ja són apunt per ser collits ben verds; desprenen aquella olor característicament fresca i dins seu s’amaga el secret d’una ametlla tendra i lleugerament dolça. Fa dies que m’inquieta el comportament del nostre nou inquilí. Al principi va adaptar-se còmodament entre nosaltres, tanmateix, sembla que cada vegada és més egoista.
    Un dia va decidir que controlaria part de l’ecosistema pel seu propi benefici, si bé d’entrada no em va estranyar gaire, doncs les formigues bé que viuen en harmonia amb els pugons. Mentre elles n’obtenen la melassa, els pugons estan protegits de depredadors i així estableixen una relació simbiòtica plaent per ambdues espècies. La de vegades que les he vist foragitant marietes afamades! Però aquesta vegada, el nostre inquilí té una actitud més estrafolària que no fa més que incrementar-se amb el temps.
    Pesarosa veig com la situació es complica per moments. Ara ha decidit que no té prou espai per viure! Fa només tres mesos tothom tenia espai de sobres, tothom compartia de bon grat els recursos del jardí, però aquest animaló avar en vol més, més i més.. Ha començat a fer grans destrosses on abans em creixien matollars sencers de romaní, va escapçar tots els rosers per aprofitar-ne els pètals i decorar els diminuts dormitoris que es construeix sense parar i per tot arreu, amb tiges, branquillons i fulles de totes mides i colors, malmetent sense mesura al seu pas. El que em sorprèn més de tot plegat és que construeix i construeix i no són pas tants!
    Em digueren que petits insectes, fongs, caragols i llimacs serien el pitjor que podria passar-li al meu jardí. Afirmaren que se’m menjarien els fruits que tant m’han costat cultivar, matarien les plantes que tant de temps he cuidat, farien emmalaltir la resta d’animals i assolarien irremeiablement tot el jardí fins a no deixar més que les engrunes d’un passat de gaubança. Nogensmenys, l’esclafit de desordre i despotisme no havia arribat mai amb ells, ha començat amb l’andròmina aquesta amb potes que avui governa al seu gust el meu jardí. Serà ella la responsable d’arrasar-lo. Ara es multiplica desmesuradament i jo ja em planyo de pensar, què en faré?!
    La tardor s’anuncia amb el dringar de les fulles que cauen i amb ànsia i plena de tristesa observo temorosament cada dia aquest pèrfid ésser. Em segueix sorprenent. Com és possible que es pugui ser tan anihilador? Ja no en té prou amb el meu jardí i la resta dels seus habitants, ara lluita contra si mateix. S’ha reproduït incansablement, són tants que ni s’entenen, ni volen fer-ho, de manera que han optat per autodestruir-se combatent en guerres inútils i empobrint cada vegada més el meu pobre, altra vegada radiant, jardí.
    El que no comprèn és que en morir el jardí també serà la seva fi.

    Mare

    Mare

    La senyora havia sortit a passejar pel veïnat. Com sempre, anava vestida amb el seu vestit blau de brodats blancs, i la seva brusa beix. Se la notava cansada. Quan va veure al seu veí fent ioga, de seguida el va saludar i es va acostar a ell per a la seva catarsi matutina.
    —És la veu cansada, donya —va dir el veí amb poc interès en entaular conversa.
    —És que els fills de vegades poden ser tan desagraïts —va començar la senyora mentre passejava la seua ventruda figura voltant. És que mai es quedava quieta, no podia. Simplement deixaria de ser ella mateixa si es detingués.
    El seu veí la mirava impàvid, distret, però amb la vista fixa en els seus ulls, com volent indicar-li que l'estava escoltant amb atenció. Ell estava més interessat en tocar-se els seus propis peus i no perdre l'equilibri.
    —Ja li dic, són tremends. Una que posa tot l'esforç en donar-los tot el que necessiten, i ells no agraeixen ni ajuden. Tinc el jardí fet un desastre, les plantes maltractades, deixalles per tot arreu, és un caos!
    De cop, el seu veí es va adonar que sí que estava prestant atenció. Ell no tenia fills, ni volia tenir-los, però alguna cosa en el relat d'aquella mare desesperada el va commoure i va començar a sentir certa empatia per ella. Sense dir una paraula, va deixar que ella procedís amb el seu alleujament.
    —Però jo els estimo igual eh! No em va a mal interpretar. Encara que em treguin de polleguera. Bé, si només fos això. Fins em fan emmalaltir! Ara li han pres el gust a les joguines, i les noves joguines, aquests electrònics, quina li explico! Duran un any i ja volen un de nou.
    El veí en això sí que estava familiaritzat. Vivint a la banda, havia vist dotzenes de vegades les joguines dels petits en el seu pati. Ell no els reconeixia, no comprenia d'aquells dispositius ni quin era el seu propòsit. Eren joguines de les noves generacions; en la seva infantesa, ell només havia jugat amb la vella roda i un pal.
    La mare va prosseguir: —No només són caríssims, sinó que a més com embruten! Tinc la casa plena de joguines escampades per tot arreu, i la majoria d'ells ja ni els fan servir. A més, estan tan obsessionats amb aquests efímers joguines que no li presten atenció a les mascotes, que tenim diverses ...
    El seu interlocutor va pujar les celles en silenci, afligit pel destí dels pobres animals.
    —Bé, he de dir que alguns dels petits sí que m'ajuden. Són pocs, però n'hi ha. El que passa és que a la majoria no els interessa. Estan més preocupats per veure on se n'aniran després que en adonar-se tot l'amor maternal que tenen ara. I després què? Se'n van, et deixen enrere, amb la casa plena de joguines, plena d'escombraries, i ells molt tranquils deixant la llar. Ja li dic, poden ser molt desagraïts. Quan la cosa es posa una mica calent, ja comencen a buscar on pirar-se.
    El veí assentia en silenci, fent la seva salutació al sol.
    —Li deia, últimament fins i tot em fan emmalaltir. Els altres dies vaig aixecar uns graus de temperatura, i vostè creu que per això van deixar de comportar-se així de malcriats? ¿Van deixar de comprar joguines i deixar-los escampats per tot el sòl? ¿Van deixar de barallar-se entre ells per nimietats? No senyor, la seva actitud no va canviar. Li dic una cosa, de vegades fins a no veig les hores que se'n vagin de casa i em deixin tranquil·la. Però clar, tinc por que per quan se'n vagin, el jardí quedi destrossat, les plantes s'assequin, i les mascotes es morin d'angoixa ...
    —L'entenc, senyora. Mai m'ha passat, però l'entenc. Com diu vostè, per més que hagi fet tot per ells, perquè es desenvolupin i nodreixin el millor possible, de vegades els fills trien el seu propi camí, lluny de què un els va marcar. A vegades tan diferent és el seu destí, que fins atempta contra la pròpia salut dels pares. I potser el destí dels seus fills sigui aquest: abandonar-la en un racó fred i deixar que el seu jardí s'assequi. Enfebrat i esgotada. Però tingui alguna cosa ben clar, senyora, que els seus fills -tots els seus fills- sempre sabran que mare, hi ha una sola.
    Ella va seguir la seva lent i incessant caminar, absorbint el missatge del seu veí. Un raig d'esperança il·luminar el seu atrotinat rostre, i de cop el seu vestit blau va brillar a la llum del sol a què donava voltes. Va somriure tímidament en imaginar com els seus fills, si capritxós evolucionar, tornaven tot l'amor que els havia donat i començaven així, a cuidar el seu jardí i les seves mascotes.

    Perseverance

    Perseverance

    PERSEVERANCE


    A la sala de control regnava una gran tranquil·litat. Res comparable amb el nerviosisme de feia uns dies quan el Perseverance havia d’aterrar sobre Mart.
    Ara la feina era molt rutinària. Es reduïa a controlar que els munts d’informació que enviava el “Percy” quedessin ben registrats en les bases de dades del projecte.
    Els investigadors se’n cuidaran d’estudiar-les i posar al descobert els secrets que amaga el planeta vermell.
    La Jenny era una noia encantadora, una mica rosseta amb un cos generós i uns llavis petoners. Aquella tarda en trobar al seu company Andrew a l’esplanada del pàrquing s’havien saludat amb un petó i un “bon dia”.
    Els dos havien acabat la carrera d’enginyeria i era la primera feina de veritat que tenien. S’havien fet amics i formaven un tàndem molt eficaç. Feien l'horari de tarda i rellevaven un equip que s’havia passat tot el matí observant els indicadors de flux i l’entrada de dades i metadades que enviava el “Percy” des d’allà dalt.
    A aquella hora estaven sols al comandament del programa i només calia controlar que no es desajustés cap variable. De tant en tant calia ajustar alguns paràmetres per millorar algun detall, però aquesta feina, sempre la reservaven per la Jenny, que tenia més traça en combinar els factors i li havien deixat una llista de feines pendents.
    Aquella tarda, de tant en tant s’observava un salt en les imatges. Era com si per uns moments la recepció de les imatges es perdés en la immensitat de l’espai.
    Els controladors, comprovant els paràmetres de recepció, van deduir que segurament el giny deuria d’haver passat per damunt d’algunes pedres i no li van donar importància.
    Passada la primera estona de treball, la feina es tornava ben avorrida, la Jenny ja s’havia empassat un parell de novel·les romàntiques i ara n’estava llegint una de Carl Sagan. El tema era molt adequat per la situació que estava controlant. El títol, només, ja presagiava que podia interessar-li molt més que altres escrits de l’eminent professor. En efecte, el llibre “Comunicació amb la intel·ligència extraterrestre” era un tema perfectament adequat per l’entorn que tenia. Les seves quatre-centes i escaig pàgines li proporcionarien unes interessants hores de lectura i ves a saber si potser li servirien quan els marcians descobrissin el Rover Perseverance.
    —Andrew, posat els cascs, que em desconcentres amb la musiqueta del joc! —li va demanar al seu company.
    —És que els auriculars, avui, em fan mal de cap. Ja ho posaré més fluix...
    I tot i que el va afluixar una mica, no hi havia manera de poder concentrar-se en la lectura.
    —Què et passa avui? Què potser tens les orelles tapades...?
    —Ahir en sortir d’aquí vaig anar a trobar els amics a un pub i sembla que em vaig refredar una mica... Avui els sorolls em ressonen per tot el cap i no ho puc suportar.
    La Jenny va respirar profundament i no va contestar. Per un dia, s’aguantaria les ganes de llegir. Segurament al cap d’una estona pararia de jugar i faria alguna altre cosa. Com que no podia fer cap altre cosa, va seguir mirant el monitor de la imatge del Rover.
    Una immensa planúria s’obria davant seu. Algunes pedres trencaven la uniformitat del terra. El giny estava aturat una estona mentre que per la part superior de la pantalla es veia l’Ingenuity que volant per damunt d’ell li anava indicant el camí a seguir. Llavors començava a avançar un altre tros fins que tor-nava a aturar-se.
    De cop, una altre vegada, la imatge va mostrar una perspectiva diferent, com si s’hagués mogut una mica però el desplaçament no s’havia registrat.
    La Jenny va comprovar els comandaments novament. Ara el velocímetre havia registrat una acceleració sobtada i el sensor d’estabilitat un sotrac, com si hagués caigut d’una certa alçada. Però el funcionament general era correcte i va seguir mirant les pantalles de control.
    L’Andrew havia acabat la partida i també s’estava mirant la pantalla de vídeo. Tot d’una, van observar que el Rover havia fet un altre salt, havia tornat a avançar un tros més endavant i a continuació es sentia un sorollet indefinit que no es podia identificar.
    —Has vist?. El “Percy” ha avançat una mica més sense cap explicació...
    —Sí, aquesta tarda fa el tonto... Però sembla que tot està normal.
    L’incident els va fer seguir observant detingudament la pantalla del vídeo. De tant en tant la imatge feia un salt i canviava de posició.
    Ara coincidint amb el salt, el sorollet l’havien sentit més proper.
    Intrigada, la Jenny va ajustar els sensors de so i les càmeres del Rover i llavors, en girar-les cap enrere, va poder observar una ombra com d’un peu.
    Per els altaveus es va sentir un so metàl·lic:
    “Komt uede dirq e noxu tis les koses...?.

    L’aprenent

    Planeta errant

    Planeta errant

    Flotant l'un al costat de l'altre en un llit de pols còsmica. Com si tot l'espai fos només per a
    nosaltres. Prometeu i Pandora vetllant-nos en les seves rondes. Els nostres cossos eteris
    fregant-se suaument en giravoltar. Resseguint-nos els contorns translúcids incapaços de
    resistir cap altra gravetat. Enduts per l'èxtasi del contacte orbital. Abandonats del tot a
    l'espectacle mut de colors i ombres.

    Sorgeix de sobte. Ho noto. Una subtil alteració en el camp magnètic. La reconec. En un punt
    remot de l'univers està creixent una petita taca. Una massa fosca i glaçada ha sortit de la seva òrbita i ara ja és imparable. El centaure es va apropant a molta velocitat, en silenci. Arribarà d'aquí a cinc minuts llum. Tu no el detectaràs fins una dècima de segon llum abans que m'impacti. La col·lisió serà més forta que la teva força gravitacional. M'arrencarà de l'anell i se m'endurà entre nebuloses. I tu i jo mai més orbitarem el mateix sol.
    JOVE

    Destinació 21-sht

    Destinació 21-sht

    -Aquí la Terra contesteu! Aquí la Terra a coet en direcció a 21-sht, contesteu!

    -Aquí coet en direcció a 21-sht, tot està correcte en ordre. Esperem noves ordres.

    Estem a l’any 3224. S’acaba de llançar una nova missió d’entre altres. Es tracta del satèl.lit Spointik. Capaç de resistir a grans temperatures gràcies al seu escut tèrmic, nou i millorat per part d’Abhtrik Spontik, d’aquí ve el nom del satèl.lit. Però no només té un gran escut, sinó que és el primer satèl.lit comandat i conduït per robots. Van haver-hi bastants problemes i accidents en voler tripular-lo amb éssers humans així que es va inventar i programar un robot per fer aquesta feina.
    El 38 de febrer de 3224 ,a les dues de la matinada, va despegar des de Hawaii el coet Saturnik que portava l’Spointik amb el seu únic tripulant: el robot St-boint inventat per la gran geni Atroft Spot juntament amb més col·laboradors

    La finalitat d’aquest satèl.lit és i serà viatjar durant dos-cents anys a la velocitat de la llum, aquesta fita ja s’ha aconseguit, fins a l’exoplaneta 21-sht. Es tracta d’una massa rocosa d’uns 2.411,3 km de diàmetre, amb una força gravitacional per considerar-se planeta nan. Situat a la galàxia 894-E formada principalment per estrelles tot i que també abunden molt les nebuloses i la pols còsmica. Entre aquestes nebuloses hi ha un sistema solar conegut com a Sistema Extrasolar 3. I aquí és on es dirigeix l’Spointik actualment. Ja ha sortit de l’abast de la gravetat terrestre així que es desprendrà del coet Saturnik i continuarà el viatge fins a aterrar a 21-sht. On farà un seguit d’experiments, proves més específiques i donarà resultats més precisos gràcies al seu tripulant.
    Tota aquesta missió cap a l’exoplaneta 21-sht és deguda al seu sòl rocós. Conté una quantitat excessiva d’ombresi. Un mineral capaç de produir una gran quantitat d’energia. El 23 de març de 3211 va caure a Mart un meteorit amb aquest mineral, que es van fer experiments amb ell es va descobrir aquesta gran propietat. Era més rendible i eficaç que els minerals com l’urani o el radi que extraiem de la Terra. Llavors ens vam posar a investigar la procedència d’aquest meteorit. Quan la vam trobar, vam idear aquest satèl.lit perquè arribés fins a 21-sht i investigués i que pogués analitzar i extreure aquest mineral. Si la missió fos un èxit podríem viure tranquils durant uns quants milions d’anys. Ja que encara que ens haguem traslladat a viure a Mart continuem extraient l’energia de la Terra i diversos estudis recents ens han alertat que d’aquí poc haurem exhaurit tots els recursos de la Terra.

    -Aquí satèl.lit Spointik, divisem el Sistema Extrasolar 3.

    -Activeu propulsors.

    -Activant propulsors. Entrem a l’ órbita de 21-sht.

    -Prepareu per a efectuar l’aterratge.

    Ara, una part de l’Spointik se separarà que serà la que aterrarà a l’exoplaneta. I l’altra seguirà donant voltes com a satèl.lit, recollint també informació.

    -Aterratge efectuat.

    -Visca! La missió ha sigut un èxit! Bravo!

    -Esperem ordres.

    -Traieu els drons per cartografiar el planeta nan.

    -Drons a l’exterior.

    -I ara deixeu anar els robers perquè analitzin el sòl de 21-sht.

    -Robers a l’exterior.

    Després d’uns dies d’analitzar i explorar el planeta l’aventura continua…

    -Envieu-nos mostres de roques del 21-sht.

    -Teletransport de mostres.

    El teletransportador ha sigut un invent molt recent, ja utilitzat en missions o casos especials.

    -Mostres rebudes. Perfecte!

    Després d’analitzar les mostres al laboratori es veu com aquesta roca està composta en gran part d’ombresi. S’ha posat en pràctica aquesta propietat tan beneficiosa i s’han pogut alimentar totes les cases amb llum elèctrica. En resum: és una gran font d’energia capaç de salvar a la humanitat.

    Uns anys després diferents missions s’han estat enviant cap a 21-sht. Ja en són unes quaranta que hi han aterrat i actualment estan extraient grans tonelades d’ombresi. Aquí a Mart la vida ha millorat, ja que tenim energia de sobres. Però també han aparegut problemes com: tràfic d’ombresi fals, pillatge en les centrals d’energia… Això és degut al gran valor d’aquest mineral que es calcula un preu de 50.000 euros un quilo d’ombresi. Afortunadament està ben repartida aquesta energia. Encara que podria alimentar a grans màquines de guerra per això planteja un problema: està correcte l’ús d’aquest valuós mineral? Depèn en quines mans caigui, per això s’han confiat els magatzems on el guarden a persones justes i lleials. En faran un ús correcte o se’n aprofitaran d’aquest poder?

    Enxaneta

    Enxaneta

    Avui he decidit no realitzar més operacions per estalviar suficient energia per aguantar tota la "nit": Seny.
    He aconseguit no allunyar-me molt del meu recorregut i així no perdre l'òrbita: Equilibri.
    Estem a mitjans d'agost ens acostem al cinturó d'asteroides de les Perseides, els grans m'han protegit dels meteorits més perillosos: Força.
    Tinc por dels meteorits que passen pel meu costat, però tot hi així he obert les plaques solars per aconseguir energia: Valor.

    Força
    Equilibri
    Valor
    Seny

    Em vaig repetir molt aquestes paraules des de que em van posar el nom: Enxaneta.
    Més de 10.000 nens de tot Catalunya van estar discutint sobre el nom que em posarien. Van sortir deu finalistes, entre ells: Llampec, Intrèpid, Llibertat, Flaix ... i Enxaneta.
    Sé que les cinc nenes que van proposar aquest nom confiaven en mi, haig de complir les seves expectatives. El nom Enxaneta és més que un nom, representa una cosa petita però que és imprescindible i jo haig d'aconseguir que aquest nom em representi. Ja sóc petita perquè sóc igual de gran que una caixa de sabates, ara només haig de fer molt bé la meva feina per merèixer aquest nom. Sé que ho puc aconseguir.
    Tinc una missió petita però important. Haig de vigilar els llocs més remots del món, els llocs on els satèl·lits més grans no poden arribar, perduts entre les muntanyes, llocs molt petits, lluny de la civilització. M'haig d'encarregar d'observar tots aquests llocs i transmetre el que veig a la central, són feines com: monitoritzar el cabal dels rius i les reserves d'aigua arreu del territori (no m'agrada banyar-me per això observo de lluny), el seguiment i protecció de la fauna salvatge (m'encanten els animals però no hi ha qui els entengui), la recepció de dades meteorològiques d'estacions en llocs remots (així les persones agafen el paraigua abans de sortir de casa i no es mullen), el monitoratge de moviments del sòl per preveure desastres naturals, el monitoratge de ramats i de conreus per detectar malalties (les ovelles sempre s'escapen i les cabres sempre es queden atrapades en els barrancs.)... Jo m'encarrego d'observar els llocs petits perquè els detalls són molt importants.
    El Soiuz 2 és l'autobús que ens havia de portar a tots a l'espai. A l'hora del llançament el Soiuz 2 es va posar tan nerviós que no vam poder enlairar-nos. Vam haver d'esperar fins a l'endemà. Ni jo ni la resta de l'equip vam poder dormir aquella nit. L'endemà per fi vam enlairar-nos. Jo em vaig posar al darrere de tot perquè és el que mola més. Vam estar cantat i jugant tot el viatge mentre els de davant ens deien que calléssim perquè volien dormir però... com volien que calléssim amb lo emocionats que estàvem! Vam fer el llançament a Rússia però la majoria de microsatèl·lits no érem d'allà i no parlàvem rus, així que vam estar parlant i cantant en codi binari, que l'enteníem tots. Vaig aprendre a dir algunes coses en rus com: privet (que és hola), do svidaniya (que és adéu), mikrosputnik (vol dir microsatèl·lit) i malen'kiy (que és petit). Quan vaig arribar a l'espai em vaig saber posicionar en el millor lloc per rebre millor l'energia del sol. Els grans al principi em subestimaven però els hi vaig demostrar que estic al seu nivell.
    D'aquí un temps ja sabré moltes més coses, des de la Terra enviaran més microsatèl·lits i jo els podré ensenyar el que he après perquè seré la més veterana. A més a més la vida a la Terra millorarà molt gràcies a mi, perquè els llocs que abans no estaven controlats, jo els estaré vigilant. Som molts fent aquestes petites feines, fent pinya la ciència avança.

