Soy una cosa llamada “pandemia”

Hola, mi nombre es Covid-19, COVID para los amigos, aunque amigos no tengo muchos desde que nací. Os voy a contar un poco sobre mí enseñándoos mi diario, y quizá entendáis el por qué no tengo amigos, porque yo aún no lo entiendo.
Nací en China en 2019, aunque poco después viajé por todo el mundo. Cada vez que llego a un lugar nuevo, en vez de darme una cálida bienvenida, todos se apartan de mí, nadie quiere estar a mi lado.
Día 1:
Hoy he visitado un hospital, y he escuchado a los médicos decir que soy una “pandemia”, vete tú a saber qué es lo que me han llamado. He buscado sobre mí en algo llamado “Google”, han aparecido millones de fotos mías en las que salgo bastante bien, y periódicos digitales que no paran de hablar de mí. Nunca pensé que llegaría a ser tan famosa sin hacer nada.
Después he buscado también lo que esos médicos me han llamado, ya que no sabía si me habían insultado o me habían echado un piropo, y según lo que he encontrado soy “una enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”. No sé qué significa nada de eso, pero lo que sí sé es que yo no quiero hacer daño a nadie, ¿en qué momento he atacado yo a alguien?, si soy más pequeño que una mosca. En fin, los bulos que circulan por ahí sobre alguien famoso pueden ser inimaginables.
Día 2:
Buscando más a fondo para averiguar más cosas, encontré que tengo muchas hermanas con nombres bastante raros, creo que son nombres griegos, cómo “alfa”, “delta”, “gamma”, y más nombres que ya me da pereza escribir de lo feos que son. Ómicron, así se llama una, pero no tengo muy claro que ese nombre venga del griego, lo que si tengo claro es que mi hermana es famosa, ya que, según internet tiene una gran capacidad para escapar a las defensas presentes en el cuerpo humano. ¿Esto quiere decir que escapa de la policía? Pero la policía no está en el cuerpo humano. No lo sé, no entiendo muy bien, pero bueno me ha subido el ánimo saber que tengo familia.
Día 3:
He escuchado que este viernes celebran una fiesta, y con lo que me gustan las fiestas, no me la pienso perder. Cuando llegué, había demasiada gente, y eso me vuelve loco. Me acerqué a todo el mundo, pero hacían como que no me veían, me estarían gastando una broma de mal gusto. Días después se empezaron a encontrar mal, y decían que era por mi culpa. Lo que me hacía falta por escuchar, si yo me encuentro perfectamente. Encima, lo sabían porque se habían metido un palito en la nariz que les hizo llorar, ¿qué clase de palo es ese? En fin, cosas de humanos que nunca llegaré a entender.
Estaba viendo las noticias, y de repente escuché mí nombre. ¿Qué irán a decir de mí? Pues nada bueno, ahora se han inventado que he matado alrededor de 6 millones de personas. ¿Cómo voy a hacer yo eso? Ya no saben que inventar para ganar audiencia. Pienso poner una queja ahora mismo, esto ya me parece un cachondeo.
Día 40:
Llevo 37 días esperando una respuesta y me estoy empezando a cabrear. Las noticias siguen hablando de mí y que van a poner vacunas a la gente para que no les haga tanto daño. ¿Será un escudo cómo en los videojuegos? ¿O quizá un antídoto mágico? Da igual, sea lo que sea es una tontería, se creen todo lo que ven y me están arruinando mi fama. Lo que hace la envidia, ¿verdad? Ya quisieran ellos ser tan reconocidos como yo.
Día 88:
Estoy harto, llevo ya 85 días esperando mi respuesta a la carta que envié a la cadena. No voy a perder mi tiempo más, me voy a presentar allí mismo a reclamar, que vean quién manda aquí.
He llegado, y ni me han mirado, no tienen ni el valor de mirarme a la cara. Intenté hablar con alguien para que escuchase mi queja, pero nadie me hacía caso, todos pasaban de mí. Ahora sí que me he cabreado, me he puesto a gritarles en la cara para que me hiciesen caso, pero nada, ni caso me hacen. Decidido, me voy, no soporto más esta humillación.
Día 90:
Leyendo el periódico de hoy me han entrado ganas de saltar, toda la dichosa cadena de televisión esa se había contagiado de mí. Al final va a ser verdad que tengo superpoderes, y la verdad que me gustan, ahora voy a empezar a pasármelo bien.
  • Visites: 46