La futura Humanidad

Con mi brazo robótico intente agarrar el destornillador, pero las oxidadas pinzas que tengo, donde deberían estar las manos de silicona no son muy útiles.
Pero pronto eso cambiara.
Porque me estoy atornillando una mano articulable en el otro brazo.
Todo mi cuerpo esta hecho con materiales poco favorecedores para que mentir, pero eso poco a poco cambiara. Me voy a ir actualizando en la medida de lo posible.
Te preguntaras quien soy, de donde vengo, como me llamo. Te lo diría, si yo tan solo yo lo supiera.
Creo que lo próximo que cambiare de mí serán las piernas. Están oxidadas, y parecen patas de palo.
Me acabo de atornillar la mano, cuando percibo que golpean fuertemente la puerta de mi casa.
La abro apresuradamente, y alguien entra velozmente a esconderse dentro.
Tiene un brazo arrancado, con todos los cables chisporroteando alegremente.
Precipitadamente, y sin conocerme en absoluto, me confiesa:
¡Lo he descubierto! ¡Sabia que algo tenia que ser! ¡Todo encaja, pero suena tan absurdo todo!
Somos una vil parodia de seres vivos, inteligentes, que habitaron mucho tiempo atrás, en un planeta distinto al nuestro, planeta Tierra se le denominaba a su hogar.
Humanos se llamaban ellos. Que curioso nombre ¿No crees?
Eran como nosotros, solo que de carne y hueso. Hechos de materia orgánica. No de aluminio, silicona y cables.
"Eran como nosotros" en todo caso nosotros somos como ellos. Hizo una pausa espesa, para asimilar los disparates que él mismo decía, luego continuo.
Cuando su cuerpo de carne fallaba, trasladaban su mente a uno de nosotros.
Pero en la transición se dejaban por el camino cosas como los recuerdos, el sentido de la música y los sentimientos. Ya que somos muy "robots" para portar esas habilidades, y ellos muy humanos para cederlas.
He descubierto todo esto, no quieras saber como lo descubrí, si no serias demasiado cómplice ya. Solo por saberlo tú también peligras, al igual que yo. Desgraciadamente solo unos pocos lo saben, y la mitad de ellos ya no existen, ni queda rastro de ellos. Lo ocultan porque si todos lo supieran se armaría una revolución, por ser una copia de hojalata de los humanos. Porque se sabría que somos una aberración creada por los impulsos de seres iguales, o inferiores, a nosotros. Seria admitir que fuimos creados por seres a los cuales, temen profundamente al paso del tiempo, de ahí que existamos ahora nosotros.
Humanoides se nos denomina. ¡Hasta nuestro nombre es una parodia del suyo!
Se con una certeza casi ridícula que sus palabras son ciertas, pues según iba contando los hechos notaba como si ya conociera de hace mucho tiempo atrás la palabra "Humano" seria de haberla escuchado cuando aun yo era uno.
Le oculte, durante mucho tiempo, y por ahora no lo han encontrado. Creo que no saben que lo escondo yo.
Llegue a conocerle mejor que a mi propia mente. Tanto es así que un día, sin causa aparente, sentí un latido resonante dentro de mi coraza de hierro.
Un latido, como si hubiera un corazón naciendo, formándose ahí dentro.
Puede que tengamos más humanidad de la que pensamos. Al fin y al cabo somos un sutil reflejo de los humanos, o por lo menos un reflejo de sus deseos más profundos.
El deseo de avanzar, o mas bien, el de conquistar lo inalcanzable.
De vencer a lo finito.
Desconozco lo que nos depara el futuro, pero se que no será nada fácil lo que se esta engendrando en el.

  • Visites: 115