    TOT ATAC TÉ LES SEVES CONSEQÜÈNCIES

    TOT ATAC TÉ LES SEVES CONSEQÜÈNCIES

    Avui fa 76 anys que va haver un abans i un després en la història, concretament a Hiroshima i Nagasaki. Els bombardejos estatunidencs sobre les dues ciutats japoneses van causar el fi de la Segona Guerra Mundial provocant desgraciadament una estimació de 246.000 morts. La bomba nuclear "Little Boy", responsable de la destrucció del 70% d'Hiroshima, va ser construïda amb urani-235, l'únic isòtop natural fissible de l'urani. La detonació va provocar una explosió equivalent a 16 quilotones de TNT. La bomba "Fat Man" llançada sobre Nagasaki es va fabricar principalment amb plutoni-239, un element sintètic. L'impacte d'aquesta va ser menor, ja que va causar la destrucció d'un 40% de la ciutat amb una detonació equivalent a 21 quilotones de TNT. Aquests atacs han estat les primeres, i fins ara úniques bombes nuclears utilitzades contra civils. Després d'aquest esdeveniment es van desprendre unes partícules desconegudes que fins quasi seixanta anys després ningú va donar importància.
    Després de cinc anys fent diverses recerques científiques als laboratoris d'investigació més importants com el CERN (Centre Europeu per la Investigació Nuclear) i el JINR (Joint Institute for Nuclear Research) han fet diverses hipòtesis sobre el misteri d'aquestes partícules que les relacionaven amb l'aparició de criatures no pròpies del món actual. Aquestes criatures estan patint unes mutacions genètiques que fan que la descendència de la fauna sigui més semblant a la prehistòrica.
    Fa poc més d'un any es va denunciar l'atac per part d'animals cap a uns excursionistes. Segons les ferides de les víctimes i el que ens van explicar els testimonis, demostraven que no eren pròpies de la fauna de la zona, ja que les mandíbules dels ossos i llops que tots coneixem no concordaven amb les marques dels agressius animals que els van atacar. La descripció exhaustiva que van fer sobre els estranys éssers, deien que la mandíbula de les bèsties era més gran de l'usual, amb una vintena més de dents i els seus ullals eren extremadament afilats i llargs.
    Els atacs anaven augmentant fins al punt de provocar morts. Actualment s'està veient com aquestes bèsties apareixent en les fosques nits de la ciutat, però això no indica que pròximament no s'acostumin a passejar-se de dia. Aquesta possible amenaça està fent que el govern del Japó es plantegi aplicar mesures de seguretat.
    A partir d'aquesta denúncia van anar apareixent casos similars al del primer avís i tots mantenien una relació amb la inusual fauna que demostrava ser similar a la de fa milers d'anys, més o menys cap a l'època dels dinosaures. Aquesta mutació genètica es creu que podria ser provocada per la forta radiació de les bombes nuclears, com van suposar els investigadors. La fusió dels components químics que van desprendre els explosius amb el material genètic dels animals estan provocant aquestes mutacions.
    El govern dels Estats Units va ocultar les primeres morts i va desmentir les hipòtesis dels investigadors japonesos, ja que eren conscients de les moltes conseqüències que ha portat que llencessin les bombes del 1945.
    Vist que hem estat quasi sis dècades sense adonar-nos de l'impacte d'aquests elements sobre la vida animal, qui diu que en un futur les mutacions no afectin també als éssers humans.
  • ADULTO

    ¿Alto rendimiento o alta presión?

    ¿Alto rendimiento o alta presión?

    ¡Por fin! Ya están listas las muestras. Vaya semanita. ¡Hale! Apago y me voy. Ay, ¡qué oscuro está! Se ha hecho tarde otra vez. Bueno, por lo menos es viernes y está el fin de semana por delante. Para acabar el artículo. ¡Los resultados de esta semana nos aportan tanto! Y quedaré con éstas a tomar el vermut. Si se puede. ¿Cómo están las restricciones? Ays, me he vuelto a dejar encendida la luz del inyector. Pero, ¿qué es ese ‘drop’, ‘drop’? ¡Me cagüen! ¡Una fuga! ¿Ahora? ¿En serio? ¡No es el mejor momento! A ver. No veo. ¿Por qué están tan lejos los interruptores de la luz? Ahora. ¡Maldito viejo HPLC*! No hay presión en el sistema…obviamente. A ver. ¡Ajá! la gota se escapa por esta unión. No habremos apretado lo suficiente. ¿Cuánto queda para Agosto? ¡Qué ganas de estar tirada en la playa! ¿O mejor a la montaña? Así a lo mejor no me quemo esta piel tan fría. Bueno, parece que ya no pierde. La presión está subiendo. ¡Ojalá todas las fugas se solucionaran así de fácil!¡Las diez! ¡¿Por qué me dedico a esto?!

    * HPLC: High-performance liquid chromatography (antes conocida como High-pressure liquid chromatography).

    Compromiso

    Compromiso

    Compromiso
    Una mañana, de sábado, el nieto se levantó pronto, y dirigiéndose a la habitación de su abuelo, le dijo:
    - Abuelito, ¿por qué no me llevas hoy al colegio?
    - ¡Hoy!, No hay colegio, - contesta sorprendido Valentín, el abuelo,
    - ¿No? Contesta con incredulidad Valeriano, el nieto.
    - ¿Y por qué no?, - sigue preguntando el niño?
    - Porque los sábados no hay colegio.
    - Vale abuelo, de todas maneras yo, si no te importa quiero comprobarlo.
    - De acuerdo, dice el abuelo, desayunamos y vamos a hacer esa comprobación, también nos servirá de paseo matutino, que es muy saludable.
    Con esto, nieto y abuelo se acercan al colegio del niño y comprueban que efectivamente las puertas del mismo están cerradas a cal y canto.
    Al constatar este hecho, el niño, exclama:
    - ¡Qué pena!, - yo que quería estudiar un poco más y aprender cosas nuevas.
    - ¡No te preocupes!, - yo te las voy a enseñar cada día que no tengas colegio, - le contesta el abuelo entusiasmado, por la petición de auxilio formativo que le acababa de lanzar su nieto.
    -¡Qué bien!, - dice el niño. ¿Y qué me vas a enseñar?
    - Hoy, te voy a enseñar el concepto de electricidad estática.
    - Con esta conversación nieto y abuelo llegan a casa, y como el resto de la familia se había levantado y estaban desayunando, les pregunta Luis, el padre de Valeriano:
    - ¿Dónde habéis ido tan temprano?
    - Hemos salido a dar una paseo, hasta la escuela, contestan.
    - ¡Caramba! - Exclama, Antonia, su madre.
    - Sí, es que Valeriano tiene hambre de conocimientos y yo voy a alimentarle en ese aspecto, dice Valentín.
    - ¡Yo también quiero aprender más!, - dice Rosa, su nieta.
    ¡Qué alegría!, - Exclama Valentín, pues vamos a ello, si con un alumno ya estaba motivado, imagínate con dos, estoy por las nubes.
    Y acto seguido, Valentín les explica a sus dos nietos el concepto de cargas eléctricas y de electricidad estática, y les hace una demostración práctica con un trocito de papel, un bolígrafo y su propio pantalón.
    La secuencia de la explicación-demostración fue la siguiente:
    Imaginaros una partícula muy pequeña a la que hemos bautizado con el nombre de electrón y que se desplaza de un material a otro, por la acción del frotamiento que provoca que ambos materiales, que en principio estaban cada uno equilibrado con sus cargas negativas y positivas se desequilibren, y uno quede cargado con exceso de electrones, que son las cargas negativas y el otro con defecto de los mismos.
    Y como sabemos que todos los materiales están en equilibrio electrónico interno y que debido al frotamiento este equilibrio se rompe, si acercamos ambos materiales que ya están cargados con distinta carga electrónica, se establece una fuerza de atracción entre los mismos que provoca que se desplacen hasta tocarse.
    Y esto que os he explicado lo vamos a demostrar.
    - Cogemos este bolígrafo de plástico, de capuchón grueso, en este caso de unos doce milímetros de diámetro que os enseño, frotamos por el lado del capuchón en la parte baja del pantalón de algodón, que llevo puesto, sin presionar la pierna, para más comodidad, cortamos un pequeño trozo de papel de unos cinco por cinco milímetros aproximadamente.
    - Luego depositamos el trocito de papel sobre una superficie plana y horizontal, frotamos el bolígrafo en el pantalón durante unos treinta segundos, acercamos el bolígrafo por la parte de la superficie frotada a unos dos milímetros del papelillo y ¡he aquí la magia de la ciencia!, el papelillo se desplaza verticalmente hacia arriba quedando pegado en el bolígrafo.
    - ¡Qué guay! - Exclaman los niños al unísono.
    - Yo no he entendido casi nada de lo que nos has explicado, abuelo, pero la demostración práctica que nos has hecho me ha encantado, comenta Valeriano.
    - Bueno yo he entendido algo más, probablemente, porque soy la mayor de los dos, pero estoy de acuerdo con mi hermano, la demostración práctica también me ha dejado con la boca abierta.
    Y con esta pequeña iniciación, los niños siguieron pidiendo más y más clases cada día, y su abuelo encantado de explicarles conceptos científicos elementales, motivando poco a poco de esta forma tan sencilla a dos personas, que se fueron convirtiendo, en enamorados de la ciencia y de la investigación.
    Pasados los años, Rosa y Valeriano entraron en la universidad y cursaron estudios técnico-científicos.
    Posteriormente entraron en el mundo laboral y sus vidas les llenaron, aportando además su granito de arena a una sociedad que hicieron cada vez más justa y más preparada, para vencer las dificultades de trabajos difíciles de realizar sin ayuda técnica.
    Ella investiga sobre enfermedades actuales y planifica las metodologías de intervención inmediata, en el abordaje de nuevas posibles amenazas sanitarias que puedan aparecer en el futuro, y él trabaja en la creación, planificación y desarrollo de proyectos innovadores de desarrollo de productos y gestión medioambiental.
    Arroyo

    curiosidad infantil

    curiosidad infantil

    La garganta del gato está abierta. Nadie le dijo al precoz científico que estos animales no tienen motor

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    El agua, menudo caracter. ¡Que le pregunten al PH!

    Erase que se eran las moléculas de agua. Vivian alegremente entre los cero grados que las congela pasándolas a cubitos de hielo y los 100º que las evapora cual humo. Grados Celsius que no es mal sistema de medida. Así pues, el agua con sus moléculas parecía estar tranquila y feliz en ese estado tan fluido y atemperado, sirviendo para múltiples aplicaciones en la naturaleza del planeta tierra.
    Pero no todo era la armonía que así, mirando a la superficie, pudiera parecernos. Fijándonos en ella nos percatamos de que, en realidad, esta tensa, tanto, que pueden pasear sobre ella aquellos insectos avispados que la conocen bien. Y es que, ha diferencia de los solidos tan unidos y cohesionados siempre, tan apegados, tan juntitos todos sus átomos, la molécula de agua esta consigo misma en un continuo y constante me quiero, no me quiero, me separo, me uno, del amor al “ahí te dejo”, de una manera tan continua, tan cíclica, que su molécula se separa y une una y otra vez en un constante ni contigo ni sin ti, hasta que decide volverse a unir.
    Hay que explicar que dicha molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxigeno, lo que los químicos sesudos llaman H2O. Este, el oxigeno ¡es un elemento! no como todos los demás de la tabla periódica, ¡no! Es un metomentodo sin ningún freno ni control que todo lo oxida o casi todo y aunque esa es otra historia se pasa el día malmetiendo a los dos hidrógenos.
    La cosa es que estos tres átomos que juntos se llaman agua y tanto bien hacen juntos y tanto necesitamos, se separan a cada rato y no cada cual por su lado y a otra cosa mariposa, si no que se despiden en dos bloques: por un lado, el oxigeno con un hidrogeno juntos y en pandilla, formando un Basílico, y por otro lado el otro hidrogeno, que queda un poco perplejo por allí, perplejo, solo y enfadado. Se le conoce como Hidrogenio.
    Cuando son muchos más hidrogenios (H+) que basilicos (OH-) en esa agua, su mal humor es tal que esta se vuelve ácida y ¡como para meter el dedo en ella o beberla!, estaría agria y es tal su mal humor, que hasta se nos quemaría la piel. Tal es la cuestión que lo utilizamos cuando se pone así, para desinfectar superficies de microorganismos, por ejemplo.
    Cuando son más los Basilicos, OH-, el agua se hace básica, vamos, nada sofisticada. Le llaman alcalina y también tiene su carácter y por tanto su utilidad. Ejemplo como desengrasante.
    En ciencia, se mide esta situación de desencuentro en la molécula de agua con tiras de colores y se dice que se está midiendo el PH. La escala va del 1 al 14. Si hay más H+ es agua ácida (del 1 al casi 7) y si hay más OH- es agua alcalina (más de 7 hasta 14). Cuando hay 7, reina la paz y es agua neutra.
    Y así es como en el agua están separándose y uniéndose sus OH- y sus H+, tanto y a tanta velocidad, que a nuestra vista de humanos parece fluida y en calma, pero vista al detalle, tiene una frenética actividad molecular y un PH que podemos cuantificar para utilizarlo en nuestro beneficio. Y…colorín, colorado, ácido o alcalino según el color que resulte cuando lo midamos.


    El huevo de Schrödinger

    El huevo de Schrödinger


    La Universidad Hebrea de Jerusalén es la institución que custodia los más de ochenta mil documentos personales que Albert Einstein legó a ese centro. Un número indeterminado de originales, no obstante, permanece en manos de particulares; como una carta que dicha entidad compró en 2010 por mil ochocientos dólares antes de que saliera a subasta: fechada en 1925, Erwin Schrödinger la había escrito al físico alemán desde el sanatorio de Arosa (Suiza), donde se recuperaba de su enésimo brote de tuberculosis.
    Este es un fragmento de su contenido:

    /…/
    Permítame ahora, apreciado Albert, que me desvíe un instante de las disquisiciones cuánticas con las que le estoy atormentando en esta carta, para hablarle de algo que, en mis delirios febriles, creo que está más relacionado de lo que parecería a primera vista con los debates existenciales que ocasionalmente nos enfrentan. Y para ello he de remontarme a un breve acontecimiento de mi infancia.
    Cuando era pequeño, en mi casa se celebraba la Pascua de manera significada, hecho comprensible siendo mi madre luterana y mi padre católico y muy cumplidores ambos en cuanto a festividades religiosas se refiere. Yo tendría unos seis o siete años y recuerdo que me llevaron con ellos a la reputada pastelería Gerstner, en el centro de Viena, para adquirir el tradicional huevo de chocolate. Nos atendió, lo supe tiempo después, Anton Gerstner, su fundador y amigo de la familia y que, ya mayor y retirado, seguía acudiendo al establecimiento regentado entonces por su hijo. Aquel año, pienso ahora que quizá para aumentar las ventas y remontar la crisis económica que asolaba Austria y Europa entera, el hombre había tenido la feliz idea de introducir, dentro de cada huevo, una figurita de barro cocido relativa a diferentes personajes de los cuentos de los hermanos Grimm, que por aquellos días gozaban de cierto resurgimiento debido a una edición con muy buena acogida popular; no por los relatos en sí, sino por las ilustraciones que los acompañaban y el nombre de cuyo autor no recuerdo en este momento [1], pero que a mí me fascinaban. Escogí el cuento de Los Músicos de Bremen, porque era con el que estaba aprendiendo a leer. La estrategia del señor Gerstner, claro, consistía en obligar al cliente a comprar varios huevos, cuatro en mi caso, ya que los protagonistas eran un burro, un gato, un perro y un gallo. Pero aunque mi familia era adinerada, mis padres intentaban educarme en la contención y la austeridad, algo paradójico teniendo en cuenta el lujoso local en el que nos encontrábamos. No compraremos los cuatro, Erwin; escoge uno, me dijo mi padre que, a pesar de mis súplicas, se mostró inflexible. El señor Gerstner, al ver mi decepción, se agachó con no poca dificultad hasta mi altura y me dijo: «Piensa que, elijas el que elijas, no sabrás qué animal es el que se oculta en su interior; así pues, estarán los cuatro mientras no lo abras». Quedé mesmerizado por la magia de aquel argumento y me pasé la mañana del Domingo de Resurrección debatiéndome entre romper o no la cáscara de chocolate. Naturalmente, sucumbí a mi curiosidad infantil. El huevo contenía un gato, animal por el que, debido a su carácter hermético, siempre he sentido atracción y rechazo a la vez.
    Ignoro por qué, entre las fórmulas y ecuaciones con las que me paso las horas peleando, aparece con recurrencia ese hasta ahora olvidado episodio de mi vida; pero el instinto, quizá espoleado por la fiebre, me sugiere que la metafísica explicación del señor Gerstner ha de tener un papel en estos debates con los que nosotros, científicos brillantes pero pobres filósofos, pretendemos comprender el universo subatómico como si se rigiese con las mismas leyes que el mundo que nos rodea.

    [1] Robert Leinweber (N. del T.)


    El plegador de proteínas

    El plegador de proteínas

    La fiesta de los solos y solas había comenzado temprano. Con el pago de la entrada me garantizaron que no me iría solo y estaba convencido de que así seria. La música estaba en su mejor momento y la línea de conga ya sumaba más de cien personas. La cadena humana se desplazaba arrastrada por una fuerza misteriosa a través de la pista de baile que habían dispuesto en el jardín. La noche estaba cálida y unas gotas empezaron a caer. Los más coquetos, aquellos que habían pasado el día entero en la peluquería preparado su peinado, se dirigieron hacia el centro de la pista, arrastrando a sus vecinos de la cadena. Allí, se empaquetaron bajo un pequeño techo redondo que los mantenía a resguardo del agua y no salieron más. Eso afecto seriamente la circulación de la línea de conga que ahora se limitaba al recorrido que podían hacer los coquetos sin mojarse. Cuando alguno estaba por abandonar la zona seca, el movimiento de la cadena se invertía volviéndolos a poner en un lugar seguro.
    Desde la visión privilegiada del Dj en las alturas, lo que, tan solo unos minutos atrás fuera una perfecta línea recta de conga, se había transformado en una curva con múltiples invaginaciones hacia el centro cada una liderada en el extremo por un coqueto que no estaba dispuesto a abandonar la zona seca.
    Pero la lluvia fue solo el comienzo de una serie deformaciones que siguieron a continuación. Cada nuevo rulo en la cadena dio lugar al encuentro de personas que se hallaban distantes en la línea. Dependiendo de la química de las parejas que se encontraban, la movilidad local se restringía en mayor o menor medida. En el caso extremo, algunos encuentros se materializaban en abrazos que derivaban en una detención total del movimiento en esa parte de la cadena. Cuando el abrazo parecía evolucionar hacia otro tipo de cariños extra, los chaperones que estaban por doquier se encargaban de poner las cosas en su justo lugar. El Dj observaba con preocupación cómo el movimiento de la línea iba perdiendo fluidez y se transportaba en una estructura compacta y estable cada vez más estática.
    En un momento y de manera abrupta la música cesó, el silencio invadió el lugar y los reflectores se encendieron iluminando la pista de baile.
    Fue entonces... cuando los aminoácidos, que se habían creído bailarines formando parte de una línea de conga, se dieran cuenta de la verdad. ..
    Que cada uno de ellos, no era ni más ni menos que un eslabón de la cadena proteica que acababa de formarse y que eso significaba, que efectivamente, como me garantizaron, yo no me iría solo esa noche.
    Que los coquetos que escapaban de la lluvia, no hacían más que ser fieles a su naturaleza hidrofóbica que los llevaba a ocupar los lugares interiores lejos del agua que los rodeaba.
    Que nadie tenía brazos y que los abrazos que habían imaginado eran los puentes de hidrogeno que algunos habían formado.
    Y que tampoco tenían piernas y la fuerza misteriosa que los movía a través de la pista era …
    Fue entonces cuando el plegador de proteínas que se había creído escritor y se imaginó una historia mientras trabajaba frente a su computadora, se dio cuenta que la tarea estaba terminada. Arrastrando con su ratón partes de la cadena de un lado a otro había logrado finalmente una conformación estable. Estaba listo para enviar la estructura de la proteína a un laboratorio que se encargaría de sintetizarla y el relato que había escrito a un concurso de inspiradores de la ciencia.

