ASENTIMENTAL

Buenos días,
Les informa el presidente de los Estados Unidos. Enhorabuena, habéis sido seleccionados. Actualmente, nos encontramos en el inicio de una nueva era donde necesitamos su colaboración. Para ello deberán dirigirse a su área establecida a la hora en la cual indique en el enlace que se adjunta en la ventana inferior.
Gracias por su ayuda.
El presidente.

Era martes 13 por la mañana y encontramos mi pareja y yo la anterior carta en la puerta de mi casa. Atónitos sin conocer el porqué de su llegada encendemos instintivamente la televisión en el canal informativo. Nada. Absolutamente nada sobre aquella carta. Decidimos por ello dirigirnos a la vivienda de los vecinos de al lado, con los cuales manteníamos una relación muy estrecha. Nada. No habían recibido aquella información. Rápidamente, nos dispusimos a leer la fecha y hora que se nos había impuesto. 13 de Octubre. ¡Aquella misma tarde! ¿Qué era realmente en lo cual nos habían seleccionado?
Tras varios minutos recapacitando lo ocurrido en la última hora, optamos por acceder dirigiéndonos hacia aquel lugar.

Una vez allí, no hay un solo humano, todo está controlado por pequeñas maquinitas diseñadas para recibir a los huéspedes. Nos piden nuestra información personal después de separarnos a los dos, hasta este momento todo parecía en cierto grado normal, hasta que comienzan a preguntar información mucho más personal : ¿Tienes alguna motivación en la vida? ¿Quieres a las personas que te rodean?, y muchas más, pero la más difícil y compleja sin ninguna duda era la siguiente: ¿Eres feliz? Yo, perpleja, contesto rápidamente de manera afirmativa, tenía a mi familia, amor, salud y amigos en mi vida, ¿Qué más podía pedir?

Tras esta interrogación, Aubrey y yo coincidimos en una misma sala. Era clara, luminosa y con interesante esplendor. Nada. Ni un solo mueble, todo blanco y liso sin ninguna ventana ni forma de ventilación. Pasan los minutos, las horas y seguramente los días, sin la noción del tiempo es imposible saber. Y de repente, ¡PUM! Una racha de viento procedente de ninguna parte nos golpea de manera agresiva en nuestro rostro quedando ambos en el suelo. Tras varios minutos conseguimos finalmente levantarnos. ¿Qué acaba de suceder? Pasan las horas, los días y entra en la sala una de las pequeñas maquinitas del principio iniciando una pequeña cuenta atrás. 10, 9, 8 ... 3, 2, 1, piiiiiiiiii… Un silencio sepulcral.
一 ¿Hola?
一 Hola.
一 Me llamo Aubrey. ¿Dónde estamos?
一 No lo sé.
Se abre una compuerta que aparece de la nada y nos comunican que podemos salir al exterior dirigiéndome a mi vivienda personal. Pasan los días y sigo con mi rutina cotidiana, trabajo, comer, dormir, nada fuera de lo normal, pero siento que algo me falta.

Varias semanas han pasado, y me encuentro en el jardín de mi ventana cuando se oye instantáneamente en la calle el siguiente comunicado.

Buenos días, el proceso de transformación ya ha finalizado. Somos un conjunto de científicos con un solo objetivo, mejorar la condición de vida de toda nuestra población. Para ello hemos llevado a cabo el siguiente proyecto, radicar los sentimientos, desde un punto de vista científico, eliminar la producción de determinadas hormonas perjudiciales para el correcto funcionamiento colectivo. Dentro de estas encontramos el amor, apego, tristeza o felicidad. Para ello hemos empleado un gas cuya función es eliminar la hormona oxitocina, la cual favorece nuestras conductas prosociales dentro de las cuales encontramos la relación entre dos personas, amistad, amor y muchas más. Todo para que de esta manera la población funcione de manera más productiva acorde con una sociedad tecnológica. El mundo se guiaba por sus sentimientos y rechazaba grandes oportunidades personales por el apego hacia la persona o personas que les rodean. A partir de ahora, todo cambiará, con una vida sin sentimientos, llegaremos a una sociedad productiva y trabajadora teniendo como resultado una vida próspera. Gracias por su colaboración para ayudarnos a crear un mundo mejor, cada día falta menos.
  • Visites: 116