Luz en las profundidades de Europa

Roncero
Me desperté, como de costumbre sentí el ruido de las burbujas que salían por los respiradores hidrotermales de aquel océano profundo en esa alejada luna. Estos respiradores eran muy similares a los de la Tierra, fisuras en el lecho marino de las cuales se descarga agua calentada geotérmicamente. En la pantalla que tenía enfrente vi que mi salud estaba en perfecto estado. Buenos días- me dijo uno de mis compañeros, - ¿Estás preparada para la noticia? –me pregunto él a continuación. – Bueno, estoy nerviosa, es muy importante- le respondí yo con total sinceridad.
Soy Paula miembro de la misión tripulada Galileo II 2.300 de la ESA (Agencia Espacial Europea). Nos remontamos a hace unos meses en París, Francia donde se sitúa la central de la ESA. Desde hace varios años nos hemos centrado en descubrir más sobre una de las lunas de Júpiter, Europa. Esta luna está compuesta principalmente de roca de silicato y tiene una corteza de hielo de agua y probablemente un núcleo de hierro y níquel. En esos largos años de investigación y de misiones a Europa no tripuladas, descubrimos que efectivamente debajo de 100km de hielo sólido se encuentra un extenso mar de agua líquida. El calor de la flexión de las mareas hace que el océano permanezca líquido e impulsa el movimiento del hielo de forma similar a la tectónica de placas, absorbiendo sustancias químicas de la superficie hacia el océano que se encuentra debajo. Después de tantos meses de investigación el director general convocó una reunión con los jefes de investigación y los astronautas con mayor experimentación.
-Después de nuestros últimos hallazgos de Europa, hemos decidido mandar a 20 astronautas a esta luna en la misión espacial Galileo II 2.300- Comenzó diciendo el director con decisión –Y gracias a los avances en la ingeniería aeroespacial de estas últimas décadas podremos llegar en tan solo 1 mes y medio- Después de aquella importante reunión los tripulantes que íbamos a ir a la misión nos despedimos de familia y amigos, esto fue algo muy duro para mí pues no sabía lo que podía pasar en aquella arriesgada e importante misión. Toda la ESA estuvo un año preparándose para que nada saliese mal ya que un mínimo error podía ser fatal para que todo se desmoronara. Nosotros los tripulantes de la misión estuvimos entrenándonos físicamente para la gravedad 0, y también perfeccionamos nuestras habilidades para pilotar.
Llegó el día del despegue y las naves estaban preparadas. No hubo ningún imprevisto, en el viaje no nos faltó nada y estuvimos entretenidos entre nosotros pues mis compañeros, los que iban conmigo en la nave, eran muy positivos y majos. Además, todos nosotros estábamos muy bien experimentados. Cuando llegamos utilizamos el equipo especializado para poder adentrarnos en aquel océano abismal, nuestros naves y trajes espaciales se adaptaron al agua. Todo iba según lo esperado y ahora nos tocaba la parte menos previsible de la misión.
Los primeros 15 días estuvimos explorando ese oscuro océano. Debido a la gruesísima capa de hielo no llegaba ni un 0,1% de luz de la poca que había en el exterior. Pero gracias a ese hielo no llegaba nada de radiación cósmica y los asteroides que impactaban no dejaban ningún daño. Llegado el día 12 encontramos un lugar que estaba iluminado por una rara materia. Rápidamente nos instalamos allí y comenzamos a tomar muestras de esa materia. Descubrimos que esta materia estaba modificada genéticamente. Esto fue una gran sorpresa y rápidamente informamos de nuestro descubrimiento. Nuestros superiores nos ordenaron que mandásemos a la tierra muestras de aquella materia para que la pudiesen analizar muy detalladamente. Los siguientes 15 días los pasamos analizando este descubrimiento, haciendo experimentos e investigando más Europa.
Llegó el día en el que recibimos los resultados de las pruebas que ellos hicieron más a fondo. Tres horas más tarde de que yo me despertase llegó el informe, el jefe de misión leyó los resultados y nos los comunicó. –Nuestros compañeros han descubierto que la luz emitida por los microsX (así los llamamos) Era producida por bioluminiscencia, lo que quiere decir que estos seres están vivos- Comunicó él con emoción-Hemos descubierto vida extraterrestre-
Esta noticia fue como subir un peldaño más en el desarrollo de la humanidad.
  • Visites: 104