    El universo de la marmota

    El universo de la marmota

    El 2 de febrero de 1992 a las 7 horas, 20 minutos y 30 segundos (GMT-4), Punxsutawney Phil salió de su madriguera y vio su sombra, lo que significaba que el invierno de ese año duraría seis semanas más, una de tantas ocasiones en las que tal predicción no se cumplió. Independientemente del resultado, el Punxsutawney Groundhog Club lo celebró repartiendo pastel de melaza entre todos los asistentes.
    Poco antes de las 12 de ese mismo día, Phil entró en clase de Meteorología y Geofísica del profesor Ballfloat. No le interesaba en absoluto esta asignatura, pero a ella asistía Rita, por la que estaba colado hasta los huesos. Durante una hora, la pizarra se llenó de ininteligibles fórmulas que relacionaban la temperatura de rocío con la presión atmosférica según las ecuaciones de Hardy, Wexler y Greenspan. “Juro que os odio, Hardy, Wexler y Greenspan. A los tres y vuestras jodidas isotermas.”, se le oyó susurrar antes de salir por la puerta de manera precipitada al finalizar la clase. Ya en el pasillo, espero a que Rita saliera, y se dirigió a ella para invitarla esa tarde a tomar un chocolate caliente en el Tip Top Café. Rita le miró y se tomó un tiempo antes de rechazar la invitación. “Lo siento, odio el chocolate”.
    Tras finalizar la Universidad, Rita conoció a un agente de seguros, con el que se casó 3 años después. Sacó su plaza de meteoróloga en el National Weather Service's Central Pennsylvania Forecast Office tras varios años de preparación. Tuvo dos hijos, Bill y Andy. Se divorció en el año 2021. Murió en el año 2045, acostada en la cama de su casa, mientras escuchaba "Rapsodia sobre un tema de Paganini", de Rachmaninov.
    Phil no terminó sus estudios universitarios. Decidió aceptar un trabajo en una empresa local llamada AccuWeather, en State College. Su trabajo consistía en levantarse todos los días a las 6:00 AM para supervisar la toma de medidas de la temperatura de rocío y otras variables climáticas de la red de estaciones meteorológicas del estado de Pensilvania. Se enamoró varias veces, pero nunca se casó. Cursó clases de piano durante varios años, aunque nunca terminó de dominar la técnica. Murió en febrero de 2031 en el patio de su casa, por una cardiopatía aguda, ahogado de calor, aunque ese año Punxsutawney Phil también había visto su sombra al salir de su madriguera.
    Pasaron muchos años.
    En el año 2525, tras la desertización total de la Tierra, la humanidad trasladó su hábitat a otro planeta. Milenios después, el éxodo se realizó a otro sistema estelar. Tras un millón de años, ya no vivía ningún ser humano en el universo. El Sol quemó toda su energía al cabo de 5000 millones de años, convirtiéndose en una estrella enana blanca. La última estrella se apagó al cabo de 1 billón de años. Por otro lado, la expansión acelerada del espacio-tiempo hizo que el universo se dilatara, la energía oscura produjo la separación de toda la materia contenida en él, hasta que todo quedó reducido a átomos esparcidos. Finalmente, la interacción electromagnética no fue suficiente para mantener las partículas unidas y sólo quedó radiación. Por último, se produjo la muerte térmica del universo.
    Debido a las fluctuaciones cuánticas del vacío, al cabo de 10^(10^(10^56 ) ) años se produjo un nuevo Big Bang. Al cabo de 10^-33 segundos, la inflación cósmica expandió el universo 90 órdenes de magnitud. Al cabo de 3 minutos se habían formado lo primeros núcleos atómicos. 300000 años después, la radiación se separó de la materia y se hizo la luz. El Universo siguió expandiéndose y la gravedad produjo la acumulación de materia. Tras 250 millones de años aparecieron las primeras estrellas y galaxias. Millones y millones de años después se formó la Tierra, aparecieron los primeros seres vivos, y poco después el homo sapiens empezó a escribir la Historia.
    Aproximadamente 13800 millones de años después de aquel Big Bang, a las 13 horas, 3 minutos y 12 segundos del 2 de febrero de 1992 (GMT-4), Phil salió apresurado de la clase de Meteorología y Geofísica del profesor Ballfloat, mascullando “Juro que os odio, Hardy, Wexler y Greenspan. A los tres y vuestras jodidas isotermas.” Ya en el pasillo, esperó a que Rita saliera, y se dirigió a ella para invitarla esa tarde a tomar un chocolate caliente en el Tip Top Café. Rita le miró y se tomó un tiempo antes de contestar, momento que aprovechó Phil para añadir “También tienen un pastel de melaza buenísimo”.
    ꟷOdio el chocolate, pero me encanta el pastel de melaza. Nos vemos a las cincoꟷ contestó Rita, guiñándole un ojo.
    Mientras, el Punxsutawney Groundhog Club seguía celebrando la fiesta del día de la marmota, repartiendo pastel de melaza entre todos los asistentes.

    Ese toque invisible inspirado por Génesis.

    Ese toque invisible inspirado por Génesis.

    Consuelo miró al horizonte desde la terraza del café. Era una vista impresionante en la que se podía contemplar toda la ciudad. Su pequeña ciudad. Llena de callejuelas y recuerdos, donde había pasado la mayor parte de sus 56 años. Este local era su preferido: buena gente, buena música y buenas vistas. Un bálsamo reparador para todo lo que había pasado y lo que quedaba por pasar.
    Cogió la magdalena del desayuno y la mojó en la humeante taza de cacao. Cerró los ojos, y sus papilas gustativas se llenaron de momentos de su infancia en casa de su abuela, de aquellas mañanas de sábado de infinitas posibilidades con música de John Barry de fondo.
    - ¿Puedo sentarme? –Escuchó la mujer, saliendo de su ensoñación. Era un hombre calvo y menudo vestido de oscuro, con una sonrisa que irradiaba paz.
    El primer pensamiento de Consuelo fue considerar que había que tener cuidado, pero, de alguna manera extraña, sabía que podía confiar en él.
    - Si, por supuesto. Siéntate. – Manifestó Consuelo. - ¿Quieres tomar algo?
    - No lo había pensado, pero ese almuerzo parece muy apetitoso. ¿Puedo pedir lo mismo?
    La madura dama llamó con su mano al camarero, indicándole que quería un desayuno idéntico para su invitado.
    - Te lo agradezco, Consuelo.
    - ¿Me conoces? – Interpeló extrañada.
    - Si, por supuesto. Y antes de que me preguntes, permíteme que tengamos algo más de intimidad. – Expuso el agradable hombrecito.
    Chasqueó los dedos y ocurrió algo maravilloso. Todo se quedó congelado en el tiempo: las personas en las mesas cercanas, los coches que se veían como hormiguitas desde la terraza, e incluso las aves del cielo. Era como estar en una fotografía de 360º.
    - No te asustes. Es un truco muy usual crear burbujas temporales. Es ciencia, aunque te parezca hechicería. Como bien decía Clarke: “Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.
    Consuelo no sabía qué decir.
    - A mí me pasaría lo mismo en tu situación. – Observó el pequeño hombre. -Me llamo Grant y vengo de lo que vosotros llamáis otra dimensión, una de las infinitas que hay.
    - Y para… ¿para qué has venido? – Logró articular la mujer acordándose de episodios de series de ciencia ficción con funestos finales.
    - Para agradecerte ser como eres.
    - ¿Eh? No entiendo. ¿Qué me tienes que agradecer? Soy una persona muy normal, del montón.
    -No te menosprecies. Eres muy importante y tu hija Clara también.
    - ¿Mi hija Clara?
    - Tu hija Clara, la gran inventora, la que traerá una época dorada al mundo con sus técnicas para dar energía libre a todo el mundo, la que acabará con el hambre con sus ideas rompedoras sobre cultivos autoabastecidos en cada casa y que ayudará a sanar la tierra convirtiendo toda la contaminación en estiércol para alimentar la tierra.
    - ¿Mi hija hará eso? No tiene más que quince años. Creo que te has equivocado de persona.
    -No. Ella lo hará y ¿Sabes por qué? Por ti.
    - ¿Por mí? Ya te he dicho que no soy una persona muy especial.
    - Sí que lo eres. El tipo de persona que estudia lo que pregunta su hija para darle respuestas y proporcionarle los medios para que las busque por sí misma; el tipo de persona que se quitaba horas de sueño para grabar documentales de ciencia y arte para que su pequeña los viera; el tipo de persona que vio en la televisión qué pasaba cuando se metían ciertos caramelos en pastilla con sabor a menta en una botella de cola, y que repitió el experimento en casa, poniéndola perdida por el efecto geiser que casi llegó al techo, sólo para que Clara lo viera. Tú eres la que despertó su curiosidad, la que provocó el efecto dominó empujando la primera ficha, la que encendió la mecha de la genialidad, inspirándola. ¿Y me dices que no eres especial?
    - Bueno es que siempre me han gustado esas cosas y sobre todo cuando nació Clara. Quería que viera todo lo que este mundo le podía ofrecer.
    - Ya sabes lo que va a pasar. Es una pena que lo vayas a olvidar.
    - ¿Por qué tengo que olvidarlo?
    - Para que no interfieras en el destino de tu hija. Esas decisiones debe tomarlas sola. He venido a decírtelo porque, aunque no recuerdes lo que te he contado, el sentimiento de satisfacción quedará y te acompañará en las horas bajas. Te servirá para seguir adelante con brío. Las espinacas de Popeye, la poción de Astérix. Es nuestro regalo por ser como eres.
    Grant chasqueó los dedos y el tiempo volvió a correr.
    - ¿Cómo dijiste que te llamabas? –Preguntó Consuelo olvidando la gran revelación.
    - Me llamó Grant y ahí llega ese apetitoso cacao. El nuevo día empieza bien. ¿No crees?

    Fuerzas: Gravedad y Destino

    Fuerzas: Gravedad y Destino

    ¿Alguna vez te has despertando sin ganas de enfrentarte al día?
    Seguramente hayas sentido que tu destino está trazado y que, independientemente de tus acciones, el transcurso de tu día e incluso el de tu vida ya está escrito.
    Esta era la sensación que invadía la mente de Alicia cada mañana. Su ciclo comenzaba tras abrir sus ojos, automáticamente se levantaba, desayunaba escuchando algún podcast motivador -sin éxito-, se aseaba y salía al trabajo sabiendo que al final del día volvería a su cama para despertar al día siguiente y caer en la misma rutina.
    En el ciclo vital de Alicia, al igual que en el de todos nosotros, había momentos mejores, adornados por cosas tan simples como algún menú especial en la cafetería o risas dispersas con amigos; y peores, generalmente debidos a una jornada laboral poco productiva o simplemente a frustraciones inherentes al carácter humano. Pero, al fin y al cabo, independientemente de todo esto, a la mañana siguiente el sol volvería a brillar, ella abriría sus ojos y todo se repetiría.
    Su trabajo consistía en estudiar la respuesta adaptativa de las abejas ante factores externos para mantener la prosperidad de la colmena. Analizando unos datos recolectados durante las últimas semanas, cayó en cuenta de que los seres humanos, al igual que las abejas, estamos programados para desempeñar actividades repetitivas, incluso aunque no nos gusten, con el fin último de asegurar nuestra supervivencia. Cada uno de los miembros de la colmena tiene un rol, la abeja reina es reina desde el día que nace y los zánganos viven a su disposición hasta su muerte. Independientemente de los factores externos, estos roles son impermutables, su destino esta determinado, y de la misma manera lo está el de los seres humanos. Ahora bien, qué es el destino. La definición exacta postula que es una “fuerza” desconocida que actúa de forma inevitable sobre las personas y los acontecimientos.
    Analizando esta definición, Alicia pensó que, si el destino es realmente una fuerza, puede compararse con otra fuerza, la Gravedad. De igual modo que cualquier objeto con masa atrae a otro objeto con masa, y ni tan siquiera la tierra y las estrellas se libran de esa inercia, los humanos, están condicionados y atraídos hacia su destino final, y nada puede modificar dicha fuerza atractiva. Desde el momento en que llegamos al mundo, somos esclavos de nuestro destino de igual manera que estamos afectados por la gravedad. Visto con esta perspectiva, la vida humana resulta deprimente, no importan los factores ajenos, no importa lo que hagamos, nuestra sentencia está dictada.
    No obstante, si este supuesto destino es una fuerza, puede entenderse también como una magnitud vectorial que mide la intensidad del intercambio de momento lineal entre dos cuerpos y, por tanto, puede modificarse o anularse aplicando otra fuerza externa y en sentido contrario. Pero, cuál es esta fuerza. Tras varios días de reflexión, Alicia encontró la respuesta: la voluntad.
    La voluntad se define como una propiedad intrínseca a la personalidad de cada individuo que apela a una fuerza -de nuevo- para desarrollar una acción de acuerdo al resultado deseado. Es decir, si Alicia quería convertirse en la dueña de su destino y modificarlo a su convenir, debía tener voluntad, reajustar su “chip” interno, reprogramarse. Ella, siempre realista, era consciente de que nuestra voluntad está limitada por nuestros sentimientos y emociones, por nuestro entorno socio-cultural ya que no podemos escapar de los caminos inexorables de la vida humana en sociedad, de la geografía que nos rodea, del clima y costumbres del lugar en el que vivimos. La clave está por tanto en endurecer nuestra mente a través del conocimiento para poder recorrer el camino hasta nuestro destino final de una manera satisfactoria. Sabiendo y aceptando este hecho, Alicia reajustó sus días, seguiría realizando las mismas actividades, pero con otra perspectiva, se enfocaría en dejar huella.
    Al igual que ella, cada uno de nosotros debemos abandonar la procrastinación y no aceptar la monotonía diaria. Al fin y al cabo, si todo puede entenderse a través de las leyes de la dinámica, únicamente tenemos que encontrar la magnitud de la fuerza adecuada para que, al abrir los ojos cada día, en lugar de sentir cansancio y pereza tengamos ganas e ilusiones para que, al llegar a la ultima vuelta de nuestro ciclo vital nos sintamos satisfechos.
    El destino es un agujero negro cuya fuerza de aceleración es mayor que cualquier otra, y cuyo fin ultimo es el colapso (nuestra muerte), no obstante, siempre queda un pequeño atisbo de esperanza, pues incluso tras la muerte de una estrella su brillo perdura en el universo durante millones de años, así mismo nuestro camino a través de la vida puede sembrar semillas que perduren en este mundo indefinidamente.

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD

    GRAVEDAD
    Seudónimo: NEWTON
    - A ver Newton, explícanos como tú difieres de la Ley de Gravitación Universal y refutas al brillante científico del cual tomaron su nombre para ponértelo.
    - Yo no sé por qué se ha formado tanta bulla y revuelo por lo que he dicho. No me canso de repetirlo que lo que he expuesto es una idea, una hipótesis primaria que necesita de muchas horas, días, meses o años de estudio para explicarla coherentemente. Me llamó la atención el hecho de que pudiera muy bien explicarse el descubrimiento de mi predecesor de otra forma, de otra manera. Más simple, sin necesidad de acudir a ese fenómeno extraño como una fuerza rara que hace que se ¨atraigan¨ dos cuerpos y, además, que ella es directamente proporcional a la masa de ellos e inversamente proporcional al cuadrado de las distancia que los separa.
    - Entonces tú discrepas totalmente de los descubrimientos hechos sobre la Ley de Gravitación Universal, las leyes de Newton e inclusive ¿cuestionas la existencia de la fuerza?
    - Aguante un momento, en ningún momento me he cuestionado la presencia de la fuerza en la interacción entre dos cuerpos. Respeto y reconozco la brillantez y grandeza de los descubrimientos y formulaciones de Don Isaac, lo que intento encontrarle una explicación más simple y no tan rebuscada y compleja.
    - A ver, explícame tus puntos de vista porque el efecto que hace esa fuerza gravitatoria en cuerpos que no están en contacto físico es fácilmente demostrable en el caso de las mareas por la atracción que hace la luna sobre al mar y el fenómeno de ingravidez de los objetos y cosmonautas cuando se alejan de la tierra.
    - Le voy a explicar esos dos ejemplos desde mi punto de vista pero déjeme antes enunciarle mi idea: Para mí, la fuerza es impulsiva, no atractiva. Me explico. Los objetos tienden a unirse porque una fuerza exterior los empuja, no porque una fuerza interna dentro de ellos hace que se atraigan. ¿Y cuál es esa fuerza? La que durante millones y millones de años han expulsado y siguen expulsando al espacio los infinitos soles y estrellas que pueblan el firmamento. Para circunscribirnos solamente a nuestro planeta, este se encuentra sumergido dentro de un campo de fuerzas generado por estas fuentes inagotables de energía, como un objeto dentro del agua el cual recibe una presión constante en toda su superficie. Por eso es que todo, absolutamente todo, es ¨empujado¨ contra su superficie, no porque la tierra los atraiga.
    En el primer ejemplo. El de las mareas. Hasta ahora se ha explicado como que la luna atrae la masa de agua, la arrastra la cual, por cierto, produce marea alta seis horas después que la luna pasó por ese lugar aunque ese fenómeno se explica por la fricción de la masa de agua que retarda su movimiento. Yo lo explico porque la masa de la luna sirve de pantalla u obstáculo a la fuerza externa y el área debajo de ella recibe menos fuerza de empuje lo cual aprovecha el agua de mar para desplazarse hacia esos sitios, empujada por la mayor fuerza exterior que no ha sido bloqueada por la luna.
    En el caso de la ingravidez que se constata dentro de las naves interplanetarias se explica de igual forma. Sobre la superficie terrestre todo se encuentra empujado hacia la tierra por esa fuerza exterior porque el propio globo terrestre bloquea la fuerza que existe en el lado opuesto del planeta, se rompe el equilibrio y domina la componente exterior. Al separarnos de ella y alejarnos, se restituye el equilibrio y los objetos y los cosmonautas reciben la fuerza de empuje desde todos lados y equilibra la que antes predominaba experimentando la sensación de falta de peso y flotabilidad similar al que experimentan los animales marinos y los buzos al poder ¨volar¨ en el espacio submarino tridimensional del océano al igual que los pájaros en el aire.
    - Te felicito Newton, has expuesto tu teoría brillantemente y con bastantes argumentos los cuales pueden ser objeto de debate y réplica pero basta por hoy. Descansemos y continuaremos mañana, ¿está bien?
    - Padres de Newton. Los he mandado a llamar para informarles que su hijo ha sido dado de alta. Es un chico inteligentísimo y perfectamente normal. Esas ideas suyas pueden estar equivocadas pero demuestran que no puede frenarse el desarrollo del intelecto y de la imaginación a ninguna edad. Que debe estimularse a que las personas investiguen, busquen, desarrollen sus ideas y en esa búsqueda de las respuestas a sus interrogantes y el debate y confrontación de diferentes puntos de vista, tendencias y criterios, nos acercaremos cada día más a la verdad y al descubrimiento de nuevas innovaciones científicas. Felicidades, tienen un hijo brillante.

    La consulta de los treinta

    La consulta de los treinta

    Pestañeo más lentamente de lo habitual, y abro mis ojos; con esta orden, el proyector holográfico procede a su activación. Se da inicio a mi sistema operativo, que dibuja pantallas en el cálido aire que domina mi despacho; este, se encuentra junto al salón principal, en el que es mi hogar.

    Me hallo sentada en mi sillón articulado. A través del pensamiento, manejo este software. Abro el archivo de Yeon-Keller, la más importante de entre las marcas que poseen un alcance interplanetario.

    Corre el año 2071. He probado su tecnología durante doce temporadas. He alcanzado los treinta años, y por ello les debo una respuesta. Me veo en la obligación de comunicarles cuán de satisfactorio ha sido el proceso.

    Leo su consulta:

    «Yeon-Keller: ¿Qué opina de nuestra marca?».

    «Desia Cala: Es habitual oír críticas hacia ustedes, ya que disfrutan de un monopolio. Es vox pópuli que esto fue mal visto en épocas pasadas; no obstante, el invento es absolutamente suyo. Por lo tanto, es justo que tengan la exclusividad de su tecnología de alta predicción. Y así lo dispuso el Consejo. No pienso que la ética empresarial se vea comprometida porque ustedes hayan incorporado un dispositivo en cada elemento electrónico de nuestro país. Tan solo cobran unos céntimos más de lo que les cuesta fabricarlos».

    Me encojo de hombros. Espero que con estas palabras tengan suficiente.

    «Yeon-Keller: ¿Podría calificar la cadena de aprendizaje que experimentó durante su adolescencia?».

    «Desia Cala: Fue algo sobresaliente. Sus videos tutoriales me encantaron, y aquellos ejercicios fueron tan sumamente introspectivos…, que realizarlos fue un gusto. Me resultó muy ameno el verme en diversos escenarios virtuales, como si me encontrara en una plataforma de videojuegos online, escogiendo si quería ir hacia aquí o hacia allá..., dialogando, haciendo shopping, o meditando para despejar dudas acerca de lo que quiero y, sobre todo, cómo lo quiero. Incluso me entristecí, cuando las inteligencias artificiales recopilaron el cien por cien de los datos que se requerían sobre mí».

    No me siento bien. Me levanto, y camino hacia la cocina.

    Gracias a este dispositivo fabricado por Yeon-Keller, mi robot de servicio es conocedor de mis necesidades, y lo que me gusta, lo que prefiero… En estos instantes, me prepara un chocolate exprés, y me dice que el nivel de azúcar en mi sangre es bajo. Antes de ofrecerme una taza, la enfría ligeramente con la luz que sus ojos emanan, para que así la temperatura esté a mi gusto. Ha introducido la cuchara que tanto me encanta usar en primavera. Entonces me recita uno de mis trescientos sesenta y seis haikus preferidos y, finalmente, me ofrece el recipiente con buenas maneras.

    No sé si este chocolate va a aliviarme por completo. Dichosas inquietudes...

    Soy madre soltera. Fue mi elección en base a las preferencias personales que he ido decantando en los registros. Ahora mismo, estoy pensando en que el vehículo autónomo ya debería haber vuelto de pasear a mi hijo… ¿Intuyo que algo va mal? No. No es eso; habría recibido un aviso. Y quiero respetar que mi hijo ha deseado tener algo más de independencia.

    Vuelvo al despacho, pensando en que este malestar es una tontería pasajera. Voy a continuar con la consulta:

    «Yeon-Keller: ¿La implementación de nuestra tecnología le satisface?».

    «Desia Cala: Esta vida material no es perfecta, y no va a serlo en mucho tiempo, supongo. Sin embargo, me alegra saber que mi auto-conocimiento es mejor que antes, y que he estructurado mi vida según mis principios, que mis gustos mantienen su originalidad, y que puedo actualizar todos mis datos cuando lo desee. La respuesta es un sí: esto ayuda a mi bienestar, así como a mi felicidad».

