Escapando de la Tierra:

En un futuro no muy lejano, año 2153 la humanidad está al borde de la extinción gracias al calentamiento global y a la falta de innumerables recursos. Toda la Tierra está sometida a altísimas temperaturas, el paisaje es desértico, y mucha fauna y vegetación está extinta. Los humanos viven a base de cultivos propios y bajo tierra, sin esperanzas de sobrevivir, ya que los planetas habitables, como Marte habían sido destruidos a causa de una oleada masiva de enormes asteroides que pasó por el sistema solar hace 30 años procedente de la nube de Oort, y que por suerte no afecto directamente a nuestro planeta pero sí afecto gravemente a la órbita de la Tierra ocasionando que esta se acercara lentamente más al Sol, toda la población que vivía cerca del ecuador tuvo que emigrar porque no había ningún recurso para sobrevivir. Mucha gente murió, aproximadamente el 20% de la población mundial, ya no existían fronteras ni países solo gente desesperada por sobrevivir. La gente enloqueció al pensar lo que les esperaba, morir asfixiados de calor. La esperanza nunca se perdió y la humanidad buscaba soluciones posibles para salvarse a contrarreloj, ya que habían calculado que a este ritmo no durarían mucho más de 5 años. Tenían una oportunidad y pocos materiales. Se barajaron bastantes soluciones como viajar al futuro, para eso tendrían que construir una gran nave que viajase a una gran velocidad pero sin superar la de la luz o acercarse con una nave a una gran gran cantidad de masa en un espacio muy pequeño, un agujero negro. Era posible pero no tenía mucho sentido: si viajasen al futuro encontrarían la Tierra desintegrada. Otra opción sería viajar al pasado: esta tenía buenas expectativas, el inconveniente es que era casi imposible con la tecnología actual. Había que sobrepasar la velocidad de la luz y de momento solo se había conseguido igualarla con algunas partículas cuánticas. Además, se necesitarían muchos recursos y había muchas posibilidades de fracasar. El tiempo pasaba, la humanidad estaba cada vez más desesperada, poco a poco menos confiada en poder sobrevivir. Debían escapar del Sistema Solar e incluso de la Vía Láctea, ya que no se detectó ningún planeta habitable cerca. Hasta que un día un prodigioso hombre recogiendo su alfombra observó que cuando la contraía se acercaba un extremo al otro extremo de la alfombra. Le contó a todo el mundo su teoría y se pusieron a estudiar que podría pasar si ocurriera este fenómeno en el espacio y el resultado fue inesperado: si expandes el espacio por detrás de ti y lo contraes por delante de ti no hay límite de velocidad, en principio podrías alcanzar la velocidad que deseases, sería usar el espacio como herramienta de propulsión. Siguieron investigando con la esperanza por las nubes y llegaron a la conclusión de que se podría hacer este motor de curvatura pero que solo tendrían una oportunidad para impulsarse hacia otra galaxia, totalmente desconocida, ya que se quedarían sin combustible durante la operación. A la Tierra le quedaba poco tiempo y no había otra opción más viable así que con ayuda de la mano de obra de muchas personas y gracias a la mecánica cuántica, que es la capaz de romper con los esquemas de la física conocida, construyeron este artefacto que al parecer les servirá para escapar. El motor de curvatura, 5 meses después de su invención, fue construido y preparado para viajar con toda la humanidad superviviente. Finalmente el motor de curvatura fue un éxito y realizó billones de kilómetros en un instante logrando llegar a otra galaxia donde ya la humanidad está eligiendo un planeta en el que habitar pacíficamente.
  • Visites: 95