Mi mejor defecto


2090. Ni te imaginas cómo ha avanzado la sociedad. Ya no hay móviles,
ahora hay mortátiles. Todas las empresas que conoces (Apple,
Samsung, y compañía)se juntaron y formaron Universal
Technology, o UTEC, y son móviles con la capacidad de un portátil. No
se compran, hay puntos de encuentro en los que se reparten. Ya no hay
Wifi, todos los teléfonos están conectados. ¿Te acuerdas de Imagine, la
canción de John Lennon? Pues se cumplió. Ya no hay ciudades, ni
gobiernos, solo mundo. Todas las decisiones se proponen y votan por
nuestros mortátiles. Se le ha encontrado cura y tratamiento a
absolutamente todas las enfermedades menos una, el cáncer. Y a eso
me dedico. Bueno, yo y otros dos millones de personas que trabajamos
en los distintos laboratorios del punto 8. Ah, se me ha olvidado
comentártelo. Obviamente, tuvimos que señalar puntos para no estar
desorientados. Continuando, en este laboratorio vamos muy avanzados
respecto a la investigación. Yo estaba muy feliz respecto a esto, y muy
orgulloso de mí mismo. Para trabajar en ese laboratorio, debes estar 8
meses de práctica viviendo con otros aprendices. En esos meses, los
profesores te muestran su día a día, y tú vas aprendiendo. Creo que en
tu línea temporal, ahora mismo estáis clasificados como el segundo
peor sistema educativo, ya que todo va de aprenderse un puñado de
párrafos, escribirlos en un examen y así es como te evalúas. Lo veo
bastante mal, pero lo prefiero a que te peguen, como hacían unos años
atrás al tuyo. En fin, dejando el sistema educativo a un lado… Soy con
diferencia el más listo de todo mi laboratorio, pero hace 3 horas,
desearía no haberlo sido. Mi instinto fue correcto al detectar que había
una sustancia no conocida y errónea en el prototipo y también fue
correcto al pensar que ir al laboratorio a corregirlo sería una buena
idea. Eran las 2 de la madrugada, así que supuse que no habría nadie en el
laboratorio. Al entrar y ver a una pelirroja analizando todos los
prototipos para añadirles una sustancia desconocida, mi instinto no
formuló una buena idea. Formuló la idea del miedo, la del quiero pero
no puedo, la del cobarde, la del incapaz, la de correr silenciosamente e
irse a casa a pensar. A pensar que a la mañana siguiente, en mi oficina,
analizaría aquella sustancia en mi oficina.
“Bolestná-smrt-90”. Traducido al checo, muerte dolorosa. Terror y
dolores invadiéndome el cuerpo. Miedo entrando por mis venas al ver
el anuncio. El maldito anuncio. “Cura para el cáncer encontrada y
probada. Vacunación exprés mañana a primera hora en el punto 8.
Totalmente gratuita.”
La sustancia era toxina botulínica. Estaba ligada a productos cárnicos.
Era conocida por ser la sustancia más tóxica conocida. Si entra en tu
cuerpo, te mueres en exactamente 27 minutos. 27 minutos que tarda
una persona en coche desde el punto 8 hasta la zona de viviendas. Lo
tenía todo preparado y calculado. O, al menos, eso era lo que ella creía.
En ese momento mi mayor defecto apareció. El defecto que me ha
negado una infancia y me ha robado mis amigos. El defecto de siempre
ir un paso por delante de los demás. El defecto que me hizo
adelantarme dos años en el colegio. El defecto que convenció a mis
padres de cambiarme de colegio por que el mío no tenía suficiente
nivel. El defecto que hizo que mis padres utilizaran la misma excusa
para cambiarnos de ciudad. Pero ellos no sabían que mi defecto les
descubriría. Como siempre voy un paso por delante, no se esperaban
que encontrase un audio en el mortátil de papá.
Ojalá no haber entrado al grupo.
Ojalá no haber reproducido el audio.
Ojalá no haber escuchado a mi padre burlándose de mí, diciendo que
todo era para su nuevo trabajo.
Ojalá.
Llevo sin hablar con él 4 años, 9 meses y 19 días. Sigo esperando un
perdón al otro lado de la pantalla.
Aunque, mirándolo de otra manera, mi defecto vap a salvar a todo el
mundo, así que al final no es tan defecto. Esa chica llevaba vigilándome
mucho tiempo. Ella sabía que fui al laboratorio. Ella cree que estoy
asustado y que no sé qué hacer. Ella no sabe que yo ya tenía el
prototipo hace semanas, solo esperaba a que los demás lo tuviesen para que no se den cuenta de mi defecto. Ella no sabe que yo sé dónde
está la máquina que imita 5 millones de vacunas de un prototipo en 5
minutos. Ella no sabe que todas las vacunas en realidad sí son vacunas
con defensas para el cáncer. Apuesto que se sorprenderá cuando vea
que toda la ciudad le considere la mayor heroína, aunque el héroe soy
yo, pero eso ella no lo sabe.
  • Visites: 54