    No siento ganas de escribir más. Al fin y al cabo, solamente es una empresa.

    Vuelvo al salón. Estoy cansada, y me tumbo en el sofá. El robot acerca una silla; se dispone a dar comienzo a una sesión de psicología. La verdad es que mi cerebro lo está pidiendo a gritos.

    —¿Querías hablarme de algo? —El robot inicia la terapia en base a la configuración que hice en su día.
    —El invento de Yeon-Keller es casi perfecto…; y, sobre todo, esto se debe a sus trabajadores. Mira…, la verdad es que no tengo pega alguna. Solo es que…
    —Prosigue.
    —¿Esta vida es ideal? ¿Has visto cómo está el mundo al margen de nuestra Europa?
    —A los dieciséis años, aprendiste a no responsabilizarte de aquello que era de otros.
    —Mantengo que soy feliz, y, que, además, esto otro me disgusta.
    —Bien. Escucha estas palabras, y pon la mano sobre tu corazón… ¿Lo notas? No importa el cómo la vida se exprese, ya sea a través de un cuerpo, la naturaleza, la ciencia…; la vida es, en sí misma, un plan para todos nosotros, y este siempre continúa en marcha.

    LA TABERNA DEL ARCO ASIMÉTRICO

    LA TABERNA DEL ARCO ASIMÉTRICO

    Münchhausen es un inmenso erial sin más interés que su situación estratégica en los límites de la galaxia. Al igual que algunas poblaciones fronterizas de los tiempos remotos, su única ciudad, que da nombre al planeta, es lugar de paso de aventureros, fugitivos e impostores de toda índole, y los peores de ellos (o los mejores, según se mire) se dan cita en la Taberna del Arco Asimétrico.
    A imitación de las legendarias tabernas de la vieja Tierra, en la de Münchhausen hay una diana de dardos, una mesa de billar y un tablero de ajedrez, y su espumosa cerveza azul suelta la lengua y predispone a la credulidad más que ninguna otra bebida del universo conocido, según afirman quienes la han probado.
    Las historias más fantasiosas y disparatadas entran y salen sin cesar de la Taberna del Arco Asimétrico. Algunas son creíbles pero falsas; otras, inverosímiles pero ciertas; y la mayoría, tan falsas como inverosímiles. Entre ellas, y dadas las características del local, menudean las relacionadas con la arquería, el billar y el ajedrez, y algunas se han hecho famosas. Como las tres siguientes:



    Los arqueros suicidas

    Tras lanzar sus dardos con singular pericia, uno de los parroquianos de la taberna dijo:
    -Como armas, los dardos y las flechas tienen una notable limitación: no sirven para suicidarse.
    -Eso no es del todo exacto -replicó el tabernero-. Es difícil quitarse la vida con el arco y las flechas, pero no imposible, como demostraron tres arqueros suicidas de los tiempos heroicos.
    “El primero de ellos era muy certero. Tiraba con tal precisión que cuando decidió abandonar este mundo no tuvo más que disparar una flecha hacia el cenit. Tan exactamente se ciñó la saeta a la vertical que, tras agotar su impulso y alcanzar el punto de máxima altura, desanduvo por obra de la gravedad el camino recorrido y fue a clavarse en la cabeza del suicida.
    “El segundo arquero era muy veloz. Disparó horizontalmente su última flecha y luego corrió en pos de ella, la alcanzó, la adelantó, se interpuso en su trayectoria y la acogió en su corazón.
    “El tercer arquero era muy fuerte. Tensando al máximo su potentísimo arco por primera y última vez, disparó a su distante enemigo, que era él mismo. La flecha dio la vuelta al pequeño planetoide en el que se hallaba y se clavó mortalmente en su espalda.



    El billar cósmico

    Mientras entizaba con parsimonia la punta de su taco, uno de los jugadores sentenció:
    -Para jugar bien al billar, tienes que ser la bola, igual que el arquero zen es uno con la flecha que dispara.
    -No sabes hasta qué punto es cierto lo que has dicho -contestó su compañero-, a no ser que tú también hayas jugado al billar cósmico.
    -¿El billar cósmico? Ni siquiera conocía su existencia.
    -No me sorprende. Pocos llegan a conocerlo, y de esos pocos, poquísimos pueden o quieren contarlo… Las quince bolas del cosmobillar son chalupas esféricas de unos dos metros de diámetro pilotadas por otros tantos jugadores, con lo cual el requisito de “ser la bola” se cumple literalmente. Al comenzar el juego, las bolas orbitan, a pocos kilómetros de distancia, alrededor de una única tronera, que es un pequeño agujero de gusano, y cada jugador, por turno, se lanza a mayor o menor velocidad, según lo requiera la jugada, contra alguna de las otras bolas o de las grandes balizas elásticas que hacen las veces de bandas. Y el objetivo, huelga decirlo, es meter las otras bolas en la tronera.
    -Deduzco que ganaste la partida, puesto que estás aquí para contarlo.
    -Estuve a punto de ganar, sí; pero cuando solo quedábamos tres de los quince jugadores, uno de los otros dos, mediante una afortunada carambola, me envió directo al agujero.
    -Pero en ese caso deberías haber salido del universo.
    -Y eso hice: salí de mi universo. Por eso estoy en el tuyo.



    El ajedrez y el azar

    Cuenta el tabernero que un día visitaron su local dos eminentes SICS (superinteligencias cuasidivinas), y en un momento dado quisieron echar a suertes alguna decisión relacionada con sus inescrutables designios. Y para ello le pidieron un tablero de ajedrez.
    -Excelentísimas cuasidivinidades -dijo perplejo el tabernero-, ¿no queréis unos dados, si de decidir al azar se trata?
    -Para nuestras supermentes y nuestros supersentidos -replicaron a coro las SICS-, los dados, de movimientos caóticos pero deterministas, son tan predecibles como una moneda lanzada al aire por uno de esos hábiles tahúres que frecuentan tu taberna. Pero nuestros cerebros, al igual que el tuyo, no son meras máquinas deterministas, y dado que ambas poseemos idénticas capacidades combinatorias, será el inaprensible azar que anida en nuestros microtúbulos neuronales el que decida el resultado de una partida de ajedrez.

    Los lances del cabezudo por un ovocito

    Los lances del cabezudo por un ovocito

    ―¿Cuántos habrá? No me atrevería a dar una cifra, parecen millones ―le dijo el Morico al Verrugón y al Torero, asombrado al ver la multitud que les rodeaba―, parece que la invitación de Dulcinea se ex-tendió rápido ―añadió según tomaba la suya para leerla de nuevo―: “Se aproxima mi mayoría de edad, y como marca la tradición, debo iniciar una nueva vida, pero necesito a un acompañante digno de com-partir mi destino; es por ello que todo aquel deseoso de reunirse conmigo deberá alcanzar mi fortaleza. El camino posee múltiples obstáculos que protegen mi hogar, mas sólo uno puede salir con vida; aguar-daré paciente vuestra llegada”.
    ―Vista la advertencia adjunta, lo más sensato es mantenernos unidos ―intervino el Verrugón.
    El Morico asintió. El Torero, sin embargo, se lanzó a la carrera sin previo aviso.
    ―Disculpad mi osadía, pero yo tengo claro que, si sólo uno será el elegido, debo darme prisa ―co-mentó mientras se alejaba.
    Ambos se sentían traicionados por lo que acababan de presenciar, pero no había tiempo para lamentar-se, debían emprender su camino hacia la cima.
    Parece que al Torero razón no le faltaba, ya que, de forma súbita, el tiempo empezó a cambiar, originán-dose de la nada un vendaval que dificultaba la marcha de los cabezudos y les provocaba una sensación de ardor intenso en la piel; se veía incluso a gente volar despedida hacia el mar, o caer desplomada al suelo por el dolor. Por si fuera poco, junto al viento apareció una oleada de caballeros blancos que apre-saban a todo aquel que se cruzara en su camino. La pareja de cabezudos corrió con gran brío para aban-donar lo antes posible esa infernal bienvenida. Por fortuna, en su huida localizaron unas cuevas introdu-ciéndose por las paredes.
    ―¡Por aquí, rápido! ―gritaron al unísono.
    Consiguieron refugiarse dentro y dejar atrás al grupo de guardias blancos. Aliviados, aunque sin aliento, decidieron tumbarse y, casualmente, al mirar al techo identificaron unos grabados: “Gigante blanco no ve senda viento luminoso, camino hacia hogar nueva vida”.
    Tras reponer fuerzas, retomaron su camino, y en esta ocasión, manteniéndose por una ruta próxima a las cuevas, ya que inspiraba un ambiente más seguro y calmado que la inicial. Pasados varios minutos, se abrió ante sus ojos un amplio y bello valle, aunque ese momento de éxtasis visual se vio interrumpido por un temblor del suelo, obra de un ejército de guardianes blancos que desfilaba en su dirección. Ante este momento crítico, el Verrugón avistó a los flancos del valle unos pájaros volando sobre unas co-rrientes de aire que emitían espirales de luz multicolor, luz que le evocó una imagen de aquel grabado de la cueva.
    ―¡Morico, hacia aquella corriente luminosa! ―exclamó― ¡Es nuestra única escapatoria de estos salvajes blancos!
    Ninguno de los dos tenía la certeza sobre esa afirmación, pero tampoco tiempo para dudar, por lo que sus piernas tomaron iniciativa propia. Ambos son excelentes corredores, no obstante, una piedra en el camino decidió interponerse entre el Verrugón y su salvación; su compañero no logró hacer nada por salvarlo, mas sólo pudo presenciar cómo era engullido por la avalancha de guardianes. Una gran frus-tración inundó su cuerpo, aunque sabía que arrepentirse no era la solución y, tras prometerse alcanzar la cima por su compañero, decidió continuar con su travesía por el viento luminoso. Al final del valle fue recibido por un ermitaño, quien le propone descansar en su cabaña.
    ―Solo los pacientes alcanzan la fortaleza, es mi señora la que elige el momento ―añade.
    Esa noche, en otro lugar, se distinguía una gigante silueta bajar con ritmo pausado por unas amplias es-caleras de mármol, y acto seguido, aparecieron en primer plano sus labios moviéndose. Al amanecer, se observó al ermitaño colocarle una pluma plateada en el sombrero al aventurero.
    ―Es la hora, mi señora espera ―dijo―. He aquí la llave de la fortaleza, y ante vos ―abre la puerta y llama a su caballo―, el único que conoce el camino hacia la misma, buena suerte.
    El Morico agradece la hospitalidad del ermitaño y parte hacia la fortaleza junto al veloz corcel. En el ca-mino se hallaba, apoyado sobre un árbol, un Torero derrotado ondeando una bandera blanca, pero su presencia fue obviada.
    ―Ya llegamos… todo gracias a ti ―reconoció el Morico cuando avistó la fortaleza.
    Al desmontarse, la pluma que le fue entregada comienza a brillar y alzarse, dibujando un intrigante sím-bolo en las puertas del castillo.
    ―Os estaba esperando ―resuena en el ambiente―, adelante, el verdadero camino acaba de co-menzar.
    Al instante, los dos portones de madera se abrieron progresivamente, dejando emanar desde el interior un haz de luz que, en pocos segundos, inundaría de brillo el lugar, fulgor con el cual, desde la distancia, vemos desvanecerse la silueta del cabezudo.
    ―Bienvenido seas, elegido.

    Mamá cuántica

    Mamá cuántica

    El famoso físico y premio Nobel, Richard Feynman solía decir: «Si crees que entiendes la física cuántica, en realidad no entiendes la física cuántica».
    Los otros días leía el periódico en la sección de ciencia, cómo los investigadores intentan realizar experimentos muy complejos para explicar ciertas particularidades de la materia a nivel subatómico. Al parecer, el mundo de lo diminuto se comporta de manera muy diferente a como lo hace el mundo macroscópico, donde vivimos.
    ¿O no?
    Mientras leía el artículo, se me venían imágenes de mi niñez y entonces lo vi claramente: Mi mamá se comporta como una partícula subatómica. ¡Claro! Es tan simple que cuesta creer que no lo haya entendido antes.
    Mi mamá tiene esa dualidad onda-partícula: tiene esos cambios de humor que oscilan como las ondas de un estanque. Me acuerdo de niño, que estaba muy contenta de que la ayudase a cocinar, pero de un momento al otro me estaba regañando por haber desparramado la harina por todo el suelo. Ya lo ven, «buena onda» cuando la ayudaba, pero las partículas de cuero de su sandalia impactando contra las partículas de mi trasero, eran muy reales en el mundo macroscópico.
    Seguía leyendo y mencionaban el espín: no creo que me haya quedado claro qué es realmente un espín, pero sería algo así como cuánto debe girar una partícula para que vuelva a la posición original. Cualquier físico diría: «Fácil, debes girar 360 grados para quedar en la posición original, por lo que tienes un espín de valor 1». Pues mi madre tenía varios espines. A veces tenía espín de valor 2: giraba 180 grados, me daba su espalda, y por algún fenómeno inexplicable de la cuántica, sabía lo que yo estaba haciendo, como si tuviese ojos en la nuca. Usualmente estaba haciendo alguna travesura, con lo que volvía a sentir las partículas de su sandalia en mi trasero. A veces, cuando de pequeño la llamaba innumerables veces para que viese lo que estaba haciendo, tenía espín de valor ½: necesitaba dos giros completos para volver a su posición original. Claro, en el primer giro no me veía, estaba ocupada con los quehaceres de la casa…
    Otro de los principios que mencionaba el artículo que leí era el de la «incertidumbre», ese por el cual no se puede saber —a la vez— la velocidad y posición de una partícula, sino una sola propiedad por vez. Ahora bien, mi madre habrá tenido sus incertidumbres, pero siempre supo exactamente dónde estaba yo, y a qué velocidad me movía, e incluso hacia dónde iba. Y aún lo sabe porque ella siempre está ahí. Es decir que incertidumbre, en su relación conmigo, nula. Pero lo interesante del principio de incertidumbre es que no se puede saber con precisión la velocidad y la posición de una partícula, porque esta existe en estados solapados. Es decir, puede estar en dos lugares a la vez. ¡De eso sí sabe mi mamá! De niño, ella siempre estaba en dos cosas, o más, a la vez: ocupándose de que haga los deberes del colegio mientras cocinaba; ocupándose de mi salud a la vez que ella trabajaba; atendiéndonos a mí y mi hermana, acomodando la compra a la vez que me regañaba y me decía «te regaño porque te quiero» (he ahí una vez más la dualidad), y tantos otros ejemplos que les sonaran familiares.
    Pero, al seguir leyendo aquel artículo, la propiedad cuántica que más llamó mi atención fue sin duda la del «entrelazamiento cuántico», aquella propiedad que estipula que al afectar una partícula, otra partícula que está «entrelazada» con la primera, también sentirá la perturbación sin importar la distancia que las separa. Al leer eso, mi madre me vino a la cabeza inmediatamente, y no solo de niño, sino hasta el día de hoy. Sé bien que cualquier cosa que me suceda a mí (una simple partícula), mi mamá lo percibirá y lo sabrá al instante y sin que yo se lo diga, ¡y estamos a más de diez mil kilómetros de distancia! Algunos lo llaman amor, otros, instinto maternal. Yo lo llamo «entrelazamiento cuántico maternal», y es real en el mundo donde vivimos.
    Les digo la verdad, yo no sé si realmente entendí algo de aquel artículo que leí. Posiblemente, como lo dijo Richard Feynman, ni me enteré de que va la física cuántica. Pero les aseguro dos cosas: Uno, mi mamá tiene propiedades que son de otro mundo, y seguramente las de ustedes también. Y dos, por más que no entienda de física cuántica, al menos entendí de la importancia de la ciencia que la estudia.

    Operadores telefónicos, medicina genómica preventiva, y seis euros de sobrecoste

    Operadores telefónicos, medicina genómica preventiva, y seis euros de sobrecoste

    —No lo entiendo. —Cabeceé, incrédulo, sin poder procesar lo que acababa de decirme la doctora Márquez.
    —Cáncer, señor Fernández —repitió—, y muy avanzado. No podemos hacer nada.
    —Pero no puede ser. —Sentí un mareo. La pantalla de mi antebrazo mostraba lecturas anormales de tensión arterial, pulsaciones, cortisol y glucagón—. Mi madre tenía un seguro médico —expliqué.
    —Lo sabemos. —Su visor brilló mientras revisaba el informe médico —. Instalaron en su cuerpo nanobots de medicina genómica preventiva, ¿verdad?
    —Eso es —asentí—. En ninguno de los escaneos periódicos le detectaron cáncer, y a esas malditas máquinas no se les escapa nada. —prácticamente supliqué—. Por favor, vuelvan a buscar. Tiene que ser algo más.
    —Señor Fernández… —La doctora pareció suspirar, como dudando de lo que iba a decir—. Mire, usted llame al seguro, y yo revisaré con el escáner del hospital el alargamiento de los telómeros de las células alveolares de su madre. —Esta vez sí que suspiró—. Le prevengo: la tasa de error es del 0,0000001%.
    —Lo entiendo… Muchas gracias por repetir la analítica.
    —No se merecen... —y añadió, yéndose al laboratorio—: Usted haga esa llamada.

    Me llevé rápidamente la mano al implante bajo mi oído derecho y le indiqué a la aplicación telefónica el número a marcar. Esperé unos instantes y, tras transmitir la secuencia de nucleótidos de mi madre almacenada en mi banco de datos, al fin un agente de seguros cogió la llamada:
    —GenomX, compañía médica de seguros preventivos. Habla con Alejandro. ¿En qué podemos ayudarle? —La voz del agente se me antojó meliflua.
    —Buenos días. —Apenas controlaba mis nervios—. Me llamo Antonio Fernández.
    —Es usted el hijo de Pilar Llanos, ¿verdad?
    —En efecto.
    —¿Qué puedo hacer por usted, señor Fernández?
    —Verá, mi madre está ingresada en el Hospital Universitario de Barcelona, y la doctora me ha informado de que puede padecer cáncer de pulmón. —Tragué saliva—. En estado avanzado.
    —Lo sentimos mucho, señor Fernández —y añadió—: Pero nosotros somos un seguro de medicina preventiva, no nos hacemos cargo de intervenciones quirúrgicas o…
    —Lo sé, lo sé —le corté.
    —Entonces… —Pareció dudar—, ¿cuál es el motivo de su llamada?
    —Mi madre tenía contratado con ustedes un paquete de seguros —expliqué—. Los nanobots que instalaron en su cuerpo debían avisarla a ella y a mí de cualquier enfermedad que estuviese a punto de iniciarse. Esto incluía el cáncer. —Mientras hablaba, el agente no paraba de teclear—. Y nunca apareció nada.
    —Entiendo… ¿Puede facilitarme usted la fecha de nacimiento de su madre y la firma electrónica que nos autoriza a comunicarle esta información?
    —Claro. —Hice memoria, pues el código exigido por la ley de protección de datos lo había decidido yo—. 23 de mayo de 2104, firma electrónica 89706542-R.
    —Muchas gracias, señor Fernández. —Tras un instante de silencio, el agente volvió a hablar—. Su madre contrató el paquete de seguros económico tipo dos, que incluye un monitoreo de todas las enfermedades infecciosas conocidas. En este seguro no se incluyen ni las enfermedades psiquiátricas, ni hormonales, ni medulares.
    —Lo sé —afirmé—, Pero sí el cáncer.
    —Durante los primeros seis meses, sí.
    —¿Cómo?

    Varias personas se giraron a mirarme. Viéndome incapaz de controlar mis emociones, hice que el regulador de mi garganta bajase los hercios de mi voz.

    —Era una oferta —procedió a explicarse—. Durante los primeros seis meses, sí, nuestros nanobots monitorearon la aparición de células cancerígenas. Transcurrido este tiempo, ella debía comunicarnos que quería continuar con este servicio prestado, ampliando así la póliza para que incluyese dicho monitoreo con un sobrecoste de seis euros más al mes —y se exculpó—: Avisamos a su madre vía impulso neural.
    —¡Ya os dije que quería que a mi madre todas las comunicaciones se las hicieseis llegar por email! —exploté, con la cabeza a punto de estallar—. ¡No se aclara con las nuevas tecnologías!
    —Lo siento mucho, señor, pero las directrices de la empresa…
    —¡Me importa una mierda! ¿Por seis euros habéis condenado a mi madre? —Las lágrimas agonizaban en mi rostro. Mi alma lo hacía a mis pies—. ¿Por seis putos euros?
    —Sentimos no poder ser de más ayuda, señor. Por supuesto, puede expresar cualquier valoración en nuestra encuesta de satisfacción. Gracias por contar con GenomX. —Y, antes de que me diese tiempo a decir nada más, me pasaron con la IA de la operadora—. ¿Cuál ha sido su grado de satisfacción con la atención prestada? Marque del 1 al 5, donde 1 es nada satisfecho, y 5 totalmente satisfecho.
    —¡Me cago en vuestra puta madre!
    —Disculpe, no le he entendido. Marque del 1 al 5, donde 1 es nada satisfecho, y 5 totalmente satisfecho.

    Padre de ciencia

    Padre de ciencia

    Tras muchos meses de emoción, hoy ha sido el gran día, ¡por fin! Las ecografías no eran nada bondadosas, decían que quedaría en conjetura... pero no: hoy he dado a luz mi primer teorema. Bueno, que con las prisas de la alegría se me escapa un detalle. ¡Han sido mellizos! Aunque el segundo con un leve infrapeso, os presento a Teorema y Corolario.

