Nuevos gustos



Hace unos años, aburrido y arto de ese día, decidí ir al almacén de mi padre, para matar el tiempo y ver lo que había al entrar. Lo primero que me fijé fue en lo desordenado que estaba todo. Libros por aquí, libros por allá y muchas más cosas. Al pasar unas horas por fin pude ordenarlo todo, en ese momento algo llamó me atención. Era un libro antiguo, lo empecé a leer y era sobre la genética mendeliana. En ese libro explicaba los experimentos y hallazgos de Mendel, un fraile que fue el padre de la genética, él estableció las leyes mendelianas sobre la herencia genética.
No espere encontrarme ese libro ahí, ya que mi padre no era muy aficionado de la genética. Continué leyendo. El libro me mostraba sus experimentos, veías las pruebas que Mendel hacia guisantes y judías. Lo que hizo era cruzar las entre ellas, y así llego a la conclusión de que hay genes que se heredan de los padres, por ejemplo el guisante hijo era de otro color y al ir cruzándolo con los otros guisantes veía que todos eran de ese color diferente. Por lo tanto debe de haber un gen que se pasa con la descendencia que provoca ese color.
Al leer esto me entró curiosidad y me pregunté ¿Por qué no intento probarlo? Me compre dos plantas de guisantes para poder hacer cruces, los estuve haciendo durante unas semanas y me di cuenta de que conseguí que cambiasen de color. Esto aun me hizo plantearme si podría llegar más lejos, pero no pude conseguir avanzar mucho. Solo obtuve algunos rugosos y otros lisos, no es que sea una gran innovación, pero aun sigo cruzando, consiguiendo nuevos genes, y cada día con más ganas de ver hasta que punto puedo conseguir.
  • Visites: 33