    El proceso ha sido complicado, negarlo sería faltarle a la realidad. Durante el parto tuve que recurrir a técnicas de relajación, concretamente de hipótesis. Llegar al mundo no es tarea sencilla, hay que dulcificar las cosas. Ay, que se me olvida con toda la emoción, y qué amables han sido las médicas de tesis. Sin ellas esto no habría sido posible.

    Ahora lo que importa es la alegría de verlos llegar. Sí, se me cae la baba. Me quedo embobado cuando pienso en su futuro. ¿Con quiénes se llevarán mejor cuando vayan a la escuela? Me gustaría que fueran amigos variados, que no se junten solo con los de su misma disciplina. Tengo claro que quiero inculcarles que sean abiertos de mente. Yo mismo tengo amigos que no son científicos, amigos artistas, amigos panaderos... Para mí las ciencias y las letras no están reñidas, deberían colaborar más a menudo. La rivalidad solo lleva a pensar que conjuntos con intersección no vacía son incompatibles.

    Sé lo que estaréis pensando, ¿y quién soy yo para categorizarlos como Teorema y Corolario? Es algo que llevo sopesando desde antes de su concepción, no quiero imponerles mi ley. Serán lo que ellos quieran ser en la vida. Y si un día el teorema me viene y me dice “papá yo me siento Lema”, yo le querré igual. Seas teorema, corolario o proposición, en esta casa tenemos claro que lo que hace falta es una buena demostración.

    Papelera de Reciclaje

    Papelera de Reciclaje

    Play.
    Era un sábado naranja. En la ventanilla polarizada, en el contorno de las nubes, en la espalda de papá, en el humo de cigarrillo, en el pelo de mamá. Siempre el naranja. El coche avanzaba por la ruta 404. Papá fumaba. El coche tosía. Papá fumaba y manejaba. Mientras tanto, mamá editaba sus recuerdos en el asiento de acompañante. Yo estaba un poco inquieta y papá agarró mis lentes Quant de la guantera. “Jugá un poquito con mamá”, me sugirió y me alcanzó los lentes.
    Me puse los lentes, pausa.
    A mamá siempre le gustó editar recuerdos. Barrer el pasado de imperfecciones. Dejar la memoria impecable. Si había tartamudeado en una discusión, accedía a sus memorias y las editaba. Corregía el pasado. Los tartamudeos se convertían en respuestas sagaces. Los tropiezos en caminatas con la frente en alto. Los errores en soluciones. El pasado de mamá estaba limpio. Impecable. Ni una manchita, nada. Mamá era muy prolija con su memoria. La refregaba, y refregaba, y refregaba hasta que no quedaba nada sucio.
    Obviamente a veces se encontraba con recuerdos imposibles de limpiar. A esos recuerdos, los más oscuros, los arrastraba a la papelera de reciclaje. Nunca supe de nadie que haya puesto tantos años en su papelera como mi mamá. Borró tantos momentos de su infancia que me es imposible pensar en ella siendo una muchacha. Supongo que debe existir una razón. Algo demasiado roto, y demasiado sucio.
    Siempre que regresábamos de un cumpleaños, un evento o una reunión. Siempre, sin falta, en el viaje de regreso, mamá agarraba los lentes y se ponía a editar recuerdos. A veces papá la retaba, pero como a mí me entretenía terminó cediendo. Así fue durante meses, hasta que llegó el fin de semana en Santa Teresita.
    Volvíamos cansados, pero contentos. Era una tarde color naranja. Los tres en el coche. Yo me puse los lentes Quant y empecé a rebobinar buscando a mamá en nuestra memoria. Recorrí el pasado como si fuese una jungla, hasta encontrarla en el primer día de las vacaciones que ya habían terminado. Para mi sorpresa, mamá estaba tranquila. Viendo el pasado, desde el pasado, muy tranquila. No estaba limpiando absolutamente nada. Era la primera vez que la veía conforme con sus memorias. Estaba en el fondo arbolado. Me acerqué. Ella de espaldas. Cubierta de tierra y sangre. En frente suyo un perro decapitado. Mamá sonreía. Yo empecé a acariciarlo.
    Luego vino el cosquilleo en todo el cuerpo.
    “Se está acabando la batería de los lentes”, me dijo mamá.
    Las paredes de la casita empezaron a desmoronarse. Poco a poco. El cosquilleo empezó a doler. El recuerdo se desvaneció. Mamá y yo, nos sacamos los lentes Quant.
    Play.
    Volvimos al coche. A la ruta. A papá fumando. Salimos del recuerdo, pero todo seguía hermoso. El cielo seguía color naranja. Y había arena en el piso del auto. Es como si Santa Teresita nos acompañara. Imposible de ser arrastrada a la papelera. Pero se escuchó al auto toser muy fuerte. Más de lo común. Hubo una frenada y todo empezó a suceder en cámara lenta.
    Se frenó justo en la curva. Yo miraba por la ventana y vi venir el trauma, a 120 kilómetros por hora. Papá no lo vió. Mamá tampoco.
    El contacto fue un impacto. Mis ojos frágiles abiertos. Una tonelada de realidad chocó el costado derecho del coche. Una cámara lenta dilató la escena durante quince segundos que parecieron años.
    No necesito ponerme los lentes para volver a vivirlo.
    Tic. Todo gira. Todo se rompe. Vuelve a girar y vuelve a romperse. Tac. El tiempo se abolla. Tic. El auto deja de ser eso que era, se transforma en otra cosa… Tac. Un garabato que rueda. Un lavarropas desde adentro. Un portal a la tragedia... Nunca más un auto. Tic. Todo gira, todo se rompe. Vuelve a girar y vuelve a romperse. Tac. La ventana muestra el suelo, después el cielo, después el suelo, después de nuevo el cielo. Tic. La máquina se apaga, el portal se cierra. Tac. Hay un auto destrozado en el medio de la ruta. Un garabato estacionado en la rutina. Tic. Sobre el pavimento hay desparramados, mil trozos brillantes de un material frágil y traslúcido. Parece vidrio, pero no. Tac. Es mi infancia. Tic. Tengo sangre en la frente y dolor en todo el cuerpo. Tac. Me bajo del auto, descalza. Tic. Empiezo a agarrar, uno por uno los pedazos. Tac. No necesito lentes. Tic. Es inútil. Tac. El cielo no cambia de color. Tic. Es inútil. Tac. Papa no deja de fumar. Tic. Es inútil. Tac. Mamá no vuelve a mirarme fijo a los ojos.
    Descalza y confundida caminé mi vida hasta el presente.
    Stop.
    Click derecho.
    Vaciar papelera de reciclaje.

    Pase cinco

    Pase cinco

    La luz, como acostumbraba, retornó ligada a una tenue bajada en la temperatura.

    Aquel techo transparente volvió a abrirse ligeramente ante todas nosotras. Presa de la incertidumbre, temía que esta vez fuera la última. Aquel cándido mar de cálida tonalidad que nos envolvía se retiró llevándose a aquellas almas que habían perecido mientras caían las arenas del tiempo.

    Firme pero insegura me mantenía en mi sitio. Me sentía sucia y casi desnuda. Desprotegida. Tan sólo me cubría una capa de humedad.

    Imaginaba que la sucesión de acontecimientos sería igual que siempre y, en parte, eso me tranquilizaba en aquellos segundos de espera. La tibia y cristalina ola no se hizo esperar y nos alcanzó a todas.

    Ahora me sentía limpia pero el miedo latente seguía flotando en mi interior. Había vivido cómo compañeras mías habían desaparecido para siempre estando en idéntica situación a la mía. Era una moneda al aire y nunca se sabe en qué orilla desembarca la suerte.

    La ola transparente se retiró dejándonos aquella humedad como única vestidura. El momento había llegado.

    Una tormenta de vivo atardecer nos inundó. Irremediablemente dijimos adiós al suelo. Dejamos atrás nuestras formas ancladas y nos transformamos en esferas, en bolas de un sorteo incierto.

    Una nueva inundación cálida nos hizo movernos a merced de un oleaje que hacía amainar la tormenta. Mi temor seguía a la deriva.

    Una corriente hizo que abandonásemos aquel sitio de manera definitiva y mi único anhelo era arribar pronto a otro similar. Así la tranquilidad regresaría de nuevo. Al menos por un tiempo.

    Caímos por una cascada a aquel gran pozo translucido y un opérculo opaco selló su gran ojo.

    Pese a haberla ya vivido con anterioridad, se me hace imposible bucear entre el océano de palabras y apresar aquellas que describirían la sensación que experimenté durante breves minutos. Lo que está claro es que un vórtice irrefrenable nos precipitó a todas al fondo de aquel pozo. Sólo un angustiante pitido intermitente se abrió paso entre el silencio que imperaba en aquel inmenso tumulto del que formaba parte. Poco después, aquel opérculo dejó paso de nuevo a la luz y todo el líquido desapareció.

    Un nuevo mar se vertió en el pozo y poco a poco nos fue separando. La corriente hacía que ascendiéramos y descendiéramos. Una y otra vez. Éramos dados en aquel cubilete manejado por la fortuna, naipes de una baraja en la que sólo algunas volverían a estar en el tapete.

    Sumergida en aquel remolino de incertidumbre, me sorprendió verme junto a otras compañeras deslizándome en un nuevo y limpio mar tropical. La calma se apoderó de mí. Y de ellas. Y de todo. Podría echar raíces en aquel nuevo hogar aunque fueran temporales. Podría recuperar mi forma. Podría dar luz a una nueva vida, a una nueva célula. El destino me había regalado una nueva oportunidad.

    El transparente techado se cerró y, al otro lado, una centella negra danzó por aquel firmamento y nos rebautizó. Pase cinco. Y entonces, volvió la oscuridad.

    The inner life of cell

    The inner life of cell

    La profesora Martorell entró en el aula a toda prisa con aquellos aires de suficiencia investigadora. No se molestó en cerrar la puerta. El frío viento de principios de diciembre, que se colaba sin piedad a través de los agujeros de las ventanas roídas de aquella vieja aula, se encargó de ello. Emitió una queja que dejó a los alumnos petrificados, se avecinaba una clase intensa. Sin más preámbulos dio inicio a la clase.
    Aquella tarde tenía que explicar en cuarenta minutos el citoesqueleto de la célula, poner ejemplos y llamar la atención de sus alumnos. «Deberías disfrutar de poder hacer investigación tal y como van las cosas en este país de pandereta», le había recriminado su mujer, cuando llegaba con ansiedad a su chalet en Abrera.
    - El citoesqueleto es un entramado tridimensional de proteínas que provee soporte interno a las células…
    Se hizo el silencio en la clase y todo el mundo se puso a tomar apuntes. Llegaron a la estructura del sarcómero. Que si actina, que si miosina, con la ayuda del complejo tropomiosina-troponina, el calcio y la neurona. Todos ellos formaban una estructura compacta y fácilmente modificable, que permitía la contracción y la relajación muscular. La doctora Martorell atrajo la atención de todos sus alumnos con el vídeo “The inner life of cell”. Minuto 1:14. La actina danzaba sutilmente sobre la miosina con celeridad pero sin perder el equilibrio sosteniendo sin despeinarse la estructura al completo del sarcómero. Bruscamente pausó el video dejándolos con ganas de más, pero no había tiempo que perder.
    Años más tarde, en el hospital de rehabilitación de la Virgen de los Desamparados recordaría con precisión aquellos fármacos anotados en letra diminuta en la parte superior de la diapositiva. Solía fijarse en los pequeños detalles, los que no salían en las preguntas del examen. Recordó que la toxina botulínica destruía el sincronizado compas de aquella estructura tan perfecta creada por la naturaleza.
    Tras un largo paseo por los desgatados pasillos superiores, su padre y ella se estremecieron frente a la solemne puerta del despacho de la doctora Saavedra. Llamaron con timidez y el eco resonó con la dureza de todas las palabras que quedaron por decir. La puerta de madera robusta decorada con motivos dorados dio paso a la consulta médica más opulenta que habían visto jamás. La doctora Saavedra les esperaba repiqueteando impacientemente su pluma Montblanc sobre su ostentosa mesa de mármol blanco. Con indiferencia, sugirió la inyección de toxina botulínica para acabar con el reflejo Babinski de su pie izquierdo. Con tan solo 19 años, Asteria Larreta había sufrido un ictus hemorrágico que la dejó hemipléjica. Asteria confiaba en la ciencia pero, a pesar de sólo haber cursado un año del grado en Ciencias Biomédicas, estaba convencida que la terapia que recibía distaba mucho de lo que un paciente en su situación debería recibir. Miró asustada a su padre con cara de circunstancias y selló con fuerza los labios para no mostrar sus emociones. Se aguantó las lágrimas hasta que le faltó el aliento. Sintió que sus emociones, rígidas como la fachada del edificio, se derrumbaban. Se imaginaba como si fuese un muro de granito que se desmoronaba como una pieza de domino al ritmo del pequeño y sutil empujón que desencadena su destrucción. Con suma delicadeza, su padre pidió un tiempo para tomar la decisión que cambiaría la vida de su hija. Al salir de la consulta, el desgarrador recuerdo del efecto catastrófico de la botulina sobre el perfecto vaivén de la actina y la miosina de su clase de primero de biología molecular y celular, la condujo a decidir que había que encontrar la manera de salir de aquel maldito centro.
    - No voy a permitir que me inyecten nada – le explicó a su padre con solemnidad y añadió – No tienes ni idea de lo que van a hacerme con eso.
    Larreta se preguntaba ¿Qué culpa tenía el sarcómero como para que lo destrozasen cuando era el cerebro el que fallaba? Como si de nada sirviese el esfuerzo de la naturaleza por sincronizar cada uno de nuestros elementos y permitirnos danzar por la vida, tal y como la conocemos.
    Diez años más tarde, recordaría con cariño su huida del hospital de rehabilitación de la Virgen de los Desamparados y sus fisioterapeutas especializados en rehabilitación neurocognitiva le estarían muy agradecidos a los pequeños conocimientos que adquirió la Asteria en su primer año de estudios científicos. A estos conocimientos se le sumaron muchos más con los años, hasta conseguir el máximo grado académico.
    - Damos la bienvenida a la Doctora Larreta, reputada neurocientífica que nos hablará sobre su experiencia personal de haber sufrido un ictus– vociferó uno de los miembros de la Organización de Ted Talks.
    Asteria todavía se ponía nerviosa cada vez que daba una charla.

    Un minuto y medio

    Un minuto y medio

    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera, un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta. Estaba a punto de protagonizar el momento más importante de la historia de la ciencia. ¡No! De la historia de la Humanidad. Y sería injusto negarle esa categoría: el viaje en el tiempo estaba a un solo botón de distancia.
    Sentía golpear su corazón contra los tímpanos, la adrenalina recorría cada centímetro de sus venas. Se obligó a respirar profundamente hasta llenar sus pulmones, lo que provocó que el ozono que flotaba en el laboratorio le hiciese sentir un picor suave en el fondo de la nariz.
    Desvió sus ojos al papel impreso donde había garabateado una lista de comprobaciones previas a la prueba. Por quinta o sexta vez aquella mañana repasó cada uno de los puntos escritos a lápiz con letra incomprensible para cualquier ser humano, salvo para su autor. Comprobó una vez más que la pila de uranio estaba conectada a la máquina, los medidores confirmaban que la energía fluía hasta los motores. En la interfaz parpadeaba con luz roja -00:01:30, un minuto y medio hacia atrás. El destino que había elegido para aquel primer viaje.
    La pequeña batería no tenía la potencia suficiente como para emprender un salto de años o siglos, tan solo unos segundos. A lo sumo cinco minutos, según los cálculos más optimistas del profesor. Pero ese minuto y medio era más que suficiente para comprobar que el prototipo funcionaba. Después, cuando publicase los resultados e hiciese demostraciones en público, no le sería complicado conseguir la financiación para construir una máquina más potente que permitiese que los cronosaltos fuesen tan grandes como la imaginación pudiese concebir.
    Recordó los sacrificios que había consagrado a su gran obra. Había puesto en jaque su prestigio al elegir como tapadera un proyecto tedioso que le permitía desarrollar en secreto su gran invento; se había autoimpuesto una severa ley del silencio, no solo ante sus colegas por temor a las burlas que, sin duda, iba a recibir cuando se enterasen de la locura en la que estaba trabajando, también frente a su mujer y a sus hijos, que no comprendían su obsesión por una investigación tan aburrida que ningún otro físico de la Universidad había querido desarrollar.
    Y, por cierto, no había sido fácil esquivar la complicada burocracia de la institución que, a través de una montaña inagotable de cuestionarios y el acoso constante de sus superiores, habían indagado en su ocupación. Algunas veces con diplomacia, y otras con la amenaza de cortar la escasa financiación que nutría su investigación, le habían exigido resultados para su proyecto parapeto.
    Todo ello ya queda atrás, pensó el profesor. Sonrió con complacencia en la soledad del laboratorio. Había conseguido sobreponerse a centenares de fracasos y al mutismo autoimpuesto para preservar el prestigio de su currículum. Hoy, finalmente, iba a conseguir el mayor hito de la historia de la humanidad. Eso si el aparato funcionaba, claro.
    De nuevo desvió los ojos al papel garabateado y se cercioró de que todo estaba en orden una vez más.
    —Bien ya está todo listo, sería estúpido comprobar las cosas una vez más —murmuró para sí.
    Cayó entonces en la cuenta de que no había pensado en ninguna frase culminante para aquel momento. “Eureka”, “Un pequeño paso para el hombre…”, “Me he convertido en la muerte…”. Bueno, qué más da si al final la mitad de aquellas citas son apócrifas, pensó.
    Sin embargo, antes de apretar el botón dejó que de sus labios saliesen las primeras palabras que le llegaron a la lengua.
    —Veamos si funciona —se oyó decir con voz ronca.
    Vaya frase más estúpida, pensó. Pero daba igual, el éxito de aquel experimento enterraría una nimiedad así. Fue entonces cuando otra idea le pasó por la cabeza y se permitió dibujar una sonrisa divertida.
    —Bueno, si da resultado siempre podré cambiarla.
    Cerró los ojos y se preparó para el gran momento. Contuvo el aliento durante un segundo y le pareció que su corazón, que poco antes bombeaba con fuerza, ahora se había detenido en seco. Todo su cuerpo temblaba, las piernas le flaqueaban, los dedos tiritaban, el vello de sus brazos estaba erizado. Su índice presionó lentamente el botón hasta que un clic mecánico acabó con el silencio que asfixiaba el laboratorio.
    Al abrir los ojos, el profesor vio sus propios dedos sobre el botón que tanto ansiaba apretar. Lo acariciaba con tanta suavidad que parecía que estuviese hecho de seda. Aquel era el momento culminante de su carrera. Un sueño que ni siquiera se atrevía a expresar en voz alta…
    JOVEN

    Biólogo para siempre

    Biólogo para siempre

    ATRAPADOS EN UN UNIVERSO DE ANIMALES VERTEBRADOS
    ALLI ESTABA YO CON UN BOLI Y UN PAPEL ATRAPADO EN MEDIO DE ESTE PLANETA OBSERVANDO UNA PEQUEÑA Y PRECIOSA ORUGA CAMINANDO POR MI PIERNA, LA COGI Y LA PUSE EN UN TARRO, CORRI HACIA MI CUARTO Y COMENCE HA ESCRIBIR LO QUE PODIA OBSERVA .AL DIA SIGUIENTE MIS PADRES ME LLEVARON A UN PEQUEÑO BOSQUE EN EL COMENZE A OBSERBAR LAS MARAVILLAS DE AQUEL SITIO HASTA QUE TROPECE CON UNA RAMA Y QUEDE INCOSCIENTE COMENZANDO MI NUEVA AVENTURA:MI CABEZA ME LLEVO AUN SITIO EN EL QUE PODIA OBSERVAR COMO UNAS DIMINUTAS CELULAS ANIMAL, ESTAS CONTENIAN : LAS VOCUOLAS, MEMBRANA PLASMATICA, MITOCONDRIAS, CITOPLASMA, Y UN NUCLEO .LA VISTA SE FUE AMPLIANDO Y PUDE OBSERVAR QUE SE TRATABA DE UN ANIMAL VERTEBRADO , SE PODIA DIFERENCIAR DE UN INVERTEBRADO YA QUE ESTE TENIA CRANEO Y COLUMNA VERTEBRAL ÒSEA O CARTILAGINOSA.LA VISTA SE SIGUIO AMPLIANDO Y VI QUE ERA UNA CRIA DE LOBO ESTE SE AMAMANTABA ES DECIR ESTABA CUMPLIENDO UNA DE LAS TRES FUNCIONES VITALES QUE ERA LA NUTRICION . EN ESTE CASO SU NUTRICION ERA CARNIVORA ES DECIR QUE SE NUTRE ATRAVES DE CARNE .ESTE CREECE Y CUMPLE SU SEGUNDA FUNCION LA RELACION QUE ES EL PROCESO EN LO QUE LOS ANIMALES RECIBEN INFORMACION SOBRE MEDIO QUE LES RODEA . Y MAS ADELANTE LA REPRODUCCION QUE BIEN PUEDE SER SEXUAL ES DECIR QUE ES cuando un individuo produce descendencia genéticamente idéntica, o sexual, cuando el material genético de dos individuos se combina para producir descendencia genéticamente diversa. EN ESTE CASO EL LOBO ES UN ANIMAL TERRESTRE ES DECIR ESTE SOLO SE PUEDE DESPLAZAR POR TIERRA . PARA DESPLAZARSE HAY VARIAS FORMAS : POR EJEMPLO LOS ANFIBIOS SE DESPLAZAN SALTANDO O NADANDO , LOS REPTILES SE DESPLAZAN ARRASTRANDO EL SUELO , LAS AVES PUEDEN TANTO ANDAR COMO VOLAR Y LOS MAMIFEROS SE DESPLAZAN POR MEDIO TERRESTRE CAMINANDO O CORRIENDO . DERREPENTE EL LOBO DESAPARECE Y UNA IMAGEN BORROSA APARECE DELANTE MIO ERA UN PEZ . TENIA 2 PEQUEÑAS ALETAS Y MUCHISIMAS ESCAMAS . TENIA UNOS MUSCULOS MUY FUERTES DISPUESTOS EN BLOQUES , QUE PROPURSAN suCUERPO AL NADAR.EL PEZ COMENZO HA HABLAR Y A EXPLICARME COMO ERAN ME DIJO QUE SU TEMPERATURA CORPORAL VARIA DEPENDE DE LA TEMPERATURA DEL SITIO ES DECIR QUE ERA ECTOTERMICOS . PARA RESPIRAR COGIAN AIRE QUE HABIA DISUELTO EN EL AGUA ESTO SE REALIZA EN LAS BRAQUIAS QUE ESTAN SITUADAS EN AMBOS LADOS DE LA CABEZA.DERREPENTE UNA GRAN OLA DE AGUA SE ABALANZA SOBRE MI, ME DESPIERTO DE UN SOBRESALTO PUDIENDO OBSERVAR COMO MI PERRO MAX ME LAMIA LA CARA, DESDE ESE MOMENTO SUPE EN UN FUTURO NO MUY LEJANO SERÍA BIÓLOGO.

    Dueños de un planeta

    Dueños de un planeta

    No había pensado bien en las consecuencias de dejar a su compañero al volante, por lo que tuvieron un aterrizaje brusco en la Tierra. La radio de la nave ya no funcionaba, ahora era imposible la comunicación con una especie de transporte enorme llamado KP, en el que vivían millones de personas, incluidos ellos.

    Todo estaba solitario, o eso parecía, lo único que había era una nube de polvo surcando el cielo. Rondaba el año 3500, aquella supuesta tecnología de la que se había hablado en la Tierra tantos años era inexistente. A la tierra le quedaban varios años para arder en la nada, ya que se había salido de la órbita y se dirigía cada vez más rápido al Sol; pero aun así serviría para vivir allí algunos años más.

    Unos hombres bastantes altos, quizá sobrevivientes de la raza humana, salieron de aquella nave gigante. Iban super protegidos para aquella contaminación y radiación. Esa atmósfera que tanto despreocupaba miles de siglos atrás, ya casi había desaparecido.

    En la nave había 100 personas, incluidos los pilotos, todos mayores de edad, entre los 20-30 años, que ya vacunadas ante todo lo imposible, buscaban algún tipo de vida allí. Todo esto debido a que en el gran transporte que permanecía en el espacio, se estaba quedando sin oxígeno para mantener a tantas personas.

    Pasaron el resto del día buscando algún tipo de elemento natural para refugiarse, pero lo que no sabían era lo que les esperaba, Justo ese día un animal bastante raro les atacó causando 15 muertes, lo malo es que la nave necesitaba una gran reparación por aquel aterrizaje y los demás sobrevivientes, que permanecían en el transporte KP no se podían arriesgar a viajar a la tierra por el mismo hecho de que la nave se estropeara.

    Estuvieron en la tierra varios meses intentando reparar la nave con cualquier desperdicio que se encontrase, pero aun así necesitaban un material específico que solo se podía encontrar en una de las minas más antiguas y justo ahí vivía el animal más feroz que se había creado por la contaminación y radiación. Este tiene una mezcla de algunos animales, como cabeza de tiburón, patas de pato, cola de tigre, cuello de jirafa, cuerpo de león, etc. Te puede oler a más de 10 Km y su oído es increíblemente bueno, lo que hacía más difícil coger aquel material tan valioso.

    Ya habían visto más veces a ese animal y sabían lo que era capaz de hacer, por lo que decidieron buscar otro material parecido a ese, pero no fue de gran ayuda. El material escogido no era tan potente como el otro, es decir aguantaba mucho menos por lo que tenían que conseguir más de aquel material.

    Ya pasaron casi dos años y seguían sin encontrar nada, la nave estaba ya casi lista, solo faltaba ese material, El transporte KP seguía flotando en el espacio y los comandantes optaron por mandar a 50 personas más para solucionar el problema, a pesar de las consecuencias. Lo malo es que solo había 100 plazas en cada nave, es decir no todos se irían de vuelta a casa, tendrían que sacrificar a 35 personas.

    El tiempo se acababa, la Tierra estaba a 6 meses de chocar con el sol y justo era el tiempo que tardaba aproximadamente en llegar la nueva nave con los 50 pasajeros. Todos estaban asustados, nadie quería morir y era normal pensar eso a tan solo 20-30 años de edad. Supusieron que lo mejor era dejar en la Tierra a los más mayores, pero el problema es que varios de ellos eran hijos de comandantes, enfermeros, etc; y eso no les iba a gustar nada a sus padres.

    Desde este momento no se sabe más de la historia hijo, pero es un buen método para que aprendamos que la contaminación no es buena y que puede llegar a lo menos esperado- aclaro la madre de Jaime cogiéndole tranquilamente del hombro y acercándole a ella.

    El Cuerpo Perfecto

    El Cuerpo Perfecto

    El sol vuelve a salir, como cualquier día. Me levanto, me preparo y salgo directo a mi trabajo. Trabajo en una fábrica, yo me ocupo de poner las etiquetas a unas piezas. Sé que no suena apasionante pero no puedo quejarme, la última vez que reproché algo me reemplazaron una parte de mi cerebro. No me afectó mucho, ya estoy acostumbrado. Todavía recuerdo mi primer día de trabajo ¡Ja! Que iluso era, si hubiera sabido que ese iba a ser mi último día de vida normal…
    Todo empezó cuando, en una tarde lluviosa, me equivoqué al poner una etiqueta. El error no había sido muy grave desde mi punto de vista, pero el supervisor… entró en cólera. En cuanto lo vio, unos cuantos hombres me llevaron al sótano. Me quedé atónito al ver eso: un laboratorio lleno de cálculos, fórmulas, anotaciones y experimentos sobre cómo hacer al “hombre perfecto”. Me acostaron a la fuerza en una camilla y me ataron las extremidades. Después, todo se volvió oscuro. Desperté por la noche en mi casa, pero no todo seguía normal. Me percaté de que mi mano estaba cubierta por un guante. Lo quité y… esa no era mi mano. Una mano robótica la suplantaba. Entré en pánico. ¿Ellos me habían hecho esto? Pensé en pedir explicaciones al día siguiente pero cambié de idea. Si habían sido capaces de hacerme esto… ¿arreglaría algo quejándome?
    Cada fallo que cometía me costaba una parte de mi cuerpo. Un día me tropecé y me cambiaron una pierna, otro día no escuché lo que me decía mi jefe por el ruido de las máquinas y me quitaron mis orejas. Llegué a un punto en el que no se sabía si era un robot o un humano, ni yo lo sabía… Se me hizo costumbre el ir al trabajo con temor de cometer un error.
    Pero lo peor fue cuando un día llegué del médico. Me diagnosticaron pulmonía. Se lo comuniqué a mi jefe y como era de esperar… No le agradó para nada la noticia. Otra vez de vuelta a ese laboratorio que ya se me hacía familiar. Esa vez pude fijarme en lo que tenían escrito en sus apuntes: tenían planeado crear a un humano, a un niño, desde cero. No querían simplemente cambiarle las partes que fallaban. Planearlo desde el principio, que cada parte de su cuerpo estuviera diseñada y modificada a su antojo; su ADN, la cantidad de proteínas, grasas, hidratos de carbono… También tenían preparado los cromosomas y, lo que más me sorprendió, su físico. El color de sus ojos, el color de su pelo, la forma de su nariz, si iba a tener pecas o no… Todo. Todo estaba preparado.
    Volviendo a mí. De vuelta a la camilla. Parecía rutina ya que no había semana en la que no me modificaran. Otra vez, me durmieron y desperté. No había nadie. Algo raro sucedía. Todo mi cuerpo seguía igual hasta que noté que tenía una cicatriz o más bien como si me hubieran cosido el pecho. No entendía nada hasta que miré hacia una mesa que tenía encima un frasco con unos pulmones…
    Cuando llegaron los que me habían hecho la operación, confirmaron mis dudas… mis pulmones habían sido reemplazados. No lo podía creer.
    También cambiaron mi sangre por gasolina y pilas. Me lo esperaba porque ya tenía muy pocas cosas que fueran humanas.
    Cada vez que recuerdo esto se me pone la piel de gallina y me empiezan a dar escalofríos. Mis compañeros… bueno, antes había más gente, solo que se fueron yendo por problemas de salud, porque encontraban otros trabajos o se jubilaban. Al final quedamos unos pocos pero se marcharon en cuanto vieron lo que me hacían.
    En cuanto a mí… he intentado buscar otro trabajo pero nadie quiere contratar a alguien que parece un experimento fallido de laboratorio. Así que intento hacer vida “normal”. Cada cierto tiempo tengo que llenar mi depósito con gasolina o cambiar las pilas que hacen funcionar ciertos órganos de mi cuerpo. Hay veces que tengo que desengrasar mis extremidades porque chirrían o darme una mano de pintura.
    En cada momento, las mismas preguntas pasan por mi cabeza: ¿realmente debo ser perfecto? ¿Qué soy yo en realidad?
    Vuelvo a mi casa al terminar mi jornada y me meto en mi cama para ver el atardecer como cualquier día.

    El gran incidente

    El gran incidente

    Año 2222

    Un día, dos niños, Jimmy y Oscar, vieron en el móvil que iba a haber un gran lanzamiento por parte de una fábrica, pero no especificaba de qué estaban hablando.

    Su profesora de física siempre les cuenta algunos inventos nuevos que están creando y tuvieron tanta curiosidad por saber qué era ese gran lanzamiento que planearon entrar esa tarde en la fábrica para descubrirlo.

    Esa tarde se colaron por un hueco que había en la pared de la fábrica burlando a los guardias sin que los vieran. Cuando llegaron dentro… vieron algo que les dejó muy sorprendidos: el gran lanzamiento era una nave espacial que según su manual podía llegar a la velocidad de la luz.

    No entendían cómo era posible ya que ellos aún recordaban las historias que les contaban sus bisabuelos de coches con gasolina, como en esa época la tecnología no llegaba ni siquiera a tener coches voladores o 100% eléctricos, les sorprende mucho cómo ha cambiado tanto la tecnología en poco tiempo y ellos ahora iban a ver uno de los mayores avances tecnológicos de la historia!

    Decidieron investigar un poco más y entraron dentro de la nave que estaba hecha con el metal más fuerte de la época que había descubierto hacía poco y que estaba escaso en la tierra, el Vibranium, ese material era casi irrompible.

    De repente, sonó una alarma porque se habían metido en la nave y habían detectores de calor. Oscar asustado se tropezó y cayó encima de un gran botón rojo que ponía Go, entonces toda la nave se puso a vibrar y se cerró la puerta de golpe con Oscar y Jimmy dentro. Se asustaron mucho hasta que Oscar intentó ponerse al volante de la nave poniendo a prueba los nuevos juegos de realidad virtual.

    Con lo rápido que va la nave, en unos segundos ya han salido de la atmósfera. Oscar decide hacer un tour por la galaxia hasta que se para en un planeta, en el cual le pareció ver agua desde el espacio, para comprobar si hay vida. De repente, ve a un par de hombres con la cara azul acercándose y se lo llevan con su rey para preguntarle un par de cosas. Esa gente lleva un chip para poder entender diferentes lenguajes aparte del suyo y les preguntan a los dos quienes son y si han venido a invadir su planeta, pero los dos dicen que no, que se han perdido y que quieren volver a casa.

    Entonces los alienígenas les llevan con su nave remolcando a la nave robada por los niños por la galaxia hasta llegar a su planeta gracias a las explicaciones de Oscar. Cuando llegan les recibe el presidente diciéndoles que le gustaría tener relaciones diplomáticas con ese planeta, a los niños les dan una medalla de valor por haber conseguido algo que muchos no han hecho: descubrir un planeta con vida que no sea la misma Tierra. Por otra parte, los científicos de la Tierra y los de el otro planeta empiezan a hablar para que los alienígenas les ayuden a crear más naves espaciales, darles más conocimiento porque la otra raza tenía una tecnología mucho más avanzada que los de la Tierra.

    Jimmy y Oscar al final sacaron algo bueno de lo que habían hecho pero igualmente estaba mal y podría haber acabado con ellos perdidos en el espacio sin saber qué hacer.

    El virus de la cueva

    El virus de la cueva

    Hola , mi nombre es Luis y os voy a contar mi historia .
    Era un día normal de primavera , en ese entonces yo tenía 12 años y mi padre me despertó y me dijo de ir a hacer una ruta un tanto peligrosa y yo acepté , no sabía a lo que me adentraba .
    Nada más llegar , mi padre me dio un walkie talkie y me dijo que en caso de que me perdiese le llamase inmediatamente , había mucha gente ahí pero mi padre me llevo por una ruta diferente , el sendero era irregular había tramos muy grandes y otros muy pequeños . El paisaje era hermoso, nunca había visto un sitio tan bonito como aquel, había mucha vegetación y a la derecha un gran lago lleno de peces de colores muy variados. Mi padre se desvió del camino y me llevo por un sendero diferente, este se encontraba entre los árboles , cada vez era más bonito que lo anterior , pero había algo que no me convencía , a mi padre no le gusta la naturaleza y no creo que me llevase ahí por nada , seguro que había algo detrás y lo tenía que descubrir . Después de andar unos 10/15 minutos mi padre se detuvo bruscamente, yo pensé que se había hecho daño pero no , se giró hacia la gran roca que estaba a nuestra izquierda y entramos a una cueva muy oscura , se podían apreciar diferentes tipos de materiales desde piedra hasta yeso hasta cuarzo!
    Yo estaba boquiabierto era impresionante, mi padre me condujo por un pasillo muy estrecho y oscuro (no sé cómo conseguía ver) y llegamos a una sala que parecía de científicos. Había decenas de personas mirándonos, yo miré a mi padre y me dijo : Todo lo que veas aquí es secreto , ¿Me lo juras? Yo le dije que sí con la cabeza. Había otras dos salas , entré a la primera y observé que las paredes estaban pintadas con cosas del espacio y la Tierra , al parecer lo estaban investigando .Me contaron cosas fascinantes sobre el espacio , yo no sabía que la Tierra era tan grande o que la Vía Láctea tardase tanto en dar la vuelta a si misma entre muchas otras cosas . Mi padre me llamó porque era nuestra hora de hacer un experimento. Había un nuevo virus y necesitaban saber su cura, a mi padre le encerraron en una sala y a mi en otra ,mi padre y yo nos contagiamos y a los 10 minutos mi padre estaba casi muerto pero yo estaba bien , le estaban haciendo el boca boca pero no funcionaba , golpee con todas mis fuerzas la puerta , ¡ descubierto la solución!, Me abrieron y me llevaron a la sala , el medico ya le daba por muerto pero yo dije , estoy vivo gracias al frío , le pusieron el cuerpo frío y a los 10 minutos ya estaba conmigo , ¡No me lo creo! Le dije a mi padre , todos los científicos y médicos me chocaban los cinco .
    40 años más tarde

    Vuelvo a ser Luis pero de 52 años , soy científico , médico y superviviente al mayor virus de la historia de mi pueblo

    Federico Y La Naturaleza

    Federico Y La Naturaleza

    Érase una vez un niño llamado Federico Du Costa, que se crió en un pueblo de Galicia, apartado de todo, con sus padres, sus abuelos y su hermano, Sergio.
    Federico, aunque todos en su pueblo le llamaban Fede, era un chico singular muy estudioso y también educado. Le encantaba el deporte y la naturaleza, siempre estaba sacando fotos a flores o plantando árboles y os preguntareis, ¿Por qué le encantaba tanto la naturaleza? porque su abuela tenía un vivero y desde pequeño le inculcó el amor por las plantas, animales, flores, etc.
    Su hermano no compartía ese sentimiento hacia la naturaleza del mismo modo que Fede. Pero sabían de la importancia de la naturaleza para el planeta Tierra.
    Un día, Fede iba caminando porque su madre le había mandado a comprar el pan y de repente, vió una flor que resaltaba, tenía colores muy vivos, a Federico le pareció la flor más bonita que hubiera existido jamás y se propuso que esa belleza no debería desaparecer jamás. Se puso manos a la obra para que nada ni nadie pudiera estropear esa preciosa flor, fue a casa a por agua, abono y todo lo que necesitaba para poder cuidar a esa preciosa y única flor.
    Cuando llegó a donde se encontraba esa flor, se frotó los ojos, alucinado de lo que estaba viendo, la flor había crecido y tenía otro color muy distinto al que él había visto la primera vez, otro color que no había visto antes y era mucho más bonito que el que tenía el otro día. Federico no pudo hacer lo que tenía previsto porque las horas se pasaron volando contemplando la flor, por lo tanto, se fue a su casa.
    Al día siguiente Federico tenía mucha intriga de lo que la habría pasado a la flor, y el día se le hizo muy largo hasta que, por fin salió del colegio y se dirigió hasta la ubicación de la maravillosa y extraña flor. En el camino no se percató de que estaba atravesando un paisaje precioso, con prados, cascadas y vacas pastando, para él era lo más normal, ya que en Galicia hay muchas vacas y el paisaje es muy verde. Federico se quedó impresionado con las vistas, cada vez le gustaba más pasar por allí, pero se concentró en lo que más quería ver, la flor.
    Cuando llegó se quedó más impresionado que los otros días, la flor no había crecido, tampoco había cambiado de color. A la derecha de la flor había crecido otra flor igual de bonita. Fede no se lo pudo creer y la sacó una foto para investigarla más a fondo en la Biblioteca. Pero tenía un problema, en su pequeño pueblo no había biblioteca, por lo tanto, tuvo que ir andando hasta el pueblo de al lado, aproximadamente a veinte minutos de su pueblo, que por cierto se llamaba Teixeira.
    Una vez en la biblioteca, Federico tuvo que esperar a que su reloj marcara las cuatro de la tarde, en la puerta estaba pegado un gran cartel blanco con letras negras que decían, “Biblioteca cerrada hasta las cuatro de la tarde”. Federico miró su reloj y marcaba las tres y media, así que tuvo que esperar sentado hasta que abrieron y en ese momento se dirigió a la sección especializada de flores y plantas interesándose por tres libros, a los que añadió dos comics para su hermano.
    Cuando Federico llegó a su casa empezó a leer los libros, no eran interesantes y tampoco contenían lo que él estaba buscando, así que fue donde estaba la flor y empezó a tocarla. La flor era suave como la lana, a Federico le gustó el tacto y de repente algo crujió, Federico echó un paso atrás asustado por el crujido y de repente la flor empezó a abrirse hasta salir un fruto, parecido a una naranja, pero con un color que tampoco había visto nunca. Federico todavía estaba preguntándose de donde había venido ese crujido, volvió a fijar sus ojos marrones en el fruto, que cada vez era más bonito y ¡CRAC! El fruto cayó al suelo, Federico lo cogió y lo abrió, dentro no se parecía en nada a una naranja, porque estaba hueco, solo había una pequeña bolsita con un líquido, cogió la bolsa y la metió en su huerto, a los dos días había un gran árbol en cuyas ramas brotaban flores iguales a la que había descubierto Federico. Todo esto, llamó mucho la atención a la gente del pueblo y alrededores, atrajo a muchos biólogos que tras numerosas investigaciones descubrieron una nueva especie de árbol con los mismos frutos que Fede había visto en el bosque, desde ese día esa nueva especie se llamó “Du Costa” en honor a Federico.


    Los niños que cambiaron la sociedad

    Los niños que cambiaron la sociedad

    LOS NIÑOS QUE CAMBIARON LA SOCIEDAD
    Hola, me llamo Candela y esta es mi historia.
    Nací en Valladolid en 2008. De pequeña me encantaba estar al aire libre, jugar con mis amigos... lo que normalmente hacen los niños pequeños. Crecí, y cada vez empecé a darme cuenta de todos los problemas del medio ambiente. Esto me produjo muchísima intriga y empecé a investigar.
    Al principio, no se hablaba ni se sabía mucho de estos problemas, pero según pasaba el tiempo, este tema se hacía cada vez más conocido: salía en periódicos, en el telediario... Aun saliendo en casi todos los medios de comunicación, había mucha gente que no les prestaba nada de atención y no estaba concienciada con lo que estos problemas podían producir.
    En el verano de 2019, mis padres me apuntaron a un campamento, y ahí fue donde descubrí que eran la mayoría de los adultos y de los ancianos los que no eran responsables con sus acciones. En el campamento empecé a hablar en los tiempos libres con un grupo de niños, empezamos cuatro, pero cada día se unía más y más gente, seis, diez, quince…hasta que en el sexto día del campamento casi todos los niños pasábamos los tiempos libres hablando de mi mayor preocupación, la degradación del medio.
    Tras unos días hablando de esto, decidimos actuar. Lo primero que hicimos fue hablar con los monitores sobre nuestra idea, para concienciarlos, y para que ellos, personas adultas, a las que se escucha mucho más, nos ayudaran.
    Los monitores, estuvieron encantados de ayudarnos, y como estábamos todos de acuerdo, tanto monitores como niños, el campamento cambió de ser actividades y deportes al aire libre a dedicarnos a concienciar a los mayores del cambio climático.
    Los primero días, solo íbamos de una casa a otra del pueblo, pegando carteles que previamente habíamos hecho nosotros mismos y hablando a los adultos. También empezamos a regar con los restos de agua de la comida, ducharnos sin tardar mucho tiempo para gastar menos agua, en las excursiones del campamento intentábamos ir andando, en bici en vez de en autobús… Los monitores vieron que estábamos muy animados y decidieron darnos una sorpresa: ¡nos llevaron a la radio a hace un anuncio!
    Todos estábamos súper emocionados con lo del anuncio y ninguno pudimos dormir la noche anterior, para entretenernos pasamos toda la noche hablando de otras acciones, que podíamos hacer cuando el campamento se acabara. A una niña se le ocurrió una idea; cuando volviéramos al colegio, todos hablaríamos con nuestros profesores y compañeros para que nuestra idea llegara a más gente.
    A mí, se me ocurrió pedir a todos los niños un número de teléfono, bien el suyo propio o bien de sus padres, para que cuando estuviéramos en el colegio pudiéramos seguir en contacto y hablar sobre la evolución de la propagación de buenas prácticas para salvar el medio ambiente.
    El anuncio de la radio fue todo un éxito, nos lo pasamos genial, y el resultado final, fue muchísimo mejor de lo que nadie se podía imaginar. El anuncio era muy simple, pero pegadizo: “¡Tú y yo, podemos hacerlo!”
    Tras la vuelta a casa del campamento, lo primero que hice, fue crear con los teléfonos de los niños o sus padres un grupo para estar todos en contacto.
    Pasó lo que quedaba de verano, y me empecé a dar cuenta que por la calle en la ciudad, mucha gente había cambiado mucho sus hábitos; no había tantos coches, la gente tiraba los residuos a su contenedor… y lo que más me sorprendió era que había bastante gente que hablaba de un anuncio de unos niños en a radio. ¡Esos éramos nosotros!
    Llegó septiembre y con él, el inicio de las clases y el momento en el que iba a hablar con mis compañeros y profesores para actuar. Como en todo, había gente que estaba a favor de ayudarnos, pero también había gente en contra. Tras un mes de colegio conseguí convencer a todos de reciclar el papel. ¡Y el director había conseguido contenedores amarillos!
    Los demás niños también lo habían conseguido, y según pasaba el año, más se hablaba del grupo de niños que cambiaron la sociedad y menos de los problemas, porque éstos se habían reducido significativamente.
    Llegó mayo y les dije a mis padres si podían apuntarme al campamento donde todo empezó, y ellos me dijeron que sí, pero que el campamento había cambiado de actividades, ahora se dedicaban a las buenas prácticas y a concienciar del cambio climático.
    Hoy, tengo treinta años, y soy la directora del campamento donde hace unos años un grupo de niños cambió el punto de vista de la sociedad y el rumbo del planeta.

    MI DIARIO , MIS AVENTURAS

    MI DIARIO , MIS AVENTURAS


    MI DIARIO , MIS AVENTURAS

    El otro día encontré el diario de cuando era pequeña, me hizo mucha ilusión ver lo q escribía entonces.
    Después de leerlo me he dado cuenta de que viví muchas aventuras, pero la que más me gusta contar es esta:
    Ese día fui a visitar a mis primos, ellos vivían en la montaña y estaban rodeados de animales y plantas, me acuerdo que me hizo mucha ilusión ir y estaba muy contenta. Quería ver a mi perrita Luna, además mis tíos me tenían que dar una noticia y estaba impaciente por saberla.
    Cuando llegué lo primero que hice fue ir a saludar a mis primos y tíos ya que hacía mucho tiempo que no les veía y luego entré corriendo a la casita de madera que mis tíos hicieron para Luna. Pero al entrar me llevé una desilusión, Luna no estaba dentro.
    La busqué alrededor de la casa pero no la vi, así que decepcionada y preocupada fui a preguntarles a mis primos. Al preguntárselo pusieron cara seria y me dijeron que era eso de lo que querían habla
    r.
    Mis primos me dijeron que Luna había desaparecido. Me quedé helada. No sabía qué hacer y eché a correr. Pero sentía que me agotaba y me paré a sentarme en una roca, de repente oí algo, me giré sobresaltada y miré al suelo. Vi un saltamontes encima de una seta y se me ocurrió buscar más, además podía ir buscando a Luna también. Mientras iba caminando pensaba en muchas cosas, en Luna, en las setas… Un águila pasó volando cerca de mí. Me fijé hacia donde iba y le seguí, subí una colina y vi que estaba volando hacia un pequeño conejo, de un momento a otro lo agarró y se lo llevó volando. Yo continué mi camino y vi un lago a lo lejos. Me acerqué y vi ranas, peces, y un pequeño bosque de árboles, y justo debajo de ellos había muchas setas, me dispuse a cogerlas pero recordé algo que me dijo mi profesora de biología: “no todas las setas son buenas , hay que tener mucho cuidado al recogerlas “ Así que la miré bien y al ver que eran níscalos las recogí .
    Al levantarme escuché un sonido a lo lejos, no me quería alejar más no fuera que me fuese a perder, pero el sonido cada vez me atraía más, me parecían ladridos. Lo único que pensé en ese momento fue en Luna, me fui acercando y vi una mancha marrón entre la hierba, me dí cuenta que era Luna, ¡me sentía llena da felicidad! Me acerqué corriendo, en ese momento me preguntaba por qué estaría allí, sola y lejos de casa. Pero no tuve más tiempo para preguntarme porque tenía una pata hundida en la tierra, la tranquilicé y la intenté ayudar a sacar la pata, pero no podía, era como si estuviera pegada en el interior de la tierra. Pensé en los horizontes de la tierra: horizonte O, horizonte A, horizonte B y horizonte C. Posiblemente algún animal como un topo hubiese hecho un agujero en el suelo y Luna al pasar se quedó encajada. Busqué alrededor de la zona a alguien que me pudiera ayudar, pero estaba sola y en ese momento no quería dejar sola a Luna. Así que no me quedó más remedio que esperar.


    Al rato divisé a lo lejos unas figuras familiares, ¡eran mis primos! Al verme fueron corriendo hacia donde yo estaba y al ver a Luna se alegraron aún más. Les conté todo e intentaron sacar a Luna, pero era muy difícil, así que se quitaron las gorras que tenían puestas y fueron al lago para llenarlas de agua y mojar la tierra, así resultaría más fácil. Cuando llegaron hicimos lo que habíamos acordado y por fin lo conseguimos. Nada más ser libre Luna se puso a correr. Nosotros nos dimos un fuerte abrazo y nos pusimos camino a casa. En el camino les fui contando todos los animales que había visto y, por supuesto, cuando llegamos a casa nos comimos todos juntos los níscalos.




    Por todos y por mi, o eso creo.

    Por todos y por mi, o eso creo.

    Invierno de 2977. Camino al campo de ejecución.
    La semana pasada se me detalló que tenía que proceder a ir al emplazamiento 13 de la provincia de Navik al sur de la capital. Se preguntarán por qué razón están leyendo este relato. Empecemos… En estos momentos le estoy hablando a mi coche con la grabadora y transcriptora de voz a papel, encendida. Su funcionamiento es fácil: únicamente tiene que hablar y, al terminar, presionas el botón verde y se reproduce todo a papel. Así pues, les explicaré la razón de mi estado actual.

    Hace tres semanas me rompí el fémur y, por ende, soy inútil para mi labor puesto que trabajo en una fábrica de metalurgia. Realmente no comprendo el por qué de mi ejecución ya que pueden curarme con esos nuevos nanobots hechos en el sur de Europa de los que tanto hablan. Disculpen, no recuerdo haberme presentado, mi nombre es Alexander H. J y mi codigo de residente es el 11390790. Para poder dejar constancia de mi existencia en este mundo, explicaré mi vida desde que fuí creado hasta ahora.

    Yo, al igual que otros conciudadanos, fui engendrado en los laboratorios de Fiurkel, una pequeña provincia de Azur, donde hay un asentamiento científico de clonación. Según lo que me explicaron de pequeño, mis supuestos padres eran criminales condenados a muerte opinar de formas extremadamente opuestas a nuestro magnífico estado.

    Recuerdo que de niño, fui criado en Kletka dlya, lugar en el que fuimos educados en diferentes ámbitos del saber. Teníamos muchas asignaturas: matemáticas,física,lengua,conocimiento civil e historia de la nación. Nosotros éramos atendidos por unas afables personas: los vospitateli. Conservo buenas memorias de aquella época. Recuerdo que las clases las hacíamos en unas antiguas pizarras semiolograficas que siempre se estropeaban en el peor momento.

    Cuando cumplí dieciséis años me llevaron a mi y a mis compañeros a una ciudad muy grande (tampoco es que hubiéramos visitado ninguna otra), la capital del país. Llegamos a una gran torre en la que nos pusieron delante de una gran màquina. Allí sucedería la parte más importante de nuestras vidas. Se nos asignó un trabajo, uno que no podríamos cambiar nunca y era aleatorio. A mi me tocó como transportador de metales en una empresa estatal metalúrgica, que por suerte, me gustó.
    Una vez finalizado el proceso de asignación, me marcó un láser el código 11390790 y en la frente se me puso otro símbolo extraño que asemejan ser tres dígitos sin aparente sentido .

    Al día siguiente fui a trabajar y, si os soy sincero, en este lugar nunca ha habido paro, todo el mundo trabaja (por obligación) y, de no hacerlo, pueden ser multados. Os preguntaréis por qué hay tanta oferta de empleo, y es, principalmente, por la escasez de mano de obra (la población muere de hambre).

    Continuando con la historia y, dejando de lado esta curiosidad de mi amada nación, el supervisor me enseñó una extraña máquina que servía para transportar grandes cantidades de metales, lo más singular era que el mecanismo de funcionamiento se accionaba utilizando las piernas como si fuesen unos pedales, que hacía que la corriente eléctrica pasase al motor y de este a las turbina magnéticas. Esto hacía que se elevase a través de unos impulsos magnéticos negativos que producía la separación del suelo y fuese hacia delante hasta llegar a su destino.

    Hablando de destino, creo que estoy ya a pocos kilómetros del emplazamiento número 13, donde seré fusilado y mi ADN será utilizado para crear personas y mis órganos intactos serán empleados para el bien de los demás. Esto me recuerda a Alexey, un antiguo amigo mío que se lo llevaron también a este establecimiento por tener unas ideas radicalmente contrarias, hablaba de una ideología totalmente diferente a la del estado, decía que después de la muerte había vida y que este gobierno había quemado un gran grupo de estructuras antiguas que se dice que siguen existiendo fuera de la madre patria. Era algo muy extraño, pero en sus palabras notaba que lo que decía era algo totalmente cierto pero él, a los pocos días, se lo llevaron y lo fusilaron. Nos dijeron que era por su propio bien y el de los demás, pero nada bueno nos pasó a nosotros y menos a él, que murió. Ahora que recuerdo moriré de forma muy irónica, fusilado igual que mis supuestos padres y obligado a dar mi información genética para hacer un bucle infinito de vida y muerte.

    Bueno pues, creo que ya he llegado, veo la bandera roja.

    Salvando las estrellas

    Salvando las estrellas

    QV Telescopii, año 3021


    "Tres años han pasado desde que el CSIC (Consejo Superior de Investigación Científica) decidió enviar a unos investigadores espaciales hacia la constelación Telescopium para ir en busca de una nueva fuente de energía para la Tierra. El Sol está al borde de la muerte y debemos buscar una solución para seguir albergando vida en nuestro planeta. Para poneros en situación, después de superar la catastrófica pandemia del COVID-19 hace poco menos de 1000 años, los líderes mundiales decidieron invertir un porcentaje muy alto en las investigaciones de todos sus campos para estar preparados ante cualquier peligro. Durante todos estos años el presupuesto invertido para la ciencia, nos ha permitido fabricar máquinas y diseñar nuevas tecnologías que han marcado un antes y un después en la evolución humana ¡Hemos sido capaces de crear naves que viajan a la velocidad de la luz! Cuando la humanidad ha necesitado a la ciencia, siempre ha estado ahí. Miles de científicos trabajan a años luz de su tierra natal en busca de la joya de la corona científica, una fuente milenaria de energía para sustituir a nuestro Sol".

    Nos encontramos en la nave Gamma, donde mis compañeros y yo llevamos varios años buscando una estrella que pueda reemplazar al Sol, se queda sin combustible para vivir y dentro de poco dejará de sernos útil para seguir prosperando vida. Nuestra principal misión es encontrar esa estrella para que nos sirva como fuente de energía al igual que lo hacía el Sol. Hemos sido destinados a la constelación Telescopium, a trescientos años luz de nuestro Sistema Solar.

    Nuestro día a día aquí es muy tranquilo, básicamente nos encargamos de analizar las estrellas de la constelación para comprobar si son factibles o no para nuestro sistema, para ello seguimos una serie de pasos . Mi compañero Philip se encarga de fijar y apuntar con una mira gigante a la estrella que queremos analizar, cuando está en el punto de mira se dispara un láser inofensivo con un gas especial para detectar la composición de ésta. Posteriormente Sadie, la científica estrella de la nave, analiza los resultados del láser y determina la cantidad de hidrógeno y helio que contiene, si la cantidad de helio supera a la de hidrógeno, la descartamos y pasamos a otra.
    El principal combustible de una estrella es el helio, para conseguirlo fusiona en su núcleo una gran cantidad de hidrógeno y lo transforma (los núcleos de los átomos de hidrógeno se unen). Cuanto más hidrógeno más tiempo durará la estrella, por lo tanto buscamos estas estrellas, y si las encontramos las marcamos con una especie de bengala espacial.

    Hasta hoy iba todo bien, pero ahora mismo nuestra nave se encuentra al borde de un agujero negro, un cuerpo espacial mortal y peligroso que absorbe toda la materia a su paso, del cual para escapar tendrías que ir más rápido que la velocidad de la luz. Nos aproximamos cada vez más hacia su interior, y noto como todo el cuerpo me empieza a pesar más debido a la gran gravedad de este monstruo. Como era de esperar, entramos a la deriva de un vacío oscuro el cual todo era negro por dentro, donde tan solo está nuestra nave.

    De repente, una esfera brillando intermitentemente en ese inmenso vacío negro comienza a hablarme con una voz de mujer, llamándome por mi nombre:

    “Dafne, Dafne, lo que buscas no está aquí fuera, está en casa. Somos miles de generaciones de estrellas vagando por el Universo, pero la respuesta y el secreto de nuestra vida está en nuestro nacer. Cada una de nosotras somos únicas y de diferente composición y ser, el Sol es irreemplazable, os creó y os vio crecer en vuestro planeta, lo único que necesitas saber es cómo mantenerla viva. Sabéis lo que necesita para que siga con vida, tan sólo tenéis que dárselo como ella os dio la Tierra.”

    Cuando dijo la última palabra, el inmenso negro explotó pasando a ser nuestro hogar, el Sistema Solar, nos habíamos teletransportado de una región del Universo a otra, y eso solo puede ser obra de una agujero de gusano, el túnel del espacio y del tiempo.

    Sabía lo que tenía que hacer, ya sólo faltaba dar el mensaje, desde la Tierra se les comunicó a todos los astronautas del mundo sin importar su raza o su género, que acudan al Sol inmediatamente. Miles de naves espaciales rodeaban la esfera del Sol, y de pronto, todas empezaron a soltar hidrógeno por los propulsores de las naves. Una imagen de esperanza resplandecía en nuestro Sistema Solar.

    El Sol se llenó de hidrógeno gracias a nuestra ayuda, los terrícolas, que unidos como uno solo, conseguimos salvar la vida en la tierra. El Sol había ganado un millón de años más cuidando de nosotros.

    TIENES UN EMAIL IMPORTANTE

    TIENES UN EMAIL IMPORTANTE

    Hola Roberto, ¿ cómo te va todo? hace mucho tiempo que no formamos equipo en un partido de tenis, lo echo de menos, lo pasábamos tan bien... éramos los mejores.
    Oye una cosa, ¿tú padre sigue orbitando en la estación espacial esa que me dijiste? ¿se llamaba Polaris? Bueno da igual el nombre. El caso es que te escribo este email porque quería preguntarte (me pica la curiosidad) si entre las cosas que te cuenta tu padre de allí arriba alguna vez te ha hablado algo sobre el agujero de ozono. ¿lo ve él desde allí? Té preguntarás a que viene esto, pues verás, es una cosa a la que llevo mucho tiempo dándole vueltas, ¿es realmente tan importante el tema como cuentan en las noticias? Ya sé que la función de la atmósfera es protegernos de los rayos X, las radiaciones ultravioletas y mantenernos calentitos. (Tu padre pasará fresquito ahí arriba… jajaja.)
    Me preocupa bastante la disminución de esta capa y el aumento del dichoso agujero, porque si realmente pasara lo que anuncian y nos tendríamos que proteger frente a las enfermedades como el cáncer de piel o las cataratas sería un rollo verme vestido con un traje como los soldados imperiales de Star Wars y unas gafas como las que llevan puestas los personajes de Amoung Us. Mira si nos cuesta tolerar la mascarilla con todo el rollo de la pandemia, pues no te quiero contar lo que nos supondría adaptarnos al traje. Ya es fastidioso darse crema de protección solar para evitar este tipo de cáncer cada vez que sales, aunque yo me la suelo aplicar hasta cuando voy a jugar un partido y creo que cada vez hay más personas que la usan. Así que , yo ya no soy el único.
    Otra cosa que me acaba de venir a la cabeza es que creo que hay que seguir usando el método antiguo de la zapatilla para matar moscas, arañas y otros bichos que entran en casa, ya que los insecticidas y muchos sprays tienen CFC (clorofluorocarbonos) que dañan esta capa, ¡buena se va a poner mi madre cuando espachurre una mosca en la pared! Le diré que es por una buena causa.
    Me parece que no soy la única persona que se preocupa por el agujero de ozono porque a mi urbanización nos han buzoneado con la factura del gas una serie de consejos para disminuir las emisiones de gases contaminantes, muchos los conocía como; reducir los grados de calefacción y ponerse algo más de ropa en casa o utilizar el transporte verde pero también hay algunos que me han sorprendido como tener en cuenta el tipo de bombilla que compras para reducir el consumo innecesario de energía o evitar el uso de poliespán que se emplea para proteger los electrodomésticos cuando se trasportan , ya que también llevan CFC.
    Oye una pregunta tengo que hacerte que me ha surgido ahora. Cómo hemos estudiado en el colegio, la capa de ozono está a unos 20 o 30 kilómetros de la Tierra, entonces tú padre estará por encima de ella… ¿cómo se protege entonces? ¿le llega mucha radiación? ¿Cuándo tiene prevista la vuelta del espacio a la Tierra? A ver si cuando vuelva nos enseña el simulador de la nave y los trajes, que quiero verlos, tienen que ser una pasada, por que no pesarán casi nada. Y nos tiene que contar como ha sido la experiencia que ha vivido y enseñarnos fotos desde su estación.
    Hay una cosa que no cambiaría por nada del mundo jajaja,… la comida que me hace mi madre a diferencia de la que consumen en el espacio y encima tener que ir cazando los alimentos como en las películas. Aunque tiene que ser divertido.
    Bueno ya quedáremos para hablar sobre este tema del ozono. Porque cómo sé que tú estás comprometido con el medioambiente, creo que nosotros como juventud y futuro de este planeta tenemos que empezar a hacer pequeños detalles que ayuden a mejorarlo, sería estupendo que más chicos hicieran lo mismo que nosotros.
    ¿Te gustaría quedar conmigo este sábado para echar un partido de tenis, como hacíamos en los viejos tiempos y ganar algunos chavales que haya por algún lado que no tengan rival?
    Hasta pronto. Contéstame.

    Un día ecológico

    Un día ecológico

    Era una mañana normal en la habitación de Pedro. Pedro al despertar se encontraba en la cama recién despierto. Él tenía la cabeza llena de ideas, no sabía que hacer primero en un día como ese. Era sábado y tenía todo el fin de semana por delante, aún tenía tiempo para poner en práctica alguna de sus ideas que le contenían en su mente. Tenía ideas de todo tipo: experimentos, observaciones a los animales; al cielo; a las estrellas, realizar una búsqueda de materiales en el campo… No sabía por qué empezar, no sabía qué hacer, y de pronto entra su perro en la habitación y salta a la cama. Perecía que el perro venía a jugar. Entonces Pedro se levantó de la cama y se fue a desayunar. Arrancó una de sus manzanas del manzano que tenía plantado en el jardín desde hace unos años, pero vio que la manzana por el otro lado estaba pocha. Pedro arrancó otra manzana del árbol, la segunda manzana también estaba pocha, eso le extrañó que se encontrara dos manzanas pochas seguidas, quizás ya estaban un poco viejas o el árbol ya estaba muy viejo. Depositó las dos manzanas pochas al compostador para que en un tiempo se vaya convirtiendo en residuos orgánicos para así poder abonar sus plantas en un futuro. Volvió a su manzano y antes de arrancar la manzana comprobó que estuviera bien, entonces la cogió, se la llevó a su casa, la lavó, la peló y la cortó. La puso junto a otras frutas para comérselas en el desayuno, con el desayuno listo, ya le dio de comer a su perro y salió a dar un paseo por el bosque, allí pudo observar una gran variedad de seres vivos: hongos con seta como por ejemplo boletus y amanitas, también observó insectos como moscas y escarabajos, también se encontró con aves como jilgueros, mirlos, petirrojos y carboneros, vio también un ciervo a lo lejos del camino, que luego huyó al bosque más frondoso al verlo, y también había gran variedad de árboles, sobre todo pinos, cipreses y abetos. Había una gran biodiversidad. Volvió a casa y su perro le estaba esperando, entonces llegó la hora de comer y se fue al huerto a recoger verduras. Recogió patatas, zanahorias, lechuga y tomate que había cultivado con abono y restos orgánicos sacados del compostador. Y también tenía unas gallinas en otra finca, así que recogió unos huevos frescos. Se fue a la cocina y cocinó una tortilla de patatas, una ensaladilla y una ensalada. Después de comer descansó un rato. Y por la tarde se fue a pasear al perro, al salir, se encontró con su amiga Frida, y entablaron una conversación. Estuvieron hablando del desarrollo sostenible, de qué es lo que hacen para cuidar el medioambiente. Frida le contó que ella plantaba un árbol cada semana en fincas particulares, con la autorización de los dueños, y que a ellos les gustaba la idea, así podemos obtener oxígeno de forma natural, y ella también le contó que usaba siempre la bicicleta para ir al trabajo y siempre evitaba las emisiones de CO2 a la capa de ozono. Pedro y Frida siguieron hablado hasta el atardecer. Sobre la ocho, volvieron a sus casas a cenar. Pedro cenó algo de tortilla de patatas y leche fresca. Luego de eso se acostó en la cama. Su perro se subió también a la cama, y, estuvieron reflexionando sobre la creación del mundo y su existencia. Después de reflexionar un rato, apagó la luz y se fue a dormir. Solo quedaba esperar a un nuevo día.

    Un sueño con conocimientos.

    Un sueño con conocimientos.

    En la clase de Antonio nadie se aburre, es el profesor de 1ºESO de biología.
    Este siempre intenta que sus clases sean divertidas para que luego sus alumnos lo entiendan con más facilidad.
    Como Jade, que es una niña que presta mucha atención en sus clases, que se esfuerza en su asignatura y que se divierte con sus actividades; pero ella no entiende nada y a la hora del examen siempre está sacando malas notas.
    Y el problema de que Jade no entienda es que no le quiere preguntar, pues la da vergüenza.
    Una tarde de invierno muy fría, Jade iba a su casa cabizbaja, al día siguiente tenía el examen de biología y no entendía nada, el examen era del Universo y todo la parecía muy difícil.
    Eran sobre las dos y media del mediodía cuando ella llegó a su casa. Su madre no llegaba hasta tarde pero su padre estaría al llegar.
    Ella tenía un hermano un año menor, al que todas las tardes le tenía que ir a buscar.
    Comió y como todavía tenía tiempo, se echó una siesta.
    - ¡Ahhhhhhhhhhhh! Esa era Jade, se estaba cayendo de la nada.
    ¡Pam!
    Jade estrelló contra el suelo.
    - ¿Dónde estoy? ¿Hay alguien? Preguntó muy alto, pero nadie contestó. - ¿Hola?
    - ¡Hola! Dijo algo.
    Jade miró por todos lados, menos abajo.
    - Aquí abajo.
    - ¡Ahh! ¿Quién eres tú? Dio un respingo.
    - ¿No me ves? Dijo sarcásticamente esa criatura. – Me llamo Cometa.
    - ¿Cometa? Menudo nombre, pero si es de perro. Dijo Jade.
    -Pues no, que sepas que los cometas son cuerpos menores, es decir, que giran alrededor del Sol y son de menor tamaño que los planetas enanos. Este dio una pausa y continuó. – Los cuerpos menores se dividen en dos clases: asteroides que están formados por metal y rocas, y cometas, que están formados por hielo, polvo y rocas.
    -. Espera, ese es un apartado del examen que me toca mañana.
    - Lo sé. Dijo cometa.
    Cometa sí que estaba formado por rocas, polvo y hielo, parecía duro, pero era maravilloso.
    - Entonces, exactamente, ¿dónde estoy? Preguntó Jade interesada.
    - Estamos en tú sueño, yo estoy aquí para ayudarte en el examen de mañana.
    - Ah, por eso estamos flotando.
    - Exacto, porque en el Universo no existe la gravedad, o por lo menos en nuestra Vía Láctea, que es donde se encuentra el Sistema Solar.
    - En el Sistema Solar vivimos.
    - Correcto, el Sistema Solar es el Sistema Planetario que gira gravitacionalmente alrededor de una única estrella llamada el Sol, que es una esfera de gases que se encuentra a temperaturas muy elevadas, unos 6000 grados centígrados, su tamaño es inmenso y tiene un movimiento de rotación entorno a su eje.
    - Ah, siga por favor.
    - Me encantan las personas interesadas. Empezó a reír y continuó. – Bueno, el Sistema Solar tiene planetas que giran alrededor del Sol; están los planetas interiores que son: Mercurio, Venus, Tierra y Marte, que son los planetas interiores por ser los más cercanos al Sol, y los exteriores que son los más lejanos al Sol: Júpiter Saturno, Urano y Neptuno.
    - ¿Y Plutón?
    -Buena pregunta, Plutón antes se consideraba planeta, pero ya no por ser pequeño. Por eso a los planetas más pequeños se los considera planetas enanos.
    - ¿Y la Tierra y la Luna?
    -La Tierra es un planeta, que está torcido 23,5 grados en torno a su eje, por eso los días duran 24 horas, los días también duran eso por el movimiento de rotación que tiene entorno a su eje.
    - Y de traslación que es una vuelta completa al Sol y dura un año. Comentó Jade entusiasmada.
    - Muy bien, y gracias al movimiento de traslación tenemos los equinoccios que son las estaciones otoño y primavera y es cuando el día y la noche duren lo mismo, y luego los solsticios que es cuando el día dura más que la noche o viceversa, son las estaciones verano e invierno. – La Luna es el único satélite de la Tierra, tiene cuatro fases: Luna nueva, Luna llena, cuarto menguante y cuarto creciente, también es el astro que más brilla en el firmamento.
    - Vale, creo que he cogido más o menos todo. De esto me acuerdo y es que el Universo se originó por el Big Bang, y el Sistema Solar por una nebulosa de polvo y gas.
    - Correcto, pero chica, pregunta desde ahora por favor.
    Cometa la empujó y ella se despertó, era un poco tarde.
    Iba corriendo hacia el colegio, recogió a su hermano y le dijo.
    -Espera aquí.
    Fue corriendo a clase de Antonio y le dijo:
    - ¿Me puedes explicar el tema por favor?
    Él puso una sonrisa y asintió.
    Al día siguiente, ella estaba satisfecha.

    UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

    UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

    Esta es la historia de una niña de 10 años, con unos padres un tanto estrictos. Ella vivía en un pequeño pueblo, a las afueras de la ciudad. Su colegio estaba en la ciudad, por lo tanto, tenía que recorrer un largo trayecto todos los días para ir a clase y para volver a su casa. Un día, cuando ella estaba volviendo del colegio a su casa, por el camino, se percató de un pequeño reflejo de luz. Ella se acercó, para ver que era aquel destello y vio que era una preciosa piedra rosa, con unas pequeñas manchitas . Ella estaba muy asombrada ya que no tenía ni la mayor idea de lo que podía ser esa magnifica piedra. Resulta que era un cuarzo rosa, un precioso mineral, que según el mito era la piedra del amor. La niña la cogió y se la llevo a su casa. A la mañana siguiente, muy ilusionada, se levantó super rápido y se fue corriendo al colegio. Al llegar vio a su profesora de naturales y le dijo:
    -Mira profe (le enseña la piedra) me encontré esta preciosa piedra ayer, de camino a mi casa. ¿usted sabe que puede ser?
    -La profesora asombrada dijo: pues sí que es preciosa. Veras, esto de aquí es un cuarzo rosa. Es un mineral bastante famoso. Tienes suerte de haberlo encontrado.
    Después de decirla esto, entraron en clase, y la profesora les explico a la niña y a los demás niños de clase, de que se trataba esa piedra. Al final del día de clase, la niña volvió a su casa muy contenta a contarles a sus padres todo lo que la había ocurrido en ese día tan especial para ella.
    Sus padres no le dieron mucha importancia a la gran alegría de la niña, es más, ni si quiera les importo su la niña estaba feliz o triste, a lo que ellos la dijeron que no tenía que perder el tiempo en tonterias y que no gastara el tiempo en buscar piedras. La niña muy triste y desilusionada se fue a su cuarto y se durmió. A la mañana siguiente se levantó, con muy pocos ánimos. Fue a clase y la profesora noto que está estaba deprimida y decidió preguntarla que era lo que la impedía ser feliz. La niña contestó:
    Verás , ayer al llegar a mi casa fui directa a contarle a mis padres lo que había descubierto y ellos lo único que me dijeron fue que no perdiera el tiempo en tonterias, que tenía que aprovechar mi tiempo y no gastarlo en buscar piedras.
    A lo que la profesora le contestó: Mira, no tienes que darle importancia a esas cosas que tus padres tanto te dicen. Si a ti esto es lo que te apasiona y te hace pensar que es lo que merece tu tiempo, es a eso a lo que deberías dedicarte, y no a escuchar los comentarios negativos de tus padres. Tú puedes ser lo que quieras ser y siempre tienes que pensar que todo en la vida se consigue, por muy difícil que sea.
    - La niña feliz dijo: Gracias por el consejo, y lo tomare en cuenta.
    Tanto la profesora como la niña, volvieron a clase y continuaron con el resto del dia. Está decidió seguir el consejo de la profesora y al regresar a casa, paso directamente a la sala de estar y les dijo a sus padres que tenía que hablar con ellos. Ellos sorprendidos se sentaron en unas sillas al igual que la niña y la niña les dijo , que necesitaba su apoyo y su ayuda. Los padres sorprendidos le preguntaron a esta que porque decía eso , que ellos ya la apoyaban. La niña les explico a lo que se refería y al final después de mucho rato hablando , los padres llegaron a la conclusión de que ella tenía razón y que sentían mucho no haberla apoyado. Prometieron que desde ese momento la apoyarían en todas las decisiones.
    Después se dieron todos juntos un abrazo y la niña se fue corriendo a hablar con su profesora. Al llegar al colegio, la niña desde lejos vio a su profesora y se acercó corriendo a ella. Cuando la profesora se dio la vuelta, vio a la niña detrás de ella y está sorprendida le dijo a la niña que que hacía allí a esas horas. La niña le contestó que necesitaba hablar con ella y la profesora acepto.La niña le contó a la profesora, que había seguido su consejo y la profesora no necesito más datos para entender lo que decía..Después de ese día, la niña empezó a interesarse mucho más en la ciencia y en la biología y a día de hoy es una gran científica, especializada en las rocas y los minerales
  • HELDUAK

    BASERRIA 2200

    BASERRIA 2200

    Azkenik iritsi zen arroza biltzeko traktore berria, bizi osoa neraman baserrian lanean baina sekula ez nuen horrelako tramankulu arrarorik ikusi. Nire anaia oso gustura zegoen, aste oso bat eman zuen traktorearen saltzailearekin hizketan: modeloa, maneiua, eta sekula entzun ez nuen hitza… sinkronizazioa.

    Kanpotik traktore bikaina zirudien, aurrekoa baino handiago eta saltzailearen arabera, bi aldiz efizienteagoa. Baina traktore hark, ez zeukan bolanterik, ezta azeleregailurik, ez bestelako gidatzeko gailurik. Aurreko aldean, soilik bi eskularru sentsorial zeuzkan… barneanldea kable sinaptiko finez beteriko eskularru beltzak ziren. Saltzailearen arabera, “gizakia eta makinaren arteko sinkronizazio optimoa eskaintzen zuen gidatzeko modu berria” zen.

    Nire anaia irrikaz sartu zen traktore berrian eta bi eskularruak jantzi zituen, eskularru hauek hatzetako nerbio amaierarekin batzen ziren harizpi digitalak omen zituzten, hatzen mugimendu txikiekin traktore osoaren kontrola ematen zuena, nere anaiaren esanetan, gidatzean traktorea sentitzeko gai zen eta lanaren osteko nekearen arazorik gabe, honela ordu gehiagoz lan egin ahal zuen.

    Lehen frogak egin genituen eta harrigarria zen, nere anaia, traktoreak zapaltzen zituen harri eta zulo guztiak nabaritzeko gai zen bere eskuetan, uzta bilketan jasotzen zituen pisuak traktoreari lotutako betaurreko batzuetan agertzen ziren eta traktoreak zituen arazo mekanikoak "sentitzeko" gai zen, bere esanetan, min moduko bat sentitzen omen zuen. Arraroa zen, oso arraroa.

    Asteak pasa ahala, nire anaiaren maneiua gero eta hobea zen, gure arroz ekoizpena bikoiztu egin zen, baina gure bizimodua erabat aldatu zen. Anaiak egun osoa ematen zuen traktorearen barruan lan eta lan irrifarre inozo batekin eta nekearen arrastorik gabe. Nik jada ez nuen uzta bilketan laguntzen, anaia eta bere traktorea nahikoa ziren horretarako, eguna fakturak prestatzen eta lehiotik traktorearen gora beherak ikusten igarotzen nuen. Ondo zijoan gure ekoizpena, baina urtebetera arazoak etorri ziren.

    Gure baserri txikian bigarren inbertsio bat egiteko prest geunden urte horretan, eta traktore berriak eman zigun emaitza onak ikusita, bigarren belaunaldiko traktore bat ekartzea erabaki genuen.

    Aurrekoa arraroa bazen, honek ez zeukan deskribatzeko hitzik. Sei gurpileko traktorea zen, olagarro besoen moduko uzta bilketarako gailuekin hornituta. Traktore bikaina, baina ezinegona ematen zidan… gidaria esertzeko ez zeukan lekurik. Uurrutiko kontrolekoa zela pentsatu nuen hasieran, baina ez, gidaria beharrezkoa zen eta berarentzat lekua bat zegoen aurrekaldean, “murgilketa bidezko maneiua” deitzen zitzaion eta piszina esferiko itxi bat zen.

    Nire anaiak, irrikitan, arropa guztiak kendu zituen eta tanke bateko gidari moduan, esferaren goiko lehiatila bat ireki eta urez goraino betetako piszina erraldoi hartara sartu zen, gero oxigeno tutua ahoan ipini, murgildu eta goiko tapa itxi zuen guztiz.

    Bigarren belaunaldiko traktore hauek, gidaria esfera hartako ur epel eta goxo batean zeramaten. Likido ura nano robot eta nano-zuntzez beterik zegoen, eta gidariaren hatz, begi, bizkar hezur eta gorputzeko puntu ezberdinetako nerbio amaieretan lotzen ziren, suge fin batzuk bailiren, azalean eta nerbio sistema zentralean zehar barneratuz… gidariaren eta traktorearen zentzumen guztiak lortuz, gidaria eta traktorea, bat eginez.

    Horrez gain, gidariak ahots kordetara zijoazten nano-zuntzen bidez hitzegin ahal zuen, beharrezko hitzak esan eta traktorearen albo batean zegoen bozgorailu batetik erreproduzitzen ziren bere hitzak, metalezko ahots arraro batekin. Bazirudien traktore hura bizirik zegoela.

    Hilabeteak pasa ziren, nire anaiak jada ez zuen jaten. Egun osoa traktorean murgilduta eramaten zuen, lana amaitu ostean pasio luzeak ematen zituen traktorearen barruan eta gauean garajean sarztean traktoretik irten, lehortu, eta glukosazko hiru tutu injektatzen zituen afalritarako, bi ordu lo egin eta berriro traktorean murgiltzen zen gau osoan zehar. Nire ohetik traktorearen run-runa entzuten nuen, nire anaiaren arnasarekin erritmo berean zijoan.

    Gau batean garajeko zaratek esnatu ninduten, anaia ez zegoen bere ohean. Garajera jaitsi nintzen nire eskopeta hartuta. Garajea hutsik zegoen, traktorea falta zen. Gau euritsua zen eta erraz atzeman nituen traktorearen arrastoak garajetik basorantz urruntzen. Linterna bat hartu eta arrastoak jarraitu nituen.

    Basoaren soilune batera iritsi nintzen, lau traktore ikusi nituen zirkuluan bilera baten moduan, gure traktorea hantxe zegoen, barruan nire anaia zuela noski. Jarraian, bileraren erdira gizon bat sartu zen, eskuetan traktore-oilo poto bat zuelarik. Gizona tunika zuri baten moduko batekin goitik behera estalia zegoen, erritual bat zen. Oliotan hatza sartu eta traktore bakoitzari marrazkiak egin zizkien, behin eta berriz hau errepikatzen zuelarik: “Haragia ahula da, burdina betirako da”. “Gaur zuen haragizko gorputza utzi eta burdinezko izakiak izango zarete!!!” eta soldadurazko gailu eramangarri batekin, banan-banan, traktoreen gidariaren sarrera lehilatilak soldatu zituen betirako. Ostean guztiak batera alde egin zuten.

    Bi egun geroago, komisaldegian bi polizia elkarrekin hizketan zeuden.

    - Eta garaje handi hartako atea ireki genuenean... hantxe topatu genituen traktore haiek geldirik.
    - Eta zoroa?
    - Bertan zegoen. Argala, tunika zuri zikin batekin traktore haien artean ukenduak igurtzitzen, gurpilak puztutzen, hitz goxoak esaten bere kumetxoak bailiren. Hartu eta hospitalean sartu zuten zuzenean.
    - Egia al da traktorearen bakoitzaren barrenean gorpu bat zegoela?
    - Bai. Gizarajo haiei batenbatek gidariaren sarrera soldatu zien, zoroa izango zen. Hantxe hil ziren, ezin ateraz eta jan-edanik gabe. A ze kiratsa soldadura kendu eta esfera haiek ireki genituenean!
    - Hildakoek familiarik ez al zuten?
    - Soilik batek, anaia bat, inguruko arroz ekoizpen bat zuten elkarrekin, baina ez dago anaiaren berirrik, baserria aspaldian utzirik omen dago.
    GAZTEAK
  • ADULTO
    MOZO

    Eu quero voar

    Eu quero voar

    O meu nome é Martín, teño quince anos, son un apaixonado da ciencia e si, aínda que soe absurdo, quero voar. Non me refiro a montar nunha desas xoias da enxeñaría como son os aeroplanos, senón a percorrer o ceo libremente e por min mesmo, tal como fan eses seres vivos dotados de ás chamados aves.
    Todo comezou o día en que nos preguntaron na escola cal era o noso soño e o meu primeiro pensamento foi:
    -Eu quero voar.
    Esas foron as miñas palabras literais diante de toda a clase. Os meus compañeiros estouparon a rir cando lle contestei ao mestre con esa idea tan tola, xa que o máis estraño que había nas súas mediocres respostas era ser rico ou ter unha gran mansión en Florida. O dito, respostas mediocres. Mais non, eu tíveno claro dende o principio, non o dubidei para nada e solteino, como se estivera convencido de que ese era o mellor soño que se podería ter, e, sinceramente, para min o é. A partires de aquel día, comezou a miña inquedanza por voar, sen recorrer a un helicóptero ou a algunha desas incribles máquinas, e empecei a interesarme polo tema.
    Ás veces, penso que oxalá fose un paxaro, para poder ir polo ceo batendo as miñas extremidades tan especiais, que me outorgarían a extraordinaria capacidade do que tanto quero, voar. Mais non, tocoume ser un "Homo sapiens" máis do montón, sen ningún talento oculto, que o único que fai é comer, durmir e como non queda outra, ir ao instituto. Nin sequera teño claro ao cen por cen o que quero estudar no día de mañá. Pero, o que si que sei que quero, é voar. Téñoo clarísimo, e xa que a natureza non me agasallou cos apéndices exclusivos de insectos, quirópteros e aves; buscarei a miña propia forma de logralo.
    Unha boa idea para cruzar o ceo sería subirme nun avión ou simplemente facer actividades de paracaidismo, pero eu quero ir máis alá.
    Actualmente, estoulle moi agradecido á ciencia e á xente curiosa coma min que, por algún motivo, investigou sobre isto e creou alternativas para realizar esta fazaña. Por exemplo, existen traxes aéreos e tamén "jet packs", que permitirían chegar a esa sensación de adrenalina de lanzarte ao vacío, no primeiro caso; e de ascender mediante motores de propulsión, no segundo. É certo que, neste último, cos chamados "jet packs" pódese considerar que chegas a “voar” de certo modo pero, por desgraza, o invento quedou un pouco descartado, exceptuando usos especiais.
    Por iso, eu, Martín Arias Fernández, se ninguén se me adianta (que é o máis probable) serei un dos inventores das ás para nós, os humanos. Sei que soa a broma ou a parvada de neno pequeno, mais non.
    Dende hai uns meses, comecei a estudar a anatomía de distintas especies voadoras e estou seguro de que se pode crear unha estrutura para poder voar individualmente; non como o fan as gaivotas por exemplo, pero case, achegándonos a esa sensación que elas teñen ao permanecer no aire. O problema é, que aínda son moi novo e teño que centrarme nos meus estudos primeiro, pero farei todo o que estea na miña man para avanzar no meu proxecto.
    Ademais, nos últimos anos, a ciencia está tendo uns avances inimaxinables: deseño de proteínas, modificacións xenéticas, ampliación das fronteiras reprodutivas, o despegue da bioloxía sintética… e son moitísimas tamén as novidades tecnolóxicas que cada vez inflúen máis na nosa vida diaria, ata o punto de condicionar os nosos comportamentos cotiáns.
    Quen nos pode negar agora a existencia de novidosas creacións neste sorprendente e cambiante mundo?
    Por todo isto, non dubido en que no futuro, inclusive nun futuro non tan lonxano, alguén cree un invento que consista nunha especie de ás humanas e que eu poida chegar a probalas; ou, quen sabe, igual nuns anos aparezo como "trending topic" en Twitter por ser eu mesmo o seu propio inventor. Iso si que sería un verdadeiro soño...

Contacte

  • Email

    Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.